« La guerra civile di Spagna – che insanguinò la penisola iberica ...

circe.lett.unitn.it

« La guerra civile di Spagna – che insanguinò la penisola iberica ...

el único que recibía sueldo, y cuando tuvo que ir al frente por la llamada de su quinta

fue substituito por Gil-Albert.

A más de los redactores había un « Consejo de Colaboración » con nombres de

prestigio: León Felipe, Antonio Machado, José Moreno Villa, Angel Ferrant, José

Bergamín, Tomás Navarro Tomás, Rafael Alberti, José Fernandez Montesinos,

Rodolfo Halfter, José Gaos, Dámaso Alonso, Luis Lacasa, Joaquín Xirau, Pedro Bosch

Gimpera, Benjamín Jarnés, Enrique Díez-Canedo, Luis Cernuda, Corpus Barga, Juan

José Domenchina, Carles Riba, Juan de la Encina y Emilio Prados. A parte de

colaborar con sus escritos, los del « Consejo » no partecipaban en las decisiones,

simplemente aprobaban lo que hacían los redactores y por el mero hecho de ser

nombrados en el última página de cada número avalaban la revista. Entre ellos habían

las figuras más representativas del país, profesores, escritores, músicos, arquitectos,

artistas, y muchos hacían parte de la Alianza de Intelectuales Antifascistas. La mayoría

vivía en la “Casa de la Cultura” de Valencia al ser evacuados de Madrid en noviembre

1936 juntos con el Gobierno de la República.

El título Hora de España también surge de una conversación entre amigos, Rafael

Dieste propuso “La Hora de España” y Moreno Villa encontró más elegante el título

sin La. Pero es interesante ver el porqué de ese título, y la explicación la encontramos

en el Propósito del primer número :

El título de nuestra revista lleva implícito su propósito. Estamos

viviendo una hora de España de trascendencia incalculable. Acaso su

hora más importante. [...] Si es la hora del alba, nuestros actos serán

levantarnos, asearnos, agarrar las herramientas y empezar la tarea de esta

hora. Y todas estas operaciones irán teñidas forzosamente del color de la

luz que hay y del frío del amanecer y transida por los sonidos mañaneros

y por la animación matutina. Si fuese la hora del mediodía o la del

ocaso, nuestros movimientos serían otros, y también la luz y los sonidos.

12

More magazines by this user
Similar magazines