Revista " Este de Madrid" - Archivo de la Ciudad de Arganda del ...

archivo.ayto.arganda.es

Revista " Este de Madrid" - Archivo de la Ciudad de Arganda del ...

La vergüenza no consiste en el

castigo, sino en el delito.

(HERDER)


Éste es el país

de Alicia en el

reino de la

conciencia

tranquila, pues

la impunidad es

la marca de

estos tiempos

que vivimos.


POR: FRANCISCO MAYORAL

Entre los muchos significados o teorías

sobre la conciencia, puede que el más

aproximado resulte del

enfrentamiento que tiene el

consciente y el subconsciente con la cabeza

apoyada en la almohada. Más o menos ese

momento del cual nadie puede escapar cuando

el sueño no llega y la vigilia atraviesa tu cerebro.

A nadie puedes poner por testigo y escudo de

tus actos, ya sea para darle gloria a tu persona

o con el fin de ocultar tus vergüenzas.A veces

hacen malas migas la soledad y la conciencia,

verdades y mentiras flotan en un ambiente

donde se corta el silencio de la noche.

También es cierto que la conciencia no es la

misma, o se nos manifiesta de manera

diferente, según la cultura que nos arropa, el

oficio o profesión que nos mantiene. La

diferencia entre el bien y el mal pueden

presentar diferentes versiones según el análisis

se enfoque desde un punto de vista moral,

social o religioso. Lo que no cabe duda es que

es un concepto de lo más controvertido y que

cada cual puede hacer de él motivo de pasión,

de gloria o de remordimiento.

Vivimos unos momentos en nuestro país o

como quieran ustedes llamarlo, donde se

realiza un alarde permanente de la buena

conciencia. Se refieren a ella chorizos de toda

índole, sinvergüenzas, canallas, estafadores…

dentro de las múltiples versiones de políticos,

banqueros, tonadilleras, empresarios o

presidentes de cualquier comunidad de

propietarios.

La frase de moda es: “tengo la conciencia

tranquila”. Se puede leer como titular en

prensa, en declaraciones ante un jurado,

después de estafar a miles de semejantes,

mintiendo de forma obscena para conseguir el

poder, para desviar de los verdaderos

problemas que nos acucian, correr eso que

llaman una cortina de humo en el que se

arrojan las culpas al maestro armero, llámese

éste soborno, mordida, cohecho…

Ahora mismo se está juzgando a unos

desahogados travestidos de consejeros de

Bankia. Esta banda tiene la conciencia tranquila,

ellos no se metían en nada, solo les preocupaba

el pastón que cobraban en dietas o en lo que

se terciara “haga como yo, no se meta en

política” decía aquel que nos gobernó durante

cuarenta años. Pues éstos lo remedan, ponen el

bolsillo y no cuestionan nada, que como lo

hagan no salen en la foto. Pero pregúnteles,

pregúnteles, cómo andan de conciencia:

Esta revista es miembro de:

ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE EDITORIALES

DE PUBLICACIONES PERIÓDICAS

“Tengo mi conciencia muy tranquila

tranquila, muy tranquila afirmarán. Tanto

político enriquecido a los cuales un día les citan

en cualquier juzgado: tienen la conciencia

tranquila. Después de la barbaridad del Madrid

Arena, nadie es responsable y los que pudieran

serlo están protegidos y no serán ni tan

siquiera citados. Pues bien, pregunte al

organizador, a los de seguridad, a los concejales

que permiten licencias y permisos de

connivencia, a la alcaldesa de Madrid: todos,

todos tienen la conciencia muy tranquila y no

se les cae el rostro al decirlo con todo el cuajo

del mundo.

Están con el juicio del Prestige, recuerden la

catástrofe que tiñó de chapapote mares y

costas, pues eso, que todos tienen la conciencia

tranquila, pues todos actuaron como debían, el

armador, el capitán, los responsables políticos y

hasta el sun sun corda. Éste es el país de Alicia

en el reino de la conciencia tranquila y se luce

en fiestas y saraos pues la impunidad es la

marca de estos tiempos que vivimos.

Hace unos días se presentó en Madrid un

libro con las memorias de Aznar. Vale, pues allí,

entre los invitados, estaba una de las más

conspicuas representaciones de hombres y

mujeres con la conciencia tranquila, desde

Rodrigo Rato hasta Miguel Blesa, personajes

que tras su paso por Caja Madrid han dejado

una estela de estafas y ruina entre

Participaciones Preferentes y Acciones de

gañote. El presidente de los pequeños y

medianos empresarios, agraciado de ese saco

de beneficios que significó ser consejero de

banco o caja. Un presidente de gobierno que

duerme con la conciencia tranquila aunque no

ha cumplido o mejor dicho incumplido todas y

cada una de las cosas que aseguró antes de

alcanzar la gloria. En fin, repasen la lista de

asistentes y hay una troupe de imputados

pendientes de declarar ante el juez. Qué

importa, tienen la conciencia tranquila.

Y toda esta gente, cuando se enfrente con

su almohada, ¿apelarán a motivos sociales,

morales o religiosos para encontrar la placidez

del sueño o su conciencia les exigirá al menos

un ratito de insomnio? Para ellos, supongo que

la diferencia entre el mal y el bien que hablaban

los griegos no ofrece ninguna duda, han sido

elegidos para la gloria. Tienen la conciencia muy

tranquila.

Atentos a los Medios de Comunicación, no

hay día que no aparezca alguien que acapare un

titular que le adjudique una conciencia

tranquila.

More magazines by this user
Similar magazines