Views
4 years ago

Miradas sobre el pasado latinoamericano: género, memoria y ...

Miradas sobre el pasado latinoamericano: género, memoria y ...

delegados (Estados Unidos). Recordemos diferentes incidentes como por ejemplo cuando las Iglesias Evangélicas Estadounidenses reprochan al presidente Reagan por no decir la verdad sobre Nicaragua, o cuando Sendero Luminoso ataca grupos evangélicos en Perú acusándolos de espías de la CIA. Es decir, no hay una línea única que nos permita establecer con claridad qué lugar ocupa cada uno en América. Es así que la Iglesia Católica abandono la Teología de la Liberación para acompañar los procesos políticos de gobiernos fuertes con una Iglesia más conservadora. ¿Y la mujer? Desde la familia y sus sustentos religiosos debe intentar entender los cambios y eso da lugar incluso al avance de las religiones evangélicas en detrimento de la Católica. Este proceso que tiene un campo de discusión muy amplio lo planteo simplemente para que intentemos determinar algunas de las muchas variables que hacen al tema que nos ocupa. Las estadísticas referentes a estos temas no son objeto de este estudio. La mujer en el mundo del trabajo La ubicación de la mujer en las ciudades, (sin tener en cuenta a todas las que ya desarrollaban sus labores en docencia) , su incorporación al mundo del trabajo industrial fue un proceso rápido , presionada por las necesidades económicas. El ámbito del servicio doméstico fue la primera etapa , pero su limitación la lleva a encarar una etapa diferente : las fábricas. En Argentina esta etapa está bien marcada con el proceso peronista, la formación de la rama femenina del movimiento y la figura de Eva Perón. Pero eso no significa la desaparición del problema y el inicio de una época idílica de igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres. .Pero el derecho al voto no significa el derecho a participar o a militar políticamente. Los distintos problemas las atrapan . Entonces veremos algunos ejemplos para acercarnos al mundo de la mujer que pierde su círculo familiar exclusivo, en la segunda mitad del siglo XX. Las maquiladoras son la expresión actual del ensamblado, de la confección de indumentarias . Son las representaciones nacionales de firmas internacionales, de marcas de primera línea que negocian con nuestros países condiciones de instalación y producción diferentes a las firmas locales. Se presentan como importantes polos de creación de empleos que ayudan a disminuir los índices de desempleo, productos de las recetas neoliberales del FMI y del Banco Mundial .Esas maquiladoras prefieren trabajar con mujeres solteras para no tener problemas de tiempos de trabajo ni sentirse afectados en la producción por los compromisos familiares. El valor del salario femenino es menor porque se considera que las empleadas de las maquiladoras son autosuficientes sin lazos de dependencia que habiliten a salarios mayores o licencias que se deben usufructuar por embarazos o atención a un familiar enfermo. La modalidad es generalmente el contrato de trabajo en condiciones viles, avalados por reformas laborales que los habiliten en aquellos países, como Argentina; donde las leyes y la Constitución nacional eran explícitas en cuanto a los derechos de los trabajadores. Un

ejemplo claro de lo expuesto le extraigo del Forum Barcelona 2004. la exposición de Gloria Córdova , obrera de maquiladoras , resume lo expuesto : “Dependiendo que tan fuerte es tu queja , te despiden...En Guatemala , las maquiladoras sufrimos maltrato físico y verbal. Nos golpean para apurar; te pegan si cometes un error en la costura; te tiran la ropa de mal modo y tenemos que tolerarlo por la necesidad del trabajo” (2) En Chiapas, México; el EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional) se presentó ante el mundo como un movimiento de características propias dentro de un marco de existencia social con hondas y profundas raíces en el mundo hispánico, como si el tiempo se hubiera congelado en la selva lacandona. Los reclamos son múltiples y abarcan todo el espectro políticosocial-cultural-económico. Las imágenes nos muestran hombres al frente de la lucha, pero comunidades enteras como base de apoyo logístico. Esta situación llevó incluso a la inclusión de los derechos de la mujer entre sus reclamos, más propios de una situación del siglo XVIII que del siglo XXI. Es así que dentro de las Leyes Revolucionarias proclamadas el 1 de enero de 1994, se destaca la Ley Revolucionaria de las Mujeres (3), ejemplo del intento de terminar con los resabio de tradiciones que eran leyes consuetudinarias para sus habitantes y que nos muestran también, la pervivencia de regiones aisladas de la vida política en un país ajeno a las realidades de sus diferentes integrantes, en este caso mayoritariamente población originaria. La Ley Revolucionaria de las Mujeres solicitaba: “Derecho a decidir cuántos hijos tener. Derecho a ser elegidas democráticamente para un cargo militar o civil. No pueden ser obligadas al matrimonio”( 4 ) Los tres temas propuestos merecen un análisis en sí mismos, pero haremos mención a ellos por ser parte de una misma realidad. El derecho a decidir sobre el control de natalidad suena a un tema ya histórico, pero nuestras mujeres en América aún siguen luchando contra los prejuicios y las tradiciones que no las dejan ser parte del mundo masculino y la encierran en el hogar al cuidado de la familia. Los otros dos puntos, el derecho a ejercer una vida política en democracia y la decisión de casarse son quién deseen y cuando lo deseen son exponentes de igual situación. Otro cambio que debió afrontar la mujer fue la inserción en el proceso revolucionario emergente en las diferentes naciones hispanoamericanas. Dos ejemplos interesantes están dados por las guerrillas tanto en Nicaragua como en Colombia. En Nicaragua , el Ejército Sandinista de Liberación Nacional desarrolló un fuerte enfrentamiento hasta lograr la caída de Anastasio Somoza Debayle que significó el fin de las dictaduras de la familia Somoza. El hombre luchaba y se escondía. La represión del estado recaía entonces en la parte más indefensa pero no por ello menos fuerte, de la población : las mujeres y los

LOS NIÑOS DE LA GUERRA Una mirada a la memoria - Archivo ...
memoria CEDLA jos.pdf
La-Memoria-de-todos-las-heridas-del-pasado-se-curan-con-más-verdad
Una mirada al pasado - La Nueva Provincia
La-Memoria-de-todos-las-heridas-del-pasado-se-curan-con-más-verdad
Nuevas miradas sobre la evaluación de los aprendizajes - Memoria ...
Nepal: una mirada de género sobre el conflicto armado y el proceso ...
GÈNERE I EDUCACIÓ una altra mirada
Feminismos latinoamericanos: una mirada panorámica - Revista La ...
Hacer un documental, construir una Mirada - Jovenes y Memoria
La enseñanza del pasado reciente. Hacer memoria y escribir la ...
Pasado y Memoria 6.indb - RUA
Memorias cruzadas: Algunos aportes a las distintas miradas sobre ...
La construccin de la memoria del pasado reciente en Argentina
coloquio internacional sobre la memoria una mirada interdisciplinar
EL COMENTaRiO COMO GÉNERO DE La MEMORia ...
Globalización y migración latinoamericana en España. Una mirada ...
Conflicto, memoria y pasados traumáticos: El ... - Nomes e Voces
Memoria y fragmentos. Evocación del pasado en el proyecto urbano ...
Viegas, Josefa, Memoria e historia. Los usos sociales del pasado
Memoria y recuperación del pasado a través de la obra de vanguardia
2. El pasado entre literatura, memoria e historia, por Roger Chartier
El paisaje propone una mirada a la memoria y ... - Caja Cantabria
La Memoria Social como Construcción Colectiva del Presente
Disyuntivas de las Memorias en el recuerdo y en las prácticas de la ...
memorias del 1er. encuentro latinoamericano y del caribe - Instituto ...
Género y colonialidad: en busca de claves de lectura y de un ...