Views
4 years ago

0077 - Viento Sur

0077 - Viento Sur

declaraciones bien

declaraciones bien ancladas en un sólido atlantismo. ¿Dónde están los indicios que permiten pensar que en el futuro (también respecto a Irak) esto se moverá hacia una línea de “paz sin condiciones”? El Pacto de Estabilidad europeo y la política económica social. Prácticamente nadie en el centroizquierda discute el Pacto de Estabilidad y la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). Por el contrario, estos dos pilares de la política neoliberal europea son apoyados activamente por Prodi en persona con un objetivo preciso: favorecer las inversiones financieras mundiales en euros, lo cual supone ventajas incalculables para las rentas especulativas sacrificando los gastos sociales y lo salarios. ¿Se puede buscar un acuerdo programático aceptable, y con los cuales podamos comprometernos para cinco años de gobierno, con quien apoya esta política? EL PRC continúa defendiendo la necesidad de la redistribución de las rentas, de la defensa de las pensiones públicas, del salario social, de los aumentos salariales, de una nueva cualificación del estado del bienestar. Todos estos objetivos son incompatibles con el Pacto de Estabilidad y con la política del BCE. De lo social a lo político. Consideramos que constituyen una prueba de que el acuerdo que se propone es impracticable, los progresivos “deslizamientos” que han experimentado las modalidades de presentación del acuerdo programático y de gobierno por parte del grupo dirigente del PRC. Hace un año se hablaba de un “objetivo” que no constituía un “éxito” predeterminado. ¡En las 15 tesis, el compañero Bertinotti da por adquirido ese “éxito”! El salto es notable. Por otra parte, entre tanto se han sucedido las propuestas de participación de nuestro secretario en las elecciones primarias del cabeza de lista y en las primarias sobre el programa, vinculando también a ellas la decisión sobre la permanencia de las tropas italianas en Irak (tal vez bajo la cobertura de la ONU) y el recorte de las pensiones. En particular, en la tesis 11, se justifica nuestra presencia en un futuro eventual gobierno de centroizquierda como necesaria para abrir el camino a un crecimiento del movimiento y para permitirle obtener resultados. Lo político abre el camino a lo social. Nadie puede negar que hay una relación dialéctica entre la esfera políticoinstitucional y las relaciones económicosociales. Pero para nosotros el proceso debe ir en sentido opuesto: de lo social a lo político. Conquistar resultados en los conflictos sociales y traducirlos en resultados políticos. En general, creemos que los hechos han sucedido así. Estar en un gobierno que será canonizado por la infausta Constitución europea, apoyada desde el interior del centroizquierda y ratificada por el presidente de la Comisión Europea Romano Prodi, y que no se propone ni por asomo cambiar los ejes fundamentales de la política económica y social liberal, mortifica, en vez de valorar, a todo lo que se ha movido por el cambio durante estos años, de los movimientos a la FIOM. Consideramos también que el marco descrito pesa negativamente sobre la construcción de una izquierda alternativa. Consi- 60 VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004

deramos, en fin, que el PRC no podrá superar la prueba del gobierno, con todas las contradicciones que eso comporta respecto a las instancias del movimiento y de los conflictos sociales, manteniéndose como un sujeto político autónomo y creíble para las clases subalternas. Nuestra alternativa. Entonces, ¿qué proponemos como alternativa? Desafiar al centroizquierda en una necesaria comparación referida a los contenidos comunes, apoyados en el conjunto de las fuerzas sociales de la oposición. Esta dinámica puede conducir a dos resultados positivos: por un lado puede permitir acentuar los distanciamientos que el centroizquierda debe practicar respecto a su anterior línea política, frente a los movimientos y los fracasos de las políticas neoliberales. Por otra parte, puede hacer contrapeso a las tendencias neocentristas fuertemente representadas en él, y que se han manifestado abiertamente con ocasión del relevo en la patronal Confindustria y el inmediato relanzamiento de la política de concertación. En este sentido, si nos hubiéramos ahorrado los prejuicios sobre la necesidad de un acuerdo programático de gobierno, quizás habríamos sido más capaces de hacer frente a los nuevos acontecimientos que hemos referido anteriormente. No habríamos tenido el temor de “tirar demasiado de la cuerda”. Debemos contribuir al relanzamiento del conflicto social para entrar en las contradicciones que pueden romper la jaula del centroizquierda. Un centroizquierda que ha superado la fase de las protestas de los girotondi y los sectores democráticos que pedían una mayor eficacia en la oposición a la derecha. Al mismo tiempo, debemos mantener nuestra plena disponibilidad para un acuerdo con el centroizquierda para combatir a la derecha. Pero un acuerdo sólo electoral. Pensamos que la posibilidad de estudiar fórmulas en este sentido son muy amplias y van más allá de la modalidad de “desistimiento” elegida en el 1996. En caso de victoria electoral, tendríamos la posibilidad de actuar, desde una posición autónoma y no vinculada al centroizquierda, para hacer valer las presiones de los movimientos en los conflictos con el gobierno. Llevar las contradicciones al centro izquierda, en vez de asumirlas nosotros. La innovación del partido. Debemos hacer también unas consideraciones sobre el estado del partido. El pasado congreso ha aprobado los criterios de autorreforma del partido, pero nada significativo se ha producido en ese sentido. En realidad, nuestro partido parece haber renunciado a la práctica de la autorreforma, y ha quedado comprometido en la vertiente político institucional a todos los niveles. La propuesta de alianza de gobierno con el Olivo parece haber puesto una lápida sobre la búsqueda y el estímulo de la innovación, acentuando el estado de apatía del partido. Superar la dimensión únicamente operativa, cuando no de simple masa de maniobra, para recuperar el papel de protagonista en la elaboración política y en la acción colectiva, en estrecha relación con la realidad social que lo circunda, es una necesidad para el partido como sujeto autónomo de clase y como parte integrante VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004 61

Algo se mueve en Alemania - Viento Sur
Algo se mueve en la izquierda - Viento Sur
"Abasso Italia". Reflexiones sobre una nación ... - Viento Sur
Hay que recuperar una vida más erótica, en el sentido ... - Viento Sur
quo vadis? Cuestiones en litigio para la teoría de las ... - Viento Sur
Carta abierta de un insumiso - Viento Sur
Entrevista a Abraham Serfaty - Viento Sur