Identificación y selección de especies ... - Interreg Bionatura

interreg.bionatura.com

Identificación y selección de especies ... - Interreg Bionatura

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES

ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE

HÁBITATS AFECTADOS POR LA DESERTIFICACIÓN

EN CANARIAS

Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira y

Canarias (BIONATURA).

INSTITUTO DE CIENCIAS

AMBIENTALES DE CANARIAS S.L.

C/ La cardonera nº 36

38.530, Candelaria. Tenerife

Tfno/fax: 922506946


COORDINACIÓN GENERAL

Eduardo Carqué Álamo (Fichas, Fotos y Maquetación)

Manuel V. Marrero Gómez (GIS y Elaboración Cartografíca)

Agustín Naranjo Cigala (GIS y Elaboración Cartografíca)

AUTORES DE LAS FICHAS

ISLAS DE TENERIFE, LA PALMA, LA GOMERA Y EL HIERRO

Eduardo Carqué Álamo. Biólogo. ICIAC.

Manuel V. Marrero Gómez. Biólogo. ICIAC.

Andrés M. Suárez Pestrano. Biólogo. ICIAC. (Fichas y fotos deTenerife)

Aurelio Acevedo Martín. Biólogo. ICIAC. (Fotografías de La Palma)

Colaboración y maquetación

María Jesús Concepción Gutiérrez

ISLAS DE GRAN CANARIA, LANZAROTE Y FUERTEVENTURA

Agustín Naranjo Cigala. Geógrafo. Departamento de Geografía. ULPGC.

Antonio Martín Artíles, M&D Topografía S.C.P. (Digitalización y cartografía digital)

Marco Márquez García. Geógrafo. (Fotografía y elaboración de fichas)

Colaboración y maquetación

Roberto Ruíz Luque

Reinaldo Ramos Sánchez

Raquel Quintana Medina

Daniel Cárdenes Macías

ICIAC: Instituto de Ciencias Ambientales de Canarias, S.L.

ULPGC: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.


ÍNDICE

1.-Introducción ....................................................................................................................... 1

2.- Metodología ....................................................................................................................... 6

2.1.- Elección de variables de análisis................................................................................ 7

2.2.- El proceso informático de datos. El Sistema de Información Geográfica.

Formato de los datos ................................................................................................. 9

2.3.- Colecta de información cartográfica.......................................................................... 10

2.3.1.- Pendiente y orientación. El Modelo Digital de Elevaciones y la

escala de trabajo ............................................................................................. 10

2.3.2.- Las variables climáticas ................................................................................ 14

2.3.3.- El contexto edáfico ........................................................................................ 16

2.3.4.- La componente geológica.............................................................................. 18

2.4.- La selección de unidades homogéneas de diagnóstico (UHD).................................. 19

2.4.1.- Teselado final ................................................................................................ 22

2.5.- El cálculo del Índice de Sensibilidad a la Desertificación (ISD)............................... 23

2.5.1.- El suelo .......................................................................................................... 24

2.5.2.- El clima.......................................................................................................... 25

2.5.3.- Vegetación ..................................................................................................... 26

2.5.4.- Cálculo del ISD ............................................................................................. 28

2.6.- La selección de especies ............................................................................................ 29

2.6.1.- Fase de aproximación ................................................................................... 29

2.6.2.- Fase de depuración ....................................................................................... 31

2.6.3.- Asignación territorial y características de la plantación.............................. 32

3.- Resultados.......................................................................................................................... 34

3.1.- Unidades Homogéneas de Diagnóstico y teselado .................................................... 34

3.2.- Selección de especies................................................................................................. 42

3.3.- Características de las plantaciones............................................................................. 52

4.- Bibliografía ........................................................................................................................ 54

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA)


1.- INTRODUCCIÓN

La desertización, es un proceso natural que tiene lugar en los límites geográficos de los

desiertos, donde la falta de agua es el principal factor que limita la productividad de los

ecosistemas. Por tanto, la desertización se debe a una aridez estructural, con periodos

persistentes de sequía, haciendo muy difícil la vida vegetal y animal por falta de humedad,

llevando a un deterioro progresivo de los ecosistemas, siempre debidas a causa naturales.

Atendiendo a este concepto, en las Islas Canarias sólo la isla de Fuerteventura y pequeñas

áreas de Lanzarote y sur de Gran Canaria, están sometidas a un proceso claro de

desertización, ya que sus condiciones climáticas naturales y en particular la falta de agua,

están próximas a los verdaderos desiertos.

La desertificación, por otro lado, es un fenómeno diferente que puede definirse como aquel

proceso que origina la disminución de la potencialidad biológica de un territorio y de su

productividad como resultado de un impacto negativo de las actividades humanas y de los

modelos de ocupación del territorio (MIMAM 2000); y también según definición del artículo

1 de La Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CLD), la

desertificación es la degradación de las tierras de zonas áridas, semiáridas y subhúmedas

secas resultante de diversos factores, tales como las variaciones climáticas y las actividades

humanas. La desertificación, pues, se interpreta como una disminución irreversible, al menos

a escala temporal humana, de los niveles de productividad de los ecosistemas terrestres, como

resultado de la sobreexplotación, uso y gestión inapropiados, de los recursos en medios

afectados por la aridez y la sequía.

Como se puede observar la desertificación es un término más complejo que el de

desertización y se utiliza con diferentes enfoques según la percepción de la población, que

según su grado de desarrollo tiene necesidades diferentes y se ve por tanto, desigualmente

afectada por los problemas de degradación ambiental. En general se comprende de manera

definitiva que la desertificación no sólo es un problema biofísico medioambiental sino

también social y de desarrollo económico (Thomas et al. 1994)

La desertificación y la sequía amenazan seriamente los medios de subsistencia de más de

1.200 millones de personas en todo el mundo, que dependen de la tierra para satisfacer la

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 1


mayoría de sus necesidades. Estos fenómenos menoscaban la productividad de la tierra y la

salud y prosperidad de las poblaciones en más de 110 países. Aunque la desertificación afecta

en mayor medida al continente africano el problema no se circunscribe a las tierras secas de

ese continente, estando una tercera parte de la superficie terrestre amenazada de

desertificación, incluidos los países del Mediterráneo.

En ninguna parte se presenta la crisis con tanta agudeza como en las tierras secas que se

extienden por más de un tercio de la superficie de la Tierra. En esas tierras -donde los suelos

son particularmente frágiles, donde la vegetación es escasa y el clima particularmente

inclemente- se instala la desertificación. (La degradación del suelo existe en todas partes pero

sólo se califica de "desertificación" cuando se produce en las tierras secas). Alrededor del

70% de los 5.200 millones de hectáreas de tierras secas que se utilizan para la agricultura en

todo el mundo ya está empobrecido. Por tanto, "la desertificación daña hoy casi un 30% de la

superficie de las tierras del planeta".

Según la CLD, las zonas susceptibles de sufrir desertificación son las áreas áridas, semiáridas

y subhúmedas secas, es decir, aquellas zonas

en las que la proporción entre la precipitación

anual y la evapotranspiración potencial está

comprendida entre 0,05 y 0,65.

De acuerdo a esta definición, amplias zonas de

la geografía española se encuentran

potencialmente afectadas por el proceso. De

hecho, más de dos terceras partes del territorio

español pertenecen a las categorías de áreas

áridas, semiáridas y subhúmedas secas. En el

mapa de aridez de España se observa que toda

la mitad sur, a excepción de las cadenas

montañosas más elevadas, más la meseta

norte, la cuenca del Ebro y la costa catalana

entran dentro de las categorías de tierras

áridas, semiáridas y subhúmedas secas, y por

lo tanto estas áreas son susceptibles de

desarrollar el fenómeno de la desertificación.

Mapa de aridez

Mapa de riego de desertificación

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 2


Asimismo, en España, y dentro del Programa de Acción Nacional contra la Desertificación se

ha llevado a cabo una primera delimitación de áreas con riesgo de desertificación

confeccionando un mapa de riesgo de desertificación. Se trata de un ejercicio de definición

preliminar y teórica del nivel de riesgo que ofrece una primera aproximación de la

distribución del problema de la desertificación en el territorio español, utilizando solamente

indicadores de tipo físico y biológico que están actualmente disponibles en el nivel nacional.

Los aspectos que se han tenido en cuenta en este ejercicio han sido, además del índice de

aridez, las pérdidas de suelo por erosión, los incendios y la existencia de problemas de

sobreexplotación de acuíferos. De acuerdo a los resultados del modelo aplicado, el problema

de la desertificación se puede considerar grave (grados muy alto y alto) en un 31,49 % de la

superficie española, lo cual indica la magnitud del problema a que nos enfrentamos.

Algunas zonas de las Islas Canarias, en particular aquéllas más próximas al continente

africano, están sometidas a un proceso claro de desertización debido a la aridez y a la mayor o

menor recurrencia de las sequías. Sin embargo, más recientemente ha sido detectado un

proceso creciente de desertificación, fenómeno más complejo, ligado a las actividades del

hombre, que afecta a todas las islas y que implica una pérdida progresiva de la productividad

biológica del territorio.

En Canarias se dispone aún de pocos datos y observaciones directas sobre el alcance del

proceso de desertificación, aunque si se conocen bastantes síntomas y respuestas de los

ecosistemas canarios a los impactos de la acción humana, que permiten afirmar que la

desertificación es un proceso que afecta a la totalidad del Archipiélago Canario.

Las manifestaciones más visibles se reflejan con los siguientes aspectos:



Aproximadamente un 43 % de la superficie insular (unas 320.000 ha.) sufren procesos

graves de erosión hídrica y eólica de los suelos. Esta aceleración de los procesos

erosivos sobre el suelo es una de las primeras manifestaciones de la desertificación y

afecta incluso a zonas húmedas.

La creciente salinización de suelos agrícolas de regadío debido al uso de aguas de

mala calidad y el uso excesivo y no racional de fertilizantes. Este es también un

proceso de degradación de suelos no ligado a las condiciones climáticas y que afecta

también a zonas húmedas como por ejemplo el Valle de Aridane (La Palma) y el Valle

de Hermigua (La Gomera).

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 3


Progresivo deterioro de las características físicas de los suelos de las islas,

observándose una elevada compactación del suelo con la consiguiente disminución de

su porosidad y capacidad de infiltración y almacenamiento de agua. Este proceso es

particularmente grave en los suelos sobrepastoreados.

Pérdida importante de masa forestal que alcanza proporciones de hasta un 70% de la

superficie boscosa existente hace cuatro siglos. Este proceso es uno de los más

importantes como síntoma visual impactante de la desertificación.

En algunos ecosistemas terrestres de las islas, se está produciendo una pérdida

alarmante de biodiversidad.

Degradación cualitativa y cuantitativa de recursos hídricos. La falta de agua dulce en

general y potable en particular es otro de los síntomas más evidentes de la

desertificación. El caos de los aprovechamientos hídricos en Canarias, ha llevado a

una situación actual de sobreexplotación de los acuíferos, captaciones agotadas,

salinización de acuíferos costeros, contaminación química y biológica de acuíferos,

etc.

Reducción progresiva de la tierra fértil cultivable y la disminución de la productividad

natural de los cultivos.

Creciente abandono de los sistemas agrícolas tradicionales.

Notable deterioro de las condiciones de vida de la población agraria.

Incremento de los desequilibrios interinsulares y regionales.

Flujos migratorios internos hacia las ciudades ocasionando despoblamiento del campo,

etc..

Entre los factores desencadenantes de estas manifestaciones en Canarias se pueden citar los

siguientes:








Creciente presión demográfica.

Pérdida de cubierta vegetal por talas abusivas de zonas de monte y matorral e

incendios forestales.

Sobrepastoreo.

La agricultura intensiva basada en el monocultivo y en el uso de fertilizantes

inorgánicos.

Uso excesivo e indiscriminado de agroquímicos, lo que ocasiona problemas de

salinización-sodificación, mineralización y contaminación del suelo.

Inadecuada utilización del riego, sobretodo por la utilización de aguas de baja calidad.

Crisis de la cultura agrícola tradicional.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 4


Explotación insostenible de los recursos hídricos.

Usos inadecuados de los suelos, es decir la utilización del mismo para actividades no

acordes a su potencialidades y limitaciones.

Litoralización y terciarización de la economía.

Predominio de la economía especulativa, de la cultura urbana y la uniformización de

hábitos y costumbres.

Es cierto que algunas islas como Lanzarote y sobre todo Fuerteventura, presentan un clima

árido y sufren un claro proceso de desertización. Sin embargo, no es menos cierto que el

estado de degradación ambiental y las evidencias de desertificación en el resto de las islas no

tienen su origen ni en la aridez climática ni en la falta de agua. En efecto, la erosión del suelo,

la salinización de los suelos agrícolas, el deterioro de las propiedades físicas del suelo, la

pérdida de cubierta vegetal y biodiversidad, la reducción de la superficie cultivada y de los

paisajes agrarios, la pérdida de la calidad de vida de los medios rurales y la urbanización de la

cultura, son síntomas evidentes de la desertificación no ligados ni a una aridez del lugar ni a

periodos recurrentes de sequía y afectan por igual a todas las islas incluidas aquellas de

condiciones subhúmedas.

La desertificación es un fenómeno complejo y aunque las manifestaciones del mismo son

relativamente claras, sus causas y los procesos implicados en el mismo presentan mayor

confusión. Parece haber un acuerdo general en que de todos los procesos implicados, la

degradación cualitativa y cuantitativa del suelo y la consiguiente pérdida de sus funciones

productivas y ambientales, es uno de los más importantes. A su vez, la degradación de los

suelos de Canarias, aunque originada por factores diversos, naturales o antrópicos, se debe a

seis procesos degradativos diferentes, aunque a veces ocurran simultáneamente y con un

cierto grado de sinergia entre ellos (erosión acelerada, salinización-sodificación, degradación

física, degradación biológica, acidificación y contaminación). Uno de los principales

mecanismos de degradación que afectan a los suelos de Canarias es la erosión acelerada, es

decir la condicionada por las actividades humanas.

La erosión hídrica es el tipo de erosión acelerada que con mayor intensidad contribuye a la

pérdida de suelos, aunque episodios localizados de erosión eólica pueden adquirir cierta

importancia en las islas de Lanzarote y Fuerteventura y de manera más puntual en el resto de

las islas.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 5


Como se ha mencionado aproximadamente un 43% de la superficie de Canarias está afectada

por procesos graves de erosión acelerada, lo que supone unas 323.000 ha. excluyendo las

áreas afectadas por la erosión geológica, ya que ésta no puede considerarse como un proceso

de degradación de suelos, sino como un procesos geomorfológico configurador del paisaje.

Las Islas de Fuerteventura y Gran Canaria, son las que presentan una mayor superficie

afectada por procesos graves de erosión y con morfologías erosivas espectaculares por la

incidencia de cárcavas y barranquillos en Betancuria, la Ampuyenta y La Matilla en

Fuerteventura y en toda la zona oriental y las cuencas de Tejeda y Tirajana en Gran Canaria.

Isla Superficie (km 2 ) % Superf. total

Fuerteventura 987,0 59,4

Gran Canaria 885,2 56,7

La Gomera 174,2 47,1

Tenerife 853,2 41,9

Lanzarote 259,1 30,6

La Palma 56,6 8,0

El Hierro 15,8 5,9

CANARIAS 3.231,1 43,4

Superficie afectada por procesos graves de erosión (pérdida de

suelo de 12 t/ha año) (Tomado de A. Rodríguez Rodríguez.

Naturaleza de las Islas Canarias).

Otras zonas donde las tasas de erosión pueden superar en determinados eventos

pluviométricos la pérdida de 12 t de suelo por ha. y año (equivale a un espesor de suelo de 1-

1,5 mm anuales) (erosión acelerada), son las plataformas del Norte y las lomadas del Sur de

La Gomera, los macizos de Anaga y Teno y las bandas del Sur de Tenerife y el macizo de los

Ajaches y el área Teguise-Los Valles en Lanzarote. Las islas menos afectadas tanto en

intensidad como en extensión superficial por la erosión hídrica del suelo, son la de La Palma

y El Hierro, donde coinciden unos factores naturales favorables (densa cobertura vegetal,

elevada capacidad de infiltración de los suelos, etc.) con un modelo de desarrollo de baja

presión humana sobre el territorio.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 6


2.- METODOLOGÍA

Abordar un tema como los procesos de desertificación en Canarias puede resultar

extremadamente complejo, sobre todo desde un punto de vista metodológico, y especialmente

en casos como el presente, cuando se trata de obtener resultados eminentemente prácticos. La

base de dicha problemática se manifiesta en múltiples niveles y fundamentalmente deriva de

tres aspectos elementales:




La inexistencia de técnicas estandarizadas y de amplia aceptación en cuanto a análisis

territorial.

Canarias es un territorio extremadamente heterogéneo, donde en pequeños tramos

espaciales se producen grandes variaciones de las principales variables ambientales.

Para algunas variables ambientales, se observa una fuerte carencia de información o

una extraordinaria dispersión de la misma.

De todas formas, y sin olvidar los problemas mencionados, es necesario no dejar de tener en

cuenta el objetivo general de este trabajo, y las directrices técnicas sobre las que se ha

planteado. Así se establece un esquema general de procedimiento consistente en:






Elección de variables de análisis.

Colecta de información cartográfica.

Generación de cartografía temática.

Análisis espacial y delimitación de unidades homogéneas.

Estudio de campo y corrección del modelo espacial.

Para cada uno de estos aspectos se analiza a continuación el procedimiento específico

utilizado en la elaboración de este trabajo.

2.1.- Elección de variables de análisis

Los procesos de desertificación son el resultado de la confluencia de multitud de variables

tanto de nivel físico, como biológico y ecológico, o humano y socioeconómico. Pero dado que

el objetivo perseguido no es extraer una cartografía de la intensidad con que se manifiestan

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 7


los procesos de desertificación en Canarias, sino determinar unidades homogéneas para las

que a priori es previsible un comportamiento similar en lo referente a los procesos de

desertificación que en ellas se puedan observar, y sobre todo en las que se pueda actuar con

medidas de restauración similares para frenar dichos procesos. De esta forma, y dado que el

Proyecto se orienta fundamentalmente hacia la restauración vegetal como principal técnica de

corrección, las variables de estudio serán aquellas ligadas de forma más íntima a la cubierta

vegetal que un determinado territorio puede acoger.

Hasta la fecha, la bibliografía existente sobre la potencialidad de la vegetación en Canarias es

amplia pareciendo existir un cierto consenso en cuanto a las variables que con mayor peso

inciden en su distribución. En este sentido se han tomado como referencia los datos que se

aportan en algunos de los principales trabajos de carácter más o menos global en la materia:

del Arco et al. (2007), Rivas-Martínez et al. (1997), Fernández-Palacios & Anderson (2000),

Fernández-Palacios & de Nicolás (1995), etc.

Según los citados trabajos, así como la mayor parte de la bibliografía consultada, el principal

factor que condiciona la cubierta vegetal es un gradiente altitudinal, predefinido ya por

Humboldt a principios del siglo XIX al determinar los pisos de vegetación que ascienden

desde la costa hasta la cumbre. No obstante, resulta claro que este gradiente altitudinal

realmente enmascara otra variable ambiental mucho más compleja, el clima. Por este motivo,

a fin de evitar la existencia de información redundante se descartó desde un primer momento

el uso de la distribución de altitudes como variable a tener en cuenta y se eligió el clima con

los tratamientos que posteriormente se comentarán.

Una vez definido el clima como variable de mayor peso, el resto de alternativas presentan un

carácter secundario aunque no menos importante a la hora de explicar las variabilidad local.

En este grupo parece existir también un importante consenso en cuanto a definir entre las más

importantes a la cubierta edáfica, la orientación del terreno, el sustrato geológico y la

pendiente o inclinación. En síntesis, son estas cinco variables las que podrían explicar más del

75% de la distribución de los tipos de vegetación, y por tanto son las que hemos elegido para

análisis posteriores.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 8


2.2.- El proceso informático de datos. El Sistema de Información

Geográfica. Formato de los datos

Indudablemente, a parte del software necesario para los trabajos elementales en el presente

proyecto (procesadores de texto, hojas de cálculo, tratamiento de imágenes, etc.) es necesario

un importante apoyo por parte de herramientas que permitan trabajar información

cartográfica, y generar a partir de ella nueva información. Es en este aspecto donde los

Sistemas de Información Geográfica (SIG´s) tienen su principal aplicación habiendo

desempeñado un papel fundamental en el desarrollo del proyecto.

En el mercado existen multitud de plataformas y paquetes SIG, habiéndose elegido para el

presente caso el sistema suministrado por ESRI basado en Arcgis Descktop 9.2 implementado

con distintas extensiones (Análisis espacial, Análisis 3D, etc.) y herramientas específicas. No

obstante, y para las tareas más rudimentarias se utilizó una versión antigua (16 bits) de dicho

software, Arcview 3.2, que por sus características resulta especialmente rápido y versátil para

determinadas operaciones.

La intención de procesar gran cantidad de datos en un SIG obliga a que de forma previa se

elija el formato en que esos datos deben ser procesados, ya que con ello se ahorra tiempo, se

evitan errores y se gana en efectividad. Básicamente existen dos formatos elementales, lo cual

no es óbice para la existencia de tratamientos complejos que permitan procesos combinados.



Formatos Vectoriales, donde la información territorial se asocia a elementos gráficos

de distinto tipo: líneas, puntos y polígonos.

Formatos Raster, donde la información territorial queda sistematizada en forma de

imágenes, en las que cada píxel acoge un valor o conjunto de valores determinados.

Cada uno de estos formatos tiene ventajas e inconvenientes que entraremos a desglosar y que

pueden propiciar una cierta indecisión inicial. Finalmente se optó por el formato raster ya que

las pruebas preliminares realizadas sobre información en ambos formatos revelaron que este

no sólo permitía una mayor rapidez para determinados cálculos, sino que algunos procesos

estadísticos especialmente indicados para este Proyecto sólo se podía realizar con archivos de

este tipo.

Todo ello implicó, un notable esfuerzo en la conversión de datos, tanto por que buena parte de

la información preexistente se encuentra en formato vectorial, como porque aquella presente

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 9


sólo sobre papel tuvo que ser digitalizada en formato vectorial con el fin obtener una replica

lo más fiel posible.

2.3.- Colecta de información cartográfica

Teniendo en cuenta el objetivo de poder deslindar unidades homogéneas de actuación, resulta

apropiado pensar en abordar el necesario análisis sobre un Sistema de Información Geográfica

(SIG), lo cual nos lleva a plantear la necesidad de colectar la información sobre las variables

citadas en formato cartográfico. Desgraciadamente, y ya se apuntó desde un principio, reside

en este aspecto uno de los problemas más importantes para el desarrollo de este trabajo, ya

que la información cartográfica existente sobre algunas de las variables a estudiar es muy

escasa o cuando menos está extremadamente dispersa. A continuación se detallan las fuentes

de procedencia de la cartografía base utilizada.

2.3.1.- Pendiente y orientación. El Modelo Digital de Elevaciones y la escala

de trabajo

La pendiente y la orientación se obtienen por tratamiento mediante SIG de un Modelo Digital

de Elevaciones (DEM) es decir de una estructura de datos numérica que representa la

distribución espacial de la altitud para una determinada superficie del terreno. (Felicísimo,

1994).

Obtener un DEM resultaba relativamente complejo hasta hace pocos años, pero

afortunadamente hoy en día y con la presencia en el mercado de abundante información

cartográfica en soporte informático es relativamente sencillo y sólo requiere del uso de

software específico que permita dicha labor. En el presente caso el software utilizado ha sido

Arcview 3.2 dotado con las extensiones Spatial y 3D analyst. Como cartografía base se ha

utilizado la que ofrece en formato vectorial la empresa pública GRAFCAN de escala 1:5.000.

De ella se extrajo la información correspondiente a las curvas de nivel maestras (25 m) que

actuaron de base para la confección del DEM.

Una vez convertido el formato original (DXF de Autodesk) al formato vectorial de Esri

(SHP), el conjunto de curvas de nivel (y línea de costa con cota 0) se utiliza para la

generación de un modelo o red de triángulos irregulares (TIN). Como cada triángulo se

construye a partir de tres puntos con una definición espacial concreta (x,y,z) los cuales

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 10


definen sus vértices, en el presente caso se usan los nodos que definen las curvas de nivel

como base para la construcción de la red de triángulos. Como los nodos llevan asociados los

valores de cota de cada línea, dicho valor se mantiene para los vértices de cada triángulo, con

lo cual cada uno de ellos se puede disponer en una matriz 3D, de tal forma todos comparten

nodos y lados pero no se interceptan. Así se genera una red de triángulos que simula la

topografía territorial.

Parte de la Red de Triángulos Irregulares creada para La Palma (Caldera de Taburiente)

Un TIN ya de por sí constituye un modelo digital de elevaciones, pero presenta dos problemas

que impiden su uso para un trabajo como el presente:



Cada unidad, es decir cada triángulo, presenta 9 datos que procesar correspondientes a

los valores x,y,z de su vértices. Con lo cual, cuando se trabaja con unidades

territoriales muy grandes es necesario mover un volumen enorme de datos que

ralentiza mucho los procesadores.

Habida cuenta de que otras muchas variables a utilizar tendrán que ser por necesidad

de índole cualitativa, con lo que son susceptibles de representarse en este formato. De

esta forma, los procesos estadísticos posteriores resultan extremadamente engorrosos.

Por ello, el modelo TIN se debe transformar a un formato más manejable, como el Raster.

Este formato se basa en la pixelación o teselización del territorio en pequeñas unidades

cuadrangulares o celdas, donde cada una de ellas posee una ubicación espacial x,y derivada de

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 11


la sistematización cartesiana del territorio a modelizar. El valor de altura “z” para cada celda

se toma de la proyección vertical desde su centro hasta contactar con la red de triángulos. El

proceso de conversión TIN-RASTER se realiza de forma muy simple mediante el uso de la

extensión de análisis espacial para Arcview 3.2. Sólo cabe puntualizar que en la ejecución del

proceso es necesario indicar el tamaño de lado para cada celda, habiéndose elegido para ello

una longitud de 25 m, en concordancia con la escala de trabajo (1:25.000).

Parte del Raster (DEM) de elevaciones creado para La Palma (Caldera de Taburiente)

A partir del archivo Raster, y también mediante el Módulo de Análisis Espacial, se derivan

fácilmente la orientación y la pendiente (ambos en grados), siguiendo las siguientes reglas

básicas:



La pendiente de una celda del raster de elevaciones DEM se calcula como la máxima

tasa de cambio en altitud entre dicha celda y sus vecinas. La pendiente se puede

expresar en grados (º) o porcentaje (%), habiéndose elegido el primer tipo ya que en

Canarias abundan grandes inclinaciones (próximas a 90º) para los cuales una

valoración en porcentaje ofrecería números muy elevados.

La orientación expresa la dirección de máxima pendiente en sentido descendente,

tomada para cada celda con respecto a sus 8 vecinas. Esta variable se mide en sentido

circular horario, en grados de desviación respecto al norte geográfico.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 12


Repitiendo este proceso de análisis sobre el DEM de cada Isla, se obtuvieron las coberturas

raster temáticas para estas dos variables.

Parte del Raster de orientaciones creado para La Palma (Caldera de Taburiente)

Parte del Raster de pendientes creado para La Palma (Caldera de Taburiente)

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 13


2.3.2.- Las variables climáticas

Para el caso de Canarias, la información climática, sobre todo en aspectos elementales de

régimen termométrico y pluviométrico, obedecen a situaciones como las aludidas al principio,

ya que es relativamente abundante pero extremadamente dispersa en multitud de fuentes

bibliográficas y bases de datos de acceso restringido. Esta situación planteó desde un

principio la elección entre información básica no elaborada y suministrada por las

administraciones competentes, o información publicada con un cierto grado de elaboración en

distintos tipos de documentos.

En el primer caso la gran ventaja es la posibilidad de crear capas temáticas propias a partir de

los datos básicos de precipitación y temperatura aportados por las distintas estaciones

meteorológicas dispersas por el Archipiélago. De esta forma el nivel de detalle del resultado

reside sobre todo en la densidad y calidad de los propios datos de partida. Pero dado que el

presente Proyecto tiene como ámbito de estudio todas las Islas, la única forma de conseguir

un resultado de cierta coherencia con la escala de trabajo es trabajar con los datos de una

enorme cantidad de estaciones (en principio más de 150) cuyo proceso requeriría la inversión

de un dilatado periodo de tiempo incompatible con los plazos exigidos. Esta situación se

maximiza si se tiene en cuenta que la compra al INM de esos datos no es un proceso

administrativo simple e inmediato, requiriendo además del contacto con los dos Centros

Zonales existentes en la Comunidad Autónoma.

Por tanto fue necesario recurrir a información ya publicada, para lo cual se realizó un rastreo

intenso en libros y revistas científicas. Desde un primer momento se pudo constatar tanto la

existencia de una abundante información, como una enorme dispersión de la misma, una

fuerte variabilidad en su calidad y formas de presentación o proceso. De entrada fueron

desechadas todas aquellas fuentes que no ofrecieran una resolución suficiente para la escala

de trabajo, las que obedecían a un proceso estadístico que alejaba los resultados de nuestros

objetivos, o las que presentando calidad cartográfica adecuada reflejaban los valores de las

variables en unos rangos demasiado grandes o inadecuados.

Verdaderamente pocos casos superaron esta criba, observándose que la mayor parte de los

que si lo habían hecho respondían a clasificaciones climáticas del territorio que combinaban

precipitación y temperatura en la diagnosis. Con ello se presentaba un problema añadido de

tener que elegir un cierto esquema de clasificación ya que resultaba improcedente, aún con el

fin de mantener la calidad en los datos de origen, aplicar en cada isla un sistema distinto.

Afortunadamente, uno de los múltiples sistemas de clasificación, la clasificación bioclimática

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 14


de Rivas-Martínez, presenta su aplicación bastante generalizada en el Archipiélago con

estudios diferenciales para la mayor parte de los bloques insulares. Obviamos los aspectos

teóricos de esta clasificación, los cuales pueden estudiarse con detalle en Rivas-Martínez

(1995, 1997) y Rivas-Martínez & Rivas Sáenz (2006), o en los obras citadas a continuación y

de los cuales se ha extraído la información utilizada como capa temática básica.

Del Arco, M., Acebes J.R. & Pérez de Paz, P.L. (1996): Bioclimatology and

climatophilous vegetation of Island of Hierro (Canary Islands). Phytocoenologia,

26(4): 445-479.

Del Arco, M., Acebes J.R., Pérez de Paz, P.L. & Marrero, M.C. (1999):

Bioclimatology and climatophilous vegetation of Hierro (part 2) and La Palma

(Canary Islands). Phytocoenologia, 29(2): 253-259.

Del Arco, M., Pérez de Paz, P.L., Acebes J.R., González-Mancebo, J.M., Reyes

Betancort, J.A. Bermejo, J.A., de Armas, S. & González-González, R. (2006):

Bioclimatology and climatophilous vegetation of Tenerife (Canary Islands). Ann. Bot.

Fennici, 43: 167-192.

Rodríguez Delgado, O., García Gallo, A. & Marrero Gómez, M.V. (2005): El bioclima

y la biogeografía in Rodríguez Delgado, O (ed.), Patrimonio Natural de la Isla de

Fuerteventura 91-100. Cabildo de Fuerteventura, Gobierno de Canarias y Centro de la

Cultura Popular Canaria. Arafo, Tenerife.

Del Arco, M., Salas, M., Acebes, J.R., Marrero, M.C., Reyes-Betancort, J.A. & Pérez

de Paz, P.L. (2002): Bioclimatology and climatophilous vegetation of Gran Canaria

(Canary Islands). Ann. Bot. Fennici, 39: 15-41.

Reyes-Betancort, J.A., Wildpret, W. & León-Arencibia, M.C. (2001): The vegetation

of Lanzarote (Canary Islands). Phytocoenologia, 31(2): 185-247.

Tan sólo para la isla de La Gomera se observa la carencia de datos en este formato, por lo que

fue necesario un tratamiento particular a partir de datos más elementales, en concreto

tomando como base la distribución de precipitaciones y temperaturas ofrecida en el Gran

Atlas Temático de Canarias (Morales & Pérez, 2000). Dichos planos fueron escaneados, y las

imágenes así obtenidas fueron georeferenciadas con exactitud al bloque insular utilizando una

extensión para Arcview 3.2., “Image Georeferencing Tools”. Una vez hecho esto, y con las

aplicaciones normales de trazado de líneas y polígonos se compusieron los pertinentes mapas

vectoriales que posteriormente se transformaron a formato raster. Finalmente el mapa de pisos

bioclimáticos se obtuvo por aproximación con los mapa anterior y la coincidencia de los tipos

de vegetación existentes en la Isla. El mapa final refleja una distribución lógica de pisos, pero

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 15


se debe tener conciencia de que alberga un cierto error y que constituye sólo una

aproximación.

La capa climatológica se presenta en formato de pisos bioclimáticos, ya que un solo atributo

resume la pluviometría (ombrotipo) y la termometría (termotipo).

Rasters climáticos (Pisos bioclimáticos) obtenidos para La Palma, la Gomera y El Hierro

2.3.3.- El contexto edáfico

Si la escasez y dispersión de la cartografía temática ha sido un problema constante para la

ejecución de este Proyecto, la situación se maximiza en lo referente al estudio de las variables

edáficas. En primer lugar, se debe tener en cuenta que los plazos impuestos cierran la

posibilidad de desarrollar un estudio de campo con una intensidad de muestreo lo

suficientemente densa como para obtener resultados apropiados a la escala cartográfica

utilizada. De hecho, abordar este tipo de análisis hubiera requerido de multitud de puntos de

análisis en todas las islas del Archipiélago, y simplemente la toma datos y los análisis de

laboratorio hubiesen excedido con creces las fechas de entrega establecidas.

Por tanto, se ha tenido que recurrir a la cartografía publicada existente en la materia, la cual a

parte de escasa y dispersa suele carecer de resolución adecuada, estando en su mayor parte

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 16


compuesta por mapas insulares de pequeño tamaño publicados en distintos documentos de

carácter divulgativo. No obstante, en algunos casos se han localizado fuentes que sobresalen

por la excelencia de los datos aportados como es el caso de la cartografía edáfica contenida en

el Plan Territorial Especial de la Actividad Turística de la Isla de la Palma (Cabildo Insular

de La Palma, 2007).

Un problema añadido ha sido la dicotomía observada entre los sistemas de clasificación de

suelos utilizados en las distintas publicaciones. Aún cuando este hecho no presenta grandes

problemas de cara al tratamiento posterior de los datos, dado que éste se aborda a escala

insular, se realizó un esfuerzo de sistematización adaptando todas las fuentes utilizadas a la

clasificación Soil Taxonomy (2006).

En todos los casos el procedimiento de incorporación de la información consistió en un

proceso de escaneado inicial y posterior adaptación de escala y georeferenciación de las

imágenes obtenidas. En un segundo paso, se procedió a la vectorización de las unidades

edáficas e incorporación de datos adicionales. Una vez compuestos los mapas vectoriales, se

procedió a realizar la transformación a formato raster. Las fuentes consultadas han sido las

siguientes:





Mapa de Suelos de la Isla de Tenerife incluido en el Gran Atlas Temático de Canarias

(Morales & Pérez, 2000).

Mapa de Suelos de la Isla de La Gomera incluido en la Cartografía Temática de la Isla de

la Gomera, elaborado por la empresa TRAGSATEC para el Parque Nacional de

Garajonay (Ministerio de Medio Ambiente, 2001)

Mapa de suelos de la isla de La Palma incluido en el Plan Territorial Especial de la

Actividad Turística de la Isla de la Palma (Cabildo de La Palma, 2007).

Mapa de suelos de la Isla de El Hierro contenido en el Plan Insular de Ordenación de El

Hierro (Cabildo de El Hierro, 2007)

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 17


Raster edafológico (Tipos de Suelo-Soil Taxonomy) obtenido para La Palma

2.3.4.- La componente geológica

Afortunadamente, la cartografía geológica del archipiélago canario es abundante existiendo

además un elemento de clara referencia que se adapta perfectamente a los requerimientos de

escala y detalle de este Proyecto: La cartografía del Instituto Geológico y Minero de España

(Escala 1:25.000). Por tanto, siempre se tuvo claro que esta fuente constituiría el principal

recurso respecto a las variables geológicas a utilizar.

No obstante, la ingente cantidad de hojas en las que se divide el archipiélago y la densidad de

la información que incorporan, dificultaba enormemente el uso de esta cartografía, sobre todo

desde el punto de vista de su sistematización y transformación en el formato adecuado para

incorporar al SIG. Dado que el Instituto Geológico y Minero distribuye la totalidad del

archipiélago únicamente en soporte de papel (sólo algunos sectores se encuentran

digitalizados), hubo finalmente que recurrir a las técnicas ya comentadas con anterioridad

para otros temas para obtener así una versión digital de la cartografía del IGME, la cual fue

objeto de sistematización reduciendo los elementos de leyenda a unidades elementales

(basaltos, fonolitas, pumitas, etc.)

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 18


La información geológica que contiene la cartografía usada es amplia, y de ella se pueden

derivar muchas variables (antigüedad, litología elemental, permeabilidad, etc.). El análisis

pormenorizado de esta información reveló que la mayor parte de estas variables estaban

fuertemente correlacionada con otras dependientes de otros elementos temáticos o incluso

entre ellas. Así por ejemplo, los campos de piroclastos basálticos (variable litología) suelen

tener alta permeabilidad y obedecer a erupciones relativamente recientes. Por ello, finalmente

se optó por no considerar todas estas variables, sino sólo la litología ya que esta era la que

incorporaba mayor información adicional al SIG.

Raster edafológico (Tipos de Suelo-Soil Taxonomy) obtenido para La Palma

2.4.- La selección de unidades homogéneas de diagnóstico (UHD)

Una vez confeccionadas todas las coberturas raster que identifican al conjunto de variables, y

habiéndose realizado sobre las mismas las transformaciones necesarias se procede a realizar

los análisis necesarios para la identificación de Unidades Homogéneas de Diagnóstico

(UHD). Se entienden como tales aquellas entidades territoriales donde el conjunto de

variables utilizadas adquiere unos valores similares, de tal forma que cabe esperar un

comportamiento más o menos homogéneo dentro de cada una de ellas tanto para la intensidad

y características de los procesos de desertificación, como para las actuaciones de corrección.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 19


El primer paso es combinar en un único ráster toda la información colectada, lo cual se realiza

mediante la herramienta Combine (Argis 9.x-Spatial Analyst Tools-Local). De esta forma se

obtiene una división territorial compleja en la que cada unidad refleja un conjunto único de

valores para cada variable.

No obstante, esta solución resulta inviable para los propósitos del presente trabajo, ya que se

obtienen multitud de unidades homogéneas elementales, la mayor parte de ellas con una

expresión territorial ínfima. Así por ejemplo, en La Gomera, aún teniendo en cuenta su

reducida extensión se obtienen 2.323 unidades de este tipo.

Sectorización para La Gomera de Unidades Homogéneas elementales

Por tanto, es necesario un tratamiento que permita simplificar este modelo, agrupando

aquellas unidades que exhiben mayor similitud entre si. Existen multitud de métodos, que

tanto a nivel individual como integrados dentro de distintas plataformas SIG permiten realizar

este tipo de análisis. No obstante, hemos optado por una solución de máxima sencillez basada

en las técnicas clásicas de clasificación no supervisada.

A partir del ráster de Unidades Homogéneas elementales, se extrajo un conjunto de puntos

dispuestos en el centro de cada una de las cuadrículas de una rejilla cuadrangular de 250 m de

lado y recogiendo cada uno de ellos los valores medios que cada variable toma en la

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 20


cuadrícula. Posteriormente, el conjunto de datos se exporta en forma de tabla para los análisis

posteriores.

Es indudable que la información aportada para cada variable obedece a distintos tipos. Por un

lado variables como geología y edafología son totalmente cualitativas y carecen de orden de

magnitud. Es decir los valores que caracterizan al territorio tienen todos igual importancia.

Por otro variables como la pendiente, aunque obedeciendo a una reclasificación en pocas

unidades albergan cierto carácter cuantitativo ya que las clases elegidas se ordenan de menor

a mayor pendiente. Por ello es necesario un proceso de estandarización (en el que todas las

variables adquieren valores dentro de un rango similar) y sistematización que permitan usar a

posteriori alguna de las principales herramientas estadísticas de clasificación.

De esta forma se optó, por ser una de las vías más sencillas (aunque no exenta de cierta

complejidad) por binarizar todas las variables. El proceso consiste en generar tantas variables

como clases se dispongan. Así por ejemplo, la variable pendiente quedaría transformada en 3

variables (0º-15º; 15º-30º; 30º-90º). De esta forma se genera un enorme conjunto de variables

unitarias para las que el único dato posible en cada punto es un valor lógico “SI” ó “NO” que

puede transformarse en términos numéricos (0 ó 1).

Finalmente estos datos se procesan en un paquete estadístico específico que permita el

análisis de clasificación por agrupamiento (SPSS, ADE-4, CLUSTER, etc.). De esta forma

que se obtiene un esquema de agrupamiento de la malla de puntos en el que atendiendo a su

similitud se agrupan en conjuntos jerarquizados (CLUSTERS), estando establecido desde el

principio del análisis un máximo de 4 niveles de jerarquización. Por último, mediante el

establecimiento de una relación simple es posible añadir a cada punto un código numérico que

identifica al clúster en el que quedó englobado.

En un último paso se retoma en el SIG la malla de puntos y los valores del clúster al que

corresponden, con lo que se pueden visualizar los esquemas de agrupamiento. Dichos

patrones se utilizarán para trazar los límites entre Unidades Homogéneas de Diagnóstico,

utilizando además los accidentes geográficos más importantes y especialmente las divisorias

de aguas.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 21


Distribución final de Unidades Homogéneas de Diagnóstico para la Isla de La Gomera

2.4.1.- Teselado final

Se debe tener en cuenta que las UHD constituyen unidades de síntesis territorial para facilitar

el manejo y gestión de la información. Su tamaño relativamente amplio propicia que en su

interior las variables puedan adquirir valores más o menos dispares. Por tanto es necesario un

patrón interno de teselización que permita plasmar en unidades de menor superficie las

principales características de diagnóstico ambiental.

Para ello se ha elegido una sectorización en cuadrículas de 500 m de lado, recogiéndose los

valores que con mayor frecuencia se presentan en cada una de las cuadrículas. El proceso para

su confección es similar al establecido anteriormente para obtener la malla de puntos.

Superponiendo una cobertura vectorial de polígonos cuadrangulares (teselas) al conjunto de

rásters, se puede extraer para cada tesela los valores mayoritarios que ostenta cada variable en

el interior de la misma.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 22


Teselado final de la unidad H-2: La Restinga-El Hierro

2.5.- El cálculo del Índice de Sensibilidad a la Desertificación (ISD)

Hasta ahora, la metodología aportada se enfoca a determinar unidades que puedan exhibir un

comportamiento similar ante procesos de desertificación y sobre todo admitir actividades de

restauración similares. No obstante, es igualmente importante establecer una clasificación del

territorio basada en caracterizadores de su sensibilidad a los citados procesos. Toda la zona

central de La Gomera constituye una gran UHD, no obstante presenta a priori una baja

sensibilidad a la desertificación (sobre todo atendiendo a la cubierta vegetal y al régimen

hídrico). Por el contrario, a lo largo de la costa Sur de Tenerife y Gran Canaria hay decenas de

UHD, pero casi todas presentan una sensibilidad a la desertificación muy alta (escasa cubierta

vegetal, suelos pobres y pedregosos, etc.). En este contexto es donde radica la importancia de

un valor numérico que sea capaz de reflejar esa sensibilidad siendo numerosos los autores que

proponen el cálculo del Índice de Sensibilidad a la Desertificación (ISD).

La sensibilidad a la desertificación de un área es un concepto difícil de racionalizar debido a

que, dependiendo del contexto, puede derivar de muy diversos factores que actúan

aisladamente o en asociación (Rubio, 1995; Thornes, 1995; UNEP, 1977; UNEP, 1992;

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 23


Basso, 1996). Un Área Medioambientalmente Sensible (ESA) puede ser considerada, en

general, como una entidad específica y delimitada en la que los factores medioambientales y

socioeconómicos no están equilibrados o no son sostenibles en su marco medioambiental. El

Índice de Sensibilidad (ISD) a la desertificación de un área puede ser considerado como el

resultado de las interacciones entre factores elementales diferentemente relacionados (Basso

et al., 1998). Fenómenos severos e irreversibles de degradación pueden ser resultado de la

coincidencia de una mala gestión del territorio con diversas combinaciones de factores

medioambientales críticos (suelo, clima y vegetación).

Según la bibliografía consultada, los datos requeridos para estimar el ISD, suelen ser de tres

tipos principales: físico-estructural, vegetal y socioeconómica. Así para el presente

documento se ha utilizado la información ya relacionada en apartados anteriores,

complementada por la que aporta el Mapa de Vegetación de Canarias (del Arco et al, 2006).

Se debe destacar que en el proceso de cálculo no se utilizó la componente socioeconómica al

carecer de cartografía de detalle sobre la misma.

La tabla siguiente resume el conjunto optimizado de capas que se suelen utilizar actualmente

para evaluar el ISD. Se pueden obtener explicaciones completas acerca de cómo se relacionan

estas capas con los fenómenos de desertificación en gran variedad de referencias (Basso et al.,

1997; Basso et al., 1998; FAO, 1976; Briggs et al. 1992; Kosmas et al. 1994; Kosmas et al.

1998; Kosmas 1998; Kosmas et al. 1999; Poesen et al 1996)

Calidad

Suelo

Clima

Vegetación

Capa

Material original, Fragmentos de roca,

Profundidad del suelo, Inclinación de la

pendiente, Redes de drenaje.

Precipitaciones, Orientación, Índice de

aridez (Bagnouls y Gaussen)

Riesgo de incendios, Protección contra

la erosión, Resistencia a la sequía,

Cobertura vegetal

2.5.1.- El Suelo

El suelo es un factor crucial en la evaluación del ISD, especialmente en las zonas áridas,

semiáridas y secas subhúmedas. Las propiedades del suelo relacionadas con los fenómenos de

desertificación y degradación afectan a dos parámetros principales:

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 24


(1) capacidad de acumulación y de retención de agua;

(2) resistencia a la erosión

De esta forma, las variables utilizadas y sus valores relativos admisibles se presentan en la

siguiente tabla:

Capa Clases Valores

Material

original (MO)

Presencia de

fragmentos de

roca, % (FR)

Profundidad

del suelo, cm

(PS)

Inclinación de

la pendiente,

%

(PE)

Basaltos, traquibasaltos, conglomerados, materiales sin

consolidar.

Ignimbritas, gabros, fonolitas y similares.

Pumitas, arenas, piroclastos

> 60

20 - 60

< 20 %

profundo (>75 cm)

medio (75-30 cm)

poco profundo (15-30 cm)

muy poco profundo ( 35

1

1,7

2

1

1,3

2

1

2

3

4

1

1,2

1,5

2

Con estos datos, se calcula el Índice de Calidad Edafológica (ICE), siendo esta la media

geométrica de valores obtenidos para las distintas variables sobre un conjunto de mapas ráster

de características similares a los comentados en apartados precedentes.

Calidad edafológica = (MO * FR * PS * PE) (1/4)

Los valores del ICE se pueden sintetizar de la siguiente manera:

Grados

Rangos

Alta calidad < 1,13

Media calidad >= 1,13 1,46

2.5.2.- El Clima

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 25


La calidad climática se estima basándose en la influencia que ejerce sobre la disponibilidad de

agua para las plantas. Se han tenido en cuenta las precipitaciones, la temperatura del aire y la

aridez, tal y como se expone en la tabla siguiente. Las capas seleccionadas son: ombrotipo,

termotipo y orientación (que afecta a las condiciones microclimáticas y a la erosión).

Capa Clases Valores

Ombrotipo

(OM)

Termotipo

(TE)

Orientación

de la

pendiente

(OR)

Húmedo

Seco-Subhúmedo

Árido-hiperárido

Inframediterráneo

Termomediterráneo

Mesomediterráneo

Supra-Oromediterráneo

Norte, NO, NE, llano

Sur, SO, SE

Con estos valores se calcula el Índice de Calidad Climática (ICC) del mismo modo que se

calculo el ICE, es decir a través de la media geométrica de los valores de cada variable, para

finalmente obtener tres grados de calidad del clima:

Calidad climática = (OM * TE * OR) (1/3)

1

2

4

2

1

1,2

1,6

1

2

Grados

Rangos

Alta calidad < 1,15

Media calidad >= 1,15 1,81

2.5.3.- Vegetación

La vegetación tiene una gran importancia en la reducción de los efectos de los fenómenos de

desertificación y degradación. Las capas y sus valores relativos son presentados en la tabla

siguiente:

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 26


Capa Clases Valores

Cobertura

vegetal, %

(CO)

Riesgo de

incendios

(RI)

Protección

contra la

erosión

(PE)

Resistencia a

la sequía

(RS)

> 60

60 - 20

< 20

Suelos desnudos; Roquedos; Frutales; Cultivos. 1

Herbazales, bosques de medianías, matorrales

seriales de talla media y baja.

Matorrales seriales de talla alta, monteverde,

brezales.

Pinares 2

Monteverde y fayal-brezal. 1

Pinares y otras masas forestales, bosquetes

termófilos, prados.

1

1,8

2

1,3

1,6

1,3

Matorrales seriales de talla alta. 1,6

Matorrales seriales de talla baja o media. 1,8

Cultivos, Vegetación muy escasa; Suelos

desnudos.

Pinares, matorrales costeros, suelos desnudos. 1

Monteverde y fayal-brezal, bosques termófilos.

Matorrales de medianías y cumbre.

2

1,2

Frutales y otros cultivos arbóreos (no pinares). 1,4

Herbazales. 1,7

Cultivos. 2

Al igual que para los casos anteriores, la media geométrica de los datos obtenidos proporciona

el Índice de Calidad de la Vegetación (ICV).

Calidad vegetación = (CO * RI * PE * RS) (1/4)

Clases

Rangos

Alta calidad < 1,13

Media calidad >= 1,13 1,38

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 27


2.5.4.- Cálculo del ISD

Los tres índices se combinan en el cálculo de la media geométrica del conjunto, obteniendo

así el ISD. Finalmente, este índice se expresa en la forma de clases de diagnóstico siguiendo

el esquema aportado por Ferrara et al. (1999) y Kosmas et al. (1999).

Nivel de

sensibilidad

Tipo de área

Valor de

sensibilidad

Breve descripción

Muy bajo No afectada (N) >= 1< 1,250 Áreas en la que los factores críticos son muy

escasos o no están presentes, con un buen equilibrio

entre factores medioambientales y

socioeconómicos.

Bajo Potencialmente (P) >= 1,250 1,500 1,560 1,630 1,700 1,815 1,930

Áreas en las que cualquier cambio en el delicado

equilibrio entre actividades humanas y naturales es

susceptible de provocar desertificación.

Áreas que ya están seriamente degradadas por los

malos usos anteriores, presentando una amenaza

para el medio ambiente de las áreas limítrofes o con

evidentes procesos de desertificación.

Aproximación al ISD de Tenerife. Rojo: alta; amarillo: media; verde: baja; azul: muy baja.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 28


Finalmente, es calculado el valor medio del ISD para cada UHD el cual se refleja en la ficha

específica de cada unidad como nivel de desertificación contrastado con los valores reales

observados in situ.

2.6.- La selección de especies

La selección de especies vegetales apropiadas con las cuales acometer labores de restauración

en el medio natural constituye el objetivo principal del proyecto, y por tanto un tema a tratar

metodológicamente con especial atención. Se ha llevado a cabo un proceso de selección de

especies secuenciado en dos fases: una primera de aproximación y otra posterior de

depuración de resultados.

La selección se ha centrado sobre taxones autóctonos de la flora canaria quedando excluidas

las especies alóctonas, dada la conflictividad ecológica que estas últimas pueden presentar. Se

ha optado por tener como punto de partida un listado general coincidente con la Lista de

especies silvestres de Canarias (ACEBES GINOVÉS et al., 2001), de la cual se han

eliminado todos aquellos elementos introducidos o sospechosos de serlo. Igualmente se

eliminaron los taxones de marcada distribución local y los incluidos en el Catálogo Nacional

de Especies Amenazadas o en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias (categorías

E, SAH y V).

De esta forma se obtuvo una lista preliminar de 324 taxones, que constituyó la base para el

desarrollo del proceso de selección: “fase de aproximación” y “fase de depuración”.

2.6.1.-Fase de aproximación

En esta fase se ha seguido un sistema multicriterio basado en tres factores:




Factores fitogeográficos y vegetación potencial

Factores edáficos: estructura, textura y profundidad del suelo, salinidad, pH y

contenido en materia orgánica.

Factores climáticos.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 29


Criterios fitogeográficos

Como criterio fitogeográfico elemental se consideró el bloque insular, de tal forma que se

optó por subdividir el listado inicial en 7 listados preliminares que aportaban la flora que en

cada Isla podía a priori ser susceptible de emplear.

Vegetación potencial

Atendiendo a la reciente publicación “Mapa de Vegetación de Canarias” (DEL ARCO et al,

2006) se obtuvo la distribución de la unidades potenciales de vegetación (climatófilas y

edafófilas) para cada Isla. Posteriormente, cada una de las especies listadas es asignada a una

o varias de estas unidades potenciales siguiendo la diagnosis propuesta en la mencionada

publicación.

Factores climáticos

Al tratar de aplicar este tipo de criterios sobre la lista de especies en cada unidad de

vegetación potencial, se observó que la gran mayoría de ellas respondían por igual a los

parámetros utilizados (insolación, humedad, etc.), convirtiéndose en un criterio redundante

que no ofrecía alternativas de discriminación. Esta situación es lógica, ya que bajo el concepto

“vegetación potencial” subyace una importante componente climática. De esta forma, las

especies que caracterizan a una unidad potencial concreta responden a unas características

climáticas específicas y propias de uno o varios pisos bioclimáticos.

Factores edáficos

Los requerimientos edáficos para cada taxón también fueron objeto de análisis. No obstante,

se observó desde el primer momento una acusada carencia de información en este aspecto. De

hecho, aunque a determinados niveles la flora canaria se encuentra relativamente bien

estudiada, los requerimientos específicos no suelen ser objeto de análisis. De esta forma, se

observó que al tratar de incorporar la información requerida, para la inmensa mayoría de los

taxones listados se observó una ausencia total de datos, con lo que el criterio edáfico perdía

totalmente su capacidad discriminante.

Con todo lo dicho, y como resultado final de esta fase de aproximación se obtuvo un listado

final de 112 especies que quedaron asignadas a una o varias unidades potenciales de

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 30


vegetación. Este listado es el que posteriormente fue objeto de depuración con el fin de

obtener la lista definitiva.

2.6.2.- Fase de depuración

En esta fase se han tenido en cuenta una serie de factores fitosociológicos, especialmente

aquellos relacionados con los fenómenos de competencia que pudieran desarrollarse con la

vegetación actual instalada en el territorio.

Es sabido que bajo la distribución de la vegetación en unidades potenciales existe una

importante componente serial espacio-temporal, según la cual unas comunidades sustituyen a

otras hasta alcanzar la potencialidad del territorio. Esta potencialidad puede venir determinada

en líneas generales por las características climáticas (vegetación potencial climatófila) o por

las características del suelo (vegetación potencial edafófila). Por tanto, bajo cada unidad

potencial subyace toda una serie de comunidades vegetales que pueden establecerse en ese

mismo territorio en unas condiciones determinadas. Normalmente, estas series de vegetación

se adscriben a la secuencia de sustitución de comunidades verificable después de un

determinado proceso de perturbación, y tradicionalmente responde a un esquema sencillo

dividido en tres o cuatro etapas generalmente caracterizadas por una o varias comunidades

pertenecientes a fases terofíticas o herbazales y a fases arbustivas o matorrales seriales.

Naturalmente, el avance en la serie de vegetación queda determinado por la entrada de

elementos florísticos cada vez más especializados, los cuales sustituyen progresivamente a los

elementos primarios menos especializados pero con un mayor potencial de agresividad. Este

concepto resulta fundamental para abordar la selección definitiva de especies.

De esta forma, y con el objeto de lograr una recuperación efectiva del territorio se pueden

considerar dos alternativas. Por un lado abordar actuaciones de reforestación con taxones

característicos de la vegetación potencial, o realizar dichas actividades con las especies

características de las unidades seriales inferiores esperando una posterior evolución de la

cubierta vegetal hacía la potencialidad. Aunque pudiera ser tentador, y aparentemente más

productivo optar por la primera alternativa, la mayor parte de las referencias abogan por la

segunda opción. Ello se debe a que como ya se comentó los taxones característicos de las

unidades potenciales presentan un mayor nivel de especialización y se encuentran adaptados a

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 31


unas condiciones ambientales muy concretas, las cuales normalmente no se encuentran

presentes en los territorios alterados para los que se pretenden desarrollar actuaciones.

Por tanto, parece más apropiado optar por especies menos especializadas y con una mayor

valencia ecológica que, presentando una cierta agresividad, tengan una especial facilidad para

asentarse en el territorio. De esta forma, se conseguirían crear (o por lo menos imitar) las

unidades seriales subyacentes a la unidad potencial, esperando que ésta última se instale por si

misma tras un apropiado lapso de tiempo. No obstante, la ya comentada agresividad de estos

elementos seriales puede propiciar un cierto impedimento para la instalación de taxones

propios de la vegetación potencial simplemente por la ocupación del espacio. Este problema

se maximiza por la frecuente ausencia del efecto de vecindad, es decir que las poblaciones de

origen que aportan las diásporas de los elementos potenciales suelen estar tan alejadas de las

áreas receptoras que es muy difícil la recolonización de los mismas.

Atendiendo a los aspectos anteriormente citados, finalmente el listado de aproximación fue

objeto de depuración mediante la eliminación de los elementos florísticos más selectivos

(identificados como los de corología más restrictiva). De esta forma, para cada tipo de

vegetación potencial el listado definitivo se compone de las especies características del tipo

serial fitosociológico inmediatamente inferior, enriquecido con los elementos menos

especializados (identificados como los más frecuentes) de la vegetación potencial que debería

imperar en el territorio.

2.6.3.- Asignación territorial y características de la plantación

Como ya se comentó, la unidad básica de actuación está constituida por una tesela de 500 x

500 m, pudiendo determinarse fácilmente para cada una de ellas la vegetación potencial tipo

que debería dominar en dicho territorio. De esta forma, se extraen del listado definitivo

comentado las especies con las que se deberían realizar las actuaciones de reforestación.

Finalmente, el conjunto de teselas que componen una Unidad Homogénea de Diagnóstico

(UHD) aporta el listado global de especies que se debe utilizar en la misma.

Para cada tipo de vegetación potencial se realizó una prospección bibliográfica específica que

pudiese aportar datos, no sólo de su composición florística, sino también con el fin de

caracterizar los matorrales seriales subsidiarios de primer orden. Atendiendo a las tablas de

inventarios fitosociológicos que ofrecían los documentos consultados, se pudo llegar a una

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 32


aproximación cuantitativa en porcentaje con el que participan los elementos seleccionados en

cada grupo de vegetación, considerando un estado teórico de matorral serial en avanzado

estado de progresión hacia la cabeza de serie. Esta información fue contrastada con

situaciones reales en el medio natural, y modificada atendiendo a estos últimos datos en caso

de ser necesario.

Finalmente, se procedió a estudiar la densidad de individuos necesaria para un tipo de

vegetación determinado, atendiendo a una situación teórica de cobertura, la cual se determina

para cada Isla como la media aritmética entre el valor de cobertura más frecuente, y la media

de los valores máximos observados. Una vez determinada la cobertura teórica se aproximó,

atendiendo a las características del desarrollo de cada especie, el número total de ejemplares

necesario para conseguirla. Los valores obtenidos fueron contrastados con los utilizados en

experiencias similares exitosas realizadas previamente con un tipo de vegetación determinado

(repoblaciones forestales de pinar, monteverde, bosque termófilo, etc.). Con carácter general

este contraste reveló valores superiores para las actuaciones antrópicas, fruto posiblemente de

la introducción de un sobredimensionamiento para suplir las pérdidas postplantación. Con el

mismo fin, los valores teóricos observados fueron incrementados en magnitud similar,

utilizando el valor medio teórico de los observados para aquellos tipos de vegetación que no

contaban con experiencias anteriores (por ejemplo tabaibales dulces)

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 33


3.- RESULTADOS

3.1.- Unidades Homogéneas de Diagnóstico y teselado.

En las tablas siguientes se exponen para cada bloque insular las unidades homogéneas que en

ellos se han determinado. Para cada una se aporta, la toponimia asociada y el índice de

sensibilidad a la desertificación (ISD) calculado. Este último se resume (ISDr) en 4 niveles de

categorización: muy baja, baja, moderada y alta, que refleja la urgencia de cada unidad de

cara a plantear sobre las mismas actuaciones futuras de restauración. El resto de la

información asociada a cada unidad homogénea se expone a modo de fichas en la

documentación anexa a este documento.

Respecto al teselado, este se contempla en la ficha específica de cada unidad y en la

cartografía adjunta, aportándose para cada tesela de 500 x 500 m un código de color ligado a

la vegetación potencial dominante que determina finalmente el cortejo de especies a utilizar

en futuras labores de reforestación.

EL HIERRO

UHD TOPONIMIA ISD ISDr

H-01 El Lajial 1,817 MEDIO

H-02 La Restinga 1,840 MEDIO

H-03 Los Joraditos 1,846 MEDIO

H-04 Taibique 1,735 MEDIO

H-05 Las Playas 1,895 MEDIO

H-06 Las Manchas 1,784 MEDIO

H-07 Los Picachos 1,723 MEDIO

H-08 Punta del Feo 1,802 MEDIO

H-09 Timijiraque 1,762 MEDIO

H-10 Llanos Blancos 1,760 MEDIO

H-11 Valverde 1,711 MEDIO

H-12 Los Cangrejos 1,663 BAJO

H-13 Tamaduste 1,763 MEDIO

H-14 Los Cardones 1,643 BAJO

H-15 Las Salinas 1,589 BAJO

H-16 Echedo 1,578 BAJO

H-17 Los Lomos 1,532 BAJO

H-18 Nisdafe 1,451 BAJO

H-19 Los Barrios 1,487 BAJO

H-20 Valle de Arelmo 1,606 BAJO

H-21 Los Corrales 1,721 MEDIO

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 34


H-22 Tibataje 1,584 BAJO

H-23 El Golfo 1,674 BAJO

H-24 Los Corchos 1,707 MEDIO

H-25 Sabinosa-Los Gramales 1,593 BAJO

H-26 Riscos Bascos-Lomo Gordo 1,421 BAJO

H-27 El Pinar 1,525 BAJO

H-28 Las Cuevas 1,591 BAJO

H-29 La Empalizada 1,658 BAJO

H-30 Las Laderas 1,695 BAJO

H-31 Llanos de Binto 1,697 BAJO

H-32 El Tomillar 1,565 BAJO

H-33 El Majano 1,609 BAJO

H-34 Hoya de los Carriles 1,745 MEDIO

H-35 Montaña Tembárgena 1,705 MEDIO

H-36 El Julan 1,825 MEDIO

H-37 El Sabinar 1,669 BAJO

H-38 La Orchilla 1,793 MEDIO

H-39 La Dehesa 1,719 MEDIO

H-40 Arenas Blancas-El Verodal 1,712 MEDIO

LA GOMERA

UHD TOPONIMIA ISD ISDr

G-1 Tamargada 1,679 MEDIO

G-10 Monteforte 1,682 BAJO

G-11 Garajonay 1,348 BAJO

G-12 Acebiños 1,315 BAJO

G-13 Epina-Macayo 1,536 BAJO

G-14 Las Hayas-Arure 1,623 MEDIO

G-15 Alojera 1,782 MEDIO

G-16 La Merica-Taguluche 1,785 MEDIO

G-17 Chipude 1,573 MEDIO

G-18 Lomo Pelado 1,753 MEDIO

G-19 Valle Gran Rey 1,821 BAJO

G-2 Arguamul 1,723 MEDIO

G-20 Argaga-La Rajita 1,785 MEDIO

G-21 Pajarito-Laguna Grande 1,262 BAJO

G-22 La Laja 1,610 MEDIO

G-23 Imada 1,607 BAJO

G-24 Degollada de Peraza 1,426 BAJO

G-25 Vegaipala 1,613 MEDIO

G-26 Los Roques 1,515 BAJO

G-27 Enchereda 1,408 BAJO

G-28 Aluce 1,768 MEDIO

G-29 San Sebatián de la Gomera 1,799 MEDIO

G-3 Chijeré 1,627 MEDIO

G-30 Puntallana 1,766 MEDIO

G-31 Ayamosna 1,763 MEDIO

G-32 Alajeró 1,795 MEDIO

G-33 Tejiade 1,788 MEDIO

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 35


G-34 La Lomada del Revolcadero 1,806 MEDIO

G-35 El Cabrito 1,796 MEDIO

G-36 Playa de Santiago 1,822 MEDIO

G-4 Tazo 1,732 MEDIO

G-5 Agulo-Barranco de Hermigua 1,759 MEDIO

G-6 El Pedregal 1,591 BAJO

G-7 Las Rosas-La Palmita 1,515 BAJO

G-8 El Palmar 1,717 BAJO

G-9 Lomo del Palenque 1,502 BAJO

LA PALMA

UHD TOPONIMIA ISD ISDr

P-01 Costa Norte 1,620 MEDIO

P-10 Los Tilos 1,317 BAJO

P-11 Roque de los Muchachos-Los Andenes 1,383 BAJO

P-12 Lomo de la Ciudad 1,345 BAJO

P-13 Llano Negro 1,415 BAJO

P-14 Casas Lomada Grande 1,668 MEDIO

P-15 Las Tricias 1,499 MEDIO

P-16 Puntagorda 1,606 MEDIO

P-17 Izcagua 1,493 BAJO

P-18 Pinares de Tijarafe 1,460 BAJO

P-19 La Caldera 1,511 MEDIO

P-02 Santo Domingo-Garafía 1,582 MEDIO

P-20 Lomo de las Vacas 1,358 BAJO

P-21 Granel 1,613 MEDIO

P-22 Nogales 1,735 BAJO

P-23 Puntallana o San Juan 1,728 MEDIO

P-24 Mirca 1,713 MEDIO

P-25 Santa Cruz de La Palma 1,756 BAJO

P-26 La Concepción 1,734 MEDIO

P-27 Velhoco 1,590 MEDIO

P-28 Lomo de los Mestres 1,336 BAJO

P-29 Cumbre Nueva 1,384 BAJO

P-03 Don Pedro-El Tablado 1,415 BAJO

P-30 Bejenao 1,503 BAJO

P-31 Las Angustias 1,686 MEDIO

P-32 Tijarafe 1,642 MEDIO

P-33 La Punta 1,784 BAJO

P-34 Tazacorte-Costa de los Guirres 1,783 BAJO

P-35 Los Llanos de Aridane 1,794 BAJO

P-36 Barrial 1,605 MEDIO

P-37 El Paso 1,685 MEDIO

P-38 Tacande 1,538 MEDIO

P-39 Montaña Quemada 1,418 BAJO

P-04 Reserva de Garafía 1,265 BAJO

P-40 Pino de la Virgen 1,481 MEDIO

P-41 Cumbre Vieja 1,485 MEDIO

P-42 San Isidro 1,386 BAJO

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 36


P-43 Mazo-Las Breñas 1,605 MEDIO

P-44 Aeropuerto 1,702 BAJO

P-45 Montaña del Azufre 1,734 MEDIO

P-46 Niquiomo 1,387 BAJO

P-47 Pinar de las Manchas 1,477 BAJO

P-48 Montaña de Enrique 1,412 BAJO

P-49 Triana-Jedey 1,641 MEDIO

P-05 Gallegos 1,321 BAJO

P-50 Acantilados El Remo 1,679 MEDIO

P-51 Las Indias 1,716 BAJO

P-52 Las Barranquerras 1,591 MEDIO

P-53 Tigalate 1,751 MEDIO

P-54 Fuencaliente 1,651 MEDIO

P-55 Teneguía 1,766 BAJO

P-06 Barlovento 1,567 MEDIO

P-07 Punta Salvajes 1,674 BAJO

P-08 San Andrés 1,706 BAJO

P-09 Las Lomadas 1,635 MEDIO

TENERIFE

UHD TOPONIMIA ISD ISDr

T-01 Taganana-Roque Bermejo 1,624 MODERADO

T-02 Valleseco-Antequera 1,677 MODERADO

T-03 Cumbres de Anaga 1,439 BAJO

T-04 Chinamada 1,598 MODERADO

T-05 Punta del Hidalgo 1,662 MODERADO

T-06 Lomo de En medio 1,589 MODERADO

T-07 Bajamar-La Barranquera 1,585 MODERADO

T-08 Tegueste 1,516 MODERADO

T-09 Los Campitos 1,668 MODERADO

T-10 Los Rodeos 1,485 MODERADO

T-11 Santa Cruz-La Laguna 1,752 ALTO

T-12 Santa María del Mar 1,698 MODERADO

T-13 Llano del Moro 1,508 MODERADO

T-14 Las Rosas 1,453 MODERADO

T-15 Ortigal 1,401 MODERADO

T-16 Tacoronte-Santa Úrsula 1,468 MODERADO

T-17 Costa de Acentejo 1,672 BAJO

T-18 Montes de Acentejo 1,407 BAJO

T-19 Las Raíces 1,462 BAJO

T-20 Las Barreras 1,517 MODERADO

T-21 El Chorrillo 1,700 BAJO

T-22 Barranco Hondo 1,697 MODERADO

T-23 Lomo de la Barca 1,594 BAJO

T-24 Articosa 1,512 BAJO

T-25 Arafo-Güímar 1,697 MODERADO

T-26 Candelaria 1,778 ALTO

T-27 Malpaís de Güímar 1,717 BAJO

T-28 Ladera de Güímar 1,526 BAJO

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 37


T-29 Barranco del Agua 1,496 BAJO

T-30 Pedro Gil (Roque de la Unión) 1,595 BAJO

T-31 Montaña del Guanche 1,355 BAJO

T-32 Puerto de la Cruz 1,677 MODERADO

T-33 La Orotava 1,465 BAJO

T-34 Los Atajos 1,374 BAJO

T-35 Izaña 1,548 MODERADO

T-36 Pinares de Agache 1,580 BAJO

T-37 El Escobonal 1,782 MODERADO

T-38 Fasnia 1,790 ALTO

T-39 Arico 1,808 ALTO

T-40 Tamadaya 1,795 MODERADO

T-41 Pinares de Abona 1,624 MODERADO

T-42 Las Cañadas del Teide 1,561 MODERADO

T-43 Teide-Pico Viejo 1,593 MODERADO

T-44 Tigaiga 1,482 BAJO

T-45 Montes de Icod 1,458 BAJO

T-46 La Guancha 1,445 MODERADO

T-47 Icod 1,585 MODERADO

T-48 Garachico-Buenavista del Norte 1,720 MODERADO

T-49 Hoya de los Meleros 1,430 BAJO

T-50 El Tanque 1,428 MODERADO

T-51 Tierra del Trigo 1,464 BAJO

T-52 Cuevas Negras 1,468 BAJO

T-53 El Palmar 1,503 MODERADO

T-54 Teno Alto 1,510 BAJO

T-55 Masca 1,677 MODERADO

T-56 Punta de Teno 1,727 MODERADO

T-57 Erjos 1,399 MODERADO

T-58 San José de los Llanos 1,411 BAJO

T-59 Valle de Arriba 1,481 MODERADO

T-60 Santiago del Teide 1,577 MODERADO

T-61 Montañas Negras 1,517 BAJO

T-62 Chío-Guía de Isora 1,702 BAJO

T-63 Playa San Juan 1,764 MODERADO

T-64 Roque Tajinaste 1,577 BAJO

T-65 Chirche 1,593 BAJO

T-66 Lomo del Bao 1,763 MODERADO

T-67 Armeñime 1,758 ALTO

T-68 La Cocepción 1,686 MODERADO

T-69 Hoyos Negros 1,589 MODERADO

T-70 Ifonche 1,636 MODERADO

T-71 Trevejos 1,650 MODERADO

T-72 San Miguel 1,728 ALTO

T-73 Adeje 1,703 MODERADO

T-74 Valle San Lorenzo 1,787 ALTO

T-75 San Isidro-Costa del Silencio 1,778 ALTO

T-76 Guaza 1,793 MODERADO

T-77 Rasca 1,787 MODERADO

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 38


T-78 Parque de la Reina 1,737 MODERADO

T-79 La Tejita 1,869 ALTO

GRAN CANARIA

UHD TOPONIMIA ISD ISDr

GC-01 Amagro y Piso Firme 1,694 MODERADO

GC-02 Pico y Vega de Galdar 1,799 MODERADO

GC-03 Campos de Guía y Moya 1,608 MODERADO

GC-04 Fontanales y Valleseco 1,815 MODERADO

GC-05 Lomas de Artenara 1,734 MODERADO

GC-06 Cumbre Central 1,706 MODERADO

GC-07 Campos de Firgas y Teror 1,613 MODERADO

GC-08 Campos y Costa de Arucas 1,652 MODERADO

GC-09 El Acebuchal y Espartero 1,627 MODERADO

GC-10 Lomas de Tamaraceite 1,682 MODERADO

GC-11 Arenales de las Palmas 1,719 MODERADO

GC-12 Volcanes de la Isleta 1,699 MODERADO

GC-13 Terraza de las Palmas 1,740 MODERADO

GC-14 Campos de Santa Brígida 1,651 MODERADO

GC-15 Volcanes de Bandama 1,640 MODERADO

GC-16 Valles de Casares y San Roque 1,625 MODERADO

GC-17 Campos de Valsequillo 1,619 MODERADO

GC-18 Riscos de Tenteniguada y Cernicalos 1,684 MODERADO

GC-19 Campos de San Mateo 1,804 MODERADO

GC-20 Riscos de Tirajana 1,850 ALTO

GC-21 Laderas de Los Marteles y Cazadores 1,697 MODERADO

GC-22 Barranco de Guayadeque 1,653 MODERADO

GC-23 Volcanes de Rosiana y Santidad 1,585 MODERADO

GC-24 Llanos de Telde 1,669 MODERADO

GC-25 Rampas de Ingenio y Agüimes 1,628 MODERADO

GC-26 Llanos de Gando y Vecindario 1,757 MODERADO

GC-27 Volcanes de Arinaga 1,656 MODERADO

GC-28 Valles de Corralillos 1,628 MODERADO

GC-29 Rampas de Temisas 1,561 MODERADO

GC-30 Barranco de Tirajana 1,621 MODERADO

GC-31 Caldera de Tirajana 1,692 MODERADO

GC-32 Barranco de Fataga 1,658 MODERADO

GC-33 Macizo de Amurga 1,546 BAJO

GC-34 Rampas de Amurga 1,676 MODERADO

GC-35 Terrazas de Maspalomas 1,973 ALTO

GC-36 Dunas de Maspalomas 1,999 ALTO

GC-37 Rampas de el Salobre 1,783 MODERADO

GC-38 Ayagaures y los Vicentes 1,676 MODERADO

GC-39 Pilancones 1,635 MODERADO

GC-40 Santidad y Chamoriscán 1,681 MODERADO

GC-41 Soria y Chira 1,711 MODERADO

GC-42 Barranco de Arguineguín 1,676 MODERADO

GC-43 Rampas de Tauro 1,627 MODERADO

GC-44 Barrancos de Tauro 1,739 MODERADO

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 39


GC-45 Rampas de Tasarte y Veneguera 1,637 MODERADO

GC-46 Macizos del Suroeste 1,610 MODERADO

GC-47 Ojeda y las Niñas 1,857 ALTO

GC-48 Inagua y Pajonales 1,733 MODERADO

GC-49 Riscos de Inagua y Ojeda 1,653 MODERADO

GC-50 Macizo de Guiguí 1,594 MODERADO

GC-51 Valles de la Aldea 1,653 MODERADO

GC-52 Acusa, el Chorrillo y Siberio 1,710 MODERADO

GC-53 Macizo y Brechas del Nublo 1,798 MODERADO

GC-54 Barranco de Tejeda 1,809 MODERADO

GC-55 Macizo de Tamadaba y Tirma 1,866 ALTO

GC-56 Riscos de Agaete y el Andén Verde 1,582 MODERADO

LANZAROTE

UHD TOPONIMIA ISD ISDr

L-38 Laderas de Papagayo 1,795 MODERADO

L-35 Macizo de Femés 1,863 ALTO

L-36 Valle de Femés 1,884 ALTO

L-32 La Geria 1,871 ALTO

L-31 Lomas de Yaiza 1,870 ALTO

L-29 Alineacion de Volcanes de Timanfaya 1,898 ALTO

L-27 Montaña Tenezar 1,945 ALTO

L-24 Arenales de Famara 1,826 MODERADO

L-25 Volcanes de Soo 1,779 MODERADO

L-19 Arrecife 1,871 ALTO

L-23 Campos de Teguise 1,936 ALTO

L-22 Campos de Guatiza 1,898 ALTO

L-20 Blanquizal de Mala 1,748 MODERADO

L-21 Laderas de Famara 1,747 MODERADO

L-17 Macizo de Famara 1,806 MODERADO

L-13 Riscos de Famara 1,809 MODERADO

L-16 Volcan de la Corona 1,856 ALTO

L-18 Valles de Mala y Guatiza 1,910 ALTO

L-15 Malpais de la Corona 1,815 MODERADO

L-14 Macizo de Fariones 1,856 ALTO

L-1 Los Hervideros 1,568 MODERADO

L-2 Playa de Lambra 1,683 MODERADO

L-4 Peñon Bermejo 1,721 MODERADO

L-3 Playa las Conchas 1,680 MODERADO

L-5 Las Hoyas 1,698 MODERADO

L-7 Las Agujas 1,828 MODERADO

L-6 Pedro Barba 1,717 MODERADO

L-9 Hoya de la Lagunita 1,775 MODERADO

L-8 El Mojón 1,815 MODERADO

L-10 Morro de la Carrera 1,731 MODERADO

L-11 Montaña Amarilla 1,755 MODERADO

L-12 Franceses 1,700 MODERADO

L-28 Campo de Lava de Timanfaya 1,822 MODERADO

L-26 Laderas de Tinajo 1,791 MODERADO

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 40


L-37 Llanos del Rubicon 1,782 MODERADO

L-30 Campos de Lava de Yaiza 1,824 MODERADO

L-33 Laderas de Tías 1,839 MODERADO

L-34 Laderas de Puerto Del Carmen 1,787 MODERADO

FUERTEVENTURA

UHD TOPONIMIA ISD ISDr

F-01 Punta de Jandía 1,808 MODERADO

F-02 Cofete 1,812 MODERADO

F-03 Riscos de Jandía 1,848 ALTO

F-04 Los Tableros de Jandía 1,823 MODERADO

F-05 Saladar de la Playa del Matorral 1,896 ALTO

F-06 Macizo de Jandía 1,892 ALTO

F-07 Dunas de Matas Blancas 1,824 MODERADO

F-08 El Cardón 1,853 ALTO

F-09 Tableros de Tarajalillo 1,794 MODERADO

F-10 Macizos de Tarajalejo Y Ginijinamar 1,899 ALTO

F-11 Tableros de Tesejerague 1,782 MODERADO

F-12 Macizo de Fayagua y los Adejes 1,849 ALTO

F-13 Jables de Vigocho 1,820 MODERADO

F-14 Llanos de Tuineje 1,813 MODERADO

F-15 Cuchillos de Vigán 1,897 ALTO

F-16 Malpaís de Jacomar 1,869 ALTO

F-17 Malpaís Grande 1,795 MODERADO

F-18 Malpaís Chico 1,775 MODERADO

F-19 Valles de Pájara 1,746 MODERADO

F-20 Tableros de Garcey 1,787 MODERADO

F-21 Mezquez y Ajuy 1,824 MODERADO

F-22 Macizo de Betancuria 1,802 MODERADO

F-23 Morros del Norte del Macizo de Betancuria 1,763 MODERADO

F-24 Costa de Janey y los Mojoncillos 1,823 MODERADO

F-25 Llanos de la Concepción y la Antigua 1,759 MODERADO

F-26 Los Cuchillos del Centro-Este 1,854 ALTO

F-27 Los Llanos de la Caleta de Fustes 1,782 MODERADO

F-28 Laderas del Time y Puerto del Rosario 1,750 MODERADO

F-29 Cuchillos de Vallebrón y Escanfraga 1,793 MODERADO

F-30 Morro Salinas y los Molinos 1,719 MODERADO

F-31 Malpaís de Montaña Quemada 1,765 MODERADO

F-32 Llanos de Tindaya y Lomos de Esquinzo 1,755 MODERADO

F-33 Montaña de Tindaya 1,782 MODERADO

F-34 El Jablito de Lajares 1,810 MODERADO

F-35 Malpaís de la Arena 1,760 MODERADO

F-36 Llanos de la Oliva y Villaverde 1,851 ALTO

F-37 Campo de Volcanes de Montaña Roja 1,803 MODERADO

F-38 Montaña la Blanca 1,794 MODERADO

F-39 Jable del Llano de Tostón 1,846 ALTO

F-40 Malpaises del Bayuyo 1,828 ALTO

F-41 El Jablito de Majanicho 1,799 ALTO

F-42 Dunas de Corralejo 1,807 ALTO

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 41


3.2.- Selección de especies.

En las siguientes tablas se exponen el resultado final en la selección de especies para cada una

de las islas dejando constancia de su afinidad por el tipo de vegetación potencial. Igualmente

se hace referencia al porcentaje con que cada especie participa en la plantación y el número de

pies por hectárea de la misma.

En las fichas aportadas para cada unidad homogénea se específica el cortejo de especies a

utilizar en las restauraciones que se lleven a cabo en la misma. No obstante, se debe tener en

cuenta que para Unidades Homogéneas con una variabilidad climática importante el listado

aportado obedece a las especies que se utilizarán en la totalidad de la unidad atendiendo al

bioclima imperante en cada sector. Por ello, para conocer las especies que se utilizarán en

cada tesela debe recurrirse al código de color asociado a cada una de ellas en la cartografía

adjunta. Dicho código expresa la vegetación potencial imperante en cada tesela, a partir de la

cual y mediante las tablas siguientes se extraen las especies a utilizar en cada sector.

LA PALMA % Plantación Nº pies por ha

TABAIBAL DULCE

Kleinia neriifolia 20

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera 35

Schyzogyne sericea 25

Euphorbia lamarckii 20

CARDONAL

Euphorbia canariensis 10

Periploca laevigata 15

Klenia neriifolia 20

Euphorbia lamarckii 25

Convolvulus floridus 15

Rumex lunaria 15

BOSQUE TERMÓFILO

Juniperus turbinata ssp. canariensis 10

Euphorbia lamarckii 15

Ceballosia fruticosa 5

Kleinia neriifolia 20

Olea europaea ssp. cerasiformis 5

Artemisia thuscula 20

Rumex lunaria 15

Hypericum canariense 10

MONTEVERDE SECO

Arbutus canariensis 15

Visnea mocanera 5

600 p/ha

600 p/ha

600 p/ha

550 p/ha

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 42


Picconia excelsa 5

Laurus novocanariensis 20

Myrica faya 15

Erica arborea 25

Adenocarpus foliolosus 15

MONTEVERDE HÚMEDO

Persea indica 15

Erica arborea 10

Myrica faya 15

Ilex canariensis 15

Laurus novocanariensis 15

Viburnum rigidum 5

Chamaecytisus proliferus 15

Adenocarpus foliolosus 10

FAYAL DE ALTITUD

Erica arborea 30

Myrica faya 40

Laurus novocanariensis 20

Ilex canariensis 10

PINAR

Pinus canariensis 40

Chamaecytisus proliferus 30

Lotus hillebrandii 30

RETAMAR DE CUMBRE

Adenocarpus viscosus ssp. spartioides 50

Descurainia gilva 25

Erysimum scoparium 25

MATORRAL PERMANENTE DE LAVAS

Euphorbia lamarckii 25

Rumex lunaria 50

Kleinia neriifolia 25

RETAMAR BLANCO

Retama rhodorhizoides 50

Euphorbia lamarckii 30

Kleinia neriifolia 10

Periploca laevigata 10

550 p/ha

600 p/ha

450 p/ha

700 p/ha

300 p/ha

600 p/ha

LA GOMERA % Plantación Nº pies por ha

TABAIBAL DULCE

Kleinia neriifolia 15

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera 20

Schyzogyne sericea 25

Euphorbia berthelotii 15

Neochamaelea pulverulenta 5

Launaea arborescens 15

Campylanthus salsoloides 5

700 p/ha

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 43


TABAIBAL DE TOLDA

Euphorbia aphylla 30

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera 20

Kleinia neriifolia 10

Plocama pendula 10

Neochamaelea pulverulenta 5

Schyzogyne sericea 25

CARDONAL

Euphorbia canariensis 15

Periploca laevigata 15

Klenia neriifolia 25

Euphorbia berthelotii 25

Plocama pendula 10

Rumex lunaria 10

BOSQUE TERMÓFILO

Juniperus turbinata ssp. canariensis 5

Euphorbia berthelotii 15

Jasminum odoratissimum 10

Kleinia neriifolia 20

Olea europaea ssp. cerasiformis 5

Artemisia thuscula 25

Rumex lunaria 10

Hypericum canariense 10

MONTEVERDE SECO

Arbutus canariensis 10

Visnea mocanera 10

Picconia excelsa 10

Laurus novocanariensis 15

Myrica faya 15

Erica arborea 20

Adenocarpus foliolosus 20

MONTEVERDE HÚMEDO

Persea indica 10

Erica arborea 5

Myrica faya 15

Ilex canariensis 10

Laurus novocanariensis 15

Viburnum rigidum 5

Chamaecytisus proliferus 20

Adenocarpus foliolosus 20

FAYAL DE ALTITUD

Erica arborea 30

Myrica faya 40

Laurus novocanariensis 20

Ilex canariensis 10

PINAR

Pinus canariensis 50

650 p/ha

600 p/ha

650 p/ha

550 p/ha

550 p/ha

550 p/ha

450 p/ha

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 44


Chamaecytisus proliferus 30

Euphorbia berthelotii 20

PALMERAL

Phoenix canariensis 25

Rumex lunaria 30

Periploca laevigata 25

Artemisia thuscula 20

RETAMAR BLANCO

Retama rhodorhizoides 40

Echium aculeatum 20

Euphorbia berthelotii 20

Kleinia neriifolia 10

Periploca laevigata 10

400 p/ha

600 p/ha

EL HIERRO

TABAIBAL DULCE

Kleinia neriifolia 30

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera 20

Schizogyne sericea 20

Euphorbia lamarckii 30

CARDONAL

Periploca laevigata 20

Euphorbia canariensis 20

Euphorbia lamarckii 30

Klenia neriifolia 20

Rubia fruticosa ssp. fruticosa 10

BOSQUE TERMÓFILO

Juniperus turbinata ssp. canariensis 10

Jasminum odoratissimum 10

Euphorbia lamarckii 40

Rhamnus crenulata 15

Kleinia neriifolia 25

MONTEVERDE SECO

Arbutus canariensis 10

Visnea mocanera 10

Picconia excelsa 10

Laurus novocanariensis 20

Myrica faya 30

Erica arborea 20

MONTEVERDE HÚMEDO

Persea indica 10

Laurus novocanariensis 30

Ilex canariensis 10

Myrica faya 20

Viburnum rigidum 10

Erica arborea 20

% Plantación Nº pies por ha

700 p/ha

600 p/ha

600 p/ha

550 p/ha

550 p/ha

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 45


FAYAL DE ALTITUD )

Erica arborea 30

Myrica faya 40

Laurus novocanariensis 20

Ilex canariensis 10

PINAR

Pinus canariensis 100

VEGETACIÓN DE GLERAS Y DERRUBIOS

Periploca laevigata 40

Schizogyne sericea 20

Euphorbia lamarckii 30

Rumex lunaria 10

LAPILLIS, ARENAS VOLCÁNICAS Y DESPLOMES COSTEROS

Periploca laevigata 10

Schizogyne sericea 20

Euphorbia lamarckii 30

Rumex lunaria 40

VEGETACIÓN RUPÍCOLA DE COLADAS

Kleinia neriifolia 40

Schizogyne sericea 10

Euphorbia lamarckii 30

Rumex lunaria 20

550 p/ha

475 p/ha

600 p/ha

450 p/ha

150 p/ha

TENERIFE % Plantación Nº pies por ha

TABAIBAL DULCE

Campylanthus salsoloides 10

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera 35

Schyzogyne sericea 25

Euphorbia lamarckii 20

Ceropegia fusca 5

Neochamaelea pulverulenta 5

TABAIBAL DE TOLDA

Euphorbia aphylla 40

Schyzogyne sericea 30

Kleinia neriifolia 20

Ceropegia dichotoma 10

TABAIBAL MEJORERO

Euphorbia atropurpurea 40

Periploca laevigata 20

Kleinia neriifolia 20

Rumex lunaria 10

Cistus monspeliensis 10

CARDONAL

Euphorbia canariensis 15

Periploca laevigata 20

Klenia neriifolia 15

600 p/ha

600 p/ha

550 p/ha

600 p/ha

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 46


Euphorbia lamarckii 25

Plocama pendula 5

Rumex lunaria 20

BOSQUE TERMÓFILO

Juniperus turbinata ssp. canariensis 5

Pistacia atlantica 5

Olea europaea ssp. cerasiformis 10

Convolvulus floridus 15

Euphorbia lamarckii 20

Artemisia thuscula 20

Rumex lunaria 15

Hypericum canariense 10

MONTEVERDE SECO

Arbutus canariensis 15

Visnea mocanera 5

Picconia excelsa 5

Laurus novocanariensis 20

Myrica faya 15

Erica arborea 25

Adenocarpus foliolosus 15

MONTEVERDE HÚMEDO

Persea indica 15

Erica arborea 10

Myrica faya 15

Ilex canariensis 15

Laurus novocanariensis 15

Viburnum rigidum 10

Adenocarpus foliolosus 20

BREZAL DE CRESTERÍA

Erica platycodon 30

Ilex canariensis 15

Laurus novocanariensis 15

Adenocarpus foliolosus 30

Prunus lusitanica ssp. hixa 10

FAYAL DE ALTITUD

Erica arborea 40

Myrica faya 20

Laurus novocanariensis 30

Ilex canariensis 10

PINAR

Pinus canariensis 50

Chamaecytisus proliferus 30

Lotus campylocaldus 20

RETAMAR DE CUMBRE

Pterocephalus lasiospermus 30

Spartocytisus supranubius 30

Adenocarpus viscosus 20

600 p/ha

600 p/ha

600 p/ha

550 p/ha

550 p/ha

450 p/ha

650 p/ha

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 47


Argyranthemum teneriffae 10

Erysimum scoparium 10

RETAMAR BLANCO

Retama rhodorhizoides 40

Euphorbia lamarckii 30

Kleinia neriifolia 10

Periploca laevigata 20

PALMERAL

Phoenix canariensis 30

Euphorbia lamarckii 25

Periploca laevigata 25

Artemisia thuscula 20

TARAJALES

Tamarix canariensis 60

Schyzogyne sericea 40

VEGETACIÓN DE ARENALES

Traganum moquinii 60

Zygophyllum fontanesii 40

500 p/ha

400 p/ha

500 p/ha

550 p/ha

GRAN CANARIA % Plantación Nº pies por ha

TABAIBAL DULCE

600 p/ha

Asparagus pastorianus 5

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera 25

Kleinia neriifolia 25

Euphorbia regis-jubae 30

Ceropegia fusca 5

Neochamaelea pulverulenta 10

TABAIBAL DE TOLDA

600 p/ha

Euphorbia aphylla 40

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera 20

Schyzogyne sericea 10

Kleinia neriifolia 20

Ceropegia fusca 10

SALADARES

300 p/ha

Sueaeda vera 40

Zygophyllum fontanesii 60

TARAJALES

300 p/ha

Tamarix canariensis 40

Schyzogyne sericea 30

Salsola divaricata 30

VEGETACIÓN DE ARENALES

350 p/ha

Traganum moquinii 60

Zygophyllum fontanesii 20

Atriplex glauca 20

BALERA

450 p/ha

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 48


Plocama pendula 30

Euphorbia regis-jubae 40

Schyzogyne sericea 15

Launaea arborescens 15

CARDONAL

Euphorbia canariensis 15

Periploca laevigata 20

Klenia neriifolia 20

Euphorbia regis-jubae 35

Asparagus umbellatus 10

PALMERAL

Phoenix canariensis 40

Periploca laevigata 30

Artemisia thuscula 30

BOSQUE TERMÓFILO

Olea europaea ssp. cerasiformis 20

Pistacia atlantica 5

Euphorbia regis-jubae 20

Artemisia thuscula 20

Kleinia neriifolia 20

Periploca laevigata 15

MONTEVERDE SECO

Arbutus canariensis 10

Visnea mocanera 5

Laurus novocanariensis 15

Myrica faya 15

Erica arborea 15

Adenocarpus foliolosus 30

Cistus monspeliensis 10

MONTEVERDE HÚMEDO

Persea indica 5

Erica arborea 15

Myrica faya 10

Ilex canariensis 10

Laurus novocanariensis 10

Viburnum rigidum 10

Adenocarpus foliolosus 20

Teline microphylla 20

PINAR

Pinus canariensis 50

Chamaecytisus proliferus 30

Cistus horrens 20

600 p/ha

400 p/ha

600 p/ha

600 p/ha

600 p/ha

450 p/ha

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 49


LANZAROTE % Plantación Nº pies por ha

TABAIBAL DULCE SEMIÁRIDO

Asparagus horridus 15

Euphorbia regis-jubae 20

Klenia neriifolia 20

Ferula lancerottensis 10

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera 20

Asteriscus intermedius 15

TABAIBAL DULCE ÁRIDO

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera 20

Euphorbia regis-jubae 30

Kleinia neriifolia 30

Lycium intricatum 10

Campylanthus salsoloides 10

BOSQUE TERMÓFILO

Olea europaea ssp. cerasiformis 25

Pistacia lentiscus 10

Jasminum odoratissimum 10

Kleinia neriifolia 25

Carlina salicifolia 10

Euphorbia regis-jubae 20

AULAGAR EN LAPILLIS

Launaea arborescens 100

VEGETACIÓN DE ARENALES

Traganum moquinii 50

Zygophyllum fontanesii 20

Salsola vermiculata 15

Atriplex glauca 15

450 p/ha

300 p/ha

450 p/ha

150 p/ha

350 p/ha

FUERTEVENTURA % Plantación Nº pies por ha

TABAIBAL DULCE

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera 20

Euphorbia regis-jubae 40

Kleinia neriifolia 20

Launaea arborescens 10

Lycium intricatum 10

CARDONAL

Euphorbia canariensis 10

Euphorbia regis-jubae 15

Klenia neriifolia 20

Lycium intricatum 25

Salvia canariensis 15

Launaea arborescens 15

BOSQUE TERMÓFILO

Olea europaea ssp. cerasiformis 15

300 p/ha

400 p/ha

450 p/ha

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 50


Pistacia atlantica 15

Rhamnus crenulata 25

Kleinia neriifolia 20

Euphorbia regis-jubae 25

RIBERAS ÁRIDO-SEMIÁRIDAS

Tamarix canariensis 70

Suaeda vera 30

VEGETACIÓN DE ARENALES

Traganum moquinii 50

Zygophyllum fontanesii 20

Salsola vermiculata 15

Atriplex glauca 15

500 p/ha

350 p/ha

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 51


3.3.- Características de las plantaciones

Procedencia del material

El material vegetal a utilizar en las plantaciones procederá preferentemente de la propia

Unidad Homogénea de diagnóstico, o en su defecto de las circundantes. Además y como

norma general se utilizarán plantas obtenidas de semilla.

Esquema de actuación general

Como técnica general de actuación se recomienda la revegetación directa en el medio natural,

sobre hoyos abiertos por medios mecánicos o de forma manual y con dimensiones adecuadas

para acoger a los ejemplares en uso. Una vez plantado, cada ejemplar recibirá un riego de

apoyo de aproximadamente 5 litros. En lugares sometidos a condiciones de estrés hídrico

extremo se podrán utilizar hidrogeles en la mezcla de tierra que porta cada plantón.

En casos de alta pendiente, que imposibilite la actuación directa sobre el territorio se aconseja

a recurrir a hidrosiembras.

Medidas de protección particulares

Se adoptarán medidas de protección frente a la acción del ganado incontrolado o herbívoros

introducidos asilvestrados. Estas medidas pueden desarrollarse a nivel individual mediante

protectores apropiados dispuestos sobre cada ejemplar colocado en el medio natural, o a nivel

colectivo mediante vallados de altura apropiada para frenar la acción de los predadores.

Especies invasoras

De forma previa a la plantación se procederá a retirar del territorio afectado todos los

ejemplares de especies vegetales invasoras, especialmente de aquellos pertenecientes a grupos

taxonómicos caracterizados por una gran facilidad para la colonización del terriotrio

(Pennisetum, Opuntia, Agave, etc.).

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 52


Preparación del terreno

La elección de una técnica acertada de preparación del suelo es quizás lo más determinante

para lograr el éxito de las repoblaciones, al permitir mejorar las condiciones del medio para

contrarrestar las situaciones adversas que presentan para su restauración los ecosistemas

alterados. El objetivo de la preparación del terreno es crear en el suelo la situación idónea para

que las nuevas plantas tengan una mayor facilidad de arraigo y un mejor desarrollo posterior.

De hecho la preparación del terreno rompe el perfil facilitando la penetración y el desarrollo

de las raíces, consiguiendo así la meteorización de las capas profundas del suelo.

Simultáneamente, se aumenta la capacidad de retención del agua y se disminuye la posible

escorrentía existente, al aumentar la permeabilidad.

Para el presente caso se recomiendan las siguientes técnicas con carácter general:




Preparación de banquetas con pico mecánico

Disposición de fajas discontinuas al tresbolillo en laderas de pendiente moderada o

alta

Subsolado con tractor de cadenas

A todo ello se une la necesidad de mantener la vegetación autóctona de los estratos

arbustivos, subarbustivos o herbáceos, o de los relictos de vegetación arbórea que puedan

existir en los terrenos que objeto de restauración.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 53


4.- BIBLIOGRAFÍA

A. CARRASCO MARTÍN et al. 2007. Plantas autóctonas de Lanzarote. Su uso en

Jardinería. Las Palmas de Gran Canaria.

A. NARANJO CIGALA & REYES BETANCORT, J.A. 2002. Los paisajes vegetales de

Lanzarote En: A. CENTELLAS (Coordinador), Elementos para la interpretación del

Parque Nacional de Timanfaya. MMA. Madrid. Pp. 75-98

ÁNGEL B. FERNÁNDEZ. 2002. Conservación y restauración ecológica de los bosques.

En: J.M. FERNÁNDEZ PALACIOS y J.L. MARTÍN ESQUIVEL (eds). Naturaleza de

las Islas Canarias. Ecología y Conservación. 2002. 2ª edición. p. 375-382.

ARCO, M. Del (2006). “Bioclimatology and climatophilous vegetation of Tenerife

(Canary islands)”. Annales Botanici Fennici 43(3): 167-192.

BAÑARES BAUDET, A., & E. BARQUIN DIEZ. 1982. Arboles y arbustos de la

laurisilva gomera (Parque Nacional Garajonay). Goya Ediciones. Santa Cruz de

Tenerife. 47 pp.

BARQUIN DIEZ, E., & W. WILDPRET DE LA TORRE. 1975. Diseminación de plantas

canarias. Datos iniciales. Vieraea, 5 (1-2): 38-60.

BOER, M. 1996. Geographical Information System-based application of the

Desertification Response Unit concept at the Hillslope scale. In: BRAND, C. AND

THORNES J. (eds). 1996. Mediterranean Desertification and Land Use. Wiley.

Chichester. 471-492.

CABILDO DE EL HIERRO. 2007. Mapa de suelos de la isla de El Hierro contenido en el

Plan Insular de Ordenación de El Hierro.

CABILDO DE LA PALMA. 2007. Mapa de suelos de la isla de La Palma incluido en el

Plan Territorial Especial de la Actividad Turística de la isla de la Palma.

CALVO-CASES, A., HARVEY, A.M., PAYA-SERRANO, J. 1991. Process interactions

and badland development in SE Spain. In: Soil Erosion Studies in Spain. Geoforma

Ediciones: Logroño. 75-90.

CASTILLO, V., MARTÍNEZ-MENA, M. AND ALBALADEJO, J. 1997. Runoff and soil

loss response to vegetation removal in a semiarid environment. Soil Science Society of

America Journal 61: 1116-1121.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 54


CEBALLOS FERNANDEZ DE CORDOBA, L., & F. ORTUÑO MEDINA. 1976.

Estudio sobre la vegetación y flora forestal de las Canarias Occidentales. (2ª ed.). 433 pp.

Excmo. Cabildo Insular de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife.

COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS 1992. Programa Comunitario de

Política y Actuación en materia de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible. COM(92) 23

FINAL. Instituto de Investigaciones Ecológicas. Madrid.

DEL ARCO, M., ACEBES J.R. & PÉREZ DE PAZ, P.L. 1996: Bioclimatology and

climatophilous vegetation of Island of Hierro (Canary Islands). Phytocoenologia, 26(4):

445-479.

DEL ARCO, M., ACEBES J.R., PÉREZ DE PAZ, P.L. & MARRERO, M.C. 1999:

Bioclimatology and climatophilous vegetation of Hierro (part 2) and La Palma (Canary

Islands). Phytocoenologia, 29(2): 253-259.

DEL ARCO, M., PÉREZ DE PAZ, P.L., ACEBES J.R., GONZÁLEZ-MANCEBO, J.M.,

REYES BETANCORT, J.A. BERMEJO, J.A., DE ARMAS, S. & GONZÁLEZ-

GONZÁLEZ, R. 2006: Bioclimatology and climatophilous vegetation of Tenerife (Canary

Islands). Ann. Bot. Fennici, 43: 167-192.

DEL ARCO, M., SALAS, M., ACEBES, J.R., MARRERO, M.C., REYES-

BETANCORT, J.A. & PÉREZ DE PAZ, P.L. 2002: Bioclimatology and climatophilous

vegetation of Gran Canaria (Canary Islands). Ann. Bot. Fennici, 39: 15-41.

DELGADO GONZALEZ, J.C. 1986. Propagación de árboles canarios. Excmo. Cabildo

Insular de Gran Canaria. Aula de la Naturaleza de Osorio. Las Palmas de Gran Canaria.

188 pp.

DIEZ DEL CORRAL, R. 1942. Anteproyecto de repoblación, conservación, y

aprovechamiento de la zona forestal de la provincia de Santa Cruz de Tenerife (Islas de

Tenerife, Palma, Gomera y Hierro). (Inéd.). Registrado en el Excmo. Cabildo Insular de

Tenerife en 1942.

ESTEVE, MA., FERRER, D., RAMÍREZ DÍAZ, L., CALVO, J.F., SUÁREZ ALONSO,

M.L., VIDAL-ABARCA, M.R. 1990. Restauración de la vegetación en ecosistemas

áridos y semiáridos: algunas reflexiones ecológicas. Ecología, Fuera de Serie: 1: 497-510.

F. LÓPEZ CADENAS DE LLANO et al. 2003. La ingeniería en los procesos de

desertificación. Ediciones Mundi-Prensa, 1045 pp.

J. A. REYES BETANCORT et al. 2000. Estado de conservación de la flora silvestre

amenazada de Lanzarote (Islas Canarias). Las Palmas de Gran Canaria.

J. R. ACEBES GINOVÉS et al. 2001. División Pteridophyta, Spermatophyta. En:

IZQUIERDO, I., J. L. MARTÍN, N. ZURITA & M. ARECHAVALETA (eds.). 2001.

Lista de especies silvestres de Canarias (hongos, plantas y animales terrestres) 2001.

Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente Gobierno de Canarias. 437 pp.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 55


KÄMMER, F. 1976. The influence of man on the vegetation of the Island of Hierro

(Canary Islands). In G. KUNKEL (ed.): Biogeography and Ecology in the Canary

Islands: 327-346.

M. J. DEL ARCO AGUILAR (Director) et al. 2006. Mapa de Vegetación de Canarias.

GRAFCAN. Santa Cruz de Tenerife.

M. J. DEL ARCO AGUILAR et al. 1990. Atlas cartográfico de los pinares canarios: La

Gomera y El Hierro. Viceconsejería de Medio Ambiente y Conservación de la Naturaleza.

Consejería de Política Territorial. Gobierno de Canarias. S/C de Tenerife.

M. J. DEL ARCO AGUILAR et al. 1992. Atlas Cartográfico de los Pinares Canarios: II.

Tenerife. Dirección General de Medio Ambiente y Conservación de la Naturaleza,

Consejería de Política Territorial, Gobierno de Canarias.

MORALES MATOS, G. & R. PÉREZ GONZÁLEZ (2000): Gran Atlas Temático de

Canarias. Editorial Interinsular Canaria. 376 pp

MARRERO GOMEZ, M. V., O. RODRIGUEZ DELGADO & W. WILDPRET DE LA

TORRE. 1992. Contribución al estudio fitocorológico de los restos de sabinares y otras

comunidades termófilas del Sur de Tenerife (Islas Canarias). Rev. Acad. Canar. Cienc., 3

(4): 25-44.

MARRERO, A., C. SUAREZ & J.D. RODRIGO. 1989. Distribución de especies

significativas para la comprensión de las formaciones boscosas en Gran Canaria (Islas

Canarias). II. Bot. Macar., 18 (1989): 27-46.

MARTÍNEZ-MENA, M., CASTILLO, V., ALBALADEJO, J. 2001. Hydrological and

erosional response to natural rainfall in a degraded semiarid area of south-east Spain.

Hydrological Processes 15: 557-571.

MESTER, A. 1987. Estudio fitosociológico de las comunidades de la clase Pruno-

Lauretea azoricae en La Gomera (Islas Canarias). Vieraea, 17 (1-2): 409-428.

MIMAM (Ministerio de Medio Ambiente). 2000. Programa de Acción Nacional contra la

Desertificación. Borrador de trabajo. Documento interno del MIMAM, Madrid.

MIMAM (Ministerio de Medio Ambiente). 2001.Mapa de Suelos de la isla de La Gomera

incluido en la Cartografía Temática de la isla de la Gomera, elaborado por la empresa

TRAGSATEC para el Parque Nacional de Garajonay.

MINISTERIO DE AGRICULTURA. 1974. Inventario de Repoblaciones en 31-12-1970.

Patrimonio Forestal del Estado. 455 pp.

O. RODRÍGUEZ DELGADO et al. 2005. La vegetación actual. En: RODRÍGUEZ

DELGADO, O. (Coordinador), Patrimonio Natural de la isla de Fuerteventura. Gobierno

de Canarias, Cabildo de Fuerteventura, CCPC. Güímar. Pp. 241-280

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 56


P. L. PÉREZ DE PAZ et al. 1994. Atlas cartográfico de los pinares canarios. III. La

Palma. Viceconsejería de Medio Ambiente y Conservación de la Naturaleza. Consejería

de Política Territorial. Gobierno de Canarias. S/C de Tenerife.

P. L. PÉREZ DE PAZ et al. 1994. Atlas cartográfico de los pinares canarios. IV. Gran

Canaria y plantaciones de Fuerteventura y Lanzarote. Canarias: Viceconsejería de Medio

Ambiente y Conservación de la Naturaleza. Consejería de Política Territorial. Gobierno

de Canarias. S/C de Tenerife.

PEREZ DE PAZ, P.L., M. DEL ARCO AGUILAR & W. WILDPRET DE LA TORRE.

1981. Contribución al conocimiento de la flora y vegetación de El Hierro (Islas Canarias).

I. Lagascalia, 10(1): 25-57.

PEREZ DE PAZ, P.L., M. DEL ARCO AGUILAR & W. WILDPRET DE LA TORRE.

1991. Contribución al conocimiento de los matorrales de sustitución del Archipiélago

Canario. Nuevas comunidades para El Hierro y La Palma. Vieraea, 19(1990): 53-62.

PLAN FORESTAL DE CANARIAS. 1999. Boletín Oficial de Canarias, 1999/117 de

martes 31 de agosto de 1999.

REYES-BETANCORT, J.A., WILDPRET, W. & LEÓN-ARENCIBIA, M.C. 2001: The

vegetation of Lanzarote (Canary Islands). Phytocoenologia, 31(2): 185-247.

RIVAS-MARTÍNEZ et al. 1993. Las comunidades vegetales de la isla de Tenerife (Islas

Canarias). Itinera Geobotánica 7: 169-374.

RODRIGUEZ DELGADO, O. & M.V. MARRERO GOMEZ. 1991. Evolución y aprovechamiento

de los bosques termófilos (los «montes bajos») de la Isla de Tenerife. Anuario

de Estudios Atlánticos, 36 (1990): 595-630.

RODRÍGUEZ DELGADO, O., GARCÍA GALLO, A. & MARRERO GÓMEZ, M.V.

2005: El bioclima y la biogeografía in Rodríguez Delgado, O (ed.), Patrimonio Natural de

la Isla de Fuerteventura 91-100. Cabildo de Fuerteventura, Gobierno de Canarias y

Centro de la Cultura Popular Canaria. Arafo, Tenerife.

RODRIGUEZ DELGADO, O., W.WILDPRET DE LA TORRE, M.J.DEL ARCO

AGUILAR & P.L.PEREZ DE PAZ. 1990. Contribución al estudio fitosociológico de los

restos de sabinares y otras comunidades termófilas de la Isla de Tenerife (Canarias). Rev.

Acad. Canar. Cienc., 2 (1990): 121-142.

ROMERO-DÍAZ, M.A. 2002. La erosión en la Región de Murcia. Universidad de Murcia.

Servicio de Publicaciones, Murcia.

S. SCHOLZ. 2005. Las plantas vasculares. Catálogo florístico. En: RODRÍGUEZ

DELGADO, O. (Coordinador), Patrimonio Natural de la isla de Fuerteventura. Gobierno

de Canarias, Cabildo de Fuerteventura, CCPC. Güímar. Pp. 281-300

SANCHEZ GARCIA, I. 1973. Regeneración del bosque subtropical de Laurisilva.

Monogr. Biol. Canar., 4: 96-102.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 57


SANTOS GUERRA, A. 1983. Vegetación y Flora de La Palma. 348 pp. Ed. Interinsular

Canaria S.A. Santa Cruz de Tenerife.

SANTOS, A. 1980. Contribución al conocimiento de la flora y vegetación de la isla de El

Hierro (I. Canarias). Fundación Juan March, Serie Universitaria, 114. 51 pp. Madrid.

SANTOS, A.1976. Notas sobre la vegetación potencial de la isla de El Hierro (1). Anal.

Inst. Bot. Cavanilles 33: 249-261.

STROOSNIJDER, L. 2000. Land use planning for mitigating desertification in Europe.

In: G. ENNE, CH. ZANOLLA AND D. PETER (eds.) Desertification in Europe:

mitigation strategies, land-use planning. Proceedings of the advanced study course held in

Sardinia, 1999. Directorate-General for Research. European Commision, Brussels. pp.

155-183.

SUNDING, P. 1972. The vegetation of Gran Canaria. Skr. Norske Vidensk. Akad. Oslo I.

Matem.-Naturv. Kl. n.s., 29: 1-186 + LIII lám. Oslo.

THOMAS, D. AND MIDDLETON, N. 1994. Desertification: exploding the myth. Wiley,

Chichester.

VELAZQUEZ PADRON, NARANJO BORGES, GONZALEZ MOLINA & CASTRO

REINO. 1986. La Laurisilva y su Selvicultura. Estudio sobre Conservación Forestal.

ICONA, Monografías 46: 1-110. Las Palmas de Gran Canaria.

VOGGENREITER, V. 1974. Investigaciones Geobotánicas en la Vegetación de La Palma

como fundamento para la protección de la Vegetación Natural. Monogr. Biol. Canar., 5:

7-57.

WARREN, A. 2002. Land degradation is contextual. Land Degradation & Development

13: 449-459.

WILDPRET DE LA TORRE, W. et al. 1973. Estudio florístico-ecológico-fitosociológico

de las posibles reservas puras de laurisilva y fayal brezal del estrato arbóreo de la isla de

Tenerife. 120 pp. Trabajo no publ. Cátedra de Botánica. Facultad de Ciencias.

Universidad de La Laguna.

IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN DE ESPECIES ADECUADAS PARA LA RECUPERACIÓN DE HÁBITATS AFECTADOS POR LA

DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS. Proyecto INTERREG III B Azores-Madeira-Canarias (BIONATURA) 58