Views
4 years ago

Miradas sobre el pasado latinoamericano: género, memoria y ...

Miradas sobre el pasado latinoamericano: género, memoria y ...

(saber cómo). América

(saber cómo). América del Sur y Central se quedan en el proceso industrial en el know for (saber para) .Es decir , adquirimos productos o máquinas para empresas pero no desarrollamos la tecnología necesaria. Continuamos en la dependencia y como ese proceso elemental de industrialización no se realizó las economías siguieron dependiendo de la relación tierra-hombre. Los latifundios ocupan la mayor parte de las tierras productivas con un mínimo de población propietaria. “As of 1950, 2 percent of the Argentine estates accounted for 60 percent of the land; in Brazil, 1,6 percent of the fazendas covered 50 percent of the land; in El Salvador, 1 percent of the haciendas included 50 percent of the land; in Paraguay 11 haciendas controlled 35 percent of the land”(1) (Hacia 1950 el 2 % de las estancias argentinas ocupaban el 50 % de las tierras ; en Brasil, 1,6 % de las haciendas cubrían el 50% de las tierras ; en El Salvador, el 1% de las haciendas incluía el 50 % de la tierra; en Paraguay 11 haciendas controlaban el 35% de las tierras.) Estos datos nos muestran cómo la vida en las distintas regiones continuaba con las mismas características que en la época hispánica en lo referente a concentración de tierras, Pero hay un elemento que ase introduce y se transforma en un variable diferente : la protesta social. El ejemplo de Colombia con el Bogotazo en 1948 está incluyendo una protesta que no sólo se circunscribe a la ciudad sino que tiene sus raíces en las zonas rurales. En muchas regiones en la década del 50 comienzan las migraciones rurales hacia las ciudades. El campo es expulsor de población que comienza a radicarse en áreas urbanas como mano de obra no calificada , conformando cordones de población que vive en condiciones de marginalidad económica y social. Es aquí cuando debemos trabajar con otro elemento : la situación de la familia y, dentro de ella , la figura de la mujer. Las fotos y documentales de época nos muestran manifestaciones esencialmente masculinas, pero tímidamente aparecen mujeres , como en los funerales de Jorge Eliecer Gaitán (Colombia). Su participación es más afectiva que ideológica. Pero los cambios comienzan a afectarla y la vida familiar con todo la rudeza de la ruralidad, un ámbito conocido aunque quizás no deseado donde el hombre era el centro de su mundo, se transforma. Pero más grave fue el trasplante geográfico, el abandono de su medio ambiente y la búsqueda de un espacio en la ciudad que la transforman lentamente de campesina en obrera. Por supuesto su déficit educacional establece criterios de salario y contratación diferentes al hombre, teniendo en cuenta incluso, que recién empieza a ser incluida como ciudadana con derecho a voto.El trabajo de la mujer en fábricas la ubica en las ciudades, como una fuerza de trabajo importante, pero poco especializada. Los cambios la afectarán de igual modo que a su familia. La educación, que podría salvar las brechas de desigualdades, no siempre está a su alcance y la otra forma de trabajo implica la de servicio doméstico , no reglamentado , con escasa paga y exceso de obligaciones.

¿Los cambios políticos? Son importantes desde el punto de vista de la relación entre los estados. La Guerra Fría esparce sus características sobre todo el continente americano. La definición de América como continente territorialmente democrático y capitalista, impactará en las decisiones políticas, económicas y sus correspondientes relaciones internacionales.Toda América siente los riesgos de la bipolaridad. Los intentos de cambio son una experiencia que se transforma en traumática. La división internacional del trabajo nos ubicaba como países productores de materias primas. Los productos de exportación exigían una agricultura extensiva, porque la agricultura intensiva entra tardíamente a nuestros países. Por lo tanto la producción de alimentos no estaba dentro de los preceptos de acumulación de capitales de las oligarquías locales. Esas oligarquías que permitían el manejo financiero a bancos internacionales, que reservaba para sí los ingresos de la aduana y no reinvertía en sus países, se convirtió de alguna manera en parasitaria del sistema. De igual modo debía mantener esos privilegios con un estrecho control de la política. Es así que nos encontramos desde 1945 en adelante con los clásicos ciclos de dictaduras avaladas por lo propietarios de las tierras y por los responsables de empresas internacionales. Preservar el idílico mundo en el que nada debe cambiar fue le gran desafío de la época.Y lo que debía cambiar sería por obra del gobernante de turno , pero no de “ los de abajo” La relación del poder militar y político se estrecha a través de la Doctrina de la Seguridad Nacional, incluso Hemisférica .Los organismos internacionales como la OEA poco pueden o quieren hacer con tan estrecho margen de operatividad. Las protestas se comienzan a sentir en el continente y las que tenían un claro sello de reivindicaciones nacionalistas, populares, tanto obreras como campesinas, se transforman en este ámbito, en “revoluciones comunistas” que pondrían en peligro los valores Occidentales y democráticos. América Central sufre años de revueltas especialmente campesinas, aunque después se transformen en urbanas. La lucha frontal es imposible de ser pensada y la guerrilla surge como el modus operandi de las protestas. No podemos negar que en ellas, aún sin formación ideológica de sus líderes, los principios básicos del socialismo están presentes, así como demandas que surgen de las condiciones de vida prehispánicas, especialmente la redistribución de las tierras pues los pueblos originarios no reconocían la propiedad privada de las mismas. Por lo tanto toda América comienza a ser un campo de batalla donde se oponen los intereses , o mejor aún , las necesidades de sus habitantes , con los intereses de las clases dominantes locales y los de las empresas internacionales con el apoyo del país de origen. Ni siquiera las religiones pudieron quedar afuera de esta lucha. La Iglesia Católica con la Teología de la Liberación y las Iglesias Protestantes y evangélicas con el engrosamiento de sus representantes en toda América intentando conocer y/o cambiar la imagen que se tenía del país de origen de estos

LOS NIÑOS DE LA GUERRA Una mirada a la memoria - Archivo ...
La-Memoria-de-todos-las-heridas-del-pasado-se-curan-con-más-verdad
Una mirada al pasado - La Nueva Provincia
La-Memoria-de-todos-las-heridas-del-pasado-se-curan-con-más-verdad
Nuevas miradas sobre la evaluación de los aprendizajes - Memoria ...
Feminismos latinoamericanos: una mirada panorámica - Revista La ...
GÈNERE I EDUCACIÓ una altra mirada
Nepal: una mirada de género sobre el conflicto armado y el proceso ...
La enseñanza del pasado reciente. Hacer memoria y escribir la ...
Hacer un documental, construir una Mirada - Jovenes y Memoria
Pasado y Memoria 6.indb - RUA
La construccin de la memoria del pasado reciente en Argentina
Memorias cruzadas: Algunos aportes a las distintas miradas sobre ...
coloquio internacional sobre la memoria una mirada interdisciplinar
EL COMENTaRiO COMO GÉNERO DE La MEMORia ...
Conflicto, memoria y pasados traumáticos: El ... - Nomes e Voces
Viegas, Josefa, Memoria e historia. Los usos sociales del pasado
Memoria y fragmentos. Evocación del pasado en el proyecto urbano ...
Globalización y migración latinoamericana en España. Una mirada ...
Memoria y recuperación del pasado a través de la obra de vanguardia
El paisaje propone una mirada a la memoria y ... - Caja Cantabria
2. El pasado entre literatura, memoria e historia, por Roger Chartier
La Memoria Social como Construcción Colectiva del Presente
memorias del 1er. encuentro latinoamericano y del caribe - Instituto ...
Disyuntivas de las Memorias en el recuerdo y en las prácticas de la ...