Vida - Volúmen 6 - Grupo ICE

grupoice.com

Vida - Volúmen 6 - Grupo ICE

El SIG involucra responsabilidades, prácticas, procedimientos,

procesos y recursos para llevar a cabo la gestión

integrada, orientada siempre hacia la mejora continua.

Para iniciar el proyecto de implementación de un SIG se

debe realizar una inspección para valorar la situación actual

con respecto a los requisitos que establecen las normas, a

continuación se identifican los aspectos e impactos ambientales,

los peligros y riesgos laborales asociados a las actividades

que realiza la empresa, para luego hacer la identificación de

los requisitos legales que le aplican y verificar el cumplimiento.

Luego mediante el uso de diversas herramientas, se

establecen controles para la gestión adecuada del sistema.

La efectividad del Sistema Integrado de Gestión va a

depender de la adecuada información que se tenga de los

impactos ambientales, sus causas y el uso de controles

eficientes para mitigar y controlar sus efectos en el medio

ambiente. Así como de la adecuada información que se

tenga de las acciones para controlar y minimizar los riesgos

y peligros asociados a incidentes y enfermedades laborales.

Por lo tanto, debe garantizarse que la información se obtenga

por medios confiables, sea verificable y debe administrarse de

manera que sea aprovechable para la Dirección en la toma de

decisiones de tal forma que se evidencie el valor agregado.

Para realizar con éxito la implementación del SIG también es

necesario contar con la participación activa de los trabajadores

ya que todas las actividades que se realizan involucran de una u

otra manera interacción con el ambiente, prevención de riesgos

laborales y en muchos casos regulaciones legales; por lo

tanto a todos nos corresponde una cuota de responsabilidad.

La información es otro elemento que juega un rol esencial

en todas las etapas de la implementación de un sistema

de gestión. Se deben crear y reforzar mecanismos

de comunicación a lo interno y externo, que permita

generar información para comunicar los logros, así como

responder los cuestionamientos que hacen otras instancias.

En conclusión, podemos afirmar que la certificación de un

Sistema Integrado de Gestión asegura que las actividades

de generación de energía se realizan con calidad, seguridad

y responsabilidad socio-ambiental, cumpliendo con los

requisitos legales aplicables de acuerdo a la legislación vigente.

Responsabilidad Social Empresarial: Un estilo de vida del GRUPO ICE

El contexto en que se desenvuelven las empresas, sobre todo las de servicio público, obliga a repensar sobre sus obligaciones

internas, y formas de actuación frente a la sociedad, a quien deben su razón de ser. Es aquí donde tiene anclaje un tema que debe

formar parte integral de la estrategia y ejecución de negocios: la responsabilidad social corporativa, un criterio transversal que

define una forma de gestionar la empresa.

Los beneficios que supone el cumplimiento de la responsabilidad social empresarial son muchos. Entre algunos se destaca el

mejor cumplimiento de sus obligaciones a corto y largo plazo, el incentivo a la innovación y la mejora en la gestión de riesgos y en

la eficiencia operacional.

Con satisfacción podemos decir que el tema de responsabilidad social no nos resulta ajeno en el ICE. Desde su creación en 1949, se

ve implícita esa intencionalidad cuando por ejemplo, se le solicita procurar la utilización racional de los recursos naturales así como

conservar y defender los recursos hidráulicos del país. Lo hemos cumplido y a cabalidad como lo demuestran muchas de nuestras

actuaciones durante más de 60 años.

Hoy aproximadamente el 93% de la generación de electricidad se realiza a partir de fuentes de energía limpia y renovable y estamos

en permanente investigación de fuentes alternas como la biomasa, energía eólica, solar o geotérmica. Con esta propuesta, el Grupo

ICE se encamina al logro de una producción del 100% de energía limpia y por ello investiga y analiza en forma permanente nuevas

opciones energéticas. También se aboca a introducir formas de ahorro energético mediante la introducción de equipos de menor

consumo, incluyendo por ejemplo luminarias de alta eficiencia.

En el marco de esta responsabilidad con el ambiente el ICE desarrolla un arduo trabajo en las cuencas hidrográficas contribuyendo

a que los ecosistemas se desarrollen con la menor afectación posible.

El diálogo permanente con actores sociales en búsqueda de consenso para desarrollar los proyectos de electricidad y

telecomunicaciones en un marco de respeto con el ambiente, es una tarea permanente, y es el diálogo con actores sociales uno de

los pilares fundamentales que debe caracterizar el tema de la responsabilidad social.

La acreditación de normas ISO para sus plantas de generación así como otros procesos de gestión empresarial demuestran hoy

que vamos por buen camino así como lo demuestran nuestros esfuerzos por sensibilizar a la población sobre el tema ambiental.

Queremos caminar juntos, empresa y clientes, donde podamos demostrar nuestro respeto y compromiso por el bien común.

Ing. Pedro Pablo Quirós Cortés

Presidente Ejecutivo Grupo ICE

40

13


Energía eólica: molinos del desarrollo nacional

Certificación en las Normas ISO 14001 “Gestión Ambiental”, ISO 9001

“Gestión de la Calidad” y OSHAS 18001 “Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo”

de la UEN de Producción de Electricidad.

Ing. Ana Lauren Quesada Ugalde

Coordinadora de Gestión Ambiental

UEN Producción, Proceso Asegurar Calidad

aquesadau@ice.go.cr

Resumen

Gracias a la visión de la Dirección de la UEN de Producción y al

esfuerzo realizado por todo su personal; que con determinación,

compromiso y frente a una meta clara asumió el reto. Hoy

tenemos el privilegio de comunicar a todos los compañeros

y compañeras del ICE que LOGRAMOS la CERTIFICACIÓN del

Sistema Integrado de Gestión, en las Normas Internacionales

ISO 14001 “Gestión Ambiental”, ISO 9001 “Gestión de la

Calidad” y OSHAS 18001 “Gestión de la Seguridad y Salud

en el trabajo”, cuyo alcance abarca la Dirección General, los

Centros de Producción Garita y Ventanas Garita, Miravalles I y II

y Angostura.

Descriptores: Certificación, ISO 14001, ISO 9001, OSHAS

18001, Centros de Producción.

El Proceso Asegurar Calidad bajo la Dirección de la Ing. Laura

Paniagua ha coordinado en la UEN de Producción Electricidad,

la implementación de un Sistema Integrado de Gestión en las

Normas Internacionales ISO 14001 “Gestión Ambiental”, ISO

9001 “Gestión de la Calidad” y OSHAS 18001 “Gestión de la

Seguridad y Salud en el Trabajo”. El cuál logró la certificación por

parte de la empresa LSQA – LATU Sistemas S.A. y Quality Austria.

Con el Sistema Integrado de Gestión-SIG- implementado,

la UEN de Producción se vuelve más competitiva; a la vez

que contribuye al desarrollo sostenible y a la protección

del medio ambiente en las áreas de influencia y con ello

materializar el criterio de responsabilidad social y ambiental

expresado en su misión empresarial. Además el SIG

certificado nos permite demostrar el cumplimiento con las

Políticas y Principios Ambientales del Sector Electricidad.

39


Compromiso Socio-Ambiental del Sector Eléctrico

La planificación, desarrollo y operación del sector eléctrico del Instituto Costarricense de Electricidad integra de forma responsable la

dimensión socio-ambiental en todas sus actividades. Este compromiso se ha mantenido por más de seis décadas y de cara al futuro

la consigna es continuar impulsando iniciativas de generación que fortalezcan el sistema eléctrico nacional, integrando cada vez

más a las personas y sus comunidades en los procesos pero manteniendo siempre un profundo respeto por los sistemas naturales.

Como parte de las iniciativas sobre el tema socio-ambiental con mucho agrado presento el volumen 6 de la Revista VIDA. Esta revista

es una alternativa para el público nacional e internacional, ha sido elaborada con la participación de profesionales comprometidos

con el desarrollo de un sector eléctrico sostenible. Este número presenta la opinión de expertos en temas que reflejan las diferentes

perspectivas y áreas de acción del sector electricidad, en específico:

Se resume el proceso que culminó con la certificación ISO 9001, 14001 y OSHAS 18001 de plantas hidroeléctricas.

Se sintetizan varios años de investigación ecológica y labor socio-ambiental relacionados con los desembalses de los centros de

generación Peñas Blancas y Toro.

Río Reventazón: aguas de esperanza y de progreso

Se presenta un estudio de desarrollo local desde la perspectiva del análisis de las medidas de compensación ambiental y

responsabilidad compartida en el Proyecto Hidroeléctrico Pirrís, esta propuesta enfatiza en la aplicación de los conceptos de

comunidad, participación, información, consulta, concertación y la articulación del concepto de cuenca, como unidad de estudio de

los proyectos hidroeléctricos.

El sector electricidad busca viabilizar proyectos, construir obras, operar y mantener la infraestructura con un alto sentido de

responsabilidad socioambiental, proveyendo servicios eléctricos con los más altos estándares de calidad en beneficio del mejoramiento

biofísico de las áreas de influencia y la promoción del desarrollo local desde, por y con las comunidades.

Esperamos que esta edición llene sus expectativas.

Ing. Gravin Mayorga Jiménez

Subgerente

Sector Electricidad, ICE

35


Agua y energía: un mejor futuro para Costa Rica

37


Conclusiones

La continuidad de las maniobras de limpieza generará

resultados que permitan corroborar la información obtenida

hasta el momento, ya que se trata de una actividad nueva que

requiere seguimiento. A la fecha no se conocen estudios de

referencia en ambientes tropicales, lo cual imposibilita establecer

comparaciones de datos y sobre efectos sub y letales.

Cabe resaltar que bajo la expectativa y condiciones de la

programación actual de las maniobras de vaciado, los efectos

sobre el ecosistema acuático estén dentro del rango de

efectos naturales del río, resaltando que todo ecosistema tiene

momentos de exposición a condiciones de estrés o adversas en

las especies que alberga. La perspectiva anterior concuerda en

que para mantener los ecosistemas acuáticos se debe prever

la pérdida de productividad acuática y no causar efectos subletales

o letales en peces y vida silvestre (Bailey et al 2000).

Para las dos maniobras de mantenimiento analizadas, se brinda

ámbito de acción en las siguientes líneas: los caudales deben

estar por encima de los 30 m 3 pues una misma concentración

de sedimento en caudales más altos, es mejor aceptado por

los peces hasta los 60 m 3 . Arriba de este valor, se complica

la toma de datos en el río. Las concentraciones en ambas

maniobras muestran que a partir de 100000 ppm, los efectos

letales empiezan a aparecer significativamente (Fig. 1 a 6).

Concentraciones que estén bajo los parámetros mencionados

pueden ser asimiladas por los peces durante los tres días de

maniobra del desembalse.

Bibliografía

Anderson, P. G. 1996. Sediment generation from forestry

operations and associated effects on aquatic ecosystems.

Proceedings of the Forest-fish Conference: Land

Management Practices Affecting Aquatic Ecosystems, May

1-4, 1996, Calgary, Alberta. pp.

Bailey, T. Craig, C. Sanchez, J. 2000. Fishery Manager

Recommendation for a Umatilla Basin Sediment.

Memorandum. March. www.deq.state.or.us

Birtwell, I. K. 1999. The effects of sediment on fish and their

habitat. Canadian Stock Assessment Secretariat, Research

Document 99/139.

DFO. 2000. Effects of sediment on fish and their habitat. DFO

Pacific Region Habitat Status Report 2000/01.

García, D. 1997. Efectos del vaciado en las comunidades de

peces fluviales. Encuentro científico-técnico sobre el

vaciado total y prolongado del Embalse de Joaquín

Costa, Confederación Hidrográfica del río Ebro, Zaragoza,

España.

Larinier, M. 2000. Dams and fish migration. Prepared for Thematic

Review II.1: Dams, ecosystem functions and environmental

restoration. 22 p. http://www.dams.org/

Larkin, G. Slaney, P. Warburton, P. Wilson, A. 1998. Suspended

sediment and fish habitat sedimentation in Central

Interior Watershed of British Columbia. Province of British

Columbia.

Lorencio, C., L. Encina, C. Escot, E. Mellado, A. Rodríguez. 1997.

Ecología de la Ictiofauna del Embalse Joaquín Costa

(Río Esera, Huesca). Encuentro científico-técnico sobre

el vaciado total y prolongado del Embalse de Joaquín

Costa, Confederación Hidrográfica del río Ebro, Zaragoza,

España.

Madrigal, A. y J. Zúñiga. 2008. Análisis Preliminar de efectos

sobre la comunidad íctica de desembalses parciales

(2do desembalse parcial), embalse Peñas Blancas (ICE),

Alajuela, Costa Rica. Manuscrito. Instituto Costarricense

de Electricidad. 23 p.

Mérida, J. 2004. Mortandad de peces en Honduras. Contaminación,

Ambiente y Salud. Ecotoxicología. 6: 1-8.

Oldani, N. 1990. Variaciones de la abundancia de peces del

valle del río Paraná (Argentina). Revista Hidrobiológica

Tropical. 23 (1): 67-76.

Pascual, M.; C. Riva, M. García. L. Pellanda 2005. Un análisis

preeliminar de los potenciales impactos de la construcción

de las represas “Condor Cliff” y “La Barrancosa” sobre la

fauna de peces del río Santa Cruz. Reporte Técnico GESA.

CENPAT CONICET. P. 30.

Zúñiga, J. 2007. Informe de hidrología del desembalse Peñas

Blancas (Manuscrito). Instituto Costarricense de

Electricidad, UEN PySA, Área de Hidrología. Julio. 22 pp.

Un modelo eléctrico que estimula y permite una gestión socioambiental de excelencia

Dr. Roberto Jiménez Gómez

Director de Planeamiento Ambiental

CENPE, Sector Electricidad, ICE.

rjimenezg@ice.go.cr

El sector eléctrico de Costa Rica liderada por el ICE tiene una

serie de logros que han permitido ser promotor del desarrollo

del país. Destacan del modelo eléctrico nacional lo siguiente:

• Una planificación de largo plazo que permite estudiar

y optimizar los recursos energéticos renovables nacionales

bajo el interés de la colectividad.

• Capacidad instalada y generación eléctrica preponderantemente

con fuentes renovables.

• Una cobertura eléctrica que casi llega al 99% de la

población.

• Precios relativamente bajos, de los más competitivos

de América Latina.

• Alta confiabilidad y calidad del servicio, lo cual ha sido

valorada por empresas internacionales altamente

competitivas para establecerse en el país.

• Un sistema tarifario solidario en el servicio y en la expansión

de la red eléctrica.

Unido a lo anterior, el contar con un sistema regulado y bajo el

principio de servicio al costo, ha hecho posible que el país, por

medio de instituciones y empresas eléctricas como el ICE, pueda

financiar vía tarifas eléctricas los recursos necesarios para

llevar a cabo proyectos eléctricos, con las mejores prácticas

socioambientales, tendientes a minimizar las afectaciones

negativas y propiciar los mayores beneficios a las comunidades

y zonas de influencia, promoviendo el desarrollo local y regional.

Los artículos presentados en este volumen, muestran parte

del quehacer del ICE Electricidad en donde la dimensión

socioambiental está presente de diversas formas. Se aprecia

por medio de estudios ambientales oportunos y rigurosos que

permiten tomar las mejores decisiones que llevan a programas

de gestión ambiental comprometidos con la sostenibilidad y el

progreso de las comunidades. Se muestra igualmente en las

actividades de construcción y operación de los proyectos de

generación eléctrica, en donde la conciencia socioambiental y

el sentido de responsabilidad de los tomadores de decisión, es

tal, que las variables biofísicas y socioeconómicas, forman parte

de los elementos inherentes de la labor y de cuyos resultados

se evalúa su gestión.

Todo lo anterior es posible, gracias un modelo eléctrico que el

país ha ido construyendo a través de décadas, basados en la

solidaridad, el uso de fuentes renovables, la institucionalidad

del sector, en donde hay una valoración muy positiva al ICE y

otras empresas del sector. Más recientemente la valoración al

ambiente y la equidad social a las comunidades potencialmente

afectadas por obras ha tomado un mayor auge.

El ICE Electricidad ha ido aprendiendo e integrando cada vez

más el valor del ambiente que nuestra sociedad ha ido creando.

La Revista Vida muestra parte de esos ejemplos concretos,

hay muchos otros, en cada una de las actividades que con

responsabilidad se llevan a cabo por el Grupo ICE.

Mientras el modelo eléctrico existente hasta ahora, concebido y

pensando por y para los costarricenses subsista, el ICE seguirá

siendo promotor del desarrollo en cada rincón del país, con

sostenibilidad socioambiental.

36

57


Aguas hacia el progreso

Discusión

Se realizó el control de los efectos sub-letales y letales mediante

a la fórmula 96-hLC50. De acuerdo con este cálculo, durante los

tres días de maniobra, el tiempo de exposición de las especies

al arrastre de sedimento que las especies están expuestas

al arrastre de sedimento, no se generó impactos negativos.

En cuanto a la angularidad y tamaño del sedimento tampoco

parecen tener efectos en los peces.

Por su parte las concentraciones de sedimento, sí generan

diversas respuestas negativas en los peces en cuanto a la

manifestación de efectos sub-letales y letales. Los resultados

del arrastre de sedimento indican que los peces resisten

concentraciones constantes hasta 50000 ppm y hasta las

80000 ppm pueden aparecer efectos sub-letales leves.

Gráficos 1, 2, 3: concentraciones de sedimentos durante

el vaciado de agosto.

Volúmenes mayores no son asimilables por la ictiofauna y

es de esperarse efectos letales para un alto porcentaje de

la población. Por ejemplo en los salmónidos se empieza a

manifestar mortalidad entre 11000 y 55000 ppm, siendo este

el reporte más alto encontrado para peces (Anderson 1996,

Birtwell 1999). Sin embargo hay que tomar en cuenta que

los estudios comparativos señalan concentraciones que no

representan ni un 1% de las concentraciones medidas en ríos

del norte de Costa Rica, principalmente el río Peñas Blancas

y las especies se refieren a otras familias que no están en el

estudio (Anderson 1996, Birtwell 1999, DFO 2000).

Cabe resaltar que las escasas recolectas durante la maniobra

dificulta establecer patrones de afectación en cuanto a los

efectos sub-letales y letales, sin embargo hay evidencia de que

los sedimentos generan modificaciones en el comportamiento

de las especies de fondo (barbudos y chupapiedras). Por

ejemplo desprendimientos de escamas en carácidos, la pérdida

de capacidad natatoria en P. gillii, la saturación de branquias en

el género Rhamdia sp., y en ejemplares de mojarras (Cichlidae).

Gráficos 4, 5, 6: concentraciones de sedimentos durante

el vaciado de noviembre.

El tepemechín (A. monticola) no muestra una respuesta visible

en cuanto al arrastre de sedimento y originalmente se estimaba

que podría ser una de las primeras especies que manifestara

algún efecto dada su preferencia de aguas limpias. Se hipotetiza

de que al percibir un aumento del sedimento en suspensión,

baje por el río en busca de mejores condiciones, sobre todo

por ser de las especies más abundantes en el sector del caudal

de compensación, pero esta es la problemática que existe

ante estudios que de una u otra forma son pioneros para ríos

tropicales.

35


Cuadro 7: Especies capturadas en el sitio 3.

Especie D1 D2 D3 Total

P. gillii 0 0 2 2

Rhamdia sp. 1 3 8 12

A. aeneus 1 0 3 4

T. underwoodi 0 0 1 1

N. nematopus 0 0 1 1

A. monticola 1 0 0 1

A. banana 0 0 1 1

Total 3 3 16 22

Cuadro 8: Total capturado 2do desembalse.

Especie D1 D2 D3 Total

P. gillii 2 0 4 6

A. aeneus 1 1 16 18

N. nematopus 3 0 2 5

A. monticola 9 6 1 16

T. underwoodi 16 8 4 28

Rhamdia sp. 6 8 9 23

B. guatemalensis 18 6 0 24

P. dovii 1 1 0 2

A. banana 0 0 1 1

Total 56 30 37 123

Al inicio del segundo día, las muestras presentaban leve

acumulación de sedimento en las branquias. A las 17:00

horas ejemplares de A. monticola aunque tienen sedimento

no evidencian afectaciones físicas, condición que se mantiene

hasta el final de la maniobra de este día, similar se presentó en

el punto dos donde no hubo mayores efectos.

El tercer día de maniobra duró alrededor de 4 horas, producto

de un gran arrastre el cual saturó con sedimento las muestras

observadas. Las concentraciones arriba de 200000 ppm no

son sostenibles para las especies (Foto 5). Se observó una

mojarra muerta por la saturación completa de sus branquias,

sin embargo las condiciones son adversas para realizar

muestreos ya que lo caudales eran muy altos. Considerando las

altas concentraciones, los efectos en los peces y el aumento del

caudal por una crecida natural, se da por terminado el vaciado.

Convenio Internacional impulsa energía limpia

El pasado 26 de marzo, el presidente ejecutivo del ICE, Pedro Pablo Quirós, el director de la UEN PySA, Luis Pacheco Morgan y

personeros de Japan Internacional Cooperation System (JICS) firmaron un convenio de cooperación para la introducción de energía

limpia por medio de un sistema de generación de energía solar.

El gobierno de Japón donó dos plantas solares, una capacidad con máxima de 400 Kw, misma que estará ubicada en los terrenos

aledaños a la planta geotérmica Miravalles, y otra planta con una capacidad máxima de 3 Kw, la cual tendrá fines demostrativos y

estará ubicada en el parqueó de visitantes, para lo cual se acondicionará el lugar.

A partir de este momento, tanto personeros de JICS como de la institución llevarán a cabo las labores necesarias para iniciar con el

acondicionamiento de los lugares, creación de accesos (donde se requieran), consultorías para los diseños y construcción de las

mismas; así como la transferencia de conocimientos, necesarios para el mejor aprovechamiento en la operación de estas plantas

solares, previstas para mediados del 2011.

El monto total de la donación corresponde a un total de 810 millones de yenes, cerca de 9 millones de dólares respectivamente. El

convenio es parte del programa de cooperación Cool Earth Partnership , que ayuda a los países en vías de desarrollo en la implementación de medidas contra el cambio climático.

Foto 1: Mojarra con branquias totalmente obstruidas

de sedimento. Foto A. Monge.

Foto 2 y 3: Barbudo y olomina muertos por sedimento en las branquias.

Fotos: A. Madrigal.

Fotos 4: Mojarra afectada por la concentración

de sedimento. Fotos A. Madrigal

34

7


Lago Arenal: Seguridad energética de la mano con el desarrollo.

Vaciado Agosto.

Cuadro 1: Especies capturadas en el sitio 1.

Cuadro 2: species capturadas en el sitio 2.

Especie D1 D2 D3 Total

P. gillii 1 1 0 2

A. aeneus 2 0 0 2

N. nematopus 3 4 2 9

A. monticola 0 1 2 3

T. underwoodi 1 5 9 15

Rhamdia sp. 3 5 9 17

A. alfari 4 0 0 4

B. guatemalensis 4 4 5 13

P. dovii 2 1 4 7

Total 20 21 31 72

Especie D1 D2 D3 Total

P. gillii 0 0 2 2

A. aeneus 0 21 8 29

N. nematopus 1 2 0 3

A. monticola 2 0 1 3

T. underwoodi 4 2 0 6

Rhamdia sp. 1 5 24 30

A. alfari 1 1 0 2

B. guatemalensis 1 6 0 7

P. dovii - - - -

Total 10 37 35 82

Cuadro 3: Especies capturadas en el sitio 3.

Cuadro 4: Total capturado, 1er desembalse.

Especie D1 D2 D3 Total

P. gillii 0 4 1 5

A. aeneus 0 11 4 15

N. nematopus 0 2 3 5

A. monticola - - - -

T. underwoodi 0 0 1 1

Rhamdia sp. 1 9 4 14

A. alfari - - - -

B. guatemalensis 4 1 2 7

P. dovii - - - -

Total 5 27 15 47

Especie D1 D2 D3 Total

P. gillii 1 5 3 9

A. aeneus 2 32 12 46

N. nematopus 4 8 5 17

A. monticola 2 1 3 6

T. underwoodi 5 7 10 22

Rhamdia sp. 5 19 37 61

A. alfari 5 1 0 6

B. guatemalensis 9 11 7 27

P. dovii 2 1 4 7

Total 35 85 81 201

Vaciado Noviembre.

Cuadro 5: Especies capturadas en el sitio 1.

Cuadro 6: Especies capturadas en el sitio 2.

Especie D1 D2 D3 Total

P. gillii 0 0 2 2

A. aeneus 0 1 7 8

N. nematopus 0 0 0 0

A. monticola 0 0 0 0

T. underwoodi 1 0 0 1

Rhamdia sp. 1 4 1 6

B. guatemalensis 0 1 0 1

Total 2 6 10 18

Especie D1 D2 D3 Total

P. gillii 2 0 0 2

A. aeneus 0 0 6 6

N. nematopus 3 0 1 4

A. monticola 8 6 1 15

T. underwoodi 15 8 3 26

Rhamdia sp. 4 1 0 5

B. guatemalensis 18 5 0 23

P. dovii 1 1 0 2

Total 51 21 11 83

33


El comportamiento de las especies para el desembalse de

noviembre fue similar al de agosto (Cuadros 5 al 8), con la

diferencia de que N. nematopus no se recolectó tanto y en el

segundo hay más presencia de Agonostomus monticola.

Durante la maniobra de agosto los efectos sub-letales

reportados fueron leves. Los primeros se presentaron en la

madrugada (2:30 am) del primer día de maniobra en el punto

2. Se observó la mortalidad de un individuo de N. nematopus y

otro de Astateros alfari, así como del langostino Macrobrachium

americanus. Estos ejemplares quedaron atrapados en el

sedimento y en el caso del langostino tenía la quela enterrada

unos 10 cm. En el punto tres, se reportó una olomina Poecilia

gillii muerta a las 20 horas del segundo día de maniobra, no

presentaba cual fue el efecto letal. Posteriormente a las 22

horas se reportó pérdida de escamas, evidencia de afectaciones

físicas y presencia de sedimento en las branquias de una

machaca (B. guatemalensis).

A diferencia de los dos desembalses del 2007, los cuales se

detuvieron por afectaciones sobre la ictiofauna (Madrigal y

Zúñiga 2008), en el desembalse del 2008 al término de ambas

maniobras no se habían manifestado respuestas negativas

significativas en los peces. Aunque se presentaron efectos

sub-letales, estos fueron controlados y los efectos adversos

fueron prácticamente nulos, dentro de las consideraciones

que se tienen para el arrastre de sedimento en crecidas

naturales y provocadas como en el caso de estas maniobras de

mantenimiento de embalses.

Vaciado Noviembre.

El arrastre de sedimento en esta maniobra fue mayor, lo cual

se notó con efectos sub-letales. El primer día de maniobra y a

dos horas del inicio, se presentaron en el punto 1, peces de

tres especies con una acumulación baja de sedimento en las

branquias. La cantidad y tipo de sedimento parecen no causar

trastornos inmediatos en los individuos. A partir de las 19:00,

aparecen muestras con mayor concentración de sedimento en

el cuerpo y branquias, entre ellos un guapote Parachromis dovii

el cual se observó agotado, este fenómeno continuó hasta las

23:00.

A las 23:30 horas empezaron a evidenciarse efectos más

significativos y se observó un camarón (Atya sp.) y el

Chupapiedras (Gobiesox nudus), literalmente buscando la orilla

o saliendo del agua (Fotos 1), estos efectos sub-letales solo

se detectan visualmente y no en los muestreos con atarraya o

chinchorro.

En el puesto 2, se presentaron efectos de consideración cerca de

las 23:00 horas, donde apareció un barbudo (Rhamdia sp.) de

aproximadamente 40 cm de longitud. Este ejemplar evidenciaba

efectos letales debido a las cantidades de sedimento que cubren

su cuerpo (Foto 2), también una olomina (P. gillii) (Foto 3) y una

vieja (T. underwoodi), con sedimento en sus branquias (Foto 4).

Resumen

Medidas de compensación ambiental: responsabilidad compartida

Ing. Agro. Luis Mauricio Jiménez Rivera.

Máster en Gestión Agro Empresarial y Ambiental

lujimenezr@ice.go.cr

Biólogo Jorge Arturo Rosales Blandino

Regente Ambiental PH Pirrís

jorosales@ice.go.cr

Los proyectos hidroeléctricos del ICE han evolucionado en su

faceta socio ambiental, como consecuencia de cambios en

su entorno, de tipo legal, cultural, social e institucional. Sin

duda alguna el cambio y lecciones aprendidas capitalizadas

-cambio de paradigmas- desde los primeros proyectos a

la fecha, han enriquecido el acervo de conocimiento en este

tema tan importante en la cotidianidad del ICE, como lo es la

compensación ambiental.

Los nuevos enfoques de viabilidad y sostenibilidad ambiental,

exigen el equilibrio entre los aspectos: social, legal, ambiental,

técnico y económico. Lo anterior se logra a través de la buena

aplicación de los conceptos de comunidad, participación,

información, consulta, concertación, cogestión y autogestión e

incluso se ha integrado el concepto de cuenca, como unidad

de estudio y área de trabajo de los proyectos hidroeléctricos.

En la actualidad se habla de responsabilidad social empresarial,

desarrollo local y sostenibilidad.

El ICE ha participado en cada uno de estos enfoques a través

de la ejecución de programas e iniciativas de compensación

ambiental. Se han construido aulas para escuelas, salones

comunales y EBAIS, con el apoyo de los líderes locales, además

se ha mejorado la red vial, se ha llevado electricidad a las

comunidades e incluso servicios de internet y telecomunicaciones.

hidroeléctricos desde sus etapas iniciales y por tanto tienen

la oportunidad de ponerlos en práctica o mejorarlos según

corresponda.

Descriptores: Responsabilidad empresarial, desarrollo local,

medidas de compensación, Proyecto Hidroeléctrico Pirrís, Costa

Rica.

Introducción

El ICE en los principios de su política ambiental y como uno de

los ejes de acción de la estrategia socio ambiental del sector

electricidad (González, 2008), determina en general que todas

sus acciones se deben generar bajo la filosofía del Desarrollo

Sostenible, considerando las variables ambientales, sociales y

económicas, como elementos fundamentales de decisión. Así

determina que es un compromiso adicional el difundir entre la

sociedad civil, el marco conceptual del Desarrollo Sostenible

como fundamento de la gestión de la institución. (ICE, 2002).

La política ambiental del ICE también promueve la ejecución

de medidas que compensen los daños ambientales y sociales,

además de mantener una relación armoniosa y transparente con

el entorno, las comunidades y grupos involucrados, en respeto

a su idiosincrasia, identidad y cultura. Lo anterior conlleva al

impulso de actividades que coadyuven con el desarrollo local,

asociadas a los proyectos de los grupos comunales y la mejora

de la calidad de vida de la población. Por ello una de las

acciones estratégicas a fortalecer en la gestión socio ambiental

del sector electricidad, es la de negociar a tiempo los recursos

necesarios para la implementación de su estrategia (Gonzáles,

2008; Avendaño, 2009).

Foto 1: Gobiesox nudus “saliendo del agua” a la orilla del río. Fotos A. Madrigal

Foto 2: Gobiesox nudus y Poecilia gillii a la orilla del río.

En el Proyecto Hidroeléctrico Pirrís se utilizó una metodología

participativa desde la planificación de las medidas de

compensación hasta su ejecución, dividida en cinco etapas:

diagnóstico, definición de la estrategia, acuerdos, seguimiento,

finalmente evaluación y cierre. Los resultados han aportado

un granito de arena a la experiencia de los nuevos proyectos

Como temas de actualidad se promueven, las metodologías

de gestión de la comunicación y participación ambiental,

entendidos como procesos de interacción dinámica bidireccional

entre la empresa y los grupos de interés, las cuales orientan las

actividades de los proyectos desde sus etapas tempranas y a

lo largo de su vida útil (Jaramillo et al. 2008; Avendaño, 2009).

32

9


Se considera, como nueva visión imperante o nuevo paradigma

el desarrollo humano sostenible, en el cual las personas son

el centro de las actividades en desarrollo. Ello conduce al

crecimiento económico, al mejoramiento de la calidad de vida y

al bienestar social, sin agotar la base de los recursos naturales

renovables, ni deteriorar el medio ambiente o el derecho de las

generaciones futuras utilizarlo, para satisfacción de las propias

necesidades (Jaramillo et al., 2008).

El desarrollo de mecanismos de participación social, que

permitan la incorporación de los criterios de las comunidades,

organizaciones, usuarios de los servicios e interesados en el

desarrollo de sus actividades, es uno de los enfoques y acciones

que son considerados bajo la perspectiva de responsabilidad

social empresarial. Lo anterior conlleva y vincula integralmente

al otro que recomienda la compensación de los impactos

generados por la organización, en todo el ciclo de vida del

producto (Jiménez, 2009).

A su vez, el desarrollo económico local de una comunidad

debe ser compartido por todas las instituciones y proyectos -

privados y estatales – que se desenvuelven en una cuenca. Por

tanto un proyecto energético debe estar vinculado a procesos

y encadenamientos que conduzcan al crecimiento social,

económico, político y ambiental de los pueblos, todo como parte

de la responsabilidad social y ambiental (Umaña, 2008).

El objetivo de este artículo es integrar la gestión y experiencia

metodológica del Proyecto Hidroeléctrico Pirrís, dando a

conocer la compensación ambiental como una de estas facetas

relacionadas con las comunidades.

Antecedentes

El concepto de responsabilidad social (RS), se interpreta como

el grupo de acciones empresariales, que procura asumir a

través del empleo de buenas prácticas, la responsabilidad de los

impactos generados, creando con ello valor ante su gestión y la

sociedad. Para ello deben formalizarse políticas y sistemas en

el ámbito económico, social y ambiental, induciendo las mejores

alternativas de comunicación, transparencia y rendición de

cuentas ante los diferentes grupos de interés. En otras palabras

desde un punto de vista práctico el ICE debe ser visto como un

buen vecino, gracias a la ejecución de medidas cuyo objetivo

sea mejorar la relación con las comunidades, mediante un trato

justo, equitativo y oportuno (Jiménez, 2009).

En febrero del año 2008 el Grupo ICE a través de la directriz

0150-0184-2008 crea un área de Responsabilidad Social

Empresarial con el objetivo de promover este valor. A través

de este medio se busca contribuir con el desarrollo de las

comunidades y uno de sus fundamentos busca mejorar la

calidad de vida de sus habitantes (Cardoso, 2008).

El ICE a través del sector electricidad ha desarrollado con base

en hechos y una gestión social transparente y permanente

una serie de capacidades, enfoques y acciones en el campo

socio ambiental, que le han permitido tener liderazgo en el

ámbito nacional e internacional. Una acción que se destaca es

la planificación y ejecución de actividades a nivel de cuenca y

comunidades, en concordancia con la aplicación de las mejores

prácticas relacionadas con la responsabilidad social empresarial

(Avendaño, 2009; Jiménez, 2009).

identificado a nivel de especie, sexados mediante dimorfismo

corporal o con desalojo de esperma o huevos mediante una leve

presión abdominal. A cada espécimen capturado se le tomaron

medidas de longitud estándar (Ls) y peso (p). En cada estación

se realizaron 20 lanzamientos de atarraya, con intervalos de

dos horas entre sí, dependiendo de los caudales manejados,

tomando en cuenta la apertura de la compuerta de fondo y

las concentraciones de sedimento desalojadas. Las muestras

se revisaron con el fin de encontrar indicios de afectación por

arrastre de sedimento conocidos como efectos sub-letales y

letales.

Sedimento en suspensión:

Se trata de materia orgánica e inorgánica suspendida en el

agua, su concentración indica la cantidad de materia en 1 litro,

referida en términos de miligramos por litro (mg . L -1 ); en nuestro

caso equivale a ppm (partes por millón) (J. Zúñiga, conv. Pers).

96-h LC50:

Concepto para la realización de estudios sobre efectos subletales

y letales en diferentes poblaciones. Determinación de

la concentración de material que es letal para el 50% de la

población en un periodo de exposición de 96 horas (Birwell

1999).

Efectos de los sedimentos sobre la vida y ecosistemas

acuáticos

Efectos sub-letales sobre la ictiofauna:

Las alteraciones en el ecosistema, cambios en la composición

y estructura de las comunidades, provocan estrés y respuestas

fisiológicas por las cuales un organismo trata de mantener o

restablecer su metabolismo, frente a una fuerza física o química

(Selye 1950, citado por Anderson 1996). Los efectos de estrés

se presentan cuando los procesos de estabilización de un

organismo no tienen la capacidad de compensar los cambios

bióticos o abióticos (Anderson 1996) o se manifiestan en

cambios visibles de comportamiento o fisiología (Anderson

1996, Larkin et al 1988, Birtwell 2001 y Bailey et al. 2000).

tamaño y angularidad del sedimento. Estos pueden provocar

desprendimiento de escamas, necrosis e infestación por

parásitos. Por último, se reduce la resistencia a enfermedades,

parásitos y la tolerancia a estresores ambientales (Anderson

1996, Larkin et al 1998, DFO 2000 y Bailey et al. 2000,).

Efectos letales sobre la fauna:

Se refiere a disminuciones en el éxito de sobrevivencia de huevos

y va dirigida al efecto que ocasiona el tamaño y deposición

de los sedimentos que a la concentración en suspensión. La

mortalidad de individuos, varía según el estado de desarrollo.

La severidad del efecto se relaciona a la concentración y tamaño

del sedimento, estado de crecimiento de las especies e influye la

temperatura del agua, la físicoquímica de las partículas, tóxicos

asociados, aclimatación y la combinación de estos factores

(Anderson 1996, Larkin et al 1998, DFO 2000 y Bailey et al.

2000,).

Resultados

Manejo del vaciado y efecto en la ictiofauna:

En Agosto y Noviembre de 2008, se realizaron dos vaciados

parciales, con lapsos intermedios de 12 horas durante tres

días. Los resultados obtenidos brindan una tendencia en cuanto

a las concentraciones de sedimento que los individuos de las

especies, pueden llegar a soportar.

Vaciado Agosto:

A raíz de experiencia anteriores, se dispuso trabajar con mayores

caudales si el río lo permite y sostener concentraciones mínimas

de 50000 ppm, a fin de producir un arrastre constante con una

mayor efectividad de la maniobra, desde un punto de vista de

recuperación del volumen útil del embalse. Se ha comprobado

en el campo que los peces resisten concentraciones de

hasta 70000 ppm. Las dos maniobras se debieron iniciar en

condiciones de crecida, lo cuál es una condición favorable, pues

las especies parece no afectarles mayormente el impacto que

les causa la apertura inicial de la compuerta de fondo, puesto

que ya han experimentado las condiciones de una creciente

generada de forma natural.

Los efectos fisiológicos involucran crecimiento anormal,

alteraciones histológicas, cambios en la química de la sangre y Los sitios de muestreo (1 y 2), en el sector del caudal de

en la resistencia a parasitismo y enfermedades. El crecimiento de compensación, presentan más muestras que en el sitio tres,

las especies está más relacionado a las demandas metabólicas, ubicado aguas abajo de la restitución. En el desembalse

que a la reducción en alimentación. Las alteraciones de la de agosto, los barbudos (Rhamdia sp.) son el grupo más

química de la sangre reducen la capacidad natatoria. Los abundante, en los tres sitios de muestreo, seguido de los

traumas de la piel están relacionados con la concentración, carácidos Astyanax aeneus y Brycon guatemalensis y los cíclidos

Theraps underwoodi y Neetroplus nemapotus (Cuadros 1, 2,

10

3, 4).

31


este causó severos efectos de mortalidad de fauna acuática.

Actualmente la prioridad para reducir y evacuar los sedimentos

tiene varias vías, lo que conlleva mayor control biológico en las

maniobras de mantenimiento de embalses.

Área de estudio y ubicación geográfica:

La Cuenca Hidrográfica se ubica entre las coordenadas Lambert

250-260 Norte y 450-480 Este, de la Hoja San José. A escala

1:50000, La Planta Hidroeléctrica se encuentra en las Hojas

Fortuna y San Lorenzo del Instituto Geográfico Nacional.

Altitudinalmente se encuentra entre los 50 y 220 m.s.n.m., en la

vertiente Norte de la Cordillera de Tilarán. El río Peñas Blancas

tiene sus nacientes en las estribaciones de los Cerros Centinela

a una altitud de 1600 m.s.n.m., en un escenario de laderas

escarpadas y montañosas empinadas de la denominada Sierra

de Tilarán. Los puntos de monitoreo Biológico se ubicaron en

el tramo de río comprendido entre las comunidades de Peñas

Blancas y la Perla (Mapa 1).

Monitoreo Biológico

Las estaciones de monitoreo se establecieron de acuerdo a las

características actuales del río y las observaciones de campo de

varios años de trabajo. Así, en el sector del denominado Caudal

de compensación, se ubicaron dos puntos (1 y 2) y después

de la restitución de aguas otro (3), este es el tramo de río

donde los cambios de caudal realizados durante la maniobra

son más marcados y pueden generar los mayores efectos. No

se consideraron sitios de monitoreo más abajo en la cuenca, ya

que aquí se da la llegada de tres ríos tributarios y es el lugar

donde el río cambia a aguas lentas. Estos aspectos hacen que el

arrastre de sedimento sea por las partes profundas del río y los

efectos negativos no se hacen presentes, bajo las condiciones

controladas en que se realiza la maniobra (Mapa 1).

En cada estación de muestreo se usan dos atarrayas con

diferente luz de maya y diámetros de apertura del cono y baldes

con agua limpia para depositar los peces. Cada ejemplar fue

Mapa 1: puntos de monitoreo Biológico, maniobras de mantenimiento del embalse.

30

Dos tipos de agrupaciones son de vital importancia para

alcanzar una relación comunal equilibrada en la gestión socio

ambiental. Una es la definida como comisiones de interacción

y concertación con las comunidades (conocidas como comisión

comunitaria, de enlace o de verificación comunal) (Alfaro,

2009), la cual agremia a los líderes comunales nombrados

de forma democrática para establecer en etapas preliminares

las negociaciones entre la comunidad y el ICE, hasta darle

seguimiento a las actividades de prevención, mitigación y

compensación en ejecución de las obras.

El otro actor es el denominado agrupación de base social

(Asociaciones de Desarrollo, Acueductos, Comités Comunales

u otros entes) (ICE 2008) con personería jurídica vigente, las

cuales tienen la función de integrarse para lograr el desarrollo

local de la comunidad, en coordinación con las instituciones y

organizaciones no gubernamentales. Es fundamental considerar

a los Municipios como ente político administrativo, lo cual valida

la integridad de las propuestas y promueve una eficiente

gestión comunal. Como nuevo actor se debe considerar a los

Consejos Cantonales de Coordinación Institucional y los Consejos

Regionales de Coordinación (Reglamento N° 34804-PLAN).

Análisis de Casos

Los siguientes son casos de la modalidad denominada

compensación ambiental, gestionados por el ICE en comunidades

de influencia de sus proyectos. Entre los más relevantes se cita

en 2007 la campaña mundial “Planta por el Planeta”, que logró

como meta la reforestación de un millón y medio de árboles de

especies nativas (Cardoso, 2008).

Otro ejemplo se da al gestionar el ICE un proyecto desde la

fase temprana de planificación y estudios básicos en la zona

de Savegre, Puntarenas. Ante un diagnóstico que reveló las

deficiencias en los servicios de energía y telefonía favoreció a

las comunidades, con la interconexión a través de una red de

internet en escuelas, así como teléfonos públicos y residenciales

en los poblados. Además, esta zona se ha beneficiado con los

trabajos de mejora en caminos, facilitando el acceso para

actividades laborales y personales, así como el ingreso a la

Institución (Avendaño, 2009).

Un logro del ICE ha sido liderar procesos de apoyo a comunidades

realizando gestiones conjuntas con otras instituciones. Por

ejemplo en el P.H. Savegre se colabora con el fortalecimiento de

las organizaciones sociales, apoyando y dándole seguimiento a

los diferentes trámites. También se buscó la incorporación de

otros actores o instituciones como: Municipalidad, Ministerio

Obras Públicas y Transportes, Comisión Nacional de Emergencia,

Ministerio de Salud, Ministerio de Educación Pública, entre otros,

a fin de gestionar soluciones conjuntas y en concordancia con

las competencias de cada ente (Avendaño, 2009).

En las comunidades de Pacuare de Turrialba el ICE instaló una

antena VSAT que facilitó la telefonía e internet. Otro caso es el

de Alto Quetzal en la cual se colocó otra antena para que la

escuela contara con Internet y además se entregaron víveres,

útiles escolares, uniformes y una computadora como parte del

convenio marco ICE-MEP (Cardoso, 2008).

El P.H. Cariblanco propuso dos acciones para gestionar,

compensación ambiental directa, entre ellas la construcción del

acueducto y traslado del EBAIS de San Miguel de Sarapiquí, el

mantenimiento vial, la construcción de puentes peatonales y

aceras. También se dio compensación ambiental indirecta con

colaboración de la Escuela de Planificación de la Universidad

Nacional, mediante talleres en los cuales se propusieron perfiles

de proyectos según las prioridades de la comunidad (Morales,

2004).

El P.H. Diquís se encuentra en etapas previas a la ejecución del

proceso constructivo y ha previsto medidas socio-ambientales

y la construcción de infraestructura comunal. Este equipo de

trabajo ha determinado los reasentamientos y está interactuando

con las comunidades mediante un proceso participativo. Además

se están generando medidas compensatorias en conjunto con

las poblaciones indígenas, concebidas desde su propia visión de

desarrollo (Alfaro, 2009).

De parte del grupo ICE, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz

(CNFL), también a efectuado planes e implementado acciones

de desarrollo comunal a través de sus programas de Cuencas

Hidrográficas, coadyuvando en la mejora en la calidad de vida

de sus habitantes (Cardoso, 2008). Tal es el caso del P.H. El

Encanto, que en el 2002 trabajó desde los estudios básicos

hasta la operación de la planta, planificando en conjunto con las

comunidades del área de influencia (Umaña, 2008).

A través de un convenio entre la CNFL, el Instituto de Desarrollo

Agrario, el Ministerio de Agricultura y Ganadería y el Instituto

Interamericano de Cooperación para la Agricultura, se planificó

y se organizó, los procesos de desarrollo económico y local

de la cuenca Aranjuez, Sardinal. Los resultados indican que

11


se logró potenciar a las comunidades y su organización socio

productiva, a su vez con los grupos identificados se realizaron

capacitaciones a mujeres y talleres en formulación de proyectos

(Umaña, 2008).

Efectos de desembalses controlados del 2008 sobre la Ictiofauna

Planta Hidroeléctrica Peñas Blancas (ICE), Alajuela, Costa Rica.

Además la CNFL tiene un programa de educación ambiental

en la cuenca del río Balsa en Alajuela y el Virilla en San José

que en conjunto con la del río Aranjuez agremian 41 centros

educativos, con campañas incluidas la siembra de árboles. Una

iniciativa más de la empresa es el Pago de Servicios Ambientales

(PSA) en las cuencas de ríos Cote, Balsa en Alajuela, Aranjuez y

Virilla (CNFL, 2009).

En el caso P.H. Pirrís, a través la dependencia de Gestión

Ambiental se gestionó una metodología para ordenar y

actualizar la compensación ambiental dispuesta en el EsIA.

Por tanto se desarrollaron estrategias participativas que

garantizaban la mitigación y compensación de los impactos

generados por las obras en el entorno, en concordancia con la

participación y opinión de los involucrados en las comunidades

y el Plan de Gestión Ambiental (Vega, 2004). Fue así como se

han alcanzado plantar más de 400.000 árboles 1 de especies

nativas y la construcción y mejora de obras de infraestructura

comunal, como caminos y puentes (ICE, 2008).

Sin embargo, el reto y experiencia con los proyectos de

infraestructura comunal en 24 poblados y más de 60 iniciativas,

es significativo, sobre todo porque estas obras tienen el objetivo

de compensar los impactos no mitigables de la presencia del

proyecto y la ruta de acarreo de materiales, amparados a la

Política Ambiental Institucional y de Responsabilidad Social (ICE,

2008).

1 Dato actualizado al 2009

Río Barranca:

Caudales de energía, venas del

desarrollo energético nacional

Biol. Alexander Madrigal Mora

Centro de Servicio de Ambiente y Cuenca

UEN Producción

ICE

Resumen

Los ríos regulados por represas hidroeléctricas se ven

afectados tanto por la retención de sedimentos y nutrientes

en crecidas naturales, como por la extracción de este material,

mediante actividades de desembalse. La presa del río Peñas

Blancas involucra ambas actividades. Como medida ambiental

se ha modificado la forma de realizar desembalses totales para

mantener el nivel operativo del embalse. Actualmente, bajo el

concepto de desembalses controlados, se provoca el trasporte

de sedimento que tiene diferentes efectos sub y letales sobre la

ictiofauna, mismos que deben ser estudiados y controlados para

definir niveles de aceptación, con el fin de lograr actividades

ambientalmente responsables, que en este caso significan el

mantenimiento del volumen útil del embalse en condiciones

aceptables para el ecosistema del río.

Descriptores: Desembalse, sedimentos, ictiofauna, Costa Rica.

Introducción

Los sedimentos son componentes integrales de los sistemas

acuáticos, los compuestos que contienen son de origen físico,

químico o biológico y la concentración de estos comúnmente

ocurre como respuesta a eventos naturales como lluvias

fuertes (DFO 2000), también pueden aumentar o disminuir por

actividades antropogénicas.

La erosión en las cuencas hidrográficas afecta los ríos por la

producción de sedimentos, esto implica afectaciones en los

ecosistemas fluviales; dichos efectos pueden ser de mayor

magnitud cuando se construyen embalses directamente sobre el

cauce principal del río donde la acumulación de los sedimentos

es mayor (García 1997).

La vida acuática se ha adaptado a estas variaciones naturales

en su hábitat, integrando parte importante de sus ciclos de vida

a ellas y así de asegurar su supervivencia (DFO 2000).

Muchos investigadores han tratado de estudiar los efectos sobre

peces, macrofauna y las perturbaciones en la disponibilidad de

hábitat después de eventos de arrastre de sedimentos. Estos han

sido dirigidos a predecir cambios en la abundancia y densidad de

las poblaciones, así como modificaciones en el comportamiento

de individuos expuestos a este tipo perturbaciones (Oldani

1990, Anderson 1996, Lorencio et al. 1997, Larkin et al

1998, Birtwell 1999, Bailey et al 2000, Pascual et al 2000,

Larinier 2000, Mérida 2004). El problema en estos aspectos

es que casi la totalidad son estudios realizados en zonas de

climas templados, no son comparables a las condiciones de

vida acuática tropical; pero si pueden ser una herramienta de

referencia para efectos prácticos.

En Costa Rica los mayores problemas se presentan en las Plantas

Hidroeléctricas, las cuáles cuentan con embalses de mediano

a gran tamaño, tal es el caso de Cachí, Angostura y Peñas

Blancas. Dichos embalses almacenan cantidades considerables

de sedimento, lo que provoca perdidas de volumen útil para

generación de electricidad y un problema para evacuar este

material.

Es por ello que el desalojo de sedimentos es un reto que

enfrentan los tomadores de decisión y aunque se conocen

los aspectos principales en que se ve afectada la relación

ecosistema-especie, falta definir mediante estudios, los ámbitos

y formas en que las diferentes cargas de sedimento y tiempos

de exposición al mismo, pueden ser asimiladas por el ecosistema

acuático. Todo lo anterior para lograr medidas de manejo en

este tema.

Países como Costa Rica, han tenido que realizar una

reestructuración en la forma de manejar sus embalses y el

sedimento retenido en ellos. En el caso del embalse Peñas

Blancas, realizó su primer desembalse total en el 2003,

12

29


Río Barranca: Caudales de energía, venas

del desarrollo energético nacional

Aspectos metodológicos de la compensación ambiental

En la definición metodológica para la compensación comunal,

se consideró tres iniciativas bien definidas que nacieron de la

experiencia capitalizada por el ICE en proyectos de generación

hidroeléctrica. En primera instancia se definió las áreas de

influencia directa e indirecta del proyecto, de esta forma se

seleccionó las comunidades con las que se debía iniciar la labor

socio ambiental. Luego se identificaron vecinos claves necesarios

para considerar en el proceso, finalmente el área afectada

directamente fue diferenciada de aquella que ligeramente vería

alterada su cotidianidad (Avendaño, 2009).

En segundo lugar, a las comunidades se les aclaró que el ICE

de forma individual no puede resolver situaciones que son

competencia de otros entes del estado o la municipalidad

respectiva. Por ello la prioridad, según la legislación y

responsabilidad social de la institución es buscar y brindar

soluciones a las necesidades de las comunidades afectadas,

enfatizando en los servicios, que por competencia se brinda

(Avendaño, 2009).

Finalmente, se reflexionó en la realidad que viven los grupos

comunales (juntas de desarrollo, comités, agrupaciones

directivas, etc.), cuya práctica es principalmente resolver

necesidades prioritarias de infraestructura, servicios básicos y

empleo. De la reflexión se deriva el hecho de que estos grupos

no cuentan con fondos suficientes para lograr su desarrollo

económico social e incluso los limitados recursos a veces se

convierten en motivo de disputa comunal (Díaz, 2006).

En este contexto, el Proyecto Hidroeléctrico Pirrís, a través de

un equipo multidisciplinario de trabajo, liderado por la Gestión

Ambiental, definió en el 2005 los aspectos de la metodología

para concretar los proyectos comunales y se sugirieron las

etapas visualizadas en la figura 1.

Figura 1. Proceso participativo para la definición de obras de infraestructura

comunal en el PH Pirrís, ICE. 2009

Etapa 1: Diagnóstico:

Una vez determinada el área de influencia directa e indirecta del

proyecto, se reconoció la necesidad de infraestructura comunal.

Para ello se aprovechó los Diagnósticos de Planificación

Participativa que el equipo formulador del Plan de Manejo de

la Cuenca ya habían realizado en las comunidades del área de

estudio.

Etapa 2: Definición de la Estrategia:

La Dirección de Proyecto conformó un equipo de trabajo que

gestionó la iniciativa denominada Proyectos de Infraestructura

Comunal, en cuyo ámbito se preparó la estrategia de

negociación con las comunidades. Además se contó con el

asesoramiento de profesionales de las áreas social, ambiental,

ingenieril, construcción y se buscó el apoyo de otras unidades

estratégicas del proyecto.

Etapa3: Acuerdos:

La definición de los proyectos de compensación por las

comunidades se dio a través de talleres y luego aprobada por

un equipo multidisciplinario que tomó en cuenta los siguientes

aspectos:

a.Presencia de una organización con respaldo jurídico

responsable del proyecto comunal.

b. Que la iniciativa fuese una prioridad según criterio de los

miembros de la comunidad

c. La comunidad proponente esté en el área de influencia del

proyecto.

d. Que la iniciativa tuviese respaldo de otras entidades estatales

e. Que el aporte al desarrollo local fuese viable económicamente

para ambas partes.

Los formatos utilizados para la preparación de propuestas son

genéricos y con una estructura fácil de interpretar, apoyada de

una guía elaborada para tal fin, y su propósito fue propiciar una

idea clara de lo solicitado. Como guías se usaron los formatos

usados por funcionarios del área ambiental del P.H. Cariblanco

para sus proyectos comunales.

En esta etapa se realizaron capacitaciones, talleres participativos

para la definición de proyectos, se hizo un taller de devolución

de resultados y finalmente se dio la firma de documentos por

parte de representantes de las comunidades. Los talleres de

definición de proyectos lograron integrar la información de todo

el proceso y como resultado se definió en cuales proyectos

comunales la Institución podría aportar.

13


Etapa 5: Evaluación y cierre:

Como parte del seguimiento, se hizo una evaluación de los

resultados estadísticos, y se informó del avance a la Dirección

del Proyecto a través de la oficina de Planeamiento y Control.

Tanto el avance como la gestión se analizaron a lo interno del

equipo en reuniones de coordinación. Concluidos los proyectos

comunales se firmaron documentos de entrega y cierre de los

mismos y se propuso hacer su devolución en una actividad

general con la comunidad. Se ha planificado concluir al 100%

en el año 2010 sin embargo, aun quedan proyectos en etapas

intermedias.

Figura 2. Proceso participativo para la definición de los proyectos comunales.

PH Pirrís ICE 2009.

Etapa 4: Seguimiento:

El seguimiento se da en dos ámbitos, el comunal y el interno.

A nivel comunal se les solicitó a los representantes de las

organizaciones comunales el diseño y cálculo de la obra

actualizado. Con base en este cálculo y con un pronóstico de

costos, hecho por el equipo técnico designado, se procedió

a la elaborar el presupuesto y aprobación de cada proyecto

comunal. Se recalcó que los proyectos se ejecutarían en tanto

hubiese presencia del P.H. Pirrís en el área de influencia, y que

estos se ubicaran dentro de los proyectos programados para el

2007 a 2010. Por parte del PH Pirrís, se organizó una reunión

con representantes comunales en noviembre de 2006, para

comenzar el proceso en marzo de 2007. Además se determinó

que no es conveniente gestionar obras en fin o principio de

año dadas las características laborales y otras actividades

comunales que se realizan en este periodo.

Situación actual

Actualmente, a nivel general el avance de los proyectos es de

un 70%. La distribución de los proyectos por cantón se aprecia

en la figura 3, mientras la evolución de los proyectos en cada

cantón se refleja en la figura 4.

Figura 3. Distribución porcentual de los proyectos por cantón según el área de

influencia del P.H. Pirrís. 2009.

A partir de 2007 se coordinó las actividades de cada

involucrado incluyendo: el Proyecto Pirrís, Organización

Comunal e Instituciones de apoyo (Municipalidades, Asociación

de Desarrollo y ente estatales).

Se tomaron decisiones tales como fecha de inicio del proyecto,

entrega de materiales, programa de trabajo, entre otras. Cada

proyecto se respaldó en un expediente con listas de asistencia,

minutas, fotografías, entregas parciales, copias de entregas

y cierres de proyecto. Los expedientes se ordenaron por

comunidad y por proyecto comunal. Además el ingreso y avance

de la entrega de materiales fue otro aspecto al cuál se le dio un

seguimiento específico.

Figura 4. Avance de los proyectos comunales por cantón en el área de influencia del

P.H. Pirrís. Julio 2009.

14

27


Conclusiones

1. La gestión del embalse Peñas Blancas ha sido exitosa

en función del lograr viabilizar la maniobra de mantenimiento

ante la sociedad, vecinos y medios en general,

con una actitud transparente y de proyección educativa.

2. Se ha restaurado la imagen y la credibilidad ante las

comunidades de la región en lo que respecta a la institución.

3. La información interdisciplinaria enriquece el conocimiento

y promueve la eficiencia hacia un círculo de

mejora continua.

4. Transcurridas las maniobras se logra entender de

una mejor manera el sistema y se mejora la eficiencia

desde los puntos de vista técnico, operativo y socioeconómico,

que en nuestro concepto es algo fundamental

en el ambiente en el que nos desenvolvemos.

5. Hay un avance positivo en la evacuación de sedimentos

con respecto a la tasa promedio entrante, además

por los sondeos establecidos sobre las capacidades de

volúmenes muertos y útiles hay indicios de efectividad

en la maniobra.

6. Todo lo anterior nos permite operar y mantener

nuestras plantas de una mejor manera y bajo conceptos

no solo de calidad y gestión ambiental, sino con

responsabilidad socio ambiental.

Referencias

ICE, 2004. Instituto Costarricense de Electricidad. Problemática

de sedimentación en los embalses del ICE y Protocolo

para el Manejo de Sedimentos en las Plantas

Hidroeléctricas.

ICE, 2007. Instituto Costarricense de Electricidad. Primer

Informe Proceso de Maniobras de mantenimiento del

Embalse Centro de Producción Peñas Blancas. San

Ramón, Costa Rica.

ICE, 2008. Instituto Costarricense de Electricidad. Segundo

Informe Proceso de Maniobras de mantenimiento del

Embalse Centro de Producción Peñas Blancas. San

Ramón, Costa Rica.

Madrigal, A. & J. Gamboa. 2008. Análisis de la comunidad

Íctica en dos cuencas influenciadas por Plantas

Hidroeléctricas, cuencas Peñas Blancas y San

Carlos, Alajuela, Costa Rica. Manuscrito. Instituto

Costarricense de Electricidad. 42 pp.

Zúñiga, J. 2007. Informe de hidrología del desembalse Peñas

Blancas (Manuscrito). Instituto Costarricense de

Electricidad, UEN PySA, Área de Hidrología. Julio. 22 p.

Se aprecia como los cantones de Tarrazú y León Cortés tienen

mayor participación en las inmediaciones del área de influencia

del Proyecto Pirrís. El avance de los proyectos ha sobrepasado

el 50% de todo el proceso, cifra que representa los aspectos

de planificación de las obras comunales. En la actualidad la gran

mayoría se encuentran en su etapa de ejecución y algunos a

la fecha se han concluido exitosamente, tal es el caso de las

figuras 5, 6, 7 y 8.

Conclusión

El ICE ha participado como un dinamizador del desarrollo local

en conjunto con las comunidades. Por tanto el P.H. Pirrís a

través de las obras de compensación ambiental, ha coadyuvado

con el desarrollo en el área total de proyecto, utilizando la

concertación a través de procesos participativos en lo cuales se

amalgamaron las necesidades institucionales con las comunales,

en concordancia con lo dispuesto por la legislación ambiental

vigente, sus principios y las políticas institucionales.

Se ejecutó una metología para la definición de los proyectos

de compensación ambiental, de manera consensuada con

las organizaciones comunales. Se procuró que el Proyecto

Hidroeléctrico Pirrís aportara a la consecución de objetivos

que propicien un desarrollo local, evitando la dependencia a

través de la implementación de una estrategia que dotó a las

comunidades de herramientas para que gestionen su propia

sostenibilidad.

Figura 6. Aporte al proyecto de cancha multiuso de la Escuela Entrada La

Lucha, en Cristo Rey de Desamparados, obra de compensación ambiental

dado el incremento de tránsito vehicular por la Ruta de Acarreo de Materiales

a la Presa.

Figura 7. Apoyo al Proyecto de mejoramiento de la infraestructura (aula

y rampa techada) de la escuela Manuel Castro Blanco en San Pablo de de

León Cortés.

7. Se concluye que la evolución en la forma de hacer

estas maniobras es un ejemplo de un manejo

adecuado, en donde es clave, la efectiva

resolución de conflictos de manera conjunta y

participativa logrando armonizar dos o más

actividades.

8. El ICE tiene claro el desarrollo de iniciativas

que promuevan el uso multipropósito del

agua en cuencas de vocación hidroenergética

y en un marco multivariado de actores

sociales y empresariales.

Foto Madrigal A.

Figura 5. Construcción de aulas para la Escuela de San Lorenzo de

Tarrazú, obra de compensación y mitigación ambiental como respuesta

ante el impacto de la Ruta de Acarreo de Materiales a la Presa.

Figura 8. Aporte a la construcción de infraestructura del EBAIS, en San

Carlos de Tarrazú, proyecto comunal al que contribuyó con materiales de

construcción como medida de compensación ambiental.

26

15


Bibliografía

1. Alfaro, Z. E. 2009. Proyecto Hidroeléctrico Diquís: Apuesta a

una gestión social y ambiental de avanzada” Revista Vida 4: 13

2. Avendaño, S. 2009 La importancia del proceso de relación social

con comunidades desde fases tempranas de planificación

de proyectos hidroeléctricos del ICE. Revista Vida 5:31.

3. Cardoso, F. 2008. “Actuar con responsabilidad social es una verdadera

necesidad del grupo ICE” Revista Vida 4: 21.

4. CNFL 2009. Búsqueda Internet: Pago Servicios Ambientales y

Educación Ambiental de la Compañía de fuerza y Luz. http://www.

cnfl.go.cr/portal/page?_pageid= 35,241902&_dad=portal&_

schema= PORTAL.

11. Morales, M. 2004. La Gestión Ambiental en el PH Cariblanco

Ambientice 1: 5.

12. Umaña, E. 2008. Desarrollo económico y local: gestión compartida

con las comunidades. Revista Rescatemos el Virilla 38:23.

13. Vega, O. 2004. Proyecto Hidroeléctrico Pirrís: Un modelo de

atención socio ambiental integral Ambientice 1: 2.

Tabla 2. Detalle de carga evacuada del embalse

Otras, actividades desarrolladas en cuanto a los aspectos

sociales y de seguimiento comunal son: foros, charlas,

reuniones, diagnósticos participativos, talleres, capacitaciones,

visitas guiadas, ferias ambientales, formulación de proyectos

de desarrollo comunal y convenios de Cooperación (Herrera,

2009).

Aspectos bióticos

En cuanto a los aspectos y monitoreos bióticos, se han

fortalecido los estudios en la ictiofauna. En ese sentido se tiene

una clasificación de efectos con datos que se tabulan según

especie y familia. Metodológicamente se han definido tres sitios

de muestreo y en ellos se utilizan las técnicas recolecta con

atarraya, muestreo cada dos horas, revisión minuciosa de

individuos recolectados y revisión constante, más detalles en

Madrigal (2009).

Después de una serie de controles y criterios previamente

establecidos para cada una de las maniobras, más el cúmulo

de experiencia que se ha estado generando se ha evolucionado

positivamente en la forma de hacer la maniobra. Los números

son elocuentes en función, de los volúmenes ganados y los

sedimentos desembalsados, logrando revertir el proceso de

colmatación eminente en pocos años, dado las condiciones de

la cuenca tal y como se ve en las figuras 5 y 6.

5. Díaz, A. 2006. Intervención social en el manejo de la cuenca del

Río Sarapiquí” Revista Rescatemos el Virilla 30: 12.

6. Gonzáles, J. 2008. Estrategia Socio ambiental del Sector Electricidad.

Revista Vida 3: 28.

7. ICE, 2002. Política Ambiental del ICE. Revista

Gestión Ambiental Grupo ICE. Día Mundial del

Ambiente. Edición Especial Junio 2002.

Grupo ICE. San José, Costa Rica Pág. 2.

8. ICE, 2008. Gestión Socio ambiental

en el Proyecto Hidroeléctrico

Pirrís. Fascículo: Desarrollo Sostenible.

Gestión y Participación

Socio ambiental. Instituto

Costarricense de Electricidad.

San José Costa Rica. Págs.

Figura 5. Muestro durante maniobra

9. Jaramillo, A. Uribe P., Díez V. y

Giraldo J. 2008. Guía manejo

de comunicación y participación

ambiental. Informe de

grupo de trabajo medio ambiente

y la industria eléctrica.

Serie Medio Ambiente. Comisión

de Integración Energética Regional

(CIER) Págs.

10. Jiménez, R. 2009. Hacia una interpretación

del concepto de responsabilidad

socio ambiental del ICE. Revista Vida 5: 5.

Figura 6. Curva de elevación de volumen

16

25


gestión que la institución venía realizando con los profesionales

involucrados en el perfil ambiental para así potenciar los

compromisos metas y alcances que se establecieron con base

a la conciliación.

Para el año 2007,

tres años después,

se logró realizar la

primera maniobra bajo

un perfil conservador

pero con un propósito

y meta claramente

establecida; lograr

la credibilidad

de los vecinos y

La evolución de logros y resultados de los volúmenes de

sedimentos evacuados y volumen útil ganado se resume de la

siguiente manera en la tabla 2 adjunta.

Condición

Toneladas evacuadas por ruteo

Fecha

Mayo

Toneladas

42,000.00

Toneladas desembalsadas 112,000.00

Detalle de evolución del volumen

Volumen

Volumen sondeo

Fecha

5 de noviembre 2007

Metros cúbicos

1,013,445 m 3

Volumen sondeo

Volumen sondeo

12 de noviembre 2007

04 de agosto 2008

1,078,921 m 3

908,175 m 3

Pérdida

Volumen sondeo

07 de agosto 2008

11 de agosto 2008

170,746 m 3

1,043,797 m 3

Sedimentos desembalsados 135,622 m 3

Volumen remanente -35,124 m 3

Tabla. Detalle de carga evacuada del embalse!

entes reguladores

y fiscalizadores de que el ICE está en capacidad de hacer

mantenimientos y vaciados de embalse de una manera

controlada y con un monitoreo constante de variables sociales

y biofísicas y que se habían hecho los ajustes necesarios para

llevarle el pulso a la maniobra e ir viendo en tiempo real si

existían indicios de alertas para evitar las afectaciones en el

medio.

Para lograr un desembalse exitoso se conformaron tres líneas

de trabajo y monitoreo:

En cuanto a extracción mecánica se refiere tenemos algunos

números que nos permiten comparar resultados y costos

acorde a las actividades. (Tabla 3)

Año Removieron Invirtieron

2006 31,000m 3 ¢50,000,000.00

2007 54,000m 3 ¢70,000,000.00

2008 125,000m 3 ¢150,000,000.00

Tabla 3. Volumenes removidos y costos

Tabla 2. 2. Detalle de carga evacuada del embalse

• Aspectos hidrológicos e hidrometereológicos a través

del C. S. de Estudios Básicos de PySA.

• Aspectos sociales y ambientales a través de la UCPE-

ÑAS UEN PySA y Centro de Servicio Ambiente y Cuencas,

Toro UEN-PE.

• Aspectos de operación a través de C. P. Peñas Blancas

Toro UEN-PE.

Análisis post-maniobra mantenimiento del embalse:

Aspectos Biofísicos y Sociales.

Luego de la maniobra se realizó una evaluación posterior de

los resultados obtenidos. Los análisis incluyen cálculos de las

concentraciones de volúmenes de sedimento evacuado que se

hicieron con la metodología del cono inhoff. Días después de la

maniobra, se realizaron sondeos en el embalse con el propósito

de determinar los nuevos niveles de piso y así comparar los

datos de volúmenes evacuados.

En los aspectos sociales y biofísicos se puede resumir que la

evolución de cada una de las cuatro maniobras está alineada

con el alcance de los objetivos planteados, en el caso de los

aspectos sociales son:

• Conocer la percepción social con respecto a la

ejecución de maniobras de mantenimiento del embalse

Peñas Blancas.

• Mantener una doble vía de comunicación, ágil y

oportuna entre el ICE, las comunidades, entes estatales

y ONGs sobre las actividades planificadas.

• Interactuar con los vecinos de las comunidades

aledañas del Río Peñas Blancas, para crear y mantener

confianza en el trabajo a realizar por el ICE en las

actividades de mantenimiento del embalse.

• Monitorear en las comunidades durante y posterior a

las maniobras, los posibles impactos causados por el

mantenimiento de la Planta Peñas Blancas.

24

17


Figura 4. Mapa de la zona de influencia y puntos de monitoreo de las maniobras de

mantenimiento Cuenca Peñas Blancas.

Río Savegre: Fuente de energía y vida para el futuro

Con el trabajo en ocho escuelas y posteriormente 19, para el

segundo año, se arrancó un proceso de cuenca en función de los

grupos organizados y líderes de las comunidades determinadas

por la Unidad de Cuencas del Río Peñas Blancas (UCPEÑAS).

Con este proceso se tuvo injerencia directa, tanto en el uso del

río por su cercanía, así como con algunas comunidades que se

determinó fueron afectadas por los impactos causados durante

la maniobra.

Igualmente la continuación y reactivación de monitoreos y

muestreos a la ictiofauna se hicieron con el propósito de

generar información que fuese útil para inferir procesos y

comportamientos de la vida acuática en el río, así como el

posicionamiento, afinamiento y sistematización de un sistema

o red de control hidrológico que nos permitiera ver el

comportamiento del ecosistema durante periodos estacionales

o puntuales.

Una vez alcanzado estos objetivos se recobró la confianza y

credibilidad, sobre la necesidad y función de las maniobras en

aras de asegurar el suministro eléctrico al sistema nacional.

Rol de la comisión

La comisión asume su papel en aspectos de coordinación y

ejecución, respecto a necesidades, importancia y cuidados ante

los responsables y fiscalizadores de la conciliación ambiental

firmada en su momento. Lo que se buscaba era hacerles ver

el procedimiento planteado y evaluado por nuestros técnicos y

a su vez que se involucraran en el proceso y que observaran

la seriedad con la que el ICE trataba el tema del desembalse.

Fue entonces que se sectorizó por representantes comunales

considerando: Asociaciones de Desarrollo, Consejos de Distrito

y Municipalidades y entes gubernamentales para trabajar en

las áreas social, educación ambiental, biológica, agropecuaria

y forestal y así tratar de abarcar los aspectos necesarios y

cumplir con los alcances propuestos. Paralelo a esto, la firma

de la conciliación terminó de impulsar, ya de manera oficial, la

23


Gestión de Embalses con enfoque de cuenca en el Centro de Generación Toro Unidad

Estratégica de Negocios Producción, Instituto Costarricense de Electricidad.

Lic. German González Hernández

Coordinador Centro Servicio Ambiente y Cuenca C.G Toro UEN-PE.

ggonzalezh@ice.go.cr

Resumen

Introducción

Actores de la cuenca

El primer paso fue determinar los actores de la cuenca

asociados al uso del recurso hídrico aguas abajo del embalse,

de esta forma se determinarían posibles afectados a nivel de

comunidades y empresas de la zona, así como la identificación

de grupos demandantes y disconformes, opuestos o molestos

con el ICE producto de los resultados de la maniobra realizada.

Un aspecto importante fue que el ICE, una vez que se vieron

los efectos tan inesperados de la maniobra, conformó

inmediatamente un grupo interdisciplinario (aportado por la

UMC en base al grupo de Manejo de Cuencas del Río Sarapiquí,

UCSARA) que diagnosticó a el impacto de la maniobra en

aspectos de uso del agua, paisajísticos y sobre la

ictiofauna dulceacuícola que según se dijo fue muy afectada.

Con base en estas tareas se elaboró, para la administración

superior de la empresa y parar el tribunal ambiental, una

propuesta acorde a la valoración de impactos hecha con la

metodología implementada por la regulación nacional vigente

en ese momento. Paralelamente se dio la inserción en las

comunidades, vía centros educativos. Para ello se avanzó

con una fuerte propuesta de educación ambiental, enfocada

en problemáticas de la zona, aspectos generales uso y

conservación de energía y se empezó a preparar el terreno para

la posterior inserción de técnicos en algunas áreas temáticas

con el propósito de iniciar la viabilización de las mismas.

Con una acertada intervención de cuenca, una correcta

interacción con las comunidades y una fuerte política de

educación, se empezó a generar la plataforma para que la

comisión de embalses de Peñas Blancas, trabajara en una

metodología paralela para lograr un control estricto y con

indicadores socio-ambientales in situ para medir y corregir las

acciones en el momento.

Comunicación

Figura 3. Modelo de elevación digital, Cuenca Peñas Blancas.

El trabajo a nivel de cuenca también incluyó una estrategia de

comunicación directa y de forma estratégica con los centros

educativos de interés. El enfoque de la estrategia fue considerar

toda la región o contexto regional en el que se desenvuelvan.

El mantenimiento de embalses en obras de generación

hidroeléctrica se da en el ICE desde los años 60. Esta maniobra

se realizaba siguiendo directrices técnicas con el propósito de

no exponer las obras a riesgo innecesarios; los que causaban

una serie de impactos al sistema aguas abajo del sitio de presa,

ante lo cuál el ICE creó un serie de medidas pertinentes a nivel

ambiental a partir del 2003.

El Centro de Generación Toro, administra actualmente cuatro

plantas o Centros de Producción de hidroenergía; Toro I y II,

Cariblanco y Peñas Blancas, la viabilización de maniobras de

mantenimiento con enfoque de gestión en cuenca incluyen

monitoreo socio-ambiental, hidrológico y operativo en función

de los ruteos de sedimentos, vaciado controlado parcial,

vaciado controlado total, remoción mecánica y dragado.

Estos procesos son denominados Gestión de Embalses lo cuál

se hace bajo el contexto de cuencas y cuyo objetivo es asegurar

la cantidad y calidad del recurso hídrico y donde sobresale la

gestión de embalses que el ICE realiza en Peñas Blancas. Donde

son vitales los grupos de gestión socio-ambiental en la zona,

los aspectos en hidrología, la comunicación hacia los actores de

la cuenca y el rol de la comisión en aspectos de planificación y

ejecución. La evolución en la forma de hacer estas maniobras

es un ejemplo de un manejo adecuado, en donde es clave

la efectiva resolución de conflictos de manera conjunta y

participativa. Todo lo anterior nos permite operar y mantener

nuestras plantas de una mejor manera y bajo conceptos no solo

de calidad sino con responsabilidad socio ambiental.

Descriptores: Desembalses, Gestión de cuencas, Peñas

Blancas, ICE.

El mantenimiento de embalses en obras de generación

hidroeléctrica es una práctica que el ICE ejecuta desde los

años 60. El propósito es mantener los volúmenes útiles de

los mismos y satisfacer las demandas de energía de los

costarricenses. Hasta hace algunos años, el ICE, principalmente

en el Centro de Producción Cachí, realizaba estas maniobras

liberando grandes volúmenes de sedimentos. Esta maniobra se

realizaba observando una serie de cuidados y recomendaciones

dadas por los responsables de diseño y con el propósito de

salvaguardar las obras y no exponerlas a riesgo innecesarios

en temas de seguridad.

Durante las maniobras se hace una revisión de las estructuras

que normalmente quedan sumergidas y se aprovecha para

evacuar volúmenes considerables de sedimento, aumentando

la vida y volúmenes útiles del embalse para la generación de

energía. Sin embargo en ese momento no había un concepto

del entorno tal y como lo tenemos en la actualidad, con

sus posibles afectaciones, cambios o beneficios que estas

maniobras causaban en los sistemas en los cuales la misma

obra estaba involucrada desde un punto de vista eco sistémico

y de continuidad. Fue hasta después del año 2003 cuando

el Centro de Producción Peñas Blancas realizó una maniobra

de vaciado total como parte de la operación y mantenimiento

normal de estas obras de infraestructura, siguiendo los

protocolos e instructivos que eran operativos. Esta acción que

a todas luces parecía normal causó una serie de impactos al

sistema acuático aguas abajo del sitio de presa, ante lo cuál

el ICE, tuvo que implementar un serie de medidas pertinentes

a compensar estos efectos, y generar así una estrategia para

que de una manera responsable con el ambiente planteara

acciones en torno a viabilizar social y ambientalmente este tipo

de maniobras. Para ello se establecieron indicadores que nos

permitieran determinar el grado o nivel de intensidad con el

que podemos alterar el medio sin causar daños irreversibles y

permanentes en el río.

22

19


El Centro de Generación Toro administra actualmente cuatro

plantas o Centros de Producción de hidroenergía; Toro I y II,

Cariblanco y Peñas Blancas con una capacidad instalada de

213 MW del Sistema Eléctrico Nacional. De estas plantas el

Centro de Generación Toro posee cuatro embalses que oscilan

de tamaño, pero que se pueden considerar pequeños Toro I

(9,276m 2 ), Toro II (55,000m 2 ), Cariblanco (40,000m 2 ) y Peñas

Blancas (201,300m 2 ), para los cuales existen ya procesos para

controlarlos y monitorearlos y mitigar o minimizar, impactos.

Para tal efecto se han definido algunas líneas generales de

trabajo con enfoque ecosistémico en el marco de cuenca, a

continuación una explicación.

Viabilización de maniobras de mantenimiento

o Gestión con enfoque de cuenca.

• Monitoreo socio-ambiental, hidrológico y operativo en

función de:

o Ruteo de sedimentos.

Figura 1. Acomodo de material en la cola embalse, PH Peñas Blancas

Ahora podemos definir Gestión

de

embalses como: “Todas aquellas

acciones de los Centros Productivos

para asegurar el uso y mantener la

vida útil de los embalses en función de

aspectos socio-ambientales mediante

una Gestión de Cuenca adecuada.”

La sumatoria o combinación de estos procesos los podemos

denominar gestión de embalses, la cual junto con el componente

ambiental de plantas y la gestión de las cuencas donde se tienen

centros de Producción conforman el trípode de gestión socioambiental

de la UEN Producción Energía en la actualidad.

Como se comentó en párrafos anteriores, el caso de Peñas

Blancas, hizo que se redoblaran esfuerzos en analizar y

proponer formas de trabajo que viabilizaran los mantenimientos

de este embalse.

Con estas acciones se busca prolongar la vida útil del embalse,

el cual estaba siendo seriamente amenazado por 250000 m 3

de sedimentos, cantidad que supera ampliamente el promedio

de diseño que manejaba en su momento tasas de 127000

m 3 (Figura 2), y para lo cual se conformó una comisión

multidisciplinaria en medio ambiente, cuencas o manejo de

recursos naturales. Este equipo posteriormente evolucionó y

actualmente es la comisión que analiza el mantenimiento de los

embalses del Centro de Generación Toro.

Debemos partir del hecho de que el embalse o las obras civiles

institucionales no están aisladas, sino que somos actores físicos

y sociales. Somos un usuario más del recurso agua cada día

más restringido, esta situación nos lleva a pensar que las acciones

o gestiones que la institución realiza deben de ir en forma

congruente en la región con las políticas y buenas prácticas

ambientales que toda empresa debe de desarrollar en aras de

poner su marca con un sello verde de responsabilidad socio

ambiental empresarial.

Caso Peñas Blancas: Grupos de gestión en la zona.

Una vez conformada la comisión de mantenimiento del embalse

Peñas Blancas mediante la subgerencia del sector Electricidad,

se establecieron pautas y lineamientos técnicos tanto para

analizar los resultados del diagnóstico, elaborado en su

momento por la UCSARA (Informe anual 2003), como para los

términos de referencia utilizados para la negociación con el

Tribunal Ambiental Administrativo, en el tema de la conciliación

firmada entre el ICE y el entonces MINAE en función de resarcir

el impacto causado en ese momento.

Después de una serie de gestiones, análisis y posibles formas

de abordar la problemática, se concluye, que se deben

seguir gestiones paralelas bajo los principios o lineamientos

estratégicos que la UEN–PE quiere impulsar. Para lo cuál se

consolidó la Unidad de Cuenca del Río Peñas Blancas (UCPEÑAS)

para que desarrollara in situ la estrategia planteada por la

comisión y a su vez cumpliera con los compromisos que el ICE

había adquirido en la zona en asuntos como el Diagnóstico y

propuesta de Plan de Gestión de Cuenca, así como el monitoreo

y redes hidrológicas que se lleva a la práctica en un proceso de

manejo de embalses y mantenimiento del mismo con un enfoque

más integral en cuencas.

Aspectos de Hidrología

En cuanto a la hidrología básica de la cuenca, podemos mencionar

a manera de referencia que la precipitación media anual es de

5200 mm, números bastante alentadores comparativamente

hablando con otras zonas en función de encasillar esta cuenca

con una vocación hidroenergética, igualmente el caudal

promedio mensual es de 23.6 m 3 /s (Fig. 2) con caudales que

oscilan entre un mínimo registrado de 5.2 m 3 /s y un máximo de

600 m 3 /s, con una tasa de sedimentos en suspensión 209000

Ton/año (Zuñiga, 2009).

Periodo

Volumen(m 3 /año)

Abr02-ago 03 329,355

Nov03-nov 04 886,960

Nov04-nov 06 168,562

Nov06-nov 07 355,835

Nov07-nov 08 270,943

Prom 281,174

Prom (5años) 402,331

Tabla 1. Tasa de sedimentación

o Vaciado controlado parcial.

o Vaciado controlado total.

o Remoción mecánica.

o Dragado

Aplicando el concepto de cuencas, hay una serie de gestiones

institucionales, para asegurar la cantidad y calidad del recurso

hídrico y en ese sentido es cuando entramos a analizar a

profundidad la gestión de embalses que el ICE realiza en Peñas

Blancas, eso sí con una variable que ha asegurado el éxito.

Figura 2. Caudales Promedio Río Peñas Blancas

20

21

More magazines by this user
Similar magazines