La ultima morada. Zona Prohibida.

wyneg

¡La búsqueda ha terminado! Un grupo de viajeros extraterrestres ha arribado a la Tierra con intenciones desconocidas. Maravillados por la hermosura del planeta deciden descender a investigar; mientras, en el bosque Amazónico, el comandante de operaciones John Waterstone lidera un proyecto secreto del gobierno de los Estados Unidos, pero todo sale mal para las dos partes involucradas... Por otra parte, Miguel ha confirmado el diagnostico de su enfermedad, sin saber que pronto cambiará todo en su vida. ¿Qué les depara el destino a estos seres? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Quienes son y de donde provienen? ¿Cómo y por qué cambiará la vida de Miguel?

- No, sólo fue un sonido de prueba.

- Bueno. Segunda cosa. Quiero saber tus intenciones, más bien dicho, las razones de tu

gente para visitar nuestro planeta. Antes de eso, acompáñame a un lugar.

- ¿Dónde vamos?

- Es verano y, hasta ahora, no hemos comprado helado para alivianar el calor, espero que te

guste cuando lo pruebes.

Fueron a una heladería cercana, caminando a paso lento bajo la sombra de los árboles. Miguel le

preguntó sobre sus impresiones, que pensaba de los humanos, si creía que habían evolucionado

de los cavernarios que describían los libros de historia. Imh respondió con sinceridad, destacando

el avance técnico y artístico realizado por la humanidad, pero deplorando ciertas estructuras

sociales que encontró aberrantes, como los imperios y la esclavitud. En el local, pidieron helados

artesanales de tres sabores, acompañado con un cono recién preparado, cálido y crujiente.

Comieron el helado rápidamente, antes de que se deshiciera por el calor y para poder concluir la

conversación pendiente.

- Ahora puedes responderme – inició Miguel, dándole la palabra a Imh.

- Provengo del planeta Ioss, que se encuentra en dirección del norte geográfico de la Tierra.

Pertenezco a las tropas de búsqueda de planetas habitables, en conjunto con mis dos

compañeros, Kreneo y Neilaress. Mi mundo se encuentra en una encrucijada insalvable.

Por nuestro antiguo comportamiento, hicimos un daño irreparable al medio ambiente,

debiendo recluirnos bajo la superficie del planeta. Pocas especies fueron salvadas, tan sólo

vegetales, muy parecidos a los de acá; no porque lo planeáramos, sino por azares del

destino. Además, a nuestra estrella madre se le acaba la vida. Es nuestro impulso de

sobrevivencia el que nos estimula a la exploración infatigable del universo para encontrar

un nuevo hogar.

- ¿Y de cuanta gente estamos hablando? Porque tenemos recursos limitados, ya hay una

escasez alimentaria que afecta a varios continentes, una invasión no nos ayudaría en nada.

- Somos un poco más de cien millones. Los actuales recursos alimentarios moldearon

nuestra sociedad, desde la natalidad a las ocupaciones de cada uno. En contraposición a

los humanos, nosotros no estamos divididos en razas, naciones u otros. Desde el

nacimiento somos iguales y compartimos el mismo destino.

69

More magazines by this user