ciencias de la vida

andaluciainvestiga.com

ciencias de la vida

CIENCIAS DE LA VIDA

Enfermedades

degenerativas

Por ser el tejido responsable del

control de las funciones del organismo,

las patologías degenerativas

del sistema nervioso ocupan

un lugar prioritario en la investigación

científica. Las células que

forman el sistema nervioso central

se denominan neuronas, las cuales

tienen una enorme capacidad

de supervivencia y, por lo tanto, un

bajísimo índice de reposición.

Es más, a medida que los animales

van siendo más evolucionados,

se va perdiendo capacidad de autorregeneración

en el tejido nervioso.

Por ejemplo, mientras que

la práctica totalidad del sistema

nervioso central de los peces es

susceptible de renovación, en los

mamíferos –y naturalmente en la

especie humana- esto sólo sucede

en unos pocos lugares del cerebro.

Estos resultados preliminares “han

sido posibles gracias al incentivo

que el grupo ha recibido de la Consejería

de Economía, Innovación y

Ciencias, y han sido parcialmente

publicados en la Revista Europea

de Neurociencia”, comentó el Dr.

Pedro Fernández-Llebrez.

la digestión, la reproducción y, en

general, el resto de funciones automáticas

del organismo; claramente,

la supervivencia depende de una

buena constitución hipotalámica.

Por su parte, IGF1 es un factor

natural de supervivencia celular de

nuevas neuronas que ya se había

estudiado en otros modelos experimentales,

y que ahora se ha demostrado

que influye de manera notable

en el nacimiento de neuronas en

el hipotálamo de ratas adultas. Es

posible, por tanto, que IGF1 tenga

una función natural en el funcionamiento

y la reposición celular en el

hipotálamo. De hecho, la mayor parte

del IGF1 que actúa en el cerebro

se importa desde la sangre y en este

transporte influyen variables, algunas

de ellas muy conocidas, como

es el deporte. Estos y otros resultados

abren las puertas al posible

uso futuro de IGF1 como parte de

alguna terapia en las enfermedades

neurodegenerativas.

“Tres son las cuestiones aún sin

resolver definitivamente. La primera

es conocer la naturaleza exacta

de las células madre. La segunda,

saber cómo se comportan estas unidades

al ser tratadas con IGF1, y finalmente

el destino y la función de

El ejemplo más claro de

células madre específicas

y fundamentales son las

que forman la médula

ósea, capaces de generar

todos los tipos celulares

de la sangre y del sistema

inmune. Además, estas

células madre existen

en muchos más órganos

vitales: la piel, la grasa

subcutánea, el músculo

cardíaco y esquelético,

el cerebro, la retina o el

páncreas.

las nuevas neuronas producidas”,

incidió el responsable de la investigación

Pedro Fernández.

Estos avances ponen de manifiesto

lo que debe ser un mecanismo

natural de reposición celular en

esta zona que, indudablemente debe

influir notablemente en el desarrollo

de las funciones vegetativas. Sin

embargo, aún estamos lejos de entenderse

plenamente la biología de

éste y otros sistemas de reposición

neuronal en el cerebro.

Los estudios actuales

han logrado cultivar

estas células tanto en el

laboratorio como en un

modelo animal, utilizándolas

para la reparación de

tejidos dañados. El caballo

de batalla reside en cómo

transferir estas células

de un lado a otro, para

reparar tejidos dañados y

entender adecuadamente la

biología y los mecanismos

de control de las células

madre.

153

More magazines by this user
Similar magazines