Views
3 years ago

prosti 21-10-03 ok final.qxd - Acnur

prosti 21-10-03 ok final.qxd - Acnur

14 Comisión para la

14 Comisión para la Investigación de malos tratos a mujeres de Naciones Unidas para prevenir,reprimir y sancionar la trata de personas,especialmente mujeres y niños/as, reconoce que la " demanda " favorece todas las formas de explotación de las mujeres y niños/as. Protocolo adicional de la Convención de la ONU Contra el Crimen Transnacional Organizado para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, particularmente mujeres y niños/as. 2000 Surge de la necesidad que impone la cruel realidad del tráfico de personas en el mundo de la globalización, el comercio y la explotación sexual a nivel transnacional, el uso de las tecnologías, la desprotección de las migrantes, la pornografía y la prostitución infantil, y el empeoramiento de la situación de los derechos de la mujer en muchas partes del mundo. Así, se aplica una estrategia global contra el tráfico enfatizando, sobre todo, la cooperación entre la policía, las autoridades de inmigración, los servicios sociales y las ONG´S. El Protocolo está en la misma línea que la Convención del 1949 para la Supresión del Tráfico de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena, la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Mujeres (CEDAW) y la Convención sobre los Derechos del Niño/a. Como instrumento internacional, el Protocolo establece una legislación global para definir el tráfico de personas, asistir a las víctimas y prevenirlo. Igualmente determina los parámetros sobre la cooperación judicial y los intercambios de información entre países. En esta línea pretende dar un empujón a las legislaciones nacionales. De acuerdo a lo expresdo por Janice G. Raymond, el texto promete arremeter contra las redes mundiales de delincuencia organizada, combatir el tráfico de seres humanos y la prostitución trasnacional. En la era de la globalización del capital, de la información y la tecnología, el tráfico organizado opera como una industria transnacional que sobrepasa las fronteras propias iii . El Protocolo se centra fundamentalmente en el comercio de seres humanos con fines de explotación de la prostitución y a otras formas de explotación sexual, a los trabajos o servicios forzados, a la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos. Las definiciones clave que se dan en el Protocolo son las siguientes (Art.3): a. Se entiende por "trata de personas": la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esta explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos. b. El consentimiento dado por la víctima de la trata de personas a toda forma de explotación que se tenga la intención de realizar descrita anteriormente no se tendrá en cuenta cuando se haya recurrido a cualquiera de los medios enunciados en dicho apartado.

Informe sobre el tráfico de mujeres y la prostitución en la Comunidad de Madrid 15 c. La captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de un/a niño/a con fines de explotación se considerará "trata de personas", incluso cuando no se recurra a ninguno de los medios enunciados en el anterior apartado. d. Por niño/a se entenderá toda persona menor de 18 años. Uno de los grandes avances que establece el documento es que las personas traficadas, serán siempre vistas como víctimas de un delito, no sólo aquellas que puedan demostrar que han sido forzadas (Art. 3a y b), puesto que el consentimiento es irrelevante (Art. 3b) A pesar de las dificultades que rodearon la redacción del Protocolo, como la acción de los lobbies del mercado prostitucional y ONG´s afines, el Protocolo reconoce que la trata no puede ser disociada de la explotación de la prostitución, y subraya como primera forma de explotación "la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual". De este modo, se enfatiza que el elemento clave en todo el proceso del tráfico es la explotación, lo cual introduce un cambio fundamental sobre las tendencias que en los últimos años estaban tomando los Organismos internacionales, los cuales resaltaban los elementos de traspaso de frontera e inmigración ilegal ensombreciendo el hecho fundamental de la explotación. Así, no es necesario que las víctimas crucen las fronteras, por lo que las mujeres y los/as niños/as traficados/as dentro de sus países para la prostitución o para trabajos forzados, también quedan bajo la protección de la Convención. Por primera vez en una Convención de la ONU, se aborda y se reconoce el fenómeno de la demanda como elemento favorecedor de la trata. En el artículo 9.5, el Protocolo indica que los Estados parte deben adoptar o reforzar "todas las medidas legislativas o de otra índole (...), a fin de desalentar la demanda que propicia cualquier forma de explotación conducente a la trata de personas, especialmente mujeres y niños/as". A pesar de este empuje hay organismos que han mantenido a posteriori un enfoque aún más comprometido, como es el Grupo de Trabajo sobre las Formas Contemporáneas de Esclavitud 3 , que establece en sus recomendaciones la convicción de que: "en materia de explotación sexual la demanda juega un papel crítico en el desarrollo y la expansión de la industria mundial del sexo". El objetivo del Protocolo es crear un instrumento universal que aborde todos los aspectos de la trata de personas, pero al igual que ocurrió con la Convención del 49, tiene puntos débiles o lagunas en las que se demanda una mayor profundización y determinación. En este sentido, destaca el que no se pronuncie sobre todos los aspectos del proxenetismo (tal y como quedan definidos en la Convención de 2 de diciembre de 1949). Del mismo modo, tampoco prohibe a los Estados organizar e industrializar la prostitución, en concreto a través de controles administrativos o de la reglamentación legal de la prostitución, lo cual presenta sin duda un considerable retroceso. Por todo ello, expertas internacionales y grupos civiles alrededor del mundo, como la Red Internacional de Derechos Humanos, la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres, el Lobby de Mujeres Europeas, la Federación Abolicionista Internacional, etc, hacen un enérgico llamamiento a una interpretación responsable del Protocolo, alertando de la creciente tendencia a separar tráfico de prostitución, y subrayando la necesidad de tener en cuenta de una vez por todas la demanda, el cliente prostituidor, como principal generador oculto de la prostitución y la trata. 3 16 de julio de 2001 (E/CN.4Sub.2/2001/30)

2 - Acnur
2 - Acnur
Trata de humanos: - Acnur
Honduras. A/HRC/16/10 - Acnur
entinema - Acnur
Violencia contra la Mujer - Acnur
Letonia. CAT/C/LVA/CO/2 - Acnur