Arte y ciencia - Universidad de Los Andes

serbi.ula.ve

Arte y ciencia - Universidad de Los Andes

el caos, la desinformación, la inutilidad y la tendencia al equilibrio

de los sistemas. Según este principio, la entropía total del universo

crece inexorablemente, tendiendo a un máximo que conducirá irreversiblemente

a la destrucción de todo lo que existe. Al comenzar el

siglo XX fueron formuladas la tercera y cuarta ley o ley cero de la termodinámica,

asociadas respectivamente con el valor de la entropía a

cero grado Kelvin, y con el concepto termodinámico de temperatura.

En esa misma época, Einstein funde en una sola ecuación el principio

de conservación de la masa y la primera ley de la termodinámica,

expresando que la energía es igual a la masa por la velocidad

de la luz al cuadrado, revelando que la masa puede convertirse en

energía y viceversa. Con esta ecuación, la más famosa de la física,

Einstein anticipa la liberación de la energía atómica y la posibilidad

de inmensas fuentes de energía.

La formulación de las leyes de la termodinámica y sus implicaciones

sobre la concepción de la realidad causaron desde su

inicio una profunda impresión entre los filósofos e intelectuales,

quienes impregnaron sus obras con interpretaciones variadas acerca

del destino del hombre, el sentido de la vida, la muerte, la eternidad,

la existencia de dioses y demonios, el caos y el orden, los ciclos

eternos, la entropía y antientropía, la muerte térmica y los móviles

perpetuos.

Sobre las leyes de la termodinámica, Jorge Luis Borges dice,

en Historia de la Eternidad:

La primera ley de la termodinámica declara que la energía

del universo es constante; la segunda, que esa energía

propende a la incomunicación, al desorden, aunque

la cantidad total no decrece. Esa gradual desintegración

de las fuerzas que componen el universo es la entropía.

Una vez alcanzado el máximo de entropía, una vez

igualadas las diversas temperaturas, una vez excluida (o

compensada) toda acción de un cuerpo sobre otro, el

mundo será un fortuito concurso de átomos. En el centro

profundo de las estrellas, ese difícil y mortal equilibrio ha

sido logrado. A fuerza de intercambios el universo entero

lo alcanzará, y estará tibio y muerto. La luz se va per-

24

More magazines by this user
Similar magazines