DICMHI, MVSA, VIRVM - Universidad de Salamanca

ada.usal.es

DICMHI, MVSA, VIRVM - Universidad de Salamanca

FRANCISCO CORTÉS GABAUDAN

Y JULIÁN VÍCTOR MÉNDEZ DOSUNA (Eos.)

DICMHI, MVSA,

VIRVM

Homenaje al profesor Antonio López Eire

Departamento de Filología Clásica e Indoeuropeo

EDICIONES UNIVERSIDAD DE SALAMANCA


ACTA SALM ANTICENSIA

ESTUDIOS FILOLÓGICOS

326

Ediciones Universidad de Salamanca

y los autores

1.a edición: mayo, 2010

I.S.B.N.: 978-84-7800-201-6

Depósito legal: S. 565-2010

Ediciones Universidad de Salamanca

www.eusal.es

eus@usal.es

Impreso en España - Printed in Spain

Trafotex Fotocomposición, S. L.

www. trafotex.com

info@trafotex.com

Impresión y encuademación:

Gráficas Varona, S. A.

Salamanca

Todos los derechos reservados.

Ni la totalidad ni parte de este libro

puede reproducirse ni transmitirse

sin permiso escrito de

Ediciones Universidad de Salamanca

CEP. Servicio de Bibliotecas

DIC mihi, musa, uirus : homenaje al profesor Antonio López Eire / Francisco Cortés Gabaudán

y Julián Víctor Méndez Dosuna (eds.). —1.a ed.— Salamanca : Ediciones Universidad de Salamanca, 2010

726 pp. — (Acta salmanticensia. Estudios filológicos ; 326)

Textos en español, inglés, italiano y portugués.

1. López Eire, Antonio-Discursos, ensayos, conferencias. 2. Griego (Lengua)-Discursos, ensayos,

conferencias. 3. Literatora griega-Discursos, ensayos, conferencias. I. López Eire, Antonio.

II. Cortés Gabaudán, Francisco. III. Méndez Dosuna, Julián.

082.2 López Eire, Antonio

811.14'02 (082.2)

821.14'02 (082.2)

ÍNDICE

PRESENTACIÓN 13

PUBLICACIONES DE ANTONIO LÓPEZ EIRE 17

ANA AGUO

Lo absoluto, el sueño, la sílaba om y dos poemas crepusculares: Una reflexión

intercultural 31

TOMÁS ALBALADEJO

Los géneros retóricos y el análisis interdiscursivo 39

M.a LUISA DEL BARRIO VEGA

Observaciones lingüísticas sobre el Polyandrion de Ambracia 47

VICENTE SECARES

«Retórica y Poética» 55

CLAUDE BRIXHE

Quelle koiné en Macédoine au debut de notre ere? Le test de Leukopétra 61

JOSÉ ANTONIO CABALLERO LÓPEZ

En torno al decreto de Cremónides 69

INÉS CALERO SÉCALE

Terminología jurídica cretense en materia de familia y propiedad: del uso en

la lengua común atecnicismo 77

ALBERTO CANTERA

El verbo baw- y el papel del optativo en la generalización de é en las desinencias

del persa medio 87

JOSEFA CANTÓ LLORCA

Una cita de Cinna en Isidoro, Etym. 6.12 ,. , 97

AMELIA CASTRESANA

La palabra como Ars luris 105


El verbo baw- y el papel del optativo en la

generalización de é en las desinencias del persa medio

ALBERTO CANTERA

Universidad de Salamanca

En persa moderno temprano encontramos formas de presente del verbo baw- 'ser,

llegar a ser' formadas a partir de dos temas diferentes: uno «largo» buw- (formas

como 2.sg. buwe, l.pl. buwim, 3.pl. buwand) y un segundo «breve» b-, del que están

atestiguadas las formas de 1 .sg. bam; 2.sg. bi, 2.pl.. bed, 3.pl. band, además del precativo

(antiguo subjuntivo) bád (Lazard 1963: 112). Lazard (1963: 143) explica estas formas

recurriendo a la desaparición ocasional de w intervocálica que encontramos también en

otras formas verbales como sed por sawéd. Esta pérdida se ha generalizado en las formas

coloquiales del persa moderno para algunos verbos (mi-se por mi-sawad), algunos de

ellos incluso con w procedente de proto-iraniop (mi-re por mi-rawe de raftan 'ir').1

Es muy poco probable que esta explicación convenga para el verbo baw-, puesto que

las formas sin w aparecen ya en persa medio, lo que no ocurre en el caso de otros verbos.

Formas sin w aparecen junto a formas con w también en sogdiano y en otras lenguas

modernas (Schaeder 1941: 195). Por ello Schaeder (1941) buscó una explicación

diferente. En su opinión las formas breves (tipo bed) tendrían su origen en un cruce

entre el verbo ah- 'ser' y baw- 'llegar a ser'. Las formas breves del verbo baw- serían

analógicas de las correspondientes formas del verbo ah-;

l.sg.ind.

2.sg.ind.

S.sg.ind.

hom 1 ham

he

así

bom 1 bam

be

bed

1 Este trabajo ha sido el resultado de numerosas conversaciones con Juan José Ferrer Losilla en el curso

de la realización de su trabajo de grado Las desinencias verbales del persa medio, Salamanca 2009. La recopilación

del material del persa medio es mérito suyo.


88 ALBERTO CANTERA

l.pl.ind.

2.pl.ind.

S.pl.ind.

S.sg.subj.

S.pl.subj.

S.sg.opt.

hem / hom

hed

hend (sic)

hád

hánd

he(h)

bem I bom

bed

bend

bád

bánd

be(h)

El proceso habría comenzado ya en persa antiguo, donde la 3. sg. biyá es probablemente

un cruce de optativo aoristo *buyá (av. buiiat, i.a. bhüyát) con el optativo presente *hiyá

(av. hiiát, i.a. syát).

Sin embargo, aunque esta explicación es la más probable para la forma del persa

antiguo, presenta algunas dificultades para las formas del persa medio. En primer lugar,

se explica el subjuntivo bád I band como analógico de hád I hánd a pesar de que bád y

bánd podrían ser formas continuadoras regulares de las formas antiguas de subjuntivo

(bauáti I bauánti), pero de ningún modo las formas hád I hánd. La misma argumentación

podría ser cierta también en el caso del optativo (vid. infrd). Además la explicación

analógica falla evidentemente en la forma de 3.sg., pues así no puede ser el modelo de

bed. Por otro lado, esta explicación no da cuenta de una cierta distribución modal que se

percibe en algunos estadios de lengua (tanto del persa medio como del persa moderno

temprano).

Las formas de presente del verbo baw- atestiguadas en el Sáhnáme de Ferdousi son

las siguientes (Wolff 1935: 154):

— tema buw-: l.sg. buwam, 2.sg. buwT, 3.sg. buwad, l.pl. buwím, 2.pl. buwéd, 3.pl.

buwand', 2.pl. impvo buwéd', 3.sg. subj. buwá, buwád

— tema b-: 3.sg. subj. bád, 2.pl. impvo bed

— tema bás-: l.sg. básam, 2.sg. bási, 3.sg. basad, l.pl. básím, 2.pl. báséd, 3.pl.

básand; 2.sg. impvo bás, 2.pl. báséd. El tema bás- es evidentemente secundario

y se ha generalizado a partir de la forma de 2.sg.impvo bás. Esta forma deriva

muy probablemente del tema de subjuntivo bá- < *baua- independientemente del

origen que se proponga para la desinencia -s.

En el Sáhnáme, por tanto, se puede percibir todavía una cierta distribución modal

de los diferentes temas: el tema b- está restringido al subjuntivo e imperativo. En el

persa medio maniqueo encontramos una distribución modal muy similar. Ahí el tema

b- sólo aparece en el subjuntivo (éác/, 3.pl. bánd) y en el optativo (3.sg.

bé(h) ). Es posible que el imperativo de 2.pl. del Sáhnáme sea desde el punto de

vista formal y diacrónico un antiguo optativo, en cuyo caso la distribución del Sáhnáme

coincidiría con la del persa medio maniqueo.

La forma normal de 2.sg.impvo es en persa medio el tema de presente puro, p.ej. bar

'lleva', del verbo burdan, bar-. Sin embargo, ya Tedesco (1923: 306) señaló que hay en

pahlaví (especialmente en la traducción pahlaví del Avesta)2 formas de imperativo con

2 Pero también encontramos formas fuera de la traducción pahlaví del Avesta: kiine (PRDd 17dl), dahé

(WZ 11.8), gówe (WZ 30.47).

'

EL VERBO BAW- Y EL PAPEL DEL OPTATIVO EN LA GENERALIZACIÓN DE E 89

una desinencia -e junto a formas con el tema puro. La forma en -e continúa también el

Sáhnáme (Tedesco 1923: 306) y en persa moderno temprano (Lazard 1963: 339).3

La interpretación de estas formas ofrecida por Tedesco es que las formas de

imperativo con tema puro continúan la forma de imperativo de los antiguos temas en

-a (bar < *bard) y las formas en —é reflejan la generalización del tema en —cría- (haré <

*baraia). Sin embargo, esta explicación no parece la más verosímil. Hace algunos años

propuse (Cantera 1999: 190) que los imperativos en -é en realidad continúan la 2.sg.

opt.pres. que aparece con función prescriptiva tanto en avéstico como en persa antiguo.

A favor de esta interpretación habla el hecho de que para los imperativos en -é de la

traducción pahlaví del Avesta se utiliza frecuentemente una desinencia que es en origen

una desinencia de optativo. Así pues, baré continuaría Abarais frente a bar que vendría

de *bara, pero ambos serían homofuncionales. Por ello, en el Sáhnáme, por ejemplo, se

puede utilizar una u otra forma en función de las necesidades métricas.

Si para la 2.sg. del imperativo se usaba la 2.sg.opt. junto al antiguo imperativo, es

posible suponer que para la 2.pl.impvo también se pudo usar la forma correspondiente

de optativo. Esto permitiría distinguir el imperativo de la forma correspondiente de

indicativo, ya que las formas de 2.pl. imperativo e indicativo eran idénticas (*barad <

* barata). Así pues, béd (2.pl.impvo) en el salterio podría ser un antiguo optativo

pák (Hübschmann 1895: 168;

Klingenschmitt 2000: 213). La evolución esperada de las formas de subjuntivo sería la

siguiente:

1.

2.

3.

sg.

*bán


90

ALBERTO CANTERA

1.

2.

3.

sg-

*be paralela a una forma anterior con

claro valor de presente-futuro. En un texto relativamente tardío podría tratarse, sin embargo, de un error.

EL VERBO BAW- Y EL PAPEL DEL OPTATIVO EN LA GENERALIZACIÓN DE E 91

que, como hemos visto, podría derivar del antiguo optativo y sería regular; 3. bami bom

l.pl-pres.ind. (Ix en el canon). Esta última forma parece mostrar que, al menos

en la época de la redacción del canon o incluso de copia del texto8, se había extendido el

uso de b- a formas de indicativo, como ocurre más tarde en el persa moderno temprano.

Por otro lado, ya en persa medio maniqueo se percibe claramente una extensión

del tema baw- también al subjuntivo y al optativo. Las formas antiguas de tema en b-

quedan como arcaísmos. Así encontramos en persa medio maniqueo una conjugación

completa de subjuntivo construida sobre el tema baw-: l.sg. bawán, 2.sg. bawá, 3.sg.

bowád, l.pl. bawam, 2.pl. bawád, 3.pl. bawand. De hecho, las formas en baw- son más

frecuentes, lo que demuestra que son las formas productivas, frente a bad, b and que son

arcaísmos residuales. El optativo, que no es ya productivo en persa medio maniqueo,

sino sólo una categoría residual, presenta el tema b- esperado en todas las ocasiones,

salvo en una (bawe M545 VIO).

En cuanto al pahlavi, la situación es compleja. En la mayoría de las ocasiones se utiliza

el heterograma YHWWNpaia el verbo baw- de forma que desconocemos la lectura. No

obstante, las siguientes formas aparecen corno eteogramas: S.sg.ind. béd , 2.pl.impvo béd


92 ALBERTO CANTERA

EL VERBO BAW- Y EL PAPEL DEL OPTATIVO EN LA GENERALIZACIÓN DE E 93

• formas arcaicas de 3.sg. sincopadas

• formas de l.sg. ypl.

Junto a la desinencia habitual de 3 .sg. encontramos en pahlaví en determinados

verbos (sólo en escritura eteográfica) una desinencia . Algunas de estas formas

coinciden con formas en persa medio maniqueo con la desinencia en lugar de la

habitual . Estas formas se interpretan como formas sincopadas de antiguos verbos

temáticos en a: bard< *bárati, kund< *hmáti, etc. (Tedesco 1923: 303; Klingenschmitt

2000). Se trata de formas de verbos de uso frecuente y pueden considerarse arcaísmos

que han resistido junto a las formas con extensión de las desinencias con —e (kunéd,

baréd).

Las desinencias de 1 .sg. y pl. en persa medio maniqueo son varias e intercambiables

para el singular y plural. En parto maniqueo, el panorama es, en cambio, bastante

simple: -sm para ambos números que puede derivar tanto de los temas en aia (-am <

*-aiámi; -am < *- aiamd) (Ghilain 1939: 112) como de los temas temáticos (-am < -ami;

-am < *-amd). En persa medio hay evidencia de extensión, al menos parcial, de e para

la l.sg. en persa medio maniqueo, donde la desinencia es la más frecuente. Sin

embargo, es cierta también la preservación de formas sin é. En persa medio epigráfico

y en el salterio encontramos la grafía (pme. , , pms.

, ) que grafía -aml-om. También en persa medio maniqueo encontramos

la grafía para —om < *-am(i)w, si bien esta grafía aparece sólo en tres ocasiones

y siempre en el mismo fragmento (M 842). En pahlaví encontramos, junto a la grafía

—ym, también las grafías y .

También para la l.pl. encontramos, junto a la frecuente presencia de una desinencia

—ém < *-áiama, signos claros de la preservación de los antiguos temas en -a como

la existencia de la desinencia en eteogramas en persa medio epigráfico". En

persa medio maniqueo encontramos también , si bien de 10 atestiguaciones

(exceptuando las del verbo 'ser') 8 aparecen en el mismo fragmento (M28). También en

pahlaví encontramos junto a . Si bien la distribución del persa moderno

(-am para la l.sg., -im para la l.pl.) parece operar ya en persa moderno temprano,

encontramos allí todavía formas en -m para l.pl. (Lazard 1963: 265).

Parece pues claro que la extensión de las formas en e fue progresiva y que en

ninguna fase del persa medio desaparecieron totalmente todas las formas del antiguo

tema temático. La última persona en ser afectada por la generalización fue la primera.

En estas condiciones no se entiende fácilmente la motivación para la universalización

de las formas en e y mucho menos el hecho de que afectase en menor medida a la

primera persona que al resto. Además, si hay que poner en relación este hecho con la

generalización de los antiguos verbos en aia, que presentan mayoritariamente estructura

causativa, es llamativo que se haya generalizado sólo el sufijo aia (I e), pero no la

10 Las formas en —ém también presentan la misma abreviación de la á en persa medio, ya que de lo

contrario el resultado sería — Sm como en parto y no —ém (


94

ALBERTO CANTERA

EL VERBO BAW- Y EL PAPEL DEL OPTATIVO EN LA GENERALIZACIÓN DE E

95

lado, la 2.pl.ind. de los verbos en —a era diferente en función de la consonante final del

tema: si la consonante final del tema de presente no era una oclusiva diferente de t se

sincopaba la vocal temática y no lo hacía caso de que la última consonante del tema

fuese una oclusiva diferente de t. Había, por tanto, formas de 3.sg. bard< *bárati frente

a *nihumbad < *nihumbati. La existencia de un optativo-imperativo en —éd que era

homofuncional con las formas antiguas sincopadas o no y el hecho de que esta forma

coincidiese funcionalmente con las formas de los verbos en aia favoreció el uso de

la forma baréd no sólo para el imperativo-optativo, sino también para el indicativo,

evitando así formas irregulares del tipo bard.

La situación resultante sería la siguiente:

l.sg.

2,sg.

3.sg.

l.pl.

2.pl.

3.pl.

Verbos en a

Indicativo

baram/barom

bare

bard/

nihumbad

baram/barom

bared

barand

Imperativo

bar

[bar(h)]

Optativo

(/Imperativo)

baré

baré

baréd

Verbos en cna

Indicativo Imperativo

dárém

daré

dáréd

dárém

dáréd

dárend

dar

dáréd

Optativo

Una vez eliminadas las formas «irregulares» de 2.sg. y pl. al ser sustituidas por las

formas de imperativo-optativo correspondientes, la única forma irregular del paradigma

era la 3.sg. que presentaba también formas sincopadas o no según la naturaleza

de la consonante final. Para evitar esta irregularidad se recurrió a las formas en -éd

influenciadas por la homofonía de los verbos en -e en virtud de un simple proceso

analógico:

daré

En conclusión, el tema breve b- del verbo baw- probablemente tiene su origen

en formas regulares de subjuntivo y optativo. La extensión del tema breve al modo

indicativo pudo estar facilitada por una tendencia más generalizada: la influencia del

modo optativo en la generalización de la é predesinencial del persa medio. Esta e se ha

atribuido tradicionalmente a la sustitución de los antiguos verbos en a por sus equivalentes

en aia. Aquí he intentado mostrar que es muy probable que en esta extensión el antiguo

optativo (conservado fundamentalmente en la 2.sg. y pl. como equivalente funcional del

imperativo) haya desempeñado un papel considerable en este proceso.

REFERENCIAS

CANTERA, A. (1999), «Die Stellung der Sprache der Pahlavi-übersetzung des Avesta innerhalb des

Mittelpersischen», Studia Irónica 28, 173-204.

DURKIN-MEISTERERNST, D. (2002), «The uses of baw- in Parthian», Irán: questions et connaisances.

Vol. I: lapériode ancienne (P. Huyse, ed.), 47-62, Louvain-Paris.

GHILAIN, A. (1939), Essai sur la langueparthe. Son systéme verbal d'aprés les textes manichéens

dit Turkestan oriental, Louvain.

HÜBSCHMANN, H. (1895), Persische Studien, StraBburg.

HUYSE, P. (2003), Le y final dans les inscriptions moyen-perses et la loi rythmique proto-moyenperse,

París.

RLINGENSCHMITT, G. (2000), «Mittelpersisch», Indoarisch, Iraniscsh imd die Indogennanistik.

Arbeitstagung der Indogermanischen Gesellschaft, 2. bis 5. Oktober 1997, 191-230,

Erlangen.

LAZARD, G. (1963), La langue des plus anciens momtments de la prosepersone, Paris

NYBERG, H. S. (1964), A Manual ofPahlavi. Part I: Texts, Wiesbaden.

SCHAEDER, H. H. (1941). «Mittel- und neupersisch bas 'sei'», Orientalische Literatur Zeitung 44,

193-201.

TEDESCO, P. (1923), «a-Stámme und aya-Stámme im Iranischen», Zeitschrift für Indologie und

Iranistik 2, 281-315.

WOLFF, F. (1935), Glossar zu Firdosis Schahname, Berlín.

3.sg

2.pl.

X

bared

dared

dared

X = bared

Algunas formas frecuentes (bard, kund) se conservaron como arcaísmos hasta fecha

bastante reciente. En virtud de este proceso analógico se creó para el verbo baw- la 3.sg.

bed, frecuentemente atestiguada en pahlaví. Siendo la 2.pl. béd, para la 3.sg. se espera

bédpor analogía con 3.sg. dared 12.pl. dáréd.

Posteriormente la presión de la 2.sg. y 2.pl. atrajo a la 3.pl. al grupo de personas

con formas en e. Este proceso se había culminado ya en época del salterio, pues ya allí

encontramos formas de 3.pl. en —end . La l.sg. y pl. fueron las últimas en ser

influenciadas por este proceso. Este retraso pudo estar motivado por varios intentos en

direcciones divergentes de diferenciar la l.sg. de la l.pl.

More magazines by this user
Similar magazines