Views
3 years ago

0077 - Viento Sur

0077 - Viento Sur

Fòrum 2004: la

Fòrum 2004: la complejidad de la crítica frente a la izquierda gobernante Marc Martí, Robert González Cuando ya ha pasado un mes de la finalización del Fòrum de les Cultures 2004, es un buen momento para realizar balance tanto del Fòrum como de la actividad de los movimientos que nos opusimos a él. Los grupos críticos con el Fòrum hemos visto este evento como una amarga caricatura de la ciudad y de la política en donde vivimos, que no nos gusta, que consideramos injusta e hipócrita. Vamos a recordar una vez más el por qué, con la mirada puesta en lo que nos deja por delante, para continuar con una descripción y un balance de nuestra propia actividad y un breve apunte sobre las perspectivas de futuro. El decorado se queda. Lo que queda en Barcelona después del Fòrum es un modelo de desarrollo urbano basado en la terciarización de alto standing: un puerto deportivo, una gran plaza de cemento (¡la segunda más grande del mundo!), torres de oficinas (45.000 m 2 ), hoteles de lujo (2.000 nuevas plazas hoteleras) y altas torres de viviendas, la inmensa mayoría a precio libre de mercado. Y todo el complejo alrededor de un gran centro comercial. Evidentemente los beneficiarios de esta Barcelona no serán los vecinos y las vecinas de Poblenou, la Mina o La Catalana, que por fin podrán sacar el yate del garaje para pasar algunos días en alguno de los lujosos hoteles de la “nueva Barcelona”. ¿Dónde está la ciudad diversa y compacta, cohesionada socialmente de la que tanto nos hablan los reconocidos urbanistas barceloneses? ¿Dónde están los equipamientos necesarios para paliar las necesidades actuales y futuras? ¿Dónde está la gran inversión en vivienda pública? Como primer efecto esperado, se está produciendo la revalorización de los precios de los alrededores (los pisos de segunda mano de la zona se han encarecido hasta un 50% en poco más de un año /1), lo que produce la elitización y la sustitución social en los barrios a su alrededor. Un Fòrum-excusa. Está claro que el Fòrum no ha sido un Fòrum, sino un Fòrumexcusa. Después de meses de espectáculos, de parque temático, exposiciones y diálogos (más bien monólogos de los “expertos”), lo que realmente importa es la reforma urbana, los negocios, la atracción de inversiones y turistas. Y esto nadie lo oculta. Los políticos nos dicen desde hace tiempo que el Fòrum es bueno para la ciudad (“ciudad” que deja de ser sinónimo del lugar donde habitan las y los “ciudadanos”, para ser lugar para la inversión), para recuperar espacios olvidados y degradados, atraer inversiones a la ciudad, ilusionar con un nuevo “proyecto colectivo” que legitime su continuidad o situar Barcelona en la “primera línea internacional”. Esto lo debía pensar Maragall algún día del año 1996. Lo que nos venden como un “nuevo” espectáculo, es poco más que la actualización de lo “viejo” (Juegos Olímpicos 92). La sostenibilidad, las condiciones de paz, la diversidad cultural son pues claramente la excusa. Lo demuestran además las contradicciones que el Fòrum tiene tanto en su origen como en su desarrollo. Sin la intención de hacer un listado exhaustivo, donde no 1/ El Periódico, 13/04/2004 120 VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004

terminaríamos, podemos empezar por la sostenibilidad. Greenpeace denunció las obras como ejemplo de un modelo medioambientalmente insostenible por la alteración de la costa y de la fauna marina, así como las agresiones al río Besòs. También se ha denunciado la hipócrita reconversión de la incineradora en un falso “ecoparc”. Durante el Fòrum ha seguido adelante la aprobación de otra central térmica en el puerto de Barcelona, atentando contra la calidad ambiental y la salud de las personas, sin una apuesta decidida por las energías renovables, más allá de un tótem en forma de placa fotovoltaica. Respecto a las condiciones de paz, que la tercera empresa armamentística del Estado español, Indra, haya patrocinando el espectáculo del Fòrum, habla por sí solo. Ni se han debatido en profundidad las causas de uno de los conflictos más importantes de nuestros días, el conflicto palestino-israelí. Ni se ha actuado en consecuencia, sin ninguna declaración formal, en contra de la guerra de Irak o la construcción del muro genocida en Palestina. Por último la diversidad cultural. El Fòrum tiende a tratar la diversidad desde su parte más folclórica y estética (danzas, música, gastronomía), entendiendo la diversidad cultural como un espectáculo que se convierte en objeto de consumo. Por un lado, se tiende a simplificar la complejidad cultural y por el otro, se obvian las desigualdades y las relaciones de poder que existen, ocultándose los conflictos reales que vivimos a diario en la ciudad. El ejemplo ha sido el encierro de las personas inmigradas sin derechos en la Catedral, cuya respuesta fue el desalojo violento por parte de la policía. Las resistencias al Fòrum. Las voces, entidades, colectivos y organizaciones que se han levantado contra el Fòrum 2004, ya desde su misma gestación como proyecto, han sido múltiples y variadas. Tan diversas que podrían significar una buena representación a escala del tejido social catalán. De hecho, en 2002, el congreso de Antropología de Cataluña ya realizaba una contundente crítica al evento, mientras que la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) o la Federación Catalana de ONGs para el Desarrollo se desmarcaban también del mismo. Nos centraremos, sin embargo, en las actividades de los grupos o sectores de los movimientos sociales catalanes que más han abanderado esta resistencia: el colectivo Fotut 2004 y la Asamblea de las Resistencias al Fòrum 2004. El primer grupo, próximo a los ámbitos mas creativos del movimiento por la okupación y en concreto al ya desgraciadamente desalojado Centro Social Okupado Les Naus fue, por decirlo de algún modo, el más madrugador, e inició sus acciones de denuncia ya en 2003. Desplegaron una imaginativa campaña de guerrilla de la comunicación mediante la edición de carteles, camisetas, banderolas y todo tipo de material gráfico que reelaborando la propaganda oficial revelaban la verdadera cara del Fòrum de la especulación, las mentiras y la hipocresía. Desde este sector, pero con la complicidad de las diferentes redes, surgieron las acciones más imaginativas de denuncia, como el mapa de acción contra el Fòrum 2004 (intenso trabajo de investigación sobre la Barcelona del Fòrum 2004 y su plasmación en una útil herramienta de contra información), el Fòrumatón /2 o la acción más espectacular: 2/ Ver http://Fòrumbcn2004.org/ VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004 121

Viento Sur