Views
3 years ago

Vol. 2, n.º 3. Marzo del 2001

Vol. 2, n.º 3. Marzo del 2001

sobre la ciencia y sus

sobre la ciencia y sus protagonistas, entre los divulgadores y sus destinatarios, a través del discurso con que se presentó un caso de innovación científica de fuerte impacto social en revistas mexicanas generales y de divulgación. Cerramos el monográfico con el artículo de Gutiérrez Rodilla, quien se sitúa en una perspectiva funcional, aplicada al campo de la medicina en general, para desmontar la imagen que se ha dado del uso lingüístico en la ciencia, como modelo de uso reducido estrictamente a la función referencial; para ello señala el valor de la palabra hablada en la relación médico/paciente y la presencia de la función expresiva, persuasiva, conativa, metalingüística o poética en muchos de los discursos generados en situaciones de comunicación médica. Si alguien asocia el lenguaje médico con un lenguaje restringido, de terminología especializada y con géneros predominantemente neutros e informativos, encontraremos aquí pruebas de su necesaria variación en una actividad que se desarrolla en una relación asidua entre expertos y profanos y en la que ésta es particularmente delicada, por tratarse de la salud y la supervivencia de las personas. Para terminar, me queda brindar a los analistas del discurso estos trabajos sobre aspectos concretos de la difusión actual de contenidos científicos, con la seguridad de que en ellos se pueden encontrar referencias fundamentales para situarse en el estudio del ámbito, supuestos de partida que permiten replantearse ideas preconcebidas que es necesario poner en cuestión y suficientes motivos de discusión y de estímulo para realizar trabajos, de un lado y otro del océano, sobre los distintos medios de comunicación de la ciencia en países de culturas latinas. Se trata de una temática todavía poco estudiada sobre una práctica a la que seguramente se augura un amplio porvenir, dada la demanda social, el desarrollo de nuevas tecnologías de la información y la actitud de las instituciones responsables de la investigación. La finalidad de este tipo de estudios es clara: para que la actividad divulgativa se pueda realizar con rigor y adecuación se necesita una adquisición de competencias tanto discursivas como críticas por parte no sólo de los comunicadores profesionales sino también de los mismos responsables de la investigación. Se trata pues de estimular e impelir a unos a comprender el estatuto singular de la comunicación de la ciencia, a la cual tanto repele la espectacularización sin base como la simple venta del conocimiento como producto (comercial o social), y a otros a expresar sus conocimientos con habilidad para un número amplio de personas no especializadas que necesitan obtener información para orientar su pensamiento y su acción. Y a todos, a adquirir la capacidad de poder controlar y orientar los procedimientos de contextualización que hacen la comunicación de la ciencia posible, útil y atractiva en un mundo sometido al fuego cruzado de propósitos e intereses no siempre manifiestos. Charaudeau P. Le discours d’information médiatique. La construction du miroir social. París: Nathan, 1997. Jacobi D. La communication scientifique. Discours, figures, modèles. Grenoble: Presses Universitaires de Grenoble, 1999. Jeanneret Y. Écrire la science. Formes et enjeux de la vulgarisation. París: Presses Universitaires de France, 1994. Moirand S. Formes discursives de la diffusion des savoirs dans les médias. Hermès 1997;21:33-44. Gutiérrez Rodilla BM. La ciencia empieza en la palabra. Análisis e historia del lenguaje científico. Madrid: Península, 1998. [Reseña reproducida con autorización de: Quark. Ciencia, Medicina, Comunicación y Cultura, enero-junio del 2000, n.º 18] Panace@ Vol. 2, N.º 3. Marzo, 2001 97

El plumero Fernando A. Navarro Servicio de Traducción, Laboratorios Roche Basilea (Suiza) En esta ocasión me aparto de la medicina para ir a desempolvar con el plumero una de las obras maestras del Renacimiento español: el Diálogo de la lengua (1535) de Juan de Valdés, diplomático, teólogo, político, reformista místico, figura clave de la España renacentista y ejemplo claro de la íntima relación entre filología, traducción y religión que caracterizó al Humanismo italiano y, posteriormente, a la Reforma protestante. Leer su Diálogo de la lengua implica un salto en el tiempo, hasta los inicios de la época de máximo esplendor de la lengua castellana, por entonces recién convertida en ‘lengua española’ –como consecuencia de la consagración de la unidad política nacional y el uso del castellano en la Corte– e incluso en ‘lengua universal’ –como consecuencia de la intervención de España en los asuntos europeos y la expansión de Castilla por el mundo–. El propio Valdés nos informa en su obra de que «ya en Italia assí entre damas como entre cavalleros se tiene por gentileza y galanía saber hablar castellano». Este salto temporal, con las diferencias de mentalidad entre su época y la nuestra, puede asustar de entrada al lector de hoy, pero este temor inicial se desvanece una vez que nos adentramos en el texto. Escrito según el modelo del diálogo humanista, la obra de Valdés no es, básicamente, más que un debate amistoso entre personas interesadas por la lengua española, exactamente como pueda serlo MedTrad. Eran otros tiempos, otras formas, otros personajes, otros idiomas, claro, pero en el fondo venía a ser lo mismo. No había, cierto, Internet donde reunirse, pero sí una villa situada a las afueras de Nápoles; no se preocupaban entonces por el inglés, el francés o el alemán, pero sí por el latín, el toscano o el hebreo; no había Gustavos, Palomas, Joaquines, Lauras ni Verónicas, pero sí otros tertulianos. Más concretamente, intervienen en el diálogo cuatro personajes. Coriolano es italiano y representa al «novicio de la lengua»; esto es, al estudiante que comienza a aprender el español. Su compatriota Marcio, «curioso de la lengua» –la entiende y la habla con soltura, pero no la escribe– representa la cultura oficial italiana y actúa como principal interlocutor de Valdés. Torres, hombre de armas y español, representa al «natural de la lengua», que tiene el español como idioma materno pero ignora el arte de la lengua. Y, en el corazón mismo del debate, el propio Juan de Valdés como personaje central de su propia obra; español de nacimiento, pero bilingüe por haber vivido muchos años en Italia, Valdés conoce tanto el uso como el arte de la lengua; ni es soldado como Torres ni es tampoco «hombre de haldas», exponente perfecto, pues, del hombre renacentista o compiuto uomo. En cuanto a los asuntos de que debaten, no son exactamente los mismos de MedTrad, pero sí fácilmente reconocibles por el traductor actual, pues se trata de temas universales e imperecederos: ¿dónde está el justo término medio entre naturalidad y primores, entre arcaísmos y neologismos, entre brevedad y retoricismo, entre «ingenio» y «juizio», entre aceptación de la tradición literaria y actitud crítica frente a ella, entre la prosa informativa de Erasmo y la elengancia petrarquiana del bien decir? Sin defender en ningún momento verdades absolutas en un asunto tan opinable como este nuestro de la lengua, Coriolano, Marcio, Torres y Valdés debaten página tras página sobre aspectos eternos del arte, el uso y el cuidado de la lengua. Ha pasado casi medio milenio desde entonces, pero sus argumentos parecen recién sacados del buzón electrónico. Quien no me crea, juzgue por sí mismo el siguiente pasaje: 98 Panace@ Vol. 2, N.º 3. Marzo, 2001

Vol. 1, n.º 2. Diciembre del 2000
Panace@, vol. 3 núm. 9-10, diciembre 2002
Vol.3 Núm. 2 - Instituto Nacional de Investigaciones Forestales ...
Clínica Las Condes / vol. 23 n0 2 / marzo 2012
www.rpalc.com - Vol. 2, no 1 - enero/febrero/marzo 2010 - Revista ...
Revista CONAMED, Año 5, Vol. 7, Núm. 18, enero - marzo, 2001
LA SOTRIADA DE ESQUÍ DE MONTAÑA 2 y 3 Marzo 2013 ... - fempa
Gaceta Vol. 2, No. 3 - UGM
Ambit 1 2 y 3.indb - CICR - Universitat Ramon Llull
1. Responsabilidad Social Empresarial en Bci 2. Premios 3 ...
No.3 Vol 2 ABRIL-MAYO 2011 - Iglesia de Dios Apostólica del 7
Vol. 25 No. 3 (63) Diciembre - 2003 - Academia Nacional De ...
Boletín de Medicina y Traducción
Número 1.257 1-2 de marzo - Archidiócesis de Toledo
Revista CONAMED, Vol. 7, Núm. 2, abril - junio, 2002 - Comisión ...
Año 2 Volumen 3 - Sociedad Española de Medicina Interna
Vol. 2, n.º 4. Junio del 2001
Panace@, vol. 3 núm. 9-10, diciembre 2002
revista de medicina experimental vol 18, n° 3-4, 2001 - Instituto ...
Panace@, vol. 3 núm. 9-10, diciembre 2002 - Tremédica
Vol 1. Nº 2. 2001 - Asociación Española de Neuropsiquiatría
Panace@, vol. 3 núm. 9-10, diciembre 2002
Aten Fam 2007 Vol 14 (2) marzo-abril - Facultad de Medicina - UNAM
Vol.2 Núm.1 Marzo 2002 ENTRA EN VIGOR EL CÓDIGO DE ...
Vol. 6 No. 9. Febrero 25 a Marzo 3 de 2010 - Cci
Panace@, vol. 3 núm. 9-10, diciembre 2002