Día Mundial de la Salud Mental 10 - Fundación Andaluza para la ...

faisem.es

Día Mundial de la Salud Mental 10 - Fundación Andaluza para la ...

10 | 10 | 2008

Día Mundial de la Salud Mental

10 | 10 | 2008


Desde hace 16 años dos importantes organizaciones internacionales, la Federación

Mundial de Salud Mental y la Organización Mundial de la Salud, promueven la fecha del

10 de octubre como una ocasión especial para hacer patente la situación de las personas con

problemas de salud mental en las distintas regiones y paises del mundo.

El lema de este año, “Convirtiendo la salud mental en una prioridad global - Mejorando

los servicios a través de la reivindicación ciudadana”, hace hincapié en dos ideas fuerza que

enfatizan respectivamente las dos organizaciones internacionales que lo promueven.

La Organización Mundial de la Salud, agencia intergubernamental especializada de las

Naciones Unidas, señala una vez más la brecha que sigue existiendo, por un lado, entre las

necesidades de las personas con problemas de salud mental y las crecientes posibilidades

técnicas de intervención basadas en la evidencia, y, por otro, la situación general de carencia

efectiva que sigue caracterizando su atención en la inmensa mayoría de los paises y regiones

del mundo. Recomienda, por tanto, un esfuerzo global para convertir la mejora de servicios e

intervenciones en una prioridad global frente a este importante y no menos global problema

de salud pública.

Y, de manera coordinada, la Federación Mundial de Salud Mental, que agrupa organizaciones

no gubernamentales de profesionales, personas afectadas, familiares y movimientos

ciudadanos interesados en el tema, quiere resaltar que el esfuerzo por mejorar esa situación

no es solo responsabilidad de Gobiernos, gestores de servicios públicos y profesionales,

sino también de las personas afectadas y sus familias y, más allá de ellas, del conjunto de la

población. De ahí el llamamiento a la movilización ciudadana con el que termina el lema

elegido para este día.

Día Mundial de la Salud Mental

Responsabilidad e iniciativa global que refleja también el doble protagonismo organizativo del

acontecimiento: perspectiva gubernamental y tecnica de la Organización Mundial de la Salud

y perspectiva reivindicativa y ciudadana de la Federación Mundial de Salud Mental.

Andalucía no puede resultar ajena a esta iniciativa, como no lo ha sido en años anteriores.

En primer lugar, porque a lo largo de ya más de 20 años se ha venido produciendo en nuestra

Comunidad Autónoma un esfuerzo continuado por mejorar la situación de la atención a

las personas con problemas de salud mental. También porque, pese a ello, la situación de

muchas de dichas personas, especialmente la de aquellas afectadas por trastornos mentales

graves, dista todavía de ser plenamente satisfactoria. Pero también porque a lo largo de estos

años se ha ido construyendo una articulación, no exenta de matices e incluso de razonables

divergencias sobre determinados aspectos e iniciativas, entre Administraciones públicas,

profesionales y movimientos asociativos de las personas afectadas y de sus familias, en

torno a las líneas de desarrollo de los sistemas de atención y de los cambios sociales que

puedan facilitar el ejercicio real de los derechos de ciudadanía de estas personas.


10 | 10 | 2008

La superación de las instituciones asilares y la creación de una red de atención comunitaria,

con una vertiente sanitaria y otra de apoyo social, han supuesto un cambio radical en la

organización de la atención, imprescindible para orientarla no en dirección a la marginación

o los meros cuidados paliativos, sino en la de favorecer la recuperación sintomatológica,

funcional y ciudadana de las personas. El nuevo impulso, que hizo visible la declaración

del año 2005 como Año Andaluz de la Salud Mental y se plasmó operativamente en el

Primer Plan Integral de Salud Mental de Andalucía, ha hecho posible la continuidad del

crecimiento de recursos sanitarios y sociales y la mejora progresiva de su funcionamiento,

adecuándola a esta nueva visión de la recuperación y la ciudadanía. A su vez, un importante

acuerdo intersectorial ha hecho posible una línea de trabajo común contra el estigma, línea

que empieza a enfrentar de una manera nueva este omnipresente fenómeno social y la

discriminación que de él se deriva también en nuestra sociedad.

Pero este nuevo impulso ha supuesto a su vez una mayor articulación del esfuerzo

institucional y del movimiento asociativo, creando uno de los pilares básicos para que el

camino emprendido en su día continúe dando fruto en los años que vienen. Porque, sin

olvidar la considerable mejora de la situación producida en estos años, tenemos también que

reconocer que la atención a las personas con trastorno mental grave sigue teniendo todavía

hoy carencias evidentes en nuestra Andalucía. Ni todas las personas que lo necesitan reciben

la atención técnicamente disponible, ni el rechazo y la discriminación que les afecta han

desaparecido en demasiados aspectos de su vida y de la de sus familias.

Por ello y ante la perspectiva del inicio del 2º Plan Integral de Salud Mental de Andalucía,

es hoy más necesaria que nunca esa articulación crítica que, entre otras cosas ha hecho

posible su elaboración. Articulación porque el esfuerzo debe ser múltiple y coordinado y

crítica porque cada elemento de ese bloque debe lógicamente conservar su propia visión y

no puede renunciar a difundirla y a discrepar y debatir responsablemente cuando considere

que debe hacerlo, para impulsar y consolidar los pasos que deberemos ir dando.

En ese sentido, las organizaciones firmantes del presente manifiesto quieren hacer patente

ante la opinión pública su compromiso de futuro en la mejora de la atención, implicando a

distintos ámbitos administrativos y profesionales, como son los de salud, servicios sociales,

empleo, educación, cultura y justicia. Pero, más allá de ellos, quieren recabar también

el mayor compromiso posible de otras instancias políticas, sociales y ciudadanas, con

referencia explicita a los medios de comunicación, porqué de lo que se trata en definitiva es

de ampliar el espacio social para permitir que nuestros conciudadanos y conciudanas con

problemas de salud mental no tengan más limitaciones, para el ejercicio de sus derechos

y obligaciones como tales, que las que deriven inevitablemente de su propia enfermedad.

Y esa es una tarea que exige el esfuerzo de todas y de todos, desde nuestras respectivas

posiciones, competencias y responsabilidades, pero actuando en la mayor medida posible

de manera coordinada y solidaria.

More magazines by this user
Similar magazines