Revista T21 Octubre 2014

jhon.delonge

Revista T21 Octubre 2014

Logística

NEEC y C-TPAT por

menos inspecciones

El Acuerdo de Reconocimiento Mutuo que

México y Estados Unidos firmarán próximamente

entre sus programas de certificación

aduanales agilizará el intercambio comercial

al eliminar procedimientos que realizan

por duplicado en ambos países, como revisiones,

y permitirá compartir información

sobre los socios comerciales certificados,

refirió Carlos Ochoa, jefe regional del C-

TPAT (Customs-Trade Partnership Against

Terrorism).

Dicho convenio impulsa la homologación

de los criterios de certificación del Nuevo

Esquema de Empresa Certificado (NEEC) con

su contraparte en Estados Unidos, C-TPAT,

que reconoce a las compañías con “bajo nivel

de riesgo” y disminuye las revisiones.

En México existen dos mil 269 compañías

C-TPAT, de las que mil 264 son manufactureras,

723 son transportistas terrestres, 277

transportistas terrestres de largo plazo, cuatro

navieras, ferrocarriles, aerolíneas y una terminal

marítima portuaria, de acuerdo con información

de U.S. Customs and Borders Protection.

Durante 2013, un total de 124

empresas fueron retiradas del programa C-

TPAT, de las cuales 53 salieron de la certificación

por no responder a las acciones

requeridas o presentar deficiencias después

de una validación, y 31 por no completar

los requisitos que deben realizar

cada año para conservar la certificación,

como revisar su perfil de seguridad y realizar

una auto evaluación de riesgo.

De este número, siete compañías fueron

suspendidas del programa a raíz de una

incidencia de seguridad.

La firma del Acuerdo de

Reconocimiento Mutuo de México y Estados

Unidos de sus programas de certificación

aduanales estaba prevista para septiembre,

aunque ya se ha postergado para finales de

2014. Por Dolores Sánchez.

Lintel acelera

con autopartistas

Miguel Barreda, director del Parque Industrial Colinas

de San Luis

SAN LUIS POTOSÍ, SLP.- El asentamiento de

plantas automotrices en el Bajío detonó

inversiones para la desarrolladora industrial

Lintel de 60 empresas de origen japonés por

valor de mil 500 millones de dólares (mdd)

en sus parques de San Luis Potosí y

Guanajuato, desde los últimos cuatro años y

en proyección.

El director del Parque Industrial Colinas

de San Luis, Miguel Barreda, advirtió que 90%

de estos proyectos son negocios recurrentes

de clientes que ya se encontraban en su portafolio,

entre los que figuran empresas como

Yazaki, para la que Intel realizó once trabajos.

“Estas empresas han llegado a raíz de

ensambladoras como Honda, Mazda o la

ampliación de Nissan que vienen junto a la

armadora y se han establecido en San Luis

Potosí y Guanajuato” por las necesidades de

las plantas, agregó el directivo.

Sobre la forma de trabajo de las

empresas autopartistas japonesas que llegan

a la zona del Bajío, detectó que estas compañías

vienen de la mano de un cliente asegurado

desde el país de origen.

En México, adquieren grandes reservas

territoriales dentro de los parques, entre

otras cuestiones, por el precio competitivo del

suelo en comparación con las tarifas niponas.

Ocupan tal vez en su primera fase de proyecto

10 o 20% del total, pero su intención es

extender participación en el mercado “tocando

puertas a otras empresas”, destacó

Miguel Barreda. Por Dolores Sánchez.

42 I T21 Octubre 2014

Similar magazines