La ultima morada. Zona Prohibida.

wyneg

¡La búsqueda ha terminado! Un grupo de viajeros extraterrestres ha arribado a la Tierra con intenciones desconocidas. Maravillados por la hermosura del planeta deciden descender a investigar; mientras, en el bosque Amazónico, el comandante de operaciones John Waterstone lidera un proyecto secreto del gobierno de los Estados Unidos, pero todo sale mal para las dos partes involucradas... Por otra parte, Miguel ha confirmado el diagnostico de su enfermedad, sin saber que pronto cambiará todo en su vida. ¿Qué les depara el destino a estos seres? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Quienes son y de donde provienen? ¿Cómo y por qué cambiará la vida de Miguel?

- Nada, Miguel. Creo que ustedes le dicen intuición femenina; nosotros, extrapolar los

hechos.

Imh pensaba entrenar a Miguel de todos modos, utilizaba el asunto de la página para engatusarlo

e incitarle a ejercitarse. Si alguien tenía cautivo a Neilaress, debía tener la fuerza y/o inteligencia

necesaria para retenerlo, razón necesaria para contar con fuerza e inteligencia para poder

enfrentarlos.

- Imh, si vamos a entrenar, lo haremos cuando tenga tiempo libre. Me quedan pocos días

para reingresar a la universidad y tendré clases varias horas al día.

- No hay problema, cuando sepas cuales serán tus horas libres, comunícamelas.

- Eso lo sabré pronto, mañana debo ir a mi sede a matricularme. Puedes acompañarme si

quieres.

- No, prefiero quedarme en casa, monitoreando tu e-mail para ver el avance de la búsqueda.

Además, quiero sumergirme en el internet, hay mucha información disponible.

- Eso es verdad.

Miguel recolectó el dinero en efectivo que tenía, yendo a depositarlo al banco antes de que este

cerrara. El día pasó sin mayores sobresaltos, dedicándolo casi enteramente a descansar,

reuniéndose con Imh y su abuela a la hora de cenar. El período de matrículas iniciaba mañana,

debía salir temprano de su hogar o se enfrentaría a largas filas de nuevos estudiantes, perdiendo

todo el día esperando a ser atendido. Se despidió de su abuela y de su amiga extraterrestre,

acostándose temprano.

A la mañana siguiente, Miguel salió sigilosamente, esperando no despertar a las dos mujeres,

fallando en su cometido, ya que las dos se despidieron de él a través de las paredes de sus

respectivas habitaciones. Llegó casi de los primeros a su facultad, encontrando unos pocos

individuos esperando, ningún conocido o amigo. El trámite se resolvió fácilmente, cancelando en

caja el monto necesario, resultándole más barato de lo que pensaba. Salió del lugar un poco antes

del mediodía, con el sol pegando fuerte sobre la cabellera que cubría su nuca. Debía cortarse el

cabello antes de ingresar a clases, así que aprovechó parte del dinero que le sobró para pasar a la

peluquería cercana a su hogar. Volvió a casa con una nueva apariencia, mucho más prolija que la

de los últimos meses. Allí le esperaba su abuela, preparando el almuerzo; Imh había salido

después de desayuno, comunicándole a la anciana que visitaría el centro de Santiago para

comprobar algo.

87

More magazines by this user