Parte 2 - Colegio Oficial de Enfermeria de Lugo

enfermerialugo.org

Parte 2 - Colegio Oficial de Enfermeria de Lugo

sociedade

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Sociedade

Sociedade

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

sociedade

Mateo Díaz López nacido el 11 - 08 - 2006

Hijo de nuestros compañeros Digno Manuel

Díaz Mouronte y Alicia López Andina

Rubén Mayo Piñeiro nacido el 15 - 06 - 2009

Hijo de nuestra compañera

María Jesús Piñeiro Sixto

Festa de Nadal en Burela

Redacción .................................................................................................................................................................

20 Enfermeir@s

Marzo 2010

Enfermeir@s

Marzo 2010

21


sociedade

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Sociedade

Festa de Nadal en Monforte

Redacción .................................................................................................................................................................

Sociedade

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Festa de Nadal en Lugo

Redacción .................................................................................................................................................................

sociedade

22 Enfermeir@s

Marzo 2010

Enfermeir@s

Marzo 2010

23


sociedade

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Sociedade

Opinión

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Carta a María,

la enfermera de Ryan

opinión

Maribel García Díaz · mariaisabel.garcia.diaz@enfermerialugo.org ...........................................................

Por su interés reproducimos la Carta a María, enviada por un enfermero para apoyar a una joven enfermera

que, como muchas, puso de su parte “algo más de la cuenta” con tan mala suerte que un error se

convirtió en una pesadilla para ella.

Tengo cincuenta y ocho años y como tú soy enfermero del sistema público

de sanidad desde hace más de treinta.

¡Animo compañera! Has tenido un error, como todos hemos cometido; lo

malo es que tú, que nosotros, no trabajamos con papeles, con tornillos,

con cosas, lo hacemos con personas y escogimos voluntariamente esta actividad

llevados de nuestro deseo de ayudar a los demás a mantener su

salud, de luchar por mejorar las condiciones de vida o en último extremo

por evitar el dolor.

Y te equivocaste, ¡cómo es posible!, dicen algunos basándose precisamente

en que como trabajamos con personas tenemos que extremar la

atención y el cuidado. Lo que nadie puede imaginar es cuánta atención y

cuidado has tenido que poner cada uno de los días que has trabajado cuidando

pacientes; cuántas veces has revisado lo que ibas a hacer; cuántas

carreras has tenido que dar para poder atender a tus pacientes por falta

de compañer@s suficientes; cuántas veces has tenido que cambiar de destino,

siempre con la amenaza encubierta de la no renovación de contrato,

siempre esforzándote por hacerlo todo bien aunque superase lo lógico,

y a pesar de todo eso, cuántas caricias y ánimos has prodigado; cuánto

aprendizaje has ido acumulando a pie de cama.

¡¡¡HIPOCRITAS!!! Dicen que cometiste un error terrorífico. ES MENTIRA.

Tú tuviste una equivocación, te equivocaste, desgraciadamente, y es seguro

que nadie en esta historia está más destrozado que tú y la familia

afectada.

¡¡EL ERROR TERRORIFICO LO COMETIERON Y LO COMETEN ELLOS!! Los que han

llevado al deterioro de la sanidad pública, la de todos, y quieren hundirla

aún más para entregarla a manos del negocio privado.

Los que obviando, ellos sí, que trabajamos con personas, no han aumentado

las plantillas a pesar de que la población ha crecido y mucho,

a fin de abaratar costes.

24 Enfermeir@s

Marzo 2010

Enfermeir@s

Marzo 2010

25


opinión

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Los que obviando, ellos sí, que la precariedad en el empleo es fuente

del aumento de accidentes de todo tipo, vienen firmando contratos temporales

constantes a quienes se incorporan al mundo sanitario, a fin de

evitar que se consoliden sus derechos, de que puedan decir no a órdenes

carentes de rigor profesional (hoy a cardiología, mañana a trauma, anteayer

en medicina interna), los que tratan la salud de los ciudadanos como

si estuvieran en una fábrica de tornillos, no en un hospital de todos,

para todos y pagado por todos.

Los que obviando, ellos sí, que también son médic@s, enfermer@s, acatan

directrices de los dirigentes políticos contra la dignidad de unas

profesiones a las que deberían todo el respeto, contra la calidad de la

atención a la que todos tenemos derecho, dando órdenes, aceptando malos

materiales, asistiendo impasibles al desmantelamiento de los centros públicos

desde los diferentes puestos de responsabilidad, logrados a dedo

y que mantienen con silencios cómplices y culpables.

Los que obviando, ellos sí, que no son, o deberían ser, sino representantes

de la enfermería, se llevan ahora las manos a la cabeza espantados

de cómo te han atacado, cuando no han sabido luchar ni movilizar al

colectivo en pos de unas condiciones dignas de trabajo y de contratación

para ti y para miles como tú, sino que han permanecido en un ignominioso

silencio cómplice, permitiéndolo todo, aceptando tus cambios constantes

y los de otros miles de puesto de trabajo. Callando ante la privatización

de la sanidad de todos, y apareciendo sólo con fugaces lavados de cara.

Y todo eso, por qué, a cambio de qué. Seguro que ellos sí que lo saben.

Lo más fácil es que ahora empiecen a organizar cursos subvencionados con

sustanciosos beneficios, sin que a la postre peleen por mejorar las condiciones

de trabajo y la atención a los pacientes.

A TODOS ELLOS LES INVITO A QUE DIMITAN, y se vengan al bando de los

hombres y mujeres que consideramos que lo más importante son las personas,

no el detentar puestos de poder o los beneficios a obtener en los

negocios ya sean sucios o limpios.

¡¡¡TODOS ELLOS SON LOS QUE HAN COMETIDO UN ERROR TERRORÍFICO Y PLANI-

FICADO!!! No tú, María. Te repito, tú te equivocaste.

Opinión

Opinión

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

La espada de Damocles

Ana Isabel Vázquez Martínez · anaisabel.vazquez.martinez@enfermerialugo.org ...............................

La violencia se está instalando

cómodamente en el ambiente

sanitario como una mancha

de aceite, lejos de ser hechos

aislados y anecdóticos. Es más, es

tan frecuente que a menudo, acostumbrados

a las agresiones verbales

continuadas y a las amenazas, normalizamos

estas actitudes y las integramos

en nuestra actividad, asimilando

que la frustración y el mal

humor del enfermo y su entorno la

justifican, juzgando nosotros, que es

parte de nuestro trabajo.

Este “mal rollo” que flota en el

ambiente es bidireccional, porque

cuando respondemos a los ataques

solemos hacerlo de manera muy similar

a nuestro atacante. Y repetimos la misma actitud

que deploramos. Y, aunque los datos de violencia contra

el personal sanitario son alarmantes, no lo es menos el

menosprecio que se atisba en ciertas posturas nuestras.

Pero ¿cómo nos comportamos cuando vemos la violencia

en otro profesional, dirigida al paciente

Nuestras actitudes como profesionales sanitarios están

encaminadas a reconocer la libertad, igualdad en

dignidad del paciente y defenderlo de cualquier tipo de

afrenta. El problema surge cuando la afrenta la comete

otro compañero.

¿Qué hacemos

¿Cómo actuamos

¿De qué lado nos ponemos...

¿A quién se lo contamos... ¿Lo

contamos

Si nos damos una vuelta por

nuestro Código Deontológico (Capítulo

X “Normas comunes en el ejercicio

de la profesión”) encontramos

la respuesta: nuestra obligación es

la de defender los derechos del paciente.

El paciente está por encima

de todo. Adquirimos un compromiso

profesional serio y responsable y

satisfacemos las necesidades de las

personas no solo de salud, sino a un

nivel más elevado, holístico.

Entonces… ¿Lo contamos

A veces pienso que esta profesión se asemeja a la

historieta de Damocles, que quiso ocupar el sitio del

Rey, deseoso de poder y riqueza y no se dio cuenta de

que, en el trono, colgaba una espada sobre su cabeza

atada por un pelo de crin de caballo, y –cuando se dio

cuenta- pidió al Rey abandonar su puesto, pues ya no

deseaba ser tan afortunado. Esta fábula ejemplifica la

inseguridad en que se instalan aquellos que ostentan

un poder.

¿Lo contamos

Oposicións ¡Qué gran invento!

María Rodríguez Trigo · maria.rodriguez.trigo@enfermerialugo.org ........................................................

opinión

Tú, que probablemente fuiste la última persona en acariciar con ternura

a Ryan, antes de cerrar la incubadora.

ANIMO, ENFERMERA MARIA.

Juanjo Moreno

Enfermero del Hospital Virgen de la Torre

¡Nós que nos queixamos tanto de termos que

preparar oposicións ano tras ano, ansiando a

tan loada praza fixa! Se o pensades ben, isto

das “OPOS” non vos é tan negativo. Tenvos

moitas vantaxes, imos ver:

INCENTIVACIÓN Á LECTURA

CONTRIBUCIÓN Á ECONOMÍA DO PAÍS

Eses pagamentos mensuais ás academias, esas taxas

de miles e miles de persoas, ás copisterías. ¡Canto lle

teñen que agradecer ás oposicións!

INSPIRACIÓN PARA OS SINDICATOS

Sempre teñen na boca “estudia mucho para sacar

la plaza”. Esas parecen ser as instrucións para o contratado.

Estando entretidos con iso, non damos traba-

Fenómeno que din se está a perder con tanto sistema

audiovisual. Nós lemos eses apuntes de anos e anos

de evolución.

26 Enfermeir@s

Marzo 2010

Enfermeir@s

Marzo 2010

27


opinión

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Opinión

sado que resulta. Xa sabemos ben o

que temos que facer: “estudiar”. E

ó final xa nos organizan unha “Macrokedada”

en Silleda, onde nos

atopamos con compañeiros de profesión

cada vez máis vellos, pero unidos

polo mesmo fin.

EXPERIMENTACIÓN DE SENSA-

CIÓNS ALTAMENTE EXCITANTES

Eses cambios de temperatura nas

naves de Silleda, esa tensión que se

respira. Se queres adrenalina, apuntádevos

á “OPO”.

GASTO FARMACÉUTICO

A venda de ansiolíticos e betabloqueantes

aumenta esa semana

antes do exame. ¡Que mellor que

empezar a medicarnos nós mesmos

para ser os polimedicados do futuro! Hai que entrar na

espiral do consumismo farmacéutico.

Opinión

Parece ser que al terminar los estudios de enfermería,

el objetivo principal es sacar una

oposición.

Esto fue lo primero que me dijo un sindicalista.

¡Ah, no!, lo primero fue: “métete en el pool para tener

más puntos y trabajar. Así sacarás antes la plaza”.

Entonces tendrás estabilidad, podrás hacer lo que

quieras, tendrás todos los derechos, paga asegurada…Esto

es lo que nos venden.

Y entramos todos en el engranaje del sistema. Ya

que nos tenemos que presentar para no bajar en las

listas de contratación y así se recauda mucho más. Es

una espiral envolvente.

Os diré algo en confianza. Es simplemente mi opinión.

Creo que lo más importante es lograr tener una

estructura mental apta para sentirte bien en cualquier

situación, tanto si eres fijo como contratado.

La plaza en sí, no da la felicidad. Habrá gente que

seguirá teniendo inestabilidad porque la plaza no es

la panacea. Lo importante, a mi juicio, es: no sufrir

en el trabajo en ninguna etapa de nuestra actividad

laboral, y en esa preparación estamos solos. Depende

exclusivamente de nosotros, los demás si te fijas,

buscan su bienestar.

Contratado, apunta: “si eres capaz de gozar con

tu trabajo y con tu vida, involucrándote en lo que

está ocurriendo a tu alrededor, sin prisas y con ilusión

por aprender. Si consigues anteponer tu tranquilidad

mental a la incoherencia de los contratos temporales.

Habrás ganado más de lo que crees. Si desde un

principio tu vida profesional está llena de frondosa

vegetación, no precisarás el tan loado oasis que le llaman

plaza. Al menos no será una cosa tan vital como

nos lo están vendiendo. Si sientes que trabajas en un

desierto, muchos se encargarán de tenerte entretenido,

con la esperanza de que pronto encontrarás un

maravilloso vergel donde los problemas se resolverán

como por arte de magia”.

No, no. Todo es cuestión de percepciones. Cuando

yo me lamentaba porque trabajaba cuatro meses

al año, ansiando la plaza, mi hermano que trabaja

en una sucursal bancaria, -ya sabéis, 35 horas sema-

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Plaza fija, la panacea universal

María Rodríguez Trigo · maria.rodriguez.trigo@enfermerialugo.org ........................................................

opinión

llo demandando outras cousas. Nós “a estudiar”. Coa

praza xa teremos dereitos. Xa seremos persoal a ter en

conta.

ESTIMULACIÓN MENTAL

Ó realizar test, estimulamos ás neuronas sen necesidade

de sudokus deses.

REFORZO PSICOLÓXICO

Ó levar varias “OPOS” ás costas imos caendo na

conta que máis que coñecementos, hai que ser agudos.

¡Listos coma ratos!. Os que saen do

paso sen sufrimento son os que verdadeiramente

trunfan.

REVALORIZACIÓN DA PROFE-

SIÓN

Coa escusa da “OPO” as enfermeiras

falan da enfermaría, situación

en perigo de extinción. ¿Quen

ía saber que o treponema pallidum é

unha espiroqueta¿Como iamos coñecer

que os diagnósticos da Nanda

son cento oitenta e oito (188) Dato,

por outra parte, de vital importancia

para o noso proceder diario.

PROGRAMACIÓN DE ACTIVIDA-

DES

Coa “OPO”non temos que programar

actividades de ocio, co pe-

PLANIFICACIÓN FAMILIAR

¿Cal parece ser o mellor momento para ter un fillo:

ó sacar a praza fixa.

Pregunto eu :¿por que aceptamos todos un sistema

que non mide as nosas calidades para desempeñar un

posto de traballo Debe ser por tódolos beneficios que

nos aporta. ¡Que negocio tan ben montado! ¡Que gran

invento!.

nales, “teóricamente”, con objetivos a cumplir-, me

decía: “...qué suerte tienes, trabajas cuatro meses,

descansas seis y encima con la emoción de cambiar

de sitio”.

Todo esto me recuerda el texto de Pessoa: “Tengo

el cansancio anticipado de lo que no voy a encontrar.

Si en determinado momento me hubiera vuelto para

la izquierda en lugar de para la derecha. Si en cierto

instante hubiera dicho sí en lugar de no, o no en

lugar de sí. Si en determinada conversación hubiese

tenido frases que sólo ahora en el entresueño elaboro.

Si todo esto hubiera sido así, hoy sería otro y quizá

el Universo entero sería insensiblemente llevado

a ser otro también. Pero sólo ahora lo que nunca fui

ni seré me duele. Voy a pasar la noche a Cintra porque

no puedo pasarla en Lisboa pero cuando llegue

a Cintra me va dar pena de no haberme quedado

en Lisboa. Siempre esta inquietud sin resolución, sin

nexo, sin consecuencia. Siempre, siempre, siempre.

Esta angustia excesiva del espíritu por nada. En la carretera

de Cintra, o en la carretera del sueño, o en la

carretera de la vida. A la izquierda hay una casucha al

borde de la carretera. A la derecha, el campo abierto

con la luna a lo lejos. El auto que parecía hace poco

proporcionarme libertad es ahora algo en lo que estoy

encerrado. A la izquierda, hacia atrás, la casucha

modesta. La vida allí debe ser feliz sólo porque no es

la mía. Si alguien me ha visto desde la ventana de la

casucha soñará: ese que va en el auto es feliz.”

Yo pregunto: ¿es de tal vital importancia sacar

una plaza fija, ¿merece la pena invertir tanto a nivel

de preocupación, ¿es lo mejor para nuestra realización

o para nuestra acomodación...

28 Enfermeir@s

Marzo 2010

Enfermeir@s

Marzo 2010

29


opinión

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Opinión

La enfermería, construcción de la identidad

“Orientando la mirada” (II)

Alfredo Valín Méndez · josealfredo.valin.mendez@enfermerialugo.org ....................................................

I

En el artículo anterior pudimos comprobar cómo el

hecho de orientar la mirada de la enfermería hacia los

espacios físicos en donde trabajamos los enfermeros,

podía cambiar nuestra práctica profesional. Es decir, por

medio del trabajo enfermero en el ámbito teórico, vamos

a ser capaces de ampliar espacios de conocimiento

para, de esa forma, avanzar como profesión. Habíamos

visto como el trabajo de traducción entre médicos y pacientes,

realizado cotidiana y, en ocasiones, inconscientemente

por los enfermeros, entre los espacios de salud

y enfermedad -según el ejemplo que poníamos de una

planta de hospitalización- podía ser importante para ampliar

nuestra mirada a la hora de abordar los cuidados

que en la práctica diaria ofrecemos a los enfermos. El

concepto de espacio que incorporábamos en aquel artículo

era importante. Jugábamos con conceptos como:

“espacios de salud”, “espacios de enfermedad” y “espacios

liminales” (ej.: el pasillo) que los ponen en contacto.

El enfocar la mirada hacia los espacios físicos utilizados

por la enfermería, fue una buena idea en su momento

y nos abre un camino hacia nuevos espacios de conocimiento

enfermero. Porque, existen espacios físicos, de

conocimiento, virtuales… Y, a día de hoy, podemos estar

seguros que toda teoría científica que se precie, es difícil

que pueda prescindir de usar, en mayor o menor medida,

este concepto de espacio en sus discursos.

Pero, profundicemos un poco más en este concepto,

para la disciplina de enfermería es importante. Acerquémonos

a los pacientes y observemos cómo su entorno

más próximo e incluso su propio cuerpo, se convierten

en espacios de trabajo, donde distintos profesionales del

mundo de la salud dejan la impronta de sus teorías. Hablamos

del cuerpo y entorno próximo de los pacientes,

cómo espacios de trabajo; aunque no todos los agentes

de salud se acercarán a ellos de la misma forma. Si hacemos

caso de un autor cómo Michael Foucault, y a esta,

aunque larga, interesante cita de su libro “El nacimiento

de la clínica. Una arqueología de la mirada médica”, podemos

profundizar un poco más en todo esto. La cita

dice lo siguiente: “… el papel del médico de hospital es

descubrir la enfermedad en el enfermo; y esta interioridad

de la enfermedad hace que a menudo ésta se es-

conda en el enfermo, oculta en él como un criptograma.

(…) lo que está presente es la enfermedad misma, el

cuerpo que le es propio y que no es el del enfermo, sino

el de su verdad. (…) En el hospital, el enfermo es sujeto

de su enfermedad; es decir, que se trata de un caso; en

la clínica, en la cual no se trata sino de un ejemplo el

enfermo, es el accidente de su enfermedad, el objeto

transitorio del cual ésta se ha apropiado.” 1 . Ésta diferente

manera de aproximarse y de mirar al enfermo, es una

de los múltiples rasgos que diferencian a la enfermería

de la medicina, en su teoría y práctica cotidiana. Porque

a pesar de que en su día se haya llegado afirmar en

ambientes biomédicos que “el espacio de la enfermedad

es, sin residuo ni deslizamiento, el espacio mismo

del organismo. (Y que) percibir lo mórbido no es otra

cosa que percibir el cuerpo” 2 , y aunque, a día de hoy,

todavía se mantenga esta percepción de la enfermedad

en la mayoría de los ámbitos sanitarios, también -a día

Opinión

de hoy- nuestra mirada, así como la de otras disciplinas

sanitarias, ha incorporado nuevos (o viejos) conceptos

que orientan de manera diferente nuestra actividad profesional.

Uno de estos conceptos es el de “padecer”. Las

personas ya no solo enferman, sino que “padecen”, y

este padecer de las personas tiene mayor recorrido y

profundidad, a la hora de motivarnos a las enfermeras

y enfermeros en nuestra práctica diaria. Curar los padecimientos

no es lo mismo que curar las enfermedades,

sino que es más. Podemos estar seguros que el concepto

de “padecer” aporta un plus a la mirada enfermera,

y al tan manido concepto de “curar las enfermedades”.

De su mano descubrimos una nueva dimensión de los

cuidados de enfermería: un espacio de conocimiento

que, aún yendo a la par del paradigma biomédico y los

cuidados religiosos, se diferencia de ambos; al tiempo

que acerca esta disciplina a la bioética, la ecología… o

las diferentes teorías de la comunicación. Podemos decir

que miramos de distinta manera las enfermeras, los

médicos, los sacerdotes y los demás agentes de salud.

Trabajamos desde distintas teorías. Y utilizamos distintas

estrategias en nuestra práctica diaria… ya que no solo

estudiamos la enfermedad y cuidamos de la salud, cuidamos

de los que padecen.

II

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Ahora bien, vayamos un poco más allá. Analicemos

las estrategias terapéuticas usadas por los distintos profesionales

de la salud. En nuestro afán por abordar los

padecimientos de las personas atendidas en nuestro sistema

sanitario, cada uno de los grupos de sanitarios que

formamos parte de los llamados “equipos multidisciplinares”,

orientamos nuestra mirada sobre aspectos muy

concretos del problema que tenemos delante, con obligación

de resolver. Así, mientras que unos centran todo

su interés en el aspecto biomédico de “la enfermedad”

(deposiciones, tensión arterial, úlceras por presión, diuresis…),

otros desplazan su mirada hacia otros aspectos

del padecer que se escapan del registro cuantitativo de

los datos fisiológicos. Pongamos un ejemplo. Mientras

que los médicos hacen un recorrido por sus “espacios de

salud-enfermedad”: desde su “visita” al paciente y a los

análisis clínicos, y posteriormente de éstos a sus conocimientos

de medicina; los enfermeros y enfermeras nos

desplazamos por estos mismos espacios, a la búsqueda

de aquellas situaciones de salud y enfermedad que favorecen

o perjudican el sentimiento de pérdida de autonomía

personal del enfermo y su familia. Si unos diagnostican

enfermedades, los otros hacen lo propio con

las situaciones. Si unos centran más su búsqueda de las

causas de los padecimientos en el interior de los cuerpos,

los otros concentran un mayor esfuerzo de su práctica

diaria en identificar los factores externos causantes

de los mismos. Si para unos el abordaje del cuerpo, en

cuanto a espacio en donde explorar la búsqueda de la

causa de la enfermedad, no tiene límites (podemos observarlo

en la serie de televisión: House), para los otros el

límite de su actividad profesional viene determinado por

la capacidad de sufrimiento del espacio físico circunscrito

en los cuerpos de las personas y del tejido social más

próximo de las mismas. Para la enfermería la situación

(el contexto) y la capacidad de sufrimiento, son como las

guías que marcan la pauta de su actividad profesional;

ese ir y venir desde el entorno del enfermo al del médico,

desde los espacios de salud a los de enfermedad, y

desde todos ellos a sus teorías enfermeras.

(*) Nota: “La alopatía contemporánea es hiperintervencionista.

Trata de apresurar el desarrollo de

la crisis e incluso actuar de tal modo que ésta no

vuelva a producirse: si el enfermo está agitado,

prescribe un sedante; si experimenta náuseas, un

antivomitivo; si tiene fiebre, un antitérmico. Por

lo tanto es una medicina que se dirige contra la

naturaleza… (…) La homeopatía, tal como fuera

descubierta, experimentada y luego aplicada por

Hahnemann, reposa sobre un principio doble: el

de las semejanzas, que consiste en prescribir el remedio

capaz de producir en el hombre de buena

salud síntomas idénticos a los que se observan en

el enfermo; el de la infinitesimalidad (o principio de

inversión de la acción del remedio según las diluciones

obtenidas). El segundo fecunda al primero

al mostrar que el mismo medicamento (de origen

mineral, vegetal o animal), en dosis infinitesimales,

curará el síntoma que por otra parte podría

provocar si se lo administrara en dosis elevadas”.

Antropología de la enfermedad. Autor: François

Laplantine; Ediciones del Sol; Buenos Aires 1999.

Idem. (pág. 188 y 190).

Pero centrémonos ahora en las estrategias terapéuticas

que usamos en nuestra práctica diaria los diferentes

agentes de salud. Para ello vamos a utilizar conceptos

de un libro de François Laplantine, un autor que al hablarnos

de “Las formas elementales de la curación: los

modelos terapéuticos” 3 , está ayudándonos a clasificar

las diferentes formas de abordar el tratamiento de los

padecimientos. Laplantine, para explicarnos las diferentes

formas de curación que utilizamos, echa mano de

opinión

30 Enfermeir@s

Marzo 2010

Enfermeir@s

Marzo 2010

31


opinión

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

varios tipos de modelos: el modelo aditivo en oposición

al modelo sustractivo; el modelo exorcista al adorcista;

el sedante al excitante y el modelo alopático enfrentado

al homeopático. Todos ellos representan distintas formas

de abordar los padecimientos: atendiendo a prácticas

terapéuticas de adición/sustracción (vitaminas, hormonas…/

cirugía); por medio de “el terapeuta (que) es un

combatiente comprometido en una verdadera guerra

contra la enfermedad, la cual busca extraer del cuerpo

o el espíritu de su cliente y aniquilarla… (exorcista)” 4 ,

y que se convierte en un iniciador del enfermo cuando

la estrategia es adorcista. El modelo sedante en

oposición al excitante, que ya todos conocemos (antidepresivos,

hipnóticos…) y los modelos alopático/

homeopático, en oposición (ver cuadro). De estos

últimos también sabemos; pensemos en actuaciones

contra natura, en acciones terapéuticas en contra o

a favor de la naturaleza… en los antibióticos o las

vacunas, por ejemplo. Para enfermería los modelos

alopáticos/homeopáticos son importantes, ya que

orientan mucho nuestras prácticas cotidianas.

En nuestra práctica diaria, existen interconexiones

entre las diferentes maneras que tenemos, cada

uno de los miembros del equipo de salud, de orientar

las acciones terapéuticas. Los modelos no aparecen

de forma aislada y pura, sino que son utilizados

indistintamente y mezclados, por cada agente de salud,

según la situación y su base de conocimientos. Es por

ello que frecuentemente aparecen conflictos, derivados

de la aplicación de uno u otro modelo por parte de los

diferentes grupos profesionales. La gran división del trabajo,

especialización de la sanidad y un elevado grado

de jerarquización de las profesiones sanitarias (médicos,

enfermeras, auxiliares…), lleva implícito el hecho de que

en nuestro sistema sanitario, unos modelos predominen

sobre otros, unas teorías sobre otras, unos sanitarios

sobre otros… y el enfrentamiento (o bien la sumisión)

entre unas categorías profesionales y otras, sea una

pauta de comportamiento frecuente en las relaciones

interdisciplinarias. Pues bien, después de todo lo dicho

hasta ahora, intentemos analizar, con parte de la caja

de herramientas que tenemos (los modelos), ayudados

por Foucault y Laplantine, uno de estos conflictos. Utilizaremos

un caso hipotético, una situación frecuente,

uno de esos conflictos cotidianos que se producen entre

médicos y enfermeras.

Opinión

III

Pongamos por ejemplo la situación de una paciente

al que su médico ha retirado todo tipo de tratamiento

para de esa forma poder “observar los síntomas floridos”.

De lo que se trata es que la enfermedad se manifieste

con toda su crudeza en el cuerpo del paciente.

Intentar etiquetarla (diagnosticar) correctamente es fundamental

en la práctica médica, su tratamiento depende

de ello. Independientemente de las estrategias terapéuticas

utilizadas hasta ese momento (aditiva, sustractiva,

exorcista…), su médico le ha retirado la medicación que

le mantenía en un determinado equilibrio; a la espera de

que con semejante maniobra pueda nuevamente, partiendo

de cero, volver sobre nuevas estrategias contra la

enfermedad. Esa maniobra “a favor de la naturaleza”,

que es frecuente en situaciones de polifarmacia, deja la

situación de pérdida de salud en manos del paciente y

de su familia. Y, no es comentada con el resto del equipo

sanitario, provoca situaciones patológicas inesperadas y

de difícil manejo. Pero, sigamos con el ejemplo.

A partir de doce horas, la enferma comienza a desestabilizarse.

Tanto en su domicilio, como en el hospital,

la familia la ve nerviosa, disneica, sudorosa, agresiva…

Las demandas de cuidados sanitarios se vuelven constantes.

Los síntomas, que se querían floridos, comienzan

a presentarse más floridos de lo deseable. La enfermera

que lo atiende se preocupa, su objeto de estudio no es

la enfermedad propiamente dicha sino el paciente y su

entorno, y éstos comienzan a dar muestras de no poder

soportar la situación por mucho tiempo. Llegado a esta

situación, su estrategia de enfermería será la de trasladar

a su médico las demandas del paciente y su familia,

antes de que ambos pierdan totalmente su dignidad. En

momentos como éste; que todos los que trabajamos en

el mundo sanitario conocemos y reconocemos, un comentario

frecuente del enfermero sería: ¿Pero cómo se

puede tener a esta señora, de esta manera Mientras

que el médico, en presencia de una mayor potencia del

síntoma esperado, exclamará ante un colega: ¿Te fijaste

que cuadro más bonito Y es que ambos, médicos y en-

Opinión

fermeras, en una misma situación miran cosas diferentes.

Lo veníamos diciendo. Mientras que unos intentan

diagnosticar la enfermedad, las otras se esfuerzan por

diagnosticar la situación. Si unos ponen su mirada en

el cuerpo del paciente, considerándolo el soporte de la

enfermedad, las otras obvian la enfermedad y vigilan el

contexto en que se mueve el mismo; siempre intentando

gestionar los entornos saludables. Si unos buscan dentro

de los cuerpos las causas de los padecimientos, otras trabajan

con factores externos a los mismos, para comprender

que ha pasado con el espacio de equilibrio saludable

que se ha perdido. Es por eso que, ante una situación

como la presentada, el conflicto entre médicos y enfermeras

es previsible, está servido. El paciente y su familia

no quieren ver la enfermedad, el médico es lo que busca,

mientras que la enfermería amortigua la parte desagradable

y no negociable de esa relación médico-paciente.

Es inevitable. Pero todo tiene un coste, tanto para las enfermeras,

como para los médicos: conflicto ó sumisión; el

coste para el paciente y su familia es la calidad asistencial

que soporta este juego de negociaciones.

Nuestro caso hipotético se resuelve una vez que el

médico vuelve a actuar sobre la enfermedad, en base

a los diferentes modelos que hemos visto, la enfermería

recupera su mirada y la autonomía de su actuación

sobre los entornos saludables, y el paciente y su familia

recuperan su dignidad para afrontar una situación soportable.

Si bien es cierto que es difícil escapar de estos

conflictos, debido al modelo sanitario que tenemos,

también tenemos una propuesta. Mi propuesta es la de

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

utilizar el espacio de encuentro que ofrece la bioética a

los distintos sanitarios, para que el debate y negociación

de las diferentes miradas y estrategias terapéuticas pueda

ser beneficiosas para el paciente, su familia y el desarrollo

armonioso de las diferentes profesiones sanitarias.

La bioética, sería el punto de encuentro de todas ellas,

un lenguaje, el espacio de conocimiento desde donde

dar solución a los conflictos producidos por las diferentes

formas de entender el abordaje de los padecimientos.

Esto me suena: Poner al paciente en el centro. Una

formación amplia en bioética para todas las profesiones

sanitarias sería deseable, aportaría un lenguaje común

desde el que llegar acuerdos entre nosotros. Pero

no sería suficiente, también sería necesario contar con

los instrumentos institucionales de negociación (mesas,

equipos…) que los hicieran posibles. Por todo lo dicho,

la administración sanitaria tiene la pelota en su tejado,

sería positivo que moviese ficha.

BIBLIOGRAFÍA:

(1) El nacimiento de la clínica. Una arqueología de

la mirada médica. Michael Foucault. Ed. siglo

XXI. Edición 2007. Pág. 79.

(2) Ídem. Pág. 265.

(3) Antropología de la enfermedad. François Laplantine.

Ed. del Sol. Buenos Aires. 1999.

(4) Ídem. Pág. 215.

opinión

32 Enfermeir@s

Marzo 2010

Enfermeir@s

Marzo 2010

33


Escola de enfermaría

Actualmente a Escola de Enfermaría

de Lugo atópase inmersa

no cambio de Plan de

Estudios, posto que neste curso

2009-10 comezou a impartirse

o Grao de Enfermaría. Foi

unha oportunidade para a

reflexión no tocante ó contido

curricular da titulación.

A orientación pedagóxica irá

dirixida cara a capacitación

por competencia do alumno;

competencias transversais (traballo

en equipo…) e competencias

específicas, propias da profesión.

Estanse realizando cambios no

proceso docente: metodoloxías mais dinámicas

e activas, aprendizaxe centrado no estudante e o

profesorado tense que adaptar o novo rol facilitador da

aprendizaxe.

Outro dos obxectivos do Espazo Europeo de Educación

Superior (EEES) é promover a mobilidade de estudantes,

titulados, persoal docente e investigador e

persoal da administración e servizos das universidades e

facer os títulos oficiais de educación superior comparables

en toda Europa.

A ensinanza superior estruturase en varios niveis: o

primeiro nivel con Titulacións Oficiais de Grao e o segundo

nivel con Titulacións Oficiais de Postgrao. Elo leva

un reto importante na propia disciplina enfermeira, xa

que vanse a poder desenrolar os títulos de grado, máster

e doutorado.

Con dous meses no cargo, a Mª Asunción Núñez

Magdalena estalle tocando enfrontar unha nova etapa

na Escola Universitaria de Enfermaría de Lugo, marcada

pola implantación do grao e pola adaptación do funcionamento

do propio centro ó Espazo Europeo de Educación

Superior.

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Actualidade da Escola

de Enfermaría de Lugo

Juan Manuel Mayo Romero · juanmanuel.mayo.romero@enfermerialugo.org ......................................

O pasado sete de outubro fuches elixida directora,

¿Sentícheste apoiada polos teus compañeiros

Si, desde o primeiro momento contei

co apoio das persoas coas que traballo

e tratarei de facelo o mellor posible

e con equidade.

¿Con que infraestrutura e

equipo humano contas

O realmente importante

no proxecto é o equipo humano,

e este é extraordinario,

profesionais cunha ampla experiencia

docente, extenso currículo

e ó mesmo tempo cunha

gran disposición a colaborar en

tódolos cambios que se están producindo,

así como en tódalas actividades

que se programan desde a Escola.

En canto ás infraestruturas, o edificio da Escola é de

recente construción, realizado especificamente para Escola

de Enfermaría, pero co novo sistema de ensinanza

(grupos) terá que sufrir pequenas reformas.

¿Cales son os retos que asumes ó dirixir a Escola de

Enfermaría

O reto mais importante é o que describías na introdución

desta entrevista: a adaptación das ensinanzas ó

EEES coas ensinanzas de grao, máster y doutorado.

Este ano empezou o primeiro curso dos estudios de

grao. O vindeiro curso convivirán o segundo curso dos

estudos de grao, co terceiro curso da diplomatura e o

ano seguinte so poderanse cursar por oficial os estudios

de grao, implantándose o terceiro curso e despois o

cuarto curso. Os alumnos que empezaron a diplomatura

terán exames hasta setembro do 2015 para diplomarse,

en caso contrario terán que facer as adaptacións que

correspondan.

Imos ampliar a formación de postgrao realizando

cursos de especialización propios da Universidade de

Santiago de Compostela (USC), aparte do que xa temos

de urxencias, tanto para Diplomados en Enfermaría

como para outros profesionais de Ciencias da Saúde.

escola de enfermaría

Enfermeir@s

Marzo 2010

35


escola de enfermaría

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Continuaremos con Máster Oficial de Postgrao, a partires

do cal os profesionais poden optar polo proxecto

de Teses Doutoral. Na Escola de Enfermaría de Lugo coa

Especialidade de Xestión e na Escola de Santiago coa Especialización

Clínica. E outro reto tamén moi importante

é o da integración plena da Escola de Enfermaría na Universidade.

Aínda que academicamente xa pertencemos

á USC, a nivel económico, a Escola depende do Servizo

Galego de Saúde, dentro dos presupostos do Complexo

Hospitalario Xeral-Calde. Xa se mantiveron as primeiras

reunións entre a Consellería de Sanidade, o SERGAS, a

Universidade e a Consellería de Educación, para establecer

o acordo de integración; ás que asistimos o Xerente

do Complexo Hospitalario Xeral-Calde e mais eu.

¿Que cambios haberá para os futuros estudantes

de Enfermaría

Nosos alumnos, igual que case todos os das titulacións

de grao terán que superar 240 créditos ECTS, repartidos

en catro anos académicos, o que supón un gran

cambio, posto que a carreira antes era de tres anos. No

caso dos nosos alumnos o último ano cursarán o prácticum

e terán que realizar o proxecto de fin de grao.

Ademais, tanto para os futuros estudantes como

para tódolos profesionais, o cambio fundamental é o

poder realizar estudios oficiais de postgrao que dan acceso

o doutorado, o que potenciará e prestixiará nosa

profesión, o equiparala o resto das titulacións universitarias

que antes denominábanse licenciaturas.

Escola de enfermaría

ter, privado ou propio de calquera universidade pública

ou privada, sexa o mais demandado no campo laboral.

Teño entendido que para acceder á enfermaría docente

nas Universidades, é dicir, para ser profesores de

Universidade, esixirásenos ser doutores e ter experiencia

investigadora. Se isto é así, ¿como poderemos cumprir

estes requisitos, ¿hai algo que podamos facer para que

os 25 años de diplomatura se valoren ou quedaremos

relegados á docencia práctica

Escola de enfermaría

resultados do traballo realizado que moitos enfermeiros

xa están facendo agora.

¿Como pensas que se fará a homologación da nosa

profesión no marco europeo

Os estudos xa están homologados cos títulos de

grao, máster e doutorado, en toda Europa.

Para rematar, gustaríame que nos fixeras partícipes

da túa opinión sobre o futuro da Enfermaría e sobre

cales son os pasos a seguir para alcanzar, dunha vez, o

recoñecemento que merece por parte do Estado, das

Universidades, doutras profesións e da poboación.

Son optimista. Aínda que con menos celeridade da

que quixéramos, estanse dando pasos importantes:

• A mellora dos planes de estudio.

• Estamos para desenrolar a prescrición enfermeira.

• Posiblemente nun futuro próximo se desenrolen as

especialidades.

• A enfermaría está cada vez mais representada nos

órganos de decisión da Administración, o que é

imprescindible para que se potencie e prestixie a

profesión.

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

• Aparte de todo elo, por parte dos profesionais, planificamos

e avaliamos os coidados que aplicamos,

elaboramos manuais de protocolos e procedementos

nas distintas unidades, cada vez publicamos

mais e mellor.

escola de enfermaría

¿Como se perciben no centro todos estes cambios

Como son cambios para mellorar o sistema universitario

e como xa dixen para prestixiar e potenciar a nosa

profesión, percíbense con ilusión e ganas de acometer

o traballo.

¿Que lle recomendarías a un alumno recen diplomado

ou graduado, realizar un máster oficial ou un

de título privado

Si, realmente agora é así. Anteriormente os Profesores

Titulares da Escola Universitaria (funcionarios) non

precisaban o doutorado para ter plena capacidade docente,

so necesitaban o doutorado para ter capacidade

investigadora. A partires da LOU do 2007, pola que se

modifica a LOU do 2001, as figuras que quedan son:

Catedrático de Universidade e Profesor Titular de Universidade,

polo que a acreditación e habilitación docente

require ter o doutorado.

Para optar a impartir clases teóricas e prácticas, tamén

está a figura do Profesor Asociado, que é un contrato

con dedicación a tempo parcial, cuxa esixencia

para exercer esta actividade é que sexa un profesional

de recoñecida competencia, que traballa fora do ámbito

académico.

Sempre se insiste, nas exposicións, que a Enfermaría

debe facer visibles os coidados, poñelos en valor. ¿Sería

esta a estratexia a seguir para facer valer os nosos coñecementos

e habilidades

Estou totalmente de acordo con esa afirmación;

os estudios de grao van a posibilitar que realmente se

poñan en valor os coidados que a enfermaría aplica e

rexistra, xa que estes novos estudos inclúen estatística

e metodoloxía da investigación, imprescindibles para

completar os proxectos de grao, máster e doutorado,

o que potenciará a investigación e publicación sobre os

En principio, recomendaríalle un máster oficial xa

que facilita a posibilidade de realizar o doutorado, por

outro lado o prestixio da universidade pública é, en xeral,

superior ó das universidades privadas, ademais os

prezos da universidade pública son mais moderados e

con becas de estudio para as clases mais desfavorecidas.

O principal inconveniente neste momento é a escaseza

da oferta de prazas, esperamos que nun futuro próximo

medre a oferta suficientemente.

Aparte disto, pode haber momentos determinados

nos que algún tipo de titulo de especialización ou más-

36 Enfermeir@s

Marzo 2010

Enfermeir@s

Marzo 2010

37


internacional

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Irán,

un país desconocido

Internacional

Internacional

Revista do Colexio Oficial de Enfermaría de Lugo

Río Zayandeh (Isfahán)

Internacional

Pilar González González · pilar.gonzalez.gonzalez@enfermerialugo.org ...................................................

Uno de los tópicos que se dice sobre Irán es “que es un país peligroso” y tras los últimos

acontecimientos todavía más. La realidad es, sin embargo, diferente: las manifestaciones ocurridas

durante este año son hechos puntuales que suceden en grandes ciudades y en lugares concretos,

si tu no tienes interés en participar, ni te enteras de lo sucedido, en los cuarenta días que pasamos en

este país, nunca nos sentimos inseguras.

Una de las zonas no recomendables es la Región de Baluchistan, situada al sureste del país que

hace frontera con Afganistán y Pakistán, es un habitual paso para el tráfico de armas y de droga,

pero es un lugar donde la historia no dejó vestigio alguno, con lo cual no tiene interés para el

turista.

Para viajar a Irán, el gobierno local impone unas normas en el vestir, tanto para el hombre

como para la mujer: el hombre no puede llevar pantalón corto y mejor camisa de manga

larga; para la mujer recomiendan (obligan) pantalón largo, también podría ser falda larga,

camisa de manga larga y floja, el largo de la blusa es recomendable que sea mas o menos

por la mitad del muslo (Como nos habían aconsejado, una camisa de hombre es una buena

solución) y para cubrir el pelo un foulard.

Muchas mujeres en el país usan el chador (prenda que cubre el pelo y el cuerpo), la

mayoría de las jóvenes un foulard o un pañuelo. Nosotras usamos chador en dos

ocasiones para poder entrar en recintos religioso, la primera vez en Qom y la siguiente

en Mashad, que son las ciudades más religiosas del país.

Kurdos iraníes Mausoleo de Fátima Mashad Bazar (Isfahán)

38 Enfermeir@s

Marzo 2010

Enfermeir@s

Marzo 2010

39

More magazines by this user
Similar magazines