CAPITULO V. - Helvia

helvia.uco.es

CAPITULO V. - Helvia

4$ HISTORIA DEL DERECHO DE PROPIEDAD

La diferencia consiste en que los más de ellos incluyen sin

razon estas limitaciones en el tratado de servidumbres (1),

mientras que otros, como el de Argovia, el de Friburgo y el

de Portugal, con mejor acuerdo, las consideran como restricciones

impuestas á la propiedad en defensa de la ajena, ó como

derechos que nacen de ser vecinos δ colindantes los prό dios,

segun hacen el de Holanda, el de Zurich y el de Glaris. Y

decimos: con mejor acuerdo, porque salta á la vista que tales

limitaciones no son una merma ó diminution de los derechos

del propietario, sino una declaracinn del punto á que estos

llegan, al paso que la servidumbre, pomo decian los romanos,

aumenta (auxit) l οs del uno y disminuye (deminuit) los del otro.

Por ejemplo, cuando se prohibe plantar árboles en los lindes

de dos préd ί οs, no se impone á uno carga alguna en favor del

dueño del otro, sino que se dicta esa regla para que cada cual

disfrute y utilice lo que es suyo y no lo ajeno (2). Y por

eso, tales restricciones• son, á diferencia de las servidumbres,

de aplicacion general, como dice el Código de Glaris (233).

Estas limitaciones pueden clasificarse en dos grupos, segun

que el tercero es una persona determinada ó indeterminada,

ó, como dicen algunos escritores, segun que se establecen

en interés público δ en interés particular. Al primero pertenecen

todas aquellas exigidas por razones de defensa, seguridad,

ornato ó salubridad pública, como las que imponen las

leyes de policía respecto de la alineacion y altura de las Casas,

establecimientos insalubres, peligrosos ó _nc δm οdos, chimeneas,

hornos, charcas, desecacion de pantanos; las que impiden

1a construction de edificios en la zona militar ó cerca

de los cementerios; las que vedan el ejercicio de las llamadas

(1) Las que llama el Código Napoleon: servidumbres que se derivan de la situa

los lugares y servidumbres establecidas por la ley.•Algunos autores, en 1 -cion a de

exposition del derecho, se apartan de este método ocupándose en estas limitacioiies

en el tratado del derecho de propiedad, como aconsejaba Pardessus.

(2) Por esto el Código prusiano, despues de deck que atodo propietario de

un fundo debe someterse á los limites y prescripciones legales de la propiedad.

añade, que •debe tambien someterse á las restricciones y exigencias naturales con

que estή gravada su propiedad, y sin las cuales un prédi ο colindante no podría

ser explotado» (tit. 22-1,2 y 3.1

More magazines by this user
Similar magazines