Download PDF - Formato Comodo

formatocomodo.com

Download PDF - Formato Comodo

“El llano múltiple” viene a asentar

algunos de los intereses y temas que

la artista viene desarrollando en su

producción de los últimos años como

el paisaje vinculado a la experiencia

turística y cinematográfica o la reflexión

sobre el recuerdo y la mirada a través

de la reconstrucción de espacios.

“El llano múltiple” es la primera

exposición individual de la artista

madrileña Teresa Solar Abboud en la

galería FORMATO CÓMODO.

del 15 de enero al

23 de marzo del 2012


ADVERTENCIA

A pesar de estar basado en

hechos reales, nada de lo que a

continuación se describe es verdad

-en realidad nada de lo que nadie

dice que ha ocurrido de verdad, ha

ocurrido de verdad. Sin embargo,

lo que se describe ocurrió en tanto

que es relatado y por lo tanto, es

verdad porque se relata.

¿Qué ocurre con un decorado si una

escena nunca llega a rodarse? Esto,

como es bien conocido en Hollywood,

es más habitual de lo que se

piensa y en la mayoría de las ocasiones

el decorado es destruido sin

más contemplaciones. Lo que no es

tan habitual es que el mismo decorado

sea utilizado en más de una

película y siga, décadas después,

aún sin destruir.

I

En el año 1961, Carl Zummit (Camarillo,

California, 1928), ayudante de

localización en “El hombre que mató

a Liberty Valance”, fue enviado a

Texas con el objetivo de encontrar

un pueblo abandonado para rodar

algunas secuencias de la película de

John Ford. En las anotaciones de su

diario, que actualmente puede consultarse

en los archivos de la biblioteca

MGM/United Artists en The

Academy of Motion Picture Arts and

ROUDMUBI

de Fernando Baños Fidalgo

PRÓLOGO

Un pequeño cartel enmarcado en pan de

oro permanece colgado, aún hoy, en el

interior del mismo decorado que ya utilizara

años antes John Ford en una de sus

películas: El polvo ha llegado para quedarse.

Puedes quedarte o pasar de largo o lo que

sea. Rachael se aproxima a un sofá de dos

plazas y con el dedo índice de su mano

izquierda dibuja un corazón sobre el polvo

que cubre el azulado eskai, la misma

piel con la que en un futuro que sólo ella

imagina, será capaz de crear un objeto de

culto para una exposición de arte.

Sciences, Zummit cuenta el impacto

que le causaron unas casas medio

derruidas y un pequeño establo muy

cerca de la pequeña población de

Talco. “Esto es justamente lo que estaba

buscando” (“It´s just what I was

looking for”, ZUMMIT, C. Diary #34:

June 1961-November 1961, 10.27.1961,

p.328). Zummit había recorrido

más de mil quinientas millas para

localizar aquel “decorado natural”

y sólo necesitó un par de semanas

para acondicionarlo impecablemente,

listo para el rodaje. Además,

Zummit y un par de hombres de

Talco construyeron dos decorados

nuevos: un depósito de agua y una

casa multifuncional.


II

Seis años después, Carl Zummit fue

contratado para trabajar de nuevo

en otro western: “Grupo Salvaje”, de

Sam Peckimpah. Zummit le comentó

a William D. Faralla, director de

producción, su experiencia con Ford

años antes y le habló de los alrededores

de Talco. La sorpresa llegó cuando

el equipo de producción descubrió

que el decorado de Zummit aún

seguía en pie. A pesar de que la mayoría

de las localizaciones de “Grupo

salvaje” se sitúan en México (Durango

y Cohauíla principalmente), se

sabe que varias escenas fueron rodadas

en el mismo decorado que Carl

Zummit construyera años antes para

la película de John Ford.

III

En 1985, la revista HaspelKunst publicó

una entrevista con Wim Wenders a

propósito del éxito de su película “Paris

Texas”. En ella el director alemán

afirmaba lo siguiente: “Más de dos

décadas después ese decorado seguía

intacto. Conocía la historia por Sam, a

quien tuve la oportunidad de conocer

poco antes de su muerte (...) Había

una escena, justo al principio, que no

sabíamos dónde rodar, y en cuanto lo

vimos fue perfecto. Después, recogimos

todo y dejamos el decorado tal cual lo

habíamos encontrado.”

“Mehr als zwei Jahrzehnte nach der Dekoration

war intakt. Ich kannte die Geschichte

von Sam, den ich hatte die Gelegenheit,

kurz vor seinem Tod zu treffen

(...) Es war eine Szene gleich zu Beginn,

haben wir nicht wissen, wo zu schießen

und es war perfekt. Dann holten wir

alles und lassen Sie den Satz, wie sie

gefunden hatte.” CLIJSTER, J. “Paris

Wenders Texas” en HASPELKUNST, 78,

1985, p.32-37).


IV

Un rumor se extendió en el ambiente

cinematográfico undergroung de

finales de los ochenta: David Lynch

habría querido rodar “Blue velvet” en

el decorado de Zummit pero desistió

al enterarse que Wim Wenders

se había adelantado. Durante más

dos décadas el decorado quedaría a

merced del polvo tejano.

V

Secuencia 24.

Asiento trasero de un Chevrolet

Cruze.

Luz natural.

Cámara en mano,

Tiempo presente.

Una mujer (Rachael) lee un libro

(“Un médico rural”, de Franz Kafka).

Se oye de fondo Heartattack and vine

(Tom Waits). De vez en cuando Rachael

levanta la vista y mira el paisaje:

primero a su izquierda, luego a

su derecha y por último al frente.

Luego, vuelve a concentrarse en la

lectura del libro. Pasa una página.

Sigue leyendo.

Hombre (voice over)

Rachael, ¿has visto eso?

Rachael levanta la vista, mira al

hombre que conduce y al instante dirige

su mirada hacia algo en el exterior.

Lo sigue con la mirada mientras

el coche sigue avanzando.

(Pausa corta)

EPÍLOGO

Rachael (emocionada)

Para para. Da la vuelta.

El coche frena. Se detiene. Gira

180 grados. Sale de la carretera. Se

ve polvo en la ventana trasera del

coche. El coche vuelve a detenerse.

Rachael sale del coche y cierra la

puerta. Se oye cómo la puerta delantera

se abre y se cierra.

(Pausa)

Cuenta la historia del futuro

que el polvo que había llegado

para quedarse en aquel decorado

se fue con su destrucción.

No existiría nunca más la posibilidad

de “quedarse” o “pasar

de largo”. “Lo que sea” que

fuera aquel lugar es lo que yo

pensé que Rachael imaginaría:

la mejor roudmubi de la historia

del cine.


Rachael (voice over, lejana)

¿Qué es esto?


La mirada del personaje D es mucho

más calma. Apenas tiene marcas de

expresión en la frente y sus cejas no

dicen nada en particular. Están encima

de los ojos. D también está concentrado,

aunque puede que menos

preocupado que U. Frunce la boca

- tiene el labio inferior cubriendo el

superior, que apenas se le ve. Salta,

sacude las rodillas y mete la mano

en el bolsillo. U sigue dentro de sus

pensamientos y ni siquiera lo mira.

D desaparece.

Hay un agujero

en el desierto

por Paloma Checa Gismero

Hay dos personajes. El personaje U tiene el

gesto de quien está concentrado pensando

en algo desde hace tiempo. Los labios

apretados, la boca ligeramente arqueada.

Sus cejas dicen que lo que piensa le interesa,

pero que le incomoda a la vez. Recostado

en el asiento, lleva ya un rato en el mismo

lugar. De vez en cuando se mueve para

redistribuir su peso.

Vuelve a aparecer después de cinco

minutos. Ha dado una vuelta a la

casa. D siempre hace lo mismo:

cuando lleva un rato sentado, se

levanta y da una vuelta a la casa. Le

inquieta estar en medio de la nada.

Hay un agujero en el desierto. Los dos personajes

lo miran durante ratos largos desde hace tiempo. El

hueco es grande y ya estaba ahí antes de que ellos

llegaran a la casa. Hay veces en las que se levantan de

las sillas y se acercan al borde. Cuando se acercan al

agujero lo hacen para asomarse a él.


Idea original: Teresa Solar Abboud

Diseño: Carlos Fernández-Pello

Agradecimientos: Paloma Checa

Gismero Fernando Baños Fidalgo.

Marzo 2012 Madrid

Galería Formato Cómodo

C/ Lope de Vega 5

28014 Madrid

http://formatocomodo.com

formatocomodo@gmail.com

Tel.: (+34) 914293448

Las primeras veces hablan de la

posibilidad de regresar a la ciudad

a través de él. Piensan que si atan

a las columnas del porche cuerdas

de metal que lleguen hasta el fondo,

podrán bajar por ellas y llegar al

mundo que creen que hay al fondo.

Imaginan un mundo lleno de gente.

De gente que anda y habla; que grita

y muere y come. Pero las veces que

han intentado la estrategia de las cuerdas

nunca ha funcionado, porque

nunca son lo suficientemente largas

como para llevarles al fondo. Una se

atreve a pensar que es probable que

ni siquiera se atrevan a bajar. ¿Qué

pasaría, qué hacer si de repente lo

que imaginan se cumple?

Tanto tiempo sentados mirando al

infinito les ha desentrenado en el

arte de mirar lo concreto. Navegar

por las calles, nombrar las cosas o

contar el dinero. Recuerdan que todo

está acumulado en algún sitio bajo

su piel; se trata de pronunciar un

nombre, el más fácil y corto, para

que todas las demás palabras y

números llenen sus bocas de modo

imparable.

Teresa Solar Abboud es licenciada

en Bellas Artes por la Universidad

Complutense de Madrid y ha realizado

el máster en Arte Contemporáneo de

la Universidad Europea de Madrid.

Recientemente ha sido becada por la

Caja de Ahorros del Mediterráneo con

una beca de producción artística para

realizar el proyecto videográfico “Las

cosas que no están”, que toma como

figura central al ingeniero eléctrico

Harold Edgerton.

Lo que les pasa a los

personajes que miran el

agujero le recuerda a una

que hay situaciones en

las que nos encontramos

con lo abstracto. Hay

episodios, circunstancias

y objetos que han

emergido de modo tal

que conservan en sí el

potencial de ser ámbito

para que las ideas nazcan,

jueguen y se reproduzcan.

Entre sus proyectos más recientes se

encuentra la exposición “Sin heroísmos

por favor” en el Centro de Arte 2 de

Mayo, que estará abierta desde el 16 de

marzo hasta el 20 de mayo y que ha sido

comisariada por Tania Pardo.

More magazines by this user
Similar magazines