El retorno de las brujas

vmattei

El retorno de las brujas

¿CÓMO AFECTA LA CIENCIA A LAS MUJERES

ardiente” atribuida a la ninfómana. La continencia tiene una influencia

hipocrática, pues ya en los textos atribuidos a este autor se señala la

ausencia de coito como factor desencadenante de enfermedades, aunque

no de la ninfomanía. 6

Lo que predomina en la descripción de la ninfomanía que se examina,

son elementos extrabiológicos como el adulterio y la prostitución

que, en el siglo XIX, creaban una gran tensión en las sociedades europeas.

7 Sobre las causas de la ninfomanía Capuron señala:

El clima cálido o el fermento de las pasiones, la permanencia en las grandes

ciudades o miles de objetos las excitan, la buena comida, el abuso de

licores alcohólicos o aromáticos, los excesos en los placeres, los desordenes

de la menstruación, las relaciones peligrosas, los espectáculos, las

pinturas o las lecturas lascivas, son algunas de las causas que predisponen

a la ninfomanía o que la producen. 8

Con excepción de los desórdenes de la menstruación, único elemento

biológico que aparece entre las causas de la ninfomanía, todos

los elementos adicionales no tienen un sustento biológico. Se considera

al clima, las aglomeraciones en las grandes ciudades, la comida y la

bebida, los espectáculos, el arte y la literatura, como elementos desencadenantes

de esta “patología”. Las relaciones peligrosas se refieren al

lesbianismo que también generaba gran preocupación en las sociedades

europeas del siglo XIX. 9

Capuron escribió su libro en 1812, esto es, en los inicios del siglo

XIX. La ginecología, como especialidad de la medicina, surge más adelante

en ese mismo siglo. 10 Conviene examinar el pensamiento de otros

autores en la etapa en la que la ginecología ya se había instalado plenamente

en el cuerpo de conocimientos médicos. Un texto que corresponde

a esta segunda etapa de la ginecología francesa es el de Bonnet

y Petit, en el cual se mantiene la idea de la ninfomanía como entidad

patológica, pero se diferencia de Capuron, en que se avanza en una siste-

6

Hipócrates (1988: 327-329).

7

Flores, Javier y Norma Blazquez Graf (1996).

8

Capuron, J. (1812: 76).

9

Walkowitz, J. R. (1993: 86-94).

10

Algunos autores como Entralgo Lain (1978: 528) identifican dos etapas en el surgimiento

de la ginecología. Una fase ”balbuceante” previa a 1850, en la que cabría Capuron, y otra a

partir de la mitad del siglo, con un desarrollo “rápido y brillante”.

79

More magazines by this user
Similar magazines