Views
3 years ago

prosti 21-10-03 ok final.qxd - Acnur

prosti 21-10-03 ok final.qxd - Acnur

72 Comisión para la

72 Comisión para la Investigación de malos tratos a mujeres Nuestra reflexión se fundamenta en que acudir al sexo a través de la prostitución, y el reconocimiento de pagar por sexo, es algo que depende de la socialización general del hombre, pero sobre todo de los valores de su subcultura de pares y su subcultura familiar. No es tanto la educación concebida como nivel formativo o académico un factor de importancia, sino la educación sobre roles sexuales y relaciones de género entre hombre y mujeres, y la socialización desde la infancia sobre los roles maternos y paternos que dicho varón ha vivenciado tanto en su familia como en su círculo social próximo (pares, compañeros de trabajo…), con independencia del estatus socioeconómico del que procede. Ello no implica que la vivencia sea positiva en términos de conducta, ya que la referencia predominante de cara a los demás siempre será la de la norma cultural dominante, que establece que acudir a la prostitución pertenece al orden de lo clandestino, lo prohibido y lo inmoral; aunque en el círculo del varón sea algo legítimo o admisible. Claro está que no todos los hombres cuentan con el beneplácito de sus pares, sean del círculo que sean (familia, amigos, compañeros de trabajo…). En este caso, nos encontramos ante una vivencia de ruptura con las normas mucho mayor. Los hombres dicen acudir a la prostitución por la vivencia y la emoción del ambiente (lo mítico, lo prohibido, la imagen más oscura de la mujer…) para tener acceso a sexo (problemas relacionales o de soledad), o para realizar una práctica en concreto (falta de comunicación en la pareja, división sexo/ amor, deseo de ser seducido por una mujer sexualmente agresiva, deseo de dominar..). Son respuestas psicosociales que los hombres dan ante la pregunta ¿por qué acudir a una mujer prostituta para solucionar esos problemas? Lo cierto es que sea cual sea la causa que los hombres clientes manifiestan en la práctica, las diferentes razones no hacen que unos y otros se diferencien respecto al trato que dan a la mujer prostituida: en todos los casos, señalan nuestras entrevistadas, estas mujeres se encuentran tratadas como meros objetos. En realidad el hombre no se rinde ante la mujer, mas bien al contrario: utiliza su poder para construir una situación en la que los papeles tradicionales de género están intercambiados. El poder de la mujer es ilusorio, así como la voluntad del hombre de perder el control. El valor de la mujer prostituta como mujer se reduce al hecho de ser mujer prostituta, (…) Ella no tiene ningún valor como ser humano integral. De hecho, el cliente la deshumaniza completamente,se niega a reconocer algo más que su cuerpo y su entidad sexual O'connel 1998, p150 en Masson, S. 2001 pp. 241. Los pocos estudios existentes sobre el cliente han catalogado a éste en función de la frecuencia en que recurre a los servicios de una mujer prostituida. De acuerdo con dichos estudios 15 , los clientes habituales son los menos numerosos, pero varían más en el tipo de prostitución que demandan, la tipología de las mujeres, el tipo de servicio… son denominados como "grandes consumidores". De acuerdo con el estudio de Mansson, S.(2001), los clientes más habituales son los que tienen más parejas sexuales, lo que contradice, según el autor, la creencia sobre el cliente solitario en busca de sexo por necesidad. Lo cierto es que esta tipología existe, pero quizás al verse a sí mismos como buscadores fuera de las relaciones normalizadas, el sentimiento de frustración y culpabilidad posterior tenga el efecto de que sus contactos se distancien más en el tiempo.Aunque, tal y como señala este autor, quienes parecen tener más dificultades para mantener parejas estables y relaciones afectivas normalizadas son precisamente los hombres que acuden con mayor 15 Michael et al, 1994; Leridon, van Zessen & Michel 1997; Mansson, 2001.

Informe sobre el tráfico de mujeres y la prostitución en la Comunidad de Madrid 73 frecuencia a la prostitución. Como hemos mencionado con anterioridad, para comprender porqué un hombre acude a la prostitución habría que analizar su sexualidad, su socialización sobre las relaciones de género y sus relaciones de género con las mujeres no “prostitutas”. Con relación a esto queremos volver a recordar algo que mencionamos en el primer capítulo: el hecho de que la relación que se establece entre cliente-mujer prostituida está basada en el poder y la dominación; es una relación desigual, de sumisión y subordinación, jerarquizada, donde el hombre acude a una mujer en estado de vulnerabilidad. La existencia de una parcela social donde eso es permisible sólo refuerza la idea en el hombre de que la igualdad entre sexos es aplicable sólo en parte, sólo con algunas mujeres, y sólo en algunas situaciones, luego es una igualdad irreal. Siguiendo la línea de los investigadores nórdicos xviii , la explicación fundamental sobre la perpetuación de la prostitución tiene que ver con los cambios sobre las relaciones de género y la apertura del comercio sexual a nivel internacional: por un lado el sexo a través de la prostitución cada vez está más disponible, es más permisible, más publicitado y es más tolerado; esto afectaría a los perfiles de cliente más jóvenes. Por otro lado la prostitución es la salida para que aquellos hombres que no son capaces de asimilar los cambios entre las relaciones de género (ahora en teoría igualitarias) mantengan su parcela de dominación oculta de lo público. Es el mantenimiento de actitudes regresivas y antifeministas xix . Para concluir queremos resaltar algo que se desprende de los cambios que hemos constatado en la evolución de la tipología de los lugares destinados a la prostitución y su complejidad. En la demanda de la prostitución no sólo mandan los hombres como clientes. En una sociedad de consumo como la nuestra la demanda es también generada por los "productores", por el que "vende el producto": los empresarios. La generación de demandas sobre consumo de bienes y servicios es una de las claves de desarrollo del sistema post-industrial, en este sentido el mercado de la prostitución no es un caso aparte. El desarrollo del sexo comercial, especialmente gracias a los países reglamentaristas, y el establecimiento de rutas y destinos de turismo sexual han favorecido el desarrollo de nuevas estrategias de comercialización del sexo. Explícitamente hay que destacar los anuncios en televisión de líneas eróticas, los mensajes de texto a móviles, las páginas de internet, el desarrollo de la pornografía, los canales satélite y por cable pornográficos, etc. En este sentido, uno de los cambios fundamentales es el fortalecimiento de la idea del acceso ilimitado al sexo. La prostitución es un modo más, una experiencia más, un objeto de consumo más que se presenta dentro de las nuevas "discotecas del sexo" como parte del ocio masculino. El mensaje de normalización de la prostitución es pues una constante.Así un hombre no va ya a un simple burdel, sino a un complejo hostelero de ocio que conlleva sexo como parte normalizada del disfrute del tiempo libre y socialización masculina. Ésta es la imagen que venden los nuevos clubs y hoteles de plaza. Además de vender normalidad y permisibilidad, la nueva tipología de la prostitución enfatiza el comercio sexual globalizado, es decir, el acceso a razas y etnias que antes no estaban disponibles a nivel local. En el primer capítulo ya hacíamos referencia a la prostitución como fundamentalmente racista. Cada cultura es representada a nivel sexual y de relaciones de género por los hombre del resto de las culturas. De este modo, las africanas, las asiáticas, las latinas, las nórdicas, las latinoamericanas,… cada etnia tiene asociada por parte del hombre una característica sexual diferente. El nuevo comercio del sexo permite tener acceso a todas. No sólo

Debates sobre los derechos humanos y el sistema ... - Acnur
Trata de humanos: - Acnur
"Eso es lo que nosotras exigimos. Que se haga justicia ... - Acnur
Tendencias legislativas sobre migración en Centroamérica - Acnur
Seminario sobre Legislación Migratoria - Compilación de ... - Acnur
La protección de las víctimas de trata de personas. Costa Rica - Acnur
Honduras. A/HRC/16/10 - Acnur
Violencia contra la Mujer - Acnur
LEY No.5 DE 26-10-1977 POR LA CUAL SE APRUEBA LA - Acnur
Informe Temático de la Defensoría del Pueblo del Ecuador ... - Acnur
Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas ... - Acnur
Consideraciones sobre la protección internacional de los ... - Acnur
Programa de atención integral para personas refugiadas ... - Acnur
Letonia. CAT/C/LVA/CO/2 - Acnur
Las víctimas contra las violencias - Acnur
Nota del Secretario General sobre la Trata de personas ... - Acnur
Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas ... - Acnur
Informe sobre seguridad ciudadana y derechos humanos ... - Acnur
manual del acnur para la protección de mujeres y niñas
Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954 y ... - Acnur
Directrices de elegibilidad para evaluar las necesidades de ... - Acnur
El conflicto, callejón con salida - Acnur
Migración Internacional en las Américas. Primer informe del ... - Acnur
Observaciones finales del Comité - CEDAW : Democratic ... - Acnur
Tres veces víctimas: Víctimas de la violencia, el silencio y el ... - Acnur
Resumen de los casos transmitidos a los gobiernos y ... - Acnur
Salud Integral, Sexual y Reproductiva de las Mujeres en el ... - Acnur