NATURAL - Argentina

argentina.travel

NATURAL - Argentina

NATURAL

NATURAL


::1::


BOLIVIA

JUJUY

PARAGUAY

Regiones

Buenos Aires

O C E A N O P A C Í F I C O S U R

CHILE

SAN

JUAN

LA RIOJA

MENDOZA

NEUQUÉN

CATAMARCA

SAN

LUIS

RÍO NEGRO

CHUBUT

SANTA

CRUZ

SALTA

TUCUMÁN

SANTIAGO

DEL

ESTERO

LA PAMPA

CÓRDOBA

M A R A R G E N T I N O

FORMOSA

CHACO

SANTA

FE

ENTRE

RÍOS

CIUDAD DE

BUENOS AIRES

BUENOS

AIRES

CORRIENTES

URUGUAY

1

2 3

O C E A N O A T L Á N T I C O S U R

MISIONES

BRASIL

Córdoba

Cuyo

Litoral

Norte

Patagonia

Índice

Viví un mundo de sensaciones

Disfrutá el ecoturismo

en todo su esplendor

• Parques Nacionales

• Senderismo

Contemplá la magia de la naturaleza

• Observación de flora y fauna

• Observación de aves

4

6

8

18

26

28

40

I. Malvinas

(Arg.)




La presente publicación es propiedad del

MINISTERIO DE TURISMO DE LA NACIÓN.

Queda prohibida su reproducción total o parcial

APROBADO POR

INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR LEY 22.963

EXPEDIENTE Nº 08 1291/5

::3::


Viví un mundo de sensaciones

Argentina es una asombrosa tierra de contrastes. Un país con una singular geografía

plena de matices, donde extensas llanuras y desérticas mesetas conviven con fértiles

valles; en el cual se levantan suaves serranías e imponentes montañas; donde la selva

subtropical y los bosques centenarios cobijan las más diversas especies animales.

Un escenario surcado por ríos caudalosos, mares calmos y glaciares milenarios; un

universo de cielos azules surcado por mil diferentes aves.

En cada una de sus regiones –en Buenos Aires, en Córdoba, en Cuyo, en el Litoral,

en el Norte y en la Patagonia–, Argentina te ofrece impactantes y conmovedores

atractivos naturales.

En Argentina descubrís y disfrutás de la naturaleza en todo su esplendor. Caminás

por mágicos senderos entre zorros y venados. Fotografiás bellas flores y escuchás

el canto de los pájaros. Te emocionás con los coreográficos saltos de las ballenas y

sonreís con los juegos de los pingüinos. Al recorrer sus campos, selvas y sierras, a la

vera de sus lagos y en cada una de sus áreas protegidas, encontrás una flora y una

fauna que crecen en libertad. Porque Argentina es naturaleza que vivís con las más

puras sensaciones.

Argentina Natural

Salinas Grandes, Jujuy y Salta (1)

::4:: | NATURAL

::5::


Argentina Natural

Arroyo y Sierras, Córdoba (2)

Turismo de Naturaleza

Disfrutá el ecoturismo en todo su esplendor

El ecoturismo se basa en la observación de la naturaleza. Es una práctica responsable y respetuosa que permite

acercarte a ella para disfrutar de su belleza, conocer sus misterios y aprender sobre su conservación.

En Argentina, el ecoturismo es una de las modalidades turísticas más desarrolladas, porque te ofrece múltiples

opciones para disfrutar de su patrimonio natural. Sus 3.8 millones de km 2 de superficie abrigan ecosistemas de

variada riqueza que te permiten percibir de cerca la naturaleza en su máxima expresión. Las 37 áreas naturales

y 4 especies autóctonas protegidas te aseguran viajes inolvidables por ambientes de increíble valor para la

conservación, entre ellos: parques nacionales, reservas naturales y las cuatro especies animales –el yaguareté,

el huemul, la taruca y la ballena franca austral– declaradas Monumento Natural. En Argentina, una simple

caminata cubre tus expectativas, porque todas las regiones del país guardan lugares capaces de dejarte sin habla

a cada paso.

Glaciar Perito Moreno, P.N. Los Glaciares, Santa Cruz (3)

::6:: | NATURAL

::7::


Parques Nacionales

Buenos Aires: el paraíso próximo

Hacia el sur de la provincia de Buenos Aires te espera el Parque

Nacional Campos del Tuyú, de reciente creación. En sus más de

3000 hectáreas, un mar de pastos y cangrejales cobija a una de

las especies más amenazadas de nuestro país, el venado de las

pampas. Ubicado en el Partido de General Lavalle, Capital Provincial

del Venado de las Pampas, esta nueva área protegida se encuentra

a 26 km de las playas de San Clemente del Tuyú.

Descubrí la naturaleza en su máxima expresión

Cataratas, Parque Nacional Iguazú, Misiones (4)

En Argentina, el sistema de Parques Nacionales es una eficaz forma de conservación de la inmensa biodiversidad

del país. A lo largo de toda su extensión, en 37 áreas protegidas y 4 especies autóctonas protegidas, –entre las

que se cuentan parques nacionales, reservas y monumentos naturales– la naturaleza transcurre sin alteraciones.

Además, existen otros 250 predios protegidos por las jurisdicciones provinciales y municipales y por la gestión

privada. En Argentina, disfrutás de la naturaleza en estado puro a lo largo de toda su geografía y en cada una

de sus regiones.

Por su valor y belleza, la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad a los parques nacionales Iguazú, en el Litoral;

Los Glaciares en la Patagonia y Talampaya junto al Parque Provincial Ischigualasto, en Cuyo. Asimismo, idéntica distinción

internacional recibieron la Península Valdés, en la provincia del Chubut, la Cueva de las Manos, en la provincia de Santa

Cruz, así como ruinas jesuíticas distribuidas en las provincias de Córdoba y Misiones.

En cada uno de estos paraísos protegidos, disfrute y conservación van de la mano. Para que descubras y te

enamores de Argentina Natural.

Córdoba: la naturaleza calma

Entre los 1.900 y los 2.300 metros sobre el nivel del mar, en las

Altas Cumbres de las sierras cordobesas, se encuentra un enorme

cañadón de unos 800 metros de profundidad sobre el que

vuela la más imponente de todas las aves que surcan los cielos

argentinos: el cóndor andino. El Parque Nacional Quebrada del

Condorito, de aproximadamente 40 mil hectáreas, resguarda el

hábitat de reproducción de esta ave rapaz de gran tamaño. Aquí,

podés recorrer los distintos senderos naturales a pie, a caballo

o en bicicleta, y disfrutar de los calmos paisajes serranos.

* Se accede a esta zona a través del Camino de Altas Cumbres

(Ruta Provincial 34) hasta el Paraje La Pampilla, a 52 km de Villa

Carlos Paz y 90 km de la capital provincial. Posee áreas de acampe

libre sin servicios.

Cuyo: los escenarios de antiguos tiempos

En el centro-oeste de la provincia de La Rioja, en el Parque Nacional

Talampaya, descubrís un impactante desierto rojo por el que caminaron

los dinosaurios y en el cual los hombres dejaron testimonio en

misteriosos petroglifos grabados sobre las paredes rocosas. El

cañón de Talampaya, de tres kilómetros de extensión y paredones

de intenso color rojo que llegan a los 150 metros de altura, es

el principal atractivo de este parque donde, aguzando la vista,

encontrás curiosas figuras talladas por el agua y el viento a lo

largo de los siglos. Entre ellas, la Chimenea, el Monje, el Ascensor,

Los Cajones y la inmensa Catedral.

Espátula rosada, R.N.E. Otamendi, provincia de Buenos Aires (5)

P.N. Quebrada del Condorito, Córdoba (6)

Cóndor (7)

::8:: | NATURAL

::9::


* Este sitio, junto al Parque Provincial Ischigualasto, fue declarado

Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO, debido a la

abundancia de yacimientos paleontológicos.

para la observación astronómica. Acercate a alguno de los dos

observatorios que funcionan en el área, donde astrónomos y

guías te ofrecen visitas diurnas y nocturnas para experimentar una

incomparable cercanía con las estrellas.

• El Leoncito está ubicado a 30 km de la localidad de Barreal,

incluye yacimientos arqueológicos de gran valor y sitios de

importancia histórica, como el casco de una antigua estancia

utilizada como puesto de avanzada militar entre 1814 y 1818 por

el Ejército Libertador de los Andes. Además, cuenta con área de

acampe libre, fogones, sanitarios y senderos autoguiados.

También en San Juan, pero en su extremo norte, se encuentran las

P.N. Talampaya, La Rioja (10)

160 mil hectáreas del Parque Nacional San Guillermo. A una

altitud promedio de 3.900 metros, es el sector más austral de la

Puna, en el que vive la mayor población de camélidos en estado

silvestre de todo el país. Llegar a estas tierras vírgenes e inhóspitas

representa toda una aventura.

• Accedé a San Guillermo (en caravana de vehículos todo terreno)

En Talampaya se encontraron los restos fósiles del

Lagosuchus Talampayensis, uno de los primeros dinosaurios

que habitaron la tierra, hace unos 250 millones de años.

desde la localidad de Rodeo, sobre la mítica Ruta 40. Por sus

condiciones climáticas extremas, es recomendable que lo visites

durante el otoño o la primavera.

Lagosuchus Talampayensis (8)

Para completar este viaje por la prehistoria, visitá el Parque Nacional

Sierra de las Quijadas, en el noroeste de la provincia de San Luis,

a 120 km de la capital. Sentí la inmensidad del pasado en un gran

anfiteatro natural rodeado de abruptas paredes de areniscas y

aglomerados de color rojizo, donde la erosión labró las formas más

caprichosas y asombrosas. Para conocer las profundidades de las

Quijadas, zona que habitan guanacos, maras y pumas que lograron

adaptarse a la aridez del terreno junto a diversas cactáceas,

quebrachos, algarrobos, espinillos y chañares, hay senderos

peatonales autoguiados con miradores. Si querés realizar recorridos

más extensos, como Las Huellas del Pasado, Farallones y Guanacos,

contactate con guías autorizados.

En la Sierra de las Quijadas se encontraron restos fósiles

de dos especies de pterosaurios o lagartos alados. Uno de

ellos presentaba una dentición muy particular, con barbas

que formaban una especie de canasto que le servía para

retener los microorganismos de los que se alimentaba

filtrando agua.

Sierra de las Quijadas, San Luis (9)

Tocá el cielo con las manos

En el sudoeste de la provincia de San Juan, a más de 2.500

metros sobre el nivel del mar, se encuentra el Parque Nacional

El Leoncito. Una atmósfera transparente e incontaminada, 300

noches despejadas por año, escaso viento y bajísima humedad

hacen de este parque uno de los mejores lugares del mundo

Litoral: la tierra de las aguas grandes

El Parque Nacional Río Pilcomayo, ubicado al nordeste de la

provincia de Formosa en el límite con el vecino país del Paraguay,

tiene unas 47 mil hectáreas que integran la lista de Humedales

de Importancia Internacional. Entre sus atractivos se incluye la

gran extensión de la Laguna Blanca, de 800 hectáreas, en la que

habitan los yacarés overos y negros, las boas curiyú y los coipos.

Aquí se encuentra una de las dos áreas recreativas (la otra está

en Estero Poí), con zonas de acampe agreste, servicios para

el turista y varios senderos –todos muy bien señalizados– que te

invitan a recorrer el parque.

Complejo Astronómico, P.N. El Leoncito, San Juan (11)

P.N. San Guillermo, San Juan (12)

::10:: | NATURAL

::11::


En esta provincia también podés visitar la Reserva Natural

Formosa, de similares características.

Iguazú: el agua que ruge

P.N. Iguazú, Misiones (13)

En el Chaco, a 115 km de la ciudad de Resistencia, se encuentra

el Parque Nacional Chaco. A lo largo de sus 15 mil hectáreas

de bosques de quebracho que alternan con sabanas de

palmeras caranday, encontrás una rica diversidad de fauna:

monos aulladores, ñandúes, carpinchos, guazunchos, pecarí

de collar, puma, chuñas y un zorro de gran tamaño llamado

aguará guazú, especie amenazada que se conserva en estas

áreas protegidas. Si te interesa pasar la noche en plena

naturaleza chaqueña, contás con áreas de acampe.

En la provincia del Chaco también se halla el área protegida

más pequeña del país: la Reserva Educativa Colonia

Benítez. De sólo siete hectáreas, condensa una muestra típica

de la naturaleza de los montes chaqueños.

Bajando por el Litoral, en la provincia de Corrientes, se ubica el

área de mayor biodiversidad de la zona, la eco-región de los Esteros

del Iberá, donde se levanta el Parque Nacional Mburucuyá, de

17.660 hectáreas y excepcional estado de conservación. En esta

zona contás con un sector de acampe agreste.

En la provincia de Entre Ríos, el Parque Nacional El Palmar, a 54

km de la localidad de Colón, protege la mayor concentración

de palmeras yatay del país. Con instalaciones bien preparadas

para el turismo y senderos que permiten que lo vivas en toda

su magnitud, el Palmar guarda especies de butia yatay –de

flores amarillas y frutos anaranjados y dulces– junto a ruinas

jesuíticas del siglo XVII, selvas ribereñas y miradores desde los

que experimentás hermosas puestas de sol.

En el límite sur del Litoral, el Parque Nacional Pre-Delta, una de las

áreas protegidas compuesto por islas, es ideal para colmar tu

espíritu aventurero.

En Misiones hay otra área protegida, la Reserva Natural Estricta

San Antonio. Y en la provincia de Santa Fe, uno de los mas

nuevos, el Parque Nacional Islas de Santa Fe.

En la provincia de Misiones, el Parque Nacional Iguazú –

Patrimonio Natural de la Humanidad– alberga una de las bellezas

naturales más impactantes y maravillosas del mundo: las Cataratas

del Iguazú.

En medio de la selva subtropical, el enorme caudal del río al

que los guaraníes llamaron “agua grande” cae verticalmente

produciendo un estruendo sobrecogedor. Por senderos, pasarelas y

balcones contemplás la belleza del lugar desde distintos ángulos,

apreciás los saltos de agua y distinguís entre la espuma los colores del

arco iris. En la “Garganta del Diablo”, te emocionás con el salto de

agua más impactante de todo el conjunto.

Con amplios y excelentes servicios turísticos de alojamiento

y gastronomía, viví Iguazú en toda su intensidad, también, bajo la

luz de la luna llena.

Norte: selvas, valles y paisajes de altura

La mayor de las áreas protegidas de la región Norte, de muy fácil

acceso, es el Parque Nacional Calilegua. Ubicado en el sudeste de

la provincia de Jujuy, en sus 76 mil hectáreas encontrás una gran

biodiversidad de especies animales y vegetales, entre las que se

destaca la taruca o huemul del norte, declarada Monumento

Natural. En su relieve quebrado por profundos cañadones, por

los que corren arroyos y ríos de marcada pendiente, realizás

distintos circuitos a pie o en bicicleta. Y si te interesa quedarte

unos días, aquí contás con áreas de acampe.

En el extremo norte de la provincia de Salta, en el límite con

Bolivia, se encuentra una de las áreas naturales más recónditas:

el Parque Nacional Baritú, único parque tropical de Argentina,

que mantiene una naturaleza totalmente virgen. Limitado por

cordones montañosos de más de dos mil metros de altura, esta

porción de las yungas está rodeada de accidentes geográficos

que hacen muy difícil su acceso (solamente en vehículos 4x4, a

pie o a caballo). El Baritú te impacta con su densa vegetación,

En Iguazú hay más de dos mil especies vegetales y árboles

que llegan a los 30 metros de altura. Este parque es uno

de los últimos refugios del yaguareté (MN), el felino más

grande de Sudamérica.

Yaguareté, Litoral (14)

P.N. Los Cardones, Salta (15)

::12:: | NATURAL

::13::


las que se encuentra una enorme comunidad de flamencos.

Siete lagos, tres parques

En el sur de la provincia de Tucumán está la porción más austral

y todo el encanto patagónico

de las yungas: el Parque Nacional Campo de los Alisos, ubicado

sobre la ladera oriental de los Nevados del Aconquija. Además

de una flora y fauna autóctonas de gran diversidad, guarda un

tesoro poco conocido: La Ciudacita. A 4.200 metros sobre el

La Ruta de los Siete Lagos une a tres parques nacionales que

tienen mucho en común: frondosos bosques, espejos de agua de

increíbles colores y encantadores poblados de montaña.

nivel del mar se alzan las ruinas de una de las ciudades más

australes del imperio incaico. Si te gustan las largas caminatas,

este recorrido es imperdible. Se requieren unos seis días para

realizarlo, siempre en compañía de guías autorizados.

Al comenzar el recorrido, por Neuquén, el primer atractivo que

encontrás es el Parque Nacional Lanín, con su volcán de 3.776

metros sobre el nivel del mar, nieves eternas y más de veinte

lagos rodeados de bosques de pehuenes, raulíes y robles pellín.

Valles Calchaquíes, Norte (16)

con sus ríos torrentosos que desembocan en el Bermejo y con sus

bosques de cedros salteños que alcanzan tamaños imponentes.

• Se accede al Baritú a través de Bolivia, por lo que es necesario

que lleves toda tu documentación para pasar la frontera.

A sólo 80 km de la capital de Salta se ubica el Parque Nacional

El Rey. Con más de 44 mil hectáreas, te muestra una porción

representativa de las yungas y su transición hacia el bosque

chaqueño.

También en la provincia de Salta podés visitar el Parque Nacional

Los Cardones, donde apreciás el paisaje árido de la pre-puna,

con el cardón como principal exponente. En el marco de los

Valles Calchaquíes, en los departamentos de Cachi y San Carlos,

a 100 km de Salta capital, las desérticas tierras en las que crecen

los cardones oscilan entre los 2.700 y los 5.000 metros sobre

el nivel del mar y sus altos cielos son surcados por más de 100

especies de aves.

Patagonia: los maravillosos

confines del mundo

En este extenso territorio que desciende hacia el sur del país hay 13

áreas protegidas. Con un tapiz de lagos, cordones montañosos y

bosques en el oeste, y estepas que se asoman al mar en el este,

la Patagonia conforma un conjunto diverso que te deslumbra a

cada paso.

En la provincia de La Pampa, el Parque Nacional Lihué Calel muestra

el espacio de transición en el que reinan los montes, llanuras,

mesetas y serranías. Una flora rica en helechos, claveles del aire,

cactáceas y líquenes, y una fauna de vizcachas, armadillos,

guanacos, maras, zorros y pumas, te dan la bienvenida a la Patagonia.

En la zona oeste de Neuquén se ubica el Parque Nacional Laguna

Blanca, uno de los sitios en los que anida el cisne de cuello

negro. A orillas de esta laguna, en un paisaje volcánico, la estepa

patagónica convive con el humedal. Además, aquí apreciás una

interesante muestra de arte rupestre en la cueva de Salamanca.

Este parque tiene un sistema de manejo conjunto con el pueblo

mapuche, habitantes originarios de la región, por lo que tu

visita al Lanín es una verdadera experiencia cultural. La ciudad

cabecera es San Martín de los Andes, que cuenta con una amplia

gama de servicios turísticos de alta calidad.

Siguiendo el camino de los Siete Lagos llegás a la península

Quetrihué y al Parque Nacional Los Arrayanes. Sobre el extremo

norte del lago Nahuel Huapi crece un bosque de arrayanes,

único por sus características: cortezas rojizas con irregulares

manchas blanquecinas y flores blancas. En el área protegida

no está permitido acampar, pero sí es posible alojarse en sitios

cercanos, como la pintoresca Villa La Angostura.

El circuito finaliza en el magnífico Parque Nacional Nahuel Huapi y

en su ciudad cabecera, San Carlos de Bariloche, en la provincia

de Río Negro, un destino elegido por visitantes de todo el mundo.

Esta fue la primera zona protegida de Argentina, ocupa alrededor

de 700 mil hectáreas y toma su nombre del lago Nahuel

Huapi de 560 km². Esta zona poblada por mapuches, a la que

posteriormente llegaron aventureros, colonos e inmigrantes, te

ofrece una gran diversidad de propuestas para experimentar

una belleza difícil de describir con palabras. Lagos, montañas,

Lago Aluminé, Neuquén (17)

Lago Nahuel Huapi, Río Negro y Neuquén (18)

Cuando te adentres en la Puna, no te pierdas el Monumento

Natural Laguna de los Pozuelos, al norte de Jujuy, un paraíso

acuático en pleno desierto. Con unas 15 mil hectáreas a 3.600

metros sobre el nivel del mar, esta laguna es la mayor reserva de

senderos que atraviesan bosques, paseos lacustres, fauna

autóctona como el huemul (Monumento Natural), el cóndor o el

pudú (uno de los ciervos más pequeños del mundo), hacen de

este sitio un lugar inolvidable durante las cuatro estaciones del año.

agua del altiplano argentino, hábitat de unas 50 mil aves, entre

Mirador del Río Arrayanes, Chubut (19)

::14:: | NATURAL

::15::


La comarca soñada

En la zona cordillerana de la provincia del Chubut, el Parque Nacional

Lago Puelo te ofrece un paisaje de belleza sin igual. Ubicado en el

límite con Chile, protege la flora valdiviana que llega desde el otro

lado de la cordillera por el Paso Puelo. En el área recreativa hay

dos campamentos –uno agreste y otro organizado– y “La Playita”,

un pequeño balneario ideal para sumergirte en un agua cristalina

de temperaturas agradables. Esta zona posee también senderos de

distintos grados de dificultad que desembocan en hermosos sitios

y miradores y una oferta de paseos lacustres. En la localidad de El

Bolsón (a 15 km) hay una amplia gama de servicios turísticos.

Un poco más al sur, el Parque Nacional Los Alerces despliega en

sus 263 mil hectáreas un sistema natural de lagos y ríos capaz de

superar tus expectativas más exigentes. Sus aguas son cristalinas,

su flora y fauna abundante, y posee un tesoro inigualable: el mayor

bosque de alerces del país.

En tu visita navegá los lagos de este paraíso sureño, caminá sus

profundidades, descubrí sus cascadas y date un tiempo para

descansar en sus extensas playas de arena. Visitá Puerto Sagrario,

en el brazo norte del lago Menéndez, desde donde inicia el

P.N. Los Alerces, Chubut (20) Glaciar Perito Moreno, P.N. Los Glaciares, Santa Cruz (21)

circuito para llegar al alerzal, poblado por ejemplares gigantes.

Al más antiguo lo llaman “el abuelo” y se calcula que tiene unos

2.600 años.

El reino de los hielos eternos

En el oeste de la provincia de Santa Cruz, 47 glaciares mayores

descienden hacia el Pacífico y hacia el Atlántico. 13 de estos son de

vertiente atlántica y descienden sobre los lagos Argentino y Viedma,

conformando el Parque Nacional Los Glaciares, Patrimonio Natural

de la Humanidad. El más grande es el Upsala, con 50 km de largo y

casi 10 km de ancho. Pero el más impactante es el Perito Moreno,

soberbio y majestuoso, con un frente de cinco kilómetros y

una altura de 60 metros sobre el nivel del lago. Producto de su lento

avance, sus paredes se desprenden, generando un espectáculo único.

Viví la magia del Perito Moreno en una navegación, caminando

sobre su superficie o, simplemente, contemplándolo desde los

miradores ubicados a orillas del Lago Argentino, en la localidad

santacruceña de El Calafate. En el sector norte del parque se encuentra

el monte Fitz Roy, que se destaca por su altura –3.405 metros sobre

el nivel del mar– y por su presencia monumental.

Santa Cruz alberga también al Parque Nacional Perito Moreno,

enmarcado por cerros y montañas en un enorme anfiteatro

natural. Por sus numerosos senderos, algunos de los cuales te

toman unas horas y otros hasta varios días, apreciás los bosques

de lengas, glaciares, cascadas, la estepa, restos fósiles y una rica

fauna autóctona.

Costas de mares abiertos y vientos aguerridos

En las áreas protegidas costeras de la Patagonia avistás una

fauna única a orillas de un mar de intenso azul, donde el viento

sopla con fuerza. En el golfo San Jorge, provincia del Chubut,

en el recientemente creado Parque Interjurisdiccional Marino

Costero Patagonia Austral, observás aves marinas, pingüinos,

lobos marinos, maras, guanacos y otras especies de la fauna

patagónica. Esta zona es la primera con jurisdicción sobre el mar,

al que se acercan orcas, toninas y delfines, además de la ballena

franca austral (MN) en su paso migratorio hacia (o desde) la

Península Valdés.

Al sudeste de Santa Cruz, el Parque Nacional Monte León

es la primera área protegida marino-continental del país. Altos

acantilados, pequeñas bahías, playas e islas son el hogar de

una colonia de 60 mil pingüinos de Magallanes, de guanacos,

choiques, zorros y más de veinte especies de aves costeras y marinas.

Al sur del sur

En la más austral de todas las provincias argentinas, el Parque

Nacional Tierra del Fuego se extiende en 63 mil hectáreas de

montañas escarpadas y valles glaciarios, y conserva huellas

de sus antiguos habitantes, los yámanas. Allí donde la cordillera

se reúne con el mar, la naturaleza es indómita. Una caminata por

los senderos peatonales te conduce a la Laguna Negra, al mirador

de la Bahía Lapataia, al Turbal y a la Castorera.

En plena inmensidad de la estepa patagónica, en Santa

Cruz, están los Bosques Petrificados, uno de los mejores

exponentes geológicos de árboles que existieron hace 130

millones de años y que han sido declarados Monumento

Natural. En el período cretácico, estos bosques fueron

cubiertos por cenizas volcánicas y emprendieron un proceso

de petrificación que hoy registrás en esta madera fósil de

araucarias gigantes. Cuando lo visites, llevá agua potable,

alimentos y combustible, ya que la población más cercana

(Jaramillo) se encuentra a 135 km por camino de ripio.

Monumento Natural Bosques Petrificados, Santa cruz (22)

P.N. Tierra del Fuego, Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (23)

::16:: | NATURAL

::17::


Senderismo

Buenos Aires: caminatas en las serranías

En la provincia de Buenos Aires, la más grande de Argentina,

encontrás variadas opciones para dar tus primeros pasos en

la práctica del senderismo. Caminos de llanuras y antiguas sierras

que te cautivan con su sencillez.

Transitá caminos encantados

Senderismo en Misiones (24)

El senderismo es una práctica respetuosa del ambiente que contribuye al bienestar físico y se asocia a la recreación

en ambientes naturales y culturales.

En Argentina, el senderismo está emparentado con el ecoturismo, el trekking, las cabalgatas y el montañismo.

Es además una actividad tan antigua como bondadosa. Presente en distintos ámbitos del país, es principalmente

fuerte en las áreas protegidas naturales. Y aunque la diversidad de ambientes abre en todas las regiones un

abanico de posibilidades prácticamente único en el mundo, es en los parques nacionales de la Patagonia donde

encontrás centenares de kilómetros de encantadores senderos.

Cuando recorrés los caminos de Argentina sos parte de cautivantes historias en contacto pleno con la naturaleza,

su riqueza y misterios; y disfrutás de una nutrida oferta de circuitos de baja y media dificultad y distinta longitud,

ya sea solo, con amigos o con guías especializados. La diversidad de ambientes del país potencia tu pasión por

recorrer los caminos y te permite conocer deslumbrantes paisajes naturales durante todo el año.

En plena llanura pampeana, los sistemas de las Sierras de

Tandil y de la Ventana son un espacio ideal para un entretenido

recorrido en el cual podés interpretar la flora, la fauna, el clima y

la geología de la zona. Las Sierras de Tandil son las más antiguas

del continente y, cuando te internás en su corazón, te seducen con

lo mejor del paisaje bonaerense. En la visita a la Reserva

Natural Sierra del Tigre accedés a la cima del cerro El Venado,

a la que llegás por un camino de ripio con miradores naturales.

Allí contemplás la naturaleza en un ambiente sereno y, si te

animás, al internarte por los senderos, bosque adentro, avistás

guanacos, jabalíes, pumas y especies arbóreas autóctonas

y exóticas. A través de imponentes caminos montañosos,

ideales para caminatas de aventura, alcanzás el cerro El Centinela,

donde se encuentra la piedra “El Centinela”, además de una

aerosilla y en el cerro La Movediza, se encuentran los restos de

la popularmente famosa “Piedra Movediza”. En Sierra de la

Ventana podés recorrer uno de los senderos para caminatas

más populares de la provincia, el Claroscuro, y disfrutar

de una vista panorámica en el camino al cerro Bahía Blanca.

Además de conocer el Parque Provincial Ernesto Tornquist, que

alberga un refugio natural de guanacos. En este parque, en

el circuito del cerro de la Ventana, a través de arroyos

transparentes y el pastizal serrano, descubrís el “Hueco de

la Ventana”, una extraña formación rocosa. Cuando cae la noche,

guías especializados te revelan en la oscuridad los secretos de las

serranías pampeanas.

Córdoba: los pasos serranos

Hacia el noroeste de la llanura pampeana surgen las sierras

de Córdoba. Las Sierras Grandes son ideales para que vivas

impactantes aventuras “de a pie”; las Sierras Chicas poseen

Sierras de Tandil, provincia de Buenos Aires (25)

Sierras Grandes, Córdoba (26)

::18:: | NATURAL

::19::


disfrutás de coníferas, cedros, pinos y cipreses, entre otras especies

arbóreas que engalanan las sierras con sus perfumes y colores.

Cuyo: las huellas del desierto

En Cuyo tu experiencia por los caminos alcanza niveles impensados

y se vuelve toda una aventura.

En las provincias de La Rioja, San Juan, San Luis y Mendoza, la

tierra del buen vino donde siempre brilla el sol, te esperan un sinfín

de propuestas senderísticas, todas ellas en pleno contacto con la

naturaleza. Además descubrís antiquísimas historias, como las que

atesoran los paredones colorados del Parque Nacional Talampaya,

en la provincia de La Rioja, y te sorprendés con las misteriosas

formas del Parque Provincial Ischigualasto, en San Juan, al que los

locales llaman “Valle de la Luna”. Cuando recorrés este Patrimonio

de la Humanidad, tus pies caminan los mismos senderos que hace

180 millones de años recorrieron los dinosaurios.

Cerro Aconcagua, Mendoza (29)

La Cumbrecita, Córdoba (27)

P.P. Ischigualasto, San Juan (28)

Especial luna llena

suaves caminos elevados, tan sencillos como energéticos;

también podés recorrer el Parque Nacional Quebrada del

Condorito, el popular cerro Colorado y curiosidades como La

Cumbrecita, “el primer pueblo peatonal”.

La zona de las Sierras Grandes, donde se destaca el cerro

Champaquí de 2.790 metros de altura, es la indicada para

caminatas entre arroyos y pastizales de altura, una experiencia

única por los bellos paisajes serranos llenos de colores y

aromas. En las Sierras Chicas, en un recorrido sin complejidad,

subís el Uritorco. Caminos cuidadosamente identificados te llevan

hasta la cima de este cerro que, según reza el saber popular, es

tierra de ovnis y de variadas fuentes de energía. Por el camino de

las Altas Cumbres, a mitad de trayecto entre la veraniega Villa

Carlos Paz y el hermoso pueblo de Mina Clavero, llegás al Parque

Nacional Quebrada del Condorito. Al oeste de la provincia, el cerro

Los Gigantes te invita a una marcha en plena naturaleza, entre

cuevas, arroyos subterráneos, valles y quebradas. Cuando visitás

Cerro Colorado, a 160 km de la ciudad de Córdoba, a tus pasos

se suman huellas de cultura. Los cerros Colorado, Veladero e

Intihuasi, con su tierra rojiza, sus aleros y cuevas –donde los

aborígenes dejaron testimonios de su arte en pinturas rupestres– te

esperan para que camines por uno de los yacimientos arqueológicos

más importantes del país.

La Cumbrecita, el primer pueblo peatonal

Tierra de colonos alemanes, La Cumbrecita es una pintoresca aldea

con casas de estilo centroeuropeo. En un marco de belleza serena,

se levanta este poblado, el primero con restricción vehicular de

10 a 18hs y existe un transporte gratuito de vehículos adaptados

especialmente para casos de impedimentos físicos. Por eso,

representa también un paraje ideal para el descanso más absoluto.

Por las cascadas que bajan de las sierras, atravesando el bosque

que sobrevuelan los cóndores, a la vera de ríos de agua cristalina,

hay variados recorridos muy bien señalizados. Por supuesto, todos

son para hacer “de a pie”. En tus caminatas por La Cumbrecita,

Si te gustan los planes originales, recorré el sorprendente valle

sanjuanino en una visita nocturna dos días antes o dos días después

de la luna llena. En Ischigualasto, por la noche, contemplás el

asombroso paisaje sólo iluminado por la luz blanquecina del satélite

terrestre, que vuelve al sitio aún más extraño y deslumbrante.

En La Rioja, una especial propuesta que disfrutás paso a paso se suma

en la Reserva Natural Laguna Brava, un espejo de agua y sal a 4.200

metros sobre el nivel del mar, donde apreciás el colorido e imponente

paisaje de la cordillera riojana. Y en San Juan, en los departamentos

cordilleranos de Calingasta e Iglesia, realizás caminatas combinadas

con cabalgatas y travesías de aventura en camionetas 4x4. Un

circuito especial te espera en el Parque Nacional El Leoncito: para

tu deleite andariego, aquí podés transitar el sendero y cascada “El

Rincón”, visitar el camino “Paisaje de Agua”, recorriendo la zona

vecina al arroyo de aguas cristalinas, y descubrir a través de un

sendero interpretativo cómo el hombre trabajó los viejos potreros

de la antigua estancia El Leoncito.

Mountain bike, Cuyo (30)

En San Luis, guías especializados te acompañan por los senderos

puntanos en el Parque Nacional Sierra de las Quijadas. Y en Mendoza,

tu práctica del senderismo continúa sin esfuerzos extremos pero

con igual sensación de aventura. En la tierra del Malbec, la mayoría

de los caminos son de fácil acceso y cumplimiento, aunque uno de

los lugares más indicados para que desarrolles esta actividad son

los bellísimos cerros del Cordón del Plata, en especial, Vallecitos.

Este cerro es uno de los mas altos del Cordón y uno de los más

hermosos de este sistema montañoso. También es muy utilizado

por los andinistas especializados para aclimatarse antes de ascender

al “techo de América”, el poderoso Aconcagua.

::20:: | NATURAL

::21::


Litoral: los caminos colorados

Patagonia: las eternas sendas del sur

Con sus grandes ríos, su selva virgen y su tierra colorada, el

Litoral te invita a vivir plenamente su naturaleza. Pero a cada

paso también suma historias y culturas igual de desbordantes:

huellas de guaraníes y de jesuitas transitan con vos los caminos

rojizos que te llevan hasta las cristalinas Cataratas del Iguazú,

otra belleza de la humanidad que te regala Argentina.

Caminando la llanura chaqueña, viajás al corazón mismo de la

aventura. En el noroeste del Chaco, el Impenetrable te atrapa

con sus enigmas. Y en Entre Ríos, los verdes cobran vida cuando

transitás los caminos de selva en las riberas de sus ríos y arroyos.

La tierra colorada de casi todos los suelos de Misiones y

del norte de Corrientes debe su característico color “ladrillo”

a un mineral llamado laterita (de later, en latín: “ladrillo”),

compuesto por aluminio, sílice y gran cantidad de óxido de

hierro, que le brinda distintas tonalidades de rojo.

Norte: los senderos de altura

Iruya, Salta (32)

En el norte argentino transitás, definitivamente, senderos de contrastes.

Caminás bajo los cielos diáfanos y, con el viento golpeando en tu

rostro, cruzás la Quebrada de Humahuaca –Patrimonio de

la Humanidad– en la provincia de Jujuy; también visitás el vergel

de las Yungas y, en Salta, recorrés la Quebrada de San Lorenzo,

en contacto directo con la selva montana, para descubrir la rica

fauna local. Por Tucumán, Salta y Catamarca, desde las altas

cumbres hasta la llanura, atravesando salares y selvas subtropicales,

descubrís los secretos de los Valles Calchaquíes. El sublime paisaje

que te regalan los calchaquíes te ofrece sorprendentes panoramas

por sinuosos caminos y coloridos cerros, ideales para recorrer a pie.

Y si de colores se trata, en el pueblo de Iruya, en Salta, podés andar

por montañas que te conmueven como verdaderas obras de arte.

Entre todos los senderos de Argentina, se destaca muy especialmente

la Huella Andina, en la Patagonia. A lo largo de 540 km, este

sendero troncal enhebra prolijamente el Parque Nacional Lanín,

el Parque Nacional Nahuel Huapi, el Parque Nacional Lago Puelo y

el Parque Nacional Los Alerces. La Huella Andina transcurre en un

ambiente de pie de montaña que te premia con encanto, diversidad

y sorpresas: antiguos volcanes, comunidades de pueblos originarios,

misterios de la estepa y la belleza del bosque andino se conjugan

para ofrecerte intensas experiencias.

En el sur de Argentina, también podés caminar por los bosques

encantados de Bariloche, en la provincia de Río Negro. O disfrutar

del paisaje costero en la Península Valdés –Patrimonio de la

El Chaltén está considerada la “Capital Nacional del Trekking”,

donde novatos y expertos realizan sus expediciones y, cada

marzo, se celebra la “Fiesta Nacional del Trekking”. El Monte

Fitz Roy (también conocido como Chaltén) asciende a los

3.405 metros de altura y tiene muchos circuitos para disfrutar

de una buena caminata. Dentro de la misma montaña hay

recorridos autoguiados de menos de una hora para visitar el

Mirador de los Cóndores, el Cañadón del Río de las Vueltas,

el Chorrillo del Salto y la Garganta del Río Fitz Roy. Cuando

tu espíritu pide más aventura, desafiá las caminatas de 2 a

Humanidad– en Chubut, donde además de visitar la reserva

faunística más impactante, podés transitar las dunas de Puerto

Pirámides. Y siguiendo un sendero marítimo que termina en

el Faro de Punta Delgada, admirás la caprichosa forma de la

Isla de los Pájaros.

En Santa Cruz, resultan imperdibles y únicas las caminatas guiadas

por el Parque Nacional Perito Moreno. También en esta provincia,

en la localidad de El Chaltén –donde se realizan los eventos más

importantes relacionados con el senderismo–, podés recorrer bellos

caminos como los que te llevan a la Laguna Capri, la Laguna de los

Tres y Laguna Sucia; y, por supuesto, descubrir El Calafate.

En Tucumán, los restos de una ciudadela inca de altura ofrecen

una inolvidable experiencia para los entusiastas del senderismo.

Saliendo de Tafí del Valle, alcanzá la meta de antiquísimas ruinas

incaicas de La Ciudacita. El recorrido atraviesa sitios arqueológicos

y el camino al Parque Nacional Campo de los Alisos, celosamente

custodiado por guanacos y cóndores. Un camino de riqueza

ancestral que te reconforta gratamente.

4 horas de duración para visitar el Glaciar Piedras Blancas,

el Campamento base De Agostini y el Valle del Río Eléctrico

(Piedra del Fraile) junto al Glaciar Pollone.

En Tierra del Fuego, en medio de un paisaje desértico, aparecen

playas y ríos cristalinos en Península Mitre, donde caminás

entre naufragios, factorías abandonadas y caballos salvajes

que corren libres junto al mar, hasta arribar al faro San Diego.

Sin olvidarte de la increíble zona de Lago Escondido y la ciudad

Debido a la gran altura en la que se encuentran los puntos de

más austral del mundo: Ushuaia.

interés de la Puna, es importante que transites sus senderos con

Misiones (31)

mayor lentitud que la habitual, para evitar así los malestares por la

falta de oxígeno que suele producir el “mal de altura”.

Cerros Torre y Fitz Roy, El Chaltén, Santa Cruz (33)

::22:: | NATURAL

::23::


Tras los pasos de Darwin

En Puerto Deseado podés sumarte a una expedición tras las

huellas de Charles Darwin. Seguí la ruta que lleva a la margen

del río hasta llegar al mismísimo campamento donde el célebre

naturalista inglés se instaló en 1833. Una caminata de un kilómetro

de dificultad media te lleva a una cueva con pinturas rupestres

de más de 11 mil años de antigüedad. Cuesta arriba, llegá hasta

Los Miradores para extasiarte con el paisaje desde la inmejorable

vista del cañón de la Ría Deseado.

Consejos para el camino

Llega el momento en que planeás una actividad al aire libre y pensás

en todo lo que tenés que llevar. Para disfrutar de una jornada de

senderismo es siempre recomendable que cuentes con material

ligero y pocos objetos en la mochila, para viajar con la

mayor libertad. Recordá siempre usar un calzado especial para

caminar (y eventualmente trepar), una campera de abrigo, linterna,

cantimplora con agua suficiente, comida, lentes con filtro de

rayos ultravioletas y un botiquín de primeros auxilios.

Puerto Deseado, Santa Cruz (34)

Para hacer de tu paseo un momento inolvidable,

es importante que tengas en cuenta algunos consejos:

• Si subís una montaña, cerro o sierra no bajes corriendo,

así evitás el riesgo de torceduras.

• Si vas a parar a descansar o a disfrutar de alguna

comida, recordá no acampar ni encender fuego; es

imprescindible que tengas un especial cuidado en

retirar los residuos que generes y los deposites fuera del

entorno natural.

• Si cuando decidís ir a caminar está muy nublado o

tiende a nublarse, es preferible que postergues la salida

por falta de visibilidad.

Una recomendación importante para cuando planifiques tu

salida es que organices tu itinerario de manera de saber cuál es el

recorrido que vas a realizar. Primero elegí los lugares que querés

visitar, buscá información en la Web y recopilá datos sobre las

actividades, terrenos y paisajes que vas a recorrer.

Península Valdés, Chubut (35)

Tierra del Fuego (36)

::24:: | NATURAL

::25::


Observación

Cerro de los Siete Colores, Jujuy (37)

Contemplá la magia de la naturaleza

En Argentina, los ecosistemas nativos ocupan extensas áreas en las que flora y fauna te sorprenden por su

abundancia, diversidad y estado de conservación. Existen 18 ecoregiones –15 continentales, 2 marinas y 1 antártica–.

18 territorios en los que predominan determinadas condiciones geomorfológicas y climáticas, caracterizados por

una específica fisonomía vegetal y en los que habitan una cantidad considerable de especies animales dominantes.

18 paisajes tan disímiles como impactantes. Y toda esa naturaleza está a tu alcance.

En los Altos Andes, en la Puna, en el Monte de Sierras y Bolsones y en el de Llanuras y Mesetas, en la Selva de las

Yungas y en la Paranaense, en el Chaco Húmedo y en el Seco, en los Esteros del Iberá, en los Campos y Malezales,

en el Delta e Islas del Paraná, en el Espinal, en la Pampa, en la Estepa y en los Bosques Patagónicos, en las Islas del

Atlántico Sur y en la Antártida, podés observar plantas, animales y aves que se lucen en sus entornos naturales.

Isla de los Lobos, Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (38)

::26:: | NATURAL

::27::


Observación

de flora y fauna

Buenos Aires: la naturaleza cercana

En el sur de la ciudad de Buenos Aires, capital del país, sobre

350 hectáreas de terrenos ganados al Río de La Plata, podés

contemplar una inmejorable muestra de la naturaleza costera. La

Reserva Ecológica Costanera Sur es el hábitat espontáneo de una

fauna típica del Delta del Paraná. En los años setenta, este sitio

fue un predio destinado a un megaemprendimiento edilicio. Pero

el proyecto fue abandonado y no tardaron en crecer en el terreno

plantas y árboles –pajonales, cortaderas, sauces, alisos– que

atrajeron a numerosas especies animales –roedores, ofidios, insectos,

serpientes y reptiles–, conformando un singular ambiente natural

a minutos del centro porteño. Al recorrer la zona, te cruzás con

curiosidades como el lagarto overo, un reptil muy particular que

gusta de tomar sol, inmóvil, al costado de los caminos.

Ojos bien abiertos

Mono Caí, Misiones (39)

La variada geografía argentina y sus diferentes climas hacen del país un edén para el avistaje de especies

de flora y fauna autóctonos. En Argentina, encontrás todo un abanico de escenarios y actores naturales.

Las especies en riesgo son protegidas en los parques nacionales, reservas y monumentos naturales. La

ballena franca austral (MN) se baña en las aguas de la Patagonia, en cuyas costas las orcas protagonizan un

espectáculo único, en la misma región de los bosques petrificados y el Glaciar Perito Moreno donde también

se encuentra otro Monumento Natural, el huemul, un ciervo nativo de los bosques patagónicos. En el Norte

del país, entre montañas, yungas, valles y quebradas, habitan pumas, tarucas (MN), zorros, guanacos

y vicuñas. En el Litoral, la flor del irupé resplandece entre las aguas brillantes y la selva exuberante, donde

viven el yaguareté (MN), las serpientes y los flamencos. En Cuyo, los picos más altos de América te invitan

a descubrir nieves eternas. Y en el centro del país, en Córdoba y en Buenos Aires, la belleza de las serranías

se confunde en los misterios de la llanura y las lagunas pampeanas para desembocar en la primorosa

costa atlántica.

A 75 km al norte de la ciudad de Buenos Aires, a orillas del Paraná

de las Palmas, se encuentra la Reserva Natural Estricta Otamendi.

Unas tres mil hectáreas ubicadas en las proximidades de la zona

más densamente poblada del país en las que, curiosamente,

el silencio te sorprende. En Otamedi, la naturaleza pampeana

aparece ante tus ojos en todo su esplendor: carpinchos, ciervos de los

pantanos e infinidad de aves habitan entre ceibos, sauces, juncos y

bosques de talas. Esta reserva forma parte de la lista de Humedales

de Importancia Internacional, de acuerdo con la convención de

Ramsar, y es uno de los sitios AICA (Área de Importancia para la

Conservación de las Aves) del país.

La provincia de Buenos Aires es la más extensa de Argentina. Su

superficie representa un 11.06% del total del país y es el marco

ideal para formaciones naturales como las del Delta del Paraná,

los pastizales de la llanura pampeana y las lagunas que en ella se

abren. Además, exhibe una costa de gran riqueza ecológica.

En la desembocadura del Río de la Plata, un conjunto de islas

forman el Delta del Paraná, una cuenca aluvional de 100 mil años

de antigüedad y cerca de 22,5 mil km² de extensión, de

los cuales 3 mil km 2 corresponden al delta bonaerense.

Su paisaje incluye albardones con selvas marginales e interiores

deprimidos cubiertos de pajonales y lagunas, bosques

Lagarto Overo (40)

Reserva Natural Estricta Otamendi, provincia de Buenos Aires (41)

::28:: | NATURAL

::29::


de sauces criollos, alisos de río, laureles y ceibos (cuya

flor es distintivo nacional). Durante la primavera y en el

verano, al navegar el Delta descubrís toda la belleza de

la flor de los camalotes. Y en todas las estaciones del año,

hallás mamíferos anfibios como el carpincho, reptiles como el

yacaré ñato y una especie en extinción: el ciervo de los

pantanos. Sobre la costa del río, un recorrido por el paisaje

del litoral pampeano bonaerense te permite avistar pastizales,

pajonales y bosques naturales de coronillos y talas con el Parque

Costero del Sur. En la costa atlántica, una franja de acantilados,

dunas, restingas, humedales y albuferas constituyen un ambiente

de transición de gran heterogeneidad ecológica. El Parque

Atlántico Mar Chiquito, representativo de ese ambiente, es

junto con el Parque Costero del Sur una de las dos Reservas

de la Biosfera del Programa MAB de la UNESCO. En su paisaje,

enormes dunas de arena se erigen entre los pastizales.

Pero cuando la provincia se pierde en el campo se abre la llanura

pampeana. Su suelo, rico en humus, propicia el crecimiento de

pastos y de muy pocos árboles. Los primeros sirven de alimento

al ganado que se cría en las estancias de la zona, el que convive

con otras especies como el venado de las pampas, los ñandúes, las

vizcachas, las mulitas y los caranchos, animales profundamente

vinculados con la vida y la cultura del hombre de campo. En

medio de esta llanura se abren grandes espejos de agua; en las

lagunas pampeanas proliferan juncos y saetas y deslumbra la

serena belleza del duraznillo blanco, con sus flores violetas y sus

frutos negros.

Hacia el centro de Buenos Aires, las alturas de roca de las Sierras

de Tandil y de la Ventana constituyen un destino donde a la

contemplación de la naturaleza se suman actividades como el

senderismo y las escaladas.

Córdoba: el valle encantado

Ubicada en el centro geográfico de Argentina, la provincia

de Córdoba es uno de los destinos turísticos más importantes

del país. Sierras, llanuras y quebradas componen el marco ideal

para que descanses en la paz de la naturaleza. Entre las áreas

naturales protegidas de Córdoba se destacan los cerros del norte

–el Uritorco y el Colorado– y la Laguna Mar Chiquita. Aunque

en todas las serranías cordobesas se alojan rarezas botánicas

y faunísticas, como los autóctonos chañares y algarrobos que

encontrás en el Valle de Calamuchita.

En las laderas del Uritorco, flanqueado por bosques de quebracho,

observás una flora abundante y diversa y una fauna nativa que

incluye especies en peligro de extinción como la boa de las

vizcacheras. Mientras que la Reserva Natural Cultural Cerro

Colorado encierra una entrañable riqueza cultural y en sus tres

mil hectáreas de extensión protege un bosque único de matos

y otras especies vegetales como quebrachos blancos, manzanos

de campo y chañares; entre las especies animales encontrás al

mataco bola, el gato montés, el puma y el pecarí. La Laguna

Mar Chiquita, ubicada también en el norte cordobés, es la

más extensa del país y uno de los humedales más grandes de

Latinoamérica.

Laguna Mar Chiquita, Córdoba (44)

Cuyo: la tierra del sol

En el centro-oeste de Argentina, la región Cuyo enmarca destinos

imponentes como el Cerro Aconcagua –el pico más alto de

Sudamérica–, el misterioso Valle de la Luna y el impactante

Talampaya –Patrimonio de la Humanidad– y la magnífica y

antiquísima Sierra de las Quijadas. Prehistórica y desértica

tierra de volcanes, contiene impactantes oasis verdes donde

crece el vino y la belleza de la naturaleza se impone ante tus ojos

en forma de majestuosos e intensos paisajes.

Yacaré ñato (42) Cerro Uritorco, Córdoba (43)

Mendoza, la octava capital mundial del vino, tierra de viñas,

de Malbec y de nieves eternas, te ofrece innumerables atractivos

Volcán Maipo, R.P. Laguna Diamante, Mendoza (45)

::30:: | NATURAL

::31::


entre los montes. Junto a vicuñas, guanacos y zorros colorados,

te observa desde los 4200 metros sobre el nivel del mar en la

Reserva Laguna Brava. Rodeada por las cumbres de gigantes

como el Bonete (6.759 m), esta área natural conformada por

un sistema de lagunas altoandinas de aguas salinas y escasa

profundidad, protege también a los bellos flamencos y a las

imponentes águilas. Y en el “Corredor de la Costa” riojana, un

camino de curvas que costea el faldeo de la Sierra de Velasco

y recorre la Ruta Nacional 75, disfrutás de la vista y de los aromas

que te regalan los campos de naranjas y nogales.

Litoral: el verde profundo

y las aguas que brillan

En el nordeste de Argentina, el Litoral te seduce con su naturaleza

exuberante y salvaje. En el Parque Nacional Iguazú –Patrimonio de

la Humanidad–, la selva subtropical se despliega en toda su

magnitud. Aquí, entre palmeras de caranday y helechos

arborescentes, los ocasos rojos resultan inolvidables; y las especies

animales en peligro de extinción, protagonistas de famosas

leyendas, gozan de la vida junto a vos.

En la provincia de Entre Ríos, la puerta de entrada al Litoral,

vas a navegar el Paraná entre peces de gran tamaño como el

surubí y el dorado, especies que también se observan por los

ríos de la provincia de Santa Fe. En Corrientes, donde se destaca la

Reserva Natural del Iberá, podés sorprender al raro aguará guazú,

un lobo de crin de largas patas y gran altura. Hacia el norte de la

región, en Misiones, recorrés los senderos de tierra y navegás sus

arroyos para descubrir el ecosistema más rico en flora y fauna de

Argentina, la Selva Misionera. Extendiéndote aún más arriba en

el territorio nacional, la provincia del Chaco te regala un paraíso

ideal: el Impenetrable. Mientras, en el Gran Chaco, cruzás selvas

en galería, sabanas y pasturas, navegás riachos y te internás en

los montes intrincados para trepar a los miradores. Y en Formosa,

recorrés el Bañado La Estrella exclusivamente en piragüas.

naturales. En el norte, en el límite con las provincias de San Juan

y San Luis, encontrás las Lagunas de Guanache, un complejo de

gran riqueza ecológica, hábitat de algarrobos, chañares,

jarillas, juncos, totoras, aves acuáticas, mamíferos autóctonos,

como peludos y pumas. También podés conocer la Reserva

Ñacuñán, que protege el bosque nativo de algarrobos y, junto al

volcán Maipo, la Reserva Provincial Laguna Diamante, una laguna

que se asienta sobre una antigua caldera volcánica que es hoy un

enorme criadero de truchas. A propósito de tierras volcánicas, al

recorrer La Payunia –o Reserva Provincial El Payén–, comprobás

la fuerza modeladora de las erupciones. Entre los imperdibles de

Mendoza, junto con el cerro Aconcagua, “el techo de América”, se

cuenta el Valle Hermoso, en los altos Andes, donde las caminatas

por bosques vírgenes hacen que tu corazón se desborde de emoción.

Y, también en la altura, aunque a unos más accesibles mil

metros sobre el nivel del mar, se encuentra la laguna Llancanello,

donde los fuertes vientos sólo dejan que se desarrolle una

Vicuñas, Cuyo y Norte (46)

vegetación xerófila con aislados matorrales de montaña.

En San Juan, el reino del Zonda, más de setenta especies de cactos

se desarrollan sobre los suelos desérticos; en las montañas

sanjuaninas dominan los arbustos y en las llanuras y valles, al

lado mismo de los parrales donde crece un genuino Syrah,

reinan la brea, la tusca y el algarrobo. San Juan es una antigua

y misteriosa tierra donde en los caminos, hacia el monte, divisás

guanacos, vicuñas, pumas, lagartos, iguanas, serpientes y ñandúes.

Al recorrer San Luis, la provincia del aire puro y los microclimas,

podés divisar al casi extinto venado de las pampas. Y al pie de la

Sierra de Comechingones, descubrís el mayor centro turístico de

la provincia: la Villa de Merlo, un oasis serrano para respirar bien

profundo y dejarse llevarse por la naturaleza en su expresión

más pura.

En La Rioja, tierra de olivares y de áridos llanos, reina el puma

Los Esteros del Iberá

Con una extensión de más de un millón de hectáreas (un

tercio de la provincia de Corrientes), esta Reserva Natural

Provincial resguarda un ecosistema formado por lagunas, esteros

y embalsados, cuatro mil variedades de animales y plantas y unas

cuatrocientas de aves. Especies animales raras, vulnerables y

amenazadas como el yacaré overo o negro, la anaconda amarilla,

el pato crestudo, el lobito de río y el ciervo de los pantanos, junto

a otras más comunes como la garza mora, la palometa, los

monos y los carpinchos, y también peces autóctonos como el

dorado, habitan esta zona de belleza hipnótica. Entre la flora,

la palmera de caranday es protagonista, aunque no exclusiva

porque también predomina la vegetación de tipo palustre y la

flor sagitaria. Sin embargo, cuando recorrés los Esteros, las que

más te llaman la atención son las plantas flotantes, los camalotes

(o aguapey), los repollitos de agua y los irupés.

Ciervo de los pantanos, Esteros del Iberá (47)

::32:: | NATURAL

::33::


La Selva Misionera

En la provincia de Misiones, además del Parque Nacional Iguazú,

Bañado La Estrella

En el corazón de la provincia de Formosa se encuentra esta

la Reserva de la Biosfera Yabotí protege a la selva y a todos sus

reserva faunística de 400 mil hectáreas, donde habitan lobitos

habitantes: pino Paraná, laurel negro, guatambú blanco, helechos

de río, yacarés, vizcachas, carpinchos y osos hormigueros,

arborescentes, epífitas, lianas y enredaderas; yaguaretés (MN),

entre otras especies animales. Este humedal es el tercero en

pumas, monos, tucanes, yacutingas y la poderosa águila harpía,

importancia en el continente después del Pantanal, en Brasil,

en peligro de extinción. Caminos de tierra colorada, arroyos

y de los Esteros del Iberá.

y cascadas te invitan a descubrir este valioso ecosistema. Los

Saltos del Moconá son únicos en el mundo por su forma y su

extensión: una sucesión de cascadas que caen en forma paralela

al curso del río Uruguay a lo largo de tres kilómetros. Los caminos

del Parque Provincial Moconá, que es uno de los últimos refugios

del yaguareté (MN) y del tapir y se extiende a lo largo de 999

hectáreas, están repletos de helechos gigantes, verdaderos fósiles

vivientes que datan del tiempo de los dinosaurios

Colibrí, Litoral (51)

(MN) y la taruca (MN). Y te invita a un itinerario cautivante en el

Bañado La Estrella, Formosa (50)

que destellan los nevados del Aconquija.

Tucán, Misiones (48)

Norte: todos los colores

Quebrada de Humahuaca,

El Impenetrable

Situado al noroeste de la provincia del Chaco, es un bosque

semiárido al que el hombre apenas pudo acceder. Y es también

una apuesta a la aventura y a la posibilidad de contemplar

y valorar la naturaleza en su más íntima expresión. Cuando

caminás por sus picadas, descubrís una insospechada riqueza de

fauna que incluye al tatú carreta, al oso hormiguero y al pecarí

gigante; y apreciás una flora de árboles leñosos y abundantes

arbustos espinosos, quebrachos, algarrobos y palos santos. En

el corazón del Impenetrable, al norte del Fuerte Esperanza,

el Parque Natural Provincial Fuerte Esperanza y al sur el Parque

Natural Provincial Loro Hablador, suman más de 58 mil hectáreas

que teinvitan a conocer, también, al tatú mulita, los guazunchos,

pumas yaguaretés (MN) y osos meleros.

Oso hormiguero, El Chaco (49)

Unas particulares características climáticas y geológicas, junto

con una flora y fauna diversas y bien definidas, conforman

en el Norte de Argentina circuitos turísticos naturales variados y

bellos. Los cerros y las montañas cordilleranas, unidas por

valles y quebradas, se erigen majestuosos formando imágenes

sorprendentes.

En las provincias de Jujuy, Tucumán, Salta, Catamarca y Santiago

del Estero, la naturaleza emplea todos sus recursos con absoluta

generosidad y te ofrece un espectáculo inolvidable. Muy cerca

del cielo, el Norte alberga sensaciones que te dejan sin aliento.

En la misteriosa y desolada Puna, las salinas y los paisajes de la

alta montaña te iluminan el alma; en la Quebrada de Humahuaca

–Patrimonio de la Humanidad–, el Cerro de los Siete Colores, el

Paseo de los Colorados y la Paleta del Pintor te regalan un

mundo de tonalidades impensadas. En contraste con la aridez de

los valles, en el Norte la montaña te ofrece un profundo paisaje

verde en las Yungas, hogar de más de 230 especies arbóreas y

de algunos mamíferos en vías de extensión como el yaguareté

Patrimonio de la Humanidad

Antigua tierra de los indios omaguacas, la Quebrada de Humahuaca

se extiende a lo largo de 170 km en una pronunciada pendiente

norte-sur a ambos lados de la cuenca del río Grande. Vínculo geográfico

entre los valles y la Puna, está bordeada por altos y empinados cerros que

dejan ver el exquisito trabajo de erosión realizado por el viento y el

agua a través de los años. Diferentes especies de animales y plantas

complementan este impactante escenario natural. Adaptados a las

particulares características del ambiente –la gran amplitud térmica,

la escasez de agua y, en las zonas más altas, la falta de oxígeno y

la presencia de heladas la mayor parte del año–, los ejemplares te

sorprenden por su variedad y belleza. La flora de la Quebrada es

sencilla pero rica en diversidad: hay plantas alimenticias y medicinales,

aunque son las cactáceas las que se distinguen más que ninguna otra

especie: inmensos cardones de porte arborescente cuyas flores, de color

rosado intenso, alegran los caminos. En cuanto a la fauna, sin ser

abundante es bien característica: las llamas y las vicuñas dominan el paisaje

entre guanacos, zorros, vizcachas, caranchos, perdices y hurones.

::34:: | NATURAL

::35::


Flor de cardón, Tucumán (52)

Orcas y lobos marinos, Patagonia (53)

Tucumán, el Jardín de la República

Tucumán te cautiva con su variedad de paisajes distribuidos en una

zona geográfica reducida. Esta biodiversidad ayuda a comprender

el motivo por el cual esta provincia es llamada “El Jardín de la

República”. El territorio tucumano es tan rico en variedad de

flora y fauna como en diversidad geográfica y climática. Aquellas

especies que son propias de la selva subtropical, de los valles de

altura y de los llanos, forman un conjunto peculiar y asombroso

que caracteriza a la provincia. Un escenario que cambia –y con

él, los protagonistas– mientras recorrés sus caminos. Con el

objetivo de preservar esta diversidad, existen 100 mil hectáreas

de áreas protegidas en todo Tucumán. En las yungas, o nuboselvas,

la vegetación es definitivamente abundante: los líquenes y los

musgos crecen por doquier, como también el nogal, el horco molle,

el cedro y la tipa blanca; a partir de los 800 metros sobre el nivel

del mar, el territorio se vuelve más propicio para los alisos, los

pinos y los sauces; y a los 4 metros sobre el nivel del mar se

extienden los prados de hierbas y gramillas. En la aridez de los

valles de Amaicha, donde las lluvias son escasas, predominan los

cardones, la jarilla y la tipa. Hacia el centro de la provincia, se

suman los algarrobos, la tusca, el churqui y el tala. El quebracho

blanco, el chañar y el mistol hacen su aparición hacia el este, en la

formación chaqueña que se caracteriza por un clima continental

de altas temperaturas. En Tucumán la fauna es muy variada: zorros

de monte, felinos pequeños como el gato montés, pecaríes,

corzuelas o guazunchos son algunos de los habitantes de las zonas

bajas, de selvas y montes; y en los valles de altura, las llamas

son las que mejor se adaptan a las duras condiciones climáticas.

Patagonia: la naturaleza indómita

La Patagonia te emociona por la exhuberancia de sus maravillas

naturales. Con el marco de la Cordillera de los Andes, paseás por

bosques milenarios y fértiles valles en las provincias de Río Negro

y Neuquén, cerca incluso de antiguos volcanes y hermosos lagos.

Camino a las costas patagónicas, donde descubrís cómo el agua se

hace lago, río y hasta glaciar, la estepa te guía hacia escenarios

como Península Valdés –Patrimonio de la Humanidad–, hogar de

la ballena franca austral (MN), y Punta Tombo, con su enorme

colonia de pingüinos de Magallanes. Descendiendo aún más al sur,

te reciben la belleza de la Isla Grande de la Tierra del Fuego y la

imponente Antártida Argentina.

La puerta de entrada a esta región es la provincia de La Pampa,

en cuyo territorio se destacan la Reserva Provincial Parque Luro

y el Parque Nacional Lihué Calel, parajes vírgenes con bosques

de caldén donde admirás la naturaleza en su estado más salvaje.

En la provincia del Neuquén encontrás una enorme cantidad de

bosques de araucarias andinas, llamadas también pehuenes; en las

laderas del Parque Nacional Lanín, estos bosques conforman un

paisaje particularmente bello. En plena Patagonia, en la provincia de

Río Negro, la gigantesca Meseta de Somuncurá tiene personalidad

propia, es un sitio de gran valor natural que acoge especies únicas

de fauna y flora como la ranita Somuncurá y la mojarra desnuda.

Aunque quizás uno de los escenarios naturales que más reconozcas

de Río Negro es la localidad de San Carlos de Bariloche. En la

austral provincia de Santa Cruz, la Ría Deseado es escenario

de múltiples propuestas ecoturísticas entre las que se cuentan el

avistaje de importantes colonias de pingüinos y del vistoso cormorán

gris. En Santa Cruz, cuando viajás aún más al sur, descubrís que los

Andes se cubren de blanco en extensos campos de hielo. El Glaciar

Perito Moreno es el escenario más conocido, pero no es el único.

En el fin del mundo, en la provincia de Tierra del Fuego, se ubica

el humedal más austral del mundo: la Bahía San Sebastián.

Compuesto por tierras bajas costeras y acantilados, en este territorio

la vegetación xerófila abre paso a bosques de notophagus. Y en

el territorio de la Antártida Argentina, en las bases científicas

y ecológicas, vas a descubrir las maravillas del continente blanco

y del ecosistema antártico marino: un territorio habitado por cuatro

especies de focas, ballenas, los enormes pingüinos emperadores, y

una increíble diversidad de aves.

En la provincia del Chubut impacta la localidad de Puerto Madryn,

puerta de ingreso a la Comarca del Valle Inferior del Río Chubut

(VIRCH) y Península Valdés. En sus playas habita una rica comunidad

de fauna marina en la que se destaca la ballena franca austral

(MN). Cada año, entre los meses de junio y diciembre, conocés, te

emocionás y admirás a estos verdaderos gigantes del mar en toda

su inmensidad en la playa El Doradillo, ubicada a sólo 17 km de la

ciudad, hacia el noroeste de la provincia. Y a unos veinte kilómetros

de Puerto Madryn, pero hacia el sur, podés conocer el área

protegida Punta Loma, donde observás un apostadero de lobos

marinos con los que, además, es posible bucear acompañado

por guías. Porque los atractivos naturales de Puerto Madryn

se extienden, también, bajo su superficie. En las tranquilas

En la provincia del Neuquén, en el bosque que lleva su nombre,

los arrayanes se desarrollaron como árboles de 18, 25 y hasta 40

metros de altura. De hojas pequeñas y aromáticas, el arrayán

se reproduce mediante sus flores y de vástagos y tallos que

crecen de sus raíces y de ramas que caen al suelo. Su fruto es

una diminuta baya de color violáceo y las flores son similares a

las del azahar. La leyenda cuenta que el dibujante Walt Disney

se inspiró en este bellísimo paisaje para ambientar Bambi, uno

de sus films más populares.

P.N. Los Arrayanes, Neuquén (54)

::36:: | NATURAL

::37::


y transparentes aguas del Golfo Nuevo, en los diez parques

submarinos, se mueven con tranquilidad castañetas, besugos y

lenguados, estrellas y chanchitas de mar, cangrejos, rayas

de distintas especies y otros peces cartilaginosos, babosas, esponjas

y anémonas marinas, además de algas gigantes que forman densos

bosques subacuáticos.

A 180 km de Madryn, a 30 km. del paraje Dos Pozos, se erige Punta

Tombo, donde los pingüinos de Magallanes son los protagonistas

exclusivos del paisaje.

Península Valdés, santuario de la naturaleza

Declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO

en 1999, Península Valdés es uno de los más grandes parques

naturales del mundo. Se trata de un área natural protegida que,

en una extensión de 3.600 km², alberga la variada avifauna

de la costa patagónica y, durante la segunda mitad del año, es

hogar de la ballena franca austral (MN) que llega hasta sus golfos

para aparearse, reproducirse y alimentarse. Valdés es toda

una celebración de la naturaleza que vivís a pura emoción. Aquí

también pasan buena parte del año colonias de elefantes y lobos

marinos, delfines, pingüinos y orcas. Y en la zona continental

encontrás cisnes de cuello negro, flamencos, guanacos, pumas,

vizcachas, maras, zorrinos y especies exóticas, como el jabalí, la

liebre europea y el ciervo colorado.

En la austral provincia de Santa Cruz, la Ría Deseado es escenario

de múltiples propuestas ecoturísticas entre las que se cuentan el

avistaje de importantes colonias de pingüinos y del vistoso cormorán

gris. En Santa Cruz, cuando viajás más al sur aún, descubrís que los

Andes se cubren de blanco en extensos campos de hielo. El Glaciar

Perito Moreno es el escenario más conocido, pero no es el único.

En el fin del mundo, en la provincia de Tierra del Fuego, se ubica

el humedal más austral del planeta: la Bahía San Sebastián.

Compuesto por tierras bajas costeras y acantilados, en este territorio

la vegetación xerófila abre paso a bosques de notophagus. Y en el

territorio de la Antártida Argentina, en las bases científicas y

ecológicas, podés descubrir las maravillas del continente blanco y

del ecosistema antártico marino. Un territorio habitado por cuatro

especies de focas, ballenas, los enormes pingüinos emperadores, y

una increíble diversidad de aves.

Buceo con Lobos Marinos (55) Ballenas, Chubut (56)

Avistaje de Ballenas, golfo Nuevo, Peninsula Valdés. (57)

::38:: | NATURAL

::39::


Observación de Aves

Conocé a las estrellas de los cielos

Avistaje de aves, Corrientes (58)

Desde siempre, las aves atrajeron la curiosidad de los hombres. Sus coloridas plumas, la belleza de sus cantos, la

gracia de sus vuelos, la variedad de sus hábitos, son todos motivos que invitan a contemplarlas.

La observación de aves –o birdwatching– es una actividad que se realiza a través del ojo humano, asistido en

ocasiones por dispositivos de mejora visual como los prismáticos. Vinculada al Turismo de Naturaleza, es practicada

aproximadamente por 43 millones de personas en todo el mundo, interesadas en conocer y descubrir aves silvestres

en contacto directo con la naturaleza.

De las casi nueve mil especies que hoy pueblan el planeta, América del Sur cuenta con el mayor número,

lo que convierte a la región en una de las metas mundiales de los birdwatchers. Y aunque muchos lugares son

óptimos para observar aves, cuanto más cerca estás de ambientes naturales protegidos, mayor es la variedad de

especies que podés admirar. Por eso Argentina, que posee una diversidad de ecosistemas y áreas protegidas muy

significativa, es tu destino para conocer a los verdaderos dueños del cielo.

1000 especies de aves en

impactantes paisajes naturales

Argentina es uno de los destinos mundiales por excelencia para

la observación de aves. Cerca de mil especies –el 10% de las aves

existentes en el planeta– tienen presencia regular en el país y son

observables principalmente en las áreas naturales protegidas y en

otras específicas como los humedales –muchos de ellos declarados

sitios RAMSAR–. En Argentina, la observación de aves es una

actividad que practicás durante todo el año, en entornos naturales

tan bellos como diversos: selvas, desiertos, ambientes acuáticos,

pastizales, bosques.

En cada una de las 18 eco-regiones definidas en el país encontrás

un elenco particular de especies que te ofrecen un muestrario único

de la variedad de aves existentes en el territorio. Los 273 sitios

AICA –Áreas Importantes para la Conservación de las Aves– cubren

el 12% de la superficie total del país. Y la mitad se encuentran

protegidos por distintas normativas, han sido declarados parques

o reservas –nacionales, provinciales, municipales–. Los lugares de

observación más importantes son los Esteros del Iberá y el Parque

Nacional Iguazú, en el Litoral; y los parques nacionales El Rey y

Calilegua, en el Norte. Además, hay cuatro sitios que integran la

Red Hemisférica de Reservas para las Aves Playeras: la Laguna Mar

Chiquita, en la provincia de Córdoba; y en la Patagonia: la Bahía

de San Antonio, el Estuario del Río Gallegos y la Costa Atlántica de

Tierra del Fuego

Si esta es tu primera experiencia como birdwatcher, podés comenzar

abriendo bien los ojos –y los oídos, porque a las aves también se

las “observa” prestando atención a sus cantos– en la ciudad. Los

espacios verdes urbanos son sitios ideales para iniciarse en esta

fascinante actividad, ya que en cualquier área urbana y a simple

vista pueden divisarse hasta unas 20 especies de aves. En la ciudad

de Buenos Aires, empezá por la Reserva Ecológica Costanera Sur.

Al recorrer la provincia de Buenos Aires, campo adentro, cuando

observás el entorno del pastizal pampeano, encontrás a la loica, el

espartillero pampeano, el ñandú, el capuchino y el tordo amarillo,

además del hornero, por supuesto, el ave nacional.

El ave nacional

Por una encuesta realizada entre alumnos de las escuelas del país,

en el año 1928 el hornero fue designado “ave de la Patria”.

Este pequeño y manso pájaro de andar elegante, y con fama de

incansable trabajador, se observa en la llanura pampeana, y en

parques, plazas y espacios verdes de Buenos Aires. Culturalmente

asociado al hombre de campo, el hornero tiene la particularidad

de construir sus nidos -en árboles, sobre postes de luz, edificios

y estatuas- en pareja y a semejanza de los tradicionales ranchos de

la pampa: semiesféricos, sólidos y de barro, bosta y paja, alcanzan

a pesar hasta 5 kilos pero sólo son utilizados por estas aves durante

una temporada.

En la localidad de Cucullu, un pequeño pueblo rural

alfarero perteneciente al partido de San Andrés de Giles,

en la provincia de Buenos Aires, se celebra anualmente,

en el mes de noviembre, la “Fiesta del Hornero”.

Hornero, Buenos Aires (59)

::40:: | NATURAL

::41::


En la provincia de Córdoba, los bañados del río Dulce

y la laguna Mar Chiquita son Sitios Hemisféricos de Aves

Playeras. En esta última contemplás aves acuáticas como

los flamencos –de plumaje rosado–, los cines de cuello negro,

las garzas y los patos; además, es una zona importante para la

observación y el estudio de las aves migratorias.

En Santiago del Estero, al este de la provincia, las lagunas

Saladas constituye una de las regiones más importantes de

nidificación de aves acuáticas de paso de invernada como

el chorlo, propio del Hemisferio Norte.

Surucuá amarillo, Misiones (60)

En la provincia de Mendoza, la laguna Llancanello es –por

motivos climatológicos–uno de los sitios más importantes en

Sudamérica para la nidificación, la alimentación y la migración

de aves. Este humedal alberga a casi 150 mil aves acuáticas

pertenecientes a 74 especies diferentes entre las que se cuentan

cisnes coscoroba, garzas, macaes y gaviotas.

La Selva Misionera, último refugio en Argentina de la Selva

Paranaense, es uno de los sitios de mayor diversidad biológica

del país. La cantidad de especies de seres vivos que habitan

este ecosistema sorprende aún a los observadores más

experimentados. En la exuberancia del Litoral encontrás pato

serrucho, charao, loros, bataráes, mariposas, picaflores corona

azul, tucanes medianos, fruteros y coluditos de los pinos. Además,

en el Espinal y los bosques chaqueños viven maravillas como el

carpintero negro, el hornerito copetón, el cardenal amarillo y el

coludito copetón. Y en el Delta, entre los pajonales, se exhiben el

colorido federal, el ipacaá y la monterita rojiza.

En la provincia de Jujuy, la imponente cordillera de los Andes

encierra un humedal con más de una docena de lagunas altoandinas,

salinas y profundas que son el hábitat de una gran comunidad

de aves entre las que se cuentan bandurritas, gauchos, yales,

comesebos y cabecitas negras. En las Lagunas de Vilama viven

especies endémicas como la gallareta cornuda y los flamencos

de james. En la Puna, la vida silvestre luce en todo su esplendor.

Allí podés avistar a la avoceta andina, el pato puna y la quiula, la

caminera y la dormilona puneñas. En tanto las majestuosas selvas

de las Yungas son el refugio exclusivo del loro alisero, la pava de

monte, el picaflor frente azul, la paloma nunca blanca, el yerutí,

el chiripepé de la yunga, el carpintero oliva, el pijuí anaranjado y

el mirlo de agua.

En el sur de Argentina, los bosques patagónicos son los sitios

donde podés observar al carpintero gigante, al caburé grande,

al pato de los torrentes, al picaflor rubí, al churrín andino. En la

estepa de la Patagonia, aprendés cómo recorren los cielos la gallineta

austral, el pato vapor volador, el jilguero austral y la bandurrita

patagónica junto al espartillero austral. Y en el litoral oceánico,

descubrís la belleza de las colonias de pingüinos magallánicos,

del pingüino penacho amarillo y de gaviotines, cormoranes y

albatros, petreles y skúas.

Los pingüinos de Magallanes se cuentan entre los más renombrados

atractivos turísticos naturales del país y los hallás principalmente

en la Comarca Virch Valdés, en la provincia del Chubut, en la

Patagonia. En el Área Natural Protegida Punta Tombo, donde

llegan casi con la primavera, la población de esta simpática ave

marina alcanza el medio millón de ejemplares. En el mes de

septiembre se acercan a las costas para reproducirse formando

colonias gigantescas donde se destaca la organización social

que alcanzan. Y aunque las parejas de pingüinos no son tales, sí

es cierto que las hembras reproductoras son cortejadas para el

apareamiento, año tras año, por el mismo ejemplar macho.

Excelente nadador, el pingüino de Magallanes se desplaza en

tierra con mucha gracia. Pero a pesar de ser un ave, no sabe volar.

La Isla de los Pájaros

La Isla de los Pajaros se encuentra en el golfo San José, a 800

metros de la costa del itsmo C. Ameghino, y a unos 5 km de

la entrada la Reserva Peninsula Valdés, la cual, alberga una

cantidad y diversidad de aves sorprendente. Sitio de reproducción

de varias especies, estas pueden ser avistadas desde la costa a

muy corta distancia, desde unos 800 metros, con binoculares

Carpintero real, Misiones (61)

Pingüinos, Antártida (62)

Cormoranes, Península Valdés, Chubut (63)

::42:: | NATURAL

::43::


Hacia finales de la década del ‘20, el por entonces aviador

francés Antoine de Saint-Exupéry sobrevoló los cielos de

Península Valdés, en la provincia del Chubut, encargado de

establecer nuevas líneas aerocomerciales en la Patagonia.

Cuenta la leyenda que el años más tarde célebre escritor

debe a la Isla de los Pájaros, y a la vista que del lugar obtuvo

desde las alturas, uno de los pasajes más recordados de

su famosísimo libro El Principito, aquel al inicio mismo

de la historia cuando el protagonista recuerda su dibujo de

la serpiente boa que digería al elefante, el mismo que los

adultos no hacían sino confundir con un sombrero.

• Tené un especial cuidado con las especies raras o amenazadas.

• Cumplí con las pautas de comportamiento de las reservas: respetá

los ingresos, los horarios, los senderos, y no alteres el lugar con

observatorios no autorizados.

• Los mejores momentos para observar aves son el amanecer, el

atardecer y después de un día de lluvia, ya que entonces se genera

la mayor actividad de las aves.

• Los elementos indispensables para observar aves son el oído y

la vista, aunque la ayuda de prismáticos es importante. Su uso

requiere de práctica y tenés que cuidarlos de los golpes, el agua, la

tierra y la arena. Llevá también anotador –tu libreta de apuntes– y

lápiz. Con eso basta para salir al campo y maravillarte frente a los

dueños de los cielos.

de alta potencia y la asistencia del guardafauna que reside en el

lugar. La cantidad de aves que anidan en el lugar es tal que sorprende

el gran bullicio que producen (porque la observación de aves se hace,

también, con los oídos). Desde el observatorio pueden verse una

gran cantidad de especies entre las que se encuentran flamencos,

gaviotas cocineras, garzas blancas, cormoranes, ostreros negros.

Exclusivamente en Argentina

Entre las especies que descubrís en estas tierras se destacan algunas

únicas como el ñandú grande –el ave más pesada de América–,

el cóndor –la especie terrestre de mayor envergadura alar del

mundo, que alcanzan los tres metros–, el carpintero magallánico

–un exponente de las variedades de carpintero de mayor tamaño–,

el macá tobiano –una especie endémica descubierta recién en

los años ’70 –. Y también, unas 60 especies de rapaces diurnas, 40

de picaflores –tan bellos como simpáticos–, 30 de carpinteros y

20 de lechuzas.

Recomendaciones para la Observación de Aves:

• El observador de aves debe ser un ejemplo de comportamiento

respetuoso en la naturaleza: disfrutá y aprendé del ambiente

sin alterar la flora y la fauna del lugar, respetando asimismo la

experiencia de terceros.

Ñandú, Patagonia (64)

Pingüinos, Punta Tombó (65)

::44:: | NATURAL

::45::


¿QUÉ SABER ANTES DE VENIR?

SUPERFICIE I Argentina tiene casi 3,8 millones de

Km 2 . Sus 3.800 Km de longitud se extienden desde

los 22º hasta los 55º de latitud sur.

CAPITAL I Ciudad de Buenos Aires.

LÍMITES I Los países que limitan con Argentina son:

Chile, Bolivia, Paraguay, Brasil y Uruguay. (Ver mapa)

DIVISIÓN POLÍTICA I Argentina está organizada en

23 provincias, más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

SISTEMA DE GOBIERNO I Representativo, Republicano

y Federal, regido por una Constitución Nacional sancionada

en 1853 y reformada en 1860, 1898, 1957 y 1994.

IDIOMA OFICIAL I El español (castellano). Otros

idiomas muy difundidos son el ingles, el portugués,

el italiano y el francés.

RELIGIÓN I Católica Apostólica Romana, aunque

existe libertad de culto.

HORARIO LEGAL I GMT (Meridiano Greenwich) -3 hs.

ELECTRICIDAD I Corriente alterna de 220/240 voltios

a 50 ciclos.

POBLACIÓN I 40.091.359 habitantes.

Según datos provisorios del Censo 2010. El Censo 2001

indicó que el 95% es de raza blanca, en su mayoría

descendientes de españoles e italianos, un 4,5% de

mestizos y un 0,5 de población aborigen pura.

MONEDA Y MEDIOS DE PAGO I La moneda oficial es

el peso argentino. El dólar estadounidense y el euro son

aceptados. El cambio de divisas se realiza en bancos

y casas de cambio. Las tarjetas de crédito de mayor

aceptación son American Express, Diners, Mastercard

y Visa. Puede haber dificultades en la aceptación de

tarjetas de crédito y cheques de viajeros fuera de ciudades

y centros turísticos. Con su tarjeta puede extraer pesos

de la red de cajeros automáticos en todo el país.

FORMALIDADES DE ENTRADA I Pasaporte en vigencia,

con o sin visado, según los casos. Consulte en su embajada

o consulado.

CLIMA I Argentina posee una gran variedad de

climas. En general, el clima predominante es templado,

aunque se extiende a un clima subtropical en el norte y

subpolar en el extremo sur. El verano, con días largos, es

favorable en la Patagonia y los Andes meridionales,

en invierno es la zona ideal para practicar deportes

con nieve. El invierno es recomendable para viajar por

el norte y litoral. Otoño y primavera son magníficos en

Buenos Aires y en todo el país.

¿CÓMO DESPLAZARSE?

VÍA AÉREA

Las compañías que vuelan a la Argentina arriban al

Aeropuerto Internacional de Ezeiza “Ministro Pistarini”,

ubicado a 37 kilómetros de la ciudad de Buenos

Aires. Los vuelos de cabotaje parten del Aeroparque

Jorge Newbery, ubicado a 15 minutos del centro de

la ciudad de Buenos Aires.

VÍA TERRESTRE

ÓMNIBUS I Muchas unidades de larga distancia cuentan

con servicios especiales a bordo. La terminal de ómnibus

de Buenos Aires está en el barrio de Retiro.

RUTAS

TIPOS DE RUTA: Las hay de tránsito libre y con peaje.

CARACTERÍSTICAS: En su mayoría son asfaltadas y de doble

circulación. En el interior del país existen rutas y caminos de

ripio, generalmente en muy buenas condiciones.

PRINCIPALES RUTAS: La 40 recorre todo el país de

sur a norte, costeando la cordillera de los Andes. La 3

comienza en Buenos Aires y recorre la costa atlántica

hasta Ushuaia.

Información sobre el estado de las rutas: Para rutas no

concesionadas (sin peaje): Dirección Nacional de Vialidad

(011) 4343-8544. Para rutas concesionadas: Órgano

de Control de Concesiones Viales 0800-333-0073.

¿CÓMO COMUNICARSE?

CÓDIGO TELEFÓNICO: +54

COMUNICACIONES I En todo el país son comunes

los locutorios (locales con servicios telefónicos y,

generalmente, de Internet). Los teléfonos públicos

funcionan con monedas de curso legal vigente o

con tarjetas que se adquieren en locutorios. Internet

es un servicio muy difundido en locales específicos,

bares y locutorios.

¿QUÉ TENER EN CUENTA A LA HORA DE COMPRAR?

HORARIOS COMERCIALES :

Bancos y casas de cambio: lunes a viernes de 10 a 15 h.

Oficinas comerciales: en general de 9 a12 y de 14 a 19 h.

Comercios: de 9/9:30 a 19:30/20:30 h.

En el interior es usual que cierren al medio día.

Los centros comerciales abren de 10 a 21 h.

DEVOLUCIÓN DEL IVA I En el aeropuerto internacional

podrá recuperar lo abonado en concepto del Impuesto al

valor Agregado, si ha adquirido productos nacionales

por importes superiores a $70 (por factura) en los

comercios adheridos al sistema ¨Global Refund¨.

CONTACTOS

Ministerio de Turismo de la Nación

Centros de Información Turística:

Av. Santa Fe 883 (C1059ABC) Buenos Aires

Tel.: +5411 - 43122232

E-mail: info@turismo.gov.ar

www.turismo.gov.ar

Instituto Nacional de Promoción Turística

Paraguay 866 – 4° piso (C1057AAL) Buenos Aires

Tel.: +5411 - 48501400

E-mail: info@argentina.travel

www.argentina.travel/natural

YouTube: www.youtube.com/visitarg

Facebook: www.facebook.com/visitarg

Twitter: www.twitter.com/visitarg

www.foursquare.com/visitarg


Crédito de Fotos

Fotos de tapa: (Principal) Instituto Nacional de Promoción Turística, (de izquierda a derecha) Instituto Nacional de Promoción Turística; Franco Capellari – Nikon

2010 e Instituto Nacional de Promoción Turística.

Fotos Índice: Angel Velez, Subsecretaría de Turismo de Chubut, Yael Leticia Harari, Secretaría de Turismo de la Provincia de Misiones (Juan Aranda), Franco

Cappellari – NIKON 2010.

Fotos interior: Franco Cappellari – NIKON 2010 (1), Agencia Córdoba Turismo (2,6,26,27,43), Instituto Nacional de Promoción Turística (3,4,24,28,50,57,58,65),

Secretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires (5), Eliseo Miciu (7,15,32,46), Ministerio de Turismo de la Nación (8,25,44,49), Ministerio de Turismo, de

las Culturas y Deportes de San Luis (9), Secretaría de Turismo de La Rioja (10), Subsecretaría de Turismo de San Juan (11,12,30), Vanda Biffani – NIKON 2010

(13), Secretaría de Turismo de la Provincia de Misiones (14,31,39,40,47,48,51,60), Ministerio de Turismo y Cultura de la Provincia de Salta (16), Subsecretaría

de Turismo de Neuquén (17), Secretaría de Turismo de Villa La Angostura (18), Ente Patagónico de Turismo (19), Subsecretaría de Turismo y Áreas Protegidas

de Chubut (20,35), Paolo Petrignani – NIKON 2010 (21,36,38,64), Orengo (22), Facundo Santana (23), Ministerio de Turismo de la Provincia de Mendoza

(29,45), Secretaría de Turismo de Santa Cruz (33), Alberto Patrián (34,53), Joaquín Carrillo (37), M. Canevari / Reserva Otamendi (41), (MPTyT) de la Provincia

de Corrientes (42), Ente Tucumán Turismo (52), Inma Serrano Esparza (54), Mariana Carrien (55), Angel Velez, Subsecretaría de Turismo de Chubut (56), Ramón

Moller Jensen – Asociación Ornitológica del Plata (59), R. Guller (61), INFUETUR (62), G. Soury (63).

More magazines by this user
Similar magazines