Views
3 years ago

0077 - Viento Sur

0077 - Viento Sur

Sólo faltaba la

Sólo faltaba la Confederación Nacional del Trabajo. Detalle importante y significativo: la CNT de Asturias se había unido también al movimiento. En aquella época, el Partido Comunista no se había opuesto a la presencia del Bloque Obrero y Campesino y de la Izquierda Comunista, sin duda porque no había órdenes de Moscú en ese sentido. Este bloque fue reforzado por la creación de una Alianza Obrera Juvenil integrada por las Juventudes Socialistas y Comunistas y la Juventud Comunista Ibérica (BOC). Esta fuerza entró en acción en seguida y fue la que declaró la huelga general en toda España a principios de Octubre para oponerse al gobierno de Lerroux-Gil Robles y dar otra significación a la República. Joaquín Maurín precisa en su libro: “El gobierno Lerroux-Gil Robles que acaba de formarse tiene como objetivo inmediato aplastar a los obreros y liquidar las libertades de Cataluña”. La réplica de la Alianza Obrera fue la declaración de la huelga general en toda España. Asturias abrió prácticamente la lucha. Cataluña parecía llamada a ser el centro de la rebelión. Porque coincidían en la lucha el proletariado y el movimiento de emancipación catalanista. Pero surgen en seguida las contradicciones. La CNT se excluye del movimiento político. Companys, después de muchas vacilaciones, proclama desde lo alto del balcón de la Generalitat “el Estado catalán dentro de la República Federal Española” y se limita a esperar el resultado de la lucha de los trabajadores. El éxito de la huelga general anima el movimiento y se inicia la formación de milicias, desgraciadamente con pocas armas. Ante estas debilidades, el gobierno proclama el estado de guerra y saca sus tropas, que no tardan en llegar al Palacio de la Generalitat. Los grupos armados débilmente por los trabajadores no están en condiciones de afrontar al Ejército. Se forma una columna que llega hasta Sabadell y se intenta movilizar más fuerzas y mantener la resistencia que supone la huelga general. Las esperanzas de los mejores se orientan hacia Madrid y Asturias. Pero el comité de la Alianza Obrera de Madrid, que tenía que coordinar la acción en toda la península, no está a la altura del momento capital. Semejante situación tiene graves repercusiones en Valencia, en Andalucía y en Bilbao, Asturias se queda sola, pero lucha durante quince días y afronta la situación en condiciones muy duras. Y para dominar el movimiento revolucionario, el gobierno Lerroux -Gil Robles envía a Asturias hasta tropas africanas. La batalla de los mineros Casi todo fue diferente en Asturias. En primer lugar, la unidad de los trabajadores y de sus organizaciones. La Alianza Obrera pasó de Cataluña a Asturias, pero se consolidó muy pronto integrando incluso a la CNT y arrastrando a un Partido comunista reticente por puro sectarismo. A partir de ese momento, todo resultó más fácil: el trabajo político, la organización y la preparación para el combate. Los mineros asturianos se armaron (hasta Indalecio 106 VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004

Prieto participó en un “alijo de armas”) y se organizaron para defenderse y tomar el poder. La huelga general fue impresionante y más importante que nunca. Y no tardó en trasformarse en una verdadera insurrección desde el Puerto de Pajares hasta los Picos de Europa. Jamás había vivido Asturias una situación semejante. El 5 de Octubre, Mieres, centro y alma de los mineros, se transforma en la capital de la lucha. A partir de allí, el objetivo es la toma de Oviedo. Los trabajadores tienen prisa y quieren ofrecer un ejemplo a todo el país. Se organizan en columnas y toman por asalto los cuarteles de la Guardia Civil y de los Guardias de Asalto de una serie de pueblos. Se crea una columna de honor que tiene que dar el ejemplo en la lucha. El 5 de Octubre se inicia el asalto a Oviedo. La lucha es encarnizada, pero Oviedo cae en manos de los mineros el 6 de Octubre y el asalto al Ayuntamiento va seguido de la instalación en la ciudad del Comité Revolucionario. Los trabajadores de Oviedo acogen fraternalmente a los conquistadores de la capital de Asturias. Pero no olvidemos que mientras se conquistaba Oviedo, otros combatientes asaltaban la famosa Fábrica de cañones de Trubia y la fábrica de dinamita de Mongalla. Al fin hay armas para extender y consolidar las milicias. Los trabajadores disponen de 27 cañones y doce ametralladoras. El Comité Revolucionario de la Alianza Obrera tiene su centro insurreccional en Mieres. Desde allí se organiza todo. Los “locos temerarios” que decía Marx hablando de la Comuna de París, creen en la victoria a pesar de que las noticias de Barcelona y de Madrid no son buenas y se preparan para enfrentarse con las tropas que envía el gobierno para aplastar el movimiento. En un bando célebre publicado en Mieres por el Comité Revolucionario se establecen las normas fundamentales que impone la situación y se llama a la movilización general para hacer frente a las tropas que envía a Asturias el gobierno de Lerroux-Gil Robles y organizar la gestación de la nueva sociedad socialista... Que comienza por la abolición del dinero y del sistema capitalista. En ese bando se inspirarán en Julio de 1936 los comités revolucionarios de muchas ciudades y pueblos de España, Cuando comienzan a llegar las tropas que envía el gobierno reaccionario de Madrid, no hay desmoralizacion en ninguna parte. Los mineros, que tienen armas, experiencia y dinamita, se disponen a defenderse llenos de entusiasmo, con la esperanza de que les ayuden los trabajadores de toda España. La columna del general Bosch, que es la primera que pasa al ataque, es derrotada por las milicias obreras. Los soldados no luchan con entusiasmo contra los mineros. La alarma es enorme en los gabinetes ministeriales de Madrid. La columna del general López Ochoa se extravía y se aleja de Oviedo. Parece visible que no reina el entusiasmo en las tropas. Pero el gobierno se siente fuerte ante la caída de la Generalitat y el fracaso de la huelga general en Madrid y en otros lugares de la península. Los combates persisten en Asturias. Los trabajadores no quieren ceder. Tras los combates en diferentes puntos de Asturias se discute, se buscan nuevas formas de acción. El jueves 11 de octubre, el Comité de la Alianza VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004 107

Viento Sur