Views
3 years ago

0077 - Viento Sur

0077 - Viento Sur

que esta

que esta “subvención” desapareció, hubo una crisis económica masiva en Cuba, con una caída del PIB de más del 35% en un corto período. La economía cubana tocaba fondo en los años 1992-94. Cuando estuve en Cuba en enero de 2000, una de las cosas llamativas e inesperadas con las que me encontré era que todo el mundo, cualquiera que fuera su actitud hacia el gobierno cubano, hablaba del período de 1992-94 como de un período traumático para ellos, de dificultades increíbles. Fue entonces cuando las cosas tocaron fondo y la gente no tenía a veces nada que comer. Me contaron historias terroríficas. Un amigo me contó que hubo períodos en que todo lo que tenía para comer era un pedazo de col blanca. Y hubo enfermedades, incluso una epidemia, a causa de la malnutrición. La economía cubana ha superado algo esta situación, pero no ha habido luego ruptura en términos de logros económicos. Hablo con gente de Cuba y sigue siendo algo difícil tener suficiente para alimentarse, no como en 1992-94, pero sigue siendo una inversión importante en tiempo y recursos estar suficientemente nutrido. En particular para la gente que conozco de fuera de La Habana, hay restricciones constantes. Hay también a menudo cortes de agua. Es una vida muy difícil. Y algo que me impresiona enormemente, y que es central en cuanto a la cuestión de la transición, son las enormes frustraciones, en particular de los jóvenes, que no ven que cambie nada. Y ven que, los cito, “mi vida se está desperdiciando porque no veo elementos de cambio en el futuro. Y no quiero continuar viviendo así para siempre...”, penurias incesantes, privaciones, cortes de corriente, deterioro de las viviendas, grandes esfuerzos para alimentarse convenientemente, cortes de agua, ir y venir al hospital para tener las medicinas prometidas, etc. Por tanto, para los jóvenes la crisis ha tenido un impacto particular que podría ser utilizado demagógicamente en el futuro, de forma terriblemente manipuladora. Estoy bastante preocupado por esto, que será un aspecto particularmente importante en la transición futura tras la muerte de Castro. Francamente, tengo una perspectiva pesimista. P.: ¿Eres pesimista porque no ves ninguna posibilidad para una alternativa de izquierdas o de la clase obrera al régimen de Castro? S.F.: El centro de gravedad del abanico político de los disidentes en Cuba, que constituyen un pequeño grupo marginal, está muy a la derecha del centro. No hay en esto ninguna diferencia con la URSS y Europa del Este a finales de los años 1980 y comienzos de los años 1990. Hay dos pequeños grupos socialdemócratas, individuos, aquí y allá, que son izquierdistas independientes y, literalmente, un puñado de trotskistas. Pero el giro va a hacerse en una dirección promercado. Por otra parte, el principal empuje promercado no vendrá de los disidentes que han sido injustamente metidos en la cárcel, sino de los “Boris Yeltsin” y los “Vladimir Putin” aún invisibles en el seno del gobierno cubano. Y, por supuesto, el guión claramente pesimista que preveo es que secciones determinantes del ejército, que forman parte de los consorcios con el capital 56 VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004

extranjero, llegarán a un acuerdo con al menos algunos sectores del capitalismo cubano en Miami. Hay precedentes, por ejemplo en Nicaragua. Si allí, la presidenta Violeta Chamorro y los otros elementos procapitalistas debieron ponerse de acuerdo con el ejército sandinista dirigido por Humberto Ortega, eso ocurrirá aún con más fuerza en el caso cubano, puesto que el ejército cubano es una institución bastante más desarrollada y poderosa de lo que fue jamás el ejército sandinista. Por tanto, habrá probablemente una especie de negociación entre, al menos, algunos de los capitalistas cubanos importantes de Miami y las fuerzas armadas en Cuba. Y el curso de las transacciones se basará en que los jefes de las fuerzas armadas de Cuba van a decir a los otros: “Sois bienvenidos a Cuba. Ganad todos los dólares que podáis, pero a condición de que nosotros marquemos el ritmo”. Pienso que una buena parte de los capitalistas americano-cubanos de Miami, que no tienen ninguna raíz en Cuba, puesto que muchos de ellos nacieron en EE UU, va a aceptar esa negociación. Evidentemente, no sé exactamente cuando ocurrirá. Y ten por seguro que espero que ocurran cosas mejores en Cuba. P.: ¿Por qué crees que no dominará Miami cuando ya no esté Castro? S.F.: Para que los cubanos de Miami dominaran en Cuba, sería necesaria una invasión de EE UU a la isla, lo que implicaría necesariamente la implicación de centenares de miles de soldados. Una invasión de Cuba por parte de EE UU sólo fue contemplada en serio durante la crisis de los misiles de octubre de 1962. Es importante subrayar que en aquel momento el Pentágono preparó una estimación para la Casa Blanca que indicaba que habría una pérdida de 18.484 soldados estadounidenses (muertos, desaparecidos, heridos), de los cuales 4.462 el primer día de la invasión. Evidentemente, las condiciones tecnológicas y políticas actuales modificarían probablemente esta estimación, pero esto da una primera idea de lo que esto implicaría. No excluyo esta posibilidad, pero pienso que es poco probable, salvo si una guerra civil y el caos estallaran en Cuba, y el gobierno estadounidense previera una grave crisis de refugiados si no se interviene militarmente en la isla. Lo que mucha gente de la izquierda en EE UU no llega a comprender es que desde el hundimiento del bloque soviético, la importancia de Cuba a ojos de Washington ha disminuido drásticamente. Lo que pone esta cuestión de actualidad es el peso electoral del estado de Florida, dividido a partes iguales entre republicanos y demócratas. En lo que concierne a la clase dominante de los EE UU, acabaría mañana con el bloqueo y entraría a fondo con sus inversiones en la isla para desplazar a los europeos y canadienses. P.: ¿Cómo interpretas las recientes medidas de Bush de restringir el flujo hacia la isla de cubano-americanos y de dólares? ¿Es sólo politiquería para los electores cubanos de derechas en Florida o hay algo más? ¿Cómo ves la respuesta de Castro? VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004 57

Algo se mueve en la izquierda - Viento Sur
quo vadis? Cuestiones en litigio para la teoría de las ... - Viento Sur
Carta abierta de un insumiso - Viento Sur
Algo se mueve en Alemania - Viento Sur
Hay que recuperar una vida más erótica, en el sentido ... - Viento Sur
Entrevista a Abraham Serfaty - Viento Sur
"Abasso Italia". Reflexiones sobre una nación ... - Viento Sur
"Peak Oil": mercado versus geopolítica y guerra - Viento Sur
La izquierda nunca ha tenido una estrategia frente al ... - Viento Sur