06.04.2014 Views

ganar salud con la juventud - Ministerio de Sanidad y Política Social

ganar salud con la juventud - Ministerio de Sanidad y Política Social

ganar salud con la juventud - Ministerio de Sanidad y Política Social

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

GANAR SALUD<br />

CON LA JUVENTUD<br />

Nuevas Recomendaciones<br />

sobre Salud Sexual y Reproductiva,<br />

<strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> Alcohol y Salud Mental, <strong>de</strong>l<br />

Grupo <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud<br />

a <strong>la</strong> Comisión <strong>de</strong> Salud Pública<br />

<strong>de</strong>l Consejo Interterritorial<br />

<strong>de</strong>l Sistema Nacional <strong>de</strong> Salud<br />

Edita:<br />

©MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

Paseo <strong>de</strong>l Prado 18. 28014 Madrid<br />

CENTRO DE PUBLICACIONES<br />

NIPO: 351-08-098-2<br />

INSTITUTO DE LA JUVENTUD<br />

NIPO: 208-08-001-0


COORDINACIÓN<br />

Begoña Merino Merino<br />

GRUPO DE TRABAJO<br />

Begoña Merino Merino<br />

Subdirección General <strong>de</strong> Promoción<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud y Epi<strong>de</strong>miología<br />

<strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo<br />

Madrid <br />

Vicenta M.ª Lizarbe Alonso<br />

Subdirección General <strong>de</strong> Promoción<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud y Epi<strong>de</strong>miología<br />

<strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo<br />

Madrid<br />

Ana Koerting <strong>de</strong> Castro<br />

Secretaría <strong>de</strong>l P<strong>la</strong>n Nacional sobre el Sida<br />

<strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo<br />

Madrid<br />

Juan Carlos Diezma Criado<br />

Instituto <strong>de</strong> Salud Pública. <br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Madrid.<br />

Isabel Delicado Gálvez<br />

Consejería <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong><br />

Junta <strong>de</strong> Comunida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> Castil<strong>la</strong> - La Mancha<br />

Toledo<br />

Purificación Echeverría Cubil<strong>la</strong>s<br />

Consejería <strong>de</strong> Salud <br />

Gobierno <strong>de</strong> La Rioja <br />

Logroño <br />

José Muñoz Ripoll<br />

Instituto <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud<br />

<strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> Igualdad<br />

Madrid<br />

Rosana Montalbán Moya<br />

Consejo <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud <strong>de</strong> España<br />

Madrid<br />

Covadonga Monte Vázquez,<br />

Consejería <strong>de</strong> Salud<br />

Junta <strong>de</strong> Andalucía<br />

Sevil<strong>la</strong><br />

Luz María López Samaniego<br />

Consejo <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud <strong>de</strong> España<br />

Madrid<br />

María Martín Bustos<br />

Consejo <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud <strong>de</strong> España <br />

Madrid <br />

GRUPO DE TRABAJO DE PROMOCIÓN DE LA SALUD<br />

COORDINACIÓN<br />

SUBDIRECCIÓN GENERAL DE PROMOCIÓN DE LA SALUD Y EPIDEMIOLOGÍA<br />

(DIRECCIÓN GENERAL DE SALUD PÚBLICA)<br />

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

MIEMBROS<br />

Limarquez Cano, Montserrat<br />

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

Bilbao Gutiérrez, José Luis<br />

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

Merino Merino, Begoña<br />

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

López-Torres Ruiz, Emilio<br />

MINISTERIO DE DEFENSA<br />

Armas Navarro, Alberto<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Canarias<br />

Aguirre Martín-Gil, Ramón<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Madrid<br />

Gallego Diéguez, Javier<br />

CONSEJERÍA DE SALUD Y CONSUMO<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Aragón<br />

Serrano Vázquez, Carlos<br />

CONSEJERÍA DE SALUD Y CONSUMO<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Baleares<br />

Fernán<strong>de</strong>z Jiménez, Inmacu<strong>la</strong>da<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Cantabria<br />

Gutiérrez García, José Joaquín<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD<br />

Región <strong>de</strong> Murcia <br />

Doménech Muñiz, Guillermo<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Castil<strong>la</strong> y León<br />

2


Pérez Jarauta, M.ª José<br />

INSTITUTO DE SALUD PÚBLICA<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Navarra<br />

Ruiz Muñoz, Eu<strong>la</strong>lio<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD Y DEPENDENCIA<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Extremadura<br />

Martínez Ladaga, Natalia<br />

DELEGACIÓN DEL GOBIERNO<br />

Ciudad Autónoma <strong>de</strong> Melil<strong>la</strong><br />

Amigo Quintana, Manuel<br />

DIRECCIÓN GENERAL DE SALUD PÚBLICA<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Galicia<br />

Sánchez Romero, José M.ª<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

Ciudad Autónoma <strong>de</strong> Ceuta<br />

Arranz Gaite, Conso<strong>la</strong>ción<br />

CONSEJERÍA DE SALUD Y SERVICIOS SANITARIOS<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Asturias<br />

Ruiz Rojo, Elías<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD<br />

Comunidad Valenciana<br />

Rodríguez Rodríguez, Manuel<br />

CONSEJERÍA DE SALUD<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Andalucía <br />

Cabezas Peña, M.ª <strong>de</strong>l Carmen<br />

CONSEJERÍA DE SALUD<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Cataluña <br />

Rodríguez Moroy, M.ª Luisa<br />

CONSEJERÍA DE SALUD<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> La Rioja <br />

Zuazagoitia Nub<strong>la</strong>, Juan Ignacio<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD<br />

GOBIERNO VASCO (DIREC. GRAL. SALUD PÚBLICA)<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong>l País Vasco<br />

Caballero Carmona, Arturo<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD<br />

Comunidad Autónoma <strong>de</strong> Castil<strong>la</strong>-La Mancha<br />

Pupato Ferrari, Sara Cristina<br />

INSTITUTO NACIONAL DE GESTIÓN SANITARIA<br />

<strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo <br />

Acín García, Enrique J.<br />

MINISTERIO DEL INTERIOr<br />

OTROS PROFESIONALES CONSULTADOS <br />

Muriel Fernan<strong>de</strong>z, Rafael<br />

COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA<br />

Torró García-Morato, Cristina<br />

COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA<br />

Fernán<strong>de</strong>z-Regatillo, Luz M ª<br />

COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA<br />

Ortiz Molina, Sara<br />

COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA<br />

Alonso Ceballos, Isabel<br />

COMUNIDAD AUTÓNOMA DE CASTILLA Y LEÓN<br />

Robledo <strong>de</strong> Dios, Teresa<br />

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

Librada Escribano, M.ª Vil<strong>la</strong>r<br />

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

Alonso <strong>de</strong> <strong>la</strong> Iglesia, Begoña<br />

COMUNIDAD AUTÓNOMA DE GALICIA<br />

Seoane Díaz, Bernardo<br />

CONSEJERÍA DE SANIDAD<br />

COMUNIDAD AUTÓNOMA DE GALICIA<br />

Ruiz Cervigón, M.ª Josefa<br />

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

Campos Esteban Pi<strong>la</strong>r<br />

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

DESARROLLO INFORMÁTICO Y DISEÑO GRÁFICO<br />

M.ª Rosario Bris Coello<br />

Subdirección General <strong>de</strong> Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud y Epi<strong>de</strong>miología<br />

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO<br />

Aprobado en <strong>la</strong> XX Reunión <strong>de</strong> Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud, celebrada en Sevil<strong>la</strong> el 15 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2008.<br />

Aprobado en <strong>la</strong> 118ª Reunión <strong>de</strong> <strong>la</strong> Comisión <strong>de</strong> Salud Pública, celebrada en Zaragoza el 1 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2008.<br />

Versión actualizada a 1 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2008<br />

3


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

ÍNDICE<br />

PRESENTACIÓN ____________________________________________________________ 7<br />

INTRODUCCIÓN____________________________________________________________ 8<br />

ESTRUCTURA Y MÉTODOS _________________________________________________ 9<br />

I. ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN DE LA SALUD DE LA JUVENTUD _______________ 12<br />

I.1. Análisis general <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación_______________________________________________ 12<br />

I.1.1. Datos <strong>de</strong>mográficos fundamentales__________________________________________________ 13<br />

I.1.2. Contextos <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida diaria ________________________________________________________ 14<br />

I.1.3. Sociedad igualitaria. Perspectiva <strong>de</strong> género en <strong>la</strong> <strong>salud</strong> __________________________________ 20<br />

I.1.4. Jóvenes inmigrantes _____________________________________________________________ 21<br />

I.1.5. Jóvenes especialmente vulnerables __________________________________________________ 22<br />

I.1.6. Juventud y sistema sanitario _______________________________________________________ 23<br />

I.1.7. Algunas cuestiones legales sobre <strong>la</strong> atención sanitaria a adolescentes y jóvenes _______________ 25<br />

I.2. Situación <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y reproductiva_____________________________________ 28<br />

I.2.1. Fecundidad y natalidad ___________________________________________________________ 28<br />

I.2.2. Experiencia sexual y <strong>con</strong>tracepción _________________________________________________ 29<br />

I.2.3. Interrupción voluntaria <strong>de</strong>l embarazo ________________________________________________ 31<br />

I.2.4. Infecciones y enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> transmisión sexual (ITS/ETS) _____________________________ 32<br />

I.2.5. Garantías jurídicas <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s menores respecto a <strong>la</strong> sexualidad y <strong>la</strong> <strong>con</strong>tracepción____________ 33<br />

I.2.6. Algunos retos y recomendaciones. __________________________________________________ 34<br />

I.3. El <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol y sus <strong>con</strong>secuencias _____________________________________ 38<br />

I.3.1. Adolescencia y <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol _________________________________________________ 43<br />

I.3.2. Límites en <strong>la</strong> seguridad en el <strong>con</strong>sumo _______________________________________________ 46<br />

I.3.3. Conclusiones o análisis <strong>de</strong> ten<strong>de</strong>ncias________________________________________________ 47<br />

I.3.4. Políticas <strong>de</strong> <strong>con</strong>trol <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> perspectiva <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pública ________________________________ 48<br />

I.4. Situación <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental _________________________________________________ 52<br />

I.4.1. Datos epi<strong>de</strong>miológicos ___________________________________________________________ 53<br />

I.4.2. Grupos vulnerables ______________________________________________________________ 57<br />

I.4.3.<br />

Avances recientes en el <strong>con</strong>ocimiento, tratamiento y atención <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas <strong>con</strong> trastornos<br />

mentales ______________________________________________________________________ 57<br />

I.4.4. La atención en <strong>salud</strong> mental _______________________________________________________ 57<br />

I.4.5. Aspectos seña<strong>la</strong>dos respecto a <strong>la</strong> atención <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción infanto-juvenil____________________ 57<br />

II. INTERVENIR PARA MEJORAR LA SALUD _______________________________ 58<br />

II.1. Recomendaciones Comunes _________________________________________________ 58<br />

II.2. Recomendaciones para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y reproductiva ___________________________ 67<br />

II.2.1. Salud Pública___________________________________________________________________ 67<br />

II.2.2. Educativas _____________________________________________________________________ 70<br />

II.2.3. Atención sanitaria _______________________________________________________________ 72<br />

II.3. Recomendaciones para disminuir el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol y reducir sus riesgos _______ 75<br />

II.3.1. Salud pública___________________________________________________________________ 75<br />

II.3.2. Educativas _____________________________________________________________________ 78<br />

II.3.3. Atención sanitaria _______________________________________________________________ 79<br />

II.4. Recomendaciones para <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental__________________________ 81<br />

II.4.1. Salud pública___________________________________________________________________ 81<br />

II.4.2. Educativas _____________________________________________________________________ 85<br />

II.4.3. Atención sanitaria _______________________________________________________________ 86<br />

III. TABLAS, FIGURAS Y ANEXOS __________________________________________ 88<br />

Figura 1. Pirámi<strong>de</strong> <strong>de</strong> pob<strong>la</strong>ción a 1 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2006 ______________________________________________________88<br />

4


índice<br />

Tab<strong>la</strong> 1.<br />

Pob<strong>la</strong>ción joven (15-29 años) por sexo y edad año a año_____________________________________________88<br />

Figura 2. El peso <strong>de</strong> <strong>la</strong> gente joven en el <strong>con</strong>junto <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción _____________________________________________89<br />

Tab<strong>la</strong> 2.<br />

Pob<strong>la</strong>ción joven en comunida<strong>de</strong>s y ciuda<strong>de</strong>s autónomas por grupos <strong>de</strong> eda<strong>de</strong>s. AMBOS SEXOS_____________89<br />

Figura 3. Porcentajes <strong>de</strong> pob<strong>la</strong>ción joven <strong>de</strong> entre 15 y 29 años en cada comunidad y ciudad autónoma _______________90<br />

Figura 4. Distribución <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven <strong>de</strong> entre 15 y 29 años por comunida<strong>de</strong>s y ciuda<strong>de</strong>s autónomas ____________90<br />

Tab<strong>la</strong> 3.<br />

Tab<strong>la</strong> 4.<br />

Tab<strong>la</strong> 5.<br />

El lugar don<strong>de</strong> vive habitualmente <strong>la</strong> gente joven (15-29 años), por sexo y grupos <strong>de</strong> eda<strong>de</strong>s. Evolución<br />

1996-2004 _________________________________________________________________________________91<br />

Origen <strong>de</strong> los recursos e<strong>con</strong>ómicos <strong>de</strong> <strong>la</strong> gente joven (15-29 años) por sexo y grupos <strong>de</strong> eda<strong>de</strong>s Para<br />

cada año, porcentajes sobre el total <strong>de</strong> cada grupo <strong>de</strong> edad y sexo_____________________________________91<br />

Las ocupaciones <strong>de</strong> <strong>la</strong> gente joven entre 15 y 29 años. Porcentajes sobre el total <strong>de</strong> pob<strong>la</strong>ción joven __________92<br />

Figura 5. Personas jóvenes (15-29 años) que viven en el domicilio <strong>de</strong> <strong>la</strong> familia <strong>de</strong> origen en cada edad, según el<br />

sexo. En cada edad y sexo, porcentajes sobre <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven que vive en el domicilio <strong>de</strong> <strong>la</strong> familia<br />

<strong>de</strong> origen___________________________________________________________________________________92<br />

Figura 6. Evolución <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia-in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia e<strong>con</strong>ómica en <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven <strong>de</strong> entre 25 y 29 años.<br />

1984-2004. Para cada año, porcentajes sobre <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven <strong>de</strong> entre 25 y 29 años ____________________93<br />

Tab<strong>la</strong> 6.<br />

Tab<strong>la</strong> 7.<br />

Pob<strong>la</strong>ción extranjera y pob<strong>la</strong>ción joven extranjera (15-29 años) a 1 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2006 por nacionalida<strong>de</strong>s ______93<br />

Pob<strong>la</strong>ción joven extranjera según <strong>la</strong>s nacionalida<strong>de</strong>s más numerosas por sexo y grupos <strong>de</strong> edad. ____________94<br />

Figura 7. % Jóvenes extranjeros en el <strong>con</strong>junto <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven en cada grupo <strong>de</strong> edad y sexo__________________94<br />

Figura 8. Distribución <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven extranjera (15-29 años) según nacionalida<strong>de</strong>s __________________________95<br />

Tab<strong>la</strong> 8.<br />

Los jóvenes extranjeros en el <strong>con</strong>junto <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven por sexo y grupos <strong>de</strong> eda<strong>de</strong>s __________________95<br />

Figura 9. Distribución <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven extranjera <strong>de</strong> 15 a 29 años según <strong>la</strong>s nacionalida<strong>de</strong>s más numerosas _______95<br />

Tab<strong>la</strong> 9.<br />

Alumnado extranjero matricu<strong>la</strong>do en enseñanzas no universitarias según tipo <strong>de</strong> centro y <strong>con</strong>tinente.<br />

Curso 2005-2006 ____________________________________________________________________________96<br />

Tab<strong>la</strong> 10. Nacimientos en España según <strong>la</strong> edad <strong>de</strong> los padres y madres y estado civil <strong>de</strong> <strong>la</strong> madre. 2005 ______________96<br />

Tab<strong>la</strong> 11. Principales indicadores <strong>de</strong> natalidad y fecundidad. 2005 _____________________________________________96<br />

Figura 10. Número medio <strong>de</strong> hijos por mujer _______________________________________________________________97<br />

Tab<strong>la</strong> 12. Edad media <strong>de</strong> inicio <strong>de</strong> <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones sexuales según diferentes estudios sobre <strong>salud</strong> y jóvenes ____________97<br />

Tab<strong>la</strong> 13. Edad <strong>de</strong> inicio <strong>de</strong> re<strong>la</strong>ciones sexuales según sexo y edad (media, mediana y percentiles 10 y 90) ____________97<br />

Tab<strong>la</strong> 14. Número <strong>de</strong> parejas sexuales en los últimos 12 meses según sexo y edad (%) ____________________________98<br />

Figura 11. Porcentaje <strong>de</strong> personas que iniciaron <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones sexuales <strong>con</strong> menos <strong>de</strong> 16 años según sexo y<br />

grupo <strong>de</strong> edad ______________________________________________________________________________98<br />

Tab<strong>la</strong> 15. Utilización <strong>de</strong> métodos anti<strong>con</strong>ceptivos, según sexo y edad. __________________________________________98<br />

Figura 12. Embarazos no <strong>de</strong>seados por edad ______________________________________________________________99<br />

Figura 13. Decisión sobre método anti<strong>con</strong>ceptivo____________________________________________________________99<br />

Figura 14. Tasas <strong>de</strong> IVE por 1.000 mujeres <strong>de</strong> cada grupo por edad y año. período 1996-2005.______________________100<br />

Figura 15. Frecuencia <strong>de</strong> abortos en varios países europeos, Canadá y EE.UU. __________________________________100<br />

Tab<strong>la</strong> 16. Uso <strong>de</strong>l preservativo en <strong>la</strong> última re<strong>la</strong>ción sexual según sexo, edad y nivel <strong>de</strong> estudios (%) _________________101<br />

Tab<strong>la</strong> 17. Razones para usar el preservativo en <strong>la</strong> última re<strong>la</strong>ción _____________________________________________101<br />

Tab<strong>la</strong> 18. Evolución <strong>de</strong> <strong>la</strong>s ventas <strong>de</strong> anti<strong>con</strong>ceptivos <strong>de</strong> emergencia (en miles <strong>de</strong> unida<strong>de</strong>s) en farmacias y<br />

hospitales. Período 2001-2004 ________________________________________________________________101<br />

Figura 16. Nuevos disgnósticos <strong>de</strong> VIH. Categoría <strong>de</strong> transmisión. España. Datos <strong>de</strong> ocho CCAA. Período 2003­<br />

2005 _____________________________________________________________________________________102<br />

Tab<strong>la</strong> 19. Tasas <strong>de</strong> IVE por 1.000 mujeres <strong>de</strong> cada grupo por edad y año. Período 2005. __________________________102<br />

Tab<strong>la</strong> 20. Distribución porcentual <strong>de</strong>l número <strong>de</strong> abortos realizados según tipo <strong>de</strong> centro. Total nacional ______________103<br />

Figura17. Componentes <strong>de</strong> los costes tangibles (billones <strong>de</strong> euros) <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol en Europa,<br />

2003 _____________________________________________________________________________________103<br />

Figura 18. Consumo total <strong>de</strong> alcohol en países europeos, 2003. Consumo per cápita. Litros <strong>de</strong> alcohol puro. ___________104<br />

Figura 19 Pevalencia <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> Alcohol por grupos <strong>de</strong> edad. España 1994-2006.____________________________105<br />

Figura 20 Evolución <strong>de</strong> <strong>la</strong>s prevalencias <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol entre los estudiantes <strong>de</strong> enseñanzas secundarias<br />

<strong>de</strong> 14-18 años. (Porcentajes). España 1994-2006 _________________________________________________105<br />

Figura 21 Frecuencia <strong>de</strong> borracheras en los últimos 30 días, entre los estudiantes que han <strong>con</strong>sumido alcohol en<br />

estos 30 días ______________________________________________________________________________106<br />

Figura 22 Evolución <strong>de</strong>l riesgo percibido asociado al <strong>con</strong>sumo habitual <strong>de</strong> alcohol entre los estudiantes <strong>de</strong><br />

enseñanzas secundarias <strong>de</strong> 14-18 años, según sexo. España 1994-2006. ______________________________106<br />

Tab<strong>la</strong> 21. Consumo algún fin <strong>de</strong> semana entre esco<strong>la</strong>res <strong>de</strong> 14 a 18 años. Año 2006 _____________________________107<br />

Figura 23 Porcentaje <strong>de</strong> resultados <strong>de</strong>l Estudio HBSC-2006 <strong>con</strong> chicos y chicas españoles <strong>de</strong> 11 a 17 años.___________107<br />

5


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Figura 24. Prevalencia <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol en pob<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> 15 a 64 años. España, 1997-2003 ___________________108<br />

Figura 25. Mortalidad atribuible al <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol, según sexo. España, 1999-2004. ___________________________109<br />

Figura 26. Mortalidad prematura atribuible al <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol, según sexo. España, 1999-2004.__________________109<br />

Tab<strong>la</strong> 22. Evolución <strong>de</strong> <strong>la</strong>s víctimas mortales 2003-2006 ____________________________________________________110<br />

Figura 27 N.º <strong>de</strong> muertos por acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico en función <strong>de</strong> <strong>la</strong> edad y <strong>de</strong>l sexo por millón <strong>de</strong> habitantes. 2006______110<br />

Figura 28 Evolución <strong>de</strong> <strong>la</strong> tasa <strong>de</strong> muertos por acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico por millón <strong>de</strong> habitantes. 2006. __________________111<br />

Figura 29 Número <strong>de</strong> <strong>con</strong>ductores implicados en acci<strong>de</strong>ntes <strong>con</strong> víctimas por 1.000 <strong>con</strong>ductores censados. 2006. ______111<br />

Figura 30 Distribución porcentual <strong>de</strong> los fallecidos jóvenes y resto <strong>de</strong> eda<strong>de</strong>s en función <strong>de</strong> los parámetros<br />

día/noche y fin <strong>de</strong> semana/no fin <strong>de</strong> semana. 2006. ________________________________________________112<br />

Figura 31 Conductores fallecidos a los que se les ha realizado análisis toxicológico. 2006. _________________________112<br />

Tab<strong>la</strong> 23. El fenómeno <strong>de</strong>l botellón. Adolescentes <strong>de</strong> 14 a 17 años ____________________________________________113<br />

Tab<strong>la</strong> 24. Cálculo <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol en unida<strong>de</strong>s _____________________________________________________113<br />

Tab<strong>la</strong> 25. Prevalencia <strong>de</strong> Morbilidad psiquiátrica en estudios comunitarios realizados en España. ____________________114<br />

Tab<strong>la</strong> 26. Prevalencia <strong>de</strong> trastornos mentales comunes en pob<strong>la</strong>ción españo<strong>la</strong> c<strong>la</strong>sificados, según DSM IV por<br />

grupos <strong>de</strong> edad. ____________________________________________________________________________114<br />

ANEXO I____________________________________________________________________________________115<br />

La <strong>de</strong>c<strong>la</strong>ración “Hacia nuestro bienestar mental” <strong>de</strong> adolescentes y jóvenes <strong>de</strong> Alcalá <strong>de</strong> Henares ___________________115<br />

ANEXO II ___________________________________________________________________________________116<br />

Algunos datos sobre valores, actitu<strong>de</strong>s positivas y <strong>de</strong>dicación a <strong>la</strong> solidaridad ____________________________________116<br />

ANEXO III___________________________________________________________________________________120<br />

Cartera <strong>de</strong> Servicios Comunes <strong>de</strong>l Sistema Nacional <strong>de</strong> Salud. Contenidos específicos re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> Salud<br />

Sexual y <strong>la</strong> Salud Reproductiva <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> ____________________________________________________120<br />

ANEXO IV __________________________________________________________________________________121<br />

AUDIT (C) 121<br />

ANEXO V ___________________________________________________________________________________122<br />

Programas Eficaces <strong>de</strong> Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud Mental_______________________________________________________122<br />

ANEXO VI __________________________________________________________________________________124<br />

Estudios sobre <strong>la</strong> Evi<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> Efectividad <strong>de</strong> <strong>la</strong> Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud Mental en los Centros Educativos _____________124<br />

ANEXO VII __________________________________________________________________________________127<br />

Los menores y el uso <strong>de</strong> Internet________________________________________________________________________127<br />

ANEXO VIII _________________________________________________________________________________129<br />

Cartera <strong>de</strong> Servicios Comunes <strong>de</strong> Atención Primaria en Coordinación <strong>con</strong> los Servicios <strong>de</strong> Atención Especializada<br />

(Salud Mental) _____________________________________________________________________________129<br />

IV. BIBLIOGRAFÍA_______________________________________________________ 130<br />

6


introducción<br />

PRESENTACIÓN<br />

Trabajar <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> para promocionar su <strong>salud</strong> fue <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rado una prioridad en el Grupo <strong>de</strong><br />

Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud (GPS) en 1999 y lo sigue siendo.<br />

La primera edición <strong>de</strong>l documento “Ganar Salud <strong>con</strong> <strong>la</strong> Juventud” 1 pretendía fomentar el <strong>de</strong>bate entre<br />

jóvenes, instituciones y profesionales acerca <strong>de</strong> <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> este segmento <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

pob<strong>la</strong>ción y <strong>la</strong> manera <strong>de</strong> abordar<strong>la</strong>s.<br />

Aquel documento fue fruto <strong>de</strong> <strong>la</strong> reflexión <strong>con</strong>junta y <strong>de</strong>l <strong>con</strong>senso <strong>de</strong> todas <strong>la</strong>s Direcciones Generales<br />

<strong>de</strong> Salud Pública. Se <strong>de</strong>finieron estrategias y recomendaciones que nos han permitido avanzar en el<br />

trabajo <strong>de</strong> mejorar el capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> esta pob<strong>la</strong>ción y se incluyeron como estrategias fundamentales,<br />

entre otras, <strong>la</strong> participación y compromiso <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes <strong>con</strong> su <strong>salud</strong>.<br />

La propuesta realizaba recomendaciones para nuestras propias Administraciones y se p<strong>la</strong>nteaba <strong>la</strong><br />

necesidad <strong>de</strong> hacer un seguimiento <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mismas.<br />

En 2006, el GPS comisionó a un grupo <strong>de</strong> trabajo para realizar un informe <strong>de</strong> seguimiento y modificar<br />

si fuera preciso el <strong>con</strong>tenido <strong>de</strong> <strong>la</strong>s recomendaciones. El grupo <strong>de</strong> trabajo se reunió en abril <strong>de</strong> 2006,<br />

y <strong>de</strong>cidió actualizar el análisis <strong>de</strong> situación <strong>de</strong> <strong>la</strong>s áreas abordadas y e<strong>la</strong>borar un cuestionario para<br />

valorar el estado <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s recomendaciones efectuadas. También se valoró, <strong>de</strong> nuevo, <strong>la</strong><br />

posibilidad <strong>de</strong> abordar otras áreas temáticas; sin embargo, se <strong>de</strong>cidió <strong>con</strong>solidar previamente el trabajo<br />

ya realizado<br />

Los resultados <strong>de</strong> este cuestionario fueron analizados por el grupo, que <strong>de</strong>cidió incorporar:<br />

RESPECTO A CONTENIDOS:<br />

9 El nuevo marco estratégico internacional para el trabajo <strong>con</strong> jóvenes y adolescentes.<br />

9 Los nuevos retos que se p<strong>la</strong>ntean en <strong>la</strong> sociedad; entre otros, <strong>la</strong> multiculturalidad, <strong>la</strong> repercusión<br />

en <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción juvenil <strong>de</strong> los cambios familiares y sociales, <strong>la</strong>s nuevas tecnologías, <strong>la</strong><br />

violencia o el ais<strong>la</strong>miento.<br />

9 Las oportunida<strong>de</strong>s y beneficios <strong>de</strong>l trabajo <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>.<br />

RESPECTO A LAS INSTITUCIONES PROMOTORAS:<br />

En esta segunda edición, era esencial involucrar <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el inicio tanto a <strong>la</strong> Administración responsable<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong>s políticas <strong>de</strong> <strong>juventud</strong> como a <strong>la</strong>s instituciones <strong>de</strong> representación <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción juvenil. Así,<br />

hemos incorporado al grupo <strong>de</strong> trabajo expertos y expertas nombrados por el Instituto <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud<br />

y por el Consejo <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud <strong>de</strong> España.<br />

RESPECTO AL ÉNFASIS Y DESARROLLO DE LAS DISTINTAS RECOMENDACIONES:<br />

Hemos tenido muy en cuenta <strong>la</strong>s barreras y dificulta<strong>de</strong>s que se han presentado para el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong><br />

algunas <strong>de</strong> <strong>la</strong>s recomendaciones que fueron <strong>con</strong>sensuadas en 2002 1 , a fin <strong>de</strong> po<strong>de</strong>r recomendar, en<br />

esta nueva edición, otro enfoque o incluso <strong>ganar</strong> en síntesis y <strong>con</strong>creción en aquellos aspectos realmente<br />

abordables, sin por ello renunciar a expresar una visión a más <strong>la</strong>rgo p<strong>la</strong>zo que nos permita<br />

tratar el camino futuro para avanzar.<br />

7


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

INTRODUCCIÓN <br />

Este informe analiza <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y calidad <strong>de</strong> vida <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> <strong>de</strong> entre 15 y 29 años,<br />

centrándose en <strong>la</strong> sexualidad, el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol y <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental, sin menoscabo<br />

<strong>de</strong> otros aspectos igualmente relevantes, tales como <strong>la</strong> alimentación, lesiones,<br />

<strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> drogas, actividad física, etc., y recoge una serie <strong>de</strong> recomendaciones para<br />

los y <strong>la</strong>s profesionales y <strong>la</strong>s instituciones públicas implicadas en abordarlos. En<br />

<strong>con</strong>creto:<br />

• Realiza una reflexión sobre <strong>la</strong>s estrategias que pue<strong>de</strong>n proporcionar a esta pob<strong>la</strong>ción<br />

los <strong>con</strong>ocimientos y habilida<strong>de</strong>s suficientes para promocionar, mantener y recuperar<br />

<strong>la</strong> <strong>salud</strong> en el momento presente y en <strong>la</strong> etapa adulta.<br />

• Re<strong>la</strong>ciona estas estrategias <strong>con</strong> espacios <strong>de</strong> intervención a<strong>de</strong>cuados en <strong>la</strong> etapa juvenil.<br />

• P<strong>la</strong>ntea recomendaciones a corto y medio p<strong>la</strong>zo que puedan orientar <strong>la</strong>s actuaciones<br />

<strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s profesionales y facilitar <strong>la</strong>s <strong>de</strong>cisiones <strong>de</strong> <strong>la</strong>s instituciones implicadas<br />

en garantizar <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> esta pob<strong>la</strong>ción.<br />

• Como documento estratégico preten<strong>de</strong> <strong>con</strong>tinuar y actualizar <strong>la</strong>s recomendaciones<br />

que se p<strong>la</strong>ntearon en <strong>la</strong> primera edición <strong>de</strong> 2002 1 .<br />

8


Estructura y métodos<br />

ESTRUCTURA Y MÉTODOS<br />

El documento se <strong>de</strong>fine ya <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el título <strong>con</strong> <strong>la</strong> intención <strong>de</strong>cidida <strong>de</strong> <strong>ganar</strong> <strong>salud</strong><br />

<strong>con</strong> jóvenes <strong>de</strong> ambos sexos aludiendo a <strong>la</strong> imprescindible participación e implicación<br />

<strong>de</strong>l colectivo “<strong>juventud</strong>”.<br />

Parte en su primer bloque <strong>de</strong> <strong>la</strong> pregunta: “¿Qué está ocurriendo <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> los y<br />

<strong>la</strong>s jóvenes?”, y articu<strong>la</strong> un análisis epi<strong>de</strong>miológico <strong>con</strong> datos <strong>de</strong> estudios cuantitativos/cualitativos<br />

como puntos <strong>de</strong> partida que <strong>con</strong>vergen en un <strong>de</strong>nominador común <strong>de</strong><br />

los problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> este colectivo:<br />

9 Los problemas y <strong>con</strong>flictos <strong>de</strong> <strong>salud</strong> que tienen que ver directamente <strong>con</strong> los<br />

estilos <strong>de</strong> vida, lo re<strong>la</strong>cional y en <strong>de</strong>finitiva <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>vivencia.<br />

9 Las características <strong>de</strong> vulnerabilidad y <strong>la</strong>s posibilida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> prevención <strong>de</strong> estos<br />

problemas si se estructuran <strong>la</strong>s estrategias estimadas <strong>con</strong>venientes.<br />

9 Estructura tres áreas <strong>con</strong>cretas <strong>de</strong> abordaje, a <strong>la</strong> vez re<strong>la</strong>cionadas entre sí.<br />

Precisamente este <strong>de</strong>nominador común centra los bloques siguientes <strong>de</strong> recomendaciones,<br />

en el apartado “Intervenir para mejorar <strong>la</strong> <strong>salud</strong>” <strong>con</strong> estrategias comunes y<br />

<strong>la</strong>s <strong>con</strong>creta en tres áreas temáticas especificas.<br />

La selección <strong>de</strong> estas áreas temáticas es oportunista. Algunos <strong>de</strong> los factores que<br />

más influyen en <strong>la</strong> <strong>salud</strong> actual y futura <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> ya han sido abordados <strong>de</strong>s<strong>de</strong><br />

otras estrategias e<strong>la</strong>boradas <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong>s Administraciones sanitarias (como <strong>la</strong> alimentación<br />

y <strong>la</strong> actividad física, el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> tabaco, <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong> acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> trafico,<br />

etc.) y es por eso por lo que seguimos reforzando <strong>la</strong>s áreas que han recibido<br />

menos atención y en <strong>la</strong>s que también es posible <strong>ganar</strong> <strong>salud</strong>.<br />

El análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación sigue estando limitado por <strong>la</strong> carencia <strong>de</strong> sistemas <strong>de</strong> información<br />

orientados a <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, y por <strong>la</strong> falta <strong>de</strong> representatividad<br />

nacional <strong>de</strong> otros estudios cuantitativos y cualitativos, que no obstante han podido ser<br />

utilizados para guiar y ratificar lo <strong>de</strong>rivado <strong>de</strong> <strong>la</strong> experiencia <strong>de</strong> décadas <strong>de</strong> trabajo<br />

<strong>con</strong> jóvenes recogido en fuentes bibliográficas y <strong>la</strong> propia experiencia <strong>de</strong> los miembros<br />

<strong>de</strong>l grupo. Las fuentes <strong>de</strong> datos generales utilizadas han sido siempre cuidadosamente<br />

valoradas para evitar los sesgos <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong> <strong>la</strong> información general.<br />

Por todos estos motivos el análisis no ha podido ser sistemático, y se han recogido y<br />

resaltado los aspectos <strong>de</strong> oportunidad para <strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> esta pob<strong>la</strong>ción.<br />

Cambio <strong>de</strong> <strong>con</strong>texto y marco <strong>de</strong> trabajo nacional e internacional<br />

Cuando fue redactado el primer informe (2002) 1 , <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> <strong>la</strong>s instituciones y<br />

Administraciones sanitarias, incluso en el ámbito internacional, repetían en sus informes<br />

que <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> era buena y sólo algunas instituciones <strong>con</strong>si<strong>de</strong>raban<br />

<strong>la</strong> posibilidad <strong>de</strong> promocionar <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en esta etapa <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida. Existían informes y<br />

análisis, sobre todo en el campo <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción esco<strong>la</strong>r, <strong>de</strong> abordaje <strong>de</strong> <strong>la</strong>s intervenciones<br />

<strong>de</strong> educación para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en <strong>la</strong> escue<strong>la</strong>. En el ámbito temático, los programas<br />

<strong>de</strong> drogas (tabaco, alcohol y otras) y sida abordaban estas temáticas <strong>con</strong> acciones<br />

puntuales más o menos <strong>con</strong>tinuadas en <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven.<br />

En el anterior informe los expertos y expertas apuntaron que, tras el proceso educativo<br />

obligatorio, <strong>la</strong>s intervenciones <strong>de</strong>stinadas a <strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> jóvenes <strong>de</strong>jaban <strong>de</strong><br />

9


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

ser una prioridad, ya que en general se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>raba, como ya hemos seña<strong>la</strong>do, que<br />

<strong>la</strong>s personas jóvenes gozan <strong>de</strong> buena <strong>salud</strong>, y que el proceso educativo obligatorio<br />

preparaba para vivir en <strong>salud</strong>.<br />

Ya en este primer informe, insistíamos en <strong>la</strong> necesidad <strong>de</strong> intervenciones <strong>con</strong>tinuadas<br />

y coordinadas en <strong>la</strong> etapa infantil, preadolescente, adolescente y juvenil si queremos<br />

<strong>con</strong>trarrestar el efecto insalubre <strong>de</strong> otras fuerzas presentes en <strong>la</strong> vida adolescente y<br />

joven. Esto podría <strong>con</strong>cretarse en <strong>la</strong> orientación <strong>de</strong> ciertos servicios sanitarios hacia<br />

<strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> y en <strong>la</strong> garantía <strong>de</strong> apoyo informativo y capacitador a<br />

lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> todo el período juvenil <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rando estas actuaciones como una inversión<br />

en <strong>salud</strong> y una prioridad para garantizar un mejor futuro.<br />

10<br />

Nuevo marco estratégico para <strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Ahora más que nunca <strong>la</strong> preocupación social por <strong>la</strong>s primeras eda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida ha<br />

aumentado en todas <strong>la</strong>s socieda<strong>de</strong>s, incluso en aquel<strong>la</strong>s en vías <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarrollo, que<br />

<strong>con</strong>si<strong>de</strong>ran que <strong>la</strong>s intervenciones en <strong>la</strong>s primeras eda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida en educación y<br />

<strong>salud</strong> y <strong>la</strong> mejora <strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong> vida <strong>de</strong> estas pob<strong>la</strong>ciones jóvenes son una<br />

garantía <strong>de</strong> futuro 2,3 .<br />

En el marco internacional, son <strong>de</strong> <strong>de</strong>stacar <strong>la</strong>s iniciativas <strong>con</strong>juntas <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l marco<br />

<strong>de</strong> Naciones Unidas dirigidas a <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción adolescente 4, 5 .<br />

En el marco europeo, se ha <strong>de</strong>finido en este sentido <strong>con</strong> <strong>la</strong> aprobación <strong>de</strong> <strong>la</strong> Estrategia<br />

Europea para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> <strong>la</strong> infancia y adolescencia en 2005 6 y <strong>la</strong><br />

publicación <strong>de</strong> herramientas <strong>de</strong> apoyo 7, 8, 9, 10 . Precisamente, esta estrategia refleja<br />

como áreas <strong>de</strong> interés <strong>la</strong>s tres tratadas en este informe.<br />

También el “Informe Europeo <strong>de</strong> Salud 2005” <strong>de</strong> <strong>la</strong> Organización Mundial <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud<br />

se centraba en los y <strong>la</strong>s adolescentes y menores 11 y <strong>la</strong> importante Estrategia Europea<br />

sobre Prevención <strong>de</strong> Enfermeda<strong>de</strong>s Crónicas <strong>la</strong>nzada también en el marco <strong>de</strong> <strong>la</strong> Organización<br />

Mundial <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud re<strong>con</strong>oce <strong>la</strong> necesidad <strong>de</strong> abordar <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong><br />

los factores <strong>de</strong> riesgo comunes a <strong>la</strong>s enfermeda<strong>de</strong>s crónicas y <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

<strong>de</strong>s<strong>de</strong> etapas más tempranas 12 .<br />

En el marco <strong>de</strong> <strong>la</strong> Unión Europea, el libro b<strong>la</strong>nco “Juntos por <strong>la</strong> <strong>salud</strong>: un p<strong>la</strong>nteamiento<br />

estratégico para <strong>la</strong> UE <strong>de</strong> 2008 a 2013" <strong>de</strong>fine <strong>la</strong> intención <strong>de</strong> promocionar <strong>la</strong><br />

<strong>salud</strong> a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong>l ciclo vital y en <strong>con</strong>creto en <strong>la</strong> etapa infantil y juvenil 13 . Países <strong>de</strong><br />

nuestro entorno europeo han iniciado y reforzado <strong>la</strong>s políticas dirigidas a estas pob<strong>la</strong>ciones<br />

14, 15, 16 .<br />

Este nuevo marco <strong>de</strong> acción europeo refuerza aún más el objetivo <strong>de</strong> este documento.<br />

Todos estos nuevos documentos estratégicos van cambiando <strong>la</strong> percepción <strong>de</strong> los y<br />

<strong>la</strong>s profesionales sobre <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> esta pob<strong>la</strong>ción. Estos avances <strong>de</strong>ben comunicarse<br />

a <strong>la</strong> sociedad en su <strong>con</strong>junto, a fin <strong>de</strong> cambiar <strong>la</strong> percepción que se tiene <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

en <strong>la</strong>s primeras eda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida, y <strong>la</strong> percepción <strong>de</strong> <strong>la</strong> propia pob<strong>la</strong>ción juvenil.<br />

Han ayudado a <strong>con</strong>solidar esta nueva visión <strong>la</strong>s evi<strong>de</strong>ncias <strong>de</strong> <strong>la</strong> existencia <strong>de</strong> intervenciones<br />

efectivas 17 , <strong>la</strong> mejor valoración <strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias a corto y <strong>la</strong>rgo p<strong>la</strong>zo<br />

<strong>de</strong> ciertos estilos <strong>de</strong> vida y <strong>la</strong> necesidad <strong>de</strong> un abordaje temprano <strong>de</strong> los factores <strong>de</strong><br />

riesgo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s enfermeda<strong>de</strong>s crónicas 12 .


Estructura y métodos<br />

Una vez <strong>con</strong>solidada <strong>la</strong> transición epi<strong>de</strong>miológica <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> enfermedad transmisible a<br />

<strong>la</strong> enfermedad crónica, incluso en los países en vías <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarrollo, parece bien establecido<br />

el valor <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y, por lo tanto, su <strong>con</strong>servación y promoción es uno <strong>de</strong> los<br />

motores primordiales <strong>de</strong>l <strong>de</strong>sarrollo e<strong>con</strong>ómico y social y un recurso para <strong>la</strong> vida.<br />

En nuestro país y <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> <strong>la</strong>s políticas pob<strong>la</strong>cionales, <strong>la</strong> <strong>salud</strong> es hoy por hoy uno<br />

<strong>de</strong> los ámbitos prioritarios <strong>de</strong> <strong>la</strong>s políticas <strong>de</strong> <strong>juventud</strong> e infancia 18, 19 .<br />

Los estilos <strong>de</strong> vida <strong>salud</strong>able no garantizan por sí mismos <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, pero resultan fundamentales<br />

para adquirir<strong>la</strong> o mantener<strong>la</strong>.<br />

Por ello, cada vez más, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> organismos y Administraciones públicas <strong>de</strong> <strong>juventud</strong> y<br />

<strong>de</strong>s<strong>de</strong> asociaciones juveniles y organizaciones sociales, se establecen políticas y<br />

programas <strong>con</strong> el objetivo <strong>de</strong> que <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> tome <strong>con</strong>ciencia sobre el valor <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

y sobre los principales factores <strong>de</strong> riesgo, y esté informada (y formada) sobre su<br />

capacidad para protegerse <strong>de</strong> ellos.<br />

Sexualidad, prevención <strong>de</strong> enfermeda<strong>de</strong>s, drogadicciones, alimentación, <strong>con</strong>sumo<br />

responsable, ocio, educación vial… <strong>con</strong>stituyen los centros <strong>de</strong> interés sobre los que<br />

se vienen <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>ndo programas y activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> educación, información, prevención<br />

y <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong>s<strong>de</strong> los ámbitos <strong>de</strong> <strong>juventud</strong>.<br />

El sector educativo y sanitario, muchas veces <strong>de</strong> manera <strong>con</strong>junta, <strong>con</strong>tribuyen a<br />

poner <strong>la</strong>s bases <strong>de</strong>l “capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong>” <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven <strong>con</strong> programas y actuaciones<br />

eficaces 20, 21 y <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> <strong>la</strong> etapa esco<strong>la</strong>r obligatoria, <strong>la</strong>s políticas <strong>de</strong> <strong>salud</strong><br />

mantienen programas dirigidos fundamentalmente a <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong> los problemas<br />

<strong>de</strong> <strong>salud</strong> más importantes en estas eda<strong>de</strong>s 22, 23 .<br />

El trabajo para <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> juvenil <strong>de</strong>s<strong>de</strong> una perspectiva integral <strong>de</strong>ntro<br />

<strong>de</strong> áreas temáticas, diferentes a <strong>la</strong>s clásicas, como <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental, <strong>la</strong> alimentación y<br />

<strong>la</strong> actividad física, está también creciendo enormemente y muestra experiencias que<br />

permiten avanzar 24, 25 .<br />

En el sector <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s profesionales sanitarios/as también es <strong>de</strong> <strong>de</strong>stacar que en<br />

los últimos años han seguido creciendo el numero <strong>de</strong> intervenciones dirigidas a <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

y se ha seguido ampliando el <strong>con</strong>ocimiento sobre <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción juvenil<br />

y <strong>la</strong>s intervenciones efectivas 26, 27, 28 .<br />

11


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

I. ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN DE LA SALUD DE LA JUVENTUD<br />

I.1.<br />

Análisis general <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

Se pue<strong>de</strong> <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rar <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> como una etapa <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida en <strong>la</strong> cual se empiezan a tomar <strong>la</strong>s primeras<br />

<strong>de</strong>cisiones in<strong>de</strong>pendientes, a practicar elecciones y a acumu<strong>la</strong>r los aprendizajes necesarios para<br />

llegar a ser una persona adulta autónoma en todos los aspectos.<br />

A pesar <strong>de</strong> po<strong>de</strong>r <strong>de</strong>scribir rasgos comunes para este <strong>con</strong>junto, <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven es un grupo social<br />

muy diverso, cuya situación socioe<strong>con</strong>ómica, familiar, formativa, creencias, valores, actitu<strong>de</strong>s, expectativas<br />

y estilos <strong>de</strong> vida difieren <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rablemente, reflejando el <strong>con</strong>ocimiento individual, <strong>la</strong> experiencia<br />

y un infinito abanico <strong>de</strong> influencias sociales, lo que <strong>la</strong> <strong>con</strong>vierte c<strong>la</strong>ramente en una pob<strong>la</strong>ción heterogénea.<br />

Esta diversidad representa un reto para el diseño <strong>de</strong> intervenciones educativas y sanitarias<br />

eficaces y efectivas.<br />

A efectos <strong>de</strong>l análisis es importante <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rar <strong>la</strong>s distintas <strong>de</strong>finiciones etarias <strong>de</strong> <strong>juventud</strong>:<br />

La Asamblea General <strong>de</strong> Naciones Unidas <strong>de</strong>finió a <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>, <strong>con</strong> ocasión <strong>de</strong>l Año Internacional<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud en 1985, como el grupo <strong>de</strong> pob<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> entre 15 y 24 años (ambos inclusive). Todas<br />

<strong>la</strong>s estadísticas <strong>de</strong> Naciones Unidas sobre <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> están basadas en esta <strong>de</strong>finición (Anuario estadístico<br />

<strong>de</strong>l sistema <strong>de</strong> Naciones Unidas sobre <strong>de</strong>mografía, educación, empleo y <strong>salud</strong>). Hasta los 19<br />

años <strong>la</strong>s personas son <strong>con</strong>si<strong>de</strong>radas teenagers (adolescentes) y, a partir <strong>de</strong> los 20, jóvenes adultos o<br />

adultas.<br />

Esta <strong>de</strong>finición está adoptada asimismo por <strong>la</strong> UNESCO y también <strong>la</strong> Unión Europea ha venido utilizando<br />

este tramo <strong>de</strong> edad a efectos estadísticos. Así, por ejemplo, el libro b<strong>la</strong>nco <strong>de</strong> <strong>la</strong> Comisión Europea<br />

“Un nuevo impulso para <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>” y otras estadísticas <strong>de</strong>mográficas <strong>de</strong> Eurostat (1999) se<br />

refieren al grupo <strong>de</strong> 15 a 24 años <strong>de</strong> edad.<br />

No obstante, se empieza a ampliar <strong>la</strong> edad límite superior; por ejemplo, el último Eurobarómetro sobre<br />

<strong>juventud</strong> (febrero 2007) recoge datos sobre europeos y europeas <strong>de</strong> 15 a 30 años.<br />

A<strong>de</strong>más, el Programa Juventud en Acción 2007-2013 está <strong>de</strong>stinado a jóvenes <strong>de</strong> entre 15 y 28 años.<br />

En algunas ocasiones pue<strong>de</strong>n participar personas <strong>de</strong> entre 13 y 30 años.<br />

En España, el INJUVE viene utilizando el tramo <strong>de</strong> 15 a 29 años (ambos inclusive) <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el Informe<br />

Juventud en España <strong>de</strong> 1984, en el que se amplió <strong>la</strong> edad superior <strong>de</strong> 24 a 29 años.<br />

Las <strong>con</strong>si<strong>de</strong>raciones etarias sobre quién es joven también varían por razones culturales y según <strong>la</strong>s<br />

generaciones. Actualmente se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra muy importante para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> el período <strong>de</strong> adolescencia<br />

situado entre los 13 y los 19 años. Es más: algunas <strong>con</strong>si<strong>de</strong>raciones sobre <strong>salud</strong> necesitan anticiparse<br />

e incluir en el período <strong>de</strong> edad a niños y niñas <strong>de</strong> 10 años en a<strong>de</strong><strong>la</strong>nte, ya que a veces y en ciertos<br />

grupos sociales <strong>la</strong>s intervenciones dirigidas a mejorar <strong>la</strong> <strong>salud</strong> llegan <strong>de</strong>masiado tar<strong>de</strong>; son los casos<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong>s intervenciones respecto al <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> tabaco y alcohol en ciertos grupos vulnerables, muy<br />

expuestos a <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong>sfavorables <strong>de</strong>l medio y <strong>de</strong> su entorno próximo 29 .<br />

Los adolescentes <strong>de</strong> ambos sexos han <strong>de</strong>jado <strong>la</strong> infancia, pero todavía no son personas adultas. En<br />

algunas eda<strong>de</strong>s, ni siquiera son <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rados jóvenes por <strong>la</strong>s instituciones. Esta in<strong>de</strong>finición tiene<br />

repercusión en los servicios sanitarios, como, por ejemplo, en <strong>la</strong> garantía <strong>de</strong> sus <strong>de</strong>rechos sexuales y<br />

reproductivos en <strong>la</strong>s eda<strong>de</strong>s límites, don<strong>de</strong> <strong>la</strong>s diferentes normas propician algún tipo <strong>de</strong> in<strong>de</strong>finición.<br />

12


análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

Asimismo, en otras materias, los servicios sanitarios <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ran alternativamente responsables o<br />

<strong>de</strong>pendientes a <strong>la</strong>s personas jóvenes, produciendo un discurso social intermitente que viene a reforzar<br />

<strong>la</strong>s características <strong>de</strong> esta etapa.<br />

La adolescencia es un período <strong>de</strong> rápido <strong>de</strong>sarrollo en el que se adquieren nuevas capacida<strong>de</strong>s y se<br />

encuentran ante muchas situaciones nuevas.<br />

Este período presenta oportunida<strong>de</strong>s para progresar, pero también riesgos para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y el bienestar.<br />

Mientras los y <strong>la</strong>s adolescentes hacen frente a los <strong>de</strong>safíos <strong>de</strong>l segundo <strong>de</strong>cenio <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida, una<br />

pequeña ayuda pue<strong>de</strong> hacer mucho a fin <strong>de</strong> canalizar sus energías en direcciones positivas y productivas<br />

para su <strong>de</strong>sarrollo personal y para su <strong>salud</strong>.<br />

La falta <strong>de</strong> atención a <strong>la</strong> <strong>salud</strong> adolescente, especialmente en educación y promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>,<br />

pue<strong>de</strong> dar lugar a problemas, tanto inmediatamente como en <strong>la</strong> edad adulta. Uno <strong>de</strong> los compromisos<br />

más importantes que pue<strong>de</strong> hacer un país a favor <strong>de</strong> su progreso y estabilidad futuros en los aspectos<br />

sanitarios, e<strong>con</strong>ómicos, sociales y políticos es ocuparse <strong>de</strong> <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>salud</strong> y <strong>de</strong>sarrollo<br />

<strong>de</strong> sus adolescentes y jóvenes.<br />

I.1.1. Datos <strong>de</strong>mográficos fundamentales<br />

Consi<strong>de</strong>rando “jóvenes” a quienes tienen entre 15 y 29 años, este colectivo alcanza 9.009.566 <strong>de</strong><br />

personas. El <strong>con</strong>junto más amplio es el <strong>de</strong> jóvenes <strong>de</strong> 29 años, que suponen casi 800.000 personas.<br />

La <strong>juventud</strong> representa el 20,3% <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción españo<strong>la</strong> (Figura 1, Tab<strong>la</strong> 1, Figura 2). Estos datos<br />

reflejan <strong>la</strong> caída <strong>de</strong> <strong>la</strong> natalidad.<br />

Atendiendo a <strong>la</strong> distribución territorial <strong>de</strong> dicha pob<strong>la</strong>ción, es <strong>de</strong> <strong>de</strong>stacar que tres <strong>de</strong> cada cinco jóvenes<br />

(59,2%) resi<strong>de</strong>n en cuatro comunida<strong>de</strong>s autónomas: Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana<br />

y Madrid (Tab<strong>la</strong> 2, Figura 3).<br />

El 78,7% vive en núcleos <strong>de</strong> pob<strong>la</strong>ción urbana (más <strong>de</strong> 10.000 habitantes), el 15,5% en núcleos intermedios,<br />

y un 5,7% en núcleos rurales <strong>de</strong> menos <strong>de</strong> 2.000 habitantes 30 .<br />

En los últimos cinco años, el <strong>de</strong>scenso <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven rural ha sido muy acusado, aumentando<br />

en cambio en un 10% <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven <strong>de</strong> los núcleos urbanos. Hay un mayor porcentaje <strong>de</strong> jóvenes<br />

en <strong>la</strong> zona sur <strong>de</strong> España, <strong>la</strong>s is<strong>la</strong>s Canarias, Ceuta y Melil<strong>la</strong> (Figura 4).<br />

Un 68,7% viven en el hogar familiar (Tab<strong>la</strong> 3). A <strong>la</strong> edad <strong>de</strong> 29 años, más <strong>de</strong> <strong>la</strong> cuarta parte aún permanece<br />

en él (Figura 5). Los hogares familiares tienen cada vez menos miembros; casi <strong>la</strong> mitad <strong>de</strong><br />

los y <strong>la</strong>s jóvenes no <strong>con</strong>vive <strong>con</strong> ningún hermano o hermana, y en el 16% <strong>de</strong> los casos no <strong>con</strong>vive<br />

31, 32.<br />

<strong>con</strong> ningún progenitor o sólo lo hace <strong>con</strong> uno <strong>de</strong> ellos<br />

La <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia e<strong>con</strong>ómica familiar se prolonga hasta eda<strong>de</strong>s muy avanzadas. A <strong>la</strong>s eda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> 25 a<br />

29 años sólo el 38,5% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas jóvenes posee recursos e<strong>con</strong>ómicos propios y un 29,8% cuenta<br />

<strong>con</strong> recursos propios pero <strong>con</strong> ayuda familiar (Tab<strong>la</strong> 4, Figura 6). Si observamos <strong>la</strong> evolución <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia e<strong>con</strong>ómica <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1984, vemos que su <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia e<strong>con</strong>ómica se<br />

ha incrementado 33 .<br />

Estudiar y trabajar <strong>con</strong>stituyen <strong>la</strong>s activida<strong>de</strong>s principales <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>. El 41% únicamente trabaja,<br />

un 32,6% sólo estudia y un 12,5% compatibiliza ambas activida<strong>de</strong>s (Tab<strong>la</strong> 5).<br />

13


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Respecto a <strong>la</strong> experiencia educativa, en el año 2005, el 30,8% <strong>de</strong> jóvenes <strong>de</strong> 18 a 24 años no había<br />

completado <strong>la</strong> educación secundaria y no seguía ningún tipo <strong>de</strong> educación o formación. Ese porcentaje<br />

era <strong>de</strong>l 15,2% para <strong>la</strong> UE. La media <strong>de</strong> permanencia en el sistema educativo en España para ese<br />

mismo año era <strong>de</strong> 10,5 años y para los países <strong>de</strong> <strong>la</strong> OCDE <strong>de</strong> 12 años 34 .<br />

Hay que tener en cuenta que el nivel educativo es uno <strong>de</strong> los más po<strong>de</strong>rosos <strong>de</strong>terminantes sociales<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, <strong>de</strong> tal manera que el mayor nivel educativo parece actuar como un protector <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

35, 36 .<br />

14<br />

I.1.2. Contextos <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida diaria<br />

En el año 2004, 288.025 jóvenes <strong>de</strong> 15 a 24 años fueron dados <strong>de</strong> alta en los hospitales españoles.<br />

Este grupo <strong>de</strong> edad representó el 6% <strong>de</strong>l total <strong>de</strong> altas hospita<strong>la</strong>rias 37 .<br />

Si exceptuamos <strong>la</strong>s complicaciones <strong>de</strong> <strong>la</strong> gestación, el parto y el puerperio, <strong>la</strong>s mujeres se hospitalizan<br />

un 7% menos que los hombres. El principal motivo para esta diferencia son <strong>la</strong>s lesiones y envenenamientos,<br />

que acumu<strong>la</strong>n 38.708 altas en varones, frente a 9.005 altas en mujeres, y que es, tras el parto,<br />

el principal motivo <strong>de</strong> hospitalización <strong>de</strong> este grupo <strong>de</strong> edad, seguido <strong>de</strong> <strong>la</strong>s causas <strong>de</strong> aparato digestivo<br />

(apendicitis fundamentalmente), enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong>l aparato muscu<strong>la</strong>r, esquelético y tejidos <strong>con</strong>ectivos,<br />

<strong>la</strong>s enfermeda<strong>de</strong>s genitourinarias, <strong>de</strong>l aparato respiratorio y los trastornos mentales.<br />

La mayoría <strong>de</strong> estas personas jóvenes se recuperan totalmente, aunque hay algunas que pa<strong>de</strong>cen<br />

procesos malignos que acortan su esperanza <strong>de</strong> vida y otras que son diagnosticadas <strong>de</strong> enfermeda<strong>de</strong>s<br />

crónicas que pa<strong>de</strong>cerán a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> toda su vida.<br />

Sin menoscabo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s enfermeda<strong>de</strong>s que se pa<strong>de</strong>cen en <strong>la</strong>s eda<strong>de</strong>s juveniles que reciben una atención<br />

específica en el sistema sanitario, este informe se centra en <strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> en toda <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción<br />

juvenil <strong>con</strong> actuaciones <strong>de</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en <strong>la</strong> vida diaria, no sólo cuando <strong>la</strong> <strong>salud</strong> se pier<strong>de</strong>.<br />

Para promocionar <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en esta etapa, e inducir cambios en los estilos y habilida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> vida, es<br />

muy importante partir <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>cepción que esta pob<strong>la</strong>ción tiene <strong>de</strong> su <strong>salud</strong>. Las diferentes eda<strong>de</strong>s a<br />

lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> esta etapa seña<strong>la</strong>n notables cambios en <strong>la</strong> percepción <strong>de</strong> <strong>la</strong>s nociones <strong>de</strong> <strong>salud</strong>, <strong>de</strong> bienestar,<br />

<strong>de</strong> vida y prácticas <strong>salud</strong>ables que hay que tener en cuenta 38 . Estas percepciones <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

están muy ligadas a cuestiones generacionales, y en <strong>la</strong> sociedad cambiante en <strong>la</strong> que vivimos se<br />

renuevan <strong>con</strong> frecuencia y son modificables <strong>con</strong> activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>.<br />

Toda <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción juvenil es susceptible <strong>de</strong> mejorar su <strong>salud</strong> a través <strong>de</strong> <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> misma,<br />

aun en el caso <strong>de</strong> que pa<strong>de</strong>zca una enfermedad crónica. La promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> es un proceso, no<br />

un hecho puntual, y <strong>la</strong>s intervenciones tienen que perdurar para producir resultados. Aunque sea<br />

complejo atribuir a ciertas activida<strong>de</strong>s <strong>con</strong>cretas unos resultados en promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, por <strong>la</strong><br />

propia naturaleza <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s como <strong>la</strong> acción intersectorial, <strong>la</strong> educación, <strong>la</strong> abogacía, <strong>la</strong> movilización<br />

social, los cambios legis<strong>la</strong>tivos, <strong>la</strong> mejora <strong>de</strong> los entornos <strong>de</strong> vida y <strong>de</strong> trabajo..., el actual “mo<strong>de</strong>lo<br />

<strong>de</strong> resultados <strong>de</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>” nos permite valorar ciertos cambios 39 .<br />

Dentro <strong>de</strong> nuestro entorno, en<strong>con</strong>tramos algunos indicadores <strong>de</strong> cambio en los estilos <strong>de</strong> vida que<br />

refuerzan <strong>la</strong> vali<strong>de</strong>z <strong>de</strong> <strong>la</strong>s intervenciones tempranas, multisectoriales y <strong>con</strong>tinuadas. Es el caso <strong>de</strong>l<br />

aumento <strong>de</strong> no fumadores y no bebedores <strong>de</strong> alcohol en <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> 16 a 24 años. Des<strong>de</strong> 1987, y<br />

según <strong>la</strong> Encuesta Nacional <strong>de</strong> Salud (ENS), el porcentaje <strong>de</strong> jóvenes abstemios <strong>de</strong> 16 a 24 años<br />

pasó <strong>de</strong>l 19,7% a un 48,2% en el año 2003 y <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción no fumadora <strong>de</strong> esta edad <strong>de</strong>l 48,2% al<br />

63%. No po<strong>de</strong>mos <strong>de</strong>cir lo mismo <strong>de</strong> otros estilos <strong>de</strong> vida en los que se ha intervenido <strong>con</strong> menor<br />

frecuencia e intensidad y que nos están <strong>de</strong>jando, entre otros problemas reseñables, porcentajes crecientes<br />

<strong>de</strong> obesidad y sobrepeso en esta pob<strong>la</strong>ción 40 .


análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

De ahí que <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s y problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong>s pob<strong>la</strong>ciones <strong>de</strong>ban valorarse no sólo en<br />

re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias inmediatas en <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y <strong>la</strong> calidad <strong>de</strong> vida, sino también midiendo <strong>la</strong>s<br />

repercusiones a <strong>la</strong>rgo p<strong>la</strong>zo que <strong>la</strong> carencia <strong>de</strong> un capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong>lleva.<br />

Se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra que durante <strong>la</strong> infancia y <strong>la</strong> adolescencia es esencial adquirir un capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong>, en<br />

términos <strong>de</strong> información sobre temas c<strong>la</strong>ves y <strong>la</strong> adquisición <strong>de</strong> unas habilida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> vida y actitu<strong>de</strong>s<br />

<strong>de</strong> respuesta <strong>salud</strong>ables.<br />

Capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong>. Componentes:<br />

Información sobre temas c<strong>la</strong>ves:<br />

♦ Sexualidad <br />

♦ Alimentación <br />

♦ Drogas <br />

♦ Seguridad y riesgos <br />

♦ Actividad física <br />

♦ Salud mental<br />

Habilida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> vida:<br />

♦ Habilidad <strong>de</strong> comunicación <br />

♦ Re<strong>la</strong>ciones sociales <br />

♦ Autoestima <br />

♦ Asertividad <br />

♦ Conocimiento <strong>de</strong> sí mismos <br />

♦ Toma <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones <br />

♦ Convivencia y cooperación <br />

♦ Control emocional <br />

Actitu<strong>de</strong>s <strong>de</strong> respuesta <strong>salud</strong>able ante temas que afectan a <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y calidad <strong>de</strong> vida.<br />

Este capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pue<strong>de</strong> aumentarse o establecerse a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> toda <strong>la</strong> vida, pero su carencia, al<br />

igual que <strong>la</strong>s carencias en el área <strong>de</strong> los <strong>de</strong>terminantes sociales <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, pue<strong>de</strong> originar <strong>de</strong>sventajas<br />

<strong>con</strong> repercusiones en <strong>la</strong> <strong>salud</strong> que se mantienen a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> toda <strong>la</strong> vida; <strong>de</strong> ahí <strong>la</strong> importancia<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong>s intervenciones tempranas en esta materia —incluso el período antenatal parece <strong>de</strong>terminar<br />

algunos <strong>de</strong> los estados <strong>de</strong> <strong>salud</strong> futuros— 41 .<br />

En <strong>la</strong> actualidad, en el campo <strong>de</strong> <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> ha tomado fuerza el mo<strong>de</strong>lo salutogénico,<br />

que preten<strong>de</strong> tener en cuenta cómo se genera <strong>salud</strong> y cómo se <strong>con</strong>serva. En él se hace un énfasis<br />

especial en mantener los factores positivos que <strong>con</strong>dicionan <strong>la</strong> <strong>salud</strong>. Este <strong>con</strong>cepto, acuñado por<br />

Aaron Antonosky en el año 1987, ha quedado más relegado al discurso teórico que aplicado en activida<strong>de</strong>s<br />

prácticas 42 .<br />

Las adaptaciones y <strong>de</strong>sarrollos <strong>de</strong> este mo<strong>de</strong>lo no preten<strong>de</strong>n eliminar <strong>la</strong> focalización en <strong>la</strong> patogénesis<br />

—es <strong>de</strong>cir, en <strong>la</strong> enfermedad y sus factores <strong>de</strong> riesgo—, pero sí equilibrar el análisis y, en <strong>con</strong>secuencia,<br />

<strong>la</strong>s intervenciones, teniendo en cuenta equilibradamente los factores positivos y los <strong>de</strong> déficit<br />

o carencia. Ha <strong>de</strong> tenerse presente que, por restrictivo que sea, el mo<strong>de</strong>lo <strong>de</strong>l déficit —indicativo <strong>de</strong><br />

una <strong>salud</strong> pública sesgada hacia el biologicismo— viene a ser el enfoque más habitualmente <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>do<br />

en <strong>la</strong> práctica.<br />

Este nuevo enfoque salutogénico, que esta usándose para abordar <strong>con</strong> éxito <strong>la</strong>s inequida<strong>de</strong>s en <strong>salud</strong>,<br />

es muy apropiado para mejorar y promocionar <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y es <strong>con</strong>vergente <strong>con</strong> <strong>la</strong> introducción <strong>de</strong><br />

una perspectiva <strong>de</strong> género en nuestras actuaciones. A<strong>de</strong>más, pue<strong>de</strong> ayudar a valorar muchas <strong>con</strong>ductas<br />

beneficiosas para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> que los jóvenes <strong>de</strong> ambos sexos <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>n <strong>de</strong> forma natural y que<br />

se van perdiendo <strong>con</strong> <strong>la</strong> edad, o a mantener <strong>la</strong>s prácticas y mo<strong>de</strong>los culturales beneficiosos para <strong>la</strong><br />

<strong>salud</strong> en el entorno <strong>de</strong> <strong>la</strong>s minorías 43 . También permite reforzar los factores positivos que protegen <strong>la</strong><br />

<strong>salud</strong>. La evi<strong>de</strong>ncia nos muestra ahora que fortalecer los factores protectores es tan importante como<br />

15


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

disminuir los riesgos 44 . Recientemente, el Research Institute ha investigado en los factores positivos<br />

para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en <strong>la</strong> infancia, adolescencia y <strong>juventud</strong> 45 .<br />

El inicio <strong>de</strong>l mo<strong>de</strong>lo salutogénico está avanzando en el <strong>con</strong>cepto <strong>de</strong> <strong>salud</strong> como “estado <strong>de</strong> bienestar<br />

y no sólo ausencia <strong>de</strong> enfermedad”. Actualmente algunos estudios e investigaciones periódicas valoran<br />

<strong>de</strong>terminados indicadores <strong>de</strong> <strong>salud</strong> positiva tanto personales como <strong>de</strong> los <strong>con</strong>textos familiares,<br />

esco<strong>la</strong>res, sociales y <strong>de</strong> re<strong>la</strong>ción, ofreciéndonos una panorámica <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, el bienestar, <strong>la</strong>s <strong>con</strong>ductas<br />

<strong>de</strong> <strong>salud</strong> y <strong>la</strong>s circunstancias que ro<strong>de</strong>an <strong>la</strong> vida. En <strong>con</strong>creto, España participa en el estudio internacional<br />

HBSC (Health Behaviour in School-aged Children, Conducta sobre Salud <strong>de</strong> los Jóvenes<br />

en Edad Esco<strong>la</strong>r), que mi<strong>de</strong> <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong> estos <strong>con</strong>textos relevantes para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> los esco<strong>la</strong>res<br />

<strong>de</strong> 11 a 18 años <strong>de</strong> edad 31, 32, 46 . En el año 2006 el estudio se ha hecho representativo por CC.AA. y<br />

sus resultados nos permiten ya valorar <strong>la</strong> evolución <strong>de</strong> algunos <strong>de</strong> los indicadores <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 2002. Dado<br />

que el estudio se realiza cada cuatro años, podría ser usado para adaptar y evaluar <strong>la</strong>s intervenciones<br />

en promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y a<strong>de</strong>más para ofrecer una panorámica <strong>de</strong>l bienestar y <strong>de</strong>l capital <strong>de</strong><br />

<strong>salud</strong> al inicio <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>. Recientemente UNICEF ha utilizado muchos <strong>de</strong> estos indicadores <strong>de</strong>l<br />

HBSC para ofrecer un panorama <strong>de</strong>l bienestar infantil y adolescente en los países ricos 2 . Aunque este<br />

tipo <strong>de</strong> indicadores positivos y <strong>de</strong>l entorno <strong>de</strong> vida físico, psíquico y social han empezado a utilizarse<br />

para valorar <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y el bienestar, aún existen importantes limitaciones en los datos disponibles y en<br />

<strong>la</strong> dificultad <strong>de</strong> su interpretación. No obstante, parece bien i<strong>de</strong>ntificada, en <strong>la</strong> infancia y adolescencia,<br />

<strong>la</strong> importancia <strong>de</strong> dimensiones valorables, como: el bienestar material, <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y <strong>la</strong> seguridad, <strong>la</strong> educación,<br />

<strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones familiares y <strong>con</strong> sus iguales, el bienestar subjetivo y <strong>la</strong>s <strong>con</strong>ductas <strong>de</strong> riesgo 47 .<br />

CONDUCTAS DE RIESGO PARA LA SALUD: FACTORES PROTECTORES Y DE RIESGO EN TODAS LAS CULTURAS<br />

FF A A CC TT OO RR PP RR OO TT EE CC TT OO RR<br />

FF A CC TT OO RR DD EE RR I IEE SS GG OO<br />

II IN I ICC I IOO SS EE XX UU AA LL<br />

TT EE MM PP RR AA NN OO<br />

UU S OO DD EE SS UU SS TT AA NN CC I IAA SS<br />

AA DD I ICC TT I IVV AA SS<br />

DD E PP RR EE SS I IÓÓ NN<br />

Re<strong>la</strong>ción positiva <strong>con</strong> los progenitores P P P<br />

Conflictos <strong>con</strong> <strong>la</strong> familia R R<br />

Ambiente esco<strong>la</strong>r positivo P P P<br />

Amigos/as que son mo<strong>de</strong>los negativos R R<br />

Re<strong>la</strong>ciones positivas <strong>con</strong> personas adultas <strong>de</strong> <strong>la</strong> comunidad<br />

Tener creencias espirituales P P P<br />

Estar implicado en otras <strong>con</strong>ductas <strong>de</strong> riesgo<br />

R = Riesgo<br />

P = Factor protector<br />

R<br />

P<br />

La autovaloración <strong>de</strong>l estado <strong>de</strong> <strong>salud</strong><br />

En el año 2006, y según <strong>la</strong> Encuesta Nacional <strong>de</strong> Salud 48 , el 87,86% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas <strong>de</strong> 16 a 24 años<br />

<strong>con</strong>si<strong>de</strong>raban su <strong>salud</strong> buena o muy buena, frente al 84,3% en el año 1997 49 . Este porcentaje es el<br />

más alto <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1987, cuando se realizó esta pregunta en <strong>la</strong> Encuesta Nacional <strong>de</strong> Salud.<br />

Si se valoran estos resultados por sexos, el 91,77% <strong>de</strong> los varones <strong>con</strong>si<strong>de</strong>raron su <strong>salud</strong> buena o<br />

muy buena en el año 2006, frente al 84,4% en 1997, siendo el porcentaje más alto <strong>de</strong> los últimos<br />

veinte años. En 2006, el 83,75% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres valoraron su estado <strong>de</strong> <strong>salud</strong> como bueno o muy<br />

bueno, siendo el mismo porcentaje que en 1987. A lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> los últimos veinte años, en <strong>la</strong>s seis<br />

Encuestas Nacionales <strong>de</strong> Salud realizadas, el porcentaje ha sido simi<strong>la</strong>r.<br />

Las principales diferencias entre los sexos se encuentran en <strong>la</strong> categoría “regu<strong>la</strong>r”, en <strong>la</strong> que <strong>la</strong>s mujeres<br />

se c<strong>la</strong>sifican en el doble <strong>de</strong> los casos que los hombres (13,74% frente al 7,43% en el año 2006).<br />

16


análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

Las diferencias en <strong>la</strong> percepción y <strong>con</strong>cepciones <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> hombres y mujeres jóvenes podrían<br />

explicar estas diferencias. En el siguiente cuadro se presentan <strong>la</strong>s principales diferencias en<strong>con</strong>tradas<br />

en una investigación realizada en <strong>la</strong> Comunidad <strong>de</strong> Madrid 38 .<br />

• Sentirse bien<br />

CHICAS<br />

• Concepciones centradas en el bienestar global y en el equilibrio<br />

personal<br />

• Concepciones re<strong>la</strong>cionales <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

• Equilibrio entre <strong>salud</strong> física y mental<br />

• Concepcion más centradas en los hábitos y en los cuidados<br />

CCOO NN CCEE PP CCI I OO NN EE SS JJ UU VV EE NN I LL EE SS SS OO BB RREE LL AA SS AALL UU DD<br />

• Estar bien<br />

CHICOS<br />

• Concepciones más centradas en el bienestar físico y en <strong>la</strong> potencialidad<br />

energética <strong>de</strong>l cuerpo<br />

• Concepciones más individualizadas sobre <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

• Focalización en <strong>la</strong> <strong>salud</strong> física<br />

• Concepciones más centradas en lo innato y en el dinero<br />

Tomado <strong>de</strong>: Comunidad <strong>de</strong> Madrid, Consejería <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Servicios <strong>Social</strong>es. Las representaciones sociales sobre <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

<strong>de</strong> los jóvenes madrileños. Documento técnico. Madrid, 1997.<br />

En el año 2004, se realizó un estudio simi<strong>la</strong>r y se comprobó que, si bien se mantienen estas diferencias<br />

en <strong>la</strong> <strong>con</strong>cepción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, <strong>la</strong>s perspectivas tien<strong>de</strong>n a acercarse 50 .<br />

Contexto educativo previo<br />

Durante el período esco<strong>la</strong>r obligatorio, los niños, niñas y jóvenes pue<strong>de</strong>n adquirir información, valores<br />

y <strong>con</strong>ductas que les ayudarán a vivir una vida <strong>salud</strong>able. Sin embargo, este capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong> no llega<br />

a todas <strong>la</strong>s personas jóvenes por igual.<br />

A pesar <strong>de</strong> <strong>la</strong> introducción <strong>de</strong> <strong>la</strong> educación para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> como materia transversal en el currículo<br />

esco<strong>la</strong>r por <strong>la</strong> Ley Orgánica 1/1990, <strong>de</strong> Or<strong>de</strong>nación General <strong>de</strong>l Sistema Educativo (LOGSE), y el<br />

refuerzo que <strong>la</strong>s siguientes leyes imprimieron a <strong>la</strong> educación para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en <strong>la</strong> escue<strong>la</strong>, nuestra <strong>juventud</strong><br />

dista aún <strong>de</strong> haber alcanzado los objetivos <strong>de</strong> <strong>salud</strong> inicialmente previstos 51 . A<strong>de</strong>más, no es<br />

<strong>de</strong> esperar que, ni siquiera en los centros educativos don<strong>de</strong> el proceso <strong>de</strong> educación para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> es<br />

<strong>de</strong> calidad y duración a<strong>de</strong>cuada, los programas e intervenciones puedan ser efectivos al 100%. En <strong>la</strong><br />

actualidad, <strong>la</strong> Ley Orgánica 2/2006, <strong>de</strong> Educación (LOE), que sigue manteniendo el <strong>con</strong>cepto <strong>de</strong><br />

transversalidad y <strong>la</strong> nueva asignatura <strong>de</strong> “Educación para <strong>la</strong> ciudadanía y <strong>de</strong>rechos humanos” van a<br />

permitir nuevas oportunida<strong>de</strong>s para mejorar <strong>la</strong> educación integral <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s esco<strong>la</strong>res.<br />

La escue<strong>la</strong> es un espacio educativo crucial para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>, pero influye en mayor medida<br />

el entorno familiar y social. Por ello <strong>de</strong>ben tenerse en cuenta estos entornos (familiar y comunitario)<br />

para promocionar <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en <strong>la</strong> edad esco<strong>la</strong>r y juvenil.<br />

A partir <strong>de</strong> los 15 años, terminada <strong>la</strong> educación obligatoria, los y <strong>la</strong>s jóvenes siguen siendo receptivos<br />

a <strong>la</strong>s intervenciones que se les dirigen a<strong>de</strong>cuadamente y, aunque parte <strong>de</strong> su capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong> está ya<br />

<strong>con</strong>seguido, existe un amplio margen para <strong>la</strong> intervención <strong>de</strong> refuerzo e incluso <strong>la</strong> <strong>de</strong>stinada a <strong>la</strong> adquisición<br />

<strong>de</strong> un capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong> básico 21, 52 . De hecho es entre los 15 y los 24 años <strong>de</strong> edad cuando<br />

se toman <strong>de</strong>cisiones importantes respecto al estilo <strong>de</strong> vida. La ayuda y refuerzo <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s profesionales<br />

en este tramo <strong>de</strong> edad, así como <strong>de</strong>l entorno favorable, pue<strong>de</strong>n ser c<strong>la</strong>ves para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

<strong>juventud</strong>. Aunque muchos <strong>de</strong> esos y esas jóvenes siguen siendo abordables en los entornos <strong>la</strong>borales<br />

o en los universitarios o los <strong>de</strong> ocio, <strong>la</strong>s intervenciones <strong>de</strong> refuerzo sobre su capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong> son<br />

puntuales, si exceptuamos <strong>la</strong>s medidas informativas sobre métodos anti<strong>con</strong>ceptivos, enfermeda<strong>de</strong>s<br />

<strong>de</strong> transmisión sexual o <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> tabaco, alcohol y drogas que se llevan a cabo periódicamente.<br />

Contexto familiar<br />

La familia es un gran referente a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida y especialmente durante <strong>la</strong> infancia y <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>.<br />

La familia ha evolucionado muy rápidamente y <strong>la</strong> sociedad no se ha adaptado a estos cambios a <strong>la</strong><br />

17


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

misma velocidad. Esta situación repercute fundamentalmente en niños, niñas, jóvenes y personas<br />

mayores. El <strong>con</strong>texto familiar influye <strong>de</strong> manera notable en <strong>la</strong> <strong>salud</strong>. Uno <strong>de</strong> los aspectos c<strong>la</strong>ves en<br />

<strong>la</strong>s eda<strong>de</strong>s juveniles es <strong>la</strong> comunicación intrafamiliar, que ha sido estudiada en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> el <strong>con</strong>sumo<br />

<strong>de</strong> tabaco, alcohol y drogas; los y <strong>la</strong>s jóvenes menos vulnerables valoraban y percibían en sus<br />

progenitores estas características 53 :<br />

9 Los entien<strong>de</strong>n realmente.<br />

9 Son fuente <strong>de</strong> <strong>con</strong>sejo competente <strong>con</strong> relevancia en sus vidas.<br />

9 Se interesan por su vida esco<strong>la</strong>r.<br />

9 Comparten aficiones.<br />

9 Los respetan como personas.<br />

9 La atmósfera familiar es cooperativa y armoniosa.<br />

El estudio HBSC 2002 y 2006 31,32,46 se ha <strong>con</strong>centrado en el <strong>con</strong>texto familiar <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s esco<strong>la</strong>res<br />

<strong>de</strong> 11 a 18 años y en <strong>con</strong>creto en <strong>la</strong> comunicación intrafamiliar. Aquellos/as adolescentes <strong>de</strong> 15-16<br />

años que tienen dificulta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> comunicación <strong>con</strong> ambos progenitores son el 34,8% <strong>de</strong> los chicos y el<br />

55% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s chicas y a <strong>la</strong> edad <strong>de</strong> 17-18 años los porcentajes se elevan hasta el 45,6% <strong>de</strong> los chicos y<br />

55,6% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s chicas. La dificultad <strong>de</strong> comunicación <strong>con</strong> una persona adulta <strong>de</strong> referencia podría implicar<br />

<strong>la</strong> falta <strong>de</strong> apoyo adulto relevante ante problemas vitales y <strong>de</strong> <strong>salud</strong>. La supervisión parental, los<br />

vínculos afectivos, <strong>la</strong>s activida<strong>de</strong>s compartidas... han sido también <strong>de</strong>scritas en estas pob<strong>la</strong>ciones.<br />

Contexto social<br />

El <strong>con</strong>texto social en el que se mueven los y <strong>la</strong>s jóvenes evoluciona rápidamente y es muy diferente<br />

al que vivieron sus progenitores; <strong>de</strong> ahí que se produzcan en muchos momentos <strong>de</strong>sencuentros e<br />

incomprensiones entre <strong>la</strong>s generaciones adultas y <strong>la</strong>s personas menores <strong>de</strong> 30 años. En nuestro país<br />

nunca como ahora hemos gozado <strong>de</strong> tanto bienestar material. Esta prosperidad material, así como<br />

los acelerados cambios culturales que hemos experimentado, hacen que parte <strong>de</strong> los itinerarios <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

<strong>juventud</strong> hayan cambiado, no ya en re<strong>la</strong>ción a sus progenitores, sino respecto a los <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas<br />

<strong>de</strong> una generación <strong>con</strong> 10 ó 20 años más. Los años <strong>de</strong> educación se han incrementado y, en general,<br />

<strong>la</strong> preparación <strong>con</strong> <strong>la</strong> que acce<strong>de</strong>n al mercado <strong>de</strong> trabajo es superior a <strong>la</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong> generación anterior.<br />

Sin embargo, parece existir un discurso social catastrofista sobre estas generaciones jóvenes. Un<br />

discurso monolítico y homogenizador en el que <strong>la</strong>s características más negativas y a<strong>la</strong>rmantes, que<br />

sin duda tienen ciertos grupos <strong>de</strong> jóvenes, se atribuyen a todo el <strong>con</strong>junto por el simple hecho <strong>de</strong><br />

compartir grupo <strong>de</strong> edad 54 . Algunas muestras <strong>de</strong> estas reducciones homogenizadores <strong>la</strong>s en<strong>con</strong>tramos<br />

en los famosos análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> “generación Y”, los “mileuristas”, etc.<br />

Estos análisis, si bien recogen algunas características bastante generales <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s menores <strong>de</strong><br />

treinta años, montan <strong>la</strong> respuesta a <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> los jóvenes <strong>de</strong> ambos sexos sobre una o dos<br />

características, como, por ejemplo, los ingresos e<strong>con</strong>ómicos.<br />

Es obvio que no es lo mismo <strong>ganar</strong> mil euros, ser soltero y vivir en el domicilio familiar que tener pareja<br />

e hijos <strong>con</strong> estos ingresos e<strong>con</strong>ómicos.<br />

Buena parte <strong>de</strong> los estereotipos sobre <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> se han repetido en los últimos dos siglos y se <strong>de</strong>ben<br />

a <strong>con</strong>flictos generacionales que son <strong>con</strong>flictos <strong>de</strong> sucesión 55 .<br />

Estos análisis y respuestas homogeinizadoras no ayudan mucho a <strong>la</strong> comprensión y solidaridad intergeneracional<br />

y tampoco permiten dar respuestas efectivas para muchas personas jóvenes.<br />

18


análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

Por otro <strong>la</strong>do, los cambios e<strong>con</strong>ómicos, sociales y culturales que ha experimentado nuestro país han<br />

llevado a un incremento <strong>de</strong> <strong>la</strong>s expectativas y necesida<strong>de</strong>s percibidas, así como a un clima emocional<br />

<strong>de</strong> incertidumbre y riesgo que <strong>la</strong>s personas adultas proyectamos especialmente sobre <strong>la</strong> infancia, <strong>la</strong><br />

adolescencia y en gran medida también sobre <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> 3 .<br />

Si bien algunas preocupaciones se proyectan sobre los y <strong>la</strong>s jóvenes más allegados (hijos e hijas,<br />

nietos y nietas...), otras, <strong>la</strong>s más temidas y mal comprendidas, se proyectan sobre <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> en general,<br />

exceptuando a los y <strong>la</strong>s jóvenes propios. Así, resulta curioso revisar cómo muchas personas<br />

adultas piensan que <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> en general tiene un <strong>con</strong>sumo excesivo <strong>de</strong> alcohol o drogas, pero que<br />

sus hijos e hijas jóvenes no se encuentran en ese grupo.<br />

En re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> los estilos <strong>de</strong> vida <strong>salud</strong>ables y <strong>la</strong>s habilida<strong>de</strong>s básicas <strong>de</strong> vida, <strong>la</strong>s expectativas sociales<br />

podrían ejercer un efecto Rosenthal; es <strong>de</strong>cir, puesto que <strong>la</strong>s personas adultas <strong>de</strong> referencia<br />

piensan que los y <strong>la</strong>s jóvenes son irresponsables, se alimentan mal, beben en exceso..., es posible<br />

que esta creencia actúe a modo <strong>de</strong> profecía autocumplida y anime y refuerce <strong>con</strong>ductas poco <strong>salud</strong>ables,<br />

porque son <strong>la</strong>s esperadas por el entorno <strong>de</strong> referencia. Una mirada más realista matizaría ese<br />

discurso; primero, porque no existe una <strong>juventud</strong>, sino diversas “<strong>juventud</strong>es”, y segundo, porque hay<br />

<strong>con</strong>ductas <strong>de</strong> exploración que no tienen por qué hacerse hábitos, y más si se ofrecen y promocionan<br />

otros mo<strong>de</strong>los, itinerarios y oportunida<strong>de</strong>s <strong>salud</strong>ables y se presta ayuda, y <strong>con</strong>sejo, sin juicios <strong>de</strong>scalificadores,<br />

ante itinerarios y <strong>con</strong>ductas <strong>de</strong> riesgo.<br />

Uno <strong>de</strong> los espacios más importantes en <strong>la</strong> época juvenil es el <strong>de</strong> ocio y el re<strong>la</strong>cional. Aunque <strong>la</strong> panorámica<br />

<strong>de</strong>l ocio <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes está basada en encuestas <strong>de</strong> opinión multirrespuesta, <strong>con</strong><br />

categorías <strong>de</strong>finidas y cerradas, <strong>la</strong>s encuestas <strong>de</strong> opinión dirigidas a jóvenes valoran habitualmente<br />

estos aspectos. Para el 97,9% <strong>de</strong> jóvenes salir a reunirse <strong>con</strong> amigos y amigas es <strong>la</strong> actividad <strong>de</strong><br />

tiempo libre que más les gusta, seguida <strong>de</strong> escuchar música (96%), ver <strong>la</strong> televisión (91,1%) y viajar<br />

(89,2%). “Beber, ir <strong>de</strong> copas” ocupa el 15.º lugar en <strong>la</strong>s preferencias <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven y el 49,4%<br />

<strong>de</strong>c<strong>la</strong>ra que practica esta <strong>con</strong>ducta habitualmente (56,9% <strong>de</strong> los chicos y 41,5% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s chicas). Los<br />

chicos dicen disponer <strong>de</strong> 27,53 horas <strong>de</strong> ocio semanal y <strong>la</strong>s chicas <strong>de</strong> 24,45 horas. Un 27,6% <strong>de</strong> jóvenes<br />

no sale nunca o casi nunca <strong>de</strong> noche y otro 31,6% una o dos veces al mes 56 .<br />

Un aspecto nuevo a <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rar es <strong>la</strong> vehicu<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> <strong>la</strong> información sanitaria y otros servicios <strong>de</strong> asesoramiento<br />

que podrían beneficiarse <strong>de</strong> nuevas tecnologías que <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> usa y prefiere como medio<br />

<strong>de</strong> información, <strong>de</strong>stacando entre sus preferencias el teléfono móvil, <strong>de</strong>l que dispone el 96,1% <strong>de</strong><br />

los y <strong>la</strong>s jóvenes.<br />

En el grupo <strong>de</strong> 15-19 años, el 32,2% usa Internet como medio <strong>de</strong> información frente al 24,6% <strong>de</strong> jóvenes<br />

<strong>de</strong> 25-29 años. La televisión es el medio favorito para obtener información <strong>de</strong> <strong>la</strong> actualidad,<br />

según el 81,6%.<br />

Sólo el 14,6% <strong>de</strong> jóvenes entrevistados <strong>con</strong>oce y ha usado los servicios <strong>de</strong> información juvenil. Un<br />

60,2% no <strong>con</strong>oce estos servicios. Los temas que más interesan a los y <strong>la</strong>s jóvenes entre una lista <strong>de</strong><br />

temas cerrados y <strong>de</strong>finidos <strong>con</strong> <strong>la</strong> opción <strong>de</strong> dos respuestas fueron: “trabajo” (48,5% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los encuestados),<br />

seguido <strong>de</strong> educación (27,5%), <strong>de</strong>portes (21,7%), tiempo libre (20,5%) y <strong>salud</strong> (18,2%) 56 .<br />

Deberíamos preguntarnos: “¿Qué servicios específicos necesitan los y <strong>la</strong>s jóvenes? ¿Qué ofrecen los<br />

servicios existentes para cubrir sus necesida<strong>de</strong>s? ¿Qué adaptaciones <strong>de</strong>berían afrontar? ¿Qué<br />

hacemos <strong>la</strong>s y <strong>la</strong>s personas adultas <strong>de</strong> referencia para apoyar su proceso hacia <strong>la</strong> adultez?”.<br />

El Anexo I nos muestra una <strong>de</strong>c<strong>la</strong>ración realizada por adolescentes en <strong>la</strong> que explicitan a <strong>la</strong>s personas<br />

adultas algunas <strong>de</strong> sus necesida<strong>de</strong>s y expectativas respecto a su bienestar.<br />

19


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Para completar el <strong>con</strong>texto social <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>, se resumen en el Anexo II algunos valores, actitu<strong>de</strong>s<br />

y prácticas en materia <strong>de</strong> solidaridad <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes, recogidos en encuestas <strong>de</strong> opinión.<br />

Todos estos datos <strong>con</strong>trastan <strong>con</strong> <strong>la</strong> visión estereotipada <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> que ofrecen algunos medios<br />

<strong>de</strong> comunicación y que comparten personas <strong>de</strong> otras generaciones: Cómo los vemos y cómo se ven,<br />

qué quieren, qué necesitan y qué les ofrecemos, son puntos a <strong>con</strong>ciliar <strong>con</strong> un diálogo y co<strong>la</strong>boración<br />

intergeneracionales.<br />

I.1.3. Sociedad igualitaria. Perspectiva <strong>de</strong> género en <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

Aunque <strong>la</strong> sociedad españo<strong>la</strong> está avanzando hacia <strong>la</strong> igualdad y <strong>la</strong> nueva legis<strong>la</strong>ción ha puesto <strong>la</strong>s<br />

bases para <strong>la</strong> introducción <strong>de</strong>l género como <strong>de</strong>terminante <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, <strong>la</strong> igualdad entre hombre y<br />

mujer está aún lejos <strong>de</strong> <strong>con</strong>seguirse.<br />

En el terreno nacional, <strong>la</strong> Ley Orgánica 3/2007, <strong>de</strong> 22 <strong>de</strong> marzo, para <strong>la</strong> igualdad efectiva <strong>de</strong> mujeres<br />

y hombres 57 , <strong>de</strong>dica su artículo 20 a <strong>la</strong> a<strong>de</strong>cuación <strong>de</strong> estadísticas y estudios, al igual que <strong>de</strong>dica el<br />

artículo 27 a <strong>la</strong> integración <strong>de</strong>l principio <strong>de</strong> igualdad en <strong>la</strong> política <strong>de</strong> <strong>salud</strong>. Las disposiciones adicionales<br />

octava y novena modifican <strong>la</strong> Ley General <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y <strong>la</strong> Ley <strong>de</strong> Cohesión y Calidad <strong>de</strong>l Sistema<br />

Nacional <strong>de</strong> Salud, respectivamente. Este nuevo marco va a posibilitar que tengamos información<br />

para avanzar y dirigir intervenciones <strong>de</strong>stinadas a <strong>con</strong>seguir <strong>la</strong> equidad <strong>de</strong> género en <strong>salud</strong>.<br />

En el marco internacional, <strong>la</strong> Resolución WHA60.25, aprobada en <strong>la</strong> 60.ª Asamblea Mundial <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

Salud, celebrada en el mes <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2007, marca el camino tanto para <strong>la</strong> introducción <strong>de</strong> <strong>la</strong> “perspectiva<br />

<strong>de</strong> género” en <strong>la</strong> propia Organización Mundial <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud como en sus Estados miembros 58 .<br />

En el ámbito <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> pública y <strong>de</strong>l Consejo Interterritorial <strong>de</strong> Salud, un grupo <strong>de</strong> trabajo simi<strong>la</strong>r al<br />

que redacta este documento está preparando un p<strong>la</strong>n <strong>de</strong> acción para acelerar este proceso.<br />

También el discurso social sobre <strong>la</strong> igualdad ha cambiado y muy pocas personas manifiestan estar en<br />

<strong>de</strong>sacuerdo <strong>con</strong> este <strong>de</strong>recho.<br />

El género ha impregnado <strong>la</strong>s instituciones (incluida <strong>la</strong> familia) y <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones entre <strong>la</strong>s personas. Así,<br />

el entorno en el que se mueven <strong>la</strong>s personas jóvenes, don<strong>de</strong> se mo<strong>de</strong><strong>la</strong>n sus roles futuros, ofrece<br />

aún gran<strong>de</strong>s diferencias en <strong>la</strong> socialización diferencial y en <strong>la</strong> atribución simbólica <strong>de</strong> roles para cada<br />

género. Una <strong>de</strong> cada tres mujeres jóvenes se ha sentido discriminada en alguna ocasión, en el hogar<br />

o en el empleo. Este dato es ratificado por el elevado porcentaje <strong>de</strong> chicos que no participa nunca en<br />

<strong>la</strong>s principales tareas domésticas 1 . En un estudio llevado a cabo entre adolescentes <strong>de</strong>l área metropolitana<br />

<strong>de</strong> Barcelona 59 se <strong>con</strong>stata que los roles tradicionales perviven en el interior <strong>de</strong> <strong>la</strong>s familias.<br />

Ante esta diferencia <strong>de</strong> roles, los y <strong>la</strong>s adolescentes sienten cierta vergüenza y un 78% <strong>de</strong> los chicos<br />

y un 63,7% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s chicas <strong>de</strong>c<strong>la</strong>ran que en <strong>la</strong> vida diaria no se producen actitu<strong>de</strong>s discriminatorias.<br />

También <strong>de</strong>terminadas valoraciones suyas expresan alguna <strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias <strong>de</strong> los roles <strong>de</strong><br />

género en <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones; así, mientras que una bofetada en una discusión <strong>de</strong> pareja es calificada <strong>de</strong><br />

hecho grave por el 96,9% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s chicas, sólo lo <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra así el 73,81% <strong>de</strong> los chicos.<br />

Los Informes <strong>de</strong> Juventud <strong>de</strong> 2004 y 2006 nos presentan datos indicativos <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación diferencial<br />

actual 33, 60 . A pesar <strong>de</strong> que <strong>la</strong>s mujeres estudian más años y en mayor proporción que los hombres,<br />

los ingresos medios mensuales <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres son <strong>de</strong> 680,1 euros, siendo los <strong>de</strong> los hombres <strong>de</strong><br />

864,7 euros. Estas diferencias en los ingresos se presentan en todos los niveles educativos. Las mujeres<br />

<strong>de</strong>sempleadas necesitan el doble <strong>de</strong> tiempo (7,5 meses) que los hombres para en<strong>con</strong>trar empleo.<br />

Hay más <strong>de</strong>l doble <strong>de</strong> mujeres jóvenes (11%) que <strong>de</strong> varones (5%) que realizan trabajos sin<br />

<strong>con</strong>trato.<br />

20


análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

Tal como <strong>la</strong> OMS y sus Estados miembros <strong>de</strong>nuncian 61 , <strong>la</strong> <strong>de</strong>sigualdad entre mujeres y hombres por<br />

cuestiones <strong>de</strong> género supone una barrera que es necesario <strong>de</strong>rribar para alcanzar los objetivos <strong>de</strong><br />

“Salud para todos en el siglo XXI”. Las personas expertas seña<strong>la</strong>n lo siguiente:<br />

• “Hombres y mujeres se ven afectados muchas veces por <strong>la</strong>s mismas <strong>con</strong>diciones, pero no <strong>la</strong>s experimentan<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> misma forma. La pobreza y <strong>la</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia e<strong>con</strong>ómica, <strong>la</strong> violencia, <strong>la</strong>s actitu<strong>de</strong>s<br />

negativas y otras formas <strong>de</strong> discriminación, el po<strong>de</strong>r limitado sobre <strong>la</strong> vida reproductiva y sexual, y<br />

<strong>la</strong> falta <strong>de</strong> influencia sobre los procesos <strong>de</strong> toma <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones, son factores que tienen un impacto<br />

adverso sobre <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres”.<br />

• “En ocasiones, <strong>la</strong>s mujeres cuentan <strong>con</strong> un acceso distinto y <strong>de</strong>sigual a los servicios sanitarios básicos<br />

y a <strong>la</strong>s oportunida<strong>de</strong>s para proteger, promover y mantener su <strong>salud</strong>. A menudo, los programas<br />

y <strong>la</strong>s políticas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> perpetúan unos estereotipos <strong>de</strong> género y pue<strong>de</strong>n no tener en cuenta plenamente<br />

<strong>la</strong> falta <strong>de</strong> autonomía <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres en materia <strong>de</strong> <strong>salud</strong>”.<br />

Según el informe SESPAS 2000 62 , aunque en los últimos años se observa que <strong>la</strong>s diferencias por<br />

género tien<strong>de</strong>n a disminuir, esta ten<strong>de</strong>ncia no es lo intensa que <strong>de</strong>biera. El re<strong>con</strong>ocimiento social <strong>de</strong>l<br />

sexismo, que también afecta a <strong>la</strong> sanidad, no es suficiente garantía para <strong>la</strong> equidad.<br />

I.1.4. Jóvenes inmigrantes<br />

La evolución <strong>de</strong>l proceso migratorio en España muestra un incremento progresivo <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción<br />

inmigrante y <strong>con</strong>secuentemente <strong>de</strong> menores y jóvenes. Según el informe Juventud en España 33 , a<br />

finales <strong>de</strong> 2003 residían en España en situación regu<strong>la</strong>r 450.000 jóvenes extranjeros <strong>de</strong> 15 a 29 años<br />

<strong>de</strong> edad.<br />

Según el padrón municipal <strong>de</strong> 2006, <strong>de</strong> los 3.884.573 personas extranjeras que viven en España,<br />

1.168.280 tienen unas eda<strong>de</strong>s comprendidas entre 15 y 29 años, lo que representa el 30% <strong>de</strong>l colectivo<br />

inmigrante y el 13% <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción juvenil (Tab<strong>la</strong> 6, Figura 7).<br />

Hay que tener en cuenta que también existen otras y otros jóvenes españoles cuyos progenitores<br />

nacieron en otros países: <strong>la</strong> l<strong>la</strong>mada primera generación. Su número es difícil <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar, pero se<br />

trata <strong>de</strong> un colectivo creciente, dado que <strong>la</strong> tasa <strong>de</strong> fecundidad <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres inmigrantes es más<br />

elevada que <strong>la</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong>s españo<strong>la</strong>s.<br />

Las y los nacidos vivos <strong>con</strong> uno o ambos progenitores extranjeros representan ya el 16% <strong>de</strong>l total <strong>de</strong><br />

nacimientos y en el sistema educativo los y <strong>la</strong>s esco<strong>la</strong>res nacidos en el extranjero representan el 8%.<br />

Lo que indica que <strong>la</strong>s y los jóvenes inmigrantes y <strong>la</strong>s primeras generaciones serán cada vez más<br />

numerosos entre nuestra <strong>juventud</strong>.<br />

La situación e<strong>con</strong>ómica, los problemas <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarraigo y el choque cultural que <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas<br />

inmigrantes <strong>de</strong>ben afrontar hacen <strong>de</strong> esta pob<strong>la</strong>ción un grupo vulnerable que requiere una atención<br />

especial. La pob<strong>la</strong>ción inmigrante joven se ha incrementado enormemente en sólo tres años y es una<br />

gran <strong>de</strong>s<strong>con</strong>ocida <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto <strong>de</strong> vista sanitario, sobre todo si exceptuamos <strong>la</strong>s enfermeda<strong>de</strong>s infecciosas.<br />

Estudios sobre <strong>la</strong>s “re<strong>de</strong>s sociales” <strong>de</strong> los inmigrantes en España nos indican que el entorno<br />

re<strong>la</strong>cional <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas inmigrantes se mantiene fundamentalmente <strong>con</strong> sus parientes y <strong>con</strong>nacionales.<br />

“Las re<strong>de</strong>s puentes” <strong>con</strong> <strong>la</strong> sociedad <strong>de</strong> acogida son débiles y <strong>la</strong>s “re<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>con</strong>exión vertical” que<br />

les ayudarían a <strong>con</strong>ectar <strong>con</strong> instituciones y entida<strong>de</strong>s parecen no alcanzar su propósito; incluso <strong>la</strong>s<br />

entida<strong>de</strong>s <strong>con</strong> fin lucrativo (inmobiliarias, agencias <strong>de</strong> colocación...) parecen haberse adaptado mejor a<br />

sus necesida<strong>de</strong>s que el sector no lucrativo 63 . El apoyo social y el acceso a los bienes y servicios son<br />

<strong>de</strong>terminantes <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y por este motivo, aparte <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho a los servicios sanitarios, <strong>la</strong> sensibilidad<br />

cultural <strong>de</strong> los servicios sanitarios y <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pública y <strong>la</strong> adaptación <strong>de</strong> estos servicios a <strong>la</strong>s nuevas<br />

21


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

realida<strong>de</strong>s son esenciales si se quiere que este sector tan numeroso <strong>de</strong> nuestra <strong>juventud</strong> pueda <strong>ganar</strong><br />

<strong>salud</strong>. Otros estudios llevados a cabo entre adolescentes <strong>la</strong>tinoamericanos inmigrantes (<strong>de</strong> entre 12 y<br />

17 años) <strong>de</strong>stacaban ciertas <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong> su entorno y percepciones <strong>de</strong> nuestra sociedad que nos<br />

indican su situación <strong>de</strong>sfavorecida. Por ejemplo, <strong>la</strong> tercera parte <strong>de</strong> estos adolescentes vive en hogares<br />

encabezados por <strong>la</strong> madre. El 36,4% pasa más <strong>de</strong> 6 horas diarias solo o <strong>con</strong> sus hermanos y/o hermanas,<br />

frente al 8,2% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los españoles <strong>de</strong> esa edad. La mitad <strong>de</strong> <strong>la</strong> muestra repitió un curso <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

ESO. Los y <strong>la</strong>s adolescentes tanto inmigrantes como españoles comparten <strong>la</strong>s medidas que <strong>de</strong>berían<br />

tomarse para facilitar <strong>la</strong> <strong>con</strong>vivencia, que se resumen en el <strong>con</strong>ocimiento mutuo, <strong>la</strong> participación, <strong>la</strong> <strong>con</strong>vivencia<br />

y el respeto, todos ellos valores y actitu<strong>de</strong>s que se trabajan en el medio educativo y que <strong>de</strong>berían<br />

seguir trabajándose en los entornos <strong>de</strong> vida y trabajo juveniles y adultos 64 .<br />

Muchas <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas inmigrantes se encuentran en entornos <strong>la</strong>borables y son difícilmente accesibles<br />

para los servicios sanitarios y <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pública normalizados. No hay que olvidar que el <strong>de</strong>safío<br />

que representan, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto <strong>de</strong> vista <strong>de</strong> <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, se mantendrá muchos años.<br />

A<strong>de</strong>más, proce<strong>de</strong>n <strong>de</strong> entornos culturales y sociales muy diferentes al <strong>de</strong> nuestro país (Tab<strong>la</strong> 7).<br />

Otros datos <strong>de</strong>mográficos <strong>de</strong> jóvenes extranjeros resi<strong>de</strong>ntes en España pue<strong>de</strong>n verse en Tab<strong>la</strong> 8 y<br />

Tab<strong>la</strong> 9, así como en <strong>la</strong>s Figura 8 y Figura 9.<br />

22<br />

I.1.5. Jóvenes especialmente vulnerables<br />

Existen algunos grupos <strong>de</strong> jóvenes que necesitan una atención especial, como los <strong>de</strong>sesco<strong>la</strong>rizados y<br />

no integrados en el mercado <strong>la</strong>boral, y los colectivos en circunstancias socioe<strong>con</strong>ómicas muy <strong>de</strong>sfavorables<br />

52 . En estos grupos se acumu<strong>la</strong>n riesgos y déficits en <strong>la</strong> adquisición <strong>de</strong> un capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong> que no<br />

son subsanados <strong>con</strong> los programas generales dirigidos a <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>, necesitando estos colectivos <strong>de</strong><br />

intervenciones muy específicas que se basen en sus peculiares características y necesida<strong>de</strong>s.<br />

Otros y otras jóvenes, incluso integrados en los mercados <strong>la</strong>borales o esco<strong>la</strong>rizados, están en situación <strong>de</strong><br />

gran <strong>de</strong>sventaja socioe<strong>con</strong>ómica. La <strong>de</strong>sventaja socioe<strong>con</strong>ómica tiene numerosas <strong>con</strong>secuencias en <strong>la</strong><br />

<strong>salud</strong> 41 . Las tasas <strong>de</strong> pobreza en el grupo <strong>de</strong> edad <strong>de</strong> 16-24 años está estimada, basándose en <strong>la</strong> encuesta<br />

<strong>de</strong> <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong> vida, en el 19,1% <strong>de</strong> esta pob<strong>la</strong>ción 65 . Unos 37.206 menores <strong>de</strong> 12 a 18 años fueron<br />

atendidos por los servicios sociales <strong>de</strong> atención primaria 65 . Sin intervenciones efectivas, <strong>la</strong> exclusión social<br />

en <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> pue<strong>de</strong> <strong>con</strong>tinuar hasta <strong>la</strong> adultez y transmitirse a <strong>la</strong> siguiente generación 66 .<br />

Otro colectivo que por <strong>la</strong>s características <strong>de</strong>l entorno en el que ha vivido o vive pue<strong>de</strong> <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rarse <strong>de</strong><br />

especial vulnerabilidad son <strong>la</strong>s y los jóvenes sometidos a medidas <strong>de</strong> protección. En el año 2005, el<br />

total <strong>de</strong> tute<strong>la</strong>s ascendió a 26.878, y 12.534 menores <strong>de</strong> 18 años fueron acogidos en modo resi<strong>de</strong>ncial<br />

o familiar 67 . En ese mismo año, 3.478 menores <strong>de</strong> 13 a 17 años fueron maltratados en el entorno<br />

familiar. El 63,3% <strong>de</strong> menores maltratados fueron chicas 65 .<br />

La <strong>salud</strong> <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes sometidos a estas medidas ha sido poco estudiada. Uno <strong>de</strong> los estudios<br />

realizados en centros <strong>de</strong> menores 68 nos indica una mayor frecuencia <strong>de</strong> <strong>con</strong>ductas o factores <strong>de</strong> riesgo.<br />

Por ejemplo, el 42,9% <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s adolescentes evaluados habían tenido su primera re<strong>la</strong>ción<br />

sexual antes <strong>de</strong> los 14 años. Entre los que habían tenido re<strong>la</strong>ciones sexuales, el 33,1% no había usado<br />

ningún método <strong>de</strong> prevención y un 20% <strong>de</strong> ellos afirmó no tener información sobre métodos anti<strong>con</strong>ceptivos<br />

y <strong>de</strong> prevención <strong>de</strong> enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> transmisión sexual.<br />

Otro colectivo <strong>de</strong> jóvenes vulnerables y problemáticos lo <strong>con</strong>stituyen los y <strong>la</strong>s jóvenes menores <strong>de</strong><br />

entre 14 y 18 años que han sido <strong>de</strong>tenidos por <strong>la</strong> comisión <strong>de</strong> <strong>de</strong>litos en alguna ocasión. En 1999 su<br />

número ascendió a 25.856 menores <strong>de</strong> edad. El 92% eran varones. De todos ellos, 388 fueron <strong>de</strong>tenidos<br />

por <strong>de</strong>litos <strong>con</strong>tra <strong>la</strong> libertad sexual y 55 por homicidios y asesinatos. No tenemos información<br />

sobre <strong>la</strong>s características <strong>de</strong>l resto <strong>de</strong> <strong>de</strong>litos 69 . En el año 2000 <strong>la</strong>s modificaciones <strong>de</strong> <strong>la</strong> edad penal


análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

hasta los 18 años hacen que en <strong>la</strong>s estadísticas se incluya también pob<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> 18-21 años y, en<br />

ese año, <strong>la</strong> tasa fue <strong>de</strong> 704 medidas notificadas por 100.000 menores/jóvenes <strong>de</strong> estas eda<strong>de</strong>s 70 .<br />

Este colectivo es poco <strong>con</strong>ocido <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto <strong>de</strong> vista <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>; no obstante, es <strong>de</strong> suponer que<br />

en él se encuentran enormes carencias <strong>de</strong> “capital <strong>de</strong> <strong>salud</strong>”.<br />

En todos estos casos hay que tratar <strong>de</strong> acercar y adaptar los programas y servicios a <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s<br />

<strong>con</strong>cretas. En muchos casos es necesaria <strong>la</strong> estrecha co<strong>la</strong>boración entre los servicios educativos,<br />

sanitarios y sociales, al igual que en algunos casos <strong>la</strong> co<strong>la</strong>boración <strong>de</strong>be exten<strong>de</strong>rse a los servicios<br />

<strong>de</strong> justicia y prisiones. En este último colectivo, <strong>la</strong> misión <strong>de</strong>l sector <strong>salud</strong> <strong>de</strong>bería ser poner <strong>la</strong> <strong>salud</strong> a<br />

disposición <strong>de</strong>l proceso <strong>de</strong> reinserción. Esto pue<strong>de</strong> ser especialmente útil en el caso <strong>de</strong> que coexistan<br />

adicciones, problemas mentales o agresividad, o cuando no se hayan adquirido <strong>la</strong>s habilida<strong>de</strong>s sociales<br />

y <strong>de</strong> vida suficientes. Se ha <strong>de</strong>mostrado que apoyar <strong>la</strong> transición a <strong>la</strong> vida adulta necesita el <strong>de</strong>sarrollo<br />

<strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s coordinadas y coherentes por encima <strong>de</strong> los 18 años, ya que <strong>la</strong>s creencias y<br />

<strong>con</strong>ductas <strong>de</strong> estos jóvenes reflejan su <strong>con</strong>texto social y en estas eda<strong>de</strong>s pue<strong>de</strong>n producirse cambios<br />

en este ambiente y, por lo tanto, nuevas oportunida<strong>de</strong>s para superar <strong>la</strong>s dificulta<strong>de</strong>s que <strong>con</strong>llevan los<br />

entornos don<strong>de</strong> se <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>ba <strong>la</strong> vida <strong>de</strong> estos jóvenes 71 .<br />

Por último, respecto a <strong>la</strong> vulnerabilidad que <strong>de</strong>terminados problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pue<strong>de</strong>n causar en el<br />

colectivo <strong>de</strong> jóvenes que los pa<strong>de</strong>cen, es necesario tener en cuenta que los y <strong>la</strong>s discapacitadas <strong>de</strong><br />

esta edad pue<strong>de</strong>n tener necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>salud</strong> específicas a <strong>la</strong>s que hay que respon<strong>de</strong>r. En España,<br />

según <strong>la</strong> última Encuesta Nacional <strong>de</strong> Discapacidad, el número <strong>de</strong> jóvenes <strong>de</strong> 17 a 29 años <strong>con</strong> discapacidad<br />

(1999) 72 es <strong>de</strong> 169.636 (63.605 mujeres y 106.031 hombres). La tasa <strong>de</strong> discapacidad por<br />

mil en jóvenes <strong>de</strong> 15 a 24 años era <strong>de</strong>l 18,7‰ (22,3 <strong>de</strong> hombres y 14,9 <strong>de</strong> mujeres). El tipo <strong>de</strong> discapacidad<br />

principal <strong>con</strong> una tasa <strong>de</strong> 13,2‰ fue “re<strong>la</strong>cionarse”, seguida <strong>de</strong> “comunicarse” <strong>con</strong> una tasa<br />

<strong>de</strong> 11‰, “cuidado <strong>de</strong> sí mismo” <strong>con</strong> 9,9‰, “<strong>de</strong>sp<strong>la</strong>zarse” <strong>con</strong> 6,9‰, “ver” <strong>con</strong> 5,8‰ y “oír” <strong>con</strong> 4,4‰.<br />

Hasta una nueva encuesta, no podremos valorar si <strong>la</strong> cifra se mantiene o ha sufrido osci<strong>la</strong>ciones.<br />

En el sistema educativo el 2,2% <strong>de</strong>l alumnado tiene necesida<strong>de</strong>s educativas especiales. En el curso<br />

2005-2006 fueron 136.075 alumnos y alumnas, <strong>de</strong> los cuales sólo el 20% se encuentra en centros <strong>de</strong><br />

educación especial. En <strong>la</strong> c<strong>la</strong>sificación que se establece, para este grupo <strong>de</strong> pob<strong>la</strong>ción, ocupa el primer<br />

lugar <strong>la</strong> discapacidad psíquica, <strong>con</strong> el 58,1% <strong>de</strong> los casos, seguida <strong>de</strong>l autismo y trastornos graves<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> personalidad (18,3%), <strong>la</strong> motora (8,3%), <strong>la</strong> pluri<strong>de</strong>ficiencia (7,7%), <strong>la</strong> auditiva (5,6%) y <strong>la</strong><br />

visual (en el 2% <strong>de</strong> los casos) 73 .<br />

Otros problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> graves o crónicos pue<strong>de</strong>n causar una disminución <strong>de</strong> oportunida<strong>de</strong>s para<br />

promocionar <strong>la</strong> <strong>salud</strong> (<strong>la</strong> oferta <strong>de</strong>portiva para jóvenes diabéticos, los viajes para jóvenes <strong>con</strong> cuidados<br />

o supervisión médica permanente, etc.). El número y <strong>la</strong>s características <strong>de</strong> estos/as jóvenes no<br />

son bien <strong>con</strong>ocidos; pero, en cualquier caso, <strong>la</strong>s activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong>ben tener<br />

muy en cuenta <strong>la</strong> heterogeneidad y <strong>la</strong> valoración <strong>de</strong> <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s específicas <strong>de</strong> estos colectivos.<br />

I.1.6. Juventud y sistema sanitario<br />

Los recursos sanitarios específicos para jóvenes siguen siendo escasos, no sólo en España, sino<br />

también en países <strong>de</strong> nuestro entorno.<br />

La OMS alertó sobre <strong>la</strong> necesidad <strong>de</strong> que servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> calidad respondan a <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s<br />

<strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s adolescentes. La <strong>con</strong>statación <strong>de</strong> que <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> no siempre es excelente y<br />

<strong>de</strong> que, si no se <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>n <strong>la</strong>s <strong>con</strong>diciones y activida<strong>de</strong>s a<strong>de</strong>cuadas, el bienestar y <strong>la</strong> <strong>salud</strong> pue<strong>de</strong>n<br />

per<strong>de</strong>rse <strong>la</strong> tenemos en <strong>la</strong> región europea central y <strong>de</strong>l este, don<strong>de</strong> <strong>la</strong> situación <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> se ha<br />

<strong>de</strong>teriorado enormemente, al igual que <strong>la</strong> <strong>de</strong> toda <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción, como <strong>con</strong>secuencia <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

e<strong>con</strong>ómica y sociopolítica, el <strong>de</strong>smoronamiento <strong>de</strong> los servicios sanitarios y <strong>la</strong> pérdida <strong>de</strong> <strong>la</strong> cobertura<br />

sanitaria <strong>de</strong> importantes colectivos <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción. En estos países, se han intensificado <strong>la</strong>s <strong>con</strong>duc­<br />

23


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

24<br />

tas y <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong> riesgo, han subido <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong> embarazos no <strong>de</strong>seados, aumentado <strong>la</strong> violencia<br />

y <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong> suicidio... Con este motivo, <strong>la</strong> OMS ha vuelto a recordar <strong>la</strong> necesidad <strong>de</strong> servicios sanitarios<br />

para jóvenes que puedan abordar urgentemente todos estos temas y favorecer un <strong>de</strong>sarrollo<br />

<strong>salud</strong>able <strong>de</strong> <strong>la</strong> gente joven a través <strong>de</strong> servicios adaptados, e<strong>con</strong>ómicamente asequibles, accesibles<br />

e integrados para dar una respuesta sostenible y global a sus necesida<strong>de</strong>s. Esta respuesta incluye el<br />

acceso, <strong>la</strong> atención, <strong>la</strong> información y educación, <strong>la</strong> utilización <strong>de</strong> enfoques como <strong>la</strong> educación entre<br />

iguales y <strong>la</strong> educación en habilida<strong>de</strong>s para <strong>la</strong> vida; el fomento <strong>de</strong> <strong>la</strong> participación <strong>de</strong> <strong>la</strong> gente joven, y<br />

<strong>la</strong> creación <strong>de</strong> un entorno seguro que sirva <strong>de</strong> apoyo 74 .<br />

Actualmente, el Real Decreto 1030/2006, <strong>de</strong> 15 <strong>de</strong> septiembre, por el que se establece <strong>la</strong> cartera <strong>de</strong><br />

servicios comunes <strong>de</strong>l Sistema Nacional <strong>de</strong> Salud y el procedimiento para su actualización, posibilita<br />

<strong>la</strong> inclusión en el sistema sanitario <strong>de</strong> algunas prestaciones necesarias para cubrir <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong><br />

los y <strong>la</strong>s jóvenes en <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong> equidad territorial (Anexo III).<br />

Para <strong>la</strong> gente joven no resulta fácil acce<strong>de</strong>r a los servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong>, entre otras razones porque <strong>la</strong>s<br />

características estructurales y <strong>de</strong> funcionamiento <strong>de</strong> <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> los sistemas y servicios sanitarios<br />

<strong>de</strong>l mundo no se ajustan a <strong>la</strong>s particu<strong>la</strong>rida<strong>de</strong>s propias <strong>de</strong> esta etapa <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida ni a <strong>la</strong> <strong>con</strong>cepción que<br />

<strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción adolescente y joven tiene sobre <strong>la</strong> vida y, en particu<strong>la</strong>r, sobre <strong>la</strong> <strong>salud</strong>.<br />

La <strong>juventud</strong> suele buscar el <strong>con</strong>tacto <strong>con</strong> los servicios <strong>de</strong> atención primaria sólo para resolver problemas<br />

físicos puntuales que ellos/el<strong>la</strong>s i<strong>de</strong>ntifican, que no han podido resolver por sí mismos/as y que<br />

entien<strong>de</strong>n que son por los que <strong>de</strong>ben acudir al sistema sanitario (infecciones respiratorias <strong>de</strong> vías<br />

altas, dolor <strong>de</strong> espalda, problemas <strong>de</strong>rmatológicos, <strong>salud</strong> buco<strong>de</strong>ntal, etc.). Desafortunadamente,<br />

otros problemas, fundamentalmente los psicológicos y <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental, <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> tabaco, alcohol y<br />

otras drogas, y los re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> sexualidad, o no son re<strong>con</strong>ocidos como tales o por su naturaleza<br />

prefieren <strong>con</strong>sultarlos <strong>con</strong> otras personas (amigos/as y algunos miembros <strong>de</strong> <strong>la</strong> familia, especialmente<br />

<strong>la</strong> figura materna) 75 .<br />

La pob<strong>la</strong>ción joven no i<strong>de</strong>ntifica al sistema sanitario ni a <strong>la</strong>s y los profesionales sanitarios como interlocutores<br />

para asuntos re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> prevención y muchos/as jóvenes tienen serios reparos<br />

para reve<strong>la</strong>r sus comportamientos <strong>de</strong> riesgo 75 .<br />

A los ojos <strong>de</strong> esta pob<strong>la</strong>ción, los servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong> comúnmente presentan problemas re<strong>la</strong>tivos a su<br />

accesibilidad, aceptabilidad, disponibilidad y equidad 76, 77, 78,79 que finalmente terminan <strong>con</strong>dicionando<br />

su utilización. Entre los más importantes están los siguientes:<br />

9 Una localización ina<strong>de</strong>cuada, excesivamente distante <strong>de</strong> los lugares don<strong>de</strong> los/<strong>la</strong>s jóvenes viven,<br />

estudian o trabajan.<br />

9 Un horario incompatible <strong>con</strong> su modo <strong>de</strong> vida.<br />

9 Falta <strong>de</strong> visibilidad <strong>de</strong>l recurso.<br />

9 La potencial trasgresión <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>fi<strong>de</strong>ncialidad, es <strong>de</strong>cir, miedo a que el o <strong>la</strong> profesional <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

<strong>salud</strong> no mantenga <strong>la</strong> <strong>de</strong>bida privacidad.<br />

9 Miedo a per<strong>de</strong>r el anonimato, esto es, miedo a ser re<strong>con</strong>ocidos o re<strong>con</strong>ocidas en una sa<strong>la</strong> <strong>de</strong><br />

espera.<br />

9 Temor a que se les hagan preguntas difíciles y/o juicios morales.<br />

9 Que no se obtengan fácilmente ciertas prestaciones que <strong>de</strong>mandan (p. ej., <strong>la</strong> píldora poscoital).<br />

9 Que reciban un trato <strong>de</strong>sagradable por el personal <strong>de</strong>l centro.<br />

El panorama se complica si tenemos en cuenta que los profesionales sanitarios también tienen dificulta<strong>de</strong>s<br />

para aten<strong>de</strong>r a <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción adolescente y joven, dificulta<strong>de</strong>s que se centran en su falta <strong>de</strong> formación<br />

específica en el trato <strong>con</strong> este tipo <strong>de</strong> pob<strong>la</strong>ción y en el exceso <strong>de</strong> presión asistencial que


análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

suelen soportar y que no permite <strong>la</strong> disponibilidad <strong>de</strong>l tiempo necesario para <strong>la</strong> <strong>de</strong>tección y el abordaje<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>ductas <strong>de</strong> riesgo 80 .<br />

La OMS ha alertado sobre <strong>la</strong> necesidad <strong>de</strong> que existan servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong> que respondan a <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> adolescencia, servicios sanitarios adaptados a <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> jóvenes y adolescentes<br />

81 , en don<strong>de</strong> se cui<strong>de</strong> especialmente <strong>de</strong>:<br />

9 Preservar <strong>la</strong> privacidad e intimidad, <strong>la</strong> <strong>con</strong>fi<strong>de</strong>ncialidad y el anonimato.<br />

9 Establecer horarios amplios, que cubran todos los días <strong>de</strong> <strong>la</strong> semana.<br />

9 Eliminar requerimientos burocráticos.<br />

9 Dar fácil acceso a <strong>la</strong>s prestaciones más <strong>de</strong>mandadas por los/<strong>la</strong>s jóvenes.<br />

9 No exigir como requisito previo para <strong>la</strong> atención el <strong>con</strong>sentimiento paterno/materno.<br />

9 Crear cauces <strong>de</strong> participación <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los jóvenes en <strong>la</strong> vida <strong>de</strong>l Centro.<br />

9 Dotar al Centro <strong>de</strong> profesionales <strong>con</strong> un perfil a<strong>de</strong>cuado, <strong>con</strong> formación y experiencia profesional<br />

en trabajo <strong>con</strong> jóvenes y en promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, teniéndose a<strong>de</strong>más en cuenta <strong>la</strong><br />

formación específica en enfoque <strong>de</strong> género y <strong>salud</strong>.<br />

Aunque en España, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el año 2002, hay muchos más servicios/programas dirigidos a jóvenes,<br />

especialmente en el ámbito comunitario y sobre todo en el área <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual, no parece que<br />

nuestro sistema sanitario haya resuelto satisfactoriamente los problemas anteriormente reflejados.<br />

Parece c<strong>la</strong>ra <strong>la</strong> existencia <strong>de</strong> un marcado <strong>de</strong>sencuentro entre lo que <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> los servicios<br />

sanitarios <strong>de</strong> atención primaria y lo que éstos les ofrecen. Los factores antes comentados que<br />

<strong>la</strong> gente joven observa en nuestro sistema sanitario hacen que sea poco atractivo para el<strong>la</strong> y que un<br />

buen número <strong>de</strong> problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> se que<strong>de</strong>n fuera <strong>de</strong> nuestro campo <strong>de</strong> acción.<br />

I.1.7. Algunas cuestiones legales sobre <strong>la</strong> atención sanitaria a adolescentes y<br />

jóvenes<br />

En nuestro or<strong>de</strong>namiento jurídico existen diferentes “mayorías <strong>de</strong> edad”, según sea el asunto sobre el<br />

que se ha <strong>de</strong> aplicar. Así, por ejemplo, <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> edad sexual empieza a los trece años, según<br />

el artículo 181 <strong>de</strong>l Código Penal, que tipifica cuándo existe abuso sexual. A los catorce años cumplidos<br />

se alcanza <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> edad matrimonial (artículo 48 <strong>de</strong>l Código Civil). A los dieciséis años<br />

se sitúa <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> edad sanitaria (ver más a<strong>de</strong><strong>la</strong>nte). Al cumplir los dieciocho años se adquieren<br />

<strong>la</strong>s mayorías <strong>de</strong> edad civil (artículo 12 <strong>de</strong> <strong>la</strong> Constitución Españo<strong>la</strong> y 315 <strong>de</strong>l Código Civil), penal<br />

(artículo 1.1 <strong>de</strong> <strong>la</strong> Ley Orgánica 5/2000, <strong>de</strong> 12 <strong>de</strong> enero, regu<strong>la</strong>dora <strong>de</strong> <strong>la</strong> responsabilidad penal<br />

<strong>de</strong> los menores), electoral y <strong>con</strong>tractual (artículo 1263 <strong>de</strong>l Código Civil).<br />

Esta gradual adquisición <strong>de</strong> <strong>la</strong> autonomía <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas es parale<strong>la</strong> al progresivo acotamiento <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

patria potestad a y tiene su fundamento en lo establecido en <strong>la</strong> Ley Orgánica 1/1996, <strong>de</strong> 15 <strong>de</strong> enero,<br />

<strong>de</strong> Protección Jurídica <strong>de</strong>l Menor, <strong>de</strong> modificación parcial el Código Civil y <strong>de</strong> <strong>la</strong> Ley <strong>de</strong> Enjuiciamiento<br />

Civil, en don<strong>de</strong> se subraya que <strong>la</strong> mejor forma <strong>de</strong> garantizar social y jurídicamente <strong>la</strong> protección a <strong>la</strong><br />

infancia es promover su autonomía como sujetos.<br />

En lo que se refiere a <strong>la</strong> autonomía sanitaria <strong>de</strong>l menor, como ya se ha dicho antes, el legis<strong>la</strong>dor establece<br />

<strong>la</strong> emancipación sanitaria en los dieciséis años. La Ley 41/2002, <strong>de</strong> 14 <strong>de</strong> noviembre, básica<br />

regu<strong>la</strong>dora <strong>de</strong> <strong>la</strong> autonomía <strong>de</strong>l paciente y <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos y obligaciones en materia <strong>de</strong> información y<br />

documentación clínica, prevé en su artículo 9.3.c. el ejercicio <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho a <strong>la</strong> prestación <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sentimiento<br />

informado por el menor, en los siguientes términos: “Cuando se trate <strong>de</strong> menores no incapaa<br />

Representación legal que los padres tienen <strong>de</strong> sus hijos menores <strong>de</strong> edad no emancipados.<br />

25


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

ces ni incapacitados, pero emancipados o <strong>con</strong> dieciséis años cumplidos, no cabe prestar el <strong>con</strong>sentimiento<br />

por representación”.<br />

De esta forma y salvo en situaciones previstas en <strong>la</strong> propia Ley, <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> edad para <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones<br />

<strong>con</strong> el sistema sanitario se adquiere <strong>con</strong> <strong>la</strong> emancipación o al cumplir los dieciséis años <strong>de</strong> edad.<br />

Todo niño o niña que haya cumplido esta edad, esté o no emancipado/a, goza <strong>de</strong> in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia sanitaria<br />

y tiene plena capacidad, por ejemplo, para aceptar o rechazar <strong>la</strong> información clínica, compartir<strong>la</strong><br />

u ocultar<strong>la</strong> a sus representantes legales, aceptar o rehusar el tratamiento médico, elegir libremente<br />

<strong>la</strong> opción clínica disponible (alternativa, facultativo o centro asistencial) y a mantener el <strong>con</strong>sentimiento<br />

informado o a revocarlo en cualquier momento.<br />

Ningún menor <strong>con</strong> dieciséis años cumplidos necesita <strong>la</strong> intervención o <strong>la</strong> supervisión <strong>de</strong> sus padres/madres<br />

para <strong>con</strong>sentir libremente.<br />

Ahora bien, tal como se avanzaba anteriormente, existen ciertas limitaciones. El mismo artículo 9.3.c<br />

establece que “en caso <strong>de</strong> actuación <strong>de</strong> grave riesgo, según el criterio <strong>de</strong>l facultativo, los padres serán<br />

informados y su opinión será tenida en cuenta para <strong>la</strong> toma <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>de</strong>cisión correspondiente”.<br />

A<strong>de</strong>más, en los siguientes tres supuestos, <strong>con</strong>temp<strong>la</strong>dos en el artículo 9.4 <strong>de</strong> <strong>la</strong> Ley <strong>de</strong> Autonomía<br />

<strong>de</strong>l Paciente, el/<strong>la</strong> menor <strong>de</strong> dieciocho años no tiene autonomía para <strong>con</strong>sentir:<br />

9 La interrupción voluntaria <strong>de</strong>l embarazo.<br />

9 La práctica <strong>de</strong> ensayos clínicos.<br />

9 La práctica <strong>de</strong> <strong>la</strong> técnica <strong>de</strong> reproducción humana asistida.<br />

En estos casos, el ejercicio <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho a <strong>la</strong> prestación <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sentimiento informado se rige por lo<br />

establecido <strong>con</strong> carácter general sobre <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> edad y por <strong>la</strong>s disposiciones especiales <strong>de</strong> aplicación<br />

que existan en cada caso.<br />

Ahora bien, una vez c<strong>la</strong>rificada <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> edad sanitaria, <strong>la</strong>s leyes vigentes en nuestro país re<strong>con</strong>ocen<br />

<strong>la</strong> capacidad <strong>de</strong> obrar <strong>de</strong> los/<strong>la</strong>s menores <strong>de</strong> edad en aquellos actos <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rados como “re<strong>la</strong>tivos<br />

a <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> <strong>la</strong> personalidad u otros que el hijo, <strong>de</strong> acuerdo <strong>con</strong> <strong>la</strong>s leyes y <strong>con</strong> sus <strong>con</strong>diciones<br />

<strong>de</strong> madurez, pueda realizar por sí mismo” (artículo 162 <strong>de</strong>l Código Civil). Bienes como <strong>la</strong> libertad,<br />

<strong>la</strong> <strong>salud</strong> y <strong>la</strong> vida se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ran <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> <strong>la</strong> personalidad y <strong>la</strong> ley los califica como actos personalísimos,<br />

por lo que autoriza a los menores a obrar por sí mismos, salvo <strong>con</strong>creta prohibición legal y <strong>de</strong><br />

acuerdo <strong>con</strong> sus <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong> madurez (menor <strong>con</strong> suficiente capacidad <strong>de</strong> juicio y discernimiento).<br />

Por todo ello, <strong>la</strong> dificultad para <strong>la</strong> correcta aplicación <strong>de</strong> lo <strong>con</strong>temp<strong>la</strong>do en <strong>la</strong>s leyes radica en <strong>de</strong>terminar<br />

qué es lo que <strong>de</strong>be enten<strong>de</strong>rse por “menor capaz” o “menor maduro”.<br />

Para dar respuesta a este asunto hay que tener en cuenta que <strong>la</strong> Ley <strong>de</strong> Protección Jurídica <strong>de</strong>l Menor,<br />

ya mencionada, <strong>de</strong>staca que el <strong>de</strong>sarrollo legis<strong>la</strong>tivo pos<strong>con</strong>stitucional refleja el re<strong>con</strong>ocimiento<br />

pleno <strong>de</strong> <strong>la</strong> titu<strong>la</strong>ridad <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos en los menores <strong>de</strong> edad y <strong>de</strong> una capacidad progresiva para ejercerlos.<br />

Este <strong>con</strong>cepto introduce <strong>la</strong> dimensión <strong>de</strong>l <strong>de</strong>sarrollo evolutivo en el ejercicio directo <strong>de</strong> sus<br />

<strong>de</strong>rechos. También seña<strong>la</strong> que <strong>la</strong>s limitaciones que pudieran <strong>de</strong>rivarse <strong>de</strong>l hecho evolutivo <strong>de</strong>ben<br />

interpretarse <strong>de</strong> forma restrictiva, ve<strong>la</strong>ndo sobre todo por que los procedimientos se a<strong>de</strong>cuen a <strong>la</strong><br />

edad <strong>de</strong>l sujeto.<br />

Por tanto y <strong>con</strong> carácter general, <strong>la</strong> <strong>de</strong>terminación <strong>de</strong>l suficiente juicio <strong>de</strong>l menor tiene que llevarse a<br />

cabo poniendo a dicho menor en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> los supuestos <strong>con</strong>cretos y <strong>de</strong>terminados para lo que se<br />

preten<strong>de</strong> valorar su capacidad. Según los artículos 5.3 y 9.3 <strong>de</strong> <strong>la</strong> Ley 41/2002, esta tarea correspon<strong>de</strong><br />

al facultativo responsable <strong>de</strong> <strong>la</strong> asistencia sanitaria al menor, como parte <strong>de</strong>l acto médico, igual<br />

que si se tratara <strong>de</strong> una persona adulta.<br />

26


análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

No existe, por <strong>con</strong>siguiente, en nuestro or<strong>de</strong>namiento jurídico una edad <strong>con</strong>creta a partir <strong>de</strong> <strong>la</strong> cual<br />

<strong>con</strong>si<strong>de</strong>rar a un menor “capaz” o “maduro”, ni unos criterios <strong>con</strong>cretos a los que aten<strong>de</strong>r para valorar<br />

el grado <strong>de</strong> madurez <strong>de</strong>l menor o <strong>la</strong> menor. Hasta <strong>la</strong> adquisición <strong>de</strong> <strong>la</strong> in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia sanitaria, alcanzada<br />

<strong>la</strong> edad <strong>de</strong> 16 años, <strong>la</strong> opinión <strong>de</strong>l o <strong>la</strong> menor <strong>de</strong>be ir adquiriendo más peso en <strong>la</strong> <strong>de</strong>cisión final<br />

<strong>de</strong>l facultativo, <strong>de</strong> forma progresiva cuanto mayor sea su edad y capacidad <strong>de</strong> discernimiento, siempre<br />

pon<strong>de</strong>rados en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong>s circunstancias <strong>con</strong>cretas y <strong>con</strong> <strong>la</strong> importancia <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>de</strong>cisión que<br />

se le exija, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el escrupuloso compromiso <strong>de</strong>l o <strong>la</strong> profesional <strong>con</strong> los principios éticos <strong>de</strong> primer<br />

or<strong>de</strong>n (beneficencia, no maleficencia, autonomía y justicia) para <strong>con</strong> <strong>la</strong>s o los pacientes.<br />

A<strong>de</strong>más, según el artículo 92 <strong>de</strong>l Código Civil, todo menor que haya cumplido doce años, sea o no<br />

juicioso, <strong>de</strong>be ser escuchado y todo menor que tenga suficiente juicio, aunque no haya cumplido los<br />

doce años, también tiene <strong>de</strong>recho a ser escuchado b .<br />

Sería <strong>de</strong>seable que, siempre que el niño o <strong>la</strong> niña tenga suficiente juicio y doce o más años (hasta los<br />

dieciséis), <strong>de</strong>cidiera <strong>con</strong>juntamente <strong>con</strong> sus padres.<br />

El siguiente cuadro resume lo reflejado en este apartado, sintetizando <strong>la</strong>s diferentes situaciones que<br />

se pue<strong>de</strong>n p<strong>la</strong>ntear en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> el <strong>con</strong>sentimiento informado.<br />

CONSENTIMIENTO INFORMADO EN MENORES DE EDAD CIVILES<br />

EE dd aa dd dd ee l l pp aa cc i iee nn t ee<br />

EE ss pp ee cc i i f i icc aa cc i ioo nn ee ss<br />

GG r aa dd oo dd ee<br />

mm aa dd uu r ee zz<br />

DDee r ee cc hh oo ss<br />

¿¿ QQ uu i iéé nn<br />

cc oo nn ss i iee nn t ee ??<br />

> 18 años<br />

Plena autonomía sanitaria<br />

Maduro/a - Capaz,<br />

si no se <strong>de</strong>muestra lo<br />

<strong>con</strong>trario<br />

Los <strong>de</strong> una<br />

persona adulta<br />

El/<strong>la</strong> paciente<br />

16 – 18 años o<br />

< <strong>de</strong> 16 emancipado/a<br />

Autonomía sanitaria salvo en los<br />

casos previstos en el artículo<br />

9.4 <strong>de</strong> <strong>la</strong> Ley 41/2002, <strong>de</strong><br />

autonomía <strong>de</strong>l paciente.<br />

Presunción inicial <strong>de</strong> madurez<br />

Maduro/a - Capaz,<br />

si no se <strong>de</strong>muestra lo<br />

<strong>con</strong>trario<br />

Los equivalentes<br />

a una persona<br />

adulta<br />

El/<strong>la</strong> paciente<br />

12 – 16 años<br />

Autonomía/Heteronomía sanitaria<br />

en función <strong>de</strong>l grado <strong>de</strong><br />

madurez.<br />

Valorar específicamente el<br />

grado <strong>de</strong> madurez<br />

Maduro/a - Capaz<br />

Inmaduro/a - Incapaz<br />

Los equivalentes<br />

a una persona<br />

adulta<br />

Derecho a ser<br />

escuchado/a<br />

El/<strong>la</strong> paciente<br />

Los padres / tutores<br />

< 12 años Heteronomía sanitaria salvo<br />

excepciones, en función <strong>de</strong>l<br />

grado <strong>de</strong> madurez y <strong>de</strong>l tipo <strong>de</strong><br />

<strong>de</strong>cisión a tomar.<br />

Maduro/a - Capaz<br />

Derecho a ser<br />

escuchado/a<br />

Los padres / tutores,<br />

salvo casos y situaciones<br />

excepcionales<br />

Valorar específicamente el<br />

grado <strong>de</strong> madurez<br />

Inmaduro/a - Incapaz<br />

Los padres / tutores<br />

(b) Artículo 12 <strong>de</strong> <strong>la</strong> Convención sobre los Derechos <strong>de</strong>l Niño, artículo 6.2 <strong>de</strong>l Convenio re<strong>la</strong>tivo a los Derechos Humanos y a <strong>la</strong><br />

Biomedicina, artículo 90, párrafo segundo, <strong>de</strong>l Código Civil, artículo 133.2 <strong>de</strong> <strong>la</strong> Ley 9/1998, <strong>de</strong> 15 <strong>de</strong> julio, <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Familia.<br />

27


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

I.2.<br />

Situación <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y reproductiva<br />

La sexualidad es <strong>la</strong> dimensión que cada cual da al hecho <strong>de</strong> ser sexuado. Todo sujeto en <strong>la</strong> <strong>con</strong>dición<br />

humana es sexuado, pero cada cual e<strong>la</strong>bora su propia sexualidad.<br />

La sexualidad es central y propia <strong>de</strong> <strong>la</strong> historia personal. Da cuenta <strong>de</strong> cómo los sujetos se viven a sí<br />

mismos y a los otros que, a su vez, son también sexuados. Por lo tanto, los sujetos se hacen su propia<br />

imagen o <strong>con</strong>cepto, sus propias sensaciones, emociones y sentimientos, transidos por esta cualidad<br />

c .<br />

Una sexualidad sana incluye tres <strong>con</strong>ceptos básicos:<br />

9 La aptitud para disfrutar <strong>de</strong> <strong>la</strong> actividad sexual y reproductora y para regu<strong>la</strong>r<strong>la</strong> <strong>de</strong> <strong>con</strong>formidad<br />

<strong>con</strong> una ética personal y social.<br />

9 La ausencia <strong>de</strong> temores, sentimientos <strong>de</strong> vergüenza y culpabilidad, creencias infundadas y<br />

otros factores psicológicos que inhiban <strong>la</strong> vivencia <strong>de</strong> <strong>la</strong> sexualidad o perturben <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones<br />

sexuales.<br />

9 La ausencia <strong>de</strong> trastornos orgánicos y <strong>de</strong> enfermeda<strong>de</strong>s y <strong>de</strong>ficiencias que entorpezcan <strong>la</strong> actividad<br />

sexual y reproductora.<br />

En el informe final don<strong>de</strong> se explicitan, para <strong>la</strong> Región Europea, <strong>la</strong>s principales directrices <strong>de</strong> <strong>la</strong> política<br />

sanitaria para <strong>la</strong>s primeras dos décadas <strong>de</strong>l siglo XXI, <strong>con</strong>sensuadas en <strong>la</strong> 51.ª Asamblea Mundial<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> OMS, celebrada en mayo <strong>de</strong> 1998 61 , <strong>la</strong> comunidad sanitaria <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ró a <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción adolescente<br />

especialmente vulnerable a los riesgos re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> su <strong>con</strong>ducta sexual, dado que se trata <strong>de</strong><br />

un período <strong>de</strong> maduración y don<strong>de</strong> experimentar es algo normal. A<strong>de</strong>más, se hicieron <strong>la</strong>s siguientes<br />

<strong>con</strong>si<strong>de</strong>raciones, aún plenamente vigentes:<br />

9 La actividad sexual sin protección genera un gran número <strong>de</strong> embarazos no <strong>de</strong>seados, <strong>de</strong><br />

abortos y <strong>de</strong> infecciones <strong>de</strong> transmisión sexual (ITS), incluida <strong>la</strong> infección por el virus <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

inmuno<strong>de</strong>ficiencia humana (VIH).<br />

9 En muchas partes no se está suministrando una educación sexual objetiva y sin prejuicios, ni<br />

en los centros educativos ni en otros lugares.<br />

9 De <strong>la</strong> falta <strong>de</strong> información y <strong>con</strong>ocimientos sobre cuestiones re<strong>la</strong>tivas a <strong>la</strong> sexualidad, los<br />

cambios y funciones corporales, y los sentimientos y emociones, <strong>de</strong>riva una tensión emocional<br />

innecesaria.<br />

9 Hay una insuficiencia <strong>de</strong> servicios sanitarios <strong>de</strong> carácter <strong>con</strong>fi<strong>de</strong>ncial pensados para jóvenes.<br />

Esta carencia pue<strong>de</strong> limitar su acceso a una atención y a un asesoramiento a<strong>de</strong>cuados.<br />

I.2.1. Fecundidad y natalidad<br />

En <strong>la</strong> actualidad está ampliamente re<strong>con</strong>ocido que el embarazo en adolescentes y <strong>la</strong> maternidad<br />

temprana están asociados <strong>con</strong> el fracaso esco<strong>la</strong>r, <strong>de</strong>terioro <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> física y mental, ais<strong>la</strong>miento<br />

social, pobreza y otros factores re<strong>la</strong>cionados.<br />

28<br />

c Instituto <strong>de</strong> Sexología (INCISEX).


Salud mental<br />

En 2005 se produjeron en España 14.064 nacimientos en los que uno o ambos progenitores era menor<br />

<strong>de</strong> 20 años (un 3% <strong>de</strong>l total <strong>de</strong> nacimientos). En el 17,9% <strong>de</strong> los casos (2.520 nacimientos), ambos<br />

eran menores <strong>de</strong> 20 años y en el 84,1% (11.829 nacimientos), personas solteras (Tab<strong>la</strong> 10).<br />

En lo que se refiere a pob<strong>la</strong>ción inmigrante, en ese mismo año se produjeron en España 4.374 nacimientos<br />

en mujeres extranjeras, en los cuales uno <strong>de</strong> los progenitores era menor <strong>de</strong> 20 años (un<br />

6,2% <strong>de</strong>l total <strong>de</strong> nacimientos). En el 12,4% <strong>de</strong> los casos, ambos eran menores <strong>de</strong> 20 años y en el<br />

70,5%, personas solteras.<br />

Debemos <strong>de</strong>stacar que <strong>la</strong> edad <strong>de</strong> los padres por <strong>de</strong>bajo <strong>de</strong> 20 años se ha manifestado como un<br />

riesgo <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el comienzo en <strong>la</strong> vida para los recién nacidos. Los embarazos en menores <strong>de</strong> 20 años<br />

presentan el doble <strong>de</strong> riesgos biológicos, asociados al menor peso al nacer, el parto distócico y <strong>la</strong><br />

prematuridad. A<strong>de</strong>más, hay que tener en cuenta los riesgos socioculturales que estos casos suelen<br />

llevar asociados.<br />

Como principales indicadores <strong>de</strong> natalidad y fecundidad en España para el año 2005, el número <strong>de</strong><br />

nacimientos fue <strong>de</strong> 466.371, en <strong>con</strong>stante aumento <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1998; el porcentaje <strong>de</strong> nacidos <strong>de</strong> madre<br />

extranjera se situó en un 15,1%; <strong>la</strong> tasa bruta <strong>de</strong> natalidad, en 10,7; el número medio <strong>de</strong> hijos por<br />

mujer en edad fértil, en 1,35, y <strong>la</strong> edad media <strong>de</strong> <strong>la</strong>s madres al nacimiento <strong>de</strong> su primer hijo, en los<br />

29,3 años (Tab<strong>la</strong> 11 y Figura 10).<br />

I.2.2. Experiencia sexual y <strong>con</strong>tracepción<br />

Experiencia sexual<br />

Diferentes estudios muestran una ten<strong>de</strong>ncia al inicio <strong>de</strong> <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones sexuales <strong>con</strong> penetración a<br />

eda<strong>de</strong>s cada vez más tempranas (Tab<strong>la</strong> 12), observándose un inicio más precoz <strong>de</strong> <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones<br />

sexuales en los hombres que en <strong>la</strong>s mujeres, aunque <strong>la</strong>s diferencias por sexo son menores entre<br />

los/<strong>la</strong>s más jóvenes (Tab<strong>la</strong> 13) 82 .<br />

A<strong>de</strong>más, según <strong>la</strong> Encuesta <strong>de</strong> Salud y Hábitos Sexuales (ESHS) 83 , en España, el 16,5% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas<br />

<strong>de</strong> 18-29 años ha tenido su primera re<strong>la</strong>ción sexual <strong>con</strong> menos <strong>de</strong> 16 años. Si analizamos este<br />

dato por grupos <strong>de</strong> edad (Figura 11), en ambos sexos se observa que en el grupo más joven (18-19<br />

años) se da el porcentaje más elevado, sobre todo en <strong>la</strong>s mujeres, que casi se duplica, pasando <strong>de</strong>l<br />

10,8% en <strong>la</strong>s <strong>de</strong> 25-29 años al 18,9% en <strong>la</strong>s menores <strong>de</strong> 20 82 . De ahí que en los últimos años esté<br />

emergiendo un colectivo <strong>de</strong> IVE en menores <strong>de</strong> 16 años, inexistente hasta hace pocos años 84 .<br />

Al <strong>de</strong>scen<strong>de</strong>r <strong>la</strong> edad <strong>de</strong> <strong>la</strong> primera re<strong>la</strong>ción sexual y al retrasarse <strong>la</strong> edad en <strong>la</strong> que se forma una<br />

familia, aumenta el período en el que <strong>la</strong>s y los jóvenes están sexualmente activos, <strong>con</strong> un mayor número<br />

<strong>de</strong> parejas sexuales (Tab<strong>la</strong> 14). El estilo <strong>de</strong> vida sexual <strong>de</strong>l o <strong>la</strong> adolescente y el adulto/a joven<br />

se caracteriza por establecer, en el marco <strong>de</strong> una re<strong>la</strong>ción afectiva, muchas re<strong>la</strong>ciones monógamas a<br />

corto p<strong>la</strong>zo. Los y <strong>la</strong>s jóvenes <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ran como pareja estable aquel<strong>la</strong> que permanece junta durante<br />

un período re<strong>la</strong>tivamente reducido <strong>con</strong> respecto a épocas anteriores 85 .<br />

Si analizamos el problema <strong>de</strong> los embarazos no <strong>de</strong>seados (Figura 12), nos en<strong>con</strong>tramos <strong>con</strong> que, en<br />

2004, casi un 10% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres <strong>de</strong> entre 14 y 29 años que habían tenido re<strong>la</strong>ciones sexuales completas<br />

se quedaron embarazadas sin <strong>de</strong>searlo. La media <strong>de</strong> edad en que esto ocurrió fue <strong>de</strong> 19,6<br />

años. El 77% <strong>de</strong> el<strong>la</strong>s se quedaron embarazadas entre los 15 y los 21 años. Un 31,3% terminará<br />

abortando 33 .<br />

29


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Métodos <strong>de</strong> anti<strong>con</strong>cepción y prevención<br />

El preservativo es el método <strong>de</strong> prevención más extendido entre <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción juvenil, aunque, a mayor<br />

edad, mayor presencia se da <strong>de</strong> anti<strong>con</strong>ceptivos orales (Tab<strong>la</strong> 15).<br />

Según <strong>la</strong> ESHS, el 63,1% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas <strong>de</strong> 18-29 años usaron el preservativo <strong>la</strong> última vez que<br />

tuvieron re<strong>la</strong>ciones sexuales y su uso <strong>de</strong>scien<strong>de</strong> a medida que aumenta <strong>la</strong> edad (Tab<strong>la</strong> 16).<br />

En <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> <strong>la</strong>s ocasiones, es el hombre quien lleva el preservativo; pero, a medida que aumenta<br />

<strong>la</strong> edad, parece que se comparte en mayor medida <strong>la</strong> iniciativa <strong>de</strong> tener un preservativo disponible<br />

en el primer encuentro sexual <strong>con</strong> una nueva pareja, disminuyendo el gran <strong>de</strong>sequilibrio por sexo<br />

existente en esta <strong>con</strong>ducta 82 .<br />

En el Informe Juventud en España 2004 33 , el INJUVE analizó quién tomó <strong>la</strong> <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong> utilizar el<br />

preservativo u otro método anti<strong>con</strong>ceptivo en <strong>la</strong> última re<strong>la</strong>ción sexual, y los resultados muestran que<br />

en casi tres <strong>de</strong> cada cuatro ocasiones (72%) se trató <strong>de</strong> una <strong>de</strong>cisión <strong>con</strong>junta, lo que muestra que <strong>la</strong><br />

inmensa mayoría opta por el mo<strong>de</strong>lo más igualitario <strong>de</strong> “ambos” (Figura 13).<br />

Otros estudios muestran que, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto <strong>de</strong> vista <strong>de</strong> los costes <strong>de</strong>l método <strong>de</strong> prevención, <strong>la</strong> chica<br />

se suele encargar <strong>de</strong> financiar <strong>la</strong> píldora anti<strong>con</strong>ceptiva y el chico los preservativos 85 .<br />

Según el estudio <strong>de</strong>l INJUVE, el principal motivo para utilizar el preservativo es prevenir un embarazo,<br />

frente a protegerse <strong>de</strong>l VIH y otras ITS (Tab<strong>la</strong> 17). La <strong>juventud</strong> percibe el propio riesgo <strong>de</strong> infección<br />

por VIH y otras infecciones <strong>de</strong> transmisión sexual como algo lejano, que no le pue<strong>de</strong> pasar, siente<br />

que el VIH es una amenaza en cierta medida superada y que sólo les ocurre a otras personas, y re<strong>con</strong>oce<br />

utilizar <strong>la</strong> apariencia física o el tener alguna referencia <strong>de</strong> <strong>la</strong> pareja como un indicador para<br />

bajar <strong>la</strong> guardia y olvidarse <strong>de</strong> <strong>la</strong> prevención 86 .<br />

Según <strong>la</strong> ESHS los principales motivos citados por los jóvenes para no usar preservativo <strong>con</strong> una<br />

nueva pareja se re<strong>la</strong>cionan <strong>con</strong> <strong>la</strong> falta <strong>de</strong> disponibilidad <strong>de</strong>l mismo, estar utilizando otro método anti<strong>con</strong>ceptivo,<br />

creer que se <strong>con</strong>ocen lo suficiente y <strong>la</strong> falta <strong>de</strong> comunicación entre <strong>la</strong> pareja.<br />

Contracepción <strong>de</strong> emergencia<br />

La falta <strong>de</strong> una p<strong>la</strong>nificación que evite <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias no <strong>de</strong>seadas <strong>de</strong> <strong>la</strong> práctica sexual pue<strong>de</strong><br />

medirse, aparte <strong>de</strong> por los embarazos no <strong>de</strong>seados y <strong>la</strong>s IVE, a través <strong>de</strong> otros parámetros, como el<br />

uso <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>tracepción hormonal <strong>de</strong> emergencia.<br />

La anti<strong>con</strong>cepción <strong>de</strong> emergencia (AE) es un método que parece utilizarse cada vez <strong>con</strong> mayor frecuencia<br />

(Tab<strong>la</strong> 18). Con los datos disponibles se <strong>de</strong>duce que en torno al 63% <strong>de</strong> este tipo <strong>de</strong> anti<strong>con</strong>cepción<br />

es utilizada por mujeres menores <strong>de</strong> 30 años.<br />

Este método parece jugar un doble papel, ya que, por un <strong>la</strong>do, podría reforzar <strong>la</strong> justificación <strong>de</strong> no<br />

usar el preservativo y, por otro, parece ser altamente efectivo <strong>de</strong> <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong> embarazos no <strong>de</strong>seados<br />

31 .<br />

La rotura <strong>de</strong>l preservativo o el hecho <strong>de</strong> no haber utilizado ningún método anti<strong>con</strong>ceptivo son los motivos<br />

alegados <strong>con</strong> más frecuencia por <strong>la</strong>s jóvenes a <strong>la</strong> hora <strong>de</strong> solicitar estas pastil<strong>la</strong>s.<br />

30


Salud mental<br />

I.2.3. Interrupción voluntaria <strong>de</strong>l embarazo<br />

La tasa <strong>de</strong> interrupción voluntaria <strong>de</strong>l embarazo (IVE)d registrada en 2005 fue <strong>de</strong> 9,60‰ <strong>de</strong> mujeres,<br />

lo que supone un incremento <strong>de</strong>l 68,7% en sólo 9 años, si <strong>la</strong> comparamos <strong>con</strong> <strong>la</strong> habida en 1996.<br />

Este incremento, que se inicia ininterrumpidamente un año <strong>de</strong>spués, ha sido a expensas fundamentalmente<br />

<strong>de</strong> mujeres menores <strong>de</strong> 25 años, aunque, en estos años, <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong> IVE se han incrementado<br />

en todos los grupos <strong>de</strong> edad, más <strong>de</strong>l doble en <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> los casos (Fuente: Registro Nacional<br />

<strong>de</strong> Sida.SPNS/CNE 2006.Tab<strong>la</strong> 19 y Figura 14).<br />

En <strong>con</strong>creto, en 2005, el 40% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres que tuvieron una IVE tenía menos <strong>de</strong> 24 años 87 .<br />

Pese a ello, <strong>la</strong> tasa <strong>de</strong> IVE es inferior a <strong>la</strong> <strong>de</strong> muchos otros países <strong>de</strong> <strong>la</strong> UE, si bien y <strong>con</strong> alguna excepción<br />

(p. ej., Ho<strong>la</strong>nda), <strong>la</strong> mayoría no presenta una ten<strong>de</strong>ncia a aumentar tan c<strong>la</strong>ra y sostenida<br />

como en el nuestro (Figura 15). No obstante y como se seña<strong>la</strong> en un reciente estudio llevado a cabo<br />

por el <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo 84 , hay que ser muy pru<strong>de</strong>ntes a <strong>la</strong> hora <strong>de</strong> establecer comparaciones<br />

<strong>con</strong> otros países, dado que se dan diferentes circunstancias, tales como <strong>la</strong> fecha en que<br />

comenzó a existir un registro <strong>de</strong> IVE y <strong>la</strong> evolución <strong>de</strong> su cobertura, <strong>la</strong> legis<strong>la</strong>ción sobre <strong>de</strong>spenalización,<br />

a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> <strong>la</strong>s políticas <strong>de</strong> p<strong>la</strong>nificación familiar.<br />

El crecimiento <strong>de</strong> <strong>la</strong>s IVE en <strong>la</strong>s jóvenes menores <strong>de</strong> 24 años cabe asociarlo <strong>con</strong> un importante <strong>con</strong>junto<br />

<strong>de</strong> transformaciones que han venido ocurriendo en España a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> <strong>la</strong> última década 84 :<br />

• Cambios socio<strong>de</strong>mográficos <strong>con</strong> un fuerte crecimiento <strong>de</strong> <strong>la</strong> inmigración <strong>de</strong>s<strong>de</strong> mediados <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong> década <strong>de</strong> 1990.<br />

• Transformación en <strong>la</strong>s <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong> vida juvenil, <strong>con</strong> un fuerte crecimiento <strong>de</strong>l trabajo asa<strong>la</strong>riado<br />

en <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong> temporalidad y un corre<strong>la</strong>tivo y significativo abandono <strong>de</strong> los estudios<br />

en importantes colectivos <strong>de</strong> lo que podríamos l<strong>la</strong>mar c<strong>la</strong>ses medias y medias bajas.<br />

• Afirmación progresiva <strong>de</strong> una sexualidad joven cada vez más temprana y generalizada. De<br />

una sexualidad que, parcialmente, incorpora <strong>la</strong>s <strong>de</strong>nominadas prácticas <strong>de</strong> riesgo en su propio<br />

<strong>de</strong>sarrollo.<br />

• Importante caída <strong>de</strong>l esfuerzo institucional y educativo en el ámbito <strong>de</strong> <strong>la</strong> Educación para <strong>la</strong><br />

Salud en el Sistema Educativo.<br />

Tanto entre <strong>la</strong>s jóvenes inmigrantes como entre <strong>la</strong>s jóvenes autóctonas se observa un c<strong>la</strong>ro proceso<br />

<strong>de</strong> vulnerabilidad social y <strong>de</strong> fragilidad personal que se traduce en el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> un <strong>con</strong>junto <strong>de</strong><br />

prácticas <strong>de</strong> riesgo en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> los embarazos no <strong>de</strong>seados y <strong>con</strong> <strong>la</strong>s infecciones y enfermeda<strong>de</strong>s<br />

<strong>de</strong> transmisión sexual.<br />

Según pue<strong>de</strong> observarse en <strong>la</strong>s estadísticas correspondientes publicadas por el <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong><br />

y Consumo, <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> <strong>la</strong>s IVE correspon<strong>de</strong>n a jóvenes solteras asa<strong>la</strong>riadas, en situación<br />

<strong>la</strong>boral precaria y <strong>con</strong> un cierto déficit esco<strong>la</strong>r en su nivel <strong>de</strong> estudios.<br />

En 2005, el 29,54% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres que interrumpieron voluntariamente su embarazo lo habían hecho<br />

ya anteriormente una o más veces.<br />

En lo que se refiere al tipo <strong>de</strong> centro en don<strong>de</strong> se han realizado <strong>la</strong>s IVE, tal como muestra <strong>la</strong><br />

d Esta tasa supone el número <strong>de</strong> interrupciones voluntarias <strong>de</strong>l embarazo registrados por cada 1.000 mujeres <strong>de</strong> entre 15 y 44<br />

años.<br />

31


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Tab<strong>la</strong> 20, el 97% fue <strong>de</strong> titu<strong>la</strong>ridad privada, porcentaje que se mantiene <strong>con</strong>stante a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> los<br />

últimos años.<br />

Los expertos y expertas seña<strong>la</strong>n que <strong>la</strong>s mujeres más pobres y más jóvenes son fundamentalmente<br />

<strong>la</strong>s que experimentan un mayor riesgo <strong>de</strong> sufrir un aborto en ma<strong>la</strong>s <strong>con</strong>diciones sanitarias, lo que<br />

representa un serio problema <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pública.<br />

IVE en mujer extranjera frente a mujer españo<strong>la</strong><br />

En re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong>s IVE, diversos estudios 88 , 89 , 90 , 91 parecen indicar que entre un 40 y un 50% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s<br />

IVE practicadas en España correspon<strong>de</strong>n a mujeres no españo<strong>la</strong>s, <strong>con</strong> una representación importante,<br />

entre el<strong>la</strong>s, <strong>de</strong> <strong>la</strong>s menores <strong>de</strong> 25 años. Este dato, junto otros parámetros tales como <strong>la</strong> evolución<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> notificación y <strong>de</strong> <strong>la</strong>s IVE practicadas en el extranjero, no nos permiten afirmar categóricamente<br />

que <strong>la</strong>s IVE estén aumentando en <strong>la</strong>s mujeres españo<strong>la</strong>s. Más bien se podría <strong>de</strong>cir que <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong><br />

IVE apenas se han modificado <strong>de</strong>s<strong>de</strong> su <strong>de</strong>spenalización parcial.<br />

I.2.4. Infecciones y enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> transmisión sexual (ITS/ETS)<br />

Más <strong>de</strong> 30 enfermeda<strong>de</strong>s bacterianas, virales, fúngicas y parasitarias pue<strong>de</strong>n ser transmitidas por vía<br />

sexual. En este apartado sólo se analizan aquel<strong>la</strong>s más relevantes y <strong>de</strong> <strong>la</strong>s que se tienen datos epi<strong>de</strong>miológicos.<br />

Las infecciones <strong>de</strong> transmisión sexual (ITS) son un importante problema <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pública tanto por <strong>la</strong><br />

magnitud que alcanza a nivel global como por sus complicaciones y secue<strong>la</strong>s, si no se realiza un diagnóstico<br />

y tratamiento precoz.<br />

La información epi<strong>de</strong>miológica sobre <strong>la</strong>s ITS a nivel estatal se obtiene a través <strong>de</strong>l Sistema <strong>de</strong> Enfermeda<strong>de</strong>s<br />

<strong>de</strong> Dec<strong>la</strong>ración Obligatoria (EDO). Las ITS sometidas a vigi<strong>la</strong>ncia epi<strong>de</strong>miológica son <strong>la</strong><br />

infección gonocócica, <strong>la</strong> sífilis y <strong>la</strong> sífilis <strong>con</strong>génita 92 .<br />

En el año 2005 se notificaron al sistema EDO 1.174 casos <strong>de</strong> infección gonocócica y 1.255 <strong>de</strong> sífilis<br />

(tasas por 100.000 habitantes en el <strong>con</strong>junto <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción españo<strong>la</strong>, <strong>de</strong> 2,72 para <strong>la</strong> gonococia y<br />

2,90 para <strong>la</strong> sífilis).<br />

Entre 1995 y 2002 se observó un acusado <strong>de</strong>scenso <strong>de</strong> <strong>la</strong> inci<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> infección gonocócica, pero<br />

esta ten<strong>de</strong>ncia favorable se interrumpe en el año 2003, fecha en <strong>la</strong> cual se advierte un incremento en<br />

<strong>la</strong> inci<strong>de</strong>ncia. Los datos <strong>de</strong> sífilis a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> estos 10 años muestran un ascenso que se incrementa<br />

a partir <strong>de</strong> 2003, observándose en 2004 y 2005 que <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong> sífilis superan a <strong>la</strong>s <strong>de</strong> infección<br />

gonocócica.<br />

Otra fuente <strong>de</strong> información complementaria e in<strong>de</strong>pendiente es el Sistema <strong>de</strong> Información Microbiológica<br />

(SIM), que recopi<strong>la</strong> a nivel estatal información <strong>de</strong> una red <strong>de</strong> <strong>la</strong>boratorios sobre infección gonocócica,<br />

sífilis, c<strong>la</strong>midia y herpes simple 1 y 2. Los datos aportados por este sistema <strong>de</strong> información<br />

coinci<strong>de</strong>n <strong>con</strong> el sistema EDO en <strong>de</strong>scribir un aumento <strong>de</strong> diagnósticos <strong>de</strong> sífilis a partir <strong>de</strong>l año 2000<br />

y <strong>de</strong> gonococo, c<strong>la</strong>midia y herpes a partir <strong>de</strong>l año 2002.<br />

La Encuesta <strong>de</strong> Salud y Hábitos Sexuales <strong>de</strong> 2003, que recoge información sobre <strong>la</strong> frecuencia <strong>de</strong><br />

ITS, muestra que el 5,9% <strong>de</strong> los hombres y el 4,9% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres que han tenido re<strong>la</strong>ciones sexuales<br />

alguna vez en <strong>la</strong> vida afirmaron haber sido diagnosticados/as <strong>de</strong> alguna infección <strong>de</strong> transmisión<br />

sexual en alguna ocasión 93 .<br />

32<br />

En 2007 en España se estima que viven entre 120.000 y 150.000 personas <strong>con</strong> VIH o SIDA, es <strong>de</strong>cir,<br />

alre<strong>de</strong>dor <strong>de</strong> 3 <strong>de</strong> cada 1000 ciudadanas/os. De esta estimación, entre el 20-25% son mujeres y entre


Salud mental<br />

el 75-80% hombres. Y una cuarta parte <strong>de</strong> estas personas no sabe que está infectada 92 . A<strong>de</strong>más se<br />

estima que cada año se producen entre 2.500 y 3.500 nuevas infecciones y mueren 1.600 personas<br />

<strong>con</strong> <strong>la</strong> infección por VIH como causa principal.<br />

La transmisión <strong>de</strong>l VIH ha disminuido notablemente en nuestro país hasta situarse en niveles simi<strong>la</strong>res<br />

a los <strong>de</strong> Francia, Italia y otros países <strong>de</strong>l entorno <strong>de</strong> <strong>la</strong> Unión Europea. No cabe duda que <strong>de</strong>s<strong>de</strong><br />

mediados <strong>de</strong> <strong>la</strong> década <strong>de</strong> los años 90, cuando España presentaba <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong> inci<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> sida<br />

más altas <strong>de</strong> Europa, <strong>la</strong> epi<strong>de</strong>mia <strong>de</strong> VIH evoluciona favorablemente, <strong>con</strong> <strong>de</strong>scensos en <strong>la</strong> mortalidad,<br />

<strong>la</strong> inci<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> sida y en el número <strong>de</strong> nuevos diagnósticos 94.<br />

Se ha producido un gran cambio en los patrones epi<strong>de</strong>miológicos. Mientras que, en décadas pasadas,<br />

el grueso <strong>de</strong> <strong>la</strong>s nuevas infecciones se transmitía por el uso compartido <strong>de</strong> material para inyección<br />

<strong>de</strong> drogas, actualmente <strong>la</strong> categoría <strong>de</strong> transmisión heterosexual es <strong>la</strong> más frecuente (46,6%),<br />

seguida por <strong>la</strong> <strong>de</strong> hombres homosexuales/bisexuales (30,1%) y <strong>la</strong> <strong>de</strong> usuarios <strong>de</strong> drogas por vía parenteral<br />

(UDVP), que sumó un 16,3% (Figura 16).<br />

La infección por VIH y el sida en España han afectado mayoritariamente a hombres. En <strong>la</strong> actualidad,<br />

sin embargo, <strong>la</strong>s mujeres han pasado a <strong>con</strong>stituir más <strong>de</strong> una <strong>de</strong> cada cuatro <strong>de</strong> <strong>la</strong>s nuevas infecciones<br />

diagnosticadas, y <strong>la</strong>s inci<strong>de</strong>ncias para hombres y para mujeres se aproximan o incluso se igua<strong>la</strong>n<br />

en los grupos <strong>de</strong> edad más jóvenes <strong>de</strong>bido al peso creciente <strong>de</strong> <strong>la</strong> transmisión heterosexual, lo que<br />

sugiere que, en el futuro, el sida afectará en <strong>la</strong> misma proporción a unos y otras 95 .<br />

En el periodo 2003-2005 el 26,7% <strong>de</strong> los nuevos diagnósticos <strong>de</strong> infección por VIH eran menores <strong>de</strong><br />

30 años 94 .<br />

El porcentaje <strong>de</strong> nuevos diagnósticos <strong>de</strong> VHI en personas <strong>de</strong> otros países ha subido notablemente.<br />

Los inmigrantes suponen ya un tercio <strong>de</strong> los nuevos diagnósticos, y su lugar <strong>de</strong> origen más común es<br />

Latinoamérica, África Subsahariana y Europa occi<strong>de</strong>ntal 94 .<br />

I.2.5. Garantías jurídicas <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s menores respecto a <strong>la</strong> sexualidad y <strong>la</strong> <strong>con</strong>tracepción<br />

Como complemento a lo reflejado en el apartado “Algunas cuestiones legales sobre <strong>la</strong> atención sanitaria<br />

a adolescentes y jóvenes”, cabe reseñar lo siguiente:<br />

El Código Penal, en su artículo 181, presupone legalmente <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> edad sexual a partir <strong>de</strong><br />

los 13 años, al tipificar lo que se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra “abuso sexual”:<br />

“Artículo 181.<br />

1. El que, sin violencia o intimidación y sin que medie <strong>con</strong>sentimiento, realizare actos que atenten<br />

<strong>con</strong>tra <strong>la</strong> libertad o in<strong>de</strong>mnidad sexual <strong>de</strong> otra persona, será castigado, como responsable <strong>de</strong><br />

abuso sexual, <strong>con</strong> <strong>la</strong> pena <strong>de</strong> prisión <strong>de</strong> uno a tres años o multa <strong>de</strong> dieciocho a veinticuatro meses.<br />

2. A los efectos <strong>de</strong>l apartado anterior, se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ran abusos sexuales no <strong>con</strong>sentidos los que se<br />

ejecuten sobre menores <strong>de</strong> trece años, sobre personas que se hallen privadas <strong>de</strong> sentido o <strong>de</strong><br />

cuyo trastorno mental se abusare.”<br />

Por tanto, los 13 años marca <strong>la</strong> edad en <strong>la</strong> que se re<strong>con</strong>oce <strong>la</strong> capacidad <strong>de</strong> establecer libremente<br />

re<strong>la</strong>ciones sexuales <strong>con</strong>sentidas. De lo que se <strong>de</strong>duce <strong>la</strong> misma capacidad para adoptar <strong>la</strong>s medidas<br />

33


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

anti<strong>con</strong>ceptivas que <strong>la</strong> menor o el menor <strong>con</strong> 13 años cumplidos tenga por <strong>con</strong>venientes. Es <strong>de</strong>cir,<br />

para ello no se necesita <strong>con</strong>sentimiento <strong>de</strong> progenitor o tutor alguno.<br />

Por lo mismo, un/a menor podrá acudir a los Servicios Públicos <strong>de</strong> Salud en <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> <strong>la</strong> correspondiente<br />

asistencia <strong>con</strong>traceptiva, <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> <strong>la</strong> oferta <strong>de</strong> los servicios (Programa <strong>de</strong> Orientación Sexual,<br />

P<strong>la</strong>nificación Familiar) y exigirlo como un <strong>de</strong>recho a <strong>la</strong> protección <strong>de</strong> su <strong>salud</strong> y a <strong>la</strong> asistencia, <strong>con</strong>forme<br />

a lo dispuesto en <strong>la</strong> Ley General <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y a lo reflejado en el apartado “Algunas cuestiones legales<br />

sobre <strong>la</strong> atención sanitaria a adolescentes y jóvenes” <strong>con</strong>tenido en este mismo documento.<br />

En todo momento hay que tener en cuenta que <strong>la</strong> <strong>de</strong>manda anti<strong>con</strong>ceptiva ha <strong>de</strong> provenir <strong>de</strong> quien<br />

esté capacitado para ello y esta capacidad, según el Código Civil, no se i<strong>de</strong>ntifica <strong>con</strong> una mayoría <strong>de</strong><br />

edad, sino <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>dición <strong>de</strong> madurez (capacidad <strong>de</strong> compren<strong>de</strong>r <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias <strong>de</strong> su <strong>de</strong>cisión<br />

sobre su integridad corporal y sobre su <strong>salud</strong>, así como sus eventuales repercusiones sobre su vida<br />

futura), lo que permite al menor <strong>de</strong> edad civil prescindir <strong>de</strong> <strong>la</strong> intervención <strong>de</strong> sus representantes legales.<br />

El juicio sobre <strong>la</strong> <strong>con</strong>dición <strong>de</strong> madurez se <strong>de</strong>posita en el facultativo, como ya se reseñó anteriormente.<br />

Por último, en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong> solicitud <strong>de</strong> anti<strong>con</strong>cepción poscoital por parte <strong>de</strong> una menor <strong>de</strong> 13 años<br />

y atendiendo a lo reflejado en el artículo 181 <strong>de</strong>l Código Penal, <strong>de</strong>be presumirse <strong>la</strong> existencia <strong>de</strong> abuso<br />

sexual, por lo que hay que p<strong>la</strong>ntearse <strong>la</strong> posibilidad <strong>de</strong> notificar al juez esta situación 96 .<br />

I.2.6. Algunos retos y recomendaciones.<br />

En <strong>la</strong> estrategia <strong>de</strong> “Salud para todos en el siglo XXI. Salud 21” <strong>de</strong> <strong>la</strong> OMS, para <strong>la</strong> Región Europea<br />

61 , se establecen tres objetivos re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y <strong>salud</strong> reproductiva en adolescentes<br />

y jóvenes, <strong>con</strong> sus respectivas recomendaciones:<br />

1. “para el año 2020, <strong>la</strong> inci<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> los embarazos en adolescentes se <strong>de</strong>berá reducir,<br />

al menos, en una tercera parte”<br />

Estrategias propuestas:<br />

- Introducir el <strong>con</strong>cepto <strong>de</strong> “escue<strong>la</strong>s promotoras <strong>de</strong> <strong>salud</strong>” e en todos los centros educativos.<br />

- Reducir <strong>la</strong>s barreras en el acceso a los servicios sanitarios, mediante <strong>la</strong> protección <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong> <strong>con</strong>fi<strong>de</strong>ncialidad y el establecimiento <strong>de</strong> horarios <strong>de</strong> atención a<strong>de</strong>cuados.<br />

- Los Estados miembros <strong>de</strong>ben garantizar el acceso a medidas para evitar los embarazos<br />

no <strong>de</strong>seados, incluyendo <strong>la</strong> información y <strong>la</strong> ayuda a los jóvenes.<br />

2. “para el año 2015, todos los países <strong>de</strong>berán disminuir <strong>de</strong> manera mantenida y <strong>con</strong>tinua<br />

<strong>la</strong> inci<strong>de</strong>ncia, mortalidad y <strong>con</strong>secuencias adversas <strong>de</strong>rivadas <strong>de</strong> <strong>la</strong> infección<br />

VIH, <strong>de</strong> otras enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> transmisión sexual...”<br />

Estrategias propuestas:<br />

Los programas para hacer frente a esta cuestión <strong>de</strong>ben incluir los siguientes elementos:<br />

34<br />

e La “escue<strong>la</strong> promotora <strong>de</strong> <strong>salud</strong>” es aquel<strong>la</strong> que <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong> un entorno físico y psicosocial <strong>salud</strong>able y seguro <strong>con</strong> <strong>la</strong> pretensión<br />

<strong>de</strong> que toda <strong>la</strong> comunidad educativa pueda alcanzar estilos <strong>de</strong> vida <strong>salud</strong>ables. A<strong>de</strong>más, integra <strong>la</strong> Educación para <strong>la</strong><br />

Salud en el proyecto curricu<strong>la</strong>r <strong>de</strong> forma coherente, persiguiendo el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong>l sentido <strong>de</strong> responsabilidad individual en<br />

re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, el pleno <strong>de</strong>sarrollo físico, psíquico y social y <strong>la</strong> adquisición <strong>de</strong> una imagen positiva <strong>de</strong> sí mismos en todo<br />

el alumnado. Por último, amplía <strong>la</strong> <strong>con</strong>cepción <strong>de</strong> los servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong> para hacer <strong>de</strong> ellos un recurso educativo.


Salud mental<br />

- Proporcionar una información franca acerca <strong>de</strong> cómo prevenir <strong>la</strong> transmisión <strong>de</strong> <strong>la</strong> enfermedad<br />

a través <strong>de</strong> prácticas sexuales seguras y programas <strong>de</strong> intercambio <strong>de</strong> jeringuil<strong>la</strong>s<br />

para los usuarios <strong>de</strong> drogas inyectables, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> capacitar a <strong>la</strong>s personas<br />

para tomar <strong>de</strong>cisiones vitales importantes en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> su propia <strong>con</strong>ducta.<br />

- Garantizar <strong>la</strong> amplia disponibilidad <strong>de</strong> preservativos.<br />

- Garantizar <strong>la</strong> seguridad <strong>de</strong> <strong>la</strong> sangre a través <strong>de</strong> una verificación y un cribado a<strong>de</strong>cuados.<br />

- Garantizar el tratamiento eficaz y <strong>la</strong> atención a <strong>la</strong>s ITS.<br />

- Crear un entorno que facilite unos hábitos más seguros en materia <strong>de</strong> <strong>con</strong>ducta sexual<br />

y <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> drogas, a través <strong>de</strong> medidas legales, e<strong>con</strong>ómicas, estructurales, etc.<br />

- Establecer programas integrados y sensibles a <strong>la</strong>s diferencias culturales para <strong>la</strong> prevención<br />

y el tratamiento <strong>de</strong>l VIH y <strong>la</strong>s enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> transmisión sexual, que se centren<br />

en <strong>la</strong>s personas <strong>con</strong>sumidoras <strong>de</strong> drogas y otros grupos vulnerables.<br />

3. “para el año 2015 se <strong>de</strong>berá alcanzar una <strong>con</strong>ducta más sana en ámbitos tales como<br />

<strong>la</strong> nutrición, <strong>la</strong> actividad física y <strong>la</strong> sexualidad”.<br />

Estrategias propuestas en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong> sexualidad:<br />

- Las políticas y programas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> sexual <strong>de</strong>ben implicar a todos los segmentos <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

sociedad, en particu<strong>la</strong>r, entre otros, a los y <strong>la</strong>s adolescentes y jóvenes.<br />

- Se <strong>de</strong>be difundir ampliamente <strong>la</strong> información, que <strong>de</strong>be ser comunicada a través <strong>de</strong><br />

unos programas educativos cuidadosamente diseñados para apren<strong>de</strong>r a respetar <strong>la</strong>s<br />

especificida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> cada sexo, <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>r <strong>la</strong>s aptitu<strong>de</strong>s útiles para <strong>la</strong> vida y el sentido <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong> comunicación y fomentar <strong>la</strong> adopción <strong>de</strong> unas prácticas sexuales más seguras y <strong>la</strong><br />

aceptación <strong>de</strong>l <strong>con</strong>cepto <strong>de</strong> p<strong>la</strong>nificación familiar.<br />

- Se <strong>de</strong>be promocionar <strong>la</strong> utilización <strong>de</strong> preservativos y comercializarlos <strong>de</strong> forma activa,<br />

en especial, para los y <strong>la</strong>s jóvenes.<br />

- Se <strong>de</strong>be disponer <strong>con</strong> facilidad <strong>de</strong> preservativos a unos precios asequibles para todos.<br />

- La información sobre prácticas sexuales seguras <strong>de</strong>be llegar a todas <strong>la</strong>s personas.<br />

Por último, y dada <strong>la</strong> importancia que tiene en cualquier estrategia <strong>de</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>la</strong> incorporación<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> perspectiva <strong>de</strong> género, <strong>la</strong>s recomendaciones que se hacen en este sentido son <strong>la</strong>s<br />

siguientes:<br />

“La <strong>salud</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres pue<strong>de</strong> mejorar a través <strong>de</strong> <strong>la</strong> provisión <strong>de</strong> servicios <strong>de</strong> atención primaria<br />

<strong>de</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> alta calidad más accesibles, disponibles y baratos, incluidos los servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong><br />

sexual y reproductiva (por ejemplo, información y servicios <strong>de</strong> p<strong>la</strong>nificación familiar) (...)”.<br />

“La reformu<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> los servicios <strong>de</strong> información sanitaria y los programas <strong>de</strong> formación <strong>de</strong><br />

los profesionales sanitarios, <strong>de</strong> modo que éstos sean sensibles a <strong>la</strong>s cuestiones <strong>de</strong> género, tengan en<br />

cuenta <strong>la</strong>s perspectivas <strong>de</strong> los usuarios en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong>s aptitu<strong>de</strong>s interpersonales y capacida<strong>de</strong>s<br />

<strong>de</strong> comunicación y tomen en <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ración el <strong>de</strong>recho <strong>de</strong>l usuario a <strong>la</strong> intimidad y a <strong>la</strong> <strong>con</strong>fi<strong>de</strong>ncialidad,<br />

son estrategias que pue<strong>de</strong>n garantizar que un mayor número <strong>de</strong> mujeres tenga acceso a unos<br />

servicios sanitarios <strong>de</strong> calidad y sean tratadas <strong>de</strong> forma a<strong>de</strong>cuada a sus necesida<strong>de</strong>s”.<br />

35


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

“Todas <strong>la</strong>s políticas <strong>de</strong>l sector sanitario y <strong>de</strong> otros ámbitos <strong>de</strong>ben incorporar una perspectiva<br />

<strong>de</strong> género”.<br />

En 2001, <strong>la</strong> OMS <strong>de</strong>finió los objetivos y <strong>la</strong>s acciones a empren<strong>de</strong>r en <strong>la</strong> Región Europea, para<br />

promover <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y <strong>la</strong> <strong>salud</strong> reproductiva (SSR) <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción adolescente europea 97 ,<br />

que pasamos a reseñar sintéticamente.<br />

Tres son los objetivos que se <strong>de</strong>finieron:<br />

- Informar y educar a <strong>la</strong>s y los adolescentes sobre todos los aspectos relevantes <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

sexualidad y <strong>la</strong> reproducción.<br />

- Asegurar su acceso a servicios <strong>de</strong> SSR a<strong>de</strong>cuados para adolescentes y jóvenes.<br />

- Reducir los embarazos no <strong>de</strong>seados, abortos e infecciones <strong>de</strong> transmisión sexual.<br />

Las acciones propuestas implican intervenciones en diferentes áreas:<br />

a. Reformas y mejoras en el sistema sanitario.<br />

b. Reformas legales.<br />

c. Estrategias <strong>de</strong> información, educación y comunicación.<br />

d. Formación <strong>de</strong> profesionales.<br />

e. Equidad <strong>de</strong> género.<br />

f. Monitorización y evaluación.<br />

a) Reformas y mejoras <strong>de</strong>l sistema sanitario.<br />

Se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra necesario el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> una política sanitaria c<strong>la</strong>ra para mejorar <strong>la</strong> SSR <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los<br />

adolescentes y para ello se propone:<br />

- Integrar <strong>la</strong>s activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> SSR en programas globales sociales y <strong>de</strong> <strong>salud</strong> para gente joven<br />

(incluyendo abuso <strong>de</strong> sustancias, <strong>de</strong>portes, activida<strong>de</strong>s culturales, etc.).<br />

- Crear mecanismos <strong>de</strong> coordinación entre <strong>la</strong>s iniciativas gubernamentales y <strong>de</strong> <strong>la</strong>s ONG para<br />

cubrir <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s en SSR <strong>de</strong> <strong>la</strong> gente joven.<br />

- Crear centros especializados <strong>de</strong> información y atención en SSR en jóvenes.<br />

- Crear, en los servicios y centros sanitarios, una atmósfera que sea atractiva para los y <strong>la</strong>s jóvenes.<br />

- Estipu<strong>la</strong>r que el <strong>con</strong>sejo es <strong>con</strong>fi<strong>de</strong>ncial, y muy necesario e importante para <strong>la</strong> gente joven.<br />

- Implicación y participación <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> en <strong>la</strong> organización y <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s en pro<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> SSR.<br />

b) Reformas legales:<br />

- Eliminar <strong>la</strong>s barreras legales para <strong>la</strong>s y los menores <strong>de</strong> edad en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> el acceso a los<br />

métodos anti<strong>con</strong>ceptivos, aborto, y otros servicios en SSR.<br />

- Revisar <strong>la</strong> edad legal <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sentimiento.<br />

c) Información, educación y comunicación:<br />

- Introducir o mejorar <strong>la</strong> educación sexual <strong>de</strong>ntro y fuera <strong>de</strong> los centros educativos, utilizando métodos<br />

interactivos, antes <strong>de</strong> que se comiencen <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones sexuales.<br />

- Utilización <strong>de</strong> nuevas tecnologías (Internet) para dar información sobre SSR a los y <strong>la</strong>s jóvenes.<br />

36


Salud mental<br />

- Centrar <strong>la</strong> educación en SSR sobre el <strong>con</strong>ocimiento, valores y adquisición <strong>de</strong> habilida<strong>de</strong>s <strong>de</strong><br />

<strong>con</strong>ducta.<br />

- Ofertar servicios <strong>de</strong> información y atención a <strong>la</strong> SSR don<strong>de</strong> se <strong>con</strong>centren un número elevado<br />

<strong>de</strong> jóvenes.<br />

- Edición y distribución <strong>de</strong> materiales <strong>de</strong> SSR para diferentes grupos <strong>de</strong> edad.<br />

d) Formación <strong>de</strong> profesionales:<br />

- Formar y sensibilizar a sanitarios/as, educadores/as y otros/as profesionales sobre <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s<br />

<strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes en SSR.<br />

- Defen<strong>de</strong>r los <strong>de</strong>rechos sexuales y reproductivos <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven.<br />

- Promover <strong>la</strong> educación <strong>de</strong> padres y madres, para orientarles en el <strong>de</strong>sarrollo sexual <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los<br />

jóvenes.<br />

e) Equidad <strong>de</strong> género:<br />

- Incluir <strong>la</strong> perspectiva <strong>de</strong> género en <strong>la</strong>s activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> Información, Educación y Comunicación<br />

para <strong>la</strong> gente joven.<br />

- Centrar el trabajo educativo <strong>con</strong> chicas en reforzar su <strong>con</strong>fianza y en habilida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> toma <strong>de</strong><br />

<strong>de</strong>cisiones y <strong>de</strong> negociación.<br />

- Desarrollo <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s educativas que se focalicen en <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s en SSR y en <strong>la</strong>s responsabilida<strong>de</strong>s<br />

<strong>de</strong> los chicos.<br />

f) Monitorización y evaluación:<br />

- Iniciar o mejorar los registros nacionales <strong>de</strong> los embarazos en adolescentes, abortos e inci<strong>de</strong>ncia<br />

<strong>de</strong> ITS.<br />

- Desarrol<strong>la</strong>r investigaciones cualitativas sobre el comportamiento sexual y <strong>la</strong>s percepciones <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong> gente joven en este campo. Aplicar los resultados para el <strong>de</strong>sarrollo y <strong>la</strong> mejora <strong>de</strong> los servicios<br />

para jóvenes y <strong>la</strong>s estrategias <strong>de</strong> Información, Educación y Comunicación.<br />

En el XVII Congreso Mundial <strong>de</strong> Sexología (Montreal, 2005), La Asociación Mundial para <strong>la</strong> Salud<br />

Sexual (WAS), en <strong>la</strong> l<strong>la</strong>mada Dec<strong>la</strong>ración <strong>de</strong> Montreal “Salud Sexual para el Milenio”, estableció<br />

<strong>la</strong>s siguientes metas:<br />

1.– Re<strong>con</strong>ocer, promover, asegurar y proteger los <strong>de</strong>rechos sexuales para todos.<br />

Los <strong>de</strong>rechos sexuales son parte integral <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos humanos básicos y, por tanto, son inalienables<br />

y universales. La <strong>salud</strong> sexual no pue<strong>de</strong> ser obtenida ni mantenida sin <strong>de</strong>rechos sexuales para<br />

todos.<br />

2.– Avanzar hacia <strong>la</strong> equidad <strong>de</strong> género.<br />

La <strong>salud</strong> sexual requiere respeto y equidad <strong>de</strong> género. Las inequida<strong>de</strong>s re<strong>la</strong>cionadas <strong>con</strong> el género y<br />

los <strong>de</strong>sequilibrios <strong>de</strong> po<strong>de</strong>r impi<strong>de</strong>n <strong>la</strong>s interacciones humanas <strong>con</strong>structivas y armoniosas y, por ello,<br />

<strong>la</strong> <strong>con</strong>secución <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual.<br />

3.– Eliminar todas <strong>la</strong>s formas <strong>de</strong> violencia y abuso sexuales.<br />

La <strong>salud</strong> sexual no pue<strong>de</strong> alcanzarse en tanto <strong>la</strong>s personas no estén libres <strong>de</strong> estigma, discriminación,<br />

abuso, coerción y violencia sexuales.<br />

37


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

4.– Proveer acceso universal a <strong>la</strong> información y educación <strong>de</strong> <strong>la</strong> sexualidad integral.<br />

El logro <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual requiere que todas <strong>la</strong>s personas, incluyendo a los jóvenes, tengan pleno<br />

acceso a una educación integral <strong>de</strong> <strong>la</strong> sexualidad y a información y atención a su <strong>salud</strong> sexual durante<br />

todo el ciclo vital.<br />

5.– Asegurar que los programas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> reproductiva re<strong>con</strong>ozcan <strong>la</strong> importancia medu<strong>la</strong>r <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual.<br />

La reproducción es una <strong>de</strong> <strong>la</strong>s dimensiones críticas <strong>de</strong> <strong>la</strong> sexualidad humana y pue<strong>de</strong> <strong>con</strong>tribuir al<br />

fortalecimiento <strong>de</strong> <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones y <strong>la</strong> realización personal cuando ha sido <strong>de</strong>seada y p<strong>la</strong>neada. La<br />

<strong>salud</strong> sexual es un <strong>con</strong>cepto más amplio que <strong>la</strong> <strong>salud</strong> reproductiva. Los actuales programas <strong>de</strong> <strong>salud</strong><br />

reproductiva <strong>de</strong>ben ampliarse para <strong>con</strong>temp<strong>la</strong>r integralmente <strong>la</strong>s diversas dimensiones <strong>de</strong> <strong>la</strong> sexualidad<br />

y <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual.<br />

6.– Detener y revertir <strong>la</strong> propagación <strong>de</strong>l VIH y otras infecciones <strong>de</strong> transmisión sexual (ITS).<br />

El acceso universal a <strong>la</strong> prevención, <strong>con</strong>sejo y prueba <strong>de</strong> <strong>de</strong>tección voluntaria, <strong>la</strong> atención y tratamiento<br />

integral <strong>de</strong> los pacientes infectados <strong>con</strong> el VIH y otras infecciones <strong>de</strong> transmisión sexual son<br />

igualmente esenciales para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual. Deben adoptarse e incrementarse <strong>de</strong> inmediato los programas<br />

que aseguren el acceso universal a estos servicios.<br />

7.– I<strong>de</strong>ntificar, abordar y tratar inquietu<strong>de</strong>s, pa<strong>de</strong>cimientos y disfunciones sexuales.<br />

Puesto que <strong>la</strong> plenitud sexual tiene <strong>la</strong> capacidad <strong>de</strong> elevar <strong>la</strong> calidad <strong>de</strong> vida, es crítico re<strong>con</strong>ocer,<br />

prevenir y tratar <strong>la</strong>s inquietu<strong>de</strong>s, pa<strong>de</strong>cimientos y preocupaciones sexuales.<br />

8.– Lograr el re<strong>con</strong>ocimiento <strong>de</strong>l p<strong>la</strong>cer sexual como un componente <strong>de</strong>l bienestar.<br />

La <strong>salud</strong> sexual es más que <strong>la</strong> ausencia <strong>de</strong> enfermedad. El p<strong>la</strong>cer y <strong>la</strong> satisfacción sexuales son<br />

componentes integrales <strong>de</strong>l bienestar y requieren su re<strong>con</strong>ocimiento y promoción universal.<br />

Es esencial que los p<strong>la</strong>nes <strong>de</strong> acción internacionales, regionales, nacionales y locales para el <strong>de</strong>sarrollo<br />

sostenible prioricen acciones en <strong>salud</strong> sexual, asignen recursos suficientes y abor<strong>de</strong>n <strong>la</strong>s barreras<br />

sistémicas, estructurales y comunitarias que afectan a <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y que atiendan al progreso<br />

<strong>de</strong> estos p<strong>la</strong>nes y programas.<br />

A <strong>la</strong> hora <strong>de</strong> <strong>con</strong>feccionar <strong>la</strong>s recomendaciones específicas sobre SSR que más a<strong>de</strong><strong>la</strong>nte se presentan,<br />

se han tenido en cuenta tanto <strong>la</strong> situación <strong>de</strong> partida como <strong>la</strong>s orientaciones que acabamos <strong>de</strong><br />

exponer.<br />

I.3.<br />

El <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol y sus <strong>con</strong>secuencias<br />

Análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

En Europa, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto <strong>de</strong> vista <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, el alcohol es responsable <strong>de</strong> unas 195.000 muertes al<br />

año; a su vez, es responsable <strong>de</strong>l 12% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s muertes prematuras y discapacidad en los hombres, y<br />

<strong>de</strong>l 2% en <strong>la</strong>s mujeres, tras <strong>con</strong>tro<strong>la</strong>r los beneficios para <strong>la</strong> <strong>salud</strong>. Esto <strong>con</strong>vierte al alcohol en el tercero<br />

entre veintiséis factores <strong>de</strong> riesgo <strong>de</strong> <strong>la</strong> ma<strong>la</strong> <strong>salud</strong> en <strong>la</strong> UE, superando al sobrepeso/obesidad y<br />

sólo por <strong>de</strong>trás <strong>de</strong>l tabaco y <strong>la</strong> hipertensión arterial 98 .<br />

38


Salud mental<br />

Los jóvenes soportan una parte <strong>de</strong>sproporcionada <strong>de</strong> esta carga, <strong>de</strong>biéndose al alcohol más <strong>de</strong>l<br />

10% <strong>de</strong> <strong>la</strong> mortalidad <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mujeres jóvenes y en torno al 25% <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>de</strong> los jóvenes varones en <strong>la</strong>s<br />

categorías <strong>de</strong> edad <strong>de</strong> 15 a 29 años. Poco sabemos acerca <strong>de</strong> <strong>la</strong> dimensión <strong>de</strong>l daño social en los<br />

jóvenes, aunque el 6% <strong>de</strong> los estudiantes <strong>de</strong> 15-16 años <strong>de</strong> <strong>la</strong> UE refieren peleas y el 4%, sexo no<br />

protegido en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> su propio <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol. Si se valoran los daños sociales que pue<strong>de</strong>n<br />

afectar al <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> los jóvenes en Europa, se estima que existirían 60.000 nacidos <strong>de</strong> bajo peso,<br />

un 16% <strong>de</strong> maltrato o abandono infantil y entre 5-9 millones <strong>de</strong> niños que viven en familias <strong>con</strong> problemas<br />

<strong>de</strong> alcohol (Fuente: <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo. Registro IVE Figura17.<br />

Si bien el índice medio <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol ha disminuido en <strong>la</strong> UE en los últimos años, <strong>la</strong> proporción<br />

<strong>de</strong> jóvenes y adultos jóvenes que tienen comportamientos <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo nocivo y peligroso ha<br />

aumentado en muchos Estados miembros durante los últimos diez años. Los hábitos <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong><br />

alcohol, y especialmente el <strong>con</strong>sumo masivo ocasional (binge drinking) 99 , favorecido por <strong>la</strong> facilidad<br />

<strong>con</strong> que los menores <strong>de</strong> edad pue<strong>de</strong>n acce<strong>de</strong>r en cualquier momento a bebidas alcohólicas, así como<br />

<strong>la</strong> alta frecuencia <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> estos últimos en muchos países europeos 100 tendrán efectos sanitarios<br />

adversos a <strong>la</strong>rgo p<strong>la</strong>zo y aumentarán sin duda el riesgo <strong>de</strong> perjuicios sociales.<br />

En España, como en otros países <strong>de</strong> nuestro entorno (Figura 18), el alcohol es <strong>la</strong> droga psicoactiva<br />

legal cuyo uso está enraizado en nuestra cultura y e<strong>con</strong>omía, y su <strong>con</strong>sumo por parte <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción<br />

juvenil y adolescente ha adquirido unas dimensiones importantes. Este <strong>con</strong>sumo por <strong>de</strong>bajo <strong>de</strong> los 18<br />

años es un indicador <strong>de</strong> <strong>la</strong> permisividad social, <strong>la</strong> disponibilidad, <strong>la</strong> fácil accesibilidad y el incumplimiento<br />

legis<strong>la</strong>tivo en materia <strong>de</strong> alcohol. Los datos facilitados por <strong>la</strong> Encuesta Estatal sobre uso <strong>de</strong><br />

Drogas en Estudiantes <strong>de</strong> Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) 2006-2007 realizada a pob<strong>la</strong>ción<br />

esco<strong>la</strong>r <strong>de</strong> 14 a 18 años, son <strong>de</strong> gran interés para medir este problema 101 .<br />

Según dicha encuesta, el alcohol sigue siendo <strong>la</strong> sustancia más <strong>con</strong>sumida entre los jóvenes <strong>de</strong> 14 a<br />

18 años. De hecho, en 2006 <strong>la</strong> proporción <strong>de</strong> estos estudiantes que había <strong>con</strong>sumido alguna vez<br />

bebidas alcohólicas en los 12 meses y en los 30 días previos a <strong>la</strong> encuesta fue <strong>de</strong> 74,9% y 58% respectivamente,<br />

siendo un 79,6% los que lo han probado alguna vez. Pero, a pesar <strong>de</strong> estas cifras, es<br />

importante seña<strong>la</strong>r que se ha experimentado un <strong>de</strong>scenso <strong>de</strong> más <strong>de</strong> seis puntos en re<strong>la</strong>ción<br />

<strong>con</strong> los datos <strong>de</strong> <strong>la</strong> encuesta anterior (2004), aunque es <strong>con</strong>veniente esperar a encuestas posteriores<br />

para po<strong>de</strong>r <strong>con</strong>firmar esta ten<strong>de</strong>ncia (Figuras Figura 19 y Figura 20).<br />

9 Se trata <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumos localizados fundamentalmente en el fin <strong>de</strong> semana. De hecho, en<br />

2006, <strong>de</strong> los estudiantes que habían <strong>con</strong>sumido bebidas alcohólicas en los últimos 30 días<br />

previos a <strong>la</strong> encuesta, prácticamente todos (99,5%) habían bebido en fin <strong>de</strong> semana, mientras<br />

que sólo un 32,4% lo habían hecho en días <strong>la</strong>borables. Un 21,8% <strong>de</strong>l <strong>con</strong>junto <strong>de</strong> estudiantes<br />

encuestados bebían todos los fines <strong>de</strong> semana (24,3% chicos y 19,5% chicas).<br />

9 Un dato que resulta preocupante es que los y <strong>la</strong>s adolescentes que beben lo hacen en cantida<strong>de</strong>s<br />

cada vez mayores, siendo cada vez más frecuentes <strong>con</strong>sumos muy elevados <strong>de</strong> alcohol en<br />

cortos períodos <strong>de</strong> tiempo, como pone <strong>de</strong> manifiesto el hecho <strong>de</strong> que el 44,1% <strong>de</strong> los esco<strong>la</strong>res<br />

<strong>de</strong> 14-18 años refieren episodios <strong>de</strong> embriaguez durante los 30 días anteriores a <strong>la</strong><br />

entrevista, frente a un 34,8% en los datos <strong>de</strong>l año 2004 (Figura 21). Es <strong>de</strong>cir, <strong>la</strong> cifra <strong>de</strong> adolescentes<br />

que se emborracha en fin <strong>de</strong> semana ha crecido un 10% en los últimos años. Este<br />

mo<strong>de</strong>lo <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo se va acercando al mo<strong>de</strong>lo nórdico, en don<strong>de</strong> los <strong>con</strong>sumos diarios <strong>de</strong> alcohol<br />

son re<strong>la</strong>tivamente mo<strong>de</strong>rados <strong>de</strong> lunes a jueves, disparándose en viernes y sábado.<br />

9 Hay que <strong>de</strong>stacar como dato muy positivo en esta encuesta el aumento <strong>de</strong> percepción <strong>de</strong>l<br />

riesgo ante el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol tanto en fin <strong>de</strong> semana como diariamente, <strong>con</strong> re<strong>la</strong>ción a<br />

encuestas <strong>de</strong> años anteriores (Figura 22). Se asume que, <strong>con</strong>forme el riesgo percibido aumenta,<br />

tien<strong>de</strong> a disminuir el <strong>con</strong>sumo, siendo superior esta percepción en los chicos que en<br />

<strong>la</strong>s chicas.<br />

39


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

9 La edad <strong>de</strong> inicio al <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol se sitúa en los 13,8 años, no existiendo varieda<strong>de</strong>s<br />

significativas por sexo, ni en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> años anteriores. La proporción <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumidores es<br />

también simi<strong>la</strong>r en ambos sexos. Sin embargo, <strong>la</strong> intensidad <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo es mayor en chicos<br />

que en chicas.<br />

9 La proporción <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumidores aumenta progresivamente <strong>con</strong> <strong>la</strong> edad, alcanzando su máximo<br />

entre los estudiantes <strong>de</strong> 18 años, produciéndose los mayores incrementos entre los 14 y<br />

16 años, lo cual indica <strong>la</strong> importancia <strong>de</strong> estrategias preventivas en eda<strong>de</strong>s tempranas.<br />

9 Parece que no existen diferencias importantes entre ambos sexos en <strong>la</strong> extensión <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo<br />

esporádico o experimental <strong>de</strong> alcohol, pero sí en los <strong>con</strong>sumos habituales, que están más<br />

extendidos entre los chicos (51,8%) que entre <strong>la</strong>s chicas (42,8%). Lo mismo suce<strong>de</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong><br />

prevalencia <strong>de</strong> borracheras en los últimos 30 días (37% en chicos y 32,5% en chicas).<br />

9 Sobre el tipo <strong>de</strong> bebida alcohólica que <strong>con</strong>sumen los y <strong>la</strong>s adolescentes, se mantiene el mismo<br />

patrón que en años anteriores, <strong>con</strong>sistente en el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> combinados/cubatas prioritariamente<br />

en fin <strong>de</strong> semana, si bien en días <strong>la</strong>borables <strong>la</strong> bebida predominante es <strong>la</strong> cerveza<br />

(Tab<strong>la</strong> 21). Los lugares habituales <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo son los bares o pubs, los espacios abiertos<br />

(calles, p<strong>la</strong>zas, parques) o <strong>la</strong>s discotecas. De hecho en los últimos treinta días un 73,5% <strong>de</strong><br />

los <strong>con</strong>sumidores lo han hecho en bares o pubs, un 64,5% en espacios abiertos y un 61,4%<br />

en discotecas.<br />

9 Por otro <strong>la</strong>do, se <strong>con</strong>stata una intensa asociación entre los <strong>con</strong>sumos <strong>de</strong> alcohol, tabaco y<br />

cannabis, <strong>de</strong> modo que el uso <strong>de</strong> cualquiera <strong>de</strong> estas sustancias implica una alta probabilidad<br />

<strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s restantes.<br />

9 Es evi<strong>de</strong>nte que el grado <strong>de</strong> facilidad para <strong>con</strong>seguir alcohol o cualquier otra sustancia pue<strong>de</strong><br />

influir en <strong>la</strong> probabilidad <strong>de</strong> su <strong>con</strong>sumo; en este sentido, un 91,2% <strong>de</strong> estos/as estudiantes<br />

(menores <strong>de</strong> edad) <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ran que les sería fácil o muy fácil <strong>con</strong>seguir bebidas alcohólicas.<br />

Como <strong>con</strong>clusión se pue<strong>de</strong> afirmar que ha <strong>de</strong>scendido <strong>la</strong> proporción <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumidores <strong>de</strong> bebidas<br />

alcohólicas, tanto si se toma como referencia 1994 como 2004, pero por otra parte ha aumentado el<br />

<strong>con</strong>sumo que provoca borracheras en los últimos 30 días entre los que han <strong>con</strong>sumido alcohol en<br />

este período, <strong>con</strong> respecto a 2004. Es <strong>de</strong>cir aunque disminuye <strong>la</strong> proporción <strong>de</strong> jóvenes que beben<br />

alcohol, los que <strong>con</strong>sumen lo hacen <strong>con</strong> patrón <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo más intenso.<br />

A<strong>de</strong>más <strong>de</strong> <strong>la</strong> información facilitada en <strong>la</strong> Encuesta estatal sobre uso <strong>de</strong> drogas en <strong>la</strong> enseñanza secundaria,<br />

el Estudio HBSC - 2006 (Health Behaviour in School-aged Children) 32 en chicos y chicas<br />

españoles <strong>de</strong> 11 a 17 años también aporta información sobre el uso <strong>de</strong> alcohol entre esco<strong>la</strong>res<br />

españoles:<br />

9 El 57,6% <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s adolescentes ha probado alguna vez alguna bebida alcohólica, siendo<br />

este porcentaje más elevado cuando el hábitat <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>l que provienen es rural<br />

(62%), frente al urbano (55,2%), no existiendo diferencias importantes entre ambos sexos.<br />

9 Si el porcentaje <strong>de</strong> adolescentes que ha probado alguna vez bebidas alcohólicas se compara<br />

entre comunida<strong>de</strong>s autónomas, existe una diferencia <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rable entre el<strong>la</strong>s <strong>de</strong> hasta 20<br />

puntos (70,7%-49,6%)<br />

9 Al igual que en <strong>la</strong> encuesta ESTUDES antes comentada, <strong>la</strong> proporción <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumidores aumenta<br />

progresivamente <strong>con</strong> <strong>la</strong> edad (15,7% a los 11-12 años), alcanzando su máximo entre<br />

los y <strong>la</strong>s estudiantes <strong>de</strong> 18 años (91%) y produciéndose los mayores incrementos entre los<br />

13-14 años (49,6%) y 15-16 años (80,7%) (Figura 23).<br />

40


Salud mental<br />

Pero <strong>la</strong>s y los jóvenes no son un grupo ais<strong>la</strong>do <strong>de</strong>l resto <strong>de</strong> <strong>la</strong> sociedad y los niveles <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo<br />

en esta pob<strong>la</strong>ción son frecuentemente un reflejo <strong>de</strong> lo que ocurre en <strong>la</strong> sociedad en general. Según <strong>la</strong><br />

última Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas en España (EDADES) 2005-2006 102 :<br />

9 El alcohol es <strong>la</strong> sustancia psicoactiva más extendida entre <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción españo<strong>la</strong>, al igual que<br />

hemos referido en los y <strong>la</strong>s esco<strong>la</strong>res. De hecho, en 2005, un 76,7% <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> 15 a<br />

64 años había <strong>con</strong>sumido alcohol en los últimos 12 meses, un 64,6% en el último mes y un<br />

14,9% diariamente durante el último mes (Figura 24).<br />

9 Un 19,7% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los encuestados en el año 2005 se había emborrachado durante los últimos<br />

12 meses <strong>con</strong> diversa frecuencia (frente a un 21,2% en 2003).<br />

9 Este indicador <strong>de</strong> intoxicaciones etílicas aumenta <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rablemente entre <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción juvenil,<br />

es <strong>de</strong>cir, entre los 15 y 29 años, pasando a ser <strong>de</strong> un 44% en chicos y <strong>de</strong> un 24,4% en<br />

chicas en dicho tramo <strong>de</strong> edad, frente a un 19,7% en varones y un 6,9% en mujeres <strong>de</strong> 30 a<br />

64 años.<br />

La importancia <strong>de</strong> estas cifras radica no sólo en <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias que estos <strong>con</strong>sumos tienen en <strong>la</strong><br />

persona que los realiza, sino en <strong>la</strong> influencia que estos hábitos <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo pue<strong>de</strong>n llegar a tener, ya<br />

que no hay que olvidar que muchas <strong>de</strong> estas personas son padres o madres, están a cargo <strong>de</strong> jóvenes<br />

o menores y son una referencia para ellos/as.<br />

En re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong>s ten<strong>de</strong>ncias temporales en este grupo <strong>de</strong> edad, hay que <strong>de</strong>stacar que <strong>la</strong> prevalencia<br />

<strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> bebidas alcohólicas <strong>de</strong> forma esporádica o habitual pue<strong>de</strong> <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rarse estable, y<br />

lo mismo suce<strong>de</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> prevalencia <strong>de</strong> intoxicaciones etílicas. El <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol parece estabilizado<br />

a niveles altos. La percepción <strong>de</strong>l riesgo ante el <strong>con</strong>sumo diario, y especialmente <strong>de</strong> fin <strong>de</strong> semana,<br />

sigue siendo baja para una proporción importante <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción, aunque por primera vez<br />

<strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1999 se observa un aumento <strong>de</strong> <strong>la</strong> percepción <strong>de</strong>l riesgo, lo que pue<strong>de</strong> ava<strong>la</strong>r <strong>la</strong>s políticas<br />

iniciadas por el Gobierno y por <strong>la</strong>s distintas Administraciones autonómicas.<br />

Estas cifras <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo tienen también reflejos en los datos <strong>de</strong> mortalidad. Siguiendo <strong>la</strong> metodología<br />

propuesta por los CDC (Centers for Disease Control), en el año 2005 el Instituto <strong>de</strong> Estudios <strong>de</strong><br />

Alcohol y Drogas <strong>de</strong> <strong>la</strong> Universidad <strong>de</strong> Val<strong>la</strong>dolid 103 en co<strong>la</strong>boración <strong>con</strong> el <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y<br />

Consumo, ha realizado un estudio <strong>de</strong> <strong>la</strong> mortalidad re<strong>la</strong>cionada <strong>con</strong> el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol en España,<br />

así como <strong>de</strong> <strong>la</strong> mortalidad prematura atribuible al <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol, en el período 1999-2004<br />

(Figuras Figura 25 y Figura 26).<br />

Según dicho estudio, el número <strong>de</strong> muertes en España, en el año 2004, re<strong>la</strong>cionadas <strong>con</strong> el <strong>con</strong>sumo<br />

<strong>de</strong> alcohol fue <strong>de</strong> 8.391. Ello supone que, <strong>de</strong>l total <strong>de</strong> muertes acaecidas en ese año en España, son<br />

atribuibles al <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol el 2,26%. El número <strong>de</strong> <strong>de</strong>funciones por causas re<strong>la</strong>cionadas <strong>con</strong><br />

alcohol es mayor en hombres que en mujeres (<strong>la</strong> razón hombre/mujer es aproximadamente 3:1). En<br />

este mismo estudio se <strong>con</strong>tabilizan los fallecidos en acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico en España en los que se ha<br />

<strong>de</strong>terminado su <strong>con</strong>centración <strong>de</strong> alcohol en sangre, según los datos aportados por el Instituto Nacional<br />

<strong>de</strong> Toxicología. Así, en el año 2004 fallecieron en acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico (AT) 514 personas menores<br />

<strong>de</strong> 30 años, <strong>de</strong> los que 136 tenían un nivel <strong>de</strong> alcohol en sangre > 0,8 g/l (actualmente el límite es<br />

<strong>de</strong> 0,5 g/l y en los <strong>con</strong>ductores noveles 0,3 g/l), lo que equivale a un 26,20% <strong>de</strong> fallecidos <strong>con</strong> unos<br />

niveles <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rables <strong>de</strong> alcohol en sangre.<br />

Si se analizan <strong>la</strong>s lesiones <strong>de</strong>rivadas <strong>de</strong> acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico, según los datos publicados por el<br />

Observatorio <strong>de</strong> Seguridad Vial durante el año 2006 104 éstas siguen siendo <strong>la</strong> primera causa <strong>de</strong> mortalidad<br />

para el grupo <strong>de</strong> edad <strong>de</strong> entre 15 a 24 años. Un 37% <strong>de</strong> los fallecimientos <strong>de</strong> este grupo <strong>de</strong><br />

edad fueron por esta causa. No obstante, es importante resaltar que en el año 2000 los acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong><br />

41


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

circu<strong>la</strong>ción motivaron el 42% <strong>de</strong> los fallecimientos <strong>de</strong> ese grupo <strong>de</strong> edad. A pesar <strong>de</strong> este <strong>de</strong>scenso,<br />

<strong>la</strong> tasa más alta <strong>de</strong> fallecidos por millón <strong>de</strong> pob<strong>la</strong>ción se hal<strong>la</strong> en dicho grupo, en<strong>con</strong>trándose diferencias<br />

importantes en el mismo según tramos <strong>de</strong> edad y también entre sexos (Figuras Figura 27, Figura<br />

28 y Figura 29 y Tab<strong>la</strong> 22).<br />

El fin <strong>de</strong> semana y <strong>la</strong> noche suponen un mayor riesgo para los jóvenes. Durante el sábado y domingo<br />

se registraron entre los y <strong>la</strong>s jóvenes <strong>de</strong> 18 a 24 años el 41% <strong>de</strong> los fallecimientos, mientras que para<br />

el resto <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción el porcentaje es <strong>de</strong>l 35% (Figura 30). Se observa que, siendo <strong>la</strong> noche el período<br />

<strong>de</strong>l día <strong>con</strong> más baja intensidad <strong>de</strong> tráfico, es sin embargo el más peligroso, computándose el<br />

41% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s víctimas mortales. Son el sábado y domingo los días <strong>de</strong> <strong>la</strong> semana en que se registran<br />

más acci<strong>de</strong>ntes, <strong>la</strong> gravedad <strong>de</strong> los mismos es mayor y, por tanto, son los días en que se producen<br />

más víctimas mortales.<br />

Siguiendo <strong>con</strong> los datos aportados por el Instituto Nacional <strong>de</strong> Toxicología en el año 2006, se realizaron<br />

análisis toxicológicos a 1.360 <strong>con</strong>ductores fallecidos en acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico (Figura 31). Los<br />

resultados <strong>con</strong>firman <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> <strong>la</strong>s muertes <strong>con</strong> el alcohol y otras drogas. Afortunadamente, los<br />

porcentajes <strong>de</strong> <strong>con</strong>ductores cuya tasa superaba los límites <strong>de</strong> alcoholemia <strong>de</strong> 0,3 y 0,5 g/l han <strong>de</strong>scendido<br />

en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> años anteriores. Este <strong>de</strong>scenso se <strong>de</strong>be probablemente a <strong>la</strong> prioridad que en<br />

estos últimos años se ha dado a <strong>la</strong>s políticas <strong>de</strong> seguridad vial centradas en el <strong>con</strong>trol <strong>de</strong> los elementos<br />

básicos <strong>de</strong> <strong>la</strong> misma, entre los que se encuentra el alcohol y <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducción.<br />

Otros datos que corroboran <strong>la</strong> importancia que el alcohol tiene en <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducción son los obtenidos en<br />

<strong>la</strong> encuesta ESTUDES, antes referida. Así, el 22% <strong>de</strong> los estudiantes <strong>de</strong> 14-18 años (34,3% <strong>de</strong> los <strong>de</strong><br />

18 años) re<strong>con</strong>ocen haber sido pasajeros en los últimos 12 meses <strong>de</strong> vehículos <strong>con</strong>ducidos bajo los<br />

efectos <strong>de</strong>l alcohol. El 9,8% <strong>de</strong> estos estudiantes <strong>de</strong>c<strong>la</strong>ra haber <strong>con</strong>ducido en los últimos 12 meses<br />

un vehículo (coche o moto) bajo los efectos <strong>de</strong>l alcohol (14,9% en los estudiantes <strong>de</strong> 18 años).<br />

En re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> el ocio y el tiempo libre, se pue<strong>de</strong> afirmar que en nuestro país una parte <strong>de</strong>l ocio<br />

juvenil <strong>de</strong> fin <strong>de</strong> semana se ha p<strong>la</strong>smado en los últimos años, tanto en términos mediáticos como <strong>de</strong><br />

investigación, en el fenómeno <strong>con</strong>ocido como “botellón”, en el que los jóvenes presentan un <strong>con</strong>sumo,<br />

en principio, abusivo <strong>de</strong> alcohol en parques, calles y p<strong>la</strong>zas.<br />

Este fenómeno <strong>de</strong>riva en <strong>con</strong>secuencias negativas tales como altos <strong>con</strong>sumos <strong>de</strong> alcohol y otras<br />

sustancias, acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico, molestias para los vecinos, rotura <strong>de</strong> mobiliario urbano, etc. Por ello<br />

el fenómeno <strong>de</strong>l “botellón” se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra hoy un problema que preocupa a <strong>la</strong> sociedad en general,<br />

aunque el abordaje <strong>de</strong>l problema que aquí p<strong>la</strong>nteamos se ciñe a <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> óptica <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

<strong>salud</strong> y no como problema <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público<br />

Tal y como se recoge en un informe e<strong>la</strong>borado por los Colegios Profesionales <strong>de</strong> Politólogos y Sociólogos,<br />

hab<strong>la</strong>mos <strong>de</strong> un referente social o moda juvenil: el “botellón” como ritual <strong>de</strong> paso <strong>de</strong> <strong>la</strong> infancia<br />

hacia <strong>la</strong> adolescencia; como búsqueda <strong>de</strong> un espacio/tiempo limitado e i<strong>de</strong>ntificado como propio y<br />

<strong>de</strong>finitorio <strong>de</strong> <strong>la</strong> gente joven y que <strong>con</strong>figura un ámbito <strong>de</strong> i<strong>de</strong>ntificación intrageneracional y vincu<strong>la</strong>ción<br />

positiva 105 .<br />

Para trabajar en <strong>la</strong> reducción y gestión <strong>de</strong> riesgos que comporta esta manera <strong>de</strong> disfrutar <strong>de</strong>l<br />

tiempo <strong>de</strong> ocio es necesario, primero, <strong>con</strong>ocer el fenómeno, <strong>la</strong>s motivaciones <strong>de</strong> los jóvenes para<br />

participar en él, <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias y <strong>la</strong>s posibles alternativas al mismo.<br />

42<br />

En estudios realizados sobre el fenómeno <strong>de</strong>l botellón en jóvenes <strong>de</strong> 14 a 17 años <strong>de</strong><br />

Madrid (2002) y Galicia y Jaén (2003) 105 y financiados por el P<strong>la</strong>n Nacional sobre Drogas, se<br />

analizaban <strong>la</strong>s principales activida<strong>de</strong>s realizadas por los jóvenes durante el fin <strong>de</strong> semana y, aunque<br />

el fenómeno <strong>de</strong>l botellón no implica <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol, <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> los jóvenes que asisten al


Salud mental<br />

mismo por lo común lo <strong>con</strong>sumen (el 52,60% <strong>de</strong> los encuestados <strong>con</strong>sumía todas <strong>la</strong>s veces y el<br />

21,17% <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> el<strong>la</strong>s), hecho que corrobora el carácter <strong>de</strong> este fenómeno centrado en un ritual<br />

colectivo <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol (Tab<strong>la</strong> 23).<br />

Entre <strong>la</strong>s principales motivaciones para asistir al botellón se encuentran: <strong>la</strong> diversión, po<strong>de</strong>r hab<strong>la</strong>r<br />

<strong>con</strong> los amigos y amigas, y po<strong>de</strong>r <strong>con</strong>sumir más alcohol y a menor precio.<br />

Existe una re<strong>la</strong>ción estadísticamente significativa entre el número <strong>de</strong> borracheras y <strong>la</strong> frecuencia <strong>con</strong><br />

<strong>la</strong> que los jóvenes van <strong>de</strong> botellón. En este sentido, po<strong>de</strong>mos afirmar que <strong>la</strong>s y los jóvenes que acu<strong>de</strong>n<br />

al botellón tien<strong>de</strong>n más frecuentemente a emborracharse, posiblemente por el estímulo al <strong>con</strong>sumo<br />

ritual que fomenta el grupo <strong>de</strong> iguales y el grupo extenso, lo cual tiene una inci<strong>de</strong>ncia especial<br />

entre quines acu<strong>de</strong>n <strong>con</strong> más frecuencia a él.<br />

Al <strong>con</strong>sumir alcohol los y <strong>la</strong>s jóvenes se sienten más divertidos, char<strong>la</strong>tanes y sociables, por lo que a<br />

corto p<strong>la</strong>zo sólo son <strong>con</strong>scientes <strong>de</strong> <strong>la</strong>s sensaciones agradables que este <strong>con</strong>sumo produce. Pero, a<br />

pesar <strong>de</strong> estas sensaciones, presentan los siguientes efectos orgánicos:<br />

Efectos orgánicos graves, al menos en una ocasión 93,2%<br />

Caídas (riesgo <strong>de</strong> traumatismo) 15,1%<br />

Quedarse dormido (riesgo <strong>de</strong> coma, paro cardiaco por hipotermia) 11,5%<br />

Arritmias 3,3%<br />

Tratado en urgencias (probables comas etílicos) 2,3%<br />

Vómitos 22,2%<br />

No va al colegio al día siguiente 5,2%<br />

I.3.1. Adolescencia y <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol<br />

Durante <strong>la</strong> infancia los niños y <strong>la</strong>s niñas apren<strong>de</strong>n a i<strong>de</strong>ntificar el alcohol <strong>con</strong> el mundo adulto, bien<br />

por el ejemplo <strong>de</strong> sus padres y madres, bien por <strong>la</strong> influencia <strong>de</strong> otros mo<strong>de</strong>los sociales a través <strong>de</strong>l<br />

cine, <strong>la</strong> televisión, etc.<br />

La adolescencia es una etapa crítica para el inicio <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> sustancias adictivas. Son sustancias<br />

que pue<strong>de</strong>n marcar en muchos y muchas adolescentes el acceso al mundo adulto. La imitación y<br />

el <strong>de</strong>seo <strong>de</strong> ser como los <strong>de</strong>más tienen un peso muy importante en el inicio <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol,<br />

siendo a<strong>de</strong>más incuestionable que <strong>la</strong> exposición temprana al alcohol es un c<strong>la</strong>ro predictor <strong>de</strong> una<br />

posible <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia al alcohol en <strong>la</strong> edad adulta, multiplicando por cuatro el riesgo <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>r<br />

<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia en quienes comienzan a beber antes <strong>de</strong> los 15 años, frente a los que lo hicieron a los<br />

20 106 . Por otro <strong>la</strong>do, es un período <strong>de</strong> rápido crecimiento y <strong>de</strong> cambios físicos. Algunas investigaciones<br />

107 sugieren que los adolescentes que beben excesivamente rara vez presentan trastornos crónicos<br />

severos <strong>de</strong>l tipo cirrosis hepática, pancreatitis o gastritis; sin embargo, sí experimentan efectos<br />

adversos en su hígado, huesos, crecimiento y <strong>de</strong>sarrollo endocrino. El <strong>con</strong>sumo excesivo <strong>de</strong> alcohol<br />

en <strong>la</strong> adolescencia <strong>de</strong>scien<strong>de</strong> los niveles <strong>de</strong> hormonas sexuales y <strong>de</strong> <strong>la</strong>s hormonas <strong>de</strong> crecimiento<br />

tanto en chicos como en chicas. Estas investigaciones indican que el cerebro <strong>de</strong>l adolescente pudiera<br />

ser más sensible a los efectos dañinos <strong>de</strong>l alcohol que el <strong>de</strong> los adultos, al interrumpirse los procesos<br />

c<strong>la</strong>ve <strong>de</strong>l <strong>de</strong>sarrollo cerebral, <strong>de</strong>scribiéndose incluso lesiones cerebrales persistentes y alteraciones<br />

anatómicas en adolescentes que comenzaron a <strong>con</strong>sumir precozmente 108 . El Informe <strong>de</strong> <strong>la</strong> Comisión<br />

Clínica <strong>de</strong>l PNSD realiza una <strong>de</strong>scripción extensa <strong>de</strong> estas <strong>con</strong>secuencias 109 :<br />

Resumen <strong>de</strong> los hal<strong>la</strong>zgos <strong>de</strong> los efectos fisiológicos <strong>de</strong> alcohol en adolescentes<br />

43


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Hígado<br />

Sistema endocrino<br />

Huesos<br />

Cerebro<br />

Î Niveles <strong>de</strong> enzimas hepáticas usadas<br />

como indicadores <strong>de</strong> daño hepático están<br />

más elevados en adolescentes <strong>con</strong><br />

trastornos re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol.<br />

Î y en adolescentes obesos que beben<br />

cantida<strong>de</strong>s más mo<strong>de</strong>radas.<br />

Î Descenso <strong>de</strong> niveles <strong>de</strong> estrógenos en<br />

chicas adolescentes.<br />

Î Descenso <strong>de</strong> hormona luteinizante y niveles<br />

<strong>de</strong> testosterona en chicos adolescentes.<br />

Î En ambos sexos reduce los niveles <strong>de</strong><br />

hormona <strong>de</strong>l crecimiento.<br />

Î El incremento <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol<br />

está asociado <strong>con</strong> baja <strong>de</strong>nsidad ósea<br />

en adolescentes varones, pero no en<br />

mujeres.<br />

Î Una historia <strong>de</strong> abuso <strong>de</strong> alcohol o <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia<br />

en adolescentes se asoció<br />

<strong>con</strong> reducción <strong>de</strong>l volumen <strong>de</strong>l hipocampo<br />

Î y <strong>con</strong> sutiles anormalida<strong>de</strong>s en <strong>la</strong> microestructura<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> sustancia b<strong>la</strong>nca en<br />

el cuerpo calloso.<br />

Î C<strong>la</strong>rk et al. 2001<br />

Î Block et al. 1993<br />

Î Diamonnd et al 1986<br />

Î Frias et al. 2000 (a)<br />

Î Frias et al. 2000 (b)<br />

Î Fehily et al. 1992; Nevile et al­<br />

2002; Elgan el al. 2002; Fujita et al.<br />

1999.<br />

Î De Bellis et al. 2000<br />

Î Tapert et al. 2003<br />

Fuente: The effects of alcohol on Physiological Processes and Biological Development 110 .<br />

La <strong>con</strong>strucción <strong>de</strong>l hábito <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol que, en <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> los casos, comienza por<br />

inercia, sin una reflexión previa, <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> un entorno que lo favorece, se verá potenciada en <strong>la</strong> medida<br />

en que el o <strong>la</strong> adolescente aprenda que el alcohol le sirve, al menos a corto p<strong>la</strong>zo, para evitar situaciones<br />

negativas (por ejemplo, vencer <strong>la</strong> timi<strong>de</strong>z, calmar los nervios), o para obtener o intensificar<br />

sensaciones positivas (pasarlo bien, <strong>de</strong>sinhibirse, sentirse a gusto <strong>con</strong> su grupo, tener sensación <strong>de</strong><br />

euforia, etc.). En <strong>la</strong> medida en que no <strong>de</strong>sarrolle otras capacida<strong>de</strong>s alternativas para <strong>con</strong>seguir esos<br />

resultados que se esperan <strong>de</strong>l alcohol, su <strong>con</strong>sumo se verá favorecido.<br />

En realidad, lo que i<strong>de</strong>ntifica y diferencia el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol por los y <strong>la</strong>s adolescentes son los<br />

modos y actitu<strong>de</strong>s seguidas en ese <strong>con</strong>sumo, en <strong>la</strong> medida en que respon<strong>de</strong>n a pulsiones, actitu<strong>de</strong>s y<br />

necesida<strong>de</strong>s muy re<strong>la</strong>cionadas <strong>con</strong> su personalidad. Entre el<strong>la</strong>s <strong>de</strong>staca 111 :<br />

LA GRUPALIDAD. A medida que aumenta <strong>la</strong> edad y <strong>la</strong> frecuencia <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo, éste se tras<strong>la</strong>da al<br />

entorno <strong>de</strong> amigos/as. Los y <strong>la</strong>s jóvenes buscan su i<strong>de</strong>ntidad y <strong>con</strong>struyen su personalidad entre sus<br />

iguales. Por otro <strong>la</strong>do, <strong>la</strong>s pandil<strong>la</strong>s o grupos actuales se caracterizan, a diferencia <strong>de</strong> los tradicionales<br />

(<strong>de</strong>finidos por una cierta estructuración y fi<strong>de</strong>lidad), por ser más abiertos, flexibles e informales, sirviendo<br />

<strong>de</strong> marco <strong>de</strong> encuentro e intercambio, al mismo tiempo que permiten “ir a su aire”. Esta flexibilidad,<br />

este estar y no estar, permite a <strong>la</strong>s y los jóvenes aguantar en grupo más tiempo, y no hay que<br />

olvidar que es el grupo el marco en el que se produce un mayor <strong>con</strong>sumo.<br />

LA SIMETRÍA. La cantidad <strong>de</strong> alcohol <strong>con</strong>sumida por un/a adolescente parece <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>r <strong>de</strong> <strong>la</strong> cantidad<br />

que ingieran los compañeros/as, por lo que <strong>la</strong> voluntad <strong>de</strong> dominio o <strong>con</strong>trol sobre <strong>la</strong> propia ingesta<br />

se supedita a <strong>la</strong> presión grupal.<br />

44<br />

LA EXPERIMENTACIÓN. El grupo ofrece <strong>la</strong> suficiente seguridad como para que el o <strong>la</strong> menor pueda<br />

<strong>de</strong>sp<strong>la</strong>zar <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> simetría <strong>de</strong> un p<strong>la</strong>no interpersonal a un p<strong>la</strong>no intrapersonal (probarse a sí<br />

mismo/a). Confluyen en él o el<strong>la</strong> una serie <strong>de</strong> rasgos (atracción por el riesgo como un modo <strong>de</strong> <strong>con</strong>o­


Salud mental<br />

cer y ampliar los límites, falsa <strong>con</strong>ciencia <strong>de</strong> invulnerabilidad, etc.) que <strong>con</strong>tribuyen directamente a <strong>la</strong><br />

intensidad <strong>de</strong> <strong>la</strong> ingesta.<br />

Cuando analizamos <strong>la</strong>s características <strong>de</strong>l “ser joven” actual <strong>de</strong>bemos enten<strong>de</strong>r que los procesos <strong>de</strong><br />

socialización se realizan en activida<strong>de</strong>s intrínsecamente unidas a diferentes drogas. Para po<strong>de</strong>r aprehen<strong>de</strong>r<br />

el fenómeno <strong>de</strong> <strong>la</strong>s drogas entre <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> actual, <strong>de</strong>be <strong>con</strong>ocerse el proceso valorativo <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong>s y los jóvenes y <strong>de</strong> sus padres y madres.<br />

Como factores individuales añadidos, hay que seña<strong>la</strong>r <strong>la</strong> percepción <strong>de</strong>l riesgo y <strong>la</strong> percepción positiva<br />

<strong>de</strong>rivada <strong>de</strong>l uso. En los y <strong>la</strong>s adolescentes <strong>la</strong> percepción <strong>de</strong>l riesgo ante el alcohol es menor que<br />

para otras drogas.<br />

El <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> sustancias como el tabaco y el alcohol son vistos por muchos expertos y expertas<br />

como <strong>con</strong>ductas “<strong>de</strong> entrada” que, para muchas personas, son precursores <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> otras<br />

drogas. Así, pese a que <strong>la</strong> experimentación <strong>con</strong> estas sustancias frecuentemente es vista como algo<br />

normal y el <strong>con</strong>sumo ocasional en sí mismo pueda no ser dañino, los expertos/as en prevención le<br />

dan una importancia crucial, ya que evitando <strong>la</strong> experimentación <strong>con</strong> estas sustancias se garantiza<br />

que no se llegará a un <strong>con</strong>sumo ina<strong>de</strong>cuado <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mismas y seguramente tampoco se llegará a <strong>con</strong>sumir<br />

otras sustancias más dañinas.<br />

Pasado el <strong>con</strong>sumo ocasional, es frecuente que los y <strong>la</strong>s adolescentes y jóvenes mantengan, <strong>de</strong>ntro<br />

<strong>de</strong>l grupo <strong>de</strong> iguales, un nivel alto <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol. Este nivel tien<strong>de</strong> a mo<strong>de</strong>rarse y estabilizarse<br />

a medida que el o <strong>la</strong> joven <strong>con</strong>struye su propia personalidad, se hace más in<strong>de</strong>pendiente <strong>de</strong>l grupo<br />

<strong>de</strong> iguales y <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong> su propio auto<strong>con</strong>trol.<br />

Pero <strong>con</strong>viene tener presente que esta mo<strong>de</strong>ración <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo no ocurre en todos los casos y <strong>la</strong><br />

probabilidad <strong>de</strong> que se produzca es menor cuanto más elevado es el nivel <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo en <strong>la</strong> adolescencia<br />

y <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>.<br />

A menudo se presenta injustamente a <strong>la</strong>s y los jóvenes como causantes <strong>de</strong> los problemas <strong>de</strong>rivados<br />

<strong>de</strong>l alcohol, en vez <strong>de</strong> como sus víctimas. Existen múltiples factores que favorecen este <strong>con</strong>sumo.<br />

Entre estos factores, <strong>de</strong>stacan los re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> presión <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> comunicación social.<br />

La <strong>juventud</strong> se encuentra inmersa en una sociedad en <strong>la</strong> que <strong>la</strong> publicidad inva<strong>de</strong> <strong>la</strong> vida cotidiana y,<br />

aunque formalmente <strong>la</strong>s y los adolescentes están excluidos como <strong>de</strong>stinatarios <strong>de</strong> <strong>la</strong> publicidad <strong>de</strong> bebidas<br />

alcohólicas, ésta les llega por diferentes vías <strong>con</strong> <strong>la</strong> finalidad última <strong>de</strong> manipu<strong>la</strong>r su <strong>de</strong>manda.<br />

Esta <strong>con</strong>stante presión <strong>de</strong> tácticas publicitarias, visibles unas, invisibles otras, provoca <strong>la</strong> in<strong>de</strong>fensión<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción más joven ante el alcohol, siendo cada vez más agresivas <strong>la</strong>s técnicas <strong>de</strong> venta y<br />

marketing <strong>de</strong> productos potencialmente dañinos, como el alcohol 112 .<br />

La publicidad es, pues, uno <strong>de</strong> los elementos que <strong>con</strong>tribuye al importante <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> esta sustancia.<br />

Va <strong>de</strong>stinada al mantenimiento y a <strong>la</strong> captación <strong>de</strong> nuevos bebedores en grupos <strong>de</strong> pob<strong>la</strong>ción<br />

vulnerables, como son los niños y niñas, adolescentes y mujeres, a través <strong>de</strong> <strong>la</strong> publicidad directa,<br />

mediante <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> sus productos bajo el patrocinio <strong>de</strong> diversas activida<strong>de</strong>s (<strong>de</strong>portivas, musicales,<br />

viajes, sorteos, premios, etc.), o utilizando marcas en otros objetos (ropa, discos, calzados,<br />

relojes, etc.). La publicidad se sustenta en estudios motivacionales y pulsa todos los resortes por los<br />

que se mueve <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> (diversión, popu<strong>la</strong>ridad entre iguales, sexo, mo<strong>de</strong>rnidad, <strong>con</strong>testación...). La<br />

promoción <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol pue<strong>de</strong> hacerse incluso a través <strong>de</strong> bebidas refrescantes para <strong>la</strong><br />

infancia cuyo diseño imita el <strong>de</strong> bebidas alcohólicas, y mediante anuncios que incluyen los refrescos<br />

en el mismo <strong>con</strong>texto social en que <strong>la</strong>s personas adultas usan alcohol. En <strong>de</strong>finitiva, <strong>la</strong> publicidad<br />

45


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

genera una actitud positiva hacia el alcohol, que al fin y al cabo es una droga, eliminando cualquier<br />

preocupación <strong>con</strong> respecto a <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> quien <strong>la</strong> <strong>con</strong>sume 113 .<br />

Finalmente, <strong>de</strong>bemos seña<strong>la</strong>r que <strong>la</strong> accesibilidad a este producto (que es muy importante en España)<br />

es otro factor c<strong>la</strong>ramente <strong>de</strong>terminante. A<strong>de</strong>más <strong>de</strong> los límites <strong>de</strong> edad, se <strong>de</strong>bería poner límites a<br />

<strong>la</strong>s promociones (dos por uno, barra libre, etc.) y <strong>con</strong>cursos <strong>de</strong> bebidas.<br />

46<br />

I.3.2. Límites en <strong>la</strong> seguridad en el <strong>con</strong>sumo<br />

En <strong>la</strong> I Conferencia <strong>de</strong> Prevención y Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud en <strong>la</strong> Practica Clínica, celebrada el<br />

14 y 15 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2007 en Madrid, un importante grupo <strong>de</strong> expertos y expertas discutió y e<strong>la</strong>boró un<br />

documento <strong>de</strong> <strong>con</strong>senso sobre <strong>la</strong> revisión <strong>de</strong> <strong>la</strong>s evi<strong>de</strong>ncias científicas existentes en <strong>la</strong> Prevención<br />

<strong>de</strong> los Problemas <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol.<br />

En re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> los límites <strong>de</strong> seguridad en el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol, en <strong>la</strong>s <strong>con</strong>clusiones <strong>de</strong> esta Conferencia<br />

se reitera el mensaje <strong>la</strong>nzado por <strong>la</strong> Organización Mundial <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud: ALCOHOL — LESS<br />

IS BETTER, traducido como “Alcohol: cuanto menos, mejor”. Con este mensaje se preten<strong>de</strong> transmitir<br />

<strong>la</strong> i<strong>de</strong>a <strong>de</strong> que no existe un límite estricto en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> el nivel <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol a partir <strong>de</strong>l<br />

cual éste empieza a ser perjudicial para <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, pero que, en cualquier circunstancia, cuanta menos<br />

cantidad <strong>de</strong> alcohol se <strong>con</strong>suma, mejor.<br />

Sin embargo, aunque no exista un umbral <strong>de</strong> riesgo unánimemente aceptado y se estime que el riesgo<br />

se incrementa parale<strong>la</strong>mente al <strong>con</strong>sumo, se ha <strong>con</strong>sensuado como nivel <strong>de</strong> riesgo en adultos<br />

que merece intervención el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> > 20 g/día (2-3 <strong>con</strong>sumiciones) en <strong>la</strong> mujer y <strong>de</strong> > 40 g/día,<br />

en el hombre (4-5 <strong>con</strong>sumiciones). La mujer no <strong>de</strong>bería pasar <strong>de</strong> 1, o como máximo 2, <strong>con</strong>sumiciones<br />

al día y el hombre <strong>de</strong> 2 o un máximo <strong>de</strong> 3.<br />

Existen circunstancias especiales y <strong>de</strong>terminadas pob<strong>la</strong>ciones en <strong>la</strong>s que estos niveles <strong>de</strong> riesgo<br />

citados para <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción adulta sana no son válidos. Tal es el caso <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los menores, embarazadas<br />

o mujeres que puedan quedar embarazadas, <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducción <strong>de</strong> vehículos y aquel<strong>la</strong>s activida<strong>de</strong>s<br />

que requieran atención, <strong>de</strong>streza y coordinación, casos, todos ellos, en los que no <strong>de</strong>be <strong>con</strong>sumirse<br />

nada <strong>de</strong> alcohol.<br />

En jóvenes, como antes hemos seña<strong>la</strong>do, el sistema nervioso, en especial el cerebro, está todavía en<br />

fase <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarrollo hasta al menos los 18 años, por lo que no es a<strong>con</strong>sejable ningún tipo <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo<br />

alcohólico antes <strong>de</strong> dicha edad. A<strong>de</strong>más, <strong>la</strong> <strong>de</strong>fensa metabólica ante el alcohol es más baja en menores,<br />

por lo que su <strong>con</strong>sumo en estas etapas <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida pue<strong>de</strong> producir más fácilmente alteraciones<br />

orgánicas y/o psicológicas.<br />

En re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol por <strong>la</strong>s chicas y por <strong>la</strong> mujer en general, po<strong>de</strong>mos afirmar<br />

que son más vulnerables a los efectos <strong>de</strong>l alcohol que los varones, incluso si lo <strong>con</strong>sumen en pequeñas<br />

cantida<strong>de</strong>s. Esto es <strong>de</strong>bido a diferencias tanto en su distribución corporal como en su metabolismo.<br />

El etanol se disuelve mucho mejor en el agua que en los lípidos (re<strong>la</strong>ción aproximada <strong>de</strong> 30/1), lo<br />

cual propicia que se observen diferencias en su distribución entre dos personas <strong>con</strong> distinta proporción<br />

<strong>de</strong> grasa corporal, aun cuando <strong>la</strong> cantidad ingerida <strong>de</strong> esta sustancia y su peso corporal sean<br />

iguales. Debido a <strong>la</strong> diferente cantidad <strong>de</strong> grasa entre hombres y mujeres (menor <strong>con</strong>tenido acuoso y<br />

más graso en <strong>la</strong> mujer), junto <strong>con</strong> <strong>la</strong> ten<strong>de</strong>ncia media <strong>de</strong> un menor peso corporal en éstas, provoca<br />

mayores niveles <strong>de</strong> etanol en sangre en mujeres ante un mismo <strong>con</strong>sumo 114 . A<strong>de</strong>más, <strong>la</strong>s diferencias<br />

genéticas en los enzimas capaces <strong>de</strong> metabolizar el etanol también pue<strong>de</strong>n producir importantes<br />

variaciones en <strong>la</strong> metabolización <strong>de</strong> esta sustancia. En este sentido una menor actividad <strong>de</strong> alcohol<strong>de</strong>shidrogenasa<br />

gástrico en mujeres provoca una menor metabolización <strong>de</strong>l alcohol e incrementa <strong>la</strong><br />

cantidad <strong>de</strong> etanol que pasa a <strong>la</strong> sangre 115 . Por otra parte, beber en exceso es, <strong>de</strong> alguna manera,


Salud mental<br />

mucho más arriesgado para <strong>la</strong>s mujeres que para los hombres, <strong>de</strong>bido al mayor riesgo que <strong>la</strong> mujer<br />

tiene <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>r problemas re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol, e incluso al aumento <strong>de</strong>l peligro <strong>de</strong> <strong>con</strong>vertirse<br />

en víctima <strong>de</strong> violencia y abuso sexual.<br />

Una situación especial en <strong>la</strong> mujer es el embarazo. En este período no existe ningún nivel <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo<br />

seguro <strong>de</strong> alcohol; por eso <strong>la</strong>s mujeres embarazadas y <strong>la</strong>s que p<strong>la</strong>nifiquen estarlo <strong>de</strong>ben abstenerse<br />

<strong>de</strong> cualquier ingesta alcohólica. Sería <strong>con</strong>veniente incorporar información en los envases <strong>de</strong><br />

los graves efectos que sobre el feto pue<strong>de</strong> provocar su <strong>con</strong>sumo en <strong>la</strong> mujer embarazada. Por el<br />

mismo motivo sería a<strong>con</strong>sejable que figurara <strong>la</strong> graduación alcohólica, por pequeña que ésta sea, en<br />

todos los envases <strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>de</strong>nominadas cervezas “sin” alcohol, al <strong>con</strong>tener en algunos casos una <strong>con</strong>centración<br />

alcohólica que pudiera perjudicarle.<br />

En <strong>la</strong>s últimas décadas estamos asistiendo a cambios muy <strong>de</strong>cisivos en el hábito <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong><br />

alcohol que se centran fundamentalmente en el paso <strong>de</strong> un <strong>con</strong>sumo diario a un <strong>con</strong>sumo intensivo<br />

<strong>de</strong> fin <strong>de</strong> semana, sobre todo en nuestros/as jóvenes, lo que se ha venido l<strong>la</strong>mando binge drinking.<br />

Ésta ha sido una pauta <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo habitual en los países anglosajones.<br />

En <strong>la</strong> citada Conferencia <strong>de</strong> Prevención y Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud, se propuso una nueva categoría<br />

diagnóstica a fin <strong>de</strong> <strong>de</strong>finir esta pauta <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo por su auge entre los jóvenes, para, <strong>de</strong> este modo,<br />

po<strong>de</strong>r facilitar su estudio y cuantificación a<strong>de</strong>cuada. Se le ha <strong>de</strong>nominado episodios <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo<br />

intensivo, que se <strong>de</strong>finiría como <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> 60 o más gramos (6 UBE f ), en varones, y <strong>de</strong> 40 o<br />

más gramos (4 UBE), en mujeres, <strong>con</strong>centrado en una sesión <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo (habitualmente 4-6<br />

h), durante <strong>la</strong> que se mantiene un cierto nivel <strong>de</strong> intoxicación (alcoholemia no inferior a 0,8)<br />

(Tab<strong>la</strong> 24).<br />

Cuando se beben diariamente más <strong>de</strong> 40 gramos al día (4-5 <strong>con</strong>sumiciones) en el caso <strong>de</strong>l hombre y<br />

más <strong>de</strong> 20 gramos (2-3 <strong>con</strong>sumiciones) en el caso <strong>de</strong> <strong>la</strong> mujer, o se realizan ingestiones <strong>con</strong>centradas<br />

<strong>de</strong> 5 o más bebidas en una ocasión <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo, se impone una seria reflexión y cambio <strong>de</strong> hábito,<br />

que el individuo pue<strong>de</strong> lograr siendo informado y a<strong>con</strong>sejado por su médico.<br />

Recientemente ha sido publicado un estudio llevado a cabo en <strong>la</strong> Comunidad <strong>de</strong> Madrid 116 sobre <strong>la</strong><br />

prevalencia <strong>de</strong> este patrón <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo. Constituye el primer estudio en pob<strong>la</strong>ción general realizado<br />

en España y también en un país mediterráneo. La información ha sido obtenida durante el período<br />

2000 a 2005 en una muestra <strong>de</strong> más <strong>de</strong> 12.000 personas <strong>de</strong> entre 18 y 64 años. Entre <strong>la</strong>s <strong>con</strong>clusiones,<br />

<strong>de</strong>staca que <strong>la</strong> prevalencia más alta <strong>de</strong> binge drinking se observó en el grupo <strong>de</strong> edad más joven,<br />

entre 18 y 24 años, siendo más importante en varones (30,8%) que entre mujeres (18,2%); en<br />

re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong> c<strong>la</strong>se social, son los varones <strong>de</strong> nivel educativo alto (universitarios) los que más siguen<br />

este patrón <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo. Se observó una alta asociación entre <strong>la</strong>s personas que seguían este<br />

patrón <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo y <strong>la</strong>s que tenían un elevado <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol. Las bebidas más <strong>con</strong>sumidas<br />

eran <strong>la</strong>s <strong>de</strong> más alta graduación (espirituosas), en un 72%, en ambos sexos. Estos resultados serán<br />

sin duda muy útiles para <strong>la</strong> orientación <strong>de</strong> distintas intervenciones preventivas.<br />

I.3.3. Conclusiones o análisis <strong>de</strong> ten<strong>de</strong>ncias<br />

La revisión <strong>de</strong> los distintos estudios realizados tanto en el ámbito internacional como nacional y autonómico<br />

nos permite extraer algunas CONCLUSIONES <strong>de</strong> interés sobre el patrón <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo juvenil<br />

<strong>de</strong> alcohol:<br />

f 1 UBE = 10 gramos <strong>de</strong> alcohol, equivalente a 1 caña, 1 vaso <strong>de</strong> vino o media <strong>con</strong>sumición <strong>de</strong> <strong>de</strong>sti<strong>la</strong>dos.<br />

47


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Existe una ten<strong>de</strong>ncia europea a <strong>la</strong> homogeneización <strong>de</strong> los patrones juveniles <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol<br />

(GLOBALIZACIÓN).<br />

La EDAD <strong>de</strong> INICIO a <strong>con</strong>sumos regu<strong>la</strong>res es cada vez más temprana.<br />

Es un hábito extremadamente frecuente, y probablemente podamos afirmar que es <strong>la</strong> droga más <strong>con</strong>sumida,<br />

pero NO ES UN HÁBITO GENERALIZADO. El porcentaje <strong>de</strong> jóvenes abstemios (NO BE­<br />

BEDORES) se viene incrementando en los últimos años en España.<br />

Los y <strong>la</strong>s jóvenes que beben lo hacen en cantida<strong>de</strong>s cada vez más elevadas, siendo cada vez más<br />

frecuentes <strong>con</strong>sumos muy elevados <strong>de</strong> alcohol en cortos períodos <strong>de</strong> tiempo (binge drinking) y, por<br />

tanto, este modo <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo lleva <strong>con</strong>sigo <strong>la</strong> producción <strong>de</strong> episodios <strong>de</strong> embriaguez en nuestros/as<br />

jóvenes.<br />

Estos patrones se traducen en alteraciones <strong>de</strong> <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones <strong>con</strong> <strong>la</strong> familia, compañeros/as y maestros/as,<br />

bajo rendimiento esco<strong>la</strong>r, agresiones, violencias, alteraciones <strong>de</strong>l or<strong>de</strong>n público y <strong>con</strong>ductas<br />

<strong>de</strong> alto riesgo, como <strong>con</strong>ducir tras haber bebido, así como activida<strong>de</strong>s sexuales <strong>de</strong> riesgo, que <strong>con</strong>llevan<br />

embarazos no <strong>de</strong>seados y enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> transmisión sexual.<br />

También se traducen en un incremento <strong>de</strong> los problemas re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol (trastornos físicos<br />

y mentales, complicaciones sociales y <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia alcohólica).<br />

A<strong>de</strong>más, cada vez es más importante <strong>la</strong> cuestión <strong>de</strong> GÉNERO. Tradicionalmente <strong>la</strong>s chicas han venido<br />

<strong>con</strong>sumiendo alcohol <strong>con</strong> menor frecuencia y en menor cantidad que los chicos en <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong><br />

países europeos. Estas diferencias están <strong>de</strong>sapareciendo, e incluso se están invirtiendo.<br />

Entre <strong>la</strong>s MOTIVACIONES para beber <strong>de</strong>bemos <strong>de</strong>stacar que cada vez es más frecuente <strong>la</strong> búsqueda<br />

<strong>de</strong> los efectos psicoactivos <strong>de</strong>l alcohol, es <strong>de</strong>cir, el uso <strong>de</strong> alcohol como droga. La vivencia<br />

subjetiva que produce no está exenta <strong>de</strong> una cierta función socializante entre iguales, aunque difiera<br />

<strong>de</strong>l tradicional <strong>con</strong>sumo social <strong>de</strong> <strong>la</strong>s bebidas alcohólicas en personas adultas.<br />

El <strong>con</strong>sumo habitual <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s menores se realiza fuera <strong>de</strong>l entorno familiar. El <strong>con</strong>sumo se lleva a<br />

cabo fuera <strong>de</strong> casa, en <strong>la</strong> calle y en los espacios don<strong>de</strong> se producen <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones sociales <strong>de</strong> los y<br />

<strong>la</strong>s jóvenes, lugares <strong>de</strong> encuentro y diversión y se realiza en el grupo <strong>de</strong> iguales.<br />

Destacan <strong>la</strong>s nuevas ten<strong>de</strong>ncias <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo masivo <strong>con</strong>centrado en el fin <strong>de</strong> semana por parte <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

pob<strong>la</strong>ción juvenil.<br />

Se <strong>con</strong>sume principalmente cerveza, observándose un <strong>con</strong>sumo creciente <strong>de</strong> bebidas <strong>de</strong>sti<strong>la</strong>das,<br />

principalmente a través <strong>de</strong> mezc<strong>la</strong>s y combinados.<br />

Aumenta <strong>la</strong> frecuencia <strong>de</strong> episodios <strong>de</strong> embriaguez en nuestros/as jóvenes, y este hecho forma ya<br />

parte <strong>de</strong> <strong>la</strong> CULTURA JUVENIL DE ALCOHOL. Es necesario, por ello, p<strong>la</strong>ntear los medios necesarios<br />

para prevenir y erradicar los efectos nocivos que se <strong>de</strong>rivan <strong>de</strong> esta realidad, para lo que es necesario<br />

involucrar a los diferentes sectores implicados: <strong>la</strong>s y los propios jóvenes, sus familias, <strong>la</strong>s organizaciones<br />

sociales, el ámbito educativo, <strong>la</strong> industria <strong>de</strong>l ocio, los medios <strong>de</strong> comunicación y los po<strong>de</strong>res<br />

públicos.<br />

48<br />

I.3.4. Políticas <strong>de</strong> <strong>con</strong>trol <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> perspectiva <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pública<br />

En todas <strong>la</strong>s culturas en <strong>la</strong>s cuales el alcohol se ha <strong>con</strong>sumido libremente, se han <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>do políticas,<br />

tanto formales como informales, <strong>de</strong>stinadas a reducir los problemas re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol y<br />

<strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias negativas <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol en <strong>la</strong>s personas y en <strong>la</strong> sociedad.


Salud mental<br />

Des<strong>de</strong> finales <strong>de</strong> <strong>la</strong> década <strong>de</strong> 1960, especialmente como resultado <strong>de</strong> <strong>la</strong>s investigaciones realizadas<br />

por Le<strong>de</strong>rmann, Terris, Lint, Schmidt, Make<strong>la</strong> y Skog, los problemas <strong>de</strong> alcohol se enfocaron <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

perspectiva <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> pública, <strong>con</strong>centrando <strong>la</strong> atención en los individuos que sufrían <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia y<br />

problemas re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol, en el <strong>con</strong>sumo general <strong>de</strong> alcohol en comunida<strong>de</strong>s bebedoras,<br />

en los factores que inci<strong>de</strong>n en ese <strong>con</strong>sumo, en <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción entre distintos grados <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong><br />

alcohol y <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> enfermeda<strong>de</strong>s re<strong>la</strong>cionadas <strong>con</strong> el mismo y en los acci<strong>de</strong>ntes entre <strong>la</strong>s personas<br />

bebedoras en su <strong>con</strong>junto 117 . Este enfoque se ha ido ampliando progresivamente a toda <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción<br />

<strong>de</strong> bebedores, incluyendo los bebedores ligeros y mo<strong>de</strong>rados, quienes numéricamente acumu<strong>la</strong>n<br />

más problemas sobre todo en el ámbito social (por ejemplo: alcohol y acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico). La actuación<br />

sobre este colectivo (i<strong>de</strong>ntificación e intervención precoces) tiene un elevado potencial preventivo.<br />

En los últimos años, el enfoque pob<strong>la</strong>cional está siendo complementado por <strong>la</strong> atención a<br />

grupos <strong>de</strong> especial riesgo, al haberse evi<strong>de</strong>nciado que tan importante es el <strong>con</strong>sumo per cápita como<br />

el patrón <strong>de</strong> bebida.<br />

Por otro <strong>la</strong>do, hay que <strong>de</strong>stacar que a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> estos años <strong>la</strong> OMS ha ocupado una posición preferente<br />

a <strong>la</strong> hora <strong>de</strong> li<strong>de</strong>rar el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> una política sobre el alcohol, <strong>con</strong>sistente en una serie <strong>de</strong><br />

estrategias que sirvan <strong>de</strong> guía para llevar a cabo distintas medidas a fin <strong>de</strong> reducir los problemas<br />

re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol. Así, se han aprobado dos P<strong>la</strong>nes Europeos <strong>de</strong> Actuación sobre el<br />

Alcohol (1992-1999 y 2000-2005) 118 . En el <strong>con</strong>texto <strong>de</strong> este segundo P<strong>la</strong>n, tuvo lugar en Estocolmo<br />

(2001) <strong>la</strong> Segunda Conferencia Ministerial sobre Jóvenes y Alcohol 119 , en <strong>la</strong> que se aprobó <strong>la</strong><br />

Dec<strong>la</strong>ración <strong>de</strong> Estocolmo. En el<strong>la</strong> se recogen diez objetivos para reducir tanto el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> como los daños <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong>l mismo, para lo cual se proponen medidas eficaces <strong>de</strong><br />

política <strong>de</strong> alcohol en <strong>la</strong>s siguientes áreas:<br />

• Proveer protección. Contro<strong>la</strong>r <strong>la</strong> disponibilidad <strong>de</strong>l alcohol mediante medidas dirigidas a su accesibilidad,<br />

edad mínima, precios, <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol por menores. Se <strong>de</strong>be proteger y apoyar a<br />

menores cuyas familias tienen problemas <strong>con</strong> el alcohol, así como protegerles <strong>de</strong> <strong>la</strong> promoción y<br />

esponsorización <strong>de</strong>l alcohol.<br />

• Promover educación mediante programas <strong>de</strong> educación sanitaria en marcos tales como <strong>la</strong> escue<strong>la</strong>,<br />

organizaciones juveniles y comunida<strong>de</strong>s locales.<br />

• Reducir el daño <strong>con</strong> distintas actuaciones, promoviendo una mayor comprensión <strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias<br />

negativas <strong>de</strong>l alcohol en <strong>la</strong>s personas, <strong>la</strong> familia y <strong>la</strong> sociedad.<br />

• Promover una mayor comprensión <strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias negativas <strong>de</strong> <strong>la</strong> bebida para <strong>la</strong>s<br />

personas, <strong>la</strong> familia y <strong>la</strong> sociedad. En el medio en el que se <strong>con</strong>sume alcohol, <strong>de</strong>be asegurarse<br />

formación a los responsables <strong>de</strong> servir alcohol y promulgar reg<strong>la</strong>mentaciones que prohíban <strong>la</strong> venta<br />

<strong>de</strong> alcohol a menores y personas intoxicadas. Reforzar los reg<strong>la</strong>mentos y multas por <strong>con</strong>ducir bajo<br />

los efectos <strong>de</strong>l alcohol. Proveer a<strong>de</strong>cuados servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong> y sociales dirigidos a los y <strong>la</strong>s jóvenes<br />

que experimentan problemas como resultado <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> otros o <strong>de</strong> su propio <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol.<br />

(En España se han reforzado últimamente algunas <strong>de</strong> estas medidas: aumento <strong>de</strong> <strong>con</strong>troles<br />

aleatorios <strong>de</strong> alcoholemia, permiso por puntos, modificación <strong>de</strong>l código penal para aplicación <strong>de</strong><br />

penas más duras por lesiones producidas por <strong>con</strong>ducción bajo los efectos <strong>de</strong>l alcohol, etc.).<br />

• Apoyar ambientes <strong>salud</strong>ables, fomentando y favoreciendo alternativas a <strong>la</strong> cultura <strong>de</strong>l beber. Desarrol<strong>la</strong>r<br />

y fomentar el papel <strong>de</strong> <strong>la</strong> familia para promover <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y el bienestar <strong>de</strong> los jóvenes.<br />

Dentro <strong>de</strong> <strong>la</strong> Unión Europea, podríamos <strong>de</strong>cir que no ha existido una política comunitaria en materia<br />

<strong>de</strong> <strong>salud</strong> pública y alcohol hasta hace unos años. En 2001 se aprobó <strong>la</strong> Recomendación <strong>de</strong>l Consejo<br />

sobre <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol por parte <strong>de</strong> niños y adolescentes, y <strong>la</strong>s Conclusiones <strong>de</strong>l Conse­<br />

49


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

jo sobre una estrategia comunitaria dirigida a reducir el daño <strong>de</strong>rivado <strong>de</strong> los problemas <strong>de</strong><br />

alcohol 120 .<br />

Fruto <strong>de</strong> dichas recomendaciones, actualmente tenemos como marco <strong>de</strong> referencia <strong>de</strong> actuación <strong>la</strong><br />

Estrategia <strong>de</strong> <strong>la</strong> UE para ayudar a los Estados miembros a reducir los daños re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong><br />

el alcohol 121 . Esta Estrategia se centra en cinco temas prioritarios, <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>siguiente aplicación <strong>de</strong><br />

buenas prácticas que han ayudado a reducir estos daños. Entre <strong>la</strong>s que nos interesa <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rar en<br />

este documento po<strong>de</strong>mos <strong>de</strong>stacar:<br />

9 La protección <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes, niños, niñas y bebés nonatos. Entre <strong>la</strong>s medidas que<br />

han <strong>de</strong>mostrado ser eficaces al respecto, po<strong>de</strong>mos citar: <strong>la</strong> introducción <strong>de</strong> restricciones sobre<br />

<strong>la</strong> venta <strong>de</strong> alcohol, <strong>la</strong> disponibilidad <strong>de</strong> bebidas alcohólicas y <strong>la</strong>s prácticas comerciales<br />

que puedan influir en los y <strong>la</strong>s jóvenes, <strong>la</strong>s acciones apoyadas en grupos sociales <strong>con</strong>cretos<br />

para prevenir los daños y comportamientos <strong>de</strong> riesgo, <strong>con</strong> <strong>la</strong> participación <strong>de</strong> profesores y<br />

profesoras, padres y madres, partes interesadas, así como <strong>la</strong>s y los propios jóvenes, y apoyada<br />

en mensajes en los medios <strong>de</strong> comunicación y en programas <strong>de</strong> formación <strong>de</strong> aptitu<strong>de</strong>s<br />

para <strong>la</strong> vida.<br />

9 Reducción <strong>de</strong> <strong>la</strong>s lesiones y muertes causadas por acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> carretera re<strong>la</strong>cionados<br />

<strong>con</strong> el alcohol: distintos estudios <strong>con</strong>cluyen que sería <strong>de</strong>seable <strong>la</strong> imposición <strong>de</strong> un límite<br />

máximo <strong>de</strong> 0,5 mg/ml o incluso una cifra inferior (en España ya existe). El cumplimiento real <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong>s medidas <strong>con</strong>tra <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducción en estado <strong>de</strong> embriaguez podría reducir sustancialmente<br />

tanto los casos <strong>de</strong> muerte como <strong>la</strong>s lesiones y discapacida<strong>de</strong>s registradas en acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong><br />

tráfico. En este sentido, cabe <strong>de</strong>stacar que se han mostrado eficaces <strong>la</strong>s políticas basadas en<br />

<strong>la</strong> introducción y realización <strong>de</strong> pruebas <strong>de</strong>l aire espirado aleatorias, frecuentes y sistemáticas,<br />

apoyadas por campañas <strong>de</strong> educación y sensibilización en <strong>la</strong>s que participen todas <strong>la</strong>s<br />

partes interesadas. Los <strong>con</strong>ductores y <strong>con</strong>ductoras jóvenes y novatos/as están más a menudo<br />

implicados en acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> carretera re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol. Otro ejemplo <strong>de</strong> política<br />

eficaz es <strong>la</strong> introducción <strong>de</strong> una tasa cero <strong>de</strong> alcohol en sangre para estos <strong>con</strong>ductores/as.<br />

9 Prevención <strong>de</strong> los daños re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol entre <strong>la</strong>s personas adultas <strong>con</strong> <strong>la</strong> finalidad<br />

<strong>de</strong> reducir <strong>la</strong>s enfermeda<strong>de</strong>s crónicas, tanto físicas como mentales y <strong>la</strong>s muertes re<strong>la</strong>cionadas<br />

<strong>con</strong> su <strong>con</strong>sumo. Es importante <strong>la</strong> instauración y cumplimiento <strong>de</strong> licencias para <strong>la</strong> venta<br />

<strong>de</strong> alcohol, <strong>la</strong> formación <strong>de</strong>l personal <strong>de</strong> hostelería que sirve alcohol, <strong>la</strong>s intervenciones basadas<br />

en grupos sociales <strong>con</strong>cretos, <strong>la</strong>s políticas <strong>de</strong> precios (por ejemplo, reducción <strong>de</strong> <strong>la</strong>s<br />

ofertas <strong>de</strong> dos bebidas por una), <strong>la</strong> coordinación <strong>de</strong>l transporte público y los horarios <strong>de</strong> cierre<br />

<strong>de</strong> los locales <strong>de</strong> ocio, los <strong>con</strong>sejos dados por médicos/as o enfermeros/as <strong>de</strong> atención primaria<br />

a <strong>la</strong>s personas en situación <strong>de</strong> riesgo y los tratamientos a<strong>de</strong>cuados. Todas el<strong>la</strong>s son intervenciones<br />

que parecen eficaces para prevenir los daños re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol entre <strong>la</strong><br />

pob<strong>la</strong>ción adulta. La educación, <strong>la</strong>s activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> información y <strong>la</strong>s campañas para promover<br />

un <strong>con</strong>sumo mo<strong>de</strong>rado o en <strong>con</strong>tra <strong>de</strong>l alcohol al vo<strong>la</strong>nte, durante el embarazo y antes <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

edad legal, pue<strong>de</strong>n utilizarse para movilizar el apoyo público a favor <strong>de</strong> <strong>la</strong>s intervenciones.<br />

9 Información, educación y sensibilización sobre <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo nocivo y peligroso<br />

<strong>de</strong> alcohol y sobre pautas <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo a<strong>de</strong>cuadas: los modos <strong>de</strong> vida adoptados en <strong>la</strong><br />

<strong>juventud</strong> pre<strong>de</strong>terminan <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> <strong>la</strong> persona adulta. Por ello, los niños, niñas y jóvenes, así<br />

como sus padres y madres, <strong>con</strong>stituyen el grupo más importante al que <strong>de</strong>ben dirigirse <strong>la</strong><br />

educación sanitaria y <strong>la</strong>s intervenciones <strong>de</strong> sensibilización. Programas amplios y cuidadosamente<br />

aplicados <strong>de</strong> educación para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y <strong>de</strong> aptitu<strong>de</strong>s para <strong>la</strong> vida, que se comiencen en<br />

<strong>la</strong> primera infancia y <strong>con</strong>tinúen, preferentemente, durante <strong>la</strong> adolescencia, pue<strong>de</strong>n aumentar<br />

<strong>la</strong> <strong>con</strong>ciencia <strong>de</strong> los comportamientos <strong>de</strong> riesgo y ejercer un efecto sobre ellos. Tales intervenciones<br />

<strong>de</strong>berían referirse a factores <strong>de</strong> riesgo, como el alcohol, y también a períodos <strong>de</strong><br />

50


Salud mental<br />

riesgo, como <strong>la</strong> adolescencia, y a factores <strong>de</strong> protección, es <strong>de</strong>cir, cambios en los comportamientos<br />

y modos <strong>de</strong> vida.<br />

Como resumen <strong>de</strong> <strong>la</strong>s estrategias antes mencionadas, es <strong>de</strong> gran interés citar <strong>la</strong> revisión realizada <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong>s evi<strong>de</strong>ncias científicas existentes en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong>s estrategias e intervenciones dirigidas<br />

a prevenir o reducir el daño re<strong>la</strong>cionado <strong>con</strong> el alcohol, realizada por Babor et al 122 , en don<strong>de</strong> se<br />

priorizaron 10 opciones políticas como <strong>la</strong>s mejores prácticas. Estas evi<strong>de</strong>ncias ha sido recogidas y<br />

analizadas a su vez en el reciente Informe <strong>de</strong>l Comité <strong>de</strong> Expertos <strong>de</strong> <strong>la</strong> OMS sobre los Problemas<br />

re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol, 2007 123 y en el Documento <strong>de</strong> <strong>con</strong>senso e<strong>la</strong>borado en <strong>la</strong> 1.ª<br />

Conferencia <strong>de</strong> Prevención y Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en <strong>la</strong> Práctica Clínica en España sobre Prevención<br />

<strong>de</strong> los Problemas Derivados <strong>de</strong>l Alcohol 124 .<br />

9 Edad legal mínima para <strong>la</strong> venta a menores: el incremento <strong>de</strong> <strong>la</strong> edad legal reduce <strong>la</strong>s ventas<br />

y <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo en menores. En España, <strong>la</strong> edad legal a nivel estatal es<br />

<strong>de</strong> 16 años, aunque <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> <strong>la</strong>s comunida<strong>de</strong>s autónomas (<strong>con</strong> excepción <strong>de</strong> Asturias,<br />

Is<strong>la</strong>s Baleares y Galicia) han elevado esta edad a 18 años.<br />

9 Monopolio gubernamental <strong>de</strong> <strong>la</strong> venta al por menor (al público): sólo existe en países nórdicos;<br />

en España no sería aplicable.<br />

9 Restricciones en horas o días <strong>de</strong> venta: esta medida da lugar a una disminución <strong>de</strong> los<br />

problemas re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol. Tanto esta estrategia como <strong>la</strong> siguiente <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>n en<br />

España <strong>de</strong> los municipios.<br />

9 Restricciones a <strong>la</strong> <strong>de</strong>nsidad en los puntos <strong>de</strong> venta: el <strong>con</strong>sumo tien<strong>de</strong> a incrementarse<br />

cuando aumenta el número <strong>de</strong> puntos <strong>de</strong> venta. También aumentan los problemas cuando los<br />

puntos <strong>de</strong> venta están muy próximos entre sí: existe una re<strong>la</strong>ción entre <strong>la</strong> <strong>de</strong>nsidad <strong>de</strong> los<br />

puntos <strong>de</strong> venta y el grado <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol entre los y <strong>la</strong>s menores. La Fe<strong>de</strong>ración<br />

Españo<strong>la</strong> <strong>de</strong> Municipios y Provincias publicó un mo<strong>de</strong>lo <strong>de</strong> or<strong>de</strong>nanza municipal, no vincu<strong>la</strong>nte,<br />

regu<strong>la</strong>dora <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo in<strong>de</strong>bido <strong>de</strong> bebidas alcohólicas, que <strong>con</strong>temp<strong>la</strong>ba estos aspectos<br />

125 .<br />

9 Impuestos/precios: el <strong>con</strong>sumo entre <strong>la</strong>s y los jóvenes es particu<strong>la</strong>rmente sensible al precio.<br />

Se ha <strong>de</strong>mostrado que <strong>la</strong>s políticas que aumentan los precios <strong>de</strong>l alcohol reducen: <strong>la</strong> proporción<br />

<strong>de</strong> jóvenes que beben en exceso, el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol entre menores y los episodios<br />

<strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo intensivo. También retrasan en el tiempo <strong>la</strong> intención <strong>de</strong> comenzar a beber entre<br />

los y <strong>la</strong>s adolescentes más jóvenes.<br />

9 Intervenciones breves en bebedores <strong>de</strong> riesgo, sobre todo en el ámbito <strong>de</strong> atención primaria,<br />

han <strong>de</strong>mostrado su efectividad en <strong>la</strong> reducción <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo excesivo <strong>de</strong> alcohol y <strong>de</strong> problemas<br />

re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el mismo.<br />

9 Controles aleatorios <strong>de</strong> alcoholemia han <strong>de</strong>mostrado una importante reducción <strong>de</strong> traumatismos<br />

y muertes re<strong>la</strong>cionadas <strong>con</strong> el alcohol.<br />

9 Tasas legales <strong>de</strong> alcoholemia requeridas para <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducción: unas tasas <strong>de</strong> alcoholemia<br />

bajas es una <strong>de</strong> <strong>la</strong>s estrategias más eficaces para reducir <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducción bajo los efectos <strong>de</strong>l<br />

alcohol, junto <strong>con</strong> los <strong>con</strong>troles aleatorios <strong>de</strong> alcoholemia y <strong>la</strong> aplicación <strong>de</strong> severas sanciones.<br />

En España, el límite <strong>de</strong> alcoholemia es <strong>de</strong> 0,5 g/l o <strong>de</strong> 0,25 en aire espirado. Esta cifra se<br />

reduce a 0,3 g/l en sangre o a 0,15 en aire espirado en <strong>con</strong>ductores noveles (2 años), profesionales<br />

y ciclistas.<br />

9 Suspensión administrativa <strong>de</strong>l permiso <strong>de</strong> <strong>con</strong>ducción para los <strong>con</strong>ductores que <strong>de</strong>n positivo<br />

en una prueba <strong>de</strong> alcoholemia, <strong>de</strong>pendiendo <strong>de</strong> <strong>la</strong> tasa. En España está regu<strong>la</strong>do por <strong>la</strong><br />

Ley 17/2005, <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> julio, por <strong>la</strong> que se regu<strong>la</strong> el permiso y <strong>la</strong> licencia <strong>de</strong> <strong>con</strong>ducción por<br />

puntos y se modifica el texto articu<strong>la</strong>do <strong>de</strong> <strong>la</strong> ley sobre tráfico, circu<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> vehículos a mo­<br />

51


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

tor y seguridad vial, y <strong>la</strong> reciente modificación <strong>de</strong>l Código Penal (por Ley Orgánica 15/2007,<br />

<strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> noviembre).<br />

9 Permiso graduado para noveles: <strong>con</strong>siste en un sistema graduado para obtener el permiso<br />

<strong>de</strong> <strong>con</strong>ducir. Requiere que los nuevos <strong>con</strong>ductores <strong>con</strong>duzcan <strong>con</strong> un instructor (p. ej., familiar<br />

responsable) que los supervise y fomente <strong>la</strong>s buenas prácticas en <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducción. Se van<br />

obteniendo distintos tipos <strong>de</strong> licencia hasta llegar a <strong>la</strong> licencia <strong>de</strong>finitiva y permite al joven comenzar<br />

el aprendizaje <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducción <strong>con</strong> menor edad.<br />

Probablemente, <strong>la</strong> verda<strong>de</strong>ra alternativa a los problemas re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol<br />

<strong>de</strong>be p<strong>la</strong>ntearse <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> perspectiva <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> pública, pues es don<strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>l alcohol<br />

se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra como un proceso <strong>de</strong> <strong>con</strong>tinuidad en toda <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> bebedores habituales, y don<strong>de</strong><br />

se establecen <strong>la</strong>s diferencias existentes entre los problemas <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong> su <strong>con</strong>sumo. Es evi<strong>de</strong>nte<br />

que estamos ante un problema <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pública en el que está involucrada el <strong>con</strong>junto <strong>de</strong> <strong>la</strong> sociedad,<br />

siendo <strong>la</strong>s y los jóvenes los que en numerosas ocasiones sufren <strong>la</strong>s peores <strong>con</strong>secuencias. La<br />

solución a este problema es por ello una responsabilidad <strong>de</strong> todos, tanto <strong>de</strong> <strong>la</strong> c<strong>la</strong>se política como <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong>s familias, <strong>la</strong> comunidad educativa y <strong>la</strong> sociedad civil.<br />

Finalmente, <strong>de</strong>bemos hacer referencia al Acuerdo <strong>de</strong> <strong>la</strong> Comisión Mixta para el Estudio <strong>de</strong>l Problema<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong>s Drogas (abril, 2007), re<strong>la</strong>tivo al Informe <strong>de</strong> <strong>la</strong> Ponencia para el estudio <strong>de</strong> los efectos<br />

nocivos <strong>de</strong> <strong>la</strong>s drogas en <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>, en <strong>la</strong> que se llega a importantes <strong>con</strong>cusiones en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong><br />

los distintos ámbitos <strong>de</strong> actuación frente a los <strong>con</strong>sumos <strong>de</strong> drogas entre los jóvenes 126 :<br />

9 Proporcionar más y mejor información a los y <strong>la</strong>s adolescentes y a toda <strong>la</strong> sociedad.<br />

9 Importancia <strong>de</strong> <strong>la</strong> familia como primer núcleo <strong>de</strong> socialización <strong>de</strong> <strong>la</strong> persona.<br />

9 La escue<strong>la</strong>, junto <strong>con</strong> <strong>la</strong> familia, es el espacio más importante para <strong>la</strong> formación; en él se<br />

transmiten valores y actitu<strong>de</strong>s que van a permitir tomar <strong>de</strong>cisiones <strong>de</strong> forma libre, <strong>con</strong>sciente<br />

y responsable.<br />

9 La atención integral a los problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> ocasionados por el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> drogas <strong>de</strong>be<br />

abarcar, en el Sistema Nacional <strong>de</strong> Salud, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> prevención, asistencia y reducción <strong>de</strong> daños<br />

hasta <strong>la</strong> integración social y <strong>la</strong>boral.<br />

9 Implicación <strong>de</strong> toda <strong>la</strong> sociedad.<br />

9 Participación e implicación positiva <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> comunicación social.<br />

9 Papel <strong>de</strong> <strong>la</strong> Administración central, autonómica y local, así como <strong>de</strong> asociaciones y organizaciones<br />

no gubernamentales. La Administración local <strong>de</strong>be tener un papel relevante, al ser<br />

<strong>la</strong> más cercana a <strong>la</strong> ciudadanía.<br />

9 Abordaje <strong>de</strong> <strong>la</strong>s distintas estrategias <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> perspectiva <strong>de</strong> género.<br />

I.4.<br />

Situación <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental<br />

La OMS <strong>de</strong>scribe <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental como un estado <strong>de</strong> bienestar en el que el individuo es <strong>con</strong>sciente<br />

<strong>de</strong> sus capacida<strong>de</strong>s, pue<strong>de</strong> enfrentarse a <strong>la</strong>s exigencias normales <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida y trabajar<br />

<strong>de</strong> forma productiva y fructífera, y es capaz <strong>de</strong> <strong>con</strong>tribuir a su comunidad 127 .<br />

La <strong>salud</strong> mental está <strong>con</strong>dicionada por múltiples factores: biológicos (por ejemplo, factores genéticos<br />

o en función <strong>de</strong>l sexo), individuales (experiencias personales), familiares y sociales (<strong>con</strong>tar <strong>con</strong><br />

apoyo familiar y social), e<strong>con</strong>ómicos y medioambientales (c<strong>la</strong>se social y <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong> vida).<br />

52


Salud mental<br />

I.4.1. Datos epi<strong>de</strong>miológicos<br />

En España no existen datos pob<strong>la</strong>cionales representativos <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental. No obstante, datos <strong>de</strong><br />

frecuentación hospita<strong>la</strong>ria y <strong>de</strong>terminados estudios y encuestas pue<strong>de</strong>n acercarnos a i<strong>de</strong>ntificar algunos<br />

<strong>de</strong> los problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental más prevalentes.<br />

Se estima que en torno al 15% <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción españo<strong>la</strong> podría pa<strong>de</strong>cer algún tipo <strong>de</strong> trastorno mental<br />

a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> su vida, aunque en <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong> los casos son trastornos leves y transitorios. Las<br />

enfermeda<strong>de</strong>s graves y crónicas se estima que afectan al 1% <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción (alre<strong>de</strong>dor <strong>de</strong> 430.000<br />

personas). De el<strong>la</strong>s, <strong>la</strong> mitad sufre un trastorno grave asociado a un grado <strong>de</strong> minusvalía tal que supone<br />

<strong>la</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>l enfermo 128 .<br />

La Propuesta <strong>de</strong> Estrategia en Salud Mental <strong>de</strong>l Sistema Nacional <strong>de</strong> Salud 129 —<strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong><br />

y Consumo (2006)— indica que en España, excluyendo los trastornos causados por el uso in<strong>de</strong>bido<br />

<strong>de</strong> sustancias, el 9% <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción pa<strong>de</strong>ce al menos un trastorno mental en <strong>la</strong> actualidad,<br />

que algo más <strong>de</strong>l 15% lo pa<strong>de</strong>cerá a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> su vida y que estas cifras se incrementarán <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rablemente<br />

en el futuro.<br />

El European Study of the Epi<strong>de</strong>miology of Mental Disor<strong>de</strong>rs (ESEMED) 130 , realizado <strong>con</strong> una muestra<br />

representativa <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción general mayor <strong>de</strong> 18 años <strong>de</strong> seis países europeos (Alemania, Bélgica,<br />

España, Francia, Ho<strong>la</strong>nda e Italia) proporciona los siguientes resultados: el 20% <strong>de</strong> los participantes<br />

españoles había presentado algún trastorno mental en algún momento <strong>de</strong> su vida y el 8,4% un<br />

trastorno en los últimos 12 meses. El trastorno mental más frecuente es el episodio <strong>de</strong> <strong>de</strong>presión<br />

mayor (3,9% <strong>de</strong> prevalencia-año y 10,5% <strong>de</strong> prevalencia-vida), seguido <strong>de</strong> <strong>la</strong> fobia específica, <strong>con</strong><br />

una prevalencia-vida <strong>de</strong> 4,52, y <strong>la</strong> distimia, prevalencia-vida <strong>de</strong> 3,65%. Por grupos <strong>de</strong> trastornos, los<br />

<strong>de</strong> ansiedad son ligeramente más frecuentes que los <strong>de</strong>l estado <strong>de</strong> ánimo, según los datos <strong>de</strong> prevalencia-año<br />

(5,1% frente al 4,3%), aunque esta re<strong>la</strong>ción se invierte al analizar <strong>la</strong> prevalencia-vida (9,3%<br />

frente a 11,4%), don<strong>de</strong> los trastornos <strong>de</strong>l estado <strong>de</strong> ánimo resultan mayoritarios.<br />

Según <strong>la</strong>s últimas “Encuestas <strong>de</strong> Morbilidad Hospita<strong>la</strong>ria”, en los hospitales públicos y privados fueron<br />

dados <strong>de</strong> alta, en el año 2006, 115.759 enfermos <strong>con</strong> el diagnóstico <strong>de</strong> “trastorno mental” y en<br />

2005, 114.768 131 .<br />

La Tab<strong>la</strong> 25 muestra los resultados <strong>de</strong> diferentes estudios comunitarios realizados en España en <strong>la</strong>s<br />

últimas décadas. Se observa que <strong>la</strong>s mujeres presentan mayor prevalencia <strong>de</strong> morbilidad psiquiátrica<br />

que los hombres. Este exceso <strong>de</strong> morbilidad psiquiátrica se <strong>de</strong>be a <strong>la</strong> presencia significativamente<br />

más elevada <strong>de</strong> cuadros <strong>de</strong>presivos, ansiosos y fóbicos entre <strong>la</strong>s mujeres; en los hombres<br />

son más frecuentes los trastornos <strong>de</strong> personalidad y los <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol y otras<br />

drogas. Las diferencias respecto a <strong>la</strong> influencia <strong>de</strong>l género en <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental se explicarían por <strong>la</strong><br />

<strong>con</strong>junción <strong>de</strong> variables <strong>con</strong>stitucionales, genéticas y/o endocrinas, y socioculturales.<br />

Se estima que <strong>la</strong> prevalencia <strong>de</strong> trastornos mentales en los jóvenes europeos <strong>de</strong> 15-24 años está<br />

en torno al 20%. Entre el 10 y el 20% <strong>de</strong> los jóvenes españoles podrían presentar problemas <strong>de</strong><br />

<strong>salud</strong> mental según <strong>la</strong>s puntuaciones obtenidas en el test GHQ. Las chicas urbanas <strong>de</strong> 18 años o<br />

más son el grupo <strong>de</strong> jóvenes en el que se obtienen mayores puntuaciones 132 .<br />

La Encuesta Nacional <strong>de</strong> Salud (2006) seña<strong>la</strong> que el 11,5% <strong>de</strong> los varones <strong>de</strong> 16-24 años presentan<br />

“riesgo <strong>de</strong> ma<strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental”; para este mismo grupo <strong>de</strong> edad, el “riesgo <strong>de</strong> ma<strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental” en<br />

mujeres se eleva al 22,2%: prácticamente el doble.<br />

En <strong>la</strong> Tab<strong>la</strong> 26 se recoge, según el estudio ESEMED, <strong>la</strong> prevalencia por grupos <strong>de</strong> edad. Se observa<br />

una mayor prevalencia en el grupo 18-24 años.<br />

53


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

54<br />

Mundialmente el suicidio es una <strong>de</strong> <strong>la</strong>s cinco causas <strong>de</strong> mortalidad en <strong>la</strong> franja <strong>de</strong> edad <strong>de</strong> 15 a<br />

19 años. Actualmente, el suicidio entre jóvenes menores <strong>de</strong> 15 años es poco frecuente. Sin embargo,<br />

en algunos países hay un crecimiento a<strong>la</strong>rmante <strong>de</strong> los suicidios entre los jóvenes menores <strong>de</strong> 15<br />

años, así como en <strong>la</strong> franja <strong>de</strong> 15 a 19 años 133 .<br />

El suicidio es un problema subestimado. En algunos casos pue<strong>de</strong> ser imposible <strong>de</strong>terminar si algunas<br />

muertes causadas, por ejemplo, por acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> automóvil, ahogados, caídas y sobredosis <strong>de</strong> drogas<br />

ilegales, fueron intencionados o no. En general, los varones adolescentes cometen suicidio<br />

más a menudo que <strong>la</strong>s mujeres; sin embargo, <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong> intentos <strong>de</strong> suicidio es dos o tres<br />

veces mayor entre <strong>la</strong>s mujeres. Las jóvenes sufren <strong>de</strong>presión más a menudo que los varones, pero<br />

también es más fácil para el<strong>la</strong>s hab<strong>la</strong>r <strong>de</strong> sus problemas y solicitar ayuda. Esto probablemente ayuda<br />

a prevenir los actos suicidas <strong>con</strong> resultado fatal. Los jóvenes son, a menudo, más agresivos e impulsivos<br />

y muchas veces actúan bajo <strong>la</strong> influencia <strong>de</strong>l alcohol y otras drogas, lo cual <strong>con</strong>tribuye al resultado<br />

fatal <strong>de</strong> sus actos suicidas.<br />

Aunque España presenta una <strong>de</strong> <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong> suicidio más bajas (8,7/100.000), ha sufrido junto<br />

<strong>con</strong> Ir<strong>la</strong>nda uno <strong>de</strong> los incrementos más altos en <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong> Europa y <strong>de</strong>l mundo. Según últimos<br />

datos ofrecidos por el Centro Nacional <strong>de</strong> Epi<strong>de</strong>miología <strong>de</strong>l ISCIII, el Instituto Nacional <strong>de</strong> Estadística<br />

y <strong>la</strong> OMS, se pue<strong>de</strong> observar un aumento en <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong> suicidio <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1975 hasta 1994 <strong>con</strong><br />

una estabilización <strong>de</strong> <strong>la</strong>s tasas en los sucesivos años; este incremento es más pronunciado entre los<br />

varones que entre <strong>la</strong>s mujeres 134 .<br />

Durante el año 2006, se suicidaron en España 373 jóvenes <strong>de</strong> eda<strong>de</strong>s comprendidas entre 15-29<br />

años; <strong>de</strong> ellos, 302 eran hombres y 71 mujeres. En 2005 se suicidaron, en este mismo grupo <strong>de</strong><br />

edad, 436 jóvenes, 3.438 hombres y 93 mujeres (datos: INE).<br />

Los trastornos <strong>de</strong> <strong>con</strong>ducta alimentaria (TCA) <strong>con</strong>stituyen en <strong>la</strong> actualidad cuadros <strong>de</strong> gran relevancia<br />

social, especialmente en pob<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> más alto riesgo: mujeres jóvenes y adolescentes <strong>de</strong><br />

países <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>dos o en vías <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarrollo. En esta pob<strong>la</strong>ción, se ha producido un incremento <strong>de</strong><br />

dos a cinco veces en <strong>la</strong>s cifras <strong>de</strong> prevalencia <strong>de</strong> TCA en <strong>la</strong>s últimas tres décadas, aceptándose un<br />

porcentaje <strong>de</strong> 0,5-1% <strong>de</strong> anorexia nerviosa (AN), <strong>de</strong> 1-3% <strong>de</strong> bulimia nerviosa (BN) y <strong>de</strong> aproximadamente<br />

3% <strong>de</strong> trastornos <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducta alimentaria no especificados (TCANE), según el<br />

protocolo <strong>de</strong> los TCA <strong>de</strong>l Instituto Nacional <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud (In<strong>salud</strong>, 1995), <strong>la</strong> Asociación Americana <strong>de</strong><br />

Psiquiatría (DSM-IV-TR; APA, 2000) y revisiones <strong>de</strong> estudios epi<strong>de</strong>miológicos <strong>de</strong> TCA (Hoek & van<br />

Hoeken, 2003). Dichas fuentes establecen una ratio <strong>de</strong> prevalencia <strong>de</strong> TCA <strong>de</strong> uno a nueve varones<br />

respecto a mujeres 135 .<br />

En <strong>la</strong>s y los jóvenes, uno <strong>de</strong> los indicadores indirectos <strong>de</strong> los trastornos no graves <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental es<br />

<strong>la</strong> <strong>salud</strong> percibida. La percepción que tienen <strong>de</strong> su propia <strong>salud</strong> suele ir en general muy unida al entorno<br />

familiar, al estilo <strong>de</strong> vida, al rendimiento esco<strong>la</strong>r, a <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones sociales y a <strong>la</strong>s <strong>con</strong>diciones <strong>de</strong><br />

vida. La ma<strong>la</strong> calificación <strong>de</strong> <strong>la</strong> propia <strong>salud</strong> y <strong>la</strong> percepción <strong>de</strong> síntomas coinci<strong>de</strong>n <strong>con</strong> modos <strong>de</strong> vida<br />

arriesgados, especialmente el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> drogas, <strong>la</strong> soledad, un ambiente esco<strong>la</strong>r que se percibe <strong>de</strong><br />

forma negativa y una gran cantidad <strong>de</strong> problemas vividos en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> el colegio o el trabajo.<br />

En <strong>la</strong> Encuesta Nacional <strong>de</strong> Salud (2006), el 12,71% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los jóvenes <strong>de</strong> 16-24 años valoran su<br />

estado <strong>de</strong> <strong>salud</strong> (<strong>salud</strong> percibida) como regu<strong>la</strong>r, ma<strong>la</strong> y muy ma<strong>la</strong> 48 .<br />

El son<strong>de</strong>o <strong>de</strong> opinión <strong>de</strong> <strong>la</strong> segunda encuesta “Percepción generacional, valores y actitu<strong>de</strong>s, calidad<br />

<strong>de</strong> vida y felicidad”, <strong>de</strong>l INJUVE (2006), indica que los y <strong>la</strong>s jóvenes mantienen un alto nivel <strong>de</strong><br />

satisfacción: un 88% se <strong>de</strong>c<strong>la</strong>ra bastante o muy satisfecho. Esta valoración positiva <strong>de</strong> <strong>la</strong> situación<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> ha mejorado ligeramente respecto al año anterior. El 12% muestra c<strong>la</strong>ras dosis <strong>de</strong><br />

insatisfacción <strong>con</strong> su vida personal; el 96% <strong>de</strong> los entrevistados/as se muestra satisfecho (mucho o


Salud mental<br />

bastante) <strong>con</strong> su familia y un 94% <strong>con</strong> sus amigos/as. Le siguen en cuanto a nivel <strong>de</strong> satisfacción los<br />

aspectos re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> (el 94%), <strong>la</strong> libertad que tienen en su casa (90%) y su aspecto<br />

físico (89%). También se mantiene <strong>con</strong>stante el número <strong>de</strong> jóvenes que valora negativamente su<br />

estado <strong>de</strong> ánimo (30%), calificándolo <strong>de</strong> estresante y nervioso.<br />

El estudio sobre Conductas <strong>de</strong> los Esco<strong>la</strong>res Re<strong>la</strong>cionadas <strong>con</strong> <strong>la</strong> Salud (Health Behaviour in<br />

School-aged Children, HBSC, 2006) 32 , en el que España participa <strong>con</strong> una muestra <strong>de</strong> 21.811 adolescentes<br />

esco<strong>la</strong>rizados <strong>de</strong> eda<strong>de</strong>s comprendidas entre los 11 y 17 años, proporciona los siguientes<br />

datos e informaciones:<br />

Sobre violencia y maltrato entre iguales<br />

Pelea física: en los últimos 12 meses un 14% <strong>de</strong> los adolescentes (11-17 años) indican haber tenido<br />

dos o más peleas físicas. En el estudio anterior (año 2002) esta cifra era <strong>de</strong>l 19,5%. La participación<br />

en peleas físicas disminuye c<strong>la</strong>ramente <strong>con</strong> <strong>la</strong> edad, siendo más frecuentes entre los chicos que<br />

entre <strong>la</strong>s chicas en todas <strong>la</strong>s eda<strong>de</strong>s.<br />

Maltrato entre iguales. En los 2 últimos meses han sido maltratados g en el colegio una o más veces<br />

el 12% <strong>de</strong> los adolescentes encuestados. En el estudio <strong>de</strong>l año 2002, esta cifra era <strong>de</strong>l 23,9%. Los<br />

valores <strong>de</strong> los chicos son superiores a los <strong>de</strong> <strong>la</strong>s chicas. Se observan también diferencias en función<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> edad: los episodios <strong>de</strong> maltrato disminuyen <strong>con</strong> <strong>la</strong> edad.<br />

Tirar, romper o quitar cosas: a <strong>la</strong> pregunta “¿Con qué frecuencia, en tu colegio o instituto, otros<br />

estudiantes te han tirado, roto o quitado algunas <strong>de</strong> tus cosas en los dos últimos meses?”, un 85,1%<br />

<strong>con</strong>testa que no le ha ocurrido nunca, y un 12%, que una o más veces.<br />

Percepción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, manifestaciones somáticas y malestar psicológico<br />

Un 90,2% <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s adolescentes valora su <strong>salud</strong> como excelente o buena. No obstante, esta<br />

valoración disminuye <strong>con</strong> <strong>la</strong> edad. El 12,3% se ha sentido nervioso “casi todos los días” durante<br />

los últimos 6 meses, siendo superior el porcentaje en <strong>la</strong>s chicas (14,8%) que en los chicos (9,5%).<br />

Durante el mismo período, el 7,2% ha tenido dificulta<strong>de</strong>s para dormir todos los días y un 8,4% más<br />

<strong>de</strong> una vez a <strong>la</strong> semana. A <strong>la</strong> pregunta “En <strong>la</strong> última semana, ¿te has sentido triste?”, el 41,6% respon<strong>de</strong><br />

“algunas veces”, un 6,5% “casi siempre” y un 2,2% “siempre”. Los valores <strong>de</strong> <strong>la</strong>s chicas<br />

son superiores a <strong>la</strong>s <strong>de</strong> los chicos en <strong>la</strong>s distintas variables estudiadas: experimentar nerviosismo,<br />

dificultad para dormir y sentimiento <strong>de</strong> tristeza.<br />

Autoestima<br />

El 20% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s chicas expresan sentirse frustradas <strong>con</strong> su apariencia física frente al 13,8% <strong>de</strong> los<br />

chicos. Las chicas <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ran en mayor medida que los chicos que su cuerpo es “un poco gordo”<br />

(34,4% y 28,4%, respectivamente). Ambos colectivos también difieren en el <strong>de</strong>seo <strong>de</strong> “sentir más<br />

aprecio por mí mismo/a”: el 62,6% <strong>de</strong> <strong>la</strong>s chicas así lo <strong>de</strong>c<strong>la</strong>ran frente al 47,2% <strong>de</strong> los chicos.<br />

Finalmente, el 84,6% <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s adolescentes se sienten satisfechos <strong>con</strong>sigo mismos, no existiendo<br />

apenas diferencia entre sexos.<br />

El segundo “Estudio <strong>de</strong> violencia esco<strong>la</strong>r: el maltrato entre iguales” realizado en los centros <strong>de</strong><br />

educación secundaria españoles (Defensor <strong>de</strong>l Pueblo, 2006), en el que se encuestó a 3.000<br />

g Un alumno o alumna está siendo maltratado cuando otro alumno/a o un grupo <strong>de</strong> ellos/as, le dice o hace cosas hirientes o<br />

<strong>de</strong>sagradables. También hay maltrato cuando se le toma el pelo repetidamente <strong>de</strong> una manera que a él o a el<strong>la</strong> no le gusta o<br />

cuando <strong>de</strong>liberadamente se le aparta <strong>de</strong>l grupo. No hay maltrato cuando dos alumnos/as que tienen fuerza y po<strong>de</strong>r parecido<br />

discuten o se pelean. Tampoco hay maltrato cuando <strong>la</strong> bur<strong>la</strong> se hace <strong>de</strong> forma amistosa o jugando.<br />

55


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

estudiantes, pertenecientes a 300 centros públicos y privados (fueran estos últimos <strong>con</strong>certados o<br />

no), ubicados en <strong>la</strong>s distintas comunida<strong>de</strong>s autónomas, proporciona los siguientes datos e informaciones,<br />

en comparación <strong>con</strong> el estudio realizado en el año 2000:<br />

56<br />

COMPARACIÓN DE INCIDENCIA DE MALTRATO A PARTIR DE LOS PORCENTAJES DE VÍCTIMAS DE CADA<br />

TIPO DE MALTRATO EN 1999 Y 2006<br />

Edad<br />

OO cc uu r r ee aa vv ee cc ee ss<br />

99 06<br />

OO cc uu r r ee ee nn<br />

mm uu cc hh oo ss cc aa ss oo ss<br />

99 06<br />

TT oo t aa l l<br />

99 06<br />

Me ignoran 14,2 9,5 0,9 1 15,1 10,5<br />

No me <strong>de</strong>jan participar 9 7 1,9 1,6 10,9 8,6<br />

Me insultan 34,4 23,2 4,7 3,9 39,1 27,1<br />

Me ponen motes ofensivos 30,4 21,4 7,2 5,2 37,7 26,7<br />

Hab<strong>la</strong>n mal <strong>de</strong> mí 31,8 27,3 3,8 4,2 35,6 31,6<br />

Me es<strong>con</strong><strong>de</strong>n cosas 20,2 14,2 1,8 1,8 22 16<br />

Me rompen cosas 4,2 3 0,3 0,5 4,5 3,5<br />

Me roban cosas 6,5 5,1 0,8 1,2 7,3 6,3<br />

Me pegan 4,1 3,3 0,7 0,5 4,8 3,9<br />

Me amenazan para meterme miedo 8,6 5,4 1,2 1 9,8 6,4<br />

Me obligan <strong>con</strong> amenazas 0,8 0,5 0,1 0,2 0,8 0,6<br />

Me amenazan <strong>con</strong> armas 0,6 0,4 0,1 0,1 0,7 0,5<br />

Me acosan sexualmente 1,7 0,6 0,3 0,3 2 0,9<br />

* Las celdas sombreadas expresan diferencias estadísticamente significativas (p < 0,001). <br />

Tomado <strong>de</strong>l informe “Estudio <strong>de</strong> violencia esco<strong>la</strong>r: el maltrato entre iguales”. Defensor <strong>de</strong>l Pueblo, 2006. <br />

Centro Reina Sofía para el Estudio <strong>de</strong> <strong>la</strong> Violencia.<br />

Respecto a <strong>la</strong> inci<strong>de</strong>ncia diferencial, este mismo estudio seña<strong>la</strong> los siguientes aspectos:<br />

9 Las variables comunidad autónoma y tamaño <strong>de</strong> hábitat no resultan ser significativas en el<br />

estudio <strong>de</strong>l maltrato entre iguales.<br />

9 La variable género muestra que, allí don<strong>de</strong> aparecen diferencias, éstas siempre ponen <strong>de</strong><br />

manifiesto que los chicos no sólo agre<strong>de</strong>n más, sino que también sufren mayor número<br />

<strong>de</strong> agresiones que <strong>la</strong>s chicas. Existe una excepción en el caso <strong>de</strong> hab<strong>la</strong>r mal, <strong>con</strong>ducta que<br />

se da más en <strong>la</strong>s chicas como agresoras, como víctimas y como testigos.<br />

9 El curso académico resulta ser una variable <strong>de</strong> suma importancia. Aparece una pauta muy<br />

<strong>con</strong>sistente en el sentido <strong>de</strong> que los malos tratos son más frecuentes en los primeros cursos<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> ESO.<br />

El informe Violencia entre compañeros en <strong>la</strong> escue<strong>la</strong> (2005), realizado <strong>con</strong> una muestra <strong>de</strong> alumnos<br />

adolescentes (800) <strong>de</strong> 12-16 años, <strong>de</strong> ambos sexos, esco<strong>la</strong>rizados y resi<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho a<br />

esca<strong>la</strong> nacional, proporciona <strong>la</strong>s siguientes informaciones 136 :<br />

Alumnos que han sido testigos <strong>de</strong> violencia:<br />

9 El 75% <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s esco<strong>la</strong>res (600) han sido testigos <strong>de</strong> agresiones en su centro esco<strong>la</strong>r.<br />

9 Respecto al tipo <strong>de</strong> maltrato: maltrato emocional, 84,3%; maltrato físico, 76,5%; vandalismo,<br />

17,2%; maltrato e<strong>con</strong>ómico, 10%; abuso sexual, 1,3%.<br />

Alumnos que han sido víctimas <strong>de</strong> agresiones:<br />

9 El 14,5% (116) <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s esco<strong>la</strong>res <strong>de</strong>c<strong>la</strong>ra ser víctima <strong>de</strong> agresiones en su centro esco<strong>la</strong>r.<br />

9 Respecto al tipo <strong>de</strong> maltrato: maltrato emocional, 82,8%; maltrato físico, 50,9%; vandalismo,<br />

5,2%, y maltrato e<strong>con</strong>ómico, 0,9%. Ninguna víctima <strong>de</strong>c<strong>la</strong>ra haber sido objeto <strong>de</strong> abuso<br />

sexual.


Salud mental<br />

Los lugares más habituales para llevar a cabo <strong>la</strong>s agresiones son <strong>la</strong> c<strong>la</strong>se (54,3%) y el patio (53,4%).<br />

El estudio cualitativo “Las <strong>con</strong>cepciones <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en los jóvenes” 50 , realizado <strong>con</strong> jóvenes madrileños<br />

<strong>de</strong> entre 13 y 21 años <strong>de</strong> edad, indica que <strong>la</strong> violencia <strong>con</strong>stituye una realidad cada vez más<br />

común entre los y <strong>la</strong>s jóvenes; a<strong>de</strong>más, ésta no es percibida como problema sanitario, a pesar <strong>de</strong><br />

que, a veces, pue<strong>de</strong> generar importantes problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong>.<br />

Por último, cabe seña<strong>la</strong>r el problema <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> drogas por los importantes problemas <strong>de</strong><br />

<strong>salud</strong> mental que está generando; entre los admitidos a tratamiento menores <strong>de</strong> 18 años, <strong>la</strong>s admisiones<br />

por abuso o <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> cannabis (59,9%) fueron <strong>con</strong> diferencia <strong>la</strong>s más numerosas,<br />

seguidas <strong>de</strong> cocaína (19,9%) y heroína (8,15%).<br />

La cocaína (49%) fue <strong>la</strong> sustancia mencionada <strong>con</strong> mayor frecuencia en los episodios <strong>de</strong> urgencia,<br />

seguida <strong>de</strong>l alcohol (39%). La edad media <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas atendidas por episodios <strong>de</strong> urgencias<br />

por reacción aguda a sustancias psicoactivas fue <strong>de</strong> 29,8 años 137 .<br />

I.4.2. Grupos vulnerables<br />

El impacto <strong>de</strong> los trastornos mentales no afecta uniformemente a todos los sectores <strong>de</strong> <strong>la</strong> sociedad.<br />

Los grupos y personas <strong>con</strong> circunstancias adversas y <strong>con</strong> menos recursos tienen una mayor carga <strong>de</strong><br />

vulnerabilidad para los trastornos mentales.<br />

I.4.3. Avances recientes en el <strong>con</strong>ocimiento, tratamiento y atención <strong>de</strong> <strong>la</strong>s<br />

personas <strong>con</strong> trastornos mentales<br />

Existen tratamientos efectivos para muchos <strong>de</strong> los trastornos mentales y se <strong>con</strong>ocen mejor los<br />

distintos factores <strong>de</strong> riesgo y <strong>de</strong> protección.<br />

I.4.4. La atención en <strong>salud</strong> mental<br />

Hay que indicar que <strong>la</strong>s CC.AA. difieren en sus formas <strong>de</strong> abordar <strong>la</strong> atención psiquiátrica. En el Informe<br />

anual <strong>de</strong>l Sistema Nacional <strong>de</strong> Salud (2003) se seña<strong>la</strong> que <strong>la</strong>s tasas <strong>de</strong> frecuentación y los<br />

sistemas <strong>de</strong> información en <strong>salud</strong> mental varían <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rablemente entre regiones.<br />

I.4.5. Aspectos seña<strong>la</strong>dos respecto a <strong>la</strong> atención <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción infanto-juvenil<br />

Respecto a <strong>la</strong> atención <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción infanto-juvenil, se seña<strong>la</strong>n los siguientes aspectos:<br />

9 El <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> los dispositivos <strong>de</strong> atención a <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción infanto-juvenil ha sido lento e irregu<strong>la</strong>r<br />

en todas <strong>la</strong>s CC.AA.<br />

9 En casi todas <strong>la</strong>s CC.AA. se <strong>de</strong>nominan unida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental infanto-juvenil, a excepción<br />

<strong>de</strong> Castil<strong>la</strong> y León y el País Vasco, don<strong>de</strong> se l<strong>la</strong>man equipos <strong>de</strong> psiquiatría infanto-juvenil, y<br />

<strong>de</strong> Madrid y Navarra, don<strong>de</strong> son programas.<br />

9 La <strong>de</strong>rivación a estas unida<strong>de</strong>s es también diferente. En unas CC.AA. se pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>rivar directamente<br />

<strong>de</strong>s<strong>de</strong> Atención Primaria y en otras hay que hacerlo <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong>s unida<strong>de</strong>s/centros <strong>de</strong><br />

adultos.<br />

9 Existe mucha diversidad respecto al rango <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción atendida:<br />

– De 0-14 años: en Asturias y <strong>la</strong> Comunidad Valenciana.<br />

– De 0-15 años: en Murcia y La Rioja.<br />

– De 0-16 años: en Galicia, Navarra y el País Vasco.<br />

– De 0-17: en Andalucía, Aragón, Canarias, Cantabria, Castil<strong>la</strong>-La Mancha, Castil<strong>la</strong> y León,<br />

Cataluña, Extremadura, Is<strong>la</strong>s Baleares, Madrid y Melil<strong>la</strong>.<br />

57


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

II. INTERVENIR PARA MEJORAR LA SALUD<br />

II.1. Recomendaciones Comunes<br />

Antes <strong>de</strong> p<strong>la</strong>ntear <strong>la</strong>s recomendaciones en los diferentes espacios <strong>de</strong> intervención para cada área<br />

específica <strong>de</strong> acción prioritaria, se ha <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rado interesante extraer el factor común <strong>de</strong> aquel<strong>la</strong>s<br />

estrategias que se han venido mostrando eficaces en el trabajo <strong>con</strong> jóvenes y añadir en esta nueva<br />

edición una serie <strong>de</strong> recomendaciones comunes en un p<strong>la</strong>no más operativo. Se recogen a <strong>con</strong>tinuación<br />

aquellos instrumentos que ayudan al <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> estas estrategias y que se han <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rado<br />

importantes entre <strong>la</strong>s acciones que se proponen a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> este documento: “Ganar <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong><br />

Juventud”.<br />

1. Compatibilizar diversión y <strong>salud</strong>.<br />

2. Personalizar <strong>la</strong>s intervenciones.<br />

3. Participación <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> influencia <strong>de</strong> los iguales.<br />

4. Complementar <strong>la</strong>s estrategias curricu<strong>la</strong>res transversales <strong>con</strong> estrategias <strong>de</strong> asesorías, basadas<br />

en criterios <strong>de</strong> oportunidad.<br />

5. Trabajo intersectorial: e<strong>la</strong>borar respuestas “CON”.<br />

6. Trabajar habilida<strong>de</strong>s y oportunida<strong>de</strong>s, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> los <strong>con</strong>ocimientos.<br />

7. Colectivos y segmentos que necesitan una atención preferente.<br />

8. Perspectiva <strong>de</strong> promoción, <strong>con</strong> prevención primaria y secundaria.<br />

9. La cuestión <strong>de</strong> género, sombras y oportunida<strong>de</strong>s.<br />

10. Características básicas para <strong>la</strong> acción <strong>con</strong> jóvenes.<br />

11. Sus “espacios vitales”: familiar, educativo/<strong>la</strong>boral y <strong>de</strong> encuentro.<br />

12. La presencia: el acompañamiento cotidiano.<br />

13. La influencia <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> comunicación y otros soportes.<br />

14. Los espacios c<strong>la</strong>ves para <strong>la</strong> acción: movida, <strong>de</strong>porte y música.<br />

15. P<strong>la</strong>nes compartidos <strong>de</strong> formación en técnicas <strong>de</strong> actuación <strong>con</strong> jóvenes.<br />

16. Investigación y acción participativa.<br />

17. Priorizar el nivel local <strong>de</strong> atención.<br />

18. Tener en cuenta los mo<strong>de</strong>los culturales que inci<strong>de</strong>n en el comportamiento <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción juvenil.<br />

19. Expectativas sociales hacia <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> frente a apoyos reales y específicos.<br />

20. Crear servicios sanitarios a<strong>de</strong>cuados para adolescentes y jóvenes.<br />

58<br />

1. Compatibilizar diversión y <strong>salud</strong>.— Con frecuencia se estima que los “<strong>con</strong>sejos <strong>salud</strong>ables”<br />

están <strong>con</strong>trapuestos al disfrute y a <strong>la</strong> satisfacción, <strong>con</strong>ducen <strong>con</strong> asiduidad a prohibiciones y limitan<br />

sustancialmente <strong>la</strong>s posibilida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> un enfoque positivo. Esta apreciación es aún más acentuada<br />

entre jóvenes, y lleva unido un rechazo casi instintivo a todo aquello que precisa investirse<br />

<strong>de</strong> autoridad o referencia institucional administrativa. Esta situación también tiene que ver <strong>con</strong> el<br />

modo <strong>de</strong> hacer <strong>la</strong>s cosas utilizado hasta ahora, <strong>con</strong> frecuencia <strong>con</strong> rasgos <strong>de</strong> cierto paternalismo<br />

y mensajes sociales <strong>con</strong>tradictorios. Aunque existen <strong>con</strong>ductas “no negociables”, en <strong>la</strong>s reco­


Intervenir para mejorar <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

mendaciones propuestas se ha tenido en cuenta este tipo <strong>de</strong> in<strong>con</strong>veniente, <strong>de</strong> forma que se<br />

presta una especial atención a compatibilizar <strong>la</strong> diversión <strong>con</strong> una mejor respuesta a los riesgos;<br />

se pue<strong>de</strong> pasar bien sin necesidad <strong>de</strong> exponerse a riesgos importantes y en ocasiones <strong>de</strong>cisivos<br />

para <strong>la</strong> <strong>salud</strong>. Contro<strong>la</strong>r <strong>la</strong>s riendas <strong>de</strong> <strong>la</strong> diversión es un mensaje coherente <strong>con</strong> <strong>la</strong> reducción <strong>de</strong><br />

riesgos y <strong>con</strong> <strong>la</strong> búsqueda <strong>de</strong> una respuesta compatible <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>.<br />

2. Personalizar <strong>la</strong>s intervenciones.— Como ya se ha comentado en el análisis, no existe un todo<br />

homogéneo en el colectivo <strong>de</strong> jóvenes; existen muchas maneras <strong>de</strong> ser joven y <strong>de</strong> vivir esta etapa<br />

vital <strong>de</strong>pendiendo <strong>de</strong> muy diversos factores. Ante esta realidad, es necesario i<strong>de</strong>ntificar los diferentes<br />

tipos <strong>de</strong> jóvenes y personalizar <strong>la</strong>s intervenciones en busca <strong>de</strong> una mayor eficacia.<br />

Las estrategias <strong>con</strong> jóvenes <strong>de</strong>ben organizarse en función <strong>de</strong> <strong>la</strong>s situaciones personales, familiares,<br />

sociales y <strong>de</strong> pertenencia al grupo. En <strong>con</strong>secuencia, cualquier ejercicio <strong>de</strong> p<strong>la</strong>nificación <strong>con</strong><br />

jóvenes <strong>de</strong>be <strong>con</strong>cretarse según estas realida<strong>de</strong>s.<br />

3. Participación <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> influencia <strong>de</strong> los iguales.— En <strong>la</strong> realización <strong>de</strong> los p<strong>la</strong>nes y programas<br />

es necesario incorporar <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong>s fases preliminares a <strong>la</strong>s y los propios jóvenes, no sólo porque<br />

el resultado obtenido es cualitativamente diferente, sino también porque <strong>la</strong> ejecución <strong>de</strong> lo que se<br />

preten<strong>de</strong> se facilita <strong>de</strong> forma <strong>de</strong>finitiva. Trabajar CON jóvenes es, pues, <strong>de</strong>terminante; así lo recoge<br />

reiteradamente este documento <strong>de</strong>s<strong>de</strong> su título. Otro aspecto esencial que atraviesa todas <strong>la</strong>s<br />

recomendaciones es <strong>la</strong> “influencia <strong>de</strong> los iguales” en <strong>de</strong>terminados tramos <strong>de</strong> edad, ya que experiencias<br />

<strong>de</strong>l <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> esta estrategia en problemas como el VIH/sida se han mostrado altamente<br />

satisfactorias a <strong>la</strong> hora <strong>de</strong> tras<strong>la</strong>dar información, no sólo para proporcionar <strong>con</strong>ocimientos,<br />

sino para transmitir habilida<strong>de</strong>s y oportunida<strong>de</strong>s en el manejo <strong>de</strong> instrumentos <strong>de</strong> prevención. La<br />

universidad <strong>con</strong>stituye un yacimiento privilegiado <strong>de</strong> mediadores, sobre todo en aquel<strong>la</strong>s carreras<br />

<strong>de</strong>l campo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s ciencias <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, <strong>la</strong> educación y <strong>la</strong> comunicación.<br />

4. Complementar <strong>la</strong>s estrategias curricu<strong>la</strong>res transversales <strong>con</strong> estrategias <strong>de</strong> asesorías,<br />

basadas en criterios <strong>de</strong> oportunidad.— Una <strong>de</strong> <strong>la</strong>s cuestiones estratégicas que se incorporan<br />

en el marco <strong>de</strong> <strong>la</strong> promoción es combinar <strong>la</strong>s estrategias curricu<strong>la</strong>res, a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> todo el proceso<br />

educativo, <strong>con</strong> estrategias <strong>de</strong> respuesta a problemas <strong>de</strong>terminados, sobre todo los p<strong>la</strong>nteados<br />

por adolescentes y jóvenes. Se trata entonces <strong>de</strong> hacer compatibles los programas educativos<br />

que <strong>con</strong>temp<strong>la</strong>n el proceso <strong>de</strong> aprendizaje adaptado a <strong>la</strong> evolución <strong>de</strong> <strong>la</strong> edad <strong>con</strong> el acercamiento<br />

<strong>de</strong> asesorías a aquellos que p<strong>la</strong>ntean problemas en el momento: “aquí y ahora”, en los espacios<br />

cercanos y habituales para jóvenes.<br />

La estrategia curricu<strong>la</strong>r es básica y <strong>de</strong>be garantizarse a <strong>la</strong> totalidad <strong>de</strong> esco<strong>la</strong>res. La nueva LOE h<br />

está orientada a <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>r <strong>la</strong>s capacida<strong>de</strong>s afectivas en todos los ámbitos <strong>de</strong> <strong>la</strong> personalidad y<br />

en sus re<strong>la</strong>ciones <strong>con</strong> los <strong>de</strong>más, así como a adquirir habilida<strong>de</strong>s en el fortalecimiento <strong>de</strong> una serie<br />

<strong>de</strong> actitu<strong>de</strong>s <strong>con</strong>trarias a <strong>la</strong> violencia, a los prejuicios <strong>de</strong> cualquier tipo y a los estereotipos<br />

sexistas; e igualmente, promueve el <strong>con</strong>ocimiento, <strong>la</strong> comprensión, el respeto a <strong>la</strong>s diferentes culturas,<br />

así como a <strong>la</strong>s diferencias entre <strong>la</strong>s personas, <strong>la</strong> igualdad <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos y oportunida<strong>de</strong>s <strong>de</strong><br />

hombres y mujeres y <strong>la</strong> no discriminación <strong>de</strong> personas <strong>con</strong> discapacidad.<br />

A<strong>de</strong>más, esta estrategia <strong>de</strong>be apoyarse <strong>con</strong> medidas que <strong>con</strong>viertan a los centros educativos en<br />

lugares promotores <strong>de</strong> <strong>salud</strong>. Todos los programas <strong>de</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y prevención <strong>de</strong><br />

h La Ley Orgánica 2/2006, <strong>de</strong> 3 <strong>de</strong> mayo, <strong>de</strong> Educación (BOE núm. 106, <strong>de</strong> 4 <strong>de</strong> mayo), establece en su artículo 23, entre otros<br />

objetivos que “<strong>la</strong> educación secundaria obligatoria <strong>con</strong>tribuirá a <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>r en los alumnos y <strong>la</strong>s alumnas <strong>la</strong>s capacida<strong>de</strong>s que<br />

les permitan: a) Asumir responsablemente sus <strong>de</strong>beres, <strong>con</strong>ocer y ejercer sus <strong>de</strong>rechos en el respeto a los <strong>de</strong>más, practicar <strong>la</strong><br />

tolerancia, <strong>la</strong> cooperación y <strong>la</strong> solidaridad entre <strong>la</strong>s personas y grupos, ejercitarse en el diálogo afianzando los <strong>de</strong>rechos humanos<br />

como valores comunes <strong>de</strong> una sociedad plural y prepararse para el ejercicio <strong>de</strong> <strong>la</strong> ciudadanía <strong>de</strong>mocrática”.<br />

59


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

riesgos y enfermeda<strong>de</strong>s en <strong>la</strong> escue<strong>la</strong> tienen elementos comunes encaminados a <strong>la</strong> educación en<br />

valores y <strong>la</strong>s habilida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> vida. Sobre este núcleo común <strong>de</strong>ben incardinarse los aspectos específicos<br />

<strong>de</strong> cada tema, según <strong>la</strong>s diferentes eda<strong>de</strong>s y <strong>con</strong>textos, <strong>de</strong> acuerdo <strong>con</strong> <strong>la</strong>s priorida<strong>de</strong>s<br />

sociales y educativas. Los p<strong>la</strong>nteamientos básicos <strong>de</strong> <strong>la</strong> educación para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en <strong>la</strong> escue<strong>la</strong>,<br />

así como <strong>la</strong>s estrategias y metodologías a<strong>de</strong>cuadas, han sido objeto <strong>de</strong> <strong>con</strong>senso <strong>de</strong> grupos <strong>de</strong><br />

expertos y expertas <strong>de</strong> todos los sectores re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> educación para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> en <strong>la</strong> escue<strong>la</strong><br />

a nivel nacional. Este cuerpo común <strong>de</strong> <strong>con</strong>senso <strong>de</strong>be <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>rse, así como los aspectos<br />

específicos.<br />

Un programa <strong>de</strong> <strong>salud</strong> en <strong>la</strong> escue<strong>la</strong> es <strong>la</strong> inversión más rentable <strong>de</strong> una nación, ya que mejora <strong>la</strong><br />

<strong>salud</strong> y <strong>la</strong> educación simultáneamente (Dra. Gro Harlen. WHO. Abril <strong>de</strong> 2000). La educación para<br />

<strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong>be estar re<strong>con</strong>ocida obligatoriamente en <strong>la</strong> formación básica <strong>de</strong>l profesorado.<br />

5. Trabajo intersectorial: e<strong>la</strong>borar respuestas “CON”.— Casi todos los sectores coinci<strong>de</strong>n ya en<br />

e<strong>la</strong>borar respuestas <strong>con</strong>juntas para mantener el nivel <strong>de</strong> eficacia. La naturaleza <strong>de</strong> los problemas<br />

prevalentes y emergentes es cada vez más compleja y exige p<strong>la</strong>nes compartidos entre los distintos<br />

sectores institucionales, frecuentemente el Educativo y el <strong>de</strong> Salud, como se ha comprobado<br />

en <strong>la</strong>s recomendaciones, <strong>con</strong> <strong>la</strong> participación <strong>de</strong> entida<strong>de</strong>s co<strong>la</strong>boradoras directamente implicadas,<br />

como son los Institutos y Consejos <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud, los <strong>de</strong> <strong>la</strong> Mujer, <strong>la</strong>s corporaciones locales...<br />

Debe afirmarse que <strong>la</strong> e<strong>la</strong>boración sea también <strong>con</strong>junta, a <strong>la</strong> vez que <strong>la</strong> ejecución pueda<br />

comprometer espacios, recursos materiales y profesionales, así como otros recursos comunitarios,<br />

y no sólo un simple reparto <strong>de</strong> funciones.<br />

6. Trabajar habilida<strong>de</strong>s y oportunida<strong>de</strong>s, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> los <strong>con</strong>ocimientos.— Hemos comentado<br />

ya en varias ocasiones lo importante que es trabajar <strong>con</strong> habilida<strong>de</strong>s y oportunida<strong>de</strong>s. Habitualmente<br />

se mi<strong>de</strong> <strong>la</strong> eficacia <strong>de</strong> lo que hacemos por los <strong>con</strong>ocimientos; pero, por ejemplo, se pue<strong>de</strong><br />

<strong>con</strong>ocer perfectamente <strong>la</strong> batería <strong>de</strong> anti<strong>con</strong>ceptivos y los riesgos y, en cambio, otra cuestión bien<br />

distinta es usarlos en el momento a<strong>de</strong>cuado. “Del dicho al hecho va mucho trecho”, y este trecho<br />

en los jóvenes ha <strong>de</strong> recorrerse aportando habilida<strong>de</strong>s para su uso oportuno. La estimación <strong>de</strong>l<br />

riesgo en términos <strong>de</strong> previsión <strong>de</strong>l peligro, frente a los acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico por ejemplo, o <strong>la</strong><br />

percepción <strong>de</strong>l cuerpo respecto a los trastornos alimentarios, tienen que ver directamente <strong>con</strong> <strong>la</strong><br />

traducción <strong>de</strong>l <strong>con</strong>ocimiento y actitu<strong>de</strong>s en habilida<strong>de</strong>s y oportunida<strong>de</strong>s.<br />

7. Colectivos y segmentos que necesitan una atención preferente.— Hemos repetido que<br />

hab<strong>la</strong>r <strong>de</strong> jóvenes en general es asumir imprecisiones importantes. Decimos que, aunque es un<br />

grupo globalmente sano, sí presenta incrementos en su morbimortalidad en <strong>de</strong>terminados tramos,<br />

habitualmente según <strong>la</strong> situación socioe<strong>con</strong>ómica <strong>de</strong> origen, según el género y en función <strong>de</strong> los<br />

problemas que se traten. Es necesario, pues, <strong>de</strong>terminar aquellos segmentos que presentan mayores<br />

situaciones <strong>de</strong> riesgo y actuar prestándoles una atención preferente. Aunque han <strong>de</strong> <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rarse<br />

prioritariamente, como en otras pob<strong>la</strong>ciones, los riesgos <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong> situaciones sociales<br />

y e<strong>con</strong>ómicas <strong>de</strong>sfavorables (c<strong>la</strong>se social), también hay que añadir otros itinerarios <strong>de</strong> exclusión<br />

no socioe<strong>con</strong>ómica, como los excluidos <strong>de</strong>l sistema educativo o <strong>la</strong>boral. No obstante, habría<br />

que tener en cuenta una matización: los jóvenes suelen compartir <strong>la</strong>s situaciones <strong>de</strong> riesgo, sobre<br />

todo en aquellos espacios <strong>de</strong> aglomeraciones y fin <strong>de</strong> semana que <strong>con</strong>ducen a asumir un mismo<br />

nivel <strong>de</strong> riesgo, in<strong>de</strong>pendientemente <strong>de</strong> su currículo educativo o proce<strong>de</strong>ncia familiar.<br />

A<strong>de</strong>más, hay que <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rar situaciones y colectivos <strong>de</strong> especial necesidad, como son los y <strong>la</strong>s<br />

jóvenes que viven en zonas periféricas, aquellos proce<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> <strong>la</strong> inmigración, <strong>de</strong> otras etnias,<br />

en situaciones <strong>de</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia...; y para todas el<strong>la</strong>s, a<strong>de</strong>más, el hecho <strong>de</strong> ser mujer.<br />

60<br />

8. Perspectiva <strong>de</strong> promoción, <strong>con</strong> prevención primaria y secundaria.— Se ha venido <strong>con</strong>cretando<br />

a nivel estratégico una perspectiva <strong>de</strong> promoción que ha subrayado el aspecto positivo <strong>de</strong>


Intervenir para mejorar <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

compatibilizar diversión y <strong>salud</strong>, y que pone una especial atención en asegurar <strong>la</strong> participación <strong>de</strong><br />

los y <strong>la</strong>s jóvenes y respetar su nivel <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisión. A <strong>la</strong> vez se ha pretendido que esta <strong>de</strong>cisión se<br />

base en una buena información/formación que combine <strong>con</strong>ocimientos y habilida<strong>de</strong>s, información<br />

curricu<strong>la</strong>r y asesorías juveniles; en <strong>de</strong>finitiva, posibilitar al colectivo joven una elección <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducta<br />

más favorable para <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, sin que ello suponga una renuncia a <strong>la</strong>s <strong>con</strong>diciones que, como<br />

jóvenes, les son propias. Es lo que hemos venido <strong>de</strong>nominando “mejorar <strong>la</strong> respuesta a los<br />

riesgos”, en <strong>la</strong> certeza <strong>de</strong> que <strong>con</strong>tro<strong>la</strong>r los factores que inci<strong>de</strong>n en <strong>la</strong> propia <strong>salud</strong> es el objetivo<br />

central <strong>de</strong> <strong>la</strong> Promoción.<br />

A <strong>la</strong> vez, se vienen proponiendo <strong>la</strong>s estrategias <strong>de</strong> prevención primaria, en cuanto a dar <strong>la</strong> información<br />

y los instrumentos necesarios para evitar que los hechos in<strong>de</strong>seados ocurran, en espacios<br />

muy cercanos a los y <strong>la</strong>s jóvenes. Y por último, comienzan a proponerse estrategias <strong>de</strong> intervención<br />

en aquellos grupos <strong>de</strong> chicos y chicas que ya están iniciando un “juego peligroso” <strong>con</strong> <strong>de</strong>terminadas<br />

hábitos y problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong>; <strong>la</strong> intervención en estos momentos es especialmente<br />

eficaz, menos complicada y costosa si <strong>la</strong> comparamos <strong>con</strong> los síndromes ya instaurados. Antes<br />

hablábamos en estos casos <strong>de</strong> iniciar <strong>la</strong> prevención secundaria; ahora hab<strong>la</strong>mos <strong>de</strong> el<strong>la</strong> para reforzar<strong>la</strong><br />

y p<strong>la</strong>ntear<strong>la</strong> en cualquier ejercicio <strong>de</strong> p<strong>la</strong>nificación.<br />

9. La cuestión <strong>de</strong> género, sombras y oportunida<strong>de</strong>s.— Procediendo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s diferencias biológicas,<br />

a los chicos y a <strong>la</strong>s chicas les son dados diferentes <strong>con</strong>textos para <strong>la</strong> acción social, lo que<br />

<strong>de</strong>termina <strong>la</strong> percepción individual, <strong>la</strong> manera como se trata al propio cuerpo y el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

personalidad. La perspectiva <strong>de</strong> género ofrece una oportunidad para que nuestras acciones sean<br />

mucho más efectivas. El género ha sido uno <strong>de</strong> los aspectos más significativos para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y<br />

también hay <strong>con</strong>si<strong>de</strong>raciones específicas <strong>de</strong> género en el trabajo <strong>con</strong> jóvenes. Asumiendo que ha<br />

sido <strong>la</strong> herencia <strong>de</strong>l mo<strong>de</strong>lo patriarcal <strong>la</strong> que ha venido <strong>con</strong>figurando <strong>la</strong>s actitu<strong>de</strong>s en <strong>la</strong> etapa actual,<br />

también en jóvenes, <strong>con</strong> una notable <strong>de</strong>sventaja para <strong>la</strong>s mujeres, el avance en <strong>la</strong> evolución<br />

histórica <strong>de</strong> <strong>la</strong> mujer (movimiento feminista) en <strong>la</strong>s últimas décadas está provocando un rep<strong>la</strong>nteamiento<br />

general radical en el posicionamiento <strong>de</strong> los géneros, <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones <strong>de</strong> igualdad y los<br />

proyectos <strong>de</strong> familia y <strong>de</strong>scen<strong>de</strong>ncia. Estos avances afectan directamente al trabajo <strong>con</strong> jóvenes,<br />

por lo que es necesario actualizar y <strong>con</strong>sensuar un discurso que analice los c<strong>la</strong>roscuros <strong>de</strong> estas<br />

diferencias y permita buscar <strong>la</strong> igualdad <strong>de</strong> oportunida<strong>de</strong>s para proyectar, en un marco favorable<br />

para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> ambos géneros, una re<strong>la</strong>ción corresponsable <strong>de</strong> igual a igual, don<strong>de</strong> nos sirvamos<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> diversidad para ser más efectivos a fin <strong>de</strong> dar respuesta a los problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> a estas<br />

eda<strong>de</strong>s.<br />

Hemos comprobado cómo el análisis epi<strong>de</strong>miológico, en términos <strong>de</strong> mortalidad, impacta <strong>de</strong>sfavorablemente<br />

en los jóvenes varones, y como los problemas <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong> <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones heterosexuales<br />

siguen impactando <strong>con</strong> diferencia en <strong>la</strong>s chicas. Las actitu<strong>de</strong>s en general se difuminan<br />

frente a los riesgos, habiendo chicas que utilizan <strong>la</strong> asertividad frente a otras que prefieren reproducir<br />

roles, y por lo tanto situaciones <strong>de</strong> riesgo, tradicionalmente masculinas. Por otro <strong>la</strong>do, es<br />

mucho el camino que queda por recorrer para alcanzar unas re<strong>la</strong>ciones corresponsables y seguras,<br />

<strong>la</strong> introducción <strong>de</strong> temas como <strong>la</strong> píldora poscoital han servido <strong>de</strong> “coartada” para <strong>de</strong>legar toda<br />

<strong>la</strong> responsabilidad <strong>de</strong> nuevo en <strong>la</strong>s chicas; <strong>la</strong> mediación <strong>de</strong>l alcohol en <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones reproduce<br />

<strong>con</strong> frecuencia los mo<strong>de</strong>los machistas, aunque sean protagonizados por <strong>la</strong>s chicas; también <strong>la</strong><br />

percepción <strong>de</strong> un “cuerpo <strong>de</strong>seable por el otro” es una meta <strong>de</strong> especial trascen<strong>de</strong>ncia en <strong>la</strong>s chicas,<br />

hoy también en los chicos, que, sumada a aspectos más esenciales <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental y a<br />

otros factores <strong>de</strong>l entorno familiar y social, pue<strong>de</strong> <strong>con</strong>ducir a trastornos más o menos importantes<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> alimentación.<br />

En <strong>de</strong>finitiva, en el trabajo <strong>con</strong> jóvenes es necesario tener un enfoque <strong>de</strong> género (<strong>de</strong> ambos géneros:<br />

<strong>de</strong>finidos en <strong>la</strong> diversidad, el trato igualitario y <strong>la</strong> corresponsabilidad). Esta fórmu<strong>la</strong> es un ins­<br />

61


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

trumento transversal, estratégico e imprescindible para minimizar los riesgos y aprovechar a<strong>de</strong>más<br />

aquel<strong>la</strong>s <strong>con</strong>diciones favorables <strong>de</strong> cada uno <strong>de</strong> los géneros, para <strong>con</strong>struir un mensaje<br />

igualitario <strong>de</strong> promoción.<br />

10. Características básicas para <strong>la</strong> acción <strong>con</strong> jóvenes.— En este apartado <strong>de</strong>stacamos tres características<br />

importantes a tener en cuenta en el trabajo <strong>con</strong> jóvenes: <strong>la</strong> falta <strong>de</strong> inmediatez entre<br />

causa y efecto <strong>de</strong> ciertas acciones en <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, <strong>la</strong> proximidad entre “lo quiero” y “lo hago” (p<strong>la</strong>nteamiento<br />

y acción) y, siempre, <strong>la</strong> fuerza <strong>de</strong>l presente.<br />

La falta <strong>de</strong> inmediatez supone una dificultad inicial en el trabajo <strong>con</strong> jóvenes, a <strong>la</strong> hora <strong>de</strong> valorar<br />

los efectos y <strong>con</strong>secuencias diferidas <strong>de</strong> sus acciones, como ocurre <strong>con</strong> los “embarazos no <strong>de</strong>seados”,<br />

o <strong>con</strong> el VIH/sida. Casi todos los estudios <strong>con</strong>vergen en <strong>la</strong> i<strong>de</strong>a <strong>de</strong> que, si <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias<br />

fueran inmediatas a <strong>la</strong>s prácticas <strong>de</strong> riesgo, se facilitaría <strong>la</strong> prevención. Entre estos grupos<br />

<strong>de</strong> edad está muy extendida <strong>la</strong> creencia <strong>de</strong> <strong>la</strong> invulnerabilidad: “A mí no me va a suce<strong>de</strong>r...”,<br />

“No es posible que me toque a mí...”, “Ya veremos, si ocurre...”. Incorporar <strong>la</strong> necesidad <strong>de</strong> prever<br />

<strong>con</strong>secuencias a medio p<strong>la</strong>zo encierra una dificultad añadida que hay que tener presente en el<br />

trabajo <strong>con</strong> jóvenes.<br />

La proximidad entre “lo quiero” y “lo hago” para <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> exige que <strong>la</strong> p<strong>la</strong>nificación y <strong>la</strong> acción que<br />

propongamos estén lo más cerca posible. La falta <strong>de</strong> credibilidad es alta ante “discursos redondos”,<br />

más o menos teóricos y extremadamente coherentes, aunque poco operativos. Por otro <strong>la</strong>do, existe<br />

una ansiedad por <strong>la</strong>s soluciones inmediatas y su capacidad para diferir o temporizar <strong>la</strong>s soluciones<br />

es muy escasa. Se impone <strong>la</strong> “fuerza <strong>de</strong>l presente”, <strong>la</strong>s acciones <strong>de</strong> los jóvenes se orientan hacia<br />

tiempos inmediatos y lugares <strong>con</strong>ocidos e i<strong>de</strong>ntificables y <strong>de</strong>semboca, para algunos analistas, en <strong>la</strong><br />

fuerza simbólica <strong>de</strong> <strong>la</strong> noche. Todo ello <strong>con</strong>lleva un <strong>de</strong>bilitamiento <strong>de</strong>l futuro que, cuando aparece,<br />

no lo hace en forma <strong>de</strong> proyecto, sino unido a <strong>la</strong> inquietud y <strong>la</strong> incertidumbre.<br />

Pero el presente también ofrece oportunida<strong>de</strong>s a tener en cuenta para <strong>la</strong> actuación <strong>con</strong> los jóvenes:<br />

<strong>la</strong> apuesta por el realismo facilita abordar materias cercanas y cotidianas. Hay interés por lo<br />

próximo, por aspectos <strong>de</strong>l cada día que también son relevantes... Hay que enganchar <strong>con</strong> lo cercano,<br />

hoy.<br />

11. Sus “espacios vitales”: familiar, educativo/<strong>la</strong>boral y <strong>de</strong> encuentro.— Las recomendaciones<br />

específicas se han ido <strong>con</strong>cretando para los espacios don<strong>de</strong> los jóvenes suelen en<strong>con</strong>trarse. Hay<br />

que tener en cuenta que muchos <strong>de</strong> los mensajes pue<strong>de</strong>n ser distintos y en ocasiones <strong>con</strong>tradictorios.<br />

Con frecuencia no tiene mucho que ver lo que se diga en el ámbito educativo y lo que se<br />

p<strong>la</strong>ntee a nivel familiar, sobre sexualidad o violencia por ejemplo; o lo que se <strong>de</strong>bata en el grupo<br />

sobre el alcohol o quedarse embarazada, y lo que se p<strong>la</strong>ntea en el au<strong>la</strong> o <strong>con</strong> <strong>la</strong> familia sobre el<br />

mismo tema. La permeabilidad entre estos ambientes es baja; aunque pueda incrementarse en el<br />

marco <strong>de</strong> <strong>la</strong> comunidad esco<strong>la</strong>r, por ejemplo, es difícil <strong>con</strong>trastar y homogeneizar los mensajes.<br />

La familia sigue siendo el punto <strong>de</strong> referencia más importante para centrar <strong>la</strong>s acciones, aunque<br />

<strong>la</strong> influencia <strong>de</strong> los iguales se está <strong>con</strong>virtiendo en un instrumento muy eficaz. En el momento actual,<br />

para facilitar <strong>la</strong> permeabilidad entre estos espacios y apoyar el papel central <strong>de</strong> <strong>la</strong>s familias<br />

<strong>de</strong>be darse asesoramiento e información a los padres y madres a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> todo el <strong>de</strong>sarrollo<br />

evolutivo <strong>de</strong> sus hijos e hijas. Debe crearse un permiso <strong>la</strong>boral <strong>de</strong>l mismo rango que el <strong>de</strong> atención<br />

sanitaria para facilitar el <strong>con</strong>tacto entre el sistema educativo y <strong>la</strong>s familias y para significar <strong>la</strong><br />

importancia social <strong>de</strong> esta comunicación.<br />

62<br />

12. La presencia: el acompañamiento cotidiano.— Si queremos respon<strong>de</strong>r a <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> teniendo<br />

en cuenta sus espacios vitales, es necesaria <strong>la</strong> presencia activa <strong>de</strong> <strong>la</strong> familia (madres y padres) y<br />

buscar momentos <strong>de</strong> encuentro y <strong>de</strong> asesoramiento también <strong>con</strong> los educadores para los problemas<br />

específicos en <strong>la</strong> vida cotidiana. Para educar hay que ESTAR, vivir y <strong>con</strong>vivir.


Intervenir para mejorar <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

El valor <strong>de</strong> los hechos y <strong>la</strong> fuerza <strong>de</strong> lo cotidiano es lo que le da un alto valor <strong>de</strong> eficacia.<br />

13. La influencia <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> comunicación y otros soportes.— Ya está asumida <strong>la</strong> gran<br />

influencia que tienen los medios <strong>de</strong> comunicación sobre <strong>la</strong>s <strong>con</strong>ductas, <strong>de</strong> tal manera que éstos<br />

<strong>con</strong>siguen homogeneizar muchos <strong>de</strong> los comportamientos juveniles.<br />

Esto p<strong>la</strong>ntea tres niveles <strong>de</strong> actuación: capacitar a este colectivo para que pueda discriminar <strong>la</strong> información<br />

que le llega; utilizar estas técnicas <strong>de</strong> comunicación para difundir y <strong>con</strong> ello alcanzar el<br />

mismo nivel <strong>de</strong> impacto incorporando mensajes favorables a <strong>la</strong> <strong>salud</strong>; y fomentar, <strong>con</strong> los gran<strong>de</strong>s<br />

medios, <strong>la</strong>s alianzas frente a los riesgos, en función <strong>de</strong> su responsabilidad social.<br />

14. Los espacios c<strong>la</strong>ves para <strong>la</strong> acción: movida, <strong>de</strong>porte y música.— Es interesante seña<strong>la</strong>r que<br />

<strong>la</strong>s intervenciones <strong>con</strong> jóvenes <strong>de</strong> carácter colectivo y a modo <strong>de</strong> campañas <strong>con</strong>viene que se realicen<br />

<strong>con</strong>si<strong>de</strong>rando que <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> se comporta <strong>de</strong> forma más selectiva frente a los medios tradicionales,<br />

<strong>de</strong> modo que elige cuidadosamente programas y sintonías, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> utilizar <strong>con</strong> alta<br />

frecuencia otros medios menos comunes al resto <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción, como son el cine, Internet y <strong>la</strong><br />

telefonía móvil. A<strong>de</strong>más, muchas veces resulta más efectivo, y sustancialmente más barato, canalizar<br />

<strong>la</strong> información a través <strong>de</strong> los eventos que suelen frecuentar jóvenes, como son los espectáculos<br />

musicales, <strong>de</strong>portivos y <strong>la</strong> movida juvenil. Así pues, <strong>la</strong>s campañas y todo tipo <strong>de</strong> intervenciones<br />

informativas en jóvenes han <strong>de</strong> p<strong>la</strong>ntearse teniendo en cuenta estas especificaciones. Internet<br />

es un medio muy adaptado a <strong>la</strong> gente joven, pero hay que tener en cuenta que no todos<br />

ellos y el<strong>la</strong>s tienen acceso a <strong>la</strong>s nuevas tecnologías.<br />

15. P<strong>la</strong>nes compartidos <strong>de</strong> formación en técnicas <strong>de</strong> actuación <strong>con</strong> jóvenes.— La formación<br />

<strong>con</strong>stituye <strong>la</strong> p<strong>la</strong>taforma básica para prestar una atención efectiva y capaz <strong>de</strong> <strong>con</strong>ectar <strong>con</strong> los y<br />

<strong>la</strong>s jóvenes. La re<strong>la</strong>ción <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s profesionales <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> adolescentes y jóvenes quizás<br />

sea una <strong>de</strong> <strong>la</strong>s cuestiones pendientes y susceptibles <strong>de</strong> una mejora sustancial, que tar<strong>de</strong> o temprano<br />

es preciso acometer. El <strong>con</strong>ocimiento <strong>de</strong> <strong>la</strong>s estrategias <strong>de</strong>scritas, el uso <strong>de</strong> los instrumentos<br />

necesarios que hemos ido enumerando y, finalmente, <strong>la</strong> capacidad <strong>de</strong> intervenir en espacios<br />

no habituales y compartir <strong>la</strong> tarea <strong>con</strong> otros profesionales (psicólogos, pedagogos, educadores...)<br />

en aspectos como <strong>la</strong> p<strong>la</strong>nificación <strong>de</strong> <strong>la</strong>s respuestas a dar crea una incertidumbre que sólo se<br />

<strong>con</strong>trarresta <strong>con</strong> una formación reg<strong>la</strong>da, muy en <strong>con</strong>exión <strong>con</strong> el trabajo a realizar.<br />

Es cierto que muchos y muchas profesionales <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> ya están asumiendo en <strong>la</strong> práctica estos<br />

roles, <strong>de</strong>bido a que han sido <strong>la</strong>s priorida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>la</strong> atención en su entorno <strong>la</strong>s que les han llevado<br />

a incorporar estos retos, <strong>de</strong> forma más o menos autodidacta; pero es precisamente gracias<br />

a ellos, y a profesionales directamente implicados en el trabajo <strong>con</strong> jóvenes, a los que se <strong>de</strong>be el<br />

que hoy se pueda <strong>con</strong>cretar un P<strong>la</strong>n <strong>de</strong> Formación Inicial en instrumentos y estrategias <strong>de</strong> prevención<br />

y promoción ante los problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> jóvenes y adolescentes.<br />

En suma, capacitarse es más que tener <strong>con</strong>ocimiento; es necesario explorar y adquirir técnicas<br />

que incorporen habilida<strong>de</strong>s y actitu<strong>de</strong>s que nos hagan competentes para el trabajo <strong>con</strong> jóvenes.<br />

16. Investigación y acción participativa.— P<strong>la</strong>ntear <strong>la</strong> apertura <strong>de</strong> una cartera <strong>de</strong> investigación<br />

<strong>con</strong>stituye el siguiente paso, directamente re<strong>la</strong>cionado <strong>con</strong> el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong>l documento propuesto.<br />

Como en otros campos, pero especialmente en jóvenes, <strong>la</strong> investigación aplicada —lo que significa<br />

acción y reflexión— es <strong>de</strong> vital importancia, ya que, ante cambios generacionales y sociales,<br />

tan rápidos, que afectan al lenguaje, <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducta, los valores, <strong>la</strong>s expectativas..., se requiere una<br />

<strong>con</strong>stante actualización sobre <strong>la</strong>s propias acciones, capaz <strong>de</strong> generar una p<strong>la</strong>nificación y evaluación<br />

<strong>con</strong>tinua, basada en <strong>la</strong> experiencia <strong>de</strong>l propio trabajo y en <strong>con</strong>traste permanente <strong>con</strong> lo que<br />

otros realizan.<br />

63


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

17. Priorizar el nivel local <strong>de</strong> atención.— Por último, es necesario <strong>de</strong>stacar <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto <strong>de</strong> vista<br />

estratégico, como se ha evi<strong>de</strong>nciado a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> todas <strong>la</strong>s recomendaciones para <strong>la</strong> acción, <strong>la</strong><br />

importancia <strong>de</strong>l nivel local como actor principal <strong>de</strong> <strong>la</strong>s intervenciones. Si se ha puesto <strong>de</strong> manifiesto<br />

<strong>la</strong> necesidad <strong>de</strong> un nivel central <strong>de</strong> p<strong>la</strong>nificación (“permitir hacer”), incluso <strong>con</strong> referencia institucional<br />

que compare, transfiera e integre <strong>la</strong>s acciones, y si se ha seña<strong>la</strong>do <strong>la</strong> necesidad <strong>de</strong> un<br />

seguimiento y apoyo en términos <strong>de</strong> formación e investigación a un nivel intermedio (“facilitar<br />

hacer”), es porque existe un nivel que lleva <strong>la</strong>s acciones a cabo: el local (“hacer”). Todas <strong>la</strong>s estrategias<br />

<strong>con</strong>vergen en esta realidad, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el trabajo intersectorial, <strong>la</strong> participación, <strong>la</strong> influencia<br />

<strong>de</strong> los iguales... hasta los espacios <strong>de</strong> acción y <strong>la</strong> comunicación <strong>de</strong>l problema; serán realidad si<br />

son asumidas y <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>das por el nivel local <strong>de</strong> intervención. No es extraño, en <strong>con</strong>secuencia,<br />

que se priorice este nivel en cuanto a asignación <strong>de</strong> recursos y apoyos <strong>de</strong> formación e investigación.<br />

Hemos <strong>de</strong> <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rar que el hecho <strong>de</strong> <strong>con</strong>statarlo aquí, como una estrategia transversal<br />

más, es porque a menudo no suele ocurrir así: se diseñan campañas e intervenciones a niveles<br />

generales, que no tienen el suficiente sentido y aprovechamiento si no se ha tenido en cuenta <strong>la</strong><br />

<strong>con</strong>exión <strong>con</strong> el nivel local, que es don<strong>de</strong> se suele obtener <strong>la</strong> máxima rentabilidad en términos <strong>de</strong><br />

promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>.<br />

18. Tener en cuenta los mo<strong>de</strong>los culturales que inci<strong>de</strong>n en el comportamiento <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción<br />

juvenil.— Muchas <strong>de</strong> <strong>la</strong>s estrategias anteriores son <strong>con</strong>secuencia <strong>de</strong>l análisis <strong>de</strong> mo<strong>de</strong>los culturales<br />

que explican <strong>de</strong>terminadas variantes en <strong>la</strong>s <strong>con</strong>ductas <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los jóvenes y su expresión<br />

diferenciada y simbólica (sobre <strong>la</strong> comida, <strong>la</strong> bebida, el <strong>con</strong>sumo, los vestidos, <strong>la</strong> sexualidad, los<br />

gustos, etc.).<br />

Estas c<strong>la</strong>ves sociológicas, antropológicas y psicológicas son importantes a <strong>la</strong> hora <strong>de</strong> e<strong>la</strong>borar <strong>la</strong>s<br />

respuestas <strong>de</strong> intervención. Las respuestas estratégicas han <strong>de</strong> tener en cuenta <strong>la</strong> existencia <strong>de</strong><br />

“culturas sectoriales”, <strong>de</strong> grupos y colectivos <strong>de</strong> <strong>con</strong>figuración inestable, no estática, <strong>con</strong> percepciones<br />

y comportamientos diferenciados. Estas situaciones cambiantes explican en gran medida<br />

<strong>la</strong>s distintas valoraciones que cada grupo hace, <strong>de</strong> forma que lo habitual es que coexistan en un<br />

mismo espacio “realida<strong>de</strong>s múltiples”, que hay que tener en cuenta en <strong>la</strong> intervención.<br />

Esta estrategia es especialmente relevante en el ámbito <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> comunicación y, específicamente,<br />

en <strong>la</strong> publicidad, que, si bien hace un uso discutible para obtener objetivos <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo,<br />

hemos <strong>de</strong> tener<strong>la</strong> presente como oportunidad para reforzar <strong>la</strong>s respuestas positivas que ya<br />

existen: <strong>la</strong> fuerza <strong>de</strong> <strong>la</strong> noche y <strong>de</strong>l presente, <strong>la</strong> preocupación por el cuidado <strong>de</strong>l cuerpo, <strong>la</strong> asertividad<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong>s adolescentes, <strong>la</strong> solidaridad <strong>de</strong> grupo o el voluntariado, <strong>la</strong> aceptación <strong>de</strong> <strong>la</strong> diversidad<br />

cultural, etc., elementos <strong>de</strong> valor que presentan opciones para <strong>la</strong> prevención y <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

<strong>salud</strong>.<br />

19. Expectativas sociales hacia <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> frente a apoyos reales y específicos.— Una percepción<br />

realista, <strong>con</strong>fiada y co<strong>la</strong>boradora podría aumentar el capital social, <strong>la</strong> <strong>con</strong>fianza y <strong>la</strong> solidaridad<br />

intergeneracional. Para apoyar este proceso, <strong>la</strong>s distintas Administraciones <strong>de</strong>beríamos potenciar<br />

<strong>la</strong> investigación sobre <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s y expectativas <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong>. En <strong>con</strong>creto, <strong>la</strong>s Administraciones<br />

sanitarias <strong>de</strong>beríamos investigar periódicamente <strong>la</strong> i<strong>de</strong>a <strong>de</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes,<br />

sus necesida<strong>de</strong>s, y ofrecer apoyo a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong>l proceso <strong>de</strong> <strong>con</strong>struir unos estilos <strong>de</strong> vida <strong>salud</strong>able<br />

y facilitar servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong> accesibles y a<strong>de</strong>cuados. También los servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong> y <strong>la</strong>s<br />

personas adultas, en especial <strong>la</strong>s <strong>de</strong> referencia, <strong>de</strong>berían tener presente <strong>la</strong>s características <strong>de</strong> esta<br />

etapa, y albergar expectativas más ajustadas y positivas sobre “<strong>la</strong>s <strong>juventud</strong>es”, re<strong>con</strong>ociendo<br />

sus avances y <strong>con</strong>tribuciones a <strong>la</strong> sociedad.<br />

64<br />

Los límites <strong>de</strong> edad como criterio en <strong>la</strong> provisión <strong>de</strong> servicios, <strong>la</strong> no discriminación entre los distintos<br />

ambientes <strong>de</strong> vida y trabajo o estudio <strong>de</strong> <strong>la</strong> gente joven, podrían estar causando una autentica<br />

discriminación hacia los y <strong>la</strong>s jóvenes <strong>con</strong> menos oportunida<strong>de</strong>s o expuestos a <strong>con</strong>diciones socioe<strong>con</strong>ómicas<br />

muy <strong>de</strong>sfavorables.


Intervenir para mejorar <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

20. Crear servicios sanitarios adaptados a <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> jóvenes y adolescentes i .—<br />

Es una realidad <strong>de</strong> nuestro sistema sanitario que sus servicios están lejos <strong>de</strong> adaptarse a<strong>de</strong>cuadamente<br />

a <strong>la</strong>s características tan peculiares que <strong>de</strong>finen <strong>la</strong> época <strong>de</strong> <strong>la</strong> preadolescencia, adolescencia<br />

y <strong>juventud</strong>; esto es, no cumplen <strong>con</strong> algunos requisitos que para esta pob<strong>la</strong>ción resultan<br />

<strong>de</strong>terminantes a <strong>la</strong> hora <strong>de</strong> ser utilizados.<br />

Nuestra pob<strong>la</strong>ción adolescente y joven acu<strong>de</strong> en escasa proporción a los servicios sanitarios, lo<br />

que podría pensarse lógico, dadas <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>tivas bajas tasas <strong>de</strong> morbimortalidad que presenta. Pero<br />

resulta que no está exenta <strong>de</strong> pa<strong>de</strong>cer problemas, susceptibles <strong>de</strong> ser abordados <strong>de</strong>s<strong>de</strong> los<br />

servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong>. Recientes estudios europeos 32,6 ponen <strong>de</strong> manifiesto que <strong>la</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong> nuestros/as<br />

adolescentes y jóvenes se ve amenazada por diferentes factores <strong>de</strong> riesgo que se asocian<br />

a <strong>la</strong>s infecciones <strong>de</strong> transmisión sexual (ITS), especialmente el VIH, los <strong>de</strong>sór<strong>de</strong>nes en el campo<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental, <strong>con</strong> <strong>la</strong>s <strong>de</strong>presiones y el suicidio a <strong>la</strong> cabeza, y los malos hábitos en re<strong>la</strong>ción<br />

<strong>con</strong> <strong>la</strong> alimentación, <strong>con</strong> un incremento <strong>de</strong>l sobrepeso y <strong>la</strong> obesidad, por citar sólo los más relevantes.<br />

Como ya se dijo al principio <strong>de</strong> este documento, <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven no i<strong>de</strong>ntifica al sistema sanitario<br />

ni a <strong>la</strong>s médicas y los médicos como interlocutores para asuntos re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> prevención<br />

75 y muchos/as jóvenes tienen serios reparos para reve<strong>la</strong>r sus comportamientos <strong>de</strong> riesgo.<br />

Para hacer frente a esta situación, se hace necesario reformar nuestros centros <strong>de</strong> <strong>salud</strong>, especialmente<br />

los <strong>de</strong> atención primaria, en <strong>la</strong> dirección que marca <strong>la</strong> OMS 81, . Hay que crear centros/servicios<br />

que sean atractivos para <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven, que estén adaptados a sus necesida<strong>de</strong>s,<br />

en don<strong>de</strong> los chicos y <strong>la</strong>s chicas que acudan se sientan escuchados/as y respetados/as, y no<br />

se les hagan juicios morales <strong>de</strong> sus <strong>con</strong>ductas, en don<strong>de</strong> no encuentren trabas burocráticas y<br />

existan garantías “visibles” <strong>de</strong>l respeto a <strong>la</strong> privacidad e intimidad, <strong>la</strong> <strong>con</strong>fi<strong>de</strong>ncialidad y el anonimato.<br />

En don<strong>de</strong> prevalezca el principio <strong>de</strong> autonomía <strong>de</strong>l paciente y exista <strong>la</strong> presunción <strong>de</strong> madurez<br />

y capacidad para <strong>la</strong> toma <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones en <strong>la</strong>s y los menores <strong>de</strong> edad y que, por tanto, sólo<br />

se exija el <strong>con</strong>sentimiento paterno/materno en los casos en que no se dé <strong>la</strong> <strong>con</strong>dición <strong>de</strong> “menor<br />

capaz o maduro”. Que sean centros atendidos por profesionales <strong>con</strong> un perfil a<strong>de</strong>cuado, <strong>con</strong> formación<br />

y experiencia profesional en trabajo <strong>con</strong> jóvenes y en promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, que tengan<br />

incorporada <strong>la</strong> perspectiva <strong>de</strong> género en su quehacer profesional y a quienes les guste trabajar<br />

<strong>con</strong> pob<strong>la</strong>ción adolescente y joven. Centros en los que existan cauces que permitan <strong>la</strong> participación<br />

y <strong>la</strong> implicación <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los jóvenes en <strong>la</strong> organización y <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> prevención<br />

y promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>.<br />

i<br />

Traducción habitual <strong>de</strong> <strong>la</strong> OMS para el término “adolescent/youth-friendly health services” <strong>de</strong> <strong>la</strong> literatura anglosajona.<br />

65


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Visto este análisis estratégico, se recomiendan actuaciones más operativas:<br />

ESTRATEGIAS<br />

RECOMENDACIONES OPERATIVAS<br />

1. Compatibilizar diversión y <strong>salud</strong> Tomar <strong>la</strong>s riendas <strong>de</strong> <strong>la</strong> diversión<br />

2. Personalizar <strong>la</strong>s intervenciones Tener en cuenta <strong>la</strong>s <strong>con</strong>diciones individuales<br />

3. Participación <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> influencia <strong>de</strong> los iguales Con ellos y el<strong>la</strong>s y no para ellos y el<strong>la</strong>s<br />

4. Estrategias curricu<strong>la</strong>res transversales y criterios <strong>de</strong> oportunidad Partir <strong>de</strong>l problema para aprovechar <strong>la</strong> oportunidad<br />

5. Trabajo intersectorial: e<strong>la</strong>borar respuestas “CON”. Compartir espacios y recursos<br />

6. Habilida<strong>de</strong>s y oportunida<strong>de</strong>s, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> los <strong>con</strong>ocimientos Competencia y capacitación<br />

7. Colectivos y segmentos que necesitan una atención preferente Atención preferente a situaciones especiales<br />

8. Perspectiva <strong>de</strong> promoción, <strong>con</strong> prevención 1.ª y 2.ª Atención integral<br />

9. La cuestión <strong>de</strong> género, sombras y oportunida<strong>de</strong>s Pertinencia <strong>de</strong> enfoque <strong>de</strong> género<br />

10. Características básicas para <strong>la</strong> acción <strong>con</strong> jóvenes En los ámbitos don<strong>de</strong> están los y <strong>la</strong>s jóvenes<br />

11. Sus “espacios vitales”: familiar, educativo/<strong>la</strong>boral y <strong>de</strong> encuentro Conexión entre los espacios<br />

12. La presencia: el acompañamiento cotidiano Hay que estar <strong>con</strong> ellos y el<strong>la</strong>s<br />

13. La influencia <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> comunicación y otros soportes Alianza y discriminación <strong>con</strong> los “medios”<br />

14. Los espacios c<strong>la</strong>ves para <strong>la</strong> acción: movida, <strong>de</strong>porte y música Estar don<strong>de</strong> están<br />

15. P<strong>la</strong>nes compartidos <strong>de</strong> formación Formación cruzada<br />

16. Investigación y acción participativa Acción - reflexión - acción<br />

17. Priorizar el nivel local <strong>de</strong> atención En lo cotidiano<br />

18. Mo<strong>de</strong>los culturales y comportamiento<br />

19. Modificar <strong>la</strong>s expectativas y brindar apoyo real y específico<br />

20. Crear servicios sanitarios adaptados a <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> jóvenes<br />

y adolescentes<br />

Tener en cuenta el grupo <strong>de</strong> pertenencia (familia, grupo,<br />

c<strong>la</strong>se...)<br />

Potenciar investigación en necesida<strong>de</strong>s y servicios. Flexibilizar<br />

intervenciones etarias y en los distintos entornos<br />

Adaptar <strong>la</strong> atención primaria a <strong>la</strong>s características <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

pob<strong>la</strong>ción adolescente y joven<br />

66


ecomendaciones <strong>salud</strong> sexual<br />

RECOMENDACIONES ESPECÍFICAS<br />

Las recomendaciones propuestas se han estructurado en tres áreas <strong>de</strong> acción, para facilitar <strong>la</strong> integración<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong>s distintas partes y <strong>la</strong> lectura <strong>de</strong>l documento. Estas áreas son recomendaciones: Salud<br />

Pública, Educativas (<strong>la</strong>s recomendaciones en medio esco<strong>la</strong>r son tratadas en el apartado común previo,<br />

salvo aspectos muy específicos) y <strong>de</strong> Atención Sanitaria. Dada <strong>la</strong> especificidad <strong>de</strong> cada materia,<br />

no ha resultado posible en<strong>con</strong>trar una estructura común más <strong>de</strong>tal<strong>la</strong>da, aunque sí coinci<strong>de</strong>n los espacios<br />

<strong>de</strong> intervención y ciertas estrategias. Intencionalmente <strong>la</strong>s recomendaciones tienen un grado<br />

limitado <strong>de</strong> <strong>con</strong>creción, <strong>con</strong> objeto <strong>de</strong> posibilitar un amplio margen <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisión a los diferentes ámbitos<br />

<strong>de</strong> responsabilidad, fundamentalmente autonómicos y locales.<br />

II.2. Recomendaciones para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y reproductiva<br />

II.2.1. Salud Pública<br />

Medidas informativas<br />

Los chicos y chicas jóvenes necesitan recibir información <strong>de</strong> calidad sobre sexualidad, proce<strong>de</strong>nte <strong>de</strong><br />

informadores cualificados y <strong>con</strong> responsabilida<strong>de</strong>s educativas para <strong>con</strong> ellos y el<strong>la</strong>s, especialmente<br />

<strong>de</strong> los padres y madres, y <strong>de</strong>l personal sanitario y docente, <strong>con</strong> un enfoque global y <strong>de</strong> género. A<strong>de</strong>más,<br />

para que resulte eficaz:<br />

<strong>la</strong> información sobre sexualidad <strong>de</strong>be incorporar más dimensiones que <strong>la</strong> puramente biológica;<br />

en <strong>con</strong>creto, <strong>de</strong>be <strong>con</strong>tar <strong>con</strong> <strong>la</strong>s aproximaciones que los chicos y <strong>la</strong>s chicas jóvenes<br />

hacen al mundo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones afectivas y sexuales.<br />

Como soportes, hay que:<br />

potenciar <strong>la</strong> utilización <strong>de</strong> <strong>la</strong>s nuevas tecnologías: mensajes SMS, Internet, etc.<br />

editar materiales didácticos, tanto para el medio esco<strong>la</strong>r como para fuera <strong>de</strong> él (padres,<br />

madres y pob<strong>la</strong>ción general), <strong>con</strong> un enfoque integral y holístico <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual,<br />

teniéndose en cuenta <strong>la</strong> edad y <strong>la</strong>s características socioculturales <strong>de</strong> adolescentes y jóvenes, <strong>con</strong><br />

perspectiva <strong>de</strong> género, que <strong>con</strong>tribuyan a mantenerles informados sobre: <br />

‣ Sexualidad. <br />

‣ Prevención <strong>de</strong> infecciones/enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> transmisión sexual. <br />

‣ Prevención <strong>de</strong>l VIH. <br />

‣ Anti<strong>con</strong>cepción. <br />

‣ Interrupción voluntaria <strong>de</strong>l embarazo. <br />

‣ Agresiones y abuso sexual. <br />

‣ Dispositivos <strong>de</strong> atención sanitaria y comunitaria para jóvenes. <br />

En cada comunidad autónoma <strong>de</strong>bería valorarse <strong>la</strong> existencia <strong>de</strong>: <br />

Un teléfono y/o correo electrónico <strong>de</strong> información y asesoramiento accesible para jóvenes,<br />

sobre <strong>salud</strong> sexual y <strong>salud</strong> reproductiva, gratuito, específico o integrado en otros<br />

servicios <strong>de</strong> atención a los jóvenes, atendido por personal experto en este campo.<br />

67


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Una página web institucional<br />

que permita el acceso juvenil a información relevante, <strong>con</strong>trastada científicamente, sobre <strong>la</strong> sexualidad.<br />

Asimismo, sería <strong>de</strong>seable que esta página incluyera, también, información actualizada dirigida a<br />

profesionales sanitarios y <strong>de</strong> <strong>la</strong> educación.<br />

La información básica sobre anti<strong>con</strong>ceptivos <strong>de</strong>be incluir <strong>la</strong> anti<strong>con</strong>cepción <strong>de</strong> emergencia<br />

como medida excepcional.<br />

Accesibilidad a <strong>la</strong> anti<strong>con</strong>cepción<br />

Es necesario:<br />

Promocionar el uso <strong>de</strong>l preservativo masculino y femenino entre los jóvenes.<br />

Promocionar su venta a bajo precio y en estuches <strong>de</strong> una, dos o tres unida<strong>de</strong>s, en oficinas<br />

<strong>de</strong> farmacia, parafarmacias, gran<strong>de</strong>s superficies y a través <strong>de</strong> máquinas expen<strong>de</strong>doras en<br />

lugares habituales <strong>de</strong> ocio juvenil.<br />

Este proceso <strong>de</strong>bería estar bajo el <strong>con</strong>trol <strong>de</strong> cada comunidad autónoma (preferentemente a través<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>sejerías <strong>de</strong> sanidad). También podrían valorarse medidas <strong>de</strong> reducción <strong>de</strong>l IVA a este tipo<br />

<strong>de</strong> productos.<br />

Incluir <strong>la</strong> anti<strong>con</strong>cepción hormonal, en sus diversas modalida<strong>de</strong>s, <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> <strong>la</strong> lista <strong>de</strong><br />

medicamentos financiados por el Sistema Nacional <strong>de</strong> Salud.<br />

Facilitar el acceso efectivo a <strong>la</strong> anti<strong>con</strong>cepción <strong>de</strong> emergencia.<br />

Realizar <strong>la</strong> dispensación <strong>de</strong> <strong>la</strong> anti<strong>con</strong>cepción <strong>de</strong> emergencia como tratamiento directamente<br />

observado.<br />

Promoviendo <strong>la</strong> implicación <strong>de</strong> los servicios <strong>de</strong> urgencia, sobre todo en el nivel primario.<br />

Dado que existe evi<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> <strong>la</strong> existencia <strong>de</strong> serias dificulta<strong>de</strong>s entre <strong>la</strong>s mujeres inmigrantes para<br />

acce<strong>de</strong>r a métodos anti<strong>con</strong>ceptivos a<strong>de</strong>cuados y a los servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong> sexual y reproductiva, se<br />

hace necesario<br />

mejorar <strong>la</strong> información sobre los métodos anti<strong>con</strong>ceptivos y los recursos <strong>de</strong> atención y<br />

asesoramiento en <strong>salud</strong> sexual y reproductiva entre los diferentes colectivos <strong>de</strong> mujeres<br />

jóvenes inmigrantes.<br />

Lo que significa <strong>la</strong> edición y distribución <strong>de</strong> materiales divulgativos sobre anti<strong>con</strong>cepción y sexualidad<br />

especialmente pensados para los diferentes grupos <strong>de</strong> hombres y mujeres jóvenes inmigrantes, que<br />

<strong>con</strong>temple <strong>la</strong> perspectiva <strong>de</strong> género.<br />

Atención a <strong>la</strong>s IVE<br />

Dada <strong>la</strong> creciente importancia <strong>de</strong>mográfica que está teniendo en nuestro país <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción inmigrante<br />

y su impacto en <strong>de</strong>terminados comportamientos sexuales y <strong>de</strong> utilización <strong>de</strong> servicios, para <strong>con</strong>ocer<br />

mejor <strong>la</strong> situación real <strong>con</strong> re<strong>la</strong>ción a <strong>la</strong>s IVE y po<strong>de</strong>r orientar a<strong>de</strong>cuadamente <strong>la</strong>s activida<strong>de</strong>s preventivas,<br />

se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra necesario<br />

tener en cuenta y estudiar <strong>la</strong> información aportada por <strong>la</strong> variable “país <strong>de</strong> origen” <strong>de</strong> los<br />

boletines <strong>de</strong> notificación <strong>de</strong> <strong>la</strong>s IVE.<br />

68


ecomendaciones <strong>salud</strong> sexual<br />

Se valora como muy importante que <strong>la</strong>s y los profesionales sanitarios que trabajan <strong>de</strong>s<strong>de</strong> los diferentes<br />

servicios que <strong>con</strong>forman el SNS y que atien<strong>de</strong>n a mujeres <strong>con</strong> antece<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> una o más IVE<br />

lleven a cabo activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> educación para <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, en sus diferentes modalida<strong>de</strong>s<br />

(<strong>con</strong>sejo breve, <strong>con</strong>sulta individual programada), encaminadas a evitar IVE <strong>de</strong> repetición.<br />

A<strong>de</strong>más, se hace necesario introducir modificaciones legales, en ningún caso restrictivas, <strong>de</strong>stinadas a:<br />

• Realizar <strong>la</strong>s IVE en <strong>la</strong>s primeras semanas <strong>de</strong> <strong>la</strong> gestación.<br />

• Disminuir <strong>la</strong> inseguridad jurídica <strong>de</strong> los profesionales que realizan este tipo <strong>de</strong> intervenciones.<br />

Dado el escaso porcentaje <strong>de</strong> IVE realizadas en centros sanitarios públicos, se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra importante<br />

poner en marcha <strong>la</strong>s medidas oportunas encaminadas a aumentar significativamente el<br />

porcentaje <strong>de</strong> IVE practicadas en centros <strong>de</strong> titu<strong>la</strong>ridad pública.<br />

Atención a grupos específicos<br />

Por su mayor vulnerabilidad y por en<strong>con</strong>trarse en situación <strong>de</strong> mayor riesgo <strong>de</strong> exclusión social, todos<br />

los jóvenes e<strong>con</strong>ómica o socioculturamente <strong>de</strong>sfavorecidos j pue<strong>de</strong>n <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rarse pob<strong>la</strong>ción diana.<br />

Cada comunidad autónoma <strong>de</strong>bería establecer un p<strong>la</strong>n <strong>de</strong> intervención en colectivos <strong>de</strong><br />

jóvenes e<strong>con</strong>ómica o socioculturalmente <strong>de</strong>sfavorecidos.<br />

Uno <strong>de</strong> los objetivos <strong>de</strong> dicho p<strong>la</strong>n <strong>de</strong>be ser <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong> embarazos<br />

no <strong>de</strong>seados, infección por VIH y otras infecciones <strong>de</strong> transmisión sexual. El colectivo <strong>de</strong> mujeres<br />

que han sufrido ya una interrupción voluntaria <strong>de</strong>l embarazo <strong>de</strong>bería ser objeto <strong>de</strong> una atención<br />

especial. Dicho p<strong>la</strong>n <strong>de</strong>be <strong>con</strong>temp<strong>la</strong>r, entre otros aspectos, <strong>la</strong> subvención <strong>de</strong> proyectos a ONG y<br />

asociaciones sin ánimo <strong>de</strong> lucro, cercanas al mundo juvenil o a esos colectivos. Sería asimismo <strong>de</strong>seable<br />

que cada comunidad autónoma apoyara (mediante subvenciones, asesorías técnicas, etc.)<br />

aquellos proyectos <strong>de</strong> prevención <strong>de</strong> embarazos no <strong>de</strong>seados, infección por VIH y otras ITS en adolescentes<br />

y jóvenes <strong>de</strong>sfavorecidos, llevados a cabo por corporaciones locales que no tengan suficientes<br />

medios y que se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ren <strong>de</strong> especial interés para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> pública. El establecimiento <strong>de</strong><br />

subvenciones requiere el seguimiento técnico <strong>de</strong>l <strong>de</strong>sarrollo y evaluación <strong>de</strong> los proyectos y, a veces,<br />

asesoramiento y formación, lo que <strong>de</strong>be ser tenido en cuenta por cada comunidad autónoma.<br />

Medidas <strong>de</strong> vigi<strong>la</strong>ncia epi<strong>de</strong>miológica<br />

A fin <strong>de</strong> disponer <strong>de</strong> información que <strong>con</strong>tribuya a p<strong>la</strong>nificar y poner en marcha <strong>la</strong>s actuaciones necesarias<br />

para hacer frente a <strong>la</strong> epi<strong>de</strong>mia <strong>de</strong>l VIH/sida, se recomienda<br />

imp<strong>la</strong>ntar un sistema <strong>de</strong> vigi<strong>la</strong>ncia <strong>de</strong> nuevos diagnósticos <strong>de</strong> infección<br />

por VIH en todo el territorio nacional.<br />

Según datos europeos, <strong>la</strong> infección por Ch<strong>la</strong>mydia es <strong>la</strong> ITS más común entre jóvenes <strong>de</strong> 15 a 24<br />

años, especialmente mujeres 138 . Por ello se recomienda<br />

incluir <strong>la</strong> infección por Ch<strong>la</strong>mydia en el Sistema <strong>de</strong> Enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> Dec<strong>la</strong>ración<br />

Obligatoria.<br />

j Se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra colectivos e<strong>con</strong>ómica o socioculturalmente <strong>de</strong>sfavorecidos aquellos que no gozan <strong>de</strong> los mismos <strong>de</strong>rechos u<br />

oportunida<strong>de</strong>s que el resto <strong>de</strong> <strong>la</strong> ciudadanía en razón <strong>de</strong> circunstancias sociales, abuso <strong>de</strong> drogas, orientación sexual, pobreza,<br />

estilo <strong>de</strong> vida o pertenencia a ciertos grupos étnicos o religiosos.<br />

69


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Al no disponer en <strong>la</strong> vigi<strong>la</strong>ncia epi<strong>de</strong>miológica <strong>de</strong> <strong>la</strong>s ITS <strong>de</strong> información individual sobre los casos, no<br />

es posible i<strong>de</strong>ntificar a los subgrupos <strong>de</strong> pob<strong>la</strong>ción más afectados, por lo que se recomienda:<br />

Otras medidas<br />

Mejorar los sistemas <strong>de</strong> vigi<strong>la</strong>ncia epi<strong>de</strong>miológica <strong>de</strong> ITS, incluyendo un<br />

<strong>con</strong>junto <strong>de</strong> variables mínimas, como sexo y edad, que sirvan para po<strong>de</strong>r<br />

caracterizar a <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción.<br />

Siguiendo lo dispuesto en <strong>la</strong> Resolución <strong>de</strong>l Par<strong>la</strong>mento Europeo sobre <strong>salud</strong> sexual y reproductiva y<br />

los <strong>de</strong>rechos en ésta (2001/2128(INI)), <strong>la</strong>s Administraciones públicas <strong>de</strong>ben hacer un esfuerzo por:<br />

Defen<strong>de</strong>r los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes sobre su <strong>salud</strong> sexual y reproductiva, en todos<br />

los ámbitos sociales.<br />

Fomentar <strong>la</strong>s investigaciones en el campo <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y reproductiva.<br />

II.2.2. Educativas<br />

Cuestiones específicas en <strong>la</strong> enseñanza obligatoria y postobligatoria<br />

Para lograr el mayor compromiso <strong>de</strong> los centros educativos <strong>con</strong> <strong>la</strong> educación sexual,<br />

se recomienda que <strong>la</strong> educación sexual esté integrada en el proyecto educativo <strong>de</strong> cada<br />

centro, a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> todas <strong>la</strong>s etapas <strong>de</strong> <strong>la</strong> educación obligatoria.<br />

Los <strong>con</strong>tenidos y <strong>la</strong> metodología <strong>de</strong> los programas marco <strong>de</strong> educación para <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

reproductiva en los centros educativos<br />

<strong>de</strong>ben incorporar y potenciar <strong>la</strong> perspectiva <strong>de</strong> género, y adaptarse a <strong>la</strong> edad, nivel <strong>de</strong> instrucción<br />

y características socioculturales <strong>de</strong>l alumnado.<br />

Asimismo, <strong>de</strong>ben buscar <strong>la</strong> participación <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los propios jóvenes y en su <strong>de</strong>sarrollo curricu<strong>la</strong>r,<br />

abordar como mínimo, en el momento a<strong>de</strong>cuado y según <strong>la</strong>s distintas etapas evolutivas, los siguientes<br />

temas:<br />

I. Desarrollo sexual y <strong>de</strong> <strong>la</strong> sexualidad.<br />

II. I<strong>de</strong>ntidad y <strong>de</strong>seo sexual.<br />

III. La diversidad <strong>de</strong> los comportamientos sexuales.<br />

IV. Respeto a uno mismo y a los <strong>de</strong>más en <strong>la</strong> satisfacción <strong>de</strong>l <strong>de</strong>seo, <strong>con</strong> el fin <strong>de</strong> evitar imposiciones,<br />

abusos o agresiones.<br />

V. Desarrollo <strong>de</strong> <strong>la</strong> autoestima y fomento <strong>de</strong> <strong>la</strong> autonomía y <strong>la</strong> capacidad para <strong>la</strong> toma <strong>de</strong><br />

<strong>de</strong>cisiones.<br />

VI. Fecundidad y métodos anti<strong>con</strong>ceptivos.<br />

VII. Contenidos c<strong>la</strong>ros sobre los riesgos <strong>de</strong> <strong>la</strong> práctica afectivo-sexual y su prevención, adaptados<br />

a <strong>la</strong> edad y a <strong>la</strong> experiencia afectivo-sexual previa, para posibilitar una opción <strong>salud</strong>able<br />

y personalizada.<br />

VIII. La percepción <strong>de</strong> riesgos y sus <strong>con</strong>dicionantes. Potenciación <strong>de</strong> los factores <strong>de</strong> protección.<br />

IX. Medidas <strong>de</strong> prevención y protección frente al VIH y el resto <strong>de</strong> ITS.<br />

X. Las influencias sociales y <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> comunicación sobre <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducta afectivosexual.<br />

XI. El acceso a programas y servicios preventivos.<br />

70


ecomendaciones <strong>salud</strong> sexual<br />

XII. La enseñanza <strong>de</strong> habilida<strong>de</strong>s para una efectiva comunicación y negociación sexual, asertividad<br />

para p<strong>la</strong>ntear a <strong>la</strong> pareja el uso <strong>de</strong> medidas <strong>de</strong> prevención frente a embarazos no<br />

<strong>de</strong>seados/no p<strong>la</strong>nificados y frente al VIH y al resto <strong>de</strong> ITS.<br />

La enseñanza <strong>de</strong> estos <strong>con</strong>tenidos <strong>de</strong>bería hacerse <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong>s experiencias, vivencias y mo<strong>de</strong>los<br />

cognitivos <strong>de</strong>l alumnado, por lo que se recomienda:<br />

Fomentar el aprendizaje significativo, buscando en todo momento <strong>la</strong> implicación y el protagonismo<br />

<strong>de</strong>l alumnado.<br />

En <strong>la</strong> educación afectivo-sexual hay que reforzar los aspectos positivos <strong>de</strong> <strong>la</strong> sexualidad y<br />

los menos biologicistas, resaltando <strong>la</strong> riqueza <strong>de</strong> <strong>con</strong>tenidos que tiene y su vertiente p<strong>la</strong>centera.<br />

Debido a que el estudio <strong>de</strong> cuestiones básicas acerca <strong>de</strong> <strong>la</strong> sexualidad humana ha estado generalmente<br />

ausente en los programas <strong>de</strong> formación <strong>de</strong> los profesionales <strong>de</strong> <strong>la</strong> educación y <strong>de</strong> otras especialida<strong>de</strong>s,<br />

es necesaria <strong>la</strong> formación permanente <strong>de</strong>l profesorado en el ámbito <strong>de</strong> <strong>la</strong> educación afectivo-sexual.<br />

Enseñanza universitaria<br />

Des<strong>de</strong> <strong>la</strong>s instituciones educativas <strong>de</strong>ben fomentarse activida<strong>de</strong>s re<strong>la</strong>cionadas <strong>con</strong> <strong>la</strong> sexualidad, <strong>la</strong><br />

prevención <strong>de</strong> infecciones <strong>de</strong> transmisión sexual y los embarazos no <strong>de</strong>seados, a ser posible <strong>con</strong> el<br />

apoyo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s asociaciones <strong>de</strong> alumnos.<br />

Educación no formal. Potenciación <strong>de</strong> <strong>la</strong> educación entre iguales<br />

Fomentar <strong>la</strong> participación <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes favorecerá el éxito <strong>de</strong> <strong>la</strong>s intervenciones dirigidas a<br />

mejorar los <strong>con</strong>ocimientos, modificar <strong>la</strong>s actitu<strong>de</strong>s y entrenar en <strong>la</strong> adquisición <strong>de</strong> habilida<strong>de</strong>s<br />

personales para el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> <strong>con</strong>ductas sexuales <strong>salud</strong>ables y <strong>la</strong> toma <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones. Capacitando<br />

a estudiantes voluntarios como agentes <strong>de</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y <strong>con</strong>virtiéndose en referentes<br />

respecto a sus iguales, acercarán a otros y otras jóvenes <strong>la</strong> información sobre sexualidad <strong>de</strong> manera<br />

atractiva, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong> reflexión, el <strong>de</strong>bate y <strong>la</strong> participación. De esta forma, <strong>la</strong>s y los propios jóvenes se<br />

sentirán más comprometidos, involucrados y estimu<strong>la</strong>dos, y asumirán un sentido <strong>de</strong> responsabilidad<br />

más dura<strong>de</strong>ro. Por ello <strong>de</strong>berían potenciarse proyectos y programas <strong>de</strong> educación sexual entre<br />

iguales k .<br />

Para llevar a cabo esta estrategia, se requiere personal <strong>de</strong>bidamente formado. Por lo que<br />

se recomienda un p<strong>la</strong>n <strong>de</strong> formación, en educación sexual, <strong>de</strong> mediadores/as juveniles,<br />

educadores/as <strong>de</strong> calle, animadores/as socioculturales, etc.<br />

Para <strong>la</strong> educación entre iguales fuera <strong>de</strong>l medio esco<strong>la</strong>r es básico el trabajo <strong>con</strong>junto entre <strong>la</strong> Administración<br />

(autonómica y local) y <strong>la</strong>s organizaciones y asociaciones juveniles. Sería <strong>con</strong>veniente, por<br />

tanto,<br />

establecer <strong>con</strong>venios <strong>de</strong> co<strong>la</strong>boración u otros acuerdos entre <strong>la</strong>s distintas Administraciones<br />

públicas (comunidad autónoma, ayuntamientos) y <strong>la</strong>s ONG juveniles y/o el Consejo <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong> Juventud correspondiente, para el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> <strong>la</strong> educación entre iguales.<br />

k Educación entre iguales (peer education) se refiere a <strong>la</strong> educación <strong>de</strong> unas personas por otras que pertenecen al mismo<br />

grupo social basado en edad, rango o posición social.<br />

71


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Medio familiar<br />

Apoyo a padres y madres para facilitar un diálogo familiar abierto sobre sexualidad.<br />

Potenciar <strong>la</strong> información/asesoramiento/educación a los padres y madres ten<strong>de</strong>ntes a estimu<strong>la</strong>r<br />

el diálogo y <strong>la</strong> comunicación <strong>con</strong> sus hijos e hijas sobre sexualidad.<br />

El trabajo <strong>con</strong>junto entre Salud y Educación <strong>con</strong> <strong>la</strong>s Asociaciones <strong>de</strong> Madres y Padres <strong>de</strong> Alumnos<br />

(AMPAS) pue<strong>de</strong> ser una <strong>de</strong> <strong>la</strong>s vías que ayu<strong>de</strong>n a lograr este objetivo.<br />

Como instrumentos que faciliten <strong>la</strong> <strong>la</strong>bor <strong>de</strong> padres y madres, se propone:<br />

‣ E<strong>la</strong>boración <strong>de</strong> guías <strong>con</strong> recomendaciones y pautas <strong>de</strong> actuación.<br />

‣ Creación <strong>de</strong> un sitio web y/o un teléfono <strong>de</strong> información para madres y padres.<br />

‣ Realización <strong>de</strong> campañas informativas, <strong>de</strong> sensibilización.<br />

‣ Promover <strong>la</strong> formación <strong>de</strong> padres y madres sobre el <strong>de</strong>sarrollo sexual <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes.<br />

Asimismo se recomienda que los proyectos educativos que se promuevan <strong>de</strong>s<strong>de</strong> los centros esco<strong>la</strong>res<br />

o <strong>de</strong>s<strong>de</strong> los centros <strong>de</strong> atención primaria <strong>con</strong>templen <strong>la</strong> participación activa <strong>de</strong> <strong>la</strong> familia.<br />

Co<strong>la</strong>boración entre los sistemas educativo y sanitario<br />

Con el fin <strong>de</strong> <strong>con</strong>solidar <strong>la</strong> necesaria co<strong>la</strong>boración entre los sistemas sanitario y educativo para <strong>la</strong><br />

promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y <strong>la</strong> <strong>salud</strong> reproductiva en un amplio marco <strong>de</strong> educación y promoción<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong>, sería necesario que en cada comunidad autónoma<br />

existiera una “Comisión <strong>de</strong> Coordinación” interinstitucional entre <strong>la</strong>s <strong>con</strong>sejerías <strong>de</strong> educación<br />

y sanidad, <strong>con</strong> <strong>la</strong> posible inclusión <strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>sejerías/<strong>de</strong>partamentos <strong>de</strong> <strong>juventud</strong> y<br />

mujer.<br />

Dicha comisión, u órgano equivalente, <strong>de</strong>bería<br />

potenciar el trabajo <strong>con</strong>junto entre los centros educativos (educación infantil, primaria y<br />

secundaria) y los diferentes dispositivos asistenciales y <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pública que integran el<br />

sistema sanitario.<br />

En este marco <strong>de</strong> co<strong>la</strong>boración, habría que favorecer y estimu<strong>la</strong>r<br />

el trabajo <strong>con</strong>junto entre los centros educativos y los equipos <strong>de</strong> atención primaria.<br />

Sería <strong>de</strong>seable que esta co<strong>la</strong>boración se enmarcara en el mo<strong>de</strong>lo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s Escue<strong>la</strong>s Promotoras <strong>de</strong><br />

Salud.<br />

II.2.3. Atención sanitaria<br />

Debe mejorarse <strong>la</strong> atención sanitaria a adolescentes y jóvenes, a<strong>de</strong>cuando los servicios y dispositivos<br />

sanitarios a sus especiales características y necesida<strong>de</strong>s, cercanos a sus espacios vitales.<br />

Se recomienda:<br />

─ Incluir <strong>la</strong> atención a <strong>la</strong> sexualidad en <strong>la</strong> atención integral <strong>de</strong> <strong>la</strong> persona adolescente/joven.<br />

─ Potenciar el servicio <strong>de</strong> atención a <strong>la</strong> persona adolescente/joven, <strong>de</strong> <strong>la</strong> cartera <strong>de</strong> servicios<br />

<strong>de</strong> atención primaria, habilitando espacios y procesos administrativos a<strong>de</strong>cuados<br />

a esta pob<strong>la</strong>ción.<br />

72


ecomendaciones <strong>salud</strong> sexual<br />

─ Crear dispositivos <strong>de</strong> atención específicos para <strong>la</strong> atención integral <strong>de</strong> <strong>la</strong> persona adolescente/joven,<br />

integrados en <strong>la</strong> red asistencial <strong>de</strong> atención primaria, en don<strong>de</strong> prime <strong>la</strong><br />

promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> y <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong> situaciones y factores <strong>de</strong> riesgo.<br />

─ Salir <strong>de</strong> los servicios sanitarios a sus propios espacios.<br />

─ Incluir <strong>la</strong> anti<strong>con</strong>cepción hormonal en <strong>la</strong> financiación <strong>de</strong>l sistema sanitario público.<br />

Ámbitos, todos ellos, don<strong>de</strong> se les proporcione: <br />

‣ Asesoría sexual. <br />

‣ Anti<strong>con</strong>cepción regu<strong>la</strong>r. <br />

‣ Anti<strong>con</strong>cepción <strong>de</strong> emergencia. <br />

‣ Atención a <strong>la</strong>s agresiones y abusos sexuales. <br />

‣ Asesoría y <strong>de</strong>rivación en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong> IVE. <br />

‣ Asesoría sobre VIH y otras ITS. <br />

‣ Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> prueba <strong>de</strong> <strong>de</strong>tección <strong>de</strong>l VIH. <br />

Ha <strong>de</strong> preservarse en todo momento <strong>la</strong> intimidad y <strong>la</strong> <strong>con</strong>fi<strong>de</strong>ncialidad<br />

y garantizar <strong>la</strong> atención a menores <strong>de</strong> edad, <strong>de</strong> acuerdo <strong>con</strong> sus <strong>de</strong>rechos <strong>con</strong>temp<strong>la</strong>dos por <strong>la</strong>s leyes<br />

vigentes. Para ello:<br />

No ha <strong>de</strong> exigirse como requisito previo para <strong>la</strong> atención sanitaria el <strong>con</strong>sentimiento paterno/materno.<br />

Ha <strong>de</strong> mejorarse <strong>la</strong> accesibilidad a estos dispositivos asistenciales en lo referente a:<br />

‣ Horario: que <strong>con</strong>temple <strong>la</strong>s tar<strong>de</strong>s y fines <strong>de</strong> semana.<br />

‣ Personal: el equipo <strong>de</strong> profesionales <strong>de</strong>berá ser multidisciplinar y tendrá que estar formado, entrenado<br />

y sensibilizado para <strong>la</strong> atención a jóvenes.<br />

‣ Don<strong>de</strong> se asegure <strong>la</strong> intimidad, <strong>la</strong> <strong>con</strong>fi<strong>de</strong>ncialidad y, en su caso, el anonimato <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes<br />

y se a<strong>de</strong>cuen a sus preferencias y necesida<strong>de</strong>s, favoreciendo un clima <strong>de</strong> <strong>con</strong>fianza.<br />

‣ Proximidad geográfica: asegurar una red mínima <strong>de</strong> dispositivos asistenciales.<br />

‣ Situaciones <strong>de</strong> urgencia: atención efectiva en tiempo y forma ante situaciones tales como maltrato<br />

y abuso sexual, y necesidad <strong>de</strong> anti<strong>con</strong>cepción <strong>de</strong> emergencia.<br />

Sería <strong>de</strong>seable <strong>la</strong> integración y coordinación <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>sejerías <strong>de</strong> sanidad, <strong>de</strong> los diferentes<br />

dispositivos autonómicos y municipales para <strong>la</strong> atención sanitaria a jóvenes.<br />

Deben crearse sólidos vínculos entre los recursos <strong>de</strong> atención sanitaria para jóvenes y adolescentes<br />

y los servicios culturales y educativos.<br />

Hay que crear cauces <strong>de</strong> participación <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s jóvenes en <strong>la</strong> organización <strong>de</strong> los dispositivos<br />

específicos que existan o se creen para su atención.<br />

Sería asimismo <strong>de</strong>seable <strong>la</strong> inclusión, en los protocolos <strong>de</strong> atención primaria a adolescentes y jóvenes,<br />

<strong>de</strong> procedimientos ten<strong>de</strong>ntes a <strong>la</strong> <strong>de</strong>tección <strong>de</strong> actitu<strong>de</strong>s y <strong>con</strong>ductas <strong>de</strong> riesgo, así como recomendaciones<br />

para su abordaje.<br />

Los equipos <strong>de</strong> atención primaria <strong>de</strong> <strong>salud</strong> <strong>de</strong>ben disponer <strong>de</strong> protocolos para <strong>la</strong> atención<br />

a jóvenes que precisen anti<strong>con</strong>cepción <strong>de</strong> emergencia y profi<strong>la</strong>xis postexposición no<br />

ocupacional al VIH. También para los casos <strong>de</strong> agresiones o abusos sexuales.<br />

73


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Dada <strong>la</strong> actual situación <strong>de</strong> <strong>con</strong>fusión sobre <strong>de</strong>terminados aspectos legales en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong> atención<br />

sanitaria a adolescentes y jóvenes, especialmente en el campo <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y reproductiva,<br />

se recomienda<br />

c<strong>la</strong>rificar entre <strong>la</strong>s instituciones, servicios y profesionales sanitarios que prestan atención<br />

a <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción adolescente y joven los <strong>de</strong>rechos que <strong>la</strong> ley re<strong>con</strong>oce a esta pob<strong>la</strong>ción a <strong>la</strong><br />

hora <strong>de</strong> solicitar atención sanitaria y <strong>de</strong>terminadas prestaciones en el mismo ámbito, especialmente<br />

en lo que se refiere a <strong>la</strong> <strong>salud</strong> sexual y reproductiva.<br />

En <strong>con</strong>creto, es necesario que los profesionales <strong>de</strong>l sistema sanitario <strong>con</strong>ozcan los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> los y<br />

<strong>la</strong>s menores <strong>de</strong> 18 años, <strong>la</strong> necesidad o no <strong>de</strong> solicitar el <strong>con</strong>sentimiento paterno/materno, <strong>la</strong> existencia<br />

<strong>de</strong> diferentes mayorías <strong>de</strong> edad según sea el <strong>con</strong>cepto al que se aplica, el grado <strong>de</strong> autonomía<br />

que <strong>la</strong>s y los adolescentes o jóvenes <strong>de</strong>ben tener en su re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> el sistema sanitario, etc., junto<br />

<strong>con</strong> los principios éticos que todo profesional sanitario <strong>de</strong>be observar.<br />

Con el fin <strong>de</strong> aumentar <strong>la</strong> seguridad jurídica <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los profesionales sanitarios,<br />

en <strong>la</strong> atención sanitaria a menores <strong>de</strong> 16 años, sería muy <strong>con</strong>veniente que el/<strong>la</strong> profesional<br />

sanitario/a que realice <strong>la</strong> atención anotase en <strong>la</strong> historia clínica los criterios que ha seguido<br />

para valorar el grado <strong>de</strong> madurez/capacidad <strong>de</strong> comprensión <strong>de</strong>l o <strong>la</strong> paciente.<br />

74


ecomendaciones <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol<br />

II.3. Recomendaciones para disminuir el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol y<br />

reducir sus riesgos<br />

II.3.1. Salud pública<br />

Contro<strong>la</strong>r y limitar <strong>la</strong> disponibilidad y accesibilidad al alcohol<br />

La edad mínima para comprar alcohol, <strong>la</strong>s políticas <strong>de</strong> precios y <strong>la</strong>s restricciones a <strong>la</strong> venta <strong>de</strong> bebidas<br />

alcohólicas están c<strong>la</strong>ramente asociadas <strong>con</strong> <strong>la</strong>s ten<strong>de</strong>ncias <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol entre <strong>la</strong>s y<br />

los adolescentes. Los jóvenes <strong>de</strong> ambos sexos beben menos en países <strong>con</strong> limitaciones a <strong>la</strong> publicidad<br />

<strong>de</strong> bebidas alcohólicas y <strong>con</strong> estrictas regu<strong>la</strong>ciones en <strong>la</strong> venta, así como en aquellos países<br />

don<strong>de</strong> el precio es alto.<br />

Las políticas <strong>de</strong> reducción <strong>de</strong> <strong>la</strong> oferta tienen el mayor potencial para reducir el daño que hace el alcohol.<br />

Respecto a los programas educativos <strong>de</strong> prevención, su aportación es probablemente mayor cuando<br />

son <strong>con</strong>gruentes <strong>con</strong> el entorno social. Sólo los programas estructurados que hayan <strong>de</strong>mostrado su<br />

utilidad en evaluaciones rigurosas <strong>de</strong>ben ser apoyados a gran esca<strong>la</strong> (según expertos y expertas en <strong>la</strong><br />

1.ª Conferencia <strong>de</strong> Prevención y Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud en <strong>la</strong> Práctica Clínica en España).<br />

Es importante recordar que los esfuerzos dirigidos a reducir el <strong>con</strong>sumo per cápita <strong>de</strong> alcohol, y los<br />

problemas re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el mismo en personas adultas, también tendrán un efecto positivo sobre<br />

el entorno familiar <strong>de</strong> niños, niñas y adolescentes. Por ello se recomienda,<br />

a pesar <strong>de</strong> los avances normativos <strong>de</strong> <strong>la</strong>s comunida<strong>de</strong>s autónomas, prohibir <strong>la</strong> venta <strong>de</strong><br />

bebidas alcohólicas a <strong>la</strong>s y los menores <strong>de</strong> 18 años en todo el territorio nacional y exigir el<br />

cumplimiento estricto <strong>de</strong> <strong>la</strong> legis<strong>la</strong>ción vigente sobre oferta y venta <strong>de</strong> alcohol a menores<br />

<strong>de</strong> edad, así como regu<strong>la</strong>r otros aspectos re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> venta y suministro <strong>de</strong> alcohol,<br />

tales como <strong>la</strong> venta en <strong>de</strong>terminados locales e insta<strong>la</strong>ciones.<br />

Dotar a <strong>la</strong>s Administraciones competentes <strong>de</strong> los recursos necesarios para<br />

potenciar y mejorar <strong>la</strong>s activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>con</strong>trol, inspección y cumplimiento <strong>de</strong> <strong>la</strong> normativa<br />

regu<strong>la</strong>dora,<br />

favoreciendo <strong>la</strong> comunicación y co<strong>la</strong>boración <strong>de</strong> los distintos organismos sancionadores, así como<br />

proce<strong>de</strong>r a <strong>la</strong><br />

información, formación y edición <strong>de</strong> materiales dirigidos a <strong>la</strong>s personas que sirven alcohol.<br />

La industria <strong>de</strong> bebidas alcohólicas podría implicarse en este tema, facilitando el <strong>con</strong>ocimiento <strong>de</strong> <strong>la</strong>s<br />

responsabilida<strong>de</strong>s éticas y legales <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas implicadas en su comercialización y servicio. Sería<br />

<strong>con</strong>veniente realizar una a<strong>de</strong>cuada formación <strong>de</strong> profesionales <strong>de</strong> <strong>la</strong> hostelería por personal in<strong>de</strong>pendiente,<br />

<strong>con</strong> <strong>la</strong> finalidad <strong>de</strong> instruirlos en <strong>la</strong> “dispensación responsable” <strong>de</strong> bebidas alcohólicas, no sirviendo<br />

a personas que no alcanzan <strong>la</strong> edad legal mínima, a personas intoxicadas y a clientes que<br />

tengan que <strong>con</strong>ducir.<br />

No <strong>de</strong>bería aceptarse el apoyo <strong>de</strong> <strong>la</strong> industria alcoholera a proyectos educativos o <strong>de</strong> investigación<br />

re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el alcohol y <strong>la</strong> <strong>salud</strong> (recomendación <strong>de</strong> <strong>la</strong> 1.ª Conferencia <strong>de</strong> Prevención y Promoción<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud en <strong>la</strong> Práctica Clínica en España).<br />

75


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Dada <strong>la</strong> influencia que los mensajes publicitarios tienen en <strong>la</strong>s y los jóvenes, sería recomendable:<br />

Ampliar <strong>la</strong>s limitaciones a <strong>la</strong> publicidad directa e indirecta <strong>de</strong> bebidas alcohólicas dirigida<br />

a jóvenes, incrementando <strong>la</strong>s activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> vigi<strong>la</strong>ncia <strong>de</strong>l marketing <strong>de</strong> productos alcohólicos<br />

y <strong>de</strong> <strong>la</strong>s nuevas bebidas dirigidas a menores.<br />

Hacer cumplir <strong>la</strong> normativa referente a <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong>s bebidas alcohólicas realizada a<br />

través <strong>de</strong>l patrocinio o financiación <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong>portivas o culturales dirigidas a menores<br />

<strong>de</strong> 18 años.<br />

Aunque no existe evi<strong>de</strong>ncia suficiente <strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias que sobre el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol tiene <strong>la</strong><br />

información en el etiquetado, es un <strong>de</strong>recho <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumidor saber <strong>la</strong> graduación alcohólica <strong>de</strong> todo lo<br />

que ingiere, así como <strong>de</strong> sus principales riesgos.<br />

Sería recomendable<br />

<strong>la</strong> inclusión en el etiquetado <strong>de</strong>:<br />

- Grado alcohólico <strong>de</strong> <strong>la</strong>s cervezas “sin”.<br />

- Advertencias sanitarias <strong>de</strong> que el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol tiene riesgos en mujeres embarazadas<br />

y en menores <strong>de</strong> edad.<br />

Medidas informativas<br />

Los medios <strong>de</strong> comunicación <strong>de</strong> masas (MCM) son <strong>con</strong>si<strong>de</strong>rados, junto <strong>con</strong> <strong>la</strong> familia y el grupo <strong>de</strong><br />

iguales, un agente más en el proceso <strong>de</strong> socialización a través <strong>de</strong>l cual el medio sociocultural transmite<br />

a los sujetos los valores y normas <strong>de</strong> actuación establecidas, refuerza pautas <strong>de</strong> comportamiento y<br />

atribuye los significados, positivos o negativos, a partir <strong>de</strong> los cuales cada persona e<strong>la</strong>bora <strong>la</strong> representación<br />

psicosocial <strong>de</strong> los distintos fenómenos <strong>con</strong> los que nos en<strong>con</strong>tramos en <strong>la</strong> vida cotidiana.<br />

Su importante papel es, hoy día, indiscutible. Crean <strong>de</strong>bate, crean opinión y también pue<strong>de</strong>n crear<br />

<strong>con</strong>fusión. Por ello, se recomienda<br />

<strong>la</strong> utilización <strong>de</strong>l uso combinado <strong>de</strong> diferentes medios informativos, mediante campañas<br />

multimedia, a<strong>de</strong>cuadamente adaptadas a <strong>la</strong>s diferentes situaciones y grupos <strong>de</strong>stinatarios.<br />

No se trata <strong>de</strong> modificar el comportamiento individual, sino <strong>de</strong> promover el <strong>de</strong>bate, sensibilizando y<br />

diseminando información relevante. Se ha <strong>de</strong> transmitir a <strong>la</strong> sociedad en su <strong>con</strong>junto un mensaje c<strong>la</strong>ro,<br />

homogéneo y basado en <strong>la</strong> evi<strong>de</strong>ncia.<br />

Deben <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>rse aplicaciones multimedia informativas y formativas especialmente diseñadas<br />

para jóvenes, como <strong>la</strong> página web <strong>de</strong>l <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo sobre<br />

alcohol y jóvenes en <strong>la</strong> que se proporciona información para i<strong>de</strong>ntificar situaciones <strong>de</strong><br />

riesgo y explorar su auto<strong>con</strong>sumo.<br />

Hay que sensibilizar a los periodistas, publicistas, productores (cine, televisión, etc.) a través <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

edición <strong>de</strong> materiales específicos (guías, manuales, folletos...) y <strong>la</strong> organización <strong>de</strong> foros <strong>de</strong> encuentro,<br />

seminarios formativos, etc. <strong>con</strong> el objetivo <strong>de</strong> fomentar el trabajo <strong>con</strong>junto. Sería <strong>de</strong>seable:<br />

<strong>la</strong> participación y compromiso <strong>de</strong> los distintos medios <strong>de</strong> comunicación social.<br />

76<br />

Fomentar el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> ocio <strong>salud</strong>ables<br />

Dar alternativas <strong>de</strong> ocio a los jóvenes, fomentando hábitos <strong>salud</strong>ables durante <strong>la</strong> tar<strong>de</strong>-noche <strong>de</strong>l fin<br />

<strong>de</strong> semana es un área <strong>de</strong> mercado a explotar, en el sentido <strong>de</strong> que genera empleo para jóvenes que<br />

sin excesiva cualificación profesional tienen una gran experiencia asociativa. Para ello <strong>de</strong>ben imp<strong>la</strong>n­


ecomendaciones <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol<br />

tarse políticas <strong>de</strong> <strong>juventud</strong> integrales a en el ámbito local que unifiquen los esfuerzos <strong>de</strong> diferentes<br />

áreas <strong>de</strong>l ayuntamiento: <strong>juventud</strong>, sanidad, servicios sociales, <strong>de</strong>portes, cultura, empleo..., que rompan<br />

<strong>con</strong> i<strong>de</strong>as pre<strong>con</strong>cebidas sobre <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> y <strong>con</strong> metodología <strong>de</strong> trabajo tradicional.<br />

Para los y <strong>la</strong>s más jóvenes, <strong>la</strong> calle se <strong>con</strong>vierte en su lugar <strong>de</strong> expansión, <strong>de</strong> <strong>con</strong>vivencia entre iguales,<br />

alejado <strong>de</strong>l <strong>con</strong>trol adulto. Por tanto, también es <strong>la</strong> calle espacio <strong>de</strong> localización y trabajo <strong>con</strong> <strong>la</strong><br />

gente joven. ¿Quién mejor que una persona joven para tras<strong>la</strong>dar información a otra utilizando su<br />

mismo lenguaje y sus mismas pautas? Deben ser <strong>la</strong>s y los propios jóvenes quienes li<strong>de</strong>ren y se <strong>con</strong>viertan<br />

en transmisores <strong>de</strong> <strong>la</strong> información necesaria que induzca a una reflexión sobre sus actitu<strong>de</strong>s<br />

respecto al uso <strong>de</strong> alcohol y otras drogas: papel <strong>de</strong> mediador social. Ser joven facilita el acercamiento<br />

a aquellos que presentan muchas reservas, por lo que es necesario:<br />

Fomentar en los y <strong>la</strong>s jóvenes una visión <strong>de</strong>l ocio como algo que pue<strong>de</strong> disfrutarse a lo<br />

<strong>la</strong>rgo <strong>de</strong> los fines <strong>de</strong> semana <strong>de</strong> forma diversificada y <strong>salud</strong>able. Es necesario POTEN­<br />

CIAR LA OFERTA DE ACTIVIDADES culturales, <strong>de</strong>portivas, artísticas, recreativas, medioambientales,<br />

etc. y <strong>la</strong> participación <strong>de</strong> <strong>la</strong> gente joven en el<strong>la</strong>s. En el diseño <strong>de</strong> estas<br />

ofertas <strong>de</strong>ben estar implicados todos los actores sociales afectados (<strong>la</strong>s Administraciones<br />

públicas, <strong>la</strong> industria <strong>de</strong>l ocio, el ámbito educativo, medios <strong>de</strong> comunicación, etc.) y especialmente<br />

<strong>la</strong>s y los propios jóvenes.<br />

Potenciar el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> estrategias <strong>de</strong> intervención comunitarias en <strong>con</strong>textos geográficos<br />

<strong>de</strong>limitados.<br />

Los municipios son excelentes aliados para ello.<br />

Debe favorecerse el acceso <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong> a dichas activida<strong>de</strong>s eliminando los obstáculos e<strong>con</strong>ómicos,<br />

haciendo a <strong>la</strong>s y los jóvenes protagonistas <strong>de</strong>l proceso creativo y facilitando el proceso re<strong>la</strong>cional<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong> gente joven a través <strong>de</strong> su participación, haciendo compatibles <strong>con</strong> <strong>la</strong> diversión <strong>con</strong>ductas <strong>salud</strong>ables<br />

y <strong>de</strong> reducción <strong>de</strong>l riesgo.<br />

Deben orientarse <strong>la</strong>s intervenciones a lograr una mejor respuesta a <strong>la</strong> gestión <strong>de</strong>l riesgo.<br />

Medidas en el medio <strong>la</strong>boral<br />

Fomentar en <strong>la</strong>s empresas el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> programas <strong>de</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> que incorporen<br />

<strong>la</strong> prevención <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol.<br />

Los servicios <strong>de</strong> prevención <strong>de</strong> riesgos <strong>la</strong>borales <strong>de</strong>berán ir <strong>con</strong>temp<strong>la</strong>ndo <strong>con</strong>tenidos específicos<br />

sobre alcohol para jóvenes trabajadores/as.<br />

Sensibilizar, formar e informar a responsables y mediadores <strong>la</strong>borales para prevenir adicciones<br />

en el medio <strong>la</strong>boral.<br />

Prevención <strong>de</strong> los acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol<br />

Las medidas que tienen como propósito reducir el número <strong>de</strong> víctimas por acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico provocados<br />

directa o indirectamente por el alcohol figuran entre <strong>la</strong>s más estudiadas para reducir los problemas<br />

re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol.<br />

Deben reforzarse <strong>la</strong>s medidas <strong>de</strong> <strong>con</strong>trol en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>ducción bajo los efectos<br />

<strong>de</strong>l alcohol,<br />

promocionando el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> bebidas no alcohólicas, fomentando <strong>la</strong> imp<strong>la</strong>ntación <strong>de</strong> establecimientos<br />

alternativos don<strong>de</strong> no se <strong>con</strong>suman bebidas alcohólicas, fomentando una a<strong>de</strong>cuada gestión <strong>de</strong>l<br />

77


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

riesgo, mediante <strong>la</strong> introducción <strong>de</strong>l permiso graduado y estimu<strong>la</strong>ndo el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> líneas <strong>de</strong> transporte<br />

colectivo en lugares don<strong>de</strong> se reúne <strong>la</strong> gente joven, especialmente durante los fines <strong>de</strong> semana.<br />

Los mensajes <strong>de</strong>ben reforzar <strong>la</strong>s siguientes <strong>con</strong>ductas:<br />

- No <strong>con</strong>sumas alcohol si crees que vas a <strong>con</strong>ducir.<br />

- No permitas que <strong>con</strong>duzca alguien que ha <strong>con</strong>sumido alcohol.<br />

- No compartas vehículo <strong>con</strong> alguien que <strong>con</strong>duce tras haber bebido.<br />

II.3.2. Educativas<br />

Cuestiones específicas en <strong>la</strong> enseñanza obligatoria<br />

Los programas educativos <strong>de</strong>ben <strong>con</strong>temp<strong>la</strong>r<br />

el refuerzo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s actuaciones en el área <strong>de</strong> alcohol a lo <strong>la</strong>rgo <strong>de</strong>l primer ciclo <strong>de</strong> <strong>la</strong> ESO,<br />

por ser ésta <strong>la</strong> etapa en <strong>la</strong> que adquiere importancia <strong>la</strong> experimentación <strong>con</strong> el alcohol y su posible<br />

cristalización en un <strong>con</strong>sumo cotidiano. Estos programas <strong>de</strong>berían permitir que los padres y madres,<br />

profesores/as, grupos <strong>de</strong> iguales y lí<strong>de</strong>res juveniles ayu<strong>de</strong>n a <strong>la</strong>s y los jóvenes a un entrenamiento en<br />

habilida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> vida dirigido a resistir <strong>la</strong> presión social y <strong>la</strong> gestión <strong>de</strong>l riesgo. A<strong>de</strong>más, los y <strong>la</strong>s jóvenes<br />

<strong>de</strong>berían po<strong>de</strong>r tomar responsabilida<strong>de</strong>s como importantes miembros <strong>de</strong> <strong>la</strong> sociedad que son.<br />

El <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> mensajes educativos <strong>de</strong>be dirigirse no sólo a reforzar <strong>la</strong> abstinencia y el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong><br />

bajo riesgo, y a informar <strong>de</strong> <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias a corto <strong>la</strong>rgo p<strong>la</strong>zo, sino también al fomento <strong>de</strong> actitu<strong>de</strong>s<br />

críticas ante mensajes <strong>con</strong>tradictorios, y a <strong>la</strong> cuantificación <strong>de</strong> su propio <strong>con</strong>sumo. Sería esencial<br />

que el profesorado <strong>con</strong>ociera los efectos que el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol tiene en adolescentes y jóvenes.<br />

Es importante exigir el cumplimiento <strong>de</strong> <strong>la</strong> normativa vigente respecto al <strong>con</strong>sumo y disponibilidad<br />

<strong>de</strong> alcohol en los centros educativos.<br />

Enseñanza secundaria postobligatoria y universitaria<br />

Es necesario fomentar el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s formativas en este campo, tanto en el pregrado<br />

como en el posgrado. La universidad y otros centros educativos <strong>de</strong>berán disponer <strong>de</strong> puntos <strong>con</strong>cretos<br />

<strong>de</strong> información. Especial importancia adquiere<br />

Medio familiar<br />

<strong>la</strong> inclusión <strong>de</strong> temas re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol en los programas curricu<strong>la</strong>res<br />

<strong>de</strong> futuros profesionales tanto <strong>de</strong>l ámbito educativo como sanitario.<br />

Hay que proporcionar a <strong>la</strong>s familias información re<strong>la</strong>tiva a los problemas <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong><br />

alcohol, los factores <strong>de</strong> riesgo y los <strong>de</strong> protección, potenciando su capacidad para prevenir el <strong>con</strong>sumo<br />

juvenil a través <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s informativas y divulgativas.<br />

Deben potenciarse mecanismos que posibiliten el<br />

asesoramiento y <strong>la</strong> formación <strong>de</strong> los padres y madres respecto a los problemas <strong>de</strong>rivados<br />

<strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol y su prevención.<br />

78<br />

Uno <strong>de</strong> los objetivos básicos <strong>de</strong> <strong>la</strong> formación <strong>de</strong>be ser <strong>la</strong> mejora <strong>de</strong> <strong>la</strong> comunicación interfamiliar y el<br />

<strong>con</strong>cienciar a los padres y madres <strong>de</strong> su papel como mo<strong>de</strong>los o referencia en <strong>la</strong> futura <strong>con</strong>ducta <strong>de</strong><br />

sus hijas e hijos en re<strong>la</strong>ción <strong>con</strong> el alcohol, para evitar que exista una banalización <strong>de</strong> su <strong>con</strong>ducta.


ecomendaciones <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol<br />

El trabajo <strong>con</strong>junto entre <strong>Sanidad</strong> y Educación <strong>con</strong> <strong>la</strong>s AMPAS (asociaciones <strong>de</strong> padres y madres <strong>de</strong><br />

alumnos) pue<strong>de</strong> ser una <strong>de</strong> <strong>la</strong>s vías que ayu<strong>de</strong>n a lograr este objetivo.<br />

Ha <strong>de</strong> facilitarse<br />

apoyo estructurado a aquel<strong>la</strong>s familias en <strong>la</strong>s que alguno <strong>de</strong> los miembros tiene problemas<br />

<strong>de</strong>rivados <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol.<br />

II.3.3. Atención sanitaria<br />

Reducción <strong>de</strong>l daño<br />

La exploración sistemática <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol, como mínimo cada dos años, en toda<br />

persona <strong>de</strong> más <strong>de</strong> 14 años, mediante encuestas semiestructuradas. (Anexo IV AUDIT. C)<br />

A pesar <strong>de</strong> que <strong>la</strong> <strong>de</strong>tección precoz <strong>de</strong> los <strong>con</strong>sumidores <strong>de</strong> riesgo junto <strong>con</strong> <strong>la</strong> intervención breve son<br />

<strong>la</strong>s intervenciones preventivas más eficaces en el ámbito sanitario, sobre todo <strong>de</strong> atención primaria,<br />

existe gran dificultad para llevar<strong>la</strong>s a cabo, por lo que:<br />

Deberá propiciarse progresivamente una respuesta <strong>de</strong> los servicios (centros <strong>de</strong> drogo<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia<br />

y <strong>de</strong> atención primaria) a grupos <strong>de</strong> jóvenes que estén iniciando un <strong>con</strong>sumo<br />

<strong>de</strong> riesgo.<br />

Se <strong>de</strong>be facilitar el acceso a servicios <strong>de</strong> tratamiento y rehabilitación eficaces, que cuenten<br />

<strong>con</strong> personal a<strong>de</strong>cuadamente formado, a <strong>la</strong>s y los jóvenes <strong>con</strong> un <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> riesgo<br />

y para los miembros <strong>de</strong> su familia.<br />

Des<strong>de</strong> los dispositivos <strong>de</strong> atención <strong>de</strong> adultos <strong>con</strong> problemas <strong>de</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia al alcohol<br />

<strong>de</strong>ben <strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>rse programas preventivos dirigidos a los y <strong>la</strong>s jóvenes y adolescentes<br />

que vivan en <strong>la</strong>s familias <strong>de</strong> dichos adultos.<br />

Estos/as jóvenes presentan un mayor riesgo <strong>de</strong> tener problemas emocionales, cognitivos y psicosociales,<br />

así como una mayor probabilidad <strong>de</strong> acabar <strong>de</strong>pendiendo <strong>de</strong>l alcohol. Asimismo, <strong>la</strong> mayoría <strong>de</strong><br />

los hijos e hijas <strong>de</strong> los padres y madres <strong>con</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia al alcohol han experimentado cierta forma<br />

<strong>de</strong> abandono. En este sentido, cabe <strong>de</strong>stacar el programa ALFIL 139 140 dirigido a jóvenes <strong>con</strong> antece<strong>de</strong>ntes<br />

familiares <strong>de</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia al alcohol y a sus padres.<br />

Es fundamental <strong>la</strong> información y <strong>con</strong>sejo a <strong>la</strong>s familias sobre el factor <strong>de</strong> riesgo “antece<strong>de</strong>ntes<br />

familiares <strong>de</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia alcohólica”.<br />

Se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ra <strong>de</strong> gran importancia <strong>la</strong> intervención <strong>de</strong> los profesionales sanitarios <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el ámbito <strong>de</strong> <strong>la</strong><br />

Atención Primaria <strong>de</strong> Salud, por lo que se recomienda:<br />

Apoyar todos aquellos programas y estrategias dirigidas a incrementar <strong>la</strong> participación <strong>de</strong><br />

los y <strong>la</strong>s profesionales sanitarios en <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong> los problemas re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> el<br />

<strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol.<br />

79


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Programas que fomentan <strong>la</strong> intervención <strong>de</strong> estos/as profesionales en <strong>la</strong> valoración <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong><br />

alcohol por sus pacientes, y en <strong>la</strong> provisión <strong>de</strong> información y <strong>con</strong>sejo sanitario estructurado a los bebedores<br />

<strong>de</strong> riesgo y a <strong>la</strong>s mujeres jóvenes embarazadas.<br />

Ha <strong>de</strong> proporcionarse <strong>con</strong>sejo sobre los riesgos <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> alcohol:<br />

Hay momentos o situaciones que pue<strong>de</strong>n ser “aprovechadas” para incrementar <strong>la</strong> percepción<br />

<strong>de</strong> riesgo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s y los jóvenes y adolescentes, tales como los acci<strong>de</strong>ntes, intoxicaciones<br />

agudas, actos violentos (peleas) y comas etílicos.<br />

Todos los y <strong>la</strong>s pacientes <strong>de</strong>ben recibir <strong>con</strong>sejo respecto a los peligros <strong>de</strong> <strong>con</strong>ducir un<br />

automóvil bajo <strong>la</strong> influencia <strong>de</strong>l alcohol y otras drogas, y también sobre los riesgos <strong>de</strong> viajar<br />

en un vehículo <strong>con</strong>ducido por alguien que esté bajo <strong>la</strong> influencia <strong>de</strong> estas sustancias.<br />

80


Recomendaciones <strong>salud</strong> mental<br />

II.4. Recomendaciones para <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental<br />

Existen evi<strong>de</strong>ncias que <strong>de</strong>muestran <strong>la</strong> eficacia, efectividad y eficiencia <strong>de</strong> <strong>la</strong>s intervenciones <strong>de</strong> promoción<br />

y prevención <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental, incrementando, a través <strong>de</strong> <strong>la</strong>s mismas, el bienestar y <strong>la</strong><br />

calidad <strong>de</strong> vida <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas, al mismo tiempo que reducen el riesgo <strong>de</strong> pa<strong>de</strong>cer trastornos mentales<br />

(Anexos V y VI).<br />

Muchas <strong>de</strong> <strong>la</strong>s actuaciones <strong>de</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental implican generar <strong>con</strong>diciones que favorezcan<br />

y posibiliten un <strong>de</strong>sarrollo personal óptimo; a nivel social es importante garantizar <strong>la</strong> integración<br />

social mediante el acceso al trabajo, vivienda, educación y <strong>salud</strong>, así como <strong>la</strong> creación <strong>de</strong> re<strong>de</strong>s<br />

sociales eficientes y eficaces. A nivel individual es necesario crear, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el embarazo, <strong>la</strong>s <strong>con</strong>diciones<br />

que favorezcan el mejor <strong>de</strong>sarrollo posible; posteriormente, a partir <strong>de</strong>l nacimiento, se precisa<br />

promover, <strong>de</strong> acuerdo <strong>con</strong> cada edad, el <strong>de</strong>sarrollo integral <strong>de</strong> cada persona (afectivo, cognitivo y<br />

social).<br />

Las acciones en este campo son, por tanto, una tarea intersectorial y multidisciplinar que necesita <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong> implicación, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong>l área <strong>de</strong> <strong>salud</strong>, <strong>de</strong> otras áreas, <strong>de</strong>partamentos o entida<strong>de</strong>s (educación,<br />

servicios sociales, trabajo, vivienda...).<br />

II.4.1. Salud pública<br />

Las diferentes medidas y actuaciones formarán parte <strong>de</strong> <strong>la</strong>s estrategias comunes <strong>de</strong> <strong>salud</strong> pública,<br />

atención primaria y especializada.<br />

Medidas informativas:<br />

Reducir el estigma <strong>de</strong> <strong>la</strong> enfermedad mental; informar sobre <strong>la</strong> existencia <strong>de</strong> tratamientos<br />

efectivos a través <strong>de</strong> estrategias informativas y divulgativas a<strong>de</strong>cuadas que impliquen a<br />

los medios <strong>de</strong> comunicación, profesionales, gestores y a <strong>la</strong> sociedad en general.<br />

Realización <strong>de</strong> campañas <strong>de</strong> información y sensibilización: utilización <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong><br />

comunicación, cartelería, folletos divulgativos.<br />

Proporcionar información sobre los diferentes recursos sociales y asistenciales existentes.<br />

Proporcionar, a través <strong>de</strong> los diferentes servicios y recursos existentes, información/guías<br />

específicas dirigidas a los y <strong>la</strong>s adolescentes y jóvenes, así como a sus madres<br />

y padres, sobre diferentes aspectos re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental.<br />

Sistemas <strong>de</strong> información, investigación y <strong>con</strong>ocimiento<br />

Desarrol<strong>la</strong>r un sistema <strong>de</strong> información/vigi<strong>la</strong>ncia, investigación y <strong>con</strong>ocimiento que permita<br />

evaluar <strong>la</strong> situación <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental y <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción al respecto y<br />

que posibilite, al mismo tiempo, el análisis comparado nacional e internacionalmente; para<br />

ello sería necesaria <strong>la</strong> creación <strong>de</strong> sistemas unificados <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental entre <strong>la</strong>s diferentes<br />

Administraciones públicas.<br />

81


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Estudiar <strong>la</strong> posibilidad <strong>de</strong> incluir en <strong>la</strong> Encuesta Nacional <strong>de</strong> Salud un nuevo apartado que<br />

permita obtener, mediante procedimientos validados, un índice <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción.<br />

Atención a grupos específicos<br />

Se recomienda prestar, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> los diferentes servicios/dispositivos (sociales, sanitarios,<br />

educativos...), especial atención a adolescentes y jóvenes que viven <strong>de</strong>terminadas <strong>con</strong>diciones<br />

y circunstancias que les hacen más vulnerables:<br />

9 Convivencia <strong>con</strong> padre o madre <strong>con</strong> graves problemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental (incluidos <strong>la</strong>s <strong>con</strong>secuencias<br />

<strong>de</strong>rivadas <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> drogas y el abuso <strong>de</strong> alcohol).<br />

9 Situaciones <strong>de</strong> privación e<strong>con</strong>ómica importante.<br />

9 Niños, niñas y adolescentes que viven sin sus padres en centros <strong>de</strong> acogida/tute<strong>la</strong>.<br />

9 Niños, niñas, adolescentes y jóvenes cuyo padre y/o madre se encuentra/n privado/s <strong>de</strong> libertad.<br />

9 Situaciones <strong>de</strong> pérdida importante en su vida (muerte <strong>de</strong> padre o madre).<br />

9 Situaciones <strong>de</strong> maltrato, violencia.<br />

9 Inmersos en procesos <strong>de</strong> <strong>de</strong>sintegración cultural (inmigrantes...).<br />

9 Madres adolescentes/jóvenes, sin pareja, <strong>de</strong> escaso nivel socioe<strong>con</strong>ómico y sin apoyo familiar<br />

o social.<br />

9 Niños, niñas, adolescentes y jóvenes que sufren fracaso esco<strong>la</strong>r <strong>con</strong>tinuado.<br />

9 Absentismo esco<strong>la</strong>r.<br />

9 Niños, niñas, adolescentes y jóvenes que <strong>con</strong>sumen drogas.<br />

Estas circunstancias están, <strong>con</strong> frecuencia, asociadas; hay familias <strong>con</strong> más <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> estos problemas;<br />

se podría hab<strong>la</strong>r <strong>de</strong> riesgos acumu<strong>la</strong>tivos.<br />

Medios <strong>de</strong> comunicación<br />

Se acepta <strong>de</strong>s<strong>de</strong> diversos ámbitos que una forma <strong>de</strong> apren<strong>de</strong>r un nuevo comportamiento es no sólo<br />

observarlo directamente en mo<strong>de</strong>los <strong>de</strong> <strong>la</strong> vida real, sino a través <strong>de</strong> imágenes y pa<strong>la</strong>bras. En <strong>la</strong> televisión,<br />

cine, juegos <strong>de</strong> or<strong>de</strong>nador, son frecuentes <strong>la</strong>s situaciones en <strong>la</strong>s que los personajes utilizan <strong>la</strong><br />

violencia como fórmu<strong>la</strong> para re<strong>la</strong>cionarse entre ellos; es un medio para imponer y dominar, en <strong>de</strong>finitiva<br />

para <strong>con</strong>seguir sus fines. Por otro <strong>la</strong>do, los anuncios en prensa y televisión transmiten imágenes<br />

en <strong>la</strong>s que muchos/as adolescentes y jóvenes encuentran el canon <strong>de</strong> belleza a imitar. Cabe indicar,<br />

asimismo que se está promocionando un mo<strong>de</strong>lo <strong>de</strong> <strong>con</strong>sumo que pue<strong>de</strong> tener <strong>con</strong>secuencias sociales<br />

y sanitarias adversas importantes. Este mo<strong>de</strong>lo presenta <strong>la</strong> adquisición <strong>de</strong> bienes como un proceso<br />

indispensable para <strong>la</strong> i<strong>de</strong>ntidad personal y social. En este sentido se recomienda:<br />

Desarrol<strong>la</strong>r y cumplir <strong>la</strong> normativa dirigida a limitar y <strong>con</strong>tro<strong>la</strong>r, en <strong>la</strong> televisión, los programas<br />

<strong>con</strong> <strong>con</strong>tenidos violentos, así como aquellos que incluyan discriminaciones <strong>de</strong><br />

género, <strong>de</strong> grupos minoritarios o raciales.<br />

Fomentar <strong>la</strong> responsabilidad social <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> comunicación, anunciantes, guionistas<br />

y publicistas a través <strong>de</strong> <strong>la</strong> información y el <strong>de</strong>bate público.<br />

82


Recomendaciones <strong>salud</strong> mental<br />

Promover programas (series, documentales, <strong>con</strong>cursos, pelícu<strong>la</strong>s) que <strong>con</strong>templen valores<br />

positivos tales como: no violencia, solidaridad, esfuerzo, responsabilidad personal y<br />

social, respeto, justicia, amistad, participación y cooperación, <strong>con</strong>senso, etc.<br />

Dar visibilidad en los medios <strong>de</strong> comunicación a personas que por su profesión, sus valores<br />

y forma <strong>de</strong> “estar en <strong>la</strong> vida” se <strong>con</strong>si<strong>de</strong>ran mo<strong>de</strong>los sociales positivos.<br />

Los y <strong>la</strong>s diferentes profesionales y agentes sociales (sanitarios/as, profesores/as, padres<br />

y madres…) <strong>de</strong>berían estimu<strong>la</strong>r, en los y <strong>la</strong>s jóvenes y adolescentes, una utilización más<br />

racional <strong>de</strong> los diferentes medios (TV, or<strong>de</strong>nador, vi<strong>de</strong>ojuegos...), enseñándoles a ser críticos.<br />

Desarrollo <strong>de</strong> campañas publicitarias <strong>de</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental.<br />

Los padres y madres <strong>de</strong>ben <strong>con</strong>ocer, supervisar y, en su caso, limitar <strong>la</strong> utilización que<br />

hacen los niños, niñas y adolescentes <strong>de</strong> los siguientes medios:<br />

TV: no es a<strong>con</strong>sejable que los niños y niñas dispongan <strong>de</strong> televisión en su habitación; <strong>con</strong>viene poner<br />

límites <strong>de</strong> tiempo y seleccionar programas, así como <strong>con</strong>ocer los programas, series y pelícu<strong>la</strong>s que<br />

ven sus hijos e hijas, ver<strong>la</strong>s <strong>con</strong> ellos y char<strong>la</strong>r a propósito <strong>de</strong> lo que se ha visto.<br />

INTERNET: <strong>con</strong>stituye una gran fuente <strong>de</strong> documentación y <strong>con</strong>ocimientos muy útil a <strong>la</strong> hora <strong>de</strong> realizar<br />

trabajos y <strong>de</strong> <strong>con</strong>sultar dudas, etc. También pue<strong>de</strong>n comunicarse <strong>con</strong> sus amigos y amigas y jugar.<br />

Sin embargo, hay que tener en cuenta que este medio permite acce<strong>de</strong>r a informaciones, <strong>con</strong>cursos,<br />

compras y <strong>con</strong>tactos que pue<strong>de</strong>n ser negativos (drogas, sexo, violencia...). Por ello es importante<br />

supervisar y <strong>con</strong>ocer <strong>la</strong> utilización que hacen <strong>de</strong> este medio y en según que casos limitar el acceso.<br />

El <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> Educación, Política <strong>Social</strong> y Deporte dispone <strong>de</strong> una página<br />

(http://www.cnice.mec.es/padres/vi<strong>de</strong>ojuegos/menores_e_internet/) dirigida a padres y educadores<br />

<strong>con</strong> <strong>con</strong>sejos para tute<strong>la</strong>r a los menores en el manejo <strong>de</strong> Internet, así como herramientas para<br />

filtrar información. La compañía Microsoft y <strong>la</strong> Asociación Españo<strong>la</strong> <strong>de</strong> Pediatría han e<strong>la</strong>borado “Windows<br />

OneCare Protección Infantil”, una herramienta que garantiza <strong>la</strong> seguridad infantil. Los criterios<br />

establecidos por <strong>la</strong>s autorida<strong>de</strong>s <strong>de</strong>l <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> Industria, Turismo y Comercio en esta materia<br />

son los siguientes: promover el uso seguro <strong>de</strong> <strong>la</strong>s tecnologías <strong>de</strong> información y comunicación (TIC)<br />

para los niños y niñas, ayudarles a que re<strong>con</strong>ozcan e i<strong>de</strong>ntifiquen los peligros <strong>de</strong> <strong>la</strong> Web y a diferenciar<br />

entre el mundo real y virtual, incrementar <strong>la</strong> comunicación <strong>con</strong> <strong>la</strong>s personas adultas sobre el uso<br />

<strong>de</strong> <strong>la</strong>s TIC, y apoyar y reforzar el trabajo <strong>de</strong> <strong>la</strong> comunidad educativa en este campo. El Anexo VII<br />

ofrece información sobre los y <strong>la</strong>s menores y el uso <strong>de</strong> Internet.<br />

VIDEOJUEGOS: es importante que los padres <strong>con</strong>ozcan qué tipo <strong>de</strong> vi<strong>de</strong>ojuegos utilizan sus hijas e<br />

hijos, leer <strong>la</strong> etiqueta, e informarse <strong>de</strong> <strong>la</strong>s escenas y lenguaje que <strong>con</strong>tiene.<br />

Des<strong>de</strong> otra perspectiva, cabe seña<strong>la</strong>r que es muy importante transmitir <strong>de</strong>s<strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> comunicación<br />

una imagen correcta <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental y <strong>de</strong>l enfermo mental, y <strong>con</strong>trarrestar así los estereotipos,<br />

prejuicios y falsas creencias que todavía existen sobre <strong>la</strong> enfermedad mental. Al respecto, se<br />

recomienda:<br />

Informar <strong>con</strong> exactitud <strong>de</strong> <strong>la</strong> enfermedad mental, proporcionando datos y <strong>con</strong>tenidos científicos.<br />

83


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Mostrar una visión integral <strong>de</strong> <strong>la</strong>s personas <strong>con</strong> enfermedad mental (sentimientos, trabajo,<br />

familia, ocio...).<br />

Proporcionar información normalizadora; <strong>la</strong> enfermedad mental <strong>de</strong>be recibir el mismo trato<br />

que otra enfermedad; cualquiera <strong>de</strong> nosotros pue<strong>de</strong>, en un momento <strong>de</strong> su vida, pa<strong>de</strong>cer<br />

un trastorno mental.<br />

El estudio ESEMED 130 , realizado <strong>con</strong> una muestra representativa <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción general mayor <strong>de</strong><br />

18 años, seña<strong>la</strong> que un 20% <strong>de</strong> los participantes españoles habían presentado algún trastorno mental<br />

en algún momento <strong>de</strong> su vida.<br />

Mostrar los avances científicos que se están realizando en este campo: existen tratamientos<br />

eficaces mediante <strong>la</strong> medicación y <strong>la</strong> psicoterapia.<br />

OCIO Y TIEMPO LIBRE<br />

Des<strong>de</strong> <strong>la</strong>s diversas Administraciones públicas, promover y fomentar el asociacionismo<br />

juvenil en el <strong>con</strong>texto comunitario, ofreciendo apoyo, asesoramiento y medios materiales<br />

(subvenciones, programas específicos).<br />

Llevar a cabo programas alternativos <strong>de</strong> ocio y tiempo libre <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>la</strong>s Administraciones<br />

locales y organizaciones vecinales y juveniles, implicando a los y <strong>la</strong>s adolescentes y jóvenes<br />

en su diseño y organización.<br />

Des<strong>de</strong> <strong>la</strong> familia, promover un ocio diversificado y sano: <strong>de</strong>porte, cine, teatro, lectura, excursionismo,<br />

música, exposiciones, juegos diversos... De acuerdo <strong>con</strong> <strong>la</strong> edad, fijar horarios<br />

<strong>de</strong> llegada, y “estar atentos a cómo llega”, ya que en estas eda<strong>de</strong>s mucho/as adolescentes<br />

comienzan a experimentar <strong>con</strong> <strong>la</strong>s drogas.<br />

Promover un <strong>de</strong>bate social re<strong>la</strong>tivo a medidas que limiten y <strong>con</strong>trolen los horarios <strong>de</strong> cierre<br />

<strong>de</strong> bares, discotecas, etc.<br />

Cumplir y hacer un seguimiento <strong>de</strong> <strong>la</strong>s medidas existentes sobre <strong>la</strong> dispensación <strong>de</strong> alcohol<br />

a menores <strong>de</strong> 18 años.<br />

Prevención <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> drogas: existe un re<strong>la</strong>ción estrecha entre el abuso <strong>de</strong> drogas (alcohol,<br />

psicofármacos, cocaína, cánnabis, alucinógenos, heroína, drogas <strong>de</strong> diseño) y <strong>la</strong> aparición <strong>de</strong> problemas<br />

y trastornos mentales tales como <strong>de</strong>presión, psicosis y suicidio; por ello se propone:<br />

Des<strong>de</strong> <strong>la</strong>s Administraciones públicas: articu<strong>la</strong>r todas <strong>la</strong>s medidas posibles para disminuir<br />

<strong>la</strong> oferta y disponibilidad <strong>de</strong> drogas, tanto legales como ilegales.<br />

Desarrol<strong>la</strong>r programas <strong>de</strong> educación para <strong>la</strong> <strong>salud</strong>/educación sobre <strong>la</strong>s drogas, dirigidos a<br />

los niños, niñas, adolescentes y jóvenes.<br />

Formar a los padres y madres en materia <strong>de</strong> Educación para <strong>la</strong> Salud y <strong>la</strong> educación sobre<br />

drogas.<br />

84


Recomendaciones <strong>salud</strong> mental<br />

II.4.2. Educativas<br />

La Ley Orgánica 2/2006, <strong>de</strong> 3 <strong>de</strong> mayo, <strong>de</strong> Educación, indica en el preámbulo que “entre los fines <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong> educación se resaltan el pleno <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> <strong>la</strong> personalidad y <strong>de</strong> <strong>la</strong>s capacida<strong>de</strong>s afectivas <strong>de</strong>l<br />

alumnado...”.<br />

Se proponen <strong>la</strong>s siguientes medidas:<br />

9 Consi<strong>de</strong>rar <strong>la</strong> importancia que tiene en <strong>la</strong> vida <strong>de</strong> los centros esco<strong>la</strong>res el “currículo oculto”:<br />

<strong>la</strong> cultura propia <strong>de</strong> los centros educativos que se manifiesta en el ambiente general <strong>de</strong>l centro,<br />

sus normas, valores, re<strong>la</strong>ciones interpersonales, y <strong>la</strong>s actitu<strong>de</strong>s adoptadas por el profesorado<br />

y otras personas adultas <strong>de</strong>l entorno esco<strong>la</strong>r hacia el alumnado.<br />

9 La necesaria coordinación entre el profesorado y los padres y madres, para así trabajar en<br />

<strong>la</strong> misma dirección: mensajes a transmitir, actitu<strong>de</strong>s, aspectos a reforzar en cada alumno o<br />

alumna, reprobación/límites a <strong>con</strong>ductas, etc.).<br />

9 Desarrollo <strong>de</strong> programas específicos para <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong>l fracaso esco<strong>la</strong>r.<br />

9 La formación <strong>de</strong>l profesorado en aspectos ligados a <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental tales<br />

como <strong>la</strong> importancia <strong>de</strong>l auto<strong>con</strong>cepto, su <strong>de</strong>sarrollo y su influencia en el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> <strong>la</strong>s<br />

personas, el manejo y aprendizaje <strong>de</strong> técnicas para solución <strong>de</strong> problemas, <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong><br />

<strong>la</strong> intimidación y violencia, el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> <strong>la</strong> empatía, el afrontamiento <strong>de</strong>l estrés, <strong>la</strong> <strong>de</strong>tección<br />

precoz <strong>de</strong> problemas (<strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> drogas, <strong>de</strong>presión, trastornos <strong>de</strong> ansiedad...).<br />

9 La promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental <strong>de</strong> los y <strong>la</strong>s docentes y <strong>de</strong> otros miembros <strong>de</strong>l equipo<br />

institucional: asegurar el equilibrio y bienestar <strong>de</strong>l profesorado y el resto <strong>de</strong>l personal; posibilitar<br />

a los profesores y profesoras espacios en los que puedan expresar <strong>la</strong>s situaciones tensionales<br />

vividas en el centro, así como los recursos y habilida<strong>de</strong>s para hacer frente a estas situaciones<br />

(técnicas para afrontar el estrés, solución <strong>de</strong> problemas...).<br />

9 Incrementar/crear espacios <strong>de</strong> coordinación entre el profesorado o equipos <strong>de</strong> orientación<br />

psicopedagógica y los y <strong>la</strong>s profesionales <strong>de</strong> Atención Primaria, Salud Mental y Servicios <strong>Social</strong>es.<br />

Crear grupos <strong>de</strong> trabajo mixtos Educación-Salud para temas y aspectos <strong>con</strong>cretos <strong>de</strong><br />

acuerdo <strong>con</strong> <strong>la</strong>s necesida<strong>de</strong>s y priorida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> cada zona (inmigración, violencia...).<br />

9 Llevar a cabo, en los centros, programas <strong>de</strong> Educación para <strong>la</strong> Salud que incluyan estrategias<br />

<strong>de</strong> comunicación efectiva, expresión <strong>de</strong> emociones y sentimientos, resolución <strong>de</strong> <strong>con</strong>flictos y<br />

problemas, toma <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones, valoración <strong>de</strong>l respeto y ayuda mutua como elementos/aspectos<br />

c<strong>la</strong>ves <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>con</strong>vivencia, <strong>con</strong>ductas <strong>de</strong> riesgo (<strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> drogas, re<strong>la</strong>ciones<br />

sexuales sin medidas <strong>de</strong> prevención, etc.).<br />

Medio familiar<br />

Se recomienda:<br />

Promover, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> diferentes ámbitos —Atención Primaria, asociaciones <strong>de</strong> madres y padres<br />

<strong>de</strong> alumnos (AMPAS), Equipos <strong>de</strong> Salud Mental...— programas <strong>de</strong> educación parental,<br />

dirigidos a los padres y madres, que abor<strong>de</strong>n los siguientes temas: el <strong>de</strong>sarrollo evolutivo,<br />

<strong>la</strong> autoestima, <strong>la</strong> comunicación, afecto, apoyo y supervisión, manejo <strong>de</strong> <strong>con</strong>flictos,<br />

establecimiento <strong>de</strong> normas y límites, <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong>l auto<strong>con</strong>trol, ocio y tiempo libre, familia<br />

y escue<strong>la</strong>, <strong>la</strong> importancia <strong>de</strong>l ejemplo, los valores, <strong>la</strong> tolerancia a <strong>la</strong> frustración, <strong>la</strong>s<br />

competencias sociales, <strong>la</strong> prevención <strong>de</strong>l <strong>con</strong>sumo <strong>de</strong> drogas, <strong>la</strong> utilización <strong>de</strong> <strong>la</strong> TV, Internet,<br />

vi<strong>de</strong>o-juegos, etc.<br />

85


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

Promover <strong>la</strong> co<strong>la</strong>boración y participación <strong>de</strong> los padres y madres <strong>con</strong> los centros educativos:<br />

Nivel individual: acudir al centro <strong>con</strong> cierta regu<strong>la</strong>ridad para <strong>con</strong>ocer el comportamiento y<br />

actitu<strong>de</strong>s <strong>de</strong> su hijo o hija: responsabilidad, esfuerzo personal, co<strong>la</strong>boración y participación<br />

<strong>con</strong> los otros alumnos y alumnas, respeto, etc.<br />

Nivel comunitario: participar y co<strong>la</strong>borar <strong>con</strong> programas y actuaciones que lleven a cabo<br />

<strong>la</strong>s AMPA, ayuntamientos, <strong>con</strong>sejerías.<br />

Proporcionar, a través <strong>de</strong> diferentes medios (folletos, ví<strong>de</strong>os, Internet, campañas en los medios <strong>de</strong><br />

comunicación), información sobre pautas y criterios para <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental en el medio<br />

familiar.<br />

Importancia <strong>de</strong> <strong>la</strong> comunicación: <strong>de</strong>dicarles tiempo y que éste sea <strong>de</strong> calidad, comunicando<br />

pensamientos, emociones, i<strong>de</strong>as, sentimientos. Procurar “estar presente en su vida”,<br />

escucharles.<br />

“Estar alerta”/supervisar/<strong>con</strong>ocer: quiénes son sus amigos, “cómo le va en el instituto”,<br />

disponibilidad <strong>de</strong> dinero y su utilización, “saber cómo viene cuando sale por <strong>la</strong> noche”...<br />

Importancia <strong>de</strong>l afecto: muéstrele, exprésele que le quiere.<br />

Sea un buen ejemplo para su hija o hijo: en sus comportamientos, en sus actitu<strong>de</strong>s, en<br />

sus hábitos.<br />

II.4.3. Atención sanitaria<br />

Se recomienda:<br />

9 Incrementar <strong>la</strong> oferta y calidad <strong>de</strong> <strong>la</strong> formación en <strong>salud</strong> mental dirigida a los profesionales<br />

<strong>de</strong> atención primaria y <strong>salud</strong> pública.<br />

9 Detección precoz <strong>de</strong>s<strong>de</strong> atención primaria/pediatría.<br />

9 Potenciar/<strong>de</strong>sarrol<strong>la</strong>r <strong>la</strong> coordinación entre los profesionales que trabajan en los dispositivos<br />

<strong>de</strong> Salud Mental infanto-juvenil <strong>con</strong> los que trabajan en otras centros e instituciones<br />

(centros educativos, servicios sociales, atención primaria). Esta coordinación es muy importante,<br />

ya que evitaría <strong>la</strong> parcialización <strong>de</strong> los problemas, así como <strong>la</strong> dificultad que existe a <strong>la</strong><br />

hora <strong>de</strong> dar respuestas globales e integrales.<br />

9 Distribuir, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el ámbito sanitario, guías/folletos dirigidas a los padres y madres <strong>con</strong> el objetivo<br />

<strong>de</strong> proporcionarles información sobre aspectos re<strong>la</strong>cionados <strong>con</strong> <strong>la</strong> promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong><br />

mental en el medio familiar.<br />

9 Incrementar <strong>la</strong> calidad <strong>de</strong> los sistemas <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental: integrales, integrados y eficientes<br />

que abor<strong>de</strong>n promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación.<br />

Adaptar los servicios y dispositivos <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental a los y <strong>la</strong>s jóvenes: por ejemplo, en<br />

horarios (cuando acu<strong>de</strong>n por <strong>la</strong> mañana, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> per<strong>de</strong>r c<strong>la</strong>se, tienen que llevar <strong>la</strong> justificación<br />

al centro, sienten que pier<strong>de</strong>n su intimidad, aparece el miedo al estigma).<br />

86


Recomendaciones <strong>salud</strong> mental<br />

Mejorar el acceso, cobertura y calidad <strong>de</strong> <strong>la</strong> atención en <strong>salud</strong> mental a <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción joven.<br />

Se <strong>de</strong>ben proveer servicios <strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental sensibles a <strong>la</strong>s diferencias culturales y pob<strong>la</strong>cionales<br />

(edad, género, cultura).<br />

Desarrollo <strong>de</strong> programas específicos: intervenciones preventivas <strong>con</strong> madres para evitar<br />

<strong>la</strong> <strong>de</strong>presión posparto; intervenciones específicas <strong>con</strong> pob<strong>la</strong>ciones vulnerables (hijos e<br />

hijas <strong>de</strong> alcohólicos, <strong>de</strong> adictos a otras drogas, <strong>con</strong> padres que tienen graves problemas<br />

<strong>de</strong> <strong>salud</strong> mental...).<br />

Desarrol<strong>la</strong>r el Real Decreto 1030/2006, en el que se <strong>de</strong>finen <strong>la</strong>s prestaciones que el sistema<br />

sanitario público actualmente está ofertando a los ciudadanos, y en el que se actualiza<br />

<strong>la</strong> cartera <strong>de</strong> servicios.<br />

Este Real Decreto <strong>con</strong>temp<strong>la</strong> importantes actuaciones <strong>de</strong> promoción y prevención <strong>de</strong> <strong>la</strong> <strong>salud</strong> mental<br />

en <strong>la</strong>s distintas etapas <strong>de</strong>l ciclo vital (ver Anexo VIII).<br />

87


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

III. TABLAS, FIGURAS Y ANEXOS<br />

FIGURA 1. PIRÁMIDE DE POBLACIÓN A 1 DE ENERO DE 2006<br />

85 y más años Hombres<br />

De 80 a 84 años<br />

Mujeres<br />

De 75 a 79 años<br />

De 70 a 74 años<br />

De 65 a 69 años<br />

De 60 a 64 años<br />

De 55 a 59 años<br />

De 50 a 54 años<br />

De 45 a 49 años<br />

De 40 a 44 años<br />

De 35 a 39 años<br />

De 30 a 34 años<br />

De 25 a 29 años<br />

De 20 a 24 años<br />

De 15 a 19 años<br />

De 10 a 14 años<br />

De 5 a 9 años<br />

De 0 a 4 años<br />

10,0% 8,0% 6,0% 4,0% 2,0% 0,0% 2,0% 4,0% 6,0% 8,0% 10,0%<br />

Fuente: INE, Revisión <strong>de</strong>l Padrón Municipal <strong>de</strong> Habitantes a 1 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2006.<br />

TABLA 1.<br />

POBLACIÓN JOVEN (15-29 AÑOS) POR SEXO Y EDAD AÑO A AÑO<br />

EE dd aa dd ee ss AAmm bb oo ss ss ee xx oo ss HH oo mm bb r ee ss<br />

MM uu j jee r ee ss<br />

15 años 447.056 229.864 217.192<br />

16 años 455.819 234.462 221.357<br />

17 años 461.798 237.610 224.188<br />

18 años 473.277 243.453 229.824<br />

19 años 492.712 252.207 240.505<br />

20 años 517.942 265.043 252.899<br />

21 años 546.505 279.463 267.042<br />

22 años 573.504 293.369 280.135<br />

23 años 617.135 316.161 300.974<br />

24 años 654.593 336.559 318.034<br />

25 años 697.293 358.473 338.820<br />

26 años 725.551 373.878 351.673<br />

27 años 765.411 396.016 369.395<br />

28 años 781.363 405.556 375.807<br />

29 años 799.607 413.982 385.625<br />

15 a 29 años 9.009.566 4.636.096 4.373.470<br />

15 a 24 años 5.240.341 2.688.191 2.552.150<br />

Fuente: INE, Revisión <strong>de</strong>l Padrón Municipal <strong>de</strong> Habitantes a 1 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2006.<br />

88


tab<strong>la</strong>s y figuras<br />

FIGURA 2.<br />

EL PESO DE LA GENTE JOVEN EN EL CONJUNTO DE LA POBLACIÓN<br />

Jóvenes <strong>de</strong> 15 a 29 años en el<br />

<strong>con</strong>junto <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción<br />

Jóvenes <strong>de</strong> 15 a 24 años en el<br />

<strong>con</strong>junto <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción<br />

Jóvenes <strong>de</strong> 15 a 29 años en el<br />

<strong>con</strong>junto <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción masculina<br />

Jóvenes <strong>de</strong> 15 a 29 años en el<br />

<strong>con</strong>junto <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción femenina<br />

Fuente: INE, Revisión <strong>de</strong>l Padrón Municipal <strong>de</strong> Habitantes a 1 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2006.<br />

TABLA 2.<br />

POBLACIÓN JOVEN EN COMUNIDADES Y CIUDADES AUTÓNOMAS POR GRUPOS DE<br />

EDADES. AMBOS SEXOS<br />

CCoo mm uu nn i idd aa dd ee ss yy<br />

cc i iuu dd aa dd ee ss aa uu t óó nn oo mm aa ss<br />

TT oo t aa l l<br />

pp oo bb l <strong>la</strong>a cc i ióó nn<br />

JJ óó vv ee nn ee ss JJ óó vv ee nn ee ss<br />

GG RRUU PP OO SS DDEE EE DDAA DDEE SS<br />

11 55 - ­22 99 aa ññ oo ss 11 55 - ­22 44 aa ññ oo ss 15-19 años 20-24 años 25-29 años<br />

TOTAL 44.395.286 9.009.566 5.240.341 2.330.662 2.909.679 3.769.225<br />

Andalucía 7.935.074 1.752.700 1.072.095 496.310 575.785 680.605<br />

Aragón 1.269.927 233.677 134.759 59.631 75.128 98.918<br />

Asturias (Principado <strong>de</strong>) 1.075.279 190.621 108.388 45.865 62.523 82.233<br />

Baleares (Is<strong>la</strong>s) 986.333 206.016 116.537 51.260 65.277 89.479<br />

Canarias 1.984.672 437.330 257.833 116.990 140.843 179.497<br />

Cantabria 566.678 108.940 62.405 26.876 35.529 46.535<br />

Castil<strong>la</strong> y León 2.514.362 457.031 272.439 120.956 151.483 184.592<br />

Castil<strong>la</strong>-La Mancha 1.924.200 396.066 242.612 113.081 129.531 153.454<br />

Cataluña 7.083.618 1.397.085 773.630 333.802 439.828 623.455<br />

Comunidad Valenciana 4.772.403 977.814 560.576 248.633 311.943 417.238<br />

Extremadura 1.084.599 221.744 142.300 68.829 73.471 79.444<br />

Galicia 2.764.250 523.952 304.488 132.730 171.758 219.464<br />

Madrid (Comunidad <strong>de</strong>) 5.891.905 1.208.476 679.038 291.442 387.596 529.438<br />

Murcia (Región <strong>de</strong>) 1.362.546 311.751 182.112 80.685 101.427 129.639<br />

Navarra (Comunidad Foral <strong>de</strong>) 600.231 113.046 64.231 28.104 36.127 48.815<br />

País Vasco 2.131.148 380.103 212.470 91.018 121.452 167.633<br />

Rioja (La) 305.355 59.656 33.798 14.725 19.073 25.858<br />

Ceuta 75.726 17.985 10.783 5.077 5.706 7.202<br />

Melil<strong>la</strong> 66.980 15.573 9.847 4.648 5.199 5.726<br />

Fuente: INE, Revisión <strong>de</strong>l Padrón Municipal <strong>de</strong> Habitantes a 1 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2006.<br />

89


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

FIGURA 3. PORCENTAJES DE PO­<br />

BLACIÓN JOVEN DE EN­<br />

TRE 15 Y 29 AÑOS EN<br />

CADA COMUNIDAD Y CIU­<br />

DAD AUTÓNOMA<br />

FIGURA 4. DISTRIBUCIÓN DE LA<br />

POBLACIÓN JOVEN DE<br />

ENTRE 15 Y 29 AÑOS<br />

POR COMUNIDADES Y<br />

CIUDADES AUTÓNOMAS<br />

5,8%<br />

2,1%<br />

1,2%<br />

4,2%<br />

1,3%<br />

0,7%<br />

5,1%<br />

2,6%<br />

15,5%<br />

19,0%<br />

17,7%<br />

19,2%<br />

17,8%<br />

18,8%<br />

19,5%<br />

18,2%<br />

18,4%<br />

19,7%<br />

13,4%<br />

20,5%<br />

2,5%<br />

4,4%<br />

10,9%<br />

20,4%<br />

20,6%<br />

20,5%<br />

2,3%<br />

20,9%<br />

19,5%<br />

3,5%<br />

22,1%<br />

22,9%<br />

4,9%<br />

0,2%<br />

0,2%<br />

22,0%<br />

23,8%<br />

23,3%<br />

Fuente: INE, Revisión <strong>de</strong>l Padrón Municipal <strong>de</strong> Habitantes a 1 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2006.<br />

90


tab<strong>la</strong>s y figuras<br />

TABLA 3.<br />

EL LUGAR DONDE VIVE HABITUALMENTE LA GENTE JOVEN (15-29 AÑOS), POR SEXO Y<br />

GRUPOS DE EDADES. EVOLUCIÓN 1996-2004<br />

PARA CADA AÑO, PORCENTAJES SOBRE EL TOTAL DE CADA GRUPO DE EDAD Y SEXO<br />

Sexo y grupos<br />

<strong>de</strong> edad<br />

AAMM BBOO SS SS EE XXOO SS<br />

Domicilio familia<br />

<strong>de</strong> origen<br />

LUGAR DONDE VIVEN HABITUALMENTE<br />

Casa in<strong>de</strong>pendiente<br />

Comparten vivienda<br />

<strong>con</strong> no familiares<br />

BASE (N: )<br />

1996 2000 2004 1996 2000 2004 1996 2000 2004 1996 2000 2004<br />

Total 15-29 años 77,7% 77,4% 68,7% 18,5% 17,7% 23,4% 3,8% 4,7% 7,5% (6000) (6492) (5014)<br />

15 a 19 años 95,4% 96,0% 94,2% 2,9% 1,1% 1,9% 1,6% 2,8% 3,7% (2072) (2109) (1306)<br />

20 a 24 años 82,4% 81,8% 73,0% 11,9% 11,2% 16,2% 5,7% 6,8% 10,4% (2006) (2225) (1578)<br />

25 a 29 años 53,6% 54,6% 47,8% 42,1% 40,7% 44,4% 4,3% 4,4% 7,5% (1922) (2150) (1950)<br />

HH OO MM BBRR EE SS<br />

Total 15-29 años 81,2% 81,2% 72,0% 14,5% 13,9% 20,4% 4,2% 4,8% 7,3% (3059) (3310) (2566)<br />

15 a 19 años 96,0% 96,6% 95,0% 2,3% 1,1% 1,2% 1,8% 2,1% 3,5% (1063) (1081) (668)<br />

20 a 24 años 85,4% 85,0% 78,1% 8,3% 7,8% 12,1% 6,3% 7,1% 9,5% (1021) (1132) (902)<br />

25 a 29 años 60,7% 62,2% 51,1% 34,5% 32,6% 40,9% 4,8% 4,9% 7,7% (975) (1092) (996)<br />

MM UU JJ EE RREE SS<br />

Total 15-29 años 74,0% 73,4% 65,3% 22,6% 21,7% 26,6% 3,4% 4,7% 7,8% (2941) (3182) (2448)<br />

15 a 19 años 94,8% 95,5% 93,4% 3,7% 1,1% 2,6% 1,5% 3,5% 3,9% (1009) (1028) (638)<br />

20 a 24 años 79,3% 78,5% 67,6% 15,6% 14,8% 20,6% 5,1% 6,5% 11,3% (985) (1092) (856)<br />

25 a 29 años 46,3% 46,7% 44,5% 50,1% 49,0% 48,0% 3,7% 3,9% 7,3% (947) (1058) (954)<br />

Fuente: INJUVE, Informe Juventud en España en cada año.<br />

TABLA 4.<br />

ORIGEN DE LOS RECURSOS ECONÓMICOS DE LA GENTE JOVEN (15-29 AÑOS) POR<br />

SEXO Y GRUPOS DE EDADES<br />

PARA CADA AÑO, PORCENTAJES SOBRE EL TOTAL DE CADA GRUPO DE EDAD Y SEXO<br />

Sexo y grupos <strong>de</strong> eda<strong>de</strong>s<br />

AA MM BB OO SS SS EE XX OO SS<br />

Propios<br />

exclusivamente<br />

RECURSOS ECONÓMICOS<br />

Propios<br />

principalmente<br />

Ajenos<br />

principalmente<br />

Ajenos<br />

exclusivamente<br />

Base (N:)<br />

Total 15-29 años 24,2% 21,0% 15,0% 38,5% (5014)<br />

De 15 a 19 años 4,9% 6,8% 10,5% 76,5% (1306)<br />

De 20 a 24 años 22,8% 21,7% 19,4% 34,5% (1758)<br />

De 25 a 29 años 38,5% 29,8% 14,0% 16,7% (1950)<br />

HH OO MM BB RR EE SS<br />

Total 15-29 años 31,5% 21,0% 12,0% 34,2% (2566)<br />

De 15 a 19 años 5,7% 8,6% 9,0% 75,1% (668)<br />

De 20 a 24 años 29,4% 21,5% 16,5% 30,9% (902)<br />

De 25 a 29 años 50,9% 29,0% 9,8% 9,7% (996)<br />

MM UU JJ EE RR EE SS<br />

Total 15-29 años 16,6% 20,9% 18,1% 43,1% (2448)<br />

De 15 a 19 años 4,1% 4,9% 12,0% 78,0% (638)<br />

De 20 a 24 años 15,8% 21,9% 22,4% 38,4% (856)<br />

De 25 a 29 años 25,6% 30,6% 18,3% 24,0% (954)<br />

Fuente: INJUVE, Informe Juventud en España 2004<br />

91


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

TABLA 5.<br />

LAS OCUPACIONES DE LA GENTE JOVEN ENTRE 15 Y 29 AÑOS. PORCENTAJES SOBRE<br />

EL TOTAL DE POBLACIÓN JOVEN<br />

SS ee xx oo yy gg r uu pp oo ss<br />

dd ee ee dd aa dd ee ss<br />

AA MM BB OO SS SS EE XX OO SS<br />

Sólo<br />

trabajan<br />

Compatibilizan<br />

estudios y trabajo<br />

OO CCUU PP AA CCI I OO NN EE SS<br />

Sólo<br />

estudian<br />

Parados<br />

Labores<br />

<strong>de</strong>l hogar<br />

Otras<br />

BBaa ss ee ( NN : : ) Total 15-29 años 41,0% 12,5% 32,6% 9,8% 2,7% 1,0% (5014)<br />

De 15 a 19 años 10,9% 6,7% 73,4% 7,4% 0,3% 0,9% (1306)<br />

De 20 a 24 años 40,8% 16,0% 29,3% 10,3% 2,3% 0,9% (1758)<br />

De 25 a 29 años 61,3% 13,2% 8,4% 10,9% 4,8% 1,3% (1950)<br />

HOMBRES<br />

Total 15-29 años 47,3% 11,4% 32,0% 8,0% 0,2% 0,8% (2566)<br />

De 15 a 19 años 13,5% 5,6% 72,7% 6,8% 1,0% (668)<br />

De 20 a 24 años 47,0% 13,9% 29,4% 8,6% 0,1% 0,8% (902)<br />

De 25 a 29 años 70,2% 13,0% 7,2% 8,4% 0,3% 0,8% (996)<br />

MUJERES<br />

Total 15-29 años 34,4% 13,6% 33,3% 11,6% 5,4% 1,2% (2448)<br />

De 15 a 19 años 8,2% 7,8% 74,2% 8,1% 0,7% 0,7% (638)<br />

De 20 a 24 años 34,3% 18,3% 29,2% 12,2% 4,6% 1,0% (856)<br />

De 25 a 29 años 52,1% 13,3% 9,6% 13,4% 9,4% 1,8% (954)<br />

Fuente: INJUVE, Informe Juventud en España 2004<br />

FIGURA 5.<br />

PERSONAS JÓVENES (15-29 AÑOS) QUE VIVEN EN EL DOMICILIO DE LA FAMILIA DE<br />

ORIGEN EN CADA EDAD, SEGÚN EL SEXO.<br />

EN CADA EDAD Y SEXO, PORCENTAJES SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN QUE VIVE EN EL<br />

DOMICILIO DE LA FAMILIA DE ORIGEN<br />

100%<br />

80%<br />

60%<br />

99%<br />

99%<br />

96%<br />

95%<br />

88%<br />

81%<br />

84%<br />

74%<br />

75%<br />

64%<br />

66%<br />

Varones<br />

60%<br />

49%<br />

47%<br />

Mujeres<br />

40%<br />

36%<br />

24%<br />

20%<br />

0%<br />

15 años 17 años 19 años 21 años 23 años 25 años 27 años 29 años<br />

Fuente: INJUVE, Informe Juventud en España 2004<br />

92


tab<strong>la</strong>s y figuras<br />

FIGURA 6.<br />

EVOLUCIÓN DE LA DEPENDENCIA-INDEPENDENCIA ECONÓMICA EN LA POBLACIÓN<br />

JOVEN DE ENTRE 25 Y 29 AÑOS. 1984-2004.<br />

PARA CADA AÑO, PORCENTAJES SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN DE ENTRE 25 Y 29<br />

AÑOS<br />

Recursos ajenos exclusivamente<br />

Recursos propios principalmente<br />

Recursos ajenos principalmente<br />

Recursos propios exclusivamente<br />

100%<br />

80%<br />

60%<br />

40%<br />

20%<br />

0%<br />

64% 60%<br />

50%<br />

12%<br />

12% 33%<br />

11%<br />

13%<br />

8%<br />

13% 15%<br />

9%<br />

32% 34%<br />

39%<br />

26%<br />

29%<br />

30%<br />

17%<br />

19%<br />

14%<br />

24%<br />

18% 17%<br />

1984 1988 1992 1996 2000 2004<br />

Fuente: INJUVE, Informe Juventud en España para cada año<br />

TABLA 6.<br />

POBLACIÓN EXTRANJERA Y POBLACIÓN JOVEN EXTRANJERA (15-29 AÑOS) A 1 DE<br />

ENERO DE 2006 POR NACIONALIDADES<br />

NN aa cc i ioo nn aa l l i idd aa dd ee ss<br />

TT oo t aa l l<br />

pp oo bb l <strong>la</strong>a cc i ióó nn<br />

ee xx t r aa nn j jee r aa<br />

JJ óó vv ee nn ee ss<br />

ee xx t r aa nn j jee r oo ss<br />

11 55 - ­22 99 aa ññ oo ss<br />

%% JJ óó vv ee nn ee ss<br />

ee nn cc aa dd aa<br />

nn aa cc i ioo nn aa l l i idd aa dd<br />

Total<br />

Unión Europea<br />

Resto <strong>de</strong> Europa<br />

África<br />

América Central<br />

América <strong>de</strong>l Norte<br />

América <strong>de</strong>l Sur<br />

Asia<br />

Oceanía<br />

Apátridas<br />

Fuente: Cifras jóvenes. MTAS. 2007<br />

3.884.573 1.168.280 30,1%<br />

17,2%<br />

916.113 157.389<br />

36,4%<br />

645.634 234.811<br />

34,7%<br />

741.580 257.041<br />

31,4%<br />

117.313 36.866<br />

28,5%<br />

44.709 12.753<br />

33,3%<br />

1.214.388 404.939<br />

31,6%<br />

202.083 63.918<br />

20,2%<br />

2.160 436<br />

21,4%<br />

593 127<br />

93


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

TABLA 7.<br />

POBLACIÓN JOVEN EXTRANJERA SEGÚN LAS NACIONALIDADES MÁS NUMEROSAS<br />

POR SEXO Y GRUPOS DE EDAD.<br />

AAmmbbooss sseexxooss<br />

HHoommbbr reess<br />

MMuuj jjeer reess<br />

15-29<br />

años<br />

15-24<br />

años<br />

15-29<br />

años<br />

15-24<br />

años<br />

15-29<br />

años<br />

15-24<br />

años<br />

Total jóvenes extranjeros 1.168.280 573.988 618.043 294.525 550.237 279.463<br />

Marruecos 188.352 96.393 127.389 60.418 60.963 35.975<br />

Rumanía 160.993 83.959 82.251 40.390 78.742 43.569<br />

Ecuador 137.096 67.997 66.018 32.312 71.078 35.685<br />

Colombia 71.108 35.501 31.156 16.991 39.952 18.510<br />

Bolivia 53.702 25.744 22.293 10.433 31.409 15.311<br />

Argentina 38.914 17.200 19.620 8.756 19.294 8.444<br />

China 31.741 18.207 17.637 10.034 14.104 8.173<br />

Bulgaria 29.600 15.055 15.783 7.650 13.817 7.405<br />

Italia 29.154 12.426 16.556 6.797 12.598 5.629<br />

Total 9 nacionalida<strong>de</strong>s 740.660 372.482 398.703 193.781 341.957 178.701<br />

% s/ Total jóvenes extr. 63,4% 64,9% 64,5% 65,8% 62,1% 63,9%<br />

Fuente: Cifras jóvenes. MTAS. 2007<br />

FIGURA 7.<br />

% JÓVENES EXTRANJEROS EN EL CONJUNTO DE LA POBLACIÓN JOVEN EN CADA<br />

GRUPO DE EDAD Y SEXO<br />

15-24 años 16-29 años<br />

14,0%<br />

13,00%<br />

13,30%<br />

12,80%<br />

12,0%<br />

11,00% 11,00% 11,00%<br />

10,0%<br />

8,0%<br />

6,0%<br />

4,0%<br />

2,0%<br />

0,0%<br />

Ambos Sexos Hombres Mujeres<br />

Fuente: Cifras jóvenes. MTAS. 2007<br />

94


tab<strong>la</strong>s y figuras<br />

FIGURA 8.<br />

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN JOVEN EXTRANJERA (15-29 AÑOS) SEGÚN NACIO­<br />

NALIDADES<br />

40,0%<br />

35,0%<br />

34,70%<br />

30,0%<br />

25,0%<br />

20,0%<br />

20,10%<br />

22,00%<br />

15,0%<br />

13,50%<br />

10,0%<br />

5,0%<br />

0,0%<br />

UE<br />

Resto<br />

Europa<br />

África<br />

3,20%<br />

América<br />

Central<br />

1,10%<br />

América<br />

Norte<br />

America<br />

Sur<br />

5,50%<br />

Asia<br />

0,05%<br />

Resto<br />

Fuente: Cifras jóvenes. MTAS. 2007<br />

TABLA 8.<br />

LOS JÓVENES EXTRANJEROS EN EL CONJUNTO DE LA POBLACIÓN JOVEN POR SEXO Y<br />

GRUPOS DE EDADES<br />

AAmm bb oo ss<br />

ss ee xx oo ss<br />

HH oo mm bb r ee ss<br />

MM uu j jee r ee ss<br />

Total 15 a 24 años 5.240.341 2.688.191 2.552.150<br />

Extranjeros 15 a 24 años 573.988 294.525 279.463<br />

Total 15 a 29 años 9.009.566 4.636.096 4.373.470<br />

Extranjeros 15 a 29 años 1.168.280 618.043 550.237<br />

Fuente: Cifras jóvenes. MTAS. 2007<br />

FIGURA 9.<br />

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN JOVEN EXTRANJERA DE 15 A 29 AÑOS SEGÚN LAS<br />

NACIONALIDADES MÁS NUMEROSAS<br />

Italia<br />

Bulgaria<br />

China<br />

Argentina<br />

Bolivia<br />

Colombia<br />

Ecuador<br />

Rumanía<br />

Marruecos<br />

2,50%<br />

2,50%<br />

2,70%<br />

3,30%<br />

4,60%<br />

6,10%<br />

11,70%<br />

13,80%<br />

16,10%<br />

0,0% 2,0% 4,0% 6,0% 8,0% 10,0% 12,0% 14,0% 16,0% 18,0%<br />

Fuente: Cifras jóvenes. MTAS. 2007<br />

95


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

TABLA 9.<br />

ALUMNADO EXTRANJERO MATRICULADO EN ENSEÑANZAS NO UNIVERSITARIAS SE-<br />

GÚN TIPO DE CENTRO Y CONTINENTE. CURSO 2005-2006<br />

AALL UU MM NN AA DDOO EE XXTT RRAANN JJ EE RROO<br />

CONTINENTE<br />

CC E E NN TT RR OO SS<br />

TT O O TT AA LL<br />

AA L L UU MM NN AA DD OO TOTAL<br />

EUROPA<br />

AMÉRICA<br />

UE<br />

Resto<br />

<strong>de</strong><br />

Europa<br />

ÁFRICA<br />

Norte Central Sur<br />

ASIA<br />

OCEANÍA<br />

N0<br />

CONSTA<br />

TOTAL 7.634.409 529.461 72.341 72.167 103.112 5.537 19.013 230.381 25.329 280 1.301<br />

PRIVADOS 30,37 17,89 23,43 14,14 10,55 40,76 22,10 18,71 27,30 35,21 8,69<br />

PÚBLICOS 69,63 82,11 76,57 85,86 89,45 59,24 77,90 81,29 72,70 66,79 91,31<br />

Fuente: Estadísticas MEC. Curso 2005-2006<br />

TABLA 10. NACIMIENTOS EN ESPAÑA SEGÚN LA EDAD DE LOS PADRES Y MADRES Y ESTADO<br />

CIVIL DE LA MADRE. 2005<br />

MM AADD RREE<br />

PP AA DDRR EE<br />

MM ee nn oo ss dd ee 22 00<br />

aa ññ oo ss<br />

TT oo dd aa ss l <strong>la</strong>a ss ee dd aa dd ee ss<br />

C 144 2.121<br />

< 20 años<br />

S 2.376 10.910<br />

T 2.520 13.031<br />

C 258 342.433<br />

Todas <strong>la</strong>s eda<strong>de</strong>s<br />

S 3.295 123.938<br />

T 3.553 466.371<br />

C = Casada; S = Soltera; T = Total <strong>de</strong> casadas y solteras<br />

Fuente: Movimiento natural <strong>de</strong> <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción. 2005. INE.<br />

E<strong>la</strong>boración: Subdirección General <strong>de</strong> Promoción <strong>de</strong> <strong>la</strong> Salud y Epi<strong>de</strong>miología.<br />

TABLA 11. PRINCIPALES INDICADORES DE NATALIDAD Y FECUNDIDAD. 2005<br />

Variación interanual %<br />

Nacidos <strong>de</strong> madre no casada (%)<br />

Número <strong>de</strong> Nacimientos<br />

466.371<br />

2,6<br />

30<br />

Tasa bruta <strong>de</strong> natalidad (1)<br />

% <strong>de</strong> nacimientos <strong>de</strong> madre extranjera<br />

10,7<br />

15,1<br />

0,8<br />

9,2<br />

25<br />

20<br />

Número medio <strong>de</strong> hijos por mujer<br />

1,35<br />

1,3<br />

15<br />

Edad media <strong>de</strong> <strong>la</strong>s madres al<br />

nacimiento <strong>de</strong>l primer hijo<br />

% <strong>de</strong> nacidos fuera <strong>de</strong>l matrimonio<br />

29,3<br />

26,6<br />

0,1<br />

5,9<br />

10<br />

5<br />

0<br />

76 80 84 88 92 96 00 04 05<br />

Fuente: Instituto Nacional <strong>de</strong> Estadística. 2005<br />

96


tab<strong>la</strong>s y figuras<br />

FIGURA 10. NÚMERO MEDIO DE HIJOS POR MUJER<br />

1,50<br />

1,40<br />

1,30<br />

1,20<br />

1987 1989 1991 1993 1995 1997 1999 2001 2003 2005<br />

año<br />

1,10<br />

Fuente: Análisis <strong>de</strong> <strong>la</strong> Fecundidad. INE<br />

TABLA 12. EDAD MEDIA DE INICIO DE LAS RELACIONES SEXUALES SEGÚN DIFERENTES ESTUDIOS<br />

SOBRE SALUD Y JÓVENES<br />

Estudio Año Edad Hombres Mujeres<br />

ESHS 1 2003 18–29 17,5 18,2<br />

INJUVE 2 2003 15-29 17,3 18<br />

CJE 3 2001 18-29<br />

Rural Urbano Rural Urbano<br />

16,2 17,2 17,8 18,3<br />

HBSC 4 2002 15-18 15,3 15,5<br />

Pob<strong>la</strong>ción: personas que han tenido re<strong>la</strong>ciones sexuales alguna vez en <strong>la</strong> vida.<br />

1<br />

ESHS: Encuesta <strong>de</strong> Salud y Hábitos Sexuales. España, 2003. Instituto Nacional <strong>de</strong> Estadística.<br />

Secretaría <strong>de</strong>l P<strong>la</strong>n Nacional sobre el Sida, 2006.<br />

2<br />

IINJUVE: Juventud en España. Informe 2004. Instituto <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud, 2005.<br />

3<br />

CJE: Salud y Juventud. Consejo <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud <strong>de</strong> España, 2003. <br />

4<br />

HBSC: Estudio “Los adolescentes españoles y su <strong>salud</strong>. Un análisis en chicos y chicas <strong>de</strong> 11-17 años, 2002”. <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong><br />

<strong>Sanidad</strong> y Consumo. Universidad <strong>de</strong> Sevil<strong>la</strong>, 2005. <br />

Fuente: Informe FIPSE. Jóvenes, re<strong>la</strong>ciones sexuales y riesgo <strong>de</strong> infección por VIH en España 2003. 2006.<br />

TABLA 13. EDAD DE INICIO DE RELACIONES SEXUALES SEGÚN SEXO Y EDAD (MEDIA, MEDIANA Y<br />

PERCENTILES 10 Y 90)<br />

TT oo t aa l l<br />

HH oo mm bb r ee ss<br />

MM uu j jee r ee ss<br />

Grupos<br />

<strong>de</strong> edad<br />

Total<br />

18-19<br />

20-24<br />

26-29<br />

Media<br />

Mediana<br />

Percentil<br />

(10,90)<br />

Media<br />

Mediana<br />

Percentil<br />

(10, 90)<br />

Media<br />

Mediana<br />

Percentil<br />

(10, 90)<br />

17,8 18 (15, 21) 17,5 17 (15, 21) 18,2 18 (15, 22)<br />

16,5 17 (15, 18) 16,4 17 (15, 18) 16,6 17 (15, 18)<br />

17,5 17 (15, 20) 17,1 17 (15, 20) 17,9 18 (16, 20)<br />

18,4 18 (15, 23) 18,1 18 (15, 22) 18,8 18 (15, 23)<br />

Pob<strong>la</strong>ción: personas <strong>de</strong> 18-29 años que han tenido re<strong>la</strong>ciones sexuales alguna vez en <strong>la</strong> vida. <br />

Fuente: Informe FIPSE. Jóvenes, re<strong>la</strong>ciones sexuales y riesgo <strong>de</strong> infección por VIH/sida en España 2003 <br />

97


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

TABLA 14. NÚMERO DE PAREJAS SEXUALES EN LOS ÚLTIMOS 12 MESES SEGÚN SEXO Y EDAD (%)<br />

NN i inn gg uu nn aa UU nn aa DDoo ss TT r ee ss - ­ CCuu aa t r oo<br />

≥≥ CC i inn cc oo<br />

T H M T H M T H M T H M T H M<br />

Total 10,3 11,1 9,4 59,3 50,5 68,5 13,4 13,2 13,5 9,1 12,1 6,0 8,0 13,1 2,7<br />

18-19 años 10,5 14,4 6,0 54,9 45,8 65,4 16,0 14,3 17,9 12,3 17,0 6,9 6,3 8,5 3,8<br />

20-24 años 10,8 10,6 11,0 54,9 44,6 65,3 14,4 15,4 13,4 10,3 13,2 7,4 9,6 16,2 2,9<br />

25-29 años 9,8 10,6 8,9 63,6 55,9 71,5 12,0 11,4 12,6 7,4 10,0 4,7 7,2 12,1 2,2<br />

Pob<strong>la</strong>ción: personas <strong>de</strong> 18-29 años que han tenido re<strong>la</strong>ciones sexuales alguna vez en <strong>la</strong> vida. <br />

Fuente: Informe FIPSE. Jóvenes, re<strong>la</strong>ciones sexuales y riesgo <strong>de</strong> infección por VIH/sida en España 2003. <br />

FIGURA 11. PORCENTAJE DE PERSONAS QUE INICIARON LAS RELACIONES SEXUALES CON MENOS<br />

DE 16 AÑOS SEGÚN SEXO Y GRUPO DE EDAD<br />

30<br />

18-19 20-24 25-29<br />

25<br />

23,8<br />

% <strong>de</strong> personas<br />

20<br />

15<br />

10<br />

19,9<br />

15,9<br />

18,9<br />

9,8<br />

10,8<br />

5<br />

0<br />

Hombres<br />

Mujeres<br />

Fuente:. ESHS: Encuesta <strong>de</strong> Salud y Hábitos Sexuales. España, 2003. Instituto Nacional <strong>de</strong><br />

Estadística. Secretaría <strong>de</strong>l P<strong>la</strong>n Nacional sobre el Sida, 2006.<br />

TABLA 15. UTILIZACIÓN DE MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS, SEGÚN SEXO Y EDAD.<br />

EE ss t uu dd i ioo TT OO TT AALL HH oo mm bb r ee<br />

MM uu j jee r 11 77 - ­11 55 11 88 - ­22 00 22 11 - ­22 44 22 55 - ­22 99<br />

Preservativo o <strong>con</strong>dón 79,4 87,4 73,6 94,7 90,4 81,6 71,9<br />

Píldora anti<strong>con</strong>ceptiva 17,3 12,9 22,1 4,3 8,1 14,8 24,1<br />

DIU, dispositivo intrauterino o<br />

sterilet<br />

1,1 0,7 1,7 - 0,2 0,7 1,9<br />

Píldora <strong>de</strong>l día siguiente 0,2 0,2 0,3 0,3 0,3<br />

Coito interrumpido 0,3 0,2 0,5 0,6 0,3<br />

Métodos naturales (Orino,<br />

Billings, Temperatura)<br />

0,0 0,1 - 0,1 -<br />

Otro 0,4 0,1 0,8 0,6 0,4<br />

NS 1,2 1,2 1,2 1,3 1,2 1,2<br />

Fuente: Informe Juventud en España 2004. INJUVE.<br />

98


tab<strong>la</strong>s y figuras<br />

FIGURA 12. EMBARAZOS NO DESEADOS POR EDAD<br />

18<br />

16<br />

16<br />

15<br />

16<br />

14<br />

14<br />

12<br />

11<br />

12<br />

10<br />

9<br />

8<br />

6<br />

4<br />

2<br />

0<br />

7<br />

5<br />

4<br />

3 3 3<br />

2<br />

1<br />

0<br />

14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29<br />

Fuente: Informe Juventud en España 2004. INJUVE.<br />

FIGURA 13. DECISIÓN SOBRE MÉTODO ANTICONCEPTIVO<br />

16,6<br />

Todos<br />

10,4<br />

71,7<br />

19,2<br />

Hombres<br />

9,6<br />

70<br />

Mujeres<br />

13,7<br />

11,3<br />

73,7<br />

0 10 20 30 40 50 60 70 80<br />

Ambos La Pareja Entrevistados<br />

Pob<strong>la</strong>ción: personas que utilizaron algún método anti<strong>con</strong>ceptivo en su última re<strong>la</strong>ción sexual.<br />

Fuente: INJUVE: Juventud en España. Informe 2004. Instituto <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud, 2005.<br />

99


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

FIGURA 14. TASAS DE IVE POR 1.000 MUJERES DE CADA GRUPO POR EDAD Y AÑO. PERÍODO<br />

1996-2005.<br />

18<br />

16<br />

20 a 24<br />

14<br />

12<br />

10<br />

8<br />

6<br />

25 a 29<br />

19 y <<br />

TOTAL<br />

30 a 34<br />

35 a 39<br />

4<br />

2<br />

40 y +<br />

0<br />

1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005<br />

grupos <strong>de</strong> edad<br />

Fuente: <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo. Registro IVE 2004.<br />

FIGURA 15. FRECUENCIA DE ABORTOS EN VARIOS PAÍSES EUROPEOS, CANADÁ Y EE.UU.<br />

Austria<br />

Ho<strong>la</strong>nda<br />

Bégica<br />

España<br />

Alemania<br />

Fin<strong>la</strong>ndia<br />

Italia<br />

Francia<br />

Dinamarca<br />

Canadá<br />

Reino Unidos<br />

Suecia<br />

EEUU<br />

2002<br />

1995<br />

1990<br />

0 5 10 15 20 25 30<br />

Fuente. Bases <strong>de</strong> datos: Eurostat, Naciones Unidas para varios años. También www.insee.fr para Francia,<br />

www.statistics.gov.uk para Reino Unido, www.ssd.scb.se para Suecia. INE y <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo para<br />

España. Para EE.UU. y Canadá, anuarios <strong>de</strong>mográficos <strong>de</strong> Naciones Unidas. Para EE.UU. también www.cdc.gov. Y<br />

www.census.gov y para Canadá también www.bcstats.gov.bc.ca.<br />

100


tab<strong>la</strong>s y figuras<br />

TABLA 16. USO DEL PRESERVATIVO EN LA ÚLTIMA RELACIÓN SEXUAL SEGÚN SEXO, EDAD Y<br />

NIVEL DE ESTUDIOS (%)<br />

GG r uu pp oo ss dd ee ee dd aa dd<br />

TT oo t aa l l<br />

HH oo mm bb r ee ss<br />

MM uu j jee r ee ss<br />

Total 63,1 67,0 58,9<br />

18-19 años 79,8 80,5 78,9<br />

20-24 años 65,8 69,9 61,2<br />

25-29 años 57,2 61,5 52,6<br />

Pob<strong>la</strong>ción: personas <strong>de</strong> 18-29 años que han tenido re<strong>la</strong>ciones sexuales alguna vez en <strong>la</strong> vida. <br />

Fuente: Informe FIPSE. Jóvenes, re<strong>la</strong>ciones sexuales y riesgo <strong>de</strong> infección por VIH/sida en España 2003. <br />

TABLA 17. RAZONES PARA USAR EL PRESERVATIVO EN LA ÚLTIMA RELACIÓN<br />

II IJJ EE<br />

I NN JJ UU VVEE<br />

I JJ EE 22 00 00 00<br />

Prevenir embarazo 93,1 95 93<br />

Proteger <strong>de</strong>l sida 38,4 45,1 43<br />

Proteger otras ETS 31,9 43,2 35<br />

NC 2,2 1,0 -<br />

Pob<strong>la</strong>ción: personas que han utilizado el preservativo en <strong>la</strong> última re<strong>la</strong>ción. <br />

Fuente: IINJUVE: Juventud en España. Informe 2004. Instituto <strong>de</strong> <strong>la</strong> Juventud, 2005.<br />

TABLA 18. EVOLUCIÓN DE LAS VENTAS DE ANTICONCEPTIVOS DE EMERGENCIA (EN MILES DE<br />

UNIDADES) EN FARMACIAS Y HOSPITALES. PERÍODO 2001-2004<br />

AAññ oo ss<br />

FF aa r mm aa cc i iaa ss<br />

HH oo ss pp i it aa l lee ss<br />

TT oo t aa l l<br />

TT aa ss aa **<br />

uu t i i l l i izz aa cc i ióó nn<br />

2001 144,3 15,9 160,2 18<br />

2002 269,6 39,5 309.1 34<br />

2003 317 76,.7 393,7 43<br />

2004 366 118,4 484,4 51<br />

2005** 399 107 506 53<br />

Fuente: IMS (International Marketing Studies). Los datos <strong>de</strong> <strong>la</strong>s farmacias correspon<strong>de</strong>n a un panel<br />

representativo <strong>de</strong>l 95% <strong>de</strong> dichos establecimientos. * Tasa por mil mujeres 15-45 años. ** Para 2005<br />

se estimó <strong>la</strong> cantidad total a partir <strong>de</strong> <strong>la</strong>s ventas realizadas hasta agosto (dato disponible).<br />

101


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

FIGURA 16. NUEVOS DISGNÓSTICOS DE VIH. CATEGORÍA DE TRANSMISIÓN. ESPAÑA. DATOS DE<br />

OCHO CCAA. PERÍODO 2003-2005 <br />

Hetero; 35,4<br />

Madre-hijo; 0,5<br />

Otros/<strong>de</strong>sc.; 6,5<br />

Madre-hijo; 0,1<br />

UDVP; 13,1<br />

Otros/<strong>de</strong>sc.; 6,5<br />

Trans/hem; 0,1<br />

UDVP; 17,4<br />

Hetero; 79,8<br />

Homosex; 40,4<br />

Trans/hem; 0,0<br />

Hombres (n= 2378) Mujeres (n= 803)<br />

Fuente: Registro Nacional <strong>de</strong> Sida.SPNS/CNE.2006<br />

TABLA 19. TASAS DE IVE POR 1.000 MUJERES DE CADA GRUPO POR EDAD Y AÑO. PERÍODO<br />

2005.<br />

> 33 99<br />

aa ññ oo ss<br />

TT OO TT AALL<br />

% <strong>de</strong> variación 95 - 05 154,5% 106,2% 99,4% 57,5% 42,7% 18,1% 73,6%<br />

2005 11,48 16,83 12,60 9,07 6,48 2,87 9,60<br />

2004 10,57 15,37 11,43 8,57 6,12 2,69 8,94<br />

2003 9,90 15,31 11,30 8,28 6,02 2,69 8,77<br />

2002 9,28 14,37 10,72 8,10 5,84 2,72 8,46<br />

2001 8,29 12,86 9,34 7,44 5,42 2,47 7,66<br />

2000 7,49 11,88 8,66 6,90 5,11 2,35 7,14<br />

1999 6,72 10,26 7,90 6,37 4,86 2,34 6,52<br />

1998 5,71 9,13 7,35 5,99 4,65 2,35 6,00<br />

1997 5,03 8,13 6,84 5,57 4,45 2,27 5,52<br />

1996 4,91 8,35 7,02 5,89 4,7 2,37 5,69<br />

1995 4,51 8,16 6,32 5,76 4,54 2,43 5,53<br />

Fuente: <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo. Registro IVE.<br />

102


tab<strong>la</strong>s y figuras<br />

TABLA 20. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DEL NÚMERO DE ABORTOS REALIZADOS SEGÚN TIPO DE<br />

CENTRO. TOTAL NACIONAL<br />

AAññ oo<br />

Total<br />

(%)<br />

CCee nn t r oo ss pp úú bb l l i icc oo ss<br />

Hospital<br />

(%)<br />

Extrahosp.<br />

(%)<br />

Total<br />

(%)<br />

CCee nn t r oo ss pp r i ivv aa dd oo ss<br />

Hospital<br />

(%)<br />

Extrahosp.<br />

(%)<br />

2005 2,91 2,91 0,00 97,09 9,88 87,21<br />

2004 3,57 3,56 0,00 96,44 9,72 86,73<br />

2003 2,86 2,41 0,44 97,15 10,13 87,02<br />

2002 2,47 2,09 0,38 97,53 8,87 88,66<br />

2001 2,43 2,16 0,28 97,57 8,85 88,72<br />

2000 2,37 2,11 0,26 97,63 8,34 89,29<br />

1999 2,53 2,24 0,29 97,46 7,78 89,68<br />

1998 2,64 2,33 0,31 97,37 7,65 89,72<br />

1997 2,68 2,39 0,29 97,32 8,58 88,74<br />

1996 2,77 2,47 0,30 97,24 7,98 89,26<br />

Fuente: <strong>Ministerio</strong> <strong>de</strong> <strong>Sanidad</strong> y Consumo. Registro IVE<br />

FIGURA17. COMPONENTES DE LOS COSTES TANGIBLES (BILLONES DE EUROS) DERIVADOS DEL<br />

CONSUMO DE ALCOHOL EN EUROPA, 2003<br />

Absentismo <strong>la</strong>boral<br />

9<br />

Desempleo<br />

14<br />

Mortalidad<br />

36<br />

Crímenes (policía, <br />

justicia)<br />

15<br />

Crímenes (<strong>de</strong>fensa y<br />

aseguramiento)<br />

12<br />

Crímenes (daño a <strong>la</strong> <br />

propiedad)<br />

6<br />

Acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico<br />

10<br />

Prevención y<br />

tratamiento<br />

5<br />

Cuidados sanitarios<br />

17<br />

Fuente: An<strong>de</strong>rson & Baumberg, 2006<br />

103


<strong>ganar</strong> <strong>salud</strong> <strong>con</strong> <strong>la</strong> <strong>juventud</strong><br />

FIGURA 18. CONSUMO TOTAL DE ALCOHOL EN PAÍSES EUROPEOS, 2003. CONSUMO PER CÁPITA.<br />

LITROS DE ALCOHOL PURO.<br />

Luxemburgo<br />

14,6<br />

República Checa<br />

13,7<br />

Hungría<br />

11,6<br />

Alemania<br />

10,7<br />

Ir<strong>la</strong>nda<br />

10,6<br />

Austria<br />

10,5<br />

Croacia<br />

10,3<br />

España<br />

10<br />

Francia<br />

10<br />

Eslovenia<br />

9,9<br />

Dinamarca<br />

9,8<br />

Estonia<br />

9,7<br />

Eslovaquia<br />

9,5<br />

Suiza<br />

9,4<br />

Portugal<br />

9,4<br />

Reino Unido<br />

9,3<br />

Chipre<br />

9<br />

Bélgica<br />

8,9<br />

Rusia<br />

8,9<br />

Región Europea<br />

8,8<br />

Lithuania<br />

8,6<br />

Latvia<br />

8,4<br />

Bosnia y Herzegovina<br />

8,3<br />

Ho<strong>la</strong>nda<br />

7,8<br />

Grecia<br />

7,7<br />

Fin<strong>la</strong>ndia<br />

7,7<br />

Italia<br />

7,6<br />

Rumanía<br />

7,4<br />

Polonia<br />

6,7<br />

Suecia<br />

5,6<br />

Is<strong>la</strong>ndia<br />

5,5<br />

Malta<br />

5,4<br />

Ucrania<br />

4,2<br />

Bulgaria<br />

5<br />

Noruega<br />

4,8<br />

Be<strong>la</strong>rús<br />

4,8<br />

Azerbayán<br />

3,1<br />

Kirguistán<br />

2,4<br />

Kazakhstán<br />

2,2<br />

Albania<br />

1,7<br />

Israel<br />

1,7<br />

Georgia<br />

1,3<br />

Armenia<br />

1,1<br />

Uzbequistán<br />

1<br />

Turquía<br />

1<br />

Turkmenistan<br />

0,7<br />

Tajikistan<br />

0,3<br />

0 2 4 6 8 10<br />

12<br />

14<br />

16<br />

Fuente:<br />

World Health Organization. Regional Office for Europe <br />

European health for all database (HFA-DB). <br />

104


tab<strong>la</strong>s y figuras<br />

FIGURA 19 PEVALENCIA DEL CONSUMO DE ALCOHOL POR GRUPOS DE EDAD. ESPAÑA 1994­<br />

2006.<br />

porcentaje<br />

100<br />

90<br />

80<br />

70<br />

60<br />

50<br />

40<br />

30<br />

20<br />

10<br />

0<br />

14 años<br />

15 años<br />

16 años<br />

17 años<br />

18 años<br />

Alguna vez<br />

1994 1996 1998 2000 2002 2004 2006<br />

Año<br />

porcentaje<br />

100<br />

90<br />

80<br />

70<br />