Views
4 years ago

Siglos XIX y XX. ST 46 Nelly Estela Gonzalez Unne. Facult

Siglos XIX y XX. ST 46 Nelly Estela Gonzalez Unne. Facult

estructuras

estructuras socioeconómicas y políticas. Entre los diferentes temas analizados el rol de la mujer aparece todavía subordinado a un mundo dominado por valores masculinos y orientado hacia las acciones de los hombres. Desde esta perspectiva nuestro estudio trata de definir cual ha sido la participación de la mujer en la construcción cotidiana de la sociedad colonial. La mayoría de los historiadores que analizan esta problemática coinciden en afirmar que en el Nuevo Mundo se generó una sociedad con características singulares que la diferenciaron de la sociedad peninsular. La diferenciación establecida entre blancos e indios y las denominadas "castas", la fusión multirracial, configuró una estructura social piramidal, jerárquicamente organizada en estamentos y que alcanzó su plena vigencia en el siglo XVIII. Durante este siglo se comenzó a exigir la demostración de la pureza de sangre o el documento que la acreditara. Podemos entonces decir que durante la primera etapa de la conquista, la sociedad colonial fue relativamente abierta, pero gradualmente se fue cerrando. En otras palabras, esta sociedad se hizo más rígida hasta conformar en el siglo XVIII una sociedad de "castas" en la cual tanto la condición legal como el status social se relacionaron estrechamente con la pigmentación de la piel. En general las sociedades urbanas coloniales estaban socialmente construidas por una élite, por una clase media y por un estrato "inferior" que a diferencia de los dos primeros resultaba considerablemente más numeroso. La élite (el grupo dominante) fue la minoría blanca integrada por españoles, criollos y europeos. En un primer momento estuvo compuesta por los conquistadores y primeros pobladores. Más tarde se incorporaron los grandes propietarios, los funcionarios y militares de mayor rango, los representantes del alto clero y los comerciantes más poderosos e influyentes por su condición de participantes y socios de las instituciones del orden político y socioeconómico. Se conoce que algunos rasgos importantes de la sociedad hispanoamericana no cambiaron perceptiblemente durante los trescientos años del período colonial. En este contexto, nuestra propuesta de trabajo trata de definir cual ha sido la participación de la mujer en la construcción cotidiana de la sociedad colonial.

En este sentido, España, heredera del pensamiento occidental y cristiano logró imponer en las sociedades coloniales sus propios criterios basados en una concepción patrimonialista sobre las mujeres donde la familia y la iglesia fueron las instituciones normativas y garantes del orden patriarcal y de la exclusión de la mujer de la vida política. Así, el papel social de la mujer quedó limitado al ámbito familiar. La primera responsabilidad de la mujer fue entonces, la atención del hogar, la crianza de los hijos, la fidelidad matrimonial haciendo hincapié en una administración doméstica cuidadosa. El matrimonio como institución social fue el mecanismo utilizado no sólo para establecer y mantener sino también para consolidar la posición social de la familia o del individuo. En términos generales, el papel de la mujer en Hispanoamérica no fue totalmente pasivo o marginal. Al respecto, Asunción Lavrin opina que "...Las fuentes documentales recién descubiertas o reinterpretadas apuntan hacia una participación mayor de la que se ha venido suponiendo de la mujer, en actividades tales como la fundación de escuelas y conventos, la administración de propiedades familiares, la distribución del trabajo en los mercados locales, la administración de pequeñas tiendas" y agrega "...de este modo, estamos obligados a replantearnos la noción que teníamos de la que era considerada una conducta aceptable para las mujeres de los diversos grupos socio-étnicos, en distintos períodos y en diferentes etapas de la vida de la mujer. La caracterización de las mujeres como grupo homogéneo resulta ya inadecuada" (1) Ciertamente, el extenso período colonial no fue una época estática. Una serie de cambios y profundas transformaciones modificaron tanto las normas de conducta como las actitudes sociales de la mujer hispanoamericana. Párrafo aparte merece la mujer transgresora. Es decir, la mujer que se atrevió a infringir los parámetros tradicionales fijados por la sociedad de la época. En Hispanoamérica no son pocos los casos de mujeres transgresoras que marcaron un hito en la Historia de la mujer hispanoamericana. Teresa de Ascencio, Isabel de Guevara, Mencia Calderón de Sanabria, Juana Ortiz de Zárate son sólo algunos pocos ejemplos de mujeres valientes, audaces y decididas a convertirse en protagonistas del proceso de conquista y colonización del territorio argentino. (2) En el siglo XVII, Sor Juana Inés de la Cruz reconocida más tarde como la intelectual mas excepcional que produjo la América española, en su momento recibió el encendido rechazo de la Iglesia y de la sociedad de la época(3)

Voces del XIX en el siglo XX: imágenes de la Cuba colonial ... - fflch
Figuras de la modernidad Hispanoamérica siglos xix-xx - Taurus
HISTORIA DEL SINDICALISMO EN ESPAÑA. SIGLOS XIX Y XX ...
Lavanderas de Madrid: Siglos XIX y XX - Somos de Colores - home
asignatura: bienestar. siglos xix y xx - Universidad de Alicante
Los criterios de diseño de estructuras entre los siglos XIX y XX ...
El cambio del siglo XIX al siglo XX - Archivo Abierto Institucional de ...
Pensamiento sociopolítico de México, siglo XIX y XX - Centro ...
programa de historia económica mundial. siglos xix y xx 1º curso ...
ensayista mexicanas del Siglo XX / Leticia Romero Chumacero