TRANSFORMACIÓN Y RENACIMIENTO

arcadiabarcense

Transformación

y

renacimiento

Número 3: primavera de 2011.

Tercer número monográfico.

Tema: Transformación y renacimiento.

Periódico del I.E.S. "Aravalle"

REINA MARÍA RODRÍGUEZ, POESÍA EN LA HABANA

Por Charo Alonso

Para encontrar a Reina María Rodríguez hay que

subir muchas escaleras. La poeta siempre ha estado

encaramada a las nubes, ya sea en la Azotea o en la Torre de

las Letras donde dirige sus revistas, hace sus Talleres de

poesía o recibe a todo aquel que junte palabras para, en La

Habana donde todo falta, hacer páginas de espuma y coserlas

a mano. Actualmente, los libros salidos de La Torre de las

Letras son un milagro que desafía la lógica. Pero Reina María

siempre ha sido así, generosa y entregada no sólo a su propia

obra, sino a aquel que compartiera con ella encuentros y tazas

de té. Evocar su nombre no es citar a la mejor poeta actual de

Cuba, Reina María Rodríguez ha sido, desde sus primeros

libros, un demiurgo capaz de aunar tertulias literarias,

encuentros, congresos venidos de la nada, libros, revistas,

antologías… Desde su propia casa, la Azotea, y su proyecto

más reciente Torre de Letras, Reina María es el mascarón de

proa de la poesía cubana contemporánea.

Nacida en La Habana en 1952, profesora de

literatura y periodista, no ha dejado de publicar poesía desde su

primer libro La gente de mi barrio de 1976. Profesora visitante

en universidades europeas y norteamericanas, Reina María ha

ganado numerosos premios literarios y una de sus primeras

novelas fue Premio Ítalo Calvino en el 2004, asimismo fue

nombrada Caballero de las Artes y Letras de Francia en 1999.

La suya es una trayectoria inusual, fuertemente vinculada a su

ciudad, a su país y a las particulares circunstancias políticas

que le han tocado vivir y de las que nunca se aleja y que le

valieron la Medalla Alejo Carpertier en el 2002, la máxima

distinción cubana a un autor.

El poema “Encerrados en ámbar” es un regalo de la

autora a la revista Arcadia. Ella misma lo ha elegido y nos lo ha

enviado desde La Habana, preparada para partir a Nueva York

a dar unos Talleres literarios de poesía en su universidad.

Tengo la inmensa suerte de conocerla desde hace unos

cuantos años y sé de su humildad y de su generosidad, la

misma con la que nos entrega un inédito, la misma con la que

prepara la edición artesanal de los poetas de una autora que

nosotros conocemos, la poeta de Salamanca Ángeles Pérez

López, que nos visitó el año pasado en la Semana Cultural del

Aravalle. Un libro cosido a mano, publicado en medio de la falta

de papel y el entusiasmo que caracterizan la vida cultural de La

Habana. Como siempre, Reina María siempre ha sido así, una

autora capaz de entusiasmarse con la obra de otros autores

que se ocupa de difundir y trabajar en sus tertulias, revistas y

talleres. Desde su Azotea, desde la Torre de Letras en la que

habita, Reina nos lanza un avión de papel para Arcadia. Y la

recibimos como un regalo maravilloso.

ENCERRADOS EN ÁMBAR

"Como el insecto encerrado en el ámbar"

ha pasado el tren y lo ha dejado

rígido

buscando acaso, gestos minúsculos

que puedan alterar la condición de su vida

(si es que,_¡Aaquello puede llamársele vivir!).

El insecto puja

-lo llevo en el dedo, en el cuello, en las orejasreivindicando

su don de empequeñecerse

cuando el tiempo que es siempre fuga

pasa frente a él

que se ha enquistado

hasta la distancia de una baratija.

Solo con alguna luz blanca

puede concedérsele personalidad

mientras es fósil y oscuro

y está allí resguardado de algo.

RMR

(Reina María Rodríguez, en "El piano", obra inédita).

Página 1


DE CÓMO EN EL ESTUDII AVARALLENSI SE FIZO DE

NUEVO LA SEMANA DE EJERCICIOS ESPIRITUALES

DIZQUE CULTURALES

Amados hermanos de la mi congregación,

quisiera como siempre fazer ostentación

de talento y talante sotil e reidor,

que para muitos males ya está la Evaluaçión.

Pensare este juglar en plena cofradía

fazer el exerciçio que todos se sabían,

glosar esos intentos assaz por vida mía

de culturizar al vulgo y a toda mancebía.

Faziánse en el claustro jornadas culturales,

en las que se glosaban por todos andurriales

talentos de los niños gozosos e infernales,

e producciones varias de rasgos muy veniales.

Allí teníen cabida los gostos musicales,

las largas caminatas por fieros humedales,

montones de exerciçios ansí espirituales,

con la abadesa del cole e altres conventuales.

Estaban los mochachos assaz muy descontentos,

que querían fazer feriado en todos los momentos.

¡Qué es eso de dar clase como en tiempos ancestros!

¡Si estamos de cultura, que no sean sólo intentos!

Mas queríe el Padre Abat assaz con mu buen tino,

fazer ordenamiento e jolgorio a lo divino,

mezclando en la redoma sapiencia e zangolotino,

arte e mucha ciencia, trabaxo e desatino.

“No quieran los mochachos, dezíe el Padre Abat,

estarse toda la semana mirándolas pasar;

disfruten aquestos días de muy rara beldat,

¡mas fágase alguna clase para ansí aprovechar!”

E foi desta guisa que quedó amalgamada,

con plácida sonrisa, la culta semanada;

con salidas e venidas, pinturas y escenadas

la sabia primavera ficó aperturada.

Página 2


Página 3


MIMETISMO

El carnaval es una fiesta mundialmente conocida

gracias a la cual podemos convertirnos, al menos por

un día, en quien nosotros queramos. Es una buena

manera de liberarse de uno mismo y de evadirse de la

realidad.

Como dije anteriormente, el carnaval se extiende por

todos los rincones del planeta, incluso los animales y

las plantas tienen sus propios métodos para

“disfrazarse”.

Estoy hablando de el mimetismo, una propiedad de

algunos seres vivos para tomar el aspecto de seres u

objetos inanimados de su entorno.

Lógicamente, los seres que disponen de esta

propiedad, no la utilizan para divertirse unos dias al año

como nosotros, si no que tiene numerosas funciones

entre las cuales se encuentran métodos reproductivos

o de camuflaje.

Quizá el caso más conocido por todos sea el de los

camaleones. Camaleón es el nombre común con que

se designa a lagartos que disponen de la capacidad de

cambiar de color cuando se sienten amenazados y en

respuesta a cambios de temperatura, luz, color y otras

alteraciones ambientales. Este cambio es debido a la

acción de hormonas que afectan a unas células

pigmentarias especiales presentes en la piel.

Otro caso es el de los Fásmidos o Fasmatodeos,

más conocidos como insectos palo o insectos hoja por

la peculiar forma y color de sus cuerpos que los

permite mimetizarse con el medio por completo

evitando así ser devorados por los depredadores.

Un caso muy curioso es el de el Pulpo Mimético.

Este pulpo fue descubierto hace muy poco tiempo y

habita las aguas del Sureste Asiático.

Lo característico de este animal es que tiene la

capacidad de cambiar de textura y color e imitar a otras

especies de su entorno.

El cambio de color o textura de la piel en pulpos no

es algo nuevo, existen otras especies con dicha

capacidad. Pero no se ha encontrado ningún otro pulpo

que tenga la capacidad de imitar a otras especies.

Puede imitar nada menos que a 1 5 tipos diferentes

de especies que habitan en su hábitat, como estrellas

de mar, peces león, lenguados, corales, o temibles

cobras de Bali.

También algunos tipos de mariposas son capaces

de imitar la forma, el color y la manera de volar de otras

especies venenosas; por ejemplo, las mariposas sesia

imitan a las abejas. Esta estrategia se denomina

mimetismo batesiano, por el nombre del naturalista

inglés Henry W. Bates, el primero en describirlo en

algunas especies de mariposas en el siglo XIX.

El mimetismo también se extiende por el mundo

vegetal: Los Lithops y Mesembriantemos en general,

son plantas miméticas que imitan muy bien su entorno

y que pasan absolutamente desapercibidas en sus

hábitats. En desiertos con una escasez de

precipitaciones durísima, un pequeño Lithops puede

ser un jugoso bocado para algún sediento depredador

por lo que camuflarse bien es una cuestión de vida o

muerte.

Otra especie es la Ophorys speculum, capaz de

imitar el aspecto de las abejas.

No solo estos, muchísimos animales y plantas más

poseen esta curiosa propiedad sin la cual muchos no

podrían sobrevivir.

En definitiva, podremos afirmar que existen dos tipos

de carnaval, uno lúdico y otro vital aunque los dos

tienen el mismo fin, dejar de ser quien somos, al

menos por un rato.

Por Cristina Hoya González.

Página 4


FLORENCIA, LACIUDAD DEL RENACIMIENTO

Florencia es, al mismo tiempo, cuna y cumbre del Renacimiento. Construida en el fértil valle del Arno por los romanos,

pronto se convirtió en una importante ciudad comercial. De hecho, el fiorino d´oro de la República de Florencia o florín, fue la

primera moneda de oro europea en cantidades suficientes como para tenerun papel comercial significativo.

A finales de la Edad Media, Florencia era ya una ciudad en la que, aunque la ganadería y la agricultura seguían siendo

importantes, primaba el comercio y la industria. De una población estimada de 80.000 habitantes antes de la epidemia de peste

negra de 1348 (que permitió mayor movilidad social debido a la pérdida de población y mejoró la nutrición de los supervivientes) se

dice que alrededor de 25.000 se dedicaban a la industria de la lana. En 1345, Florencia fue el escenario de un intento de huelga de

los cardadores, quienes en 1378 iniciaron una breve revuelta. Después de su supresión, Florencia estuvo bajo el dominio de la

familiaAlbizz y después, de los Médici, quienes tuvieron una gran importancia política, económica y artística.

Así pues, Florencia fue el centro de la primera etapa del Renacimiento, el Quattrocento en el siglo XV. Los antecedentes

artísticos del Quattrocento debemos buscarlos en el siglo anterior, en el Trecento, con Dante Alighieri y Cennino Cennini. Así, en La

Divina Comedia de Dante sus protagonistas, el propio autor –el presente- y Virgilio –el pasado- emprenden un viaje que concluye

en una definición del hombre, a través del conocimiento del mundo y de la recuperación de la Antigüedad, a lo que ayudaron los

intelectuales bizantinos que huyeron a Italia debido a la amenaza de los turcos. Por otro lado, el escultor Cennini, escribe el Libro

del arte en 1398, en el que se anuncia la nueva era, la del artista como ser culto, único y genial. Además, también es en el Trecento

cuando se inicia la revalorización de la figura de la artista, la firma sustituye a la obra anónima.

El artista del siglo XV , pese a todo, seguiría durante mucho tiempo ligado a los gremios, lo que hacía muy difícil realizar

una obra original o renovadora, porque los aprendices y oficiales mantenían el estilo del maestro, en especial si este tenía

rentabilidad económica. Además, el control de la obra de arte estuvo en manos del cliente, dejando al artista en ocasiones el papel

de mero artífice. Poco a poco, los artistas alcanzaron una mayor dignidad social y profesional. Conscientes de que tenían cada vez

más importancia pública defendieron su derecho a no ser tan poco valorados como los artesanos, y escaparon del control

económico de los gremios. En paralelo, la necesidad de abandonar las artes mecánicas y recalar en las liberales, hizo que el arte

fuera más científico y se volcara en los valores del humanismo. Al mismo tiempo, los gobernantes comprendieron que el arte podía

ofrecer prestigio personal, fama eterna, recuerdo de la ciudad y gloria en la memoria colectiva; el arte empieza así a ser valorado

como única resistencia posible frente al olvido. Así la imagen artística empezó a sercompartida porel pueblo.

En el caso del cliente privado, las razones para encargar una obra eran muy variadas: autopromoción, prestigio,

manifestación de poder económico o político… y, en un plano secundario, el placer de contemplar la obra de arte que se posee.

Algunas personas no solo reclamarán obras, sino que exigirán la presencia física del artista en sus palacios y cortes. Son los

mecenas. Uno de los más importantes fue la familia Médici, cuyo mecenazgo incluso llegó a transformar la imagen que el arte

había tenido hasta entonces, y no dudaron en intervenir hasta en los asuntos de la iglesia, tal era su poder en prácticamente todos

los campos.

En Florencia nacieron o ejercieron su arte gran cantidad de artistas renacentistas; algunos de ellos fueron el escultor

Lorenzo Ghiberti, Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci el pintor, dibujante, arquitecto, ingeniero e inventor, paradigma de artista

renacentista, con un destacable deseo de aprender… Filippo Brunelleschi, Guiotto o Botticelli… En conclusión, fue en Florencia

donde se produjeron los factores determinantes para la aparición de Renacimiento y el lugar donde nacieron y trabajaron gran

parte de los artistas más destacados de aquella época.

PorSantiago José González Carrera.

MINICUENTOS DE CARNAVAL

Tras los antifaces, se fue la magia

de los carnavales.

Ylenia Martín.

El, fue a salir disfrazado, y salió de

él mismo.

Clara Crisóstomo Sánchez.

Nació en la madrugada del lunes y

fue la más imitada en el carnaval.

María Martín Calle.

Página 5


UN DÍA MÁS

Por Balthari

El día es triste, oscuro por las nubes y tenue como las suaves acuarelas mezcladas con agua; en definitiva, es

horrendo pero a la vez la mayor y más placentera actividad para el deleite de los sentidos. Salgo a la calle para

evadirme de la intelectual atmósfera en la cual me encuentro sumergido día tras día, mi sino, la rutina; parece

inevitable apreciar y degustar mi monotonía, pues si no, no podría sobrevivir en un mundo tan aciago y

homogéneo. Salgo del marmóreo portal, y tras un óxido rechinar y un portazo, me pongo rumbo hacía ningún lugar,

solamente con el mínimo afán de pasear, de recorrer esta mísera ciudad a las orillas del Tormes, que me ahoga

con su exigua actividad. Necesito rellenar y expandir mis pulmones con aire nuevo.

Paso tras paso, los edificios, a cada cuál más funcional y discordante, se suceden sin fijarme más allá de su

perfil superficial o de los letreros comerciales.

Hace frío; esta noche es la víspera de Navidad y el sol vespertino muestra sin reparo la felicidad y el disfrute de

unos labios ante la suculenta y abundante gula de Nochebuena.

Otro año más mi compañía será la sombra que proyecta mi lámpara de pie en el salón. La botella de whisky

secará mis húmedos pensamientos debido a los lacrimógenos deseos de celebrar una fiesta carente de significado,

pero que aún así nos llena de la máxima plenitud familiar e individual, con la cuál poder afrontar cualquier problema

venidero. Así es, mientras festejamos olvidamos todo, hasta quiénes somos, el resto del tiempo sólo tenemos la

dura resignación para los que somos poseedores del cinismo que nos envenena segundo tras segundo. Gota por

gota me desangro. Sólo un poco más me digo, pero es difícil continuar en una sociedad tan inerte, muerta por la

necesidad de tener.

Avanzo por la gran avenida, la voluptuosidad de los escapares se supera así misma cada vez más. Tanto abeto

decorado, tantas luces brillantes y tanto camello congelado por el frío invernal me desconcierta, no estoy preparado

para esto. Debe ser que no estoy acostumbrado al clima al igual que estos jorobados animales.

El agua proveniente del deshielo de la calle prosigue hacía abajo como lo había hecho durante todo mi trayecto.

Alzando la mirada me percato de una chica con una minifalda. ¿Tan poca ropa en este tiempo? La belleza es

sacrificada y más cuando la sensualidad determina tu trabajo.

Continuo con la cabeza gacha escudriñando el calzado que se enfrenta a mis ojos. Me aburre ser capaz de

poder catalogar a la gente por su vestimenta, tan vago ejercicio es sólo otro ejemplo más del extraordinario

capitalismo. Tengo demasiados prejuicios.

Me detengo ante una iglesia relativamente moderna, en la cual se mezclan los arcos apuntados con los más

puros cánones renacentistas de esta urbe. Otro instante más, me apoyó en la barandilla, que me separa de la

carretera, al lado de un semáforo. Está en rojo. Sacó una cajetilla, un toque certero y con los labios cojo un cigarro.

Este humo es el más puro que podré encontrar jamás, pues aunque su lenta expiración es perturbadora, su

recompensa instantánea me alivia cualquier demonio interno tranquilizando los quebradizos nervios. Me fijo en sus

ventanas tan desnudas y triviales, tan carentes de complejidad. Como añoro todo, la vida es más divertida con un

simple vaso de vino, da la felicidad, o en mi caso un perspectiva positiva de cómo debería ser el mundo. Esta

sociedad maldita que con sus odios envenena a cuanto le rodea, todo lo perfecto y puramente noble. Puto

bienestar, sino infructífero de todo ser pensante.

Los segundos pasan y el instantáneo rojo deja paso a un verde obstinado agobiante ante una sociedad incapaz

de resolver su mero hecho de existir.

No tengo prisa. El cigarro se consume y la luz infernal prosigue ante su presente indefinido, vuelve a cambiar.

Cruzo el paso de cebra. Bello reflejo el de un rostro inacabado, sólo fui capaz de percibir los trazos de su cara, su

cabello oscuro y tenue como la mas delicada cerveza jamás nunca escanciada de las barricas imperecederas. No

lleva sujetador. Sus dos pezones se marcan tras la camisa negra de raso. Una vista atrás. Lleva un bonito vaquero,

la marca las piernas y su firme culo. Mis sueños hoy tendrán un grato final.

El día se hace angosto y decido volver a casa, las burbujas me envolverán en su tenue y suave capa de

alcohólica espuma, ¡adoro mis noches! Olvido lo que sé y recuerdo lo innato, mis instintos afloran, ¡adiós cultura! El

peso social cada vez es más frágil. Cada día soy más persona, más animal, más puramente yo.

Recorro la acera de enfrente en sentido opuesto. Se me acaba el cigarro y saco del bolsillo interno del abrigo

una petaca casi vacía de whisky. Que sabor tan gratificante, tan puro, su extremo calor bajó recorriéndome las

entrañas. Se ilumina un poco la tarde. Me topo con una tienda de pasteles. Pastelería Gil, puedo leer en su rotulo,

¿será un preludio ante la cara de gilipollas que he puesto al contemplar el interior de la tienda? Ha sido tan fácil

dirigir la mirada hacía esos ojos azules, despejados de su pelo rubio y rizado por un gorro blanco de pastelera, a

pesar del aglutinamiento de clientes que esperan para recibir su dosis acaramelada de Navidad en forma de dulces

y pasteles. Me apetece seguir mirándola, contemplarla, perderme en el fondo de sus ojos. Entró, no se qué

comprar; estoy perdido entre tanto azúcar glass. Recorro un poco la tienda abriéndome paso entre el resto de

personas. Evito mirarla directamente, me sonrojaría demasiado, sería demasiado agresivo, precipitado. Empiezo a

elegir entre las vitrinas que se encuentran en las ventanas de la calle, sólo hay tartas: tarta de arándanos, tarta de

fresa, mouse de chocolate, tarta de nata con almendras, tarta de nata bañada de chocolate... y un sinfín más;

nunca había visto tantas tartas diferentes. Me pierdo, mis ojos sólo ven nata, nata por todas partes; el mundo es de

nata, una gran montaña de nata coronada por una guinda particular, mi guinda particular, vestida de cuero rojo con

dos zafiros deslumbrando en su cara, llevándose a sus labios rojo puta una suculenta fresa sesgada en dos por sus

contundentes y relucientes dientes. Dejo las tartas para los payasos.

CONTINÚAEN LAPÁGINASIGUIENTE...

Página 6


VIENE DE LAPÁGINAANTERIOR...

...Comienzo a examinar las vitrinas que hacen la función de mostrador.

Todas sus baldas están llenas de pastelitos, casi todos iguales pero siempre

variando su delicada fruta. Se abre una puerta, y a través del cristal la veo. Nos

miramos, me sonríe, coge un bandeja y la vuelve a cerrar. Quiero hablarle, ¿pero

qué decirle? Voy hacia la parte derecha del establecimiento para contemplar el

mostrador frontal. Un pastel de manzana y una pastelera para que me haga

compañía mientras me lo como, eso es lo que quiero. Vuelvo al extremo izquierdo.

Colocándome disimuladamente en frente de ella para que me atienda, evitando a

sus otras dos compañeras de trabajo. Se acerca a mí.

- Hola, buenas tarde, quería una tarta de manzana por favor - le asalto

educadamente.

- Perdón, pero debe coger un número en la máquina de tickets y esperar

su turno.

Me ha vuelto a sonreír, que delicada voz, pero con carácter como el

hojaldre de sus empanadas. Cojo un número y espero. La observo como se

desenvuelve gracilmente entre las bandejas de pasteles, sus envolturas y los lazos

de adorno. Me la imagino con la misma habilidad sobre una mesa de aluminio para

amasar. Tumbada y desnuda completamente, con las piernas cruzadas. Cayendo

su melena salvajemente sobre sus senos hasta rozar sus erguidos pezones.

Teniendo un dedo en la boca y deslizando su mano enharinada sobre su torso

blanquecino. Qué imagen más sensual y morbosa . A su lado hay un bote de

mermelada de fresa. Me diría con su cálida y pervertida voz: “¿Quieres que te

embadurne?” Yo sería su pastel.

Se oye mi número, me acerco al mostrador. Se acerca otra pastelera. Se

diluyeron todas mis fantasías. Se han roto como un espejo en mil pedazos

destrozando mi lujuria.

- Clara, atiende a esta señora; yo me encargo de él - dice rápidamente.

Creo que me acaba de dar una hiperglucemia. Mis sangre sólo lleva adrenalina. Se

me va a salir el corazón y manchará toda la blanca nata de un rojo intenso. Esto

sólo sucede en las películas.

- Era una tarta de manzana, ¿verdad?

- Sí - Le sonrío, no sé que hacer. ¿Qué haría Charlie Hurper en mi lugar?

Soy David.

Se acerca con la tarta y la empieza a envolver.

- Nerea, encantada - me devuelve la sonrisa.

- Son dieciocho con noventa.

Saco un billete de 20 euros y un bolígrafo azul que siempre llevo junto con

mi petaca. Mientras le apunto mi número de teléfono noto que se está conteniendo

la risa. Cuando se lo entrego, no puedo soportarlo, me empiezo a reír. Ella también.

A veces todo resulta tan cómico, todo podría ser así de fácil. Cuando me devuelve el

cambio me roza intencionalmente la mano.

- Hasta la próxima! - me despido.

- Nos vemos - contesta complicemente.

Al salir de la pastelería ya están encendidas las luces de Navidad que

adornan la calle, al final no resultan del todo feas, dan a la ciudad un toque añil

como los ojos de mi pastelera. Instintivamente me llevo la mano que me ha tocado a

la nariz, huele a manzana, a fresca y tersa manzana. Vuelvo a casa pensando si

nos volveremos a ver, en cómo será el encuentro. ¿Nos reiremos de nuevo?

PEQUEÑAS MÁSCARAS SOBRE EL CARNAVAL

Por Silvia Martín

El Carnaval se celebra antes de la Cuaresma; tiene, pues, fecha variable, desde finales

de enero hasta principios de marzo, según el año. Presenta grandes diferencias en su celebración,

pero una de sus características principales es el descontrol y la idea de que todo está permitido.

El origen de su celebración parece estar en las fiestas paganas que se celebraban en

honor a Baco, el dios del vino, o incluso antes, en las que rendían culto al Buey Apis. Pero pronto

se asoció el carnaval al catolicismo, como un tiempo de locura anterior a la preparación de la

Pasión que supone la Cuaresma.

Los carnavales más conocidos en el mundo son actualmente el de Río de Janeiro, en

Brasil, el de Venecia, en Italia, o el de Barranquilla, en Colombia. En España, los de Santa Cruz de

Tenerife y los de Cádiz son declarados de interés turístico nacional. En este último lo más típico son

las chirigotas, que son coplillas recitadas y monologadas que poseen una forma musical muy

simple y cuyo principal objetivo es hacer reír.

En Santa Cruz de Tenerife hay dos tipos de carnaval, el “oficial” y “el de la calle”. En el

primero participan más de cien grupos, con una media de cincuenta componentes cada uno;

grupos tales como las murgas, las comparsas, los grupos de disfraces, las rondallas y las

agrupaciones musicales. Sin embargo, “el de la calle” viene a ser la participación de los propios

ciudadanos en la fiesta. Miles de personas salen cada día a divertirse con un disfraz, bailando al

son de la orquesta local hasta que se agotan.

Página 7


(Continúaenpágina11)

Página 8


SANTA TERESA, UNA MUJER DEL

RENACIMIENTO

Santa Teresa vivió una época complicada,

en la que quiso reformar muchas cosas. Un

tiempo en el que judíos, moros y cristianos

compartían la sociedad, manteniendo sus

costumbres, fiestas, religión y leyes, sin

relacionarse apenas entre sí.

Teresa de Cepeda, que descendía de

judíos, sentía que no podía integrarse

plenamente en la sociedad de su tiempo. Su

madre era cristiana vieja, pertenecía a la alta

sociedad, y al casarse con su padre, éste le

proporcionó una sentencia de “limpieza de

sangre”.

Santa Teresa no comprendía las

diferencias de clase y atacó a la alta sociedad,

imponiendo a sus monjas trabajar para ganarse

el pan. Pienso que tenía predilección por las

clases trabajadoras, que son las que hacen

progresar la sociedad, y me baso en el hecho de

que aboliera la orden que no permitía la entrada

en los conventos de personas que descendían de

judíos o moros, con lo que comenzó el camino

hacia la igualdad.

Yo veo a Santa Teresa como una mujer

moderna, que se adelantó cuatro siglos a la

mentalidad de su tiempo.

Escribió libros en los que no habla de

teorías, y en los que, con un lenguaje de la calle,

en un tiempo en el que la escritura era cosa de

hombres, desarrollaba sus ideas sin recurrir a

teorías filosóficas. Creo que se adaptó a las

circunstancias de su tiempo con humildad, pero a

la vez, luchó para cambiarlas según sus

principios.

Santa Teresa no fue a ningún colegio,

pero sus padres la educaron en el amor a las

artes y a la cultura. En su casa había libros, y en

mi opinión, esto fue un hecho que determinó su

vida. Era una gran amante de los libros de

caballerías, de las vidas de los santos, de todo

aquello que se sale de lo corriente; lo que le hizo

ser emprendedora en su vida y en su estilo

literario.

Fue la reformadora de las órdenes

religiosas; cosa que supuso una revolución y que

la tacharan de loca. Sin embargo, ella perseveró,

y la ciudad, Ávila, se volcó a su favor. A partir de

entonces, siguió fundando conventos y

escribiendo libros, luchando por la vida de sus

monjas.

Para mí fue una mujer decidida a cambiar

las normas de su tiempo; una mujer con cultura,

voluntad y determinación, pero, sobre todo,

inteligente y avanzada. Una luchadora incansable

y una muestra de los nuevos tiempos que

anunciaban el Renacimiento.

David J. Aguado Hernández.

Página 9


CARPE DIEM, REFLEXIONANDO SOBRE EL RENACIMIENTO

El término Renacimiento proviene de la expresión italiana

“rinascita”, que significa “renacer”.

¿Por qué renacer?

En mi opinión, “renacer” porque se trata de una época en la

que se adquiere un interés por el pasado, por la antigüedad clásica;

además de que el hombre despierta y deja atrás la mentalidad de la

Edad Media. La nueva forma de pensar renacentista se centra en el

hombre como tal, en el saber y en el conocimiento, en el amor, en la

naturaleza y en la perfección. La mujer, sin importancia en la Edad

Media, pasa a ser algo superior, rozando casi la Divinidad.

Todos estos cambios se ven reflejados en los tópicos de la

época.

Un tópico es una forma de ver un tema que se ha mantenido a

lo largo de la historia.

Desde mi punto de vista, se podrían clasificar los tópicos

renacentistas en cinco grupos: los que tratan sobre la vida, los que

tratan sobre la perfección de la mujer, los que se dedican al saber y

la creatividad, y los que se ocupan de los lugares idílicos y la

religión.

La vida es uno de los bienes más preciados de la época; no

hay que desperdiciarla; hay que aprovechar cada día al máximo.

Con una vida sencilla y teniendo únicamente lo necesario se puede

ser la persona más feliz del mundo. Esto se aprecia en los tópicos de

“carpe diem”, “beatus ille” y “aurea mediocritas”. El tópico de “vivere

secum” nos enseña a llevar una vida apartada para lograr el

conocimiento de uno mismo.

La mujer, sin ningún tipo de importancia durante la Edad

Media, se convierte en el Renacimiento en una figura casi divina,

una mediadora entre Dios y el artista. Esto se refleja en los tópicos

de “donna angelicata” y “descriptio puellas”, en los que se la describe

como algo divino, precioso y perfecto.

Asimismo, el saber y la creatividad se convierten en algo

natural de la época; la mayoría de la gente sabe leer y escribir; al

contrario que en la Edad Media, en la que pocos gozaron de ese

privilegio. No hay barreras en el conocimiento; todo el mundo quiere

saber lo máximo. Esto se observa en los tópicos de “vir doctus e

focetus”, “homo universales” y “sapientia et fortitudo”.

El lugar perfecto e idílico de la sociedad renacentista es aquel

que posee tres elementos: agua, prado y sombra de árboles, y en el

que no existe la infelicidad; aquel en el que todos los hombres son

felices y justos. Los tópicos que nos muestran esto son el del “locus

amoenus” y el de la “Utopía” o “Arcadia”.

La religión pierde importancia en comparación con la Edad

Media, pero sigue estando presente en el Renacimiento; esto se

refleja en el tópico “cuerpo místico de Cristo”, que nos dice que todos

los hombres, a pesar de su origen, forman parte de un mismo

cuerpo: el de Cristo.

Resumiendo, yo veo el Renacimiento como una época de luz,

de cambio, en la que se deja atrás la vida dura de la Edad Media, y

las personas se dedican a los placeres de la vida; una época en la

que el saber no ocupa lugar y en la que las mujeres no son, ni

mucho menos, inferiores a los hombres. Una época, por tanto, en la

que, carpe diem, aprovechar el momento, es el ideal.

María Casamayor.

Página 10


(Viene de página 8)

(Continúa en la última página)

Página 11


ARCADIABARCENSE SOMOS:

REDACCIÓN:

Alba García García: albagarcia44@gmail.com

Alejandro González: alexhoyos95@gmail.com

Cristina Hoya: cristinahoya8@gmail.com

Héctor del Río Martín: hectordelriomartin94@gmail.com

Jesús Gutiérrez: jesus.aravalle@gmail.com

María Casamayor: sugarmadnessx@gmail.com

Mónica González Catón: monicagonzalez838@gmail.com

Paula Andaluz: paulandaluz5@gmail.com

Roberto Bermejo: roberbermejo55@gmail.com

Santiago José González: santiago.nzalezcarrer@gmail.com

Virginia Cerrada Oyamburu: virginia28co@gmail.com

REPORTAJE:

Ana Santos García: anitabarko@gmail.com

Andrea Martín: andreamb.red@gmail.com

David Martínez: david.martinez095@gmail.com

Eva Herrero: eva.reporteros@gmail.com

Eva Sanchez: eva.tejao21@gmail.com

Manuela Teulón: nela1379@gmail.com

María Martín: Vallejo mariavallejo.m106@gmail.com

Raquel Gutiérrez: reixel57@gmail.com

EDICIÓN:

Luis Solera Galloso: barcosolera@gmail.com

María Martín Calle: maryacalle95@gmail.com

Miriam Hernández: Hernández miriam20hdez@gmail.com

ILUSTRACIÓN

Irene Jiménez: ire.barco.97@gmail.com

María Casamayor: sugarmadnessx@gmail.com

María Prieto Jiménez: maria.barco.97@gmail.com

Oscar Martín Pérez: oscar.umbrias.04@gmail.com

Vanesa PrietoAlonso: vp664266@gmail.com

LOCUCIÓN

Carlos Jiménez García: supercarlosgalaxy@gmial.com

Cristina Hernández Escudero: crishe.97barco@gmail.com

Gerardo García de las Heras: gerardogarcia97@gmail.com

Manuela Teulón: nela1379@gmail.com

Nidia Aliseda García: nidia.barco97@gmail.com

ASESORAMIENTO

Carlos Ferreira: acarlosferreirad@gmail.com

CharoAlonso: charoalonso36@gmail.com

ANAGRAMA

Carlos González Díaz.

(Viene de la página anterior)

Impresión: IDEM FOTOCOPIAS Salamanca.

Página 12

More magazines by this user
Similar magazines