formato pdf - Our Planet

ourplanet.com

formato pdf - Our Planet

Nuestro Planeta

Tomo 14 No 4

La revista del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

EL AGUA,

EL SANEAMIENTO,

Y LA GENTE

Roh Moo-hyun

Acción para el futuro

Børge Brende

Convirtiendo las palabras en

acciones

Ronnie Kasrils

Una mano lava a la otra

Kwak Kyul-ho

Un recurso frágil

Poul Nielson

Haciendo realidad el sueño

Eveline Herfkens

Agua para quitar la pobreza

Gourisankar Ghosh

Flujo de abajo arriba


Nuestro Planeta

www.ourplanet.com

3 Editorial

Klaus Toepfer, Director Ejecutivo,

PNUMA

4 Acción para el futuro

Roh Moo-hyun, Presidente

de la República de Corea

5 Convirtiendo las palabras

en acciones

Børge Brende, Ministro para el Medio

Ambiente, Noruega, y Presidente de la

Comisión de las Naciones Unidas

sobre el Desarrollo Sostenible

7 Una mano lava a la otra

Ronnie Kasrils, Ministro para Asuntos

Hídricos y Silvicultura de la República

de Sudáfrica

12 Haciendo realidad el sueño

Poul Nielson, Comisionado de la UE

para Desarrollo y Ayuda Humanitaria,

y Oficial Ejecutivo en Jefe de la

Oficina de EuropeAid Co-operation

14 Agua para quitar la pobreza

Eveline Herfkens, Coordinadora

Ejecutiva del Secretario General de

las Naciones Unidas para la

Campaña de los Objetivos de

desarrollo para el milenio

Rutty Rajmehunsing/PNUMA/Topham

19 Enfoque en el saneamiento

Cees van de Guchte, Jefe

de Proyectos en la Oficina de

Coordinación PNUMA/PAM, La Haya,

Países Bajos, y Veerle Vandeweerd,

Coordinador, PAM, Jefe del Programa

de Mares Regionales, y Director

Adjunto, División de Implementación

de Política, PNUMA

22 En una ciudad como Mumbai

Kalpana Sharma, Editora Adjunta del

periódico The Hindu, Mumbai

24 Flujo de abajo arriba

Gourisankar Ghosh,

Director Ejecutivo del Consejo

Colectivo de Suministro de Agua

y Saneamiento, Ginebra

Sanjay Acharya/PNUMA/Topham

10 Gente

27 Publicaciones y productos

11 Un recurso frágil

Kwak Kyul-ho, Ministro para

el Medio Ambiente de la República

de Corea

16 De un vistazo: Agua y saneamiento

Teddy A. Suyasa/PNUMA/Topham

28 Regando tierras sedientas

Luis Cáceres Villanueva, Profesor

Adjunto de Ingeniería Química

en la Universidad de Antofagasta, Chile

30 Paz a través de los parques

Gerardo Budowski, Profesor Emérito

del Departamento de Recursos Naturales

y Paz en la Universidad para la Paz,

Costa Rica

Banson

18 Perfil estelar: Angélique Kidjo

La cantante y compositora de canciones,

oriunda de Benin, habla de sus

preocupaciones para el futuro

32 Llegando a los que no son oídos

Suvecha Pant, Coordinadora de la página

de ciencias y periodista, The Kathmandu

Post, Nepal

Nuestro Planeta,

la revista del Programa de las Naciones Unidas

para el Medio Ambiente (PNUMA)

PO Box 30552, Nairobi, Kenia

Tel: (254 20) 621 234; Fax: 623 927;

Télex: 22068 UNEP KE

cpiinfo@unep.org

www.unep.org

ISSN 1013-7394

Director de Publicación: Eric Falt

Editor: Geoffrey Lean

Coordinación: Naomi Poulton

Redactor: Nick Nuttall

Directora de Suscripciones: Manyahleshal Kebede

Diseño: Roger Whisker

Traducción: Michelle Marx

Realización: Banson

Editor de la red: Chris Cypert

Impreso en el Reino Unido

Portada: O. M. Lyushakov/PNUMA/Topham

El contenido de esta revista no refleja necesariamente las opiniones ni las políticas del PNUMA, ni de los editores, ni constituye un

boletín oficial. Las designaciones utilizadas y la presentación no implican la expresión de ninguna opinión por parte del PNUMA

sobre la situación legal de ningún país, territorio o ciudad o sus autoridades, ni sobre la delimitación de sus fronteras o límites.

El contenido sin copyright de esta revista puede reproducirse en forma gratuita, siempre y cuando se cite Nuestro Planeta y se

nombre el autor o fotógrafo correspondiente, se informe a los directores y se les envíe una copia justificativa.

Nuestro Planeta acepta artículos, reseñas, ilustraciones y fotografías pero no puede garantizar su publicación. Los manuscritos,

fotos y material gráfico no solicitados no serán devueltos.

Suscripciones: Si desea recibir Nuestro Planeta regularmente y no está incluido actualmente en nuestra lista de direcciones,

sírvase contactar a Manyahleshal Kebede, Directora de Suscripciones, Nuestro Planeta, para pedir detalles de suscripción, indicando

su nombre y dirección y el idioma de su preferencia (español, francés, inglés).

Cambio de domicilio: Rogamos envíe su etiqueta de dirección, junto con su nueva dirección, a Manyahleshal Kebede, Directora

de Suscripciones, Nuestro Planeta, UNEP, PO Box 30552, Nairobi, Kenia.

Esta revista está impresa en papel totalmente fabricado con desechos reciclados. La etapa de blanqueo utiliza un

sistema no nocivo para el medio ambiente.

2


Nuestro Planeta

De la oficina de

KLAUS TOEPFER

Secretario General

Adjunto de las Naciones

Unidas y Director Ejecutivo

del PNUMA

PNUMA

Esta edición de Nuestro Planeta

coincide con el Consejo de

Administración/Foro Ministerial

sobre el Medio Ambiente del PNUMA

en Jeju, República de Corea, donde el

agua y saneamiento será el tema

central de muchos de los debates. Su

importancia es subrayada por un

informe de la Asociación Mundial para

el Agua que destaca el rol de mejorar

la disponibilidad de suministros de

agua limpia y sana en el esfuerzo

de alcanzar muchos de los Objetivos

de desarrollo para el milenio de las

Naciones Unidas.

Esto, desde luego, es vital si hemos

de reducir a la mitad, para 2015, la

proporción de los habitantes hambrientos

en el mundo y las personas

que viven con menos de un dólar por

día. El agua es el factor clave en la

agricultura y otras actividades económicas.

¿Pero qué sucede respecto a

la igualdad de género y la educación,

donde la meta es asegurar que todos

los niños completen sus estudios de

escuela primaria y que ambos sexos

tengan igual acceso a enseñanza

primaria y secundaria?

El informe deja bien en claro que

mejor agua y saneamiento significa

menos niños enfermos, y por ende una

mejor y más previsible asistencia a la

escuela, mientras los baños o servicios

separados también aumentan la

presencia de las niñas. Entretanto,

muchas niñas y mujeres jóvenes en los

países en desarrollo están encargadas

por sus familias y comunidades de

buscar agua todos los días, una tarea

cansadora que lleva mucho tiempo y

socava la asistencia a la escuela y la

posibilidad de hacer los deberes.

Además, tener recursos de agua y

saneamiento cerca de casa también

significa que las jóvenes corren menos

peligro de ser acosadas o agredidas

sexualmente.

Los Objetivos de desarrollo para el

milenio también cubren la mortalidad

materna, la mortalidad infantil, las

principales enfermedades y la sostenibilidad

medioambiental. El suministro

de agua limpia reducirá los riesgos

tanto para las madres como para los

bebés. El ordenamiento del agua

puede reducir la difusión de enfermedades

como la malaria, así como la

susceptibilidad al VIH/SIDA. Una gestión

racional del agua también es

crítica para conservar los ríos, lagos,

pantanos y otros sistemas de agua

dulce de los que muchas personas

dependen para recursos como pescado

y agua potable.

El informe de la Asociación

considera “el ordenamiento integrado

de los recursos hídricos” —equilibrar

las necesidades de diferentes usuarios

de agua tales como la agricultura, la

industria y el público— y el estado de

los planes nacionales de ordenamiento

y aprovechamiento eficiente de

las aguas. El Plan de Implementación

de la Cumbre Mundial sobre el

Desarrollo Sostenible hacía un

llamado a la elaboración de dichos

planes para el año 2005 como parte

del mapa de ruta para alcanzar los

Objetivos de desarrollo para el

milenio.

El informe destaca el progreso en

regiones y países como América Central,

Australia, Tailandia, Burkina

Faso, Polonia y Uganda, subrayando

cómo las naciones se han concentrado

en asuntos de agua y saneamiento a

través del Año Internacional del Agua

Dulce 2003.

Otros temas propuestos para discusión

en Jeju incluyen el asunto de

cómo reforzar la base científica del

PNUMA. Hace algunos meses, en la

oficina central del PNUMA en Nairobi,

Kenia, los gobiernos acordaron que

dos asuntos amplios necesitan mayor

estudio científico.

Uno de ellos es la conexión entre la

pobreza y el medio ambiente, o dicho

en otra manera, la conexión entre un

medio ambiente sano y la riqueza y

prosperidad. Instintivamente, al parecer

estas relaciones existen, pero

cuantificarlas y señalar y distinguirlas

con precisión requiere mayor examen.

El otro asunto es la conexión entre la

degradación del medio ambiente y el

conflicto. Aclarar estas conexiones se

hará aún más urgente en el siglo XXI, a

medida que el número de habitantes

que viven en este maravilloso planeta

azul va aumentando más allá de los

6.000 millones actuales.

Una cuestión clave es si un medio

ambiente en declinación automáticamente

desencadena inestabilidad y

conflicto, o si existen unas relaciones

más sutiles, más complejas entre

ambos. Hay casos en que no se ha

producido conflicto a pesar de tal declinación,

y otros donde ocurrieron. De

modo que es posible que un medio

ambiente degradado sea un factor

desencadenante de entre una serie

de factores.

Aquí también, el agua podría jugar

un papel central, si bien contraintuitivo.

Un reciente informe del

PNUMA – en colaboración con otras

agencias de la ONU incluso la

Organización para la Agricultura y la

Alimentación de las Naciones Unidas –

encontró que felizmente, los casos de

conflicto causado por recursos

hídricos escasos son raros. Al parecer,

las comunidades y naciones en riña

pueden estar en desacuerdo sobre

muchas cosas, pero aún cooperar en la

participación del agua cuando hace

falta. De modo que el agua puede

actuar como agente de paz, más bien

que una fuente de mayor tensión.

Esto subraya la idea de que estudiar

las conexiones entre conflictos y el

medio ambiente podría reportar

beneficios en crear un mundo más

pacífico y estable ■

SUS OPINIONES

Estaríamos interesados en conocer sus

reacciones y sus opiniones sobre los

asuntos planteados en este número de

Nuestro Planeta.

Sírvase enviar un e-mail a:

feedback@ourplanet.com, o escriba a:

Feedback, Our Planet, 27 Devonshire Road

Cambridge CB1 2BH, Inglaterra

3


Nuestro Planeta

ACCION

PARA

EL FUTURO

ROH MOO-HYUN

Presidente de la República de

Corea

Gobierno de la República de Corea

todos los pueblos. Y se han realizado

esfuerzos conjuntos para abordar

problemas regionales tales como la

desertificación, la contaminación

transnacional de la atmósfera y la

contaminación marina.

No obstante, queda mucho camino

por andar. Según se expresa en la

Declaración de Johannesburgo, las

medidas para aliviar la pobreza,

cambiar los patrones insostenibles de

consumo y producción —que derrochan

recursos— y conservar y proteger la

base de recursos naturales son

condición esencial para un desarrollo

sostenible. Al reconocer tales necesidades,

debemos dirigir nuestros esfuerzos

hacia buscar maneras de

encarar los problemas medioambientales

y traducirlas en acciones.

Si ha de haber cualquier forma de

vida, no es posible seguir evitando el

desarrollo sostenible. En esto, ningún

país puede ser una excepción. El

tiempo está acabando. Si no traducimos

en acciones los numerosos

acuerdos internacionales ya mismo,

crearemos una pesada carga no sólo

para el presente, sino también para el

futuro.

A esta luz, resulta muy valioso y

significativo llevar a cabo la octava

sesión especial del Consejo de

Administración y el Foro Ministerial

Mundial sobre el Medio Ambiente del

PNUMA en la República de Corea. La

isla de Jeju, donde se llevará a cabo el

Foro, ha sido designada como una

reserva de biosfera por la UNESCO.

Creo que la isla creará un hermoso

telón de fondo para una reunión

exitosa y que todos los participantes se

llevarán recuerdos felices del Foro.

Desde los años 1960, la República de

Corea ha experimentado numerosos

problemas medioambientales, como

por ejemplo el problema creado por el

precio de la rápida expansión económica

en un corto período de tiempo.

Reconociendo que, sin solucionar estos

problemas del medio ambiente, no es

posible mantener el crecimiento nacional,

el Gobierno coreano ha establecido

la Comisión Presidencial sobre el

Desarrollo Sostenible. Ya se han instituido

diversas medidas para apoyar el

medio ambiente, y la vida misma. En

particular, se ha dedicado un esfuerzo

mayor para crear un sistema para la

conservación del medio ambiente y

para armonizar el desarrollo y la conservación

de forma racional. Espero

que la experiencia coreana y su éxito

habrán de servir de valiosa base de

consulta para muchos países alrededor

del mundo.

Anticipo con gran placer el entusiasta

compromiso de los delegados

provenientes de numerosos países

a la Octava Sesión Especial del

Consejo de Administración y el Foro

Ministerial Mundial sobre el Medio

Ambiente del PNUMA, así como de los

miembros de organizaciones nogubernamentales.

Anticipo muchos y

significativos debates sobre asuntos

de preocupación común para toda la

humanidad ■

El siglo XXI es la era del medio

ambiente. La solución de los

problemas medioambientales se

ha convertido en la tarea fundamental

y más urgente para la supervivencia

humana, sin hablar siquiera de

nuestra prosperidad.

Durante las últimas décadas, los

países alrededor del mundo han

estado discutiendo asuntos medioambientales,

entre ellos el calentamiento

de la Tierra, la pérdida de

biodiversidad y el agotamiento de

recursos. En 1972 se celebró la

Conferencia de las Naciones Unidas

sobre el Medio Ambiente Humano; en

1992, la Conferencia de las Naciones

Unidas sobre el Medio Ambiente y el

Desarrollo. La Cumbre Mundial sobre

el Desarrollo Sostenible llevada a cabo

en la República de Sudáfrica en 2002

puso de relieve un detallado plan de

acción para la prosperidad común de

4

Gobierno de la República de Corea


Benu Sen/PNUMA/Topham

Convirtiendo

las palabras

en acciones

BØRGE BRENDE dice que los planes

acordados en la Cumbre sobre el

Desarrollo Sostenible Mundial de

Johannesburgo son la clave para

manejar el recurso más

precioso del mundo

La gestión racional del agua es la clave para el desarrollo

sostenible y para alcanzar muchos de los Objetivos de

desarrollo para el milenio y los compromisos

contraídos en la Cumbre de Johannesburgo. El agua es

esencial para la viabilidad y la sostenibilidad a largo plazo de

todos los ecosistemas del mundo. Y la salud de los

ecosistemas, por su parte, es crítica para la cantidad y la

calidad del suministro de agua. Las actividades humanas,

tales como el desarrollo de infraestructura, la modificación

del caudal de los ríos, la conversión de las tierras (como la

deforestación), mayor producción agrícola, la introducción de

especies foráneas, y la liberación de contaminantes,

trastornan el delicado equilibrio entre los recursos hídricos y

la sostenibilidad del medio ambiente.

Varias amenazas a la salud general de los ecosistemas, y

como consecuencia para su capacidad de proveer los

servicios de los cuales depende la vida humana, son

particularmente pertinentes al agua. El cambio climático —y

las consiguientes alteraciones en las características

meteorológicas, la distribución de las aguas, y las pesquerías—

ejercerán un serio impacto, por ejemplo, sobre los

ecosistemas marinos y los pequeños estados insulares en

desarrollo. Esto pondrá presión sobre las poblaciones

pobres, incapaces de protegerse de las inundaciones, la

erosión del suelo y la escasez de agua. La pérdida de

especies y de diversidad genética impacta la salud de los

ambientes marinos y costeros, así como las tierras húmedas.

Y en todo el mundo, las pesquerías, los ecosistemas marinos

y los hábitats costeros están degradando rápidamente debido

a la pesca excesiva y la contaminación causada por actividades

terrestres. Tratar estas amenazas a través de una

mejor ordenación del agua es un factor clave para mantener

la integridad de los ecosistemas.

En Johannesburgo fue reconocida la necesidad de concentrarnos

en el planeamiento y la gestión de los recursos hídricos,

y se acordó una meta a corto plazo, a saber: que todos

los países debían preparar planes para la gestión integrada

de los recursos hídricos para el año 2005. Pues, ¿cómo

vamos progresando? Al parecer, no demasiado bien. De

acuerdo a una encuesta de 96 países en desarrollo

emprendida por la Asociación Mundial para el Agua, sólo un

12% tienen probabilidad de alcanzar la meta; 45% necesitan

más apoyo para poder alcanzarla, y 43% necesitan apoyo

sustancial.

A las claras, también hay informes alentadores. Uganda y

Burkina Faso, con asistencia internacional, han pasado por

un proceso de planeamiento de gestión integrada de varios

años, con el resultado de la institución de nuevas políticas,

estrategias y leyes para el desarrollo y la ordenación de sus

recursos hídricos. Las nuevas políticas para el agua de

China, el proceso de la reforma del agua en Tailandia y la

India, y la reforma de las aguas servidas en el Brasil son

otros ejemplos de procesos de gestión integrada. Y podrían

mencionarse otros más. Pero el cuadro general da motivos

para seria preocupación: al parecer no estamos en la buena

senda para alcanzar las metas.

En primer lugar, la gobernanza es un asunto de importancia

crucial. Al nivel nacional, es necesario autorizar a diferentes

ministerios a trabajar conjuntamente, trabajar a


5


Nuestro Planeta

Las actividades humanas trastornan el

delicado equilibrio entre los recursos hídricos

y la sostenibilidad del medio ambiente

escala de cuenca fluvial (por ejemplo, a través de comités de

cuenca con diversas responsabilidades), trabajar con gobiernos

e interesados subnacionales, y proveer financiamiento

para convertir en realidad estas cosas. Es necesario establecer

programas e instituciones para proveer los datos

requeridos para análisis, colaboración interministerial,

instituciones de las cuencas, derechos y sistemas de

adjudicación de las aguas, y proveer políticas sobre gestión

integrada (que incluyan las tierras) y metas socioeconómicas

nacionales a ser alcanzadas para los recursos hídricos.

La Ley Nacional del Agua de Sudáfrica, el instrumento

clave para implementar la gestión integrada, especifica una

“reserva” como un instrumento para asegurar la sostenibilidad

medioambiental y proteger las necesidades humanas

básicas de agua. Esto se refiere tanto a la cantidad como a la

calidad del agua en el recurso. La Directiva Marco para el

Agua de la Unión Europea será el instrumento clave para

asegurar el uso sostenible del agua dentro de Europa: llama

a la protección general de la ecología acuática, la protección

específica de hábitats únicos y valiosos, la protección de los

recursos de agua potable, y a la protección de agua para

baño, todos a ser integrados para cada cuenca fluvial.

A nivel internacional, la estrategia del PNUMA para el

agua es un importante instrumento al discutir los aspectos

ambientales de los asuntos relacionados con el agua. Las

actividades del PNUMA relacionadas con la transferencia de

tecnologías ambientalmente racionales para la gestión del

agua y con las iniciativas de creación de conciencia en el

sector del agua son cruciales si hemos de cumplir nuestras

promesas de Johannesburgo.

Los retos en tratar el complejo entramado del medio

ambiente mundial, el desarrollo, y los recursos hídricos

consisten en reformar políticas e integrar consideraciones

de medio ambiente a la corriente principal de la toma de

decisiones económicas. Importantes lecciones aprendidas

de la experiencia sugieren que las crisis medioambientales,

sociales, de tierra y agua están estrechamente vinculadas

unas con otras, y que las intervenciones de sector único

relacionadas con el agua pueden empeorar las cosas. El

camino hacia un desarrollo sostenible a las claras involucra

una gestión integrada y holística de la tierra, el agua y los

ecosistemas. Para lograr esto, los planes de gestión integrada

son el instrumento clave. Será necesario integrarlos a

las estrategias nacionales de desarrollo —incluso a las

estrategias para la reducción de la pobreza— y deben ser

para el pueblo, del pueblo y por el pueblo. Los planes de

gestión integrada y las estrategias para la reducción de la

pobreza deben formar parte de los procesos nacionales de

planeamiento y presupuesto.

En segundo lugar, será necesario aumentar las contribuciones

a la gestión del agua de todas las principales fuentes

de finanza, tales como gobiernos domésticos, donantes, instituciones

financieras multinacionales, líderes comerciales,

inversores privados, donaciones voluntarias, y planes de

solidaridad. Será necesario mejorar la eficiencia de la utilización

de los recursos, junto al desarrollo de nuevos mecanismos

de financiación. Deberán recaudarse más fondos

localmente, mediante tarificación progresiva, recaudación de

impuestos y mercados de capital locales. Internacionalmente,

hará falta que cumplamos los compromisos contraídos

en la cumbre de Monterrey de 2002, y los mecanismos

financieros mundiales deberán reforzarse.

El Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) es un

mecanismo clave para el apoyo de nuestros esfuerzos de

manejar los recursos hídricos internacionales y proteger la

biodiversidad. El Fondo apoya proyectos de biodiversidad

relacionados con el uso sostenible de tierras húmedas y

aguas y tiene una impresionante carpeta de proyectos hídricos

internacionales con unos 140 países cooperadores. A

través de los mismos ha podido ayudar a los países a

especificar qué tipo de reformas deberían emprender y cómo

convendrá poner en operación el enfoque de gestión

integrada, incluso maneras de considerar los medios de vida

y la diversidad biológica.

Por último, debemos concentrarnos en la conservación

del agua. Muchos ríos y reservas subterráneas hoy están

vacíos debido a la forma derrochadora en que usamos el

agua. La UICN–la Unión Mundial para la Naturaleza, estima

que 1.400 millones de personas ya viven en cuencas fluviales

donde las extracciones de agua igualan o exceden lo que está

disponible, y así conducen a serio daño social y ambiental.

Implementando “caudales medioambientales” en las cuencas

fluviales del mundo es posible reparar el daño causado y

ayudar a evitar futuros conflictos. Estos aseguran que quede

agua suficiente en los ríos y sea manejada para asegurar

beneficios ambientales, sociales y económicos aguas abajo.

Como Presidente de la Comisión de las Naciones Unidas

sobre el Desarrollo Sostenible, veo nuestro principal reto

como la transformación de las palabras en hechos. La comunidad

internacional y los líderes mundiales han definido los

problemas. Han asumido los compromisos y fijado los plazos.

Ahora,”implementación” es la palabra clave. Durante los

próximos dos años, la Comisión dedicará su atención al agua,

al saneamiento y los asentamientos humanos. Conduciremos

una detenida revisión en nuestra sesión de abril de 2004.

Identificaremos obstáculos clave y mejores prácticas. En

suma, presentaremos una valoración del progreso (y de la

falta de progreso) hecho para alcanzar las metas. Y, cosa más

importante, de lo que es preciso hacer para alcanzarlas.

Los gobiernos nacionales son principalmente

responsables de manejar y desarrollar el agua y proveer

agua y servicios de saneamiento para todos. Pero nosotros, la

comunidad internacional, debemos intensificar nuestro

involucramiento. El nuestro debe ser un rol de facilitadores,

proveyendo financiamiento, asegurando que los problemas

de agua y saneamiento se mantengan a la cabeza de la

agenda en foros multilaterales, manteniendo el foco

internacional en los pobres. La encuesta emprendida por la

Asociación Mundial para el Agua indica claramente que

necesitamos intensificar nuestros esfuerzos y emprender

medidas sin demora.

El agua es el recurso más precioso del mundo. Su

distribución justa, estable y sostenible debe constituir una

prioridad en todos los países del mundo, particularmente en la

lucha contra la pobreza. Para obtener éxito, necesitamos

contar con una amplia gama de medidas y socios. Las

necesidades son grandes, pero así lo son las oportunidades,

para los gobiernos, para las empresas privadas y para el sector

civil. Las necesitamos a todas, y las necesitamos ahora ■

Børge Brende es Ministro para el Medio Ambiente, Noruega,

y Presidente de la Comisión de las Naciones Unidas sobre el

Desarrollo Sostenible.

6


Nuestro Planeta

Una mano

lava

a la otra

RONNIE KASRILS describe

cómo la colaboración y la

democracia participatoria

en su país están

excediendo las metas para

proveer agua segura y

saneamiento y combatiendo

la escasez de agua y la

ocurrencia de conflictos

Diez años atrás, el júbilo de la liberación

en Sudáfrica fue compartido

en muchos rincones del mundo,

cuando, después de largos años de amarga

lucha, el Congreso Nacional Africano

(CAN) finalmente tomó las riendas del

Gobierno. El 27 de abril de 1994, el

pueblo de la República de Sudáfrica,

negros y blancos, mujeres y hombres,

esperaron su turno pacientemente en

largas colas para emitir su voto. Ese día, y

todos los días que le siguieron, no

hubieran sido posibles sin el apoyo de

gente apasionada y comprometida en

todas partes del mundo. Lo que ha

sucedido en Sudáfrica desde entonces es

tanto el logro del movimiento antiapartheid,

que luchó con tanta dedicación

por nuestra liberación, como el logro del

pueblo de nuestro país.

Diez años en la vida de un país son

como unos pocos meses en la vida de un

individuo. La democracia sudafricana aún

está en su infancia, y sin embargo, ¡cuán

madura es ya, y cuántas promesas ya ha

cumplido entre nuestro pueblo!

Se estimó que en 1994, alrededor de 12

millones de habitantes carecían de acceso

a agua potable segura. Principalmente en

las zonas rurales, la gente debía buscar su

agua de manantiales, ríos distantes, o —si

eran afortunados— de pozos y perforaciones

a gran distancia. Las mujeres

rurales estaban condenadas a pasar

muchas horas de sus preciosos días

caminando para buscar agua. Algunas se

enfrentaban con el diario terror de ríos

infestados de cocodrilos. Del otro lado del

cerco, por supuesto, los sudafricanos

blancos tenían servicios iguales a los

mejores en Europa, incluso inodoros con

cisterna, baños y grifos y duchas en abun-


Gernigon-Spychalowicz/PNUMA/Topham

Rudramath Fraser/PNUMA/Topham

7


Nuestro Planeta

dancia, y hasta una plétora de piscinas.

Había dos mundos en un país.

El nuevo Gobierno reconoció la

prioridad del agua en la lucha por

la dignidad y el bienestar del pueblo. La

Constitución sudafricana también reconoce

esta realidad, garantizando el

derecho a acceso a agua suficiente. El

agua es, después de todo, un derecho

humano básico, fundamental para la vida.

Sobre esta base, el Gobierno inició un

importante programa, que diez años más

tarde ha llevado agua potable segura a casi

10 millones de habitantes, generalmente

en forma de grifos o canillas comunitarias

situadas a no más de 200 metros de sus

casas. Esto representa un logro notable,

testimonio del compromiso y la creatividad

de cientos de personas en el

Gobierno, en el sector privado y en

organizaciones no gubernamentales que

han trabajado sin descanso para

convertirlo en una realidad.

La lucha de género en nuestro país ha

sido integrada a este proceso. Frances

Baard, una magnífica y fuerte mujer, líder

en el movimiento sindical y en el CAN,

dijo en cierta ocasión: “Nosotros sabemos

que no existe libertad para los hombres

que no sea también para las mujeres”.

Bajo apartheid, las mujeres negras en

Sudáfrica se enfrentaban con la triple

carga de discriminación de raza, género y

clase. Posiblemente el reto mayor consiste

en asegurar que la mujer esté potenciada

para ocupar su justo lugar junto al

hombre, como socia igual en el drama de

la vida. Innumerables mujeres ahora están

libres del trajín y el esfuerzo de buscar

agua a grandes distancias; y muchas más

fueron liberadas de la agonía de cuidar a

miembros de su familia enfermos por

agua contaminada y falta de higiene; y las

mujeres ahora pueden vivir con la cabeza

alta como miembros de comités de

agua, como trabajadoras en proyectos

de agua, como ciudadanas de Sudáfrica.

Los Objetivos de desarrollo para el

milenio han fijado la meta de reducir a la

mitad la proporción de personas sin

acceso a agua potable segura para el año

2015. Sudáfrica ya se ha adelantado a su

meta y está bien encaminado en su

empeño de asegurar que todo el mundo

tenga acceso a agua segura para beber. No

obstante, las cifras del censo más reciente

muestran que nos queda bastante camino

por andar. Por lo menos 5 millones de

habitantes todavía obtienen agua de

fuentes inaceptables. Para 2008 también

habremos suministrado agua a estas

personas. Pero también hemos reconocido

que esto no basta, y nos hemos fijado

metas aún más ambiciosas. Necesitamos

ahora mejorar el servicio para quienes lo

han recibido, aumentar la cantidad de

agua disponible para los hogares, y traerlo

más cerca que 200 metros. Necesitamos

llevar más adelante la tarea, empeñarnos

en mejorar cada vez más los servicios que

podemos proveer. Este es un reto mayor

que nos mantendrá ocupados por muchos

años por venir.

En diversos momentos, fue importante

para los sudafricanos detenernos y hacer

una nueva valuación de lo que estábamos

haciendo. El primer reto verdadero fue un

serio brote de cólera. Si bien las intervenciones

del Gobierno lograron mantener

las muertes a un mínimo, obligó al

Departamento de Asuntos Hídricos y

Silvicultura a reconsiderar su estrategia.

Era evidente que proveer agua no era

suficiente para impedir la aparición de la

enfermedad.

Animada por el apoyo internacional y

la pericia local, Sudáfrica empezó a

ocuparse más intensamente en el campo

del suministro de saneamiento, e inició

una vasta campaña de salud e higiene.

“Agua, saneamiento e higiene” se convirtió

en el lema del país, en su forma

abreviada “WASH!”. Este programa fue

defendido en foros internacionales así

como en Sudáfrica. Con la consigna

“Saneamiento es Dignidad”, se lanzó una

campaña para llevar saneamiento a los 20

millones de sudafricanos que carecían del

servicio.

En la Cumbre Mundial sobre el

Desarrollo Sostenible celebrada en

Johannesburgo el año pasado, el mundo

finalmente se puso de acuerdo sobre una

meta de reducir la proporción de personas

sin acceso a saneamiento básico a la

mitad para el año 2015. Una vez más,

nosotros nos hemos impuesto metas

mucho más ambiciosas: contando con el

apoyo de donantes, Sudáfrica tiene

intención de poner su trabajo al día para el

año 2010.

Una sorpresa muy desagradable

planteó un segundo reto para mí y mi

Departamento durante mi visita a un

proyecto de instalado en una aldea rural.

Una mujer, con un bebé atado a su espalda,

estaba cavando un agujero para

obtener agua cerca del banco del río. Le

pregunté por qué no usaba el nuevo grifo;

me contestó que no podía permitirse

Hasta aquí, alrededor de tres

cuartas partes de los hogares

con acceso a agua potable

segura están recibiendo agua

básica gratuita

8


Nuestro Planeta

Racine Keita/PNUMA/Topham

N. Silpngamlert/PNUMA/Topham

PNUMA/Topham

Con la consigna

“Saneamiento es Dignidad”,

se lanzó una campaña para

llevar saneamiento a los

20 millones de sudafricanos

que carecían del servicio

pagarlo. Este acontecimiento fue la inspiración

para una política de agua básica

gratuita, que permite a los hogares recibir

6.000 litros de agua por mes en forma

gratuita. Hasta aquí, alrededor de tres

cuartas partes de los hogares con acceso a

agua potable segura están recibiendo agua

básica gratis, y la proporción está aumentando

continuamente. El Gobierno

considera una burla de la Constitución

—que garantice el derecho al acceso a

agua suficiente— y un insulto al pueblo

de instalar servicios de agua e impedir a la

gente de usarlos cobrando un precio

inasequible.

El agua es un bien muy escaso en

Sudáfrica. Quienes lo conocen recordarán

la belleza del sol saliendo encima de las

antiguas colinas del Karoo, el penetrante

viento del invierno entre los matorrales,

la vasta expansión del cielo sin nubes

encima del paisaje sin fin. Es un país de

inestimable belleza, pero en su mayor

parte árido, seco. La mayoría del agua del

país cae en el este, al pie de las colinas y

las majestuosas montañas del Drakensberg,

sobre las colinas húmedas de

KwaZulu-Natal y Mpumalanga.

Sudáfrica también heredó enormes

problemas de agua de su legado industrial

y minero. Muchas minas abandonadas

continúan liberando agua contaminada a

los ríos, la falta de saneamiento causa alta

contaminación bacterial en algunas zonas

del país, y la contaminación industrial es

un reto constante.

Enfrentada con todo esto, Sudáfrica ha

desarrollado lo que se considera como

uno de los documentos de legislación más

progresistas del mundo, y un cianotipo

para la seguridad del agua: la primera

Estrategia Nacional para los Recursos

Hídricos. Se trata de un documento notable,

tanto más considerando que el Gobierno

realizó una amplia consulta entre

el pueblo de Sudáfrica sobre el proyecto:

casi 2.000 personas respondieron con

amplio detalle a la encuesta. La tradición

—iniciada con una Carta de Libertad del

CAN allá por 1955— de pedir a los

sudafricanos contribuir a la elaboración

de su propio futuro, sigue viva en la

democracia participatoria hoy día.

Ríos compartidos forman uno de los

elementos del cianotipo. Sudáfrica comparte

la mayoría de sus ríos importantes

con estados vecinos, en algunos casos con

otros tres. Comparados con estándares

internacionales, estos no son ríos grandes

con un caudal de agua más que suficiente

para compartir. Ya se hallan bajo presión,

por lo cual es necesario manejarlos con

cuidado y sensibilidad a fin de satisfacer

las necesidades de todas las partes.

El espíritu de internacionalismo vive

en nuestra legislación referente al agua.

El Gobierno tiene un protocolo ratificado

y efectivo sobre Cuencas Fluviales

Compartidas. El Departamento de Asuntos

Hídricos y Silvicultura recientemente

firmó el acuerdo de Incomaputo con

Mozambique. Como resultado del mismo,

Sudáfrica puede liberar la cantidad de

agua acordada con Mozambique aguas

abajo durante la actual sequía en la

cuenca del Inkomati. Esto es un notable

símbolo de cooperación mutua, evitando

guerras de agua y asegurando mutuo

crecimiento y participación.

No obstante, el Gobierno aún se

enfrenta con grandes retos. Todavía hace

falta suministrar agua a 5 millones de

habitantes más, y saneamiento a otros 16

millones. La calidad de los servicios

básicos proporcionados por el Estado

debe mejorar continuamente. El Gobierno

debe mejorar, mantener y renovar infraestructuras

antiguas, y hacer inversiones

en represas, obras de tratamiento de agua,

conductos, estaciones de bombeo. Nuestra

posición es clara: creemos que el

sector privado tiene un papel clave que

desempeñar en el suministro de servicios

a nuestra población. El Gobierno no

puede abdicar y no abdicará de su función

de asegurar que estos servicios se proporcionen,

pero reconoce que no puede hacerlo

solo. La inversión y la capacidad

que puede ofrecer el sector privado es

esencial para el éxito futuro.

Sudáfrica ha progresado a pasos

gigantes, pero la lucha aún no ha terminado.

Hace falta ayuda para la movilización

de fondos, ya sea de personas

individuales o de instituciones, para el

suministro de servicios, así como para el

mantenimiento a largo plazo. Un dicho

sudafricano —“Izandla ziyangezana”:

una mano lava a la otra— expresa la

necesidad de ayudarnos unos a otros. Esto

es un símbolo de participación. Así como

necesitábamos el apoyo internacional y

unidad en la lucha contra apartheid,

tratamos hoy de obtener esta participación

para el agua y el saneamiento ■

Ronnie Kasrils es Ministro para Asuntos

Hídricos y Silvicultura de la República de

Sudáfrica.

9


Nuestro Planeta

GENTE

Kofi Annan, el Secretario General

de las Naciones Unidas, y

William K. Reilly, Presidente de la

junta directiva del Fondo Mundial

para la Naturaleza, Estados Unidos,

dirigieron la palabra a los presentes

en la ceremonia de entrega del

Premio Sasakawa 2003 en Nueva

York en noviembre pasado.

El Premio fue presentado a los

ganadores conjuntos Xie Zhenhua,

Ministro, Administración Estatal

para la Protección del Medio Ambiente

de China, y Dener Giovanini, el

Kofi Annan

creador de la Red Nacional de Lucha contra el Tráfico en Animales

Silvestres del Brasil por Klaus Toepfer, el Director Ejecutivo del

PNUMA, y Shuichi Ohno, Director de Asuntos Internacionales de la

Nippon Foundation, los patrocinadores del Premio.

Kofi Annan dijo que el Sr Xie “había demostrado gran celo e

imaginación en fomentar el concepto del desarrollo sostenible en

China”, y que “el trabajo del Sr Giovanini en la lucha contra el

tráfico ilegal en vida silvestre no sólo beneficia la acuciada Cuenca

del Amazonas sino también ayuda a encarar las causas y el

impacto de la pobreza rural, una de las mayores amenazas a este

precioso recurso”. Klaus Toepfer expresó que, al elegir a los dos

ganadores, Lord Clinton-Davis, el Presidente del comité de

selección del Premio y sus colegas habían “enviado un importante

mensaje, que tanto el gobierno como la sociedad civil tienen un rol

crucial que desempeñar como socios en salvaguardar el medio

ambiente”.

Al pronunciar el discurso Pastrana Borrero, el Sr Reilly —

Administrador de la Agencia de Protección Medioambiental de

Estados Unidos del Presidente George H. W. Bush entre 1989 y

1993— hizo un llamado a conceder mayor prioridad a la protección

de los océanos, “un recurso de enorme importancia, seriamente

amenazado e ignorado en gran parte por los encargados de

formular las políticas” ■

La Coalición de Ciudadanos para Justicia Económica de la

República de Corea fue uno de los cuatro ganadores de los

premios Right Livelihood Awards 2003, presentados en el

Karl Gabor, Estocolmo PNUMA

Klaus Toepfer, centro, y Shuichi Ohno, der., presentando el premio al

ganador conjunto, Xie Zhenhua.

Su Beatitud Mar Nasrallah

Boutros Sfeir, el Patriarca

de Antioquía y jefe de la Iglesia

Maronita, está llamando al

Gobierno libanés a unirse a él

dando el status de Parque

Nacional al Valle Sagrado de

Qadisha. El valle ha dado inspiración

a los primeros ermitaños

de la Iglesia y proveyó

seguridad y sostenibilidad al

Patriarcado en tiempos de

persecución. La Iglesia ha emprendido

la tarea de proteger la

tierra de la cual es propietaria en el valle, nombrándola Ambiente

Maronita Protegido de Qadisha. El otoño último, el Patriarca

mantuvo conversaciones en Londres sobre el futuro del valle

con el Duque de Edimburgo, ex-presidente internacional

del WWF ■

Parlamento sueco en diciembre. La Coalición es un movimiento

ciudadano que trabaja en favor de la justicia económica, la

protección del medio ambiente, el desarrollo democrático y social y

la reunificación de la península coreana. Desde su fundación en 1989

ha realizado exitosas campañas para la creación de una ley para la

prevención de la desenfrenada especulación en bienes raíces,

estableció la Cooperativa de Agricultura Correcta —una red de

agricultores orgánicos— y estableció el Centro de Reforma Urbana,

que lleva a cabo un programa de educación pública para crear

ciudades sostenibles.

Los otros ganadores fueron: el Dr Ibrahim Abouleish y la

empresa de agricultura orgánica SEKEM, fundada por él; y Nicanor

Perlas, de Filipinas —quien había realizado una exitosa campaña

contra el abuso de pesticidas y en pro de un manejo integrado de las

plagas— y su compatriota Walden Bello, el pensador y activista en

contra de la globalización. David Lange, el ex Primer Ministro de

Nueva Zelandia, recibió un premio honorario por “su férrea labor de

muchos años en pro de un mundo libre de armas nucleares” ■

PNUMA

John Smith/CIRCA Photo Library

10


Our Planet

Apesar de que el 70% de la superficie

de nuestro planeta —el planeta

azul— está cubierta de agua, el

acceso a agua segura y limpia se ha

convertido en un reto mayor para el

desarrollo sostenible. Impulsados por una

demanda en constante aumento y la amplia

degradación de su calidad, los recursos

hídricos del mundo se encuentran bajo serio

estrés. Con frecuencia, esto degrada la

calidad de vida para muchos habitantes, y,

Un recurso frágil

mentos legales y científicos para una

gestión integrada de la calidad y la cantidad

de los recursos hídricos. Desde entonces se

han invertido miles de millones de dólares

para asegurar recursos y mejorar su calidad.

Así por ejemplo, están haciéndose progresos

considerables en expandir el suministro

de agua y el tratamiento de aguas

residuales a ciertas poblaciones rurales,

pero la mejora general se halla por debajo

de nuestras expectativas. La alta densidad

KWAK KYUL-HO describe cómo la rápida

industrialización ha enseñado a su país una dura lección

y qué está haciendo para restablecer el equilibrio

entre la naturaleza y el deseo humano

en casos extremos, amenaza las vitales

infraestructuras de nuestro planeta que

apoyan la vida, tal como nos advirtieran el

PNUMA y otros organismos de las

Naciones Unidas.

También la República de Corea se ve

ensombrecida por retos concernientes al

agua. Hay casi 4.000 ríos y 19.000 lagos

dentro de nuestras cuatro mayores cuencas

fluviales domésticas. Nuestros antepasados

se referían a nuestro país como “la galería

de aguas y montañas”, gracias a la abundante

disponibilidad de agua limpia. Pero

esta armoniosa coexistencia con la naturaleza

ha sido sacudida por un rápido desarrollo,

comenzado en 1970 y caracterizado

por una industrialización guiada por la

exportación y por la urbanización. El desarrollo

de la República de Corea fue

apodado “el Milagro en el Río Han”, pero

también incurrió unos altos costos ocultos.

En particular, el intenso crecimiento

económico desencadenó una ruptura en el

equilibrio entre la demanda y la provisión

de recursos hídricos, —y en un sentido más

amplio— debilitando con ello el equilibrio

entre la naturaleza y el deseo humano. Los

actos de desarrollo indiscriminado eran

ocurrencias galopantes, y la gestión de las

aguas orientada hacia el suministro

dominaba los objetivos de nuestras políticas

vinculadas con el agua. El resultado fue

pasmoso: los recursos de agua segura y

limpia se volvieron escasos y visiblemente

inferiores. Aprendimos que “no lleva mucho

tiempo ir cuesta abajo”.

Recién en los años 1990, la República de

Corea comenzó a adoptar un conjunto de

leyes actualizadas para proporcionar instru-

de la población y un aumento explosivo en

el consumo —unidos a la creciente

demanda de formas de esparcimiento

vinculadas con el agua— han planteado

muchos nuevos retos, convirtiendo los problemas

de gestión de las aguas en un asunto

de prioridad en la agenda medioambiental

de la República de Corea. El camino ha sido

duro, pero hemos aprendido que a la larga,

las medidas de protección integrada para las

aguas son las más rentables.

Ahora, el principal enfoque de nuestra

política del agua ha cambiado hacia la

gestión integrada de los recursos hídricos,

incluso la armoniosa utilización de los

recursos hídricos por los habitantes

corriente arriba y corriente abajo y el

equilibrio entre la protección de hábitats

valiosos y el desarrollo económico. En este

espíritu, la República de Corea actualmente

está llevando a cabo unas iniciativas que

marcan hitos en el campo de las actividades

vinculadas con el agua, bajo los auspicios

de leyes especiales en los cuatro ríos

mayores, consistentes en una gestión de las

aguas basada en las cuencas y guiada por el

principio de un enfoque hacia el ecosistema

entero. Una evaluación de la efectividad de

dichas iniciativas sería prematura en este

momento, pero abrigamos la esperanza de

que al implementar y reforzar las leyes

especiales lograremos asegurar una significante

contribución hacia la buena gestión

de nuestros recursos hídricos.

Dado el papel crucial del agua en el

desarrollo sostenible y la situación del agua

que está empeorando alrededor del mundo,

la comunidad internacional debe colocar los

asuntos vinculados con el agua a la cabeza

de su agenda para reforzar la política

mundial y crear la consciencia y el conocimiento

medioambiental. Importantes conferencias

de las Naciones Unidas y acuerdos

internacionales sobre el agua a lo largo de

los últimos 30 años han pavimentado el

camino para una gestión sostenible de las

aguas. En marzo de 2004, en Jeju, nuestra

misión dará otro paso adelante. A mi

entender, la próxima reunión del Consejo de

Administración/Foro Ministerial Global

para el Medio Ambiente del PNUMA tiene

lugar en un momento clave en la tarea de

hacer un esfuerzo colectivo hacia el manejo

sostenible del agua. Es la primera reunión

ministerial mundial desde la decisión

tomada en 2003 por la Comisión de las

Naciones Unidas sobre el Desarrollo

Sostenible para discutir el agua, el

saneamiento y el asentamiento humano

como prioridades en 2004-2005, como parte

de su programa de varios años para 2004-

2017. La República de Corea espera

sinceramente que la reunión de Jeju sirva

para profundizar nuestra comprensión de las

responsabilidades comunes y ayude en la

tarea de implementar las metas vinculadas

con el agua acordadas internacionalmente ■

Kwak Kyul-ho es Ministro para el Medio

Ambiente de la República de Corea.

11

Tetsuo Natiano/PNUMA/Topham


Nuestro Planeta

Haciendo realidad el sueño

POUL NIELSON describe diversos pasos prácticos para

la tarea de reducir a la mitad la proporción de personas carentes de

agua segura y saneamiento

Un vaso de agua fresca del grifo: ¿un lujo? La realidad es

que para unos 1.100 millones de personas, el acceso a

agua potable segura es algo con lo cual sólo pueden

soñar. Unos 2.400 millones de habitantes alrededor del mundo

carecen de acceso a saneamiento adecuado. Y sin embargo, el

acceso a agua segura para beber y a saneamiento no es

simplemente un lujo. Con frecuencia significa la diferencia

entre vida y muerte. La mitad de las camas de hospital del

mundo están ocupadas por víctimas de enfermedades

transmitidas por el agua. Y se estima que unos 6.000 niños

mueren cada día de enfermedades causadas por mal saneamiento

y malas condiciones de higiene. Agréguese a esto la

creciente presión del suministro mundial de agua dulce a través

de los últimos 50 años y la continua degradación de la calidad

del agua en muchas regiones alrededor del mundo, y no puede

caber duda de que el reto que nos enfrenta es formidable. Mas

desde que la comunidad mundial se reunió para fijarse una

agenda común con el establecimiento de los Objetivos de

desarrollo para el milenio, el reto también se ha explicado

claramente, a saber: reducir a la mitad la proporción de habitantes

sin acceso a agua potable segura y saneamiento para el

año 2015.

Para responder a este reto hará falta un esfuerzo colectivo.

Por lo tanto, la Unión Europea (UE) lanzó una iniciativa en

la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de

Johannesburgo en 2002 de reunir a todos los interesados para

asegurar el cumplimiento eficiente de los compromisos

contraídos para los Objetivos para el milenio. Dentro de este

marco, la Comunidad, los estados miembro, la sociedad civil,

las instituciones financieras y el sector privado están trabajando

conjuntamente para:

■ Reforzar el compromiso político para mejorar el acceso a

agua limpia y saneamiento dentro del contexto del alivio de la

pobreza.

■ Reforzar los arreglos de gobernanza del agua fomentando la

participación público-privada, y reforzando la capacidad

institucional a niveles regional, nacional y local.

■ Mejorar la coordinación y la cooperación en la tarea de

implementar actividades relacionadas con el agua, mediante

enfoques que abarquen todo el sector, procesos de múltiples

interesados y promoción de la cooperación Sur-Sur.

■ Alentar la cooperación regional y subregional en asuntos de

aprovechamiento de las aguas, incluso sobre una escala de

cuenca fluvial.

■ Generar fondos adicionales mediante el desarrollo de

nuevos mecanismos de financiamiento, flexibles e innovadores,

que puedan atraer nuevos socios.

A través de los últimos 12 meses, los socios han venido

traduciendo las numerosas buenas intenciones

de Johannesburgo en una avanzada

real, y la iniciativa está empezando

a mostrar sus primeros resultados. En

sus fases iniciales, los esfuerzos se han

concentrado en establecer estructuras

dentro de las cuales se crearán los

resultados. Esto involucra la evaluación a

fondo de las necesidades —país por país,

región por región— explicando las estrategias

y las medidas necesarias para

llenar las brechas identificadas y asegurar

que se pongan a disposición la guía

y el apoyo técnico necesarios para mantener

el proceso. Se ha establecido un

foro de múltiples interesados para el

debate y el intercambio de ideas. Finalmente,

se han formado grupos de trabajo

a nivel regional entre países europeos y

países-socios —en Europa Oriental, el

Dinh Tram/PNUMA/Topham

Con frecuencia agua segura y

saneamiento significa la

diferencia entre vida y muerte

12


Nuestro Planeta

Cáucaso y Asia Central, el Mediterráneo, América Latina y

Africa— para asegurar el impulso del proceso.

En Africa, el proceso es impulsado dentro del marco de una

asociación estratégica UE-africana recientemente establecida

sobre asuntos de agua y saneamiento, también emanada de la

Cumbre de Johannesburgo. Esta asociación involucra la estrecha

colaboración entre la UE y el Consejo Ministerial Africano

sobre el Agua (AMCOW) y la Nueva Asociación para el Desarrollo

de Africa (NEPAD). Sus primeras actividades han incluido la

elaboración de evaluaciones de las necesidades de proveer agua

y saneamiento y la gestión de los recursos hídricos en Africa,

tanto a nivel nacional como a nivel transfronterizo.

La coordinación reforzada se halla ahora bien encaminada. Y

está emergiendo un enfoque efectivo hacia el planeamiento y la

provisión de programas relacionados con el agua. La utilidad de

estos esfuerzos no debe subestimarse. Son esenciales para

maximizar el efecto de los recursos disponibles. No obstante,

también debemos reconocer que la coordinación por sí sola no

llevará agua limpia y saneamiento a quienes los necesitan.

Como siempre, la disponibilidad de financiamiento sigue siendo

una condición previa para la acción. Dentro del marco del

Noveno Fondo Europeo de Desarrollo ya se han adjudicado 555

millones de Euros (633 millones de dólares) para proyectos de

agua en 14 estados del grupo ACP (Africa/Caribe/Pacífico). Pero

la Comisión reconoce que será necesario invertir significantes

sumas de fondos adicionales en agua y saneamiento si hemos

de mantener en pie la ambición de cumplir las promesas de los

Objetivos para el milenio en forma creíble.

Por lo tanto, con anterioridad este año propusimos

establecer un fondo especial de 1.000 millones de Euros (1.14

millones de dólares) del Fondo Europeo de Desarrollo para

promocionar el acceso a agua limpia y saneamiento para los

habitantes de los países ACP. La iniciativa es seguida por una

propuesta concreta, presentada al Consejo de la UE a

principios de 2004. El principal objetivo de este fondo especial

consistirá en actuar a modo de catalizador para promocionar

nuevas iniciativas e información, formar capacidad de

investigación y gestión en los países ACP y proveer la fuente de

financiación flexible que a menudo

constituye el vínculo faltante para financiar

programas sostenibles relacionados

con el agua.

recipientes que integren plenamente los asuntos de agua y el

saneamiento como áreas de prioridad.

■ Innovación y flexibilidad: El fondo generará máximo apalancamiento,

ofreciendo combinaciones creativas de subvenciones

con otras fuentes financieras para la financiación de

infraestructura básica. Esto podría ser capital simiente para la

puesta en marcha de proyectos y asegurar el desarrollo en la

tarea de permitir el ambiente necesario para la inversión. Y

deberá ser un instrumento para la creación de las asociaciones

público-privadas necesarias para incrementar la financiación.

Si logramos hacer realidad unas auténticas mejoras en el

acceso de la gente a agua y saneamiento alrededor del mundo,

las recompensas serán múltiples —tales como el alivio de la

pobreza, el desarrollo sostenible y la prevención de conflictos—

así como serán muchos los costos si fracasamos. Hemos

contraído compromisos claros. Ha llegado ahora el momento

de reflejar estos compromisos en las políticas y presupuestos

de los países en desarrollo, y en la respuesta de la comunidad

internacional en generar los fondos necesarios. La Comisión se

atiene a sus compromisos. Con la creación de la iniciativa para

el agua, el fondo especial para el agua y otros esfuerzos, existe

una auténtica oportunidad de que seremos capaces de reducir

en forma sustancial el número de personas para quienes

un vaso de agua limpia del grifo sigue siendo un

mero sueño ■

Poul Nielson es Comisionado de la UE para Desarrollo y Ayuda

Humanitaria, y Oficial Ejecutivo en Jefe de la Oficina de

EuropeAid Co-operation.

Si logramos hacer realidad unas

auténticas mejoras en el acceso de la gente

a agua y saneamiento alrededor del mundo,

las recompensas serán múltiples

Este fondo especial estará basado en tres

principios clave, a saber:

■ Gobernanza: Ofrecer ayuda a aquellos

países ACP que demuestran auténtico

compromiso hacia el desarrollo de

políticas nacionales sólidas relacionadas

con el agua. Los fondos se invertirán en

medidas destinadas a formar o reforzar

marcos institucionales y reguladores

considerados como una condición previa

para la capacidad de los países recipientes

de atraer más financiamiento.

■ Propiedad: El fondo será un instrumento

impulsado por la demanda para

apoyar la realización de iniciativas

existentes tales como la colaboración

estratégica UE-Africa. A nivel nacional,

se concentrará en realizar estrategias

para el alivio de la pobreza de los países

K. C. Limarga/PNUMA/Topham

13


Nuestro Planeta

Agua para quitar

LA POBREZA

EVELINE HERFKENS dice que el agua y el saneamiento

pueden hacer posible alcanzar los Objetivos

de desarrollo para el milenio

La crisis del agua y el saneamiento no

es objeto de grandes titulares en los

diarios, pero muchas más personas

sufren a causa de ella que de los problemas

que aparecen en primera plana. Cada año,

las enfermedades relacionadas con el agua

cobran más de 5 millones de víctimas, en su

mayor parte en Africa y Asia. Cada 15

segundos muere un niño de enfermedades

causadas en su mayor parte por mal saneamiento

y agua contaminada. Esto equivale a

2 millones de muertes infantiles evitables

cada año. Muchas niñas en Tanzanía no

pueden asistir a la escuela porque necesitan

ayudar a su madre yendo a buscar agua a

varios kilómetros de distancia.

En septiembre de 2000, en la Declaración

del Milenio, los líderes mundiales de

189 naciones reconocieron la urgencia de

liberar a sus conciudadanos de la extrema

pobreza. De la Declaración surgieron los

Objetivos de desarrollo para el milenio, que

comprometen firmemente a los gobiernos a

una ambiciosa serie de metas para el año

2015, incluso la de disminuir a la mitad los

habitantes sin acceso sostenible a agua

potable segura. Dos años más tarde, la

Cumbre Mundial sobre el Desarrollo

Sostenible reafirmó los Objetivos y comprometió

a la comunidad humana a ampliar

la provisión de saneamiento para los

pobres.

La promesa de la Declaración de asegurar

que “la globalización se convertirá

en una fuerza positiva para todo el mundo”

continúa sin cumplir. Basta con considerar

la patente disparidad en el uso del agua.

Los habitantes en las naciones ricas como

promedio consumen 400 a 500 litros por

día, comparados con 20 litros en los países

pobres. En el correr de los años, la

demanda mundial anual aumentará, más

vidas se perderán, más enfermedades se

propagarán y el desarrollo de los países

pobres seguirá tambaleante. Cuando el

agua es controlada por unos pocos a

exclusión de la mayoría, el resultado es

impotencia y desigualdad.

El mundo de hoy posee los recursos, la

tecnología y los conocimientos para sacar

de la pobreza a millones de personas. Lo

que nos impide alcanzar los Objetivos es la

falta de una fuerte voluntad por parte de

los líderes mundiales de cumplir sus

promesas. Si reconciliaran la retórica con

la acción, sería posible alcanzar las metas

de agua y saneamiento. Y alcanzar esas

metas aceleraría el progreso en alcanzar

otros Objetivos de desarrollo para el año

2015.

El conjunto de Objetivos para el milenio

contiene promesas sin precedente

para sostener el desarrollo, erradicar la

pobreza y mejorar la condición humana y

el medio ambiente. Los Objetivos se diferencian

de otras metas internacionales,

especialmente por su sinergía e interdependencia.

El progreso en uno de los Objetivos

nos hace más fácil hacer progreso

en otros. Las metas de agua y saneamiento

están tan inextricablemente vinculadas con

otras facetas de desarrollo humano, que

priorizarlas significa lograr progresos en

toda una variedad de otros frentes.

■ Pobreza (Objetivo 1). Una quinta parte

de la población mundial vive en pobreza

extrema, mientras 800 millones de habitantes

sufren hambre crónica. Agua potable

limpia suficiente y agua adecuada para

otras actividades domésticas, agrícolas y

económicas pueden ser fundamentales en

la tarea de erradicar la pobreza y el

hambre.

■ Educación y Género (Objetivos 2 y 3).

Las colas para el agua casi siempre están

formadas por mujeres o niñas. Estas actividades,

que toman mucho tiempo, impiden

a las mujeres dedicarse a tareas

productivas y a las niñas asistir a la

escuela. Ampliar el acceso a agua y

saneamiento para ambas es fundamental

para la habilitación de la mujer y la paridad

en la educación.

■ Salud (Objetivos 4, 5 y 6). Más de 5

millones de muertes son causadas cada año

por enfermedades transmitidas por el agua.

El agua contaminada es el mayor causante

de la muerte de niños pequeños. La

realización de estos Objetivos críticamente

depende de un mayor acceso a agua y buen

saneamiento.

■ Medio Ambiente (Objetivo 7). La meta

para agua y saneamiento oficialmente

reside en el Objetivo general de asegurar

la sostenibilidad medioambiental. El agua

también es esencial para sostener la biodiversidad

de todos los ecosistemas del

mundo.

A las claras, las metas para agua y saneamiento

constituyen un punto de entrada

crítico para la comunidad de desarrollo

para acelerar el progreso hacia el logro de

los Objetivos para el milenio. Pero

alcanzarlas dependerá en gran parte de la

gobernanza, de si todos podemos valorar y

manejar mejor unos escasos recursos

hídricos al nivel individual y al nivel

colectivo mediante una ordenación integrada

de los recursos hídricos y mejores

mecanismos de suministro de servicios de

agua, a través de un enfoque participatorio,

a todos los niveles de la sociedad.

A fin de que los países pobres puedan

tener alguna oportunidad de alcanzar estos

primeros siete Objetivos, los países ricos

deben cumplir, con considerable antelación

a 2015, sus compromisos en el Objetivo 8:

Colaboración Mundial para el Desarrollo.

Tanto países ricos como pobres reconocieron

su papel compartido para erradicar la

pobreza en todas partes del mundo, y —por

primera vez— establecieron una clara

división de tareas. Los países en desarrollo

prometieron reforzar su gobernanza, sus

instituciones y sus políticas; los desarrollados

se comprometieron a incrementar la

cantidad de ayuda y mejorar su calidad,

conceder un alivio más significativo de la

deuda y ampliar el acceso al comercio y la

tecnología para naciones pobres.

¿Qué progreso hemos logrado? De

acuerdo al Informe del Banco Mundial

para 2003 a su Comité de Desarrollo, las

políticas y la gobernanza de los países pobres

jamás han sido más fuertes; empero,

las acciones de las naciones ricas no

coinciden con sus promesas. Es necesario

que se impongan plazos concretos y metas

específicas para llevar a la práctica sus

compromisos bajo este Objetivo.

■ Ayuda. Más ayuda, y una ayuda más

efectiva, son esenciales si los países han de

alcanzar un camino autosuficiente hacia el

logro de los Objetivos. Según el Informe

Zedillo de la ONU y el Banco Mundial,

hacen falta otros 50.000 millones de

dólares por año. El Programa de las Naciones

Unidas para el Desarrollo (PNUD)

estima que el costo total oscila entre

50.000 y 102.000 millones de dólares para

satisfacer la meta de suministro de agua y

entre 23.000 y 42.000 millones para

saneamiento entre 2001 y 2015. Es nece-

14


Nuestro Planeta

sario que los países ricos aumenten su

financiamiento de forma considerable, mas

no a expensas del financiamiento de otros

programas como Educación para Todos o

VIH/SIDA. Los donantes deben fijar una

fecha para incrementar los niveles de

ayuda al desarrollo al 0,7% de su PNB

hacia el cual prometieron aspirar más de 30

años atrás. La ayuda también debe estar

separada de los intereses de los países

donantes, ser dirigidos a los países más

pobres y respetar la propiedad nacional de

los recipientes. Por otra parte, los donantes

también deben implementar la Declaración

de Roma sobre Armonización, que les

compromete a reducir los costos de

transacción de ayuda a países pobres.

■ Alivio de la Deuda. Muchos de los

países más pobres necesitan liberar recursos

para financiar inversiones prioritarias

como el agua y el saneamiento, pero su

carga de deuda impide el desarrollo. Los

gobiernos a quienes se les ha perdonado la

deuda bajo la Iniciativa de países pobres

altamente endeudados utilizaron los recursos

adicionales para financiar su progreso

Zeng Fei/PNUMA/Topham

El agua potable limpia puede

ser fundamental en la tarea

de erradicar la pobreza

hacia el logro de las metas en educación

primaria y salud. Pero hace falta una

cancelación más rápida y más profunda de

la deuda si han de alcanzar los Objetivos.

■ Comercio. Los países en desarrollo

deben integrarse a la economía mundial,

pero no existe igualdad de condiciones: las

políticas discriminan contra ellos. Los estimados

muestran que un trato “pro-pobres”

podría sacar a otros 144 millones de personas

de la pobreza para 2015 y aumentar

el ingreso mundial en hasta 520.000

millones de dólares. El resultado de la

Quinta Reunión Ministerial de la Organización

Mundial del Comercio en Cancún

demostró una tremenda frustración de las

naciones en desarrollo en el sistema

comercial, el cual, por lo menos durante

los últimos 10 a 15 años, ha sido un bulevar

de promesas rotas. Las naciones ricas

deben crear un sistema de comercio

mundial más equitable, expandiendo el

acceso al mercado y eliminando subsidios

agrícolas que distorsionan los mercados de

los cuales dependen los campesinos pobres

en los países pobres. Los Ministros de

Comercio deben desarrollar y cumplir con

sus compromisos contraídos en la Declaración

de Doha a fin de asegurar que los

países en desarrollo sean más que sólo

mendigos en la fiesta.

Sabemos que un acceso más equitativo al

agua segura y a saneamiento son las claves

para el alivio de la pobreza, un desarrollo

sostenible y la futura seguridad del mundo.

El reto consiste ahora en asegurar que se

implementen los compromisos políticos

contraídos en la Cumbre del Milenio y

otras reuniones subsiguientes. El tiempo

es corto, y si no actuamos ahora mismo

pondremos en peligro nuestras oportunidades

de alcanzar las Objetivos para el

milenio.

El agua es asunto de todos, y todos

debemos concentrarnos ahora en cumplir

estas grandes promesas. Los crecientes

retos del agua en el siglo XXI únicamente

podrán enfrentarse con la participación de

los gobiernos y la sociedad a todos los

niveles. La nuestra es la primera generación

que posee los conocimientos y los

recursos para erradicar la pobreza. Negámonos

a perder esta oportunidad ■

Eveline Herfkens es la Coordinadora

Ejecutiva del Secretario General de las

Naciones Unidas para la Campaña de los

Objetivos de desarrollo para el milenio.

15


Nuestro Planeta

Raharto/PNUMA/Topham

DE UN VISTAZO:

La falta de agua potable segura y saneamiento es una de

las mayores causas de enfermedad y muerte mundialmente.

Cada año, arriba de 5 millones de personas mueren

de enfermedades transmitidas por el agua: unos 3 millones

de diarrea y alrededor de 2 millones de malaria. Entretanto,

en los países en desarrollo las mujeres caminan muchos

kilómetros por día para buscar agua a menudo peligrosa

para su familia, acarreando de vuelta unos 20 kilos — el

peso de las maletas para un viaje aéreo. Y se calcula que

dentro de pocas décadas, una tercera parte de la población

del mundo sufrirá escasez crónica de agua.

Sería posible reducir la incidencia de enfermedad y

muerte alrededor del mundo por tres cuartas partes si hubiera

suministros adecuados de agua potable segura y saneamiento

adecuado. Se han producido mejoras en el curso

Fig. 1: Habitantes con suministro de agua y saneamiento, por

región, 2000 (millones). El % de la población no servida está

marcado encima de las barras

4.000

19% 52%

Suministro de agua Saneamiento

3.500

No servidos

No servidos

Servidos

Servidos

3.000

2.500

2.000

1.500

1.000

500

38% 40%

15% 23%

4% 8%

0% 0%

10% 7%

0

Africa Asia América Oceanía Europa América

Latina y Caribe

del Norte

Se estima que 82% de los habitantes del mundo tenían suministros

de agua mejorados en 2000 – un aumento de 79% en 1990.

Pero aún queda mucho por hacer, tanto para el agua como para

el saneamiento.

Fig. 3: Diferencial regional en promedio de cargas de salud por

enfermedades diarreicas, años 1990

Africa subsahariana

Años de vida perdidos por persona, ajustados por discapacidad

India

Medio Oriente

Otra Asia

Mundo

América Latina

y Caribe

China 1,2

Ex-URSS y

Europa Oriental

0,2

Economías más 0,1

ricas

4,8

7,9

6,9

12,0

11,2

21,7

Hay alrededor de 4.000 millones de casos de diarrea en todo el

mundo todos los años. 2,2 millones de personas —en su mayoría

niños— mueren de ellas anualmente, equivalente a 200 accidentes

de jumbo todos los días.

Source: ESRI, 1996; IEA, 2001

Fig. 2: Distribución de la población mundial sin suministro

mejorado de agua ni saneamiento, por región, 2000

Fig. 4: Ciudades en crecimiento: poblaciones urbanas y rurales,

1950-2030 (millones, variante media)

América Latina

y Caribe 5%

Africa 13%

Africa 28%

Europa 2%

América Latina

y Caribe 7%

Europa 2%

SIN

SUMINISTRO

DE AGUA

Asia 63%

4.000

3.500

3.000

2.500

2.000

1.500

Regiones menos desarrolladas

Urbanas

Rurales

Regiones más desarrolladas

Urbanas

Rurales

1.000

SIN

SANEAMIENTO

Asia 80%

500

0

1950 1960 1970 1980 1990 2000 2010 2020 2030

1.100 millones aún carecen de acceso a agua potable segura;

2.400 millones a saneamiento mejorado. Más del 90% de ellos viven

en Asia y Africa.

La humanidad está por convertirse en una especie urbana por primera

vez en su historia, a medida que cada vez más personas en los países

en desarrollo van migrando a grandes metrópolis y ciudades.

16


Nuestro Planeta

AGUA Y SANEAMIENTO

de las últimas décadas. En los años 1990, el número de

habitantes con suministros de agua mejorados aumentó de

4.100 a 4.900 millones. En la primera mitad de la década se

proveyó agua segura a otros 170 millones de residentes

urbanos más en países en desarrollo, y otros 70 millones

recibieron saneamiento apropiado. Pero este logro pronto

quedó anegado por los efectos del crecimiento de la

población y la migración urbana, que significó que para

fines de 1994, otros 300 millones de habitantes en ciudades

y urbanizaciones carecían de suministro de agua segura, y

otros 600 millones más no tenían saneamiento adecuado.

A la tasa de inversión actual, no se proveerá agua potable

segura a todos los habitantes de Asia antes del año 2025, y

esto no podrá lograrse en América Latina y el Caribe antes

de 2040 ni en Africa antes de 2050. Es urgente acelerar el

ritmo del progreso. En la Cumbre del Milenio en septiembre

2000, las naciones del mundo resolvieron reducir a

la mitad el número de personas sin acceso a agua potable

segura y asequible para 2015. Dos años más tarde, en

la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible en

Johannesburgo, adoptaron un objetivo similar para el

saneamiento.

Entretanto, más de la mitad de los ríos del mundo están

gravemente degradados y contaminados, amenazando la

salud y el sustento de los habitantes que dependen de ellos.

Pero el Consejo Mundial del Agua informa que muchos

países en desarrollo —mediante inversiones en el

tratamiento de aguas residuales— “han detenido la

declinación de la calidad de las aguas de superficie, o hasta

lograron mejorarla”.

Geoffrey Lean

Fig. 5: Residentes urbanos que carecen de agua y saneamiento

“mejorados” y “adecuados”, 2000 (millones)

Fig. 7: Inversión anual en suministro urbano de agua y saneamiento,

por región, 1990/2000 (mil millones $)

800

700

600

Africa

Asia

América Latina

y Caribe

500-700

600-800

8

7

6

Suministro de agua

Inversión nacional

Apoyo externo

Saneamiento

Inversión nacional

Apoyo externo

4,42

500

5

400

4

300

200

100

0

44

98

29

46

297

51

100-150

150-180

80-120

100-150

Agua Saneamiento Agua Saneamiento

Carecen “mejorados”

Carecen “adecuados”

3

2

1

0

0,94 2,00

3,54

2,30

2,10

1,48

1,10

0,20

1,02 1,00

0,22

0,12 0,42 0,38

0,72

Africa Asia América Latina TOTAL

y Caribe

Los datos estadísticos oficiales sugieren que casi todos los

residentes urbanos tienen suministros de agua y saneamiento

mejorados, pero encuestas llevadas a cabo por UN-HABITAT revelan

que para mucha gente, esto dista mucho de ser adecuado.

Los países en desarrollo mismos proveen la mayor parte de los

recursos para mejorar los suministros de agua y saneamiento. Pero

en general, el sector continúa seriamente subfinanciado.

Fig. 6: Saneamiento en una selección de ciudades africanas, por

tipo de servicio (% participación), 2000

Argel

Blantyre

Brazzaville

Cotonou

Dakar

Dar es Salaam

Gaborone

Kampala

Libreville

Lomé

Luanda

Maputo

N’Djamena

Nouakchott

Windhoek

% 0 20 40 60 80 100

Alcantarillado

Tanque séptico

Letrina de agua

Letrina de foso

ventilada mejorada y

letrina simple

Otros

No servidos

Fig. 8: Costo del agua de diferentes fuentes en una selección de

ciudades asiáticas, 2000 ($ por metro cúbico)

Conexión Grifo Vendedor

doméstica público aguatero

Bandung, Indonesia 0,38 0,26 3,60

Bangkok, Tailandia 0,30 – 28,94

Karachi, Pakistán 0,10 – 1,14

Katmandú, Nepal 0,18 0,24 2,61

Malé, Maldivas 5,08 – 11,20

Manila, Filipinas 0,29 – 2,15

Mumbai, India 0,07 0,07 0,50

Phnom Penh, Cambodia 0,13 – 0,96

Port Vila, Vanuatu 0,42 0,86 8,77

Seúl, Rep. de Corea 0,25 14,13 21,32

Nota: En algunas de las ciudades con precios muy altos cobrados por los vendedores

aguateros, la proporción de su población servida por aguateros es muy baja.

Los pobres urbanos obligados a comprar agua de vendedores

aguateros deben pagar mucho más para la misma que los

acomodados, cuyas casas están conectadas con la cañería de

distribución.

Fuentes: 1 y 2: OMS / Global Water Supply and Sanitation Assessment 2000; 3: El Banco

Mundial; 4: PNUD; 5: OMS / UNICEF 2000 / UN-HABITAT; 6: UN-HABITAT, Water and

Sanitation in the World’s Largest Cities; 7: OMS / UNICEF 2000; 8: UN-HABITAT

17


Nuestro Planeta

aquen el agua, desparramen el agua”, canta Angélique Kidjo en la película de

“Ssuspenso africana Critical Assignment (Misión crítica). El mensaje, de su canción

“Diosa del Mar”, es apropiado, ya que la película —descrita como un “James Bond

africano”— trata el tema del acceso a agua potable segura.

Escrita por un joven guionista nigeriano, Tende Babalola —y basada en su propia

experiencia de escasez de agua en su niñez—, contrasta el agua limpia con las políticas

sucias. Rodada en cinco países africanos, con audaces escenas peligrosas y persecuciones en

coches de alta velocidad, describe la lucha con una camarilla de políticos y hombres de

negocio corruptos que tratan de desviar fondos destinados a ser gastados en la provisión de

agua para los pobres.

“Me gusta el mensaje de la película: con pasión y convicción es posible vencer la

corrupción”, Angélique Kidjo dijo a Nuestro Planeta. “Pensará que soy ingenua, ¡pero yo lo

creo firmemente!”

La cantante y compositora de canciones nacida en Benin no es ajena a los problemas

relacionados con el agua y el saneamiento. En 1996 cantó en el Festival del Agua de

Estocolmo, y hace mucho que viene haciendo campaña para asuntos de desarrollo sostenible.

Ha comunicado vigorosos mensajes sobre VIH/SIDA a los jóvenes africanos, y es una

embajadora en misión de buena voluntad de UNICEF. En la letra de sus canciones ha

explorado temas como raza, la falta de vivienda, el medio ambiente y la necesidad de

integración, y entre otros ha actuado en la ceremonia del Premio Nobel 1996 y en la Sesión

Especial sobre la Infancia en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Su principal preocupación es la educación, que considera es la clave para el futuro de su

Continente. “La educación es mi prioridad porque los asuntos de saneamiento, los asuntos

sociales y políticos, no pueden cambiar si la gente no tiene conciencia de lo que es el

mundo, cuáles son sus derechos y cuál es el valor de su vida. Tantos problemas de salud

provienen de la ignorancia (y la falta de recursos financieros, por supuesto).

ANGELIQUE KIDJO

CREANDO MAGIA CON LA MUSICA

“Casi todo el mundo está de acuerdo en que es insoportable y escandaloso saber que

los niños están sufriendo tanto en algunas partes del mundo. Cambiar el futuro de los

niños es la única forma de cambiar el mundo. Como artista, uno quiere mover las cosas,

hacer algo, pero no se sabe cómo porque todo el tiempo se gasta en viajar y trabajar. Yo

he visto la presencia de UNICEF en tantos lugares donde es necesaria, y sé que el dinero

realmente se gasta para los niños.”

Angélique Kidjo, hija de una familia de nueve hermanos y hermanas, nació en una

aldea llamada Ouidah, en la costa de Benin, y habla de la seguridad que sentía dentro de la

solidaridad y la vida comunitaria de la aldea. Su música todavía vibra con los ritmos tribales

y pop de su herencia de Africa Occidental. Fue educada en la religión vudú así como en el

catolicismo, y explica cómo la religión enseña el respeto por la naturaleza, sin la cual su

pueblo no existiría.

Su madre era dueña de una compañía de teatro, con la cual ella comenzó a actuar, a los

seis años de edad. Más tarde, la familia abandonó el país debido a la situación política

inestable, para ir a vivir a París, donde Angélique estudió jazz y derecho y donde conoció a

su marido y colaborador, Jean Hebrail. Pensó en ser abogada especialista en derechos

humanos, pero decidió que podría hacer un impacto más importante a través de su música.

“He estado cantando en escena desde niña, pero mi sueño era ayudar a mejorar el mundo,”

dice. “¡Mi profesor de derecho me dijo que no soy bastante diplomática para ser abogada!

Soy apasionada y me pongo demasiado vehemente.

“Me gusta escribir canciones de amor, y a veces lo hago, pero la letra de muchas de mis

canciones está inspirada por la justicia social. Haber venido de un país pobre siempre pone

las cosas en perspectiva para mí.

“Creo de verdad que algo mágico sucede a través de la música, algo que crea un lazo

especial entre gente de muy diferentes entornos.” GL

Angélique Kidjo

18


Nuestro Planeta

Enfoque en el

SANEAMIENTO

CEES VAN DE GUCHTE y VEERLE

VANDEWEERD se ocupan de los aspectos

ambientales y los costos para alcanzar el

objetivo de la Cumbre Mundial sobre el

Desarrollo de mejorar el saneamiento, y

describen el creciente consenso mundial sobre

las tecnologías alternativas de bajo costo

Alrededor de 4 niños mueren cada minuto en países en

desarrollo de enfermedades causadas por agua peligrosa

y saneamiento inadecuado. Como promedio, 250

millones de casos de gastroenteritis ocurren alrededor del

mundo cada año a causa de baños en aguas contaminadas, y

entre 50.000 y 100.000 personas mueren de infecciones

hepáticas. La carga mundial de enfermedad humana causada

por la contaminación de aguas costeras con aguas residuales

se ha estimado en 4 millones de años-persona perdidos

anualmente.

El deterioro del ambiente acuático es visible en todas

partes del globo. La descarga de aguas servidas domésticas

no tratadas se ha identificado como la mayor fuente de

contaminación en la mayor parte de los Mares Regionales del

PNUMA. Las aguas residuales sin tratar afectan a más del

70% de los arrecifes de coral, preciosos hábitats están desapareciendo

y la biodiversidad está mermando, mucho

potencial de pesca y agricultura se está perdiendo, mientras la

pobre calidad del agua está reduciendo el ingreso del turismo

y el valor de los bienes raíces.

Tales preocupaciones han ayudado a empujar a la comunidad

internacional a asegurar que las metas de los Objetivos

de desarrollo para el milenio y de la Cumbre Mundial sobre el

Desarrollo Sostenible de 2002 (CMDS) se ocupen del mejor

acceso a agua potable segura y del saneamiento adecuado.

El objetivo para agua y saneamiento acordado por la CMDS

es: “Reducir a la mitad, para el año 2015, la proporción de

personas incapaces de obtener o pagar por agua potable

segura y la proporción de personas que carecen de acceso a

saneamiento básico”.

El crecimiento de la población, la rápida urbanización, y el

aumento del suministro de agua y la provisión de saneamiento

para alcanzar los objetivos para 2015 son todos factores que

generarán mayores problemas de contaminación de las aguas

residuales. En la actualidad, sólo alrededor de una décima

parte de las aguas servidas domésticas en países en desarrollo

es recolectada y sólo alrededor de una décima parte de

las plantas de tratamiento de aguas residuales existentes

operan de forma confiable y eficiente. Ignorar los asuntos de

contaminación de aguas residuales ha demostrado ser

costoso, tanto en términos humanos como ecológicos y financieros.

Su descarga sin tratar al medio ambiente natural

afecta directamente al recurso primario para el suministro de

agua potable, funciones esenciales del ecosistema y el uso


Algunos de los daños asociados con

el inadecuado manejo de las

aguas residuales

■ Mayores costos directos e indirectos ocasionados

por mayor enfermedad y mortalidad.

■ Costo más alto para producir agua potable y agua

industrial, con el resultado de tarifas más altas.

■ Pérdida de ingreso de la pesca y la acuicultura.

■ La pobre calidad del agua disuade a los turistas,

disminuyendo inmediatamente el ingreso del turismo.

■ Pérdida de valiosa biodiversidad.

■ Pérdida de valor de los bienes raíces, cuando la

calidad de los entornos deteriora: especialmente

importante para los residentes de barrios bajos, donde

la vivienda es el bien principal.

Algunos ejemplos de los costos de la inacción

■ La carga mundial de enfermedad humana causada

por la contaminación de las aguas costeras ocasionada

por las aguas residuales se estima en 4 millones de

“años-persona” perdidos cada año, lo cual equivale a

una pérdida económica de aproximadamente 16.000

millones de dólares por año.

■ GESAMP (Joint Group of Experts on the Scientific

Aspects of Marine Environmental Protection) calculó el

impacto mundial de bañar en mares contaminados y

comer mariscos de sus aguas en aproximadamente

12.000 a 24.000 millones de dólares por año.

■ Las pérdidas de ingreso y los costos adicionales de

la epidemia de cólera de 1992 en el Perú se calcularon

en diez veces el presupuesto nacional anual para

suministro de agua y saneamiento.

■ Los beneficios agregados anuales provenientes del

mejoramiento de la calidad del agua en Lago Este, una

zona recreacional en Wuhan, China, afectada por las

descargas diarias de efluentes de industrias y

viviendas, oscilaron entre 42 millones y 112 millones

de dólares usando valuación contingente.

■ El costo de la contaminación del agua a lo largo de

20 playas de la Costa del Estoril en Portugal, usadas

por aproximadamente un millón de personas por año,

fue alrededor de 68 millones de dólares anualmente.

19

Ntuyen Van Than/PNUMA/Topham


Nuestro Planeta

sostenible del agua (ver recuadro). Por lo tanto, incrementar la

cobertura de saneamiento requiere sistemas de recolección

pública y tratamiento de aguas residuales, a fin de prevenir

que las aguas servidas entren a las aguas subterráneas, el

agua de superficie y las zonas costeras. Convendrá considerar

la reutilización de las aguas residuales como una opción importante,

especialmente en regiones donde el agua escasea.

Un enfoque sostenible hacia el saneamiento incluye la

recolección, el tratamiento y la reutilización de las aguas

residuales.

En general, el mismo número de personas tanto en zonas

urbanas como rurales (1.100 millones) necesitarán mejor

saneamiento para el año objetivo 2015. Esto significa que hará

falta proveer servicios a otras 400.000 personas cada día. En

marzo de 2003, el Grupo Mundial sobre Financiamiento de

Infraestructura para el Agua calculó que se necesitarían

72.000 millones de dólares todos los años —cuatro a cinco

veces más de lo que se gasta actualmente— para alcanzar el

objetivo de saneamiento, incluso saneamiento doméstico,

higiene y tratamiento de aguas residuales — 56.000 millones

de dólares se requieren para el tratamiento de aguas

residuales solamente.

Un enfoque posible para llenar esta enorme brecha

financiera es considerando cómo el uso de diferentes tecnologías

puede afectar los costos. La figura arriba ilustra

cálculos de costo tentativos para diferentes niveles de

servicios de saneamiento y tecnología como una “escala de

opciones de saneamiento”, empezando a un nivel básico y

subiendo gradualmente a niveles de servicio más altos. Ilustra

que existe una importante diferencia entre el componente de

saneamiento rural (en su mayoría no parte de una red) del objetivo,

y el componente de tratamiento mejorado de aguas

20

Una escala de opciones: diferentes niveles de servicios

de saneamiento y sus costos tentativos

SANEAMIENTO ECOLOGICO (gama adicional de opciones y costos)

PRINCIPALMENTE

URBANO Y

PERIURBANO

PRINCIPALMENTE

RURAL

Tratamiento terciario

de aguas residuales

Conexión a cloaca y

tratamiento secundario de

aguas residuales

Conexión a cloaca

convencional

Conexión a cloaca con

mano de obra local

Letrina de tanque séptico

Letrina con

cisterna de pobre

funcionamiento

Letrina de foso

ventilada mejorada

Letrina de foso simple

Práctica tradicional

mejorada

COSTO ESTIMADO POR PERSONA

($) incluso operación y

mantenimiento

800

450

300

175

160

70

65

45

10

PROMOCION DE SANEAMIENTO E HIGIENE $25 por persona

DIEZ CLAVES para acción local

y nacional en materia de aguas

residuales municipales

1. Asegurar el compromiso político y recursos

financieros domésticos.

2. Crear un ambiente instrumental a niveles nacional

y local.

3. Suministro de agua y saneamiento no restringido a

grifos (canillas) e inodoros.

4. Desarrollar sistemas integrados de gestión del

suministro de agua y saneamiento urbanos

que también se ocupen de los impactos

medioambientales.

5. Adoptar una perspectiva a largo plazo, tomando

medidas paso a paso, comenzando ahora.

6. Usar límites de tiempo bien definidos, y metas e

indicadores dependientes de fechas fijadas.

7. Elegir tecnologías apropiadas para el uso eficiente y

rentable de los recursos acuíferos y considerar

alternativas de ecotecnología.

8. Utilizar enfoques impulsados por la demanda.

9. Involucrar a todos los interesados desde el principio

y asegurar transparencia en la gestión y los

procedimientos de toma de decisiones.

10. Asegurar estabilidad y sostenibilidad financieras.

10.1 Vincular el sector municipal de las aguas

residuales con otros sectores económicos.

10.2 Introducir mecanismos financieros innovadores,

incluso participación del sector privado y

asociaciones público-públicas.

10.3 Considerar equidad social y solidaridad para

lograr la recuperación de los costos.

PNUMA/Topham


Nuestro Planeta

Mares Regionales del PNUMA: descarga de aguas servidas domésticas no tratadas

En aumento

En disminución

Estable

Sin problemas

residuales urbanas (en su mayoría en una red). Comprender

estas diferentes opciones es importante. La mayoría de los

debates sobre saneamiento y sus cálculos de financiamiento

no diferencian claramente entre la provisión de servicios de

saneamiento básicos o mejorados, incluso la recolección de

aguas residuales, su tratamiento, reutilización y redistribución

en el medio ambiente. Esto puede causar confusión y

resulta en amplias variaciones en los cálculos de costo. Según

el nivel de los servicios de saneamiento, los presupuestos

estimados varían ampliamente, hasta 32 veces la cifra mínima.

Por lo tanto, los cálculos mundiales de las necesidades

financieras con frecuencia dejan de tomar en consideración las

soluciones locales de bajo costo. Así, la brecha de financiamiento

entre el nivel de inversión actual y lo que hace falta

para alcanzar el objetivo de saneamiento acordado en la CMDS

puede reducirse sustancialmente si se usa la tecnología de

bajo costo en situaciones apropiadas. Esto es particularmente

cierto en ciudades y metrópolis, donde por tradición se ha

asumido que la conexión completa a una red de alcantarillado

es el nivel de servicio más apropiado. Para dar un ejemplo, los

sistemas de tanque séptico también podrían ser adecuados en

zonas densamente pobladas, y también deberían considerarse

ecotecnologías descentralizadas como alternativas rentables.

No obstante, algunas de las opciones de bajo costo pueden

tener consecuencias negativas si no son planeadas y

manejadas correctamente: estas consecuencias incluyen los

efectos de la conexión a cloacas sin adecuado tratamiento, o la

contaminación del medio ambiente debida a eliminación

inadecauda de los sedimientos de las aguas residuales.

La provisión de saneamiento mejorado exige la consideración

de una variedad de atributos de diseño, no simplemente

la tecnología sino también, por ejemplo, arreglos

institucionales y de gestión, o procedimientos de facturación y

recaudación de impuestos. Bien diseñados, los planes de

saneamiento de bajo costo ofrecen una opción posible a las

comunidades urbanas más pobres para soluciones equiparables

a sus limitados recursos de dinero.

Está emergiendo ahora un consenso mundial sobre las

formas de encarar la recolección y el tratamiento de las aguas

residuales municipales de forma sostenible. Las Pautas para la

Gestión Municipal de Aguas Residuales y sus Diez Claves para

la acción local y nacional fueron consideradas por más de 100

países en la reunión de la Revisión Intergubernamental

PNUMA/PAM en 2001. Los participantes trataron de establecer

un nuevo estándar mundial en el campo de la gestión sostenible

de las aguas residuales municipales. Las Diez Claves cubren

asuntos de política, enfoques de gestión, selección de

tecnologías y mecanismos de financiamiento. Han sido

desarrolladas conjuntamente por el PNUMA, la Organización

Mundial de la Salud, UN-HABITAT y el Consejo Colaborativo de

Suministro de Agua y Saneamiento, con el apoyo de UNICEF.

Es urgentemente necesario intensificar y ampliar las mejores

prácticas y los enfoques innovadores exitosos. La formación

de capacidad a través de proyectos piloto y

capacitación “en el lugar” mejorará la implementación futura.

Las colaboraciones que implementan enfoques innovadores

de forma activa y eficaz son fundamentales para el éxito. Estas

colaboraciones dependen ante todo de un fuerte compromiso,

responsabilidades compartidas y —cosa igualmente importante—

de riesgos compartidos entre todos los interesados ■

Cees van de Guchte es Jefe de Proyectos en la Oficina de

Coordinación PNUMA/PAM, La Haya, Países Bajos. Veerle

Vandeweerd es Coordinador, PAM, Jefe del Programa

de Mares Regionales, y Director Adjunto, División de

Implementación de Política, PNUMA.

PAM es el Programa de Acción Mundial para la Protección del

Medio Ambiente Marino de Actividades basadas en Tierra, ver:

www.gpa.inep.org

21


Nuestro Planeta

Todo visitante a cualquier ciudad en la

India encontrará dos imágenes comunes

a todas: una cola de mujeres con

cacharros de diversas formas y tamaños

esperando su turno para obtener agua, y

hombres y niños defecando al aire libre (las

mujeres deben hacerlo al abrigo de la

oscuridad). Millones de habitantes en la

India todavía esperan obtener los servicios

básicos de agua limpia y saneamiento, pese

a que el país se jacta de su acelerado crecimiento

económico.

La crisis queda bien ilustrada por una

visita a uno de los numerosos barrios bajos

que dominan el cuadro en la capital comercial

de la India, Mumbai. Casi la mitad de

sus 12 millones de habitantes viven en

barrios bajos o edificios dilapidados. Los

mismos están situados en tierras abiertas,

junto a las vías férreas, en veredas y

pavimentos, junto al aeropuerto, bajo

puentes y a lo largo de los bordes de la

ciudad. Si bien hay variaciones, generalmente

esta mitad de la población obtiene

poca agua y tiene aún menos inodoros.

Cuando puede obtenerse, el agua a menudo

es sucia. Y los inodoros que existen por lo

general están mugrientos, rotos y

generalmente son inservibles: tan pocos

están en buen estado que de todos modos la

defecación al aire libre es la única

alternativa para millones de personas.

Las 30.000 familias que viven en las

veredas de Mumbai sufren las condiciones

peores. No tienen acceso a agua ni inodoros

porque a los ojos de la ley son “ilegales” y

no deberían estar viviendo allí. De hecho,

generaciones enteras se han criado muchas

veces en el mismo pavimento, ya que el

gobierno municipal hace la vista gorda ante

su existencia y no tiene planes para ofrecer

una alternativa.

La vida de las mujeres que viven en estos

pavimentos está dominada por la diaria caza

para obtener agua. Lo piden a la gente en los

edificios contiguos. Encuentran maneras de

abrir hidrantes de incendio para conseguir

agua. Recurren a plomeros que saben cómo

sacar agua de la línea de flotación del agua

que corre debajo del pavimento que es su

casa. Como dice Sagira, una de las mujeres

que viven en un pavimento, “Estas son

llaves o canillas no oficiales. Nosotros no

podemos conseguir llaves oficialmente”. El

agua “oficial” no está disponible para las

personas consideradas como ilegales. Y el

agua “no oficial” puede costar más de 10

veces el precio del agua suministrada por la

corporación municipal. Para la gente pobre,

esto puede significar un gasto diario de

hasta 10 a 30% de su ingreso.

Cerca de un millón de personas viven y

trabajan en estructuras semipermanentes

en barrios bajos de ya larga existencia,

como por ejemplo la vasta aglomeración

llamada Dharavi, situada en la encrucijada

entre la antigua ciudad isla de Mumbai y su

interior extendido. El asentamiento está

“regularizado”, en el sentido de que el

gobierno no planea demolerlo y transladar

sus residentes a otra parte. También les ha

provisto agua, electricidad e inodoros, pero

éstos distan mucho de ser adecuados para el

número de personas que viven en el

asentamiento.

La mayor parte del agua es obtenida de

grifos instalados en la calle en diversos

lugares del barrio. Son las mujeres quienes

deben hacer cola y recolectar el agua.

En una

ciudad

como

MUMBAI

KALPANA SHARMA

describe lo que significa

vivir sin adecuado

suministro de agua y

saneamiento en una de

las ciudades más

populosas del mundo

El agua es liberada a estos grifos a

diferentes horas del día, durante dos o tres

horas por vez. Este sistema ha sido elaborado

por la corporación municipal para

asegurar que el agua que llega a la ciudad de

sus fuentes fuera de los límites de la metrópolis

es distribuida a todas partes de la urbe.

Tal sistema no es un problema para gente

que vive en viviendas formales, ya que

pueden bombear el agua a tanques situados

bajo el techo, no importa cuándo es emitida,

y obtener así un suministro continuo

durante todo el día. Pero para la gente pobre

en los barrios bajos no existe otra opción

que recolectar el agua cuando es emitida,

sea cuando sea. Los momentos de suministro

pueden ser a cualquier hora del día o de

la noche. Cada barrio crea su propio sistema

de distribución del agua. Pero un aspecto es

común a todos: son las mujeres quienes van

a buscar el agua. La cantidad que recolectan

depende de su capacidad de almacenar agua

Millones de habitantes aún

esperan obtener los servicios

de agua limpia y saneamiento

en sus pequeñas viviendas. Y la espera para

obtener agua —y acarrear pesados cacharros

llenos a su casa caminando por superficies

desniveladas todos y cada uno de los

días de su vida— afecta la salud de la

mayoría de las mujeres.

La situación respecto a los inodoros es

peor aún. En 1986, una encuesta reveló que

sólo había 800 bloques de lavatorios en

Dharavi, para una población de alrededor de

400.000 habitantes. Cada uno de estos

bloques tal vez tendría 15 a 20 inodoros

individuales. Casi dos décadas más tarde, la

población ha aumentado a más del doble,

pero la situación de los inodoros sigue

siendo prácticamente la misma. Esta situación

es reflejada a través de todos los

asentamientos de barrios bajos en Mumbai,

sin excepción.

Mangal Sadashiv Kamble, que solía vivir

junto a la vía férrea, describió su experiencia

diaria a dos investigadores que estaban

trabajando con los pobres urbanos en

estas palabras: “Teníamos que usar las vías

férreas como inodoros. Había inodoros

públicos, pero estaban bastante lejos, a media

hora de camino. Solían estar tan sucios

que no teníamos ganas de usarlos. ¡Y siempre

había unas colas larguísimas! En vez

de usar esos servicios mugrientos, íbamos a

las vías después de las diez de la noche

o muy temprano, a las cuatro o cinco

de la mañana.”

Dada la densidad de los barrios bajos,

hasta la construcción de nuevos bloques de

inodoros constituye un problema. La corporación

municipal de Mumbai se ha hecho

cargo de la tarea de construir lavatorios en

varios barrios. Pero se enfrenta con el problema

de tener que negociar con los residentes

para encontrar un lugar adecuado, en

vista de que será necesario demoler algunas

de sus casas para liberar el terreno, un

proceso enormemente complejo y a menudo

explosivo.

La provisión de agua segura y saneamiento

para los pobres urbanos está inextricablemente

unida a una política de

vivienda racional y asequible. Sin ello, sólo

son posibles unas soluciones fragmentarias,

y éstas jamás podrán satisfacer la necesidad

de una vida con agua segura y saneamiento

para la gente que vive en una ciudad como

Mumbai ■

Kalpana Sharma es Editora Adjunta del

periódico The Hindu en Mumbai. Es autora

del libro Rediscovering Dharavi: Stories from

Asia’s Largest Slum (Penguin India, 2000).

Stephen Dolmer/PNUMA/Topham

22


Nuestro Planeta

Flujo de

ABAJO-ARRIBA

GOURISANKAR GHOSH

llama a una gestión integrada del agua, de la

gente, para la gente y por la gente

La falta de acceso a saneamiento y

agua es una de las principales

causas del ciclo de pobreza. Los

pobres carecen de acceso porque son

pobres, y porque no tienen acceso continúan

siendo pobres, sufriendo de

mala salud, más enfermedades, menos

educación para sus hijas y viviendo en

condiciones antihigiénicas ambientalmente

degradantes. Continúan viviendo

en ese estado miserable, a veces en

estrecha proximidad a la opulencia de

edificios de muchos pisos o lujosos

hoteles en ciudades del mundo en desarrollo.

Viviendo en asentamientos de

barrios bajos ilegales, proveen mano

de obra barata a la economía urbana,

pero siguen sin ser reconocidos como

residentes legales.

En la Cumbre Mundial sobre el

Desarrollo Sostenible de Johannesburgo

en 2002, los líderes mundiales

endosaron los Objetivos de desarrollo

para el milenio para el agua. Además,

por primera vez reconocieron la necesidad

de establecer metas para el

saneamiento, y se comprometieron a

reducir en la mitad la proporción de las

personas sin acceso a agua segura y

saneamiento para el año 2015.

Sin embargo, algunos están tratando

de diluir los Objetivos. Arguyen

que son estrechos e imposibles de

alcanzar, y proyectan un costo muy alto

para alcanzarlos, un costo incom-

Meenakshi Sahai/PNUMA/Topham

patible con lo que en realidad es necesario

para llegar a la población pobre a

la cual convendría dirigirse. Se intenta

desviar la atención hacia unas inversiones

de insumo intenso de capital

en estructuras de instalaciones de

agua y plantas de tratamiento de

residuos, y justifican esto con un

argumento basado en un enfoque integrado.

Este nuevo paradigma —avanzado

por la misma escuela de pensamiento

que pretende que la última

Década Internacional para Suministro

de Agua y Saneamiento ha sido un fracaso—

consiste simplemente en fomentar

mayor inversión en infraestructuras

y mayor adjudicación de fondos de donantes

para grandes estructuras y proyectos

de propósito múltiple. Este no es

necesariamente un enfoque integrado,

y contiene poca o ninguna mención

de la necesidad de involucramiento

popular.

Y sin embargo, las lecciones aprendidas

de la última década fueron que

no es posible lograr una solución

sostenible sin colocar a la gente en el

centro del planeamiento, la implementación,

la operación y el mantenimiento,

y que, del mismo modo, la

única manera de asegurar la sostenibilidad

a largo plazo de los recursos

hídricos es involucrando a la gente

en todas las etapas y niveles de

Eugene F. Simon/PNUMA/Topham

la protección, la conservación y el

desarrollo del agua.

Es necesario encarar los Objetivos

para el milenio eligiendo los modelos

correctos, con costos apropiados y

asequibles. Lograrlos también requiere

buen planeamiento local, una política

racional y dinámica, responsabilidad

delegada al pueblo, y protección del

medio ambiente. Abogando por un

planeamiento arriba-abajo y enfoques

orientados hacia la estructura no se

llegará a los pobres, además de desviar

preciosos recursos.

En la segunda mitad de la Década

del Agua, la India experimentó con un

enfoque integrado a través de la Water

Mission (la Misión del Agua – más tarde

llamada Rajiv Gandhi National Drinking

Water Mission), que involucraba la

participación de casi todos sus departamentos

e instituciones. A través de los

cinco años de 1986 a 1990, este experimento

llegó a casi 165.000 aldeas con

una población total de casi 300

millones de habitantes. Logró hacerlo

con el planeamiento apropiado y una

buena coordinación, con planificación y

vigilancia sistemática, adjudicando

recursos de su propio presupuesto y

controlando los costos, y, sobre todo,

movilizando un programa operado por

el experimento mismo.

Los experimentos más importantes

fueron las mini-misiones, implementadas

en aproximadamente 16 distritos

de proyecto, cada uno con una población

de alrededor de 1,5 a 2 millones de

habitantes. Se desarrolló un enfoque

integrado movilizando y coordinando

todos los programas de desarrollo

vinculados con el agua, la silvicultura,

la agricultura, las escuelas, la educación

sanitaria y la energía, y coordinándolos

a través de organismos elegidos

por las aldeas y los distritos.

Además, fueron coordinados por la administración

del distrito para desarrollar

estructuras de almacenamiento

Angelo Sande/PNUMA/Topham

24


Nuestro Planeta

del agua y recargando el agua subterránea

con pozos profundos, introduciendo

técnicas de hidrofracturación

para rejuvenecer los pozos, y ofreciendo

consejo geológico sobre mejores

maneras de ubicar pozos y estructuras

para la conservación del agua.

El factor clave fue que la gente estaba

involucrada a todos los niveles a

través de los gobiernos locales. El

modelo más exitoso fue el del distrito

de Jhabua en Madhya Pradesh, donde

la población autóctona triplicó su productividad

agrícola, eliminó la lombriz

de Guinea, aumentó la asistencia a la

escuela, mejoró sus prácticas de higiene,

y plantó más árboles para la

forestación.

De modo similar, el gobierno local

de Medinipur en el Estado de Bengala

Occidental involucró a voluntarios de

grupos juveniles y grupos de mujeres

en una campaña de saneamiento e

higiene operada a través de una organización

no gubernamental (la Misión

Ramakrishna), al mismo tiempo de

adoptar un enfoque integrado hacia el

saneamiento, la educación y la salud.

En lugar de subvencionar letrinas

gratuitas, después de impartir educación

en salud e higiene se concedieron

unos modestos préstamos a través de

los clubs juveniles. La comunidad recicló

fondos, alentó a empresarios locales

y proporcionó opciones a la gente

para diferentes modelos de saneamiento.

A resultado de todo esto, en

apenas diez años fue posible atender a

casi 16 millones de habitantes.

Desde luego, como ocurre con todos

los modelos, la experiencia de la India

no es perfecta. Debido a la ausencia de

La falta de acceso a

saneamiento y agua es una

de las principales causas del

ciclo de pobreza

Gautam Banerjee/PNUMA/Topham

Klarehen Kallenbach/PNUMA/Topham

una buena regulación para la extracción

de aguas subterráneas, la irrigación

excesiva de los cultivos, la

deforestación y un aumento indiscriminado

de la población urbana con

un sistema ineficiente de ordenación de

las aguas, se ha creado un desequilibrio

entre la demanda y el suministro.

Está visto que una política de

desarrollo de “arriba-abajo” jamás

podrá proveer soluciones a largo plazo

de tan complejos problemas de ordenación

de las aguas.

No obstante, la experiencia de la

India, y más recientemente de la República

de Sudáfrica, donde he tenido

la fortuna desde 1994 de estar estrechamente

vinculado en la política de

desarrollo y reconstrucción, demuestra

la necesidad de que los países y los

gobiernos emprendan el liderazgo.

Demuestra que la India, con un PDB

inferior a 350 dólares per cápita y una

Tavinee Santipraena/PNUMA/Topham

población de casi 1.000 millones de

habitantes, es capaz de desarrollar un

programa de casi 1.000 millones de

dólares por año de sus propios recursos,

y de alcanzar las metas por

etapas. El programa de la India ha sido

desarrollado a través de sucesivos

planes quinquenales y actualmente

está sometiéndose a nueva evaluación

y reforma.

La República de Sudáfrica es uno de

los países en desarrollo que adjudican

el porcentaje más alto de su PDB al

agua y al saneamiento. Demuestra que

—con determinación, autoestima y un

buen planeamiento dentro de sus propios

recursos— es posible alcanzar

metas sin esperar apoyo de afuera. La

elección de la tecnología y el enfoque

debe ser autóctona, apropiada y

asequible.

Tanto el Gobierno de la India como

el de la República de Sudáfrica son

responsables ante su pueblo. Si bien

Carlos Earfias/PNUMA/Topham


25


Nuestro Planeta

los programas nunca son perfectos,

están basados en el aprendizaje de la

experiencia, y forman parte de un proceso

continuo. Por otra parte, el enfoque

integrado está basado en una

gobernanza descentralizada, el involucramiento

del pueblo y un programa

auténticamente concentrado en la

gente.

El liderazgo proporcionado por la

India y Sudáfrica y sus líderes políticos

ha sido crucial. Esto puede ser

efectuado únicamente por los gobiernos,

y es su deber ayudar a coaliciones

de interesados múltiples a avanzar

hacia el logro sostenible de los

Objetivos. En cuanto a los países más

pequeños, también necesitarán apoyo

para desarrollar su infraestructura.

Mayor educación, formación de capacidad,

un diálogo abierto y el aliento de

pequeños empresarios privados serán

esenciales.

El agua no es un asunto mundial.

Es un problema muy local, mas no

restringido a fronteras políticas. Tanto

el agua como la contaminación fluyen

río abajo. Hace falta mayor cooperación

entre naciones con respecto a la

ordenación transfronteriza del recurso

hídrico. No obstante, el proceso debe

ser asequible, apropiado y ambientalmente

sostenible para los pobres.

Si la ordenación de las aguas está

más allá de los pobres —y es

comercializada como un negocio— no

será ni sostenible ni integrada. Sin

Reynaldo A. Mercado/PNUMA/Topham

agua, no es posible lograr reducción

alguna de la pobreza. Sin integrar el

saneamiento a los planes y medidas de

ordenación de los recursos hídricos, no

se mejorarán ni la calidad del agua ni

la salud de la gente.

El Plan de Acción de la Cumbre de

Johannesburgo identificó la educación

sobre saneamiento e higiene en las

escuelas y la integración del saneamiento

en una gestión integrada de los

recursos hídricos como áreas de prioridad.

De ahí que necesitamos una

estrategia para la ordenación de las

aguas orientada no simplemente hacia

Fournier Frederic/PNUMA/Topham

la creación de infraestructura sino

también hacia la conservación, que

involucre al pueblo, una estrategia

concentrada no sólo en el desarrollo

del sector privado sino en el desarrollo

de una auténtica asociación, que aliente

a pequeños empresarios privados, y

una estrategia que estimule no solamente

una adición de bienes sino el

desarrollo de un sistema eficiente y

bien manejado. Tal estrategia no deberá

destruir modelos y tecnologías sostenibles,

como por ejemplo el aprovechamiento

del agua de lluvia, mas sí

deberá alentar otros modelos cercanos

al pueblo y manejados por el pueblo. Y

por último, necesitamos conocer los

parámetros e indicadores para medir el

progreso y el éxito en diferentes países,

a fin de alcanzar los Objetivos para el

milenio a través del enfoque de gestión

integrada de los recursos hídricos ■

Gourisankar Ghosh es Director

Ejecutivo del Consejo Colectivo de

Suministro de Agua y Saneamiento en

Ginebra.

N. Van Tian/PNUMA/Topham

Necesitamos una estrategia

para la ordenación de

las aguas orientada

hacia la conservación, que

involucre al pueblo

Carmine Pavico/PNUMA/Topham

26


Nuestro Planeta

PUBLICACIONES Y PRODUCTOS

El Anuario GEO 2003 es el primer

informe en una nueva serie

anual del PNUMA, dedicada a

importantes asuntos y desarrollos

del año relacionados con el medio

ambiente, tanto al nivel mundial

como al regional. Incluye un

artículo de fondo especial de

Enfoque en el agua y su papel

crítico en el logro de objetivos y

metas internacionalmente acordados,

incluso los objetivos incluidos en la Declaración del Milenio y

el Plan de Implementación de la CMDS. Una sección sobre Retos

Emergentes: Nuevos Hallazgos, que se concentra en el ciclo de

nitrógeno y las pesquerías marinas, describe algunos de los más

recientes conocimientos científicos. El Anuario también usa

Indicadores para destacar tendencias en muchos de los asuntos

ambientales mundiales y regionales tratados en informes GEO

anteriores. La publicación será una importante guía para los

encargados de formular políticas. Pueden pedirse ejemplares de

la librería online del PNUMA: www.earthprint.com ■

En diciembre pasado, unos 45 ministros de todas partes de Africa

encargados de asuntos de agua y medio ambiente lanzaron un plan

de acción para alcanzar los Objetivos de desarrollo para el milenio

sobre el agua. Reunidos en la Conferencia sobre Implementación y

Asociación Panafricana en Addis Abeba, resolvieron dar atención

especial a países que se estima con probabilidad serán incapaces de

alcanzar las metas para agua y saneamiento. Los ministros presentaron

propuestas para medidas concretas, lanzaron diversas iniciativas

—incluso el Fondo de Agua para Africa con financiamiento de más

de 600 millones de dólares para proyectos a mediano plazo— y

firmaron una declaración conjunta con la Comisión Europea. Más de

300 millones de habitantes en el Continente carecen de acceso

razonable a agua segura y 14 países africanos están sufriendo de estrés

o escasez de agua ■

El vidrio de botellas

de vino recicladas

se utilizará

para filtrar agua potable

y purificar aguas

residuales. Respaldada

por una subvención

de la Unión

Europea y el Departamento

para Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del

Reino Unido, una empresa británica está construyendo una fábrica

en Escocia para convertir las botellas en “arena verde” a tal

propósito. Se cree que, una vez plenamente desarrollado, el proceso

podría ahorrar la extracción de arena de alta calidad y proporcionar

un uso para las botellas usadas descartadas para reciclaje en Gran

Bretaña. (Para más información ver www.drydenaqua.com) ■

Dryden Aqua

Grant Gibbs

Los “hipos” están salvando a miles de mujeres y niños en el sur de

Africa de las agobiadoras caminatas diarias para buscar agua. El

Hippo Water Roller es un tambor de plástico provisto de rueditas, de una

capacidad de 90 litros de agua, que puede empujarse hasta sobre terreno

agreste. Permite a las mujeres y los niños buscar una cantidad de agua

cinco veces mayor de la que normalmente acarrearían en un balde,

aumentando así sus provisiones y aliviándoles de la carga de tener que

hacer repetidos viajes a la fuente de agua, mejorando al mismo tiempo su

salud y ahorrando tiempo para otras actividades vitales. Mas no obstante

su modesto precio (50 dólares), el recipiente a ruedas todavía está más

allá del alcance de la mayoría de la gente, razón por la cual el proyecto

Hippo Water Roller está tratando de recaudar dinero de empresas y

comercios para financiar su distribución. Para más información ver:

www.hipporoller.org ■

os bueyes, una de las

Lfuentes de energía

más tradicionales, están

utilizándose para una

tarea moderna, la tarea

de convertir agua subterránea

salobre en agua

potable. El Central Salt

& Marine Chemicals

Research Institute en

Gujarat, India, ha desarrollado

una planta desalinadora

impulsada por dos bueyes que giran constantemente atados al

extremo de un eje de 4 metros. En una jornada de ocho horas, el sistema

puede producir suficiente agua para beber y cocinar para una aldea de

1.000 habitantes. El Instituto está trabajando ahora para modificar el

sistema para desalinizar agua marina para asentamientos costeros ■

CSMCRI

Slimbridge Wetland Plants

Una técnica desarrollada por los romanos ha demostrado ser

más efectiva que la tecnología moderna en la tarea de

estabilizar el margen de los ríos, según concluye la UK

Construction Industry Research and Information Association

(la Asociación de Investigación e Información de la Industria de

la Construcción del Reino Unido). Las estacas de sauce vivo,

tejidas en enrejados, son hasta nueve veces más baratas que

las planchas apiladas, actúan en forma más eficiente y su

aspecto es más estético, afirma. (Para más información ver

www.slimwetwillows.co.uk/erosion.htm) ■

27


Regando tierras

sedientas

LUIS CACERES VILLANUEVA

describe cómo es posible utilizar

las aguas servidas para verdear las

ciudades, aún en circunstancias

difíciles, y bosqueja sistemas para

su tratamiento y ordenación

El Norte de Chile es una región virtualmente carente de lluvia.

Comprende seis ciudades y el Desierto de Atacama, una de

las regiones más secas del mundo. El agua para las zonas

urbanas es transportada de pozos distantes o ríos próximos a las

montañas de la cordillera de los Andes, donde ocurren las

precipitaciones. Pero una gran parte de los suministros de agua

conocidos se ve afectada por una alta concentración de sólidos

disueltos, incluyendo boro, arsénico, sulfato y sodio entre otros,

presentes como componentes solubles en sedimientos volcánicos,

minerales y suelos a lo largo de la cordillera. Esta situación requiere

una selección cuidadosa de las fuentes de agua y la utilización de

métodos de tratamiento para remover arsénico. Sólo alrededor de la

mitad del agua es aceptable para consumo humano directo: el resto

es tratado para remover su alto contenido de arsénico.

Municipios, instituciones y propietarios privados se enfrentan

con retos considerables para proveer las áreas verdes y jardines

requeridos por la población urbana. Las iniciativas de crear espacios

verdes se ven obstacularizadas por el elevado costo del agua y por

las altas concentraciones de sales y boro en el agua y el suelo, que

afectan seriamente el crecimiento de especies de plantas ornamentales

sensibles. Una gran fracción de tierra urbana separada para

recreación ha terminado en campos vacíos o parques degradados.

Universidades, municipalidades y organizaciones privadas han lanzado

un proyecto conjunto encaminado a promocionar el desarrollo

de jardines y áreas verdes adecuadas. El proyecto estudió la factibilidad

de manejar el uso de agua no potable disponible mediante

procedimientos de tratamiento e irrigación apropiados. Además

condujo estudios en el campo para seleccionar y evaluar plantas nativas

y plantas introducidas que podrían tolerar las sales y ser usadas

para propósitos ornamentales.

Se aprecia para este caso que la reutilización de agua servida

Banson

tratada en el riego de áreas verdes y hortalizas es la iniciativa de

mayor relevancia. Sin embargo, el alto contenido de sales restringe

el rango de especies aceptables sólo a aquellas resistentes al mismo.

Investigaciones recientes han establecido la conveniencia de utilización

de plantas nativas como especies ornamentales debido a su

alta resistencia tanto a altas concentraciones de sales en el suelo

como a condiciones de escasez de agua.

Curiosamente, estas especies no son conocidas por la población

local, por lo que es necesario promover su uso a través de actividades

de difusión y capacitación para la reproducción y manejo de

las mismas. El uso de plantas nativas y agua de calidad marginal

disponible —tal como aguas subterráneas salinas, y aguas servidas

municipales e industriales tratadas— en esta manera son opciones

de bajo costo para aumentar las áreas verdes y jardines para

desarrollar un paisaje distintivo para el Norte de Chile.

Existe un consenso mundial general respecto a los beneficios de

la reutilización de las aguas residuales. Pero el diseño de cualquier

sistema municipal debe tener en cuenta la variedad de factores locales

que pueden estar presentes en el proceso de tratamiento y

reutilización. En muchas zonas urbanas no ha sido posible solucionar

todos los problemas asociados con el destino final de las

aguas servidas, debido a dificultades económicas, falta de legislación

adecuada, falta de interés en la comunidad o falta de una

estructura organizacional. La condición básica para mejorar un sistema

de tratamiento de agua servida es la existencia, o implantación

de un servicio de alcantarillado eficiente para el transporte de aguas

servidas al sitio del tratamiento. Otro factor primordial es el conocimiento

del nivel y las fluctuaciones de la concentración de

especies químicas refractarias, no removibles o de difícil remoción

por métodos convencionales.

La selección de un sistema de tratamiento de aguas servidas

guarda una estrecha relación con el tipo de reutilización específica

considerada para el agua tratada —riego de áreas verdes, uso

industrial— así como con la participación de sectores interesados

para la generación de ideas y proyectos de interés. Puede ser difícil

financiar cualquier proyecto de tratamiento de gran escala, debido a

lo cual en muchos casos resulta adecuado recomendar proyectos

localizados —tales como parques, jardines y huertos con su propio

sistema de tratamiento de agua servida— en torno a sectores poblacionales,

escuelas, hospitales, edificios y empresas.

Los sistemas naturales, como las lagunas de estabilización, están

28


Nuestro Planeta

bien desarrollados, son simples y económicos, y pueden adaptarse

a zonas rurales donde el costo del terreno no es elevado. A pesar de

esto se observa una preferencia por procesos convencionales de

lodos activados, al parecer debido a un gran despliegue de

publicidad por parte de empresas de manufactura de plantas

modulares.

En cualquier sistema de tratamiento es necesario tener en cuenta

aspectos económicos, sociales y medioambientales —algunos de

estos considerados en normativas específicas—, incluso índices

bacteriológicos, concentración de materia orgánica, concentración

de metales pesados y sulfato. Todos éstos previenen efectos ambientales,

entre los cuales cabe mencionar eutrofización, que afecta

especies acuáticas, emisión de olores ofensivos desde plantas de

tratamiento que operan en mal estado, y la intrusión de sales por

redes de alcantarillado mal mantenidas. Todo ello dificulta la reutilización

de agua en la agricultura debido a su efecto en plantas

sensibles, pérdida de grandes cantidades del recurso en zonas

desérticas con escasez de agua, y alta probabilidad de contagio de

enfermedades por contacto con aguas servidas en zonas de baño en

ríos, lagos y sectores costeros.

La alta ocurrencia de índices de enfermedades se atribuye por lo

general a problemas operativos o deficiencia de sistemas de recolección

y manejo de aguas servidas. Este problema, encontrado en

varias partes de Latinoamérica, ha originado la búsqueda de fuentes

de contaminación mediante muestreo y medición de coliformes

totales y/o fecales en ríos, lagos y otros cuerpos de agua. Como

medidas correctivas se ha incrementado el control de las plantas de

tratamiento y/o dosificación de cloro en cursos de agua seleccionados.

La formación de compuestos organo-clorados resultantes

de esta práctica no ha sido considerada como un problema

ambiental que requiera normalización, como es el caso en países

desarrollados. La ocurrencia de fuertes olores en la vecindad de

plantas de tratamiento es común alrededor del mundo, y en la

mayoría de los casos provoca fuertes reclamos por parte de la

comunidad. El problema se asocia a altas concentraciones de sulfato

y materia orgánica en el agua servida. El confinamiento y/o

eliminación de zonas anaeróbicas es casi siempre la solución a estos

problemas. La alta concentración de sólidos disueltos generada

durante el tratamiento o el manejo con frecuencia causa problemas.

Largos períodos de acumulación de agua tratada en estanques

abiertos a la atmósfera, o en condiciones anaeróbicas favorecen el

crecimiento de microalgas o bacterias en suspensión que causan

obstrucción de los accesorios de riego. Por ende, la selección de los

mismos, incluyendo filtros de arena, es de gran importancia para

evitar problemas de obstrucción, y de mayor conveniencia han sido

aquellos que pueden limpiarse en forma manual.

El manejo de lodo generado en plantas de tratamiento está

condicionado al contenido de metales pesados, que en gran parte se

atribuye a la presencia de productos de limpieza caseros en la red de

alcantarillado. La disposición de lodos altamente contaminados es

causa de controversia permanente aún en países industrializados,

debido a los altos costos de manejo y normas involucrados. En

zonas rurales, el lodo tratado (con su actividad bacteriana anulada y

químicamente estabilizado), por lo general posee calidad adecuada

para su utilización como acondicionador de suelos.

El tratamiento exitoso de aguas servidas requiere el estudio de

las condiciones locales con el propósito de establecer estrategias

para suprimir o combatir efectos adversos, así como armonizar las

alternativas tecnológicas de tratamiento seleccionadas con

normativas medioambientales ■

Luis Cáceres Villanueva Luis Cáceres Villanueva

El profesor Luis Cáceres Villanueva es Profesor Adjunto de

Ingeniería Química en la Universidad de Antofagasta, Chile.

Banson

Banson

29


Nuestro Planeta

Paz a través de

LOS PARQUES

GERARDO BUDOWSKI describe las ventajas

de los parques de paz y sugiere maneras en que

podrían extenderse

El futuro de las zonas transfronterizas

protegidas (ZTP) y los parques

de paz es prometedor. El

interés se ha concentrado en la posibilidad

de que las ZTP podrían fomentar la

paz y la cooperación. Su número ha

crecido de manera sustancial. En 1993, el

inventario indicó la existencia de 70 ZTP

en 65 países diferentes. En 2001, esta

cifra había aumentado a 169, situadas en

un total de 113 países.

Estas zonas ofrecen muchos beneficios

a los habitantes que viven en sus

alrededores, y a la sociedad en general.

Al crear una zona protegida en sus

fronteras, promocionan la paz y la

cooperación internacional entre países.

Las ZTP mejoran la protección del

medio ambiente a través de los

ecosistemas, y con frecuencia existen

muchas más ZTP de las que cada país

poseía individualmente. Y además facilitan

un más efectivo intercambio de

información e investigación y, con frecuencia,

la posibilidad de su ordenación

conjunta.

Por otra parte, también traen beneficios

económicos a través del turismo.

Las visitas de los ecoturistas son realzadas,

al proveerles un territorio más

grande y, posiblemente, la interpretación

de conflictos pasados en la zona. Las

ZTP aseguran un mejor control de problemas

a través de fronteras, como por

ejemplo la explotación ilegal de madera,

incendios, pestes, caza furtiva, contaminación

y contrabando. Además, las zonas

montañesas transfronterizas pueden

ayudar a proveer un suministro constante

de agua de alta calidad. ¿Pero acaso los

parques de paz deberían restringirse únicamente

a zonas transfronterizas protegidas,

como sugiere la definición de UICN

— la Unión Mundial para la Naturaleza?

(Ver recuadro.) En tal caso, esto eliminaría

la posibilidad de crear parques de

paz para países isleños, al menos para

zonas terrestres, al mismo tiempo de

limitar la posibilidad para muchos otros

países que tienen una sola frontera con

un país vecino, o muy pocas o pequeñas

fronteras limítrofes.

Hay muchas zonas prometedoras en el

mundo que merecerían la condición de

parques de paz, por ser bien conocidos

escenarios de conflictos pasados, sin

estar situados en las fronteras de dos o

más países. Estas zonas podrían incluir

tierras con conflictos pasados y actuales

entre comunidades autóctonas y colonos

DEFINICIONES DE LA UICN

llegados en fecha reciente, particularmente

en Africa, Kalimantán y Brasil.

Un ejemplo notable de un actual

proyecto no-transfronterizo es el de

Laj Chimel, en Guatemala central. El

proyecto fue impulsado por Rigoberta

Menchú, la Ganadora del Premio Nobel

para la Paz 1992, en un magnífico bosque

nuboso en las montañas del Quiché de

Guatemala, una zona en la cual muchos

indios mayas fueron matados en la guerra

civil menos de dos décadas atrás.

Rigoberta Menchú no sólo aspira a

preservar este magnífico bosque y crear

lo que ella llama “una reserva ecológica

para la paz”. También trata de establecer

un centro de interpretación y reunión para

la reconciliación.

Por consiguiente, propongo las siguientes

sugerencias para un programa de

parques de paz:

■ Organizar un inventario de parques de

paz existentes o propuestos. En parte,

esta tarea ya ha sido realizada por la

UICN, pero si los parques de paz se

“redefinieran”, ello podría producir

nuevos desarrollos favorables. Existen

numerosas iniciativas prometedoras,

tales como la zona desmilitarizada entre

la República de Corea y la República

Popular Democrática de Corea. Otros

Zona transfronteriza protegida (ZTP)

Una zona de tierra y/o mar que se extiende a través de una o más fronteras entre

estados, unidades subnacionales tales como provincias y regiones, zonas autónomas

y/o más allá de los límites de soberanía o jurisdicción nacional, cuyas partes

constituyentes están dedicadas especialmente a la protección y el mantenimiento de

la diversidad biológica y recursos naturales y culturales asociados, y manejada en

forma cooperativa por medios legales u otras formas efectivas.

Parques para la paz (a veces también llamados parques de paz)

Los parques para la paz son zonas transfronterizas formalmente dedicadas a la

protección y el mantenimiento de la diversidad biológica, y de recursos naturales y

culturales asociados, así como a la promoción de la paz y la cooperación.

30


Nuestro Planeta

ejemplos prometedores podrían incluir la

creación de uno o varios parques de paz

en Cachemira, así como posibles zonas

en el Cercano Oriente.

■ Adoptar criterios y pautas para clasificación

como un parque de paz. La tarea

principal ya se ha llevado a cabo, pero aún

hace falta finalizar los detalles.

■ Poner de relieve maneras de obtener

el mayor valor añadido posible una vez

que los parques de paz han sido designados

y son manejados. Esto requiere extensa

consultación y acuerdos con las

poblaciones que viven cerca o dentro del

parque proyectado.

■ Atraer a otros interesados —incluso

ONG locales e internacionales y agencias

financiadoras— para participar en la

creación y ordenación de parques de paz.

■ Diseño de un sistema de premios

anuales a ser otorgados a los parques de

paz más exitosos.

■ Producir programas de estudio, educación

y materiales de enseñanza en los

cuales la conservación de la biodiversidad

esté combinada con la promoción de

una cultura de paz.

Lo arriba señalado tendría los siguientes

resultados:

■ Un aumento del número de parques

de paz y una importante contribución a la

conservación de la biodiversidad, que

añadiría beneficios para los corredores

biológicos planeados o existentes.

■ Mayores oportunidades para centros

de visitantes y guías calificados a cargo

de la interpretación.

■ Mejores posibilidades para involucrar

una mayor cooperación entre organizaciones

gubernamentales y ONG en sus

esfuerzos de crear parques de paz,

incluso la bienvenida participación de

donantes potenciales. Existe, por ejemplo,

una significante iniciativa entre dos

organizaciones de conservación privadas

en Bolivia y Paraguay de fusionar dos

lugares en la zona seca del Chaco,

escenario de una muy recordada guerra

en los años 1930.

■ Escenarios propicios para educación,

cursillos internacionales, investigación,

turismo ecológico y cultural, y promoción

de la paz como un instrumento para la

reconciliación.

■ La creación de parques de paz marinos

—y la prevención de la contaminación

desde fuera— podría ser justificada

¿UN PARQUE DE PAZ PARA LA

PENINSULA COREANA?

La zona desmilitarizada que se extiende a través de la

península coreana se ha convertido en uno de los

refugios de vida silvestre más valiosos sobre la Tierra.

La naturaleza ha florecido en este cinturón de 250

kilómetros de largo y 4 kilómetros de ancho, que

desde el fin de la Guerra de Corea en 1953 ha permanecido

casi totalmente sin ser tocado por el

hombre. Se cree que la zona alberga a unas 2.200 especies de animales y plantas

silvestres, incluso algunas altamente amenazadas. Las encuestas sugieren que provee

terreno de invernar para dos de las más amenazadas especies de aves, la grulla de cuello

blanco y la grulla de corona roja, y mantiene a leopardos de Amur, osos negros asiáticos

y posiblemente la última población de tigres siberianos que queda en el mundo.

En años recientes ha ido creciendo la esperanza de que este último vestigio de la

Guerra Fría podría convertirse en un símbolo de paz. En 2001, el ex Presidente de

Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz Nelson Mandela propuso que las dos Coreas

formaran un “parque de paz” dentro de la zona desmilitarizada, para ayudar a la paz

echar raíces en una de las últimas fronteras de la Guerra Fría en el mundo. Sugirió la

idea a otro Premio Nobel de la Paz, el entonces Presidente de la República de Corea,

Kim Dae-jung, quien transmitió la propuesta al Gobierno de la República Popular

Democrática de Corea en el Norte.

La Fundación de Parques de Paz —cuyo Patrono Emérito es Nelson Mandela—

dice: “El encuentro del Dr Mandela con el Presidente de Corea del Sur fue muy positivo

con respecto a esta cuestión, y la información del Norte indica que ‘el verde’ es muy

importante para su cultura.”

La historia de las zonas de conservación transfronteriza, o parques de paz, se

remonta a mucho tiempo atrás: la primera —el Parque de Paz Internacional Glaciar-

Waterton entre los Estados Unidos y Canadá— fue establecido en 1932. En tiempos

más recientes, hace ya mucho que son promocionadas por la UICN – la Unión Mundial

para la Naturaleza, y en 1997 fue establecida la Fundación de Parques de Paz. Africa

del Sur está a la cabeza con seis de tales parques —que incluyen el Gran Parque

Limpopo entre Mozambique y Sudáfrica— y 16 parques potenciales. La UICN ha

identificado 169 parques de paz potenciales, que se extienden a través de 113 naciones

alrededor del mundo.

Nelson Mandela afirma: “No conozco ningún movimiento político, ninguna

filosofía, ni ideología alguna que no concuerde con el concepto de parques de paz como

lo vemos cristalizar hoy día. Es un concepto que todos pueden abrazar.”

Topham Picturepoint

para mitigar o evitar conflictos actuales

y futuros ■

Gerardo Budowski es Profesor Emérito

del Departamento de Recursos Naturales

y Paz en la Universidad para la Paz,

Costa Rica.

Todos fotos: Ronnie de Camino

31


Llegando a los

que no son oídos

SUVECHA PANT

Eduardo Augusto Mayaert/PNUMA/Topham

Como una joven periodista que aún no ha cumplido los 20 años, creo que es

mi deber actuar a modo de puente entre el público y el Gobierno en la tarea

de encontrar soluciones para la crisis del agua y el saneamiento en mi país.

Los medios de comunicación son un instrumento poderoso, capaz de presionar al

Gobierno para introducir programas destinados a ocuparse de estos problemas.

Las enfermedades infecciosas vinculadas con el agua son la causa principal de

la morbididad y la mortalidad entre los pobres. Unos 1.100 millones de personas

en el mundo no tienen acceso a agua segura y 2.400 millones carecen de

saneamiento adecuado.

Me enoja realmente saber que unos 6.000 niños mueren cada día de

enfermedades asociadas con la falta de acceso a agua potable segura,

saneamiento inadecuado y mala higiene. El número de niños muertos a causa de

diarrea solamente en la última década es más alto que el de todas las personas

perdidas en conflictos armados desde la Segunda Guerra Mundial.Alrededor del

88% de la incidencia de enfermedades diarreicas —que por sí solas se estima

representan un 4,3% de la carga de enfermedad mundial total— es atribuible al

suministro de agua poco segura, mal saneamiento y pobre higiene, en su mayoría

concentrado en niños. Entretanto, las proyecciones para el año 2025 indican que

el número de personas que viven en países con estrés por falta de agua aumentará

seis veces, a 3.000 millones.

Creo que el acceso a agua potable segura y al saneamiento es un derecho

humano, un derecho que estamos denegando a los habitantes más pobres de la

Tierra. La comunidad mundial sólo gasta una pequeña fracción de lo que hace

falta en agua y saneamiento. Las instalaciones de saneamiento todavía están

concentradas entre los residentes ricos en las principales metrópolis. Los

habitantes en los barrios bajos urbanos y la gente en las zonas rurales están

obligados a defecar fuera de su vivienda, sin sistemas adecuados de tratamiento

de aguas residuales. Hay necesidad de desarrollar inodoros, no sólo inodoros

“modernos”, sino aquellos adaptables a las costumbres sociales de la gente.

Solamente con lavarse las manos es posible reducir la enfermedad diarreica en

un tercio.

En mi parte del mundo, Asia del Sur, donde vive casi una tercera parte de la

población del mundo, el acceso al agua es un problema mayor. El agua potable

segura está limitada a los habitantes ricos en las ciudades. En las zonas rurales,

la gente está obligada a caminar muchas horas para llegar al pozo más cercano,

mientras el agua limpia es considerada un lujo por los habitantes en los barrios

bajos urbanos.

A través de mi periodismo, espero poder hacer oír la voz de los “desposeídos”.

Me esfuerzo por dar publicidad a los problemas de la gente de las bases, tan a

menudo anestesiados e ignorados. Con frecuencia, los habitantes urbanos ricos

ensombrecen a los que viven en tugurios o zonas rurales. A través de los medios

de información, es posible hacer comprender y establecer la necesidad de un

enfoque equilibrado tanto en la ciudad como en las aldeas, en términos de agua

y saneamiento.

Yo creo en dar pasos pequeños ahora mismo, más vale que planear un salto

gigante para el futuro, en fomentar buenas prácticas e innovaciones en el ámbito

del agua y el saneamiento. ¡Existen muchísimas maneras prácticas y simples para

solucionar el problema! Es mi deseo llegar a la gente a través de lo que escribo, y

transmitiendo mis ideas por la radio, el medio de comunicación más

ampliamente escuchado en Nepal. Si puedo ayudar siquiera a una sola persona a

vivir una vida mejor, eso ya significaría un valioso logro para mí ■

Suvecha Pant es Coordinadora de la página de ciencias y periodista de The

Kathmandu Post, Nepal, y periodista y presentadora de noticias en inglés en Kantipur

FM96, una radioemisora nacional.

More magazines by this user
Similar magazines