Views
5 years ago

“Perdí una batalla, ahora peleo por ganar la guerra” - El Diario de Hoy

“Perdí una batalla, ahora peleo por ganar la guerra” - El Diario de Hoy

“Perdí una batalla, ahora peleo por ganar la guerra” - El Diario de

8 : Domingo 13 de mayo de 2001 : El Diario de Hoy “Perdí una batalla, ahora peleo por ganar la guerra” Dice ya no estar sometido a la disciplina militar. El pasado enero, se le comunicó su paso a la Reserva, y él supo que le estaban echando. Ya antes le habían castigado con un año como agregado militar en Chile, pero ni el tiempo ni la distancia han sido suficientes para sanar las heridas. Al contrario; David Munguía Payés, el “coronel proscrito” al que dos Presidentes, primero Armando Calderón Sol y después Francisco Flores, no quisieron hacer General pese a su impecable expediente, promete seguir dando guerra. Estos días, desde el retiro forzoso de la vida militar, y con la nostalgia de los años que dedicó a la institución castrense en los ojos, se siente con derecho a ser un dedo acusador frente a las altas esferas del país. Hay quienes le quieren ver como un líder político del futuro, y a pocos días de que la Corte Suprema de Justicia publique el fallo sobre su Recurso de Amparo en contra del Presidente de la República, rompe su silencio de más de dos años, y desafía a las autoridades políticas y militares. ¿Por qué no concedió entrevistas durante estos dos años y medio? Estaba bajo jurisdicción militar y recibí la orden del Ministro de Defensa de no hacer más comentarios sobre mi caso. Al conocerse mi problema, los medios me buscaron para que diera una explicación; yo quería evadir a la prensa, pero en un primer momento el señor ministro me dijo que no teniamos nada que esconder, y hablé. Después de mis primeras declaraciones, el Presidente ordenó que me abstuviera, y yo, como buen soldado, obedecí. ¿Ha prescrito esa orden? No, pero ya no estoy bajo la jurisdicción militar. ¿Significa que desde que regresó de Chile no está en la institución armada? No. Cuando regresé de Chile me pasaron a ‘disponibilidad’, que es el paso previo al retiro, pero desde enero estoy retirado, fuera de servicio. Ahora me puedo meter en política si quiero y ejercer con HACE DOS AÑOS, LA FUERZA ARMADA LE PROHIBIÓ HACER PÚBLICO SU DESCONTENTO, PERO A DAVID MUNGUÍA PAYÉS LE HA LLEGADO EL MO- MENTO DE HABLAR. NO LO VA A DECIR TODO DE GOLPE. SEGURO DE SÍ MISMO, Y RODEADO DE JUSTOS O INJUSTOS ADULADORES, SE SIENTE LLA- MADO A SEGUIR DANDO DE QUÉ HABLAR. más libertad los derechos ciudadanos que, de alguna manera, tenemos suspendidos cuando estamos en servicio. ¿Está retirado por su voluntad o porque le obligaron? Estoy retirado porque el Estado Mayor consideró que tenia que retirarme. Yo no solicité mi retiro, ellos me lo dieron. Y una vez más, como J OSÉ LUIS SANZ/ESTELA HENRÍQUEZ buen soldado, acepté la orden. En el lenguaje militar se dirá con otras palabras, pero para que lo entendamos los que estamos fuera de él: ¿le echaron? Sí y no. La ley dice que se puede prolongar el tiempo de servicio a aquellos coroneles a los que el Tribunal de Ascenso a General les ha dado el paso; los que no, deben retirarse a los 30 años. Posiblemente en eso se basó el Estado Mayor para darme el retiro. ¿Cuántos años de servicio activo lleva? Cumplí 30 años en diciembre. Entonces esperaba esta decisión del Estado Mayor. Para mi no fue sorpresa. Tampoco que me mandaran de DAVID MUNGUÍA PAYÉS FOTOS EDH :MANUEL ORELLANA agregado militar a Chile, para bajar un poco de tensión a la situación. Está consciente de las repercusiones negativas que para su carrera tuvieron las declaraciones que dio a los medios hace dos años. Sí, aunque el hecho de hablar fue con el consentimiento del Ministro y el Presidente. Lo que dije no sé si fue con el consentimiento de ellos. Esta entrevista puede ser, entonces, el remate definitivo a su carrera. Creo que debo anteponer los valores que están en juego en este momento, por la decision que se va a tomar, y que son importantes para los que defendemos la no politización de la Fuerza Armada y, digamos, la salvaguarda de los derechos de los oficiales. En una publicación de VÉRTICE, en mayo de 1999, se le incluyó como parte de un Gabinete de Gobierno ideal, antes de que el presidente Flores presentara su equipo de trabajo. ¿Tuvo aquello consecuencias para usted? Sí, porque fue mal interpretado por los titulares del ejército. Ellos pensaron que yo había manipulado la información. ¿Tomaron alguna represalia en su contra? Tuve vigilancia, seguimiento, y el teléfono intervenido. Detecté que me seguían, pude identificar el vehículo y la persona que asignaron, y cuando le descubrí, él mismo se acercó a confirmar mi sospecha. Contacté con el jefe de ese equipo y me confirmó todo. Dijo que le daba verguenza, pero que era su misión. ¿Quién ordenó esa persecución? Uno de los organismos de inteligencia del Estado. No me gustaría dar más detalles. ¿Qué buscaban al perseguirlo? Quizá un vinculo con la izquierda. Noté esta persecusión dos meses antes de la segunda evaluación, cuando el Tribunal de Ascensos ya estaba instalado. Nunca encontraron nada. ¿Reclapor esta persecución a la Fuerza Armada? No, hubiera sido infructuoso. Era difícil probarlo sin comprometer a quien me habia dado la información y confirmado la misión. INDISCIPLINADO ¿Da por finalizada su carrera militar? Sí y no; otra vez tengo que darle esta respuesta. Sí, porque me pasaron a retiro; y no, porque todavía no hay resolución de la Corte. Si es a mi favor tendran que reconocerme el grado de General. ¿No puede acabar siendo, un General marginado? Eso depende de que lado se mire. Lo que puede suceder es que yo ascienda a General y me quede en la situación en que estoy en este momento; ascendí a General y ahí quedó. “ La Inteligencia del Estado ordenó que me siguieran e interceptaran mi teléfono. Buscaban un vinculo con la izquierda. Nunca lo encontraron” Sólo serviría para que aumente su pensión. Y para que se fortaleciesen los derechos de los oficiales de la Fuerza Armada. Diga la verdad: usted no está pensando en regresar a la Fuerza Armada aunque la Corte le dé el grado a General. Sería iluso pensar que si gano el recurso de amparo ante la CSJ, en contra del Presidente, él estará contento y me nombrará Ministro o Viceministro. De alguna manera, he desafiado el sistema; me he atrevido a desafiar a las altas esferas. Pero vale la pena, si yo gano también gana el Presidente, porque tendrá más claro cuáles son sus funciones, y la responsabilidad con la que debe manejar la Fuerza Armada. La Fuerza Armada, en manos de una persona irresponsable, es peligrosa. ¿Llama irresponsable a Calderón Sol? No; yo lo que digo es que es peligroso que la conducción de la Fuerza Armada esté en manos de una persona irresponsable, y... claro la irresponsabilidad está en tomar una decisión caprichosa o en no dar cumplimiento a la ley de ascensos militares. Pero lo digo con más profundidad. Se necesita de una persona centrada, no de un niño que toma un cuchillo y se puede herir con él, debe ser alguien consciente de su capacidad y función. Ahora, si usted me preguntara si la actitud del presidente Calderón Sol fue irresponsable, yo le diría que sí. ¿Y la actitud del presidente Flores? No quisiera juzgarlo. Él ha tomado sus decisiones por la información que le han dado, y la gente que habla de mi ascenso le ha puesto cada día más adornos al tema, para tratar de justificar la negativa de Calderón Sol, que nunca se imaginó el problema que generaría. Pero el presidente es el comandante general de la Fuerza Armada Sí, pero sus atribuciones están limitadas. La carrera militar es profesional, y los militares no podemos ascender a dedo. ¿Se considera indisciplinado? No sé. Es cuestión de opiniones. Si usted llama indisciplina a exigir el respeto de mis derechos, entonces sí, soy indisciplinado. Lo acepto y no bajo la cabeza. ¿Qué está pensando para su futuro. ¿dónde se ve a Munguía Payés en los próximos años? Estoy trabajando en la empresa privada, me veo trabajando y dedicando tiempo a mi familia, ayudando al desarrollo del país. Hace un momento dijo que está libre para entrar en política. ¿Está pensando seriamente en esto? Lo que decia es que la filosofía de la Fuerza Armada debe estar alejada de la política, pero que estando fuera podemos incorporarnos al quehacer político partidísta. El Diario de Hoy : Domingo 13 de mayo de 2001 : 9 “Chile fue un exilio de oro” El pasado viernes 3 de mayo, en la Embajada de Chile, Munguía Payés recibió de la Fuerza Armada de ese país la medalla al mérito militar “Estrella Fuerza Armada de Chile”, por su desempeño allí como agregado militar durante un año. Al acto de condecoración, del que no se hizo ninguna convocatoria a los medios de comunicación, sólo asistió su familia. ¿Por qué sólo estuvo un año en Chile? Porque, aunque la mayoría de estos cargos son para dos años, creo que ya se ventilaba la decisión de mandarme al retiro. Cundo le dijeron que iba a Chile, ¿qué pensó? Pensé que me estaban alejando del país por los problemas que habia generado mi ascenso, que me estaban dando un ‘exilio de oro’, como lo conocemos en el caló militar. Lo acepté con responsabilidad y entusiasmo, pero no por eso ignoraba la verdad. Creo que todo mundo se dio cuenta; era demasiado obvio. ¿Su desempeño en Chile ha sido normal? ¿No le pusieron obstáculos? No. Prueba de eso es la condecoración que me ha entregado el ejército de Chile. Ellos, de alguna manera valoraron mi desempeño. Hay otros militares a los cuales no les da condecoración. A la entrega no acudió ningún representante de la Cancillería o la Fuerza Armada. No. Fue una condecoración a la que casi no asistió nadie. Estuvo huerfana de presencia institucional y del Gobierno. En muchas ocasiones, la Asamblea Legislativa aprueba las condecoraciones. ¿No era este el caso? Entre Chile y El Salvador hay un convenio que agiliza trámites. En este caso, no estoy seguro de que se necesitara la aprobación de la Asamblea Legislativa ¿Pero sí obtuvo el beneplácito de Cancilleria? Entiendo que sí, porque de otra manera no me la hubieran otorgado. En todo caso, es un honor para mí y para el país, así como cuando gané la medalla de esgrima es un honor para uno, pero también para el país que uno representa. En Chile, yo representé a la Fuerza Armada de El Salvador. ¿Tuvo explicaciones de por qué no hubo representación institucional? No, ni siquiera lo pregunté. Creo que el mensaje, tanto por parte de la Fuerza Armada como del Gobierno, fue claro.

La camioneta se la tienen que ganar, si no me la llevo yo - Diario Hoy
Diario de un testigo de la guerra de Africa, con visitas de Batallas ...
(Región San Martín) hasta Ol - Diario Ahora
1 2 3 Cambió y salió con vida de la batalla de Mendoza - Diario Hoy
Primero fue la lluvia, después el granizo y ahora... - Diario Hoy
“Una batalla ganada”: el diario Clarín frente a - IDAES - Instituto de ...