Versión Pdf - Prensa Libre

servicios.prensalibre.com

Versión Pdf - Prensa Libre

Los constructores de todas

las edificaciones celebran

hoy su día.

“Si las mujeres son amables, ¿por qué

no hablarles? Si se dejan, es porque

quieren”.

Alejandro Suret, albañil.

más comida pa’ llenar la

barriga del maistro”, se mofa

el locuaz albañil, mientras

el maestro de obra regaña,

en el otro extremo de

la construcción, a un joven

albañil. “Mucho nos jode,

por eso no ponga mi apellido”,

solicita Ramón. Además,

la tertulia, de seguro,

terminará en una borrachera.

“Una vez al año, no hace

daño”, afirma Ramón.

Obreros de otras construcciones,

en cambio, lo

niegan, quizás porque su

religión no les permite consumir

alcohol, o bien, porque

simplemente no acostumbran

a hacerlo.

Como último elemento,

la música, y mejor si son

rancheras, regional mexicana,

baladas o tex-mex. “Los

Tigres del Norte, Vicente

Fernández o Marco Antonio

Solís son las que no

pueden faltar”, apunta Conrado

Surec, obrero de 33

años, originario de San José

Nacahuil (San Pedro Ayampuc),

yquien en la actualidad

trabaja en la construcción

de una casa en el

Proyecto 4-4, zona 6.

Pero antes de este jolgorio,

se le reza a la cruz,

para que los proteja contra

accidentes, para que terminen

sus trabajos pronto y

para que sus labores diarias

se lleven a cabo en armonía.

En años anteriores se acostumbraba

allevar la cruz a

alguna iglesia, para que fuera

bendecida.

Donjuanes

La fama la tienen, y parece

que ya no se la quitan:

todos son unos donjuanes.

Todos. “Eso dicen que somos;

ha de ser porque aquí

solo trabajamos hombres, y

la mujer que se aparece cerca

siempre llama la atención”,

explica Ramón.

“Uy, uy, uy, mamacita”,

“¡qué bien que estás, muñeca!”,

esos son solo dos de

los piropos que lanzan a las

muchachas que caminan

cerca de una construcción;

claro está, acompañado de

un chiflido. Algunas mujeres,

de hecho, llegan a

decir que si un albañil no

les hace caso, es porque

amanecieron feas ese día.

“Los piropos son una

construcción de tendencia

poética de carácter popular”,

menciona Carlos Interiano,

semiólogo y coordinador

del doctorado en

Investigación Social de la

Universidad Panamericana.

Pero estos piropos, muchas

veces, llegan a ofender

a las damas.

“Imaginate, el compañero

de allá de al fondo no le

basta con chiflar; yo creo

que hasta usa gorgorito”,

dice Ramón, entre risas. Pero,

¿por qué acompañar las

frases con un chiflido? Según

Interiano, acentúan la

función erótica del piropo.

Este tipo de galanteo, sin

embargo, sucede con mayor

frecuencia cuando se trabaja

en grupo. “Cuando un

obrero actúa en solitario,

los piropos bajan deintensidad;

en términos generales,

lo utilizan los albañiles,

mecánicos, panaderos o zapateros,

siempre y cuando

actúen con otros compañeros”,

argumenta Interiano.

Otra de las “famitas”que

tienen los albañiles es de

ser, en extremo, puntuales:

quince minutos antes de la

hora de salida, varios se

acercan al tonel de agua

para lavarse las manos, la

cara y el cabello, cambiarse

ypeinarse con elpequeño

cepillo que, por lo regular,

guardan en uno de los bolsillos

traseros del pantalón.

De ellos viene la frase “parecés

albañil”, cuando alguien

se va a la hora exacta

de salida.

Pero algunos obreros se

defienden. Al menos tratan:

“Somos puntuales, en especial

a la hora de salida”.

Casi todos los constructores

son alegres, pero su

trabajo en serio. Es una labor

dura, yellos lo hacen

con gusto. “Con esto nos

ganamos los frijolitos”, asegura

Surec.

A todos los albañiles,

que tengan un feliz día.

3de mayo del 2009 : D-23