La ultima morada. Zona Prohibida.

wyneg

¡La búsqueda ha terminado! Un grupo de viajeros extraterrestres ha arribado a la Tierra con intenciones desconocidas. Maravillados por la hermosura del planeta deciden descender a investigar; mientras, en el bosque Amazónico, el comandante de operaciones John Waterstone lidera un proyecto secreto del gobierno de los Estados Unidos, pero todo sale mal para las dos partes involucradas... Por otra parte, Miguel ha confirmado el diagnostico de su enfermedad, sin saber que pronto cambiará todo en su vida. ¿Qué les depara el destino a estos seres? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Quienes son y de donde provienen? ¿Cómo y por qué cambiará la vida de Miguel?

y el descenso de temperatura. Retomando la marcha, lo primero que divisó fue la cegadora

iluminación del emplazamiento, que apuntaba a un objeto plateado de forma ovalada, de grandes

dimensiones, lleno de abolladuras y un gran forado en su fuselaje. Lo segundo que vio fue sangre y

dos cuerpos, al parecer masculinos, uno de los cuales estaba seccionado en dos –en la parte

estomacal– mientras el otro reposaba tumbado unos metros más allá.

- ¿Qué…? – murmulló Waterstone, no comprendiendo nada de lo que tenía en frente.

- ¡Señor! No esperamos su llegada, pero comenzamos a darle primeros auxilios al

sobreviviente, su estado es crítico y debemos llevarle a un hospital – comunicó el oficial

paramédico que acompañaba la búsqueda.

- ¿Pero quiénes son estos muchachos? ¿Cómo sobrevivió a esa caída? –preguntó el

comandante, que estaba hecho una maraña de dudas en ese momento–. ¡Se suponía que

no era ningún tipo de aeronave tripulada!

- Bueno… Al parecer, el sobreviviente salió despedido de su nave al momento del impacto.

El otro no tuvo tanta suerte, se rebanó en dos con una parte del fuselaje, desangrándose

por completo – respondió el oficial, dilucidando lo que pudo haber ocurrido.

Los ocupantes del artefacto vestían un traje blanco ceñido al cuerpo que cubría desde su cuello

hasta los pies, incluyendo las manos. Este no presentaba costuras ni uniones, permitiendo ver

fácilmente su fisionomía, denotando una contextura delgada con musculatura trabajada. La altura

del superviviente era de aproximadamente 180 cm, no pudiendo realizarse el mismo análisis visual

al tripulante muerto; sus facciones resultaban parecidas, recordando al tipo caucásico, con cabello

oscuro ondulado de largo mediano, y un color de ojos sin determinar.

El equipo de rescate venía unos pasos atrás de Waterstone, ya que encontrar un acceso para un

helicóptero en medio de la selva no era tarea fácil. Una vez se halló un sitio apropiado para el

aterrizaje del aparato, se evacuó al joven mal herido a un hospital de la capital brasileña y a su

acompañante a la morgue del mismo establecimiento. Al cargarles en sus respectivas camillas, se

notó que eran más livianos de lo que se esperaría, según su contextura, pero no se le dio mayor

importancia. Luego de un corto lapso de tiempo llegaron camiones para cargar la nave, la que

estaba siendo desmantelada y catalogada para un posterior re-ensamble de esta.

Los soldados encargados de desarmar la nave descubrieron algunos datos sobre la procedencia de

sus ocupantes, detalles que sólo complicaron la situación. El fuselaje estaba compuesto de dos

óvalos concéntricos, con una lámina que dividía en dos –en forma desigual– el interior de esta. No

presentaba uniones en ningún sitio, al igual que los trajes de los tripulantes, lo que producía la

9

More magazines by this user