Views
4 years ago

Escrevendo a história no feminino - Fazendo Gênero

Escrevendo a história no feminino - Fazendo Gênero

Anais do VII Seminário

Anais do VII Seminário Fazendo Gênero 28, 29 e 30 de 2006 las identidades de género exige transformaciones estructurales de la sociedad y su Estado. De lo contrario, se seguirán reproduciendo los estereotipos que se quieren eliminar. No hay una única forma de ser hombre. Esto ha sido reiterado en diversos trabajos que involucran la investigación o la intervención social (Charry y Torres, 2005; Montesinos, 2005; Zárate, 2005; Martínez, 2005; Grupo Conflicto Social y Violencia, 2005; Pineda, 2003; Viveros, 2001 y 2000). Para Bogotá, dada su complejidad como capital económica y cultural del país, y ciudad donde conviven personas cultural y socialmente distintas, coexisten varios modelos culturales de ser hombre, los tradicionales por un lado, y el ciudadano por el otro, enfrentados entre sí por el control de los significados de lo masculino. Este enfrentamiento presenta una disyuntiva porque muchos hombres se debaten entre ser considerados machistas por su uso de la fuerza para imponerse en contextos predominantemente masculinos y ocultar sus sentimientos por la sanción social que se manifiesta a través del rechazo y la denominación como “maricas” (Grupo Conflicto Social y Violencia, 2005); o apuntar al modelo de hombre moderno, estimado por las políticas públicas y posiciones académicas, pero que todavía en varios contextos socioculturales es rechazado al ser asociado con lo femenino, opuesto a lo masculino, y por la desconfianza de los sectores populares de Bogotá hacia las instituciones, el sistema judicial y los gobiernos, frecuentemente descritos a través de la corrupción, la ineficiencia y el desinterés por “las necesidades del pueblo”. Lo anterior también significa que ser hombre es susceptible a la reconstrucción y la controversia pues tal identidad es construida en situaciones específicas y se conforma en la interacción de un conjunto dinámico de fuerzas sociales. La discusión sobre el cambio cultural como intervención social va más allá de las costumbres. La violencia no sólo depende de los valores, pues está relacionado con los modelos socialmente validados como ideales respecto al ser hombres y mujeres, a la familia y las funciones sociales de individuos e instituciones. No cumplir con tales modelos conlleva a emociones como la frustración y la ira. En las diferentes culturas existen formas de ser buenos hombres o grandes hombres, que conllevan el respeto hacia los demás y que social y culturalmente están validados (Godelier, 1996). Es decir, el modelo moderno de ser hombre también debe luchar simbólicamente con los que las culturas locales consideran buenos, justos o bellos. El hombre de la modernidad es culturalmente distinto a los que habitan Bogotá, Colombia o los países en vías de desarrollo. Sus patrones de crianza, uso de la violencia y concepción sobre el derecho resultan de una historicidad propia. Por la definición universalista de su existencia, el hombre moderno pretende restituir la humanidad a los 6

Anais do VII Seminário Fazendo Gênero 28, 29 e 30 de 2006 pueblos y grupos humanos que son clasificados como arcáicos, bárbaros o tradicionales, ora por sus costumbres, ora por su nivel de desarrollo. Entonces, el debate sobre la soberanía del esquema ciudadano pasa por el grado de civilidad de las comunidades a las que los estados modernos quieren restituir sus derechos. Es decir, ante todo, la transformación de las relaciones de género es un debate moral si uno reconoce que las condiciones de iniquidad entre las personas en Bogotá y Colombia no es sólo cuestión de valores asociados a la cultura patriarcal y es un debate académico y político por los retos que implica transformar patrones profundamente arraigados en la cultura, como la autoridad paterna, las nociones de familia, la concepción y función de sus miembros y los roles y asignaciones sociales de hombres y mujeres. El llamado a las entidades estatales encargadas de las políticas sociales y los tomadores de decisión es a reconocer la complejidad del entramado social y utilizar la teoría como herramienta útil para el cambio social inducido, dejando atrás el divorcio entre academia e intervención, frecuentemente enunciado por activistas sociales y funcionarios públicos. Lo anterior también para recordar que la cultura, además de ser cogniciones, sentimientos, emociones y prácticas, frecuentemente reducidos a las tradiciones y el folclore, es determinante y determinada por contextos económicos y políticos que posibilitan sociedades específicas, deseadas y soñadas. Referencias bibliográficas CLADEM, Comité de América Latina y el Caribe para la defensa de los Derechos de la Mujer. 2005. Dossier sobre Violencia Doméstica en América Latina y el Caribe. Lima: CLADEM, UNIFEM. CONCEJO DE BOGOTÁ D.C. Acuerdo No. 91 de 2003. Por el cual se establece el Plan de Igualdad de oportunidades para la equidad de género en el Distrito Capital. Bogotá. 2003. CONSEJERÍA PRESIDENCIAL PARA LA EQUIDAD DE LA MUJER. 2004. “Transformaciones de la familia y su problemática”. Observatorio de asuntos de género. La familia. Boletín No. 2, septiembre-diciembre, 2004. 7

VIOLENCIA DE GENERO VIOLENCIA DE GENERO - Caja España
La discriminación de género en el Derecho y - Biblioteca Virtual ...
Historia y pensamiento en torno al género - E-Archivo - Universidad ...
la-convencion-sobre-los-derechos-del-ninio-politicas-sociales-y-enfoque-de-genero
Violencia de género - Amnistía Internacional España
Equidad de género y prevención de la violencia - Secretaría de ...
Guía para una comunicación con Equidad de Género
La violencia de género - Federación Iberoamericana del Ombudsman
Informe Anual de Labores del Observatorio de Género 2016
Violencia-de-genero-lo-que-usted-debe-saber
Manual-de-Genero-para-Periodistas-UN
Equidad y Complementariedad de Género en la Educación Primaria
género - Universidad Autónoma de Ciudad Juárez
Manual para la Sensibilización del Enfoque Integrado de Género de ...
Políticas públicas para la igualdad de género
Juventud y violencia de género MATERIALES - Injuve
Género y rehabilitación posbélica. El caso de Bosnia-Herzegovina ...
Desigualdades entrecruzadas Pobreza, género, etnia y raza en - Oit
guia para el diagnostico de las brechas de genero
¿Es posible un emprendizaje sin límites de género?
Los Presupuestos Sensibles al Género y los Derechos ... - UNFPA