Views
4 years ago

ST 40 Claci Ines Schneider G - UFSC Reflejos de

ST 40 Claci Ines Schneider G - UFSC Reflejos de

ST 40 Claci Ines Schneider G - UFSC Reflejos

Os feminismos latino-americanos e suas múltiplas temporalidades no século XX - ST 40 Claci Ines Schneider G - UFSC Reflejos de la cultura Río platense en la pieza teatral de Florencio Sánchez, Mi Hijo el Doctor. Se define la cultura como un conjunto de valores materiales y espirituales, saberes y creencias, conocimientos y habilidades que caracteriza un grupo de personas o una época. Las costumbres, parte de la cultura de un pueblo, son el rasgo común más fuerte que hay entre los países río platenses y el sur de Brasil, aún en nuestros días. Y la figura más representativa de esta región, de estas costumbres es la del gaucho, el campesino que trabaja con ganadería, gente marginalizada que siempre vivió en los límites de la civilización y la barbarie. Oprimidos, olvidados por gobiernos que en el pasado no los consideraban como pertenecientes a la raza humana. Gente fuerte y perseverante que no desmorece ante las dificultades. Vale acordar que, en esa época era en el campo que estaba la fuerza y la riqueza de la nación y para muchos, el espacio rural era el microcosmo idílico de la idea de patria. En este ambiente el mundo masculino se sobrepone, principalmente en la lidia del campo, que exige la fuerza viril, transmitiendo una idea de legitimación del cuerpo del macho, sometido o usado como arma en tantas batallas sangrientas. El gaucho es el rebelde, el héroe de su universo, ejemplo a ser seguido por muchos hasta nuestros días. En fines del siglo XIX y comienzos del XX eran muchos los problemas en todo el cono sur de América, pues la ganadería había perdido sus fuerzas. Sólo resistirían los estancieros más fuertes, como es el caso de Olegario, el padre de Julio - el doctor, descrito en la pieza Mi Hijo el Doctor. Mientras eso, la figura de la mujer es prácticamente inexistente, cuando aparece es solo para servir al hombre como esposa, como ama de casa o con sus obligaciones de madre: “La mujer suele aparecer como un elemento secundario, pues no desempeña papel protagónico en la actividad central de la cultura vacuna.... ” (s.d.) No solo de la cultura vacuna, sino más bien de toda la sociedad.