27.03.2014 Views

e-AN N° 14 nota 3 - Navegando en el mar de los recuerdos por el arq. Carlos Sánchez Saravia

Como un barco que se mantiene entre los medanos cercanos al mar, en la costa de Buenos Aires al sur de Miramar, este edificio recuerdo de una época, resiste el paso del tiempo y de sus infortunios, desde hace casi un siglo y cuarto, desde su construcción en 1890.

Como un barco que se mantiene entre los medanos cercanos al mar, en la costa de Buenos Aires al sur de Miramar, este edificio recuerdo de una época, resiste el paso del tiempo y de sus infortunios, desde hace casi un siglo y cuarto, desde su construcción en 1890.

SHOW MORE
SHOW LESS

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

14

año III marzo de 2014

Navegando en el mar de los

recuerdos

por el arq. Carlos Sánchez Saravia

Como un barco que se mantiene entre los

medanos cercanos al mar, en la costa de

Buenos Aires al sur de Miramar, este edificio

recuerdo de una época, resiste el paso del

tiempo y de sus infortunios, desde hace casi

un siglo y cuarto, desde su construcción en

1890.

Estadio Maracana Rio de Janeiro

Mundial de football 2014, lugar donde

la seleccion de Argentina comienza el

15 de junio sus partidos del Mundial.


Navegando en el mar de los recuerdos

por el arq. Carlos Sánchez Saravia


Como un barco que se mantiene entre los medanos cercanos al

mar, en la costa de Buenos Aires al sur de Miramar, este edificio

recuerdo de una época, resiste el paso del tiempo y de sus

infortunios, desde hace casi un siglo y cuarto, desde su

construcción en 1890.


Finalizada la llamada “conquista del desierto”, en 1878, la clase a

desarrolla la zona tomada por la fuerza a la población indígena, la exten

costa bordeada de playas, se convierte en un lugar ideal para el comien

de la creación de balnearios, a la manera de los que frecuentaban

Europa, en 1888 abre el Bristol hotel en Mar del Plata y en 1887 se cr

Miramar.

En una fracción de los terrenos que pertenecieron a Fernando Otamendi

una superficie de 6426 hectáreas, en la zona delimitada por el arroyo de

Carolina hacia el norte, la costa del Océano Atlántico y una línea identifica

como B-C de delimitación catastral que va desde dicha costa hasta

intersección con la Carolina, formando un triangulo, se encuentra el pueb

denominado Mar del Sud. Se tiene noticias que en el año 1889, D

Fernando Otamendi vende otra parte de sus tierras, estas ubicadas al s

del arroyo La Carolina, al Banco Constructor de La Plata siendo

presidente en ese momento el Sr. Carlos Mauricio Schweitzer y emprende

proyecto de la construcción de un Hotel que es el imponente “Bouleva

Atlantico”. De lo que no se tiene conocimiento es si es la designación de

“pretendida” localidad le dio nombre al hotel o fue a la inversa.

Un año después, en 1890, el Banco Constructor del Plata, vende parte de l

tierras, incluso en las que estaría ubicado el hotel a la “Compañía Argenti

del Riachuelo”.

En la Guía Comercial de la Provincia de Buenos Aires del año 1939, se alu

a varias localidades de la zona y revela sus movimientos. Mar del Sud es

solamente nombrada sin ningún tipo de datos respecto a sus habitante

establecimientos etc. como sí hace de las restantes, pero dando cuenta d

Hotel Atlantico y cita como propietario del mismo a la sociedad Lu

Montañer y Cia.

El Hotel Boulevard Atlantico no habría podido concluirse en el tiempo fija

ya que en 1890, al desatarse la crisis económica nacional bajo

presidencia de Don Juárez Celman, quiebra el Banco Constructor del Pla

y el ferrocarril, que ya en 1886 había llegado a Mar del Plata, no sigue

tendido de líneas que estaba previsto concretar.

Todas las expectativas de desarrollo de concreción del pueblo estab

íntimamente relacionadas con el impulso dado por la fundación de Mar d

Plata en el año 1874 y de Miramar en 1888 y por la llegada del Ferrocar

hasta la ciudad cabecera de Gral. Pueyrredón, pero la crisis hizo que

tendido no se extendiera y esto frustró y selel progreso que en e

momento se pretendía dar a Mar del Sud.


de

la

da

la

lo

on

ur

su

el

rd

la

lta

sa

zo

en

ea

as

na

de


s,

el

is

do

la

ta

el

an

el

ril

el

se


Sus prim

A fines d

Zar Aleja

Al decre

atrapado

Por ese

Coloniz

persegu

En novie

a Burdeo

Fundaci

denomin

Estos in

barco qu

estar alo

Hirsch c

lugar, fu

Atlántico

entonce

José Lie

llegada a

“Cuando

frente a

atlantica

agradec

de sus o

era la de

el mar de

En su es

rompió p

enferme

cuyo núm

viejos h

entre los


eros huéspedes

el siglo XIX los judíos escapan de Rusia por las persecuciones del

ndro III, tratando de ir a la “tierra prometida” en Palestina.

tar, el gobierno Turco prohibida su entrada a la zona, quedan

s en Constantinopla sin recursos y al borde de la miseria.

entonces el Barón Maurice von Hirsch había fundado la Jewish

ation Association con el objetivo de ayudar a los judios

idos a colonizar tierras en la República Argentina.

mbre de 1891 un grupo de 818 emigrantes partió de Constantinopla

s y desde ahí en el vapor Pampa hacia la Argentina, traídos por la

ón para habitar una zona de Entre Ríos, a quienes más tarde se los

aría “Gauchos Judíos”

migrantes judíos denominados “Pampistas” por el nombre del

e los trajo desde Europa a Buenos Aires, después de un tiempo de

jados en el viejo hotel de Inmigrantes, esperando que el barón

omprara las nuevas tierras, tuvieron que trasladarse a un nuevo

e así como se tomo la decisión de trasladarlos al hotel Boulevard

, ofrecido por su dueño Carlos Mauricio Schweitzer, que en ese

s lo tenia en venta.

berman cuenta, en su libro Tierra soñada, en primera persona la

Mar del Sud el 6 de enero de 1892

aquella impresionante caravana de sesenta carretas se detuvo

l rojo edificio del Boulevard Atlántico, en la solitaria localidad

de Mar del Sud, los inmigrantes levantando sus miradas al cielo,

ieron a Dios en su misericordia, mientras fluian lagrimas de alegría

jos.” La insólita imagen con la que se encontraron los pampistas

un enorme edificio de estilo neoclasico en el medio de la nada, con

fondo y rodeado de dunas.

tadía en el mismo fueron afectados por un fuerte temporal que

arte del aún inconcluso hotel. Luego una epidemia de tifus y otras

dades se abatieron sobre los más débiles, muriendo unos cuantos

ero no se sabe ya que hay varias versiones. Según contaban los

abitantes de Mar del Sud era posible encontrar algunos huesos

médanos más allá del Arroyo La Tigra.


En el año 1914 se inaugura oficialmente como Hotel. Las

instalaciones del mismo le permitieron convertirse en un

inmueble emblemático del sur de la Costa Atlántica.

Al momento de su inauguración contaba con 100

habitaciones en funcionamiento, el amplio salón comedor

donde los mayores no solamente comían, sino también

socializaban y un comedor para menores, quienes recibían

alimentación especial y diferente de los adultos, ya que era

usual en esa época que lo niños estuvieran en recinto aparte

de los mayores; además de un área destinada a bar.

De igual manera, había un salón de juegos de entretenimiento

de la época; el mismo contaba con una mesa de billar y un

piano también con un salón de baile que con posterioridad

fue habilitado como cine durante varios años.

En la parte posterior del hotel se ubicaban dos canchas de

tenis con piso de cemento para el esparcimiento de los

huéspedes, en ese sector pero perfectamente delineadas se

encontraban las cocheras para los autos de los pasajeros,

que no solo servía para guardarlos sino también podían

recibir mantenimiento.

El Boulevard Atlántico contaba con teléfono, todo un

adelanto, y la campana con la cual se anunciaba el momento

de servir la comida, para aquellos bañistas que se

encontraban en la playa. Asimismo, poseía una planta

generadora de energía eléctrica que fue el asombro de su

época.


Mis recuerdos

En la decada del 60 mis Padres fueron varias veces a Mar del Su

amigos que veraneaban junto a un grupo de familias, que disfruta

años de la tranquilidad de esas playas, recuerdo los días de playa,

a las “rocas negras” y las cabalgatas al “medano”, los campeonat

el Chino, las guitarreadas y noches de baile en la hostería, lo

football en la canchita. Yo fui solo un par de veces, ya que con

teniamos nuestro grupo en Mar del Plata, pero recuerdo que nos a

la hostería, solo una vez, que alli no habia lugar, pasamos un

Boulevard Atlantico que a pesar de su decadencia conservaba im

hotel de estilo.


, tenian unos

ban todos los

las caminatas

os de truco en

s partidos de

mis amigos

lojabamos en

os días en el

agenes de un


Un edificio que trata de mantenerse a través del tiempo

imagen del lujo con que fue proyectado.

Cuando a fines del siglo XIX Mauricio Schweitzer construyo este hotel

del paisaje natural de la extensa costa de la Provincia de Buenos Aire

seguramente, era brindar otra posibilidad de lugar de veraneo a la

Argentina, en un lugar de excelentes y extensas playas, apoyado en la

ferrocarril, pasaría en poco tiempo por el lugar.

Pero el ferrocarril nunca llego y su propia quiebra durante la crisis eco

los 90 hizo que este proyecto quedara trunco, dejando este edificio

muestra de un destino que no fue.

El hotel a través de los años tuvo algunos momentos de esplendor, sin

el proyectado hotel de lujo.

Pocos edificios de la arquitectura hotelera de esa época de esplendor,

nuestro patrimonio y este edificio, declarado Monumento Histórico M

1988, merece restaurarse, correctamente y preservarse como valor, t

arquitectónico y estético de nuestro patrimonio.

El tiempo, el abandono y algún tiempo en que fue intrusado, hizo que p

fuera decayendo y perdiendo parte de su estructura, pero el Boulevar

se mantiene en pie, esperando un final feliz.


con la

, en medio

s, su idea,

clase alta

idea que el

nómica de

como una

llegar a ser

quedan en

unicipal en

estimonial,

oco a poco

d Atlántico

A fin del año pasado lei en los medios y recibí alguna

información (renders y planos) de una empresa de

nombre Marum, que comenzó a hacer prensa sobre un

proyecto que junto con la puesta en valor del hotel, iba a

construir en sus fondos un complejo hotelero y un museo,

nunca mas informaron sobre esto.

La semana pasada una información periodística daba

cuenta que se estaban restaurando partes y molduras

del frente con un plan a 5 años de su terminación, sin dar

demasiada información de quien estaba a cargo.

ArquiNoticias espera que estos trabajos se realicen con

trabajo y control de reales especialistas y autoridades

municipales para que esto no sea una nueva desilusión y

esta “pieza” de nuestro patrimonio y su entorno sea

finalmente recuperados para nuestra MEMORIA.

Bibliografía:

Mar del Sud y el Hotel Boulevard Atlántico. Ocaso, gloria, caída y

después...por el Arquitecto Pablo J. Grigera

Mar del Sud. Historia y Vivencias. Osvaldo J. Aramendi

Archivo Museo Municipal “Punta Hermengo” de General

Alvarado.

Reseña Patrimonio cultural Boulevard Atlántico hotel Asociacion

Amigos de Mar del Sud.


año 3 - numero 14- marzo de 2014

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!