Views
3 years ago

prosti 21-10-03 ok final.qxd - Acnur

prosti 21-10-03 ok final.qxd - Acnur

74 Comisión para la

74 Comisión para la Investigación de malos tratos a mujeres genera la demanda en el cliente, sino que desarrolla los lazos comerciales necesarios con los intermediarios y captadores para proporcionar la demanda que la propia industria genera. De acuerdo con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el primer factor causal de la trata de mujeres con fines de explotación sexual es la demanda de la industria del sexo. Así, encontramos en países como Holanda, donde la prostitución ha sido reglamentada, que existen más mujeres prostituidas de origen extranjero que nacionales, y que es un enclave internacional de paso y destino de la trata de mujeres. Respecto a los cambios en los perfiles del cliente (edad, nivel educativo y estatus socioeconómico principalmente), nuestras/os informantes no señalan cambios significativos. Las entrevistadas/os no destacan ningún factor de cambio revelador a este respecto, quizás la disminución de la edad en algunos clientes, pero esto no lo señalan todas/os. Nosotras, consecuentes con los cambios que hemos estado comentado a lo largo de todo el informe, podemos partir de un factor que creemos se constatará a lo largo del tiempo: el aumento de la despersonalización de la mujer prostituida y el incremento de la permisividad social. Cambios percibidos De acuerdo con las asociaciones entrevistadas, el estudio de los clientes sólo es accesible a través de las prácticas que demandan. Dentro de los cambios ocurridos en la prostitución uno fundamental es el tipo de servicio demandado. Nuestras/os informantes destacan en relación con esto dos puntos clave: uno es que la relación mujer prostituida-cliente se despersonaliza cada vez más, y el otro que las prácticas más demandadas están relacionadas con actitudes violentas y el ejercicio de violencia explícita cliente-mujer prostituida. La despersonalización de la relación Tiene que ver con lo que el hombre demanda de la mujer “prostituta”, simbólicamente, no el servicio en concreto. La relación cliente-mujer prostituida comienza con la mirada, la búsqueda y/o la insinuación. Dependiendo del lugar donde se ejercite, esta relación implica negociación desigual. Es decir, un diálogo corto donde se establece y explicita la relación de poder. Esto ocurre fundamentalmente en la calle, donde la mujer “prostituta” tiene un determinado campo de elección según el rendimiento del día, y la necesidad económica del momento. Aceptar un tipo de práctica, de determinada duración, con o sin preservativo por un determinado precio es el eje fundamental de la negociación que finaliza una vez llegados al sitio donde se va a realizar. La relación concluye con el pago, el orgasmo y la finalización del tiempo pactado. La mayoría de las entrevistadas están de acuerdo en afirmar que cada vez menos hombres acuden en busca de lo que se ha denominado "compañía femenina". Es decir, el acceso a la mujer, que está usualmente vetado en sociedades tradicionales, en estructuras sociales clásicas y en culturas determinadas (islamistas y católicas en este caso). En dichos casos, el pago a una mujer “prostituta” trasciende el mero hecho de comprar sexo (su acceso o la posibilidad de experimentar prácticas que no efectúan las parejas formales), además se compra el dificultoso acceso a la mujer como género femenino. Esto se correspondería con la prostitución de hace entre veinte y cincuenta años, correspondiéndose en la actualidad con algunos clientes de origen rural, extranjero y ancianos, en general.

Informe sobre el tráfico de mujeres y la prostitución en la Comunidad de Madrid 75 El cambio principal ha sido que el acceso simbólico a la mujer desaparece porque ya existe en la vida cotidiana. La idea de poder hacer algo que no se quiere o no se puede hacer con la compañera formal se mantiene, pero la relación con la mujer prostituida se deteriora. La persona desaparece y sólo cuenta la práctica. El diálogo se ha reducido al mínimo, lo que cobra más importancia es el acto sexual en sí o la práctica, y no el hecho de acudir a una mujer prostituta. Para el cliente no importa el quién sino el qué. En los clubs la relación cliente - mujer prostituida varía, y el cambio en este sentido es mucho menor. El pago puede efectuarse a la mujer, pero también "en caja". La relación está mediada por la competitividad entre compañeras y por el dueño y/o los intermediarios que están en el local. Un hombre cliente ahora acude a esos intermediarios o figuras masculinas para preguntar por servicios específicos o para que se les recomienden una mujer. Así, el poder simbólico que la mujer “prostituta” tiene en la negociación se merma o desaparece. Sin embargo, si se prolonga la fase de "cortejo", la insinuación y la conquista, mujer prostituidacliente/ cliente-mujer prostituida. Los clubs, sobre todo las "discotecas del sexo", al diversificar su oferta como ocio masculino y acceso económico al sexo más sofisticado en comparación con el burdel clásico, tienen como objetivo prolongar la estancia del cliente al máximo, no con la mujer, quien debe de hacerse el máximo número de clientes posibles,sino en el local: consumiendo alcohol, jugando, bailando, comiendo… La despersonalización cliente-mujer prostituida es mucho más sutil y tiene que ver, según nos relatan nuestras informantes, con la relación íntima, el interés hacia la persona y el trato menos educado que antes. El ejercicio de violencia explícita Está relacionado con la práctica sexual en sí. Siempre se han demandado prácticas que culturalmente no estaban asimiladas por las parejas formales, ni se daban como parte del vínculo sexual-afectivo: desde diferentes posturas al sexo oral, anal, disfraces, masoquismo … El grado de violencia es una visión personal y cultural que depende del punto de vista de cada mujer prostituida. Es decir, hay determinadas prácticas sexuales que son consideradas más o menos denigrantes, dependiendo de la cultura de la que proviene la mujer , sus gustos personales, etc. Pero todo eso está mediado en la realidad por la necesidad económica y el hecho indiscutible de que en la prostitución quien paga manda. Los clientes violentos, los que las prostitutas denominan los pasaos, eran una minoría fruto del riesgo de la propia actividad. En la actualidad ha aumentado el número y tipo de cliente que tiene un trato vejatorio hacia la mujer prostituida, y explicita prácticas que subrayan la dominación y la humillación. Insultos, palabras peyorativas, pequeños golpes, gritos, humillaciones, empujones y prácticas sádicas son ejercidas cada vez con más frecuencia. Esto está en conexión con la despersonalización de la mujer prostituida y su visión como objeto que facilita la práctica deseada. La ruptura con situaciones de desigualdad y la ruptura con los intereses patriarcales de dominación, sólo se pueden lograr mediante acciones de educación, socialización y sensibilización sobre la igualdad entre géneros y la discriminación que padece la mujer. Cosificar todavía más a la mujer prostituida bajo la idea del sexo comercial como una actividad económica cualquiera, lo que hace es reforzar una de las situaciones más discriminatorias y desiguales de nuestra cultura.

Debates sobre los derechos humanos y el sistema ... - Acnur
Trata de humanos: - Acnur
Seminario sobre Legislación Migratoria - Compilación de ... - Acnur
"Eso es lo que nosotras exigimos. Que se haga justicia ... - Acnur
Tendencias legislativas sobre migración en Centroamérica - Acnur
La protección de las víctimas de trata de personas. Costa Rica - Acnur
Honduras. A/HRC/16/10 - Acnur
Violencia contra la Mujer - Acnur
LEY No.5 DE 26-10-1977 POR LA CUAL SE APRUEBA LA - Acnur
Informe Temático de la Defensoría del Pueblo del Ecuador ... - Acnur
Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas ... - Acnur
Consideraciones sobre la protección internacional de los ... - Acnur
Letonia. CAT/C/LVA/CO/2 - Acnur
Las víctimas contra las violencias - Acnur
Programa de atención integral para personas refugiadas ... - Acnur
Nota del Secretario General sobre la Trata de personas ... - Acnur
Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas ... - Acnur
Informe sobre seguridad ciudadana y derechos humanos ... - Acnur
manual del acnur para la protección de mujeres y niñas
Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954 y ... - Acnur
Directrices de elegibilidad para evaluar las necesidades de ... - Acnur
Observaciones finales del Comité - CEDAW : Democratic ... - Acnur
El conflicto, callejón con salida - Acnur
Migración Internacional en las Américas. Primer informe del ... - Acnur
Tres veces víctimas: Víctimas de la violencia, el silencio y el ... - Acnur
Resumen de los casos transmitidos a los gobiernos y ... - Acnur
Salud Integral, Sexual y Reproductiva de las Mujeres en el ... - Acnur