MANSILLA DE LAS MULAS - Instituto Geológico y Minero de España

igme.es

MANSILLA DE LAS MULAS - Instituto Geológico y Minero de España

MAPA GEOLÓGICO DE ESPAÑA

Escala 1 : 50.000

Segunda serie - Prímera edición

161 162 163

LEÓN GRADEFES ALMANZA

13-9

14-9

15-9

194

196

STA. MARÍA

DEL PARAMO

13-10

SAHAGÚN

15-10

232 233 234

VILLAMAÑAN

13-11

VALENCIA DE

DON JUAN

14-11

VILLADA

15-11

195

14-10

MANSILLA DE LAS MULAS


MAPA GEOLÓGICO DE ESPAÑA

ESCALA 1:50.000

195 (14-10)

SE INCLUYE MAPA GEOMORFOLÓGICO A LA MISMA ESCALA

MANSILLA DE LAS MULAS


©

INSTITUTO GEOLÓGICO Y MINERO DE ESPAÑA

Ríos Rosas, 23. 28003 MADRID

Depósito legal: M. 45163-2005

ISBN: 84-7840-612-3

NIPO: 657-05-020-6

Impresión: Trebol Propuesta Gráfica


El Mapa Geológico y Memoria explicativa de la Hoja de MANSILLA DE LAS MULAS han sido

realizados por el Área de Cartografía Geológica de la Dirección de Geología y Geofísica del

IGME habiendo intervenido en su realización los siguientes autores:

Mapa y Cortes Geológicos:

Espina, R.G.; Nozal, F. y Suárez-Rodríguez, A. (IGME).

Mapa y Cortes Geomorfológicos:

Espina, R.G.; Nozal, F. y Suárez-Rodríguez, A. (IGME).

Memoria:

Espina, R.G.; Nozal, F. y Suárez-Rodríguez, A. (IGME).

Estratigrafía:

Herrero, A.; Nozal, F. y Espina, R.G.

Asimismo, han colaborado en aspectos temáticos parciales:

Columnas Estratigráficas y Sedimentología de campo : A. Herrero (IGME)

Estudio de láminas delgadas y Sedimentología : I. Armenteros

(Dpto. de Geología, Univ. de Salamanca)

Paleontología:

C. Sesé (Museo de Ciencias Naturales, CSIC)

Mineralogía:

P. Pellitero (Dpto. de Geología, Univ. de Salamanca)

Dirección del Estudio:

L.R. Rodríguez Fernández y N. Heredia

*Se pone en conocimiento del lector que en el Centro de Documentación del IGME existe para

su consulta una documentación complementaria de esta Hoja y Memoria constituida por:

— Muestras y sus correspondientes preparaciones.

— Informes paleontológicos y sedimentológicos de dichas muestras.

— Columnas estratigráficas de detalle.

— Fichas bibliográficas, álbum de fotografías y demás información.


ÍNDICE

1.- INTRODUCCIÓN.................................................................................................................7

2.- ESTRATIGRAFÍA ..............................................................................................................10

2.1.ANTECEDENTES..........................................................................................................10

2.2.TERCIARIO. NEÓGENO...............................................................................................11

2.2.1.- Arenas y limos con concreciones carbonatadas;

conglomerados polimícticos y niveles de calcretas. "Unidad

Polimíctica". (Mioceno: Aragoniense-Vallesiense inf.) (1).................................11

- Interpretación sedimentológica........................................................................15

- Edad................................................................................................................15

- Correlación......................................................................................................16

2.3.- CUATENARIO...........................................................................................................16

2.3.1.- Gravas silíceas, arenas y limos. Terrazas (2, 3 y 4) (Pleistoceno-Holoceno)........17

2.3.2.- Gravas, arenas y limos. Glacis (5 y 6). (Pleistoceno-Holoceno)..........................18

2.3.3.- Cantos, limos y arenas. Abanicos y conos aluviales (7).....................................19

2.3.4.- Gravas silíceas, arenas y limos. Lecho actual (8), Fondos de valle (8)

y Llanura de inundación (9). (Holoceno)...........................................................19

5


3. TECTÓNICA........................................................................................................................20

3.1.- TECTÓNICA ALPINA..................................................................................................20

4. GEOMORFOLOGÍA............................................................................................................22

4.1.- DESCRIPCIÓN FISIOGRÁFICA.....................................................................................22

4.2.- ANTECEDENTES........................................................................................................27

4.3.- ANÁLISIS GEOMORFOLÓGICO..................................................................................27

4.3.1.- Estudio morfoestructural..................................................................................27

4.3.2.- Estudio del modelado y Formaciones superficiales............................................28

- Formas fluviales................................................................................................28

- Formas poligénicas...........................................................................................32

- Formas de laderas.............................................................................................33

- Formas lacustres...............................................................................................33

- Formas antrópicas............................................................................................33

4.3.3.- Evolución dinámica...........................................................................................33

4.3.4.- Morfología actual-subactual y tendencias futuras.............................................34

5.- HISTORIA GEOLÓGICA....................................................................................................35

6.- GEOLOGÍA ECONÓMICA.................................................................................................36

6.1.- RECURSOS MINERALES. ROCAS INDUSTRIALES.........................................................36

- Aridos naturales.......................................................................................................36

- Zahorras............................................................................................................ .....37

6.2.- HIDROGEOLOGÍA............................................................................................... .....37

- Acuíferos superficiales......................................................................................... ....37

- Acuíferos profundos.......................................................................................... .....41

7.- BIBLIOGRAFÍA..................................................................................................................43

6


1. INTRODUCCION

La Hoja de MANSILLA DE LAS MULAS nº 195 (14-10) se encuentra situada en la Submeseta

Septentrional, en el sector noroccidental de Cuenca del Duero, próxima al borde con la Cordillera

Cantábrica (fig.1).

Administrativamente pertenece a la Comunidad Autónoma de Castilla y León, correspondiendo

la totalidad de su superficie a la provincia de León .

Destacan como poblaciones más importantes: Mansilla de las Mulas, El Burgo Ranero, Santas

Martas y Matadeón de los Oteros. Existen además numerosos pueblos y aldeas distribuidos regularmente

por toda la superficie de la Hoja destacando: Matallana de Valmadrigal, Reliegos,

Palanquinos, etc.

Por lo que respecta a la red fluvial, el rasgo más característico es la confluencia de los ríos Esla y

Porma en el extremo NO de la Hoja. Precisamente el Río Esla es el principal colector del sector

NO de la Cuenca del Duero y de las áreas adyacentes, aportando sus aguas al Río Duero. El resto

de la Hoja está caracterizada por una serie de arroyos de escasa importancia que vierten aguas

bien hacia el Esla o bien hacia el Cea, que surca la parte meridional de la vecina Hoja de Valencia

de Don Juan. La divisoria de aguas entre estos dos tipos de arroyos se encuentra aproximadamente

hacia la mitad de la Hoja, con una directriz norte-sur desde Matadeón de los Oteros hasta

Santas Martas, donde adquiere un rumbo NE-SO hasta el límite norte de la Hoja.

El relieve en general es suave oscilando la altitud entre los 918 m al norte de Villamuñío y los 760

m en la esquina SO de la Hoja. La zona más elevada se encuentran en el extremo NE y corresponde

al interfluvio entre las terrazas más altas del Río del Esla y las del Río Cea, situadas ya en

la Hoja de Sahagún (NOZAL et al ; in litt).

El régimen climático se corresponde con el clima continental propio de la Meseta Septentrional,

ligeramente influenciado por la proximidad a la Cordillera Cantábrica, estando comprendido

entre un clima Mediterráneo templado seco a húmedo, con un régimen de precipitaciones que

oscila entre 500 y 700 mm anuales, y una temperatura media anual entre 10 y 12º C .

7


8

BORDE ZAMORANO-LEONES

128 129 130 131 132

160 161 162 163 164

LEON

231

193

CORDILLERA CANTABRICA

194 195 196 197

MANSILLA

DE LAS

MULAS

232 233 234 235

269 270 271 272 273

ZAMORA

PALENCIA

CUENCA DEL DUERO

VALLADOLID

BURGOS

Fig. 1.- Situación de la Hoja Nº 195 (Mansilla de las Mulas) en el ámbito

de la Cuenca del Duero.

ΝΝN


La vegetación autóctona, en general bastante degradada, aparece conservada preferentemente

en la parte alta del interfluvio Esla-Cea, estando representada por matorral con árbolado (robles

y encinas ). En las riberas y fondos de valle aparecen las asociaciones de caducifolios constituidas

por chopos, olmos y sauces, alternando con prados naturales.

En las ámplias vegas de los ríos Porma y Esla destacan los cultivos de regadío (maíz y remolacha)

junto con plantaciones de choperas en la parte no activa del cauce actual.

Desde el punto de vista geológico, la Hoja de Mansilla de las Mulas, se ubica dentro de la Cuenca

del Duero aflorando en ella sedimentos continentales pertenecientes al Terciario y al Cuaternario.

Se encuentra además, próxima al borde centro-meridional de la Cordillera Cantábrica. La importante

elevación y el carácter de borde tectónicamente activo, correspondiente al flanco sur de

dicha Cordillera, han condicionado la sedimentación terciaria adyacente (ALONSO et al ; 1996).

El sistema fundamental de entrada y distribución de materiales a la cuenca a través de este

borde, tuvo lugar mediante un conjunto de grandes abanicos aluviales, que con diferente desarrollo

y composición, se solapan y superponen en un lapso de tiempo comprendido, entre el

Paleógeno inferior y el Pleistoceno inferior (COLMENERO et al ; 1982a, GARCÍA RAMOS et al ;

1982a; MANJÓN et al ;1982b).

La Cuenca del Duero y en concreto el entorno que nos ocupa, durante el Cuaternario ha sufrido

un importante proceso de erosión, ocupando las formaciones superficiales de origen fluvial

(terrazas), amplias extensiones.

Como antecedentes geológicos, las primeras referencias al área en que se encuentra la Hoja, se

deben a HERNÁNDEZ SAMPELAYO et al ; (1929a y b), HERNÁNDEZ SAMPELAYO (1933), que realizan

respectivamente las Hojas geológicas de Sahagún (196); Mansilla de las Mulas (195) y

Gradefes (162). CIRY(1939), HERNÁNDEZ PACHECO (1957) y MABESOONE (1959) realizan también

observaciones en esta región; con posterioridad tienen lugar los trabajos cartográficos de

AEROSERVICE (1967) y la Síntesis a escala 1:200.000 de la cartografía existente del IGME (1970)

encuadrada dentro de la Hoja de León (19). LEGUEY y RODRÍGUEZ (1970) estudian las terrazas

del Esla y TORRENT (1976) el desarrollo de los suelos relacionados con éstas. DE JONG (1971)

estudia los sedimentos postorogénicos del borde meridional de la Cuenca del Duero, deduciendo

sus características geomorfológicas y ambientales. Las aportaciones más notables para el

conocimiento de la zona corresponden a las cartografías MAGNA de las Hojas de Vegas del

Condado (MANJÓN et al ; 1982c), Cistierna (COLMENERO et al ; 1982b), Saldaña (ARAGONÉS

et al ; 1982) y La Robla (LEYVA et al ; 1984), junto con la síntesis y correlación de PORTERO et al ;

(1982 y 1983), realizada a partir del propio MAGNA. Más recientemente, ALONSO et al ; (1995)

han reinterpretado los datos anteriores, aportando a la vez otros nuevos acerca de la estructura

de los depósitos terciarios sinorogénicos. Por último, la síntesis cartográfica provincial 1:200.000

realizada por ITGE-Diputación de León (SUÁREZ RODRÍGUEZ et al ; 1994), que incorpora datos

de los MAGNAS en realización, así como las notas de HERRERO et al ; (1994) y NOZAL y ESPINA

(1994), fruto también de dichos trabajos, constituyen las úlimas aportaciones a la zona de estudio.

9


2. ESTRATIGRAFIA

2.1. ANTECEDENTES

La Hoja de Mansilla de las Mulas se caracteriza estratigráficamente por la presencia de sedimentos

neógenos correspondientes a la Cuenca del Duero. Los materiales que afloran en la misma,

se pueden asignar a dos grandes conjuntos pertenecientes a ciclos sedimentarios con distinto significado.

Por un lado, los sedimentos terciarios correspondientes al relleno continental de la

depresión, y por otro, los asociados al proceso de erosión y vaciado de la Cuenca , que tienen

carácter de recubrimiento, son asignados tradicionalmente al Cuaternario.

El establecimiento de la estratigrafía del Neógeno para el sector septentrional de la Cuenca del

Duero, se inicia con los trabajos de CIRY (1939) ROYO GOMEZ (1926) y HERNÁNDEZ-PACHECO

(1957), MABESOONE (1959) y EVERS (1967). Con los trabajos de MAGNA llevados a cabo a finales

de los años 70, se definen nuevas facies y se establecen correlaciones entre las distintas

Unidades y los sistemas deposicionales que las han originado. La correlación de las mismas a nivel

cuencal, en sentido Norte-Sur, se lleva a cabo por PORTERO et al ; (1982 y 1983), tomando como

referencia dichos trabajos.

COLMENERO et al ; (1982a) y MANJÓN et al ; (1982a) establecen la serie estratigráfica general del

Terciario en esta región del borde norte de la Cuenca del Duero; resultante de la sedimentación de sucesivos

sistemas de abanicos aluviales, instalados en posiciones diferentes con áreas madres y desarrollo

distintos. Los sistemas de abanicos se han separado utilizando nombres de localidades situadas comúnmente

en su zona apical y de muro a techo estan integrados por: el Complejo de Vegaquemada, los

Sistemas de Cuevas-Candanedo y el Sistema de Barrillos. El primero de éstos se divide en dos tramos,

el inferior equivale a las "facies Garumnienses", en continuidad con los últimos tramos cretácicos, y está

constituido por calizas, areniscas y lutitas versicolores. La parte alta del Complejo de Vegaquemada

representa una alternancia cíclica de secuencias granodecrecientes de paraconglomerados, areniscas y

limolitas y en algunos casos calizas y margas. Los Sistemas de Cuevas-Candanedo constituyen dos grandes

sistemas de abanicos aluviales de mayor potencia y expansión cuyo carácter distintivo viene dado

por la litología de los clastos: en el de las Cuevas son fundamentalmente carbonatados cretácicos y en

el de Candanedo poligénicos paleozoicos. Sus caracteres comunes son la disposición masiva o ligeramente

gradada de sus coladas y el reagrupamiento que éstas adquieren hacia el sur desde las zonas

apicales, pasando a capas de espesor progresivamente menor, interdigitadas con fangos. El Sistema de

Barrillos cierra el ciclo Terciario en la zona del borde N de la Cuenca del Duero y se caracteriza por su

carácter progradante sobre las facies medias/distales de los abanicos inferiores y por estar constituida

exclusivamente por cantos cuarcíticos de procedencia paleozoica.

La diferenciación de abanicos efectuada en las Hojas situadas al norte de la zona de estudio resulta

imposible debido a la homogeneidad litológica y a los escasos afloramientos no recubiertos por los

depósitos cuaternarios de la Hoja de Mansilla de las Mulas. La única afirmación que se puede realizar

es que los materiales Terciarios aflorantes en la Hoja de Mansilla de las Mulas representan facies mediasdistales

de los Abanicos proximales polimícticos (Sistemas de Cuevas-Candanedo), puesto que el

Sistema de Barrillos se queda colgado topográficamente en las Hojas de León (SUÁREZ RODRÍGUEZ et

al ; in litt.); Gradefes (NOZAL et al ; in litt.) y Almanza (NOZAL et al ; in litt.). Estos materiales han sido

agrupados en una única unidad litoestratigráfica denominada Unidad Polimíctica, que coincide con la

10


Unidad Poligénica de HERRERO et al ; 1994) y el Complejo de Abanicos Poligénicos Intermedios de

SUÁREZ et al ; (1994)

2.2. TERCIARIO. NEOGÉNO

Corresponden a esta edad el conjunto de materiales detríticos aflorantes en la Hoja y que forman

parte del relleno sedimentario de la Cuenca del Duero. Las edades atribuidas para estos

materiales en la zona de estudio se han tomado de dataciones realizadas en áreas próximas a la

Hoja y recogidas en PORTERO et al ; (1982), que abarcan desde el Aragoniense hasta el

Vallesiense inf. La naturaleza de los cantos evidencia un área madre mesozoica predominantemente

carbonatada, coexistiendo con otra paleozoica, de caracter también carbonatado y silíceo.

2.2.1. Arenas y limos con concreciones carbonatadas; conglomerados polimícticos y niveles

de calcretas. "Unidad Polimíctica". (Mioceno: Aragoniense-Vallesiense inferior). (1)

Esta Unidad corresponde a los materiales estratigráficamente más bajos existentes en la Hoja y

cartográficamente representan al sustrato terciario. Las columnas estratigráficas más importantes

están ubicadas en los cuadrantes suroriental y suroccidental de la Hoja, mientra que en el

resto se pueden hacer únicamente observaciones puntuales de las diferentes facies que presenta

esta Unidad, puesto que las condiciones de afloramiento están muy condicionadas por la morfología

presente en la zona, recubierta en su mayoría por terrazas cuaternarias.

Los mejores afloramientos corresponden a los existentes en las proximidades de Corbillos de los

Oteros y en la zona de Castrotierra. Los demás son pequeños afloramientos en cortes de canteras

de extracción de arcillas y arenas, y el resto son taludes de carreteras.

Las capas se presenta subhorizontales, con inclinaciones deposicionales de 2-5° hacia el sur; los

desniveles producidos por la incisión fluvial solo permiten la observación de los 100 m superiores

de esta Unidad. Sin embargo, en las hojas situadas al norte, al disponerse las capas en abanico,

configurando una discordancia sintectónica (ALONSO et al ; 1996), las potencias aflorantes

estimadas superan los 1.000 m de espesor.

La Unidad está constituida por arenas, fangos, niveles esporádicos de conglomerados de escasa

continuidad lateral y costras carbonatadas muy localizadas, aflorando en secciones de escaso

espesor y de carácter monótono. Se ordenan en secuencias granodecrecientes, con un tamaño

que oscila entre 1 m y 5 m (fig. 2).

Los depósitos de esta Unidad se pueden agrupar en un conjunto de facies, que se describen

acontinuación.

Las facies de gravas son conglomerados clastosoportados. En los escasos afloramientos donde

aparecen se comprueba que son conglomerados polimodales, con matriz arenosa y microconglomerática.

En campo, este tipo de facies presenta un color blanco, tanto más acusado cuanto

mayor es la cementación de carbonato cálcico. Los clastos son subangulosos a subredondeados,

con un centil que no supera los 15 cm. La composición de los clastos es mayoritariamente

silícea (arenisca, cuarcita y lidita), aunque también existen cantos carbonatados de calizas pale-

11


12

LLANURA DE INUNDACIÓN CON

ENCOSTRAMIENTOS DE CARBONATO Y CANALES

UNIDAD POLIMICTICA

´,

1O m

O m

Conglomerado

Arena

Limo

Costra

Nódulos de carbonato

Secuencia granodecreciente

Secuencia granocreciente

Estratificación cruzada en surco

Estratificación horizontal

Fig. 2.- Columna estratigráfica de la Unidad Polimíctica (1) en la localidad de Velilla

de los Oteros.


ozoicas y cretácicas y algunos niveles con intraclastos procedentes de la destrucción de costras

carbonatadas.

Internamente muestran estratificación cruzada en surco, de media escala. Presentan granoselección

positiva y abundantes imbricaciones. El límite superior es gradual con facies de areniscas.

Las paleocorrientes medidas en clastos imbricados y estructuras sedimentarias muestran flujos,

que en general, se dirigen hacia SO y O.

La geometría particular de estos depósitos es de cuerpos canalizados de escasa extensión lateral,

con la superficie inferior erosiva, y con una relación anchura/profundidad muy baja.

Las facies de arenas están muy presentes en esta Unidad, con dos tipos de facies. Por un lado,

aparecen arenas de tamaño medio a fino, bastante limosas. Pueden estar cementadas en la base

por carbonato cálcico. Están bien clasificadas, y son bastante homogéneas. El límite inferior es

neto, ligeramente erosivo, y el superior es gradacional. La geometría general es de cuerpos tabulares,

de cierta extensión lateral.

En estos sedimentos no suelen aparecer estructuras tractivas, ahora bien, si aparece un conjunto

de rasgos paleoedáficos como nódulos de carbonato (a veces septarizados) y rizocreciones de

tamaño variable, nódulos de oxihidróxidos de hierro y varios tipos de cutanes. Destaca una

estructuración del sedimento en prismas y poliedros.

El segundo tipo de facies consiste en arenas asociadas a cuerpos conglomeráticos canalizados.

Son de tamaño grueso a medio, con colores ocres y blancos y la cementación es de carbonato

cálcico. El límite inferior suele ser erosivo, estando asociadas a facies más gruesas, mientra que

el límite superior es gradacional hacia facies más finas.

En este tipo de sedimentos se desarrolla estratificación cruzada en surco, localmente lenticular.

En algún caso se aprecia que la base está remarcada por clastos de carbonato intraformacionales

y otras veces, estas arenas, presentan laminaciones de ripples.

Los análisis mineralógicos de la fracción ligera de los términos arenosos (arenas s.l. y matriz arenosa

de los niveles conglomeráticos), indican como componenete mayoritario el cuarzo (>50%),

y en menor proporción la calcita, plagioclasas y fragmentos de roca. Estos últimos provienen de

la erosión de rocas paleozoicas o de caliches micríticos terciarios. El cuarzo aparece en fragmentos

con diferentes coloraciones: incoloro, blanco o con tonalidades amarillentas o rojizas, debido

a pátinas de óxidos de Fe.

El porcentaje de minerales pesados y trazas, una vez que se ha obtenido la fracción de arena

media y limo grueso, alcanza en algunos casos el 1%. Los minerales pesados de las muestras estudiadas

muestran un elevado contenido en óxidos-sulfuros de Fe con valores entre 40-54% y circón

14-37% del total de la muestra; en menor porcentaje se encuentra turmalina y rutilo 1-5% e

ilmenita 0,5-2,7% y como trazas o accesorios oro, anfibol, estaurolitas, distena y monacita.

Las facies fangosas son limos y arcillas con un contenido en arena fina ocasionalmente alto. El

límite inferior es gradacional, y el superior es en general, erosionado por otras facies de grano

13


más grueso. Estas facies forman cuerpos tabulares de extensión lateral media.

Internamente no se aprecia ninguna estructura tractiva, pero sí rasgos paleoedáficos. Entre estos

últimos, destaca una estructuración del sedimento en prismas y poliedros, de diverso tamaño.

También suelen aparecer rizocreciones, nódulos de carbonato y cutanes de arcillas.

Los minerales de la fracción arcillosa, analizados por DR-X, tienen a los filosilicatos (mica y caolinita)

como componente mayoritario, acompañando a estos minerales contenidos variables de

clorita.

Las facies de costras carbonatadas aparecen de forma ocasional con espesores muy reducidos y

de escasa continuidad lateral. Su composición presenta una alta proporción de arenas y fangos,

que pueden llegar en algunos casos al 30% de granos de cuarzo y casi al 25% de filosilicatos

(mica y caolín).

Los perfiles de los caliches muestran la sucesión vertical típica de horizontes morfológicos transicionales

(ESTEBAN y KLAPPA, 1983; GOUDIE, 1983), en campo y muestra de mano suelen presentar

alveolos rellenos de cemento esparítico.

El techo de estos niveles suele ser plano y neto; el tránsito a los niveles inferiores suele ser gradacional,

pasando a horizontes nodulares o alveolares rellenos de arcilla, disminuyendo la proporción

de carbonato hacia el sustrato inalterado (Columna de Velilla de los Oteros).

Las facies de caliches corresponden a horizontes de acumulación de carbonato, generalmente masivos,

que se localizan a techo de secuencias granodecrecientes completas (arenas-->lutitas) o incompletas

(lutitas arenosas o limos arenosos-->lutitas). El fenómeno de la carbonatación (epigénesis calcítica

sobre facies finas lutítico-arenosas) puede atribuirse, entre otros factores, a la existencia de climas

contrastados relativamente cálidos, lo que unido a las características topográficas y aluviales de

la cuenca fomentaría la epigénesis calcítica, total o parcial, de los perfiles edáficos, con cuyo desarrollo

tuvo seguramente relaciones genéticas en algunos casos. La cementación calcítica observada

en algunos niveles arenosos es una prueba de las condiciones favorables para la precipitación de

carbonato en la cuenca, en la que debía de existir un elevado grado de saturación de las aguas

subsuperficiales y superficiales con respecto al carbonato cálcico.

En lámina delgada, los caliches se muestran como una carbonatación casi total de las facies terrígenas,

generalmente finas (lutíticas), a las que reemplazan isovolumétricamente. Representan

encostramientos con un contenido variable en terrígenos de tamaño arena-limo (hasta el 20%,

sobre todo de cuarzo y en menor medida de fragmentos de roca), con una intensa corrosión de

los granos de cuarzo y sustitución casi completa de la matriz original en algunas muestras.

Las relaciones texturales observadas con respecto a las facies sustituidas indican que los caliches,

a pesar de ser rasgos relacionados con perfiles de alteración, suelen suceder (ya que los fosilizan)

a rasgos edáficos previos. Algunas de las facies de caliche presentan ostrácodos que, en ocasiones,

son restos fósiles de la facies lutítica sedimentaria previa (facies correspondientes a pequeños

encharcamientos lacustres) y, otras veces, son restos removilizados de horizontes superiores

(por un fenómeno de iluviación) que se depositan en los rellenos geopetales.

14


Interpretención sedimentológica

Las características sedimentológicas principales de los cortes estudiados en esta Unidad (HERRE-

RO et al ; 1994), son las de una llanura aluvial de piedemonte con un extenso desarrollo de llanuras

aluviales de fangos (facies de desbordamiento), en un contexto de partes medias-distales

de abanicos aluviales, no confinados, de alta eficacia de transporte; la presencia de paleosuelos

carbonatados, exclusivos de esta Unidad y su madurez, indican áreas inactivas más o menos

extensas del sistema aluvial durante períodos prolongados de tiempo bajo un clima árido o

semiárido con lluvias estaciones (GOUDIE, 1983).

Las facies de gravas están relacionadas con el relleno de canales y con la migración de barras de

grava de diversos tipos. Los canales rara vez se sobreimponen unos a otros, por lo que estarían

aislados en la llanura aluvial, siendo difícil establecer una relación entre los sedimentos de la llanura

de inundación y los de estos canales contiguos. La geometría de este tipos de canales, estrechos

y profundos (relación anchura/profundidad muy baja), sugiere una energía de transporte

muy elevada y con fuerte poder erosivo.

Las facies arenosas pueden ser de dos tipos: el primero está ligado a la sedimentación en zonas alejadas

de los canales, en una llanura de inundación que está afectada por procesos edáficos, con zonas

encharcadas y con importante vegetación. El segundo tipo de facies arenosas representa el relleno de

canales con la construcción de dunas y megarripples o una etapa de abandono de los canales por una

pérdida de flujo; cuando están ligadas a las facies conglomeráticas, representan el relleno de canales.

Las facies fangosas representan fundamentalmente la sedimentación propia de una llanura de inundación,

en la que los flujos acuosos estarían pocos confinados. Sobre estos materiales, se desarrollarían

importantes procesos edáficos con transformaciones y removilizaciones de material en los perfiles.

El tipo de flujo y la edafogenésis superpuesta, serían los responsables de la desaparición de las estructuras

sedimentarias primarias en estas facies.

Las facies carbonatadas corresponden mayoritariamente a niveles de claro origen pedogenético (calcretas

o caliches), consecuecia de una epigénesis carbonatada intensa, desarrollada sobre depósitos

localizados en la llanura aluvial. Excepcionalmente, en algunos niveles se aprecia un cierto contenido

en restos fósiles (ostrácodos y caráceas) y su asociación a facies fangosas oscuras; en estos casos, las

facies carbonatadas corresponden a depósitos de precipitación química primaria en áreas lacustres

someras y efímeras, que al desecarse, quedan sometidas a edafización y carbonatación secundaria.

Este hecho es frecuente en cuencas con sistemas lacustres carbonatados someros, sometidos a cambios

frecuetes de nivel.

Edad

Dentro de la Hoja de Gradefes (162), situada justo al norte de Mansilla de las Mulas, BATALLER y SAM-

PELAYO (1944), citando a CLEMENTE SAENZ (?), mencionan cerca de la localidad de Mellanzos restos

de Mastodón turicensis, y otros restos de Mastodón , de edad Astariciense (Aragoniense superior), en

San Miguel de la Escalada. Durante las campañas de campo llevadas a cabo para la realización del

MAGNA, no se han encontrado restos paleontólogicos clasificables que permitan una datación más

precisa de esta Unidad.

15


No obstante, se pueden acotar algunos datos con los yacimientos, ya clásicos, descritos por POR-

TERO et al ; 1982 en zonas próximas (hacia el E y SE), si consideramos o extrapolamos su ubicación

con respecto a las Unidades aquí diferenciadas (NOZAL en prep.). Los yacimientos de Relea

(164) y de Itero Seco (197), se localizan en la Unidad Polimíctica, a unos 70-80 m por debajo del

contacto con la Unidad Silícea, proporcionan una edad Vallesiense inferior (MN 9); los yacimientos

de Saldaña (164) con problemas de localización, se sitúan también en la Unidad Polimíctica,

a unos 120-80 m por debajo del contacto, indicando una edad Astaraciense superior (MN 8). Los

restos de Mellanzos y otros hallazgos situados al O de la Hoja de Gradefes (162) corresponden a

restos de Mastodontes, que junto con los Villaobispo de las Regueras (161), localizados aprox. a

100-80m bajo el contacto de la Unidad Silícea indican una edad Astaraciense (MN 7 y 8) al igual

que los restos de Mansilla del Páramo (194).

En consecuencia, a la parte superior de la Unidad Polimíctica, que es la que aflora en Mansilla de

las Mulas y en las Hojas referenciadas, se le puede asignar una edad Aragoniense superior

(Astaraciense)-Vallesiense inferior (Zonas MN 7a9).

Correlación

La Unidad Polimíctica es perfectamente correlacionable con las descritas en áreas adyacentes.

Así, esta Unidad se correlaciona cartográficamente de forma directa con los sistemas de abanicos

aluviales de clastos poligénicos (MANJÓN et al ; 1982b y COLMENERO et al ; 1982a) que en

esta Hoja corresponderían a los Abanicos de Candanedo y de Modino. Del mismo modo equivale

a las partes proximales de los abanicos de conglomerados polimícticos (Candanedo y

Modino), cuyas capas conforman en el borde una discordancia progresiva (ALONSO et al ;1996).

Hacia el S la correlación es también directa con la Facies Tierra de Campos, por lo que se modifica

(NOZAL en prep.) el esquema estratigráfico de correlación de PORTERO et al ; (1982 y 1983)

Esta Unidad es también en parte equivalente a las denominadas "Series Ocres" de MARTÍN-

SERRANO (1988a), definidas más al O en el borde Zamorano-Leonés de la Cuenca del Duero.

2.3. CUATERNARIO

Se considera, que el paso del Plioceno al Pleistoceno se hace a lo largo de un proceso de cambio

de régimen endorreico a exorreico en las Mesetas. Por ello y de forma general, todas las terrazas

altas de los ríos de la Península Ibérica pueden asignarse al Pleistoceno (AGUIRRE, 1989).

Sin embargo, y de acuerdo con MARTÍN-SERRANO (1988a y 1991) no es posible pensar en un

paisaje finineógeno sincrónico, puesto que la progresión de la red fluvial no pudo alcanzar todos

los lugares al mismo tiempo. La aplicación de esta hipótesis, que determina el heterocronismo de

la Raña, explica el diferente grado de disección de las distintas cuencas terciarias que habrían sido

capturadas en distintas épocas, determinado así el inicio del "Cuaternario", y por tanto, dejaría

de ser un límite cronológico preciso, pasando a ser arbitrario y propio de cada cuenca, e incluso

para cada sector de la misma.

A pesar de esta problemática, y puesto que no existen dataciones, consideramos convencionalmente

como Cuaternario, todo sedimento que se relaciona directa o indirectamente con la red

fluvial actual.

16


En la Hoja de Mansilla de las Mulas, por su extensión y significado morfogenético, los depósitos

cuaternarios de origen estrictamente fluvial son los más importantes; la mayor representación

corresponde a las terrazas de los ríos Esla y Porma, que en el proceso de erosión, dejan sucesivos

niveles encajados en las vertientes de los interfluvios.

Otros depósitos importantes son las llanuras aluviales, los fondos de valle y los abanicos y conos

aluviales. El resto de los depósitos recientes aparecen en relación con la evolución de las vertientes

y consisten en distintas generaciones de glacis y coluviones.

2.3.1. Gravas silíceas; gravas silíceas y limos. Terrazas (2, 3 y 4).

Aparecen representados dos sistemas escalonados de terrazas que pertenecen a los ríos Esla y

Porma, junto a una terraza del Bernesga en la esquina NO de la Hoja (SUÁREZ RODRÍGUEZ et al

; in litt.). Estas terrazas se han agrupado en altas, medias y bajas, incluyéndose otras asociadas a

cursos menores: Arroyo de las Raposeras, Valle de Abajo, Arroyo de Valmadrigal, Arroyo de

Valdearcos, etc.

Las terrazas más extensas aparecen en la mitad oriental y pertenecen al Río Esla, que discurre de

NE a SO en el extremo NO de la Hoja, donde además se le une el Porma. El Río Esla, que es el

principal curso de fluencia de la zona, deja en esta Hoja sus terrazas en la margen izquierda,

habiendose diferenciado hasta 11 niveles (NOZAL y ESPINA, 1994) que llegan a alcanzar gran

desarrollo superficial, constituyendo una amplia superficie planar conocida regionalemente como

Páramo de los Payuelos.

Las terrazas atribuidas al Porma (NOZAL y ESPINA op cit.) se encuentran en el cuadrante SO y se

manifiestan por una serie de replanos escalonados arealmente pequeños y que estan disectados

por la red de arroyos actual.

Las cargas transportadas por estos sistemas fluviales son generalmente gruesas, con alto porcentaje

(60-70%) de cantos y gravas con características litólogicas bastante comunes: alto contenido

en cantos de cuarcitas y en menor proporción, de areniscas y cuarzos. Los tamaños oscilan

entre 4 y 25 cm de diámetro, correspondiendo los mayores centiles a las terrazas del Esla. La

matriz es arenosa amarillenta y mayoritariamente silícea.

Sobre las terrazas altas han tenido lugar procesos de alteración que han consistido en rubefacción,

acompañada de iluviación de arcillas, rasgos de hidromorfismo y cantos decolorados. Esto

ha dado lugar al desarrollo de suelos rojos del orden de los Altisoles, con diferente grado de

madurez en función de la antigüedad de la terraza.

A pesar de la gran extensión superficial de estos depósitos, su espesor es sin embargo discreto,

estando comprendido normalmente entre 1,5 y 3 m.

En el conjunto de los cortes se pueden reconocer estructuras sedimentarias internas tales como:

estratificación cruzada de gran escala, cicatrices de relleno de canal, estratificación cruzada planar,

barras, imbricaciones, etc... que indicarían una configuración de canales tipo "braided".

17


En el mapa geológico se han agrupado las terrazas en orden a su simplificación en terrazas altas,

medias y bajas, y aunque esta división no implica una cronología bien definida por ausencia de

dataciones, sí expresa una cierta relación temporal (AGUIRRE, 1989; PÉREZ GONZÁLEZ, 1989).

Según el esquema general de la Cuenca del Duero se atribuyen los depósitos más altos al

Pleistoceno inferior, y los más bajos al Pleistoceno superior-Holoceno.

Las terrazas más altas del Río Esla se sitúan entre +100-85 m de cota sobre el río, los medios

entre +80-55 m y los bajos entre +25-5 m de cota.

En el Río Porma el número de escalonamientos es menor, presentando únicamente terrazas

medias con cotas que oscilan entre +75-45 m.

La terraza del Bernesga representada en la Hoja, corresponde a una terraza baja situada a +10 m.

2.3.2. Gravas, arenas y limos. Glacis (5 y 6).

Se han diferenciado dos generaciones de glacis con distinta posición morfológica. El más antiguo

se situaría en la parte alta del interfluvio Esla-Cea, en el extremo NE de la Hoja. Arranca

desde cotas próximas a los 1000m, ya en la Hoja de Almanza (NOZAL et al ; in litt.), y siempre

por debajo de la Raña, llegando a los 910m en las zonas más bajas conservadas. La antigüedad

de este glacis, junto con la fuerte incisión de la red secundaria sobre dicho interfluvio, serían responsables

de la práctica desaparición de estos depósitos, quedando conservados como pequeños

replanos que van perdiendo cota progresivamente hacia el Sur. En la Hoja de Mansilla de las

Mulas aflora únicamente un pequeño retazo de este glacis que se sitúa sobre la Unidad

Polimíctica, lindando con la vecina Hoja de Sahagún.

Dicho glacis se puede interpretar en relación a un estadío de degradación de la superficie culminante

de la Raña con repecto a las primeras etapas de morfogénesis fluvial, pudiendo enlazar en

algunos casos con las terrazas más altas del sistema Esla-Cea, las cuales aparecen conservadas

en la vecina Hoja de Valencia de Don Juan (ESPINA et al ; in litt.).

El otro tipo de glacis se localiza de forma restringida en dos zonas, por un lado en el borde NE

de la Hoja, en el mismo interfluvio Esla-Cea pero arrancando de cotas más bajas (920-900 m) y

quedando topográficamente colgado debido a la incisión actual. Otro depósito de glacis coetáneo

con los anteriores aparece al S, emplazado en zonas de vertiente. Dicho glacis debería arrancar

de la terraza alta del Esla (908 m), situada en el límite con la Hoja de Valencia de Don Juan.

Estos depósitos tienen espesores variables que en general no superan el metro y tienen una litología

similar a la de las terrazas, pero con una matriz limosa más abundante. Sobre ellos se desarrollan

suelos, cuyas características dependen del grado de evolución de los mismos, variando de

pardos rojizos a rojos fersialíticos.

Se les asigna una edad amplia Pleistoceno-Holoceno, aunque sería posible establecer una cronología

relativa más precisa, considerando las formas con las que se relacionan.

18


2.3.3. Cantos, limos y arenas. Abanicos y conos aluviales. (7)

Estos depósitos responden a una misma génesis, diferenciándose tan solo en la morfología que

presentan. Los conos de deyección son de dimensiones más pequeñas y generalmente tienen

una mayor pendiente, aparecen localizados preferentemente en la salida de pequeños barrancos

que desembocan en un valle de fondo plano de orden superior. Ejemplos de este tipo aparecen

en la comarca de los Oteros, en concreto en el Arroyo del Valle y en el Valle de Abajo.

Los abanicos aluviales, más amplios y aplanados que los conos, se desarrollan sobre todo en las

terrazas bajas del Río Esla.

El espesor de estos depósitos es variable, por lo general de orden métrico, y la composición litológica

es muy heterogénea, con gran porcentaje de finos y cantos de naturaleza muy diversa,

incluyendo cantos calcáreos correspondientes a suelos calcimorfos.

2.3.4. Gravas, arenas y limos. Fondos de valle, lecho actual y llanura de inundación (8 y 9).

Corresponden a este apartado, depósitos fluviales recientes relacionados directamente con la red

actual.

Se consideran fondos de valle todos aquellos depósitos asociados a pequeños valles de fondo

plano y barrancos de funcionamiento estacional, formados por materiales de carácter fluvial, o

por la combinación de éstos con los aportes procedentes de las laderas (aluvial-coluvial).

Los depósitos de llanura de inundación constituyen las vegas de los ríos Esla y Porma. En la proximidades

de las localidades de Roderos y Mansilla de las Mulas, en la parte NO de la Hoja, confluyen

ambos ríos defininiendo una extensa llanura de inundación que supera los 4 km de anchura.

Los depósitos de fondo de valle y llanura de inundación presentan una litologia similar a los niveles

de terraza, aunque texturalmente suelen presentar un mayor contenido de finos. A techo

aparecen los limos y arcillas de inundación, sobre los que se desarrollan los característicos y fértiles

suelos pardos de vega (Entisoles).

Debido a la regulación de caudales en las zonas de cabecera de los principales ríos mediante presas,

estas formas han dejado de ser funcionales en la actualidad, pero han de considerarse a la hora

de evaluar riesgos por avenida, en casos de lluvias excepcionales.

Como lecho actual se consideran los depósitos pura y estrictamente fluviales asociados a los cursos

permanentes principales (Porma y Esla), diferenciandose de los de llanura de inundación únicamente

por su funcionalidad en el momento presente. En el lecho actual son frecuentes los cauces

abandonados y los depósitos formados por barras de gravas y arenas relacionados con las crecidas.

El lecho actual se encuentra ligeramente encajado (1-4 m) sobre la llanura de inundación. Este

sector del cauce es funcional durante la estación más lluviosa, quedando notablemente restringido

(canal de estiaje) en las épocas de menor escorrentía.

19


3. TECTÓNICA

3.1. TECTÓNICA ALPINA.

La Hoja de Mansilla de las Mulas está situada unas decenas de Kms al sur de la Zona Cantábrica

(fig. 3). La estructura alpina de ésta consiste en una gran flexión monoclinal que puede interpretarse

mediante un modelo de pliegue de flexión de falla modificado, originado por el despegue

solidario de basamento y cobertera (PULGAR y ALONSO 1993). Este despegue se situaría

aproximadamente a unos 15 Km de profundidad y su desplazamiento alcanza los 25 Km (ALON-

SO et al ; 1996). El cabalgamiento alcanza la superficie únicamente en el sector central del frente

sur de la Zona Cantábrica, mientras que en los sectores oriental y occidental el cabalgamiento

se compensó en un pliegue de propagación de falla responsable de la posición invertida que

presenta la cobertera mesozoica en su flanco sur (ALONSO et al ; 1994). La flexión cortical provocada

al emplazarse el cabalgamiento alpino originó la típica cuenca de antepaís por delante

del frente orogénico: la Cuenca del Duero. Esta cuenca ha ido rellenándose con materiales detríticos

procedentes de la erosión de los relieves situados al norte. Hacia el sur, en las partes alejadas

de la influencia del borde activo, la cuenca adquiere un carácter atectónico en sentido

amplio. Este carácter atectónico se manifiesta por la presencia de sedimentos terciarios de carácter

medio/distal dispuestos subhorizontalmente con una ligera pendiente deposicional (0,5%)

hacia el sur (fig. 4.).

Dentro del Marco de este Proyecto MAGNA, REDONDO LÓPEZ et al ; (1995), han realizado un

Estudio de la Geología del Subsuelo. Estos autores, basándose en el estudio de secciones sísmicas

no migradas, facilitadas por REPSOL S.A. (situación en fig. 3), han obtenido un esquema

estructural y morfológico del subsuelo para la zona noroeste de la Cuenca del Duero. Una vez

que se aplica a los perfiles sísmicos un modelo de velocidades mediante un programa informático

(2DI de SIERRA) de conversión tiempo-profundidad, se obtienen mapas de isobatas de distintos

niveles litológicos. Tienen especial relevancia los mapas de isobatas del techo del basamento

y de la base del Terciario (fig. 5.l y 5.ll).

Los perfiles sísmicos DR85-04V y DR87-19V (fig. 4) atraviesan la Hoja de Mansilla de las Mulas con

rumbos N-S y E-O respectivamente. La interpretación geológica de estos perfiles muestra cuatro

facies sísmicas que corresponden a sendos niveles litológicos Estos niveles son, de techo a muro: el

Terciario continental, las Calizas Cretácicas, la Fm. Utrillas y el basamento hercínico.

El perfil sísmico DR85-04V atraviesa el extremo occidental de la Hoja (nº de CDP: 1380-1950) y en

él puede observarse claramente la geometría de la cuenca desde el borde norte activo hasta las

zonas más distales. La información que ofrece este perfil sobre la estructura del basamento es

pobre. Las formaciones cretácicas se sitúan en la base de la serie sedimentaria que rellena la Cuenca

del Duero y se muestran concordantes entre si. Cabe destacar la presencia de una serie de fallas,

mayoritariamente inversas, que afectan a los materiales cretácicos y a la parte más baja de la serie

terciaria. Estas fallas son en su mayoría inversas, pudiendo tratarse de reactivaciones de estructuras

hercínicas previa o fallas directas mesozoicas que han experimentado inversión tectónica.

Inmediatamente por encima, se disponen los materiales terciarios que presentan numerosos

20


DR87-15

t

t

5°00'

t

t

t

t

t

t

t

DR87-05VD

t

t

t

t

t

t

t t

s

t

t

t

t

s

DR88-09

DR87-12V

tt t

t

t

t

DR87-09V

5°30'

Boñar

DR87-07V

s

s

ss

DR87-06V

DR87-14V

DR87-03V

tt t

t

t

42°50'

DR87-18V

tt

t

DR87-03V

Cistierna

t

Pte. Almuey Guardo

La Robla

42°50'

t t

s

s

t

200 km

Macizo Hespérico

s s

LINEAS

SISMICAS

DR87-02VD

42°40'

Almanza

42°40'

161 162 163

DR85-02V

Cuaternario

DR85-03V

DR85-08V

DR87-01VD

DR87-11V

Terciario

a-Complejo Vegaquemada

LEON

a

Cretácico

DR87-08VD

Estefaniense

Paleozoico

(Post-Ordovícico)

Cambro-Ordovícico

42°30'

194 195 196

42°30'

DR87-19V

Precámbrico

DR85-07V

Sahagún

DR87-16V

DR85-06V

DR87-10V

5°00'

5°30'

DR85-01V

232 233 234

Fig. 3.- Situación de las líneas sísmicas realizadas por REPSOL en el borde norocidental de la Cuenca del Duero.

21


eflectores con cierta continuidad que permiten obtener una imagen de la geometría y evolución

temporal de la cuenca. Esta tiene una forma asimétrica con el depocentro en su parte norte,

cerca del borde activo, adelgazándose el espesor del Terciario hacia el sur de la cuenca, donde

además se encuentra las facies distales. El Terciario se dispone discordante sobre la serie cretácica,

con un dispositivo en "onlap" en la parte sur.

El perfil sísmico DR87-19V atraviesa por el norte la Hoja de Mansilla de las Mulas (nº de CDP:

1620-2060), con un trazado aproximadamente perpendicular al perfil anterior y por tanto de

rumbo E-O. Los materiales cretácicos tienen gran continuidad y solo se ven afectados por algunas

fallas inversas, manteniendo una profundidad constante (1,4 s. la base del Mesozoico) que

se levanta progresivamente hacia el oeste. La característica más llamativa de estos materiales es

la geometría en cuña que presentan las calizas del Cretácico superior, en favor de la infrayacente

Fm. Utrillas. Este dispositivo geométrico es el resultado de una plataforma carbonatada progradante

hacia el Oeste sobre la Fm. Utrillas, y que se ajusta a las observaciones de campo realizadas

por algunos autores en el borde sur de la Zona Cantábrica (EVERS, 1967; JONKER, 1972,

FLOQUET, 1991).

Por lo que respecta al Terciario, la geometría de la cuenca apenas experimenta variaciones laterales

a lo largo del perfil sísmico DR87-19V (fig.4).

Mediante la aplicación de diferentes métodos de conversión (programa informatico 2DI SIERRA) es

posible obtener mapas de profundidades o isopacas a partir de mapas de isocronas. Estos se obtienen

a su vez mediante la correlación de los perfiles sísmicos interpretados, utilizándose también la

información geológica de superficie y los datos de sondeos (REDONDO LOPEZ et al ; 1995). Cabe

precisar que el datum (nivel de referencia) escogido para los mapas de isobatas (fig. 5) no es la

superficie topográfica, sino una superficie horizontal de cota 900 m. sobre el nivel del mar.

Los mapas isobatas muestran una morfología típica de cuenca de antepaís con una zona más profunda

hacia las coordenadas 4730000-330000 de los mapas (fig.5), perdiendo profundidad bruscamente

hacia el borde N, y más suavemente hacia las zonas distales del S y lateralmente hacia el

E. Se puede observar, además, que los mapas de isobatas tienen irregularidades debido a que los

diferentes horizontes se ven afectados por fallas. Las zonas en blanco tienen distinta significación.

En la parte norte de la cuenca las zonas en blanco reflejan el límite de la cuenca con los sedimentos

paleozoicos de la Cordillera Cantábrica. En la parte oriental la interrupción de las isobatas

viene dada por la falta de información. Finalmente, en el mapa de isobatas que refleja la profundidad

del techo de las calizas del Cretácico superior (fig. 5.II) la falta de información en la zona

occidental refleja su acuñamiento o interdigitación lateral con la Fm. Utrillas. El análisis concreto

de los mapas de isobatas en la Hoja de Mansilla de las Mulas (fig. 5) refleja una profundización de

la cuenca de sur a norte, tanto para la base del Terciario como para el techo del basamento.

4. GEOMORFOLOGÍA

4.1. DESCRIPCIÓN FISIOGRÁFICA.

El relieve de la Hoja de Mansilla de las Mulas es muy suave y está caracterizado principalmente

por amplias superficies planas escalonadas, construidas a partir del encajamiento de los ríos Esla

22


STA. Mª DEL PARAMO

MANSILLA DE LAS MULAS

VILLAMAÑAN

0

1

0

1

TWT (sec.)

2

3

2

3

DR85-04V

0 2 4 6 8Km

BASE DEL TERCIARIO

TECHO DEL BASAMENTO HERCINICO

MANSILLA SAHAGUN

0

1

2

3

0

1

2

3

TWT (sec.)

DR87-19V

0 2 4 6 8Km

BASE DEL TERCIARIO

TECHO DEL BASAMENTO HERCINICO

Fig. Fig. 4.- Interpretación geológica geológica de los perfiles de los sísmicos perfiles DR85-04V sísmicos y DR DR85-04V 87-19V. Situación y DR87-19V. en la Fig.3. Según Situación Redondo en et la al. Fig. (1995), 3. ligeramente modificada.

Según Redondo et al , (1995), ligeramente modificada.

23


24

4740000

161

4720000

194

195 196

4700000

232

N

280000 300000 320000 340000 360000 380000 400000

20 0 20

40

Fig. 5.I.- Mapa Isobatas del Techo del Basamento-Base del Mesozoico. Intervalo de contornos: 100 m. Según

Redondo et al , (1995).


4740000

161

4720000

196

195

194

4700000

N

232

280000 300000 320000 340000 360000 380000 400000

20 0 20

40

Fig. 5.II.- Mapa Isobatas del Techo de las Calizas del Cretáctico Superior. Intervalo de contornos: 100 m. Según

Redondo et al , (1995).

25


y Porma, aunque en este último caso los replanos abarcan superficies mucho menores. Los distintos

niveles de terrazas estan separados por escarpes, en los que suele aflorar el Terciario, y a

través de los cuales se produce el aumento de cota de O a E, que alcanza su máximo en la Hoja

(918 m) en el interfluvio con el Río Cea, ya en el límite con la Hoja de Sahagún. En la comarca

de los Oteros (sur de la Hoja) existe un relieve ondulado producido por la suave incisión lineal de

los materiales terciarios que separan las amplias terrazas del este de la Hoja de los pequeños

replanos situados al oeste.

La red fluvial principal se caracteriza por valles amplios con replanos escalonados, definidos por

los diferentes niveles de terrazas en los cursos importantes, y valles de fondo plano con laderas

más verticalizadas en la red secundaria.

Topográficamente la Hoja es una altiplanicie suavemente ondulada con inclinación de NE a SO,

que es la dirección de escorrentía de los ríos Esla y Porma, los cuales convergen en la esquina NO

de la Hoja, donde se encuentran las menores cotas topográficas (775 m).

El modelado fluvial es una de las características de este paisaje meseteño, siendo los ríos Porma

y Esla los principales cursos de agua que atraviesan la Hoja. Otros cursos de rango menor son los

Arroyos de Valmadrigal, Valdefresno, Valdemuriel, Valle de Abajo y del Reguerón.

El clima es Mediterráneo Templado seco, con una temperatura media anual de 11°C y precipitaciones

medias anuales que oscilan entre los 400 y 750 mm, registrándose los valores más altos

de éstas últimas en el borde septentrional.

La vegetación autóctona es relativamente escasa debido al laboreo intensivo que han sufrido las

tierras de la Hoja, habiendo quedando preservada únicamente en la esquina NE. La vegetación

en esta zonas está constituída por matorral con arbolado, destacando como especies arbóreas el

roble melojo o rebollo, quejigos y encinas. El matorral lo constituyen fundamentalmente brezos,

jaras, escobas y tomillares.

En las vegas del Porma y Esla aparecen extensas plantaciones de chopo y las características asociaciones

de ribera con olmos, fresnos, chopos, álamos blancos, sauces y especies arbustivas fundamentalmente

espinosas.

Los cultivos que se desarrollan se pueden agrupar en dos tipos. Los de regadío, concentrados en

las llanuras aluviales y terrazas bajas, están dedicados a la remolacha azucarera, maíz grano y

forrajero, patatas, prados naturales y de forma puntual hortalizas (pimientos, col, cebollas,

etc...). El resto de la superficie cultivada corresponde al secano con cereales como el trigo, la

cebada, la avena y el centeno, junto con algunas leguminosas.

Los núcleos urbanos son muy numerosos, aunque en general de pequeño tamaño. Las poblaciones

más importantes son Mansilla de las Mulas, que da nombre a la Hoja, Santas Martas, el

Burgo Ranero y Matallana de Valmadrigal.

Las comunicaciones son buenas destacando la N-601 León-Valladolid y la N-120 León-Burgos; así

como el entramado de carreteras locales que comunican las diferentes localidades. Existe tam-

26


ién una densa red de caminos vecinales y pistas agrícolas afirmadas, trazadas con motivo de la

concentración parcelaria.

Las explotaciones agrícolas y ganaderas son las principales fuentes de riqueza, destacando en primer

lugar los cultivos de regadío y las explotaciones forestales de choperas, siguiendo en importancia

los cereales, la ganadería bovina estabulada (leche) y la ovina-caprina.

4.2. ANTECEDENTES

La bibliografía que existe sobre la zona relativa a referencias geomorfológicas concretas es escasa,

estando siempre referida a aspectos regionales. Los primeros trabajos corresponden a BIROT

y SOLÉ (1954), y a HERNANDEZ-PACHECO (1957), MABESOONE (1961), NOSSIN (1960), PLANS

(1970), ESPEJO et al ; (1973), TORRENT (1976), OLIVÉ et al ; (1982), BERTRAND y BERTRAND

(1984), y más recientemente PÉREZ GONZÁLEZ (1989), PÉREZ GONZÁLEZ et al ; (1994),

MARTÍN-SERRANO (1994), NOZAL (1994) y NOZAL y ESPINA (1994).

4.3. ANÁLISIS GEOMORFOLÓGICO

4.3.1. Estudio morfoestructural

La Hoja pertenece al dominio morfoestructural de la Cuenca del Duero, formando parte de la

periferia montañosa o piedemonte de la Cordillera Cantábrica.

De acuerdo con las unidades morfológicas de la Meseta septentrional descritas por PLANS (1970)

esta Hoja pertenecería a la región de los "Altos Páramos Leoneses", constituídos por materiales

detríticos cuarcíticos.

La morfología de la Hoja es el resultado de la actuación de los procesos erosivos que durante el

Cuaternario ha ejercido la red fluvial (morfogénesis fluvial). Esta ha actuado sobre un sustrato de

rocas detríticas subhorizontales, mas o menos homogéneas y deleznales según su grado de

cementación y que estan constituídas fundamentalmente por limos con intercalaciones métricas

discontinuas de conglomerados, areniscas y caliches.

Entre los elementos que conforman el modelado fluvial, predominan las formas planas relacionadas

con las terrazas que, con distribución y desarrollo variable, se escalonan en dirección a los

cauces actuales. La incisión de estas plataformas conglomeráticas de escaso espesor por la red

de drenaje secundaria, da lugar a un paisaje donde los retazos de las terrazas ocupa altiplanicies

flanqueadas por desniveles más o menos escarpados.

Desde un punto de vista morfoestructural la Hoja puede divididirse en tres bandas o unidades.

La primera incluye todas las terrazas bajas y tiene una orientación NE-SO, coincidente con la

dirección principal de escorrentía controlada por los ríos Porma y Esla. La segunda, de orientación

N-S, se corresponde con las amplias terrazas medias y altas del Río Esla que ocupan la mitad

oriental de la Hoja. La tercera unidad morfológica se sitúa en la parte meridional-central de la

Hoja y se caracteriza por un relieve suavemente alomado, construído sobre sedimentos más com-

27


pactos del Mioceno. En la parte occidental de esta banda existen una serie de retazos de terrazas

medias atribuidas al Porma (Nozal y Espina, 1994).

El Río Esla, que es la arteria principal de drenaje de la zona, junto con sus afluentes más importantes:

Orbigo, Bernesga-Torío, Porma y Cea presenta una red de drenaje arborescente simple,

conforme tanto con la pendiente general como con la homogeneidad litológica del sustrato en

este sector de la Meseta Castellano-Leonesa.

La distribución y morfología de la red secundaria de la Hoja, en general poco densa, presenta sus

peculiaridades en cada una de las unidades morfológicas establecidas anteriormente. Así, en la

banda oriental, la red secundaria está condicionada por la disposición norteada de las terrazas.

La ligera inclinación hacia el sur de éstas, da lugar a que los arroyos actuales tengan una disposición

N-S, aprovechando incluso algunos escarpes de terrazas para encajarse (por ejemplo el

Arroyo de Valmadrigal).

En la unidad noroccidental la escasa red secundaria se dispone también paralelamente a la dirección

de los escarpes, que en este caso tienen una dirección NE-SO. En la Unidad meridional, al

no existir el condicionante de las grandes superficies aterrazadas, los arroyos fluyen ortogonalmente

hacia el Río Esla con una disposición E-O.

4.3.2. Estudio del modelado y formaciones superficiales.

Las diferentes morfologías tanto de acumulación como de erosión, derivadas de la actuación de

los agentes externos, están condicionadas por las características litoestructurales que presenta la

Hoja. Éstas se refieren en primer lugar al sustrato Terciario, caracterizado por materiales detríticos

subhorizontales, homogéneos a nivel de capa, pero que en conjunto pueden dar lugar a una

erosión diferencial neta (los niveles cementados dan lugar a resaltes). Por otro lado, el principal

agente que ha condicionado el modelado es la morfogénesis fluvial, aunque también existen

otras formas, como son los glacis y coluviones. A continuación se describirán las distintas formas,

agrupadas según el proceso generador.

Formas fluviales

Como ya se ha mencionado, las terrazas fluviales son las formas acumulativas con mayor representación

dentro del entorno de la Hoja, sobre todo las relacionadas con los ríos Esla y Porma,

y en menor orden de magnitud, las de sus afluentes secundarios.

Las terrazas representan las diferentes épocas de estabilidad entre sucesivas etapas de encajamiento

fluvial. La división en terrazas altas, medias y bajas, aun siendo totalmente arbitraria,

intenta mantener una cierta relación temporal con el Pleistoceno inferior, el Pleistoceno

medio y el Pleistoceno superior- Holoceno (AGUIRRE, 1989; MOLINA y PÉREZ-GONZÁLEZ,

1989 ).

28


PORMA ESLA (E)

+160 a

T. ALTAS +105 b

+100-95 c

+90-85 d

+75-70 e +80 e

T. MEDIAS +60-55 f +75 f

+45-40 g +65-60 g

+35 h +55-50 h

+25-20 j

T. BAJAS +15 k

+12 l

+10 m

+5 n

Tabla 1.- Niveles de encajamiento de las distintas terrazas presentes en la Hoja de Mansilla de las Mulas

El Río Esla, en su proceso de encajamiento ha dejado una serie de niveles de terrazas en su margen

izquierda, por lo que el río se habría ido desplazando hacia el O. Los niveles más antiguos (terrazas

altas) se sitúan entre +160 y +90 m con relación al lecho actual, mientras que las terrazas medias

se disponen entre +80 y +50 m. El conjunto de terrazas altas y medias del Río Esla conforman una

amplia zona con relieve plano (en detalle escalonado), denominado Páramo de Los Payuelos.

La terraza situada a +50-55 m (Eh) no presenta mayores problemas para relacionarla con el actual

encajamiento del Esla en la parte norte de la Hoja. Sin embargo, unos Kms al sur de Santas

Martas, ésta misma terraza se encuentra confinada en su parte occidental por un interfluvio

constituido por materiales terciarios, dando lugar a un "valle muerto". Esto significa que en ésta

zona no continuó el encajamiento del Esla hacia el Oeste. Tanto la terraza Eh como las situadas

por encima de ellas (Eg, Ef, Ee, Ed, Ec, Eb y Ea) se continúan hacia el sur con una dirección meridiana,

separándose progresivamente de las terrazas más bajas del Esla situadas en el NO de la

Hoja. En la vecina Hoja de Valencia de Don Juan (ESPINA et al , in litt.) éstas terrazas adquieren

un rumbo NE-SO a la vez que presentan un sentido de migración y encajamiento opuesto al

observado en la Hoja de Mansilla de las Mulas, es decir hacia el E-SE (fig. 6). Tanto la dirección

de los escarpes de las terrazas altas y medias del Esla como la situación del interfluvio Santas

Martas-Matadeón que las limita por el Oeste, indican que el Río Esla tenía un trazado diferente

del actual cuando depositaba los niveles más altos de terrazas (fig. 6).

Unos Kms al norte de Mayorga (fig. 6) algunas terrazas del Esla se continúan cartográficamente

con las del Cea, evidenciando el uso compartido de sus primitivas llanuras aluviales. Esto significa

que el trazado del Esla durante ese periodo conllevaba la confluencia con el Río Cea unas

decenas de Kms más al NE de donde lo hace en la actualidad, en las proximidades de Benavente.

Respecto a los niveles de terrazas medias conservadas en forma de mesas aisladas en el extremo

SO de la Hoja de Mansilla de las Mulas, parece lógico, en un principio, atribuirlas al Esla, tenien-

29


do en cuenta la situación y el sentido de encajamiento de éste río en la actualidad. Sin embargo,

las evidencias cartográficas muestran que las terrazas medias del Esla se encuentran más de

10 Km al Este y separadas de aquellas por el interfluvio Santas Martas-Matadeón. Si los retazos

de terrazas del SO de la Hoja de Mansilla no pertenecen al Esla deben de corresponder a otro río

que fluía paralelamente al Esla y separado de éste mediante un interfluvio del que todavía quedan

vestigios. Este río debe de ser el Porma que ha ido dejando niveles de terrazas de dirección

norteada a lo largo de la vecina Hoja de Gradefes (NOZAL et al ; in litt.).

Durante el deposito de la terraza Eh, un afluente del Porma con un nivel de base más bajo y mediante

erosión remontante en su zona de cabecera, habría capturado al Rio Esla dando lugar a un "valle

muerto" colgado topográficamente. El Río Esla se ha reequilibrado en su nuevo trazado a traves de

la primera terraza baja (Ej) que se ha encajado mucho con respecto a la anterior (30 m aprox.), para

poder así regularizarse, ajustando su perfil al nuevo nivel de base marcado por el Porma.

Las terrazas bajas, situadas entre +25-5 m (Ej, Ek, El, Em y En) corresponden ya al trazado del

Esla post-captura, y por ello son paralelas a su curso actual.

Si se produjo un proceso de captura por diferencia de niveles de base, como las evidencias cartográficas

así lo indican, las llanuras aluviales del Porma y del paleo-Esla en el momento de la

captura debían de estar desfasadas topográficamente. Este desfase habría que extrapolarlo también

al resto de las terrazas del Porma y el paleo-Esla e implicaría la existencia de terrazas coetáneas

situadas a distintas cotas. Por este motivo, la correlación temporal entre las terrazas del

paleo-Esla y el Porma en el mapa Geomorfológico muestra un desfase de cotas (Tabla 1), consecuencia

de que el Río Porma se encontraba unos metros más encajado que el Paleo-Esla.

El proceso de captura observado en la Hoja de Mansilla de las Mulas, pone de manifiesto los posibles

errores que se pueden cometer al correlacionar terrazas temporalmente, atendiendo únicamente

a sus cotas topográficas, ya que podemos estar tratando ríos con niveles de base diferentes.

De hecho, todavía en la actualidad, el sistema fluvial Esla-Porma-Bernesga tiene un mayor

grado de encajamiento que los Ríos Orbigo (30 m) y Cea (20 m), si se miden las cotas de sus cauces

activos a lo largo de una transversal subperpendicular a los tres sistemas fluviales.

El sistema de terrazas del paleo-Esla (mitad oriental de la Hoja) está disectado en la actualidad

por una red de arroyos que fluyen hacia el sur y que son afluentes del Río Cea. El más importante

es el Arroyo de Valmadrigal, en el cual puede observarse la primera terraza de arroyo postcaptura,

relacionada ya con el flujo de aguas hacia el Cea (Ci).

Respecto a la edad de las terrazas, CASTELLANOS (1986) describe un yacimiento arqueológico en

la localidad de Reliegos (Yacimiento de la Toza), en el cual ha aparecido industria lítica del Paleolítico

inferior (Achelense medio) sobre la terraza h del Río Esla. El hecho de que las piezas clasificadas se

hubieran recogido en superficie proporciona únicamente una edad mínima, que supone que el

depósito de la terraza sería anterior a la edad del yacimiento (150.000-120.000 años a. A.).

La llanura aluvial y el lecho actual son los depósitos aluviales más recientes de los cursos mayores,

en este caso el Porma y Esla. La llanura aluvial común a los ríos Esla y Porma alcanza una

anchura de 4 Km y se sitúa entre 2 y 4 m por encima del lecho actual (lecho menor), en algunos

30


0 2 4 6 Km

CUATERNARIO

VALENCIA DE

DON JUAN

MANSILLAS

DE LAS MULAS

N

LECHOS ACTUALES

MATADEON

DE LOS

OTEROS

LLANURAS DE INUNDACION

SANTAS

MARTAS

H. 195

H. 233

TERRAZAS POSTERIORES A LA CAPTURA DEL ESLA

TERRAZAS ANTERIORES A LA CAPTURA DEL ESLA

TERCIARIO

MAYORGA

ESCARPE DE TERRAZA

INTERFLUVIO

Fig. 6.- Esquema geomorfológico simplificado de las Hojas Nº 195

(Mansilla de las Mulas) y Nº 233 (Valencia de Don Juan).

31


casos bien delimitada por el escarpe existente en las riberas. La llanura aluvial presenta unos

depósitos similares a las terrazas pero con un horizonte a techo de limos grises o pardos, de gran

interés agrícola por su fertilidad y que constituye las llamadas "vegas" de los ríos.

La funcionalidad hoy en día de la llanura aluvial es practicamente nula, al menos en la totalidad

de su extensión, ya que en las épocas de mayor escorrentía, es el lecho actual el que recoge la

totalidad del caudal. Este aspecto es consecuencia de la regulación de los cauces propiciada por

los embalses del Esla y el Porma, situados en la cabecera de dichos ríos.

El lecho actual o "lecho aparente" de los ríos Esla y Porma aparecen en general bien delimitados

por sus márgenes, que están excavados 2-4 metros en la llanura de inundación. Por esta franja

discurren los cauces activos, con una sinuosidad media y divagando de una orilla a otra, dejando

barras de gravas y arenas. Sobre dichas barras pueden observarse cicatrices de acrección muy

marcadas y huellas de antiguas zonas de circulación de agua, cauces o meandros abandonados,

a menudo conservados como zonas encharcadas.

Como fondos de valle se incluyen todos aquellos depósitos que tapizan el fondo de los valles y

barrancos de la red secundaria. Su génesis puede ser puramente fluvial y más frecuentemente

mixta, con aportes de materiales generados en las vertientes (solifluxión).

Sobre las terrazas y los fondos de valle y en la desembocadura de cursos de menor orden, aparecen

otras formas de acumulación como son los abanicos aluviales y los conos de deyección.

Dichas formas tienen un mismo origen, diferenciándose por la mayor dimensión de los primeros,

su menor pendiente longitudinal y un perfíl convexo más suave.

Las formas denudativas tienen su mayor desarrollo en las unidad meridional-central, en el antiguo

interfluvio entre el paleo-Esla y el Porma, ocupado por sustrato terciario.

Las cárcavas son consecuencia de la incisión lineal sobre barrancos de laderas y/o escarpes de formas

planas colgadas. Buenos ejemplos de acarcavamiento se observan en las laderas norteñas

de los Arroyos del Valle y del Valle de Abajo, en la comarca de los Oteros.

La incisión lineal es muy patente en las vertientes de los arroyos de la red secundaria que inciden

el antiguo interfluvio entre el paleo-Esla y el Porma. Sobre las laderas de estos arroyos se desarrolla

un conjunto de regueros más o menos cortos, que van convergiendo, conformando con el

colector principal un drenaje dendrítico.

La erosión lateral del cauce se produce en las márgenes cóncavas de los meandros, en concreto

en la margen izquierda del Río Esla y en las proximidades de Mansilla de las Mulas.

Formas poligénicas

Pertenecen a este grupo todas aquellas formas en cuya génesis ha intervenido más de un proceso.

En el caso de ésta Hoja, éstas formas están representadas por los glacis, en cuya formación

intervienen procesos de arroyada difusa, junto con los asociados a la evolución de las vertientes.

Se han diferenciado dos tipos: el más antiguo se presenta encajado con respecto a la Raña (Nozal

32


et al , in litt.) y a la vez desconectado de las terrazas más altas de los principales ríos, por lo que

debe interpretarse como una reelaboración de la superficie culminante, en las primeras etapas

de la morfogénesis fluvial. En la actualidad está totalmente degradado, conservandonse únicamente

un pequeño cerro testigo en el límite NE de la Hoja.

El otro tipo de glacis presenta diferentes ubicaciones, por lo que correspondería en realidad a distintas

generaciones que se han unificado cartograficamente. Tenemos, por un lado los glacis del

extremo NE de la Hoja, que que arrancarrían del más antiguo (NOZAL et al ; op. cit.), para enlazar

hacia abajo con la segunda terraza del Esla (b). En algunos casos dicho glacis está ya desconectado

de la ladera actual por incisión de la red secundaria, quedando colgado en cabecera (S

de Villamuñío). En otros casos, como en San Pedro de los Oteros, el glacis aparece desconectado

de otras formas, situándose a cotas entre 850-820 m (borde S), aunque probablemente enlazaría

con la terraza más alta de Esla (a), de la que aflora un retazo en las proximidades de

Matadeón de los Oteros.

Formas de laderas

Se han considerado aquí, los coluviones originados por la acción conjunta de la gravedad, solifluxión

y arroyada laminar en las vertientes regularizadas de algunos arroyos, estando tapizadas

de canturral y material fino que enmascara el sustrato terciario.

Formas lacustres

Corresponden a pequeñas lagunas o encharcamientos de poca profundidad (menor de 1 m) y

que con formas redondeadas u ovaladas, son funcionales estacionalmente, desapareciendo en la

época seca, en la que muestran un fondo de limos grises. Se desarrollan sobre superficies planas

de poca pendiente, en este caso las terrazas altas y medias del Esla que conforman el Páramo de

los Payuelos. Su origen parece relacionarse con pequeñas cubetas erosivas causadas por deflación

eólica (GUTIÉRREZ ELORZA et al , 1982) o a zonas con drenaje deficiente.

Formas Antrópicas

Corresponden a los asentamientos y actividades humanas, habiendose diferenciado los nucleos

urbanos, las canteras, los muros de contención en el cauce activo del Esla y los canales.

4.3.3. Evolución dinámica.

Considerando la ubicación de la Hoja y la ausencia de condicionamientos tectónicos en la misma,

la evolución dinámica se caracteriza por una morfogénesis de disección fluvial. Esta se inicia a

partir de un paisaje finineógeno dominado por la sedimentación (al menos para este sector de la

Cuenca) en un contexto de abanicos aluviales húmedos de alta eficacia de transporte. En éste

caso el paisaje finineógeno vendría definido por los últimos episodios sedimentarios (Rañas) de

los abanicos silíceos de Barrillos y Vidanes, a partir de los cuales se inicia la disección.

El inicio del proceso de disección, que habitualmente se ha considerado como el tránsito

Neógeno-Cuaternario, sería para MARTÍN-SERRANO (1988a y b) consecuencia de la captura de

la Cuenca del Duero por la red fluvial que progresa desde el Atlántico.

33


Así pues, a partir de las Rañas, tiene lugar el encajamiento de los ríos Porma y Esla, progresando

el encajamiento precisamente en ese orden, es decir hacia el Este. A consecuencia de ello, el

Porma discurriría topográficamente más bajo que el Esla, y por eso éste último llegó a ser capturado.

A lo largo de este proceso se produce la erosión y vaciado del relleno neógeno, desarrollándose

numerosos niveles de acrección lateral que constituyen las terrazas, conformando una

serie de plataformas escalonadas a partir del techo del piedemonte.

El acontecimiento más importante acaecido durante este proceso y que por su envergadura tiene

implicaciones regionales, es la captura del paleo-Esla por un afluente del Porma. Ésta se produce

en tiempos de la terraza (h), actualmente a cota +50-55 m sobre el cauce actual. Este fenómeno

conllevó el abandono del Esla de su antiguo cauce, que actualmente ha quedado colgado,

y un rápido proceso de incisión y erosión remontante para estabilizar su perfil aguas arriba

del punto de captura. Este proceso queda puesto en evidencia por el gran desnivel existente (25-

30 m) entre la última terraza precaptura (h) del paleo-Esla, y la primera terraza asociada al Esla

actual (j).

Ligeramente retardada en el tiempo se originaría y encajaría la red secundaria, constituída por

los Arroyos de Valmadrigal, Valle de Abajo, Valdearcos, Regerón, Valdegorrón, etc, y por último,

la red menor de arroyos y barrancos.

4.3.4. Morfología actual-subactual y tendencias futuras.

La Hoja de Mansilla de las Mulas no evidencia procesos geológicos recientes tanto denudativos

como sedimentarios de importancia, si exceptuamos la captura del paleo-Esla por el Porma y la

consiguiente reorganización de la red fluvial. A ello, han contribuído un conjunto de factores

como son: la estabilidad neotectónica de la zona, la disposición y naturaleza de los materiales, y

por último el clima imperante en la misma. De cara a un futuro próximo, no se preven cambios

sustanciales en los procesos actuales ni desequilibrios morfológicos.

De entre los procesos actuales, destacaremos la incisión de barrancos y cárcavas y los procesos

de laderas que tienden a rebajar los interfluvios con el fin de conseguir un mayor equilibrio y

homogeneización del relieve.

También la erosión lateral en los cauces del Porma y Esla tiene lugar en la actualidad a nivel local,

por migración lateral del cauce en las zonas de meandro, produciendo socavamiento en los márgenes

cóncavos, conllevando además, en algunos casos, la desestabilización de escarpes mayores.

En aquellos lugares donde existe riesgo de erosión importante sobre fincas, vias de comunicación

y otros bienes, se han tomado las medidas correctoras oportunas con la construcción de

gaviones.

Los procesos sedimentarios recientes tienen lugar en los lechos actuales y en los fondos de valle,

originando barras de gravas y arenas. Los abanicos aluviales cuaternarios de mayor tamaño han

dejado de ser funcionales, pues en la mayoría de ellos se ha encauzado el canal de alimentación

imposibilitando su desbordamiento.

34


5. HISTORIA GEOLÓGICA.

La historia geológica de la Hoja de Mansilla de las Mulas se relaciona estrechamente con la evolución

tectosedimentaria del borde septentrional de la Cuenca del Duero y por tanto de la

Cordillera Cantábrica.

La Fm Utrillas y los carbonatos de plataforma del Cretácico superior, aunque no aflorantes, constituyen

la base de la secuencia de cobertera que separa los materiales del zócalo hercínico de los

sedimentos sinorogénicos terciarios (fig. 4). Las formaciones mesozoicas, depositadas sobre un

sustrato hercínico previamente deformado, se encuadran en las postrimerías de los procesos

extensionales que originaron la Cuenca Vasco-Cantábrica y la apertura del Golfo de Vizcaya,

muchos Kms al este de la Hoja que nos ocupa. A nivel de este sector de la Cuenca del Duero, las

únicas evidencias de estos procesos son la progradación hacia el oeste de los sedimentos de plataforma

cretácicos y su interdigitación con las facies continentales de la Fm. Utrillas, junto con la

existencia de algunas fallas sinsedimentarias de escasa importancia (REDONDO LÓPEZ et al ,

(1995).

A finales del Cretácico y sobre todo a partir del Maestrichtiense, comienza a instalarse en la

región un régimen diferente al marino que caracterizó al Cretacico superior. El contexto geodinámico

de este cambio se relaciona con el comienzo de las fases alpinas compresivas y el final

de la apertura del Golfo de Vizcaya. El paso de condiciones marinas a continentales se pone de

manifiesto mediante la instalación de ambientes litorales salobres restringidos, que evolucionan

a depósitos continentales.

Por lo que respecta al Terciario no existe, en esta Hoja, un registro sedimentario completo como

para poder establecer una cronología detallada de los acontecimientos acaecidos durante la evolución

de la Cuenca del Duero. Sin embargo, puede establecerse una evolución tectonoestratigráfica

general para el Terciario, en base a lo acontecido en su borde norte, que presenta una

serie algo más completa en tiempos Oligo-Miocenos.

Así, la flexión cortical provocada al emplazarse el cabalgamiento frontal alpino de la Zona

Cantábrica (ALONSO et al , 1996) originó la típica cuenca de antepaís por delante del frente orogénico:

la Cuenca del Duero. El periodo orogénico tiene su máxima expresión para esta zona en

tiempos Oligo-Miocenos, originándose entonces una orla de abanicos aluviales en todo el borde

meridional de la Cordillera Cantábrica. La intensidad y continuidad de los procesos erosivos sobre

el relieve creado, dá lugar a potentes formaciones sinorogénicas que rellenan la Cuenca del

Duero (Foreland basin). Ésta presenta una geometría asimétrica con el depocentro en su parte

norte, cerca del borde activo, adelgazándose el espesor del Terciario hacia el sur de la cuenca,

donde además se encuentran las facies distales. Es precisamente en esta parte de la cuenca

donde se encuentra ubicada la Hoja de Mansilla de las Mulas (perfil sísmico DR85-04V).

Los abanicos aluviales son de caracter polimíctico y muestran una sucesión globalmente progradante

y típicamente sinorogénica con discordancias sintectónicas en las proximidades del borde

activo (ALONSO et al , 1996). A partir de los rasgos sedimentarios y de los restos de fauna asociados,

se deduce un clima semiárido, o más bien con estacionalidad marcada, en un ambiente

parecido al de la "sabana" africana actual.

35


Una ralentización de la sedimentación, con probable interrupción de la misma, marcaría un

nuevo ciclo en el Mioceno superior, con la implantación de abanicos silíceos esencialmente postectónicos,

en condiciones más húmedas que las precedentes (Herrero et al ;1994).

Con el comienzo de la gliptogénesis fluvial queda concluída la etapa endorreica de la Cuenca del

Duero y comienza su exorreismo hacia el Atlántico. Este proceso se verifica al progresar la red fluvial

neógena desde el Atlántico sobre el zócalo hercínico, llegando a alcanzar las cuencas endorreicas

de la Meseta Castellana (MARTÍN-SERRANO, 1988a y b).

El inicio del encajamiento fluvial se atribuye al transito Neógeno-Cuaternario (AGUIRRE, 1989),

aunque como ya se ha mencionado con anterioridad, se trata de un proceso progresivo a nivel

cuencal, y por tanto heterócrono. De todo ello, se deduce lo problemáticas que resultan en la

actualidad las dataciones de los últimos episodios neógenos y las correspondientes al nuevo ciclo

fluvial cuaternario, convencionalmente fijado en el Pleistoceno inferior.

Durante el Pleistoceno, se ha ido definiendo la red fluvial actual, que además de desmantelar los

depósitos terciarios, construye y abandona, mediante sucesivos encajamientos del cauce, extensas

plataformas de canturrales cuarcíticos correspondientes a las terrazas.

El proceso de captura del paleo-Esla por un afluente del Porma dió lugar a la reordenación fluvial

de toda la región. Este importante proceso de captura se produjo por la concatenación de

varios fenómenos consistentes en: La migración progresiva de la "onda de exorreismo" hacia el

N, siguiendo el borde zamorano-leonés y casi simultaneamente hacia el E; la denudación de los

interfluvios mayores, en gran parte por migración lateral de los principales sistemas fluviales, y el

encajamiento de los mismos y de sus redes secundarias.

En el Holoceno la morfogénesis fluvial continúa, reflejándose en los depósitos más recientes de

la red fluvial, y que junto con otros procesos morfodinámicos, tienden también a rebajar los interfluvios.

6. GEOLOGÍA ECONÓMICA.

6.1. RECURSOS MINERALES. ROCAS INDUSTRIALES

La naturaleza litológica de los materiales que afloran en la Hoja restringe exclusivamente el aprovechamiento

de los mismos a las denominadas "rocas industriales".

-Áridos naturales: Existen algunas explotaciones permanentes, a veces de tipo industrial, para el

aprovechamiento de materiales cuaternarios como áridos naturales, principalmente arenas y gravas.

En el Mapa a E. 1:200.000 de Rocas y Minerales Industriales nº 19 (León), están inventariadas

dos instalaciones en el extremo NO de la Hoja, una permanente y la otra abandonada. La primera

se encuentra en el límite con la Hoja de Santa María del Páramo, inmediatamente al oeste

de Villarroañe y en la confluencia de las llanuras de inundación de los ríos Esla y Bernesga. La

producción anual se cifra entorno a los 600.000 m3/año. La cantera abandonada explotaba también

los aluviones del Esla situados al este de Villacelama. Existe, por último, dos explotaciones

no inventariadas que han sido abiertas recientemente, una en las proximidades de Valdearcos y

36


la otra en Fresno de la Vega. En la explotación de Valdearcos existen además dos frentes, uno

situado en el fondo de valle del Arroyo de Valdearcos y otro en la primera terraza posterior a la

captura del Esla (k). En las cuatro canteras mencionadas, las características de los materiales

explotados los hacen aptos para la fabricación de hormigones.

En el ámbito de la Hoja existen otras extracciones que tienen un carácter exclusivamente local y

temporal en función de necesidades concretas. La mayoría se encuentran en la terraza más

moderna del Esla (n). Las sustancias que han sido aprovechadas ocasionalmente corresponden a:

-Zahorras: Se engloban bajo esta denominación mezclas de gravas, arenas y arcillas; su principal

utilización es como árido de compactación, habiéndose usado en la construcción de la extensa

red de pistas existentes en la Hoja y en el canal del Porma.

Se trata de pequeñas excavaciones superficiales, habiéndose reconocido extracciones en depósitos

cuaternarios de terrazas y en niveles conglomeráticos terciarios, limitadas a la potencia de los

depósitos (1-3 m).

6.2. HIDROGEOLOGÍA

La Hoja de Mansilla de las Mulas de acuerdo con la distribución de los Sistemas Acuíferos en la

península (NAVARRO et al , 1989), formaría parte desde el punto de vista hidrogeológico del

Sistema Acuífero nº 8-Región Norte, o del Esla-Valderaduey (fig. 7). En función del conjunto de

materiales descritos en la Hoja se pueden diferenciar dos tipos de acuíferos: superficiales (libres)

y profundos (confinados o semiconfinados).

-Acuíferos superficiales: Presentan como característica común el encontrarse próximos a la superficie

del terreno y comportarse hidrodinámicamente como acuíferos libres. Se recargan por infiltración

de lluvia y más raramente por escorrentía superficial. Su explotación se realiza mediante

pozos excavados de gran diámentro y poca profundidad. Los acuíferos superficiales más importantes

corresponden a los páramos detríticos y a las llanuras aluviales de los ríos.

Los páramos detríticos en la Hoja de Mansilla son las terrazas, que están desconectadas hidráulicamente,

al ser niveles topográficamente colgados. Los espesores de estos depósitos son variables,

oscilando normalmente entre 1,5 y 5 m, apoyándose sobre los materiales detríticos miocenos

con los que se conectan hidráulicamente mediante percolación.

El interés de estos acuíferos es escaso debido al poco espesor saturado y a las bajas permeabilidades

y transmisividades que presentan, sin embargo, pueden cubrir pequeñas necesidades puntuales.

Los acuíferos aluviales de los ríos incluyen, además de los depósitos aluviales en sentido estricto

(fondos de valle y llanura de inundación), a las terrazas más bajas, las cuales pueden estar conectadas

con los primeros. Las extracciones se realizan mediante pozos de gran diametro (2-4 m) y

poca profundidad (5-10 m), encontrándose el nivel freático a unos 3 m aproximadamente.

Localmente se obtienen caudales interesantes en el las llanuras aluviales del Porma y Esla, presentando

el inconveniente de la alta vulnerabilidad frente a la contaminación.

37


38

N

Río

Orbigo

Río

SALAMANCA

REGION SUR-OESTE

LEON

Tormes

Río Esla

Río

Río Valderaduey

Cea

REGION ESLA VALDERADUEY

ZAMORA

REGION DE

LOS ARENALES

REGION DE

LOS PARAMOS

PALENCIA

Río

Adaja

SISTEMA Nº 11

BURGOS

REGION DE

LA IBERICA

Región Esla Valderaduey

Región de los Páramos

Región de la Ibérica

Región de los Arenales

Región Sur-Oeste

0 50 100 Km

Fig. 7.- División del Terciario detrítico de la Cuenca del Duero en Regiones

Hidrogeológicas. Tomado de Navarro et al, (1993).


Actualmente la mayoría de las captaciones están en desuso como consecuencia de la puesta en

marcha de los planes de regadío (canales de riego de los Payuelos y Porma).

-Acuíferos profundos: Están formados por los materiales del terciario detrítico que rellenan la

fosa del Duero, con potencias que superan los 2000 m. Son los más interesantes desde el punto

de vista de captaciones de agua subterráneas.

Litológicamente están constituídos por niveles discontinuos de potencia métrica de conglomerados

y arenas, intercalados en una matriz semipermeable de limos arenosos y arcillas. Estos niveles

funcionan, en conjunto, como un acuífero único, heterogéneo y anisótropo, confinado o

semiconfinado según las zonas. El nivel piezométrico es variable en la vertical de un punto en

función de la profundidad. La circulación del agua subterránea se establece desde los interfluvios

hacia los ríos, en cuyos valles son frecuentes los sondeos surgentes (fig. 8).

A partir de los sondeos hidrológicos proporcionados por el IGME, REDONDO LÓPEZ et al , (1995)

han realizado un intento de correlación de los acuíferos del subsuelo en la Hoja de Mansilla de

las Mulas (fig. 9). Estos acuíferos están asociados sobre todo a niveles de arenas y esporádicamente

a algún nivel de gravas. Dichas correlaciones deben de tomarse con las debidas precauciones,

debido al distanciamiento espacial entre las distintas columnas estratigráficas. Hay que

tener en cuenta además, la escasa continuidad lateral que suelen presentar los niveles areniscosos

y conglomeráticos en las zonas medias/distales de los abanicos aluviales que caracterizan el

relleno sedimentario en esta parte de la Cuenca del Duero.

Los caudales específicos obtenidos son muy variables (0,5-15 l/seg.), dependiendo del número de

niveles de gravas atravesadas (frecuentemente en relación directa con la profundidad) y el espesor

de los mismos, influyendo también la técnica de perforación efectuada y el posterior "desarrollo"

del pozo.

Del inventario de puntos de agua de la Hoja existente en el IGME, se han extraido algunos datos

ilustrativos de la variabilidad de estos parámetros (Tabla 2).

Finalmente, desde un punto de vista químico, estas aguas subterráneas pueden clasificarse como

bicarbonatadas cálcico-magnésicas, siendo aptas para el consumo humano.

39


Fig. 8.- Esquema de flujo en la Región del Esla-Valderaduey. Tomado de Navarro et al , (1993).

40


S

N

GRAJALEJO

Lambert 463743-867657

Elevación 833 m.

0

833 m.

VILLAMUÑIO

Lambert 473727-875103

Elevación 900 m.

0

900 m.

MATALLANA

Lambert 464766-862331

Elevación 821 m.

0

821 m.

GUSENDOS DE LOS O.

Lambert 456516-865264

Elevación 796 m.

0

796 m.

VALDEARCOS

Lambert 460276-874108

Elevación 810 m.

0

810 m.

CUBILLOS DE LOS O.

Lambert 449747-864742

Elevación 769 m.

0

769 m.

100

JABARES DE LOS O.

Lambert 449895-869254

Elevación 771 m.

0

771 m.

VILLACELAMA

Lambert 454711-876870

Elevación 797 m.

0

797 m.

100

100

ACUIFERO

ACUIFERO

ACUIFERO

ACUIFERO

100

100

100

ACUIFERO

200

200

100

100

ACUIFERO

LEYENDA

Arcilla

Arcilla compacta

Limo

Arena fina/media

Arena gruesa/Gravilla

Arena y grava

Grava

Cantos/Conglomerados

Marga

Arena margosa/Marga arenosa

Grava margosa/Marga con gravas

200

ACUIFERO

200

200

200

300

ACUIFERO

300

250

ACUIFERO

200

200

ACUIFERO

300

ACUIFERO

(NO SURG.)

ACUIFERO

ACUIFERO

ACUIFERO

300

300

ACUIFERO

ACUIFERO

300

400

ACUIFERO

312

400

300

300

ACUIFERO

ACUIFERO

ACUIFERO

350

ACUIFERO

345

400

ACUIFERO

345

ACUIFERO

350

400

400

400

500

500

400

400

500

Cantos y arcillas

Caliza

Arcilla con grava

Arcilla con arena

500

500

500

Caliza margosa

500

500

Fig. 9.- Propuesta de correlación entre los distintos acuíferos del subsuelo de la Hoja de Mansilla de las Mulas.

Según Redondo et al , (1995).

41


Localización Nª Niveles Prof. Total Esp. Niveles Emplaz. Niv. Caudal

Villacelama 2 345 1/15 248-330 14,75 l/s

1-001

Villarroañe 5 312 10/12/16/8 120-144-202- 5l/s

1-011 /10 262-282 surgente

Valdearcos 5 350 3/2/8/2/4 80-204-272- 5 l/s

2-001 306-334

Santas Martas 2 387 4/5 346-375 0,5 l/s

2-003 surgente

Mansilla de las 3 412 9/4/2 347-382-410 surgente

Mulas

2-004

Villamarco 1 6 6 2,8 l/s

3-001/003 surgente

Villamuñío 3 300 17/25/19 119-200-241 5,5 l/s

4-001

Burgo Ranero 1 7 7 5,5l/s

4-003 surgente

Jabares de 5 345 2/4/2/3/3 52-62-274- 10 l/s

los Oteros 312-340 surgente

5-001

Cubillas de 3 350 3/3/2 178-311-347 15 l/s

los Oteros surgente

5-002

Fresno de la 3 252 5/10/3 120-180-248 5 l/s

Vega surgente

5-003

Velilla de los 8 400 2/2/5/4/3/5/4/3 287-306-315 10 l/s

Oteros -324-336- surgente

5-008 349-375-392

Gusendos de 2 312 75/3 225-309 4 l/s

los Oteros

6-002

Grajalejo 5 400 2/2/3/2/3 166-246- 4 l/s

7-001 306-354-374

Matallana 3 7 5/7/7 2,8 l/s

Valmadrigal

7-004-006

Villamoratiel 1 7 7 4,16 l/s

de las Matas

7-011

Grañeras 2 7 7/7 5,5 l/s

8-002-003

Vallecilo 1 8 8

5,5 l/s

8-005

Tabla 2.- Datos hidrogeológicos obtenidos en distintas localidades de la Hoja de Mansilla de las

Mulas (inventario de puntos de agua del IGME).

42


7. BIBLIOGRAFÍA

AEROSERVICE LTD. (1967).- Mapa Geológico de la Cuenca del Duero, escala 1:250.000. Inst.

Nacional de Colonización-IGME. Madrid.

AGUIRRE, E. (1989).- El límite inferior del Pleistoceno. En: Mapa del Cuaternario de España. ITGE,

87-94.

ALONSO, J.L; PULGAR, J.A.; GARCÍA-RAMOS, J.C. y BARBA, P. (1996).- Tertiary Basins and Alpine

tectonics in the Cantabrian Mountains (NW Spain). En: Tertiary Basins of Spain.(P.F. Friend &

C.J.Dabrio, Eds.) Cambridge University Press.

ALONSO, J.L; PULGAR,J.A. y GARCÍA-RAMOS, J.C. (1994).- Las discordancias sintectónicas del

Borde Norte de la Cuenca del Duero: El papel de las variaciones laterales en la Estructura.

En: Comunicaciones II Congreso del G.E.T. (A. Muñoz, A. González, A. Pérez, Eds.). JACA.

19-22.

ARAGONÉS, E.; GUTIÉRREZ ELORZA, M. y MOLINA, E. (1982).- Memoria explicativa de la Hoja nº

164 (Saladaña). 2 ª Serie MAGNA. IGME . Madrid. 34 pp.

BATALLER, J.R. y HERNANDEZ SAMPELAYO, P. (1944).- Contribución al estudio del Mioceno de

la Cuenca del Duero en la zona leonesa. Notas y Com. IGME 13, 21-35 pp.

BERTRAND, C. y BERTRAND, G. (1984).- Des rañas aux rasa: remarques sur le systeme montagne-piédmont

de la Cordillère Cantabrique Central, Espagne du nord-ouest. Montagnes et

piémonts. Revue. geographique des Pyrènèes et du Sud-Ouest. 247-260. Toulouse

BIROT y SOLÉ, L. (1954).- Recherches morphologiques dans le Nord- Ouest de la Peninsule

Iberique. Men. et Doc. du C. N. R. S., 4, 9-61.

CASTELLANOS, P. (1986).- El Paleolítico Inferior en la Submeseta Norte (León). Instituto Fray

Bernardino de Sahagún. Diputación de León-CSIC. 241 pp.

CIRY, R. (1939).- Etude geologique d'une partie des provinces de Burgos, Palencia, León et

Santander. Bull. Soc. Hist. Nat. Toulouse, 74, 504 pp.

COLMENERO, J.R.; GARCÍA-RAMOS, J.C.; MANJÓN, M. y VARGAS, I. (1982 a).- Evolución de la

sedimentación terciaria en el borde N. de la Cuenca del Duero entre los valles del Torio y

Pisuerga (León-Palencia). I Reunión sobre la Geología de la Cuenca del Duero. Salamanca,

1979, Temas Geol. Min., I.G.M.E., VI (I), 171-181

COLMENERO, J.R.; VARGAS ALONSO, I.; GARCÍA-RAMOS, J.C.; MANJÓN RUBIO, M.; GUTIÉRREZ

ELORZA M. y MOLINA, E. (1982 b).- Memoria y Mapa Geológico de España a E. 1:50.000.

nº131 (Cistierna) .2ª Serie-MAGNA. IGME. Madrid. 95 pp.

ESPEJO, R.; TORRENTE, J., y ROQUERO, C. (1973).- Contribución a la caracterización de niveles

superiores de terrazas fluviales en los ríos españoles. Bol. R. Soc. Esp. Hist. (Geol.). T. 71,

231-236.

ESPINA, R.G.; SUAREZ RODRIGUEZ, A. y NOZAL, F. (in litt.)- Mapa Geomorfológico en: Mapa

Geológico de España a escala 1:50.000 Nº 233 (Valencia de Don Juan),. Segunda Serie

MAGNA. ITGE. Madrid.

ESTEBAN, M. y KLAPPA, C.F. (1983).- Subaerial Exposure Enviromment. In: Carbonate depositional

environments (P.A. Scholle, D.G. Bubout y C.H. Moore, Eds.), Amer. Assoc. Petrol. Geol.

Mem., 33, 55 pp.

EVERS, H. J. (1967).- Geology of the Leonides between the Bernesga and Porma rivers,

Cantabrian Mountains, NW Spain. Leidse Geol. Meded., 41, 83-151.

FLOQUET, M. (1991).- La plate-forme nord-castillane au Crétacé supérieur. Arrière pays ibérique

de la marge passive basco-cantabrique. Sédimentation et Vie. Mem. Geol. Univ. Dijon, 14,

43


925 p.

GARCÍA-RAMOS, J.C.; COLMENERO, J.R. y MANJÓN, M. (1982a).- Modelo de sedimentación en

los abanicos aluviales de clastos carbonatados del borde N. de la Cuenca del Duero. I

Reunión sobre la Geología de la Cuenca del Duero. Salamanca, 1979, Temas Geol. Min.

I.G.M.E., VI, 275-289.

GOUDIE, A.S. (1983).- Calcrete. En: Chemical sediments and geomorphology. Precipitates and

residua in the near surfac environments. (A. S. Goudie y P. Kenneth, Eds). Academic Press.

93-131.

GUTIÉRREZ ELORZA, M.; BENITO, G. y SANCHO, C. (1982).- Geomorfología de la Hoja Geológica

a E. 1:50.000 de los Arcos de Jalón (435).IGME.Madrid.

HERNÁNDEZ SAMPELAYO, P.; LACASA, F. y COMBA, A. (1929).-Memoria explicativa del Mapa

Geológico Nacional E. 1:50.000., nº 196 (Sahagún) . 1ª Serie. IGME. 24 pp.

HERNÁNDEZ SAMPELAYO, P.; COMBA, A. y LACASA, F. (1929).- Memoria y Mapa Geológico de

España, E. 1: 50.000 nº 195 (Mansilla de las Mulas). 1ª Serie. IGME. 23 pp.

HERNÁNDEZ SAMPELAYO, P. (1933).- Memoria y Mapa Geológico de España, E. 1: 50.000 nº

162 (Gradefes). 1ª Serie. IGME, 37 pp.

HERNÁNDEZ-PACHECO, F. (1957).- Las formaciones de raña de la Península Hispánica. En:

Resumenes del V Congreso Internacional.del INQUA . Madrid-Barcelona, 78-79.

HERRERO, A.; NOZAL, F.; SUAREZ RODRIGUEZ, A. y HEREDIA, N. (1994).- Aportación al Neógeno

de la Provincia de León. En: Comunicaciones II Congreso del G.E.T. (A. Muñoz, A. González,

A. Pérez, Eds.). JACA.133-136.

IGME. (1970).- Mapa Geológico de España, E. 1: 200.000, nº 19 (León). Síntesis de la cartografía

existente. 1ª edición. IGME.

JONG, J.D. de (1971).- Molasse and clastic-wedge sediments of the southern Cantabrian

Mountains (NW Spain) as geomorphological and environmental indicators. Geol. Mijnbouw,

50, 399-416.

JONKER, R.K. (1972).- Fluvial sediments of Cretaceous along the southern Cantabrian

Mountains, Spain. Leid. Geol. Meded., 48, 275-379.

LEGUEY, S. y RODRÍGUEZ, J. (1970).- Estudio de las terrazas y sedimentos de los ríos de la cuenca

del Esla. Bol. R.Soc. Esp. Hist. Nat. (Geol.), 68, 41-56.

LEYVA, F.; MATAS, J. y RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ, L.R. (1984).- Memoria y Mapa Geológico

Nacional a E. 1:50.000. nº 129 (La Robla). 2ª Serie-MAGNA. IGME, 98 pp.

MABESOONE, J.M. (1959).- Tertiary and Quaternary Sedimentation in a part of the Duero Basin

(Palencia, Spain). Leidse Geol. Meded. 24, 31-180.

MABESOONE, J.M. (1961).- La sedimentación terciaria y cuaternaria de una parte de la Cuenca

del Duero (provincia de Palencia). Estudios Geol., 17, 101-130.

MANJÓN, M.; COLMENERO, J.R.; GARCÍA-RAMOS, J.C. y VARGAS, I. (1982 a).- Génesis y distribución

espacial de los abanicos siliciclásticos del Terciario superior en el borde N de la

Cuenca del Duero (León-Palencia). I Reunión sobre la Geología de la Cuenca del Duero.

Salamanca, 1979, Temas Geol. Min. IGME.,VI (I), 357-370.

MANJÓN, M.; GARCÍA-RAMOS, J.C.; COLMENERO, J.R. y VARGAS, I. (1982 b).- Procedencia,

significado y distribución de diversos sistemas de abanicos aluviales con clastos poligénicos

en el Neogeno del borde N. de la Cuenca del Duero. I Reunión sobre la Geología de la

Cuenca del Duero. Salamanca, 1979, Temas Geol. Min. IGME, VI (I), 373-388

MANJÓN RUBIO, M.; VARGAS ALONSO, I.; COLMENERO NAVARRO, J.R.; GARCÍA-RAMOS, J.C.;

GUTIÉRREZ ELORZA, M.; MOLINA, E. (1982 c).- Memoria del Mapa Geológico de España a

44


E. 1:50.000. nº 130 (Vegas del Condado). 2ª Serie-MAGNA. IGME. 60 pp.

MARTÍN-SERRANO, A. (1988 a).- El relieve de la región occidental zamorana. La evolución geomorfológica

de un borde del Macizo Hespérico. Instituto de Estudios Zamoranos Florián de

Ocampo. CSIC-Diputación de Zamora. 306 pp.

MARTÍN-SERRANO, A. (1988 b).- Sobre la posición de la raña en el contexto morfodinámico de

la Meseta. Planteamientos antiguos y tendencias actuales. Bol. Geol. Min., XCIX-VI, 855-

870.

MARTÍN-SERRANO, A. (1991).- La definición y el encajamiento de la red fluvial actual sobre el

Macizo Hespérico en el marco de su geodinámica Alpina. Rev. Soc. Geol. España, 4, (3-4),

337-351 pp.

MARTÍN-SERRANO, A. (1994).- Macizo Hespérico Septentrional. Geomorfología de España. Ed.

Rueda. 25-62 pp.

MOLINA y PÉREZ-GONZÁLEZ (1989). Depresión del Duero. En: Mapa del Cuaternario de España.

ITGE. 156-161.

NAVARRO, A.; FERNÁNDEZ, A. y DOBLAS, J, G. (1989).- Las aguas subterráneas en España.

Estudio de síntesis, Tomo I: Memoria, 591 p., Tomo II: Cartografía.

NOSSIN, J.J. (1960).- Geomorphological aspects of the Pisuerga drainage area in the Cantabrian

Mountains (Spain). Leidse Geol. Meded., 24, 283-406.

NOZAL, F. (1994).- Cuaternario y Geomorfología. En: Mapa Geológico de la Provincia de León.

E. 1: 200.000. ITGE-Diputación Provincial de León. 79-90.

NOZAL, F. (en prep.). Nuevos datos para la correlación N-S en el sector Septentrional de la Cuenca

del Duero. Transversal Guardo-Palencia y áreas adyacentes.

NOZAL, F. y ESPINA, R.G. (1994).- Evolución morfológica del Esla: Un ejemplo de captura.

Resumenes. XVI Reunión de Xeoloxía e Mineria do NO Peninsular. Lab. Xeoloxico de Laxe.

23-26.

NOZAL, F.; HEREDIA, N. y SUÁREZ RODRÍGUEZ, A. (in litt.).- Memoria y Mapa Geológico de

España a E. 1:50.000 nº 163, (Almanza).2ª Serie-MAGNA. ITGE.

NOZAL, F.; ESPINA, R.G. y SUÁREZ RODRÍGUEZ, A. (in litt.).- Memoria y Mapa Geológico de

España a E. 1:50.000 nº 196, (Sahagún).2ª Serie-MAGNA. ITGE.

NOZAL, F.; ESPINA, R.G.y SUÁREZ RODRÍGUEZ, A. y (in litt.).- Mapa Geomorfológico en: Mapa

Geológico de España a escala 1:50.000 Nº 162 (Gradefes). Segunda Serie MAGNA. ITGE.

Madrid.

OLIVÉ DAVO, A.; PORTERO GARCÍA, J.M.; Del OLMO ZAMORA, P.; ARAGONÉS VALLS, E.;

CARRERAS SUÁREZ, F; MOLINA, E. y GUTIÉRREZ ELORZA. (1982).- El Sistema de terrazas del

Río Carrión. En: I Reunión sobre La Geología de La Cuenca del Duero . Salamanca. Temas

Geol. Min. IGME, 6, 451-463.

PÉREZ-GONZÁLEZ, A. (1989).- Submeseta Meridional. En: Territorio y Sociedad en España, I.

Geografia física., (Coord: V. Bielza). 176-187.

PÉREZ-GONZÁLEZ, A.; MARTÍN-SERRANO, A. y POL MÉNDEZ, C. (1994).- Depresión del Duero.

En: Geomorfología de España. Ed. Rueda. 351-388.

PLANS, P. (1970).- La Tierra de Campos. Inst. Geogr. Apl. "Alonso de Herrera" CSIC, 289 pp.

PORTERO, J.M.; DEL OLMO, P. y OLIVÉ, A. (1983).- El Neógeno de la transversal Norte-sur de la

Cuenca del Duero. En: Libro Jubilar J.M. Ríos. Geología de España. T. II. IGME, 492-502.

PORTERO, J.M.; DEL OLMO, P.; RAMÍREZ, J. y VARGAS, I. (1982).- Síntesis del Terciario continental

de la Cuenca del Duero. Temas Geol. Min. I.G.M.E., 6, 11-37.

PULGAR, J.A. y ALONSO, J.L. (1993).- La estructura alpina de la Cordillera Cantábrica.

45


Resúmenes. XV Reunión de Xeoloxía e Mineria do NO penisular. Lab. Xeol. de Laxe, 68-69.

REDONDO LÓPEZ, T; GALLASTEGUI, J y PULGAR, J.A. (1995).- Estudio de la Geología del

Subsuelo en el NW de la Cuenca del Duero (Provincia de León). Informe Complementario.

Fondo Documental del ITGE (Inédito).

ROYO GOMEZ, J. (1929).- Descubrimientos de restos de Mastodontes en las cercanías de León.

Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat.. T.30, 395-396.

SUÁREZ RODRÍGUEZ, A.; BARBA, P.; HEREDIA, N.; RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ, L. R.; FERNÁNDEZ

L.P. y HERRERO, A. (1994).- Mapa Geológico de la Provincia de León E.1:200.000 . ITGE-

Diputación Provincial de León.

SUÁREZ RODRÍGUEZ, A.; HEREDIA, N y NOZAL, F.; (in litt.).- Memoria y Mapa Geológico de

España a E. 1:50.000 nº 161, (León).2ª Serie-MAGNA. ITGE.

TORRENT, J. (1976).- Soil development in a sequence of thr river terraces in Northen Spain.

Catena, 3, 137-151 pp.

46


MINISTERIO

DE EDUCACIÓN

Y CIENCIA

ISBN 84-7840-612-3

9 788478 406128

More magazines by this user
Similar magazines