PDF del congreso - Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas

saei.org

PDF del congreso - Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas

AVANCES EN

ENFERMEDADES INFECCIOSAS

ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Publicado por la Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas (http://www.saei.org/)

Vol. 7. Número 7. Diciembre 2006

RESUMEN DE COMUNICACIONES

ORALES Y PÓSTERS DEL CONGRESO


Fernández de la Hoz, 61, entreplanta. 28003 Madrid. Tfno.: 91 536 08 14 - Fax: 91 536 06 07

E-mail: congresosmadrid@accionmedica.com

Balcells, 21-25, bajos, oficina 1. 08024 Barcelona. Tfno.: 93 285 75 55 - Fax: 93 285 75 56

E-mail: congresosbarcelona@accionmedica.com

Luis Montoto, 95, 2º A. 41018 Sevilla. Tfno.: 95 498 05 20 - Fax: 95 458 10 48

E-mail: andalucia@accionmedica.com

ISSN: 1576-3129 • Depósito legal: SE-99-2000r• Todos los derechos reservados


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

SUMARIO

COMUNICACIONES ORALES

CO-01. Progresión clínica de la hepatopatía secundaria a la infección

por el virus de la hepatitis C en pacientes coinfectados por el VIH

con tratamiento antirretroviral potente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63

M. González-Serrano, J.A. García-García, M. Aguilar-Guisado, M.J. Ríos-Villegas,

A. Camacho, J. Ruiz-Morales, J. del Valle, R. Luque, J. Rodríguez-Baños, A. Rivero,

J. Macías, J.M. Gómez-Mateos, J.A. Pineda; Grupo Andaluz para el estudio

de las Enfermedades Infecciosas

CO-02. Concentraciones plasmáticas de interferón alfa 2a y ribavirina

y respuesta temprana al tratamiento de la hepatopatía crónica

por virus C en pacientes coinfectados por el VIH . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64

B. Valera, A. Gutiérrez-Valencia, R. Ruiz Valderas, L. Jiménez, P. Viciana,

A. Arizcorreta, A. Terrón Pernia, L.F. López-Cortés

CO-03. Elevada seroprevalencia pero baja incidencia de infección por VHC

en una cohorte de pacientes VIH de transmisión sexual (PTX).

Evaluación de las características de estos pacientes. Estudio PRECEX . . . . . . . . 65

R. Palacios, R. Mata, I. Aguilar, L. Muñoz, S. Vergara, A. Rivero, M.J. Ríos,

D. Merino, J. Santos; y Grupo Hepatitis de SAEI

CO-04. La biopsia hepática en una cohorte de pacientes VIH . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66

A. Hidalgo, J. Santos, R. Palacios, J. Ruiz, M. González, M. Márquez

CO-05. Relación entre los niveles lipídicos basales y la respuesta viral

sostenida en pacientes coinfectados por VIH/VHC tratados

con interferón pegilado y ribavirina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67

J. del Valle, L. Cardeñoso, B. Valera-Bestard, D. Merino, A. Rivero,

J.A. Girón-González, M.J. Ríos-Villegas, M. González-Serrano, A. Collado,

J.A. Mira, A. Gutiérrez-Valencia, E. Fernández-Fuertes, A. Camacho, J.A. Pineda

CO-06. Fibrosis hepática moderada-severa evaluada por elastometría

hepática transitoria en individuos infectados por VIH no infectados

por VHB ni VHC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68

E. Recio, N. Merchante, J.A. Mira, S. Vergara, J.A. García-García, J. del Valle,

L. Abdel-Kader, J. Macías, J. Gómez-Mateos, F. Lozano, J.A. Pineda

CO-07. La resistencia insulínica no influye en la respuesta viral sostenida

a interferón pegilado y ribavirina en pacientes coinfectados

por VIH y VHC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69

N. Merchante, I. Santos, E. Fernández-Fuertes, M. González-Serrano, J.A. Mira,

D. Merino, J. Ruiz-Morales, S. Vergara, J.A. García-García, J. Macías,

J. Gómez-Mateos, J. Castillo, J.A. Pineda; Grupo Andaluz para el estudio

de las Enfermedades Infecciosas (GAEI)

51


Comunicaciones orales y pósters

CO-08. Limitaciones de la elastometría transitoria (FibroScan ® )

para distinguir entre fibrosis hepática leve y moderada

en enfermos coinfectados por VIH y VHC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70

S. Vergara, J. Macías, A. Rivero, L.F. López-Cortés, D. Merino,

M. González, M.J. Ríos-Villegas, J.A. García-García, J. de la Torre,

A. Gutiérrez, E. Fernández, J. Ruiz-Morales, J. Rodríguez-Baños, J.A. Pineda

CO-09. Factores predictivos de toxicidad farmacológica grave

asociada al tratamiento con interferón pegilado y ribavirina

en pacientes coinfectados por VIH/VHC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71

D. Merino, J.A. Mira, B. Valera-Bestard, A. Arizcorreta-Yarza, A. Rivero,

A. Collado, M.J. Ríos-Villegas, J. Ruiz-Morales, M. Torres-Tortosa, J. Macías,

A. Gutiérrez-Valencia, L.F. López-Cortés, J.A. Pineda

CO-10. La respuesta virológica rápida en la cuarta semana de tratamiento

predice una respuesta virológica sostenida en pacientes coinfectados

por el VIH y el VHC tratados con interferón pegilado y ribavirina . . . . . . . . . . . 72

J. Ruiz-Morales, J.A. Mira, B. Valera-Bestard, A. Arizcorreta-Yarza, A. Rivero,

I. Santos, J. Macías, A. Gutiérrez-Valencia, J.A. Girón-González, M. González-Serrano,

A. Camacho, S. Vergara, L.F. López-Cortés, J.A. Pineda

CO-11. Las elevaciones no graves de transaminasas durante el TARGA

no se relacionan con la progresión de la fibrosis hepática

en los pacientes coinfectados por VIH y VHC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

S. Vergara, J. Macías, J.A. Mira, J.A. García-García, N. Merchante, J. del Valle,

L. Abdel-Kader, F. Lozano, J.M. Gómez-Mateos, E. Recio, J.A. Pineda

CO-12. Relación entre la presencia/replicación del virus de la hepatitis C

en células linfocitarias y la respuesta virológica sostenida

al tratamiento con interferón pegilado y ribavirina en pacientes

coinfectados por el VIH . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74

B. de Felipe, M. Leal, A. Gutiérrez, S. Gutiérrez, I. Pulido, L.F. López-Cortés,

P. Viciana, A. Vallejo

CO-13. Tratamiento antiviral C en pacientes cirróticos coinfectados

por el VIH en la práctica clínica habitual: factores predictores

de respuesta viral sostenida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75

J.F. Benítez Macías, A. Arizcorreta Yarza, M.C. Martínez Sierra,

F.M. Brun Romero, M.J. Orozco Cózar, L. Martín Herrera

CO-14. Abordaje terapéutico de pacientes coinfectados por el VHC

y el VIH. Resultados clínicos de la consulta conjunta de Medicina

Interna-Aparato Digestivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76

J.F. Benítez Macías, M.C. Martínez Sierra, A. Arizcorreta Yarza,

F.M. Brun Romero, M.J. Orozco Cózar, L. Martín Herrera

CO-15. Endocarditis por enterococo: análisis multicéntrico de 76 casos . . . . . . . . . . . . . 77

F.J. Martínez-Marcos, J.M. Lomas-Cabezas, A. de Alarcón, A. Plata,

J.M. Reguera, J. Gálvez, J. Ruiz, M. Márquez, J. de la Torre y C. Hidalgo;

Grupo Andaluz para el Estudio de las Infecciones Cardiovasculares

CO-16. Endocarditis infecciosa izquierda sobre válvula nativa

por Staphylococcus aureus: el enemigo implacable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78

A. Ortiz, A. de Alarcón, A. Plata, J.M. Reguera, J. Ruiz, M. Márquez,

J. Gálvez, J.M. Lomas, F. Martínez-Marcos, J. de la Torre y C. Hidalgo-Tenorio;

Grupo Andaluz para el Estudio de las Infecciones Cardiovasculares

52


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-17. Validez del EuroScore en la cirugía de sustitución valvular

de la endocarditis infecciosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

J.A. Sanchez-Brotons, A. de Alarcón, A. Plata, J.M. Reguera, J. Gálvez,

J. Ruiz, M. Márquez, J.M. Lomas, F. Martínez-Marcos, J. de la Torre,

C. Hidalgo-Tenorio; Grupo Andaluz para el Estudio de las Infecciones

Cardiovasculares

CO-18. Endocarditis infecciosa izquierda sobre válvula protésica

por Staphylococcus aureus: una historia de amor con el cirujano

cardiaco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80

M. Vargas-Machuca, A. de Alarcón, A. Plata, J.M. Reguera, J. Ruiz, M. Márquez,

J. Gálvez, J.M. Lomas, F. Martínez-Marcos, J. de la Torre, C. Hidalgo-Tenorio;

Grupo Andaluz para el Estudio de las Infecciones Cardiovasculares

CO-19. Endocarditis infecciosa por Streptococcus bovis. Cohorte GAEI . . . . . . . . . . . . . . . 81

J. Ruiz, E. Nuño, M. Márquez, J.M. Reguera, A. Plata, J. Gálvez-Acebal,

J.M. Lomas, J. de la Torre, C. Hidalgo-Tenorio, A. de Alarcón; Grupo Andaluz

para el Estudio de las Infecciones Cardiovasculares

CO-20. Endocarditis infecciosa por Streptococcus agalactiae. Cohorte GAEI . . . . . . . . . . . 82

J. Ruiz, M. Márquez, M. González, J.M. Reguera, A. Plata, J. Gálvez-Acebal,

J.M. Lomas, J. de la Torre, C. Hidalgo-Tenorio, A. de Alarcón

CO-21. Manifestaciones neurológicas en las endocarditis infecciosas

izquierdas. Influencia del tratamiento quirúrgico. Cohorte GAEI . . . . . . . . . . . . 83

J. Gálvez-Acebal, A. de Alarcón, J.M. Reguera, A. Plata, J. Ruiz,

M. Márquez, J.M. Lomas, J. de la Torre, C. HidalgoTenorio

CO-22. Influencia del tratamiento quirúrgico en el pronóstico

de la endocarditis izquierda. Estudio multicéntrico

de la Cohorte GAEI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84

J. Gálvez Acebal, A. Alarcón, J. Ruiz, M. Márquez, J.M. Reguera,

A. Plata, J.M. Lomas, J. de la Torre, C. Hidalgo Tenorio; Grupo Andaluz

para el Estudio de las Infecciones Cardiovasculares

CO-23. Endocarditis por fiebre Q: características clínicas, epidemiológicas

y pronósticas. Estudio multicéntrico en 14 hospitales españoles . . . . . . . . . . . . . 85

M.V. Mogollón, A. de Alarcón, M. Anguita, P. Tornos, V. Falcó, J. Gálvez,

J.M. Miró, I. San Feliú, M. Fernández-Guerrero, J.M. Aguado,J.M. Ramos-Rincón,

C. Fariñas, A. Arnaiz, I. Vilacosta, M.C. Manzano, C. Hidalgo-Tenorio,

J.M. Montejo-Baranda, P. Muñoz, E. Bouza

CO-24. Registro de los pacientes atendidos por endocarditis derecha

en dos centros hospitalarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86

J.A. Urbano, A. de Alarcón, N. Romero, J. Gálvez, M. Frutos,

R. Pérez de la Yglesia, M. Mogollón, J.L. Haro, R. Luque

CO-25. Endocarditis infecciosa por Staphylococcus lugdunensis.

Cohorte GAEI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87

J. Ruiz, M. Márquez, E. Nuño, J.M. Reguera, A. Plata, J. Gálvez-Acebal,

J.M. Lomas, J. de laTorre, C. Hidalgo-Tenorio, A. de Alarcón

CO-26. Incidencia de tuberculosis en pacientes trasplantados

de órgano sólido. Análisis descriptivo de la cohorte RESITRA . . . . . . . . . . . . . . 88

A. Doblas Delgado, J.M. Aguado, R. San Juan, J. Torre-Cisneros;

Red Española para la Investigación de la Infección en el Trasplante (RESITRA)

53


Comunicaciones orales y pósters

CO-27. Ausencia de aumento del riesgo de hepatotoxicidad grave

por rifampicina más pirazinamida en profilaxis de la tuberculosis

en pacientes infectados por el vih: metaanálisis de ensayos clínicos

aleatorios y controlados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89

M. Gallo, I. Pérez-Camacho, A. Doblas, Á. Camacho, J.M. Kindelán,

J. Torre-Cisneros, A. Rivero

CO-28. Tuberculosis en inmigrantes adquirida en el país receptor . . . . . . . . . . . . . . . . . 90

M. Martínez, D. García de Viedma, M. Herranz, M.I. Sánchez,

R. Fernández, M.T. Peñafiel, M.C. Rogado, M.A. Lucerna, I. Cabeza,

J. Vázquez, F. Díez, A. Reyes, A. Lazo, J. Gamir, J. Fornovi, J. Martínez,

P. Barroso, M. Rodríguez, C. Castillo, C. Gutiérrez

CO-29. Tuberculosis resistente en la provincia de Almería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91

F. Díez, M. Martínez, D. García de Viedma, M. Herranz, W. Sánchez-Yebra,

N. Montiel, M.L. Sánchez, J. Martínez, M.C. Rogado, P. Barroso, T. Cabezas,

A. Lazo, M. Rodríguez, C. Castillo, P.M. Navas y Grupo INDAL-TB

54


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

PÓSTERS

CP-01. Tratamiento antifúngico empírico en pacientes seleccionados

con neutropenia febril persistente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93

M. Aguilar-Guisado, J.M. Cisneros, E. Cordero, I. Espigado,

M. Noguer, R. Parody, J. Pachón

CP-02. Factores de riesgo de infección fúngica invasora en los pacientes

con neutropenia febril persistente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94

M. Aguilar-Guisado, J.M. Cisneros, E. Cordero, I. Espigado, M. Noguer,

R. Parody, J. Pachón

CP-03. Evaluación de la adherencia a un protocolo de tratamiento

de fiebre fneutropénica (FN) de bajo riesgo a los 6 meses

de su introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95

P. Martín-Rico, I.M. Portales Fernández, S. Santamaría Fernández,

N. Macías Vega, L. Valiente de Santís, B. Sobrino Díaz

CP-04. Características clínicas y evolutivas de la neutropenia febril

en pacientes con tumores sólidos en un hospital regional . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96

I.M. Portales Fernández, P. Martín-Rico, N. Macías Vega, B. Sobrino Díaz,

L. Valiente de Santís, I. Pérez de Pedro

CP-05. Epidemiología de las candidemias en Andalucía.

Proyecto “Candidemia SAEI-SAMPAC 2005-2006” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

M. Márquez, P. Martín-Rico, E. Vidal, A. Collado, C. García-Figueras,

JE. Corzo, J. Rodríguez-Baño, M. Pérez, E. Martín-Mazuelos, J.M. Cisneros;

y Grupo Cooperativo de la Sociedad Andaluza de Microbiología y Parasitología

Clínica (SAMPAC) y de la Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas (SAEI)

CP-06. Características clínicas de las candidemias en Andalucía.

Proyecto “Candidemia SAEI-SAMPAC 2005-2006” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98

M. Herrero, J.J. Castón, FM. Guerrero, A. del Arco, A. Peña, F. Salgado,

F.J. Martínez-Marcos, E. Martín-Mazuelos, J.M. Cisneros; y Grupo Cooperativo

de la Sociedad Andaluza de Microbiología y Parasitología Clínica (SAMPAC)

y de la Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas (SAEI)

CP-07. Comparación de dos métodos: Etest ® y Sensititre ® YeastOne ,

para el estudio de sensibilidad a anfotericina B en cepas

de Candida spp. productoras de candidemias en Andalucía.

Proyecto “Candidemia SAEI-SAMPAC 2005-2006” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99

C. Flórez, E. Martín-Mazuelos, N. Montiel, J. Saavedra, C. Miranda,

T. Escobar, P. Navas, A. Sánchez, M.J. Pérez, I. Calle, E. Martín-Mazuelos,

J.M. Cisneros; y Grupo Cooperativo de la Sociedad Andaluza de Microbiología

y Parasitología Clínica (SAMPAC) y de la Sociedad Andaluza

de Enfermedades Infecciosas (SAEI)

55


Comunicaciones orales y pósters

CP-08. Sensibilidad antifúngica de 120 aislamientos de Candida spp.

productoras de candidemias en Andalucía. Proyecto

“Candidemia SAEI-SAMPAC 2005-2006” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100

M. Ruiz, C. Flórez, M. Cueto, C. Gamero, A. García-Tapia,

D. López, I. Ruiz, V. García, J. Porras, JM Cisneros, E. Martín-Mazuelos;

y Grupo Cooperativo de la Sociedad Andaluza de Microbiología y Parasitología C

línica (SAMPAC) y de la Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas (SAEI)

CP-09. Espectro de la infección fúngica respiratoria invasora por hongos

filamentosos en un hospital terciario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101

J.J. Castón, A. Doblas, C. Natera, P. Font, M.J. Linares, A. Rivero, M. Casal,

J. Torre-Cisneros

CP-10. Características clínicas de las infecciones por hongos filamentosos

distintos de Aspergillus en el Hospital Virgen de las Nieves . . . . . . . . . . . . . . . . . 102

M. Zamora, E. Vidal, F. Jaén, C. Miranda, S. Paulos, I. Pedrosa, A. Collado

CP-11. Estudio descriptivo de las complicaciones infecciosas

en 42 receptores de trasplante cardiaco consecutivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103

A. Martín Peña, M.E. García Prado, E. Gutiérrez Carretero, R. Hinojosa Pérez,

E. Lage Galle, J.M. Cisneros Herreros

CP-12. Estudio descriptivo de las complicaciones infecciosas

en 36 receptores de trasplante renal infantil consecutivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104

A. Martín Peña, M.E. García Prado, J. Fijo López Viota, A. Sánchez Moreno,

J. Martín Govantes, J.M. Cisneros Herreros

CP-13. Estudio descriptivo de las complicaciones infecciosas

en 109 receptores de trasplante hepático consecutivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105

M.E. García Prado, A. Martín Peña, M.A. Gómez Bravo, E. Cordero Matía,

F. Porras López, A. Bernardos Rodríguez, J.M. Cisneros Herreros

CP-14. Estudio descriptivo de las complicaciones infecciosas

en 159 receptores de trasplante renal consecutivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106

M.E. García Prado, A. Martín Peña, M.A. Gentil Govantes,

V. Cabello Chaves, E. Cordero Matía, J.M. Cisneros Herreros

CP-15. Estudio descriptivo de las complicaciones infecciosas

en 80 receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos

autólogos consecutivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107

M.E. García Prado, A. Martín Peña, J.M. Pérez Hurtado, I. Espigado Tocino,

M. Herrero Romero, J.M. Cisneros Herreros

CP-16. Estudio descriptivo de las complicaciones infecciosas

en 60 receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos

alogénicos consecutivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108

A. Martín Peña, M.E. García Prado, I. Espigado Tocino, R. Parody Ruiz-Berdejo,

M. Herrero Romero, J.M Cisneros Herreros

CP-17. Meningitis aguda bacteriana de adquisición comunitaria.

Estudio descriptivo etiológico, clínico y evolutivo

de los ingresos en un hospital de tercer nivel durante

un periodo consecutivo de 39 meses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109

E. García-Cabrera, M.E. Jiménez-Mejías, R. Amaya, J.L. Haro,

N. Espinosa, I. Mateos-Wichmann, F. Docobo, J.A. León Leal, J.Pachón Díaz

56


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-18. Meningitis asociada a catéteres de derivación ventricular externa.

Experiencia asistencial en aplicación del Consenso SAEI . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110

L. Valiente, B. Sobrino, N. Macías, I. Portales, A. Plata, J.D. Colmenero

CP-19. Cambios en el espectro etiológico de la fiebre de duración

intermedia (FDI) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111

N. Espinosa, J.L Haro, M. Aguilar, E. Cañas, M. Bernabéu, A. Alarcón,

R. Luque, J. Pachón, A. Martín

CP-20. Fiebre Q aguda en pacientes ingresados en el Hospital

Costa del Sol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112

J.D. Ruiz-Mesa, J. de La Torre, L. Mérida, A. Del Arco, M.D. Martín Escalante,

F. Moreno, J. Aguilar, I. Escot

CP-21. Durabilidad de la pauta ddl-3TC-EFV en pacientes naïve.

Seguimiento a tres años. Estudio VESD-2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113

R. Palacios, F. Lozano, M.C. Gálvez, J de la Torre, M. López, L.F. Pérez-Cortés,

M.J. Ríos, A. Rivero, F. Jiménez-Oñate, A. Lozano, M. Torres-Tortosa, L. Muñoz,

V. Gutiérrez-Ravé, M. Grana, J. Santos y GAEI

CP-22. Efectos adversos neurológicos en la simplificación de la terapia

antirretroviral de efavirenz + tenofovir + lamivudina a efavirenz +

tenofovir+ emtricitabina (Truvada ® ) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114

C. Conde Guzmán, P. Viciana, L.F. Lopez-Cortés, M. Leal, P. Pérez-Romero,

I. Rivas, R. Mata, A. Gutiérrez, M.Trastoy

CP-23. Respuesta precoz de enfuvirtide + tipranavir-r versus enfuvitide

+ otros inhibidores de proteasa potenciados, en pacientes

con infección VIH en multifracaso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115

P. Viciana, L.F. López-Cortés, E. Pérez-Guzmán, A. Francés, J.M. Kindelán,

M. Miguélez-Morales, J.A. Terrón, M.A. Munian, I. Suárez, J.M. Zarzalejo,

M.A. Cárdenas, A.Vergara, J.A. Pineda, J. Lluch; por Estudio FRANCA

CP-24. Estudio de eficacia virológica de efavirenz administrado

de forma escalonada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116

A. Gutiérrez, L.F. López, P. Viciana, R. Mata, I. Rivas, M. Trastoy,

M. Rodríguez, R. Pascual

CP-25. Eficacia y tolerancia en la práctica clínica habitual de las pautas

de TARGA basadas en dos análogos y nevirapina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117

S. Santamaría, I. Pérez de Pedro, M. Causse, F. Orihuela, M. Castaño,

J.D. Colmenero

CP-26. Los regímenes antirretrovirales que incluyen tenofovir o estavudina

más lamivudina se asocian con una mayor tasa de respuesta virológica

sostenida en pacientes coinfectados por VIH/VHC tratados

con interferón pegilado y ribavirina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118

J.A. Mira, R. Carrillo-Gómez, B. Valera-Bestard, E. Fernández-Fuertes, A. Rivero,

J.A. Girón-González, M.J. Ríos-Villegas, M. González-Serrano, A. Collado,

M. Torres-Tortosa, S. Vergara, A. Gutiérrez-Valencia, J.A. Pineda;

por el Grupo Andaluz para el estudio de las Enfermedades Infecciosas

CP-27. ¿Qué grado de adherencia requieren los actuales tratamientos

antirretrovirales para mantener la viremia del VIH indetectable . . . . . . . . . . . . 119

J. Pasquau, M. Zamora, R. Ubago, F. Jarilla, F. Jaén, C. García

57


Comunicaciones orales y pósters

CP-28. Análisis de los cambios en las prescripciones de fármacos

antirretrovirales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120

G. Ollero, J. Rodríguez-Baño, M.D. Morales, F. González Eslava,

M.J. Ríos, J. Gálvez, A. Domínguez, M.A. Muniain

CP-29. Establecimiento de un plan protocolizado de cuidados

de enfermería para pacientes VIH ambulatorios que reciben

o inician tratamiento antirretroviral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121

F. González Eslava, J. Rodríguez-Baño, M.J. Ríos, J. Gálvez,

A. Domínguez, G. Ollero, M.A. Muniain

CP-30. Efecto de la intensificación de la terapia antirretroviral

con inhibidores de la fusión en pacientes infectados por el VIH

con respuesta discordante inmunológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122

I. Pulido Ruiz, M. Genebat González, S. Gutiérrez Rivero, R. de la Rosa Morales,

J. Delgado de la Cuesta, M. Leal Noval

CP-31. Control de la carga viral VIH tras la interrupción del TARGA:

relación con la densidad del receptor CCR5 y la carga proviral . . . . . . . . . . . . . 123

N. Soriano-Sarabia, A. Vallejo, J. Fernández, M. Genebat, S. Gutiérrez,

M.A. Muñoz-Fernández, M. Leal

CP-32. Mecanismos implicados en una baja recuperación de células CD4

en pacientes infectados por el VIH bajo TARGA aun teniendo viremia

persistentemente indetectable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124

S. Molina-Pinelo, A. Vallejo, M. Genebat, N. Soriano-Sarabia, B. de Felipe, M. Leal

CP-33. Factores relacionados con la persistencia de los pacientes

en interrupción de tratamiento antirretroviral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125

L. Muñoz, A. Peña, D. Vinuesa, M. Álvarez, N. Chueca, M. Martínez,

J. Parra, J. Hernández Quero

CP-34. Estudio de una cohorte de pacientes con infección por el VIH

en tratamiento antirretroviral con un régimen que incluye enfuvirtide

(ENF). Análisis de eficacia y seguridad y de las mutaciones

de resistencia a T-20 seleccionadas durante el seguimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . 126

I. Viciana, R. Palacios, F. Ropero, J. de la Torre, F. Oñate, J. Santos, A. del Arco,

F. Orihuela, M. Márquez

CP-35. Eficacia, seguridad y tolerancia de TARGA con enfuvirtide (T-20) . . . . . . . . . . . 127

M. Franco, F.J. Rodríguez, R. Creagh, C. Borrachero, S. Sgrutzmancher, E. Pujol

CP-36. Perfil de seguridad, tolerancia y eficacia de TARGA basado

en fosamprenavir-ritonavir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128

J. Rodríguez, FJ. Rodríguez, M. Franco, R. Creagh, C. Borrachero,

S. Sgrutzmancher, E. Pujol

CP-37. Pilotaje de un estudio de intervención presencial precoz del servicio

de enfermedades infecciosas en los pacientes con bacteriemia . . . . . . . . . . . . . . 129

P. Martin-Rico, J. Porras, C. Mediavilla, I. Portales, F. Oñate, M. Castaño

CP-38. Situación de profesionales dedicados a las enfermedades infecciosas

en Andalucía en 2005 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130

J. de la Torre Lima, A. del Arco, M. Milla

58


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-39. Rentabilidad clínico-sanitaria de la consultoría intrahospitalaria

de Enfermedades Infecciosas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131

B. Sobrino, L. Valiente, G. Uribarri, S. Santamaría, P. Martín-Rico, J.D. Colmenero

CP-40. Intervención en un brote de neumonía neumocócica

en una residencia asistida de ancianos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132

J. Delgado, A. Luna, M. Chávez, R. de la Rosa, J. Fernández,

S. Expósito, B. Romero, S. Gómez

CP-41. Epidemiología molecular del derrame pleural paraneumónico

complicado en niños menores de 14 años . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133

L. Arroyo, D. Sánchez-Tatay, D. Moreno, M.S. Camacho,

J.A. León Leal, E. Ruiz, I. Obando

CP-42. Factores de riesgo para colonización nasofaríngea

con neumococos resistentes en niños menores de 6 años . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134

D. Sánchez-Tatay, L. Arroyo, M. Fernández, A. Porras, M.J. Gil,

R. Torronteras, I. López-Hernández, I. Obando

CP-43. Infecciones invasivas por estreptococos del grupo B

en adultos no gestantes en un hospital comarcal (1993-2006) . . . . . . . . . . . . . . . 135

A. Muñoz Morente, M. Maíz Jiménez, M.A. González Benítez,

M. Godoy Sierra, F. Salgado Ordóñez, V. Díaz Morant

CP-44. Modelo predictivo de la recaída de la brucelosis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136

F. Martos Pérez, A. Pinedo, J.M. Reguera, J.D. Ruiz Mesa, A. Plata, J.D. Colmenero

CP-45. Seroprevalencia WNV en una población centinela en Huelva . . . . . . . . . . . . . . . 137

E. Fernández Fuertes, J. Saavedra Martín, Santiago Ruiz, J. Figuerola,

A. Díaz, C. Domingo, F. de Ory, I. Vázquez Rico, E. Pujol de la Llave

CP-46. Prevalencia y factores asociados a la infección de tracto urinario

nosocomial en un servicio de Medicina de un hospital comarcal . . . . . . . . . . . . 138

R. de la Rosa, J. Fernández-Rivera, A.J. Ramos, Y. Marín, C. Escorial,

A.M. Mata, J. Delgado

CP-47. Etiología y sensibilidad antibiótica de los uropatógenos

extrahospitalarios más frecuentes en nuestra Área . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139

F. Jódar, M. Requena, J.A. Trujillo, I. Carazo, I. Cuesta, M. Omar,

J.J. Hernández-Burruezo

CP-48. Etiología y sensibilidad a los antimicrobianos de los uropatógenos

causantes de infección urinaria en los medios hospitalario

y extrahospitalario del área sanitaria del Alto Guadalquivir . . . . . . . . . . . . . . . . 140

J. Moreno Izarra, J.M. Aguilar Benítez, A. García Olid, J.M. Díaz Iglesias,

J.A. Carmona Álvarez, A.M. López Vidal, F. Rosa Jiménez

CP-49. Eficacia y seguridad de cefazolina en perfusión continua versus

infusión intermitente en pacientes con bacteriemia por Staphylococcus

aureus meticilín-sensible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141

T. Desongles, R.Ramos, M. Herrero, E. Cordero, M.T. Prados, M. Ruiz,

J. Bautista, J.M. Cisneros

59


Comunicaciones orales y pósters

CP-50. Incidencia y factores de riesgo de infección de localización

quirúrgica en la cirugía de implantación de prótesis de cadera y rodilla . . . . . . . 142

M.D. del Toro, J. Rodríguez-Baño, C. Lupión, J. Gálvez, L. García,

A.I. Suárez, M.A. Muniain

CP-51. Desarrollo de un modelo para predecir la probabilidad

de que una neumonía nosocomial (NN) sea producida

por Staphylococcus aureus meticilín-resistente (SAMR) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143

R. Tejero, P. Font, C. Natera, J. Castón, F. Rodríguez, A. Rivero, M. Casal,

J. Torre-Cisneros

CP-52. Características de las infecciones por Morganella morganii

en un hospital de nivel medio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144

I. Escot Cabeza, A. del Arco, I. López, De la Torre Lima, J. Aguilar,

F. Moreno, J.L. Mérida, J.L. Prada, J. García Alegría

CP-53. Flebitis secundaria a catéter de acceso periférico: relación

con el tipo de fármaco perfundido y otros factores

potencialmente asociados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145

C. Ferrete, M.A. Vázquez, M. Sánchez, I. Gilabert, J.E. Corzo, J.A. Pineda,

S. Vergara, J. Gómez-Mateos

CP-54. Infecciones en servicios quirúrgicos atendidos

por Medicina Interna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146

A.C. Barnosi Marín, B. Cervantes Bonet, J.A. Montes Romero,

M. Zamora Salido, F. Díez García, F.J. Gamir Ruiz, G. Gómiz, V. Rodríguez

CP-55. Actividad in vivo de péptidos híbridos de cecropina

A-melitina en un modelo murino de sepsis peritoneal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147

R. López-Rojas, F. Docobo-Pérez, B. G. de la Torre, C. Pichardo,

L. Rivas, D. Andreu, J. Pachón

CP-56. Pseudomonas aeruginosa en el medio extrahospitalario del área

sanitaria del Alto Guadalquivir: relevancia clínica y características

diferenciales con los aislamientos hospitalarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148

C. Delgado Gordillo, J. Moreno Izarra, J.M. Aguilar Benítez, C. Rubio Sánchez,

J.M. Díaz Iglesias, F. Rosa Jiménez, A.M. López Vidal, J.A. Carmona Álvarez

CP-57. Colonización intestinal por Escherichia coli productor

de betalactamasas de espectro extendido (ECBLEE): prevalencia

y factores asociados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149

J. Rodríguez-Baño, M.D. Navarro, L. López-Cerero, C. Morillo,

M.A. Muniain, A. Pascual

CP-58. Factores de riesgo para la resistencia a ciprofloxacino

en Escherichia coli productor de betalactamasas de espectro

extendido (ECBLEE) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150

M.D. Navarro, J. Rodríguez-Baño, L. Romero, M.A. Muniain,

J.R. Hernández-Bello, A. Pascual

CP-59. Diagnóstico microbiológico molecular de la sepsis en pacientes

críticos mediante el sistema comercial SeptiFast . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151

M. Álvarez, S. Carlos, N. Chueca, R. del Moral, M. Torres, J.M. Sanz,

A. Peña, J. Parra, J. Pomares, F. García, M.C. Maroto

60


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-60. Prevalencia de mutaciones primarias de resistencia en pacientes

diagnosticados de infección por el VIH durante el año 2005

en la provincia de Málaga. Estudio Málaga-2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152

R. Palacios, I. Viciana, I. Pérez de Pedro, J. Aguilar, S. Fernández, F. Salgado,

J. Roldán, J.D. Colmenero, M. Márquez, J. Santos; por el Grupo Malagueño

CP-61. Impacto del estudio genotípico de resistencias: estudio

observacional de la evolución clínica, inmunológica y virológica . . . . . . . . . . . . 153

C. Asensio, J. Rodríguez-Baño, F. Fernández Díaz, M.J. Ríos, J. Gálvez,

A. Domínguez, M.D. Morales, G. Ollero, M.A. Muniain

CP-62. Resistencia a antirretrovirales en pacientes tratados: prevalencia

de mutaciones específicas y factores asociados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154

C. Asensio, J. Rodríguez-Baño, F. Fernández Díaz, M.J. Ríos, J. Gálvez,

A. Domínguez, M.D. Morales, G. Ollero, M.A. Muniain

CP-63. Resultados del genotipado de pacientes VIH primoinfectados

y naive adscritos al centro de referencia del Hospital de Valme . . . . . . . . . . . . . . 155

M.C. Nogales Pérez, B. Puche Valdayo, E. López Oviedo, A. Terrón,

E. Pujol de la Llave, E. Pérez Guzmán, F. Lozano de León, I. Suárez, J. Marín

CP-64. Interpretación del genotipo de resistencia a FosAmprenavir/ritonavir.

Datos del estudio FOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156

M. Álvarez, S. Carlos, N. Chueca, S. Pérez-Elías, J. Mallolas, M. Cause, V. Boix,

I. Luque, B. Clotet, F. García; por el grupo de estudio FOS

CP-65. Resistencia primaria a antirretrovirales en los nuevos diagnósticos

en Andalucía oriental. Detección de variantes minoritarias . . . . . . . . . . . . . . . . . 157

S. Carlos, M. Álvarez, L. Martín, J. Pasquau, C. Hidalgo, A. Lozano, J. Antón,

M.C. Gálvez, V. Gutiérrez Ravé, J. Hernández, F. García en representación de CoRAO

CP-66. Evaluación del riesgo de adquirir una nueva mutación en pacientes

en los que no se consigue la supresión virológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158

A. Peña, C. Casañas, L. Muñoz, J. Parra, M. Lopez Ruz, M. Lopez, J.M. Fernández,

A. Collado, F. Ruiz, F. García en representación de CoRAO

CP-67. Evaluación del coste-eficacia de la determinación rutinaria

de HLA-B*5701 para prevenir la reacción de hipersensibilidad

a abacavir en pacientes infectados por el VIH . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159

M. Gallo, Á Camacho, R. González, M. García-Lázaro, J. Torre-Cisneros,

J. Peña, A. Rivero

CP-68. Ateromatosis y valores de homocisteína en pacientes VIH . . . . . . . . . . . . . . . . . 160

L. León-Ruiz, I. Reche-Molina, A. Reche-Molina, A. Collado-Romacho,

C. Gálvez-Contreras, E. Puga, F. Díez-García

CP-69. Análisis de la evolución y supervivencia de una cohorte

(Cohorte OMEGA) de pacientes diagnosticados de infección

por el VIH en estadio avanzado. Eficacia y seguridad del tratamiento

antirretroviral (4 años después) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161

J. Santos, M. López, R. Palacios, J. Ruiz, M. González, M. Márquez

CP-70. Elevada prevalencia de enfermedad vascular periférica (EVP)

en pacientes VIH mayores de 50 años. Estudio ToBra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162

I. Aguilar, A. Hidalgo, R. Palacios, J. Ruiz, M. González, M. Márquez, J. Santos

61


Comunicaciones orales y pósters

CP-71. Evolución de los ingresos y muertes hospitalarias por hepatopatía

en pacientes infectados por VIH desde 1998 a 2005 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163

J. del Valle, J. Macías, J.A. Mira, J.A. García-García, N. Merchante, S. Vergara,

E. Recio, L. Abdel-Kader, F. Lozano, J.M. Gómez-Mateos, J.A. Pineda

CP-72. Asociación entre el polimorfismo Bsm-I del receptor de la vitamina D

y la infección por VIH en usuarios de drogas por vía parenteral . . . . . . . . . . . . . 164

S. Vergara, M. Sánchez de la Torre, C. Torres, G. Nieto, A.J. Carrero, J. Macías,

J.A. Pineda, A. Caruz, J. Fibla

CP-73. Resistencia insulínica en enfermos con infección por VIH . . . . . . . . . . . . . . . . . 165

M.J. Soto Cárdenas, A. de los Santos Moreno, M. Márquez Coello,

F. Guerrero Sánchez, M.A. Bailén, E. Pérez Guzmán, J.A. Girón González

CP-74. Evidencia de timopoyesis en la vejez y su papel en el mantenimiento

de la homeostasis de las células T vírgenes periféricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166

S. Ferrando-Martínez, A. Hernández, J. M. Franco, A. Ordóñez, V. Arellano,

S. Leal-Noval, M.A. Abad, M. Leal

CP-75. El cociente de TREC delta/beta como nueva técnica para la estimación

de la función tímica en el adulto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167

J. Muñoz Franco, S. Ferrando Martínez, A. Ordoñez, S. Leal-Noval, A. Hernández,

M.A. Abad, M. Leal

CP-76. Infecciones asociadas a fármacos antagonistas del factor de necrosis

tumoral alfa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168

F. Rodríguez-Gómez, M. Franco, J. Saavedra, D. Mendoza, F.J. Martínez Marcos,

J. Giménez, E. Pujol

CP-77. Incidencia, distribución y etiología de las complicaciones infecciosas

en pacientes reumatológicos tratados con antagonistas del factor

de necrosis tumoral alfa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169

M.J. Pérez Sola, J.M. Cisneros Herreros, J. Torre-Cisneros; y grupo BIOBADASER

CP-78. La encuesta telefónica como herramienta antiinfecciosa

en la esplenectomía postraumática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170

A. Suárez, E. Gutiérrez, N, Espinosa, J. Molina, M.D. Rincón, M.V. Salinas,

J. Palomino-Nicas

Ïndice de autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171

62


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

COMUNICACIONES ORALES

CO-01. Progresión clínica de la hepatopatía secundaria

a la infección por el virus de la hepatitis

C en pacientes coinfectados por el VIH con

tratamiento antirretroviral potente

M. González-Serrano 1 , J.A. García-García 2 , M. Aguilar-Guisado 3 , M.J. Ríos-Villegas

4 , A. Camacho 5 , J. Ruiz-Morales 1 , J. del Valle 2 , R. Luque 3 , J. Rodríguez-Baños 4 ,

A. Rivero 5 , J. Macías 2 , J.M. Gómez-Mateos 2 , J.A. Pineda 2 ; Grupo Andaluz para el

estudio de las Enfermedades Infecciosas (GAEI)

1

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. 2 Hospital Universitario de Valme, Sevilla.

3

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. 4 Hospital Universitario Virgen de la Macarena,

Sevilla. 5 Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba.

Introducción: El tratamiento antirretroviral parece

modificar la progresión de la hepatopatía en pacientes

coinfectados por el VIH. Sin embargo, existe poca

información en condiciones reales sobre la evolución

de la enfermedad hepática, incluyendo las descompensaciones

y la mortalidad por hepatopatía, entre los

pacientes infectados por el VIH.

Objetivo: Conocer la incidencia y los factores asociados

a las descompensaciones y mortalidad secundarias

a hepatopatía, en una cohorte de pacientes

coinfectados por el VIH y el VHC con tratamiento antirretroviral

de gran actividad (TARGA).

Métodos: Mil once pacientes coinfectados por el VIH

y el VHC que iniciaron TARGA como primer tratamiento

antirretroviral en cinco hospitales de Andalucía fueron

seguidos prospectivamente hasta la muerte, la

pérdida de seguimiento o la fecha final del estudio (1

de julio de 2005). Se analizaron la primera descompensación

y la supervivencia.

Resultados: Cincuenta y nueve (5,83%) pacientes

desarrollaron un episodio de descompensación hepática

y 69 (6,82%) murieron durante un seguimiento

mediano (Q1-Q3) de 5,3 (2,9-7,1) años. Treinta (43%)

pacientes murieron en relación con la hepatopatía, 15

(22%) debido al sida y 24 (35%) por otras causas. La

ascitis fue la forma más frecuente de descompensación,

seguida por la encefalopatía y la ictericia (61%,

27% y 12%, respectivamente). Los factores independientemente

asociados con la aparición de descompensación

hepática [riesgo relativo (IC 95%)] fueron:

edad mayor de 33 años [2,11 (1,18-3,78)], sexo femenino

[2,11 (1,07-4,15)], estadio C de los CDC [2,14 (1,24-

3,70)], diagnóstico de cirrosis en el momento de inicio

de tratamiento [10,86 (6,02-19,6)], una cifra de CD4

inferior a 100/mm3 [4,10 (2,18-7,69)] y un tiempo de

viremia indetectable inferior al 60% del tiempo total de

seguimiento [5,23 (2,5-10,93)]. La edad > 33 años [2,97

(1,18-7,50)], la ausencia de tratamiento para el VHC

[11,32 (1,44-89,05)], la coinfección por el VHD [16,15

(2,45-106,48)], la cirrosis en el momento basal [13,69

(5,55-34,48)], la primera descompensación como encefalopatía

hepática [62,5 (21,27-200)] y una ganancia de

células CD4 < 300/microlitro tras el inicio de TARGA

[3,63 (1,45-9,09)] se asociaron con mayor mortalidad

hepática.

Conclusiones: El número de eventos clínicos en

pacientes coinfectados por el VIH y el VHC que inician

TARGA es relativamente bajo. A pesar de esto,

la hepatopatía es ya la causa principal de muerte en

estos pacientes. El tener una edad mayor, un diagnóstico

de cirrosis antes de iniciar TARGA y una ganancia

baja de células CD4 tras el inicio del tratamiento son

los factores que más se asocian a la aparición de eventos

clínicos relacionados con la hepatopatía.

63


Comunicaciones orales y pósters

CO-02. Concentraciones plasmáticas de interferón

alfa 2a y ribavirina y respuesta temprana al

tratamiento de la hepatopatía crónica por

virus C en pacientes coinfectados por el VIH

B. Valera, A. Gutiérrez-Valencia, R. Ruiz Valderas, L. Jiménez, P. Viciana, A. Arizcorreta,

A. Terrón Pernia, L.F. López-Cortés

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz.

Hospital de Jerez de la Frontera, Cádiz.

Introducción: Actualmente se conocen varios parámetros

pretratamiento, relacionados con el paciente o

con el VHC, asociados a peor respuesta al tratamiento

de la hepatopatía por virus C (HCC) pero no se ha

evaluado el papel simultáneo que las concentraciones

(C p

) de interferón pegilado (Peg-IFN) alfa-2a y ribavirina

(Rbv) pueden jugar en dicha respuesta.

Objetivo: Analizar la relación de las C p

de Peg-IFN y Rbv

con la respuesta viral a las 12 semanas (RVT) en el tratamiento

de la HCC en pacientes coinfectados por el VIH.

Material y métodos: Estudio prospectivo en el que

se han incluido pacientes coinfectados VHC/VIH tras

inciar tratamiento con Peg-IFN (180 µg/semana) y Rbv

ajustada a peso y genotipo. Determinaciones valles

(C min

) de IFN (n = 457) y Rbv (n = 432) en las semanas

2, 4, 8 y 12 mediante ELISA y HPLC, respectivamente.

RVT: descenso ≥ 2 log 10

o indetectabilidad de VHC-RNA

en plasma tras ≤ 12 semanas. Análisis descriptivo, uni

y multivariante.

Resultados: 128 pacientes (42 con VHC genotipo 3 y

86 con genotipo 1-4; RNA-VHC: 862.500 UI/mL [rango:

3000 – 69.000.000]. 80 biopsias: 67 en genotipo 1-4 y

13 en genotipo 3: F1: 21, F2: 8; F3: 17, F4: 34 + 5 cirrosis

clínicas]. 112 en TAR. CD4: 531/µl (rango: 106-1.316).

RVT por intención de tratar: 90% de genotipo 3 y

64% de genotipos 1-4: RVT “en tratamiento”: 95% y

67%, respectivamente.

IFN C min

en semana 4: 4363 pg/mL (rango: 391-6817),

Rbv C min

en semana 4: 1,73 µg/mL (rango: 0,2-7,8). Coeficiente

variación (CV) intrapaciente de IFN C min

semanas

2 a 12 en pacientes sin modificación de dosis: 9,9%

(rango: 0-84%), CV intrapaciente de Rbv semanas 2 a

12: 26,8% (rango: 5-122%)

Variables asociadas RVT en análisis univariado:

genotipo 3, HCV-RNA ≤ 800.000 UI/mL y C p

de IFN

> percentil 25 (P 25

: 3.729 pg/mL); análisis multivariado:

genotipo 3 y C p

de IFN > P 25

(3,729 pg/mL).

Estratificados por genotipos, genotipo 3: no variables

asociadas a RVT; genotipos 1-4: C p

de IFN > P 25

fue

la única variable asociada a RVT (odds ratio: 4,3; IC

95%: 1,5-12,6; p = 0,008) en análisis multivariado.

Conclusiones: La dosificación actual de Peg-IFN y

Rbv para los genotipos 3 consigue C p

que se encuentran

en la parte más alta de la curva dosis-respuesta

justificando la realización de ensayos clínicos en

los que se compare la eficacia de dosis más bajas de

ambos fármacos.

La probabilidad de RVT para los pacientes que presentaban

genotipos 1-4 fue 4 veces superior en aquellos

pacientes con C p

de IFN > P 25

; la monitorización

precoz de las C p

de IFN, aumentando la dosis en los

casos necesarios, podría constituir una medida útil

para optimizar resultados en el tratamiento de estos

pacientes.

64


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-03. Elevada seroprevalencia pero baja incidencia

de infección por VHC en una cohorte de

pacientes VIH de transmisión sexual (PTX).

Evaluación de las características de estos

pacientes. Estudio PRECEX

R. Palacios, R. Mata, I. Aguilar, L. Muñoz, S. Vergara, A. Rivero, M.J. Ríos, D. Merino,

J. Santos; y Grupo Hepatitis de SAEI

Hospital Universitario Virgen de la Victoria. Málaga.

Introducción: Aunque recientemente se han descrito

seroconversiones para VHC e incluso brotes de hepatitis

aguda por VHC en PTX, no hay datos concluyentes

en cuanto a la transmisión sexual del VHC y su frecuencia.

Objetivo: Nuestro objetivo fue analizar la seroprevalencia

y la incidencia de infección por VHC en pacientes

PTX de nuestra área de influencia y las características

de estos pacientes.

Pacientes y métodos: Estudio multicéntrico, transversal,

abierto y observacional de 4.123 pacientes VIH

en seguimiento en 5 hospitales andaluces. La serología

de VHC se determinó en todos los pacientes PTX

con serología previa negativa o desconocida. Se recogieron

datos epidemiológicos, clínicos y analíticos de

todos los pacientes VHC+ y se calculó la incidencia

de seroconversión VHC (por cada 100 pacientes-año).

Programa estadístico: SPSS.

Resultados: La seroprevalencia global de infección

por el VHC en 1.334 PTX (670 HMX y 664 HTX, 935

varones y 399 mujeres) fue 12,8%, superior en HTX

que en HMX (19,1 vs. 6,5%; p = 0,0001) y similar entre

hombres heterosexuales y mujeres (22,1 vs. 17,1%;

p = 0,1). Hubo 15 seroconversiones (sólo dos sintomáticas)

entre 1.168 pacientes durante un tiempo medio

de seguimiento de 94,3 (IQR: 37,1-135,2) meses lo que

supone una incidencia de 0,16 casos por cada 100

pacientes-año. La incidencia fue mayor entre los HMX

que entre los HTX (0,18 vs. 0,13 casos por 100 pacientes-año).

La edad media de los pacientes VHC+ fue

42,9 años, 63 tenían pareja estable (33,3% VHC+). La

media de CD4 era 558/µl. El 83,0% estaban en TARGA

(IP: 43,6%; EFV: 28,8%) y el 85,9% de ellos tenía carga

viral del VIH indetectable. La PCR-VHC era positiva

en 72,5% de los casos y los genotipos 1 y 4 fueron

los más frecuentes (73,8%). Sólo 32 (18,7%) pacientes

habían recibido tratamiento para el VHC.

Conclusiones: La seroprevalencia para VHC entre

los PTX es más frecuente que en la población general,

siendo mayor en pacientes HTX que en HMX. Sin

embargo, la incidencia de infección por el VHC es baja

y mayor en varones HMX que en HTX. Los pacientes

PTX coinfectados con VHC tienen buen control de la

infección por el VIH pero un pobre manejo de la infección

por VHC. Deberían implantarse algunas medidas

para evitar nuevos casos de VHC por transmisión

sexual, sobre todo en varones HMX, y para incrementar

el tratamiento frente al VHC de estos pacientes.

65


Comunicaciones orales y pósters

CO-04. La biopsia hepática en una cohorte de pacientes

VIH

A. Hidalgo, J. Santos, R. Palacios, J. Ruiz, M. González, M. Márquez

Unidad de Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga.

Introducción: La biopsia hepática (BH) es una técnica

invasiva usada en pacientes VIH para la evaluación

diagnóstica de IO, tóxico-metabólica o estadiaje de la

afectación hepática por hepatitis vírica.

Objetivo: Conocer el uso clínico de la biopsia hepática

en una cohorte de pacientes infectados por el VIH.

Material y método: Se incluyeron de forma retrospectiva

todas las realizadas y se analizaron las que tenían

algún soporte documental anatomopatológico, se recogieron

datos epidemiológicos, biológicos, histológicos y

evolutivos en un protocolo previamente consensuado.

Resultados: 155 biopsias a 150 pacientes; informes

analizados: 145; varones: 81%; edad media: 36,4

a; práctica de riesgo: CDVP 76%, HTX 16%, HMX 7%.

Situación inmunológica: 44,4% (Grupo 3), 41,6% (2),

14% (1), media de CD4 430,6 cel/mL, (DT 230). Sólo el

8% tenían serología VHC negativo y VHB crónica el 5%.

Evolución: fallecidos 22% (6% hepatopatía), seguimiento

58%, 21% perdidos. Tomaban TARGA en el momento

de la biopsia 50%. Indicación: 26% diagnóstica, 74%

valoración de la hepatopatía. CD4 en BH diagnóstica:

media 132,5 cel/mL (DT 133,8); CD4 BH de hepatitis crónica

502 cel/mL (DT 202,5). Indicaciones por años: la

BH diagnóstica era la más frecuente en los años 1994-

1997. Resultados anatomopatológicos: 2% normales,

9% inespecífico, patológica 89%.

Conclusiones: 1.º La biopsia hepática es una técnica

invasiva que se ha mantenido en el tiempo en esta

cohorte de pacientes VIH. 2.º La indicación ha cambiado

con la presencia (hepatitis crónica) o no del TARGA

(diagnóstica). 3.º La posible introducción de marcadores

biológicos o de imagen que nos indique el grado

de afectación hepática en las formas crónicas la convertiría

en una técnica residual en la actualidad.

66


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-05. Relación entre los niveles lipídicos basales

y la respuesta viral sostenida en pacientes

coinfectados por VIH/VHC tratados con interferón

pegilado y ribavirina

J. del Valle 1,10 , L. Cardeñoso 2 , B. Valera-Bestard 3,10 , D. Merino 4,10 , A. Rivero 5,10 , J.A.

Girón-González 6,10 , M.J. Ríos-Villegas 7,10 , M. González-Serrano 8,10 , A. Collado 9,10 ,

J.A. Mira 1,10 , A. Gutiérrez-Valencia 3,10 , E. Fernández-Fuertes 4,10 , A. Camacho 5,10 , J.A.

Pineda 1,10

1

Hospital Universitario de Valme, Sevilla. 2 Hospital Universitario de la Princesa, Madrid. 3 Hospital

Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. 4 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 5 Hospital

Universitario Reina Sofía, Córdoba. 6 Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz. 7 Hospital

Universitario Virgen Macarena, Sevilla. 8 Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga.

9

Hospital Torrecárdenas, Almería. 10 Grupo Andaluz para el estudio de las Enfermedades Infecciosas

(GAEI).

Introducción: Los niveles elevados de lipoproteína de

baja densidad (LDL) y colesterol total previos al inicio del

tratamiento con interferón pegilado (Peg-IFN) y ribavirina

(Rbv) han sido relacionados con una mayor tasa de respuesta

viral sostenida (RVS) en pacientes monoinfectados

por VHC, posiblemente debido a que la LDL bloquea

la entrada del VHC al hepatocito. No obstante, se desconoce

si esta relación está presente en los pacientes coinfectados

por el VIH y el VHC que reciben esta terapia.

Objetivo: Evaluar si existe asociación entre los niveles

lipídicos basales y la respuesta viral sostenida en

pacientes coinfectados por VIH/VHC tratados con Peg-

IFN y Rbv.

Pacientes y métodos: Estudio retrospectivo multicéntrico

donde se analizaron todos aquellos pacientes

coinfectados por VIH/VHC tratados con Peg-IFN

y Rbv desde mayo de 2000 a febrero de 2006 en los

que se disponía de las determinaciones de colesterol

total, triglicéridos y lipoproteína de alta densidad

(HDL) al inicio del tratamiento. Se incluyeron en el

análisis univariante y multivariante diferentes variables

con influencia demostrada o posible sobre la

RVS, así como los niveles previos al inicio de la terapia

de colesterol total, colesterol LDL, colesterol HDL y triglicéridos.

El análisis se realizó tanto por intención de

tratar como por datos observados.

Resultados: Se incluyeron en el estudio 260 pacientes

coinfectados por VIH/VHC. Un total de 102 (39%)

sujetos consiguieron una RVS. Cincuenta y siete

(22%) pacientes no completaron el tratamiento, veintitrés

(9%) por decisión propia y 34 (13%) por efectos

adversos. Entre los 159 pacientes con genotipos

1-4, 38 (24%) presentaron una RVS, mientras que

ésta fue alcanzada por 64 (63%) de los 101 individuos

portadores de genotipos 2-3. En el análisis multivariante

por intención de tratar, un nivel basal de ARN-

VHC < 600.000 copias/mL (odds ratio ajustada [ORA]:

2,8; IC 95%, 1,4-5,4; p = 0,001), los genotipos 2-3 (ORA:

5,9; IC 95%: 3,0-11,6; p < 0,001), una adherencia al tratamiento

> 80% (ORA: 3,2; IC 95%: 1,1-9,5; p = 0,02), y

un nivel basal de colesterol LDL > 100 mg/dL (ORA: 2,3;

IC 95%: 1,1-4,5; p = 0,01) y de colesterol total > 170 mg/

dL (ORA: 2,0; IC 95%: 1,1-3,9; p = 0,03) se asociaron con

una RVS. En el análisis de datos observados, los niveles

basales de colesterol LDL > 100 mg/dL y colesterol

total > 170 mg/dL también se asociaron independientemente

con la RVS.

Conclusiones: Los niveles basales de colesterol LDL

> 100 mg/dL y colesterol total > 170 mg/dL se relacionan

con una mayor tasa de respuesta viral sostenida

en pacientes coinfectados por VIH/VHC tratados con

interferón pegilado y ribavirina.

67


Comunicaciones orales y pósters

CO-06. Fibrosis hepática moderada-severa evaluada

por elastometría hepática transitoria en individuos

infectados por VIH no infectados por

VHB ni VHC

E. Recio, N. Merchante, J.A. Mira, S. Vergara, J.A. García-García, J. del Valle, L.

Abdel-Kader, J. Macías, J. Gómez-Mateos, F. Lozano, J.A. Pineda

Unidad de Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Nuestra Señora de Valme, Sevilla.

Introducción: Recientemente se han descrito casos

de enfermedad hepática severa de origen desconocido

en pacientes infectados por VIH sin infección

por VHB o VHC. La exposición previa a didanosina de

forma prolongada es uno de los factores que se han

sugerido como asociados a esta entidad.

Objetivo: Evaluar la presencia de fibrosis hepática

moderada-severa (FHMS) de origen incierto en una

cohorte de pacientes infectados por VIH.

Material y métodos: Estudio de diseño transversal.

Se evaluó la presencia de (FHMS mediante elastometría

hepática transitoria FibroScan ® [FS], Echosens,

París, Francia) en pacientes infectados por VIH

sin coinfección por VHB o VHC, evidencia de enfermedad

hepática metabólica o autoinmune o datos de

hepatotoxicidad aguda, consecutivamente atendidos

en nuestra Unidad. Aquellas determinaciones de rigidez

hepática (RH) superiores a 7,1 kilopascales (kPa)

se consideraron indicativas de la presencia de FHMS.

En aquellos sujetos con valores de RH sugestivos de

FHMS se excluyó la posibilidad de una infección oculta

por VHB o VHC mediante determinación de PCR

para ADN del VHB y ARN del VHC, respectivamente.

Además, se efectuó una biopsia hepática en aquellos

pacientes con una RH mayor de 7,1 kPa.

Resultados: Se incluyeron 47 pacientes en el estudio.

El valor mediano (Q1-Q3) de RH de la población

de estudio fue 4,6 (3,8-5,6) kPa. Se encontraron valores

sugestivos de FHMS en 4 (8,5%) pacientes. En los cuatro

casos se excluyó infección oculta por VHB o VHC.

En un paciente que había mostrado una RH de 7,8 kPa

y que no había realizado tratamiento previo con didanosina

ni refirió consumo previo de alcohol, no pudo

realizarse una biopsia hepática por pérdida de seguimiento.

En el segundo paciente, que mostró una RH

de 10,2 kPa, la biopsia hepática fue rigurosamente normal.

En el tercer individuo el FS mostró una RH de 14,5

kPa. El paciente había sido un bebedor con criterios de

etilismo severo y había recibido didanosina durante

65 meses. La biopsia hepática mostró datos típicos de

hepatopatía alcohólica crónica. El último paciente presentó

una RH de 26 kPa. No refería ingesta de alcohol

en los últimos 6 años pero previamente había sido un

bebedor importante. Además, realizó tratamiento previo

con didanosina durante 69 meses. La biopsia hepática

reveló tan sólo esteatosis hepática microvesicular

moderada.

Conclusiones: El FS revela datos sugestivos de

FHMS en una proporción significativa de pacientes

infectados por VIH sin infección por VHB o VHC. La

hepatopatía crónica alcohólica o los falsos positivos

del FS pueden explicar la mayoría de estos casos. Por

tanto, debe efectuarse una biopsia hepática en todos

aquellos sujetos con sospecha de FHMS. De acuerdo

con nuestros resultados, la prevalencia de FHMS de

origen incierto parece ser muy baja.

68


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-07. La resistencia insulínica no influye en la

respuesta viral sostenida a interferón pegilado

y ribavirina en pacientes coinfectados

por VIH y VHC

N. Merchante 1 , I. Santos 2 , E. Fernández-Fuertes 3 , M. González-Serrano 4 , J.A.

Mira 1 , D. Merino 3 , J. Ruiz-Morales 4 , S. Vergara 1 , J.A. García-García 1 , J. Macías 1 , J.

Gómez-Mateos 1 , J. Castillo 5 , J.A. Pineda 1 ; Grupo Andaluz para el estudio de las

Enfermedades Infecciosas (GAEI)

1

Unidad de Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Ntra. Sra. de Valme, Sevilla. 2 Servicio

de Medicina Interna. Hospital Universitario La Princesa, Madrid. 3 Servicio de Medicina

Interna. Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 4 Unidad de Enfermedades Infecciosas. Servicio

de Medicina Interna. Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. 5 Servicio de Análisis

Clínicos. Hospital Universitario Ntra. Sra. de Valme, Sevilla.

Introducción: La resistencia insulínica (RI) se ha relacionado

con una peor respuesta viral sostenida (RVS)

a interferón pegilado (Peg-IFN) y ribavirina (Rbv) en

individuos monoinfectados por VHC. Se desconoce si

la RI también influye en la RVS al tratamiento frente al

VHC en los pacientes coinfectados por VIH y VHC.

Objetivo: Evaluar el papel de la RI en la RVS al tratamiento

frente a la hepatitis crónica C con Peg-IFN y

Rbv en pacientes coinfectados por VIH y VHC.

Material y métodos: Estudio de cohortes multicéntrico.

Se analizó la tasa de RVS y los factores predictivos

de la misma, incluyendo la RI. La RI se determinó

siguiendo el homeostasis assessment method

(HOMA).

Resultados: Se incluyeron 89 pacientes en el estudio.

Sesenta y seis (74%) pacientes eran varones. La

mediana (Q1-Q3) de edad fue de 39 (37-44) años. La

mediana (Q1-Q3) del índice de masa corporal fue 22,5

(21,3-24,9) y la mediana del HOMA en la población de

estudio fue 2,78 (1,80-4,27). Cincuenta (56%) pacientes

eran portadores de genotipo 1 o 4. En 35 (39,3%) individuos

se alcanzó una RVS. Once (22%) pacientes con

genotipo 1 o 4 y 24 (61,5%) con genotipo 2 o 3 alcanzaron

una RVS (p < 0,0001). La mediana (Q1-Q3) del

HOMA en los pacientes que alcanzaron una RVS fue

2,30 (1,84-4,13), mientras que fue 3,08 (1,70-4,53) en los

no respondedores (p = 0,4). Veintiséis (40,6%) pacientes

con un valor de HOMA menor de 4 alcanzaron una RVS

frente a 9 (36%) de los que tuvieron un valor de HOMA

mayor de 4 (p = 0,7). En el análisis multivariante los

factores asociados con una menor tasa de RVS fueron

tener un genotipo 1 o 4 (hazard ratio [HR]: 0,10; intervalo

de confianza [IC] del 95%: 0,03-0,3; p = 0,001), una

carga viral superior a 5,69 log 10

UI/mL (HR: 0,26; IC 95%:

0,08-0,77; p = 0,01), un valor de ALT mayor de 80 UI/mL

(HR: 0,32; IC 95%: 0,10-0,95; p = 0,04) y un estadío A o B

de los CDC (HR: 3,13; IC 95% 0,99-9,83; p = 0,05).

Conclusiones: La RI no parece influir en la RVS a

interferón pegilado y ribavirina en individuos coinfectados

por VIH y VHC.

69


Comunicaciones orales y pósters

CO-08. Limitaciones de la elastometría transitoria

(FibroScan ® ) para distinguir entre fibrosis

hepática leve y moderada en enfermos coinfectados

por VIH y VHC

S. Vergara 1 , J. Macías 1 , A. Rivero 2 , L.F. López-Cortés 3 , D. Merino 4 , M. González 5 ,

M.J. Ríos-Villegas 6 , J.A. García-García 1 , J. de la Torre 2 , A. Gutiérrez 3 , E. Fernández 4 ,

J. Ruiz-Morales 5 , J. Rodríguez-Baños 6 , J.A. Pineda 1

1

Hospital Universitario de Valme, Sevilla. 2 Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba. 3 Hospital

Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. 4 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 5 Hospital Virgen

de la Victoria, Málaga. 6 Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla.

Introducción: La biopsia hepática (BH) es el método

que se utiliza habitualmente para establecer, tanto

el pronóstico de la hepatopatía, como la necesidad de

tratamiento frente a la hepatitis C en pacientes coinfectados

por VIH y VHC. La elastometría transitoria

(ET) es un método no invasivo para medir la rigidez

hepática, que ha sido validado para evaluar la fibrosis

hepática (FH) en sujetos monoinfectados por VHC. Sin

embargo, aunque la ET ha demostrado ser muy fiable

para detectar FH avanzada y cirrosis, la información

existente sobre la precisión de este método para discriminar

entre FH leve (F1) y moderada (F2) es escasa.

Además, la ET no ha sido suficientemente validada en

el contexto de la coinfección por VIH.

Objetivo: Evaluar la fiabilidad diagnóstica de los

puntos de corte de elasticidad hepática que han sido

descritos para diagnosticar, tanto fibrosis hepática significativa

(F ≥ 2) como cirrosis, en pacientes coinfectados

por VIH y VHC.

Material y métodos: En este estudio multicéntrico,

donde participaron seis hospitales andaluces, se

incluyeron todos los pacientes coinfectados en los

que se hubiera llevado a cabo una ET y cumplieran los

siguientes criterios: 1) se hubiese realizado una BH en

los 12 meses anteriores o posteriores a la medición

de la ET; y 2) no se hubiera administrado tratamiento

frente al VHC en el periodo comprendido entre la BH y

la ET. Se incluyeron también pacientes diagnosticados

de cirrosis en base a datos clínico-biológicos y ecográficos,

y en estos casos se asumió que el grado de fibrosis

histológica era F4. La precisión diagnóstica de la ET

para evaluar FH se analizó mediante el uso de curvas

ROC. Se analizaron los puntos de corte (PC) 14,6 y 17,6

kPa, propuestos para distinguir cirrosis, y 7,2 kPa, considerado

como útil para distinguir F < 2 de F ≥ 2.

Resultados: Ciento un sujetos fueron incluidos. Veinte

(20%) enfermos eran cirróticos sin estudio histológico.

El área bajo la curva ROC fue 0,95 (0,91-0,99) para

F4 y 0,88 (0,82-0,95) para F ≥ 2. Para el diagnóstico de

cirrosis, un PC de 14,6 kPa mostró un valor predictivo

positivo (VPP) del 79% y un valor predictivo negativo

(VPN) del 93%. Considerando 17,6 kPa como PC, el VPP

fue del 81%, y el VPN, del 89%. Para un PC de 7,2 kPa,

el VPP fue del 86% y el VPN del 73% para F≥ 2. Utilizando

este último PC, 19 (19%) sujetos fueron clasificados

incorrectamente. Así, diez (27%) de 37 pacientes con

un valor elastométrico < 7,2 kPa tenían un estadio de

FH ≥ 2 (nueve [24%] con F2 y uno [3%] con F3) y nueve

(14%) de 64 enfermos con un valor de ET ≥ 7,2 tenían

un estadio de FH < 2 (seis [9%] con F1).

Conclusiones: En pacientes coinfectados por VIH y

VHC, la ET es muy útil para identificar pacientes con

cirrosis hepática. Sin embargo, cuando se trata de distinguir

los pacientes con F < 2 de los portadores de

F ≥ 2, la EH nos lleva a clasificar incorrectamente un

número significativo de pacientes. Si la decisión de

comenzar tratamiento frente a la hepatitis C se basa en

la presencia de un valor elastométrico ≥ 7,2 kPa, hasta

el 27% de los enfermos con FH significativa (F ≥ 2)

podrían no tener acceso a dicho tratamiento.

70


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-09. Factores predictivos de toxicidad farmacológica

grave asociada al tratamiento con interferón

pegilado y ribavirina en pacientes coinfectados

por VIH/VHC

D. Merino 1 , J.A. Mira 2 , B. Valera-Bestard 3 , A. Arizcorreta-Yarza 4 , A. Rivero 5 , A. Collado

6 , M.J. Ríos-Villegas 7 , J. Ruiz-Morales 8 , M. Torres-Tortosa 9 , J. Macías 2 , A. Gutiérrez-Valencia

3 , L.F. López-Cortés 3 , J.A. Pineda 1

1

Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 2 Hospital Universitario de Valme, Sevilla. 3 Hospital Universitario

Virgen del Rocío, Sevilla. 4 Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz. 5 Hospital Universitario Reina

Sofía, Córdoba; 6 Hospital Torrecárdenas, Almería; 7 Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla.

8

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. 9 Hospital Punta Europa, Algeciras; Grupo Andaluz

para el estudio de las Enfermedades Infecciosas (GAEI).

Introducción: Las reducciones de dosis, así como

las suspensiones prematuras del tratamiento con

interferón pegilado (Peg-IFN) y ribavirina (Rbv) debidas

a la aparición de efectos adversos graves son

relativamente frecuentes en aquellos pacientes que

están coinfectados por el VIH y el VHC. Sin embargo,

se desconoce si existen factores que pudieran predecir

el desarrollo de toxicidad farmacológica grave

relacionada con el tratamiento con Peg-IFN y Rbv en

estos individuos.

Objetivo: Identificar los factores relacionados conla

toxicidad farmacológica grave durante el tratamiento

con interferón pegilado y ribavirina en pacientes infectados

por el VIH con hepatitis crónica C.

Pacientes y métodos: Se incluyeron en este estudio

retrospectivo multicéntrico andaluz a todos aquellos

pacientes coinfectados por VIH/VHC que recibieron

al menos una dosis de Peg-IFN alfa-2a (180 µg/semana)

o Peg-IFN alfa-2b (1,5 µg/kg/semana) y Rbv (800-

1200 mg/día) desde junio de 2000 a febrero de 2006.

Se definió la toxicidad grave asociada a Peg-IFN y Rbv

como el desarrollo durante la terapia de alguna de

estas alteraciones analíticas (hemoglobina < 10 g/dL;

neutrófilos: 750/mm 3 ; plaquetas: 50.000/mm 3 o TSH

> 10 mUI/mL), o bien, algún efecto adverso clínico que

conllevara la suspensión definitiva del tratamiento

con Peg-IFN y Rbv. Se realizó un análisis de regresión

logística para determinar las variables basales asociadas

con toxicidad grave, incluyendo niveles hematológicos,

uso de antirretrovírales específicos y aquellas

relacionadas con la terapia con Peg-IFN y Rbv.

Resultados: Doscientos cuarenta y dos pacientes

coinfectados por VIH/VHC fueron incluidos en el estudio.

Un total de 203 (84%) sujetos recibieron terapia

antirretroviral. Ochenta y siete enfermos (35%) alcanzaron

una respuesta virológica sostenida y 31 (13%)

suspendieron la terapia debido a efectos adversos.

Ciento seis (44%) pacientes desarrollaron algún episodio

de toxicidad farmacológica grave, siendo la

neutropenia (18%) y el síndrome pseudo-gripal (4%),

respectivamente, la alteración analítica y el efecto

adverso clínico más frecuentemente observado. En

el análisis multivariante, un tratamiento antirretroviral

con zidovudina (odds ratio ajustada [ORA]: 3,0;

IC 95%: 1,5-6,2; p = 0,001) o didanosina (ORA: 3,0; IC

95%: 1,01-9,1; p = 0,04), un estadio de cirrosis hepática

(ORA: 3,0; IC 95%: 1,2-7,2; p = 0,008), una historia

previa de depresión (ORA: 6,4; IC 95%: 2,0-20,3;

p = 0,005) y un nivel de hemoglobina basal < 14 gr/dL

(ORA: 3,3; IC 95%: 1,6-6,8; p = 0,001) se asociaron con

toxicidad grave relacionada con Peg-IFN y Rbv.

Conclusiones: Los regímenes antirretrovirales que

incluyen zidovudina o didanosina, la presencia de

cirrosis hepática, una hemoglobina basal inferior a 14

gr/dL y una historia previa de depresión son factores

predictivos de desarrollo de toxicidad farmacológica

grave secundaria al tratamiento con Peg-IFN y Rbv en

pacientes coinfectados por VIH/VHC.

71


Comunicaciones orales y pósters

CO-10. La respuesta virológica rápida en la cuarta

semana de tratamiento predice una respuesta

virológica sostenida en pacientes coinfectados

por el VIH y el VHC tratados con interferón

pegilado y ribavirina

J. Ruiz-Morales 1,7 , J.A. Mira 2,7 , B. Valera-Bestard 3,7 , A. Arizcorreta-Yarza 4,7 , A. Rivero 5,7 ,

I. Santos 6 , J. Macías 2,7 , A. Gutiérrez-Valencia 3,7 , J.A. Girón-González 4,7 , M. González-

Serrano 1,7 , A. Camacho 5,7 , S. Vergara 2,7 , L.F. López-Cortés 3,7 , J.A. Pineda 2,7

1

Hospital Univ. Virgen de la Victoria, Málaga. 2 Hospital Univ. de Valme, Sevilla. 3 Hospital Univ. Virgen

del Rocío, Sevilla. 4 Hospital Univ. Puerta del Mar, Cádiz. 5 Hospital Univ. Reina Sofía, Córdoba.

6

Hospital Univ. de la Princesa, Madrid; 7 Grupo Andaluz para el estudio de las Enfermedades

Infecciosas (GAEI).

Introducción: Diversos estudios han proporcionado

información sobre la utilidad clínica de la cinética viral

precoz del VHC en la predicción de una respuesta virológica

sostenida (RVS) en la población coinfectada por

el VIH y el VHC tratada con interferón pegilado y ribavirina.

Sin embargo, existe escasa información sobre

la aplicabilidad clínica de la respuesta virológica rápida

(RVR) en la semana 4 de tratamiento con interferón

pegilado y ribavirina para predecir una RVS en sujetos

coinfectados por VIH/VHC.

Objetivo: Evaluar si la RVR en la semana 4 de tratamiento

predice una RVS en pacientes infectados por el

VIH y el VHC tratados con la combinación de interferón

pegilado y ribavirina.

Pacientes y métodos: Estudio retrospectivo multicéntrico

donde se analizaron todos aquellos individuos

coinfectados por el VIH/VHC que recibieron un tratamiento

con interferón pegilado y ribavirina desde junio

de 2000 a marzo de 2006 y disponían de una determinación

del ARN-VHC sérico a las 4 semanas de haber

comenzado dicha terapia. El valor predictivo positivo

(VPP) y el valor predictivo negativo (VPN) de la RVR

(ARN-VHC en suero indetectable en la semana 4 de tratamiento)

para predecir RVS fueron calculados tanto en

la población de estudio como categorizando a los enfermos

según diferentes variables, como el nivel basal de

ARN-VHC, genotipo, grado de fibrosis hepática, tipo

de interferón pegilado y dosis diarias de ribavirina.

El mejor punto de corte de disminución del ARN-VHC

sérico respecto al basal para predecir fracaso del tratamiento

fue evaluado mediante curvas ROC.

Resultados: Un total de 101 pacientes coinfectados

por VIH/VHC fueron incluidos en este estudio. Treinta

y siete enfermos (37%) alcanzaron una RVR y 49

(48%) consiguieron una RVS. Cincuenta y uno de los 64

pacientes sin RVR no alcanzaron RVS (VPN: 80%), mientras

que 36 de los 37 individuos con RVR consiguieron

RVS (VPP: 97%). Entre los 16 sujetos con genotipo 3

que fueron tratados durante 24 semanas, el VPP de la

RVR fue del 100%. Cuando los datos fueron calculados

de acuerdo con otras variables, el VPP no difirió significativamente

de los valores observados en la población

general y el VPN varió entre el 42% y el 85%. El mejor

VPN (96%) alcanzado fue conseguido usando un punto

de corte de menos de 0,6 log 10

de descenso de ARN-VHC

respecto al basal. Con este punto de corte, el tratamiento

con interferón pegilado y ribavirina podría haber sido

suspendido en la semana 4 en 25 (25%) individuos.

Conclusiones: Una determinación de ARN-VHC sérico

indetectable a las 4 semanas de iniciar un tratamiento

con interferón pegilado y ribavirina predice de forma

fiable la RVS en pacientes coinfectados por el VIH

y el VHC. Además, una disminución inferior a 0,6 log 10

de la carga viral basal en este momento del tratamiento

puede identificar una proporción considerable de

enfermos que no van a conseguir una RVS. Así, con el

uso de estos puntos de cortes podríamos predecir adecuadamente

en la semana 4 la respuesta al tratamiento

en alrededor del 60% de los pacientes tratados con

esta terapia, lo que contribuiría a mejorar el manejo de

nuestros enfermos, evitar efectos adversos innecesarios

y disminuir costes económicos.

72


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-11. Las elevaciones no graves de transaminasas

durante el TARGA no se relacionan con

la progresión de la fibrosis hepática en los

pacientes coinfectados por VIH y VHC

S. Vergara, J. Macías, J.A. Mira, J.A. García-García, N. Merchante, J. del Valle, L.

Abdel-Kader, F. Lozano, J.M. Gómez-Mateos, E. Recio, J.A. Pineda

Hospital Universitario de Valme, Sevilla.

Introducción: Hipotéticamente, la toxicidad hepática

producida por el TARGA podría acelerar la progresión

de la enfermedad hepática. La elevación de transaminasas

no grave (ETNG) es un evento muy frecuente

durante el tratamiento con TARGA, particularmente en

enfermos coinfectados por VIH y VHC. Pero, generalmente,

éste es un problema asintomático y autolimitado

que los clínicos raras veces tienen en cuenta. Sin

embargo, la ETNG prolongada en el tiempo puede ser

la expresión de una inflamación hepática persistente,

cuyo resultado final es la acumulación de fibrosis

hepática. Por eso, nuestra hipótesis fue que la ETNG

persistente podría incrementar el riesgo de progresión

de la fibrosis hepática en pacientes coinfectados

por VIH y VHC.

Objetivo: Evaluar la asociación entre las elevaciones

de transaminasas no graves, de grado menor o igual a

2, relacionadas con el TARGA y la fibrosis hepática en

pacientes coinfectados por VIH y VHC.

Material y métodos: Se incluyeron a todos los pacientes

coinfectados de nuestra cohorte que anteriormente

a la realización de una biopsia hepática hubieran recibido

TARGA durante al menos un año. Las elevaciones

de transaminasas se clasificaron según las veces que

se elevaran sobre sus cifras basales. En enfermos con

transaminasas basales normales: grado 0( < 1,25 veces

las cifras basales [VCB]), grado 1 (1,25-2,5 VCB), grado

2 (2,6-5 VCB), grado 3 (5,1-10 VCB) y grado 4 (> 10 VCB).

En enfermos con transaminasas basales elevadas:

grado 0 ( < 1,25 VCB), grado 1 (1,25-2,5 VCB), grado 2

(2,6-3,5 VCB), grado 3 (3,6-5 VCB) y grado 4 (> 5 VCB).

Los grados 3 y 4 se consideraron como elevaciones

graves.

Resultados: Ciento dieciséis pacientes cumplieron

los criterios de inclusión. Treinta y dos (38%) de los 84

pacientes que desarrollaron ETNG mostraron fibrosis

avanzada (≥ F3), mientras 11 (34%) de los 32 enfermos

que desarrollaron elevaciones de transaminasas graves

(ETG) mostraron ≥ F3 (p = 0,7). Siete (6%) de 116

pacientes mostraron ETG durante al menos el 30%

del seguimiento. Cinco (71%) de estos pacientes y 38

(35%) de los 109 sujetos que no desarrollaron ETG

persistentes presentaron ≥ F3 en la biopsia hepática,

(p = 0,05). Ocho (10%) de 84 pacientes mostraron elevaciones

de transaminasas de grado 2 durante el 30%

o más del seguimiento. Tres (38%) de los ocho pacientes

que desarrollaron elevaciones de transaminasas

de grado 2 persistente y veintiocho (37%) de 76 sujetos

que no las mostraron presentaron ≥ F3 (p = 0,9).

Conclusiones: Las elevaciones de transaminasas

de grado no grave, sean persistentes o no, relacionadas

con el TARGA no se asocian con ≥ F3 en pacientes

coinfectados por VIH y VHC. Por otro lado, las elevaciones

de transaminasas graves y persistentes durante

el TARGA se asocian con progresión de la fibrosis en

esta población.

73


Comunicaciones orales y pósters

CO-12. Relación entre la presencia/replicación del

virus de la hepatitis C (VHC) en células linfocitarias

y la respuesta virológica sostenida

(RVS) al tratamiento con PegIFN/Rbv en

pacientes coinfectados por el VIH

B. de Felipe 1 , M. Leal 1 , A. Gutiérrez 1 , S. Gutiérrez 2 , I. Pulido 2 , L.F. López-Cortés 1 ,

P. Viciana 1 , A. Vallejo 1

1

Servicio de Enfermedades Infecciosas. 2 Servicio de Medicina Interna. Hospital Universitario

Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: El virus de la hepatitis C (VHC) replica

principalmente en hepatocitos aunque también en células

linfocitarias. Nosotros especulamos que la ausencia

de ARN-VHC genómico y/o antigenómico en distintas

subpoblaciones linfocitarias al finalizar el tratamiento

con interferón pegilado (Peg-IFN) y ribavirina (Rbv)

podría ser indicativo de respuesta viral sostenida (RVS),

es decir, carga viral VHC negativa tras 24 semanas de terminar

el tratamiento frente VHC.

Objetivo: Analizar la relación entre la presencia de

ARN-VHC genómico/antigenómico en las distintas

subpoblaciones linfocitarias al año de tratamiento con

la RVS.

Material y métodos: 36 pacientes coinfectados VHC-

VIH con CD4 + ≥ 250 células/mL al inicio del estudio y

cualquier genotipo VHC iniciaron tratamiento Peg-IFN/

Rbv. A estos pacientes se les determinaron, el RNA-

VHC mediante PCR convencional en plasma y el ARN-

VHC genómico y/o antigenómico del VHC mediante

PCR sentido y antisentido de la región 5’ UTR (utilizando

primers específicos), de las subpoblaciones linfocitarias

LB, CD4 + , CD8 + y NK, previamente separadas

utilizando bolitas magnéticas (Dynabeads ® ) en el

momento inicial y tras 48 semanas.

Resultados: De los 17 pacientes que completaron

48 semanas de tratamiento Peg-IFN/Rbv con respuesta

virológica (PCR-VHC sueronegativa), 15 pacientes

son evaluables a RVS. El 100% (n = 15) mostraron

ARN-VHC genómico y/o antigenómico al inicio del

estudio en distintas subpoblaciones linfocitarias. Tras

48 semanas de tratamiento, 10 pacientes muestran

RVS, ninguno de ellos presenta ARN-VHC genómico ni

antigenómico en las subpoblaciones estudiadas. Por

el contrario, en 5 pacientes la carga viral VHC rebotó

al retirar el tratamiento y los 5 mostraban ARN-VHC

genómico y/o antigenómico en alguna de las subpoblaciones

en semana 48.

Conclusión: La ausencia de ARN-VHC genómico y/o

antigenomico en las subpoblaciones linfocitarias (LB,

CD4 + , CD8 + , NK) tras finalizar 48 semanas de tratamiento

Peg-IFN/Rbv, podría ser indicativo de RVS a la

terapia anti-VHC.

74


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-13. Tratamiento antiviral C en pacientes cirróticos

coinfectados por el VIH en la práctica

clínica habitual: factores predictores de respuesta

viral sostenida

J.F. Benítez Macías 1 , A. Arizcorreta Yarza 1 , M.C. Martínez Sierra 2 , F.M. Brun Romero 1 ,

M.J. Orozco Cózar 1 , L. Martín Herrera 2

1

Servicio de Medicina Interna. 2 Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario Puerta del

Mar, Cádiz.

Introducción: En estudios controlados y aleatorizados

se ha comunicado que el tratamiento combinado

con interferón pegilado (Peg-IFN) y ribavirina (Rbv)

alcanza en el subgrupo de pacientes cirróticos coinfectados

VHC/VIH una respuesta viral sostenida (RVS) del

25-30%. Estos resultados dependen de factores pronósticos

basales en el contexto de los ensayos clínicos.

Desconocemos la RVS y la influencia real de estos

factores en la práctica clínica habitual.

Objetivo: Determinar la eficacia, seguridad y tolerancia

del tratamiento antiviral C en pacientes cirróticos

coinfectados por el VHC/VIH fuera de ensayos clínicos.

Pacientes y métodos: Entre enero de 2004 y junio 2006

hemos evaluado la indicación de tratamiento antiviral C

en 62 pacientes con cirrosis hepática y coinfección VHC/

VIH. Los que recibieron tratamiento antiviral C tenían

una edad media fue de 40 (35-45) años; 21 (84%) eran

varones. La distribución de los pacientes de acuerdo

con los criterios CDC fue la siguiente: 16 pacientes (64%)

en estadio A, 3 (12%) en B y 6 (24%) en C. Se encontraban

bajo tratamiento TARGA el 96% y el 80% presentaban

carga viral VIH suprimida. La mediana de linfocitos

T CD4+ al inicio del tratamiento era 457 células/mL (115-

990). Diecinueve sujetos (76%) recibieron Peg-IFN alfa-

2a, 6 (24%) IFN alfa-2a, 11 (44%) recibieron 800 mg/día

de RBV y 14 (56%) 1.000 o 1.200 mg/día. Estadística: las

variables cualitativas se evaluaron mediante recuentos

de frecuencias (porcentajes) y para las cuantitativas se

usó la mediana y los intervalos intercuartil. Se usaron

pruebas de significación no paramétricas.

Resultados: Iniciaron tratamiento antiviral C 25/62

pacientes (40%). La cirrosis descompensada (40%) fue

la principal causa de exclusión para el tratamiento,

seguida del seguimiento irregular (22%), el consumo

excesivo de alcohol (13%) y la falta de control de la

infección VIH (8%). La mitad de los pacientes completaron

el tratamiento. La causa más frecuente de interrupción

del tratamiento (IT) fue la falta de respuesta

(6), seguida de la aparición de efectos adversos (EA)

(4). Presentaron IT 7/8 pacientes que incluían tenofovir

(TDF) en su régimen antirretroviral. En la Tabla se

resumen los resultados de la respuesta al tratamiento

según los genotipos del VHC.

Las variables asociadas a la presencia de RVS fueron

el sexo femenino, la respuesta virológica en la semana

12 (p = 0,03) y la situación clínica según la clasificación

CDC. Las frecuencias de RVS e IT fueron respectivamente:

estadio A 27%, 37%; estadio B 33%, 66%; clase C 0%,

83% (p = 0,004). No hemos encontrado diferencias en la

RVS según el genotipo, la edad, la carga viral VHC baja

al inicio del estudio, el recuento de células CD4+ o la presencia

de trombopenia. Los pacientes con genotipo 3

presentaron una elevada frecuencia de recaídas (75%).

Conclusiones: La tasa de RVS en pacientes cirróticos

compensados ha sido inferior a la comunicada en estudios

anteriores. El sexo femenino, la presencia de respuesta

viral en la semana 12 y el estadio CDC son predictores

pronósticos de RVS. La interacción tratamiento

antiviral C-TDF podría estar relacionada con la IT. La relación

riesgo-beneficio del tratamiento en pacientes con

cirrosis compensada ha de evaluarse individualmente.

Tabla 1

n (%)

global 1 4 2 3

Pacientes 25 (100) 10 (40) 6 (24) 3 (12) 6 (24)

Retirada precoz 6 (24) 4 (40) 1 (17) 0 1 (17)

Respuesta virológica semana 12 13 (62) 2 (28) 3 (60) 3 (100) 5 (83)

Respuesta final (ITT) 9 (36) 3 (30) 1 (17) 1 (33) 4 (67)

RVS (semana 72) (ITT) 5 (20) 2 (20) 1 (17) 1 (33) 1 (17)

75


Comunicaciones orales y pósters

CO-14. Abordaje terapéutico de pacientes coinfectados

por el VHC y el VIH. Resultados clínicos

de la consulta conjunta de Medicina Interna-

Aparato Digestivo

J.F. Benítez Macías 1 , M.C. Martínez Sierra 2 , A. Arizcorreta Yarza 1 , F.M. Brun Romero 1 ,

M.J. Orozco Cózar 1 , L. Martín Herrera 2

1

Servicio de Medicina Interna. 2 Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario Puerta del

Mar, Cádiz.

Introducción: La supervivencia de los pacientes

coinfectados por VHC/VIH está marcada por el desarrollo

de enfermedad hepática avanzada. La dificultad

para conseguir una erradicación viral sostenida del

VHC impone el abordaje terapéutico de estos pacientes

con objetivos alternativos como son el retraso en

la aparición de complicaciones de la hipertensión portal,

prevención del hepatocarcinoma y mejoría de la

supervivencia.

Objetivos: Evaluar los resultados del abordaje terapéutico

de pacientes con hepatopatía C y coinfección

por VIH en una consulta conjunta de Medicina Interna-

Aparato Digestivo.

Pacientes y métodos: Entre enero de 2004 y junio

de 2006 hemos evaluado de forma consecutiva a 158

pacientes que presentaban hepatopatía crónica y coinfección

VHC/VIH. El seguimiento medio ha sido de 18

(16-19) meses. La edad media fue de 41 (40-42) años;

varones 82%. Ciento cuarenta y dos (90%) seguían

pauta TARGA, la cifra media inicial de linfocitos CD4 +

fue de 463 (269) y 126 (80%) presentaban RNA-HIV

suprimido. Estadística: las variables cualitativas se

han evaluado mediante recuentos de frecuencias (porcentajes);

las cuantitativas, como media (IC 95%); y la

supervivencia, mediante curvas de Kaplan-Meier.

Resultados: Ciento nueve pacientes presentaban una

hepatopatía crónica sin criterios clínicos, biológicos y/

o ecográficos de cirrosis (CBE). La fibrosis (Metavir) se

evaluó por biopsia hepática en 82 sujetos. La frecuencia

de fibrosis fue la siguiente: F0: 30%; F1: 22%; F2:

12%; F3: 10%; F4: 26%. Se difirió el tratamiento en 43

pacientes con fibrosis 0-1. Cuarenta y nueve pacientes

(31%) con cirrosis no fueron sometidos a biopsia, y 24

tenían una cirrosis descompensada. Recibieron tratamiento

antiviral C 44/158 pacientes (28%), de los que

25 (57%) tenían cirrosis hepática compensada. En este

grupo completaron el tratamiento 12 pacientes (48%)

y se obtuvo respuesta viral sostenida (RVS) por intención

de tratar (ITT) en 5 (20%). Nueve de los cirróticos

no respondedores se incluyeron en un estudio abierto

de tratamiento de mantenimiento con 90 µg/semana

de interferón pegilado alfa-2a; de ellos, 2 pacientes

llevan un año con niveles de transaminasas normales,

1 con RNA-VHC negativo y el otro con menos de 1.000

UI/mL. La tolerancia al tratamiento ha sido buena. Se

evaluaron para transplante hepático ortotópico (THO) 9

pacientes, 6 se incluyeron en lista de THO, 2 recibieron

trasplante y 2 fallecieron en lista. En el grupo de cirróticos

(n = 70), se detectaron 3 pacientes con lesiones

hepáticas ocupantes de espacio (LOE): un hepatocarcinoma

(CHC), un angioma y una hiperplasia nodular

regenerativa. Durante el periodo estudiado fallecieron

18 pacientes con cirrosis (26%) por: insuficiencia hepática,

5 (28%); infecciones, 4 (22%); hemorragia digestiva

alta, 3 (17%); hepatocarcinoma, 1 (6%); y desconocida,

5 (28%). La mortalidad al año de los pacientes con

cirrosis hepática diagnosticada por biopsia fue del 0%,

de los compensados con diagnóstico CBE del 12% y de

los descompensados del 45%, L-R < 0,000.

Conclusiones: La mitad de los pacientes atendidos

presentan una fibrosis no importante, en los que se

puede diferir el tratamiento antiviral C. Un tercio de

los pacientes recibió tratamiento antiviral C, la mitad

cirróticos compensados que presentaron una RVS

(ITT) del 20%. La frecuencia de LOE y CHC detectadas

en el periodo de seguimiento es del 4 y 1%, respectivamente.

La mortalidad en los pacientes cirróticos

coinfectados que se diagnostican por CBE alcanza el

13%. El tratamiento de mantenimiento podría ser una

opción terapéutica en pacientes seleccionados.

76


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-15. Endocarditis por enterococo: análisis multicéntrico

de 76 casos

F.J. Martínez-Marcos 1 , J.M. Lomas-Cabezas 1 , A. de Alarcón 2 , A. Plata 3 , J.M. Reguera

3 , J. Gálvez4, J. Ruiz 5 , M. Márquez 5 , J. de la Torre 6 , C. Hidalgo 7 ; Grupo Andaluz

para el Estudio de las Infecciones Cardiovasculares

1

Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 2 Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. 3 Hospital

Universitario Carlos Haya, Málaga. 4 Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla.

5

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. 6 Hospital Costa del Sol. Marbella, Málaga.

7

Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada.

Introduccion: Pese a la alta frecuencia de endocarditis

por enterococo, existen pocos estudios con un adecuado

número de pacientes y multicéntricos que proporcionen

un análisis de la misma en profundidad.

Objetivo: Describir las características clínicas y pronóstico

de la endocarditis izquierda (EI) por enterococo

y compararla con la EI por otros microorganismos.

Material y métodos: Se incluyeron todos los pacientes

con EI por enterococo del registro de EI del Grupo

Andaluz para el Estudio de las Infecciones Cardiovasculares.

La comparación con la EI por otros microorganismos

se realizó mediante los tests estadísticos

habituales con el programa SPSS. Se excluyeron para

el análisis los 8 episodios de EI polimicrobiana donde

participó enterococo.

Resultados: De un total de 696 pacientes con EI,

enterococo fue el patógeno responsable en 76 de

ellos (10,9%). Comparada con el resto de EI, la EI por

enterococo fue más frecuentemente observada en

pacientes ancianos (p < 0,001), con enfermedades crónicas

(p < 0,001) y con la existencia de manipulaciones

o focos sépticos de aparatos digestivo o urinario

(p < 0,00001). No hubo diferencias en cuanto al sexo,

tipo de válvula afectada y enfermedad valvular previa,

nosocomialidad, desarrollo de regurgitación valvular

moderada o severa o de absceso valvular, fallo ventricular

izquierdo severo, embolismo periférico o del

SNC, insuficiencia renal, shock séptico, indicación de

cirugía ni mortalidad con respecto al resto de EI. Comparada

con la EI por estreptococos, la EI por enterococo

fue más frecuentemente nosocomial (p < 0,0005),

con un mayor desarrollo de fallo ventricular izquierdo

severo (p < 0,05) y con mayor mortalidad (p < 0,0001).

Comparada con la EI por S. aureus, la EI por enterococo

fue menos frecuentemente observada en pacientes

con valvulopatía previa (p < 0,01), manipulaciones

vasculares (p < 0,0005), focos sépticos cutáneos

(p < 0,05), regurgitación aórtica moderada o severa

(p < 0,01), embolias sépticas (p < 0,0005), shock séptico

(p < 0,01) y tuvo una menor mortalidad (p < 0,05).

Conclusiones: La EI por enterococo se presenta principalmente

en pacientes con unas características clínicas

bien definidas, teniendo una mortalidad intermedia

entre la EI por estreptococos y la EI por S. aureus.

77


Comunicaciones orales y pósters

CO-16. Endocarditis infecciosa izquierda sobre válvula

nativa por Staphylococcus aureus: el

enemigo implacable

A. Ortiz 1 , A. de Alarcón 1 , A. Plata 2 , J.M. Reguera 2 , J. Ruiz 3 , M. Márquez 3 , J. Gálvez 4 ,

J.M. Lomas 5 , F. Martínez-Marcos 5 , J. de la Torre 6 , C. Hidalgo-Tenorio 7 ; Grupo Andaluz

para el Estudio de las Infecciones Cardiovasculares

1

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. 2 Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

3

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. 3 Hospital Universitario Virgen Macarena,

Sevilla. 5 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 6 Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga. 7 Hospital

Universitario Virgen de las Nieves, Granada.

Introducción: La endocarditis infecciosa izquierda

(EI) por S. aureus es una entidad de muy mal pronóstico

que parece ir en aumento en los últimos años.

Algunos aspectos terapéuticos son hoy objeto de

debate, pero la escaso alcance de las diversas serie no

facilita conclusiones universalmente aceptadas.

Objetivo: Analizar los aspectos epidemiológicos, clínicos

y pronósticos de la endocarditis por S. aureus

sobre válvulas nativas izquierdas en nuestra comunidad

autónoma por si fueran posibles mejoras en su

manejo.

Población y métodos: Cohorte Andaluza de Endocarditis

Infecciosa (696 casos de EI izquierda) de la que se

seleccionaron los casos de endocarditis sobre válvula

nativa (527 pacientes), diagnosticados mediante los

criterios de Duke. Se compararon los datos epidemiológicos,

clínicos y pronósticos con el resto de etiologías

y se analizó el tipo de tratamiento empleado, así

como sus resultados.

Resultados: En el global de la serie (1984-2005)

la EI por S. aureus (113 casos) fue la segunda causa

(21,4%) de EI izquierda sobre vávulas nativas tras

S. viridans, aunque tras un incremento progresivo de

casi el doble de su incidencia, en la última década es

la primera causa de EI, con casi un 25% de todos los

casos. Se caracteriza por su debut “agudo” (tiempo

medio de evolución previo al diagnóstico de 8,7 ± 11

vs. 37 ± 48 días; p = 0,000) e incide en pacientes con

menos cardiopatía predisponente (47,7% vs. 64,7%,

p = 0,001) y es con más frecuencia de origen nosocomial

(19,46% vs. 12,56% p = 0,06), no existiendo

diferencias con respecto al sexo, edad o enfermedad

concomitante. Clínicamente se asocia a una mayor

frecuencia de embolismos (65,4% vs. 37% p = 0,000),

shock séptico (25,6% vs. 7,9% p = 0,000) y fracaso renal

(39,8% vs. 25,12% p = 0,003), lo que explica su mucho

mayor mortalidad (46% vs. 22% p = 0,000), a pesar

de que no se observó una mayor tasa de destrucción

valvular, otras complicaciones cardiacas y por ende,

fallo cardiaco. De hecho, la mortalidad no mejoró significativamente

con la cirugía (44% vs. 47%), teniendo

los pacientes una puntuación de EuroScore significativamente

más alta en el momento de la intervención

(24 ± 20 vs. 16 ± 16; p = 0,000), lo que motivó una elevada

mortalidad perioperatoria. No hubo diferencias

en los resultados dependiendo del uso (79 pacientes),

o no de aminoglucósidos. Afortunadamente, la tasa

de meticilín resistencia es baja (7%) y se ha mantenido

estable a lo largo de los 20 años.

Conclusiones: La EI por S. aureus sobre válvula nativa

izquierda constituye una entidad grave cuyo pronóstico

es, aún hoy día, difílmente mejorable. Tan sólo

cabe, por tanto, aunar esfuerzos en su prevención,

diagnóstico precoz y tratamiento precoz.

78


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-17. Validez del EuroScore en la cirugía de sustitución

valvular de la endocarditis infecciosa

J.A. Sánchez-Brotons 1 , A. de Alarcón 1 , A. Plata 2 , J.M. Reguera 2 , J. Gálvez 3 , J. Ruiz 4 ,

M. Márquez 4 , J.M. Lomas 5 , F. Martínez-Marcos 5 , J. de la Torre 6 , C. Hidalgo-Tenorio 7 ;

Grupo Andaluz para el Estudio de las Infecciones Cardiovasculares

1

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. 2 Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

3

Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla. 4 Hospital Universitario Virgen de la Victoria,

Málaga. 5 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 6 Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga.

7

Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada.

Introducción: Existen múltiples modelos predictores

de la mortalidad en la cirugía cardiaca. Uno de los más

aceptados y ampliamente utilizados en Europa es el

EuroScore. Sin embargo, a pesar de que ha sido validado

en cirugía coronaria y también valvular, y de que

contempla en esta última la situación de endocarditis

infecciosa activa (con puntuación muy alta), no existe

ningún trabajo publicado que estudie específicamente

esta situación y valore la eficacia del modelo.

Objetivos: Averiguar si el modelo de riesgo quirúrgico

EuroScore es válido en la endocarditis infecciosa y.

en caso afirmativo, analizar si existen diferencias en la

práctica entre hospitales.

Población y método: Cohorte Andaluza de Endocarditis

Infecciosa (696 con EI izquierda) de la que se

seleccionaron aquellos casos que precisaron cirugía

cardiaca (326) y que fueron intervenidos en 5 hospitales.

La puntuación del EuroScore se realizó en el día de

la intervención por parte del investigador de cada centro.

La utilidad de la escala en su modelo logístico se

analizó mediante curvas de ROC y modelos de regresión

logística con test de ajuste de Hosmer-Lemeshow.

Las diferencias intercentros fueron analizadas mediante

el test de la T3 de Dunnet en aquellos pacientes operados,

y también mediante el estudio de la realización

de la cirugía (prueba de la χ 2 ) en todos aquellos

pacientes en los que había indicación según las guías

de práctica clínica (evidencias A y B). El momento de

la realización de la cirugía se clasificó como: 1) realizada

sin demora; 2) realizada con demora; 3) propuesta

y no realizada; y 4) no propuesta ni realizada por las

condiciones del paciente.

Resultados: La mortalidad global observada de la

serie fue del 30,6% (con muy leves diferencias entre

centros), sin observarse diferencias estadísticamente

significativas entre pacientes intervenidos y no

intervenidos (28,7% vs. 32,4%). El EuroScore mostró

una buena capacidad de predicción (área bajo la curva

ROC del 0,84), especialmente por debajo del valor

20 (pacientes de bajo riesgo), pero no tanto en segmentos

altos (mortalidad global esperada del 20,4% y

observada del 28,7%) en los que la mortalidad observada

fue muy superior a la predicha por el modelo.

De los 5 centros quirúrgicos estudiados, tan sólo uno

mostró diferencias significativas con el resto a la hora

de la indicación quirúrgica, lo que aumentó su mortalidad

aunque luego mostró unos buenos resultados

quirúrgicos que compensaron la mortalidad global.

Conclusiones: El EuroScore, con algunos ajustes, es

un instrumento válido para predecir la mortalidad quirúrgica

en la endocarditis infecciosa y permite analizar

los resultados quirúrgicos intercentros ajustando la

mortalidad al riesgo preoperatorio de cada individuo.

Existen diferencias entre los diversos hospitales que

ponen de manifiesto la necesidad de una colaboración

estrecha multidisciplinar en esta grave entidad.

79


Comunicaciones orales y pósters

CO-18. Endocarditis infecciosa izquierda sobre válvula

protésica por Staphylococcus aureus: una

historia de amor con el cirujano cardiaco

M. Vargas-Machuca 1 , A. de Alarcón 1 , A. Plata 2 , J.M. Reguera 2 , J. Ruiz 3 , M. Márquez 3 ,

J. Gálvez4, J.M. Lomas 5 , F. Martínez-Marcos 5 , J. de la Torre 6 , C. Hidalgo-Tenorio 7 ;

Grupo Andaluz para el Estudio de las Infecciones Cardiovasculares

1

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. 2 Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

3

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. 3 Hospital Universitario Virgen Macarena,

Sevilla. 5 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 6 Hospital del Costa del Sol, Marbella, Málaga.

7

Hospital Universitario Virgen de las Nieves. Granada.

Introducción: La endocarditis infecciosa izquierda

(EI) por S. aureus sobre válvula protésica es quizás la

peor de las endocarditis. Algunos aspectos terapéuticos

(sobre todo el tratamiento quirúrgico) son hoy

objeto de debate, pero la cortedad de las diversas

series hace difícil extraer conclusiones universalmente

aceptadas

Objetivos: Analizar los aspectos epidemiológicos,

clínicos y pronósticos de la endocarditis por S. aureus

sobre válvulas protésicas en nuestra comunidad autónoma

por si fueran posibles mejoras en su manejo.

Población y métodos: Cohorte Andaluza de Endocarditis

Infecciosa (696 casos de EI izquierda) de la que

se seleccionaron los casos de endocarditis sobre válvula

protésica (EIVP: 169 pacientes), diagnosticados

mediante los criterios de Duke, definiendo las EI protésicas

como precoces (n = 68) como aquellas sucedidas

hasta 12 meses después de la intervención y tardías

(n = 101) a partir de ese intervalo. Se compararon

los datos epidemiológicos, clínicos y pronósticos con

el resto de etiologías y se analizó el tipo de tratamiento

empleado, así como sus resultados.

Resultados: S. aureus es la segunda causa de EIVP

precoz (10 casos, 14,7%) tras S. epidermidis y la tercera

(12 casos, 12%) de las EIVP tardías tras S. epidermidis

y S. viridans, y su incidencia no parece haber aumentado

a lo largo del estudio (1984-2005). No encontramos

diferencias significativas en sus características

epidemiológicas con respecto a otras etiologías. En

cambio, en su presentación clínica fue un cuadro más

agudo (tiempo previo al diagnóstico: 11 ± 17 vs. 25 ±

31 días, p = 0,05), agravado con un mayor número de

episodios embólicos (45,4% vs. 28,5%; p = 0-07), fracaso

renal (41% vs. 20-4%, p = 0,05) y shock séptico (32%

vs. 11%, p = 0,01), no siendo, en cambio, mayor la incidencia

de complicaciones valvulares (32% vs. 36,7%

p = ns) ni de fallo cardiaco (68% vs. 52% p = ns). La

mortalidad fue superior al de otras etiologías (59% vs.

38,7% p = 0,07) en sus dos tipos (precoces y tardías). La

necesidad de intervención quirúrgica fue similar al de

otras etiologías (59% vs. 55,7%, p = ns) aunque con un

mejor pronóstico en los casos operados (46% de mortalidad)

frente a los no operados (77,7%, p = 0,1), efecto

que no fue tan evidente en otras etiologías (42% de

mortalidad en operados vs. 39% en no operados).

Conclusiones: Aunque nuestros datos no alcanzaron

significación estadística debido a la cortedad de la

serie, creemos que debe considerarse el diagnóstico

de EI protésica definida por S. aureus como un criterio

mayor de cirugía.

80


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-19. Endocarditis infecciosa por Streptococcus

bovis. Cohorte GAEI

J. Ruiz 1,8 , E. Nuño 1 , M. Márquez 1,8 , J.M. Reguera 3,8 , A. Plata 3,8 , J. Gálvez-Acebal 4,8 ,

J.M. Lomas 5,8 , J. de la Torre 6,8 , C. Hidalgo-Tenorio 7,8 , A. de Alarcón 2,8

1

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. 2 Hospital Universitario Virgen del Rocío,

Sevilla. 3 Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga. 4 Hospital Universitario Virgen Macarena,

Sevilla. 5 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 6 Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga.

7

HHospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada. 8 Grupo Andaluz para el Estudio de las

Infecciones Cardiovasculares.

Introducción: La endocarditis infecciosa (EI) por

Streptococcus bovis tiene una distribución geográfica

irregular, con alta tasa en el sur de Francia e Italia y, en

menor proporción, en el resto de Europa.

Objetivo: Analizar frecuencia y describir comportamiento

de la EI por S. bovis en nuestra comunidad.

Pacientes y métodos: Análisis retrospectivo y comparativo

entre los casos de EI por S. bovis y por estreptococos

de grupo viridans (SGV) en el periodo comprendido

entre enero de 1984 y agosto de 2006 en 7

hospitales andaluces (cohorte GAEI)

Resultados: 696 casos de EI, 21 por S. bovis (3%) 20

definidas según criterios de Duke. Varones: 13 (62%).

Edad media: 61 años. Nativas: 20 (95,2%). Univalvular:

12 (6 mitrales y 6 aórticas). Plurivalvulares: 8 (mitroaórtica:

7 [33%]; mitral-tricúspide: 1). Comorbilidad,

en 9 (3, CI hepáticas; 1, linfoma; 1, mieloma; 1, macroglobulinemia;

1, síndrome antifosfolípido; y 2, diabetes

mellitus). Colopatía, en 6 (28,5%), bien Ca/poliposis/divertículos.

Fiebre, en 100%; disnea y soplo, en

50%. Cardioembolias, 4 en segunda semana, sólo 1 a

sistema nervioso central y 3 (16%) insuficiencias renales.

La ecografía TT y TE fue diagnóstica en el 90,5%

(vegetaciones < 10 mm, en 11 y entre 10 y 20 mm en

7). Cirugía durante el ingreso en 6 (3 por fracaso ventricular

izquierdo refractario, 3 con regurgitación valvular

severa) y 4 diferidas. Murieron en el ingreso, 4

(19%). Dos de los operados sin demora, hicieron nuevos

episodios de endocarditis uno protésica tardía y

otro protésica precoz y fallecieron posteriormente.

Otros dos desarrollaron a posteriori cáncer de colon

metastático.

Conclusiones: En nuestra comunidad, la EI por S.

bovis es poco frecuente. Afecta a pacientes de edad

avanzada, con enfermedades crónicas y/o patología

de colon, a válvulas nativas y frecuentemente es bivalvular.

Requiere cirugía en porcentaje similar a EI por

SGV. Con menor frecuencia induce cardioembolia o

fracaso renal. La mortalidad, es más alta, probablemente

en relación con mayor edad y comorbilidad.

Tabla 1. Correlación con SGV

S. bovis

SGV

21 (3%)

p

149 (25%)

Edad media (años) 61 51 0,01

Afectación bivalvular (%) 38 14,8 0,015 3,55 1,18-10,6

Cardiopatía previa (%) 47,6 81 0,0016 0,21 0,07-0,6

Comorbilidad (%) 76 46 0,01 3,71 1,19-12,28

Índice de Charlson 3,4 1,5 0,0001

Cardioembolia (%) 19 37,5 0,09

Cirugía ingreso (%) 28,5 32 0,9

Mortalidad (%) 19 10 0,26 2,1 0,52-90

OR

IC

81


Comunicaciones orales y pósters

CO-20. Endocarditis infecciosa por Streptococcus

agalactiae. Cohorte GAEI

J. Ruiz 1,8 , M. Márquez 1,8 , M. González 1 , J.M. Reguera 3,8 , A. Plata 3,8 , J. Gálvez-Acebal

4,8 , J.M. Lomas 5,8 , J. de la Torre 6,8 , C. Hidalgo-Tenorio 7,8 , A. de Alarcón 2,8

1

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. 2 Hospital Universitario Virgen del Rocío,

Sevilla. 3 Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga. 4 Hospital Universitario Virgen Macarena,

Sevilla. 5 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 6 Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga.

7

Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada. 8 Grupo Andaluz para el Estudio de las

Infecciones Cardiovasculares.

Introducción: La endocarditis infecciosa (EI) por

Streptococcus agalactiae es, en las series publicadas,

poco frecuente, de curso grave y se asocia a mortalidad

elevada.

Objetivo: Describir las características de la EI por

este germen en la cohorte GAEI.

Pacientes y métodos: Cohorte multicéntrica de los

casos de EI por S. agalactiae entre enero de 1984 y

agosto de 2006. Análisis retrospectivo y descriptivo de

sus características

Resultados: 696 casos de EI, 18 (2,6%) por S. agalactiae.

Definidas según criterios de Duke: 17. Edad

media: 61 años. Varones: 12 (66%); nativas: 14 (78%);

y 4 (22%): protésicas tardías. Univalvulares: 14 (mitral:

8 [45%]; aórtica: 6 [33%]). Plurivalvulares: 4 (22%)

(3, mitro-aórticas; 1, mitral-aórtica-tricúspide. En 10

(55%) existía cardiopatía previa. De los 18, 12 (66,5%)

tenían enfermedades crónicas, con media del índice

de comorbilidad de Charlson de 2,4. En 4 (22%) hubo

manipulación previa (1 digestiva y 3 urinarias) y en 2

existió foco séptico no manipulado (dental y colon). La

presentación fue aguda con 14 días de media de fiebre

hasta el diagnóstico. Fiebre en el 100%, disnea 11 con

soplo audible en 8. Cardioembolias: 2 a SNC (1 meningitis

y 1 encefalopatía asociada); fracasos renales: 6

(33%), de los cuales 4 (22%) ocurrieron en el contexto

de shock séptico. La ETT fue diagnóstica en el 50% y

la ETE en el resto. En 13 (72%) las vegetaciones eran

menores de 10 mm. En 6 (33%) hubo abscesos/fístulas

cardiacos/as. En 10 (55%), fracaso ventricular izquierdo.

Recibieron betalactámicos 17 (94%) con aminoglucósido

asociados en 13 (72%). Se indicó cirugía en 14

(77%) pacientes: en 5 no se realizó por mala situación

clínica; de los otros 9, en 7 se hizo sin demora y en 2

fue diferida. Dos de los operados sin demora, requirieron

reintervención tras el alta. Fallecieron 9 (50%): 4

de los operados sin demora, 4 de los 5 no intervenidos

por mal estado y 1 de los operados de forma diferida.

Los 2 pacientes reintervenidos sobrevivieron.

Conclusiones: En esta cohorte, la EI por S. agalactiae

es poco frecuente. Afecta a personas mayores, con

comorbilidad y a válvulas nativas habitualmente patológicas

o prótesis implantadas años atrás. Se comporta

de forma agresiva, con complicaciones cardiacas y

sistémicas. A pesar de tratamiento adecuado la mortalidad

es elevada.

82


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-21. Manifestaciones neurológicas en las endocarditis

infecciosas izquierdas. Influencia

del tratamiento quirúrgico. Cohorte GAEI

J. Gálvez-Acebal 1 , A. de Alarcón 2 , J.M. Reguera 3 , A. Plata 3 , J. Ruiz 4 , M. Márquez 4 ,

J.M. Lomas 5 , J. de la Torre 6 , C. Hidalgo-Tenorio 7

1

Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla. 2 Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla.

3 Hospital Universitario Carlos Haya, Sevilla. 4 Hospital Universitario Virgen de la Victoria,

Málaga. 5 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 6 Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga.

7

Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada.

Introducción: Alrededor del 30% de las endocarditis

izquierdas (EI) presentan manifestaciones neurológicas

lo que confiere peor pronóstico, dado que limita

en caso necesario la eficacia del tratamiento quirúrgico.

La mayoría de las guías terapéuticas recomiendan

retrasar el tratamiento quirúrgico.

Objetivo: Describir las manifestaciones neurológicas

en una serie multicéntrica y su influencia en el tratamiento

quirúrgico.

Pacientes y método: Cohorte multicéntrica de los

casos de EI definidos y posibles según los criterios

de Duke, tratados en 7 hospitales andaluces. Consideramos

todas las manifestaciones clínicas del sistema

nervioso central que presentaron los pacientes en

relación con la endocarditis, así como la cirugía y la

mortalidad durante la hospitalización.

Resultados: De los 696 casos de EI, presentaron

manifestaciones neurológicas 191 (27%): encefalopatía

33 (5%), infarto cerebral 102 (14%), hemorragia

intracraneal 31 (4%, de los que 9 casos correspondían

a aneurismas micóticos y 4 recibían tratamiento

anticoagulante), meningitis 14 (2%) y varios en 6

(1%). Siendo la mortalidad en estos casos superior

en relación a los que no la presentaron (42% vs. 24%;

p < 0,001; OR 2,23 IC95%: 1,57-3,17). Los pacientes con

hemorragias y encefalopatía fueron los que tuvieron

mayor mortalidad (50% y 48% respectivamente) Se

intervinieron el 30% (32 de 102) de los pacientes con

infarto cerebral, en un tiempo medio de 14,14±15,89

días, 11 pacientes intervenidos en los 4 primeros días

(3 con clínica de AIT) no sufrieron deterioro neurológico,

mientras que 3 pacientes intervenidos al 6ª día

sufrieron un deterioro neurológico en el postoperatorio

inmediato. El 29% (9 de 31) de los pacientes con

hemorragia cerebral fueron intervenidos en un tiempo

medio de 29±18,07 días, sin que ningún paciente

sufriera deterioro neurológico. La mortalidad de los

casos intervenidos fue del 50% en ambas situaciones.

Conclusión: Las complicaciones neurológicas son

frecuentes, especialmente el infarto embólico, y se

asociaron a una mortalidad elevada. El tratamiento

quirúrgico tendió a retrasarse unas dos semanas en

el caso de infartos y cuatro semanas en el caso de

hemorragias siendo escasa la incidencia de deterioro

neurológico, sin embargo en algunos pacientes seleccionados,

con infartos poco extensos fue posible la

intervención quirúrgica precoz sin complicaciones.

83


Comunicaciones orales y pósters

CO-22. Influencia del tratamiento quirúrgico en el

pronóstico de la endocarditis izquierda. Estudio

multicéntrico de la Cohorte GAEI

J. Gálvez Acebal¹, A. Alarcón², J. Ruiz³, M. Márquez 3 , J.M. Reguera 4 , A. Plata 4 , J.M.

Lomas 5 , J. de la Torre 6 , C. Hidalgo Tenorio 7 , Grupo Andaluz para el Estudio de las

Infecciones Cardiovasculares

1

Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla. 2 Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla.

3 Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. 4 Hospital Universitario Carlos Haya,

Sevilla. 5 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 6 Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga. 7 Hospital

Universitario Virgen de las Nieves, Granada.

Introducción: El pronóstico de la endocarditis infecciosa

izquierda continúa siendo grave. El tratamiento

quirúrgico puede mejorarlo, especialmente cuando

existe insuficiencia cardiaca por disfunción valvular,

pero no es bien conocido su papel en otras circunstancias.

Objetivo: Determinar la influencia del tratamiento

quirúrgico en la mortalidad de la endocarditis izquierda.

Pacientes y método: Estudio multicéntrico de las

endocarditis infecciosas con afectación de válvulas

mitral y/o aórtica, tratadas en 7 hospitales andaluces

durante los años 1996 a 2006. Se incluyeron los casos

definidos y probables según los criterios de Duke. Se

excluyeron los fallecidos en las primeras 72 horas de

ingreso. Se consideró la mortalidad intrahospitalaria

y el tratamiento quirúrgico realizado durante el ingreso.

El riesgo quirúrgico se valoró con el índice Euro-

Score.

Resultados: Se incluyeron 439 pacientes, 65,4%

varones, con edad media 56,31 ± 15,93 años. El 36%

no tenía cardiopatía previa y el 25% afectaba a válvulas

protésicas. La etiología mayoritaria fue estreptocócica

en 187 casos y estafilocócica en 151. Desarrollaron

complicaciones neurológicas el 27%, embolismos

mayores el 37%, insuficiencia renal el 28%, sepsis

grave el 14%, insuficiencia cardiaca el 22% y abscesos

o fístulas perivalvulares el 16%. La mortalidad global

fue del 31%. La mortalidad fue del 15% en los 175

pacientes sin indicación de cirugía (EuroScore: 15,70),

del 34% en los 262 que existía indicación de cirugía

(EuroScore: 23,05) y del 83% en los 44 que no se propuso

por su gravedad (EuroScore: 37,67). Se intervinieron

197 (43%). Las indicaciones fueron: insuficiencia

cardiaca: 138 (59%); disfunción valvular: 44 (19%);

sepsis persistente: 15 (6%); abscesos perivalvulares: 7

(8%); varias: 26 (11%). En el análisis univariante el tratamiento

quirúrgico disminuyó la mortalidad de los

pacientes con insuficiencia cardiaca moderada a severa

(38% vs. 85%; OR: 0,108; IC 95%: 0,04-0,24; p < 0,001);

y, en menor grado, en pacientes con sepsis persistente

(59% vs. 100%; OR: 0,57; IC 95%: 0,18-1,73; p < 0,001)

y abscesos perivalvulares (48% vs. 100%; OR: 0,92; IC

95%: 0,22-3,81; p = 0,125). La demora en la intervención

quirúrgica incrementó la mortalidad un 4%.

Conclusión: El tratamiento quirúrgico se asoció a una

menor mortalidad, especialmente en pacientes con

insuficiencia cardiaca moderada y severa desarrollada

durante la evolución así como los que presentaban

infección persistente a pesar del tratamiento médico.

84


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-23. Endocarditis por fiebre Q: características clínicas,

epidemiológicas y pronósticas. Estudio

multicéntrico en 14 hospitales españoles

M.V. Mogollón 1 , A. de Alarcón 1 , M. Anguita 2 , P. Tornos 3 , V. Falcó 3 , J. Gálvez 4 , J.M.

Miró 5 , I. San Feliú 6 , M. Fernández-Guerrero 7 , J.M. Aguado 8 , J.M. Ramos-Rincón 9 ,

C. Fariñas 10 , A. Arnáiz 10 , I. Vilacosta 11 , M.C. Manzano 11 , C. Hidalgo-Tenorio 12 , J.M.

Montejo-Baranda 13 , P. Muñoz 14 , E. Bouza 14

1

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. 2 Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba.

3

Hospital Universitario Vall d´Hebron, Barcelona. 4 Hospital Universitario Virgen Macarena,

Sevilla. 5 Hospital Clínic, Barcelona. 6 Hospital de Sabadell, Sabadell. 7 Fundación Jiménez Díaz,

Madrid. 8 Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid. 9 Hospital General de Elche. 10 Hospital

Universitario Marqués de Valdecilla, Santander. 11 Hospital Clínico San Carlos, Madrid. 12 Hospital

Universitario Virgen de las Nieves, Granada. 13 Hospital de Cruces, Bilbao. 14 Hospital General

Universitario Gregorio Marañón, Madrid. 1, 2, 4 y 12 Grupo Andaluz para el Estudio de las Infecciones

Cardiovasculares.

Introducción: La endocarditis por fiebre Q (EFQ) es

una entidad de difícil diagnóstico que requiere un tratamiento

prolongado y no suficientemente establecido.

Objetivo: Realizar un análisis descriptivo de las características

epidemiológicas, clínicas, diagnósticas y pronósticas

en esta entidad. Determinar el valor de la serología

como criterio pronóstico y de finalización del tratamiento.

Material y métodos: Estudio multicéntrico realizado

en 14 hospitales españoles en el que se recogieron 72

pacientes diagnosticados de EFQ definida según los

criterios de Duke modificados, con seguimiento posterior

prolongado (mediana: 51,5 meses).

Resultados: Encontramos un predominio del sexo

masculino (55 V/17 M) con una edad media de 43,22

± 13,3 años, siendo 23 protésicas tardías y 49 nativas

(valvulopatía predisponente: 28,6% reumática, 24,5%

aorta bicúspide, 24,5% otras valvulopatías y 22,4%

sin valvulopatía predisponerte). Sólo el 13% de los

pacientes eran profesionales agrícolas, pero hasta un

52% reconocían un contacto esporádico con animales,

vivían en medio rural o tenían animales domésticos.

La ecocardiografía fue diagnóstica en el 75,7%

de casos (en el 68,7% de las nativas y en el 91% de las

protésicas). Aparecieron episodios embólicos en 15

pacientes (28,8%), desarrollando 9 glomerulonefritis

autoinmunes. A pesar de los títulos serológicos elevados,

el diagnóstico fue en general tardío (mediana:

62 días). Fue necesaria la cirugía en 52 (72,2%) pacientes

y el tratamiento antimicrobiano fue prolongado

(mediana: 23; IQR: 12-36 meses). Se objetivaron 5 recidivas

que habían recibido tratamiento durante 1, 2, 2,

2,5 y 30 meses. Al final del seguimiento fallecieron 14

pacientes, 8 de ellos (11,1%) por mortalidad atribuible

a la EFQ. Los pacientes en los que se esperó a que

los títulos serológicos descendieran para suspender

el tratamiento antibiótico no presentaron diferencias

en el seguimiento respecto a aquellos en los que se

suspendió independientemente de la serología, pero

sí aumentó de forma considerable el tiempo del tratamiento

en los primeros (mediana: 36 vs. 24 meses).

Conclusiones: Es necesaria una mayor concienciación

para el diagnóstico de EFQ. Contrariamente

a lo publicado, el pronóstico vital es bueno, aunque

requiera un tratamiento prolongado, posiblemente no

superior a 2 años, sobre todo en los pacientes que son

intervenidos. Los títulos serológicos no fueron de ayuda

para predecir la evolución final ni el tiempo necesario

de tratamiento.

85


Comunicaciones orales y pósters

CO-24. Registro de los pacientes atendidos por

endocarditis derecha en dos centros hospitalarios

J.A. Urbano 1 , A. de Alarcón 1 , N. Romero 1 , J. Gálvez 2 , M. Frutos 1 , R. Pérez de la

Yglesia 1 , M. Mogollón 1 , J.L. Haro 1 , R. Luque 1

1

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. 2 Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla.

Introducción: La endocarditis infecciosa derecha

(EID) se asocia en la mayoría de casos a la adicción a

drogas por vía parenteral y constituye una de las complicaciones

infecciosas asociadas más graves. La baja

incidencia actual unida a la cortedad de las diversas

series publicadas hace difícil extraer conclusiones universalmente

aceptadas sobre esta entidad.

Objetivos: Analizar los aspectos epidemiológicos,

clínicos y pronósticos de la EID en nuestro centro con

el fin de intentar mejorar su manejo.

Población y métodos: Cohorte de los casos de endocarditis

derecha de los dos centros desde 1984 hasta

2006 en uno y desde 1996 hasta 2005 en otro, con un

claro ascenso en la incidencia en la segunda mitad de

los años 80 y un descenso drástico en los 90. Registramos

152 casos en 148 pacientes: 146 casos con afectación

mitral, 2 pulmonar y 4 mixtos.

Resultados: El 87% fueron hombres con una edad

media en el momento del diagnóstico de 27,8 años

(SD = 8,3). Los predisponentes cardíacos fueron:12

casos de EID previas (4 tratadas en nuestro centro)

siendo todos ellos reinfección, 3 comunicaciones

interventriculares (CIV) restrictivas, 1 rodete subpulmonar

y 1 caso de prolapso mitral (EI tricuspidea +

mitral). El 93,4% era adicto a drogas por vía parenteral

y el 58,8% fue VIH+ en el momento del diagnósico.

La manipulación previa identificada tuvo lugar en una

media de 44,5 días antes del diagnóstico (SD = 23,4).

S. aureus es la principal causa (80,1%) seguido del S.

viridans (7,2%) y de hongos (3,1%). No encontramos

diferencias significativas en sus características epidemiológicas

con respecto a otras etiologías. Se prescribieron

múltiples combinaciones antibióticas, determinadas,

sobre todo, mediante antibiograma, función

renal y patología concomitante. La cirugía fue necesaria

en 7 casos (4,6%): 3 casos CIV, el caso de rodete

subpulmonar y 3 casos con vegetaciones gigantes (2

pulmonares). No se encontraron diferencias estadísticas

entre los diferentes tratamientos. En cuanto a la

mortalidad intrahospitalaria, fue del 12%, sin hallar

diferencias estadísticas entre etiología y tratamiento

seguido. Sí se halló una mayor estancia hospitalaria

significativa en el grupo VIH positivo frente al negativo

(50,7 días frente a 35,95), con una mortalidad también

significativamente mayor (18,9% vs. 7,8%). El 50%

de los pacientes que habían padecido previamente

una EID fallecieron durante el ingreso. El 18,5% presentaban

insuficiencia cardíaca al alta, todos en grado

funcional I y con buena respuesta a diuréticos a bajas

dosis.

Conclusiones: La endocarditis infecciosa derecha

afecta, sobre todo, a la válvula tricúspide, siendo el

S. aureus el germen más frecuentemente implicado y

constituyendo una de las complicaciones infecciosas

más graves asociadas al uso de drogas por vía parenteral,

con una mortalidad durante el ingreso del 10%.

El pronóstico empeora en el segundo episodio de EID

o si el paciente es VIH+. La insuficiencia cardiaca derecha

aparece durante el ingreso en menos del 20% de

los pacientes.

86


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-25. Endocarditis infecciosa por Staphylococcus

lugdunensis. Cohorte GAEI

J. Ruiz 1,8 , M. Márquez 1,8 , E. Nuño 1 , J.M. Reguera 3,8 , A. Plata 3,8 , J. Gálvez-Acebal 4,8 ,

J.M. Lomas 5,8 , J. de laTorre 6,8 , C. Hidalgo-Tenorio 7,8 , A. de Alarcón 2,8

1

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. 2 Hospital Universitario Virgen del Rocío,

Sevilla. 3 Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga. 4 Hospital Universitario Virgen Macarena,

Sevilla. 5 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 6 Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga.

7

Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada. 8 Grupo Andaluz para el Estudio de las

Infecciones Cardiovasculares.

Introducción: La endocarditis infecciosa (EI) causada

por Staphylococcus lugdunensis (S. lugdunensis)

es infrecuente. Se conoce su mayor agresividad respecto

a otras cepas de Stahpylococcus coagulasanegativo

(SCN).

Objetivo: Describir la frecuencia y características

distintivas de la EI producida por este microorganismo

en la cohorte GAEI.

Pacientes y métodos: Describimos y comparamos

los casos de EI por S. lugdunensis y endocarditis por

otros SCN (S. lugdunensis vs. SCN), ocurridos en los

últimos 10 años (de enero de 1996 a diciembre de

2005) en 7 hospitales de Andalucía.

Resultados: En 10 años han ingresado 486 casos de

EI, de los cuales 7 (1,4% de todos los aislamientos y

9% de los SCN) fueron por S. lugdunensis. Definidas

6 según criterios de Duke. En todos (100%) afectó a

válvulas nativas, y en el 57% vs. 74% existía enfermedad

valvular previa. Predominó en varones (85%) con

una media de edad de 60,2 vs. 60,8 años. Tenían enfermedades

crónicas 5 de los 7 (71,4% vs. 62%), con una

media del índice de comorbilidad de Charlson de 2,8.

La válvula aórtica se vio afectada en 4 de los 7 pacientes.

Fueron de adquisición nosocomial 2. La media de

días con síntomas previos al diagnóstico fue 36. Fiebre

100%, disnea y nuevo soplo o cambio en características

del previo en el 80%. Sólo 1 embolizó en la

primera semana a cerebro. Presentaron insuficiencia

renal 3 de 7 pacientes. Las vegetaciones (entre 10 y 20

mm) estaban presentes en el diagnóstico en 4 de los

casos y hubo 2 abscesos perivalvulares. La ETT fue

diagnóstica en 3 de los 6 casos en los que se realizó,

y la ETE lo fue en 100%. Se indicó cirugía en todos

(100%), se realizó sin demora en 5 pacientes (71,4%

vs. 48%) y en 2 se desestimó por mala situación clínica.

La causa de cirugía fue en todos el FVI refractario

o progresivo, de aparición en la primera semana desde

el diagnóstico. Murieron en el ingreso 3 pacientes

(43% vs. 40%)

Conclusión: En esta cohorte la EI por S. lugdunensis

fue infrecuente. Afectó a válvulas nativas y a personas

de edad avanzada con enfermedades crónicas. Cursó

con deterioro renal y fracaso ventricular izquierdo que

obligó a la cirugía. Raramente embolizó. La mortalidad

fue alta.

El pequeño tamaño de la muestra no permite extraer

diferencias con respecto al comportamiento de las EI

producidas por otros SCN.

87


Comunicaciones orales y pósters

CO-26. Incidencia de tuberculosis en pacientes trasplantados

de órgano sólido. Análisis descriptivo

de la cohorte RESITRA

A. Doblas Delgado, J.M. Aguado, R. San Juan, J. Torre-Cisneros. Red Española

para la Investigación de la Infección en el Trasplante (RESITRA)

Hospital Universitario Reina Sofía. Córdoba.

Introducción: La tuberculosis es una infección oportunista

grave que puede afectar a los receptores de

trasplantes. La forma más frecuente de adquisición es

la reactivación de una infección latente. Suele tener

una presentación atípica y un diagnóstico complicado.

Además, el tratamiento presenta especiales problemas

derivados de las interacciones entre los fármacos

antituberculosos y la terapia inmunosupresora que, en

no pocas ocasiones, conducen al rechazo del injerto.

Objetivo: El objetivo del estudio es realizar un análisis

descriptivo de los casos de tuberculosis en los

pacientes trasplantados de órgano sólido incluidos en

la cohorte RESITRA y conocer la tasa de incidencia de

tuberculosis postrasplante.

Métodos: Estudio prospectivo multicéntrico realizado

en 16 centros españoles distribuidos por todas las

comunidades autónomas. Se incluyeron a todos los

pacientes trasplantados de órgano sólido incluidos en

RESITRA. Periodo de inclusión: desde febrero de 2003

hasta diciembre de 2005. Análisis descriptivo de los

casos y cálculo de la tasa de incidencia de tuberculosis

en los pacientes trasplantados de órgano sólido.

Tratamiento de la infección latente tuberculosa (TILT):

la indicación de TILT con isoniazida en los receptores

PPD positivos dependió de la política de cada centro.

Resultados: Entre los 4.193 trasplantados de órgano

sólido (TOS) seguidos en la cohorte RESITRA se han

documentado 19 casos de tuberculosis (0,45%). La distribución

por órgano ha sido: 7 casos entre 1997 trasplantes

renales (0,35%), 7 casos entre 1.438 trasplantes

hepáticos (0,49%), 1 caso entre 380 trasplantes

cardiacos (0,26%), 3 casos entre 260 trasplantes pulmonares

(1,15%) y 1 caso entre 117 trasplantes pancreáticos

(0,85%). El tiempo medio de seguimiento

fue 1,58 ± 0,58 años. La tasa de incidencia de tuberculosis

en los pacientes trasplantados de órgano sólido

fue de 286,8 casos/10 5 trasplantes-año (209,8-453,13).

La tasa de incidencia de tuberculosis por cada tipo

de trasplante fue de 166,5 casos/10 5 trasplantes-año

entre los cardiacos, 308,1 casos/10 5 trasplantes-año

entre los hepáticos, 540,9 casos/10 5 trasplantes-año

entre los pancreáticos, 730,3 casos/10 5 trasplantesaño

entre los pulmonares y 221,8 casos/10 5 trasplantes-año

entre los renales. La edad media de los casos

fue de 57 ± 10,2 años. La proporción de hombres fue

del 84,2%. La localización de la enfermedad fue pulmonar

en 7 casos (42,1%), pleural en 1 (5,3%), meníngea

en 1 (5,3%), ósea en 1 (5,3%), ORL en 2 (10,5%),

genitourinaria en 1 (5,3%), diseminada en 2 (10,5%)

y otras localizaciones en 3 casos (15,8%). El tiempo

medio desde la realización del trasplante hasta el inicio

de la enfermedad fue de 5,72 ± 4,09 meses. De los

19 pacientes con tuberculosis, sólo se había realizado

PPD en 4 casos, de los cuales 2 fueron positivos. No

se realizó TILT en ningún caso. Todos los casos, excepto

uno (94,7%), fueron tuberculosis precoz, considerada

como aquella que sucede en los primeros 12

meses postrasplante. Fallecieron 3 pacientes (15,8%)

durante el seguimiento, y en 2 (10,5%) la muerte fue

atribuida a la tuberculosis.

Conclusiones: La tasa de incidencia de tuberculosis

en los TOS es 10,6 veces mayor que en la población

general. La mayor tasa de incidencia de tuberculosis

postrasplante se presenta en el trasplante de pulmón.

Es necesario intensificar los programas de profilaxis

de tuberculosis.

88


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-27. Ausencia de aumento del riesgo de hepatotoxicidad

grave por rifampicina más pirazinamida

en profilaxis de la tuberculosis en pacientes

infectados por el vih: metaanálisis de ensayos

clínicos randomizados y controlados

M. Gallo, I. Pérez-Camacho, A. Doblas, Á. Camacho, J.M. Kindelán, J. Torre-Cisneros,

A. Rivero

UGC Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba.

Introducción: La pirazinamida (RZ) fue considerada

por los CDC como una de las dos pautas electivas de QP

antituberculosa en pacientes infectados por el VIH desde

que se demostró en un ensayo clínico aleatorio que no

sólo era tan eficaz como la pauta de isoniacida durante

12 meses sino que también mejoraba la tasa de cumplimentación.

Sin embargo, la comunicación de casos de

hepatitis graves o fatales en sujetos sin infección por el

VIH que recibían 2RZ ha desaconsejado su uso.

Objetivo: Evaluar la incidencia de hepatitis grave con

rifampicina más pirazinamida (RZ) en la prevención de

la tuberculosis en pacientes infectados por el VIH.

Diseño: Metaanálisis de ensayos clínicos aleatorios y

controlados que comparaban el régimen RZ con otros

régimenes controles en pacientes infectados por el VIH.

Mediante búsqueda sistemática de la literatura desde

1986 y octubre del 2006. Se identificaron 5 ensayos

clínicos aleatorios y controlados en España, Estados

Unidos, Haití y Zambia. Se comparó la incidencia de

hepatotoxicidad grave durante el periodo de quimioprofilaxis

entre RZ y el grupo control. Se definió como

hepatotoxicidad grave la que provocaba la muerte del

paciente o la retirada de la quimioprofilaxis.

Resultados: De los ensayos clínicos evaluados, 1.704

pacientes recibieron RZ, y 1.890, otros regímenes (913:

isoniacida, 6 meses; 792: isoniacida, 12 meses; y 185:

rifampicina más isoniacida, 3 meses). Fue excluido para

el análisis un ensayo clínico en el que no se evaluaron

datos de seguridad, por lo que la población final analizada

fue de 2.891 pacientes (1.353 RZ y 1.538 controles).

Dieciséis de los pacientes incluidos en RZ y 40 de los

incluidos en los grupos de controles (0,01% vs. 0,03%;

p = 0,004) desarrollaron hepatotoxicidad grave. El riesgo

de desarrollo de hepatotoxicidad grave con RZ fue inferior

al de los grupos controles (IC 95%: −0,02 a −0,003).

Conclusión: Los datos disponibles de seguridad en

profilaxis antituberculosa en pacientes infectados por

el VIH procedentes de ensayos clínicos controlados

no demuestran un aumento del riesgo de contraer

hepatitis grave entre pacientes que reciben 2RZ.

89


Comunicaciones orales y pósters

CO-28. Tuberculosis en inmigrantes adquirida en el

país receptor

M. Martínez 1 , D. García de Viedma 2 , M. Herranz 2 , M.I. Sánchez 3 , R. Fernández 3 ,

M.T. Peñafiel 3 , M.C. Rogado 3 , M.A. Lucerna 3 , I. Cabeza 3 , J. Vázquez 3 , F. Díez 1 , A.

Reyes 1 , A. Lazo 1 , J. Gamir 1 , J. Fornovi 6 , J. Martínez 5 , P. Barroso 4 , M. Rodríguez 4 , C.

Castillo 4 , C. Gutiérrez 4

1

Complejo Hospitalario Torrecárdenas, Almería. 2 Hospital General Univ. Gregorio Marañón,

Madrid. 3 Hospital/Distrito de Poniente, Almería. 4 Distrito de Levante/H. Inmaculada. 5 Médicos

Prisión Acebuche. Almería. 6 Distrito Centro.

Introducción: Parte del índice de tuberculosis (TB) en

inmigrantes es resultado de importación o de reactivación

endógena. Alternativamente, una proporción de

casos se puede deber a la adquisición de la infección

tras la llegada al país receptor.

Objetivo: Intentar identificar con ayuda de la biología

molecular casos de tuberculosis candidatos de: 1)

adquisición de la infección en el país receptor; 2) reactivación

de infecciones importadas.

Material y métodos: Muestra/ámbito/periodo:

Pacientes extranjeros diagnosticados de TB en poniente

almeriense (zona de cultivo intensivo en invernadero)

con cepa Mycobacterium tuberculosis (MTB) genotipada

durante el periodo 2003-2005. Genotipado: RFLP

IS6110/ Spoligotyping/MIRU15. Criterios para definir

genotipos idénticos: a) idéntico patrón RFLP, o b)

alta similitud en patrón RFLP e idénticos spoligotipo y

MIRU 15. Variables: Paciente en clúster. Paciente con

cepa genotipo huérfano (genotipo MTB no compartido).

Fecha de llegada a España. Periodo de estancia en

país receptor antes de enfermar. Años de seguimiento

molecular del caso. Definiciones: a) clúster: grupo de

pacientes infectados por cepas que comparten idéntico

genotipo y, por tanto, son candidatas a participar en una

cadena de transmisión reciente. cepa; b) cepa huérfana:

cepa aislada de un único caso; c) pacientes con

mayor posibilidad de haberse infectado en país receptor

(TB adquirida en destino): extranjeros en clúster que

enferman después de tres años de residencia en España;

d) pacientes con mayor posibilidad de haber llegado

enfermos o sufrir una reactivación en el destino (TB

importada/reactivación en destino): extranjeros con cepa

genotipo huérfano después de tres años de seguimiento

molecular y que enfermaron durante los 2 primeros

años de residencia en España.

Resultados: De un total de 279 casos de TB con cultivo

positivo en el periodo de estudio, 152 corresponden

a extranjeros (55%); son varones (120 [79%]) jóvenes

(años = 31 + 9,8) en su mayoría. Proceden del Magreb

(63) y también del África subsahariana (21), Europa del

Este (24) e Iberoamérica (15). Del total de extranjeros,

el 75% (105) residen en el poniente almeriense.

Casos con cultivo positivo y genotipo conocido = 89,5%

(250/279); 16 de los 25 (64%) clústeres (tamaño entre 2 y

6 pacientes) identificados en la provincia integran algún

paciente extranjero (7 clústeres compuestos sólo de

extranjeros y 9 de extranjeros y autóctonos). Encontramos

3, 6 y 1 casos de TB en extranjeros en clúster con

1,2 y 3 años respectivamente de residencia previa a la

aparición de síntomas y 10 (TB adquirida en destino)

con más de 3 años. Hallamos 42 casos con cepa huérfana;

de ellos, 8 casos (TB importada/reactivación en destino)

enfermaron en Almería en los 2 primeros años de

residencia y sus cepas continúan presentando un patrón

huérfano tras tres años de genotipado sistemático.

Conclusiones: La TB adquirida en el país de destino

no es un fenómeno raro que puede estar favorecido

por las condiciones sociosanitarias al que se ve sometido

el inmigrante de nuestra zona.

Agradecimientos: Grupo INDAL-TB. FIS (exp. PI 03-

0986 y PI 03-0654), Junta de Andalucía (exp. 248-03

y151/05) Fundación Progreso y Salud (exp. 14033).

90


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CO-29. Tuberculosis resistente en la provincia de

Almería

F. Díez 1 , M. Martínez 1 , D. García de Viedma 2 , M. Herranz 2 , W. Sánchez-Yebra 1 , N.

Montiel 6 , M.L. Sánchez 3 , J. Martínez 5 , M.C. Rogado 3 , P. Barroso 4 , T. Cabezas 3 , A.

Lazo 1 , M. Rodríguez 4 , C. Castillo 4 , P.M. Navas 1 y Grupo INDAL-TB

1

Complejo Hospitalario Torrecárdenas, Almería. 2 Hospital General Univ. Gregorio Marañón,

Madrid. 3 Hospital/Distrito de Poniente, Almería. 4 Distrito de Levante/H. Inmaculada. 5 Médicos

Prisión Acebuche. Almería. 6 Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga.

Introducción: El conocimiento de los patrones de

resistencia (R) de Mycobacterium tuberculosis a las

drogas específicas es esencial, especialmente en un

entorno con aumento de la incidencia de la enfermedad,

relacionada con el fenómeno migratorio.

Objetivos: Describir los patrones de resistencia de

C.M. tuberculosis (CMT) en la provincia de Almería.

Caracterizar genotípicamente las cepas resistentes y

su posible pertenencia a clústers.

Material y métodos: Análisis de la cohorte de 374

pacientes con aislamiento microbiológico de CMT

del grupo Indal-TB, que incluye todas las cepas aisladas

en el SSPA en Almería desde el año 2003 a septiembre

del 2006. El antibiograma se realizó por el

sistema MB/Bac ALERT 3D; el análisis genotípico por

RFLP-IS6110 y el análisis estadístico con el programa

SPSS v12.0.

Resultados: Se realizó estudio de resistencias en 348

de los 374 aislamientos microbiológicos de otros tantos

pacientes no conocidos previamente. El 71% eran

varones y la edad fue de 39 + 19 años, correspondiendo

179 casos (51%) a cepas de pacientes inmigrantes

que procedían del Magreb africano (83: 46%), Europa

del Este (37: 21%), África subsahariana (32: 18%), Iberoamérica

(25: 14%) y Asia (2: 1%). Se demostró algún

tipo de R en 40 casos (11,5%); en 34 casos (9,8%) la R

fue a una droga; en 3 (0,8%) se demostró multirresistencia,

y en otros 3, polirresistencia. La R en casos no

tratados fue del 10,6% (34 de 322 casos) y, en casos

tratados, del 23% (6 de 26 casos). La R por distritos

fue del 11,2% (20/179) en el D. de Poniente, del 10,6%

(12/114) en el D. Centro y del 14,5% (8/55) en el D. de

Levante, sin diferencias significativas (p = 0,77). Se

objetivó algún tipo de R en el 10,5% de los pacientes

autóctonos (17/162) y en el 12,6% (23/183) de los inmigrantes

(NS).

Se demostró R primaria a isoniacida (H) en 26 casos

(8,1%); de ellos, 20 tenían monorresistencia y 6 multirresistencia.

En todos los distritos, la R primaria a la H

superó el 5%. La R primaria a H en pacientes autóctonos

fue del 6,7% en pacientes autóctonos y del 9,7%

en inmigrantes: 16% (5/31) en pacientes de Europa del

Este, 12% (3/22) en pacientes de Iberoamérica, 9,4%

(3/29) de los pacientes del África subsahariana y 8%

(6/76) de los pacientes del Magreb (p = 0,52).

Se identificaron 221 genotipos diferentes, 28 de los

cuales estaban asociados con cepas resistentes. De

éstas, 21 eran genotipos huérfanos y 7 eran compartidos

(clúster). Sólo en un clúster sus dos miembros

(procedentes de Rusia) tenían cepas resistentes; en los

otros 6 (dos con pacientes del Magreb, uno con autóctonos

y dos multinacionales), no todos los miembros

del clúster presentaban resistencias.

Conclusiones: La tasa de resistencias a fármacos

específicos de CMT en la provincia de Almería es superior

a la conocida hasta ahora en España, tanto en

pacientes autóctonos como en inmigrantes, especialmente

aquellos procedentes de países de Europa del

Este (Rusia, Rumanía) y de Iberoamérica (Ecuador). La

introducción de una cuarta droga al inicio del tratamiento

es obligatoria en pacientes inmigrantes y valorable

en autóctonos. La transmisión activa de cepas

resistentes no es un problema actual en muestro área.

Agradecimientos: Grupo INDAL-TB. FIS (exp. PI 03-

0986 y PI 03-0654), Junta de Andalucía (exp. 248-03

y151/05) Fundación Progreso y Salud (exp. 14033).

91


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

COMUNICACIONES PÓSTERS

CP-01. Tratamiento antifúngico empírico en pacientes

seleccionados con neutropenia febril persistente

M. Aguilar-Guisado, J.M. Cisneros, E. Cordero, I. Espigado 2 , M. Noguer 1 , R. Parody

2 , J. Pachón

Unidad Clínica de Enfermedades Infecciosas. 1 Servicio de Oncología. 2 Servicio de Hematología.

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: La mayoría de las guías de práctica

clínica recomiendan iniciar tratamiento antifúngico

empírico (TAE) de forma universal en pacientes con

neutropenia febril persistente (NFP). La SAEI recomienda

el TAE sólo en pacientes seleccionados (J.M.

Cisneros et al. EIMC 2005; 23 (10): 609-14).

Objetivo: El objetivo de este estudio es describir la

incidencia de infección fúngica invasora (IFI) y su mortalidad

en pacientes con NFP, utilizando TAE sólo en

pacientes seleccionados según factores de riesgo y

criterios clínicos.

Método: Estudio prospectivo observacional de todos

los episodios de neutropenia febril en pacientes con

cáncer que ingresaron en los Servicios de Oncología

y Hematología desde noviembre de 2002 a febrero de

2005. Se definió NFP como fiebre y neutropenia que persiste

tras ≥ 5 días de tratamiento antibacteriano empírico

sin diagnóstico etiológico. Se realizó un análisis comparativo

de la incidencia de IFI probada o probable (definidas

según los criterios de la EORTC) y su mortalidad en

pacientes con NFP, según la indicación o no de TAE.

Resultados: Se incluyeron 347 episodios de neutropenia

febril, de los cuales 67 (19%) cumplieron criterios

de NFP. El 57% fueron varones, la mediana de la

edad fue de 46 años (16-84). El 97% tenían una neoplasia

hematológica, y el 39% eran receptores de trasplante

de progenitores hematopoyéticos (TPH). Sólo

los receptores de TPH alogénico recibieron profilaxis

antifúngica con fluconazol. La mediana de duración

de la neutropenia y de la fiebre fue de 12 días (5-40) y

8 días (5-34), respectivamente. Se estableció el diagnóstico

de infección en el 49% de los episodios. Recibieron

TAE 26 episodios (39%) y la mediana de duración

del mismo fue de 7 días (1-25). En los restantes

41 (61%) episodios, no se indicó TAE. En el grupo de

pacientes que recibió TAE, 3 pacientes (11,5%) desarrollaron

IFI, en comparación con ningún paciente del

grupo que no recibió TAE (p = 0,02; RR Ind.). La mortalidad

global y relacionada con IFI en el grupo que recibió

TAE fue del 23% y 8% respectivamente, en comparación

con 2,4% y 0% en el grupo que no lo recibió (RR

9,4;1,2-74 y p = NS, respectivamente).

Conclusión: Estos datos sugieren que la mayoría de

los pacientes con NFP no necesitan TAE, y que los criterios

utilizados para la selección de los pacientes que

reciben TAE son apropiados. Por ambas razones proponemos

tratar a los pacientes con NFP siguiendo las

recomendaciones del documento de la SAEI.

93


Comunicaciones orales y pósters

CP-02. Factores de riesgo de infección fúngica invasora

en los pacientes con neutropenia febril

persistente

M. Aguilar-Guisado, J.M. Cisneros, E. Cordero, I. Espigado 2 , M. Noguer 1 , R. Parody

2 , J. Pachón

Unidad Clínica de Enfermedades Infecciosas. 1 Servicio de Oncología. 2 Servicio de Hematología.

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: Recientemente se ha propuesto la

indicación de tratamiento antifúngico empírico en

pacientes seleccionados con neutropenia febril persistente

(NFP) en vez de su utilización de forma universal,

en base a criterios clínicos y factores de riesgo

de infección fúngica (JM Cisneros et al. EIMC 2005; 23

(10): 609-14.

Objetivo: El objetivo de este estudio es identificar

cuáles son los factores de riesgo de infección fúngica

invasora (IFI) en los pacientes con neutropenia febril

persistente (NFP).

Método: Estudio prospectivo observacional de

todos los episodios de NFP en pacientes con cáncer

que ingresaron en los Servicios de Oncología y Hematología

desde noviembre de 2002 a febrero de 2005.

Se definió NFP como fiebre y neutropenia que persiste

tras ≥ 5 días de tratamiento antibacteriano empírico

sin diagnóstico etiológico. Se realizó un análisis univariado

y multivariado de los factores asociados al desarrollo

de IFI probada o probable (definidas según los

criterios de la EORTC).

Resultados: Se incluyeron 67 episodios de neutropenia

febril persistente. El 57% fueron varones, la mediana

de la edad fue de 46 años (16-84). El 97% tenían una

neoplasia hematológica, y el 39% eran receptores de

trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH). La

mediana de duración de la neutropenia y de la fiebre

fue de 12 días (5-40) y 8 días (5-34), respectivamente.

La mortalidad global a los 30 días del episodio que

del 17,9%. Tres pacientes (11,5%) desarrollaron IFI. En el

análisis univariado, los factores de riesgo para el desarrollo

de IFI fueron el diagnóstico de neumonía (p = 0,02,

RR Ind.) y la duración mayor de la fiebre (mediana de

7,5:5-34 en los pacientes sin IFI versus 15:11-25 en los

pacientes que desarrollaron IFI; p = 0,03). En el análisis

multivariado, el diagnóstico de neumonía fue el único

factor de riesgo independiente (p < 0,01, RR Ind)

Conclusión: El diagnóstico de neumonía es un factor

de riesgo independiente de infección fúngica invasora

en los pacientes con neutropenia febril persistente,

por lo que en este grupo de pacientes está indicado el

tratamiento antifúngico empírico inmediato.

94


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-03. Evaluación de la adherencia a un protocolo

de tratamiento de fiebre neutropénica (FN) de

bajo riesgo a los 6 meses de su introducción

P. Martín-Rico, I.M. Portales Fernández, S. Santamaría Fernández, N. Macías Vega,

L. Valiente de Santís, B. Sobrino Díaz

Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

Introducción: Los cambios en la práctica clínica

basados en evidencias científicas son difíciles y conllevan

tiempo y estrategias de intervención que incluyen

la evaluación periódica y feed-back a los profesionales

que tienen que implementarlos en su práctica

diaria.

Objetivo: Evaluar la adherencia y cumplimiento de

los clínicos implicados a un protocolo aceptado de tratamiento

de fiebre neutropénica de bajo grado.

Metodología: El protocolo fue presentado y consensuado

por los profesionales de los servicios de

Enfermedades Infecciosas, Medicina Interna y Oncología,

siendo difundido a todos los profesionales tanto

de staff como residentes en formación mediante

presentación oral del mismo y soporte escrito y electrónico

en marzo de 2006. Desde mayo a octubre de

2006 se han recogido de forma prospectiva todos los

casos de FN que se han producido en nuestro hospital

excepto los producidos en pacientes con tumores

hematológicos, que se consideraron criterio de

exclusión en el protocolo de estudio. Se han recogido

17 casos en 6 meses.

La evaluación del cumplimiento se basó en tres

indicadores:

1. Evaluación diagnóstica mínima (hemocultivo,

urocultivo y Rx de tórax)

2. Si la evaluación de riesgo mediante puntuación

de Klastersky (MASCC [Multinational Association for

Supportive Care in Cancer]) ≥ 21, se procederá a ingreso

con tratamiento oral.

3. Uso de G-CSF según criterios fijados en protocolo.

La evaluación se ha realizado sobre la totalidad de

los casos.

Conclusiones:

1. La adherencia al protocolo consensuado de tratamiento

de la neutropenia febril de bajo riesgo no es la

deseable, manteniéndose la práctica habitual de tratamiento

intravenoso con cefalosporina de cuarta generación

y, aún más, el uso fuera de protocolo de G-CSF.

2. Para conseguir la implementación del protocolo es

precisa una estrategia de feed-back y sistema de recuerdo,

para lo que se presentarán estos resultados a los

clínicos recordando el algoritmo de actuación y proponiendo

nueva evaluación en el curso de otros 6 meses.

Tabla 1

n (%)

¿Cumplimiento Criterio 1 Criterio 2 Criterio 3

SÍ 12 (70,58%) 6 (35,29%) 3 (17,64%)

NO 5 (29,41%) 11 (64,70%) 14 (82,35%)

Número de casos y porcentaje que se adhiere en los 3 criterios: 1 caso (5,88%)

Número de casos y porcentaje que se adhiere en 2 criterios: 4 casos (23,52%)

Número de casos y porcentaje que se adhiere en 1 criterio: 10 casos (58,82%)

Número de casos y porcentaje que se adhiere en 0 criterios: 2 casos (11,76%)

95


Comunicaciones orales y pósters

CP-04. Características clínicas y evolutivas de la

neutropenia febril en pacientes con tumores

sólidos en un hospital regional

I.M. Portales Fernández, P. Martín-Rico, N. Macías Vega, B. Sobrino Díaz, L. Valiente

de Santís, I. Pérez de Pedro

Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

Introducción: La neutropenia febril constituye un

grupo heterogéneo de pacientes en cuanto a la etiología

microbiológica que la provoca y al nivel de

riesgo de morbimortalidad que comporta. Es importante

la vigilancia de los casos para detectar posibles

características de los mismos específicas del

entorno, y para monitorizar los resultados de nuevas

modalidades terapéuticas en los considerados

de bajo riesgo.

Objetivo: Conocer las características epidemiológicas,

clínicas y microbiológicas, de los casos incidentes

de neutropenia febril en nuestro centro, su gradación

de riesgo, los tratamientos utilizados y el resultado del

mismo en términos de curación o fracaso previamente

definidos.

Método: Estudio prospectivo observacional que se

mantiene abierto, realizado en el hospital Carlos Haya

y que incluye todos los casos de fiebre neutropénica

en adultos con tumores sólidos de base con seguimiento

hasta el alta hospitalaria o traslado a otro centro

sanitario y con control telefónico posterior en los

casos de neutropenia de bajo riesgo con tratamiento

ambulatorio o alta precoz. Se presentan los pacientes

incidentes en el periodo entre 15/05/06 y 15/09/06/

Resultados: La incidencia en este periodo ha sido

de 18 casos,14 varones y 4 mujeres, con edad media

de 56,5 años (16-77). Todos los episodios se iniciaron

extrahospitalariamente. Las neoplasias de base

más frecuentes fueron pulmonar 38,9%, colon 11,1% y

mama 11,1%. En el 88,2% de los casos la neoplasia se

encontraba en progresión, y en remisión parcial en el

resto. A su presentación la cifra media de neutrófilos

absolutos fue de 350 cel/mm 3 y no existía foco clínico

en el 72,2% (14 casos) focalizando en 2 de éstos posteriormente

(respiratorio). En la totalidad del curso evolutivo

hubo foco clínico en el 34% (6). Ningún paciente

se presentó como sepsis grave o shock séptico, pero 2

desarrollaron sepsis grave en la evolución ya con tratamiento.

El 70,6% (13) de los casos se clasificaron como

de bajo riesgo de complicaciones según la puntuación

de Klastersky (MASCC [Multinational Association for

Supportive Care in Cancer]) (Score ≥ 21). Se documentó

microbiológicamente la infección en 4 casos (22%)

todos ellos en el hemocultivo: Pseudomona aeruginosa

2 casos, Enterobacter cloacae 1 caso, Streptococcus

sanguis 1 caso. En ninguno de ellos el microorganismo

aislado fue resistente a la pauta antibiótica

utilizada. El tratamiento empírico más frecuente fue

cefepime en el 72,2%, usándose la asociación oral de

amoxicilina clavulánico más ciprofloxacino en 11,1%

(2 casos), aunque podría haberse utilizado hasta en el

70% siguiendo la gradación de riesgo. Se modificó la

antibioterapia en el 27% de los casos (5) fundamentalmente

por persistencia de la fiebre. En el 83,3% de los

casos se utilizó G-CSF y la media hasta la recuperación

de neutrofilos fue de 4,61 días. La estancia hospitalaria

media fue de 10,33 días. En ninguno de los casos hubo

reingreso. Se produjo un exitus que se consideró por

causa no relacionada con el episodio de FN. Tanto en el

caso de exitus como en uno de los que desarrollaron

sepsis grave la puntuación de Klastersky fue menor

de 21. Sólo 1 de los 13 casos catalogados como de

bajo riesgo desarrolló una complicación mayor (sepsis

grave).

Conclusiones:

1. En este análisis preliminar de neutropenia febril

en tumores sólidos, un elevado porcentaje de los

pacientes tienen un bajo riesgo y podrían ser susceptibles

de tratamiento antibiótico oral.

2. La puntuación MASCC identificó correctamente

aquellos casos con complicaciones mayores.

3. Las características clínicas y microbiológicas no

difieren de series grandes, si bien la muestra es aún

pequeña.

96


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-05. Epidemiología de las candidemias en Andalucía.

Proyecto “Candidemia SAEI-SAMPAC

2005-2006”

M. Márquez, P. Martín-Rico, E. Vidal, A. Collado, C. García-Figueras, J.E. Corzo, J.

Rodríguez-Baño, M. Pérez, E. Martín-Mazuelos, J.M. Cisneros; y Grupo Cooperativo

de la Sociedad Andaluza de Microbiología y Parasitología Clínica (SAMPAC)

y de la Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas (SAEI)

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. Hospital Universitario Virgen de la Victoria,

Málaga. Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba. Hospital Puerta del Mar, Cádiz. Hospital

Universitario Carlos Haya, Málaga. Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada. Hospital

Costa del Sol, Marbella, Málaga. Hospital de Jerez, Cádiz. Hospital Torrecárdenas, Almería.

Hospital Clínico San Cecilio, Granada. Hospital Virgen de Valme, Sevilla. Hospital Ronda, Málaga.

Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla. Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva.

Hospital de La Línea, Cádiz.

Introducción: La epidemiología de las candidemias

están cambiando de forma paralela a la aparición

de nuevos pacientes de riesgo y a la introducción

de nuevos antifúngicos para la prevención

y el tratamiento. A pesar de estos avances, la candidemia

continúa teniendo una elevada morbimortalidad.

Objetivos: 1) Conocer las principales características

de la epidemiología de las candidemias en pacientes

adultos en Andalucía y su distribución por especies. 2)

Identificar los factores de riesgo (FR) de candidemia

por áreas y por especies.

Material y métodos: Estudio prospectivo, multicéntrico

y observacional en el que se incluyen todos los

episodios de candidemia en pacientes adultos. En total

han participado 17 hospitales. El periodo de inclusión

es de un año (1/09/05 al 31/08/06), tiempo que se estima

necesario para alcanzar el tamaño muestral requerido

de 200 episodios. Análisis descriptivo de las variables

epidemiológicas y análisis multivariado de los FR.

Resultados: Se exponen los resultados preliminares

de 158 episodios de candidemia incluidos hasta el

31 de julio. El porcentaje de episodios por centros fue

desde el 0,6% al 20%. La edad media de los pacientes

fue 59 ± 18 años y el 68% eran varones. La adquisición

fue nosocomial en el 96%, con una estancia hospitalaria

previa de 21,5 ± 14 días. La distribución por áreas de

hospitalización fue: áreas médicas (42%); UCI (30%) y

quirúrgicas (28%). Por servicios: cirugía general (16%),

medicina interna (16%) y hematología (9%). Las especies

más comunes fueron: C. albicans (59%), C. parapsilosis

(14,5%) y C. tropicalis (13%). El cáncer (39%), la

diabetes mellitus (28,5%) y la insuficiencia renal (20%)

fueron los factores endógenos más comunes. El tratamiento

antimicrobiano (92%), el catéter venoso central

(85%), el catéter vesical (60%) y la cirugía (51%)

fueron los factores exógenos más frecuentes. Los FR

de adquisición de candidemia en UCI fueron la hemodiálisis/hemofiltración

(RR 8,9; IC 95%: 1,7-45); catéter

vesical (RR 5,6; IC 95%: 1,5-21) y catéter venoso central

(RR ∞). El resto de FR identificados por el análisis

univariado (no neutropenia, no cáncer, insuficiencia

renal, cirugía y nutrición parenteral), fueron excluidos

por el análisis multivariado. Los FR de adquisición de

candidemia por C.albicans o C. parapsilosis fueron la

cirugía (RR: 3,7; IC 95%: 1,6-8,7) y el tratamiento con

esteroides (RR: 3,3; IC 95%: 1,6-8,9). El otro FR significativo

identificado por el análisis univariado (no neutropenia)

fue excluido por el multivariado.

Conclusiones: 1) Las candidemias en los hospitales

andaluces: tienen una magnitud muy variable según

los centros; son de adquisición nosocomial, predominan

en áreas médicas; y C.albicans es la especie dominante.

2) Los FR de adquisición de la candidemia en

UCI son la hemodiálisis/hemofiltración, el catéter vesical

y el venoso central. Y los FR de adquisición de can-

97


Comunicaciones orales y pósters

CP-06. Características clínicas de las candidemias

en Andalucía. Proyecto “Candidemia SAEI-

SAMPAC 2005-2006”

M. Herrero, J.J. Castón, F.M. Guerrero, A. del Arco, A. Peña, F. Salgado, F.J. Martínez-Marcos,

E. Martín-Mazuelos, J.M. Cisneros; y Grupo Cooperativo de la

Sociedad Andaluza de Microbiología y Parasitología Clínica (SAMPAC) y de la

Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas (SAEI)

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. Hospital Universitario Virgen de la Victoria,

Málaga. Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba. Hospital Puerta del Mar, Cádiz. Hospital

Universitario Carlos Haya, Málaga. Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada. Hospital

Costa del Sol, Marbella, Málaga. Hospital de Jerez, Cádiz. Hospital Torrecárdenas, Almería.

Hospital Clínico San Cecilio, Granada. Hospital Virgen de Valme, Sevilla. Hospital Ronda, Málaga.

Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla. Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva.

Hospital de La Línea, Cádiz.

Introducción: Las características clínicas de la candidemia

están cambiando de forma paralela a la aparición

de nuevos pacientes de riesgo y a la introducción

de medidas de prevención. Las posibilidades de tratamiento

se han multiplicado pero continúa teniendo

una elevada morbimortalidad.

Objetivos: 1) Conocer las principales características

clínicas de la candidemia en Andalucía. 2) Identificar

los factores independientes de mal pronóstico.

Material y métodos: Estudio prospectivo, multicéntrico

y observacional en el que se incluyen todos

los episodios de candidemia en pacientes adultos.

En total han participado 17 hospitales. El periodo de

inclusión es de un año (1/09/05 al 31/08/06), tiempo

que se estima necesario para alcanzar el tamaño

muestral requerido de 200 episodios. Análisis descriptivo

de las variables clínicas y análisis multivariado de

los factores pronósticos.

Resultados: Se exponen los resultados preliminares

de 158 episodios de candidemia incluidos hasta

el 31 de julio. Las características demográficas de los

pacientes se recogen en la comunicación previa sobre

epidemiología. En las 48 horas previas a la candidemia

el APACHE II era 15,6 ± 7. En el momento de la candidemia

el índice de Pitt era 2,8 ± 3 y el 38% de los pacientes

presentaban sepsis grave o shock séptico. El origen

de la candidemia era desconocido en el 51% de

los casos y el catéter vascular fue el origen de la candidemia

en el 73% de los restantes casos. La candidemia

era persistente (≥ 48 horas) en el 54% de los episodios.

El 5% de los pacientes tuvieron retinitis. El tratamiento

antifúngico se instauró a los 3,8 ± 7 días de la candidemia

y fluconazol (77%) seguido de caspofungina (11%)

fueron los antifúngicos más utilizados. La duración del

tratamiento antifúngico fue de 11 ± 7 días. La mortalidad

cruda fue del 34,8%. Los factores independientes

de mal pronóstico seleccionados por el análisis multivariado

fueron: cáncer (OR 3,4; IC 95%: 1,1-10,2), APA-

CHE II (OR 1,1; IC 95%: 1,01-1,2) y sepsis grave/shock

séptico (OR 8,9; IC 95%: 3-26,5). Fueron excluidos

por el análisis multivariado los siguientes factores de

mal pronóstico univariado: edad, insuficiencia renal,

estancia en UCI, nutrición parenteral total, especies de

Candida no parapsilosis, índice de Pitt elevado, candidemia

persistente y no retirada del catéter vascular.

Conclusiones:

1) Las principales características clínicas de la candidemia

son los siguientes: afecta a pacientes con APA-

CHE II elevado, se manifiesta con signos de gravedad

en uno de cada tres episodios, el catéter vascular es

el origen conocido predominante, la candidemia persistente

es muy común y la demora en el tratamiento

antifúngico inicial es de casi 4 días.

2) Un tercio de los pacientes con candidemia fallecen.

Los factores independientes de mal pronóstico son: la

presencia de cáncer, la gravedad de la situación basal

98


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-07. Comparación de dos métodos: Etest ® y Sensititre

® YeastOne , para el estudio de sensibilidad

a anfotericina B en cepas de Candida

spp. productoras de candidemias en Andalucía.

Proyecto “Candidemia SAEI-SAMPAC

2005-2006”

C. Flórez, E. Martín-Mazuelos, N. Montiel, J. Saavedra, C. Miranda, T. Escobar, P.

Navas, A. Sánchez, M.J. Pérez, I. Calle, E. Martín-Mazuelos, J.M. Cisneros; y Grupo

Cooperativo de la Sociedad Andaluza de Microbiología y Parasitología Clínica

(SAMPAC) y de la Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas (SAEI)

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. Hospital Universitario Virgen de la Victoria,

Málaga. Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba. Hospital Puerta del Mar, Cádiz. Hospital

Universitario Carlos Haya, Málaga. Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada. Hospital

Costa del Sol, Marbella, Málaga. Hospital de Jerez, Cádiz. Hospital Torrecárdenas, Almería.

Hospital Clínico San Cecilio, Granada. Hospital de Ronda, Málaga. Hospital Virgen Macarena,

Sevilla. Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. Hospital Punta de Europa, Cádiz. Hospital de La

Línea, Cádiz. Centro coordinador microbiológico: Hospital de Valme, Sevilla.

Introducción: La microbiología clínica de las candidemias

están cambiando de forma paralela a la aparición

de nuevos pacientes de riesgo y a la introducción de

nuevos antifúngicos para la prevención y el tratamiento.

Objetivos: Intentar detectar la posible resistencia a

anfotericina B en los aislamientos de Candida spp.

pertenecientes al proyecto “Candidemia SAEI-SAM-

PAC 2005-2006”. Por las dificultades que presenta el

método de referencia CLSI M-27A 2 para detectar la

resistencia a anfotericina B, se propuso el método de

difusión Etest ® (AB, Biodisk, Solna, Suecia) que es uno

de los métodos que hemos a utilizado en dos medios

diferentes y lo hemos comparado con el método de

microdilución Sensititre ® YeastOne .

Material y métodos: Se estudiaron 100 aislamientos

de Candida spp. recibidas en el Servicio de Microbiología

del hospital de Valme de Sevilla como centro

coordinador SAMPAC del Proyecto: “Candidemia

SAEI-SAMPAC 2005-2006” realizado en adultos en

17 hospitales andaluces. La identificación de especie

se realizó en su centro de origen. La sensibilidad a la

anfotericina B se realizó por dos métodos: a) el Etest ®

en RPMI agar suplementado con 2% de glucosa (RPG)

y en Antibiótico n.º 3 con 2% de glucosa (AM3); y b)

microdilución Sensititre ® YeastOne . La lectura se realizó

a las 48 horas de incubación a 35 ºC.

Resultados: Las cepas estudiadas fueron 42 C. albicans,

20 C.parapsilosis, 18 C.tropicalis, 13 C. glabrata,

5 C. krusei y 2 C. famata. Los resultados de sensibilidad

vienen representados en la Tabla 1.

El 24% de discrepancias entre el Etest ® en RPG y el Sensititre

® no se reparte de forma homogénea entre las distintas

especies: corresponden el 80% a C. krusei, 44,4%

a C. tropicalis, 35% a C. parapsilopsis, 9,5% a C. albicans

y ninguna a C. glabrata. Si se toma como punto de corte

> 1µg/mL. la tasa de errores mayores es del 18%.

Conclusiones:

1) Existió una correlación del 96% entre el Etest en

AM3 y el Sensititre con CMI inferiores a 1 µg/mL.

2) Con el Etest en RPG las discrepancias fueron del

24% y se detectaron 18% de aislamientos con CMI

superiores a 1 µg/mL que deberán ser reevaluados.

Tabla 1

Método Rango (µg/mL) CMI50 (µg/mL) CMI90 (µg/mL) Concordancia con Sensititre ®

Sensititre ®

Etest ® en RPG

Etest ® en AM3

0,06-0,5

0,125-4

< 0,002-1

0,25

0,5

0,125

0,25

2

0,25

76%

®

96%

99


Comunicaciones orales y pósters

CP-08. Sensibilidad antifúngica de 120 aislamientos

de Candida spp. productoras de candidemias

en Andalucía. Proyecto “Candidemia SAEI-

SAMPAC 2005-2006”

M. Ruiz, C. Flórez, M. Cueto, C. Gamero, A. García-Tapia, D. López, I. Ruiz, V. García,

J. Porras, J.M. Cisneros, E. Martín-Mazuelos; y Grupo Cooperativo de la Sociedad

Andaluza de Microbiología y Parasitología Clínica (SAMPAC) y de la Sociedad

Andaluza de Enfermedades Infecciosas (SAEI).

Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla. Hospital Universitario Virgen de la Victoria,

Málaga. Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba. Hospital Puerta del Mar, Cádiz. Hospital

Universitario Carlos Haya, Málaga. Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada. Hospital

Costa del Sol, Marbella, Málaga. Hospital de Jerez, Cádiz. Hospital Torrecárdenas, Almería.

Hospital Clínico San Cecilio, Granada. Hospital de Ronda, Málaga. Hospital Virgen Macarena,

Sevilla. Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. Hospital Punta de Europa, Cádiz. Hospital de La

Línea, Cádiz. Centro coordinador microbiológico: Hospital de Valme, Sevilla.

Introducción: La microbiología clínica de las candidemias

están cambiando de forma paralela a la aparición

de nuevos pacientes de riesgo y a la introducción

de nuevos antifúngicos para la prevención y el

tratamiento.

Objetivos: Conocer el patrón de sensibilidad a los

antifúngicos de las cepas de Candida spp. causantes de

candidemias en adultos en 17 hospitales andaluces.

Material y métodos: Se estudiaron 120 aislamientos

de Candida spp. recibidas en el Servicio de Microbiología

del hospital de Valme de Sevilla como centro

coordinador SAMPAC del proyecto “Candidemia SAEI-

SAMPAC 2005-2006”. La identificación de especie se

realizó en su centro de origen. La sensibilidad antifúngica

se repitió por microdilución mediante el método

colorimétrico Sensititre ® YeastOne . Los antifúngicos

estudiados fueron anfotericina B, fluconazol, itraconazol

y voriconazol.

Resultados: Las especies aisladas fueron: C. albicans

55 (50%), C. parapsilosis 23 (20,8%), C. glabrata

20 (18,2%), C. tropicalis 18 (164%), C. krusei 4 (3,6%).

Los resultados de sensibilidad vienen representados

en la Tabla 1:

Conclusiones:

1) No se observaron resistencias a anfotericina ni a

voriconazol.

2) Todos los aislamientos de C. albicans fueron sensibles

a los cuatro antifúngicos ensayados.

3) Las especies que mostraron una menor sensibilidad

ante los antifúngicos fueron C. krusei y C. glabrata.

4) Las únicas especies en que se detectaron resistencias

al fluconazol fue en C. krusei y C. glabrata.

Tabla 1

Especies Rango CMI50/90 Rango CMI50/90 Rango CMI50/90 Rango CMI50/90

C. albicans 0,008-0,5 0,12/0,25 0,125/025 0,1/0,5 0,008-0,1 0,01/0,06 0,008-0,03 0,008/0,01

C. parasilopsis 0,016-1 0,12/0,25 0,12-8 1/4 0,016-0,25 0,06/0,25 0,008-0,25 0,03/0,12

C. glabrata 0,06-0,5 0,25/0,5 0,5-32 8/32 0,03-1 0,25/1 0,008-1 0,06/1

C. tropicalis 0,12-0,5 0,25/0,5 0,12-1 1/1 0,016-0,5 0,12/0,25 0,008-0,06 0,06/0,06

C. krusei 0,125-0,2 0,125/025 32-64 32/64 0,25-1 0,25/0,25 0,125-0,25 0,125/0,25

TOTAL: 120 0,008-1 0,12/0,5 0,12-64 0,5/4 0,008-1 0,03/0,25 0,008-1 0,016/0,12

100


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-09. Espectro de la infección fúngica respiratoria

invasora por hongos filamentosos en un hospital

terciario

J.J. Castón, A. Doblas, C. Natera, P. Font, M.J. Linares, A. Rivero, M. Casal,

J. Torre-Cisneros

Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba.

Introducción: En los últimos años se ha producido un

incremento en la incidencia de infección fúngica invasora

(IFI) motivado por un mayor número de pacientes

susceptibles. Además ha aumentado el numero de IFI

por hongos filamentosos (HF) “emergentes” como A.

terreus o Scedosporium spp., así como la aparición de

IFI en pacientes considerados de bajo riesgo como los

pacientes con neumopatía obstructiva crónica.

Objetivo: Describir el espectro de IFI por HF en un

hospital terciario así como determinar la distribución

de los episodios de colonización e infección para cada

HF. Determinar la distribución de la IFI en función de

las patologías de base de los pacientes.

Material y métodos: Estudio retrospectivo de los

aislamientos de HF procedentes de muestras respiratorias

(esputo, lavado broncoalveolar, aspirado bronquial,

punción aguja fina, biopsia pulmonar) entre

los años 1994-2004 en el Hospital Universitario Reina

Sofía. Siguiendo los criterios establecidos internacionalmente

(EORTC y MSG), se determinaron los

aislamientos que correspondieron a infección probable

y probada, considerándose el resto de los aislamientos

como colonizaciones. Para analizar la distribución

de episodios de colonización/infección según

la patología de base, los pacientes se estratificaron

en los siguientes grupos: trasplante (tanto de órgano

sólido como de progenitores hematopoyéticos),

fibrosis quística (FQ), otras neumopatías (EPOC, asma

bronquial, bronquiectasias, neumopatías intersticiales

y tuberculosis residual), neutropenia y neoplasias

hematológicas.

Resultados: Se obtuvieron 505 aislamientos de

HF en 332 pacientes, con una incidencia global de

1,73 aislamientos/10.000 pacientes/año. Las especies

de HF más frecuentes fueron A. fumigatus (n:

300; 59,4%), A. terreus (n: 46; 9,1%), A. niger (n:41;

8,1%), Penicillium spp. (n:40; 7,9%) y S. apiospermum

(n: 27; 5,3%). A. terreus fue el único HF cuyos

aislamientos se correspondieron en la mayoría de

los casos con enfermedad invasora (n: 27; OR: 2,53;

IC 95%: 1,37-4,69; p = 0,034). De los 505 aislamientos

de HF, 163 (32,3%) se encontraron en receptores de

trasplante, 106 (21%) en pacientes con FQ, 99 (19,6%)

en pacientes con otras neumopatías (de las cuales

el 41,4% se correspondían con pacientes EPOC), 31

(6,1%) en neutropénicos y 23 (4,5%) en pacientes con

neoplasias hematológicas. El resto de aislamientos

(n: 82; 16,4%) se correspondieron con otras patologías

(insuficiencia renal crónica, politraumatizados,

neoplasia sólida no pulmonar, hepatopatía crónica

e insuficiencia cardiaca), que no fueron analizadas

dado el escaso número de pacientes incluido en ellas

y la heterogeneidad de las mismas. La distribución

de los episodios de colonización (%) respecto a enfermedad

invasora (%) para cada patología de base fue

la siguiente: trasplante (54,7/45,3; n.s.), fibrosis quística

(87,7/12,3; p = 0,05), otras neumopatías (64,1/35,9;

n.s.), neoplasias hematológicas (30,8% vs. 69,2%;

p < 0,001) y neutropenia (16,1% vs. 83,9%; p < 0,001).

Conclusiones: A. fumigatus representó el HF más

frecuente durante el periodo de estudio. A diferencia

de la mayoría de series publicadas, A. terreus representó

la segunda especie de HF más frecuente, relacionándose

además en la mayoría de los casos con

episodios de enfermedad respiratoria invasora. Por

tanto, la presencia de A. terreus en un cultivo procedente

de una muestra respiratoria debería considerarse

patológico. El aislamiento de un HF procedente de

una muestra respiratoria en pacientes neutropénicos

y con neoplasias hematológicas debe tratarse como

si se tratase de una enfermedad invasora hasta tener

certeza de que no se trata de una colonización.

101


Comunicaciones orales y pósters

CP-10. Características clínicas de las infecciones

por hongos filamentosos distintos de Aspergillus

en el Hospital Virgen de las Nieves

M. Zamora 1 , E. Vidal 1 , F. Jaén 1 , C. Miranda 2 , S. Paulos 2 , I. Pedrosa 2 , A. Collado 3

1

Unidad de Enfermedades Infecciosas; 2 Servicio de Microbiología. Hospital Universitario Virgen

de las Nieves. Granada. 3 Servicio de Medicina Interna. Hospital Torrecárdenas, Almería.

Introducción: La infección fúngica invasora es la

enfermedad infecciosa que produce mayor mortalidad

en el paciente que la desarrolla. En los últimos años

ha aumentado la incidencia de infecciones por hongos

filamentosos no Aspergillus, fundamentalmente en

pacientes inmunodeprimidos.

Objetivo: Conocer las principales características de

las infecciones fúngicas (IF) por hongos filamentosos

distintos de Aspergillus en nuestro medio hospitalario.

Material y métodos: Estudio observacional retrospectivo.

Se han seleccionado los aislados de hongos

filamentosos no Aspergillus en pacientes adultos desde

el 1 de enero de 2000 hasta el 30 de septiembre de

2006 en el Hospital Virgen de las Nieves, equipado con

unas 1.000 camas y con programa de trasplante hepático,

renal, córnea y progenitores hematopoyéticos.

Análisis descriptivo de las variables clínicas.

Resultados: Se han incluido 13 episodios de IF por

hongos filamentosos distintos de Aspergillus en

pacientes adultos con una edad media de 52 años

(± 19); 8 varones (62%) y 5 mujeres (38%).

Las especies aisladas han sido Fusarium spp. (31%),

Mucor (31%), Rhizopus (15%), Penicillium spp (8%),

Scedosporium apiospermum (8%) y Scopulariopsis

brevicaulis (8%). La formas de presentación fueron

afectación pulmonar (38%), cutánea (15%), diseminada

(15%), sinusal (23%) y fiebre sin foco (8%).

Las muestras donde se aisló el hongo fueron: lavado

broncoalveolar (23%), exudado nasal (23%), piel

(15%), líquido pleural (8%), punta de catéter vascular

(8%), biopsia ósea (8%), masa esfenoidal (8%) y herida

quirúrgica (8%).

La enfermedad subyacente más frecuente en estos

pacientes fue la leucemia (46%), seguida de la diabetes

mellitus (23%), neoplasia de órgano sólido (8%),

trasplante de órgano sólido (riñón) (8%) y valvulopatía

(8%); no se encontró comorbilidad asociada en un

23% de los casos. Se objetivó neutropenia en 3 pacientes

(23%).

El tratamiento se inició con anfotericina B liposomal

(46%), voriconazol (46%) y fluconazol (8%).

La mortalidad fue del 38,5%. El 50% de los pacientes

fallecidos presentaban neutropenia y tenían una

leucemia como enfermedad de base. Los 2 pacientes

con infección diseminada fallecieron, así como el 40%

de los pacientes con afectación pulmonar y el 33% de

los que presentaban afectación sinusal. Los fallecidos

tenían infección por Mucor (40%), Rhizopus (20%),

Fusarium spp. (20%) y Scopulariopsis brevicaulis

(20%).

Conclusiones: 1. En nuestro hospital han predominado

las infecciones por Fusarium spp. 2. La afectación

pulmonar ha sido la forma de presentación más

frecuente. 3. Casi la mitad de los pacientes presentaba

una leucemia como enfermedad de base. 4. La anfotericina

B y el voriconazol se han utilizado con la misma

frecuencia. 5. Uno de cada 4 pacientes con IF por hongo

filamentoso distinto de Aspergillus fallece.

102


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-11. Estudio descriptivo de las complicaciones

infecciosas en 42 receptores de trasplante

cardiaco consecutivos

A. Martín Peña, M.E. García Prado, E. Gutiérrez Carretero, R. Hinojosa Pérez,

E. Lage Galle, J.M. Cisneros Herreros

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: Las complicaciones infecciosas son

frecuentes y graves en los receptores de trasplante

cardiaco (TC); además, son cambiantes en relación

directa con los avances técnicos, la profilaxis y los

cambios en la etiología nosocomial de cada centro.

Objetivo: Conocer la incidencia y la etiología actual

de las complicaciones infecciosas en receptores de TC.

Material y método: Estudio prospectivo de todos

los pacientes con TC realizado entre agosto de 2003 y

diciembre de 2005 en Hospitales Universitarios Virgen

del Rocío. Análisis descriptivo de los datos mediante el

programa SPSS 14.0.

Resultados: Se incluyeron 42 pacientes, con una

edad media de 51 ± 12 años. El 93% fueron varones y

el 7% mujeres. La causa más frecuente que motivó el

trasplante fue la miocardiopatía dilatada (48%), seguida

de miocardiopatía isquémica (45%). En el estudio

serológico pre-TC, el 71% de los pacientes fueron CMV

positivos. Los trasplantes fueron realizados en un 83%

de forma electiva y ningún paciente había recibido un

trasplante previo. El tipo funcional NYHA fue en un

67% del tipo IV, 21% del tipo III y 5% del tipo II. Ningún

donante tenía infección en el momento del fallecimiento.

Todos los pacientes recibieron un tratamiento

de inducción de triple terapia (anticuerpos monoclonales

CD3, esteroides y micofenolato de mofetil) y un

tratamiento inmunosupresor de mantenimiento (antagonistas

de la calcineurina, esteroides y micofenolato

mofetil). Se documentaron 23 episodios de infección

en 17 pacientes. La incidencia de infección fue de

0,5 episodios/paciente en un seguimiento de 401 ± 250

días. Por síndromes, la infección por CMV fue la más

frecuente (29%), seguida de la neumonía (18%). Se

estableció el diagnóstico etiológico en 22 episodios

(96%). La etiología de las infecciones por grupos etiológicos

fue: bacterias (59%), virus (36%) y hongos

(5%). Por microorganismos, la etiología más frecuente

fue CMV (25%), seguido de Acinetobacter baumannii

y Staphylococcus coagulasa-negativo (16% en ambos

casos). La infección por CMV fue en un 50% enfermedad

con afectación visceral, en un 38% síndrome viral

y en un 12% asintomática. El 61% de los episodios de

infección sucedieron en los 2 primeros meses pos-TC.

La mortalidad a los 30 días del episodio de infección

fue del 12%. La supervivencia del injerto y del paciente

con infección al final del seguimiento fue del 88%,

en ambos casos.

Conclusiones: 1. Las infecciones son una complicación

muy frecuente durante los 2 primeros meses

pos-TC. 2. La infección por CMV es el síndrome más

frecuente, seguido de la neumonía. 3. Las infecciones

bacterianas son mayoritarias. 4. El microorganismo

más frecuente es CMV, seguido de A. baumannii y Staphylococcus

coagulasa-negativo.

103


Comunicaciones orales y pósters

CP-12. Estudio descriptivo de las complicaciones

infecciosas en 36 receptores de trasplante

renal infantil consecutivos

A. Martín Peña, M.E. García Prado, J. Fijo López Viota, A. Sánchez Moreno,

J. Martín Govantes, J.M. Cisneros Herreros

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: Las complicaciones infecciosas son

frecuentes y graves en los receptores de trasplante

renal infantil (TRI); además, son cambiantes en relación

directa con los avances técnicos, la profilaxis y la

etiología nosocomial de cada centro.

Objetivo: Conocer la incidencia y la etiología actual

de las complicaciones infecciosas en receptores de TRI.

Material y método: Estudio prospectivo de todos

los pacientes con TRI realizado entre julio de 2003

y diciembre de 2005 en el Hospitales Universitarios

Virgen del Rocío. Análisis descriptivo de los datos

mediante el programa SPSS 14.0.

Resultados: Se incluyeron 36 pacientes, con una

edad media de 11 ± 5 años. El 50% fueron varones y el

50% mujeres. La causa más frecuente que motivó el

trasplante fue la nefronoptisis (17%) junto con la hipoplasia-displasia

renal (17%), seguida de la glomeruloesclerosis

focal y segmentaria (11%) y la uropatía

obstructiva (11%). En el estudio serológico pre-TRI, el

42% de los receptores y el 56% de los donantes fueron

CMV positivos. Los trasplantes fueron realizados en

un 100% de forma electiva y el 22% eran retrasplantes.

El 97% de los órganos procedieron de donante de

cadáver y el 3% de donante vivo. El 7% de los donantes

tenían infección respiratoria (50%) o colonización

respiratoria (50%) en el momento del trasplante. El

100% de los receptores recibieron tratamiento inmunosupresor

de terapia cuádruple (esteroides, tacrolimus,

micofenolato mofetil y daclizumab). Se documentaron

58 episodios de infección en 21 pacientes.

La incidencia de infección fue de 1,6 episodios/receptor

TRI en un seguimiento de 418 ± 245 días. Por síndromes,

la ITU fue el más frecuente (50%), seguido de la

infección por CMV (29%) y de la neumonía (10%). Por

grupos etiológicos, el 76% eran bacterias, predominando

los bacilos Gram negativos (92%). El 19% eran

virus y el 2% protozoos. Por microorganismos, la etiología

más frecuente fue Escherichia coli (34%) con el

42% productores de BLEE, seguida de CMV (26%) y de

Klebsiella pneumoniae (17%). La infección por CMV

fue en un 71% de los casos asintomática, en un 14%

síndrome viral y en un 14% enfermedad invasiva. El

62% de los episodios de infección sucedieron en los 4

primeros meses pos-TRI. La mortalidad a los 30 días

del episodio de infección fue nula y al final del seguimiento

fue de 1 paciente. La supervivencia del injerto

y del paciente al final del seguimiento fue del 83% y

del 97%, respectivamente, en los 36 receptores TRI.

Conclusiones: 1. Las infecciones son una complicación

muy frecuente en los 4 primeros meses pos-TRI.

2. El síndrome más frecuente es la ITU, seguido de la

infección por CMV y la neumonía. 3. Las infecciones

bacterianas son mayoritarias, predominando los bacilos

Gram negativos. 4. El microorganismo más frecuente

es E. coli con una elevada tasa de E. coli productor

de BLEE.

104


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-13. Estudio descriptivo de las complicaciones

infecciosas en 109 receptores de trasplante

hepático consecutivos

M.E. García Prado, A. Martín Peña, M.A. Gómez Bravo, E. Cordero Matía,

F. Porras López, A. Bernardos Rodríguez, J.M. Cisneros Herreros

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: Las complicaciones infecciosas son

frecuentes y graves en los receptores de trasplante

hepático (TH); además, son cambiantes en relación

directa con los avances técnicos, la profilaxis y los

cambios en la etiología nosocomial de cada centro.

Objetivo: Conocer la incidencia y la etiología actual

de las complicaciones infecciosas en receptores de TH.

Material y método: Estudio prospectivo de todos los

pacientes con TH entre julio de 2003 y diciembre de 2005

en el Hospitales Universitarios Virgen del Rocío. Análisis

descriptivo de datos mediante el programa SPSS 14.0.

Resultados: Se incluyeron 109 pacientes, con una

edad media de 53 ± 10 años. El 75% eran varones y el

25% mujeres. La causa más frecuente que motivó el

trasplante fue la cirrosis alcohólica (45%), seguida del

hepatocarcinoma (21%) y la cirrosis por VHC (10%).

En el estudio serológico pre-TH, el 87% de los pacientes

eran CMV positivos y un caso VIH positivo (1%).

Los trasplantes se realizaron en un 94% de forma

electiva y el 4% fueron retrasplantes. El tipo funcional

fue en un 7% Child A, 39% Child B y 48% Child C. El

12% de los donantes tenían infección en el momento

del fallecimiento, fundamentalmente infecciones

pleuropulmonares (55%) y bacteriemias (36%). El

80% de los receptores recibieron tratamiento inmunosupresor

con triple terapia (esteroides, antagonistas

de la calcineurina y micofenolato mofetil) y el

20% con doble terapia (esteroides y antagonistas de

la calcineurina). Se documentaron 135 episodios de

infección en 60 pacientes. La incidencia de la infección

fue de 1,2 episodios/paciente en un seguimiento

de 443 ± 248 días. Por síndromes, la infección por

CMV fue la más frecuente (20%), seguida de la infección

de la herida quirúrgica (14%) y de la ITU (12%).

La etiología de las infecciones por grupos etiológicos

fue: bacterias (70%), predominando los bacilos

Gram negativos (58%), virus (26%) y hongos (4%).

Por microorganismos, la etiología más frecuente fue

Escherichia coli (26%), el 31% productores de BLEE,

seguida de CMV (21%) y de Staphylococcus coagulasa-negativo

(11%). La infección por CMV fue en un

38% síndrome viral, en un 35% asintomática, en un

21% enfermedad con afectación visceral y en un 6%

enfermedad diseminada. El 81% de los episodios de

infección sucedieron en los 4 primeros meses pos-

TH. La mortalidad de los 30 días del episodio de infección

fue del 18%. La supervivencia del paciente y de

injerto con infección al final del seguimiento fue del

73 y 72%, respectivamente.

Conclusiones: 1. Las infecciones son una complicación

muy frecuente durante los 4 primeros meses

pos-TH. 2. La infección por CMV es el síndrome más

frecuente, seguido de la infección de la herida quirúrgica

e ITU. 3. Las infecciones bacterianas son mayoritarias,

predominando los bacilos Gram negativos. 4.

El microorganismo más frecuente es E. coli, seguido

de CMV y Staphylococcus coagulasa-negativo. 5. La

tasa de E. coli productor de BLEE es muy elevada.

105


Comunicaciones orales y pósters

CP-14. Estudio descriptivo de las complicaciones

infecciosas en 159 receptores de trasplante

renal consecutivos

M.E. García Prado, A. Martín Peña, M.A. Gentil Govantes, V. Cabello Chaves, E.

Cordero Matía, J.M. Cisneros Herreros

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: Las complicaciones infecciosas son

frecuentes y graves en los receptores de trasplante

renal (TR); además, son cambiantes en relación directa

con los avances técnicos, la profilaxis y los cambios

en la etiología nosocomial de cada centro.

Objetivo: Conocer la incidencia y la etiología actual

de las complicaciones infecciosas en receptores de TR.

Material y método: Estudio prospectivo de todos los

pacientes con TR realizado entre julio de 2003 y diciem

bre de 2005 en el Hospitales Universitarios Virgen del

Rocío. Análisis descriptivo de los datos mediante el

programa SPSS 14.0.

Resultados: Se incluyeron 159 pacientes, con una

edad media de 46 ± 12 años. El 55% fueron varones y

el 45% mujeres. La causa más frecuente que motivó el

trasplante fue la glomerulonefritis (31%), seguida de la

nefropatía tubulointersticial (14%). En el estudio serológico

pre-TR, el 88% de los pacientes eran CMV positivos.

Los trasplantes se realizaron en un 97% de los

casos de forma electiva y el 14% fueron retrasplantes.

El 11% de los donantes tenían infección en el momento

del fallecimiento, fundamentalmente bacteriemias

(38%) y colonización respiratoria (22%). El 83% de los

receptores recibieron tratamiento inmunosupresor

con triple terapia (esteroides, antagonistas de la calcineurina

y micofenolato mofetil) y el 17% con doble

terapia (esteroides y antagonistas de la calcineurina o

antagonistas de la calcineurina y micofenolato mofetil).

Se documentaron 175 episodios de infección en

79 pacientes. La incidencia de infección fue de 1,1 episodios/paciente

en un seguimiento de 510 ± 234 días.

Por síndromes, las ITU fueron el más frecuente (42%),

seguidas de la infección por CMV (29%) y de la infección

de la herida quirúrgica (7%). La etiología de las

infecciones por grupos etiológicos fue: bacterias (65%),

predominando los bacilos Gram negativos (76%), virus

(31%) y hongos (4%) . Por microorganismos, la etiología

más frecuente fue Escherichia coli (36%), de los cuales

el 17% eran productores de BLEE, seguida de CMV

(29%) y Staphylococcus coagulasa-negativo (11%). La

infección por CMV fue en un 47% asintomática, en un

35% síndrome viral, en un 16% enfermedad con afectación

visceral y en un 2% enfermedad diseminada. El

78% de los episodios de infección sucedieron en los 4

primeros meses pos-TR. La mortalidad a los 30 días del

episodio de infección fue de 1,3%. La supervivencia del

injerto y del paciente con infección al final del seguimiento

fue del 91 y 96%, respectivamente.

Conclusiones: 1. Las infecciones son una complicación

muy frecuente durante los 4 primeros meses

posTR. 2. La ITU es el síndrome más frecuente, seguido

de la infección por CMV y de la infección de la

herida quirúrgica. 3. Las infecciones bacterianas son

mayoritarias, predominando los bacilos Gram negativos.

4. El microorganismo más frecuente es E. coli,

seguido de CMV y Staphylococcus coagulasa-negativo.

5. La tasa de E. coli productor de BLEE es muy

elevada.

106


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-15. Estudio descriptivo de las complicaciones

infecciosas en 80 receptores de trasplante

de progenitores hematopoyéticos autólogos

consecutivos

M.E. García Prado, A. Martín Peña, J.M. Pérez Hurtado, I. Espigado Tocino,

M. Herrero Romero, J.M. Cisneros Herreros

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: Las complicaciones infecciosas son

frecuentes y graves en los receptores de trasplante de

médula ósea autólogos (auto-TPH); además, son cambiantes

en relación directa con los avances técnicos, la

profilaxis y los cambios en la etiología nosocomial de

cada centro.

Objetivo: Conocer la incidencia y la etiología actual

de las complicaciones infecciosas en receptores de

auto-TPH.

Material y método: Estudio prospectivo de todos los

pacientes adultos con auto-TPH realizado entre julio

de 2003 y diciembre de 2005 en el Hospitales Universitarios

Virgen del Rocío. Análisis descriptivo de los

datos mediante el programa SPSS 14.0.

Resultados: Se incluyeron 80 pacientes, con una

edad media de 40 ± 18 años. El 56% fueron varones y

el 44% mujeres. La causa más frecuente que motivó

el trasplante fue el linfoma no Hodgkin (39%), seguido

de la leucemia mieloide aguda (19%) y el linfoma

de Hodgkin (11%). En el estudio serológico pretrasplante,

el 80% de los pacientes fueron CMV positivos

y hubo un caso VIH positivo (1,3%). Ningún paciente

había tenido un trasplante previo. Se documentaron

68 episodios de infección en 41 pacientes. La incidencia

de infección fue de 0,9 episodios/paciente en un

seguimiento de 329 ± 267 días. Por síndromes, la neutropenia

febril y la infección del catéter fueron los más

frecuentes (29% en ambos casos), seguidos de la neumonía

(11%) y la bacteriemia (10%). Se estableció el

diagnóstico etiológico en 48 episodios (70%). La etiología

de las infecciones por grupos etiológicos fue:

bacterias (90%), predominando los bacilos Gram positivos

(68%), virus (6%) y hongos (4%). Por microorganismos,

la etiología más frecuente fue Staphylococcus

coagulasa-negativo (50%). El 66% de los episodios de

infección sucedieron en el primer mes postrasplante.

La mortalidad cruda a los 30 días del episodio de infección

fue del 2,4%. La supervivencia del injerto y del

paciente con infección al final del seguimiento fue de

83 y 95%, respectivamente.

Conclusiones: 1. Las infecciones son una complicación

muy frecuente en el primer mes postrasplante.

2. Los síndromes más frecuentes son la neutropenia

febril y la infección del catéter, seguidas de la neumonía

y la bacteriemia. 3. Las infecciones bacterianas son

mayoritarias, predominando los bacilos Gram positivos.

4. El microorganismo más frecuente es Staphylococcus

coagulasa-negativo.

107


Comunicaciones orales y pósters

CP-16. Estudio descriptivo de las complicaciones

infecciosas en 60 receptores de trasplante

de progenitores hematopoyéticos alogénicos

consecutivos

A. Martín Peña, M.E. García Prado, I. Espigado Tocino, R. Parody Ruiz-Berdejo,

M. Herrero Romero, J.M. Cisneros Herreros

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: Las complicaciones infecciosas son

frecuentes y graves en los receptores de trasplante

alogénico de progenitores hematopoyéticos (alo-

TPH); además, son variables en relación directa con

los procedimientos técnicos, la profilaxis y los cambios

en la etiología nosocomial de cada centro.

Objetivo: Conocer la incidencia y la etiología actual

de las complicaciones infecciosas en receptores de

alo-TPH.

Material y método: Estudio prospectivo de todos los

alo-TPH realizados a pacientes adultos desde julio de

2003 a junio de 2006 en un solo centro. Análisis descriptivo

de los datos analizados mediante el programa

SPSS 14.0.

Resultados: Se incluyeron 60 pacientes, con una

edad media de 36 ± 14 años. El 55% fueron varones y

el 45% mujeres. La causa más frecuente que motivó

el trasplante fue la leucemia aguda (65%), el linfoma

no Hodgkin (10%) y el síndrome mielodisplásico (8%).

En el estudio serológico pretrasplante, el 62% de los

receptores y el 50% de los donantes fueron CMV positivos.

El tipo de trasplante que predominó fue el alogénico

de familiar HLA-idéntico (82%) seguido del alogénico

no emparentado HLA-idéntico (12%). En el 83%

de los casos fue el primer trasplante, en el 12% eran

retrasplantes, y el 5% habían recibido previamente un

TPH autólogo. Todos los injertos procedían de donantes

sanos. El tipo de acondicionamiento fue mieloablativo

60% y no mieloablativo 40%. El 45% de los

receptores recibió como tratamiento inmunosupresor

ciclosporina, el 43% ciclosporina y metrotexate, seguido

de ciclosporina y esteroides en el 7%. Se documentaron

94 episodios de infección en 46 pacientes. La incidencia

de infección fue de 1,6 episodios/paciente en un

seguimiento de 356 ± 283 días. Por síndromes, la infección

por CMV fue la más frecuente (23%), seguida de

la bacteriemia (18%) y de la infección por catéter (12%).

Por grupos etiológicos, el 52% eran bacterianas, predominando

los bacilos gramnegativos (51%), el 35% eran

virus y el 8% hongos. Por microorganismos, la etiologías

más frecuente fueron Staphilococcus coagulasanegativo

(20%) y Escherichia coli (20%) con el 17% productor

BLEE, seguidas de CMV (17%) y Pseudomonas

aeruginosa (7%). La infección por CMV fue en un 54%

síndrome febril, en un 38% viremia asintomática y en

un 8% enfermedad invasiva. El 71% de los episodios

de infección sucedieron en los cuatro primeros meses

postrasplante. La mortalidad cruda a los 30 días de los

pacientes con infección fue del 15%. La supervivencia

del injerto y del paciente infectado al final del seguimiento

fue del 70% y del 78% respectivamente.

Conclusiones: 1. Las infecciones son una complicación

muy frecuente en los 4 primeros meses postalo-TPH.

2. La infección por CMV es la más frecuente,

seguida de la bacteriemia y la infección por catéter.

3. Las infecciones bacterianas son mayoritarias, predominando

los bacilos gramnegativos. 4. Los microorganismos

más frecuentes son E. Coli con elevado

porcentaje de productores de BLEE y Staphylococcus

coagulasa-negativo.

108


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-17. Meningitis aguda bacteriana de adquisición

comunitaria. Estudio descriptivo etiológico,

clínico y evolutivo de los ingresos en un hospital

de tercer nivel durante un periodo consecutivo

de 39 meses

E. García-Cabrera, M.E. Jiménez-Mejías, R. Amaya, J.L. Haro, N. Espinosa, I.

Mateos-Wichmann, F. Docobo, J.A. León Leal, J.Pachón Díaz

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: La meningitis aguda bacteriana adquirida

en la comunidad (MAB) continúa estando gravada

con una importante morbimortalidad. En otras áreas

geográficas, parece observarse un cambio en su epidemiología

y en su etiología. En nuestro medio, no

hay estudios recientes epidemiológicos, etiológicos,

clínicos y evolutivos de las MAB.

Objetivo: Estudio prospectivo de la epidemiología,

etiología, y aspectos clínicos, analíticos y evolutivos

de las MAB, en un periodo de 39 meses.

Materiales y métodos: Periodo de estudio: entre

01/08/2003 y 01/10/2006. Sujetos: pacientes diagnosticados

de MAB en un hospital de tercer nivel. Criterios de

inclusión: 1) edad superior a 1 mes de vida; 2) diagnostico

de MAB en base a: a) clínica compatible más diagnostico

etiológico mediante tinción de Gram, cultivo y/

o técnicas inmunológicas de detección de anticuerpos

bacterianos y/o moleculares en líquido cefalorraquídeo

(LCR) y/o sangre; b) clínica compatible y respuesta

con tratamiento antimicrobiano empírico. Estudio

descriptivo, prospectivo con análisis etiológico, epidemiológico,

clínico, terapéutico y evolutivo. Estudio estadístico:

SPSS 14.0

Resultados: Se han incluido 88 casos (54,5% varones),

con una mediana de edad de 27 años (1 mes-83

años). El 42% (37 casos) correspondieron a pacientes

pediátricos. Etiología: Streptococcus pneumoniae

28 casos (31,8%), Neisseria meningitidis 23 (26,1%;

serogrupo B 12, serogrupo C 6, Y/W 2, y 3 no especificadas),

Listeria monocytogenes 7 (8%), Streptococcus

spp. 3 (3,4%), Escherichia coli 3, Haemophilus

influenzae 2, Staphylococcus aureus 2, Staphylococcus

spp. 1, y Salmonella spp. 1. No hubo aislamiento

en 18 casos (20,5%). El agente etiológico más frecuente

en niños fue N. meningitidis (15 casos, 40,5%), y S.

pneumoniae en adultos (21 casos, 41,2%). Enfermedades

de base presentaron 26 casos (29,5%): diabetes 11

(12,5%), inmunosupresión 7 (7,9%) (5 neoplasias, 1

infección por VIH, 1 enfermedad de Crohn), meningitis

recurrente 6 (6,8%) y cirrosis 2 (2,3%). Factores predisponentes

presentaron 28 pacientes (31,8%): otitis media

aguda 12 casos (13,3%), sinusitis aguda 7 casos (7,8%),

fístula de LCR 3 (3,3%), endocarditis 2 (2,3%), neumonia

1 y mastoiditis 1. Clínica: fiebre 81 casos (92%); náuseas

y vómitos 52 (59,1%); cefaleas 48 (54,5%); focalidad

motora 8 (9,1%); crisis 7 (8%). Alteración del nivel

de conciencia en 49 (55,7%; mediana GSC al ingreso

7 ± 4RIC) 47 (53,4%) con bradipsiquia/estupor y 2

(2,3%) en coma. Sólo el 27,3% de los pacientes presenta

la tríada sintomática clásica. Tratamiento: 10 pacientes

(11,4%) tenían tratamiento antimicrobiano previo

(en 4 no hubo aislamientos). Tras la toma de muestras

microbiológicas, 53 pacientes (60,2%) recibieron antibioterapia

empírica. Previamente o concomitante al

antibiótico se administró dexametasona en 54 casos

(61,4%); manteniéndose durante 4 ± 4RIC días. Fallecieron

12 pacientes (13,6%), curaron con secuelas 8

(9%) y sin secuelas 68 casos (77,2%). Los exitus fueron

más frecuentes en adultos (9, 75% de los exitus, 15,8%

de los adultos), en las MAC por S. pneumoniae (7;

58,3% de los exitus). La mediana de estancia de 12,5

días ± 10,5 RIC.

Comentarios: S. pneumoniae es el agente etiológico

más frecuente en adultos, y N. meningitidis en

niños. L. monocytogenes ha pasado a ser el tercer

agente etiológico en frecuencia, tras la drástica disminución

de H. influenzae. La tríada clínica clásica

aparece sólo en un tercio de los pacientes, y todos

presentan, al menos, un síntoma. El rendimiento del

conjunto de técnicas de diagnóstico etiológico ha

sido elevado. La morbilidad recogida es menor que

en otras series recientes. La mortalidad continúa siendo

muy elevada, sobre todo en adultos, y en MAB por

S. pneumoniae.

109


Comunicaciones orales y pósters

CP-18. Meningitis asociada a catéteres de derivación

ventricular externa. Experiencia asistencial

en aplicación del Consenso SAEI

L. Valiente, B. Sobrino, N. Macías, I. Portales, A. Plata, J.D. Colmenero

Servicio de Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

Introducción: Los catéteres de derivación ventricular

externa (CDVE) son un recurso terapéutico transitorio

usado muy frecuentemente en diferentes tipos

de hidrocefalia obstructiva posquirúrgica o poshemorrágica.

A pesar de que la meningitis secundaria

al empleo de CDVE es relativamente frecuente, existe

muy poca información acerca de su perfil clínico, abordaje

terapéutico y pronóstico.

Objetivo: Describir el espectro clínico de la meningitis

asociada al empleo de CDVE y valorar el pronóstico

de las mismas aplicando las recomendaciones del

Documento de Consenso sobre meningitis de SAEI.

Material y métodos: Se han incluido en el estudio

13 episodios de meningitis asociada a CDVE. Nueve

pacientes sufrieron un episodio y otros 2 tuvieron 2

episodios cada uno. Se definió como latencia presintomática

el periodo comprendido entre la colocación

del CDVE y la aparición de los síntomas de meningitis.

Todos los pacientes fueron tratados y seguidos

siguiendo las recomendaciones del Documento de

Consenso de SAEI sobre meningitis.

Resultados: El 72,7% de los episodios ocurrieron en

varones. La edad media fue de 54,7 ± 14 años (r = 31-72

años). La latencia presintomática fue de 10,8 ± 8,1 días

(r = 2-26 días). Un 45% de los casos habían sufrido craniotomía

abierta y en 30,8% se documentó leak pericatéter.

Nueve pacientes (81,8%) habían estado ingresados

previamente en la UCI una media de 16 ± 26

días (r = 1-90 días) y 8 (72,7%) eran portadores de traqueotomía.

Todos los pacientes tuvieron fiebre, 61,5%

incremento de la cefalea basal, 38,5% náuseas/vómitos

y 92,3% presentaban signos meníngeos.

La cifra de leucocitos en LCR fue 976 ± 1145 (r = 20-

3000) y el porcentaje de polinucleares 69,3 ± 24,5%.

Todos los pacientes presentaron hiperproteinorraquia

y sólo 33,3% hipoglucorraquia.

El cultivo de LCR fue positivo en 11 episodios (84,6%);

6 S. coagulasa-negativo, 2 A. baumanii, y E. coli, K.

pneumoniae y C. parasilopsis un caso cada uno. Sólo

en 5 casos (45,4%) constaba la existencia de profilaxis

quirúrgica (todos con cefuroxima).

La duración del tratamiento fue de 17,8 ± 5,9 días

(r = 11-30 días). En el 92,3% de los episodios se retiró el

catéter y en el 53,8% sse efectuó un recambio contralateral.

Nueve pacientes (81,8%) curaron en el primer

episodio y 2 (18,2%) sufrieron una reinfección. En 8 de

los 11 pacientes (72,7%) se requirió una derivación V-P

al curar la meningitis. La mortalidad cruda fue 7,7%,

pero la mortalidad atribuible fue nula.

Conclusiones: La meningitis asociada a CDVE es una

infección frecuente en pacientes con TCE o hemorragia

intracraneal. El ingreso en UCI y la traqueotomía

previa parecen claros factores de riesgo. Su expresividad

clínico-biológica es menor que la de la meningitis

adquirida en la comunidad. A pesar de su gravedad,

con el manejo adecuado, su pronóstico es bueno.

110


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-19. Cambios en el espectro etiológico de la fiebre

de duración intermedia (FDI)

N. Espinosa 1 , J.L Haro 1 , M. Aguilar 1 , E. Cañas 1 , M. Bernabéu 2 , A. Alarcón 1 , R.

Luque 1 , J. Pachón 1 , A. Martín 3

1

Servicio de Enfermedades Infecciosas, 2 Servicio de Medicina Interna, 3 Servicio de Microbiología

Clínica. Hospitales Universitarios de Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: La fiebre de duración intermedia (FDI)

es un motivo de consulta frecuente. En un estudio realizado

sobre 505 pacientes entre 1983 y 1989, el 70% de

los casos se debían a enfermedades infecciosas sistémicas,

seguidas de infecciones localizadas, mientras

que un 20% de los casos se autolimitaron sin diagnóstico

etológico.

Objetivos: Evaluar los cambios en la etiología de la

FDI respecto a estudios previos.

Material y métodos: Estudio prospectivo de la etiología

de la FDI en pacientes consecutivos atendidos en la

consulta de atención rápida de nuestro Servicio entre

el 01/01/2004 y el 31/12/05. Se incluyeron los pacientes

mayores de 14 años que cumplían los criterios de FDI

previamente establecidos. A todos los pacientes se les

realizó una evaluación protocolizada básica incluyendo

estudio serológico con 2 determinaciones seriadas

separadas al menos 3 semanas (Brucella melitensis,

incluyendo test rápido de rosa de Bengala, Coxiella

burnetti, Rickettsias typhi y conorii, citomegalovirus y

virus de Epstein-Barr) y hemocultivos seriados si presentaban

fiebre. Adicionalmente, se solicitaban otras

exploraciones complementarias de forma individualizada

en función de datos clínicos. A todos los pacientes

se les realizó un seguimiento mínimo de 1 mes. Se

recogieron, según un protocolo estandarizado, datos

demográficos, fecha y demora de la primera consulta,

procedencia, diagnóstico final, tratamiento inicial,

necesidad de ingreso hospitalario, fecha de alta y destino

final de cada paciente. Se realizó un análisis estadístico

descriptivo mediante SPSS 13.0 para Windows.

Resultados: Se incluyeron 179 pacientes, con una

edad media de 39,7 + 15,8 años (rango 14-84, mediana

37 años),117 varones (65,4%). Se observó un predominio

estacional de marzo a junio (35%) y de agosto

a noviembre (42%). El 72% de los pacientes fueron

derivados desde el Servicio de Urgencias, seguido de

Atención Primaria (16%).En el 61% de los pacientes

se llegó a un diagnóstico etiológico, de los cuales 74

(41%) fueron infecciones sistémicas (21 pacientes con

fiebre Q aguda, 12 por citomegalovirus, 10 por virus

de Epstein-Barr, 8 por primoinfección VIH, 6 tifus murinos,

6 brucelosis agudas, 5 fiebres botonosas mediterráneas,

2 toxoplasmosis agudas, 2 sífilis secundarias,

1 infección aguda por parvovirus B19 y 1 bacteriemia

primaria por E. coli); 18 (10%) a infecciones localizadas

y 17 (9%) a procesos no infecciosos; En el resto, el

cuadro se autolimitó espontáneamente (17 pacientes,

9%), o bien con tratamiento antimicrobiano empírico

(53 pacientes, 30%), sin llegar a un diagnóstico etiológico.

De todos los pacientes incluidos, a 133 (74%) se

les administró tratamiento antimicrobiano empírico,

principalmente con doxiciclina (sola o asociada a otros

antimicrobianos, 104 [57%]),19 pacientes (10,6%) requirieron

ingreso hospitalario y sólo falleció 1 paciente.

Conclusiones: Las infecciones sistémicas (principalmente

la Fiebre Q) siguen siendo la principal causa de

FDI en nuestro medio. Destaca el descenso de brucelosis

aguda y la emergencia de infecciones virales sistémicas

(VIH: 4,5%). Serían necesarios nuevos estudios

para conocer el espectro etiológico de la FDI en otras

áreas de nuestra comunidad e identificar las etiologías

de aquellos casos que quedan sin diagnosticar (40%

en nuestra serie).

111


Comunicaciones orales y pósters

CP-20. Fiebre Q aguda en pacientes ingresados en el

Hospital Costa del Sol

J.D. Ruiz-Mesa, J. de la Torre, L. Mérida, A. Del Arco, M.D. Martín Escalante,

F. Moreno, J. Aguilar, I. Escot

Unidad de Medicina Interna. Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga.

Objetivos: Analizar las características epidemiológicas,

presentación clínica y evolución de la fiebre Q

aguda (FQA) que precisaron ingreso hospitalario en

nuestra area.

Pacientes y métodos: Estudio retrospectivo descriptivo,

realizado en el Hospital Costa del Sol (Marbella,

Málaga), durante un periodo de 8 años (1997-2005). El

diagnóstico de FQA se realizó mediante la detección

por IFI de anticuerpos IgG e IgM frente Ag de Coxiella

burnetti en fase II, junto con cuadro clínico compatible.

Programa estadístico con SPSS 12.0.

Resultados: Durante el periodo estudiado se incluyeron

23 casos de FQA, de los cuales el 91,3% (21)

eran varones. La edad media fue de 45,6 años + 13,5,

con un rango de 25 a 77 años. De ellos el 13% tenían

riesgo profesional, 21,7% procedían de ámbito rural

y 34,8% (8) convivían con animales domésticos. La

duración media del cuadro clínico hasta su llegada al

hospital fue de 16,5 + 20,7 días. En relación a la distribución

anual hubo un pico de incidencia en primavera

(34,8%). Presentaron etilismo moderado-severo (26%)

e inmunosupresión (17,2%). De los datos clínicos destacaron

fiebre (91,3%, duración media: 11,3 + 5,5 días),

astenia (56,5%), sudoración (47,8%), cefaleas intensas

(34,8%), diarrea (34,8%), dolor abdominal (21,5%), tos

(21,7%), artromialgias (19%) y hepatomegalia (43,5%).

Se detectó hipertransaminemia (47,8%), elevación de

VSG (34,7%), trombocitopenia (17,3%) y Rx tórax anormal

(17,4%). La presentación clínica fue como síndrome

febril aislado (39,1%), hepatitis (43,5%), neumonía

(8,7%), hepatitis + neumonía (4,3%) y pericarditis

(4,3%). El 87% fue tratado con doxiciclina (100 mg/12

h), bien en monoterapia (65,2%) o en asociación con

quinolonas (17,2%). La duración media de la antibioterapia

fue de 19,2 + 5,2 días. Un paciente presentó

tromboembolismo pulmonar en relación con la presencia

de Ac anticardiolipina (+). Hubo 2 casos de recidivas

de FQA en forma de síndrome febril (1) y neumonía

+ hepatitis (1). La tasa de curación fue del 100%.

La estancia media hospitalaria fue de 9,6 +4,7 días.

Conclusiones: La FQA es más frecuente en varones y

con una mayor incidencia en primavera. La presentación

clínica sindrómica más habitual en pacientes que

requieren hospitalización en nuestra área es en forma

de hepatitis y fiebre de duración intermedia. La FQA

presenta un pronóstico y tasa de curación excelente.

112


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-21. Durabilidad de la pauta ddI-3TC-EFV en pacientes

naïve. Seguimiento a tres años. Estudio

VESD-2

R. Palacios, F. Lozano, M.C. Gálvez, J. de la Torre, M. López, L.F. Pérez-Cortés, M.J.

Ríos, A. Rivero, F. Jiménez-Oñate, A. Lozano, M. Torres-Tortosa, L. Muñoz, V. Gutiérrez-Ravé,

M. Grana, J. Santos y GAEI.

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga.

Objetivos: Rara vez se comunican datos sobre la

durabilidad de un régimen antirretroviral a tres años.

El objetivo de este estudio fue evaluar la eficacia a largo

plazo de la combinación ddI-3TC-EFV en QD como

pauta de inicio en pacientes con infección por VIH.

Métodos: Análisis a 3 años de los pacientes incluidos

en el estudio VESD (HIV Clin Trials 2005), estudio

prospectivo a 48 semanas, abierto, observacional y

multicéntrico de pacientes adultos con infección por

VIH que iniciaron TARGA entre 01/03 y 09/03 con la

pauta ddI-3TC-EFV en QD. De los 167 pacientes incluidos,

106 siguieron con esa pauta tras 48 semanas

y son los sujetos analizados en este nuevo estudio

(VESD-2). Programa estadístico SPSS 12,0.

Resultados: De los 106 pacientes que completaron

el estudio a las 48 semanas, continúan con la misma

pauta a los tres años 69, de los cuales el 94,2% tenía

una CV < 50 copias/mL. Ha habido dos fracasos virológicos,

14 se han perdido y 13 se han retirado (7 por

efectos adversos, un fallecimiento por LNH y otro por

accidente de tráfico, 2 por iniciar tratamiento frente

VHC y 2 por simplificación), y 10 casos no son evaluables

por falta de datos. El incremento medio de CD4

fue de 344 células/µL. La tolerancia, adherencia y calidad

de vida de estos pacientes fue buena.

Conclusiones: Después de tres años de tratamiento

con ddI-3TC-EFV más del 40% de los pacientes siguen

con la misma pauta con buena evolución virológica

e inmunológica. A largo plazo el comportamiento de

esta pauta es segura con mínimos efectos adversos y

excelente aceptación por parte de los pacientes. Las

pérdidas de seguimiento y de datos son elevadas lo

que platean la dificultad de realización de este tipo de

estudios en nuestro medio.

113


Comunicaciones orales y pósters

CP-22. Efectos adversos neurológicos en la simplificación

de la terapia antirretroviral de efavirenz

+ tenofovir + lamivudina a efavirenz +

tenofovir+ emtricitabina (Truvada ® )

C. Conde Guzmán, P. Viciana, L.F. López-Cortés, M. Leal, P. Pérez-Romero, I. Rivas,

R. Mata, A. Gutiérrez, M.Trastoy

Servicio de Enfermedades Infecciosas. Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: El tratamiento antiretroviral (TAR) con

efavirenz (EFV) se asocia, en las primeras semanas,

a una alta frecuencia de efectos adversos (EA) neurológicos.

Se han comunicado síntomas similares, al

añadir tenofovir (TDF) a pacientes con TAR prolongado

con EFV (Antiviral Therapy 2006; 11: 263). La aparición

de EA neurológicos al modificar lamivudina (3TC)

por emtricitabina (FTC), en pacientes con TAR estable

basado en EFV+TDF, ha motivado este estudio.

Objetivo: Describir la incidencia y características de

los EA sobre sistema nervioso central al cambio de 3TC

por FTC, en pacientes con TAR estable con EFV+TDF.

Analizar diferentes variables que las justifiquen.

Material y métodos: Se incluyeron todos los pacientes

que cambiaron de EFV+TDF+3TC a EFV+TDF+FTC

(administrado como Truvada ® ), con ≥ 3 meses de TAR

estable, con consentimiento firmado. Se realizó una

encuesta estructurada de EA neurológicos, que incluía

11 preguntas, ponderadas del 0-3 (0: nada; 1: leve; 2:

moderado; 3: severo). Se consideró “efecto SNC” si la

suma de puntuación era ≥ 4, y “no efecto” si era inferior.

Se recogieron variables demográficas (sexo, nivel

educacional, riesgo), índice masa corporal, duración

de TAR previo con EFV y de EFV+TDF, CD4+, consumo

de alcohol, tabaco, metadona, creatinemia plasmática

previa, PCR de VHC y HBsAg. El estudio descriptivo se

expresa en porcentajes. Se utilizó el test de la χ 2 para

la comparación de las variables cualitivas y la t de Student

para variables continuas.

Resultados: Se seleccionaron a 63 pacientes, 10

declinaron, 5 no cumplían al menos 3 meses previos

con EFV+TDF y 2 se descartaron por esquizofrenia. De

los 48 pacientes evaluados, 12 fueron considerados

“efectos SNC” (incidencia del 25%). Los EA más frecuentes

fueron: intranquilidad (75% vs. 5,6%); excitación

(66,7% vs. 5,6%); malhumor (58,3% vs. 2,8%);

resaca (58,3% vs. 8,3%); dificultad para concentrarse

(49,9% vs. 0%). El debut fue en los primeros dos días

del inicio de FTC, y la duración no pasó de 7-14 días.

Sólo 2 pacientes (4,2%) necesitaron volver al TAR previo.

En ambos, los síntomas desaparecieron en 24

horas. No hemos encontrado diferencias de las variables

analizadas entre ambos grupos (Tabla 1).

Conclusiones: Uno de cada cuatro pacientes que

cambian de 3TC a FTC, con EFV+TDF estable, refieren

síntomas de SNC. Predominan excitación e irritabilidad,

con una intensidad leve y pasajera. Sólo el 4,2%

necesitaron modificación del TAR. No hemos encontrado

relación con las variables analizadas. Se necesitan

estudios farmacocinéticas para aclarar estos hallazgos.

Tabla 1

Variable Efectos SNC (n = 12) No efectos (n = 36) Signif.

Hombres/estudios ≥ Medios (%) 83,3/58,1 88,9/41,7 NS/NS

Edad media (años) 46,3 ± 7,8 44,5 ± 8,7 NS

Riesgo UDVP/Riesgo Sex (%) 33,5/67,6 38,9/55,6 NS/NS

Índice de masa corporal 23,5 ± 3,3 23,8 ± 3,7 NS

Meses EFV previo 47,25 ± 31,7 42,5 ± 25,5 NS

Meses EFV+TDF+3TC previo 25 ± 17,2 15,9 ± 10,5 NS

CD4+ basales absolutos (%) 588/32,02 609/28,13 NS/NS

Fumadores/consumo de alcohol (%) 58,3/50 61,1/47,2 NS/NS

Metadona/VHC+ (%) 16,7/33,3 16,7/30,6 NS/NS

114


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-23. Respuesta precoz de enfuvirtide + tipranavir-r

versus enfuvitide + otros inhibidores de proteasa

potenciados, en pacientes con infección

VIH en multifracaso

P. Viciana, L.F. López-Cortés, E. Pérez-Guzmán, A. Francés, J.M. Kindelán, M.

Miguélez-Morales, J.A. Terrón, M.A. Munian, I. Suárez, J.M. Zarzalejo, M.A. Cárdenas,

A.Vergara, J.A. Pineda, J. Lluch; por Estudio FRANCA

Servicio Enfermedades Infecciosas. Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: Los pacientes en fracaso terapéutico y

con experiencia a las tres familias de antirretrovirales

(AR) tienen un peor pronóstico. La terapia de rescate

para esta población es difícil, obteniendo los mejores

resultados la combinación de enfuvirtida (ENF) con

inhibidores de proteasa (IP), potenciados con ritonavir

(r) de nueva generación.

Objetivos: Analizar la respuesta precoz en terapia de

rescate en pacientes en multifracaso, con enfuvirtida

asociados a tipranavir (TPV), versus otros IP potenciados,

y su relación con la respuesta al sexto mes de

tratamiento.

Material y método: Estudio de cohorte retrospectivo.

Se incluyeron todos los pacientes con linfocitos CD4+

> 100/mL, carga viral plasmática > 1.000 copias, resistencia

previa a inhibidores no nucleósidos de la retrotranscriptasa

inversa (NNRTI), que aceptaron un TAR de

rescate con EFV + IP potenciado, y lo mantuvieron al

menos 1 mes. La elección del TAR la efectuaba su médico

responsable, en base a genotipo. El seguimiento era

clínico, virológico e inmunológico basalmente y a los 1,

3, y 6 meses. Se consideró respuesta precoz si la carga

viral plasmática (CVP) era < 200 copias, o disminuía al

menos 1 log, al mes del TAR. Las comparaciones entre

TPV y resto de IPr se realizaron mediante test de la χ 2 , y

Mantel-Haenszel con las variables cualitativas, y se usó

t de Student para variables independientes.

Resultados: Se incluyeron 77 pacientes, de los que

69 completaron 1 mes de seguimiento. No hubo diferencias

en porcentaje de pérdidas. Utilizaron TPV el

33,3%, LPV el 34,8%, fAPV 13%, ATV 11,6%, SQV 7,2%.

El 82,6% de los pacientes que completaron 1 mes de

TAR con EFV+IPr presentaron respuesta precoz, alcanzando

el 100% de los que recibieron TPV, versus el

69,6% de los que usaron otro IPr. El 70,1% de los que

responden en M1, mantienen respuesta al M6, frente

al 8,3% de los no respondedores al M1 que lo consiguen

al M6. El 60,8% del grupo de TPV mantenían respuesta

al M6, al 58,7% del resto de IP.

Conclusiones: La respuesta temprana (mes 1) con

enfuvirtide+tipranavir en pacientes con fracaso virológico

y multiresistencia es superior a combinaciones

con otros IPr. La mayoría de los respondedores tempranos,

al mes 6 mantendrán respuesta.

Tabla 1

Variable TPVr+EFV (n= 27) IPsr+EFV (n = 50) Signif.

Pérdidas al mes 1 4 (14,8%) 4 (8%) NS

CD4 + basal (mediana-IC) 257 (218-336) 198 (184-262) NS

CVP basal, log (mediana-IC) 4,52 (4,15-4,88) 4,48 (4,23-4,72 NS

Respuesta Mes 1 (%) (69 casos) 100% 69,6% p < 0,005

CVP < 200 a Mes 1 (%) 69,6% 41,3% p < 0,05

Pérdidas al Mes 6 2 (8,7%) 8 (17,4%) NS

Respuesta Mes 6 (ITT) (%) 60,8% 58,7% NS

CVP < 200 a Mes 6 (%) 56,5% 43,5% NS

Disminución CVP M1 (log) -2,3 ± 0,6 -1,6 ± 1,1 p < 0,05

Disminución CVP M6 (log) -2,1 ± 1,4 -1,9 ± 1,4 NS

Δ CD4+ a M1 (céls./mL) 79,5 ± 97 91,2 ± 172 NS

Δ CD4+ a M6 (céls./mL) 135 ± 202 130 ± 184 NS

115


Comunicaciones orales y pósters

CP-24. Estudio de eficacia virológica de efavirenz

administrado de forma escalonada

A. Gutiérrez, L.F. López, P. Viciana, R. Mata, I. Rivas, M. Trastoy, M. Rodríguez,

R. Pascual

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: Efavirenz (EFV) es un fármaco clave

en el tratamiento antirretroviral (TAR) actual, perteneciente

a la familia de los inhibidores no análogos de la

transcriptasa inversa (INNTI), y cuya dosis de administración

es de 600 mg/día. Hasta el 50% pacientes sufren

efectos adversos (EA) a nivel SNC (mareos, vértigos,

trastornos del sueño e, incluso, síntomas psiquiátricos

graves) durante los primeros días de tratamiento. En la

mayoría de los casos los EA suelen ser transitorios y

desaparecen entre la 1ª-4ª semanas tras el inicio de la

toma del fármaco, pero algunos pacientes tienen que

suspender el tratamiento, debido a la intensidad y persistencia

de los mismos. En base al perfil cronológico

de dichos EA se podría pensar que éstos están relacionados

con las C máx del fármaco. Administrar EFV de forma

escalonada podría disminuir las Cp que se alcanzan

los primeros días de tratamiento y, como consecuencia,

disminuir los efectos adversos. Nevirapina (NVP),

fármaco de la misma familia y con misma vía de metabolización,

se toma de forma escalonada para evitar la

aparición de EA. La administración de forma progresiva

podría exponer a los pacientes a concentraciones

subterapéuticas del fármaco y provocar la aparición de

mutaciones capaces de conferir resistencia los INNTI y

disminuir su eficacia virológica.

Objetivo: Evaluar la eficacia virológica de EFV cuando

se administra de forma escalonada, mediante el

porcentaje de pacientes con carga viral indetectable

en la semana 12 y evolución de CD4 en las semanas

4,12, 24 y 48 de tratamiento.

Material y método: Pacientes con infección por el

VIH mayores de 18 años, que iniciaran tratamiento con

EFV y dos análogos prescritos por su médico responsable.

Los pacientes comenzarían a tomarse EFV de

forma escalonada según las siguientes pautas.

• Día 1: el paciente inicia tratamiento con una dosis

de 200 mg/día.

• Día 7: se aumenta la dosis a 400 mg/día.

• Día 14: dosis completa de 600 mg/día.

Se les realizarían extracciones sanguíneas para

la determinación de la curva farmacocinética en los

siguientes intervalos de tiempo; a las 0, 2, 3, 4, 5, 6 y

24 horas tras la ingesta del fármaco.

Resultados: Once pacientes fueron incluidos en el

estudio. Tres de los pacientes no tenían experiencia

previa con antirretrovirales; par el resto, la elección

de los análogos prescritos junto a EFV se hizo según

test de resistencia genotípico. De los 11 pacientes

incluidos en el estudio, 4 tuvieron que abandonar

el tratamiento: 2 abandonos por aparición erupción

cutánea y 2 por intensidad y persistencia de los efectos

adversos. Ocho de los pacientes que comenzaron

el tratamiento llegaron a la semana 12 con carga

viral indetectable ( < 50 copias/mL) y 7 pacientes llevan

un año de tratamiento con carga viral indetectable.

La mediana del recuento basal de CD4/mm 3 fue

de 297 (147-456) y de 415 (187-486) tras 1 año en tratamiento.

No hubo alteraciones clínicas ni analíticas

relevantes en los pacientes que continuaron con el

tratamiento.

Conclusiones: En ninguno de los pacientes hemos

observado fracaso virológico a corto o medio plazo

como consecuencia de la administración de dosis

escalonadas de EFV. Todos los pacientes han tenido

una recuperación inmune y han alcanzado la indetectabilidad

dentro del mismo periodo de tiempo que en

los pacientes tratados con dosis convencionales.

EFV administrado de forma escalonada es tan eficaz

virológicamente como administrado de forma convencional.

116


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-25. Eficacia y tolerancia en la práctica clínica

habitual de las pautas de TARGA basadas en

dos análogos y nevirapina

S. Santamaría, I. Pérez de Pedro, M. Causse, F. Orihuela, M. Castaño, J.D. Colmenero

Servicio de Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

Introducción: A pesar de su demostrada actividad

antiviral, debido a su capacidad hipersensibilizante y

la presunta mayor hepatotoxicidad que efavirenz, nevirapina

sigue considerándose un fármaco de segunda

elección en la terapia TARGA basada en la asociación

de dos ITIAN más un ITINAN. Sin embargo, en la práctica

clínica habitual los tratamientos con nevirapina

muestran una alta eficacia y buena tolerancia.

Objetivo: Describir nuestra experiencia con nevirapina

en el tratamiento de pacientes naives con infección

VIH y analizar los posibles factores relacionados con

su interrupción.

Material y métodos: Estudio descriptivo retrospectivo

observacional en el que se han incluido 115 pacientes

con infección VIH naives que iniciaron tratamiento

TARGA con esquemas que contenían dos análogos y

nevirapina. Se ha analizado la edad, sexo, grupo de

riesgo, uso de metadona, CD4 y CV al inicio, presencia

HBAg, coinfección HVC, antecedentes de sida, tiempo

hasta la interrupción y motivos de la misma.

Resultados: En el 68,7% de los casos se trataba del

1er TARGA y en el 31,3% de una simplificación. La

edad media del grupo fue 41,2 + 9,2 años, 73,9% eran

varones. La vía de infección fue en un 40% en UDVP,

31,3% vía HTX y 21,7% HMX. Un 28,7% de los casos

estaban coninfectados por HVC, 7% eran portadores

de HBAg, 17,4% usuarios de metadona y 31,3% tenían

antecedentes de sida. La cifra de CD4 al inicio fue de

399 + 246 cel/mL (45% < 350) y la CV 56714 cop/mL

(16,2% > 105 cop/mL). En un 68,7% de la muestra los

análogos que acompañaban a NVP eran AZT+3TC.

Excluidos los pacientes con interrupción vigilada

del tratamiento, 36 pacientes (37,8%) suspendieron la

NVP; 15 por toxicidad (13.%) y 13 por fracaso virológico

(11,3%). Hubo 8 suspensiones (6,9%) por hipersensibilidad

y 6 (5,2%) por hepatotoxicidad.

La duración del tratamiento hasta el fracaso fue de

9 + 6 meses y el tiempo de tratamiento en los que no

fracasaron 53 + 23 meses.

No hubo diferencias entre los pacientes que suspendieron

y continuaron con NVP en la edad, coinfección

HVC, sida previos, presencia de HBAg, CD4, ni CV al

inicio. Sin embargo en los pacientes varones, UDVP, o

en tratamiento con metadona, suspendieron con una

frecuencia significativamente mayor la NVP. El fracaso

terapéutico fue significativamente mayor en UDVP

o metadona.

Conclusiones: La tolerancia global y la hepatotoxicidad

de los esquemas con NVP no parecen diferir sustancialmente

de otras pautas de TARGA. Los fracasos

son significativamente más frecuentes en UDVP o en

tratamiento con metadona. La respuesta terapeutica

no guarda relación con la CV y nivel de CD4 basales,

ni la presencia de sida al inicio.

117


Comunicaciones orales y pósters

CP-26. Los regímenes antirretrovirales que incluyen

tenofovir o estavudina más lamivudina

se asocian con una mayor tasa de respuesta

virológica sostenida en pacientes coinfectados

por VIH/VHC tratados con interferón pegilado

y ribavirina

J.A. Mira 1 , R. Carrillo-Gómez 2 , B. Valera-Bestard 3 , E. Fernández-Fuertes 4 , A. Rivero

5 , J.A. Girón-González 6 , M.J. Ríos-Villegas 7 , M. González-Serrano 8 , A. Collado 9 ,

M. Torres-Tortosa 10 , S. Vergara 1 , A. Gutiérrez-Valencia 2 , J.A. Pineda 1 ; por el Grupo

Andaluz para el estudio de las Enfermedades Infecciosas

1

Hospital Universitario de Valme, Sevilla. 2 Hospital Universitario de La Princesa, Madrid. 3 Hospitales

Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla. 4 Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva. 5 Hospital

Universitario Reina Sofía, Córdoba. 6 Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz. 7 Hospital

Universitario Virgen Macarena, Sevilla. 8 Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga.

9

Hospital Torrecárdenas, Almería. 10 Hospital Punta Europa, Algeciras, Cádiz.

Introducción: Diferentes factores pronósticos, incluyendo

los genotipos 2 o 3 y los niveles basales bajos

de ARN-VHC sérico, se han asociado con tasas superiores

de respuesta virológica sostenida (RVS) en

pacientes coinfectados por VIH/VHC tratados con

interferón pegilado (IFN-PEG) y ribavirina (RBV). Sin

embargo, se dispone de escasa información acerca del

impacto de la terapia antirretroviral de gran actividad

(TARGA) en la eficacia del tratamiento con IFN-PEG y

RBV en estos sujetos.

Objetivo: Evaluar la influencia de los diferentes fármacos

antirretrovírales en la RVS en pacientes infectados

por el VIH y el VHC que reciben un tratamiento con

IFN-PEG y RBV.

Pacientes y métodos: Estudio multicéntrico en el

que se incluyeron aquellos enfermos coinfectados por

VIH/VHC que recibieron IFN-PEG y RBV desde junio

de 2000 a febrero de 2006. La variable resultado fue

la tasa de RVS, definida como una determinación de

ARN-VHC indetectable 24 semanas después de finalizar

el tratamiento anti-VHC. Además de las variables

con relación demostrada o posible con una RVS, en el

análisis univariante y de regresión logística se incluyeron

otras variables relacionadas con la TARGA, como

el uso de diferentes familias de antirretrovirales, fármacos

antirretrovirales individuales y combinaciones

de TARGA.

Resultados: Se incluyeron en el estudio 310 pacientes

coinfectados por VIH/VHC. Doscientos cincuenta y ocho

(83%) sujetos recibieron TARGA. Un total de 114 (37%)

individuos consiguieron una RVS Veinte y cuatro (8%)

enfermos abandonaron voluntariamente el tratamiento

y 40 (13%) pacientes suspendieron la terapia debido

a efectos adversos. Entre los 196 pacientes con genotipo

1-4, 46 (23%) alcanzaron una RVS, mientras que ésta

se alcanzó en 68 (60%) de los 114 individuos portadores

de genotipos 2-3. Cuarenta y siete (44%) pacientes que

recibieron una TARGA con tenofovir (TDF) o estavudina

(d4T) más lamivudina (3TC) como pareja de inhibidores

de la transcriptasa inversa análogos de nucleósidos

(ITIANs), 44 (29%) con otras combinaciones de TARGA

y 23 (44%) sin TARGA alcanzaron una RVS En el análisis

multivariante, los genotipos 2-3 (Odds Ratio Ajustada

[ORA] 4,7; IC 95%: 2,7-8; p < 0,001), la adherencia al tratamiento

> 80% (ORA 3,6; IC 95%: 1,4-9,1; p = 0,005), un

nivel basal de ARN-VHC < 600.000 copias/mL (ORA 2.1;

IC 95%: 1,2-3,6; p = 0,004), un recuento basal de CD4+ >

300 cel/mm3 (ORA 3,4; IC 95%: 1,1-10,1; p = 0,02), una

TARGA con TDF o d4T más 3TC como pareja de ITIANs

(ORA 2,0; IC 95%: 1,1-4,3; p = 0,04) y no recibir TARGA

durante la terapia con IFN-PEG y RBV (ORA 2,0; IC 95%:

1,1-3,7; p = 0,01) se asociaron independientemente con

una RVS.

Conclusiones: Los regímenes de TARGA que incluyen

TDF o d4T más 3TC como pareja de ITIANs se

asocian con una mayor tasa de RVS que otras combinaciones

de TARGA en pacientes coinfectados por VIH/

VHC tratados con IFN-PEG y RBV.

118


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-27. ¿Qué grado de adherencia requieren los

actuales tratamientos antirretrovirales para

mantener la viremia del VIH indetectable

J. Pasquau 1 , M. Zamora 1 , R. Ubago 2 , F. Jarilla 1 , F. Jaén 1 , C. García 1

1

Servicio de Medicina Interna. 2 Servicio de Farmacia.

Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada.

Introducción: El grado de cumplimiento terapéutico

es una de las principales variables relacionadas con

el éxito del tratamiento antirretroviral. Datos recientes

sugieren que con el incremento de potencia de

los actuales tratamientos se podría conseguir que los

pacientes estén avirémicos con niveles de adherencia

terapéutica menores de lo inicialmente asumido.

Objetivo: Revisión de los umbrales de adherencia

que interceptan la eficacia de los actuales tratamientos.

Material y métodos: Revisión de la historia clínica

de todos los pacientes VIH+ que están en seguimiento

activo en nuestra cohorte, recogiendo el tipo de tratamiento

que siguen, la carga viral VIH (CV) en la última

revisión y el grado de cumplimiento terapéutico

en el último año, medido como retraso en la recogida

del tratamiento en la oficina de dispensación de antirretrovirales

del hospital. Analizamos los datos con el

programa estadístico SPSS.

Resultados: Había 261 pacientes en seguimiento

activo (67,8% varones, con una edad media de 41,7 ±

8,7 años). El 80,5% estaba en tratamiento: De ellos,

el 42,8% con un inhibidor de la retrotranscriptasa No

Análogo (NA), el 53,3% con un inhibidor de la proteasa

potenciado con dosis bajas de ritonavir (IP/r), y el

3,8% con combinaciones sin NA o IP/r. Sólo el 15,1%

tenía < 200 linfocitos CD4/mmc, el 82,1% tenía CV < 40

c/mL, y el 88,6% CV < 400 c/mL. La tasa media de adherencia

terapéutica fue del 85%, y se distribuyó así: el

6,7% < 50% de cumplimiento, el 5% entre 50-65%, el

16,3% entre 65-80%, el 29,2% entre 80-95% y el 42,7%

> 95% de cumplimiento. La relación entre el grado de

cumplimiento en el último año y la CV en la última

revisión se expresa en los siguientes gráficos:

Conclusiones: Aunque se necesitarían pruebas más

sólidas para asegurarlo, es posible que la eficacia de

los actuales tratamientos antiretrovirales que incluyen

un NA o un IP/r se mantenga aún con niveles de

cumplimiento entre 70 y 80%. Pero puesto que desconocemos

si estos problemas de cumplimiento que

no se acompañan de fracaso virológico precoz pueden

provocar fracasos a largo plazo, la mejor lectura

de estos datos en este momento es que debemos

seguir monitorizando el grado de cumplimiento de

nuestros pacientes aún cuando su viremia sea indetectable.

IP/r

NA

NA + IP/R

% xxx con CV < 40 ghmL

100

90

80

70

60

50

40

30

20

10

0

< 50%

50 - 65% 65 - 80% 80 - 95%

> 95%

% xxx con CV < 40 ghmL

100

90

80

70

60

50

40

30

20

10

0

< 60% 60 - 70% 70 - 80%80 - 90% > 95%

Figura 1. Grado de cumplimiento terapéutico.

Figura 2. Grado de cumplimiento terapéutico.

119


Comunicaciones orales y pósters

CP-28. Análisis de los cambios en las prescripciones

de fármacos antirretrovirales

G. Ollero, J. Rodríguez-Baño, M.D. Morales, F. González Eslava, M.J. Ríos, J. Gálvez,

A. Domínguez, M.A. Muniain

Sección de Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla.

Introducción: La introducción de nuevos fármacos

antirretrovirales, las modificaciones en las recomendaciones

y los cambios evolutivos en la población de

pacientes con infección VIH pueden causar cambios

relevantes en los patrones de prescripción de estos

fármacos. Estos cambios pueden tener importantes

repercusiones clínicas y económicas.

Objetivos: Describir los cambios en la prescripción

de fármacos antirretrovirales en dos periodos de tiempo.

Material y métodos: Se incluyeron todos los pacientes

a los que se había prescrito tratamiento antirretroviral

en nuestra Sección entre enero-marzo/05 (periodo

A) y enero-marzo/06 (periodo B). Se recogieron los

siguientes datos correspondientes a la primera prescripción

de cada periodo: fármacos indicados, pauta

(1ª, 2ª y 3ª o mayor; reinicio o continuación), si se

trataba de pacientes remitidos desde otros centros,

CD4 y carga viral. Las comparaciones referidas a los

pacientes que recibieron TAR en ambos periodos se

realizaron utilizando el test de McNemar para variables

cualitativas y el test de Wilcoxon para variables

cuantitativas.

Resultados: En el periodo A se prescribió TAR a 626

pacientes (en el 11% era la primera pauta, en el 27% la

segunda y en el 61% la tercera o superior). De éstos,

570 seguían con TAR en el periodo B (91%); de los restantes

56, en 9 se interrumpió el TAR, 5 se trasladaron

de centro, 7 fallecieron y 53 (8% del total) abandonaron

el TAR o se perdieron. En el periodo B se prescribió

TAR a 731 pacientes (incremento bruto en el número

de pacientes, 17%): 570 que continuaban TAR desde

el periodo A y 161 (22%) que no lo habían recibido en

dicho periodo; de éstos, 39 (24%) eran pacientes que

habían iniciado su primer TAR, 16 (10%) procedían

de otros centros, 33 (10%) habían reiniciado el TAR

tras una interrupción por situación estable y 73 (45%)

lo habían reiniciado tras abandono del seguimiento

previo o suspensiones por intolerancia. En cuanto a

las prescripciones en ambos periodos, hubo aumentos

≥5% en el porcentaje de pacientes que recibieron

TDF (32% al 45%), ABC (21% al 26%), la coformulación

TDF+FTC (0,3% al 12%), la coformulación 3TC+ABC

(0,1% al 8%), EFV (26% al 33%) y ATZ (4% al 12%), y

descensos ≥5% en ZDV (23% al 18%) y NFV (7% al 2%).

Entre los 570 pacientes que recibieron tratamiento en

ambos periodos, el porcentaje de pacientes con carga

viral indetectable aumentó del 66 al 76% (p < 0,001) y

la media (DE) de CD4 aumentó de 420 (239) a 461 (276)

(p < 0,001). Entre estos pacientes aumentó significativamente

el porcentaje de pacientes con ABC (15% vs.

25%, p = 0,008) y con la coformulación TDF+FTC (0,4%

vs. 11%, p < 0,001), y se redujeron los porcentajes de

pacientes con ZDV (28% vs. 20%, p = 0,008), ddI (36%

vs. 27%, p = 0,002) y 3TC (69% vs. 58%, p = 0,008). El

porcentaje de pacientes con TARGA basado en no análogos

no se modificó (39% en ambos periodos). En el

segundo periodo hubo incrementos no significativos

de la prescripción de ATZ y FOS y descensos no significativos

de LPV y NFV.

Conclusiones: Hemos detectado importantes cambios

en la prescripción de antirretrovirales, que se

resumen en: (1) un importante incremento en el

número de pacientes tratados entre ambos periodos a

expensas, sobre todo, de reinicios de tratamiento y de

primeros tratamientos; (2) un aumento global relevante

en la prescripción de coformulaciones de análogos

de nucleósidos, TDF, ABC, EFV y ATZ, y un descenso en

la de ZDV y NFV; (3) entre los pacientes que recibieron

TAR en ambos periodos, los cambios más significativos

ocurrieron con los de análogos de nucleósidos. En

estos pacientes, se incrementaron significativamente

el porcentaje de sujetos con carga viral indetectable y

la media de CD4.

120


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-29. Establecimiento de un plan protocolizado de

cuidados de enfermería para pacientes VIH

ambulatorios que reciben o inician tratamiento

antirretrovírico

F. González Eslava, J. Rodríguez-Baño, M.J. Ríos, J. Gálvez, A. Domínguez,

G. Ollero, M.A. Muniain

Unidad Clínica de Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla.

Introducción: La atención a los pacientes con infección

VIH incluye múltiples facetas que requieren un

enfoque multidisciplinar. La aplicación de planes de

cuidados de enfermería puede ser un método útil para

detectar determinados problemas que son más difíciles

de abordar en la consulta médica.

Objetivo: Analizar las características y los diagnósticos

de enfermería de los pacientes con infección VIH

incluidos en el plan de cuidados específicos de enfermería,

y sus potenciales aplicaciones.

Material y métodos.:Desde enero de 2006, los

pacientes que inician TAR por primera vez (grupo A)

y aquellos que inician seguimiento en nuestro centro

procedentes de otros y que realizan TAR (grupo

B) son visitados en la consulta de enfermería para

la realización de una valoración protocolizada sobre

los siguientes items: percepción/manejo de salud,

nutrición, eliminación urinaria/fecal, actividad/ejercicio,

descanso/sueño, cognitivo/perceptivo, autopercepción,

rol/relaciones, sexualidad y adaptación. Los

datos se obtienen mediante entrevista con el paciente.

Para la valoración de la adherencia al tratamiento se

utiliza el cuestionario de Knobel. En base a la valoración

realizada se establecen diagnósticos de enfermería

NANDA y se programan las intervenciones y actividades

apropiadas. En este análisis se describen los

datos más relevantes de la valoración obtenidos en la

primera entrevista. Las variables continuas se compararon

mediante el test de la U de Mann-Whitney y las

cualitativas mediante el test de la X2o de Fisher.

Resultados: Se incluyeron 46 pacientes, de los cuales

14 (30%) iniciaban TAR cuando se realizó la entrevista

y 32 (70%) eran pacientes en TAR que comenzaban

seguimiento en nuestro centro procedentes de

otros. El 57% de los pacientes del grupo A mostraba

conocimiento adecuado del proceso, el 36% sus posibles

complicaciones y el 14% la indicación precisa del

tratamiento; los datos para el grupo B fueron 66%,

59% y 72%, respectivamente. Existían familiares informados

del proceso en el 57% de los pacientes del grupo

A y en el 72% del grupo B. Entre los pacientes del

grupo A, el 43% refería ansiedad, el 29% desesperanza

y el 42% temor; en el grupo B fueron el 25%, 16%

y 18%, respectivamente. Referían carencia afectiva el

7% y el 19%, respectivamente. Referían usar siempre

el preservativo en sus relaciones sexuales el 57% de

los pacientes del grupo A y el 70% de los del grupo B.

La adherencia entre los pacientes del grupo B se clasificó

como del 85 al 94% en el 37% y como del 95 al

100% en el 57%. Se hicieron los siguientes diagnósticos:

riesgo de transmitir/adquirir infección, 57% de

pacientes del grupo A y 28% del grupo B; de manejo

ineficaz del régimen terapéutico, en el 71% y 34%; de

conocimientos deficientes sobre el proceso, en el 43%

y 22%. Se programaron intervenciones en 10 pacientes

de cada grupo, referidas a la explicación del proceso

y los riesgos, del propósito de la prescripción terapéutica,

la toma de la medicación, el seguimiento de

ésta, el establecimiento de planes para el cumplimiento

de objetivos y la identificación con los mismos, y el

contacto telefónico.

Conclusiones: La aplicación de un plan de cuidados

de enfermería se ha mostrado útil para detectar aspectos

relacionados con la salud de pacientes con infección

VIH susceptibles de intervención que son difíciles

de detectar o de corregir en la consulta médica.

121


Comunicaciones orales y pósters

CP-30. Efecto de la intensificación de la terapia antirretroviral

con inhibidores de la fusión en

pacientes infectados por el VIH con respuesta

discordante inmunológica

I. Pulido Ruiz 1 , M. Genebat González 1 , S. Gutiérrez Rivero1, R. de la Rosa Morales

2 , J. Delgado de la Cuesta 2 , M. Leal Noval 3

1

Servicio de Medicina Interna. Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla. 2 Servicio de

Medicina Interna. Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, Sevilla. 3 Servicio de Enfermedades

Infecciosas. Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: Existe un porcentaje de pacientes con

infección por VIH que presentan una respuesta discordante

inmunológica al tratamiento antirretroviral

(TARGA), es decir, mantienen carga viral indetectable

pero no logran alcanzar un nivel de CD4+ > 300 céls./

µL, lo cual supone un problema clínico relevante ya

que estos pacientes asocian mayor morbimortalidad.

Una de las hipótesis que han sido propuestas para

explicar este tipo de respuesta es la presencia de una

replicación viral residual, por lo que una posible estrategia

terapéutica aún no estudiada sería la intensificación

de la terapia con fármacos dirigidos frente a nuevas

dianas virales.

Objetivos: Estudiar el efecto, en términos de ganancia

de CD4+, de la intensificación de la TARGA con

enfuvirtide en pacientes infectados por el VIH con respuesta

discordante inmunológica.

Material y métodos: Se diseñó un estudio piloto

observacional en el que se incluyeron pacientes

con respuesta inmunológica discordante, del cual se

muestran los resultados preliminares. Los criterios de

inclusión en el estudio fueron: llevar al menos 2 años

bajo TARGA, haber estado expuestos a las 3 familias

clásicas de fármacos antirretrovirales, presentar carga

viral indetectable durante los últimos 2 años y un

recuento de CD4+ persistentemente inferior a 300

céls./µL. Se añadió enfuvirtide al tratamiento previo

que venían realizando y se realizó un seguimiento clínico

e inmunovirológico mensual.

Resultados: Hasta la fecha actual, un total de 5

pacientes cumplieron los criterios y fueron incluidos

en el estudio. Todos ellos eran varones, con una

media de edad de 43,8 años y una mediana de CD4+

basal de 179 céls./µL (115-293). La mediana de seguimiento

fue de 150 días (60-210). En 2 pacientes se

suspendió el tratamiento a los 2 y 4 meses respectivamente

por intolerancia. Ninguno de ellos desarrolló

evento clínico alguno asociado a la infección por

VIH. Todos ellos mantuvieron carga viral indetectable

y en ninguno de ellos se observó incremento significativo

de CD4+.

Conclusiones: Estos resultados preliminares muestran

que la intensificación de la TARGA con inhibidores

de la fusión en pacientes con respuesta discordante

inmunológica no parece tener efecto sobre el recuento

de CD4+.

122


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-31. Control de la carga viral VIH tras la interrupción

del TARGA: relación con la densidad del

receptor CCR5 y la carga proviral

N. Soriano-Sarabia 1 , A. Vallejo 1 , J. Fernández 3 , M. Genebat 2 , S. Gutiérrez 2 , M.A.

Muñoz-Fernández 3 , M. Leal 1

1

Servicio de Enfermedades Infecciosas; 2 Servicio de Medicina Interna. Hospitales Universitarios

Virgen del Rocío, Sevilla. 3 Servicio de Inmunobiología. Hospital Universitario Gregorio

Marañón, Madrid.

Introducción: El conocimiento de los mecanismos

involucrados en el control de la carga viral VIH es crucial

para comprender la patogénesis del VIH. Se ha

descrito un grupo de pacientes que en ausencia de

TARGA es capaz de mantener la carga viral por debajo

de 4 log 10 copias ARN/mL.

Objetivo: En este estudio se compara el papel del

ADN proviral y la densidad de CCR5 entre aquellos

pacientes cuya carga viral plasmática fue persistentemente

inferior a 4 log10 copias ARN/mL, definidos

como controladores, y los pacientes que mostraron

una carga viral superior a 4 log10 copias ARN/mL, definidos

como no controladores.

Métodos: La densidad de CCR5 se midió por citometría

de flujo cuantitativa, y la carga proviral mediante

nested-PCR cuantitativa.

Resultados: En nuestra cohorte de interrupción del

TARGA, el 24% de los pacientes se clasificó como controladores,

mientras que el otro 76% fueron no controladores.

La densidad de CCR5 fue estadísticamente

mayor en los pacientes controladores y se asoció

independientemente con la carga viral posinterrupción.

No hubo diferencias en cuanto a la carga proviral.

Conclusiones: Nuestro estudio confirma y extiende

la importancia del papel que desarrolla el receptor

CCR5 en la magnitud del rebote viral. La mayor

expresión de CCR5 en los pacientes controladores

junto con nuestro ensayo in vitro sugiere que la infección

por VIH conduce a la selección de células CD4

con baja densidad de CCR5 tras la interrupción del

TARGA.

123


Comunicaciones orales y pósters

CP-32. Mecanismos implicados en una baja recuperación

de células CD4 en pacientes infectados

por el VIH bajo TARGA aun teniendo viremia

persistentemente indetectable

S. Molina-Pinelo 1 , A. Vallejo 1 , M. Genebat 2 , N. Soriano-Sarabia 1 , B. de Felipe 1 ,

M. Leal 1

1

Servicio de Enfermedades Infecciosas, 2 Servicio de Medicina Interna. Hospitales Universitarios

Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: El TARGA produce en pacientes

infectados por VIH una reducción de la viremia hasta

niveles indetectables y un incremento del número

de linfocitos CD4. Aunque esta terapia mejora el

pronóstico de los pacientes infectados, existe una

proporción de pacientes que presentan viremia

TABLA 1

Variables No Repobladores Repobladores p

β-microglobulina (mg/dL) 2,21 [2,06-3,03] 1,93 [1,42-2,34] 0,123

HLA-DR (% en CD4) 8,5 [6,9-12,7] 2,4 [1,5-3,1] < 0,001

CD38 (% en CD4) 5,8 [3,2-11,4] 1 [0,8-1,4] < 0,001

Anexina V (% en CD4) 35,3 [32,2-47,1] 12,3 [10,9-22,2] < 0,001

Caspasa 3 activa (% en CD4) 1,9 [0,9-4,6] 0,5 [0,3-0,8] 0,008

CD4 naïve (%) 20,8 [9,5-27,1] 52,8 [[17,5-71,5] 0,023

TREC por millón 518 [444-829] 999 [575-2076] 0,011

Volumen tímico (cm3) 2,13 [0,28-4,82]a 3,07 [2,01-6,26]b 0,199

a. N = 6 y b. N = 7

persistentemente indetectable pese a no tener un

aumento significativo de linfocitos T CD4 (no repobladores).

Objetivo: Analizar las implicaciones de mecanismos

centrales (timopoyesis) y periféricos (activación,

subpoblaciones y apoptosis de linfocitos T) en pacientes

que no repueblan versus aquellos pacientes repobladores

de células CD4 bajo TARGA.

Métodos: Este estudio consta de 11 pacientes infectados

por VIH que tienen viremia persistentemente

indetectable al menos en 48 semanas, y poseen unos

niveles de células CD4 ≤ 250 células/µL. El otro grupo

de estudio está formado por 11 pacientes infectados

por el VIH que con TARGA recuperan los niveles de

células CD4 ≥ 500 células/µL (pacientes repobladores).

Se analizaron variables de activación (β2-microglobulina

por nefelometría, HLA-DR y CD38 por citometría

de flujo), de apoptosis (caspasa 3 activa y anexina V

por citometría de flujo) y marcadores de función timica

(cuantificación de TREC por PCR cuantitativa, CD4

naïve por citometría de flujo y volumen tímico por TAC

de mediastino). El test de U Mann-Whitney se utilizó

para comparar los parámetros entre los pacientes no

repobladores y los repobladores.

Resultados: Los resultados obtenidos se encuentran

en la siguiente tabla:

Conclusión: Los mecanismos implicados en la no

repoblación son múltiples, siendo tanto mecanismos

centrales (descenso de la timopoyesis) como alteraciones

periféricas (mayor grado de activación y de

apoptosis de linfocitos CD4). La relación entre ambos

mecanismos merece una mayor investigación futura.

124


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-33. Factores relacionados con la persistencia de

los pacientes en interrupción de tratamiento

antirretroviral

L. Muñoz 1 , A. Peña 2 , D. Vinuesa 1 , M. Álvarez 2 , N. Chueca 2 , M. Martínez 1 , J. Parra 1 ,

J. Hernández Quero 1

1

Unidad de Enfermedades Infecciosas, 2 Servicio de Microbiología. Hospital Universitario San

Cecilio, Granada.

Introducción: Todavía está por definir el papel de las

interrupciones de tratamiento antirretroviral (IT), existiendo

comunicaciones con resultados contradictorios,

encontrándose consenso sólo en el perjuicio de

ésta cuando se basa en la cifra de CD4 en el momento

de la IT, así como de la necesidad de IT en situaciones

de toxicidad al TARGA, si bien la mayoría de los autores

recomiendan no suspenderlo una vez iniciado. Las

modificaciones de los criterios de inicio del TARGA

han ocasionado que en la actualidad algunos pacientes

reciban tratamiento con criterios que actualmente

nos permitirían diferirlo, planteándose la posibilidad

de beneficiarse de una IT.

Objetivo: Valorar la evolución viroinmunológica

de los pacientes que suspendieron TARGA de forma

voluntaria o por efectos adversos y la de aquellos

incluidos en un programa de IT estructurada.

Pacientes y métodos: Estudio retrospectivo de todos

los pacientes con IT desde el año 2000 hasta la actualidad.

Se constituyeron dos grupos: 1º) formado por

aquellos pacientes que si cuando iniciaron targa no

cumplian los criterios actuales y nunca los han cumplido

durante toda la evolución de la enfermedad; 2º

Pacientes que voluntariamente o por efectos adversos

suspendieron el TARGA, independientemente de

la situación viroinmunológica.

Resultados: Se incluyeron 67 pacientes, de los cuáles

25 cumplían criterios para ITE (grupo 1) y 42 que

lo suspendieron de forma voluntaria (grupo 2). Las

características clínico-epidemiológicas son: GRUPO 1:

15 varones, 10 mujeres, edad media 38,9 ± 7,2, nadir de

CD4 442 ± 119; CD4 basal: 920 ± 325, logCV-CIH basal:

3,56 ± 4,19, con 3,7 ± 2,2 líneas de TAR; GRUPO 2: 29

varones, 13 mujeres, edad media 42,8 ± 5,6, nadir de

CD4: 245 ± 176, CD4 basal: 512 ± 335; logCV-VIH basal:

3,98 ± 4,44 con 4,1 ± 2,7 líneas previas de TAR.

La evolución de los pacientes fue como sigue: GRU-

PO 1: 9 pacientes continúan en IT (36%) mediana de

tiempo en IT (días): 518 (38-1804); CD4 final: 677 ± 301,

log CV-VIH final: 5,8 ± 5,4 GRUPO 2: 1 paciente continúa

en IT (2%), mediana de tiempo en IT (días): 662 (98-

4645), CD4 final: 299 ± 242, log CV-VIH final: 4,9 ± 5,1

Se realizó un análisis univariante en el que se identificaron

como predictores para continuar en IT el nadir

de CD4 > 200 (p = 0,004); estadio CDC A (p = 0,04), cumplir

criterios de entrada en el protocolo de IT (p < 0,001),

CD4 basal > 500 (p = 0,013). En el análisis multivariado

sólo fue predictor de permanencia en IT cumplir criterios

de entrda en el protocolo de IT (p < 0,001).

Estos predictores de persistencia en IT no demostraron

tener capacidad para predecir el tiempo en IT, ni en

el análisis univariado ni en el multivariado.

Conclusión: Las IT dentro de un protocolo estricto

como el establecido en nuestro estudio permiten

mantener a un considerable porcentaje de pacientes

sin TAR durante una mediana de más de 18 meses. NO

existieron eventos sida en ninguno de los pacientes de

nuestro estudio.

125


Comunicaciones orales y pósters

CP-34. Estudio de una cohorte de pacientes con

infección por el VIH en tratamiento antirretroviral

con un régimen que incluye enfuvirtide

(ENF). Análisis de eficacia y seguridad y de

las mutaciones de resistencia a T-20 seleccionadas

durante el seguimiento. Estudio

RENFE

I. Viciana, R. Palacios, F. Ropero, J. de la Torre, F. Oñate, J. Santos, A. del Arco,

F. Orihuela, M. Márquez

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga. Hospital Costa del Sol, Marbella. Málaga.

Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

Objetivos: Analizar los pacientes que inician tratamiento

antirretroviral (TARV) con un esquema que

incluye ENF en la práctica clínica diaria, las mutaciones

seleccionadas por ENF durante el seguimiento, así

como los factores asociados al fracaso y a la aparición

de dichas mutaciones

Material y métodos: Estudio retrospectivo, multicéntrico,

de serie de casos en el que se analizan los

pacientes VIH que hayan iniciado una pauta de TARV

que incluya ENF desde la disponibilidad de dicho fármaco

en los hospitales participantes y que tengan al

menos dos revisiones posteriores al inicio de dicha

pauta. En un protocolo común se recopilaron datos

epidemiológicos, terapéuticos, analíticos y genotípicos.

La respuesta virológica se define como dos CV

consecutivas ≥ 1 log10 por debajo del valor basal. El

fracaso virológico se define por dos visitas consecutivas

con CV < 1 log10 por debajo del valor basal tras

una respuesta virológica confirmada, o bien, si nunca

se ha alcanzado dicha respuesta virológica. El estudio

de resistencias a ENF se realizó mediante secuenciación

del gen env del VIH con kit de secuenciación abierta

de Bayer. Programa estadístico: SPSS versión 10.0.

Resultados: se incluyeron 34 pacientes, 82,4% varones,

edad media 43,9 años, tiempo medio de TARV

75,3 meses, nadir de CD4 104 cél/µl. El 76,4% de los

pacientes habían recibido ≥ 6 líneas de TARV y el 73,5%

habían tenido ≥ 5 cambios de TARV por fracaso. Todos

los pacientes tenían mutaciones de resistencia: ≥ 4

TAM (35,3%), 184V (41,2%), mutaciones para ITINAN

(100%), ≥ 2 PRAMs (58,8%) y ≥ 5 mutaciones secundarias

para IP (35,2%). El número de fármacos activos

junto con ENF fue: ninguno (8,8%), 1 (14,7%), 2

(52,9%) y 3 (8,8%). En el momento de iniciar ENF: CD4

286 cél/µl y CV 4,95 log10. Tiempo de seguimiento tras

inicio de ENF: 48,7 semanas. Fracasos virológicos: 11

(32,3%). Genotipos realizados: 8 (23,5%). Mutaciones a

ENF: 38A (5 ptes), 42S (3 ptes), 36V, 44M y 45M (2 ptes

cada una) y 38G (un pte). Sensibilidad a ENF: 5 sensibilidad

disminuida, 3 sensibles. Suspensión de ENF: 5

(14,7%), 3 por efecto adverso. Tiempo a la suspensión:

39,3 semanas. No encontramos ningún factor asociado

al fracaso.

Conclusiones: ENF se prescribió a pacientes con

multifracaso y con mutaciones a los tres grupos de

ARV. En más del 60% de los pacientes el ENF se administró

junto con ≥ 2 fármacos activos, y en más de la

mitad de los pacientes hubo respuesta virológica. Las

mutaciones más frecuentemente seleccionadas por

ENF fueron la 38A y la 42S.

126


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-35. Eficacia, seguridad y tolerancia de TARGA

con enfuvirtide (T-20)

M. Franco, F.J. Rodríguez, R. Creagh, C. Borrachero, S. Sgrutzmancher, E. Pujol

Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva.

Objetivos: Enfuvirtide es el primer fármaco comercializado

perteneciente a los inhibidores de fusión,

habiendo demostrado eficacia en pacientes VIH multitratados.

Analizamos nuestra experiencia con dicho

fármaco en la práctica clínica en cuanto a eficacia terapéutica

y seguridad.

Material y métodos: Revisión retrospectiva de historias

clínicas de pacientes que han recibido o reciben tratamiento

con T-20 analizando características epidemiológicas,

clínicas, inmunovirológicas y de seguridad.

Resultados: 18 pacientes con una edad media de 41

años (34-69) y una duración media de la enfermedad

de 16 años (11-20). 66,7% varones y 33,3% mujeres.

Un 44,4% en estadio C. El 64,7% estaban coinfectados

VHC. La duración de TARGA previo al inicio de T-20

fue de 9 años. La situación inmunovirológica al inicio

de T-20 era CD4 155 (14-426) y CV 4,2 log (94-754000;

DS: 243528,5). El 61,1% iniciaron T-20 con < 200 CD4 y

un 22,2% < 50 CD4; en cuanto a la carga viral el 31,2%

estaban por encima de 5 log.

En cuanto a la eficacia, el incremento medio de CD4

fue de 34,5 a los 3 meses, volviendo a caer 31 CD4 respecto

a los basales a los 6 meses; el descenso de la

CV a los 3 meses fue de 4,2 log, con reascenso a los 6

meses de 3,4 log y al año 4,4 log. 4 pacientes (22,2%)

consiguieron CV indetectable a los 6 meses. Presentaron

fracaso virológico 12 pacientes (66,6%) por rebote

8 y 5 de ellos por CV persistente >400. La evolución

por subgrupos según situación inmunovirológica

basal se detalla a continuación.

La tolerancia al TARGA con T-20 fue buena en un

62,5% de los casos, con buena adherencia en el 81,3%.

4 pacientes (22,2%), abandonaron el T-20 (1 por efectos

adversos, 1 por reacción local, 1 por fracaso virológico,

1 por fracaso virológico y mala tolerancia). Se

detectó eosinofilia en 5 pacientes (27,5%) y presentaron

reacciones locales el 44,4%.

Durante el seguimiento 5 de ellos ingresaron (neutropenia

febril tras QT en LH, toxicordemia generalizada,

NAC, Sde. Nefrótico, cirugía ginecológica por Ca cérvix).

Conclusiones: 1. Pese a una respuesta inicial inmuno

virológica adecuada se produce posterior fracaso

inmunovirológico en un alto porcentaje de pacientes.

2. Pese a la adecuada adherencia y tolerancia el porcentaje

de abandonos es elevado bien por fracaso o

por efectos adversos.

Tabla 1

CV 4sem CV 12 sem CV 24 sem CD4 4 sem CD4 12 sem CD4 24 sem

CV < 5 log 1,7 log 3,12 log 2,98 log 256 167 183

CV>5 log 5 log 4,75 log 4,71 log 83 177 44

CD4 < 100 1,92 log 3,2 log 4,23 log 98 118 103

CD4>100 1,69 log 2,4 log 3,49 log 278 270 153

127


Comunicaciones orales y pósters

CP-36. Perfil de seguridad, tolerancia y eficacia de

TARGA basado en fosamprenavir-ritonavir

J. Rodríguez, F.J. Rodríguez, M. Franco, R. Creagh, C. Borrachero, S. Sgrutzmancher,

E. Pujol

UCG de Medicina Interna. Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva.

Objetivo: Fosamprenavir (FPV), profármaco de

amprenavir (APV) utilizado conjuntamente con ritonavir

(RTV) supone una nueva opción terapéutica

en pacientes infectados por el VIH tanto pretratados

como naive. Analizamos nuestra experiencia con

dicho fármaco en la práctica clínica en cuanto a eficacia

terapéutica y seguridad tras su introducción en

julio 2005 en nuestro centro.

Material y métodos: Revisión retrospectiva de historias

clínicas de pacientes que han recibido o reciben tratamiento

con FPV analizando características epidemiológicas,

clínicas, inmunovirológicas y de seguridad.

Resultados: 63 pacientes con una edad media de 41

años (28-65) y una duración media de la enfermedad

de 10 años (0-23). 66,7% varones y 33,3% mujeres. Un

29% en estadio C. El 54,4% presentaban coinfección

VHC. La mayoría de los pacientes habían recibido TAR-

GA una media de 8 años antes del inicio de FPV excepto

un 15% (naive) CD4 y CV basal de 202 (8-864) y 15550

copias respectivamente. El 44,4% iniciaron tratamiento

con < 200 CD4 y un 27% con CV> 100000 copias/mL.

En cuanto a la eficacia a los 3 y seis meses: incremento

de CD4 de 48 y 29 respectivamente y disminución de

CV a 107 y 47 copias/mL, respectivamente. Un 22% consiguieron

CV indetectable a los 6 meses. Presentaron

fracaso virológico (28,5%) por rebote de CV 6 pacientes

y por CV persistente >400 12 pacientes. La tolerancia

y adherencia del TARGA con FPV fue buena en un

85%. 9 pacientes abandonaron FPV (15%) en relación a

efectos adversos o mala adherencia. El perfil lípidico y

las transaminasas basal y en el seguimiento se muestran

en la Tabla 1. Dos pacientes ingresaron (PBE y rectorragia).

No hubo exitus ni infecciones oportunistas.

Conclusiones: 1. El FPV puede ser un fármaco eficaz

aún en pacientes multitratados y con inmnunosupresión

severa. 2. El FPV es bien tolerado siendo el nivel

de adherencia alto. 3. No encontramos alteraciones en

el perfil lipídico y de transaminasas tanto en pacientes

no coinfectados como coinfectados durante el periodo

de seguimiento.

Tabla 1

CT HDL LDL TG GOT/GPT GOT/GPT coinfectados

Basal 168 46 92 126 30/34 45/42

3 meses 183 43 97 162 33/32 54/45

6 meses 167 45 96 135 36/35 61/50

128


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-37. Pilotaje de un estudio de intervención presencial

precoz del servicio de enfermedades

infecciosas en los pacientes con bacteriemia

P. Martín-Rico, J. Porras, C. Mediavilla, I. Portales, F. Oñate, M. Castaño

Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

Introducción: La alerta telefónica del resultado preliminar

de los hemocultivos al clínico responsable del

paciente portador de una bacteriemia unido a una

recomendación terapéutica ha demostrado ser eficaz

en reducir el tiempo en que el paciente recibe un tratamiento

empírico inadecuado. La alerta telefónica oral

no obstante, en ocasiones ofrece problemas logísticos

ofreciendo dificultades para la transmisión de la información

hasta el medico responsable.

Objetivo: Conocer el impacto de la intervención presencial

precoz de un facultativo del servicio de enfermedades

infecciosas como portador de la información

microbiológica y como formulador de recomendaciones

sobre el tratamiento de los pacientes con bacteriemia.

Método: Estudio prospectivo observacional en el

que se incluyen las bacteriemias producidas en turno

de mañana durante un periodo de 45 días, comunicadas

desde el servicio de microbiología al facultativo

del servicio de enfermedades infecciosas, como

un informe preliminar de la tinción de Gram del crecimiento

obtenido, seguida de una comunicación presencial

por parte de éste al servicio finalista donde se

encuentra el paciente con valoración del mismo si se

precisa y dispensación de recomendaciones terapéuticas.

No se incluyeron en este estudio la UVI ni aquellos

servicios situados fuera del pabellón general de

nuestro hospital. Estudio descriptivo de las variables

demográficas y de impacto sobre el tratamiento.

Resultados: En el periodo se incluyeron 34 casos de

bacteriemia. La edad media fue de 59 años (± 12), de

los cuales el 56% eran varones. Se consideró como de

adquisición nosocomial o relacionada con la asistencia

sanitaria en el 56% de casos, comunitarias en el

35% y probable contaminación en el 9%. Los servicios

de Medicina Interna, Nefrología, Oncología, Digestivo

y Hematología acumulaban el 80% de las bacteriemias.

Se trato de cocos Gram positivos en el 67%, en

racimos en el 44% y en diplo y cadena en el 23%, bacilos

Gram negativos en el 27% y bacilos Gram positivos

en el 6%. La fuente de la bacteriemia fue el catéter en

el 32%, gastrointestinal/biliar en el 21%, primaria en

el 20%, urinaria en el 9%, foco neumónico en el 6% y

contaminación en el 9%. El protocolo de recogida de

hemocultivos fue correcto en el 82% de los casos. El

tratamiento empírico iniciado antes de la comunicación

del crecimiento en el hemocultivo fue correcto en

el 73% de los casos. En el 27% fue incorrecto o no tenia

tratamiento. La información y valoración presencial

por el especialista en enfermedades infecciosas produjo

una intervención sobre el tratamiento en el 68%

de los casos, en el 36% en forma de una simplificación

del mismo, en el 18% en forma de instauración del tratamiento

y en el 15% se introdujo un cambio total en

el tratamiento antibiótico. La media de duración del

tratamiento antibiótico empírico fue de 2 días antes de

la intervención. El tratamiento dirigido por el informe

preliminar fue correcto en el 90% de los casos.

Conclusiones: 1. La intervención presencial precoz

de un facultativo del servicio de enfermedades infecciosas

condujo a una intervención sobre el tratamiento

en un elevado% de casos, mejorando sensiblemente

la adecuación del tratamiento de la bacteriemia

hasta la llegada del resultado microbiológico definitivo

y permitiendo un tiempo corto de tratamiento

empírico ciego. 2. El tipo de intervención más frecuente

fue la simplificación del tratamiento, seguida de la

instauración del mismo. 3. El servicio finalista siguió

las recomendaciones en un 100%, con excelente aceptación.

129


Comunicaciones orales y pósters

CP-38. Situación de profesionales dedicados a las enfermedades

infecciosas en Andalucía en 2005

J. de la Torre Lima, A. del Arco, M. Milla*

Servicio de Medicina Interna. Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga.

*Secretaria Técnica SAEI

Objetivos: Describir la situación y organización de

los servicios en los que trabajan los miembros de la

SAEI dedicados total o parcialmente a las enfermedades

infecciosas (EI) en hospitales de Andalucía en el

año 2005

Material y método: Se elaboró una encuesta que se

remitió a los responsables de los diferentes servicios,

secciones, unidades y facultativos de Medicina Interna

(MI) con dedicación preferencial (FDP) sin ningún tipo

de adscripción organizativa. Se envió en octubre de

2005 disponiendo de los datos en diciembre de 2005.

Resultados: Contestaron 21 hospitales (5 H. Regionales,

9 H. Especialidades y 7 H. Comárcales) y no lo

hicieron 5 H. Comárcales. Las EI están organizados

administrativamente como servicio en 1 caso, sección

en 8, unidad dentro del servicio de MI en 5 y FDP

en 7. Son unidad de gestión clínica 5. Los facultativos

que trabajan en EI son 92 y pertenecen a SAEI 87

(94%). El 57% de los facultativos se dedica en exclusiva

a las EI, siendo en los servicio el 100%, y sólo el

13% de los FDP integrados en MI sin otra adscripción

organizativa. En todos los servicios, secciones y unidades

existe un área de hospitalización definida, con

un nº medio de camas de 16 y en todos menos en 2

existe un ingreso específico desde la admisión del

hospital para EI (esto no sucede en ningún hospital

con FDP). Se disponen de 33 habitaciones especiales

para aislamiento con presión negativa y exclusa en

8 hospitales (5 secciones, 2 unidades y 1 con FDP. En

18 hospitales hay una consulta/as definida de EI (sólo

falta en 3 comarcales con FDP). El número medio

de días a la semana de consultas de EI es 7 consultas/semana

(23% consultas de infecciosas, 33% VIH y

44% no especificado) y el número medio de pacientes

que se evalúan a la semana en consultas de EI es 93

(33% consultas de infecciosas y 67% VIH). Existe una

remisión específica a esta consulta para EI desde la

Urgencia del hospital/Atención Primaria/otros Servicios

del hospital en todos los hospitales excepto en

3 comarcales con FDP e idéntica distribución presenta

la realización de interconsultas de EI. El número

medio de interconsultas/mes es de 49 (servicios 150,

secciones 68, unidades 21y FDP 14) siendo frecuente

simultanear esta dedicación con interconsultas de MI

general en 8 hospitales, mayoritariamente comarcales

llevados por FDP. Sólo disponen de un busca para

la localización rápida del infectólogo 5 hospitales. En

8 hospitales se dispone de Hospital de Día exclusivo

para EI. En más del 90% de hospitales participa algún

miembro de SAEI en la Comisión de Infecciones, existe

un programa de infección nosocomial en el Hospital

en 15 (71%) y en 13 (61%) se ha establecido una

relación coordinada con servicios quirúrgicos para el

control de las infecciones quirúrgicas (36% mediante

protocolo conjunto, 43% interconsultas, 21% sesiones

periódicas). Existe rotación específica de los residentes

de distintas especialidades por el Servicio/Sección/Unidad

de EI en 16 hospitales y tienen proyectos

de investigación financiados por el FIS o la CICYT 12

de ello.

Conclusiones: La casi totalidad de facultativos que

trabajan en infecciosas son miembros de la SAEI existiendo

grandes diferencias en la dedicación a la patología

infecciosa en función del tipo de hospital y organización

administrativa. Actualmente la patología VIH

supone el mayor del peso asistencial en todos los

modelos organizativos de trabajo en las EI. En el tema

del control de la infección nosocomial los infectologos

han conseguido el liderazgo en casi la totalidad

de hospitales

130


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-39. Rentabilidad clínico-sanitaria de la consultoría

intrahospitalaria de Enfermedades Infecciosas

B. Sobrino, L. Valiente, G. Uribarri, S. Santamaría, P. Martín-Rico, J.D. Colmenero

Servicio de Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

Introducción: Existen algunas evidencias que sugieren

que la Consultoría Intrahospitalaria de Enfermedades

Infecciosas, mejora la asistencia y repercute favorablemente

en la prescripción farmacológica y el gasto

en antimicrobianos.

Objetivo: Valorar el impacto clínico y económico de

la Consultoría de Enfermedades Infecciosas en un hospital

de tercer nivel.

Material y métodos: Estudio descriptivo de corte trasversal

en el que hemos analizado las interconsultas al

Servicio de Enfermedades Infecciosas (SEI) en un hospital

de tercer nivel durante el periodo 1-10-2004 y 31-7-

2006. Se ha recogido el motivo de la consulta, Cartera

de Clientes, diagnóstico final, adecuación del tratamiento,

simplificación del mismo, ahorro en antimicrobianos

clave, adherencia a las recomendaciones, mortalidad

atribuible e impacto económico del programa en

base a la adecuación de la prescripción. Dicha magnitud

fue calculada en base a las Dosis Diarias Definidas

(DDD) ahorradas según los criterios de prescripción de

la IDSA y las recomendaciones del consenso del WHO

Collaborating Centre for Drugs Statistics Methodology

(2006). Todas las consultas fueron atendidas por personal

del staff y los pacientes fueron seguidos a lo largo

de todo el proceso que motivó la consulta.

Resultados: Durante el periodo de estudio se realizaron

266 Primeras Consultas, 231 de las cuales (86,8%)

fueron finalmente analizables. Neurocirugía (37,7%),

Traumatología (15,6%) y C Digestiva (8,7%) fueron

los Servicios con más consultas. El síndrome febril,

meningitis y neumonía nosocomiales e infección

osteoarticular los motivos de consulta más frecuentes.

En 38 casos (16,4%) con consulta por S febril se pudo

identificar una causa no infecciosa de la fiebre. De los

pacientes con tratamiento antimicrobiano en el 58,4%

éste se consideró inadecuado; 42% por espectro excesivamente

amplio, 36% ineficaz y 17% por causas múltiples.

En el 33,5% de los casos se pudo simplificar el

tratamiento y en 18,1% se pudieron suspender antimicrobianos

de alto impacto ecológico (glicopétidos

47%, Pipe-Tazo 21% y Carbamapemas 18%). La adherencia

a las recomendaciones fue > del 90%.

La mortalidad atribuible a procesos infecciosos fue

de 8 casos (3,6%) y durante el periodo de estudio se

ahorraron 1.687 DDD de antimicrobianos.

Conclusiones: La consultoría intrahospitalaria al SEI

es una oferta asistencial muy útil en términos clínicos,

económicos y ecológicos. Permite reclasificar un porcentaje

importante de pacientes mal diagnósticados,

reducir la iatrogenia medicamentosa potencial y el

impacto ecológico, ahorrando considerablemente el

gasto en antimicrobianos.

131


Comunicaciones orales y pósters

CP-40. Intervención en un brote de neumonía neumocócica

en una residencia asistida de ancianos

J. Delgado 1 , A. Luna 2 , M. Chávez 1 , R. de la Rosa 1 , J. Fernández 1 , S. Expósito 1 ,

B. Romero 1 , S. Gómez 3

1

Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, Bormujos, Sevilla. 2 Servicio de Medicina Preventiva,

Área del Aljarafe, Sevilla. 3 Médico de la Residencia de Ancianos.

Introduccion: Streptococcus pneumoniae es el

agente causal más frecuente de neumonía adquirida

en la comunidad (NAC) que requiere ingreso hospitalario.

Las NAC se presentan habitualmente como

casos esporádicos, pero se han descrito brotes epidémicos.

Del 24 de enero al 24 de febrero de 2006 ingresaron

en nuestro hospital 29 pacientes con diagnostico de

NAC. Siete (24.1%) de ellos estaban institucionalizado

en el mismo centro de mayores. En todos se puso

de manifiesto un test de de detección de antígeno de

neumococo en orina (BINAX-NOW) positivo. Dicho

centro de mayores ofrece asistencia en régimen interno

a 46 individuos distribuidos en habitaciones dobles

y con uso compartido de espacios (comedor y sala de

estar). La plantilla de trabajadores del centro es de 24

personas.

Objetivo: Valorar la eficacia de una intervención profiláctica

(vacunación y quimioprofilaxis antibiótica)

para el control de un brote de neumonía neumococica

en una residencia asistida de ancianos.

Material y métodos: El día 24 de febrero de 2006 se

procedió a la realización de una encuesta epidemiológica

y exploración clínica a todos los internos, siendo

iniciada quimioprofilaxis con Amoxicilina (500 mg/8

horas durante 14 días), así como la administración de

vacuna 23-valente antineumococica (Pneumovax ® ). A

todos los 24 (100%) trabajadores se les tomó muestra

de exudado oronasal para cultivo. Todos los internos

y personal fueron seguidos durante 3 meses desde el

momento de la intervención profiláctica.

Resultados: La mediana de edad [rango] de los

pacientes asistidos en el centro era de 83 [61-94] años,

siendo 14 (40,4%) varones. Ninguno de los 7 pacientes

ingresados por neumonía falleció siendo posteriormente

dados de alta para finalizar tratamiento en régimen

extrahospitalario. Ninguno de los internos había

recibido con anterioridad vacuna antineumococica.

Todos ellos aceptaron recibir la vacuna y realizar profilaxis

antibiótica descrita (tasa de intervención 100%).

No se hallaron diferencias estadísticamente significativas

ni respecto a la edad de los pacientes diagnosticados

de neumonía con el resto de los internos

(t de Student, P = 0,95) ni entre ambos grupos en relación

al sexo (U de Mann-Whitney, P = 0,43). Ninguno

de los diagnosticados de neumonía compartía habitación

entre si y tampoco eran atendidos por el mismo

personal al cargo. Ninguno de los cultivos de exudado

oronasal realizado a los trabajadores fue positivo.

Desde el día de la intervención, durante el periodo de

3 meses de seguimiento, no se produjo ningún nuevo

caso de neumonía (neumocócica ni de otra etiología)

en la población estudiada.

Conclusiones: La intervención profiláctica realizada,

consistente en la combinación de la vacunación antineumococica

y antibioterapia durante 14 días permitió

controlar un brote de neumonía neumocócica en una

residencia asistida. Se debe insistir en el empleo de la

vacuna antineumocócica en población institucionalizada,

habida cuenta de escaso uso de la misma detectado

en la población analizada, a pesar de su evidente

efectividad.

132


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-41. Epidemiología molecular del derrame pleural

paraneumónico complicado en niños menores

de 14 años

L. Arroyo 1 , D. Sánchez-Tatay 1 , D. Moreno 2 , M.S. Camacho 3 , J.A. León Leal 3 , E.

Ruiz 2 , I. Obando 3

1

Fundación Reina Mercedes. 2 Hospital Materno Infantil Carlos Haya, Málaga. 3 Hospital Infantil

Virgen del Rocío, Sevilla.

Justificación: La incidencia del derrame pleural

paraneumónico en pacientes pediátricos se ha

incrementado significativamente en años recientes.

Existe escasa información sobre su epidemiología

por la baja sensibilidad del cultivo convencional.

Objetivo: Conocer la epidemiología del derrame

pleural paraneumónico complicado (DPPC) en pacientes

pediátricos con una amplia utilización de técnicas

moleculares.

Diseño: Estudio prospectivo de casos incidentes de

DPPC en niños < 14 años ingresados en dos hospitales

pediátricos de la comunidad (1/2005-2006/2006)

Metodología: Se investigó la etiología neumocócica

en muestras de liquido pleural (LP) con cultivo negativo

por amplificación mediante PCR de secuencias

correspondientes a un fragmento del gen de la pneumolisina

(ply) y del cpsA (locus capsular). Se utilizó

una PCR múltiple basada en secuencias específicas

del locus capsular para identificación del serotipo en

casos con evidencia molecular de infección neumocócica.

La genotipación se realizó mediante tipaje por

secuenciación por multilocus (MLST).

Resultados: Se diagnosticaron noventa y nueve

niños de DPPC durante el periodo de estudio, con

una edad media de 55 meses (rango 2-164 meses) y

sólo hubo 2 casos en pacientes inmunosuprimidos.

La cobertura de inmunización con la vacuna conjugada

antineumocócica fue del 40%. En treinta y cuatro

pacientes (35%) hubo aislamiento positivo en cultivo

microbiológico, de los que 24 (25%) casos correspondieron

a Streptococcus pneumoniae (SP) y 9 (10%) a

otras etiologías (S aureus y S pyogenes 3, M tuberculosis

2, E coli 1). Se pudieron analizar por técnicas

moleculares 53 de los 65 LPs con resultado negativo

en cultivo microbiológico y se encontró evidencia

de infección neumocócica en el 89% (47/53) de los

casos. La distribución de serotipos fue la siguiente:

1 = 55% (26/47), 3 = 15% (7/47), 14 = 11% (5/47), 7F = 8%

(4/47), 5 = 6% (3/47) y 19A = 4% (2/47). La proporción

de serotipos 1 encontradas no fue significativamente

diferente en los pacientes con cultivos positivos y

negativos (55% vs. 56%). Los genotipos identificados

correspondieron a ST228 y ST 306 en los casos de

serotipo 1, ST156 en los correspondientes a serotipo

14 y ST180 y ST260 en los casos asociados a serotipo

3. Solamente los pacientes con serotipos 14 y 19A

mostraron falta de susceptibilidad a la penicilina y

correspondieron todos a niños menores de 3 años.

No hubo ningún fallecimiento. Las complicaciones

encontradas fueron: pneumotorax y/o enfisema subcutáneo

significativo = 7, pneumatoceles = 6, anemia

severa = 3, shock tóxico y ventilación mecanica prolongada

= 1. Se realizó videotoracoscopia en 44% de

los casos y fibrinolisis en 24% de pacientes adicionales.

La estancia media fue de 13 días (rango 4-25 días)

y aunque dos niños presentaron paquipleuritis residual

significativa, ésta se resolvió durante el seguimiento

evolutivo.

Conclusiones: El SP y principalmente el serotipo

1 de elevada invasividad es el principal responsable

del DPPC pediátrico en nuestro medio actualmente. El

89% de serotipos asociados con el DPPC pediátrico no

están incluidos en la vacuna conjugada heptavalente.

133


Comunicaciones orales y pósters

CP-42. Factores de riesgo para colonización nasofaríngea

con neumococos resistentes en niños

menores de 6 años

D. Sánchez-Tatay 1 , L. Arroyo 1 , M. Fernández 2 , A. Porras 2 , M.J. Gil 2 , R. Torronteras 3 ,

I. López-Hernández 2 , I. Obando 2

1

Fundación Reina Mercedes, 2 Servicio de Pediatría, 3 Servicio de Microbiología. Hospital Universitario

Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: La colonización nasofaríngea (NP) por

el Streptococcus pneumoniae (SP) es un prerrequisito

para el desarrollo de la enfermedad neumocócica. La

introducción de la vacuna conjugada antineumocócica

puede haber modificado la epidemiología de la colonización

NP neumocócica.

Objetivo: Conocer la epidemiología de la colonización

NP por SP tras introducción de la vacuna conjugada

heptavalente.

Diseño: Estudio descriptivo transversal sobre colonización

NP neumocócica y factores de riesgo asociados,

desarrollado entre febrero 2005- febrero 2006.

Sujetos: Se ha evaluado la colonización NP por SP

en 580 niños menores de 6 años.

Metodología: Obtención, transporte, procesamiento

y almacenamiento de las muestras NP según metodología

recomendada por el grupo de estudio de OMS

(Pediatr Infect Dis J 2003;22:e1-11).

Resultados: De forma global 174 niños (30%) estaban

colonizados por SP. La colonización fue significativamente

más frecuente en niños de menor edad y

en niños cuidados en guarderia o en colegio comparados

con los cuidados en el colegio. La prevalencia

de vacunación completa con vacuna conjugada antineumocócica

fue del 31%. Los serotipos vacunales se

identificaron en un 25,7% y estaban significativamente

asociados con ausencia de inmunización completa

con vacuna conjugada (p < 0,01).

La proporción de aislamientos neumocócicos

con falta de susceptibilidad a la penicilina fue del

32,7% y la proporción de resistencias plenas fue del

4,2%. Entre los niños portadores nasofaríngeos de

neumocococos,las resistencias plenas a la penicilina

se asociaron de forma significativa con la utilización

de antibioterapia en el mes previo ajustado para

estado vacunal y ámbito de estudio (ORa 7,5; IC 95%:

1,3-42,4, p = 0,022), al igual que para las resistencias

plenas a la amoxicilina (ORa 6,55; IC 95%: 1,11-38,61,

p = 0,031). Se encontraron resistencias intermedias a la

amoxicilina (CMI = 4 µg/mL) en un 2% de los aislamientos

y resistencias plenas en un 3,9%. Entre las cepas

con falta de susceptibilidad a la amoxicilina se encontraron

4 aislamientos con niveles de susceptibilidad

discordantes entre la amoxicilina y la penicilina.

La proporción de aislamientos con resistencias

intermedias y plenas a cefotaxima fueron de un 3,3%

y 1,3% respectivamente y las resistencias a la eritromicina

se identificaron en un 35% de aislamientos (82%

fenotipo ermB). No se encontraron factores de riesgo

asociados con la colonización por neumococos resistentes

a estos antibióticos.

Conclusiones: La proporción de resistencias a la

penicilina encontrada en este estudio es muy inferior

a la comunicada en series históricas recientes de

época prevacunal en población pediátrica. Desde el

punto de vista farmacodinámico no se justifica la utilización

rutinaria de la amoxicilina a dosis elevadas

en las infecciones respiratorias de probable etiología

neumocócica. Debería tenerse precaución en los

niños tratados con amoxicilina a nivel ambulatorio

por infecciones neumocócicas potencialmente graves

cuando existan antecedentes de tratamiento antibiótico

reciente por riesgo teórico incrementado de fracaso

bacteriológico.

134


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-43. Infecciones invasivas por estreptococos del

grupo B en adultos no gestantes en un hospital

comarcal (1993-2006)

A. Muñoz Morente, M. Maiz Jiménez, M.A. González Benítez, M. Godoy Sierra,

F. Salgado Ordóñez, V. Díaz Morant

Hospital de la Serranía, Ronda, Málaga.

Introducción: Los estreptococos de grupo B (SGB)

(Streptococcus agalactiae) son una de las principales

causas de sepsis y meningitis neonatales. Sin embargo,

la incidencia de infecciones por SGB en adultos no

gestantes se está incrementando.

Objetivo: Conocer la prevalencia y las características

de las infecciones invasivas por SGB en pacientes

ingresados en nuestro hospital.

Material y métodos:Se realizó un estudio retrospectivo

y descriptivo de las infecciones por SGB en

pacientes no gestantes mayores de 10 años ingresados

en nuestro hospital en un periodo de 13 años

(1993-2006).

Resultados: Se registraron 38 casos: 20 hombres

(52%) y 18 mujeres (47%). La edad media fue de 55,29

años (13-78) ( 58,6 mujeres y 52,2 hombres). Los aislamientos

de produjeron: 14 casos desde el 93-97, 9

casos desde 98-2002, 15 casos desde el 2003 a Julio

2006. Las principales causas predisponentes fueron

diabetes mellitus (31%), neoplasia (15,7%), hepatopatía

(13,15%). En 10 pacientes (26,3%) no hubo causas

predisponentes. Sólo un paciente tenía infección VIH.

Los tipos de infección fueron: 1 bacteriemia sin foco, 3

espondilodiscitis ( dos con artritis asociada), 2 artritis

aisladas, 10 infecciones del tracto urinario, 5 infecciones

de piel y partes blandas, 3 peritonitis bacterianas

espontáneas, 2 peritonitis bacterianas secundarias, 4

abscesos perianales, 3 infecciones de herida quirúrgica,

1 absceso intrabdominal tras cirugía, 1 colecistitis,

1 absceso tuboovárico, 1 neumonía y 1 sepsis de

probable origen abdominal. El SGB se aisló en sangre

(13 casos, en 3 de ellos también en orina, en 2 liquido

sinovial y 2 en liquido ascítico), orina (10 casos), liquido

peritoneal (5 casos, en 1 también en liquido pleural),

liquido articular (4 casos), exudado de úlcera o

herida quirúrgica (5 casos), abscesos (8 casos). En 6

casos la infección fue polimicrobiana. El 73% fueron

adquiridos en la comunidad. El 50% de los aislamiento

se realizaron en Medicina Interna. El siguiente servicio

con más aislamientos fue Cirugía con el 23%. La

estancia media fue de 11,21 días. Se realizó antibiograma

en el 60% de los aislamientos (23/38), siendo todos

sensible a penicilina, siendo el 56% resistentes a tetraciclinas

y 43% a clindamicina. Fallecieron 4 pacientes

(10,5%), estando relacionada la mortalidad con la

infección por SGB en 3 pacientes.

Conclusiones:

• Observamos un ligero incremento en la prevalencia

de infecciones invasivas por SGB en adultos no

gestantes.

• La edad media encontrada es menor que la descrita

en la literatura.

• Los principales factores predisponente son la diabetes

mellitus, neoplasia y hepatopatía.

• No se encontró ningún caso de endocarditis ni

meningitis.

• El tratamiento de elección sigue siendo la penicilina.

• La resistencia a tetraciclina y clindamicina es

importante.

135


Comunicaciones orales y pósters

CP-44. Modelo predictivo de la recaída de la brucelosis

F. Martos Pérez, A. Pinedo, J.M. Reguera, J.D. Ruiz Mesa, A. Plata, J.D. Colmenero

Servicio de Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga.

Introducción: Las recaídas de la brucelosis no son

infrecuentes a pesar de que se utilice un tratamiento

correcto. Aunque se conoce la influencia del tratamiento,

hay escasa información sobre otros factores

relacionados con la aparición de recidivas.

Objetivos: Describir la presentación clínica de las

recidivas de brucelosis, y compararla con la de los episodios

iniciales. Determinar las variables epidemiológicas,

clínicas, microbiológicas, o terapéuticas que se

asocian a la aparición de recidivas.

Material y método: Serie prospectiva de pacientes

con brucelosis, diagnosticados en un entorno hospitalario

entre 1982 y 2002. Los pacientes fueron incluidos

de forma prospectiva y seguidos durante al menos 6

meses tras la finalización del tratamiento. Se utilizó un

análisis univariante para seleccionar variables a introducir

en un modelo multivariante de regresión logística.

Resultados: 857 pacientes fueron incluidos. El 69%

de los pacientes eran varones, la edad media fue de

38,3 años, el 71,8% tuvieron hemocultivo positivo,

y el 32,7% sufrieron una forma focal. El 78% de los

pacientes fue tratado con la combinación de doxiciclina

durante 6 semanas, junto con estreptomicina

durante las 3 primeras (el régimen fue modificado

para determinadas formas focales). Durante el periodo

de estudio sólo se produjeron 40 recaídas (4,7%),

que aparecieron una media (±SD) de 132 (±53) días

tras la finalización del tratamiento. En 58 casos hubo

una alta sospecha de recidiva, que quedó finalmente

descartada. La presencia de fiebre, hipersudoración y

síndrome constitucional fueron menos frecuentes en

las recidivas que en los episodios iniciales (85% vs.

98%, 67 vs. 84%, 60% vs. 74%, respectivamente). La

artritis ocurrió más frecuentemente en las recidivas

que en los episodios iniciales (27% vs 18%). Sólo la

presencia de trombopenia (OR 2,3; IC :1,1-4,8), niveles

elevados de alfa-2 globulina (OR: 3,2; IC: 1,5-6,8),

velocidad de sedimentación globular (VSG) menor de

30 mm (OR: 2,5; IC: 1,1 - 4,2), o el mal cumplimiento

terapéutico (OR: 5,4; IC: 1,7-18) se asociaron al desarrollo

de recaídas.

Conclusiones: Las recaídas de brucelosis son menos

expresivas clínicamente que la primoinfección. El

incumplimiento terapéutico es el factor más fuertemente

asociado a la aparición de recidivas. La presencia

en el episodio inicial de trombocitopenia, niveles

elevados de alfa-2-globulina, y bajos valores de VSG

deben alertar al clínico de una mayor posibilidad de

aparición de ulteriores recidivas.

136


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-45. Seroprevalencia WNV en una población centinela

en Huelva

E. Fernández Fuertes, J. Saavedra Martín, S. Ruiz 1 , J. Figuerola 2 , A. Díaz 1 ,

C. Domingo 3 , F. de Ory 3 , I. Vázquez Rico, E. Pujol de la Llave

Hospital Juan Ramón Jiménez. 1 Diputación de Huelva, 2 Estación Biológica Doñana, 3 C.N Microbiología,

I.S. Carlos III, Huelva.

Introducción: El virus West Nile (VWN) es un patógeno

emergente, un flavivirus que a lo largo de los

últimos años ha causado numerosas epidemias tanto

en Norteamérica como en áreas del mediterráneo.

En un pequeño porcentaje de casos, en torno al 1%,

puede provocar infecciones graves, incluso mortales

(meningitis, encefalitis, parálisis fláccid a). En nuestro

entorno se ha demostrado la circulación del virus

en mosquitos y aves (ciclo natural), e incluso hay

datos serológicos que evidencian el contacto con

humanos, habiéndose descrito algún caso de infección

aguda en áreas geográficas cercanas (Algarve

portugués, 2004). Estudios de seroprevalencia llevados

a cabo en 2004 en nuestra provincia pusieron

de manifiesto la presencia de algún flavivirus circulando

en humanos, en un análisis realizado en una

población centinela.

Objetivo: Estudio de serovigilancia del VWN u otros

flavivirus en una población centinela en la provincia

de Huelva (Trabajadores de las marismas del Odiel y

Doñana).

Material y métodos: Estudio de seroprevalencia del

VWN en una población centinela, los trabajadores

de las marismas del Odiel y Doñana, mediante corte

transversal, recogiendo consentimiento informado

y, mediante encuesta, datos epidemiológicos y laborales.

En todos los trabajadores se realizó determinación

serológica de VWN mediante test rápido de

ELISA para la detección de IgG; a aquellas muestras

que resultaran dudosas (indice de lectura 1,3-1,5) o

positivas (>1,5), se les realizaría test de confirmación

mediante Ensayo de Neutralización Específica

(llevado a cabo en el CNM, Majadahonda), que permite

distinguir si la respuesta detectada en el ELISA

se debe al VWN o a otros flavivirus antigénicamente

relacionados.

Resultados: Se estudiaron 69 trabajadores (50 de la

marisma del Odiel y 19 de Doñana) entre los meses de

febrero y marzo de 2006. Entre los datos epidemiológicos,

destacar: edad media 40,5 años, 82% varones, el

76,8% de los trabajadores tienen su residencia habitual

en los propios humedales o en poblaciones limítrofes,

teniendo contacto estrecho con animales domésticos

o de granja en la mayoría de los casos (81%). La mayoría

de ellos realizan actividades en zona de marismas

(94%). Un 85% desarrollan actividades que suponen un

contacto estrecho con el hábitat (mantenimiento, fumigadores,

biolólogos), llevando a cabo otro tipo de actividades

(administrativos, limpiadoras, caseros) en un 15%

de los casos. El turno de trabajo en todos los casos era

diurno, no siendo habitual el uso rutinario de repelentes

(21,7%), aunque sí reconociendo todos los encuestados

picaduras habituales de mosquitos. Todos eran personas

sanas (sin patologías debilitantes de base), refiendo

cuadros virásicos en el mes previo a la encuesta en

un 30,4% de los casos (71,4% cuadros catarrales, 23,8%

cuadros pseudogripales). Respecto a circunstancias que

pudieran modificar el resultado de las determinaciones

serológicas por reacciones cruzadas, sólo 5 trabajadores

habían sido vacunados de la Fiebre Amarilla (7,2%),

habiendo padecido Dengue 2 de estos trabajadores.

Asimismo, 3 casos referían antecedentes de transfusiones

sanguíneas (2 de ellos hacía más de 20 años). En el

análisis serológico, una muestra ha sido positiva y otra

dudosa (pendientes ambas de confirmación mediante

Neutralización).

Conclusiones: Aunque en los estudios llevados a

cabo en aves y mosquitos sí parece existir circulación

del VWN u otro flavivirus serológicamente emparentado,

la evidencia de circulación de dicho virus en humanos

en nuestra área es débil aún en personas especialmente

expuestas.

137


Comunicaciones orales y pósters

CP-46. Prevalencia y factores asociados a la infección

de tracto urinario nosocomial en un servicio

de Medicina de un hospital comarcal

R. de la Rosa, J. Fernández-Rivera, A.J. Ramos, Y. Marín, C. Escorial, A.M. Mata,

J. Delgado

Servicio de Medicina. Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, Bormujos, Sevilla.

Introduccion: Las infecciones nosocomiales aumentan

la comorbilidad de los pacientes atendidos en régimen

hospitalario, conllevando un aumento tanto del

tiempo de hospitalización como del riesgo de mortalidad.

El conocimiento periódico de la prevalencia y

las características de la infección del tracto urinario

nosocomial (ITUn) permitiría promover las acciones

de vigilancia, prevención y control de las mismas. Con

este motivo, el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe,

un hospital comarcal que atiende a todas las zonas

básicas de salud englobadas en la comarca sevillana

del Aljarafe y parte de la provincia onubense, participó

en el Estudio de Prevalencia de Infecciones Nosocomiales

en España (EPINE 2006).

Objetivo: Conocer la prevalencia y factores asociados

al desarrollo de ITUn encontradas en los pacientes

ingresados en el área de Medicina del Hospital San

Juan de Dios del Aljarafe.

Material y métodos: Se realizó un análisis de corte

transversal en el que participaron todos los 99 pacientes

que se encontraban ingresados el día 12 de mayo

de 2006 en el Servicio de Medicina de nuestro centro.

Definimos ITUn como la presencia de temperatura

>38ºC o síndrome miccional junto a urocultivo positivo

(>100.000 UFC/mL, con un máximo de 2 microorganismos

por aislamiento). A todos los pacientes se les

realizó una encuesta para determinar aspectos asociados

a ITUn: edad, sexo, motivo de ingreso, factores

predisponentes (diabetes mellitus, hepatopatía crónica,

EPOC, tratamiento antibiótico, empleo de esteroides,

uropatía de base, neoplasia concomitante, sondaje

vesical y duración del mismo), y tiempo desde el

ingreso hasta el desarrollo de ITUn.

Resultados: La mediana [rango intercuartílico (RIQ)]

de edad de los pacientes fue de 74 [59-80] años, siendo

61 (61,6%) varones. El 32,3% ingresaron por patología

cardiovascular, siguiendo en frecuencia los

procesos digestivos (27,3%) y respiratorios (15,2%).

Se evidenciaron 10 casos de ITUn en otros tantos

pacientes (10,10%), con aislamiento en urocultivo de

Escherichia coli (3 casos), Klebsiella spp. (2 casos),

Enterococcus faecalis (3 casos), Acinetobacter baumanii

(1 caso) y Candida glabrata (1 caso). El tiempo

mediano [RIQ] hasta el desarrollo de ITU fue de

6 [3,5-12,5] días. La frecuencia de factores potencialmente

predisponentes a ITUn fue: Diabetes Mellitus:

38 pacientes (38,4%), hepatopatía crónica: 13 (13,1%),

EPOC: 26 (26,3%), tratamiento antibiótico: 39 (39,4%),

empleo de corticoides: 20 (20,2%), uropatía de base:

6 (6,1%), sondaje vesical: 31 (31,3%) con un tiempo

mediano de sondaje [RIQ] de 5 [3-13] días, neoplasia

concomitante: 14 (14,1%). Aplicando el test de U

de Mann-Whitney, la hepatopatía crónica, la neoplasia

concomitante, el sondaje vesical y el tiempo de

sondaje alcanzaron una relación estadísticamente

significativa con el desarrollo de ITUn (p < 0,05). Sin

embargo, tras introducir estos factores en una regresión

lineal (test ANOVA) sólo el sondaje vesical mantuvo

dicha relación estadísticamente significativa

(p = 0,001), quedando el tiempo de sondaje al borde

de esta (p = 0,07).

Conclusiones: La prevalencia de ITUn en nuestro

centro en el periodo analizado es elevada, siendo el

sondaje vesical el principal factor predisponente para

el desarrollo de la misma. De esta manera, habrá que

implementar las medidas de cuidado tanto médicas

(indicación de dicho procedimiento y retirada precoz)

como de enfermería (técnica de colocación y mantenimiento)

para lograr una la reducción de la prevalencia

de dicha patología en nuestro centro.

138


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-47. Etiología y sensibilidad antibiótica de los uropatógenos

extrahospitalarios más frecuentes

en nuestra Área

F. Jódar 1 , M. Requena 1 , J.A. Trujillo 1 , I. Carazo 2 , I. Cuesta 2 , M. Omar 1 , J.J. Hernández-Burruezo

1

1

Unidad de Infecciones, 2 Servicio de Microbiología. Complejo Hospitalario de Jaén.

Introducción: El tratamiento ambulatorio de las

infecciones urinarias (ITU) se suele realizar antes de

disponer de los resultados microbiológicos. Para la

elección empírica del antimicrobiano se han de considerar

los principales microorganismos implicados en

cada área geográfica así como los patrones de sensibilidad

y su evolución en el tiempo.

Objetivos: Analizar la etiología de las ITU adquiridas

en la comunidad en nuestra área y los patrones

de sensibilidad de los uropatógenos a los antimicrobianos

que se prescriben habitualmente de forma

empírica, con el objeto de proporcionar una información

útil que facilite la elección de antibiótico y que

evite la diseminación de microorganismos resistentes.

Material y métodos: Estudio descriptivo de los urocultivos

procesados en el laboratorio de Microbiología

del Complejo Hospitalario de Jaén, con un área

sanitaria aproximada de 285.000 habitantes, durante

el periodo comprendido entre 2001 y 2005. Se estudió

la sensibilidad a ampicilina, amoxicilina-clavulánico,

cefuroxima, ciprofloxacino, cotrimoxazol, fosfomicina,

nitrofurantoína y gentamicina.

Resultados: Se remitieron un total de 45.724 muestras

desde los distintos Centros de Salud de nuestra

Área Sanitaria y se obtuvieron un total de 9.302 aislamientos.

El microorganismo aislado con mayor frecuencia

fue E. coli (47,0%), seguido de Enterococcus

spp. (14,7%), Proteus spp. (7,5%), Klebsiella spp. (6,9%),

Streptococcus spp. (5,8%), Pseudomonas aeruginosa

(5,3%) y Staphylococcus aureus (3,7%). E. coli presentó

una elevada y estable sensibilidad a lo largo de los años

estudiados a fosfomicina (85,9%; 87,9%; 94,5%;95,2%;

95,6%; NS), amoxicilina-clavulánico (81,5%; 80,6%;

88,4%,84,3%; 88,9%; NS), gentamicina (90,4%; 90,5%;

88,9%; 89,1%; 91,0%; NS) y a nitrofurantoína (96,3%;

95,6%; 90,7%;95,8%; 90,4%; NS) y una elevada resistencia

a ampicilina (71,9%; 69,1%; 68,9%; 66. 1%; 71,1%;

NS), ciprofloxacino (32,2%; 35,6%; 33,8%; 38,8%; NS)

y cotrimoxazol (44,3%; 39,2%; 39,1%; 40,7%; NS). Respecto

a los otros tres uropatógenos más frecuentes,

destacamos la excelente sensibilidad de Enterococcus

spp. a ampicilina (97,2%-99,2%;NS),amoxicilina-clavulánico

(98,7-100%;NS), fosfomicina (91,3%-100%;NS)

y nitrofurantoína (84,9%- 97,9%; NS), de Proteus spp.

a amoxicilina-clavulánico (89,8%-95,5%; NS) y a cefuroxima

(89,3%-95,6%;NS), y la de Klebsiella spp. a

gentamicina (96,7%-98,8%; NS) y a ciprofloxacino

(87,7%- 95,9%;NS). Por otra parte, se ha observado una

elevada tasa de resistencia de Proteus spp. a ampicilina

(43,1%-56,1%;NS), cotrimoxazol (45,7%-63,4%; p < 0,05),

fosfomicina (25,5-74,8%; p < 0,01) y nitrofurantoína

(83,5%-97,5%; p < 0,001) y de Klebsiella spp. a ampicilina

(91,1%-99,3%) y a fosfomicina (24,0%- 53,4%). Por último,

se pudo constatar un aumento progresivo de las

tasas de resistencia de E. coli (p < 0,001) y de Klebsiella

spp. (p < 0,001) a cefuroxima así como un aumento progresivo

de la sensibilidad de Klebsiella spp. a amoxicilina-clavulánico

(75,7%- 86,7%; p < 0,001).

Conclusiones: En nuestro medio, E. coli fue el microorganismo

aislado con mayor frecuencia seguido de

Enterococcus spp., Proteus spp. y Klebsiella spp. En

función de nuestros resultados, fosfomicina, amoxicilina-clavulánico

y nitrofurantoína son excelentes

opciones para el tratamiento empírico de las ITU

extrahospitalarias. Se debería limitar el uso de ciprofloxacino

y se desaconseja la utilización de cefuroxima

o cotrimoxazol.

139


Comunicaciones orales y pósters

CP-48. Etiología y sensibilidad a los antimicrobianos

de los uropatógenos causantes de infección

urinaria en los medios hospitalario y

extrahospitalario del área sanitaria del Alto

Guadalquivir

J. Moreno Izarra 1 , J.M. Aguilar Benítez 2 , A. García Olid 1 , J.M. Díaz Iglesias 2 , J.A.

Carmona Álvarez 1 , A.M. López Vidal 2 , F. Rosa Jiménez 1

1

Unidad de Medicina Interna, 2 Área de Biotecnología. Hospital Alto Guadalquivir, Andújar, Jaén.

Introducción: En el manejo clínico de las infecciones

del tracto urinario (ITU) es útil poder predecir los posibles

patógenos implicados y su perfil de sensibilidad a

los antibióticos (ATB), debido a la utilización de tratamientos

empíricos en la mayoría de casos.

Objetivos: Conocer y comparar la etiología y sensibilidad

a ATB de las ITU bacterianas diagnosticadas

microbiológicamente en pacientes hospitalarios

y extrahospitalarios, y confirmar la aplicabilidad clínica

del documento de consenso sobre el manejo de

las ITU de la SAEI en nuestra área sanitaria.

Material y métodos: Estudio retrospectivo de los

todos los urocultivos remitidos desde Atención Primaria

(AP) y Hospital (H) al laboratorio de microbiología

de nuestro hospital durante el periodo

Noviembre/2005 a Octubre/2006. La identificación

y antibiograma se realizó mediante el sistema automático

autoSCAN (Dade Behring). Para el análisis de

los datos se empleó el programa administrador de

información LabPro de Dade Behring.

Resultados: Se procesaron un número total de

4.388 urocultivos (AP: 3.351; H: 1.037), con 670 aislamientos

bacterianos significativos (AP: 418 [12,4%];

H: 252 [24,3%]).

Se confirmaron dos aislamientos con enterobacterias

productoras de BLEE (E.coli = 1, Klebsiella

= 1), ambas de muestras procedentes de pacientes

extrahospitalarios.

Conclusiones: La etiología es globalmente comparable

a la obtenida en el I Estudio Multicéntrico de

Sensibilidad de Patógenos Urinarios Extrahospitalarios

en Andalucía (SAMPAC, 2005). No encontramos

diferencias significativas en cuanto a sensibilidad a

ATB entre los patógenos aislados en pacientes hospitalarios

y extrahospitalarios. En el séptimo año de

funcionamiento de nuestro centro, son todavía muy

infrecuentes los aislamientos en orina de patógenos

multirresistentes. Las recomendaciones de la

SAEI para el manejo clínico de las ITU son válidas en

nuestra área sanitaria.

Tabla 1

Aislamientos bacterianos más frecuentes (AP/Hospital) y porcentajes de sensibilidad a ATB

Ampic

Amox/

clav

Cefurox Cefotax Gentam Cipro Fosfom Trim/sulf

E. coli (206/108) 34/33 84/87 84/90 92/95 89/90 65/76 99/98 45/48

E. faecalis (47/13) 100/100 78/91

K. pneumoniae

(36/13)

94/92 97/92 97/92 100/92 92/92 67/85 56/62

P. mirabilis (18/13) 50/58 100/100 100/100 100/100 100/100 89/100 83/75 39/33

Aislamientos de bacterias multirresistentes (AP/Hospital) y porcentajes de sensibilidad a ATB

Imipenem Ceftacid Tobra Cipro Fosfom Amox/Clav Oxacilina Trim/sulf

P. aeruginosa (15/6) (100/80) (100/100) (93/100) (80/60) (21/20)

A. baumannii (0/1) (-/100)

S. aureus (2/3) (100/67) (100/100) (100/100) (100/100) (100/100) (50/67)

140


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-49. Eficacia y seguridad de cefazolina en perfusión

continua versus infusión intermitente en

pacientes con bacteriemia por Staphylococcus

aureus meticilín sensible

T. Desongles 1 , R. Ramos 1 , M. Herrero 2 , E. Cordero 2 , M.T. Prados 3 , M. Ruiz 3 , J.

Bautista 1 , J.M. Cisneros 2

1

Servicio de Farmacia, 2 Servicio de Enfermedades Infecciosa, 3 Servicio de Microbiología. Hospitales

Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: La actividad antimicrobiana de los betalactámicos

es tiempo dependiente, es decir depende de

la proporción de tiempo durante el cual la concentración

plasmática del fármaco excede la CMI 90 . Este hecho

puede servir de base para preconizar que la administración

de cefazolina en perfusión continua sería tan eficaz

como la perfusión intermitente. Con el objetivo de

demostrar si esta hipótesis es cierta realizamos el presente

estudio en pacientes con bacteriemia por Staphylococcus

aureus sensibles a meticilina (SASM).

Material y métodos: Estudio piloto en fase IV, comparativo,

randomizado y doble ciego. Criterios de

inclusión: pacientes adultos con bacteriemia por

SASM no complicada con endocarditis, osteomielitis,

meningitis u otra infección a distancia. Los pacientes

incluidos son randomizados a una de estas dos ramas

de tratamiento durante 10-14 días:

• Grupo A: Infusión continua de placebo (suero

fisiológico)/24h + perfusión 2g/8h cefazolina

• Grupo B: Infusión continua de 2g cefazolina/24h +

perfusión de placebo /8h

Variable principal: respuesta clínica al final del tratamiento

(24h tras la última infusión). Variables secundarias:

respuesta clínica a los tres días de tratamiento,

tiempo hasta la desfervescencia y tiempo hasta curación

microbiológica.

Resultados: Presentamos los resultados de un análisis

intermedio de seguridad. Para ello se desvela el

ciego de los pacientes incluidos hasta el momento

y con el seguimiento terminado. Se han incluido 10

pacientes (6 varones) con una edad media de 55 años,

9 de ellos tenían una enfermedad subyacente crónica.

El origen de la bacteriemia fue el catéter venoso en

todos los casos.

Eficacia: variable principal: respuesta clínica satisfactoria

al final del tratamiento en todos los pacientes (un

paciente fue excluido por diagnóstico posterior de endocarditis).

Variables secundarias (Grupo A vs. Grupo B):

• Tiempo hasta desfervescencia: 3,5 días vs 4 días

• Tiempo hasta curación microbiológica: 7,7 días vs

5 días.

• Respuesta clínica a los 3 días: 3/4 (75%) vs 3/5

(60%)

Ningún paciente presentó efectos adversos atribuibles

al fármaco. El estudio farmacocinético confirmó

que la fracción libre de éste era de 10 µg/mL (9-11) en el

grupo que recibió la perfusión continua de cefazolina.

Conclusiones: La administración intravenosa de

cefazolina en perfusión continua es tan eficaz como

la administración intermitente en el tratamiento de

la bacteriemia por Staphylococcus aureus sensible a

meticilina.

141


Comunicaciones orales y pósters

CP-50. Incidencia y factores de riesgo de infección

de localización quirúrgica en la cirugía de

implantación de prótesis de cadera y rodilla

M.D. del Toro 1 , J. Rodríguez-Baño 1 , C. Lupión 1 , J. Gálvez 1 , L. García 1 , A.I. Suárez 2 ,

M.A. Muniain1

1

Unidad de Enfermedades Infecciosas, 2 Servicio de Microbiología. Hospital Universitario Virgen

Macarena, Sevilla.

Introducción: La infección de localización quirúrgica

(ILQ) tiene una gran importancia epidemiológica y clínica.

Existen escasos estudios que hayan analizado la

incidencia y los factores de riesgo mediante técnicas

multivariantes en la cirugía de prótesis articular.

Objetivos: Estudiar la incidencia de ILQ y de prótesis,

y analizar los factores de riesgo asociados a las

mismas, en la cirugía de prótesis articular.

Metodología: El estudio de incidencia se llevó a

cabo a través de un sistema de vigilancia activo de

la ILQ en artroplastia de cadera y rodilla, entre enero

2002-diciembre 2004. Para el diagnóstico de ILQ se

utilizaron los criterios de los CDC, y se clasificaron

en infección superficial, infección profunda e infección

de órgano y espacio (prótesis). El cálculo de

la incidencia global se realizó por tipo de intervención

y por estratos del índice NNIS. Para investigar

los factores de riesgo de ILQ, se realizó un estudio

prospectivo de la cohorte de pacientes intervenidos

entre diciembre 2000-febrero 2002. La variable resultado

fue la presencia ILQ. Se recogieron las variables:

edad, sexo, enfermedades de base, obesidad,

infección a distancia previa o posterior a la intervención,

cirugía urgente o reglada, profilaxis antibiótica,

duración de la intervención, grado de contaminación

de la cirugía, ASA, quirófano, colocación de

drenajes, duración de cateterización venosa y urinaria.

Análisis estadístico: las variables cualitativas se

compararon mediante la prueba de la χ 2 (o la prueba

exacta de Fisher en caso de necesidad) y las variables

continuas mediante la prueba t de Student o U

de Mann-Whitney si no se cumplían los criterios de

normalidad. Se consideró significativo un valor de

p < 0,05. En el estudio de factores de riesgo, se calcularon

los riesgos relativos (y sus intervalos de confianza

al 95%) de infección asociados a cada variable.

Se realizó un análisis multivariante mediante regresión

logística paso a paso, hacia atrás, para analizar

las variables asociadas de manera independiente

con el riesgo de infección.

Resultados: Para el estudio de incidencia se incluyeron

804 pacientes intervenidos de cadera y 764 de rodilla.

La incidencia de ILQ según el índice NNIS fue para

las caderas: 0 (3,4-5,3%); 1 (2,8-3,6%); 2-3 (5-5,8%). Y

para las rodillas: 0 (2,1-2,6%); 1 (3,8-4,5%); 2-3 (3,8-6,1%).

La incidencia media de infección de prótesis de cadera

fue de 1,9% y de rodilla 0,7%. Para el estudio de factores

de riesgo se incluyeron 148 intervenciones de rodilla

(8% revisiones) y 284 de cadera (35% parciales, 14%

revisiones). Los pacientes con ILQ tras artroplastia de

cadera eran con mayor frecuencia hombres, tenían más

edad, estaban sondados con más frecuencia y durante

más tiempo, y con un índice ASA >3, que los pacientes

con ILQ tras artroplastia de rodilla. En el análisis univariante,

el riesgo de ILQ era significativamente mayor en

las artroplastias de cadera con respecto a las de rodilla,

en las revisiones, en la cirugía más prolongada, y en la

mayor duración de la cateterización venosa y urinaria.

El índice NNIS no mostró asociación significativa con el

riesgo de ILQ. En el análisis multivariante fueron factores

de riesgo independientes para ILQ la cirugía de prótesis

de cadera (OR = 4,6; p = 0,04), la artroplastia secundaria

(OR = 3,3; p = 0,01), y la duración del sondaje urinario (OR

por cada día = 1,1; p = 0,01); y para la infección profunda

y protésica, las neoplasias (OR = 2,3; p = 0,007) y la artroplastia

secundaria (OR = 7,1; p = 0,0003).

Conclusiones: La incidencia de ILQ tras artroplastia

de rodilla o cadera en nuestro centro es similar a

la encontrada en otros estudios, aunque superior a la

media del sistema de vigilancia de EEUU. En este estudio,

el índice NNIS no sirvió para estratificar adecuadamente

a los pacientes en cuanto al riesgo de ILQ. Los

factores de riesgo para estas infecciones son la duración

del sondaje urinario y la artroplastia secundaria, y

para la infección profunda y protésica, la enfermedad

neoplásica y la artroplastia secundaria.

142


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-51. Desarrollo de un modelo para predecir la

probabilidad de que una neumonía nosocomial

(NN) sea producida por Staphylococcus

aureus meticilín-resistente (SAMR)

R. Tejero, P. Font, C. Natera, J. Castón, F. Rodríguez, A. Rivero, M. Casal, J.

Torre-Cisneros

Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba.

Introducción: El tratamiento de la NN por SAMR

con glicopéptidos no tiene resultados óptimos.

Recientemente se ha introducido un nuevo antibiótico

que podría mejorar estos resultados. Es necesario

encontrar factores de riesgo que permitan individualizar

el tratamiento de la NN por SAMR de forma

precoz, cuando se esta decidiendo el tratamiento

empírico.

Objetivo: Desarrollar un modelo para predecir la

probabilidad de NN por SAMR cuando no se sabe

el estado de portador ni el diagnóstico microbiológico.

Material y métodos: Estudio retrospectivo de casos

y controles (1999-2005). NN: neumonías (diagnóstico

clínico-radiológico) que aparecen > 48 h del ingreso.

Casos: NN con aislamiento de SAMR en muestras

válidas. Controles (2:1): NN previa y posterior al caso,

con aislamiento de otro microorganismo en la misma

muestra que el caso. Factores de riesgo potenciales:

se analizan factores demográficos (edad, sexo, mes

del diagnóstico, enfermedad de base); relacionados

con la hospitalización (unidad de hospitalización, día

del diagnóstico, nutrición parenteral, catéter intravascular,

diálisis, traqueostomia, ventilación mecánica,

cirugía); con la inmunosupresión (VIH, quimioterapia,

corticoides, trasplante); con la neutropenia; con la

medicación (antibióticos previos, antisecretores gástricos);

y con la gravedad de la NN (shock, nivel de

conciencia, afectación multilobar). Análisis estadístico:

regresión logística univariable y multivariable

Resultados: estudiamos 363 pacientes (121 casos y

242 controles). Los microorganismos aislados con más

frecuencia en el grupo de controles fueron Pseudomonas

aeruginosa 64 (26,4%), Acinetobacter baumannii

57(23,5%) y Staphylococcus aureus meticilín sensible

48(19,8%). En el análisis univariable se seleccionaron

como variables potencialmente asociadas a NN por

SAMR todas aquella con una p ≤ 0,25: edad, ingreso

en verano, aparición de la NN > 6 días después del

ingreso, enfermedad de base médica o respiratoria,

ventilación mecánica, traqueostomia, diálisis, cirugía,

inmunodepresión, neutropenia, uso de antibióticos o

antisecretores gástricos, shock y afectación multilobar.

Las variables que permanecieron en el modelo

final de regresión logística multivariable fueron: edad

>14 años (OR 7,4, IC 95%: 1,5-37,4, p < 0,015), aparición

de la NN >6 días después del ingreso (OR 4,1, IC 95%:

2,4-7,1, p < 0,001), desarrollo de la NN fuera del verano

(OR 2,5, IC 95%: 1,2-5,2, p 0,015), enfermedades respiratorias

(OR 4,9, IC 95%: 1,5-15,8, p 0,007) y la afectación

multilobar (OR 4, IC 95%: 2,3-7,2, p < 0,001). En el

modelo deben permanecer como variables confundentes

la enfermedad médica o quirúrgica de base.

El área bajo la curva ROC fue del 0,8 (IC 95%: 0,7-0,8,

p < 0,001). La mortalidad bruta de la NN por SAMR no

fue significativamente mayor que la de los controles.

Conclusión: la probabilidad de que una NN sea

producida por SAMR esta definida por la siguiente

ecuación: p (NN por SAMR) = 1/(1+e-z), dónde Z = -5+

(2) edad >14 años + (1,4) aparición de la NN >6 días

después del ingreso + (0,9) desarrollo de la NN fuera

del verano + (1,6) enfermedades respiratorias + (0,8)

enfermedades médicas + (0,1) enfermedades quirúrgicas

+ (1,4) afectación multilobar.

La curva ROC muestra que es un buen modelo predictivo

ya que el 80% de todas la posibles parejas de

sujetos, uno con NN por SAMR y otro no, el modelo

asignará una probabilidad más alta al sujeto con NN

por SAMR. Son necesarios estudios posteriores para

desarrollar un “score” de riesgo y comprobar su validez

para predecir la NN por SAMR en una muestra

prospectiva.

143


Comunicaciones orales y pósters

CP-52. Características de las infecciones por Morganella

morganii en un hospital de nivel medio

I. Escot Cabeza 1 , A. del Arco 1 , I. López 2 , J. de la Torre Lima 1 , J. Aguilar 1 , F. Moreno 1 ,

J.L. Mérida 1 , J.L. Prada 1 , J. García Alegría 1

1

Unidad de Medicina Interna, 2 Unidad Microbiología. Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga.

Introducción: Morganella morganii (MM) es bacilo

Gram negativo, productor de infecciones en diversas

localizaciones y relacionado fundamentalmente con

infecciones nosocomiales.

Objetivo: Conocer las características epidemiológicas,

tipo de infección, relación con la atención sanitaria

y perfil de sensibilidad de los pacientes con infección

por MM en nuestro centro

Material y métodos: Estudio observacional retrospectivo

de todos los casos de infección por MM registrados

en nuestro centro hospitalario desde el 1 de

marzo de 2005 hasta el 31 de julio de 2006. El área

de influencia de nuestro hospital es de 300.000 habitantes.

Se analizaron las siguientes variables: edad,

sexo, patología de base del paciente, antecedentes

de ingreso hospitalario y uso de antibióticos en

los últimos seis meses, atención en hospital de día,

curas en centro de salud, inclusión en programas de

hemodiálisis, y perfil de sensibilidad de este microorganismo.

Resultados: En los 16 meses de estudio se diagnosticaron

31 casos de infección por MM, 14 correspondían

a mujeres y 17 a hombres con una media de edad

64,94 años. Como comorbilidades destacaba: insuficiencia

renal crónica 13 (41,9%), insuficiencia cardiaca

9 (29%), diabetes 7 (22,6%), inmunosupresión no VIH

7 (22, 5%) de los cuales, 5 presentaban una neoplasia

activa y 2 estaban tomando tratamiento inmunosupresor,

EPOC 5 (16,1%) y hepatopatopatía crónica 2

(6,5%). En 15 pacientes (48,4%) existían antecedentes

de ingreso hospitalario en los últimos seis meses, 21

(67,7%) habían tomado tratamiento antibióticos en los

últimos seis meses), 6 seguían revisiones en Hospital

de día y un paciente estaba en programa de hemodiálisis.

En cuanto al tipo de infección, 9 (29%) presentaban

infección de herida quirúrgica, 8 (25,8) infección

del tracto urinario, 7 (22,6%) infección cutánea,

5 (16,1%) neumonía, 3 (9,6%) otras (1 peritonitis bacteriana

espontánea, 1 colangitis, 1 absceso perianal).

El perfil de sensibilidad en 30 (96,8%) casos el microorganismo

presentaba resistencia a amoxicilina-clavulánico,

ampicilina y cefalosporinas de 2ª generación

y 24 (77,4%) a ampicilina-sulbactam. El 100% de

los casos eran sensibles a aztreonam, en 26 (83,9%)

eran sensibles a ciprofloxacino (3 casos sensibilidad

intermedia), en 30 (96,8%) a piperacilina-tazobactam,

amikacina y meropenem, en 29 (93,5%) a imipenen y

tobramicina, 28 (90,3%) a gentamicina. La evolución

fue favorable en la mayoría de los casos siendo éxitus

5 (16,1%). Las características de pacientes que fallecieron

cabe destacar que tres eran varones, edad media

de 76,8 años, 2 padecían insuficiencia cardiaca crónica,

2 insuficiencia renal crónica, 1 neoplasia, 4 habían

ingresado en los últimos seis meses y todos habían

recibido tratamiento antibiótico reciente. En cuanto

al tipo de infección dos presentaban ITU con sepsis,

1 PBE, 1 neumonía y 1 infección cutánea. La infección

por Morganella contribuyó junto a la enfermedad de

base al éxitus

Conclusiones:

1. El perfil de las con infecciones por MM en nuestro

centro corresponde a pacientes frágiles con enfermedades

crónicas debilitantes, inmunosupresores y

toma previa de antibióticos.

2. El 70% de los pacientes tuvieron relación con la

atención sanitaria

3. Infección urinaria, neumonía e infección de herida

quirúrgica son las localizaciones más frecuentes y la

evolución es favorable en el 84% de los casos

4. Carbapenemes, aztreonam, piperacilina-tazobactam

y aminoglucósidos tienen el mejor perfil de sensibilidad

144


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-53. Flebitis secundaria a catéter de acceso periférico:

relación con el tipo de fármaco perfundido

y otros factores potencialmente asociados

C. Ferrete, M.A. Vázquez, M. Sánchez, I. Gilabert, J.E. Corzo, J.A. Pineda, S. Vergara,

J. Gómez-Mateos

Hospital Universitario de Valme, Sevilla.

Introducción: Actualmente, los dispositivos de acceso

intravenoso periférico son una herramienta útil

e indispensable en la práctica clínica. Sin embargo,

la utilización de estos dispositivos no está exenta de

efectos indeseables. Así, la aparición de flebitis secundaria

a la utilización de catéteres venosos periféricos

(FSCP) es un evento frecuente, que supone una situación

de riesgo para el paciente, provoca sintomatología

y aumenta el gasto sanitario. La aplicación de un

protocolo de manejo de estos dispositivos podría disminuir

la incidencia de FSCP.

Objetivos: Evaluar el impacto de la aplicación de un

protocolo de manejo sobre la incidencia de FSCP y

analizar los factores que se relacionen con el desarrollo

de FSCP en pacientes hospitalizados.

Material y métodos: Desde el año 2002 hasta el

año 2005, se recogieron de manera prospectiva 2.709

canalizaciones venosas de pacientes hospitalizados

tanto en el área de Medicina Interna como en la Unidad

de Enfermedades Infecciosas por parte del personal

de enfermería perteneciente a nuestra Unidad.

Durante este periodo se ha aplicado de manera progresiva

un protocolo de actuación elaborado en la

propia Unidad y basado en las recomendaciones de

los CDC. Se realizó un análisis univariante mediante

la prueba de la χ 2 o la t de Student según fuera apropiado.

Finalmente, se llevó a cabo un análisis multivariante

de regresión logística

Resultados: La incidencia de flebitis fue 4,8%, 4,3%,

3,6% y 2,5% los años 2002, 2003, 2004 y 2005 respectivamente

(p < 0,001). En el análisis univariante, la existencia

de flebitis previa y la utilización de amiodarona

y cefotaxima se asociaron significativamente con

la aparición de FSCP. Por el contrario, la incidencia de

FSCP fue menor en los pacientes que recibieron terapia

anticoagulante. En el análisis multivariante el tener

flebitis previa [OR ajustada (ORA) 2,4; IC al 95% = 1,28-

4,49, p = 0,006] y haber recibido tratamiento con amiodarona

I. V. (ORA 8,19; IC al 95% = 1,70-40, p = 0,009)

fueron factores de riesgo de la aparición de flebitis,

mientras que recibir tratamiento con anticoagulantes

orales (ORA 0,22; IC al 95% = 0,05-0,92, p = 0,39) y con

heparina (ORA 0,54; IC al 95% = 0,33-0,87, p = 0,013) fueron

factores protectores frente al desarrollo de FSCP.

Conclusiones: La aplicación de un protocolo de

actuación disminuye la incidencia de FSCP en pacientes

hospitalizados. Por otra parte, los antecedentes de

flebitis y la administración de amiodarona aumentan

el riesgo de FSCP. Por el contrario, el tratamiento anticoagulante

protege frente a la aparición de FSCP.

145


Comunicaciones orales y pósters

CP-54. Infecciones en servicios quirúrgicos atendidos

por Medicina Interna

A.C. Barnosi Marín, B. Cervantes Bonet, J.A. Montes Romero, M. Zamora Salido,

F. Díez García, F.J. Gamir Ruiz, G. Gómiz, V. Rodríguez

Servicio de Medicina Interna. Hospital Torrecárdenas, Almería.

Introducción: La tendencia cada vez mayor a intervenir

a pacientes ancianos y pluripatológicos nos ha llevado

a la implantación en nuestro hospital de un programa

de Medicina Interna Perioperatoria (MIP) en el

que internistas con dedicación plena a esta actividad

realizan un seguimiento longitudinal de enfermos quirúrgicos.

Objetivos: Describir las complicaciones infecciosas

diagnosticadas y tratadas por el programa de MIP en

los Servicios de Cirugía Vascular y Neurocirugía.

Material y métodos: Estudio descriptivo y retrospectivo.

Se revisaron informes de alta de enfermos ingresados

en C. Vascular y Neurocirugía atendidos por el

Programa de MIP durante los seis primeros meses del

año 2006. El análisis estadístico se realizó con el programa

SSPS 12.0 para Windows.

Resultados: Se valoraron 282 pacientes, 206 en Cirugía

Vascular (73,1%) y 76 en Neurocirugía (26.9%). La

edad media fue de 65,28 ± 15,79. El 69,3% fueron hombres

y el 30,7% mujeres. El 76,2% de los pacientes fueron

intervenidos quirúrgicamente. Las complicaciones

médicas más frecuentes fueron: infecciosas (98;

32,4%), respiratorias (69; 22,8%), cardiovasculares (51;

16,8%), endocrinometabólicas (42; 13,9%), renales (24;

7,9%) y digestivas (19; 6,3%). El 29,6% (29) de las infecciones

fueron adquiridas en la comunidad (la más frecuente

el pié diabético), y el 70,4% (69) nosocomiales.

La incidencia de infecciones nosocomiales fue del

24,5% y la frecuencia de pacientes con infección nosocomial

del 19,1%.

Conclusiones: Las infecciones nosocomiales más

frecuentes fueron: respiratorias (39; 56,5%, 18 neumonías

y 19 no neumónicas), urinarias (7;10,1%), quirúrgicas

(4;5,8%), bacteriemias (5;7,2%) y 16 (23,2%)

en otras localizaciones (10 asociadas a dispositivos,

5 osteoarticulares). Se realizaron cultivos en el 78,2%

de las infecciones nosocomiales, siendo positivos el

66,6%. El 52,9% (37) de los microorganismos aislados

fueron Gram negativos, el 37,1% (26) Gram positivos,

el 8,6% (6) infecciones fúngicas y el 1,4% (1) anaerobios.

Fueron los siguientes: 14 SAMR, 7 A. baumannii,

6 S. epidermidis, 6 E. coli, 5 SAMS, 5 P. aeruginosa,

4 C. albicans, 4 S. maltophilia. La mortalidad en Cirugía

Vascular fue del 0,71% y en Neurocirugía del 6,58%

frente al 11,1% y 12,5% en los pacientes que presentaron

infecciones nosocomiales. En el análisis estadístico

univariante, las variables que se asociaron con un

mayor riesgo de infección nosocomial fueron la edad

y la especialidad quirúrgica.

Las infecciones nosocomiales son las complicaciones

médicas que aparecen con mayor frecuencia en

los servicios quirúrgicos. La incidencia de infecciones

nosocomiales es muy elevada, relacionándose

con un aumento de mortalidad. Los servicios quirúrgicos

necesitan la colaboración plena de internistas con

especial atención a las complicaciones infecciosas.

146


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-55. Actividad in vivo de péptidos híbridos de

cecropina A-melitina en un modelo murino de

sepsis peritoneal

R. López-Rojas 1 , F. Docobo-Pérez 1 , B.G. de la Torre 2 , C. Pichardo 1 , L. Rivas 3 , D.

Andreu 2 , J. Pachón 1

1

Servicio de Enfermedades Infecciosas. Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

2Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud. Universidad Pompeu Fabra, Barcelona.

3Centro de Investigaciones Biológicas. CSIC, Madrid.

Introducción: Dada la ausencia de tratamiento eficaz

frente a infecciones causadas por cepas de Acinetobacter

baumannii panresistente es necesario desarrollar

nuevas alternativas terapéuticas. Los péptidos

híbridos sintéticos de cecropina A-melitina con capacidad

antibiótica son una de las opciones posibles,

dada su actividad bactericida in vitro frente a A. baumannii.

OBJETIVO: Evaluar la eficacia de tres péptidos híbridos

de cecropina A-melitina: péptido CA(1-7)M(2-9) (péptido

B), y dos derivados con dos residuos de lisina en formas

levógira y dextrógira (péptidos levo y dextro, respectivamente),

en un modelo murino de sepsis peritoneal

causada por una cepa de A. baumannii panresistente.

MATERIAL Y MÉTODO: Modelo de sepsis peritoneal

con la cepa de A. baumannii 208628 panresistente,

incluyendo resistencia a colistina (CMI 64 µg/mL),

empleando un inóculo similar a la dosis mínima letal

(7 log ufc/mL) de la cepa para la línea de animales

empleados (ratones inmunocompetentes C57BL/6),

mezclada al 50% con mucina porcina. Se establecieron

4 grupos de 25 animales. Grupo control (sin tratamiento),

péptido B (16 mg/kg/ip), péptido levo (16

mg/kg/ip) y péptido dextro (16 mg/kg/ip). Los animales

fueron tratados con dosis única 4 horas después

de la inoculación. Se realizaron sacrificios de 5 animales

a las 4, 5, 7, 9 y 11 horas, en los que se determinaron

concentraciones bacterianas en lavado peritoneal

y bazo.

Resultados: (Tabla 1)

Conclusiones:

Los péptidos híbridos de cecropina A-melitina estudiados

presentan una actividad bactericida local y de

corta duración en un modelo murino de sepsis peritoneal

causada por una cepa de Acinetobacter baumannii

panresistente.

Control

Péptido B

Péptido levo

Péptido dextro

* p < 0,05 respecto 4 horas.

Tabla 1

4 h 5 h 7 h 9 h 11 h

Lav. peritoneal (log ufc/mL) 7,54 7,18 8,27* 7,98 8,29*

Bazo (log ufc/g) 8,68 9,13 9,35 a 9,44 9,67*

Lav. peritoneal (log ufc/mL) 6,87 4,79* 5,74 a 6,76 6,59

Bazo (log ufc/g) 7,70 7,79 7,16 7,64 7,93

Lav. peritoneal (log ufc/mL) 7,70 5,23* 5,70 a 6,95 7,18

Bazo (log ufc/g) 8,00 7,56* 7,62ª 7,94 8,43*

Lav. peritoneal (log ufc/mL) 7,90 5,18 a 5,18a 7,65 7,81

Bazo (log ufc/g) 8,00 7,87 7,52 8,05 8,65

147


Comunicaciones orales y pósters

CP-56. Pseudomonas aeruginosa en el medio

extrahospitalario del área sanitaria del Alto

Guadalquivir: relevancia clínica y características

diferenciales con los aislamientos

hospitalarios

C. Delgado Gordillo 1 , J. Moreno Izarra 1 , J.M. Aguilar Benítez 2 , C. Rubio Sánchez 1 ,

J.M. Díaz Iglesias 2 , F. Rosa Jiménez 1 , A.M. López Vidal 2 , J.A. Carmona Álvarez 1

1

Unidad de Medicina Interna, 2 Área de Biotecnología. Hospital Alto Guadalquivir, Andújar,

Jaén.

Introducción: Las infecciones por Pseudomonas

aeruginosa diagnosticadas en la comunidad están

adquiriendo una importancia progresiva en los últimos

años, por lo que resulta útil conocer sus peculiaridades

para optimizar su manejo clínico integral.

Objetivos: Analizar las características clínico-epidemiológicas

de los pacientes diagnosticados microbiológicamente

de infección por Pseudomonas aeruginosa

en el medio extrahospitalario, y compararlas con

las de los pacientes hospitalizados, incluyendo sus

perfiles de sensibilidad a antimicrobianos.

Material y métodos: Estudio retrospectivo de todos

los aislamientos de Pseudomonas aeruginosa en cultivos

de muestras biológicas procedentes de Atención

Primaria (AP) y Hospital (H), durante el periodo

Noviembre/2005 a Octubre/2006. La identificación y

antibiograma se realizó mediante el sistema automático

autoSCAN (Dade Behring). Para el análisis de los

datos se empleó el programa administrador de información

LabPro de Dade Behring.

Resultados: En el periodo de estudio se identificó

Pseudomonas aeruginosa en 18 muestras procedentes

de 12 pacientes de AP (orina 83%, exudados

cutáneos 11%, heces 5%). El 50% eran niños (3 niñas

y 3 niños, rango edad: 4 m-8 a, media: 2,5 a, y el 50%

adultos (5 varones y 1 mujer; media edad: 59 a). Cuatro

pacientes (22%) tenían antecedentes de ITU de

repetición (los tres aislamientos resistentes a ciprofloxacino

procedían de dos pacientes que habían

recibido previamente quinolonas por ITU de repetición).

Dos pacientes (11%) eran diabéticos y 1 paciente

(5,5%) EPOC severo. 3 pacientes (21%) tenían el

antecedente de hospitalización reciente y 8 pacientes

(66%) de antibioterapia empírica con ciprofloxacino,

cefixima, amoxicilina-clavulánico o amoxililina. En 2

de los urocultivos Pseudomonas se consideró contaminante.

En el mismo periodo de estudio se identificó

Pseudomonas aeruginosa en 64 muestras de pacientes

hospitalizados. Los perfiles de sensibilidad comparados

en los antibióticos seleccionados se reflejan

en la siguiente tabla:

Conclusiones: Una alta proporción (28%) de los aislamientos

de Pseudomonas aeruginosa en nuestro

área sanitaria se produjeron en pacientes extrahospitalarios,

teniendo características clínicas y epidemiológicas

diferenciales con los aislamientos hospitalarios,

incluyendo su perfil de sensibilidad a antibióticos.

A. Primaria

(18)

Hospitalizados

(64)

Tabla 1

Aztreonam Ceftaz Ciproflox Cefepime Imipenem PIP/TZB Tobramicina Amikacina

100% 100% 83% 89% 100% 100% 94% 94%

75% 84% 55% 69% 92% 92% 94% 83%

148


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-57. Colonización intestinal por Escherichia coli

productor de betalactamasas de espectro

extendido (ECBLEE): prevalencia y factores

asociados

J. Rodríguez-Baño 1 , M.D. Navarro 1 , L. López-Cerero 2 , C. Morillo 2 , M.A. Muniain 1 ,

A. Pascual 2

1

Sección de Enfermedades Infecciosas, 2 Servicio de Microbiología. Hospital Universitario Virgen

Macarena, Sevilla.

Introducción: La emergencia de ECBLEE como patógeno

comunitario tiene gran trascendencia epidemiológica

y clínica. La frecuencia de colonización intestinal

por estos microorganismos y los factores asociados a

la misma son poco conocidos.

Objetivo: Estudiar la frecuencia de colonización

intestinal por ECBLEE en distintos grupos de personas,

y evaluar los factores asociados a la misma.

Material y métodos: Entre junio-05 y septiembre-

06 se estudió la prevalencia de colonización intestinal

por ECBLEE en 4 grupos: pacientes no ingresados con

aislamiento de ECBLEE en muestra clínica (grupo A),

familiares convivientes de éstos (grupo B1), familiares

no convivientes (grupo B2) y personas elegidas aleatoriamente

entre las que acudieron a Urgencias (grupo

C). La colonización intestinal se estudió mediante

la toma de un frotis rectal, que se inoculó en 2 medios

selectivos (MacConkey 2 mg de cefotaxima y Mac-

Conkey 2 mg de ceftazidima). La producción de BLEE

se estudió siguiendo las recomendaciones del CLSI.

Se recogieron datos demográficos, relación con cuidados

sanitarios, comorbilidad, uso previo de antimicrobianos

e inhibidores del ácido gástrico, procedimientos

invasivos, hábitos alimentarios, lugares de compra

de alimentos y convivencia con mascotas. Se realizaron

análisis univariantes, y multivariantes mediante

regresión logística.

Resultados: Se incluyeron 54 pacientes del grupo

A, 74 familiares convivientes (grupo B1), 32 familiares

no convivientes (grupo B2) y 54 personas que habían

acudido a Urgencias (grupo C). No pudo valorarse la

colonización intestinal en 1 paciente del grupo A y en

3 del grupo B1. Se encontró colonización intestinal por

ECBLEE en 36 (68%) personas del grupo A, en 22 (30%)

del grupo B1, en 5 (16%) del grupo B2 y en 4 (7%) del

grupo C. Las diferencias en la prevalencia de colonización

fueron significativas entre el grupo A y todos

los demás (p < 0,001), y entre el grupo B1 y C (p = 0,02).

Entre las personas de los grupos B1, B2 y C, el análisis

multivariante mostró mayor riesgo de colonización

intestinal en familiares convivientes de pacientes del

grupo A (OR = 16,1; IC 95%: 4,1-63,6; p < 0,001), familiares

no convivientes (OR = 6,2; IC 95%: 1,2-29,8; p = 0,02)

y aquellos con comorbilidad (OR = 3,8; IC 95%: 1,4-10,2;

p = 0,008), y menor riesgo en los que comen frecuentemente

fuera del domicilio (OR = 0,3; IC 95%: 0,1-0,9;

p = 0,02) y en los que consumen carne de cerdo más

días a la semana (OR = 0,6; IC 95%: 0,3-1,0; p = 0,06).

Conclusiones: La colonización intestinal por ECBLEE

es más frecuente en familiares de pacientes con aislamiento

en muestra clínica de estos microorganismos

que en personas sin relación familiar con éstos. El

hecho de que la prevalencia de colonización intestinal

sea creciente a medida que aumenta la relación con

los pacientes en los que se aisla ECBLEE en una muestra

clínica, junto los datos del análisis de variables

asociadas a la colonización, sugieren la existencia de

transmisión interpersonal de cepas y/o su adquisición

desde fuentes comunes posiblemente alimentarias.

La tipificación molecular de las cepas y los plásmidos,

y la caracterización de BLEEs (en marcha) permitirán

comprobar estas hipótesis.

149


Comunicaciones orales y pósters

CP-58. Factores de riesgo para la resistencia a

ciprofloxacino en Escherichia coli productor

de betalactamasas de espectro extendido

(ECBLEE)

M.D. Navarro 1 , J. Rodríguez-Baño 1 , L. Romero 2 , M.A. Muniain 1 , J.R. Hernández-

Bello 2 , A. Pascual 2

1

Sección de Enfermedades Infecciosas, 2 Servicio de Microbiología. Hospital Universitario Virgen

Macarena, Sevilla.

Introducción: ECBLEE es una causa creciente de infección

comunitaria y nosocomial. Con frecuencia, la producción

de BLEE se asocia a la resistencia a quinolonas,

lo que supone una dificultad añadida para el tratamiento

de estas infecciones. Los factores que se asocian a la

resistencia a quinolonas en estas cepas no son bien conocidos.

Objetivo: Estudiar los factores asociados a la resistencia

a quinolonas en los casos de infección/colonización

por ECBLEE.

Material y métodos: Estudio de la cohorte de casos

en los que se aisló ECBLEE de muestras clínicas en

el área norte de Sevilla entre enero de 2001 y mayo

de 2002. Se recogieron datos demográficos, relación

con la atención sanitaria (RAS), enfermedades

de base y gravedad de las mismas, procedimientos

invasivos y uso previo de antimicrobianos. El estudio

de sensibilidad y detección de BLEEs se realizó

mediante microdilución (recomendaciones del CLSI).

El screening de BLEE se realizó mediante el test de

sinergia en doble disco. La relación clonal entre las

cepas se realizó mediante REP-PCR y la caracterización

de las BLEEs mediante determinación del punto

isoeléctrico (PI), PCR y secuenciación. Las variables

continuas se compararon mediante el test de la U de

Mann-Whitney, y las cualitativas mediante el test de

la X2. Se calcularon los riesgos relativos con intervalos

de confianza al 95% (IC 95%:) de las distintas

variables para la presencia de una cepa resistente a

ciprofloxacino.

Resultados: Se incluyeron 94 casos, 49 de ellos

(51%) no hospitalizados; en 74 (77%) se consideró que

el aislamiento era representativo de una infección (49

infección urinaria, 13 de piel y partes blandas, 7 bacteriemias

primarias, 4 respiratorias, 1 intraabdominal).

En 76 pacientes (82%) la cepa de ECBLEE era resistente

a ciprofloxacino. La resistencia a ciprofloxacino fue

más frecuente en las cepas clonales que en las esporádicas

(32% vs. 7%, p = 0,06), y en las cepas resistentes

a amoxicilina/clavulánico (32% vs. 7%, p = 0,06), a

cefoxitina (39% vs. 0, p = 0,05) y a gentamicina (24% vs.

0, p = 0,04) que en las sensibles a dichos antimicrobianos.

Sólo el uso de quinolonas en los dos meses previos

se asoció con la resistencia a ciprofloxacino (95%

vs. 77%; RR = 1,23; IC 95%: 1,94-1,45; p = 0,02). No se

encontró asociación con edad, sexo, relación con los

cuidados sanitarios, comorbilidades, procedimientos

invasivos, otros antimicrobianos o los tipos específicos

de BLEE. Encontramos una tendencia no significativa

a la menor frecuencia de bacteriemia entre cepas

resistentes a ciprofloxacino (10% vs. 24%, p = 0,09).

Conclusiones: Aunque la resistencia a ciprofloxacino

en cepas de ECBLEE se asoció con el uso reciente

de quinolonas, la frecuencia de resistencia fue elevada

también en pacientes que no habían recibido estos

antimicrobianos, por lo que se precisan más estudios

que ayuden a identificar otros factores de riesgo. Asimismo,

la potencial relación entre la resistencia a

ciprofloxacino y la menor frecuencia de bacteriemia

debe ser estudiada en mayor profundidad.

150


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-59. Diagnóstico microbiológico molecular de la

sepsis en pacientes críticos mediante el sistema

comercial SeptiFast

M. Álvarez 1 , S. Carlos 1 , N. Chueca 1 , R. del Moral 2 , M. Torres 4 , J.M. Sanz 4 , A. Peña 3 ,

J. Parra 3 , J. Pomares 2 , F. García 1 , M.C. Maroto 1

1

Servicio de Microbiología, 2 Servicio de Cuidados Intensivos, 3 Unidad de Enfermedades Infecciosas.

Hospital Universitario San Cecilio, Granada. 4 Roche Diagnostics-España.

Introduccion: La tasa de mortalidad en los pacientes

críticos con sepsis está directamente relacionada con la

instauración de una terapia adecuada. En la mayoría de

las situaciones está terapia se instaura de forma empírica.

Uno de los retos de la microbiología es disponer de

un ensayo que identifique el agente causal con rápidez,

en tiempos inferiores a 12 horas, pero a la vez con sensibilidad

y especificidad. En este sentido, los ensayos

de microbiología molecular pueden resultar una alternativa

eficaz a la microbiología convencional.

Objetivo: Valorar la utilidad de SeptiFast en conjunción

con el hemocultivo, y el resto de muestras bacteriológicas,

para el diagnóstico de la sepsis en pacientes

críticos.

Material y métodos: Se emplea la técnica de PCR a

tiempo real de LightCycler (SeptiFast, Roche Diagnostics)

para la detección e identificación de ADN bacteriano

y fúngico en muestra de sangre de 25 microorganismos

productores de septicemia. Esta técnica

requiere una preparación de las muestras mediante

lisis y purificación mecánica del ADN, amplificación

por PCR en tiempo real de tres regiones del ADN diana

(bacterias Gram positivas, Gram negativas y hongos),

detección de las sondas de hibridación específicas,

e identificación automática de cepas y controles.

De forma paralela se recogen muestras para hemocultivo.

Se estudian 53 muestras correspondientes a

20 pacientes (basal, 48 horas, 7 días) ingresados en la

UVI del Hospital Universitario San Cecilio con sospecha

de sepsis.

Resultados: SeptiFast detectó un resultado negativo

en 43 muestras frente a 35 entre los hemocultivos;

en 2 casos se aísla Staphylococcus coagulasa-negativo

mientras que este se detecta en 17 hemocultivos

(en 14 casos se aisla sólo en una de las tomas).

Excluyendo las contaminaciones de hemocultivo,

hallamos un 18,87% de muestras positivas en Septi-

Fast y un 7,85% en los hemocultivos. Se detecta una

infección mixta en SeptiFast y ninguna en hemocultivo.

SeptiFast detecta 3 muestras de Klebsiella

pneumoniae/oxytoca, 2 de Staphylococcus aureus,

2 muestras de Pseudomonas aeruginosa, una de

Streptococcus spp. y una de Stenotrophomonas maltophilia;

ninguno de ellos fue detectado en hemocultivo.

Entre los hemocultivos se aisla un caso de

Enterococcus faecium que no se detectó en SeptiFast.

Conclusion: SeptiFast ayudó al diagnóstico de bacterias

que no fueron detectadas por hemocultivo.

Hay que destacar que esta técnica mejora el valor

predictivo negativo, permitiendo un desescalado

antibiótico más rápido, de especial interés en pacientes

críticos.

151


Comunicaciones orales y pósters

CP-60. Prevalencia de mutaciones primarias de

resistencia en pacientes diagnosticados de

infección por el VIH durante el año 2005 en la

provincia de Málaga. Estudio Málaga-2

R. Palacios, I. Viciana, I. Pérez de Pedro, J. Aguilar, S. Fernández, F. Salgado, J.

Roldán, J.D. Colmenero, M. Márquez, J. Santos; por el Grupo Malagueño

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga.

Objetivos: Analizar la frecuencia de mutaciones primarias

de resistencia (MPR) y de subtipo no B en los

nuevos diagnósticos de infección por el VIH de nuestra

área, conocer las características de estos pacientes

y los factores asociados a las MPR.

Pacientes y métodos: Estudio prospectivo de los

nuevos diagnósticos de infección por el VIH en la provincia

de Málaga durante el año 2005. A todos ellos se

realizó un test genotípico (Trugene HIV-1 genotyping

kit; Bayer Healthcare Diagnostics) de resistencias y

se identifico el subtipo de VIH. También se recogieron

datos epidemiológicos, clínicos e inmunovirológicos.

Programa estadístico: SPSS ® .

Resultados: Ee analizan 162 casos (de 28 nacionalidades)

de los 172 diagnosticados durante el tiempo

del estudio que tenía genotipo disponible. Varones

77,8%, edad media 37,4 años (30,7-42,6), transmisión

sexual del VIH 88,2%, seroconvertores 3,1%, casos

de sida 19,1%. 22,8% no eran europeos y 91 (56,2%)

pacientes tenían pareja estable (43,9% VIH+). La

media de CD4 y de CV VIH en el momento del diagnóstico

eran 342/µl (38,8% < 200 y 57,5% < 350) y 4,66

log 10 . Los tests de resistencia genotípica presentaron

MR en 12 (7,8%) pacientes (6 a ITINAN, 3 a ITIAN,

3 a IP), y no amplificó en 9. El subtipo del VIH (disponible

en 149 pacientes) fue: 81,8% B y 18,1% no B

(51,8% subsaharianos, prevalencia 73,6%). Entre los

pacientes europeos sólo los españoles presentaron

subtipo no B (prevalencia 7,7%). El resto de subtipos

no B se distribuían así: 1 Lituania, 1 Jamaica, 1

Tailandia y 1 Filipinas. De los 12 pacientes con MPR,

10 (todos subtipo B) eran españoles y 3 de ellos

tenían una pareja VIH, sin genotipo disponible. Los

otros 2 casos eran una pareja HTX (español-lituana),

con subtipo no B. El único factor que se asoció con la

presencia de MPR fue la seroconversión (OR 8,0; IC

1,4-43,6, p < 0,04)

Conclusiones: La prevalencia de MPR en pacientes

con nuevo diagnóstico de infección por el VIH en

la provincia de Málaga no es desdeñable. Destaca la

alta prevalencia de VIH subtipo no B en la población

española. Hubo pocos casos de seroconvertores siendo

éste el único factor que se asoció a la presencia

de MPR. Más de la mitad de los pacientes serían subsidiarios

de iniciar ya tratamiento antirretroviral. Con

estos datos se debe de recomendar la realización de

tests genotípicos de resistencia en todos los nuevos

diagnósticos de nuestra área.

152


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-61. Impacto del estudio genotípico de resistencias:

estudio observacional de la evolución

clínica, inmunológica y virológica

C. Asensio 1 , J. Rodríguez-Baño 1 , F. Fernández Díaz 2 , M.J. Ríos 1 , J. Gálvez 1 , A.

Domínguez 1 , M.D. Morales 1 , G. Ollero 1 , M.A. Muniain 1

1

Sección de Enfermedades Infecciosas, 2 Servicio de Microbiología. Hospital Universitario Virgen

Macarena, Sevilla.

Introducción: Los resultados de ensayos clínicos y

metaanálisis avalan el beneficio clínico que se obtiene

al modificar el tratamiento antirretroviral (TAR) en

base a los resultados del estudio genotípico de resistencias

en pacientes que presentan fracaso terapéutico.

Existen menos datos sobre su eficacia fuera de

ensayos clínicos.

Objetivos: Describir la situación clínica, virológica e

inmunológica de los pacientes tras la realización del

estudio de resistencias genotípicas.

Material y métodos: Estudio de cohorte retrospectivo

de los pacientes a los que se había realizado estudio

de resistencias genotípicas entre abril-01 y diciembre-02

por indicación de su médico. Las variables

resultado (desarrollo de eventos relacionados con el

VIH, muerte, evolución de CD4 y carga viral) se recogieron

revisando las historias clínicas hasta 12 meses

después de la realización del estudio de resistencia.

Resultados: Se incluyeron 71 pacientes. Tras realizar

el estudio de resistencia genotípica se modificó el TAR

a 57 de ellos (80%) y no se hizo en 14 casos (20%). De

estos 14 casos, en 10 (14%) no se encontraron mutaciones

(se asumió que el fracaso se debía a falta de

adherencia) y los 4 pacientes restantes (5%) abandonaron

el seguimiento. Entre los pacientes a los que se

indicó un nuevo TAR, 23 abandonaron el seguimiento.

En total, 27 de 61 pacientes (44%) en los que hubiera

estado indicado el cambio en el tratamiento se perdieron

para el seguimiento. El análisis evolutivo se limita

a los 34 pacientes que realizaron seguimiento. La CV

resultó indetectable en el 64%, 59%, 59% y 48% a los 3,

6, 9 y 12 meses, respectivamente (figura 1). La diferencia

a los 3 meses y posteriores respecto del basal fue

significativa (p < 0,001). La media de CD4 en el momento

del estudio de resistencia fue de 316 (DE: 235) células/mL;

a los 12 meses era de 497 células/mL (DE: 316)

(p = 0,02) (figura 2). Durante el periodo de seguimiento

ningún paciente desarrolló eventos. No falleció ningún

paciente.

Conclusiones: Los resultados de los TAR guiados por

los estudios de resistencia en los pacientes que continúan

en seguimiento son aceptables. Sin embargo,

un elevado porcentaje de pacientes abandonó precozmente

el seguimiento, por lo que es necesario implementar

medidas que mejoren el seguimiento terapéutico

en estos pacientes.

100

80

60

40

20

0

100

Basal

64

3 m

59 59

6 m

9 m

48

12 m

600

500

400

300

200

100

0

CD4

inicial

CD4

3 m

CD4

6 m

CD4

9 m

CD4

12 m

Figura 1 Figura 2

153


Comunicaciones orales y pósters

CP-62. Resistencia a antirretrovirales en pacientes

tratados: prevalencia de mutaciones específicas

y factores asociados

C. Asensio 1 , J. Rodríguez-Baño 1 , F. Fernández Díaz 2 , M.J. Ríos 1 , J. Gálvez 1 , A.

Domínguez 1 , M.D. Morales 1 , G. Ollero 1 , M.A. Muniain 1

1

Sección de Enfermedades Infecciosas, 2 Servicio de Microbiología. Hospital Universitario Virgen

Macarena, Sevilla.

Introducción: La resistencia a los fármacos antirretrovirales

es la principal causa de fracaso terapéutico

en pacientes adherentes al TAR. Existen pocos estudios

en nuestro medio que hayan evaluado la epidemiología

de las mutaciones asociadas a la resistencia

a antirretrovirales. El conocimiento de la prevalencia

de mutaciones asociadas a resistencia y los factores

relacionados con su aparición pueden proporcionar

información de interés para el manejo clínico de los

pacientes.

Objetivos: Describir las características de los pacientes

a los que se realizó estudio genotípico de resistencias,

las mutaciones y fármacos afectados, y los

factores asociados a la presencia de las distintas mutaciones.

Material y métodos: Estudio transversal de los

pacientes con infección VIH a los que se realizó estudio

de resistencias genotípicas entre abril-01 y diciembre-

02. Se recogieron variables demográficas, conductas

de riesgo, hábitos tóxicos, TAR previos, adherencia,

coinfecciones, CD4, log de la carga viral (logCV), situación

clínica, y mutaciones encontradas. La detección

de mutaciones se realizó utilizando el kit Trugene HIV-1

y el secuenciador OpenGen System (Visible Genetics).

Para la interpretación de resistencias se utilizó el algoritmo

de Visible Genetics (v5 y v6). Se realizaron análisis

multivariantes de las variables asociadas a la presencia

de las mutaciones mediante regresión logística.

Las variables relacionadas con el logCV se estudiaron

mediante regresión lineal.

Resultados: Se incluyeron 71 pacientes. El 69% eran

varones, con 37 años de edad mediana. El 35% tenía

diagnóstico de sida y el 79% estaba asintomático. Las

indicaciones para la realización del estudio de resistencia

fueron: primer fracaso, 14%; segundo fracaso,

14%; tercer fracaso o mayor, 65%; y embarazo, 7%. En

10 pacientes (14%) no se encontraron mutaciones. Las

mutaciones más frecuentes en el gen de la transcriptasa

inversa fueron: M184V (28%), TAM (1: 13%; 2: 20%;

3 o más: 25%), K103N (39%) e Y181C (17%), y en el gen

de la proteasa: D30N (13%), M46I (13%), V82A (11%) y

L90M (28%). Las mutaciones K65R y Q151M sólo aparecieron

en 2 casos, respectivamente. Las resistencias

a fármacos más frecuentes fueron: ZDV (48%), EFV

(46,5%), NVP (49%), NFV (35%) y SQV (31%). En el análisis

multivariante, la presencia de TAM se asoció con la

toma previa de ddC (OR = 6,8; p = 0,005) y actual de d4T

(OR = 4,4; p = 0,03), siendo la toma actual de 3TC protectora

(OR = 0,01; p = 0,002); la presencia de la mutación

M184V se asoció con la toma actual de 3TC (OR = 142;

p < 0,001); la presencia de la K103N, con la toma previa

de EFV (OR = 8,2; p = 0,01) y actual de EFV (OR = 4,0,

p = 0,07) o NVP (OR = 6,6; p = 0,04); la presencia de la

L90M, con la toma previa de NFV (OR = 9,8; p = 0,001) y

RTV (OR = 50; p < 0,001). La media de logCV fue más baja

en los pacientes con la mutación M184V (3,7 vs. 4,2;

p = 0,003) y la media de CD4 más elevada (440 vs. 293;

p = 0,01). Esto no ocurrió con otras mutaciones. Controlando

por CD4, número de fracasos previos, años de

infección VIH, edad y sexo, la presencia de la mutación

M184V se asoció con menores niveles de carga viral.

Conclusiones: Las mutaciones encontradas con

mayor frecuencia fueron M184V, TAM, K103N y L90M.

Dichas mutaciones se relacionan con la toma en el

momento del estudio o previamente de los fármacos

que las seleccionan. La mutación M184V se asoció de

manera independiente con menores niveles de carga

viral y mayores de CD4.

154


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-63. Resultados del genotipado de pacientes VIH

primoinfectados y naive adscritos al centro

de referencia del Hospital de Valme

M.C. Nogales Pérez 1 , B. Puche Valdayo 1 , E. López Oviedo 1 , A. Terrón 2 , E. Pujol de la

Llave 3 , E. Pérez Guzmán 4 , F. Lozano de León 5 , I. Suárez 6 , J. Marín 7

1

Hospital Universitario de Valme, Sevilla. 2 Hospital SAS, Jerez, Cádiz. 3 Hospital Juan Ramón

Jiménez, Huelva. 4 Hospital Puerta del Mar, Cádiz, 5 Hospital Universitario de Valme, Sevilla. 6 Hospital

Infanta Elena, Huelva. 7 Hospital Virgen de la Merced, Osuna, Sevilla.

Introducción: Datos de USA y Europa muestran un

incremento en la prevalencia de mutaciones de resistencia

a fármacos ARV del 8-10% entre pacientes VIH

que no han recibido tratamiento antirretrovial.

Objetivo: Estudiar las mutaciones de resistencia en

pacientes con infección por el VIH que previamente no

han recibido tratamiento antirretroviral (TARGA) (primoinfección

y naive) adscritos al centro de referencia

de Valme, para establecer el porcentaje de mutaciones

de resistencia primaria y la necesidad o no de

realizar el genotipado antes del inicio del tratamiento.

Material y métodos: Recogemos los datos de CD4

y CV y analizamos las mutaciones del genotipado de

79 pacientes VIH (+), 14 primoinfección y 65 naive,

pertenecientes a los distintos hospitales de nuestro

centro de referencia, la mayoría de ellos 58 (73,4%),

se estudian entre los años 2005-2006. El genotipado

lo realizamos mediante técnica de secuenciación

Trugene HIV-1 Genotyping Kit de Bayer para detectar

mutaciones de resistencia en la región RT y proteasa.

El análisis estadístico lo realizamos con el programa

SSPS 14.

Resultados: Los valores medios de CD4 y CV en

pacientes primoinfectados y naive fueron y, respectivamente.

Detectamos mutaciones en el 85% (67/79) de

los pacientes estudiados. En el 29,85% (20/67) de los

casos se detecta una sola mutación, en el 23,9% (14/67)

dos, en el 22,4% (15/67) tres y en el 23,9% (16/67) más

de tres. El 91% (164/180) de las mutaciones detectadas

afectan a la región de la proteasa, siendo las más frecuentes

la L63P (24,4%), E35D (12,2%), R41K (11,6%),

I62V (11,6%) y M36I (9,8%). El 9% (16/180) de las mutaciones

detectadas afectan a la RT, siendo las más frecuentes

la K103N y la V118I (18,8% (3/16) en cada caso).

En el 8,8% (7/79) de los pacientes estudiados, una primoinfección

y 6 naive, detectamos mutaciones en la

RT que confieren resistencia, a los fármacos no análogos

de nucleósidos en el 6,3% (5/79) en tres casos

debido a la mutación K103N, en 1 caso a la Y181C y en

otro caso a las mutaciones A98G+G190A y en el 2,5%

(2/79) a los fármacos análogos debido a la presencia

de la mutación M184V. No detectamos ninguna mutación

que condicione la resistencia a fármacos en la

región de la proteasa. Cuando comparamos estadísticamente

los valores de CD4, CV y número de mutaciones

mediante la entre el grupo de primoinfectados

y naive, no encontramos ningunas diferencias significativas

entre ellos.

Conclusiones: 1. La prevalencia del 8,8% de mutaciones

de resistencia que hemos detectado en pacientes

no tratados coincide con la registrada en otros países

europeos. 2. Todas las mutaciones de resistencia

detectadas afectan a la región RT, aunque existe un

mayor número de mutaciones que afectan a la región

de la proteasa, pero que no condicionan resistencia a

los fármacos inhibidores de la proteasa. 3. No encontramos

ningunas diferencias entre los pacientes con

primoinfección y los naive. 4. En los 7 pacientes en los

que detectamos mutaciones de resistencia, los fármacos

afectados fueron el efavirenz (EFV) y la nevirapina

(NVP) entre los no análogos y lamivudina (3TC) y

emtricitabina (FTC) entre los análogos de nucleósidos,

siendo estos fármacos de elección en el tratamiento

TARGA de inicio, por tanto consideramos necesaria la

realización de la prueba genotípica antes de iniciar un

tratamiento con ARV.

155


Comunicaciones orales y pósters

CP-64. Interpretación del genotipo de resistencia a

FosAmprenavir/ritonavir. Datos del estudio FOS

M. Álvarez 1 , S. Carlos 1 , N. Chueca 1 , S. Pérez-Elías 2 , J. Mallolas 3 , M. Causse 4 , V.

Boix 5 , I. Luque 6 , B. Clotet 7 , F. García 1 ; por el grupo de estudio FOS

1

Hospital Universitario San Cecilio, Granada. 2 Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid.

3

Hospital Clínic, Barcelona. 4 Hospital Universitario Carlos Haya, Málaga. 5 Hospital General de

Alicante. 6 Glaxo Smith Kline España. 7 Fundación IRSI Caixa.

Introduccion: Existen pocos estudios que avalen la

correcta interpretación del genotipo de resistencia de

algunos inhibidores de la proteasa potenciados con

ritonavir y en las dosis en las que se está empleando

en la actualidad. Así, para FosAmprenavir potenciado

con ritonavir la regla de interpretación más utilizada se

ha publicado por el grupo de la ANRS, que analiza una

serie de 63 pacientes.

Objetivo: Elaborar una regla de interpretación de

las resistencias genotípicas a Fosamprenavir/ritonavir

(FosAPVr) analizando el impacto de las mutaciones de

resistencia sobre los cambios en la carga viral.

Material y método: Se estudian 232 pacientes multitratados

que reciben FosAPVr, retirando aquellos en

los que se detectan las mutaciones I50V o 32I + 47V

(resistencia a FosAPVr). Las mutaciones de resistencia

en la proteasa (lista del IAS) se relacionan con la

diferencia del log carga viral basal menos el log de

la carga viral a las 8-24 semanas. Aquellas presentes

en al menos un 10% de la población y con una p < 0,2

en análisis univariante (test no paramétrico de Mann-

Whitney) fueron consideradas para el desarrollo de la

regla de interpretación.

Resultados: En el análisis univariante, las mutaciones

asociadas con una reducción en la respuesta virológica

frente a FosAPVr fueron: L10I/R/V/F, K20M/R/T/I,

L24I, L33F/I, M36I/L/V, M46I/L, F53L, I54L/V/T, A71V/T/I,

G73S/C, V82A/F/T/S/L, I84V y L90M. Cuando se combinan

todas estas mutaciones la asociación estadística

con el grado de predicción de la respuesta (Jonckheere-Terpstra)

genera una p de 5,08x10 -11 . A continuación,

siguiendo la metodología previamente descrita, retiramos

las mutaciones de la regla inicial una a una hasta

obtener la combinación con mayor capacidad de predicción:

L10I/R/V/F, K20M/R/T/I, L33F/I, M46I/L, V82A/F/

T/S/L y I84V (p = 4,06x10 -13 ). Cuando se detectan más de

3 mutaciones de este grupo no existe descenso de la

carga viral con respecto a la basal, y entonces la interpretación

será resistente; con 2 o 3, el descenso de la

carga viral indicó actividad disminuida; y con 0 o 1,

existe siempre un descenso superior a 1 log, y se interpretará

como sensible. Por último realizamos un análisis

multivariante por regresión lineal múltiple donde

demostramos que el efecto de la regla de interpretación,

corregida por el log cv basal, es significativo aún

cuando controlamos por otras variables presentes en

el modelo.

Conclusión: En pacientes en tratamiento con FosAPVr,

la selección de más de 3 mutaciones de 10, 20, 33, 46,

82 y 84 compromete la respuesta terapéutica medida

en términos de descenso de log de carga viral, independientemente

de otras variables de estudio.

156


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-65. Resistencia primaria a antirretrovirales en

los nuevos diagnósticos en Andalucía oriental.

Detección de variantes minoritarias

S. Carlos 1 , M. Álvarez 1 , L. Martín 1 , J. Pasquau 2 , C. Hidalgo 2 , A. Lozano 3 , J. Antón 4 ,

M.C. Gálvez 5 , V. Gutiérrez Ravé 6 , J. Hernández 1 , F. García 1 , en representación de

CoRAO

1

Hospital Universitario San Cecilio, Granada. 2 Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada.

3 Hospital de Poniente. Almería. 4 Centro Penitenciario, Granada. 5 Hospital Universitario

Torrecárdenas, Almería. 6 Hospital Santa Ana, Motril, Granada. 7 Hospital Universitario San Cecilio,

Granada.

Introducción: La resistencia primaria a antirretrovirales

(ARV) varía dependiendo de las características

de los pacientes, así como de la zona geográfica: en

EEUU un 16-22% y en Europa un 9-10% de los nuevos

diagnósticos presentan resistencia a alguna de las

tres clases principales de antirretrovirales. Estas cifras

pueden variar si se emplean métodos para investigar

las resistencias que permitan detectar variantes minoritarias,

que representan menos del 20% de la población

que infecta al paciente VIH y que los métodos de

secuenciación no detectan.

Objetivo: Determinar la prevalencia de mutaciones

de resistencia, de resistencias primarias, y de

variantes minoritarias en pacientes nuevos diagnósticos

de VIH desde abril de 2005 a septiembre de 2006

en la Cohorte de Resistencias de Andalucía Oriental

(CoRAO). Analizar la distribución de subtipos en estos

pacientes.

Métodos: Se realizó un estudio prospectivo con

datos de 111 pacientes nuevos diagnósticos de VIH.

Las mutaciones de resistencia presentes en el gen de

la proteasa y la transcriptasa inversa se detectaron

mediante secuenciación (Trugene HIV-1, Visible Genetics).

Se consideró la presencia de aquellas mutaciones

de resistencia recogidas por las reglas del IAS de

septiembre de 2006. El subtipo infectante se determinó

remitiendo las secuencias a la base de datos

de Stanford. Las variantes minoritarias de K103N se

detectaron mediante PCR a tiempo real.

Resultados: En 106 pacientes (95,5%) se encontró

algún cambio asociado a resistencia: 1,8% a NRTIs

(M184V o T215C), 13,8% a NNRTI (A98G/S, K103N,

V106I, V179D/I; mutaciones que confieren resistencia

prevalencia 3,6%) y 94,6% a IPs (L10I/V, I13V,

G16E, K20M/R/I, L33F/I/V, E35G, M36I, K43T, Q58E,

D60E, I62V, L63P, H69K, A71V/T, I85V o I93L; la única

mutación mayor, L33F tiene una prevalencia de

1,8%). Se detectaron cambios asociados a resistencia

a 2 clases en un 18% (2,7% a NRTI+IP y 15,3% a

NNRTI+IP) y ningún paciente mostró cambios a las

3 clases.

La tasa de resistencias primarias fue del 1,8% para

NRTI; 3,6% para NNRTI y únicamente un 0,9% presentó

resistencia a IP. Con respecto a la detección de variantes

minoritarias de K103N, estas se detectaron en 3 de

53 pacientes estudiados. De este modo la resistencia a

NNRTI se incrementa desde un 3,6% hasta un 9,4%. El

26,1% de los pacientes estaban infectados por subtipos

no-B (34,5% CRF02AG, 24,1%, CRF01AE, 20,7% G,

10,3% C, 3,4% CRF12BF, F y URF.

Conclusiones: La prevalencia de resistencia primaria

en los pacientes nuevos diagnósticos de nuestra

población varía 0,9-3,6% según clases, y en total es

del 6,3%, cifras inferiores a las descritas en Europa.

Cuando se incorpora la detección de variantes minoritarias

de K103N, la resistencia a NNRTI aumenta hasta

un 9,4%.

Otros miembros de CoRAO participantes en este

estudio son: L. Muñoz 1 , J. Parra 1 , M.A. Martínez 1 , A.

Peña 1 , N. Chueca 1 , M.C. Maroto 1 , M.A. López Ruz 2 , M.

157


Comunicaciones orales y pósters

CP-66. Evaluación del riesgo de adquirir una nueva

mutación en pacientes en los que no se consigue

la supresión virológica

A. Peña 1 , C. Casañas 1 , L. Muñoz 1 , J. Parra 1 , M. López Ruz 2 , M. López 2 , J.M. Fernández

3 , A. Collado 4 , F. Ruiz 5 , F. García 1 , en representación de CoRAO

1

Hospital Universitario San Cecilio, Granada. 2 Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada.

3 Hospital de Poniente, Almería. 4 Hospital Universitario Torrecárdenas, Almería. 5 Centro

Penitenciario de Granada.

Introducción: La evolución de los virus que infectan al

paciente en tratamiento antirretroviral (TARV), cuando

no se consigue la indetectabilidad, es un hecho que puede

condicionar futuras opciones de tratamiento. Recientemente

se ha comunicado que mantener pacientes con

carga viral detectable incrementa el riesgo de que se

produzca un deterioro inmunológico, que la multirresistencia

se asocia a un aumento de la progresión de la

enfermedad, y que la indetectabilidad se ha asociado

a una clara disminución de la mortalidad. Por ello, las

actuales guiás de TARV establecen la indetectabilidad de

la carga viral como el objetivo a conseguir.

Objetivo: Estudiar los cambios en las mutaciones

de resistencia en la RT y la proteasa de los pacientes

en los que se dispone al menos de dos genotipos de

resistencia incluidos en la Cohorte de Resistencias de

Andalucía Oriental (CoRAO).

Material y métodos: 179 pacientes incluidos en CoRAO

presentaron al menos 2 genotipos de resistencia en el

periodo de estudio (2002-2006). 62 de estos pacientes

mantuvieron CV detectable entre un primer y segundo

genotipado. La mediana en meses hasta el nuevo genotipado

fue de 12 meses. En el genotipo basal la mediana

de mutaciones en la RT fue de 2, (mediana de TAM :1),

y mediana de mutaciones en la proteasa: 3 (mediana de

mutaciones mayores 0)

Resultados: 46 pacientes (68,7%) presentan un

aumento en el nº de mutaciones acumulado entre los

dos genotipados realizados (14,4 ± 10,8 meses); este

aumento se debe fundamentalmente a un aumento en

el nº de TAM, donde se pasa de 1 (0-5) a 3 (0-7) en un

periodo medio de 12 meses; y aumento de mutaciones

en la proteasa, que pasa de 3 (0-12) a 4 (1-15), [mutaciones

mayores de la proteasa, 0 (0-4) a 1 (0-5)].

En 10 pacientes (7,5%) se mantiene el nº de mutaciones

entre los dos genotipados realizados (mediana

de 13 meses). En los 11 pacientes restantes, 16,4%

de la población analizada, se comprobó una disminución

en el nº de mutaciones (9,6 ± 4,5 meses); de ellos,

5 pacientes habían abandonado el TARV (54,5%); en el

resto, la reducción en el número de mutaciones para

NRTI (TAM) fue: 2, (0-5) a 0, (0-4) y en las mutaciones

de la proteasa fue de 4 (1-7) a 2 (0-7).

Conclusiones: En la cohorte de resistencia analizada,

más de dos terceras partes de los pacientes en los que

no se consigue carga viral indetectable y se mantienen

en tratamiento, han adquirido alguna nueva mutación.

Este hecho ha sido especialmente relevante en el

aumento de TAM, con el correspondiente compromiso

en el nº fármacos activos para futuras estrategias de

tratamiento.

Otros investigadores de CoRAO participantes en

este estudio: J. Hernández Quero 1 , M.A. Martínez 1 , M.

Álvarez 1 , S. Carlos 1 , N. Chueca 1 , M.C. Maroto 1 , J. Pasquau

2 , C. Hidalgo 2 , A. Lozano 3 , M.C. Gálvez 5 , A. Lazo 5 , F.

Díez 5 , V. Gutiérrez-Ravé, J.J. Hernández Burruezo.

158


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-67. Evaluación del coste-eficacia de la determinación

rutinaria de HLA-B*5701 para prevenir

la reacción de hipersensibilidad a abacavir

en pacientes infectados por el VIH

M. Gallo, Á. Camacho, R. González, M. García-Lázaro, J. Torre-Cisneros, J. Peña,

A. Rivero

UGC de Enfermedades Infecciosas y Servicio de Inmunología. Hospital Universitario Reina

Sofía, Córdoba.

Justificación: Los alelos específicos para el complejo

mayor de histocompatibilidad ((MHC) HLA-

B*5701, HLA-DR7 y HLAQD3 presentes en el haplotipo

ancestral 57,1 se han asociado fuertemente al

riesgo de desarrollar reacciones de hipersensibilidad

a abacavir. Pese a existir importantes diferencias

interétnicas e intraétnicas en su sensibilidad,

los datos disponibles en la actualidad sugieren que

la especificidad (>98%) y valor predictivo negativo

(>95%) del HLA-B*5701 es muy alta. En cambio existen

marcadas diferencias interétnicas e intraétnicas

en su sensibilidad. Por este motivo en la actualidad

se está planteando la posibilidad de determinar HLA-

B*5701 en todo paciente que vaya a iniciarde tratamiento

con abacavir

Objetivo: Evaluar la prevalencia de HLA-B*5701 en

pacientes infectados por el VIH del área sanitaria de

Córdoba. Evaluar el coste que supondría la determinación

rutinaria de esta medida en nuestra cohorte de

pacientes.

Métodos: Se determinó la presencia de HLA-B*5701

en una muestra representativa de pacientes infectados

por el VIH en seguimiento por la UGC de Enfermedades

Infecciosas del Hospital Universitario Reina Sofía.

Periodo de inclusión: enero-abril de 2006. Criterios de

inclusión: Pacientes infectados por el VIH en los que se

pudo determinar su historia completa de tratamiento

antirretroviral y en los que se pudo comprobar que no

habían estado expuesto previamente a abacavir. La

determinación de HLA-B*5701 se realizó en el Servicio

de Inmunología del Hospital Universitario Reina Sofía

mediante extracción de ADN de sangre periférica. El

coste para cada determinación de HLAB*5701 fue de

30 euros.

Resultados: Se evaluaron 63 pacientes no expuestos

a abacavir de ellos 19 eran mujeres y 46 hombres.

De ellos 3 (4,7%; IC 95%: 1,2-14,1) presentaron HLA-

B*5701. El coste de la intervención fue de 1890 euros.

Asumiendo una especificidad para el test de más del

98%, el coste por reacción de hipersensibilidad evitada

fue de 630 euros.

Conclusion: Si se confirma la alta especificidad de la

determinación del HLA-B*5701, su determinación rutinaria

sería coste efectiva.

159


Comunicaciones orales y pósters

CP-68. Ateromatosis y valores de homocisteína en

pacientes VIH

L. León-Ruiz, I. Reche-Molina, A. Reche-Molina 1 , A. Collado-Romacho, C. Gálvez-

Contreras, E. Puga 2 , F. Díez-García

Servicios de Medicina Interna, 1 Radiodiagnóstico, 2 Análisis Clínicos. Hospital Universitario

Torrecárdenas, Almería.

Introducción: Tras la descripción de las complicaciones

metabólicas asociadas al TAAE se ha postulado si

estos individuos presentan aterosclerosis acelerada.

Por otro lado la hiperhomocisteinemia es un factor de

riesgo para el desarrollo de ateromatosis, sus valores

se afectan por factores nutricionales, farmacológicos,

el tabaquismo y la edad. Su importancia en pacientes

VIH no está establecida.

Objetivos: Evaluar de forma prospectiva la presencia

de ateromatosis prematura en pacientes VIH y su

relación con: valores de homocisteína, FRCV clásicos,

la presencia de lipodistrofia, el TAAE, la carga viral y

los linfocitos CD4.

Material y método: Hemos analizado FRCV clásicos

(glucosa, HbA1c, IMC, perfil lipídico, tabaquismo, hipertensión),

niveles de homocisteína y parámetros relacionados

con ella (vitamina B12 y ácido fólico), así como

parámetros del control de la enfermedad (carga viral y

linfocitos CD4), en 21 pacientes con infección confirmada

por VIH. A todos se les realizó estudio carotideo por

ultrasonografía para evaluar la presencia de placas ateromatosas

y medición del grosor íntima-media. Para

el análisis estadístico se utilizaron el test de de normalidad

de K-S, t-test para muestras independientes y el

test exacto de Fisher para datos cualitativos.

Resultados: Se analizaron 21 pacientes con edades

comprendidas entre 24-48 años, 14 varones y 7 mujeres,

17 de ellos (81%) bajo TAAE, con las siguientes

características: DM 8 (14,3%), HTA 2 (9,5%), fumadores

13 (61,9%), lipodistrofia 5 (23,8%). Respecto a los datos

analíticos, la HbA1c media fue de 4,7 ± 1,7%, colesterol

total 200 ± 44,53mg/dL (LDL 110 ± 29,18mg/dL,

HDL 51,19 ± 14,27mg/dL), triglicéridos 234,80 ± 211,46

mg/dL, vitamina B12 320 ± 114,51pg/mL, ácido fólico

3,61 ± 2,31ng/mL, homocisteína 10,08 ± 4,02.

Cuatro de los pacientes tenían placas carotideas

y el engrosamiento medio de la íntima fue de

0,67 ± 0,34mm. Los pacientes con placas tenían mayores

valores de homocisteína (14,79 ± 5,40 vs. 8,91 ± 2,69,

p = 0,005) e IMC (27,93 ± 4,08 vs. 23,52 ± 2,73, p = 0,016).

Así como los pacientes con un grosor de la íntima

media mayor de 0,8mm mostraron mayores valores

de homocisteína (13,41 ± 5,54 vs. 8,98 ± 2,81, p = 0,029)

y colesterol total (234,16 ± 50,17 vs. 187,66 ± 35,66,

p = 0,026). La homocisteína se correlacionó de forma

positiva con los triglicéridos (r = o,452, p = 0,04) y negativa

con el ácido fólico (r = -0,519, p = 0,019) y los CD4

(r = -4,74, p = 0,035).

Conclusiones: Los valores elevados de homocisteína

se relacionan en nuestro estudio con la aparición

de enfermedad aterosclerótica en pacientes VIH. Su

relación con el tratamiento antirretroviral y el papel de

los suplementos de ácido fólico en estos pacientes no

está establecida.

160


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-69. Análisis de la evolución y supervivencia de

una cohorte (Cohorte OMEGA) de pacientes

diagnosticados de infección por el VIH en

estadio avanzado. Eficacia y seguridad del

tratamiento antirretroviral (4 años después)

J. Santos, M. López, R. Palacios, J. Ruiz, M. González, M. Márquez

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga.

Objetivo: Analizar la evolución, supervivencia y la

eficacia y seguridad del TARGA a largo plazo en una

cohorte, la cohorte OMEGA, de pacientes diagnosticados

de infección por el VIH en estadio muy avanzado.

Pacientes y métodos: Se incluyeron todos los pacientes

diagnosticados de infección por el VIH en nuestra

Unidad entre 01/97 y 06/02 y cuyo primer recuento de

CD4 era < 50 células/µl (Int J STD AIDS 2005). Se revisaron

las historias clínicas y se recogieron datos evolutivos

y terapéuticos. Programa estadístico: SPSS.

Resultados: En este periodo de tiempo se diagnosticaron

349 casos de infección por el VIH; 117 (33,5%)

tenían un estadio avanzado de la enfermedad con una

media de CD4 de 23,9 células/µl (1-49) y una media de

carga viral de 5,38 log 10 (3,28-7,11). Había 98 varones

y la edad media era 39,5 años. Riesgo para VIH: HMX

39,3%, ADVP 33,3% y HTX 26,5% ; 13 (11,2%) tenían

algún tipo de consumo de droga ilegal; 98 (83,8%)

pacientes eran caso de sida en el momento del diagnóstico.

Las principales causas de sida fueron: NPC 24,

TBC 18, candidiasis esofágica 14. Se inició TARGA en el

82,2% de los pacientes (75% IP, 25% ITINAN). La mediana

de seguimiento es de 48,1 meses (1-115); se han

perdido 33 y 29 han fallecido, siendo la NPC la causa

más frecuente de muerte (20%). Los efectos adversos

motivaron la retirada/cambio de algún fármaco en 23

(24%) pacientes y el fracaso virológico en 26 (27%).

Las tasas de supervivencia (Kaplan-Meier) fueron 80,3,

76,3, 75,2 y 72,7% a los 12, 24, 36 y 48 meses, respectivamente.

En Junio/06, 55 pacientes continúan en seguimiento:

todos están en TARGA (65,5% ITINAN, 34,5%

IP), tienen carga viral indetectable 48 (87,3%; 56,3% en

un análisis por intención de tratar respecto al global de

la cohorte) y la media de CD4 es 429 ± 240 células/µl.

Conclusiones: A pesar del estadio avanzado de la

infección por el VIH en el momento del diagnóstico, la

evolución de esta cohorte es excelente con una supervivencia

a largo plazo muy elevada. La mortalidad ocurre

fundamentalmente en los primeros meses. La respuesta

inmunovirológica es muy buena, con escasos

eventos oportunistas nuevos, pocos efectos adversos

y pocos fracasos virológicos.

161


Comunicaciones orales y pósters

CP-70. Elevada prevalencia de enfermedad vascular

periférica (EVP) en pacientes VIH mayores de

50 años. Estudio ToBra

I. Aguilar, A. Hidalgo, R. Palacios, J. Ruiz, M. González, M. Márquez, J. Santos

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga.

Objetivos: Analizar la prevalencia de EVP en una

población VIH de riesgo, las características de estos

pacientes y los factores asociados a la misma.

Pacientes y Métodos: estudio transversal de todos

los pacientes con infección por el VIH ≥ 50 años en

seguimiento en nuestra Unidad. La EVP se evaluó

mediante el índice tobillo-brazo (ITB) – la tensión arterial

sistólica más elevada del tobillo/la tensión arterial

más elevada en la arteria braquial, medidas con un

esfingomanómetro de mercurio y un Doppler manual.

EVP: ITB < 0,90 o ≥1,30. Se recogieron los factores de

riesgo cardiovascular (FRCV) y los datos relacionados

con el VIH. Programa estadístico: SPSS.

Resultados: De 774 pacientes VIH en seguimiento,

se incluyeron 97 (12,2%); 82,7% varones, edad media

58,7 (IQR 53,7-62,7) años. Se diagnosticaron de EVP

19 (19,6%) pacientes, cuyos FRCV fueron similares

al resto de los pacientes: sexo masculino (100% vs.

78,2%; p = 0,02), fumadores (26,3 vs. 30,7; p = 0,7), diabetes

(47,4 vs. 26,9%; p = 0,1), hipertensión (52,6 vs.

33,3%; p = 0,1), dislipemia (61,1 vs. 70,0%; p = 0,5), historia

familiar de cardiopatía isquémica (26,3 vs. 11,5%;

p = 0,1), obesidad central (94,7 vs. 94,8%; p = 1) y eventos

cardiovasculares previos (10,5 vs. 10,2%; p = 1).

Otros factores asociados a la presencia de EVP fueron

la historia familiar de diabetes (42,1 vs. 17,9%; p = 0,03),

el uso de antidiabéticos orales (77,7 vs. 28,5%; p = 0,003)

y el tiempo de hipertensión (7,6 vs. 3,7 años; p = 0,025).

El único factor significativo en el análisis multivariante

fue el uso de antidiabéticos orales (OR 23,9. IC 95%:

3,2-177,4; p = 0,01). El tiempo estimado de infección

por el VIH, los datos clínicos e inmunovirológicos y

el tiempo de TARGA no se relacionaron con la EVP.

Conclusiones: La prevalencia de EVP en pacientes

VIH ≥ 50 años es más elevada que en la población

general. Los FRCV son muy frecuentes en esta población.

La EVP no se relacionó con características de la

infección por el VIH ni su tratamiento, sino con otros

factores como el sexo masculino, el tiempo de hipertensión

y el uso de antidiabéticos orales.

162


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-71. Evolución de los ingresos y muertes hospitalarias

por hepatopatía en pacientes infectados

por VIH desde 1998 a 2005

J. del Valle, J. Macías, J.A. Mira, J.A. García-García, N. Merchante, S. Vergara,

E. Recio, L. Abdel-Kader, F. Lozano, J.M. Gómez-Mateos, J.A. Pineda

Hospital Universitario de Valme, Sevilla.

Introducción: Tras la introducción del tratamiento

antirretroviral de gran actividad (TARGA) se ha observado

un incremento en los ingresos y muertes hospitalarias

relacionadas con hepatopatía en pacientes

infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana

(VIH). Sin embargo un mejor manejo clínico de los

pacientes infectados por el VIH con hepatopatía crónica

podría estar disminuyendo tanto los ingresos como

la mortalidad de causa hepática en los últimos años.

Objetivo: Evaluar los cambios en los ingresos y mortalidad

intrahospitalaria de causa hepática en pacientes

infectados por el VIH en nuestro centro hospitalario

entre 1998 y 2005.

Material y métodos: En este estudio transversal se analizaron

de manera retrospectiva los ingresos y muertes de

pacientes infectados por el VIH en nuestro centro hospitalario

desde enero-1998 a diciembre-2005. Las muertes

intrahospitalarias y las tasas de ingresos fueron calculadas

por bienios. Se utilizaron los códigos de la Clasificación

Internacional de Enfermedades (9ª ed.) para diferenciar

los ingresos y muertes debidos a hepatopatía.

Resultados: Se incluyeron 1.138 pacientes entre 1998

y 2005, observándose 124 muertes (10,9%). Los ingresos

por hepatopatía aumentaron del 2,9% (9/311) en el

periodo 1998-1999 al 4,7% (14/300) en 2000-2001. Este

aumento se mantuvo en los siguientes bienios, alcanzando

el 7,5% (21/279) en 2002-2003 y el 11,3% (28/248)

en 2004-2005 (p = 0,001, χ 2 para tendencias lineales).

La mortalidad hospitalaria de causa hepática se incrementó

del 2,7% (1/37) en el bienio 1998-1999 al 26%

(7/27) en el periodo 2002-2003 (p = 0,02). Posteriormente

presentó un descenso no significativo, alcanzando

el 22% (7/32) en 2004-2005 (p = 0,08).

Conclusiones: El número de ingresos debidos a hepatopatía

en pacientes infectados por el VIH se encuentra

todavía en ascenso, mientras que las muertes intrahospitalarias

por hepatopatía podrían estar alcanzando una

fase de meseta o comenzando a caer desde 2003.

163


Comunicaciones orales y pósters

CP-72. Asociación entre el polimorfismo Bsm-I del

receptor de la vitamina D y la infección por

VIH en usuarios de drogas por vía parenteral

S. Vergara 1 , M. Sánchez de la Torre 2 , C. Torres 3 , G. Nieto 2 , A.J. Carrero 4 , J. Macías 1 ,

J.A. Pineda 1 , A. Caruz 3 , J. Fibla 2

1

Hospital Universitario de Valme, Sevilla. 2 Universitat de Lleida and Institut de Recerca Biomèdica

de Lleida, IRB-Lleida, Lérida. 3 Universidad de Jaén, Jaén. 4 Complejo Hospitalario Ciudad de

Jaén, Jaén.

Introducción: Además de con otros desórdenes del

sistema inmunológico, algunos polimorfismos del

receptor de la vitamina D (RVD) se han relacionado

con una progresión a sida más rápida en individuos

infectados por el VIH con antecedentes de uso de drogas

por vía parenteral (UDVP). Sin embargo, el papel

de estos polimorfismos en la susceptibilidad a la infección

por el VIH en esta población es desconocido.

Objetivo: Analizar la relación entre el Bsm-I

(rs1544410), uno de los polimorfismos del RVD, y la

infección por el VIH en sujetos ADVP.

Material y métodos: En este estudio multicéntrico

transversal, se analizaron las diferencias entre las

frecuencias de los distintos genotipos y alelos del

rs1544410 en 451 sujetos UDVP que habían compartido

el material de drogadicción durante al menos tres

meses. De ellos, 336 eran sujetos expuestos e infectados

por el VIH (EIV) y 115 eran sujetos expuestos y

no infectados por el VIH (ENIV). Ciento veinticuatro

donantes de sangre voluntarios se utilizaron como

controles. Se realizó un análisis multivariante mediante

una regresión logística ajustando por factores relacionados

con la susceptibilidad a la infección por el

VIH, como la presencia del polimorfismo delta 32 del

gen CCR5 (rs333), y por marcadores de exposición

parenteral, como la presencia de infección por el VHC.

Resultados: No se encontraron diferencias en la distribución

del genotipo rs1544410 ni de sus alelos entre

los controles sanos y los sujetos UDVP. La frecuencia

del alelo rs1544410-T fue menor en los sujetos ENIV

que en los EIV [33% (Intervalo de confianza (IC) 95%,

27,4-39,6) frente a 41% (IC 95%: 37-44,6), p = 0,055]

[Odds ratio (OR) = 1,4; IC 95%: 1-1,9, p = 0,045]. Además,

el genotipo rs1544410_T/T fue menos frecuente en los

sujetos ENIV que en los EIV [9% (IC 95%: 3,5-13,8)

frente a 19% (IC 95%: 14,8-23,5), p = 0,015] [OR = 2,5;

IC 95%: 1,2-5, p = 0,010]. El genotipo rs333-delta32

homozigoto no se observó en los individuos EIV. En el

análisis de regresión logística, el genotipo rs1544410_

T/T se asoció de forma independiente con la infección

por el VIH [OR ajustada = 2,4; IC 95%: 1,1-5,1, p = 0,023].

Conclusiones: La mayor frecuencia del genotipo

rs1544410_T/T en los sujetos con exposición parenteral

e infección por VIH, sugiere que la presencia de

este polimorfismo es un factor de riesgo para la adquisición

de la infección en sujetos UDVP.

164


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-73. Resistencia insulínica en enfermos con infección

por VIH

M.J. Soto Cárdenas, A. de los Santos Moreno, M. Márquez Coello, F. Guerrero

Sánchez, M.A. Bailén, E. Pérez Guzmán, J.A. Girón González

Servicio de Medicina Interna. Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz.

Objetivos: Análisis de la resistencia insulínica y factores

de riesgo cardiovascular en enfermos con infección

por VIH en tratamiento antirretroviral.

Métodos: Cincuenta y nueve enfermos con infección

por VIH (edad, mediana (Q1-Q3), 42 años (37-

48); sexo varón, 31 (52,5%); UDVP como factor de

riesgo, 15 casos (25,9%); TARGA, 48 enfermos (78%);

carga viral VIH indetectable, 31 casos (52,5%); estadio

CDC C, 15 enfermos (25,4%) fueron estudiados.

La variable dependiente de estudio fue la resistencia

insulínica, determinada a través del método HOMA

(Homeostasis Model Assessment), considerando

como normales valores inferiores a 3,8, en tanto éste

representa el percentil 90 de la población española

sana. Las variables independientes estudiadas fueron

sexo, alcohol previo, coinfección por virus de la

hepatitis B (VHB) o C (VHC) y tipo de tratamiento antirretroviral

(TARGA).

Resultados: Los valores medianos de glucemia,

insulinemia y HOMA en la población fueron de 96 (88-

107) mg/dL, 12,9 (6,2-19,6) µU/mL y 2,9 (1,5 – 5,6) respectivamente.

Un 28,8% de los enfermos (17 casos)

presentaban valores de HOMA superiores a 3,8. La elevación

de HOMA no se asoció a sexo masculino (valores

de HOMA: 3,1 vs 2,1), existencia de antecedentes

familiares de diabetes (2,8 vs 3,0) o hepatopatía etílica

o viral concomitante (2,9 vs 2,9). Ante determinadas

variables, las diferencias entre los valores de HOMA

se aproximaban a la significación estadística: estadio

CDC avanzado (3,6 vs 2,7) (p = 0,078) o tratamiento con

antiproteasas (3,3 vs 2,1) (p = 0,066).

Conclusiones: Los datos presentados demuestran la

existencia de resistencia insulínica en más de la cuarta

parte de los enfermos con infección por VIH, en probable

relación con un mayor tiempo de la infección (fases avanzadas

de la misma) y/o tratamiento con antiproteasas.

165


Comunicaciones orales y pósters

CP-74. Evidencia de timopoyesis en la vejez y su

papel en el mantenimiento de la homeostasis

de las células T vírgenes periféricas

S. Ferrando-Martínez 1 , A. Hernández 2 , J.M. Franco 3 , A. Ordóñez 2 , V. Arellano 4 ,

S. Leal-Noval 4 , M.A. Abad 1 , M. Leal 1

1

Servicio de Enfermedades Infecciosas, 2 Servicio de Cirugía Cardiaca, 3 Departamento de

Bioquímica, 4 Servicio de Urgencia y Cuidados Críticos. Hospitales Universitarios Virgen del

Rocío, Sevilla.

Introducción: El sistema inmunológico experimenta

un declive con la edad. Este declive crea una progresiva

vulnerabilidad que se traduce en un aumento de morbilidad

y mortalidad debido al aumento en incidencia de

infecciones (tanto víricas como bacterianas), enfermedades

autoinmunes y cáncer, así como a la falta de respuesta

a vacunas. Esta situación es el fin de una cascada

de factores que, se cree, comienzan con la involución del

timo. La existencia de función tímica en el adulto, aunque

inversamente asociada a la edad, se ha propuesto

recientemente, pero si se corresponde con una función

residual o con una linfopoyesis funcional todavía es controvertido.

Una mayor comprensión sobre los procesos

de involución y función tímica podrían contribuir a mejorar

la respuesta inmune en la vejez frente a numerosas

infecciosas o potenciar la respuesta a vacunas.

Objetivo: El objetivo de este estudio fue determinar

el grado de timopoyesis en ancianos y su potencial

efecto en el mantenimiento de los linfocitos vírgenes

de sangre periférica.

Material y métodos: Se analizaron los marcadores

de función tímica tanto en tejido tímico como en sangre

periférica en una cohorte de 58 pacientes sometidos

a cirugía cardiaca correctiva (mediana: 67,1 años,

rango: [49-81] años). Se determinó el porcentaje de

timocitos DP (CD4+CD8+) y de células T vírgenes periféricas

(CD4+CD45RA+CD27+ y CD8+CD45RA+CD27)

por citometría de flujo.

Resultados: El porcentaje de timocitos DP mostró una

distribución heterogénea de función tímica que no correlaciona

con la edad (r = -0,108, p = 0,421). Esta heterogeneidad

se mantuvo al estratificar la cohorte en tres grupos

de edad: 49-60 años, 61-70 años, 71-81 años, sin que

existan diferencias significativas entre los diferentes grupos.

El porcentaje de DP si mostró una correlación directa

con el porcentaje de linfocitos vírgenes, tanto para la

subpoblación CD4+ (r = 0,623, p < 0,001, n = 29) como para

la subpoblación CD8+ (r = 0,563, p = 0,006, n = 22).

Conclusión: Los resultados muestran un aporte tímico

funcional y heterogéneo y un papel activo del timo

en la vejez en el mantenimiento de la población periférica

de linfocitos vírgenes. Potenciar el aporte tímico

en aquellos casos en los que no es suficiente para

renovar la población periférica podría ser relevante

para combatir las infecciones y mejorar la respuesta a

vacunas en la vejez.

166


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-75. El cociente de TREC delta/beta como nueva

técnica para la estimación de la función tímica

en el adulto

J. Muñoz Franco, S. Ferrando Martínez, A. Ordóñez, S. Leal-Noval, A. Hernández,

M.A. Abad, M. Leal

Servicio de Enfermedades Infecciosas, Servicio de Cirugía Cardiaca, Servicio de Urgencia y

Cuidados Críticos. Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: La infección por VIH produce una pérdida

progresiva de LT CD4 que es parcialmente corregida

por el tratamiento TARGA. La generación de nuevos

LT por el timo es el único mecanismo capaz de generar

un número y repertorio de LT similar al de sujetos no

infectados. Sin embargo, el timo en los adultos muestra

una importante involución cuyos mecanismos son

desconocidos. Se cree que una menor capacidad proliferativa

de los timocitos podría estar implicada. Los

TREC (T-cell rearrangement excision circles) de tipo

delta (δ) se han usado ampliamente como indicadores

de función tímica, pero la expansión periférica de

los LT maduros puede dificultar su interpretación. El

cociente entre los TREC de tipo delta y de tipo beta (δ/β

[Dion, Immunity 21:757]) es directamente proporcional

al número de divisiones celulares entre los estadios

triple negativo (TN, CD3 - CD4 - CD8 - ) y doble positivo

(DP, CD4 + CD8 + ). Este cociente resulta fijado en el timo y

no es modificado posteriormente en la periferia.

Objetivo: Determinar en adultos no infectados por

VIH la relación entre el grado de timopoyesis residual

(porcentaje de timocitos DP en el timo) y el cociente de

TREC δ/β medido en timo y en células mononucleares

de sangre periférica (PBMC).

Material y métodos: Muestras de timos descartados

durante cirugía cardiaca correctora fueron obtenidos

de treinta y cinco pacientes adultos y analizados para

determinar el porcentaje de timocitos DP y cociente de

TREC δ/β en timo y linfocitos de sangre periférica.

Resultados: La mediana de edad de los pacientes

fue 65 años (intervalo 36-81). Seis de 30 timos analizados

carecieron totalmente de dobles positivas

CD4 + CD8 + , siendo cinco de ellos negativos por PCR

cuantitativa para TREC tipo δ y/o β, y el restante presentando

un cociente δ/β de 1,7. La mediana de porcentaje

de DP en el resto de timos fue de 34% (intervalo 5-

70%), siendo la mediana del cociente δ/β 37 (intervalo

1,4-230). El cociente δ/β tímico mostró una correlación

directa y significativa con i) el porcentaje de timocitos

DP (p = 0,002, R = 0,587 n = 25) ii) los TREC δ totales

(p < 0,001, R = 0,695 n = 31), y iii) el cociente δ/β en

PBMC (p = 0,011, R = 0,451 n = 31).

Conclusiones: Los resultados muestran que en el

timo adulto existe una reducción en la capacidad de

proliferación asociada a la transición de timocito TN a

DP, implicada en la reducción del porcentaje de timocitos

DP y en la capacidad de producción tímica total.

Este defecto pudo ser medido en sangre periférica. El

cociente δ/β se muestra como un nuevo método para

la estimación de la capacidad de producción tímica en

pacientes infectados por VIH, alternativo a la determinación

tradicional de TREC δ.

167


Comunicaciones orales y pósters

CP-76. Infecciones asociadas a fármacos antagonistas

del factor de necrosis tumoral alfa

F. Rodríguez-Gómez, M. Franco, J. Saavedra, D. Mendoza, F.J. Martínez Marcos,

J. Giménez, E. Pujol

Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva.

Objetivos: Los antagonistas del factor de necrosis

tumoral alfa (TNF-α), han revolucionado el tratamiento

de enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoidea

(AR), espondilitis anquilosante (EA), psoriasis

y Crohn. Por otra parte su uso se ha asociado con

una incidencia mayor de infecciones por tuberculosis,

micosis endémicas o bacterias intracelulares. Describimos

las infecciones ocurridas en nuestros pacientes

tras la introducción de estos fármacos en la práctica

clínica.

Material y métodos: Revisión retrospectiva de la historia

clínica de pacientes en tratamiento con infliximab

a dosis ajustada por peso y patología y etanercept a

dosis de 25 mg dos veces por semana entre Enero de

1999 y Junio de 2006.

Resultados: Se revisarón 174 pacientes con anti-

TNF: 113 pacientes que recibieron etanercept y 61

infliximab. 9 de ellos (5%) desarrollaron complicaciones

infecciosas severas. Las características de los

pacientes se muestran en la Tabla 1. La edad media

fue de 45,4 (36-64), 5 pacientes recibieron infliximab

1, etanercept y el resto ambos tratamientos. El 66%

recibían además tratamiento con otro/s inmunosupresores.

El tiempo medio de tratamiento antes de desarrollar

la infección fue de 17,7 meses (2,7-49). 7 (77%)

de los pacientes precisaron ingreso hospitalario requiriendo

1 de ellos UCI. El resto fue tratado ambulatoriamente.

La estancia media entre los ingresados fue de

31 días (7-75).

Conclusiones: 1. El tratamiento con anti-TNF se asocia

a infecciones tanto por patógenos oportunistas

relacionados con la inmunidad celular como con gérmenes

habituales. 2. Dichos procesos suceden tanto

en las primeros meses de tratamiento como en tratamientos

de más de un año. 3. Dichas infecciones suponen

un importante consumo de recursos por lo que

debe incidirse tanto en las indicaciones estrictas como

en las medidas de profilaxis.

Tabla 1

Edad Sexo Enf. Anti-TNF Inmunos. Infección Germen T. tto. Ingreso Estancia Exitus

39 M Crohn Infliximab Cort. Meningitis Lysteria sí 20 no

64 M EII Infliximab Cort. Men./bact. Lysteria 3,7 m sí 50 sí

36 H EA Infliximab Cort/ciclos Pielonef. E. coli 2,7 m sí 7 no

48 H EA Infliximab Cort./mtx. TBC pleural M.TBC 9 m sí 37 no

36 M CU Infliximab Ciclos Artritis Candida 22 m sí 75 no

58 M AR Etanerc No IPB Pseudomonas 14 m sí 19 no

41 H AR Inflix./etan. No Bacteriemia Salmonella 3,7m sí 11 no

46 M AR Inflix./etan. No IPB S . aureus. 49 m no 0 no

41 H AR Inflix./etan. Cort./mtx. Infecc. resp S. pneumoniae 38 m no 0 no

168


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

CP-77. Incidencia, distribución y etiología de las

complicaciones infecciosas en pacientes

reumatológicos tratados con antagonistas

del factor de necrosis tumoral alfa

M.J. Pérez Sola 1 , J.M. Cisneros Herreros 2 , J. Torre-Cisneros 1 ; y grupo BIOBA-

DASER 3

1

Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba. 2 Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

3

Sociedad Española de Reumatología.

Introducción: Los antagonistas del factor de necrosis

tumoral alfa (TNF-α) constituyen opciones terapéuticas

empleadas para controlar determinadas

enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide,

la psoriasis, la espondilitis anquilosante o la

enfermedad de Crohn. Mediante su acción sobre el

TNF-α, bloquean los mecanismos inflamatorios e

inmunitarios relacionados con la patogenia de estas

enfermedades. Por contra, el uso de estos fármacos

se ha relacionado con un incremento de infecciones

producidas por patógenos intracelulares, en especial

tuberculosis.

Objetivo: Describir la tasa de incidencia, la distribución

y la etiología de las infecciones que tienen lugar

en pacientes reumatológicos sometidos a tratamiento

con antagonistas del TNF-α.

Material y métodos: Análisis retrospectivo de los

6969 pacientes reumatológicos incluidos en la base

de datos de BIOBADASER. En ella participan 100 centros

españoles desde febrero de 2000 hasta enero de

2006. Estos pacientes han sido tratados con antagonistas

del TNF-α (infliximab, etanercept, adalimumab,

anakinra o rituximab), con un total de 8.321 ciclos de

tratamiento.

Resultados: De los 6969 pacientes incluidos, 907

(13%) presentaron complicaciones infecciosas durante

el tratamiento. Las localizaciones más frecuentes fueron

la piel (22,9%, 1.204 casos/10 5 tratamientos-año);

faringoamigdalitis (18,2%, 955 casos/10 5 tratamientosaño);

neumonía (11%, 579 casos/10 5 tratamientos-año);

infecciones del tracto urinario (9,81%, 515 casos/10 5

tratamientos-año); infección osteoarticular (7,2%, 376

casos/10 5 tratamientos-año); bronquitis (6,73%, 353

casos/10 5 tratamientos-año); tuberculosis (6,62%, 347

casos/10 5 tratamientos-año); gastroenteritis aguda

(3,31%,174 casos/10 5 tratamientos-año). Se evidenció

bacteriemia en 49 pacientes (5,4%), 14 de ellos sin foco

conocido (28,5%). Otras infecciones menos frecuentes

pero importantes por su gravedad fueron intraabdominal

(1,32%, 69,5 casos/10 5 tratamientos-año),

músculo (0,8%, 40,5 casos/10 5 tratamientos-año), SNC

(0,7%, 35 casos/10 5 tratamientos-año) y endocarditis

(0,44%, 23 casos/10 5 tratamientos-año).

El 41% de las infecciones tuvieron diagnóstico etiológico.

Entre las bacterias Gram positivas (23,45%)

el microorganismo más frecuente fue Staphylococcus

aureus (64%). Entre las bacterias Gram negativas

(22,1%), las más frecuentes fueron Escherichia coli

(39%) y Pseudomonas aeruginosa (15%). El 31,5% de

las infecciones fueron causadas por virus, siendo el

más frecuente el virus varicela zoster (68%), seguido

del virus herpes simple (19%), generalmente de localización

cutánea (97,5% y 54,5%, respectivamente). M.

tuberculosis y MAC causaron el 16,2% de las infecciones.

Los hongos causaron el 6,2% de las infecciones,

siendo el más frecuente Candida albicans (70%), generalmente

orofaringea (50%) o genital (31%). S. aureus

fue el agente responsable del 66,6% de las infecciones

osteoarticulares, el 21,7% de las neumonías, el 15,7%

de las celulitis y el 22,2% de las sepsis. E. coli fue la

causa más frecuente de ITU con diagnóstico etiológico

(70%). El 23% de las neumonías tuvieron diagnóstico

etiológico, destacando S. aureus (21,7%), Legionella

spp. (17,4%), neumococo (13%), CMV (13%), Aspergillus

(13%) y P. aeruginosa (8,7%). El 64,3% de las sepsis

sin foco tuvieron diagnóstico etiológico, destacando

S. aureus (22,2%) y E. coli (22,2%).

Conclusiones: Las infecciones son frecuentes en

pacientes reumatológicos tratados con anti TNF-α.

En ellos está indicada la profilaxis de tuberculosis y

sería necesario analizar si están indicadas las profilaxis

frente a herpesvirus y Candida spp. La neumonía

presenta una etiología muy variada, propia de pacientes

inmunodeprimidos. El tratamiento empírico debe

cubrir S. aureus y bacterias Gram negativas en la sepsis

sin foco y E. coli en la ITU.

169


Comunicaciones orales y pósters

CP-78. La encuesta telefónica como herramienta

antiinfecciosa en la esplenectomía postraumática

A. Suárez, E. Gutiérrez, N. Espinosa, J. Molina, M.D. Rincón, M.V. Salinas,

J. Palomino-Nicás

Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, Sevilla.

Introducción: La esplenectomía postraumática (EP)

ocurre en un contexto de politraumatismo que justifica

el ingreso en UCI, donde la información al paciente

y familiares sobre las medidas profilácticas propias

de la esplenectomía (E) se hace difícil y la vacunación

indicada puede olvidarse. El momento de estabilización

clínica y traslado a planta es el apropiado para llevar

a cabo ambas medidas. Como no existen datos en

nuestro hospital en relación con la información transmitida

sobre las medidas profilácticas y la situación

vacunal del paciente con EP, se planteó este estudio.

Objetivo: 1. Investigar mediante encuesta telefónica

(ETF) el grado de conocimiento que tienen los pacientes

con EP sobre las medidas profilácticas antiinfecciosas.

2. Captar a dichos pacientes para educación sanitaria

y vacunación, en caso necesario.

Material y métodos: Los casos con EP ingresados en

nuestro hospital desde enero-2002 hasta noviembre-

2005 y dados de alta hospitalaria fueron localizados

a partir de las fuentes oportunas. Se realizó una ETF a

los pacientes o familiares directos y en ella se preguntaron:

a. una serie de cuestiones relacionadas con el

conocimiento que tenían sobre las medidas profilácticas

antiinfecciosas propias de la E; y b. si accedían

a una revisión en consulta externa con objeto de proporcionarles

información profiláctica y comprobar la

situación vacunal mediante revisión de las HC. Se hizo

un análisis descriptivo de las variables incluidas en la

ETF y de la situación vacunal.

Resultados: Se detectaron 35 pacientes, 28 (80%) hombres

y 7 (20%) mujeres, con edad de 34,8 ± 14,9 años (rango:

16-72). Contestaron a la encuesta el paciente (71,4%),

padres (14,3%), cónyuge (5,7%), hijo (2,9%) y otro (5,7%).

Conocían la mayor susceptibilidad de la E a las infecciones

20 (57,1%), 15 (75%) por información del médico hospitalario

y 5 (25%) por otro. Habían recibido información

sobre el modo de actuar en caso de fiebre sólo 4 (11,4%)

y ninguno (0%) había sido informado sobre la conveniencia

de llevar un indicativo de E en su cuerpo. Sabían que

habían recibido alguna forma de vacunación 15 (42,9%) y

20 (57,1%) lo ignoraban. De los 15 que sabían que estaban

vacunados, 3 (20%) conocían haber recibido vacuna neumocócica

y 1 (6,6%) vacuna Hib. Aceptaron acudir a consulta

externa para educación sanitaria y comprobación de

la situación vacunal los 31 pacientes (100%) pertenecientes

a nuestra área sanitaria. La vacunación realmente recibida

durante su ingreso fue: neumocócica 32 (91,4%), Hib

25 (71,4%) y meningocócica 0 (0%).

Conclusiones: 1. La ETF ha permitido comprobar

el déficit informativo que tienen los pacientes con EP

sobre profilaxis de infecciones; y 2. La ETF ha servido

para captar a todos los pacientes con objeto de informarles

sobre medidas de profilaxis, actuación en caso

de fiebre y completar las vacunaciones indicadas.

170


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

ÍNDICE DE AUTORES

Abad, M.A. 166, 167

Abdel-Kader, L. 68, 73, 163

Aguado, J.M. 85, 88

Aguilar, I. 65, 162

Aguilar, J. 112, 144, 152

Aguilar, M. 111

Aguilar Benítez, J.M. 140, 148

Aguilar-Guisado, M. 63, 93, 94

Alarcón, A. de 77-87, 111

Álvarez, M. 125, 151, 156, 157

Amaya, R. 109

Andreu, D. 147

Anguita, M. 85

Antón, J. 157

Arco, A. del 98, 112, 126, 130, 144

Arellano, V. 166

Arizcorreta Yarza, A. 64, 71, 72, 75, 76

Arnáiz, A. 85

Arroyo, L. 133, 134

Asensio, C. 153, 154

Bailén, M.A. 165

Barnosi Marín, A.C. 146

Barroso, P. 90, 91

Bautista, J. 141

Benítez Macías, J.F. 75, 76

Bernabéu, M. 111

Bernardos Rodríguez, A. 105

Boix, V. 156

Borrachero, C. 127, 128

Bouza, E. 85

Brun Romero, F.M. 75, 76

Cabello Chaves, V. 106

Cabeza, I. 90

Cabezas, T. 91

Calle, I. 99

Camacho, Á 63, 67, 72, 89, 159

Camacho, M.S. 133

Cañas, E. 111

Carazo, I. 139

Cárdenas, M.A. 115

Cardeñoso, L. 67

Carlos, S. 151, 156, 157

Carmona Álvarez, J.A. 140, 148

Carrero, A.J. 164

Carrillo-Gómez, R. 118

Caruz, A. 164

Casal, M. 101, 143

Casañas, C. 158

Castaño, M. 117, 129

Castillo, C. 90, 91

Castillo, J. 69

Castón, J.J. 98, 101, 143

Causse, M. 117, 156

Cervantes Bonet, B. 146

Chávez, M. 132

Chueca, N. 125, 151, 156

Cisneros Herreros, J.M. 93, 94, 97-100,

103-108, 141, 169

Clotet, B. 156

Collado, A. 67, 71, 97, 102, 118, 158

Collado-Romacho, A. 160

Colmenero, J.D. 110, 117, 131, 136, 152

Conde Guzmán, C. 114

Cordero, E. 93, 94, 105, 106, 141

Corzo, J.E. 97, 145

Creagh, R. 127, 128

Cuesta, I. 139

Cueto, M. 100

Delgado de la Cuesta, J. 122, 132, 138

Delgado Gordillo, C. 148

Desongles, T. 141

Díaz Iglesias, J.M. 140, 148

Díaz Morant, V. 135

Díaz, A. 137

Díez, F. 90, 91

Díez García, F. 146, 160

Doblas Delgado, A. 88, 89, 101

Docobo, F. 109, 147

Domingo, C. 137

Domínguez, A. 120, 121, 153, 154

Escobar, T. 99

Escorial, C. 138

Escot Cabeza, I. 112, 144

Espigado, I. 93, 94, 107, 108

Espinosa, N. 109, 111, 170

Expósito, S. 132

Falcó, V. 85

Fariñas, C. 85

Felipe, B. de 74, 124

Fernández, E. 70

Fernández, J. 123, 132

Fernández, J.M. 158

Fernández, M. 134

Fernández, R. 90

Fernández, S. 152

Fernández Díaz, F. 153, 154

Fernández-Fuertes, E. 67, 69, 118, 137

Fernández-Guerrero, M. 85

Ferrando Martínez, S. 166, 167

Fernández-Rivera, J. 138

Ferrete, C. 145

Fibla, J. 164

Figuerola, J. 137

Fijo López Viota, J. 104

171


Comunicaciones orales y pósters

Flórez, C. 99, 100

Font, P. 101, 143

Fornovi, J. 90

Francés, A. 115

Franco, J.M. 166

Franco, M. 127, 128, 168

Frutos, M. 86

Gallo, M. 89, 159

Gálvez, J. 77-87, 120, 121, 142, 153, 154

Gálvez, M.C. 113, 157

Gálvez-Contreras, C. 160

Gamero, C. 100

Gamir, J. 90

Gamir Ruiz, F.J. 146

García, C. 119

García, F. 151, 156-158

García, L. 142

García, V. 100

García Alegría, J. 144

García-Cabrera, E. 109

García de Viedma, D. 90, 91

García-Figueras, C. 97

García-García, J.A. 63, 66, 69, 70, 73

García-Lázaro, M. 159

García Olid, A. 140

García Prado, M.E. 103-108

García-Tapia, A. 100

Genebat González, M. 122-124

Gentil Govantes, M.A. 106

Gil, M.J. 134

Gilabert, I. 145

Giménez, J. 168

Girón-González, J.A. 67, 72, 100, 165

Godoy Sierra, M. 135

Gómez, S. 132

Gómez Bravo, M.A. 105

Gómez-Mateos, J.M. 63, 68, 69, 73, 145, 163

Gómiz, G. 146

González Benítez, M.A. 135

González Eslava, F. 120, 121

González, M. 66, 70, 82, 118

González, R. 159

González-Serrano, M. 63, 67, 69, 72, 118

Grana, M. 113

Guerrero, F. 98, 165

Gutiérrez, E. 170

Gutiérrez, A. 70, 74, 114, 116

Gutiérrez, S. 74, 123

Gutiérrez Carretero, E. 103

Gutiérrez Rivero, S. 122

Gutiérrez-Ravé, V. 113, 157

Gutiérrez-Valencia, A. 64, 67, 71, 72, 118

Haro, J.L. 86, 109, 111

Hernández, A. 166, 167

Hernández, J. 125, 157

Hernández-Bello, J.R. 150

Hernández-Burruezo, J.J. 139

Herranz, M. 90, 91

Herrero Romero, M. 107, 108

Herrero, M. 98, 141

Hidalgo, A. 66, 162

Hidalgo, C. 77-85, 87, 157

Hinojosa Pérez, R. 103

Jaén, F. 102, 119

Jarilla, F. 119

Jiménez, L. 64

Jiménez-Mejías, M.E. 109

Jiménez-Oñate, F. 113

Jódar, F. 139

Kindelán, J.M. 89, 115

Lage Galle, E. 103

Lazo, A. 90, 91

Leal, M. 74, 114, 122-124, 166, 167

Leal-Noval, S. 166, 167

León Leal, J.A. 109, 133

León-Ruiz, L. 160

Linares, M.J. 101

Lluch, J. 115

Lomas, J.M. 77-84, 87

López, D. 100

López, I. 134, 144

López, L.F. 116

López, M. 113

López-Cerero, L. 149

López-Cortés, L.F. 64, 70-74, 114, 115

López-Hernández, I. 134

López Oviedo, E. 155

López-Rojas, R. 147

López Ruz, M. 158

López Vidal, A.M. 140, 148

Lozano, A. 113, 157

Lozano, F. 68, 73, 155, 163

Lucerna, M.A. 90

Luna, A. 132

Lupión, C. 142

Luque, I. 156

Luque, R. 63, 86, 111

M.Trastoy 114, 116

Macías, J. 63, 68-73, 1163, 164

Macías, N. 110

Macías Vega, N. 95, 96

Maiz Jiménez, M. 135

Mallolas, J. 156

Manzano, M.C. 85

Marín, J. 155

Marín, Y. 138

Maroto, M.C. 151

Márquez, M. 66, 77-84, 87, 97,

126, 152, 161, 162, 165

Martín, A. 111

172


AVANCES EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Martín, L. 157

Martín Escalante, M.D. 112

Martín Govantes, J. 104

Martín Herrera, L. 75, 76

Martín-Mazuelos, E. 97-100

Martín Peña, A. 103-108

Martín-Rico, P. 95-97, 129

Martínez, J. 90, 91

Martínez, M. 90, 91, 125, 131

Martínez-Marcos, F. 77-80, 96, 168

Martínez Sierra, M.C. 75, 76

Martos Pérez, F. 136

Mata, A.M. 138

Mata, R. 65, 114, 116

Mateos-Wichmann, I. 109

Mediavilla, C. 129

Mendoza, D. 168

Merchante, N. 68, 69, 73, 163

Mérida, J.L. 112, 144

Merino, D. 65, 67, 69-71

Miguélez-Morales, M. 115

Milla, M. 130

Mira, J.A. 67-69, 71-73, 118, 163

Miranda, C. 99, 102

Miró, J.M. 85

Mogollón, M. 85, 86

Molina, J. 170

Molina-Pinelo, S. 124, 170

Montejo-Baranda, J.M. 85

Montes Romero, J.A. 146

Montiel, N. 91, 99

Moral, R. del 151

Morales, M.D. 120, 153, 154

Moreno, D. 133

Moreno, F. 112, 144

Moreno Izarra, J. 140, 148

Morillo, C. 149

Muniain, M.A. 120, 121, 149, 150, 153, 154

Muñoz Franco, J. 167

Muñoz Morente, A. 135

Muñoz, L. 65, 113, 125, 158

Muñoz, P. 85

Muñoz-Fernández, M.A. 123

Natera, C. 101, 143

Navarro, M.D. 149, 150

Navas, P. 91, 99

Nieto, G. 164

Nogales Pérez, M.C. 155

Noguer, M. 93, 94

Nuño, E. 81, 87

Obando, I. 133, 134

Ollero, G. 120, 121, 153, 154

Omar, M. 139

Oñate, F. 126, 129

Ordóñez, A. 166, 167

Orihuela, F. 117, 126

Orozco Cózar, M.J. 75, 76

Ortiz, A. 78

Ory, F. de 137

Pachón, J. 93, 94, 109, 111, 147

Palacios, R. 66, 113, 126, 152, 161, 162

Palomino, J. 170

Parody Ruiz-Berdejo, R. 93, 94, 108

Parra, J. 125, 151, 158

Pascual, A. 149, 150

Pascual, R. 116

Pasquau, J. 119, 157

Paulos, S. 102

Pedrosa, I. 102

Peña, A. 98, 125, 151, 158

Peña, J. 159

Peñafiel, M.T. 90

Pérez, M. 97, 99

Pérez-Camacho, I. 89

Pérez-Cortés, L.F. 113

Pérez de la Yglesia, R. 86

Pérez de Pedro, I. 96, 117, 152

Pérez-Elías, S. 156

Pérez Guzmán, E. 115, 155, 165

Pérez Hurtado, J.M. 107

Pérez-Romero, P. 114

Pérez Sola, M.J. 169

Pichardo, C. 147

Pinedo, A. 136

Pineda, J.A. 63, 67-73, 115, 118, 145, 163, 164

Plata, A. 77-84, 87, 110, 136

Pomares, J. 151

Porras López, F. 105

Porras, A. 134

Porras, J. 100, 129

Portales Fernández, I.M. 95, 96

Portales, I. 110, 129

Prada, J.L. 144

Prados, M.T. 141

Puche Valdayo, B. 155

Puga, E. 160

Pujol de la Llave, E. 127, 128, 137, 155, 168

Pulido Ruiz, I. 74, 122

Ramos, A.J. 138

Ramos, R. 141

Ramos-Rincón, J.M. 85

Reche-Molina, A. 160

Reche-Molina, I. 160

Recio, E. 68, 73, 163

Reguera, J.M. 77-84, 87, 136

Requena, M. 139

Reyes, A. 90

Rincón, M.D. 170

Ríos, M.J. 63, 65, 67, 70, 71, 113,

118, 120, 121, 153, 154

173


Comunicaciones orales y pósters

Rivas, I. 114, 116, 147

Rivero, A. 63, 65, 67, 70-72, 89, 101,

113, 118, 143, 159

Rodríguez, F. 128, 143

Rodríguez, J. 128

Rodríguez, M. 90, 91, 116

Rodríguez, V. 146

Rodríguez-Baño, J. 63, 70, 97, 120, 121,

142, 149, 150, 153, 154

Rodríguez-Gómez, F. 168

Rogado, M.C. 90, 91

Roldán, J. 152

Romero, B. 132

Romero, L. 152

Romero, N. 86

Ropero, F. 126

Rosa Jiménez, F. 140, 148

Rosa Morales, R. de la 122, 132, 138

Rubio Sánchez, C. 148

Ruiz, E. 133

Ruiz, F. 158

Ruiz, I. 100

Ruiz, J. 66, 77-84, 87, 161, 162

Ruiz, M. 100, 141

Ruiz, R. 64

Ruiz, S. 137

Ruiz-Mesa, J.D. 112, 136

Ruiz-Morales, J. 63, 69-72

Saavedra, J. 99, 137, 168

Salgado, F. 98, 135, 152

Salinas M.V. 170

San Feliú, I. 85

San Juan, R. 88

Sánchez, A. 99

Sánchez, M. 145

Sánchez, M.I. 90

Sánchez, M.L. 91

Sánchez-Brotons, J.A. 79

Sánchez de la Torre, M. 164

Sánchez Moreno, A. 104

Sánchez-Tatay, D. 133, 134

Sánchez-Yebra, W. 91

Santamaría, S. 117, 131

Santamaría Fernández, S. 95

Santos, I. 69, 72

Santos, J. 65, 66, 113, 126, 152, 161, 162

Santos Moreno, A. de los 165

Sanz, J.M. 151

Sgrutzmancher, S. 127, 128

Sobrino, B. 95, 96, 110, 131

Soriano-Sarabia, N. 123, 124

Soto Cárdenas, M.J. 165

Suárez, A.I. 142, 170

Suárez, I. 115, 155

Tejero, R. 143

Terrón, A. 115, 155

Tornos, P. 85

Toro, M.D. del 142

Torre, B.G. de la 147

Torre, J. de la 70, 77-84, 87, 112,

113, 126, 159

Torre-Cisneros, J. 88, 89, 101,

143, 169, 159

Torre Lima, J. de la 130, 144

Torres, C. 164

Torres, M. 151

Torres-Tortosa, M. 71, 113, 118

Torronteras, R. 134

Trastoy, M. 114, 116

Trujillo, J.A. 139

Ubago, R. 119

Urbano, J.A. 86

Uribarri, G. 131

Valera, B. 64

Valera-Bestard, B. 67, 71, 72, 118

Valiente, L. 95, 96, 110, 131

Valle, J. del 63, 67, 68, 73, 163

Vallejo, A. 74, 121, 123

Vargas-Machuca, M. 80

Vázquez, J. 90

Vázquez, M.A. 145

Vázquez Rico, I. 137

Vergara, A. 115

Vergara, S. 65, 68, 69, 70, 72, 73,

118, 145, 163, 164

Viciana, I. 126, 152

Viciana, P. 64, 74, 114-116

Vidal, E. 97, 102

Vilacosta, I. 85

Vinuesa, D. 125

Zamora, M. 102, 119, 149

Zarzalejo, J.M. 115

174