La ultima morada. Zona Prohibida.

wyneg

¡La búsqueda ha terminado! Un grupo de viajeros extraterrestres ha arribado a la Tierra con intenciones desconocidas. Maravillados por la hermosura del planeta deciden descender a investigar; mientras, en el bosque Amazónico, el comandante de operaciones John Waterstone lidera un proyecto secreto del gobierno de los Estados Unidos, pero todo sale mal para las dos partes involucradas... Por otra parte, Miguel ha confirmado el diagnostico de su enfermedad, sin saber que pronto cambiará todo en su vida. ¿Qué les depara el destino a estos seres? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Quienes son y de donde provienen? ¿Cómo y por qué cambiará la vida de Miguel?

Capítulo 4

Capturado

El comandante Waterstone había llegado a la ex base de Sonora con dos días de antelación, con

tal de recibir personalmente la nave siniestrada en la selva amazónica y que estuvo almacenada en

una base militar chilena, para mantener en secreto el hecho de que por primera vez en la historia

de la Tierra se había recuperado un vehículo extraterrestre, siendo ellos los primeros en lograrlo,

los Estados Unidos de Norteamérica.

- Buenas tardes, señores – saludó el comandante a los recién llegados soldados, que

condujeron el avión que cargaba la nave destruida.

- ¡Comandante Waterstone, reportándonos en la ex base de Sonora! El viaje se realizó sin

contratiempos, los militares chilenos resguardaron muy bien el artefacto – reportó a

grandes rasgos el capitán del avión.

- Muy bien. Para ellos sólo figurará como el almacenamiento de un artefacto militar dañado,

el tema de confidencialidad con ellos y los brasileños está zanjado –se dijo a sí mismo

Waterstone–. ¡Descarguen el avión y lleven el artefacto a los galpones designados!

- ¡Sí, señor!

- Buen trabajo, señores. Terminen pronto el desembarco, para que puedan descansar como

lo merecen – felicitó el comandante a sus hombres, despidiéndose de ellos con un ademán.

- ¡Gracias, señor!

El tema del accidente del dron contra la nave extraterrestre se había desarrollado de manera

impecable, no dejando ningún cabo suelto. Para las milicias chilenas y brasileñas únicamente se

trataba de chatarra defectuosa, un proyecto secreto que falló en su implementación. Dentro de las

filas estadounidenses, unos pocos implicados sabían la verdad del asunto, ocultando la

importancia del descubrimiento a los escalafones inferiores. Los soldados que recuperaron la nave

–y que por sentido común debían extrapolar los hechos a la realidad– fueron instruidos para no

hablar sobre el tema con nadie, bajo advertencia de severos castigos en caso de indiscreciones

intencionales.

El cuerpo del muchacho muerto fue analizado a fondo, encontrando estructuras idénticas a las

humanas y otras que afianzaron la creencia de tener entre sus manos entidades extraterrestres;

mientras que el tripulante que sobrevivió al siniestro se encontraba consciente, bajo vigilancia

49

More magazines by this user