Views
4 years ago

descargar PDF - Spend In

descargar PDF - Spend In

descargar PDF - Spend

g o u r m e t g o u r m e t Mallorca Market Cuarta generación Mari Carmen Moreno y su hija Yolanda llevan en las venas el gusto por la buena gastronomía. Y es que desde hace más de 80 años su familia regenta la madrileña pastelería Mallorca. Su última propuesta, Mallorca Market, es un claro ejemplo de establecimiento cosmopolita y contemporáneo que tiene como objetivo encantar a sus compradores. En la pastelería Mallorca llevan 80 años intentando agradar al consumidor y ofreciéndole un producto artesano, fresco y único, hecho primorosamente a mano. Su obrador trabaja diariamente para realizar productos dulces y salados de primerísima calidad y para ofrecer un servicio agradable y ágil a todos sus clientes. Mari Carmen explica que cuando “perteneces a una familia que dirige y es propietaria de una empresa familiar, los conceptos familia y empresa están absolutamente ligados. Trabajar en una firma que lleva 80 años en el mercado y se mantiene aún joven y en plena forma es un orgullo”. Su filosofía la resume en hacer “un trabajo honrado, con un producto reciente, fresco y único, ser humildes para tratar de ser mejores cada día, escuchar a los clientes, porque marcan las pautas para avanzar y tratar de que todas las personas que trabajan en Mallorca den lo mejor de sí mismos”. Muchos de sus recuerdos de infancia están vinculados a Mallorca, como el olor de la bollería recién salida del horno, los mostradores llenos de tartas los domingos y la fila de clientes decidiendo cuál iban a elegir. También recuerda con especial cariño a las personas que trabajaban con ellos y que le enseñaron “cómo había que hacer las cosas”. Su hija Yolanda también tiene “dulces” recuerdos de cuando era niña. “Yo me he pasado mi infancia recorriendo las tiendas de la mano de mi madre, siempre había alguien que Sus recuerdos de infancia incluyen la bollería recién salida del horno y los mostradores llenos de tartas me entretenía un rato o me daba algún caramelo para que mi madre pudiese trabajar tranquila. De pequeña, nunca fue mi plan favorito de fin de semana, pero según he ido creciendo, he ido entendiendo el esfuerzo y sacrificio que hacía mi madre y que requiere tener tu propia empresa”. La madre siempre tuvo claro que lo suyo era trabajar en la empresa familiar y por ello estudió y se formó en ese sentido. Además, para ella, éste es “un negocio muy versátil y que te da la oportunidad de desarrollar muchas ideas”. Su hija Yolanda considera que hay pocas empresas en España que se encuentren ya en la cuarta generación, “las estadísticas dicen que no se suele superar la cuarta. Quizá nosotros logremos ser la excepción”. Según ella, las nuevas generaciones deben aportar novedad y para ello “es imprescindible que estén más formadas que las anteriores y se estipule un protocolo familiar de entrada. Yo he sido el último miembro de esta familia en incorporarme a la empresa y para poder hacerlo, he estudiado y trabajado mucho dentro y fuera de casa”. Su madre opina que los relevos generacionales se hacen poco a poco. “Yo he tenido la gran suerte de trabajar con mi padre y ahora lo hago con mis hijos. Eso facilita que se mantengan los valores 50• texto POR leonor carnicer • FOTOGRAFÍA POR Juan cabanillas www.spend-in.com www.spend-in.com •51