El retorno de las brujas

vmattei

El retorno de las brujas

EL RETORNO DE LAS BRUJAS

obstante, se ha involucrado a diversos factores como: los cambios y conflictos

religiosos de la época, los cambios sociales y el control del Estado,

los cambios legales, los cambios intelectuales y las transformaciones

en el pensamiento y los tipos de creencias.

Cambios y conflictos religiosos

Las capas superiores de la Iglesia católica condenaron la magia baja

por considerarla ligada al Diablo; por ello, la observaban como un conjunto

de creencias y prácticas que apartaban a las personas de Dios. Los

religiosos atacaron a quienes practicaban la hechicería o curaban, pues

de alguna forma competían por los mismos interlocutores. Actuaron,

por una parte, movidos por el deseo de purificar la religiosidad popular

de las supersticiones. Sin embargo, la recomendación hecha por los

sacerdotes de persignarse, rociarse con agua bendita y hacer la señal de

la cruz, como remedios contra los hechizos, parece haber tenido también

un sentido mágico, al ofrecer ritos y prácticas que podían prevenir

o curar los maleficios, con lo cual, a través de un lenguaje semejante al

de las tradiciones populares, se reforzaba el poder de la Iglesia y se

aumentaba su presencia social.

Puede decirse que la cacería de brujas fue un fenómeno motivado

en buena medida por la Iglesia. Algunos estudios muestran el propósito

de afirmación de los valores eclesiásticos, en una época en que perdía

su poder por el surgimiento de los estados modernos absolutistas, y

por sus propias crisis internas. De acuerdo con esto, la Iglesia buscaba

restablecer la autoridad obtenida a lo largo del Medioevo, mediante la

definición y el control de los límites morales, porque la fe religiosa perdía

firmeza y porque deseaba imponer la versión correcta del cristianismo:

la oficial, urbana y culta. No aceptaba la existencia de otras religiones

o de otras maneras de entender el cristianismo que no fuera la religión

avalada por ella misma y desarrollada por las élites. La cacería de brujas

beneficiaba a la Iglesia pues al integrar al pueblo en contra de los

herejes o los brujos, se reafirmaban los valores transgredidos por los

condenados, aumentaba el valor de los curas frente a quienes practicaban

la hechicería, dándoles mayor presencia social, se reforzaba la fe, y

se combatía el paganismo. 12

12

Nathan, Elia (1995: 58, 125 y 144); Levack, Brian (1995: 137-163).

20

More magazines by this user
Similar magazines