ALA BLANCA

cogop.org

ALA BLANCA

Redención

ALA BLANCA noviembre-diciembre de 2006


¿

¿Cuántos de entre nosotros recordamos

los tiempos de nuestra niñez? De

seguro que al hacerle esa pregunta viene

una sonrisa a sus labios. Recordamos los

buenos tiempos de juego, vacaciones

escolares, no tener obligaciones mayores

que las de recoger nuestras habitaciones y

juguetes. Luego, al ir creciendo también

había que limpiar y hacer mandados. Pero

estoy segura de que también, ahí en el baúl

de nuestros recuerdos, despuntan las veces

en que fuimos regañados, castigados, en

que hasta se nos pegó por haber desobedecido.

En mi caso, a mí me hablaban

primero, pero cuando las palabras no

surtían efecto venía la corrección más

fuerte y temida. Sin embargo, y a pesar de

que me decía a mí misma que no iba a

volver a hacerlo para que no me

regañaran, mis padres tuvieron que corregirme

una y otra vez para poder formarme

en la persona que ahora soy. Con todo y

eso, y a pesar de sus mayores esfuerzos,

ellos no pudieron nunca darme aquello

que sólo Dios a través de Su Hijo

Unigénito le puede ofrecer a la

humanidad...la redención.

Desde que tengo memoria, mis padres

inculcaron en mí lo correcto; lo que se

puede y no se puede hacer. También me

dejaron saber cuáles serían las consecuencias

de mis acciones. Pero como humana,

a pesar de saber que iban a haber consecuencias

dolorosas, una y otra vez hice

travesuras por las cuales tuve que pagar.

Esa es en esencia la realidad del ser

humano. Si tomamos el libro de Levítico

vemos que a través de él, Dios estableció

“leyes para preservar la pureza espiritual,

moral y física del pueblo. Hay instruc-

Diana M. García, Editora

ciones sobre cómo

vivir vidas santas por

medio de sacrificios y

adoración. También

se detallan 5 ofrendas

principales: 1) El

holocausto; 2) Las

ofrendas de harina;

3) La ofrenda de

paz; 4) La ofrenda

por el pecado; y 5)

la expiación”. 1

A pesar de la claridad y exactitud con

la que Dios le trae la información al ser

humano y de que no existe lugar a dudas

de que el pecado es aborrecible para Él,

porque Él es santo y requiere lo mismo de

nosotros, vemos que la raza humana se

torna una y otra vez al pecado no prestando

oído ni atención a la petición de

Dios: “Santificaos, pues, y sed santos,

porque yo Jehová soy vuestro Dios”

(Levítico 20:7). “...como aquel que os

llamó es santo, sed también vosotros

santos en toda vuestra manera de vivir”

(1 Pedro 1:15). “Sed santos, porque yo soy

santo” (1 Pedro 1:16).

Debido a que el hombre es incapaz de

guardar fielmente este requerimiento y por

razón de que al pecar perdió el contacto

directo con Dios, Él en Su inmenso amor y

sabiduría preparó el camino para que el

hombre pudiera recibir la redención.

Ya en Génesis y en Éxodo vemos

un vislumbre de la redención que habría

de sernos propiciada. En Génesis a

través de Abraham e Isaac: “Entonces

alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí

a sus espaldas un carnero trabado en un

zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y

2—Mensajero Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto

en lugar de su hijo” (Génesis

22:13), y en Éxodo a través de la celebración

de la Pascua: “Y la sangre os

será por señal en las casas donde

vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré

de vosotros, y no habrá en vosotros

plaga de mortandad cuando hiera la

tierra de Egipto” (Éxodo 12:13).

Siglos más tarde, Dios envió a Jesús a

humanarse para que a través de Su sacrificio,

el cual nos cubre, Él pudiera decir,

como dijera en Éxodo: “...y veré la sangre

y pasaré de vosotros” (v. 13). Jesús es

nuestra redención. Sólo en Él hay vida

eterna y abundante.

Es mi oración que esta edición de fin

de año sea de bendición para usted y que

si todavía no ha aceptado a Jesús como su

Salvador, aproveche este regalo divino

que Dios le está obsequiando. ¿Qué mejor

momento para aceptarlo que hoy? El

Señor le bendiga y le guarde, le conceda

una bendecida época navideña y le permita

disfrutar de un año nuevo lleno de gozo

en Él. ¡Felicidades!

1 Biblia de Estudio Arco Iris. Broadman & Holman

Publishers, Nashville. Revisión de 1960, pág. 111.


6

14

28

Contenido

“La salvación

que ofrece el Señor Jesucristo

no es el resultado de la ejecución

de una habilidad, sino el fruto del

derramamiento de una sangre”.

Gaspar Garza y Garza

2 Pensamientos

Diana M. García, Editora

4 Perspectivas

Gabriel Elías Vidal, Director del Departamento Mundial de Lenguajes

5 Correo del lector

6 De interés para ti, mujer

Olfa M. Reyes

7 Misión: Juventud

Gabriel Elías Vidal

8 Hombres de Dios

Salomón Estrada

9 La Familia

Maydy Bran-Orona

11 ¡Qué Interesante!

Jorge Enríquez

12 Rincón Infantil

Miriam Cruz

22 “El precio de nuestra redención”

Alejandro Ramos Joseph

Supervisor de Costa Rica

23 Beneficios de la redención en Cristo

Alexis Taveras Cabrera

27 Noticias

30 Ecos de la 94 ta Asamblea General de

2006

32 Nombramientos Internacionales

MENSAJERO

ALA BLANCA

Volumen 56, Número 6 noviembre-diciembre de 2006

2 .................................. Segmento Informativo

6 ................................................................... Columnas

13 Algo Nuevo...Música y Más

Raúl Carrasco, hijo

14 Conozcamos de Religiones:

Misiones

Gerardo Ramos Mattos

16 Nuestra Historia

Miguel Á. García Sarceño

18 Consejos Pastorales

Elías Rodríguez

20 Perspectivas Ministeriales

Miguel Á. García Sarceño

22 .................................................................. Artículos

25 ¿Intervención del hombre en la

redención?

Lidelmar Cáceres

26 Contraste entre la obra y la gracia

José Antonio Gómez

Supervisor de España y Portugal

27 ..................................... ¿Qué hay de nuevo?

34 Conociendo a nuestros líderes

Nueva Delhi Orantes

35 En nuestra próxima edición

Diana M. García

PERSONAL EDITORIAL Editor Ejecutivo: Fred S. Fisher, padre • Editor y Publicador: Perry E. Gillum • Editora para el Castellano: Diana M. García • Revisión: Mareleney Rodríguez • Distribución: Josué F. Reyes y Virginia Marrero

Diseño Gráfico: Sixto Ramírez • Junta Editorial: Miguel Á. García S., Damaris Feliz, Salomón Estrada, Jorge Enríquez, Alexis Taveras e Ysabel González

INFORMACIÓN: El Mensajero Ala Blanca es publicado bimestralmente por White Wing Publishing House con oficina internacional de redacción en: 3750 N.W. Keith Street, Cleveland, TN 37312 • México - Impreso por Editorial Ala

Blanca (Franqueo Pagado - CR-DF- 031-98), Apartado Postal 134-018, México, D.F. C.P. 07421, MÉXICO. Tel: (52-555) 715-6346. • República Dominicana - Impreso por Casa de Publicaciones Ala Blanca, Carretera de Mendoza 222,

Villa Faro, D.N., P.O. Box 1792, Santo Domingo, REPÚBLICA DOMINICANA. Tel: (809) 592-0355. Correo electrónico: iglesiaprof@codetel.net.do. • Suscripción por un año $10.00 (E.U.A.) o su equivalente en moneda nacional.

• Published bi-monthly by the White Wing Publishing House, 3750 NW Keith Street, Cleveland, TN 37312. **Printed in MÉXICO by Editorial Ala Blanca, Apartado Postal 134-018, México, D.F. C.P. 07421, México. Postage paid

(CR-DF-031-98). Printed in the DOMINICAN REPUBLIC by Casa de Publicaciones Ala Blanca, P.O. Box 1792, Santo Domingo, Dominican Republic. • Subscription rate for one year: US $10.00 or its equivalent in national currency.

DECLARACIÓN DE FE: La Iglesia de Dios de la Profecía tiene sus raíces en la iglesia establecida por Cristo y bautizada en Pentecostés. Creemos en la autoridad profética y apostólica de la Biblia como la Palabra inspirada, infalible e inequívoca del Dios

Trino y en su autoridad única en materia de fe, prédica y práctica. Afirmamos que Jesucristo es Dios encarnado y consubstancial con el Padre, que nació de una virgen y vivió sin pecado. Creemos en Su poder, Su muerte vicaria y expiatoria, Su resurrección

corpórea, Su ascensión al Padre y que vendrá por Su iglesia. Creemos en Su reino milenario y eterno. Creemos que Él, con la participación del Espíritu Santo, es el único medio disponible al pecador para reconciliarse con Dios. Afirmamos que Jesucristo

es la cabeza de la iglesia y que ésta, Su cuerpo, es llamada a ser santa y sin mancha, a andar como Él anduvo: en amor, humildad, tolerancia, obediencia y misericordia. Creemos en la unidad de los creyentes, en la realidad del cielo y del infierno, en

la resurrección de los salvos para vida eterna con Cristo y de los perdidos para condenación eterna. © Todos los derechos reservados

3

mensajeroalablanca@wwph.com—


Perspectivas

¿ Tendrá sentido el hecho de que uno

sea perdonado por algo horrible

que hizo y que la condenación que

le tocaba sea eliminada por el acto de

otra persona? El hombre carnal nunca

podrá entender el trabajo de la redención

hasta que la acepte como una realidad y

para eso se necesita la fe.

Cuando servía como pastor en

Cleveland, un nuevo convertido me sorprendió

cuando delante de todos me preguntó

cómo era posible que nuestros

pecados pudieran ser perdonados al sólo

aceptar a Cristo. Luego me explicó que

para él era difícil olvidar lo que había

hecho. Aceptar que todo podía ser borrado

con tan solo aceptar el perdón de

Cristo era algo incomprensible para él.

El gran reformador Martín Lutero

cuenta que una vez soñó que había un

ángel escribiendo en un pizarrón gigantesco

todos sus pecados. Dice que mientras

pasaba el tiempo, el ángel, enumeraba

todos los hechos malos

que él había cometido en

su vida, al punto de

llenar el pizarrón.

Narra Lutero que

repentinamente,

una mano con

llagas comenzó

4

Redención

a rociar un líquido que parecía sangre

sobre el pizarrón y todo lo que el ángel

había escrito, quedó completamente borrado.

Ese es el trabajo de la redención.

En el libro de Romanos 5:8, Pablo dijo:

“Mas Dios muestra su amor para con

nosotros, en que siendo aún pecadores,

Cristo murió por nosotros”. La redención

se eleva a un plano mayor cuando

nos damos cuenta que: “...por gracia

sois salvos por medio de la fe; y esto no

de vosotros, pues es don de Dios; no por

obras, para que nadie se gloríe”

(Efesios 2:8, 9). La redención es un acto

que nació en el mismo corazón de Dios.

Gabriel E. Vidal

Antes de Martín Lutero descubrir que

vivía por la fe y no por las obras solamente,

dice que para sentirse aceptable

ante los ojos de Dios, se daba latigazos

para castigar su inicuo cuerpo. Sus compañeros

atestiguaban que varias veces lo

encontraron inconsciente sobre un charco

de su propia sangre. Pero en verdad,

él no necesitaba hacer tal cosa, la redención

es un don de Dios dado al hombre y

lo único que necesitamos es ser fieles a

Su causa y vivir la vida que Él demanda

de nosotros.

¡Y pensar que una vez estábamos

todos destituidos de la gracia de Dios!

¡Y pensar que no había esperanza para el

mundo y todos los gentiles estábamos

destinados a una condenación perpetua!

¡Cuán queridos nos debemos sentir al

saber que todo el sacrificio de Cristo de

venir al mundo, nacer en el lugar en que

nació y morir como Él murió, fue para

que tú y yo escapemos de la impostergable

ira de Dios!

Redención es el tema de esta

edición del Mensajero Ala

Blanca. Conocer la razón

de la venida del Señor,

realmente debe realzar

cada Navidad. Feliz

Navidad a todos.


(Nota de la Editora: En la edición de julio-agosto incluimos un correo electrónico que nos enviara la hermana

Ysabel de Mojica, esposa del Presbítero de Sudamérica y Supervisor Nacional de Venezuela, en el que nos incluía

extractos de correos recibidos por ella acerca del Mensajero Ala Blanca. Como dijéramos en aquel momento, la hermana

Ysabel planteó dos preguntas en Venezuela: 1. ¿En qué beneficia a mi vida espiritual el Mensajero Ala Blanca?;

2. ¿Acerca de qué temas desea que se escriba? A continuación la segunda parte de los correos.)

Nombre: Ana Lisbeth Guevara

Iglesia local donde es miembro: Río

Blanco

¿En qué beneficia a mi vida espiritual

el MAB?: Primero, buscar más a Dios.

Segundo, conocer más de Dios y tercero,

serle fiel a Dios.

¿Acerca de qué temas desea que se

escriba?: Comunicación y dirección por los

jóvenes.

Nombre: Ynes Román

Iglesia local donde es miembro:

Grimaldi

¿En qué beneficia a mi vida espiritual

el MAB?: Me da un rico y valioso

conocimiento de la Palabra de Dios.

¿Acerca de qué temas desea que se

escriba?: Sobre ornamentos y vestuario

confrontados por la doctrina.

Nombre: Paula de Lugo

Iglesia local donde es miembro: Las

Minas

¿En qué beneficia a mi vida espiritual

el MAB?: Veo el beneficio en mi vida y en

las vidas de los miembros de la iglesia local.

¿Acerca de qué temas desea que se

escriba?: Sobre la búsqueda del Espíritu

Santo, cómo evangelizar a los presos y cómo

trabajar en las cárceles.

Nombre: Yolanda de Veliz

Iglesia local donde es miembro: San

José

¿En qué beneficia a mi vida espiritual

el MAB?: Amplía mi visión al aprender y

tener más conocimiento de los últimos tiempos

que estamos viviendo. También me

ayuda a comprender la Palabra de Dios.

¿Acerca de qué temas desea que se

escriba?: Pureza, salud y orientación sobre

los cambios relevantes en los asuntos de la

iglesia.

Nombre: Nelly Josefina de Atacho

Iglesia local donde es miembro: El Jebe

¿En qué beneficia a mi vida espiritual

el MAB?: Me ha ayudado mucho en mi

relación con mi familia. Me ha ayudado a

llevar a personas a los pies de Cristo.

¿Acerca de qué temas desea que se

escriba?: Sobre los adolescentes y la familia.

Nombre: Pabla María Chaparro

Iglesia local donde es miembro: La Vega

¿En qué beneficia a mi vida espiritual

el MAB?: En aprender mucho más de lo que

el Señor me ha dado y ponerlo en práctica

para ayudar a otros.

¿Acerca de qué temas desea que se

escriba?: Matrimonio y misiones mundiales

y locales.

Nombre: Jéssika Sánchez

Iglesia local donde es miembro: Los

Guayos

¿En qué beneficia a mi vida espiritual

el MAB?: Me ha ayudado mucho a mi vida.

Debido a que soy joven he encontrado

socorro para mi vida espiritual a través de

los consejos. No me pierdo ninguna de sus

ediciones y después de leerlas las comparto

con mis amigos.

¿Acerca de qué temas desea que se

escriba?: Sugiero que haya más temas

referentes a la juventud y la familia que

se encuentran muy deteriorados hoy en

día.

Nombre: José Zerpa

Iglesia local donde es miembro: San

Francisco

¿En qué beneficia a mi vida espiritual

el MAB?: Es un pilar de desarrollo y

conocimiento espiritual.

¿Acerca de qué temas desea que se

escriban?: Noviazgo juvenil.

Nombre: Elena J. B. De Zerpa

Iglesia local donde es miembro: San

Francisco

¿En qué beneficia a mi vida espiritual

el MAB?: Es de bendición para mi vida

cada tema actual que publican. El

Mensajero Ala Blanca me instruye, lo cual

a la vez me permite instruir a otros con la

ayuda de Dios.

¿Acerca de qué temas desea que

se escriba?: Juventud, noviazgo, matrimonio.

Nombre: Izbelia de Alvino

Iglesia local donde es miembro: La

Vega

¿En qué beneficia a mi vida espiritual

el MAB?: Me ayuda en mi vida espiritual y

me enseña cómo ayudar a otros.

¿Acerca de qué temas desea que se

escriba?: Noviazgo y matrimonio.

5

mensajeroalablanca@wwph.com—


Columnas

D e i n t e r é s p a r a t i , m u j e r

Por: Olfa M. Reyes

CCon este artículo concluyo la serie

de exposiciones relacionadas a lo que he

llamado el Peregrinaje de la Mujer en la

Tierra. En el mismo he tratado de exponer

algunos datos sobre las diferentes

etapas y situaciones por las que atravesamos

como ser que Dios creó en forma

especial y única. Estas etapas, aunque

vistas desde la perspectiva humana,

tienen repercusiones eternas. Por eso

debemos comprenderlas y reconocer que

son parte integrante de toda mujer no

importa su nacionalidad o trasfondo cultural.

En algunas culturas estas situaciones

son comprendidas y aceptadas,

por lo tanto, son mejor manejadas por la

mujer y sus familiares. En otras culturas

ellas no entienden lo que está sucediendo

y mucho menos aquéllos que las

rodean. En esos medios se hace muy

difícil la sobrevivencia de la mujer. Sin

embargo, ¡Dios está con ellas!

En los artículos anteriores presentamos

diferentes conceptos con el fin de

entendernos mejor a nosotras mismas, y

con la esperanza de que tu esposo o

familiares lean algunos de esos artículos

para que te comprendan mejor. Hablamos

de cuán diferentes somos nosotras tanto

en lo físico, como en lo emocional o

espiritual, en relación al hombre. Somos

creación única y especial de Dios, eres

hermosa a Sus ojos; por lo tanto, tienes

que aceptarte tal y como Él te creó. Tú

tienes rasgos y características únicas de

tu persona que nadie más tiene en la tierra.

¡Eres especial!

Luego de ese período de tus primeros

años de formación te conviertes en una

damita en la que las emociones cobran

preeminencia. Son grandes las decisiones

que tienes que hacer y ¡Dios te ayuda!

Luego te casas con el príncipe azul que

siempre soñaste, pero al llegar a la realidad

quizás… no es tan azul como parecía.

Alimentaste con amor a tu esposo e hijos,

sufriste grandes decepciones, fuiste herida,

pero también tuviste hermosas remuneraciones.

Quizás tu príncipe azul no

llegó, e hiciste los ajustes necesarios,

colocando tu confianza en Dios. Aunque

de otra naturaleza, también pasaste por

grandes decepciones, fuiste herida y

tuviste lindas remuneraciones. Lograste

alimentar a tus sobrinos y a jóvenes que

encausaste con tu consejo sabio. ¡Él te dio

la victoria!

Las experiencias anteriores te ayudaron

a madurar para llegar a ser una

mujer un poco más templada, más sabia

y más condescendiente. Quizás te

encuentras con el nido vacío y estás

sufriendo malestares físicos, pero, como

el águila cobrarás fuerzas, puestos tus

ojos en el autor y consumador de tu fe,

Cristo Jesús. ¡Sigues en victoria!

Urge aclarar que algunas de estas

etapas convergen la una con la otra y por

lo tanto, no se perciben en forma tan

marcada. Mientras que otras sí son muy

marcadas por la forma que cambian

nuestra vida. Sin embargo, a la misma

vez la una te prepara para la otra,

adquieres experiencia y capacitación

para lidiar con lo que Dios tiene

preparado para hacer de ti una mujer

6—Mensajero Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

según la presenta Proverbios 31. ¡Tremenda

mujer! De seguro que esta mujer

pasó muchos sinsabores y traumas emocionales,

pero logró en cada etapa de su

vida una plena victoria. Su secreto: Era

una mujer temerosa de Dios (v. 30). En

todo momento amó a Dios, le obedeció

y tuvo plena confianza en Él porque

tenía una relación profunda y personal

con Su Dios.

Amada, no importa qué etapa de tu

vida hayas pasado, en cuál te encuentres

en este momento o a cuál hayas de llegar,

recuerda que fuiste enriquecida y

seguirás siendo bendecida porque Dios

tiene un plan y un propósito para ti.

Dale a Dios el primado en todas las

áreas de tu vida y verás que aunque las

situaciones son parte de tu peregrinaje

en la tierra, podrás llegar feliz a tu destino

final porque te has preparado con el

equipaje correcto. Si tú que lees este

artículo no haz empacado correctamente

para tu viaje por el extraño camino de la

vida…Dios te quiere ayudar para que te

prepares correctamente. Háblale hoy, Él

está atento a tu clamor. ¡Él te ama! Es

mi oración y deseo que en el nuevo año

nuestro Señor Jesucristo te conceda

grandes y nuevas victorias. Dios te

bendiga.

De interés para ti, mujer

Mensajero Ala Blanca

White Wing Publishing House

P.O. Box 2910

Cleveland, TN 37320-2910 EUA

Atención: Olfa Reyes

olfa@cogop.org


Estamos básicamente en Navidad.

Muchos ya han comprado o comenzado

a comprar regalos para sus amigos y

familiares. Yo quisiera compartir contigo

la posibilidad de hacerle un regalo al

Señor. Aunque técnicamente el Señor no

tiene necesidad alguna, la Biblia nos

enseña que hay muchas cosas que a Él le

agrada que nosotros seamos. Lo triste es

que no todos lo hacemos. Yo propongo

que a través de promesas genuinas, le

hagamos regalos al Señor. La única

advertencia es que cuando le regalamos

a Dios, debemos hacerle regalos eternos

no temporeros. Cuando le regalamos a

Dios, somos a la misma vez bendecidos

y al ser bendecidos nos convertimos en

mejores cristianos y mejores trabajadores

de la mies.

Primer regalo

En el mundo en el que vivimos, la

falta de carácter y responsabilidad han

incrementado como nunca. Es sorprendente

la gran cantidad de personas irresponsables;

personas con las cuales nadie

puede contar porque sólo piensan en sí

mismos. Pero en Filipenses 2:21, 22, el

apóstol Pablo habla lo siguiente refiriéndose

a Timoteo: “…porque todos buscan

lo suyo propio, no lo que es de

Cristo Jesús. Pero ya conocéis los méritos

de él, que como hijo a padre ha

servido conmigo en el evangelio”. ¿Qué

les parece si le prometen al Señor reconstruir

sus reputaciones y que, con el

tiempo, dejen de ser identificados como

jóvenes que lo único que buscan es lo

suyo? Si le haces este regalo al Señor

debes hacerlo con la intención de que se

comience a hablar de

ti como un joven

que busca servir a

Cristo en todo. Seamos

jóvenes cuyas vidas

hayan sido re-dedicadas

al Señor. Ese sería

un buen regalo de

Navidad para el Señor.

¿Qué les parece?

Segundo regalo

Si tomas un poco de tiempo para

estudiar el libro de Génesis encontrarás

que Jacob no es un buen nombre, de

hecho, su nombre significa engañador.

Fue tanta la influencia de su nombre que

la misma influyó sobre su carácter y él en

verdad se convirtió en un engañador. Su

estilo de vida era tan horrible que engañó

a su padre y a su hermano Esaú. Jacob

usurpó la confianza del padre y con tretas,

le robó la primogenitura a su hermano

mayor. Pero un día él permitió que

el Señor cambiara su carácter y a la

misma vez, su nombre. Hoy lo conocemos

como Israel e Israel es una bendición.

De la semilla de Israel, en la persona

de su cuarto hijo Judá, nació nuestro

Salvador. Muchos de nosotros hemos

vivido con el estigma de lo que fuimos.

En esta Navidad sería una buena idea

acercarnos a nuestro Señor perdonador y

pedirle la bendición de que cambie nuestro

nombre, así como lo hizo con Israel.

Por supuesto, nosotros debemos tomar la

decisión de querer cambiar y de esa manera

darle un regalo a nuestro Dios.

Podría escribir un libro de todos los

regalos que le podemos hacer al Señor,

M i s i ó n J u v e n t u d

Por: Gabriel E. Vidal

pero como ustedes son inteligentes y se

conocen a sí mismos saben qué tipo de

regalo darle a Dios. Es posible que en el

mundo nadie esté enterado de la falta

con la cual vives. Un buen regalo sería

confesarte ante Dios y decirle: “Señor,

en Tu nombre, se acabó todo esto. Deseo

que seas glorificado en mí”. Si me permites

decirte algo, ese es uno de los

mejores regalos que le puedes dar a

Dios. En esta Navidad te invito a atreverte

a decirle a Dios: “Señor, en esta

Navidad, te tengo un regalo”. Paz.

A todos nuestros maravillosos fieles

lectores les quiero regalar mi oración y

deseo de superación espiritual. Que esta

Navidad sea una decisiva para que

puedas emprender tu camino correcto en

el Señor. Dale un regalo al Señor y serás

bendecido con las gracias de un Dios

agradecido. Que la paz del Señor ilumine

tu vida todos los días del próximo

año y siempre.

Misión: Juventud

Mensajero Ala Blanca

White Wing Publishing House

P.O. Box 2910

Cleveland, TN 37320-2910 EUA

Atención: Gabriel Elías Vidal

misionjuventud@cogop.org

7

mensajeroalablanca@wwph.com—


H o m b r e s d e D i o s

Por: Salomón Estrada

En mi opinión, un ejemplo de la

redención que más resalta fue cuando

Dios redimió al pueblo de Israel de la

tierra de Egipto. Éxodo 6:6 dice: “Por

tanto, dirás a los hijos de Israel: Yo soy

JEHOVÁ; y yo os sacaré de debajo de

las tareas pesadas de Egipto, y os

libraré de su servidumbre, y os redimiré

con brazo extendido, y con juicios

grandes”. En nuestro tiempo, la redención

para nosotros es la salvación del

pecado por medio del sacrificio de

Jesucristo. Esta salvación maravillosa

tiene mucho valor y a la vez es difícil

de ver con los ojos carnales, pecadores

y ciegos de este mundo. Para poder ver

lo que es la redención voy a usar un

ejemplo financiero. Éste nos ayudará a

poner luz en la redención y entenderla

mejor.

Supongamos que usted consigue una

tarjeta de crédito y carga a ella todo lo

que compra. Después de comprar

muchas cosas con ella, en una de sus

compras, se da cuenta que ya no la

quieren aceptar como forma de pago.

Usted cargó tanto en ella que la misma

llegó hasta el límite del crédito que había

obtenido. Ahora usted se encuentra en

una posición grave porque no tiene con

qué pagar y tampoco tiene con qué comprar.

Se ha esclavizado financieramente y

ya no es amo de sus finanzas. Ahora su

amo es la deuda. Existe una gran diferencia

entre la deuda financiera y la deuda

del pecado. En la deuda financiera

cualquier persona se puede compadecer

de usted y pagar todo lo que debe. En la

deuda del pecado, sin embargo, solamente

el sacrificio que Cristo Jesús hizo

en la cruz puede pagar la deuda. Hechos

4:10-12 dice: “Sea notorio a todos

vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que

en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a

quien vosotros crucificasteis y a quien

Dios le resucitó de los muertos, por él

este hombre está en vuestra presencia

sano. Este Jesús es la piedra reprobada

por vosotros los edificadores, la cual es

puesta por cabeza del ángulo. Y en

ningún otro hay salvación; porque no

hay otro nombre bajo el cielo, dado a los

hombres, en que podamos ser salvos”.

Cuando uno nace en este mundo

automáticamente nace con la gran

deuda de pecado y es tan enorme que

nunca podremos pagarla. Aun siendo

dueños del mundo entero no tendríamos

8—Mensajero Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

suficiente como para poder liquidarla.

Por esto necesitamos la redención. La

única forma en que podemos experimentarla

es a través de Cristo Jesús. La

redención es hermosa y trae mucho

gozo al alma. El Salmo 71:23 dice: “Mis

labios se alegrarán cuando cante a ti, y

mi alma, la cual redimiste”. En Isaías

35:10 dice: “Y los redimidos de Jehová

volverán, y vendrán a Sion con alegría;

y gozo perpetuo será sobre sus cabezas;

y tendrán gozo y alegría, y huirán la

tristeza y el gemido”. Y finalmente en

Apocalipsis 5:9 leemos “Y cantaban un

nuevo cántico, diciendo: Digno eres de

tomar el libro, y de abrir sus sellos;

porque tú fuiste inmolado, y nos has

redimido para Dios, de todo linaje y

lengua y pueblo y nación”. Necesitamos

ser redimidos y el único que lo puede

hacer es Cristo Jesús.

Hombres de Dios

Mensajero Ala Blanca

White Wing Publishing House

P.O. Box 2910 Cleveland, TN

37320-2910 EUA

Atención: Salomón Estrada

hombresdedios@aol.com


La familia

que ora

junta,

permanece

junta

Este es un refrán viejo y muy

común. Sabemos que el mismo es cierto

pero a veces muy difícil de practicar. La

oración es una parte vital en cada familia.

Cada familia debe tener un tiempo

dedicado para orar juntos. Estas oraciones

familiares deben ser rutinarias y

llevadas a cabo constantemente. La

oración es la base del desarrollo de cada

familia.

La Palabra de Dios dice: “La

oración eficaz del justo puede mucho”

(Santiago 5:16). La oración se hace eficaz

cuando nace tanto del corazón como

de la necesidad. Hay muchas razones

por las cuales oramos. Pero a veces hay

que hacer la pregunta: ¿por qué oramos?

Recordemos que no lo hacemos sólo por

nuestras necesidades. La oración está

basada en las promesas de Dios. La

Palabra de Dios está llena de promesas

que nos aseguran que Él contesta la

oración. Podemos venir en fe, creyendo

que Él nos oirá. No oramos con

palabras vacías, sino con palabras

llenas de poder y fe. Estas promesas

son las que nos llenan de

esperanza y fe. Al elevar nuestra

oración al Señor pedimos por

nuestras necesidades y elevamos

nuestra alabanza a Él; nos refugiamos

en Sus fieles promesas y

L a F a m i l i a

Por: Maydy Bran-Orona

9

mensajeroalablanca@wwph.com—


presencia. ¡Cuán importante es practicar

la oración en cada hogar!

La Escritura enseña que podemos

orar y saber con seguridad que Dios contestará

nuestra oración. A veces Dios se

deleita en contestar la oración. El apóstol

Pablo escribió: “Porque todas las

promesas de Dios son en él Sí, y en él

Amén, por medio de nosotros, para la

gloria de Dios” (2 Corintios 1:20). Dios

no nos engañará. Si oramos de acuerdo a

Su voluntad y somos persistentes, si

dependemos de Él y nos humillamos

ante Él, Él contestará. Pero debemos

apartarnos de la multitud, separarnos

para Él y confiar en que Él cumplirá.

Esta es la clase de vida de oración que

debemos demostrar a nuestra familia y

enseñar a nuestros hijos. Los niños

deben criarse en un hogar donde sepan

que Dios oye y contesta la oración y

obra en la vida de sus familiares. Una de

las bendiciones más grandes que los

padres tienen es la oportunidad de dirigir

en oración a sus hijos y enseñarles a orar.

El valor de los momentos de oración

con la familia es absolutamente inmedible

para fortalecer la fe, confianza y

seguridad en el poder de Dios. Los niños

aprenden que cuando oran, Dios oye y

contesta. Puede que oremos por la salvación

o la sanidad de un familiar, por

una necesidad monetaria, espiritual, física,

relacional, o cualquiera otra necesidad.

Siempre existe gozo en orar y

esperar la respuesta. La oración es la

llave para poder sobrepasar los problemas

y crisis que se presentan en cada

familia u hogar.

Uno de los mayores factores en el

rompimiento del hogar hoy en día es que

las familias no oran juntas. El refrán

citado al principio es cierto. Es necesario

que el padre sea el sumo sacerdote del

hogar y que ofrezca el modelo para la

oración. Es necesario que los niños vean

a su padre y a su madre orando juntos

como una unidad de familia. Eso forma

parte del proceso de instrucción al que

se refiere Proverbios 22:6:

“Instruye al niño en su

camino”. Instruir no es sólo

llevar a sus hijos a la Escuela

Dominical; es mucho más

que eso. Es la consistencia

diaria y el ejemplo en el

hogar lo que instruirá al niño

y rendirá dividendos eternos.

Algunos padres cristianos

son consistentes en la

instrucción espiritual y modelos de una

vida de oración. Sin embargo, y a pesar

de todo eso, los hijos pueden rebelarse

contra Dios. Cada hijo tiene una voluntad

moral libre y debe escoger por sí

mismo seguir al Señor. Si el hijo se

descarría, el enemigo tratará de poner

condenación y culpa en los padres. Pero

ellos pueden saber que han seguido la

instrucción de la Escritura y que han

hecho lo mejor que pueden. Eso no

quiere decir que fueron perfectos. Nadie

es perfecto. Pero si han obedecido la

Escritura y han hecho lo mejor que les es

posible, pueden confiar en que Dios contestará

según sigan orando.

Lleve a su familia ante el Señor en

oración con fe. Si tiene hijos que están

alejados del Señor, ore sabiendo que

Dios los ama todavía más que usted y

que Él no quiere “...que ninguno perezca,

sino que todos procedan al arrepentimiento”

(2 Pedro 3:9). Siempre que

usted ora para que una persona reciba a

Cristo está orando según la voluntad de

Dios. Dios quiere cumplir Sus propósitos

en la vida de cada uno de los miembros

de su familia más que usted. Ore

por su familia confiando así en Sus fieles

promesas. Un hogar feliz es un lugar

donde la oración es una actividad normal.

La oración de familia no debe limitarse

sólo a las comidas. La familia debe

apartar tiempo para la oración. Deben

apartar un día sólo para orarle a Dios. Un

método para llevar esto a cabo es empezar

a asignar ciertos cargos de oración a cada

10—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

miembro de la familia. Por ejemplo, asignarle

a cada familiar un tiempo de oración

como orar por los alimentos, orar en las

mañanas antes de salir de su hogar, y orar

en la noche antes que todos se dispersen a

sus respectivos lugares. De esta manera,

todos toman parte en la oración y toda la

familia es incluida.

Le invito a que lea estas citas bíblicas

donde la Palabra de Dios nos habla

acerca de la oración:

• Lucas 18:1

• Lucas 21:36

• Filipenses 4:6

• Colosenses 4:2

• 1 Tesalonicenses 5:17

Si las familias santas tienen actividades

de oración normales, entonces se

verán en nuestros hijos y familiares sólo

los ejemplos correctos. Esto los preparará

para ser buenos padres cuando tengan

ellos su propio hogar. Los padres deben

enseñar a sus hijos a orar a Dios así como

Jesús enseñara a los discípulos (Mateo

6:9, 10). Recordemos las palabras de

Salomón en Proverbios 22:6: “Instruye

al niño en su camino, y aun cuando fuere

viejo no se apartará de él”.

Recuerde que la familia que ora junta,

permanece junta.

La Familia/Mensajero Ala Blanca

P.O. Box 2910

Cleveland, TN 37320-2910

Atención: Maydy Bran-Orona

Maydy_bo@yahoo.com


¡Qué interesante! Mensajero Ala Blanca

White Wing Publishing House

P.O. Box 2910

Cleveland, TN 37320-2910

Atención: Jorge Enríquez

enriquezjo@hotmail.com

¡ Q u é I n t e r e s a n t e !

Por: Jorge Enríquez

Fue idea de Dios

El maravilloso cuerpo humano

Unos dicen que todo fue una simple y

absurda coincidencia, otros que la respuesta

está en el resultado de millones de años

de evolución. La verdad es que a medida

que la ciencia avanza en su exploración

al interior del cuerpo humano, la evidencia

abrumadora apunta a la existencia de

una mente superior, creadora e inteligente.

Dios es el ingeniero del cuerpo humano,

una asombrosa maquinaria viviente.

¿Sabías qué …?

● El cuerpo contiene ácido clorhídrico.

● El cuerpo contiene carbono equivalente

a mil lápices.

● El cuerpo humano procesa en su vida

hasta 30 toneladas de comida.

● El cuerpo posee proteínas equivalentes

a más de 31 kilos de cacahuates.

● El cuerpo contiene 57 litros de agua.

● Una persona respira durante su vida

el equivalente al aire de 10 millones de

globos.

● El órgano más vulnerable del

cuerpo humano es el cerebro.

● El cerebro está protegido

por más de 22

huesos.

● El cuerpo contiene más fósforo que el

necesario para 3,000 cerillos.

● El órgano duro más grande de nuestro

cuerpo es el esqueleto.

● El esqueleto humano contiene 206

huesos rígidos.

● Lo que remodela el esqueleto constantemente

son las células de los huesos.

● El esqueleto se reestructura cada 10

años.

● Los huesos que reciben el impacto de

un salto son los fémures.

● Si alineáramos cada uno de nuestros

huesos, nuestro esqueleto tendría una

extensión de 6.6 metros cuadrados.

● El mayor órgano de nuestro cuerpo es

la piel.

● La piel que vemos en nuestro cuerpo

está hecha de células muertas.

● Las células muertas de la piel se sobreponen

para hacerla resistente al agua.

● Las glándulas que controlan la temperatura

del cuerpo se llaman glándulas

sudoríparas.

● El cuerpo humano está cubierto de

agujeros.

● Un ser humano da anualmente aproximadamente

5,000,000 de pasos.

“Porque tú formaste mis entrañas;

tú me hiciste en el vientre de mi madre.

Te alabaré; porque formidables, maravillosas

son tus obras; estoy maravillado

y mi alma lo sabe muy bien. No fue

encubierto de ti mi cuerpo, bien que en

lo oculto fui formado, y entretejido en

lo más profundo de la tierra. Mi

embrión vieron tus ojos, y en tu libro

estaban escritas todas aquellas cosas

que fueron luego formadas, sin faltar

una de ellas” (Salmo 139:13-16).

Sí, sin duda alguna…¡tuvo que

haber sido Dios!

11

mensajeroalablanca@wwph.com—


R i n c ó n I n f a n t i l

Por: Miriam Cruz

EEn estos días de fiesta, todos estamos ansiosos con

la expectativa de qué recibiremos en la Navidad.

Tenemos una lista tan larga de todas las cosas que

anhelamos, que no sabemos qué elegir. Nos hemos

olvidado que la razón por la que celebramos la Navidad

es debido a alguien que decidió dar en lugar de recibir.

Dios dio a Su único Hijo, para salvarnos del pecado

(Juan 3:16), y cuando Lo hizo, nos mostró cuánto nos

amaba.

¿Has imaginado alguna vez, qué sería de nosotros

si no hubiera Navidad? La respuesta correcta no es:

“Pues no recibiríamos regalos o no tendríamos razón

para celebrar una cena especial con nuestra familia”.

En realidad, los regalos y la cena no son tan importantes.

Si no hubiera Navidad, no tendríamos esperanza de

salvación. Nuestra esperanza de encontrarnos un día

con Jesús cara a cara estaría perdida. Pero que bueno

es saber que sí celebramos la Navidad porque Jesús

vino al mundo para redimirnos del pecado.

¿Sabías que en la Navidad celebramos el

cumpleaños de Jesús? Cuando alguien te invita a una

fiesta de cumpleaños, ¿esperas recibir algún regalo o

tú le llevas un regalo al que celebra su cumpleaños?

Siendo que la Navidad es el cumpleaños del Señor Jesús

me gustaría preguntarte: ¿qué piensas regalarle a Jesús

en Su cumpleaños? Aunque tal vez no puedas comprar

un regalo específicamente para Jesús como lo haces en

el cumpleaños de uno de tus amigos, hay muchas formas

en las que podemos hacerle un regalo a Jesús. Por

ejemplo, si tienes problemas en obedecer a tus padres,

puedes prometerle a Jesús ser un hijo más obediente;

puedes visitar con tus padres un hogar de ancianos, y

llevarles algún libro que puedan leerles o algún tipo de

juego de mesa que puedas compartir con ellos. Si conoces

a niños pobres en tu vecindario, puedes omitir de

tu lista cosas que piensas pedir para ti, y pedir algo

para regalar a algunos de esos niños necesitados.

¿Sabes lo que sucede cuando le regalamos algo a alguien

que no nos puede corresponder de la misma manera?

Que somos bienaventurados, porque mejor es dar que

recibir. Aun así, nuestra obra no quedará sin recompensa

pues Jesús nos dice en Lucas 14:14, que seremos

recompensados en la resurrección de los justos.

En estas fiestas te invito a que no pienses tanto en

lo que recibirás sino en lo que darás. Sé que te sentirás

muy bien cuando lo hagas. Recuerda, no todos los

regalos se compran con dinero. Ahora di conmigo:

¡Feliz Cumpleaños Jesús!

Actividad: Para encontrar el versículo de hoy, busca los

colores de las columnas en los círculos y escribe la letra

que corresponde en el círculo de acuerdo al color.

A S I E N V

T U R D O C B

Nos gustaría conocer tus datos y mantener contacto contigo. No olvides escribirme a esta dirección:

mcruz@verizon.net

M

Q

Más bienaventurado

es dar que recibir

(Hechos 20:35).


El Salmo 47:7 dice: “Cantad

con inteligencia”. Deberíamos

saber la razón por la cual ofrecemos

alabanzas a Dios. En esta

edición Dios me tocó para compartir

algunas de las razones bíblicas

del porqué debemos ALABAR

A DIOS.

Razones:

1) Porque Él lo manda. 1 Pedro 2:9:

“...vosotros sois linaje escogido, real

sacerdocio, nación santa, pueblo

adquirido por Dios, para que anunciéis

las virtudes de aquel que os llamó de las

tinieblas a su luz admirable”.

2) Por quien es Él. “Cantad a Jehová...”

(Salmo 149:1). En otras palabras, alábale

porque Él es Dios. Él es la autoridad

suprema, el poder máximo, el Rey de

todos los reyes y el Señor de señores. Él

era antes de que todas las cosas fueran y

todas las cosas fueron creadas por Él. Fue

Él quien lo creó todo. Por lo tanto, Él es

mayor que todas las cosas. Esto es confirmado

por el Salmo 48:1 y el 96:4:

“Grande es Jehová, y digno de ser en gran

manera alabado...” y “porque grande es

Jehová, y digno de suprema alabanza”.

3) La alabanza glorifica a Dios. “El

que sacrifica alabanza me honrará”

(Salmo 50:23). Por supuesto que el

mayor deseo de todo el pueblo de Dios

debería ser glorificarle.

4) Dios mora en medio de la alabanza de

Su pueblo (Salmo 22:2). El Santo de

Israel habita en medio de nuestras alabanzas.

Si nuestro corazón está lleno de alabanzas,

también lo estará de Dios. Esto

también es una realidad en lo que a nuestro

hogar e iglesia se refiere. Mantengámoslos

saturados de alabanzas y de seguro que la

A l g o N u e v o . . . M ú s i c a y M á s

presencia de Dios nunca se apartará de sus

medios. Podemos rodearnos de Su presencia

continua al cultivar una actitud de alabanza

en nuestras vidas. Entonces estaremos

más conscientes de Su presencia que

de los problemas, dificultades y circunstancias

adversas.

Hay muchas bendiciones a ser experimentadas

como resultado de alabar a

Dios:

1) La alabanza genera poder. David nos

dice en el Salmo 84:4, 5, 7: “Bienaventurados

los que habitan en tu casa: Perpetuamente

te alabarán. Bienaventurado el

hombre que tiene en ti sus fuerzas... Irán

de poder en poder...” El hombre que alaba

a Dios, de seguro que tiene Su poder a su

disposición. También disfrutará de Su

gozo a plenitud a través de la alabanza, la

cual será su fortaleza para vivir victoriosamente

cada día (Nehemías 8:10).

2) El alma que alaba se deleita en el

Señor, y Él le concede las peticiones de

su corazón (Salmo 37:4). Muchas personas

dicen: “¡Alabaría muchísimo a

Por: Raúl Carrasco, hijo

Dios si me concediera las peticiones

de mi corazón!” El orden

divino es todo lo contrario.

Nosotros Le alabamos y nos

deleitamos en Él y entonces Él

nos concede las peticiones de

nuestro corazón. Esto se debe a

que el corazón justo tiene

deseos justos. Sus prioridades

están en orden, razón por la cual

Dios se complace en otorgarle los

deseos de su corazón.

3) La alabanza precede a la victoria. En

2 Crónicas 20:21, 22, el rey Josafat condujo

al pueblo de Dios a la batalla contra

sus enemigos. Dios le dio órdenes para que

preparara cantores para el Señor, quienes

irían delante del ejército alabándole y

diciendo: “Glorificad a Jehová, porque su

misericordia es para siempre. Y cuando

comenzaron a entonar cantos de alabanza,

Jehová puso contra los hijos de Amón, de

Moab y del monte de Seir, las emboscadas

de ellos mismos que venían contra Judá,

y se mataron los unos a los otros”.

¡Imagínese un ejército encabezado

por un coro! ¡Qué extraño para una

mente natural entender el acto de ir a

una batalla de esa manera! Pero las

armas de nuestra guerra no son carnales.

Son lo suficientemente fuertes como

para derribar fortalezas. Cuando nos

enfrentamos a nuestro enemigo en estos

días, necesitamos actualizar el poder de

la alabanza y salir a la batalla dando

alabanzas a Dios a gran voz. Entonces,

podremos experimentar a plenitud Su

presencia y poder.

Algo nuevo...Música y más

Raúl Carrasco, hijo

17808 Donert Street

Hesperia, CA 92345

r_carrasco@charter.net.

13

mensajeroalablanca@wwph.com—


C o n o z c a m o s d e R e l i g i o n e s : M i s i o n e s

Por: Gerardo Ramos Mattos

Llevar el mensaje de salvación del reino

del Señor Jesús a los judíos es un mandato,

no una opción. El Señor se lo mandó a los

apóstoles en su entrenamiento inicial y fue

el énfasis de la Gran Comisión (Lucas

24:49; Juan 21:15-17; Hechos 1:8). Todos

los apóstoles fueron judíos. La mayoría de

las aproximadamente tres mil almas cuyos

corazones fueron compungidos a arrepentimiento

y recibieron al Señor como su

Salvador el primer día de Pentecostés,

después de Su resurrección, eran israelitas o

descendientes de israelitas nacidos en la

diáspora. Sin embargo, a partir del segundo

siglo de la era apostólica, este sagrado mandamiento

del Señor Jesús, el Mesías,

comenzó a ser descuidado hasta ser abandonado

casi por completo. Tristemente, en

términos generales, para el pueblo judío y

los demás israelitas en general, el cristianismo

es la religión de los gentiles, establecida

por un “apóstata” del judaísmo (como

muchos de ellos llaman al Señor Jesús).

Esta percepción obedece a los siglos de persecuciones

y rechazos sufridos por los

judíos de parte de los “cristianos” que se

han creído con autoridad para apropiarse

del mensaje y aun del Autor y Dueño del

mensaje, desvirtuarlo y esconderlo bajo

mezquinas reglas de humana sabiduría.

Sin embargo, el terreno para la evangelización

de este pueblo ha venido siendo

abonado con mucho tesón y sacrificios, y

está maduro para la cosecha.

La América hispana, está poblada en

gran parte, por descendientes de hombres y

mujeres que en su mayoría fueron víctimas

de la Inquisición española y por cuyas venas

corre sangre judía. Esta población incluye

también a los más de cien millones de his-

panos que han emigrado a los Estados

Unidos de América. Todos los cristianos

hispanos que formamos parte del pueblo

pentecostal y de otras iglesias evangélicas

en todos los países hispanos, somos llamados

hoy a cumplir esta última fase de la

Gran Comisión. Nuestra meta debe ser que

no se quede un solo judío o israelita sin oír

el mensaje de salvación; sin que se le

muestre por los escritos de Moisés, y de los

profetas y de los Salmos, que Jesús es el

Mesías, que vino primeramente para ellos

y que tiene preparado un programa de evangelización

para ellos. (Véase Apocalipsis

7:1-12; 14:1-5.)

Toda vez que el nombre Cristo ha

venido a ser anatema para la mayoría de los

hombres, mujeres y niños de la comunidad

judía, por causa de las persecuciones

sufridas por ellos de parte de los cristianos,

no vayamos a ellos en el nombre de Cristo.

Vamos a hacerlo en el nombre de Jesús.

Aunque Cristo en la traducción griega de

Mesías, el Espíritu Santo, conociendo lo

que ocurriría en el tiempo futuro, se adelantó

y ordenó por el ángel a José que el nombre

que debía poner al Hijo que nacería a

María sería Jesús: “...y llamarás su nombre

JESÚS, porque él salvará a su pueblo de

sus pecados” (Mateo 1:21). También se lo

ordenó a María aclarándole: “Este será

grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y

el Señor Dios le dará el trono de David su

padre; y reinará sobre la casa de Jacob (las

doce tribus) para siempre, y su reino no tendrá

fin” (Lucas 1:32, 33). Así que tenemos

un nombre judío ordenado por el Espíritu

Santo, en el cual anunciar el evangelio al

pueblo judío, (y muy bueno por cierto

porque Jesús significa Salvador). Toda vez

14—Mensajero Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

que las iglesias cristianas están llenas de

conceptos y prácticas que a primera vista

lucen como idolatría para los judíos (como

por ejemplo, cerrar los ojos para orar, colocar

cruces a la entrada de las iglesias y en

los altares, etc.), no trate de invitar a su

prospecto a su iglesia hasta que éste haya

madurado. Después de todo, no es la iglesia

la que salva, sino Jesús. Invítelo primeramente

a su casa. Además, no olvide que los

judíos no van a la sinagoga como los pentecostales

y evangélicos a la iglesia. Ellos no

sienten la obligación de ir a la sinagoga.

Llévelo a conocer a Jesús. No pretenda que

él o ella deje de ser judío. Jesús es el más

grande de todos los judíos. Usted no tuvo

que dejar de ser norteamericano, ni

uruguayo, ni argentino, ni panameño, ni

abandonar sus costumbres culturales, como

comidas, manera de vestir, etc., para aceptar

a Jesús como su Salvador y seguirlo.

Llévelo poco a poco en un viaje

panorámico por todo el Antiguo Testamento

a conocer los lugares y mensajes proféticos

que han escapado al Tenach y al Talmud de

los rabinos, y que muestran asombrosamente

profecías acerca de Jesús cumplidas

en Él durante Su breve visita a Judea. Pero

tenga cuidado de no criticar a los rabinos, ni

a ningún líder judío. Ellos no se sentirían

cómodos, así como usted tampoco se sentiría

cómodo si alguien hiciera chistes, se

mofara o criticara a algún hombre o mujer

célebre de su país. Muéstrele pues, lo que el

Antiguo Testamento dice acerca de Jesús

antes de traerlo al Nuevo Testamento. Por la

brevedad de espacio, voy a detenerme sólo

en unos pocos pasajes. Pero recuerde, al

Señor Jesús podemos encontrarlo prácticamente

en cada libro del Antiguo Testamento.


De hecho, Él abrió las Escrituras a los dos

discípulos a los cuales apareció en el

camino hacia Emmaús después de Su resurrección

y les mostró en ellas todo lo que en

los libros de Moisés, los profetas y los

Salmos se dice de Él. Así que con un poco

de paciencia y en oración, Él le puede

mostrar a usted también, amigo lector,

mucho más que lo que el espacio de este

artículo me permite mostrarle. Y, por

supuesto, pídale al Señor que lo use como

instrumento para llevar Su evangelio por lo

menos a un judío y si es posible a una familia

judía y recibirá galardón en los cielos.

La persona del Señor Jesús en el Antiguo

Testamento:

Por amor al hombre caído, Dios, en Su

primera persona no permite ser visto por éste.

Vease Éxodo 34:18-23. Sin embargo, siendo

que Él es El Shaddai, el Dios Todopoderoso,

(Génesis 17:1), en Su amor redentor por el

hombre, se humilla a Sí mismo y aparece a distintos

hombres en varias Jesufanías fugaces.

Veamos algunas de ellas:

1. Él es Melquisedec, el sacerdote eterno,

sin padre, sin madre, sin linaje de hombre,

que ni tiene principio, ni fin de vida

y aparece a Abraham en Génesis 15:18-

20. Estudie Hebreos 7.

2. Él visita a Abraham y come con él:

Génesis 18.

3. Jesús se le aparece a Jacob y habla con

él: Génesis 28:13-17.

4. Jesús se le aparece otra vez a Jacob, lo

bendice y le cambia el nombre a Israel:

Génesis 32:22-30.

5. Aparece a Moisés en la zarza ardiendo y

lo manda a liberar a Su pueblo: Éxodo 3.

6. Jehová y Jesús son la misma persona. El

nombre Jehová significa Salvador,

Redentor: Éxodo 6:1-8.

7. Habla con Moisés cara a cara: Éxodo 33:11;

Números 12:6-8; Deuteronomio 34:10.

8. Se presenta a Josué como Príncipe de su

ejército y Josué Lo adora: Josué 5:13-15.

9. Aparece a Manoa y a su mujer y acepta

un holocausto de ellos: Jueces 13:1-23.

Muéstrele también profecías acerca de

Jesús en el Antiguo Testamento y como el

Nuevo Testamento demuestra la manera

en que éstas se cumplieron durante Su

primera venida. He aquí algunas de las más

prominentes.

1. El Mesías vendría de la simiente de la

mujer: Génesis 3:15; Gálatas 4:4.

2. El Mesías vendría como hombre:

Génesis 12:3; 18:18; 49:10; Isaías 7:14;

11:1; Jeremías 23:5 y, volverá: v. 6.

3. El Mesías vendría de la tribu de Judá:

Génesis 49:10; Miqueas 5:2; Mateo 1:2;

2:6; Apocalipsis 5:5.

4. El Mesías vendría de la casa de David:

Isaías 9:7; Jeremías 23:5; Mateo 1:1-6;

Lucas 3:32.

5. El tiempo de Su venida estaba marcado

en el calendario de Dios: Daniel

9:24, 25.

6. El Mesías sería sacrificado por los pecados

del pueblo: Daniel 9:26.

7. Su venida sería anunciada por un precursor:

Malaquías 3:1.

8. El Mesías nacería de una virgen: Isaías

7:14; Miqueas 5:3.

9. El Mesías sería llevado a Egipto para

protegerlo: Oseas 11:1.

10. El Mesías entraría a Jerusalén aclamado

por el pueblo montado sobre un asno:

Isaías 62:11; Zacarías 9:9.

11. El Mesías sería repudiado por los

príncipes de Su pueblo y por los gentiles:

Salmo 2:1; Isaías 53:3.

13. El Mesías sería vendido por 30 monedas

de plata por uno de los Suyos: Zacarías

11:12, 13; Salmo 41:9.

14. El juicio y la crucifixión del Mesías fue

inspirado: Isaías 53; Daniel 9:25, 26

(véase Hechos 8:26-40).

15. Horadaron Sus manos y Sus pies: Salmo

22:16; Zacarías 12:10.

16. Una lanza heriría Su costado: Zacarías

12:10.

17. Moriría entre malhechores: Isaías 53:9-12.

18. Harían burla de Él: Salmos 22:6, 7;

109:25.

19. Sobre Su ropa echarían suerte: Salmo

22:18.

20. No quebrarían Sus huesos: Éxodo 12:46;

Salmo 34:20.

21. Sería sepultado entre los ricos: Salmo

16:9; Isaías 53:9.

22. Resucitaría de los muertos: Job 19:25;

Salmo 16:10; Oseas 6:2.

23. Ascendería al cielo: Salmos 68:18; 110:1.

24. Se nos da una promesa de Su segunda

venida: Jeremías 23:6; Hageo 2:7.

¿No es una maravilla que todas estas

profecías se cumplieran en un solo hombre?

Vayamos pues al pueblo judío, y presentémosle

al Mesías.

Conozcamos de Religiones: Misiones

Mensajero Ala Blanca

White Wing Publishing House

P.O. Box 2910

Cleveland, TN 37320-2910 EUA

Atención: Gerardo Ramos Mattos

mensajeroalablanca@wwph.com

15

mensajeroalablanca@wwph.com—


P

R

N u e s t r a H i s t o r i a

Por: Miguel Ángel García Sarceño

Tercera Parte

A continuación tratamos de responder

el tercer bloque de preguntas que nos

han hecho llegar nuestros lectores. Es

nuestra oración que las respuestas

provean luz en el entendimiento de las

Escrituras, y por ende que sean edificados

espiritualmente.

1. ¿A dónde va estar el lago de

fuego?

El lago de fuego es presentado en

Apocalipsis en dos contextos respecto a

lugar.

En Apocalipsis 19:20, el Anticristo

y el falso profeta son los primeros en ser

lanzados al lago de fuego. Esta alusión

se hace sin especificar un lugar geográfico

en la presente creación. Sin embargo,

debe tener existencia en algún

lugar del universo, pero la

Biblia no lo revela. En

Apocalipsis 20:10, el diablo

es lanzado al lago de fuego.

Esto ocurre mientras existe todavía el

presente cielo y tierra.

En Apocalipsis 20:14

y 15, se menciona figurativamente

que la muerte y

el Hades fueron lanzados

al lago de fuego, y literalmente, lo

fueron también todos los que no se hallaron

inscritos en el libro de la vida.

Según el versículo 11, el cielo y la tierra

ya han desaparecido. Todo parece indicar

que el lago de fuego existe en algún

lugar que no es afectado en la creación

(transformación según el original) de

los nuevos cielos y la nueva tierra. Por

lo tanto, el lago de fuego (gehenna) es

un lugar, pero su énfasis revelacional no

cae en su aspecto geográfico, sino en su

connotación espiritual; es un lugar de

sufrimiento eterno.

P

R

2. ¿Sufrirá la iglesia la Gran

Tribulación?

No. Ya respondimos a esta pregunta

en nuestras ediciones de marzo/abril y

julio/agosto. Favor de consultarlas.

P

R

3. Explique, ¿de qué forma nos

conoceremos en la otra vida? ¿Hay

base bíblica para ello?

La Biblia, aunque no es amplia en este

tema, contiene cierta información que es

iluminadora para responder a esta pregunta.

Los datos que contiene ponen en evidencia

que la existencia intermedia de las

personas, es decir la que comprende entre

la muerte y la resurrección, y la existencia

después de su resurrección, no poseen la

16—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

pérdida completa de identidad que se tuvo

en la existencia terrena. Por ejemplo:

Según Mateo 17:3, 4, Moisés y Elías

poseían una existencia identificable

después de abandonar sus existencias terrenas;

de acuerdo a Lucas 16:19-31, el

rico, después de su muerte, en su existencia

supraterrenal, pudo conocer a Lázaro e

incluso, pone de manifiesto que Abraham

posee una identidad reconocible. Hay

otros datos que son iluminadores al

respecto. Filipenses 3:21 dice que nuestros

cuerpos de resurrección serán semejantes

al cuerpo de gloria de resurrección

de Jesucristo. Y el cuerpo con que Jesús

resucitó no Lo hizo irreconocible ante los

discípulos. Incluso, comió y conversó con

ellos en ese estado glorificado.

P

R

4. En el lago de fuego, ¿habrá

grados de castigos o se castigará por

igual?

Según Juan 19:11 hay pecados más

graves que otros que, por justicia,

imputan una mayor responsabilidad.

Esto demanda, por justicia, penalidades

o castigos proporcionales a la pena. Dios

que es perfecto y absolutamente justo,

castigará en el juicio final de acuerdo al

grado de gravedad del pecado. Esto es lo

que Jesús enseña en Mateo 11:20-22 y

Lucas 20:46, 47.

P

5. ¿De dónde se deduce bíblicamente

que habrán cuatro confederaciones

en el tiempo del reinado del

Anticristo?

R

Se deduce del programa profético y

escatológico de la Biblia.

A) De acuerdo a Apocalipsis

13:1-10, habrá una confederación

de 10 naciones lideradas por el

Anticristo.


P

R

P

R

P

R

B) Según Ezequiel capítulos

38 y 39, se levantará una potencia

de aliados en el norte, encabezadas

por Gog y Magog. En la actualidad

esta es el área geográfica comprendida

por Rusia, Persia, Etiopía,

Líbano, Alemania y Turquía.

C) Daniel 11:40 habla de El rey

del Sur, lo cual se refiere a una

potencia del noroeste de África que

se aliará con la del norte para luchar

contra el Anticristo.

D) Apocalipsis 16:12 nos

habla de los reyes del Oriente, los

cuales constituyen una confederación

de naciones asiáticas, que se

opondrán al dominio mundial del

Anticristo.

6. Cuando Apocalipsis 7:3 dice

que un ángel le ordena a los otros

cuatro ángeles a que no hagan daño a

los árboles, ¿estará la iglesia en esa

época?

No. Ese acontecimiento será en el

inicio de la Gran Tribulación y para ese

tiempo la iglesia ya habrá sido raptada.

Le recomiendo consultar nuestras ediciones

anteriores.

7. ¿En qué fase de la Gran

Tribulación Israel reconoce que el

Anticristo no es el verdadero Mesías?

Según Daniel 9:27 será a mediados

de la Gran Tribulación, es decir, a los

tres años y medio.

8. ¿Sufrirá la iglesia la tormenta

de granizo de la cual habla Apocalipsis

8:7?

No la sufrirá, pues esa ocurrirá

cuando suene la primera trompeta

durante la Gran Tribulación. La iglesia

ya no estará en la tierra.

P

R

9. ¿Quiénes son los dos testigos

de Apocalipsis 11:3-12?

Existen varios puntos de vista que

se agrupan en dos clases de interpretaciones:

A) La interpretación simbólica:

Según ésta, son:

1) Una representación de la

iglesia que será arrebatada a la

mitad de la Gran Tribulación.

2) Una representación de los

144,000 testigos de Apocalipsis

7 y 14.

B) La interpretación literal:

Según ésta, son:

1) Moisés y Elías

2) Moisés y Enoc

3) Dos judíos que Dios levantará

durante la Gran Tribulación.

El espacio no nos permite desarrollar

cada una de estas interpretaciones,

poniendo de manifiesto sus aciertos o

equívocos. Por ello nos limitaremos a

decir que la que más se ajusta a una

correcta interpretación de profecía premilenarista

es la # 3 de la interpretación

literal. Esto también concuerda

con la postura histórica de la Iglesia de

Dios de la Profecía, pues nunca ha declarado

adherencia a las interpretaciones

anteriores.

Perspectivas Ministeriales

Mensajero Ala Blanca

White Wing Publishing House

P.O. Box 2910

Cleveland, TN 37320-2910 EUA

Atención: Miguel Á. García Sarceño

magsarceno@navegante.com.sv

17

mensajeroalablanca@wwph.com—


C o n s e j o s P a s t o r a l e s

Por: Elías Rodríguez

ELa vida se compone de retos. Desde

que nacemos comenzamos un proceso de

crecimiento y desarrollo tanto de nuestro

cuerpo como de nuestro intelecto. Nuestros

primeros años de vida se caracterizan por la

dependencia de nuestros padres para suplir

todas nuestras necesidades. Sin embargo, la

expectativa normal de nuestros progenitores

es que comencemos a aprender y a depender

de nosotros mismos.

Es interesante notar a los niños cuando

están creciendo. Recuerdo a mis hijos en su

etapa de crecimiento. Tan pronto

aprendieron a tomar la cuchara en sus

manos, ya no me permitían que yo los alimentara.

La expresión favorita de mi segundo

hijo era: “Yo solo”. Aunque desparramara

la mitad de la comida sobre la mesa y el

piso, él se sentía realizado porque ya era

capaz de comer por sí mismo. Una vez en un

viaje de familia me llevé a mi hijo mayor,

quien apenas tenía unos tres años de edad. Al

llegar al lugar había que cruzar un pequeño

riachuelo. Él dio un salto y cayó al otro lado.

Con gran satisfacción exclamó: “Lo logré”.

¡Qué gran hazaña para él! Un gran salto de

apenas unos pocos pasos, pero para él fue un

logro, ya que pudo vencer ese obstáculo que

se interponía entre él y el otro lado.

Cuando pienso en esto viene a mi

mente una ocasión en que el pueblo de

Israel fue retado a “cruzar al otro lado”.

Dios le había dado al patriarca Abraham una

promesa de darle a su descendencia la tierra

de su peregrinación. Después de más de

cuatrocientos años de esclavitud en Egipto,

Dios a través de Su siervo Moisés liberó a

Su pueblo. La primera cita de Dios con Su

pueblo fue en el monte Sinaí, cincuenta días

después de salir de Egipto. Allí Moisés

“sacó del campamento al pueblo para

recibir a Dios” (Éxodo 19:17). Esta fue la

presentación formal entre el Dios de Israel y

el pueblo de Israel. En la montaña, Dios

hizo pacto con Su pueblo dándole los Diez

EE xx tt ee nn dd ii éé

Mandamientos. A su vez, el pueblo hizo

pacto con Dios comprometiéndose a

guardar los mandamientos de la ley. Este fue

un compromiso bilateral.

El pacto de Dios con Israel estaba basado

en el otorgamiento de la tierra que ya

había sido prometida de antemano a

Abraham. Dios le había dicho a Abraham:

“Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y

a tu descendencia para siempre” (Génesis

13:15). Al fin, el viaje hacia la posesión de

la tierra prometida se había iniciado.

Durante los primeros meses de viaje, el

pueblo de Israel fue recipiente del amor, la

protección y la providencia de Dios.

Cuando los israelitas se encontraban

cerca de alcanzar la tierra de la promesa,

Dios le dijo a Moisés que escogiera de cada

tribu de los hijos de Israel un varón, príncipe

entre ellos, para que fueran a reconocer la

tierra de Canaán. Estos doce hombres

salieron desde el desierto de Parán con la

finalidad de observar la tierra. Al cabo de

cuarenta días de reconocimiento de la tierra,

ellos regresaron trayendo como muestra de

la abundancia de la tierra un racimo de uvas

que fue necesario cargarlo entre dos hombres.

También trajeron granadas e higos

(Números 13).

Con el reporte que los espías dieron,

ellos verificaron que en realidad la tierra de

la promesa era una tierra que fluía leche y

miel, en otras palabras, era una tierra de

abundancia y bendición. Había un detalle y

era que el pueblo de la tierra era fuerte y las

ciudades grandes y fortificadas. Había

gigantes en la tierra. La verdad era que el

reto era grande y a la vista de los israelitas

parecía imposible poder lograr su cometido

de poseer esa tierra.

Sin embargo, Caleb hizo callar al

pueblo y los retó a que se lanzaran a la conquista.

Sus palabras fueron: “Subamos

luego, y tomemos posesión de ella; porque

más podremos nosotros que ellos”

18—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

(Números 13:30). Diez espías sólo vieron la

dificultad y la imposibilidad de poseer lo

que ya Dios les había dado. Ellos se fijaron

en el diámetro y la altura de las murallas que

rodeaban las ciudades; ellos miraron la

estatura de los moradores de la tierra, el

ejército, las armas, y mientras más miraban,

más pequeños se sentían, al extremo de considerarse

a sí mismos como langostas. El

espíritu de derrota los invadió y todo lo

vieron negativamente. Ellos se declararon

en derrota antes de comenzar la batalla. Este

reporte pesimista produjo gran desaliento y

rebelión en el pueblo que comenzó a quejarse

contra Moisés y Aarón, deseando

morirse en el desierto en lugar de avanzar a

poseer lo que ya les pertenecía por providencia

divina.

Lo cierto es que Caleb vio los mismos

gigantes y las mismas ciudades amuralladas

que vieron los otros espías. Caleb vio los

mismos impedimentos que los demás

vieron. Sin embargo, Caleb tenía otro

espíritu (Números 14:24). La visión de

Caleb le permitía ver más allá de los

obstáculos. Caleb vio a los gigantes como

“su pan” y declaró que mientras el amparo

de los habitantes de Canaán se había apartado

de ellos, los israelitas contaban con la

presencia del Dios Omnipotente.

¡Cuánta diferencia hace ver con los

ojos de Dios! De esa generación sólo Josué

y Caleb pudieron entrar a la tierra prometida,

ya que los demás murieron en el desierto

como ellos lo pidieron de sus mismos

labios (Números 14:2). Su incredulidad y su

falta de confianza en Dios les impidieron

alcanzar la herencia de Dios.

1. El extenderse requiere el que nosotros

vayamos a donde Dios nos quiere llevar.

Dios nos da visiones de cosas que quiere

que hagamos las cuales nos petrifican en

lugar de alegrarnos. Recuerdo el tiempo

cuando en nuestra iglesia local estábamos a


nn dd oo nn oo ss

punto de quedarnos en la calle, sin un lugar

donde adorar a Dios. En mis oraciones le

rogaba a Dios que nos proveyera un templo.

Cuando finalmente apareció el templo, era

más grande de lo que yo pensaba y más costoso

de lo que podíamos pagar. Lo cierto era

que no teníamos dinero para comprarlo tampoco.

Cuando llevé al tesorero de la iglesia

a ver el templo, me hizo una pregunta:

“¿Con quién tú cuentas para comprar ese

templo?” Mi respuesta no se hizo esperar.

Yo le señalé hacia el cielo, y le respondí:

“Cuento con Dios”. Muchos obstáculos se

presentaron en el camino y llegó el momento

en el que me encontraba en un callejón

sin salida. Una noche un hermano predicó

acerca del milagro de la multiplicación de

los panes y los peces, y mientras leía, mis

ojos se detuvieron en el verso 6 del capítulo

6 de Juan: “Pero esto decía para probarle;

porque él sabía lo que había de hacer”.

Como rayo de luz del cielo, vino a mi vida

la respuesta que yo necesitaba, porque me di

cuenta que Jesús estaba en control y que

“sabía lo que iba a hacer”. Al otro día por la

mañana mientras oraba, el Señor me dio la

solución para desatar el problema que nos

impedía comprar el edificio. Para no hacer

esta historia larga, al cabo de dos meses, ya

Dios nos había dado el templo de una manera

milagrosa. Ese era un gigante que

estaba en mi camino, pero yo no vi el

impedimento sino que pude decir como

Caleb: “Dios está con nosotros”.

2. El extenderse trae sus retos consigo.

Nosotros nos acomodamos a la rutina y no

queremos salir de la zona de comodidad. El

miedo a lo desconocido nos paraliza y por

ende, nos impide conocer a Dios como Él

es. Algo que recuerdo de mi experiencia es

que en seis meses, yo pude conocer a Dios

más que en cuarenta y tres años de vida.

Cuando Dios nos lleva a hacer cosas que

nunca antes hemos hecho para Él, es con la

finalidad de que profundicemos nuestra

relación con Él. Detenernos nos impedirá

conquistar las bendiciones que están reservadas

para nosotros.

De los doce hombres que salieron a

espiar la tierra, hoy, miles de años después

de esta hazaña, y aunque sus nombres están

registrados en la Biblia, curiosamente sólo

nos acordamos de los nombres de dos de

ellos, y hasta del nombre de sus padres:

Caleb, hijo de Jefone, y Oseas (Josué) hijo

de Nun. (Véase Números 13:6, 8). ¿Por

qué? Porque estos dos hombres creyeron a

Dios y aunque tuvieron que esperar

cuarenta años para poseer su herencia,

fueron fieles y esperaron con paciencia.

Josué fue el sucesor de Moisés. A él le tocó

la bendición de ser el instrumento que Dios

usó para cumplir la promesa que Dios le

había dado a Abraham, de introducir al

pueblo a la tierra prometida y repartírsela en

herencia. Josué se mantuvo sirviendo a

Moisés hasta que él murió. A Caleb lo

volvemos a encontrar hablando con Josué, y

recordándole la palabra que Dios había

hablado. Caleb le recordó el episodio de

hacía cuarenta años y cómo Moisés le había

jurado por Dios de que la tierra que él había

pisado era para él y su descendencia. Caleb

le dijo a Josué: “…ahora, he aquí, hoy soy

de edad de ochenta y cinco años. Todavía

estoy tan fuerte como el día que Moisés me

envió; cual era mi fuerza entonces, tal es

ahora mi fuerza, para la guerra, y para salir

y para entrar” (Josué 14:10, 11). Caleb le

recordó a Josué que él tenía una cita con los

gigantes que habitaban en ciudades fuertes

y que si Jehová era con él los echaría de “su

tierra”. Dios no había removido los obstáculos

que estaban en la tierra prometida, pero

tampoco había cambiado, y Caled tenía la

misma disposición de cuarenta y cinco años

atrás. La confianza de Caleb estaba en el

Dios Omnipotente y por eso se extendió a

conquistar lo que Dios le había dado.

3. El extenderse tiene retos pero también

tiene sus recompensas. Especialmente

cuando el reto sale de lo ordinario a

lo extraordinario, cuando por suma

obligación tenemos que depender de Dios

para que la meta se pueda lograr. Lo

mejor de esto es que al final sólo podemos

darle la “gloria a Dios” debido a la manifestación

sobrenatural de Su poder para

suplir y para llevarnos al cumplimiento de

la meta trazada.

Consejos Pastorales/Mensajero Ala Blanca

White Wing Publishing House

P.O. Box 2910

Cleveland, TN 37320-2910 EUA

Atención: Elías Rodríguez

elirod2005@aol.com

19

mensajeroalablanca@wwph.com—


P e r s p e c t i v a s M i n i s t e r i a l e s

Por: Miguel Ángel García Sarceño, Instructor del CLB para México, Centro América y el Caribe Hispano

Ponencia presentada en Panamá,

Conferencia de Líderes de Área

4.2. la iglesia como un cuerpo de

sacerdotes

El sustantivo “sacerdote”, según el

hebreo, deriva de una raíz que significa

“intercesión a favor a otros”; su equivalente

en griego es “hieréus”, y significa

“consagrado a Dios”. En la Biblia, este

término designa un oficio de mediación,

con una función inversa a la del profeta.

Tanto el sacerdote como el profeta eran

mediadores entre Dios y los hombres. No

obstante, el profeta actuaba como un

representante de Dios ante los hombres,

mientras que el sacerdote, actuaba como

representante de los hombres ante Dios.

Es importante notar que cuando

el Nuevo Testamento usa el término

“hieréus” en singular, se lo aplica única y

exclusivamente a Jesucristo, y cuando lo

emplea de manera plural, se le aplica a

toda la iglesia. Nunca se usa este término para

aplicárselo a los líderes de la iglesia primitiva.

A éstos se les llamó obispos, ancianos, pero

nunca sacerdotes. Por ello podemos afirmar

con plena certeza que la iglesia de la era apostólica

no tuvo sacerdotes. No fue sino hasta

el tercer siglo que, bajo la influencia de

Cipriano, obispo de Cártago, se les aplicó

todos los privilegios y responsabilidades del

sacerdocio aarónico del Antiguo Testamento

a los líderes de la iglesia cristiana de ese

entonces. Esto era necesario, pues la iglesia se

había vuelto sacramentalista en su perspectiva

soteriológica. Para apropiarse de la gracia salvadora,

sólo existía un camino, los sacramentos

administrados por el sacerdocio, bajo la

concepción de la virtud mágica del “ex opere

operato” (no importaba la condición interna

de sacerdote y del penitente). Por lo tanto, la

nueva vida, fruto de la regeneración, se recibía

mediante el sacramento del bautismo. Esa vida

crecía mediante el sacramento de la confirmación,

y era nutrida permanentemente mediante

el sacramento de la eucaristía en la misa.

Si la salvación se adquiría así y ese era el diseño

para el desarrollo de la vida cristiana, el

sacerdocio al estilo aarónico y levítico, era

imprescindible. Pero, ¿estaba esto en conso-

(Tercera parte)

nancia con la Biblia? ¡No! Tanto el plan de

salvación, la concepción de la iglesia, como la

finalidad del liderazgo habían sido totalmente

alterados, falsificados. Por ello, cuando Dios

iluminó los corazones y mentes con la doctrina

de la justificación por la sola fe de hombres

hambrientos de la verdad, como lo fue Martín

Lutero, se percató no sólo de la profunda herejía

sacramentalista, sino también de la presencia

de un liderazgo que había usurpado y

secuestrado, no sólo el sacerdocio único y

exclusivo de Jesucristo, sino también los derechos

y privilegios del sacerdocio de todos los

creyentes. Pues según la Biblia, todos los

creyentes que han sido justificados por la sola

fe, poseen la misma dignidad, acceso, llamamiento

y privilegios delante de Dios. No

existe, por lo tanto, distinción entre laicos y

clero. Somos iguales en derechos y responsabilidades

ante Dios. Esta fue la verdad apostólica

declarada por Pedro, cuando dijo:

“Mas vosotros sois linaje escogido, real

sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido

por Dios, para que anunciéis las virtudes de

aquel que os llamó de las tinieblas a su luz

admirable” (1 Pedro 2:9).

“...vosotros también, como piedras vivas,

sed edificados como casa espiritual y sacer-

20—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

docio santo, para ofrecer sacrificios

espirituales aceptables a Dios por

medio de Jesucristo” (1 Pedro 2:5).

Somos un sacerdocio para ofrecer

sacrificios aceptables a Dios por medio

de Jesucristo:

• El sacrificio de la consagración:

Romanos 12:1.

• El sacrifico de la alabanza: Hebreos

13:15.

• El sacrificio de las obras de amor:

Hebreos 13:16.

• El sacrificio de la ofrenda

misionera: Filipenses 4:17, 18.

• El sacrificio de la evangelización:

Romanos 15:15, 16; 1 Pedro 2:9.

¿Qué implicaciones tienen estas

verdades bíblicas para el liderazgo de

la iglesia? ¡Muchas! El líder no es un

mediador entre el creyente y Dios,

imprescindible para que él tenga acceso a

Dios. Por derecho y privilegios, el líder no

está más cerca de Dios que el resto de los

creyentes. La naturaleza de autoridad que

ejerce el líder sobre el creyente no es para

dominarlo y controlarlo, sino para servirle y

ayudarle para que, como sacerdote, cumpla

su ministerio sacerdotal ante Dios. Toda

estructura de liderato debe edificarse sobre

esta concepción que surge de esta maravillosa

verdad bíblica. En conclusión a esto, la

revelación bíblica del sacerdocio y profetismo

de todos los creyentes, nos enseña y

nos recuerda, que el Espíritu como poder que

capacita para el servicio, ha sido derramado

en toda la iglesia, para que toda ella se

vuelque en el cumplimiento de su misión en

el mundo. Su responsabilidad de liderazgo,

es equiparla/adiestrarla para que logre ese

objetivo. Las investigaciones de campo nos

dicen que sólo un porcentaje mínimo de toda

la iglesia está envuelta en el ministerio, y que

la actividad pastoral no está orientada a la

integración de toda la membresía en la

obra del ministerio, como lo enseñan las

Escrituras. He aquí, el reto que enfrenta el

pastor y hacia dónde tiene que orientar su

energía, tiempo y prioridad.


V. La iglesia como organismo-organización/su

implicación para el liderazgo

La analogía o metáfora de la iglesia

como cuerpo de Cristo, contiene una riqueza

teológica que ilumina significativamente la

razón de ser del liderazgo de la iglesia. Según

esta analogía paulina, la iglesia es tanto un

organismo como una organización. El cómo

estos dos elementos (organismo-organización)

están relacionados entre sí, ha sido y

es aún en la actualidad para muchos, una

piedra de tropiezo a lo largo de la historia de

la iglesia. Algunos tienden a separarlos, y

acentúan su importancia en la iglesia como

organismo. Para éstos no tiene relevancia la

elaboración de planes de trabajo, implementación

de estrategias, creación de estructuras

organizacionales, etc., pues la verdadera

iglesia está contenida en el organismo y no en

la organización. Otros optan por un extremo

opuesto, poniendo toda su importancia en la

organización, pues según ellos, todo lo que

constituye la iglesia como cuerpo de Cristo,

está contenido en la organización. Por ello le

dan mucha prioridad a reglamentos, dogmatización

de la fe, códigos de ética, estatutos,

creación de burocracia, jerarquización de la

autoridad, observancia externa de todas las

doctrinas y ordenanzas establecidas, etc., pues

haciendo esto se edifica la verdadera iglesia.

Una comprensión correcta de esa

analogía bíblica, pone de manifiesto lo errado

de estas dos formas de concebir la iglesia. La

iglesia como cuerpo de Cristo, es tanto un

organismo como una organización a la misma

vez. El organismo y la organización están integrados

en una relación simbiótica. El organismo

tiende a la creación de la organización para

conservar la vida y desempeñar su función

orgánica. La organización que surge del organismo,

tiene como objetivo estimular el desarrollo

de la iglesia como organismo. Mientras

esta interacción, organismo-organización,

opere según el diseño de Dios, no habrá ninguna

tensión entre ambas dimensiones de la iglesia

como cuerpo. Pero sí surgirá el conflicto,

cuando la organización sea programada y

orientada con independencia y conflicto de la

iglesia como organismo. Por ejemplo, según la

Biblia, la iglesia como organismo está constituida

por miembros con diferentes dones, ministerios

y grados de operación. Cada uno con

capacidades diversas y con funciones y grados

de poder distintos. Esto demanda estructuras

de organización funcional que permitan que

cada creyente sirva en la organización según su

don, en un área de responsabilidad donde se

capitalice al máximo la capacidad con que está

dotado, permitiendo que el grado de poder

espiritual que opera en él, sea compatible con

la autoridad que se le ha delegado institucionalmente.

Si las estructuras de organización

no responden al diseño y potencial del organismo,

y las estructuras de liderazgo u oficios

son integradas por personas que no tienen los

dones adecuados, y si los niveles de responsabilidad

son asignados a personas con ministerios

incompatibles, y si investimos de cierta

autoridad institucional a personas que carecen

de la autoridad espiritual para ello, entonces

hemos entrado en conflicto con Dios y con lo

que el Espíritu quiere hacer en y con la iglesia.

Y esto es lo que suele suceder en nuestras iglesias.

La razón fundamental es que nuestro liderazgo

no está trabajando de acuerdo a la finalidad

que Dios ha establecido para el liderato.

Sin tener los dones adecuados para ello, han

usurpado las funciones de los miembros y se

han convertido en los únicos edificadores de la

iglesia, en los únicos que llevan a cabo la obra

del ministerio. La Biblia es clara cuando

establece la finalidad del liderazgo. Ésta dice

(cito de la Biblia Textual porque me parece

muy acertada la traducción del original):

11 Y Él mismo dio: unos, apóstoles;

otros, profetas; otros, evangelistas; y otros,

pastores y maestros;

12 a fin de adiestrar a los santos para la

obra del ministerio, para la edificación del

cuerpo de Cristo;

13 hasta que todos lleguemos a la

unidad de la fe y del conocimiento pleno del

Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida

de la estatura de la plenitud de Cristo

(Efesios 4:11-13).

Por lo tanto, la finalidad del liderazgo es

identificar los dones y ministerios de los

creyentes, con el fin de equiparlos y adiestrarlos,

y luego incorporarlos en estructuras funcionales

de servicio, según sus dones y ministerio.

El liderazgo no ha sido puesto en la iglesia

para ser el único representante de Dios

ante los hombres; no ha sido dado para ser un

medio por el cual el hombre pueda comuni-

carse con Dios; no ha sido puesto en la iglesia

para hacer la obra del ministerio, no ha sido

asignado para actuar como el único edificador

de la iglesia. Su finalidad y función gravita en

torno al katartismos (adiestrar, equipar); ha

sido puesto en el liderazgo para ser un buen

creador de estructuras funcionales de servicio,

para luego capacitar e integrar a todos los

miembros en la obra del ministerio. Por esta

razón, la unción profética del Espíritu se derrama

en todos los creyentes. Por esto todos

los creyentes son ahora sacerdotes en el servicio

de Dios. Por esta razón, ahora el Espíritu

Santo le reparte dones a todos y cada uno de

los creyentes; y por esto mismo, Cristo reparte

ministerio a cada uno y Dios da grados de

poder para ejercer los dones y ministerio, para

que toda la membresía, no sólo el liderazgo,

haga la obra del ministerio y lleve a cabo la

edificación de la iglesia. Es por este diseño

divino de servicio colectivo de toda la iglesia,

que la Biblia no habla de un juicio que incluirá

no sólo a los líderes, sino a todos los creyentes.

Será un juicio para recompensar a cada

creyente por el servicio que haya realizado

aquí en la tierra.

Quiero concluir dejando las

siguientes preguntas de

reflexión:

¿Está operando nuestro liderazgo según

el diseño divino, o según un modelo

humano? ¿Están nuestros líderes dedicados

al adiestramiento según los dones y ministerios

de cada creyente? ¿Están nuestras iglesias

estructuradas de tal manera que propicie

que la vida y el potencial del organismo se

manifiesten y afecten la organización? Las

estructuras de liderato, ¿liberan el potencial

espiritual con que el Dios trino ha dotado a

todos los miembros del cuerpo, o constituyen

una fuente de atadura que impide que

se libere dicho potencial?

Perspectivas Ministeriales

Mensajero Ala Blanca

White Wing Publishing House

P.O. Box 2910

Cleveland, TN 37320-2910 EUA

Atención: Miguel Á. García Sarceño

magsarceno@navegante.com.sv

21

mensajeroalablanca@wwph.com—


Artículos

¿

Qué significa la

palabra redención?

El nuevo diccionario de la Biblia

define esta palabra como: “El acto de

liberar o rescatar a una persona o una

cosa de una situación gravosa a cambio

del pago de un precio”.

El vocablo hebreo gaal habla de

redimir, vengar, hacer el papel de pariente

responsable. Los términos que se

derivan de éste son geulay (redención) y

geulla (derecho o precio de redención).

¿Qué significa el que Jesús

dejara Su hogar celestial

para venir al mundo?

Creo que el hecho de que Jesús

dejara Su hogar celestial para venir al

mundo, debe ser considerado como el

mayor sacrificio, donde el Padre se

despojó de Su Hijo amado para darlo a la

humanidad.

La idea del Señor Jesús como redentor

se presenta en la misma palabra de

Cristo, cuando dijo: “El Hijo del

Hombre no vino para ser servido, sino

para servir, y para dar su vida en rescate

por muchos” (Mateo 20:28).

El precio más alto que nuestro

Salvador pudo sufrir fue la humillación a

la cual se sometió aun sin ser culpable.

Siendo de esta manera arrestado, azotado,

escupido, golpeado y sentenciado.

¡Jesús es el Redentor de

la humanidad!

Pablo dijo: “En quien tenemos

redención por su sangre, el perdón de

pecados según las riquezas de su gracia”

(Efesios 1:7).

La redención, al igual que el perdón,

22—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

Por: Alejandro Ramos Joseph, Supervisor de Costa Rica

llega al hombre a través de las riquezas de

Su gracia divina, y aún está disponible en

este tiempo para todo aquél que la quiera

recibir. Nosotros, quienes ya hemos

recibido esta gracia, debemos ayudar a

otros que no la han recibido y más cuando

vemos que el día del Señor se acerca.

Por esta razón deberíamos pensar

que el mensaje del evangelio tiene en su

centro a la persona del Señor Jesús y a

Su obra, especialmente en el aspecto de

que Su muerte fue expiatoria y que con

ella logró la posibilidad de liberación

para todos aquéllos que creen en Él.

El precio fue Su propia vida

“…sabiendo que fuisteis rescatados de

vuestra vana manera de vivir… no con

cosas corruptibles, como oro o plata,

sino con la sangre preciosa de Cristo,

como de un cordero sin mancha y sin

contaminación” (1 Pedro 1:18, 19). Por

eso el cántico de los salvados que dan

gloria al Cordero dice: “…y con tu sangre

nos has redimido para Dios, de todo

linaje y lengua y pueblo y nación”

(Apocalipsis 5:9).

Alejandro Ramos Joseph

nació en la República

Dominicana el 3 de mayo

de 1967. Está casado con

Narcisa Vásquez. Tienen

dos hijos: Keila y Kerlin. A los doce años

de edad recibió la salvación y comenzó

su ministerio a los 18 años. A partir de

ese momento se ha desempeñado en diferentes

ministerios distritales y nacionales,

tales como: Secretario Nacional de Relaciones

Públicas y Secretario Nacional del

Ministerio de Jóvenes. Actualmente se

desempeña como Supervisor Nacional en

Costa Rica.


Por: Alexis Taveras Cabrera

A. Antecedente bíblico de

redención divina

Para los israelitas la palabra redimir,

entre otros significados, significaba

pagar por el rescate de

alguien que había sido vendido.

(Véase Levítico 25:45-49.) La más grande

redención que se haya visto la realizó

Jehová a favor de Su pueblo Israel. En

Isaías 52:3 nos dice: “Porque así dice

Jehová: De balde fuisteis vendidos; por

tanto, sin dinero seréis rescatados”. El

pueblo de Dios descendió a Egipto y

después de la muerte de José y sin ninguna

razón válida, fueron convertidos en

esclavos. El mismo Señor testifica en el

verso 4: “Porque así dijo Jehová el Señor:

Mi pueblo descendió a Egipto en tiempo

pasado, para morar allá, y el asirio lo

cautivó sin razón”. Por lo tanto, el

Creador tuvo que usar Su poder para

rescatar a Su pueblo y es entonces cuando

el profeta dice con voz de exclamación

en los versículos 7-9: “¡Cuán hermosos

son sobre los montes los pies del que trae

alegres nuevas, del que anuncia la paz,

del que trae nuevas del bien, del que publica

salvación, del que dice a Sion: ¡Tu

Dios reina! ¡Voz de tus atalayas! Alzarán

la voz, juntamente darán voces de júbilo;

porque ojo a ojo verán que Jehová vuelve

a traer a Sion. Cantad alabanzas, alegraos

juntamente, soledades de Jerusalén;

porque Jehová ha consolado a su pueblo,

a Jerusalén ha redimido”.

De ser un pueblo libre e independiente,

de repente pasaron a ser esclavos del

imperio de aquella época. Pero Israel no le

pertenecía a Egipto y su dueño vino al

rescate. De hecho, Jehová es nombrado a

través de varias escrituras como “el

Redentor”. El mismo profeta Isaías señala

en el capítulo 47:4: “Nuestro Redentor,

Jehová de los ejércitos es su nombre, el

Santo de Israel”. A través de diez plagas

doblegó el Señor el corazón de Faraón y el

pueblo fue redimido, rescatado, para

comenzar a disfrutar los beneficios de ser

un pueblo libre e independiente. Les costó

más de cuarenta años consolidar esta independencia

y entrar a poseer la tierra que

Jehová le daba por heredad, pero al final

lo lograron. Una nueva generación de

israelitas entró a la tierra prometida,

dejando de ser nómadas para convertirse

en una nación soberana, dirigida por su

redentor Jehová, el Santo de Israel.

B. Necesidad de redención

divina

¿Cuántos son los beneficios obtenidos

por Israel fruto de esa redención?

Sería un buen ejercicio bíblico enumerarlos,

pero les he traído esta historia ya que

ella guarda una estrecha relación con lo

sucedido a la raza humana y el pecado.

Todos los hombres fueron entregados al

pecado por la desobediencia de Adán. El

apóstol Pablo utiliza la siguiente expresión

en Romanos 7:14b: “...mas yo soy

carnal, vendido al pecado”. ¡Qué expresión

tan triste! Estar vendido, en contra

de su voluntad; estar sujeto a lo que el

pecado le dicte que haga.

El ser humano fue creado libre pero

desde que desobedeció en el jardín del

Edén se ha encontrado en la condición de

“vendido al pecado”. De ahí tanta maldad

23

mensajeroalablanca@wwph.com—


y violencia sobre todo el planeta, no existe

un lugar donde no se esté sufriendo en estos

momentos. El hombre en su descarriamiento

ha tratado de buscar culpables

por su situación, cuando la culpa está en el

corazón de cada uno de ellos. Hemos estado

viendo cómo la decadencia va aumentando

de generación en generación. Es

innegable cómo los valores morales están

decayendo. Lo que conocemos como personalidad

(temperamento más carácter),

está perdiendo su esencia. El carácter es

forjado por el medio ambiente que rodea al

individuo y como vemos, está cada vez más

deformado. La sociedad de hoy en día tiene

poco que ofrecer a su niñez y a su juventud.

Es por eso que hoy, más que nunca, se

hace necesario la acción libertadora de

Dios a favor del hombre. La palabra

redención, como hemos visto, da la connotación

de “liberación”. Si en el ayer la

raza humana ponía sus esperanzas en la

moralidad y en un mejor mañana a través

del humanismo, hoy está demostrado que

el hombre no puede liberarse a sí mismo.

El Maestro predicó en una ocasión diciendo

en Juan 14:6b: “ ...Yo soy el camino, y

la verdad, y la vida; nadie viene al Padre,

sino por mí”. Jehová fue el libertador del

pueblo de Israel y hasta el día de hoy continúa

siéndolo. Ahora, a través de Cristo,

es el Redentor por excelencia.

C. El producto de la

redención del hombre

El hombre sin Dios no tiene paz. La

Palabra de Dios expresa en Isaías 57:21:

“No hay paz, dijo mi Dios, para los

impíos”. El hombre redimido, sin embargo,

la posee. “La paz os dejo, mi paz os

doy, yo no os la doy como el mundo la

da” (Juan 14:27b).

El hombre sin Dios no tiene gozo verdadero.

El alma del hombre sin Dios está

tal y como dice el Salmo 102:9: “Por lo

cual yo como ceniza a manera de pan, y

mi bebida mezclo con lágrimas”. Al re-

dimirnos, el Señor cambia todo nuestro

lamento en alegría. El salmista también

testificó esto en el Salmo 30:11 al decir:

“Has cambiado mi lamento en baile; desataste

mi cilicio, y me ceñiste de alegría”.

Desde que el hombre cayó de la gracia

de Dios ha tenido miedo. “Y él

respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve

miedo, porque estaba desnudo; y me

escondí” (Génesis 3:10). El hombre redimido

vive seguro. Pablo así lo dijo en

Efesios 3:12: “En quien tenemos seguridad

y acceso con confianza por medio

de la fe en él”.

El hombre sin Dios está a merced de

la maldad. La palabra declara en 1 Juan

5:19b: “ ...y el mundo entero está bajo el

maligno”. Sin embargo, el hombre redimido

tiene una afirmación diferente sobre él.

Veamos lo que dice 1 Juan 5:18b: “...pues

Aquel que fue engendrado por Dios le

guarda, y el maligno no le toca”.

El hombre sin Dios no tiene esperanza.

Efesios 2:12 dice: “En aquel tiempo

estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía

de Israel, y ajenos a los pactos de

la promesa, sin esperanza y sin Dios en el

mundo”. El hombre redimido tiene esperanza

aun en medio de las lágrimas:

Apocalipsis 21:4 dice: “Enjugará Dios

toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no

habrá muerte, ni habrá más llanto, ni

clamor, ni dolor; porque las primeras

cosas pasaron”.

El hombre sin Dios está fuera del

propósito para el cual fue creado. Dios

deseaba un ser que fuera semejante a Él.

La Biblia registra en Génesis 1:26a:

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre

a nuestra imagen, conforme a nuestra

semejanza”. La naturaleza caída del hombre

distorsiona la imagen de Dios en él. Al

ser redimido, el hombre comienza a

rescatar esa imagen de Dios en su

vida y algún día esta semejanza

alcanzará su clímax.

En 1 Juan 3:2 vemos que se

24—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

nos dice: “Amados, ahora somos hijos de

Dios, y aún no se ha manifestado lo que

hemos de ser; pero sabemos que cuando

él se manifieste, seremos semejantes a él,

porque le veremos como él es”.

El hombre sin Dios está en peligro de

perder su alma. “Pues ¿qué aprovecha al

hombre, si gana todo el mundo, y destruye

o se pierde a sí mismo” (Lucas 9:25). Por el

contrario, el hombre redimido posee

seguridad de vida eterna: “Y este es el testimonio:

que Dios nos ha dado vida eterna;

y esta vida está en su Hijo” (1 Juan 5:11).

Conclusión

Alabemos al Señor por Su obra

redentora a favor nuestro. Sólo el que ha

recibido este beneficio sabe lo maravilloso

que es ser redimido. No en vano el apóstol

exclamó en Efesios 1:3, 7: “Bendito sea el

Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,

que nos bendijo con toda bendición espiritual

en los lugares celestiales en

Cristo...en quien tenemos redención por

su sangre, el perdón de pecados según las

riquezas de su gracia”. Grandioso es también

saber que la salvación es gratis, ya

que Cristo pagó el precio por ella en la

cruz del Calvario. Sólo confiésalo y

comenzarás a recibir los beneficios de ser

redimido. Únete a los millones de cristianos

que algún día hemos de cantar el

cántico de Moisés, en la marcha triunfal

de los santos al final de los tiempos: “Y

cantan el cántico de Moisés siervo de

Dios, y el cántico del Cordero, diciendo:

Grandes y maravillosas son tus obras,

Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos

son tus caminos, Rey de los santos.

¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará

tu nombre? pues sólo tú eres

santo; por lo cual todas las

naciones vendrán y te adorarán,

porque tus juicios

se han manifestado”

(Apocalipsis 15:3, 4).


¿Intervención del hombre en la redención?

Por: Lidelmar Cáceres

S

iempre que leo o escucho la palabra

redención me viene a la mente el

siguiente pasaje de la Palabra

encontrado en Lucas 2:8-14:

“Había pastores en la misma región, que

velaban y guardaban las vigilias de la noche

sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un

ángel del Señor, y la gloria del Señor los

rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.

Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he

aquí os doy nuevas de gran gozo, que será

para todo el pueblo: que os ha nacido hoy,

en la ciudad de David, un Salvador, que es

CRISTO el Señor. Esto os servirá de señal:

Hallaréis al niño envuelto en pañales,

acostado en un pesebre. Y repentinamente

apareció con el ángel una multitud de las

huestes celestiales, que alababan a Dios, y

decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la

tierra paz, buena voluntad para con los

hombres!” ¡Qué maravilla refleja este

pasaje! Además de la adoración a Dios por

Su amor hacia el hombre, el canto dice:

“Buena voluntad para con los hombres”.

¡Qué esperanza tan grande era el nacimiento

que anunciaban! ¡Qué celebración de

júbilo, gozo y esplendor había en el ejército

celestial ese día! ¡Aleluya! ¡Todo era por

causa del hombre! ¡De usted! ¡De mí!

El apóstol Pablo lo valoriza en Efesios

1:3-8 al decir: “Bendito sea el Dios y Padre

de nuestro Señor Jesucristo...según nos

escogió en él antes de la fundación del

mundo...en amor habiéndonos predestinado

para ser adoptados hijos suyos por medio

de Jesucristo…en quien tenemos redención

por su sangre, el perdón de pecados según

las riquezas de su gracia”.

También en Romanos 3:23, 24 dice:

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos

de la gloria de Dios, siendo justificados

gratuitamente por su gracia, mediante la

redención que es en Cristo Jesús”.

El humilde cuadro del pesebre no entra

en la razón humana como el inicio de una

redención tan grande, ni mucho menos el

doloroso cuadro de la cruz en donde Jesús

dio Su vida. Nuestra mente humana no

entiende esto. Solamente podemos comprenderlo

cuando experimentamos el

perdón. Allí nos unimos a la adoración de

los ángeles y huestes celestiales al sentirnos

redimidos y libres de pecado.

Jesús enseñó algunas parábolas acerca

del valor que el hombre tiene para Dios, y el

gozo que siente de verlo redimido. Las

parábolas del hijo pródigo, el dracma perdida

y la oveja encontrada enseñan la fiesta

que hay en los cielos cuando un pecador se

arrepiente. (Véase Lucas 15.) Estos pasajes

y las expresiones del apóstol Pablo resaltan

nuestra redención. Antes de que ni siquiera

fuéramos, estábamos redimidos en el

corazón de Dios. Él nos ofrece una paz permanente

dándonoslo todo. Lo único que

nosotros necesitamos es fe.

¡Qué bueno es poder disfrutar el mismo

gozo que enseñan las parábolas y la aparición

de ángeles y huestes adorándole!

Cuando destacamos el amor de Dios y el

lugar sacrificado de Jesús podemos decir:

¡qué equipo de redención tenía Dios! Él,

Jesús, el Espíritu Santo, los ángeles, las

huestes celestiales...todos participaron en

nuestra redención. Podemos ver a Dios

realizado cuando recibe la adoración de Su

creación por la restauración del hombre.

Para Dios, Su amor no estaba completo

mientras no hubiera redención. El hombre

ocupa un lugar de preeminencia en el

corazón de Dios. ¡Qué admirable es Él!

Ahora lo impactante y relevante de esto es

que nos hace parte del equipo, nos hace disfrutar

de esa fiesta, sentir ese gozo y expresar

esa canción de júbilo cuando los hombres

se reconcilian con Él. ¡Qué oportunidad

tan maravillosa es poder participar en

la redención de los hombres! No hay otra

obra más grande en este mundo. Después de

haber sido redimidos hemos sido invitados a

ayudar en el trabajo de la redención. Esto

revela que en el equipo de Dios había un

lugar vacío, ¡es el lugar que usted y yo

podemos ocupar! Una mujer samaritana de

muy bajo perfil social y moral luego de

tener un encuentro con Jesús evangelizó su

ciudad. La Biblia y la historia cristiana reúnen

miles de actos parecidos. El apóstol

Pablo entiende que no es digno de ser coparticipante

de la redención y se denomina

esclavo de Jesús voluntariamente y hace llamados

a reconciliar al hombre con Dios

según 2 Corintios 5:18: “Y todo esto

proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo

mismo por Cristo, y nos dio el ministerio

de la reconciliación”. Podemos decir

que en la parte legal de la redención, sólo

somos depositarios de esa obra por fe; y en

la redención de nuestros semejantes, podemos

ser co-redentores comunicando las

buenas de salvación a la humanidad. ¿Se ha

preguntado usted si al haber recibido tan

grande galardón de redención le ha correspondido

a Dios integrándose a su equipo? Si

lo ha hecho le felicito y si no, le invito a

hacerlo ahora para estar en un equipo

ganador. ¡Bendito sea Dios Nuestro Creador

y Redentor. A Él sea la gloria y el honor por

siempre!

Lidelmar Cáceres nació

el 9 de mayo de 1961 en la

ciudad de Treinta y Tres,

República Oriental del

Uruguay. Creció en la ciudad

de Río Branco en la frontera con

Brasil. Está casado con Estela Nieves

con quien tiene 4 hijos: Fernando,

William, Gabriel y Valeria. Es graduado

de Operador Contable.

Conoció al Señor a los 20 años y

comenzó a servirle a los 21 como asistente

y líder de jóvenes, Secretario

Nacional de la Juventud, Director de

Campamentos Juveniles, Tesorero

Nacional, Pastor en las Iglesias de Paso

de la Arena, Montevideo y Vista Linda,

Canelones. A los 27 años recibió su

licencia como ministro. Fue capacitado

en Grupos de Apoyo Emocionales

a traves de la Asociación Uruguaya

de Profesionales de la Salud. En la

actualidad pastorea en Worcester,

Massachussetts.

25

mensajeroalablanca@wwph.com—


“Obras son amores, que no buenas

razones”, es un dicho popular que bien nos

puede ilustrar el contraste que hay entre las

obras y la gracia. Muchas veces he oído

cómo muchos cristianos se excusan bajo el

escudo de la gracia alegando que están en

ella y por lo tanto, las obras ya no son necesarias.

Si bien para la salvación las obras

son del todo inútiles, pues nadie será salvo

por obras sino sólo por gracia; sin embargo,

Santiago nos dice que la fe sin obras es

muerta. A través de esto entendemos que

debemos tener una fe con obras aunque la

salvación es un regalo de Dios a nuestras

vidas. Cuando obedecemos Su voluntad y

aceptamos a Aquél que por Su entrega

incondicional compró para nosotros la salvación

y vida eterna sin que lo mereciéramos

en absoluto: “Nos salvó, no por

obras de justicia que nosotros hubiéramos

hecho, sino por su misericordia, por el

lavamiento de la regeneración y por la

renovación en el Espíritu Santo” (Tito 3:5).

En Cristo encontramos la gracia de

Dios en su más alto estado. Él, Cristo, nos

trajo la gracia: “Pues la ley por medio de

Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad

vinieron por medio de Jesucristo” (Juan

1:17). Sin Él hubiera sido imposible que

Dios nos perdonara sin que cada uno de

nosotros pagara por su pecado. La ley

reinaría todavía si no fuera porque en nuestro

Señor se cumple la ley y la gracia: “No

penséis que he venido para abrogar la ley o

los profetas; no he venido para abrogar,

sino para cumplir” (Mateo 5:17). “Porque

así como por la desobediencia de un

hombre los muchos fueron constituidos

pecadores, así también por la obediencia de

uno, los muchos serán constituidos justos”

Por: José Antonio Gómez, Supervisor de España y Portugal

(Romanos 5:19). Cuando hablamos de obra

entendemos que es todo aquello que una

persona puede hacer con el fin de conseguir

algo a cambio de su esfuerzo. Cuando

hablamos de gracia entendemos que simplemente

debemos recibir y aceptar el regalo

que se nos ofrece, el cual nos llevará a conseguir

lo que otros intentan alcanzar por

medio de sus obras.

En este mundo donde todo tiene un precio,

si deseas conseguir alguna cosa debes

pagar por ello, nada es gratis, y si algo es

gratis, desconfía, dicen muchas personas. La

naturaleza humana no está preparada para

aceptar aquello que no pueda obtener por su

propio esfuerzo o mérito, de ahí que el hombre

se afana en demostrar que viene del

mono, o que el universo se creó con un “big

bang”, todo menos aceptar que Dios nos

regaló la vida cuando nos creó; que no tuvimos

que hacer nada para ser humanos; no

hubo un esfuerzo de la naturaleza para llegar

a ser lo que ahora somos ¡No! Simplemente

Dios en Su amor nos creó y nos dio vida para

que la disfrutemos, le conozcamos a Él y

Le adoremos como nuestro Creador.

Pablo dice: “Porque por gracia sois

salvos por medio de la fe; y esto no de

vosotros, pues es don de Dios” (Efesios

2:8). Nos es difícil, con nuestra mente carnal,

asumir que la salvación es gratis; algo

habrá que pagar a cambio nos dice nuestro

subconsciente. ¡No puede ser que lo que libera

mi vida, lo que me da todas las cosas

sea gratis! ¡Algo tendré que dar a cambio!

Pues no. Nada podemos dar para conseguir

la gracia de nuestro Señor, simplemente la

aceptamos y la hacemos nuestra. La obediencia

es el único requisito que hará que la

gracia de Dios esté sobre nosotros:

26—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

“Habiendo purificado vuestras almas por la

obediencia a la verdad, mediante el

Espíritu” (1 Pedro 1:22a). Obtenemos Su

regalo simplemente con obedecer. “Mas a

todos los que le recibieron, a los que creen

en su nombre, les dio potestad de ser hechos

hijos de Dios” (Juan 1:12); “Ellos dijeron:

Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú

y tu casa” (Hechos 16:31).

La gracia nace del amor de Dios hacia

Su creación. No hubiera gracia si no fuera

por Su amor. “En esto consiste el amor: no

en que nosotros hayamos amado a Dios,

sino en que él nos amó a nosotros, y envió a

su Hijo en propiciación por nuestros pecados”

(1 Juan 4:10). Cuando el hombre desobedeció

a Dios cayó en el pecado y la

muerte, sufriendo el castigo de su rebelión

en su cuerpo físico y en su espíritu. La gracia

es el medio por el cual Dios nos introduce

de nuevo en Su reino, restaurando

nuestro cuerpo, alma y espíritu al estado que

tuvo antes de caer, “para que así como el

pecado reinó para muerte, así también

la gracia reine por la justicia para vida

eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro”

(Romanos 5:21). Es imposible para el hombre

por muchas obras, esfuerzos, oraciones

y sacrificios que haga, poder producir este

cambio de pecado y muerte a gracia y vida.

Sólo Jesucristo sufriendo en Sí el castigo de

todas nuestras culpas y pecados, pagando

por ello en la cruz, hizo posible que hoy tú

y yo alcancemos ese estado de gracia.

Nuestras obras son buenas si tienen

como fin glorificar a Dios y hacer bien al

prójimo, pero son del todo ineficaces para

que podamos alcanzar la salvación y la vida

eterna. Sólo la obra redentora de nuestro

Señor Jesucristo puede salvarnos.


¿Qué hay

de nuevo?

Retiro en la Región Sureste

Hispana

Por: Damaris Feliz

Bajo el tema “Escondidas en Él”, la

Región Sureste Hispana celebró el primer

congreso de esposas de pastores. Dicho

evento contó con la ministración ungida de

varias expositoras entre las cuales se encontraban

la hermana Cathy Payne, Directora

Mundial del Ministerio de Damas, la hermana

Olfa Reyes, productora del ministerio de

radio y televisión, y la pastora María

Elena Rodríguez.

En un ambiente ameno y familiar, las

esposas de los pastores de la Región Sureste

se reunieron para recibir una ministración

relevante a sus necesidades peculiares.

Luego de varios años de ministración por

correspondencia, a través de la publicación

mensual Piedras Preciosas, dirigida por la

hermana Damaris Feliz, Dios hizo realidad

este anhelado deseo de quienes participan

de este ministerio.

Según el testimonio de las participantes,

el congreso fue un evento extraordinario que

vino a llenar necesidades legítimas que

debido a las ocupaciones y demandas ministeriales,

generalmente son obviadas.

Nuestro objetivo para los próximos

años es continuar ministrando a las

esposas de pastores a través de retiros y

conferencias que traten con temas que

atentan contra las vidas espirituales y los

hogares de las familias

pastorales.

Para mayor información

relacionada

con el ministerio

Piedras Preciosas y

la carta mensual a

las esposas de pastores,

favor visitar

www.regionsur.com,

sección Piedras Preciosas.


Noticias

Campaña de Avivamiento

Por: Osmín Rodríguez

“Aviva Tu obra Señor en medio

de los tiempos”, fue el tema de nuestra

gran campaña de avivamiento llevada

a cabo en la iglesia local de

Lexington, Nebraska. Durante la

misma sirvió como evangelista el

hermano Tony Brenes

de Puerto Rico. Agradecemos

al Señor por

Su bendición. Tuvimos

una asistencia de 484

personas durante los

tres días, 11 almas

fueron salvas y 5 reconciliadas.

A Él sea la

honra y la gloria

por los siglos de

los siglos. Amén.

VISiÓN AHORA...En la educación

Por: Consuelo Tijerino

Con gran éxito se desarrolló nuestra VII Escuela Internacional del C.L.B.

en Nicaragua, bajo el tema: FORMANDO UNA NUEVA GENERACIÓN DE

LÍDERES. Esta escuela alcanzó una matrícula de 245 pastores. Es una gran

bendición que nuestro ministerio se esté beneficiando de una formación integral.

¡Gloria a Dios!

Agradecemos a la

facultad internacional y

nacional por sus esfuerzos.

Entre las asignaturas

enseñadas este año

tuvimos la de Liderazgo

Relacional, lo cual será de

gran impacto en nuestro

crecimiento. Rogamos sus

oración a favor nuestro.

27

mensajeroalablanca@wwph.com—


Resolviendo conflictos:

Retiro de Parejas en España

Consciente o inconscientemente,

uno de los requisitos que se busca a la

hora de buscar pareja es ser amado y

aceptado tal y como es uno. ¿Acaso no

es esta una razón por la que permitimos

que otra persona (nuestra pareja) se

acerque a nuestra vida? Mi deseo al abrir

mi corazón a mi pareja es que tanto ella

como yo podamos sentir confianza,

seguridad, sinceridad, etc., mutuamente,

ya que considero vital en una relación

que caracteres distintos empiecen a

acoplarse el uno al otro. A estos detalles

del corazón los denomino “amor sin

condiciones”, ya que en la primera etapa

de relación entre ambos es cuando más

chocan los caracteres y las formas de ser

de cada uno. Es por eso que muchos,

aunque en nuestro interior sabemos lo

que deseamos que haga nuestra pareja

por nosotros, no terminamos de declarárselo

exteriormente. Esto es lo que nos

lleva a la falta de comunicación.

Siendo que Dios nos ha creado tan

diferentes, no cabe la menor duda de que

Él nos diseñó para que pudiéramos

acoplarnos el uno al otro. De ahí surge la

gran verdad de que ambos tenemos la

necesidad de ser amados y aceptados

(véase 1 Pedro 1:22). A partir de esta

verdad es donde empieza a crecer sólidamente

un matrimonio. Un compromiso

saludable, donde el uno pueda decir al

otro “estaré contigo pase lo que pase”;

“seré tu apoyo en tiempos difíciles”.

Amar en tiempos buenos es fácil, sin

embargo, el amor sin condiciones es el

que nos introduce en el océano de situaciones,

mareas y tempestades del matrimonio

donde sólo se sale de la mano de

Dios y el esfuerzo y ayuda del uno por el

otro. Este es un amor que se siente desde

adentro, el cual te hace sentir vivo y

Por: Fidel y Mari Carmen Díaz, Directores del Ministerio de Parejas

luchar por tu relación, vengan los tiempos

que vengan.

Tanto Mari Carmen (mi esposa)

como yo (Fidel) sentimos esto en

nosotros. Hemos pasado por muchos de

estos “océanos” juntos. Aunque nos

conocemos desde que éramos bien

chicos (desde el colegio), no fue hasta

los 16 años que empezamos nuestra

relación. Ahora ambos tenemos 42 años

y de ellos 21 en los caminos del Señor.

Todo este tiempo nos ha permitido

capear muchos temporales juntos y

recoger muchas experiencias que hoy

por hoy nos sirven para poder ayudar a

otras parejas. Esto es lo que estamos

haciendo dentro de este ministerio en

España. Imagino que todos los que sentimos

amor incondicional por nuestra

pareja, sabemos acerca de lo que estoy

hablando, y posiblemente se sientan

afectados de alguna manera al ver cómo

el enemigo de nuestras almas está

engañando a tantos matrimonios hoy.

Esta lacra se extiende sobre todo lugar y

28—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

quiere hacer lo mismo en el reino de

Dios, por lo que desde nuestra humilde

posición en el Señor os exhortamos a

que peleéis por vuestros matrimonios

(véase Nehemías 4:4).

Recientemente, varias parejas de la

iglesia en España nos dimos cita en la

localidad de Guardamar del Segura,

Alicante, un lugar situado en la costa del

mar Mediterráneo donde pudimos tener

un retiro de matrimonios de mucha bendición.

Nos reunimos 11 matrimonios

buscando sobre todas las cosas recibir

de parte de Dios renuevo para nuestras


elaciones, que como es lógico necesitan

ir regenerándose en medio de esta

sociedad donde el concepto del matrimonio

está tan deteriorado. El lema

del retiro fue: Resolviendo conflictos.

Durante el mismo pudimos compartir

temas interesantes que nos hicieron ver

dónde se encuentra situada nuestra

relación de pareja, a la vez que nos adentrábamos

en una agradable comunión

entre todos los asistentes al evento.

Nuestro Supervisor tuvo a bien contactar

al Supervisor del estado de

California y a su esposa, José y Diana

García, para que vinieran a ministrarnos.

Para algunos de los que no los

conocíamos aun personalmente, nos

fueron de mucha bendición. Aquí en

España solemos decir: “Una imagen vale

más que mil palabras”, y la imagen que

reflejó este matrimonio en todo el retiro

confirmaba que Dios está atento a todos

aquéllos que Le buscan de corazón.

Durante el retiro pudimos sentir que

aunque nos separe todo un océano, tenemos

las mismas inquietudes por Cristo y

Su iglesia, por lo que os animamos a que

cuando surjan eventos en vuestras localidades

referentes a matrimonios, no os

oigáis a vosotros mismos diciéndoos:

“No tengo necesidad”, porque siempre

tendremos algo nuevo que aprender y por

consiguiente algo más que agradecerle a

Dios por nuestras relaciones de pareja.

Recordad siempre que vuestros matrimonios

son como faros en medio de

esta oscura sociedad donde los mismos

no tienen una visión clara de la importante

institución que Dios creó. ¿Estáis

dispuestos a que vuestros matrimonios

sean como un faro en medio de la oscuridad?

Tanto mi amada como yo sabemos

que Dios bendecirá vuestro esfuerzo.

¡Saludos desde España!

Campaña en

Murcia

Por: José Antonio Gómez, Supervisor de España

En el mes de abril la iglesia situada en la

ciudad de Los Garres, Murcia, cuyo pastor es el

hermano Juan Miguel Pastor, llevó a cabo una

campaña evangelística. La misma se desarrolló

en el salón de un restaurante que se alquiló para

dicho evento. Toda la iglesia participó activamente

en esta campaña con una pre-campaña de

oración e invitación a varios pueblos vecinos del

lugar. Durante la tarde en que se realizó la campaña,

el hermano Pastor fue quien trajo la

Palabra de Dios con un mensaje evangelístico.

La alabanza estuvo a cargo del grupo de la iglesia

local, y un buen número de hermanos participaron

activamente en el desarrollo de la actividad

esa tarde. Varias familias fueron contactadas,

de las cuales algunas personas aceptaron a Cristo

como su Salvador. Fue una campaña costosa,

económicamente y en cuanto al esfuerzo, pero

valió la pena ver cómo Dios sigue bendiciendo a

Sus hijos.

Juan Miguel

predicando

durante la

campaña.

Grupo de

adoración de

Los Garres.

Juan Miguel y Silvia Pastor, pastores de la

iglesia en Murcia.

29

mensajeroalablanca@wwph.com—


Nuestro nuevo Supervisor General,

Obispo Randy Howard, mientras era

ungido. A la derecha aparece el Obispo

Howard junto a su esposa Bess.

Durante toda la semana, el Señor se

dejó sentir poderosamente a través de

los mensajes ungidos y la alabanza.

Hubo muchos momentos de oración y

búsqueda. Tanto los grandes como los

chicos fueron bendecidos durante los

servicios y demás actividades.

30—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006


Momento en que se rendía

un homenaje de despedida al

pasado Supervisor General

Fred S. Fisher, padre y a su

esposa Betty. Aquí se ven

acompañados por sus hijos

y nietos.

Predicaciones, llamados al altar, ministración por

los niños, marchas, alabanzas...interpretación a

otros idiomas, desayunos y presentación de

supervisores que nunca antes habían asistido

a la Asamblea.

31

mensajeroalablanca@wwph.com—


RANDY HOWARD, Supervisor General

DIRECTORES MINISTERIALES

Finanzas y Publicaciones—Perry E. Gillum

Alcance Mundial—David Bryan

Centro para Liderazgo Bíblico/Director del Instituto de Desarrollo del

Liderazgo y Discipulado—Larry Duncan

Director del Centro Tomlinson—Dr. H.E. Cardin

Ministro de Alcance Internacional—William Wilson

NOMBRAMIENTOS DE COMITÉS/

COMITÉ ADMINISTRATIVO

Randy Howard—Presidente

Perry E. Gillum

Larry Duncan

COMITÉ DE DOCTRINA BÍBLICA Y GOBIERNO

Walter Doroshuk—Presidente

David L. Browder—Secretario

Antonios “Tony” Charalambou

Wallace Pratt

COMITÉ DE FINANZAS Y MAYORDOMÍA

Larry Dotson—Presidente

Ben Duncan

Gary Adkins

David Bryan

John Newson

SÍNDICOS GENERALES

Randy Howard—Presidente

Larry Duncan

CORPORACIÓN SIN FINES DE LUCRO DE LA IGLESIA

DE DIOS DE LA PROFECÍA

Randy Howard—Presidente

José A. Reyes, padre

Perry E. Gillum

JUNTA EXAMINADORA MINISTERIAL DE LAS OFICINAS

INTERNACIONALES

Randy Howard—Presidente

Larry Duncan

E.C. McKinley

Tim Coalter

José A. Reyes, padre

Samuel N. Clements

Enos Gardiner

Tim McCaleb

Elías Rodríguez

Jesse Yáñez

Van Sullivan

Franklin Ferguson

Steve Madrid

Perry E. Gillum

José A. Reyes, padre

Perry E. Gillum

José A. Reyes, padre

Cathy Payne

32—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

GRUPO DE TRABAJO DE LA ASAMBLEA

Perry E. Gillum—Presidente

Evelyn Gillum—Secretaria

John Payne

Mike Luithle

Gabriel E. Vidal

PROPIEDADES GENERALES

Perry E. Gillum—Presidente

Paulette Wilbanks—Secretaria

Randy Howard

JUNTA DE PRESUPUESTO E INVERSIONES

Jim Gilbraith

Robert George

Llewellyn Graham

COMITÉ DE ALCANCE MUNDIAL

David Bryan—Presidente

José A. Reyes, padre—(Enlace)

William Wilson

Larry Duncan

COMITÉ DE PUBLICACIONES/COMUNICACIONES/

EDITORIAL

Perry E. Gillum—Presidente

Randy Howard—(Enlace)

Adrián L. Varlack, padre

Jenny Chatham

SUBCOMITÉ EDITORIAL

David Bryan—Secretario

Mark Menke

Robert Vital-Herne

COMITÉ PARA EL DESARROLLO DEL LIDERAZGO

Larry Duncan—Presidente

Randy Howard—(Enlace)

David Bryan

Michael Willingham

E.C. McKinley

Scott Gillum

Fred Fisher, hijo

Gabriel E. Vidal

Wayne Hall

Jim Gilbraith

Annette Taylor

Cathy Payne

Gabriel E. Vidal

Kathy Creasy

Diana M. García

Gabriel E. Vidal

Palma Hutchinson

William Wilson

Kathy Creasy

Sixto Ramírez

Marvin Eskew

Cathy Payne

JUNTA DEL CENTRO TOMLINSON

Tim Harper—Presidente

Phil Smith

Dr. H.E. Cardin—Secretario

Elías Rodríguez

Keith Lambert

Everton Campbell

Sophia Smith

Don Brock

Phil Pruitt

Betty Fisher


GRUPO DE TRABAJO DE LA VISIÓN

Randy Howard—Presidente

Leví Clarke

William Wilson

Cervin McKinnon

Secretaria—Jenny Chatham

DIRECTOR DE FINANZAS Y

PUBLICACIONES—PERRY E. GILLUM

Contadora—Janice Miller

Directora del Ministerio de Mayordomía—Jan Couch

Director del Departamento Mundial de Lenguajes

—Gabriel Elías Vidal

Administrador de los Campos del Bosque y Director

de Patrimonio Histórico—Wayne Hall

COMITÉ DE AUDITORÍA

Denton Partridge

Everton Campbell

COMITÉ DE EFECTIVIDAD

ORGANIZACIONAL

Janice Miller—Presidenta

David Bryson

Paul Holt

L.V. Jones

Elías Rodríguez

Samuel N. Clements

Cathy Payne

Clayton Endecott

Joan Riggs

Hugh R. Edwards

Michael Luithle

Londa Richardson

Dewayne Murray

DIRECTOR DE ALCANCE MUNDIAL

—DAVID BRYAN

Ministro de la Voz de Salvación en inglés

—William Wilson

Ministro de la Voz de Salvación en español

—José a. Reyes, padre

Ministerio de Compañeros en la Cosecha

—Annette Taylor

DIRECTOR DE DESARROLLO DEL LIDE-

RAZGO Y DISCIPULADO—LARRY DUNCAN

Miembro de la Facultad del Centro para Liderazgo Bíblico

y Ministerios de Educación Cristiana

—A ser anunciado

Miembro de la Facultad del Centro para Liderazgo

Bíblico—Dr. H.E. Cardin

Miembro de la Facultad del Centro para Liderazgo

Bíblico, Cuidado Pastoral y Ministerio de

Grupos Pequeños—Marvin Eskew

Miembro de la Facultad del Centro para Liderazgo

Bíblico e Historiador de la Iglesia

—Adrián L. Varlack, padre

MINISTERIO DE DISCIPULADO

Directores Ministeriales

Ministerio de Niños—Kathy Creasy

Ministerio de Jóvenes—Palma Hutchinson

Ministerio de Damas—Cathy Payne

Ministerio de Caballeros—Marvin Eskew

Ministerio de la Familia—Larry Duncan

Ministerio de la Escuela Dominical—(A ser anunciado)

SUPERVISORES

ÁFRICA

—SHERMAN O. ALLEN, PRESBÍTERO GENERAL

África del Sur, Namibia y Lesotho—Nathaniel Botha/

Stephen Masilela

Benín, Togo, Gabón, Niger y Guinea Ecuatorial

—Richard O. Kadato

Burkina Faso, Mali y Gambia—Antoine Koissi

Botsuana—Philip Sadiaka

Camerún—Ekpai Mayeke James

Congo (Brazzaville)—Mukendi Bitchy

Costa de Marfil—André Ezoua

Etiopía y Djibouti—Fekadu Ayele

Ghana—George Asante-Boateng

Kenia—Cyril Odendo

Liberia, Guinea (Conarkry) y Guinea Bissau

—Ferdinand Weah

Nigeria—Enis James Kolawole

República Democrática del Congo, República

Centroafricana, Chad y Angola—N’tambwe Beya

Ruanda y Burundi—Redias Nkundabera

Sierra Leone, Malawi y Zambia—Comité

Administrativo de África

Suazilandia—Stephen Masilela

Tanzania—Eric Mwambigija

Uganda y Sudán—James Ntezimana

Zimbabue y Mozambique—Kenneth Nyamhuka

COMITÉ ADMINISTRATIVO DE ÁFRICA

Sherman O. Allen—Presbítero General

Stephen Masilela—Secretario

N’tambwe Beya

Enis James Kalawole

Cyril Odendo

AMÉRICA CENTRAL, MÉXICO E ISLAS

DEL MAR CARIBE DE HABLA HISPANA

—FÉLIX SANTIAGO, PRESBÍTERO GENERAL

Belice—Santo Cedeño

Costa Rica—Alejandro Ramos

Cuba y República Dominicana—Jorge Marrero

El Salvador—Miguel A. Flores

Guatemala—Mario Galindo

Honduras—Francisco Ochoa

México—Armando Dorantes

Nicaragua—Ramón Rodríguez

Panamá—Flavio Rosario

Puerto Rico—Confesor Batista

Representante del CLB—Miguel Á. García Sarceño

AMÉRICA DEL NORTE

—SAMUEL N. CLEMENTS, PRESBÍTERO GENERAL

Alabama—L. V. Jones

Alaska y Washington—Donald L. Knoblich

Arizona, Nevada y Nuevo México—José M. Rivera

Arkansas y Oklahoma—David E. Nichols

California (habla inglesa)—Jeffery Allen Davis

California (hispana)—José García

Canadá (Este)—Leví Clarke

Canadá (Oeste)—Walter Doroshuk

Carolina del Norte—Steven Gilmer

Carolina del Sur—Kenneth Baker

Colorado—Raúl Torres

Florida—Larry J. Dotson

Georgia—Billy A. Adams

Idaho, Oregón y Utah—Wallace R. Pratt

Illinois y Wisconsin—Jerry Lee Schall

Indiana y Michigan (Michiana)—Timothy A. Harper

Iowa, Minesota y Nebraska—Steven Madrid

Kansas y Misurí—John Pace

Kentucky—Jeffery Scott Gillum

Luisiana—Malcolm Berseygay

Misisipí—Fred A. Lawson

Ohio y Virginia Occidental—Harold W. Parker

Pensilvania—C. Jay Croyle, hijo

Región del Atlántico (Delaware, D.C., Maryland,

Nueva Jersey y Península Delmarva)

—Leroy V. Greenaway

Región del Nordeste (habla hispana) (Connecticut,

D.C., Delaware, Maryland, Massachusetts,

Nueva Jersey, Nueva York, Rhode Island y

Virginia)—Rahadamés Matos

Región del Nordeste (habla inglesa) (Connecticut,

Maine, Massachusetts, Nueva Hampshire,

Nueva York, Rhode Island, Vermont y Bermuda)

—Cervin L. McKinnon

Región del Sudeste (habla hispana) (Alabama, Florida,

Georgia, Kentucky, Luisiana, Misisipí, Carolina

del Norte, Carolina del Sur y Tenesí)

—Benjamín Feliz

Tenesí—E.C. McKinley

Territorio del Noroeste (Montana, Wyoming, Dakota

del Norte y Dakota del Sur)—Rick Lee

Texas—Dr. Héctor Ortiz

Virginia—Robert A. Davis

AMÉRICA DEL SUR

—MIGUEL MOJICA, PRESBÍTERO GENERAL

Argentina y Uruguay—Francisco A. López

Bolivia—Damián Villanueva G.

Brasil—Hernandez Fernandez, hijo

Chile—Hermán H. Toledo C.

Colombia—Benjamín Aldana

Ecuador—José Luis Guerrero A.

Paraguay—Reinaldo Núñez

Perú—Rafael Alvino

Venezuela—José Salazar

ASIA, AUSTRALIA Y OCEANÍA

—DAVID L. BROWDER, PRESBÍTERO GENERAL

Australia, Nueva Zelandia y Sri Lanka

—Dennis J. Casey

Corea—Chul Jea Rhee

Indonesia, Malasia y Myanmar–Peringatan Zebua

Islas Filipinas—Rogelio D. Justiniano

Japón y Tailandia—Daniel J. Corbett

Pakistán—Munawar S. Khan

Samoa, Samoa Americana, Fiji, Hawai e India

—David L. Browder

Singapur y China (Coordinador de Alcance)

—Dennis Huang

EUROPA, CEI Y ORIENTE MEDIO

—CLAYTON ENDECOTT, HIJO, PRESBÍTERO

GENERAL

Alemania—Clayton Endecott

Bielorrusia—Henadzi Kernazhitski

Bélgica y Holanda—Tedroy Powell

Bosnia, Italia, Macedonia y Malta—Ximo Gregorio

Bulgaria—Peter Georgiev

Chipre e Israel—Michael Charalambous

Egipto—Samir Shehata Rizk

España y Portugal—José Antonio Gómez

Finlandia—Tapio Sätilä

Grecia, Hungría y Rumania—Antonios “Tony”

Charalambou

Reino Unido y Francia—Wilton Powell

Rusia—Mykhaylo (Misha) Murza

Ucrania—Vitaly Voznyuk

Director Ministerial para la CEI, Kazakhstán,

Azerbaiján, Kyrgyztan y Georgia—John Doroshuk

ISLAS DEL MAR CARIBE Y DEL

OCÉANO ATLÁNTICO DE HABLA

INGLESA

—BRICE H. THOMPSON, PRESBÍTERO GENERAL

Bahamas—Elgarnet B. Rahming

Barbados y Naciones de las Islas de Barlovento

—Edward Payne

Haití—Jean-Claude D’Orléan

Islas de Sotavento, Antillas Francesas, Dominica y

Suriname—Ewing Dorsett

Islas del Turco y Caicos—Clarence N. Williams

Islas Vírgenes Americanas y Británicas y Antillas

Holandesas—Aludus Todman

Jamaica, Islas Caimán, Guyana y Guyana Francesa

—Clayton Martin

Trinidad y Tobago—Maurice A. Jones

33

mensajeroalablanca@wwph.com—


¿Cómo se produjo su llamado al ministerio?

Cuando tenía trece años, sentí que

Dios me estaba llamando, pero lo ignoré

pensando que simplemente estaba emocionado

por un campamento. En 1995

mi suegra me pidió que fuera maestro en

el campamento de jóvenes en Gillette,

Wyoming. Estaba en un culto por la

noche cuando el evangelista Tim Charles

hizo una invitación para hacer una

oración especial. Sentí el impulso de

Dios a pasar al frente pero no sabía para

qué. Tim Charles me profetizó y fue

como si un rompecabezas se completara

frente a mí. Sentí al Señor y supe sin

duda alguna que Él me estaba llamando

a servirle en el ministerio. Proclamé mi

llamado esa misma noche, y Dios trabajó

milagrosamente en mi vida ordenando

mis pasos para ministrar a tiempo completo.

Como director de jóvenes estatal en

Dakota del Norte, ¿cuáles son sus

mejores recuerdos?

Mis recuerdos más gratos son de

muchos viernes por la noche haciendo

actividades con los jóvenes. Sin embargo,

el recuerdo más grato también es el

más retador para mí. Mientras servía

como pastor de jóvenes en Bismarck,

una joven de mi grupo salió embarazada

a temprana edad. Hablé con la madre

soltera y el joven y les ayudé a tomar la

decisión de tener a la criatura y darla en

adopción. Realicé una ceremonia de

adopción donde dedicamos a la criatura

y literalmente la pusimos en brazos de

los padres adoptivos. Fue muy difícil.

Por: Nueva Delhi Orantes

Entrevista a Michael Luithle, Director de Informática de las Oficinas Internacionales

Michael Luithle nació en 1968, en un pequeño pueblo en Dakota del Norte. Se graduó con

una licenciatura en Administración de Empresas. Se mudó a Minneapolis, Minnesota donde

trabajó en diferentes posiciones, incluyendo la de Gerente de Data y Administrador de

Sistemas. En 1994 se casó con Mónica L. Lee, hija de unos pastores de la Iglesia de Dios de

la Profecía. En el verano de 1995, aceptó su llamado al ministerio y junto a su esposa se

mudaron a Bismarck, Dakota del Norte para servir como pastor asociado de su suegro, Barry

Lee. Trabajó como Director de Jóvenes Estatal y sirvió como pastor en Golden Valley. En 1999 aceptó la posición

de Diseñador de las Redes Telefónicas Mundiales (“Webmaster”) en las Oficinas Internacionales. Desde

la Asamblea General de 2000 administra los departamentos de Servicios de Informática Tecnológica y Arte.

También se mantiene activo en el ministerio de evangelismo de su iglesia local. Vive junto a su esposa y dos

hijos en Cleveland, Tenesí.

34—Mensajero

Ala Blanca noviembre-diciembre de 2006

Una familia estaba triste por estar dando

a la criatura en adopción y la otra estaba

extática por estar recibiendo un bebé ya

que ellos no podían concebir. Más tarde,

tuve la oportunidad de presenciar la boda

de esta misma joven con un joven cristiano

para comenzar una familia.

Descríbanos ¿cuáles son las responsabilidades

que tiene a cargo como

Director de Informática de las Oficinas

Internacionales?

El rol de director del Departamento

de Informática es facilitar las necesidades

de las Oficinas Internacionales en

todas las áreas tecnológicas. Éstas

incluyen: páginas Web, faxes, copiadoras,

computadoras, software para completar

trabajos, interconexión de departamentos

y otras oficinas, necesidades


para conferencias (inscripción, webcasting,

equipo de sonido, etc.), teléfonos,

servicios de punto de venta, y apoyo técnico.

Como director, mi trabajo es orientar

a las personas para que la tecnología

pueda ayudarles más, darles apoyo y que

la misma tenga la estructura necesaria

para implementar estas soluciones de

modo que la Palabra de Dios se

propague.

¿Qué consejo nos daría para mantenernos

al día con las nuevas tecnologías

computacionales?

Recuerde que las computadoras

nunca van a reemplazar a la gente, sólo

son herramientas. Siempre va a haber

alguien tratando de venderle algo. No

tema preguntar: “¿Cómo ayuda esto a mi

ministerio y cómo me ahorrará tiempo?”

Investigue siempre. Hable con personas

que tengan un trabajo similar al suyo

para descubrir qué productos usan y por

qué los prefieren. Busque soluciones

simples. Si se supone que un producto

haga muchas cosas interesantes, pida

una demostración para que pueda ver

cuántos pasos toma hacerlo. No permita

que el vendedor tome atajos. Preséntele

situaciones que enfrentaría en la vida

real. Finalmente, no haga decisiones

basadas en lo maravilloso que es el producto;

sólo compre lo que pueda pagar.

¿Qué acogida ha tenido el website de

la iglesia a nivel internacional?

A nivel internacional hemos tenido

una respuesta grande y tenemos muchos

testimonios de agradecimiento por haber

puesto a la disposición en un tiempo

razonable artículos que de otra manera

nunca lo estarían. Una mejoría reciente

en la Internet es el sitio del Comité

de Doctrina Bíblica y Gobierno el

cual tiene estudios doctrinales y

páginas publicadas en cuatro idiomas

diferentes.

¿Ofrece su oficina algún apoyo

para el desarrollo de sitios en la

web de la iglesia en otros países?

Desafortunadamente debido a

las diferentes clases de páginas web

y herramientas disponibles alrededor

del mundo, recomendamos trabajar

con una compañía en la misma

nación que atenderá las necesidades

en el mismo idioma.

¿Quiénes han marcado su vida

ministerial?

Mi suegro, el Obispo Barry Lee

ha sido una ayuda tremenda. Me

tomó bajo sus alas y me introdujo al

ministerio. Le estaré eternamente

agradecido por su guianza. También

he sido grandemente bendecido al

trabajar con grandes hombres y

mujeres como el Obispo Billy

Murry, Cathy Payne, los obispos

Perry Gillum y Fred S. Fisher,

padre, John Payne y muchos líderes

más. Otro grupo de hombres y

mujeres que han sido de bendición

para mí forman parte de mi clase de

Escuela Dominical la cual incluye a

grandes eruditos como los obispos

W.A. Howard, Jesse Cagle, Ray C.

Wynn, Hugh Edwards y A.J.

Coalter, el diácono Frank Howard y

la hermana Elva Howard. Todos

ellos han sido una tremenda fuente

de información, así también como de

sabiduría para mí.

Con la edición de enero/febrero

damos inicio a nuestro 57mo año

de publicación. El tema central

para esta edición será Dando y

Ofrendando. ¿Qué mejor manera

de comenzar el año que hablando

sobre la manera de ofrendar y

diezmar? A menudo estos son

temas los que no nos atrevemos

a tocar en nuestras iglesias por

miedo a ser mal interpretados o a

que la gente se asuste. Febrero es

el mes de la mayordomía en la

iglesia. Comencemos este año

dedicándole este aspecto de

nuestras vidas al Señor.

Diana M. García

Editora

35

mensajeroalablanca@wwph.com—


ALA BLANCA

Spanish White Wing Messenger

P.O. BOX 2910

CLEVELAND, TN 37320-2910

¡Y en la tierra

buena voluntad para con los hombres!

Saludos Navideños a nuestros lectores,

de parte del personal de redacción del

Mansajero Ala Blanca

NON-PROFIT ORG. U.S.

POSTAGE

PAID

PERMIT No. 278

CLEVELAND, TN

More magazines by this user
Similar magazines