ciencias de la vida

andaluciainvestiga.com

ciencias de la vida

teamericana del Océano Atlántico)

en Europa del Norte.

“El problema para determinar las

especies de esturión es que, desgraciadamente

y como hemos comentado

con anterioridad, en muchos ríos

europeos los esturiones han desaparecido

completamente. Tales son

los casos de los ríos de la Península

Ibérica. Así, no ha habido ninguna

captura en el río Ebro desde los años

sesenta del último siglo, o en el caso

del río Guadalquivir en dónde se

han capturado sólo cuatro ejemplares

desde 1974 (restos de tres de ellos

se conservan en la Estación Biológica

de Doñana en Sevilla). Por tanto,

se disponen sólo de ejemplares

conservados en museo o de restos

arqueológicos (Figura 1) y la identificación

de éstos resulta muy difícil

utilizando caracteres morfológicos,

La industria del caviar fue

floreciente en su día sobre

todo en la antigua URSS

y en países de Oriente

próximo. En España, por

ejemplo, también fue

explotado el caviar del

Guadalquivir desde el siglo

XV, habiendo existido una

importante industria de

producción de caviar en

Coria del Río.

existiendo por tanto controversia

sobre el estatus específico de estos

ejemplares. Sin embargo, con el desarrollo

de nuevas y fiables técnicas

genéticas (desarrolladas en gran

parte en este proyecto), se ha llegado

a la conclusión de que Acipenser

naccarii es autóctono del río Guadalquivir

junto a A. sturio”, asegura

Manuel Ruiz Rejón, responsable del

Proyecto de Excelencia “Implicaciones

y aplicaciones de la genética molecular

en los esturiones (Familia

Acipenseridae)”

Y esta conclusión puede tener

importantes repercusiones para la

conservación de los esturiones por

cuanto si bien A. sturio es difícil de

cultivar, en piscifactorías de diversas

empresas entre las que se encuentra

Piscifactoría Sierra Nevada

(Granada), se ha conseguido cerrar

el ciclo biológico de Acipenser naccarii;

y se han desarrollado técnicas

de obtención de caviar de esta especie.

Precisamente en relación con la

producción de caviar va el segundo

objetivo de este Proyecto de Excelencia.

En concreto se pretende encontrar

marcadores moleculares que

sirvan para diferenciar de forma

precoz el sexo de los esturiones, algo

que es difícil de determinar morfológicamente

hasta que no están maduros

sexualmente al cabo de varios

-en algunos casos muchos- años.

Esto supone un problema para las

piscifactorías que se dedican únicamente

o sobre todo a la producción

de caviar por cuanto han de llevar

hasta la edad adulta a los que luego

resultan ser machos no productivos.

La detección de secuencias moleculares

cuya presencia y expresión no

dependen de la maduración sexual

podrá servir para detectar de forma

precoz las hembras útiles para este

objetivo. Y aquí los investigadores

granadinos están trabajando con genes

que pueden estar relacionados

con el determinismo del sexo como

es el gen que produce la hormona

antimulleriana o con genes que producen

las proteínas de la zona pelúcida

de los óvulos.

Finalmente, y al igual que ocurre

con otros peces, el cultivo acuícola

de los esturiones va asociado a

una serie de problemas debidos a

cambios en determinados factores

ambientales que producen estrés

entre los ejemplares, Los factores

más habituales de estrés en los cultivos

de peces son la temperatura,

la salinidad, la densidad del cultivo,

inadecuado manejo, etc. Afectan al

sistema inmune, provocando la aparición

de enfermedades y a muchos

otros procesos fisiológicos pudiendo

por ejemplo, en el caso de reproductores,

afectar a la calidad de su puesta,

algo de especial importancia en

el caso de los esturiones dedicados

a la producción de caviar. Asimismo,

provoca cambios de la expresión

de los genes de un organismo.

Diversos estudios han puesto de

manifiesto varios grupos de genes

que se encuentran involucrados en

la respuesta a situaciones de estrés

en función del factor causante y el

tejido implicado. La identificación

de estos genes que pueden presentar

expresión diferencial permite

profundizar en los mecanismos que

subyacen a la susceptibilidad y progresión

de las enfermedades, y de

esta forma determinar los genotipos

que mejor se adapten a determinadas

condiciones de cultivo. Así, existen

genes candidatos que pueden estar

asociados a una mayor o menor

resistencia al estrés como los genes

de la familia HSP (heat shock proteins)

y la transferrina. Los primeros

varían su expresión cuando las

células son sometidas a estrés debido

a anoxias, aumentos de temperatura

o contaminantes químicos y los

segundos responden a infecciones

bacterianas. “Pretendemos caracterizar

estos genes mediante sencillas

experiencias y utilizando las técnicas

moleculares mencionadas (PCR

con primers degenerados e hibridación

sustractiva). Nuestro grupo

tiene experiencia previa en este tipo

de estudios, pues participa en el aislamiento

de secuencias con expresión

diferencial debido a situaciones

de estrés como contaminación con

sulfato de cobre o infecciones bacterianas

en la especie de pez plano

Dicologoglossa cuneata (acedía)”

asegura el investigador responsable

del proyecto.

CIENCIAS DE LA VIDA

179

More magazines by this user
Similar magazines