Thésis, Revista Virtual - Facultad de Ciencias Sociales

facso.uchile.cl

Thésis, Revista Virtual - Facultad de Ciencias Sociales

Thésis

Revista Electrónica

Departamento de Psicología

Universidad de Chile

Qué es Thésis Quiénes Somos Número Siguiente.

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Thésis

Revista Electrónica

Departamento de Psicología

Universidad de Chile

Qué es Thésis Quiénes Somos Número Siguiente.

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


En éste nuestro primer número, deseamos invitarles a conocer de cerca este

proyecto, las motivaciones que nos han guiado, los obstáculos y ansiedades

encontrados en su génesis, las esperanzas aquí depositadas y en definitiva, lo que

hasta ahora hemos logrado.

Esperamos que éste sea un espacio de crecimiento y promoción creativa, un lugar

de encuentro de perspectivas, puntos de vista y personas.

Ello implica concebirla como una ventana abierta al ensayo, expresión y

comunicación de ideas, tal como éstas son generadas por los distintos actores que protagonizan el quehacer

psicológico universitario. En esta iniciativa nos mueve ante todo la noción que el avance del conocimiento

requiere la exposición gradual del propio pensar, de modo que éste se enriquezca a través del diálogo.

La mayor riqueza de la universidad son sus personas. El nacimiento de esta revista ha sido posible gracias al

trabajo de un pequeño grupo; sin embargo, la mantención de Thésis necesita el aporte sostenido de toda la

comunidad universitaria nacional.

Los invitamos pues calurosamente a unirse como actores de este proyecto.

El Equipo Editor

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Bienvenido a la Sección de Lectura de Tesis; aquí podrá revisar una versión resumida de las tesis seleccionadas

por nuestro Comité Revisor. Para comenzar a leer los resúmenes, sólo haga un clic en el libro que acompaña al

título de cada trabajo.

También disponemos de un banco de datos con los nombres de todas las tesis de la carrera de Psicología de las

Universidades de Chile, Católica, Central y Diego Portales publicadas entre los años 1985 y 1996, recopiladas

por la Psicóloga Laura Moncada.

Relación entre Aspectos del Autoconcepto y Tipo de Amputación en Adolescentes Amputados

entre 13 y 17 años Evaluados con el Self Description Questionnaire II

Adaptación Psicosocial en Pacientes Epilépticos de Diferentes Estratos Socioeconómicos

Contribución al Análisis del Concepto de Inconciente en la obra de Sigmund Freud

Evaluación de las Relaciones Objetales Primarias en Pacientes Bipolares fuera del Episodio

Sintomático

Catálogo de Tesis Publicadas entre los años 1985 y 1996

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Bienvenido a la sección de ensayos; aquí encontrará ensayos seleccionados escritos por alumnos y académicos

sobre un tema relevante de la Psicología. Haga un clic sobre el título que más le interese y disfrute la lectura.

Este espacio está disponible para publicar sus trabajos. Envíenos una copia para ser revisada por nuestro equipo y

le confirmaremos su publicación.

thesis@abello.dic.uchile.cl

En este número:

Aspectos de la Evolución del Modelo

Cognitivo

¿Qué hay en el Inconsciente Primera

aproximación

Resignificación, Psicoanálisis y Génesis de las

Sociedades

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Sobre el examen de Selección para la Carrera de Psicología

Desde hace algún tiempo la problemática del Examen de Selección para ingresar a la Carrera de Psicología ha

sido bastante discutida. El hecho de que la Universidad de Chile sea la única Universidad tradicional que aún lo

mantenga, las nuevas propuestas y cambios curriculares que se han venido discutiendo en los claustros de nuestra

carrera y el acercamiento cada vez más rápido de un nuevo período de postulaciones, han hecho aún más intensas

estas discusiones. Hay opiniones definidas, también las hay dubitativas, aquí quisimos presentar dos miradas

antagónicas frente al tema, por un lado la argumentación del Director de Carrera, el Doctor Jorge Luzoro, y por

otro las ideas del Equipo de Psicoterapia para Adultos de la carrera, sintetizadas por la Profesora y Psicoterapeuta

humanista-existencial, Laura Moncada.

Francesca Cayazzo

Participo de la opinión de que el examen de

admisión carece de las suficientes pruebas de

efectividad como para discriminar entre quiénes

pueden y no pueden estudiar Psicología en la

Universidad de Chile.

Hay partes del examen de admisión que son

técnicamente realizadas de manera aberrante.

Así las cosas, además de un problema de validez,

surge una situación ética en las discriminaciones que

son resultado de un procedimiento discutible.

Propongo reemplazarlo por un sistema tutorial.

Hay casuística que sostiene la opinión del punto uno.

Frente a la problemática y discusión generada en

torno al tema del examen de selección, el grupo de

psicoterapia para adultos está por una prueba de

selección, pues pensamos que el examen puede

perfeccionarse, pero no abolirse.

Es relevante considerar que el actual Examen de

Selección no está diseñado para seleccionar alumnos

óptimos para la Carrera de Psicología, sino para

descartar contraindicaciones, como por ejemplo la

presencia de psicopatología grave.

Pensamos que los psicólogos tienen características

distintas a otros profesionales: poseen una alta

responsabilidad ético social. Ya que se han ganado

un lugar en la sociedad muy importante, sus

opiniones son respetadas y solicitadas en distintos

ámbitos como punto de referencia. Aquí se haría

relevante el tener en cuenta que la herramienta más

importante que utilizan estos profesionales es su

propia persona. Por ello se haría esencial el hecho de

cuidar de quién va a ejercer como tal, para así poder

entregar a la sociedad personas capacitadas y

respetables en el desarrollo de su labor.

Nuestra propuesta concreta consiste en la ejecución


de una entrevista clínica y grupal a todo postulante a

la Carrera de Psicología. Luego de realizada esta

etapa se procedería a la revisión de aquellos casos

que hubieran presentado conflictos. A estos se les

aplicarían pruebas proyectivas, y finalmente se

revisarían sus resultados en una reunión clínica

resolutiva.

Dr. Jorge

Luzoro

Director

Departamento

de Psicología,

Universidad

de Chile

Laura

Moncada

Psicóloga,

Miembro del

Centro de

Atención

Psicológica de

la Universidad

de Chile

Si desea participar en la discusión, envíe sus comentarios a nuestra dirección electrónica: thesis@abello.

dic.uchile.cl

También puede leer las opiniones de otros lectores que ya han aportado a la discusión: Contribuciones

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Thésis y Tesis

Son muchas las interrogantes que nos surgen cuando nos planteamos la palabra Tesis: ¿Qué es una Tesis, ¿Tiene

alguna diferencia con una Memoria, ¿Qué influencia tiene este trabajo en el futuro desarrollo profesional, entre

otras. Lejos de tener una respuesta clara, estas preguntas tarde o temprano aprobleman a quien comienza su

proceso de titulación. Muchos gastan gran cantidad de tiempo y energía en ello y varios se comprometen al final

con un trabajo que se les vuelve fatigoso y desagradable. Tal vez un poco de historia ayude a salir de ese

empantanamiento.

Según el profesor Dagoberto Benítez, una Memoria es una disertación escrita, en la que se exponen hechos o

motivos, mientras que una Tesis es una investigación de carácter original, que pretende describir o explicar una

parcela de la realidad, a través del uso de herramientas científicas. Esto, en lo formal.

En nuestra Escuela, la Tesis ha tenido un lugar cambiante a través del tiempo. En ciertos momentos ha sido un

requisito para la obtención del Título Profesional, mientras que en otros lo ha sido para el Grado Académico de

Licenciado. Actualmente, como requisito para el Título, la Escuela espera que el alumno sea capaz de integrar los

aspectos teóricos, metodológicos y prácticos en un tema propio de o relacionado con la Psicología. Sin embargo,

hay también otros factores que intenta conciliar quien piensa en su proyecto de investigación: ¿esto es un mero

trámite o debe constituir un aporte a la disciplina, ¿qué incidencia tendrá en el futuro profesional. Continuemos

la investigación.

Si tomamos como referencia a importantes profesionales de nuestra disciplina, veremos que los temas en que

realizaron sus Tesis, no siempre coinciden con el ámbito en que actualmente se desempeñan. Entonces, ya que la

incidencia en el propio autor no es encasilladora, ¿qué incidencia tienen estos trabajos en el quehacer

universitario. Según nuestra propia experiencia, existe una marcada falta de conocimiento y uso de este material.

Salvo contadas excepciones, utilizamos las tesis para consultar sus marcos teóricos más que como un trabajo

investigativo en sí.

La subutilización de un material tan importante y las disyuntivas paralizantes a que se enfrenta el futuro tesista,

nos han estimulado a la creación de la revista Thésis. Buscamos aportar a la facilitación y difusión del trabajo

creativo en el ámbito de la Psicología. Ya que la puesta en marcha del proyecto, desde el año 1997 ha topado con

deficiencias económicas, hemos decidido realizar esta publicación vía Internet, dando así un acceso expedito a

todos los que comparten nuestro interés. Ya sea en Tesis o Thésis, la idea es preguntarse, crear, comunicar,

haciendo a un lado las encrucijadas paralizantes que no dan cabida al desarrollo y despliegue de nuestra

disciplina.

Evelyn Carrasco

Francesca Cayazzo

Marco Araneda


© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Bienvenido a la sección de Preguntas Abiertas. Esta sección ha sido concebida para acoger las diversas

interrogantes que surgen en el curso de nuestro estudio y que la mayor parte de las veces no alcanzan a ser

plenamente desarrolladas. Esperamos que este espacio facilite el diálogo y el surgimiento de nuevas preguntas.

Los invitamos a participar en la discusión de los temas propuestos y el planteo de nuevas interrogantes.

Preguntas

Respecto del quehacer profesional, ¿es el psicólogo un técnico o un intelectual. Y a partir de esto, ¿en qué

dirección debería apuntar nuestra formación

Respecto de la formación del síntoma, ¿cómo podríamos entender la siguiente pregunta: ¿Es lo presente o lo

ausente en la historia de la persona lo que "duele"

Envíe sus respuestas y proponga nuevas interrogantes a nuestro correo electrónico, thesis@abello.dic.uchile.cl

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


de Publicación para las secciones de:

Preguntas Abiertas

Ensayos

Tesis

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


A continuación les ofrecemos algunos sitios de interés en Psicología, cada uno de ellos contiene gran cantidad de

información útil para sus visitantes. Recibimos sugerencias para incluir nuevos sitios.

Revista Acheronta

Psiconet

Dr. Grohol

APA

Towards an Ecology of

Mind

The WWW Virtual

Libray

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Qué es Thésis

Thésis es una revista electrónica semestral, editada por la comunidad universitaria del Departamento de

Psicología de la Universidad de Chile.

Su propósito central es promover el desarrollo científico de la disciplina a través de los aportes de nuestros

estudiantes y académicos.

Thésis recibe su nombre de su sección principal, destinada a publicar las Tesis de grado de los estudiantes de

psicología de las distintas universidades nacionales, en formato resumido y propio de una comunicación

científica, las que son revisadas por un comité calificado.

Otras secciones de la revista buscan incentivar el desarrollo creativo por distintos medios: exposición de ensayos,

formulación de preguntas abiertas y debates en torno a un tema polémico.

Quiénes Somos

El equipo de la Revista está conformado por las siguientes personas:

Luis Alvarado

Psiquiatra, Profesor del Departamento de Psicología, Universidad de Chile

Marco Araneda

Egresado de la Carrera de Psicología, Universidad de Chile

Rubén Araya

Estudiante de la Carrera de Psicología, Universidad de Chile

Evelyn Carrasco

Egresada de la Carrera de Psicología, Universidad de Chile

Francesca Cayazzo

Estudiante de la Carrera de Psicología, Universidad de Chile

Marisol Finch

Estudiante de la Carrera de Psicología, Universidad de Chile

Isidora Leyton

Estudiante de la Carrera de Psicología, Universidad de Chile

Juan Mejía

Estudiante de la Carrera de Psicología, Universidad de Chile

El Comité Revisor de las Tesis está conformado por los académicos:

Dr. Rafael Parada

Profesor Departamento de Psicología, Facultad de Ciencias Sociales y Departamento de Psiquiatría

Oriente, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

Dr. Fernando Ivanovic-Zuvic

Profesor Departamento de Psicología, Facultad de Ciencias Sociales y Departamento de Psiquiatría


Norte, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

Ps. Mónica Rojas

Profesor Departamento de Psicología, Facultad de Ciencias Sociales y Programa de Bachillerato.

Dr. Jorge Luzoro

Director Departamento de Psicología, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile.

Dr. Luis Alvarado

Profesor Departamento de Psicología, Facultad de Ciencias Sociales y Departamento de Psiquiatría

Norte, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

Agradecemos la colaboración especial de:

Mario Leyton (GhostMan), diseño html

Teddy Martinic, Gráfica

Laura Moncada, recopilación de Tesis

Anita Román, diseño y corrección de contenidos

Liliana Vilches, redacción de contenidos

Elizabeth Wenk, redacción y corrección de contenidos

Por último, deseamos agradecer al Dr. Guy Santibáñez-H, quien nos facilitó el acceso a los equipos

computacionales necesarios para la creación de la Revista.

Cómo Contactarnos:

Revista Thésis

Departamento de Psicología,

Facultad de Cs. Sociales, Universidad de Chile

Ignacio Carrera Pinto #1045. Ñuñoa, Santiago, Chile

Fonos: 678 78 02; 678 78 03

Fax: 678 78 19

Email: thesis@abello.dic.uchile.cl

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Thésis

Revista Electrónica

Departamento de Psicología

Universidad de Chile

Año II, Nro. 2, Semestre de Otoño, 1999.

Qué es Thésis Quiénes Somos Número Anterior. Número Siguiente

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Aspectos de la Evolución del Modelo Cognitivo

Isidora Leyton

Carrera de Psicología

Universidad de Chile

El complejo desarrollo del así llamado Modelo Conductual-Cognitivo-Constructivista abre un amplio espacio de

reflexión en múltiples direcciones, desde las cuales, a mi juicio, se puede enriquecer el entendimiento general

sobre la evolución de este sistema. Por ello intentaré plantear algunos aspectos de esta teoría que me han parecido

fundamentales como ejes de análisis en torno a este tema, así como algunas interrogantes que creo no deben dejar

de plantearse al abordar la evolución teórica de este modelo psicológico.

Pues bien, un aspecto general para adentrarnos en este análisis se refiere a la relación entre el desarrollo de la

ciencia en la Psicología y sus cambios paradigmáticos, y los cambios culturales-históricos de las llamada

modernidad y postmodernidad.

La Psicología no ha quedado fuera de las corrientes de pensamiento de nuestra época. En términos generales es

posible circunscribir las concepciones epistemológicas de las etapas conductistas y cognitivas de este modelo

dentro de la concepción de modernidad, así como es posible inscribir el modelo constructivista dentro de la

llamada postmodernidad.

El racionalismo, que va de la mano de la modernidad, propone una visión en que el hombre puede tener un

conocimiento acabado y objetivo de la realidad, la que es susceptible de ser conocida por medio de la práctica de

la razón. Se entiende así al ser humano como capaz de conocer la naturaleza con precisión, y al método científico

como la forma mediante la cual podemos conocer las leyes que nos permitirían medir, predecir y controlar la

realidad. La noción de modernidad se sustenta en la idea de progreso, concepto que a su vez sustenta el producto

científico del saber válido con respecto a la realidad.

Si concebimos la realidad como externa a quien conoce, y lo que se pretende conocer es el ser humano, puede

utilizarse el método científico y así descubrir y entender las leyes que lo explican. Bajo este supuesto surgen las

ciencias sociales, donde el objeto de estudio y el estudiante son equivalentes y es aquí donde se tuerce la mano

del conocimiento, ya que para que el hombre sea conocido científicamente, debe ser puesto como objeto. Como

ejemplo básico tenemos la tan conocida cosificación del hecho social desde Durkheim en la Sociología y la

definición watsoniana de límites con respecto al estudio del ser humano en términos de conducta observable en la

Psicología. En este sentido, el conductismo define a sabiendas, un objeto de estudio que no abarca la complejidad

del ser humano pero que, a cambio, logra ser abarcado por el método científico. Es importante tener presente este

límite que se autoimpone el conductismo y recordar que el mismo Wundt reconoció hasta qué punto el nuevo

estilo de laboratorio era restrictivo, proponiéndonos finalmente un enfoque más histórico e interpretativo para

entender al hombre (Bruner, pg. 12). Pareciera ser que al mismo momento de autolimitarse, se generara la

necesidad de transgedir estos límites desde la misma práctica del modelo...y esto se realizaría en la evolución del

modelo. El conductismo se instaura entonces, como una teoría reduccionista, una visión atomista y determinista

del ser humano en los términos que ya conocemos: estímulo, caja negra, respuesta; y luego este mismo esquema


se complejiza como: estímulo, organismo, respuesta, contingencia, consecuencias. Ello oculta la situación

dinámica de transformación y desarrollo de los seres humanos en su vida social.

El sujeto mecanicista se complejiza hasta el punto máximo, en que la teoría que define al objeto de estudio y la

metodología que lo estudia logran explicarlo y desarrollar técnicas de cambio; luego las limitantes se hacen

evidentes y, desde las mismas carencias, se requiere un cambio paradigmático. Por ejemplo, la técnica de

desensibilización sistemática suponía la etapa de la imaginación mediante la anticipación de la realidad del objeto

fóbico. La necesidad de incluir en la teoría aquello que se empeñaba por surgir en la practica conduce al cambio

paradigmático. El concepto de aprendizaje vicario y su relevancia en el aprendizaje introducido por Bandura,

impulsa finalmente al cambio requerido. En definitiva, se hace necesario abordar la caja negra, la mente, las

cogniciones. El cambio hacia el modelo cognitivista amplía el modelo en cuanto era posible, dadas las premisas

epistemológicas que lo sustentaban.

El objetivo de la revolución cognitiva era recuperar la mentalidad, por lo tanto, no se pretendía reformar al

conductismo sino sustituirlo. Esto se lleva a cabo, en primer lugar, intentando abordar las llamadas "variables

mediacionales", pero me parece importante recalcar que en esta concepción existe una nueva torcida de mano ya

que al concebir así la mentalidad se está manteniendo el esquema conductista, se está intentando "llenar" la caja

negra en la medida en que las variables mediacionales median entre la relación estímulo-respuesta. De esta

forma, aún cuando lo que se pretendía era reemplazar al conductismo, el cognitivismo no lo hace en la medida en

que continúa sujeto al esquema del sujeto mecanicista, ahora también racionalista. Al adoptar la metáfora de la

computación para el entendimiento de lo cognitivo, se lleva a cabo un nuevo reduccionismo. Esta vez los

conceptos de "estímulos", "respuestas" se entendieron en términos de "inputs" y "outputs", y la mente en

términos de procesamiento de información. En este sentido, lo cognitivo se entiende como estructuras

mediacionales que determinan la relación del individuo con la realidad externa. Así queda sugerido el concepto

de que la idea afecta la realidad; sin embargo ésta es una idea que se subyuga a la realidad, tanto así que existen

pensamientos erróneos que no se apegan a la realidad y que deben ser cambiados como objetivo de la terapia.

En fin, el conductismo evoluciona en un cognitivismo que mantiene las mismas premisas epistemológicas de la

modernidad. Ateniéndose así a la visión racionalista, a una concepción científica atomista reduccionista, a la

noción de progreso del mundo industrial y postindustrial, a una concepción cosificada del hombre y la mente y

por lo tanto a la seguridad de la luz de la razón.

Esta concepción ha sido cuestionada en diversos ámbitos. El movimiento post racionalista iniciado con Russell

en la Filosofía y sustentado en el ámbito de la Física, entre otros, por la mecánica cuántica, y en la Biología por

los experimentos en torno al conocimiento del observador, cambia la visión de la relación entre observador y

observado: en el proceso de observar, el observador introduce un orden en la realidad que observa; por lo tanto,

el observador está siempre co-construyendo la realidad. La pregunta por el observador deja atrás el pensamiento

racionalista y atrás queda la confianza en la razón, entendida como aquello que nos revela la realidad del mundo

externo. Atrás también queda la noción de un orden externo de la naturaleza. La pérdida de la certidumbre es lo

que acompaña a la postmodernidad; pero esto no es caos, sino más bien una profundización en la complejidad del

ser humano. La misma ciencia abre el paso a la incertidumbre.

El modelo constructivista es sin duda distinto a los anteriores, ya que expone una compleja noción del ser

humano, se basa en una teoría más sólida que las anteriores y desde allí se implementa la práctica. Intenta

construir una ciencia de lo mental en torno al significado y a los procesos mediante los cuales se crean y se


negocian los significados en sociedad.

Se plantea un mundo primariamente emocional y social en que la realidad es intersubjetiva; se concibe entonces

la noción de sujeto social y se abre paso a una comprensión sistémica del ser humano. Se plantea la aparición del

lenguaje humano como el que nos permitiría un mundo nuevo, en la medida en que hay experiencia inmediata en

la praxis del vivir, así como también un nivel explicativo autorreferencial. Se pone de manifiesto el nivel

metacomunicativo y metafórico del lenguaje. Surgen así nuevas interrogantes sobre el lenguaje, el pensamiento,

el símbolo y el significado, y así distintas posturas con respecto a su relación. Se sostiene la teoría del apego de

Bowlby como un marco desde el cual entender el proceso evolutivo del individuo y la perspectiva de Guidano,

como un marco de la construcción del sí mismo.

Este modelo tiende a la valiosa integración de los conocimientos de Linguística, Antropología y Sociología.

Guidano introduce la necesidad humana del sentido de estabilidad y continuidad temporal, identidad personal y

propone mecanismos explicativos de la formación de ésta, proponiendo la relevancia de la afectividad, del

emocionar en el vivenciar. Por otra parte, a mi juicio, Brunner complementa lo anterior al referirse a la

importancia de la narrativa en torno a la construcción de significados; entendido como el modo en que la

experiencia inmediata es explicada a través de imágenes que presentan temas emotivos, permitiendo así la

secuencialización de las imágenes y la "creación" de la historia y la identidad personal. Tal como Alfredo Ruiz lo

plantea: siempre nos estamos hablando a nosotros mismos para la mantención de la continuidad de esa mismidad.

En este sentido la práctica de esta teoría debe encontrar nuevos mecanismos para abordar algo que quizás podría

denominarse introspeccionismo, o al menos autorreferencia.

Hemos visto así el paso desde una epistemología positivista a una constructivista, una postura objetivista a una

más cercana al introspeccionismo...al parecer la ciencia ha empezado a abordar aquellos temidos fantasmas de la

historia: la mentalidad, lo social en interacción, la introspección, y en definitiva la incertidumbre.

El desarrollo de la teoría de este modelo ha evolucionado desde niveles más concretos a niveles más abstractos de

concepción del ser humano en términos piagetanos. Quizás esta evolución sea comparable al desarrollo desde las

conceptualizaciones concretas, e incapacidad de tolerancia de la diversidad, hacia una conceptualización

abstracta, capaz de considerar la dimensión social y la complejidad del ser humano. Un movimiento desde los

límites que imponía la eficacia de los supuestos en la terapia, hacia un alejamiento de estas seguridades en la

efectividad, hacia la apertura a los procesos abiertos de la complejidad del ser humano. Un cambio desde una

teorización focal sobre el objeto de estudio, con influencia de distintas teorías psicológicas; hacia el desarrollo de

una teorización más abarcativa y completa.

En este sentido creo que cabe cuestionarnos hasta qué punto puede decirse que existe un hilo conductor o

unificador que nos permita hablar de un modelo "Conductual, Cognitivo y Constructivista". Cuestionarnos, si es

necesaria una direccionalidad pre fijada, alguna meta específica más allá de la de entender al ser humano, que

demuestre la unidad a través de los cambios del modelo. Quizás si nos focalizamos en el desarrollo del modelo en

términos de límites, me parece que podríamos visualizar un sistema psicológico que se ha ido imponiendo

objetivos y límites, a la vez que luego ha sido capaz de transgredir esos limites en función de ampliar el modelo

más allá de sus carencias y debilidades, y quizás precisamente movilizado por éstas mismas.

¿Puede hablarse de una unicidad en el desarrollo del modelo manteniendo en vista los cambios paradigmáticos

anteriormente planteados Si nos atenemos a la visión de revoluciones paradigmáticas en la ciencia según Kuhn,


cada uno de estos paradigmas abordados anteriormente debería entenderse en su propio sistema conceptual y

metodológico. Sin embargo, el intento de plantear un único modelo implica entender los tres paradigmas en

relación entre sí y por lo tanto como un gran sistema paradigmático con conceptos y metodologías, aportes y

desventajas interrelacionados. Por otra parte, no dejo de preguntarme si la diferencia epistemológica

anteriormente expuesta en términos de modernidad y pos modernidad no lleva a una concepción paradigmática y

epistemológica no equiparable de los modelos entre sí, y por lo tanto a dos sistemas científicos distintos.

Por último, si es que concluimos que es posible pensar el Modelo Conductual-Cognitivo-Constructivista como un

modelo en evolución, me parece importante aventurar un cuestionamiento en torno al próximo desarrollo

paradigmático de éste. Para ello debemos retomar al constructivismo y recalcar que éste aún mantiene la

dicotomía realidad-experiencia, en cuanto el sí mismo es entendido como una construcción o reconstrucción de la

realidad que se mantiene. El sujeto vivencia y luego se explica y en el ámbito de la explicación surge la

dicotomía entre lo que acontece-yo y lo que se explica-yo-objeto de ese acontecer. Aún lo que sucede en el

vivenciar se da en una interacción con la realidad social. En este sentido la experiencia inmediata es siempre real,

en tanto que la explicación es siempre construida.

Ahora bien, si nos basamos en los fundamentos teóricos-ontológicos que en parte han sustentado las diversas

concepciones de los paradigmas abordados podríamos esperar que el próximo fantasma que la ciencia logre

conquistar sea el de la dicotomía realidad-experiencia, propio de la dialéctica. En este sentido la evolución

conceptual se habría desarrollado desde el objetivismo, en que el saber científico es constatar las ideas en la

realidad, concepción que descansa en la noción en que el sujeto es totalmente distinto al objeto, de modo que el

objeto se encuentra más allá de la experiencia del individuo; hacia el constructivismo de base neokantiana, en que

conocer es configurar: el sujeto se encuentra implicado en el objeto, aunque en principio éstos son distintos.

Dentro de este marco me parece importante mencionar la evolución desde el constructivismo clásico al

constructivismo post-moderno: en el primero se plantea la noción de un sujeto configurador, en que el lenguaje

permite tal construcción ya que permite "hablar de algo", estableciendo distinciones basadas en la significación,

un algo que es aún hasta cierto punto una realidad externa. En cambio, el segundo concibe al lenguaje como

significante de la experiencia, lo central no es ya el sujeto como tal sino la experiencia que le acaece, la historia,

la narrativa, el sí mismo postmoderno. Siguiendo esta línea constructivista, el siguiente paso podría darse en el

sentido de plantear la necesidad de llegar a un constructivismo en que se requiera ontologizar el lenguaje. O bien,

siguiendo la línea de desarrollo filosófico, el siguiente paso podría darse en el sentido de la dialéctica, en que el

proceso se entiende como producir la realidad misma: no se produce sólo la forma, sino que se produce lo que es;

esta noción se basa en la noción de que el sujeto es idéntico al objeto.

Me parece importante abordar aspectos de la evolución teórica del modelo. Este debería constantemente

revisarse, cuestionarse; ya que corre el riesgo de las ciencias actuales. Este riesgo se encuentra claramente

ejemplificado por W. Heisenberg: "...nos hemos visto enfrentados de pronto a nosotros mismos...La expansión,

ilimitada en apariencia, de su poderío material, ha colocado a la humanidad en el predicamento de un capitán

cuyo buque esta construído con tanta abundancia de acero y hierro que la aguja de su compás apunta sólo a la

masa férrea del propio buque, y no al norte. Con un barco semejante no hay modo de poner proa hacia ninguna

meta; navegará en círculo, entregado a los vientos y corrientes. Pero, ...podemos añadir que el riesgo subsiste

sólo en tanto que el capitán ignora que su compás ha perdido la sensibilidad para la fuerza magnética de la tierra.

En el instante en que este hecho se pone al descubierto, una buena mitad del riesgo se esfuma, ya que el capitán

que no quiere dar vueltas al azar, sino alcanzar un objetivo conocido o desconocido, encontrará sin duda un

medio para determinar la dirección de su barco." (Heissenberg, pg.25) Así, la Psicología debe cuestionarse a sí

misma, ya que quizás en ella se juegue por momentos con el dolor humano así como la posibilidad de la felicidad.


Bibliografía

-Beck, A.(1995); "Terapia cognitiva de la depresión". Editorial Paidós, Argentina, cap. 1.

-Bruner,J.; (1991);"Actos de significado: más allá de la revolución cognitiva". Editorial Alianza Psicología

Minor. España

-Heisenberg, W. (1976); "La imagen de la naturaleza en la física actual". Editorial Seix Barral, España.

-Safran y Seagal; (1994);"El proceso interpersonal en la terapia cognitiva", cap. 1 y 4. Editorial Basic Books Inc.

Publishers. New York.

-Guidano, V. (1991); "The Self in Process" Editorial The Guilford Press, New York, U.S.A.", cap. 3.

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


¿Qué hay en el Inconsciente Primera aproximación

Rubén Araya Krstulovic

Carrera de Psicología

Universidad de Chile

Al tratar de comprender el problema del inconsciente surge una pregunta, que pareciera, se va respondiendo al

adentrarse en el psicoanálisis, pero que del mismo modo parece quedar tan irresuelta como en los primeros

momentos: ¿Qué hay en el inconsciente Pregunta que en ningún caso estoy en condiciones de responder, pero a

la cual trataré de aproximarme.

Según Freud, "lo inconsciente abarca, por un lado, actos que son apenas latentes, inconscientes por algún tiempo,

pero en lo demás nada se diferencian de los conscientes; y, por otro lado, procesos como los reprimidos..."(Freud,

pág. 168).

Una primera luz al problema, nos puede ser entregada desde el proceso de la represión. Ésta consiste en que a una

moción pulsional se le es denegado el acceso a la consciencia y en que a ésta se la mantenga alejada de ella. Este

proceso sería el producto de la acción de "algún elemento", que fundamentalmente impide la satisfacción de una

moción pulsional que resultaría displacentera para el sujeto. Esta descripción nos presenta ya un problema, por su

naturaleza, la satisfacción de la pulsión siempre es placentera, ya que ésta implica el que se logre eliminar un

monto de excitación provocado por un estímulo interno, permitiendo así al organismo obtener placer. De esta

manera el placer está relacionado, habitualmente, con la disminución de la intensidad del estímulo. Tenemos

entonces que considerar a la pulsión, no como un elemento aislado, sino como parte de un conglomerado de

pulsiones interrelacionadas, no por aspectos lógicos, sino que por otras vías asociativas, de manera tal que

puedan existir junto a aquellas pulsiones que poseen una meta cuya satisfacción le resulta incompatible con la

satisfacción de las metas a las que otras pulsiones apuntan. Por tanto lo determinante respecto de si actúa o no la

represión, es que el displacer que acarrea la satisfacción de la pulsión en cuestión sea mayor que el placer que se

obtendría mediante su satisfacción, aislada de las demás pulsiones. Esto nos permite una primera afirmación: en

el inconsciente no imperan los principios de la lógica formal, como por ejemplo el de no contradicción. Así, el

problema se nos hace aún más oscuro, ya que, al menos la forma en que estos elementos se comportan entre sí,

responde (generalmente) a principios completamente distintos a los que normalmente poseemos para comprender

los fenómenos.

Volviendo al problema planteado por el mecanismo mediante el cual la represión actúa, podemos decir que éste

consiste, fundamentalmente, en separar una representación del monto de afecto con el cual ella estaba ligada,

desplazando este último hacia otras representaciones que sí sean asequibles a la conciencia y que por lo tanto

permitan la descarga del monto de afecto. Fin que muy difícilmente se cumple a cabalidad, por lo cual lo que se

reprimió se mantiene constantemente exigiendo un trabajo al aparato psíquico, para que le sea posible alcanzar su

satisfacción. Además esta representación continúa actuando dentro del sistema Icc, por lo tanto no ha perdido


toda su investidura. Esto parece algo extraño, ya que habría de suponer que no basta con que una representación

sea investida para que devenga consciente, sino que requiere de un monto determinado de afecto que le permita

alcanzar el sistema Cc. Monto que recibe del sistema Prcc, y que resulta fundamental al momento de actuar la

represión, ya que su éxito depende en buen grado de la dirección que se le dé a este monto de afecto

proporcionado por el Prcc. Entra en juego el problema de la contrainvestidura, permitiendo la aparición de una

representación sustitutiva que se ha asociado a la cadena de la representación reprimida, pero a la cual sí le es

permitido el acceso a la conciencia. Este tema, tal vez, me aleja del punto en cuestión, ¿ qué hay en el

inconsciente, pero, creo que con lo que hasta aquí he expuesto, ya nos permite hacernos una idea de qué es lo

que hay en el Icc.

Básicamente, podríamos pensar que lo que en el inconsciente hay, son representaciones carentes del monto de

afecto, de energía, necesaria para acceder al Cc. Todo lo planteado anteriormente descansa en un supuesto acerca

del cual no he hecho mención (supuesto que también sustenta la pregunta), que se refiere a la existencia de

distintas instancias o lugares, que constituirían al aparato psíquico, a través de las cuales debe navegar la pulsión

hasta llegar a puerto, o si se prefiere, contra las cuales debe navegar para alcanzar su fin. Es necesario entonces

detenerse a mirar que sería este lugar o momento, distinción que hasta ahora no es clara, al que llamamos

inconsciente.

El supuesto de un inconsciente se basa fundamentalmente en que los actos normales y anormales psíquicos que

podemos observar en las personas, nos hacen suponer que son el producto de procesos, de los que la conciencia

no tuvo conocimiento; procesos que requirieron para su realización la participación de elementos no concientes.

Por lo tanto para que exista una continuidad entre los actos conscientes, es necesario incluir en esta conexión

actos de carácter inconsciente, a los cuales es posible acceder, en algunos casos, mediante arduos esfuerzos,

debido a que en general aquello que permanece inconsciente es producto de la represión, la cual actúa

continuamente sobre estas representaciones. El que sea posible acceder a éstas, junto a que al momento de

devenir conscientes éstas se nos muestren con propiedades muy parecidas a las que percibimos en los actos

conscientes; más la solución que permiten al problema de la continuidad de los procesos psicológicos, nos

permite aceptar como legítimo el concepto de inconsciente.

Tenemos entonces una primera premisa: lo que en el inconsciente hay, son representaciones carentes del monto

de afecto, de energía, necesarios para acceder al Cc. Agregando que esta carencia no es solamente un producto de

la represión, sino que puede obedecer a otros aspectos de distinta índole, como la falta de atención prestada a

éstos por el Prcc. Además suponemos que éstas obedecen a cierto tipo de reglas que son por lo general ajenas a

las que imperan en el Cc. Pero es necesario aclarar qué quiere decir esto. Para plantear un intento de aclaración,

se hace necesario el tratamiento de otro problema, que es planteado por Freud en el texto: "Lo Inconsciente". "Si

un acto psíquico experimenta una transposición del sistema Icc al sistema Cc, ¿debemos suponer que a ella se

liga una fijación nueva, a la manera de una segunda transcripción de la representación correspondiente, la cual

entonces puede contenerse también en una nueva localidad psíquica subsistiendo además, la transcripción

originaria, inconsciente ¿O más bien, debemos creer que la transposición consiste en un cambio de estado que se

cumple en idéntico material y en la misma localidad"(Freud, pág. 169-170). El problema planteado hace

referencia a cómo se considerará al inconsciente. Sí será concebido como un lugar o como un estado de los actos

anímicos. Además amplía y cuestiona la pregunta acerca de qué es lo que hay en el inconsciente, ya que, según la

visión que obtengamos a partir de la solución a este problema, la pregunta formulada inicialmente podría sufrir

una transformación radical.

Basándose en la dinámica de la represión, Freud plantea que el supuesto tópico no sería válido, es decir, no


ocurriría el paso de una representación por medio de transcripciones de un "lugar" a otro, sino que obedecería a

un cambio de estado de dicha representación, por medio de la sustracción de su investidura, en el caso de la

represión, o de un aumento de ésta por medio de la investidura proporcionada por el sistema Prcc en el caso de

no ser reprimida, con el consiguiente progreso en su elaboración, como ocurre en todo paso de un sistema a otro.

Al parecer este progreso en la elaboración hace referencia a que se le agregan elementos que en el Icc no son

considerados, como por ejemplo el miramiento por la realidad exterior, etc. lo cual no sería, sino un cambio en el

estado de la representación, ya no solamente en cuanto al factor cuantitativo, sino que también en cuanto a su

elaboración, pero en ningún caso una transcripción.

Hay que agregar que ésto sería lo que constituiría la diferencia entre humanos y animales no humanos, es decir,

que la pulsión pase por distintos estados en su trayecto hacia el objeto deseado, tomando en consideración los

otros elementos existentes y adecuándose a éstos si le es posible, y en el mejor de los casos, transformándolos. Sé

que es muy probable que atribuir estas propiedades a la pulsión sea un craso error, y que éstas no le sean propias,

sino que pertenezcan básicamente a la acción del Yo como el encargado de domeñar la pulsión y conducirla a su

satisfacción de manera adecuada. ¿Por qué‚ sería esto un desarrollo "más elevado". Lo sería, porque

fundamentalmente permitiría una mayor adaptación del individuo a su medio, en términos de posibilidad de

sobrevivencia, por ejemplo, al considerar las posibilidades que presenta la realidad para la satisfacción de sus

deseos, podría éste, buscar otros caminos hacia el objeto, que no impliquen una acción coercitiva de la pulsión,

sino que transforme la realidad permitiendo la satisfacción de ésta. Por supuesto, también, impidiendo que se

satisfaga una pulsión que podría implicar displacer, por medio de la represión ejercida sobre ésta.

En virtud de lo expuesto anteriormente, es errado pensar el desarrollo de las representaciones como el paso de

éstas por medio de transcripciones de un "lugar" a otro, sino que, el acceso al Prcc obedecería a un cambio en su

estado. Aunque en términos prácticos sea adecuado partir de la visión topográfica, creo que es necesario

transformar la pregunta inicial a ésta: ¿ Que constituye lo inconsciente La respuesta no varía mucho en cierto

sentido, es decir, de todas formas me parece que lo que constituye a lo inconsciente son agentes representantes

carentes de la energía necesaria para devenir conscientes, sea por el proceso que sea. El cambio fundamental

tanto en la pregunta como en la respuesta, hace referencia a que ya no "hay" algo en "el" Icc, sino que existen

estados diversos para un acto anímico, que tiene relación con una excitación, que impone un trabajo al aparato

psíquico para su disminución, ojalá eliminación. Hay un afecto que se une a una representación y con la cual

pasan a constituir la pulsión. Ésta tendría una meta, que es en todos los casos la satisfacción que se alcanza

cancelando el estado de estimulación en la fuente de la pulsión. Además habría de existir, idealmente, un objeto

en el cual pueda satisfacerse la meta y que es variable según la aptitud de éste para posibilitar la satisfacción de la

pulsión. Y así, luego habría una realidad que se le contrapone y con la cual debe luchar, etc. Lo fundamental es

que es siempre la misma agencia representante, sólo que en estados diferentes, ya que el desplazamiento no logra

desinvestirla por completo de su monto de afecto, sino que sólo le sustrae un monto que permite, en los casos en

que esta sustracción es exitosa, que no devenga consciente. Habría que agregar, la siguiente propuesta: la

representación inconsciente que intenta emerger es la misma y no otras producciones que surgen a partir de su

paso por los distintos "sistemas". Creo que, estas transformaciones constituirían nuevas formas de estado, en

términos de una superación de las representaciones anteriores en una más adecuada, que las incluya sin anularlas.

Pero esta propuesta no es más que una mera especulación, que intenta buscar una solución que permita seguir

pensando el problema y no dejarlo de lado; seguramente habrá otros caminos más adecuados, para seguir en la

búsqueda de respuesta, pero éste es el que se me ocurre por ahora.

Tenemos así que lo que constituye al Icc son elementos que existen en sí, pero carentes de la fuerza (poder)

necesario para devenir conscientes y lograr su satisfacción, es decir para llegar a ser reales en plenitud. Pero de


todas formas elementos vivos, que pugnan por lograr su descarga y así satisfacerse. Elementos que están mas

allá de la temporalidad, no actúan con relación a ésta, no cambian "por" el paso del tiempo, sino que por el

acontecer de la vida. Aquella pulsión que una vez fue, solamente puede dejar de ser en el momento en que el

sujeto deje de ser. Esto implica el incesante asedio a que se ve sometido, por parte de sus pulsiones, y la

constante lucha que debe mantener con éstas. Lucha que a la vez permite que éste sea sujeto y no objeto ya sea de

sus pulsiones o de la realidad, en las oportunidades en que logre triunfar. Considerando que el problema no sólo

se juega en la sustracción de las representaciones a la consciencia, ya que es claro que ellas no solamente actúan

al devenir conscientes, sino que pueden perfectamente desde el Icc, influir en la vida del sujeto, incluso pudiendo

tomar el control de ésta, sin que el individuo se entere, y por cierto, sin que pueda evitarlo. [Este es un problema

muy importante que excede los objetivos de este ensayo, pero que sería muy interesante tratar, ya que nos lleva al

problema fundamental de cuales son las características y funciones de la consciencia, junto a muchos otros.]

El problema tópico cobra sentido sólo a partir del problema dinámico, es decir existe un lugar donde están los

contenidos inconscientes, porque existen contenidos inconscientes, los cuales constituyen un lugar-momento

dentro del devenir de los procesos psíquicos, un momento que por ser atemporal se constituye en lugar y da

origen a éste. Y que al igual como las pulsiones inconscientes siempre existen, siempre existe este rincón

inmenso dentro del sujeto que lo obliga a realizar actos que no logra comprender, pero que no puede dejar de

tramitar.

(Cc= sistema consciente. Icc= sistema inconsciente. Prcc= sistema preconsciente)

Bibliografía:

- Freud, Sigmund. (1916). Lo Inconsciente. "Obras Completas" Tom. 14. Editorial Amorrortu editores,

Argentina.

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Resignificación, Psicoanálisis y Génesis de las Sociedades

Jorge Kusanovic

Carrera de Psicología

Universidad de Chile

No es casualidad que la figura de Sigmund Freud sea la más nombrada históricamente en el ámbito de los

estudios psicológicos junto a la de Piaget. Más allá de la importancia del psicoanálisis (y de las consecuencias

que se desprenden de él), insospechada para muchos en los primeros tiempos, este reconocimiento académico

sería justo por el solo hecho de sintetizarse en Freud y su trabajo, uno de los primeros y más serios intentos por

parte de la Psicología, de abrirse paso como una ciencia madura dentro del espectro científico de la época y con

un objeto de estudio propio dentro del universo de fenómenos cuyo estudio se repartían las autodenominadas

"ciencias duras". Diría Freud, en uno de sus escritos, que es precisamente el psicoanálisis lo que ha permitido

esclarecer aquello que hasta ese instante era tan incierto y oscuro dentro del campo de las enfermedades

mentales: poder distinguir con cierto grado de precisión qué fenómenos mentales se encuentran inmersos en el

campo neurofisiológico, y cuáles, por sus intrínsecas características, corresponden al campo psicoanalítico, y por

ende, psicológico. De hecho sería el psicoanálisis, de esta forma entendido, el que permitiría la existencia de la

psicología, pues gracias a él se descubre qué es "lo psicológico" y cuál es su campo de estudio, de investigación y

su aplicación médica.

A más de 100 años de su creación (o descubrimiento, según sea el lugar epistemológico de donde lo queramos

concebir), es indudable la importancia que ha tenido el psicoanálisis en la sociedad contemporánea. La gama de

problemáticas en que ha tenido algo que aportar en este período histórico-científico de la humanidad ha sido tan

vasta que es dable pensar que ni siquiera su propio autor pudo vislumbrar esta realidad. Dentro de estos aportes,

si algo pudiese definir la esencia del psicoanálisis, sería el concepto de "resignificación" de la realidad, tan usado

en el ámbito de la epistemología y de la filosofía pero que en el campo de la psique individual cobra su verdadera

dimensión; ésto porque es precisamente de ella desde donde surge la realidad personal, entendida en términos

individuales, y la realidad social, entendida en términos de grupalidad. En todo caso volveremos con el proceso

de resignificación más adelante.

El objeto de este trabajo, a la luz de estas "introductorias reflexiones" es lograr problematizar a partir de lo

tratado y discutido en un taller que hemos llevado junto a otros estudiantes, qué se entiende por "proceso de

resignificación", por qué el psicoanálisis puede ser comprendido como una resignificación cultural, cuál sería la

verdadera naturaleza de la sociedad humana, el por qué de su génesis y cuál sería la verdadera "naturaleza"

humana en el sentido de descubrir qué hay de verdadero en la "sociabilidad" de los seres humanos tan pregonada

por diversas teorías y manifestaciones culturales. Es este trabajo un intento por adentrarse en una de las tantas

"resignificaciones" y una de los tantos "esclarecimientos" que el psicoanálisis nos permite llevar a cabo pues no

logro emprender empresa más importante que el hecho de conocer por qué vivimos en comunidad y cuál es la

verdadera trascendencia del enorme salto evolutivo que significa para una especie inteligente el dejar atrás la

horda y adentrarse en el misterio de constituirse en civilización.

El proceso de resignificación implica una nueva conceptualización de la realidad donde lo preponderante ya no


será qué se quiere decir con lo que se dice, es decir, el significado de un término, sino más bien, comprender un

fenómeno de la realidad de acuerdo o en íntima relación con su génesis o causalidad generativa. Así las cosas, un

fenómeno cualquiera será entendido con relación a los procesos primarios que lo conformaron y no con un signo

(propio de procesos posteriores de entendimiento) que lo identifique o bien con procesos secundarios que

enmascaran la naturaleza de los procesos primarios que lo generan. Esto que parece muy complicado en un

principio se puede entender al analizar un fenómeno como es el de la génesis de las sociedades y las

civilizaciones, si lo queremos en términos más psicodinámicos donde para Freud la civilización es la dinámica

donde se conjugan la concepción de sociedad y cultura. Diversas teorías que intentan explicar la naturaleza de las

sociedades surgen de la idea de que los grupos humanos son un conjunto de personas (nada extraordinario hasta

el momento). De allí que para que surja una explicación satisfactoria del por qué surgen los grupos y las

sociedades como una forma más evolucionada de relación social, se haga indispensable el conocimiento de

aquello que, siendo común o "natural" a la especie humana, permite la vida social o interacción social entre

personas. La tarea entonces, más allá de intentar explicar el fenómeno de la génesis de las sociedades se remite

solamente a conocer la "naturaleza" del ser humano, es decir, un cúmulo de características que se creen comunes

a todos los hombres. En este ámbito o desarrollo epistemológico surgen las llamadas teorías de la sociedad o, más

de acuerdo a lo que explicaba anteriormente, teorías de la "sociabilidad". Una teoría sobre la naturaleza humana

no es buena o mala de acuerdo a la cantidad de características con las cuáles se intente explicar qué es el ser

humano sino cuál es el fundamento último de la que surgen y por el que todas ellas se pueden explicar clara,

completa y satisfactoriamente. Por otro lado, lo peor que puede hacer un teórico es ir creando conceptos (signos)

que expliquen una situación o fenómeno pero que el propio fenómeno quede sin explicación. Por ejemplo,

cuantas teorías hemos escuchado que pregonan hasta el cansancio (tanto que las tenemos adosadas a nuestro

discurso cotidiano) que la racionalidad y la sociabilidad son dos características de la naturaleza del ser humano.

Sabemos incluso lo que se quiere decir con estos conceptos (por último podemos buscarlo en un diccionario),

pero ¿nos hemos preguntado el por qué de las realidades que significan, ¿son los fenómenos tan elaboradamente

convertidos en conceptos explicados por dichas teorías ( qué primera y gran frustración : los diccionarios no

contienen lo que las cosas son sino lo que los signos con los cuales definimos o conceptualizamos la realidad nos

dicen que son ). Así, sabemos muy bien que por sociabilidad entendemos todos "el gusto y la búsqueda de los

semejantes.", pero pocas teorías logran explicar (como el psicoanálisis logra hacerlo) el por qué de ese "gusto" o

esa "búsqueda". De gran complejidad es esta problemática (de hecho su solución es inabordable en un trabajo

como éste) pues podríamos llegar con justa razón a la conclusión que los signos no poseen ningún peso en la

medida que son arquetipos que se quedan en la significación de realidades y no explican esas realidades

precisamente. Los signos, aunque más de alguien haya "perdido la cabeza" por decir esto, sólo poseen un peso

lingüístico (comunicativo) pero epistemológicamente sólo lo poseerán en la medida que salgan indemnes del

proceso anteriormente señalado. A fin de cuentas de lo que se trata la actividad del conocimiento como

señalábamos anteriormente, es lograr comprender la realidad más allá de los signos o esquemas que la puedan

representar lingüísticamente.

Dos serían las formas (aunque abierta está la discusión a este respecto) de cambiar (o esclarecer según sea el

caso) los signos o "resignificarlos" (proceso donde a mi entender el psicoanálisis logra su mejor y mayor aporte):

1.- Por qué la realidad los desborda, es decir, los hallazgos o fenómenos de la realidad (procesos

constitutivos primarios) no dicen relación con los signos (procesos secundarios) que los explican,

por lo tanto caducan y se desechan culturalmente.

2.- El otro está en relación con el anterior pero el camino recorrido es inverso. El inicio del

proceso podemos denominarlo como de la "duda razonable", es decir, comenzar a dudar del


significado de los signos y buscar, en la realidad de los fenómenos, una confirmación o rechazo

de esas dudas (se adhieren o desechan fenómenos de la realidad para que el signo que los

signifique logre ser satisfactorio).

El psicoanálisis, es ejemplo claro de los dos procesos que en este trabajo se postulan, de allí que desde su

perspectiva resulte satisfactoria el abordar la problemática acerca de la sociabilidad humana. Me referiré

mayormente al segundo proceso pues la discusión acerca del primero es aún una cuestión no desarrollada por mí

en forma amplia (posiblemente temática de un trabajo futuro). No obstante, una simple reflexión nos permitiría

reconocer las múltiples formas en que la realidad de la vida cotidiana nos enfrenta con el cuestionamiento de si es

realmente la sociabilidad humana (entendida en los términos previamente explicados) el germen de la sociedad

humana. Sin duda es necesario un mayor desarrollo del problema.

Por otra parte también es posible poner en duda la sociabilidad. ¿Será la sociabilidad humana un "gusto" o

"búsqueda" por el otro, ¿Bastará, la sociabilidad ¿Qué otros aspectos de la naturaleza humana es preciso tomar

en cuenta

He dicho que el psicoanálisis ha sido el elemento cultural resignificador más importante de la época

contemporánea pues los numerosos ámbitos donde concurre al esclarecimiento de los signos es vastísimo. Uno de

ellos es, precisamente, el sociológico. Aquí parece recurrente la idea de que el surgimiento de "lo social" se logra

no por un "gusto" o por una "búsqueda" del otro, sino en la búsqueda de consumar procesos primarios anteriores

a esta elaboración significante. En "Tótem y Tabú" Freud intenta explicar en forma de relato mítico esta

situación. El hombre pre-civilizado (para Freud, sociedad y cultura se resumen en el concepto civilización) vive

en hordas donde existe un macho dominante, poseedor de las hembras y los privilegios que se desprenden de esa

categoría. Así, los hijos o mejor dicho los machos dominados, urden un plan para asesinar al "padre" y quedarse

con las hembras (madre y hermanas, lo que directamente nos enfrenta con el carácter "incestuoso" de la génesis

social). No obstante, consumado el asesinato de éste, no se reparten el "botín", la culpa (otro "constituyente

social") paraliza la ejecución del plan en su totalidad. De hecho, surge la figura "sobrenatural" del padre (el

tótem) con renovada fuerza. Aparece entonces "la norma" como una especie de "signo conmemorativo" que

permite renovar y revivir el asesinato del padre (primera represión con carácter social; de allí al surgimiento de la

norma jurídica como expresión coercitiva de la norma socio-religiosa primigenia sólo hay un paso).

De esta manera se esclarece la verdadera naturaleza de la sociabilidad humana. Es indudable que el psicoanálisis

tiene por objeto la psique individual pero precisamente por esta razón es que permite reconocer la presencia de

esa psique en la grupalidad. Freud constantemente señala la presencia del erotismo en las relaciones humanas, de

la culpa con verdadero "sentido constituyente" y la norma como "configuradora" del carácter social de un grupo

determinado. De hecho la culpa es elemento principal que permite "lo social" pues la neurosis es "generalmente

asocial".

Con estas reflexiones sólo se abre la discusión acerca de "lo social", pues mucho queda por recorrer y por discutir

al respecto. La "duda razonable" es un proceso de búsqueda continuo y dinámico de constante elaboración y

reelaboración. El objeto de esta reflexión se entenderá por satisfecho si al menos se logra comprender que el

psicoanálisis rompe las limitaciones del ámbito terapéutico renovando otras áreas y ámbitos culturales donde su

aporte es enorme. En palabras del propio Freud que reflejan profundamente esta elaboración: "no podía

proponerme en este ensayo la tarea de exponer el contenido y alcance del psicoanálisis mi propósito se habrá

cumplido si se ha hecho evidente los numerosos ámbitos del saber para los cuales resulta interesante."


Bibliografía:

Freud, Sigmund. (1912-1913). Totem y Tabú.

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Instrucciones Para los Autores

Sección de Tesis

1.- Para ser considerados para publicación, los trabajos deben remitirse en dos copias impresas en el siguiente

formato: papel tamaño carta, escrito a doble espacio, con márgenes de 2.5 cm en cada borde, letra en tamaño 12

puntos. Las hojas deben estar numeradas en el borde superior derecho y estar escritas por sólo uno de sus lados.

Además de ello, el trabajo debe adjuntarse en un diskette de 3.5’’, escrito en un programa compatible con

ambiente Windows ( Por ejemplo: Winword, Word Perfect).

El texto no debiera superar las 12 páginas de extensión, excepto para aquellos trabajos teóricos, en los que se

permitirán hasta 15 páginas.

2.- A pesar de no existir un formato estándar, se sugiere - especialmente para los trabajos empíricos - ordenar el

trabajo en torno a una Introducción, Método empleado ( incluyendo muestra, procedimiento de selección y tipo

de análisis de datos realizado ); Resultados y Discusión de ellos.

3.- En caso de existir elementos gráficos (Tablas, Figuras, etc.), éstas deben presentarse en hojas separadas,

indicando su posición aproximada en relación al texto. Las figuras se identificarán con números arábigos (1, 2

etc.), con el texto en su borde inferior. Las tablas se identificarán con números romanos (I, II, etc.) y el texto en

su borde superior. El título de tablas y figuras debiera ser claro y breve.

4.- En la primera página del manuscrito se consignará: i) Título del trabajo en español e inglés; ii) Nombre de los

autores , mencionando el nombre de pila y el apellido paterno (por ej. Juan Pérez); iii) Nombre del Profesor

patrocinante de la tésis; iv) lugar de estudio de los autores (por ej. Departamento de Psicología, Universidad de

Córdoba).

5.- La segunda página del manuscrito estará destinada a un Resumen, de aproximadamente 250 palabras, escrito

en inglés y español. El resúmen debiera dar cuenta suficiente del trabajo realizado por los autores, incluyendo

una síntesis de los resultados y conclusiones más significativas. No debe incluirse bibliografía en él.

Al final de cada versión del resumen , se incluirás 3 palabras claves (Key Words en inglés) que señalen el área

temática en la que se ha desarrollado el trabajo presentado.

6.- Las referencias bibliográficas se ceñirán a las mencionadas en el texto y estarán numeradas alfabéticamente al

final del trabajo.

La manera recomendada de citar autores es la siguiente:

i) Autores;


ii) Año de la publicación;

ii) Título del trabajo;

iii) Nombre de la revista ( de acuerdo a sus iniciales de indexación en los bancos de datos );

iv) Volúmen y Número;

v) Página inicial y final;

En las citas de libros, debe destacarse su título, por ejemplo, con negrita; además debe consignarse la editorial y

año de impresión, así como el número de edición si lo presenta.

En las citas de revistas debe destacarse el nombre de la publicación, por ejemplo, con negrita.

Ejemplo Libros:

Gonzales, Pedro. (1996). Cerebro e Hipófisis. Editorial Francesa, Santiago de Chile, Tercera Edición

Ejemplo Revistas:

Pérez, Juan. (1998). Evaluación de la conducta emocional en lactantes. Rev. Chil. Neuro-Psiquiat. LV

(1): 115-126

7.- Una vez recibido el trabajo será evaluado por el Comité Editorial de la revista, quien decidirá e informará a

los autores. De acuerdo a esto, el trabajo puede ser:

i) Aceptado inmediatamente para publicación

ii) Aceptado previa consideración de las sugerencias de los revisores

iii) Rechazado

8.- La correspondencia editorial debe dirigirse a:

Revista Thésis

Departamento de Psicología

Ignacio Carrera Pinto #1045

Email: thesis@abello.dic.uchile.cl

Fax: 56-2-678 78 19

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Instrucciones Para los Autores

Sección de Ensayos

La revista tendrá una sección de ensayos que ha sido planteada para acoger diversos escritos sobre temas

relacionados con la Psicología. Quisiéramos recoger estas producciones a través de esta sección con el fin de

abrir espacios de comunicación, que muchas veces extrañamos dentro de nuestra formación, en que las distintas

ideas de los alumnos puedan ser expuestas a la comunidad estudiantil de manera de crear la posibilidad de un

diálogo fértil, problematizador e inquieto. Esta revista aspira a abrir estos espacios de comunicación entre los

alumnos de pregrado; es por ello que esperamos que contribuyas con ensayos que ya hayas escrito durante estos

años o que redactes para esta ocasión y las que vendrán...

1. Para ser considerado para la publicación, el texto no debiera superar las cuatro páginas, con el fin de que

éstas no deban ser editadas posteriormente

2. En la primera página del manuscrito se consignará:

i. Título del trabajo en español e inglés

ii. Nombre completo de el o los autores

iii. Lugar de estudio de los autores

3. Los trabajos deben remitirse en dos copias impresas en el siguiente formato

i. Papel tamaño carta

ii. Escrito a doble espacio

iii. Márgenes de 2.5 cm en cada borde

iv. Letra en tamaño 12 puntos

v. Las hojas deben estar numeradas en el borde superior derecho

vi. Las hojas deben estar escritas sólo por uno de sus lados

4. El trabajo debe adjuntarse en un diskette de 3.5'', escrito en un programa compatible con ambiente

Windows (Por ejemplo: Winword, Word Perfect)

5. De haber referencias bibliográficas se ceñirán a las mencionadas en el texto y estarán numeradas

alfabéticamente al final del trabajo

La manera recomendada de citar autores es la siguiente:

i) Autores;

ii) Año de la publicación;

ii) Título del trabajo;

iii) Nombre de la revista ( de acuerdo a sus iniciales de indexación en los bancos de datos );

iv) Volúmen y Número;

v) Página inicial y final;

En las citas de libros, debe destacarse su título, por ejemplo, con negrita; además debe consignarse la


editorial y año de impresión, así como el número de edición si lo presenta.

En las citas de revistas debe destacarse el nombre de la publicación, por ejemplo, con negrita.

Ejemplo Libros:

Gonzales, Pedro. (1996). Cerebro e Hipófisis. Editorial Francesa, Santiago de Chile, Tercera

Edición

Ejemplos Revistas:

Pérez, Juan. (1998). Evaluación de la conducta emocional en lactantes. Rev. Chil. Neuro-

Psiquiat. LV(1): 115-126

6. Una vez recibido el trabajo será evaluado por el Comité Editorial de la revista, quien decidirá e informará

a los autores. De acuerdo a esto, el trabajo puede ser

i. Aceptado inmediatamente para publicación

ii. Aceptado previa consideración de las sugerencias de los revisores

iii. Rechazado

7. Los trabajos y la correspondencia editorial debe dirigirse a:

Marisol Finch

Departamento de Psicología, Universidad de Chile

Tercer año

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile


Instrucciones Para los Autores

Sección de Preguntas Abiertas

La revista tendrá una sección llamada "Preguntas Abiertas". Esta ha sido planteada para acoger diversos tipos de

interrogantes que generalmente como alumnos tenemos, muchas de las cuales surgen en clases, en nuestro

estudio o en conversaciones con compañeros; y que suelen perderse en el diario fluir. Quisiéramos recoger estos

problemas a través de esta sección con el fin de abrir estas interrogantes a la comunidad estudiantil, ya que a

veces sólo se requieren preguntas para abrir perspectivas y dar lugar a una importante producción de ideas.

Asímismo, esta sección, al ser abierta, ofrecerá la posibilidad de comunicación entre alumnos de diversas

universidades en Chile, con el fin de crear un diálogo fértil, problematizador e inquieto.

Aquellas personas que quieran plantear algunas de sus interrogantes por medio de la revista deben escribir la

pregunta de manera contextualizada a fin de que aquellos que se encuentren ajenos al ámbito en que ésta surge

puedan acceder conceptualmente a la tematización de ésta.

Una vez redactadas deben enviarse a:

Isidora Leyton

Departamento de Psicología, Universidad de Chile

Tercer Año

© Departamento de Psicología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile

More magazines by this user
Similar magazines