Views
3 years ago

prosti 21-10-03 ok final.qxd - Acnur

prosti 21-10-03 ok final.qxd - Acnur

30 Comisión para la

30 Comisión para la Investigación de malos tratos a mujeres tiones terminológicas van más allá de la definición de un fenómeno, influyendo decisivamente en la realidad de miles de mujeres y niñas alrededor del mundo. Los principales puntos de fricción vienen recogidos en el siguiente cuadro. Mercado de trabajo y sexo Cuando hablamos de mercado (oferta, demanda y mercancía), tenemos que tener en cuenta los grupos sociales que otorgan el valor a las cosas (mercancías), quién controla los medios de producción, cómo se genera la demanda y cómo se sitúan las relaciones de género en dicho planteamiento. 1. Mercado, trabajo y sexo 2. Estigmatización, libertad y forzamiento 3. Autonomía y proxenetismo 4. Tráfico o prostitución En las sociedades humanas todo está mediatizado culturalmente por valores asignados. Nuestra cultura, la occidental, está basada en su forma actual en dos elementos estructurales básicos: el patriarcado y la sociedad de mercado. Patriarcado porque hay una discriminación basada en el género (femenino-masculino) que jerarquiza las relaciones sociales entre sexos, subordinando el femenino al masculino, situándose el primero en una posición de discriminación con respecto al segundo. Respecto a la sociedad de mercado, ésta tiene la peculiaridad de encontrarse en una fase de desarrollo global. Nuestro sistema económico se fundamenta en el intercambio de productos o servicios por dinero, la jerarquización de las relaciones sociales en base a la propiedad, y el concepto y estatus de trabajo como vertebrador de la vida social (ocio-trabajo). Ambas características toman diversas formas según el momento histórico y el país en el que nos encontremos, hallando siempre otras instituciones sociales (Religión, Estado, Derecho, etc) que hacen resaltar o disminuir alguno de los elementos. Por ejemplo, mecanismos de regulación del mercado, aranceles, ayudas públicas… o planes de igualdad de oportunidades, en contra de la violencia doméstica, de conciliación de la vida laboral y familiar, legislaciones, etc. Cuando hablamos de la prostitución, situándonos en términos de "industria del sexo o mercado prostitucional", estamos abordando la cuestión desde la máxima posición de discriminación hacia la mujer. Desde esta perspectiva, primero puesto que es la que mayoritariamente es destinada al mercado del sexo, situamos a la mujer como mercancía, como oferta dentro de un ámbito de intercambio desigual y discriminatorio. Segundo, legitimamos un supuesto sector que se fundamenta en la explotación de seres humanos cuya única fundamentación es que el intercambio económico legitima la actividad. La interiorización por parte de las mujeres prostituidas del concepto de "industria del sexo" es la respuesta a una estrategia de supervivencia económica y psicológica que las hace adaptarse al discurso dominante. La idea del sexo como comercio lleva aparejada la conceptualización de la mujer como objeto (bien, mercancía, valor de cambio) de uso, cuyo empleo satisface la demanda del consumidor (cliente o prostituidor). Desde finales de los años 80, pero básicamente durante los años 90 y, especialmente, en torno a la preparación de la Cuarta Conferencia Mundial de Mujeres (ONU, Beijing, 1995) surgió el debate sobre el término "trabajadoras del sexo". En principio, las posturas reglamentaristas abogan por el uso de este concepto porque dignifica y profesionaliza a las mujeres que están en la prostitución (Ej.: Alianza Global contra el Tráfico de Mujeres). La res-

Informe sobre el tráfico de mujeres y la prostitución en la Comunidad de Madrid 31 puesta que desde el ámbito de la abolición se da a esta cuestión es que esta profesionalización de las mujeres prostituidas dignifica la industria, legitima una situación discriminatoria y una explotación, que hace aparecer al sujeto explotador como "empresario" y a la víctima como "trabajadora". La evolución del mercado prostitucional y su diversificación ha ido de la mano de legislaciones reglamentaristas europeas que han favorecido el desarrollo de lazos comerciales internacionales y transnacionales, que han tenido como consecuencia la "internacionalización del cuerpo de la mujer para el sexo" ix . Así, se han desarrollado complejos de ocio en las "zonas permitidas", bares, hoteles, restaurantes, macro burdeles, sex-shops, espectáculos eróticos, agencias de viajes, paquetes turísticos, transportes, rutas de transportes… Son intereses económicos que van más allá de la mujer prostituida. Son estos intereses, dominados por hombres, quienes buscan legitimidad. La legitimidad de reclutar mujeres, de intercambiarlas en clubs, de traer mujeres de diferentes razas o etnias según la demanda (tráfico), de atraer mano de obra para sus negocios sin que éstos corran el riesgo de ser ilegalizados o criminalizados. En la prostitución, la idea de trabajo (trabajo del sexo) implica poner el énfasis de la cuestión en el intercambio económico, no en la actividad en sí. Dentro de las dinámicas del mercado lo que predomina es la existencia de la demanda masculina de la prostitución, de este modo la "trabajadora del sexo" se adaptaría a un mercado “libre” donde ofrece un servicio de acuerdo con las demandas de dicho mercado (los clientes). Lo cierto es que no se oferta o demanda sexo como si fuese un objeto artificial, sino que sexo implica relaciones sociales, porque toda actividad económica implica relaciones sociales. Si abordamos el mercado prostitucional en profundidad surge una variedad de sectores que giran siempre en torno al denominador común de la explotación de la imagen y/o cuerpo real de la mujer desde la óptica masculina. No se puede neutralizar la variable sexo y vaciarla de contenidos culturales: de valores simbólicos, creencias, etc. Ello no implica situarse en una esfera moral, sino cultural. Decir sí a la prostitución como parte de la industria del sexo, es legitimar la idea de la mujer como objeto multiusos: una es la mujer madre, otra la mujer compañera, otra la mujer puta, …. Es decir, parcializamos la imagen de la mujer y la posición social de las mujeres, según el uso que el hombre quiera darnos, según el momento y según su necesidad. Interiorizar ese discurso es aceptar la discriminación, la violencia, y la subordinación.En ningún caso se legitima la actuación de la mujer, sino que lo que se legitima es el deseo del hombre, el "uso" que el hombre quiera dar a la mujer. En un nivel más amplio, la prostitución define qué significa ser mujer y lo que las mujeres tienen que hacer cuando cualquier otra alternativa fracasa. Limita las posibilidades de todas las mujeres. La prostitución envía el mensaje de que las mujeres (…) son sólo productos sexuales, que los cuerpos de las mujeres son para venderse, (…) especialmente cuando los hombres pagan por ello. Coalición Contra el Tráfico de Mujeres Estigmatización, libertad y forzamiento Centrar la cuestión en "¿Por qué entra una mujer en la prostitución?" y "¿Qué derechos deben de tener las mujeres prostituidas?" marginaliza todavía más a la mujer y, lo que es más

Seminario sobre Legislación Migratoria - Compilación de ... - Acnur
Trata de humanos: - Acnur
Debates sobre los derechos humanos y el sistema ... - Acnur
"Eso es lo que nosotras exigimos. Que se haga justicia ... - Acnur
Tendencias legislativas sobre migración en Centroamérica - Acnur
La protección de las víctimas de trata de personas. Costa Rica - Acnur
Honduras. A/HRC/16/10 - Acnur
Violencia contra la Mujer - Acnur
LEY No.5 DE 26-10-1977 POR LA CUAL SE APRUEBA LA - Acnur
Informe Temático de la Defensoría del Pueblo del Ecuador ... - Acnur
Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas ... - Acnur
Programa de atención integral para personas refugiadas ... - Acnur
Letonia. CAT/C/LVA/CO/2 - Acnur
Las víctimas contra las violencias - Acnur
Nota del Secretario General sobre la Trata de personas ... - Acnur
Consideraciones sobre la protección internacional de los ... - Acnur
Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas ... - Acnur
Informe sobre seguridad ciudadana y derechos humanos ... - Acnur
Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954 y ... - Acnur
manual del acnur para la protección de mujeres y niñas
Directrices de elegibilidad para evaluar las necesidades de ... - Acnur
Observaciones finales del Comité - CEDAW : Democratic ... - Acnur
Salud Integral, Sexual y Reproductiva de las Mujeres en el ... - Acnur
Tres veces víctimas: Víctimas de la violencia, el silencio y el ... - Acnur
El conflicto, callejón con salida - Acnur
Migración Internacional en las Américas. Primer informe del ... - Acnur
Resumen de los casos transmitidos a los gobiernos y ... - Acnur