Revista " Este de Madrid" - Archivo de la Ciudad de Arganda del ...

archivo.ayto.arganda.es

Revista " Este de Madrid" - Archivo de la Ciudad de Arganda del ...

000

Medio Ambiente

Durante los paseos campestres que estamos

dando estos meses por nuestros

maravillosos municipios: Arganda

del Rey, Rivas-Vaciamadrid, Velilla de San Antonio,

Mejorada del Campo, San Fernando de

Henares, Torrejón de Ardoz y San Martín de la

Vega, no dejamos de ver árboles caídos o

grandes ramas desprendidas de viejos álamos,

chopos, sauces, olmos, tarays e incluso algún

fresno que otro, a causa del viento. En 2012 se

han desatado fuertes vientos en invierno y primavera

y ha sido un año especialmente nefasto

para los árboles del bosque galería que acompaña

a las riberas de los ríos Jarama, Manzanares

y Henares.

Aun siendo ése un proceso natural de regeneración

de los bosques, cuando por causas

ajenas al mismo se acentúa más de lo debido,

no deja de ser preocupante. En efecto, pensamos

que esta situación no sólo se debe a la

fuerza de los elementos naturales –en este

caso el viento- sino también a un deficiente estado

fitosanitario del arbolado. Y eso es debido,

en buena medida, al tratamiento tan poco

amable y tan desconsiderado que tenemos para con esa parte tan

vital e importante de nuestros ecosistemas como lo es el bosque

galería. Y podemos concretar algunas de esas malas prácticas: tala

indiscriminada o reducción de la franja de bosque junto al río, encauzamientos

tan salvajes como mal planteados (en esta zona,

prácticamente todos los que se han hecho lo han sido, careciendo

su ejecución del más mínimo rigor científico e incluso técnico, lo

que ha provocado el exterminio de numerosas poblaciones de animales

y vegetales de inmenso valor); repoblaciones irresponsables

con especies alóctonas o, cuando se han hecho con especies propias,

éstas se han efectuado con variedades “de jardinería” poco vigorosas,

por no hablar del habitual descuido en los tratamientos

post-plantación, en especial referido a los riegos, que se dan mal o

simplemente, no se dan. (Podríamos seguir exponiendo acciones

antrópicas lesivas para estos bosques, pero no es el propósito de

este capítulo.)

Pero bueno, a lo que íbamos. La caída de los viejos árboles o de

los pies enfermos o debilitados de otros más jóvenes se traduce en

la ocupación física de una gran cantidad de espacio natural. Si los

troncos no fuesen eliminados en un tan complejo como dilatado

en el tiempo proceso biológico, no permitirían a otros árboles y a

las demás especies vegetales asociadas prosperar en la limitada

franja de terreno que ocupa este tipo de bosques en nuestra re-

Medio Ambiente 137

Los ciudadanos con la naturaleza (CLXVII)

Escarabajos descomponedores de madera muerta

Construcciones

SERRANO

Dos especies frecuentes en el Parque Regional

del Sureste. El bupréstido Lamprodila mirifica

(arriba), que vive preferentemente sobre el

olmo común, y el cerambícido Rusticoclytus

rusticus (abajo), más polífago

gión, ya de por sí muy limitada por la humedad

del subsuelo, esa banda vegetal tan peculiar

que se mantiene gracias al amparo del acuífero

que aprovisiona el agua del río. Dicha faja es

vital para estas especies concretas de árboles

puedan vivir ahí.

Y, como ya hemos adelantado, en la naturaleza

tiene que haber procesos biológicos que

posibiliten la renovación de la materia vegetal

muerta. Ahí es donde entran en función los

protagonistas que hemos elegido para el artículo

de este mes. Hay muchas especies de

muchos grupos diferentes –principalmente insectos

y otros invertebrados, hongos y bacterias-

que se reparten los distintos papeles en

una obra cuyo acto final termina con la descomposición

completa de la madera y la integración

de toda la materia orgánica en el

medio. Uno de esos grupos, uno de los más

importantes, son los coleópteros.

Muchas especies de escarabajos ocupan un

nicho ecológico o dicho de otro modo, cumplen

una “función”, en este proceso. Todas son

importantes y algunas probablemente decisivas.

Nuestro desconocimiento de los procesos ecológicos del

bosque hace que no podamos prever las consecuencias de su desaparición.

La biodiversidad en España es increíble, la más rica de

Europa; ellos forman parte de tal fortuna. Para estos insectos es

muy importante que no se retiren la totalidad de los troncos derribados

en nuestros bosques, otra mala práctica forestal que en algunas

zonas está poniendo en jaque e incluso desarraigando de algunas

áreas a muchos de ellos.

Los coleópteros saproxílicos –así se les denomina- son cientos,

miles de especies, muy necesarias para los procesos de descomposición

de la madera. En ocasiones son muy pequeños y poco notorios,

pero en otras, como la de las dos especies que hemos fotografiado

para ustedes, son muy vistosos, de aspecto imponente

tanto por su forma como por sus rutilantes colores. Además, los

complejos procesos evolutivos y la vida de cada uno de ellos daría

para escribir numerosos volúmenes de biología, etología y ecología.

Estos seres suponen una razón más para conservar nuestros

bosques y, en particular, para planificar delicadamente su manejo.

Ellos son una razón más para justificar nuestras caminatas campestres

y para admirar las maravillas de la naturaleza que, en nuestro

caso, tenemos a las puertas de nuestros hogares: el Parque Regional

del Sureste.

JOSÉ IGNACIO LÓPEZ-COLÓN

• • Albañilería • • Alicatados • • Solados

• • Escayolas • • Murales • • Pintura

• • Cerrajería • • Aluminio • • Hierro • • Fontanería

Presupuestos sin compromiso

C/ Fundición, 4 bis - nave 21. Políg. Sta. Ana

RIVAS-VACIAMADRID • TELF.: 639 20 49 50

More magazines by this user
Similar magazines