18.04.2015 Views

migración y derechos humanos - Observatorio de Migraciones

migración y derechos humanos - Observatorio de Migraciones

migración y derechos humanos - Observatorio de Migraciones

SHOW MORE
SHOW LESS

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

Número 2, 2009 - ISSN: 2027-1867

MIGRACIÓN Y DERECHOS HUMANOS

Fundación ESPERANZA


CONTENIDO

EDITORIAL Jairo Muñoz M. ........................................................................ 2

Número 2, 2009

Revista del Observatorio Colombo-Ecuatoriano

de Migraciones OCEMI

Servicio Colombo Ecuatoriano

de Migraciones SECEMI

Con el patrocinio de la Unión Europea

Fundación ESPERANZA

www.fundacionesperanza.org.co

infomigrante@fundacionesperanza.org

ISSN

2027-1867

Presidente

Oscar Gómez

Directora

Luz Marina Díaz

Editoras

Luz Marina Díaz

Diana Andrea Gómez

Comité Editorial

María Clara Aponte

Patricia Pazmiño

Esperanza Jovez

Jairo Muñoz

Priscila Chala

Fernando Ruiz

Miembro Honorario

Alejandro Portes

Diagramación e impresión

Editorial CÓDICE Ltda.

Impreso en:

Bogotá, Colombia

EN ESTE NÚMERO Luz Marina Díaz .......................................................... 4

CARTA DE NUESTROS LECTORES AMIGOS William Mejía Ochoa .......... 6

MIGRACIÓN Y DERECHOS HUMANOS: ELEMENTOS PARA EL DEBATE

Migraciones, derechos humanos y ciudadanía univer

ersal

Jairo Muñoz ................................................................................................. 8

Migrantes andinos: entre oportunidades y reveses

eses

Rodolfo Albán ............................................................................................21

La ciudadanía andina y la incorporación de un enfoq

oque de derechos

humanos en el proceso de integración andino

Esther Anaya ............................................................................................. 27

Derechos humanos y migraciones siglo XXI, en un pensamiento

“otr

tro”. o”. El mensaje del Sur

Jaime Cruz ................................................................................................ 33

ENTREVISTA

La migración: Un n derecho humano

“El enfoq

oque ue de derechos humanos debe estar en primer plano

y por encima de cualquier uier otra tra consideración o motiv

tivación

en materia migratoria”

Luz Marina Díaz entrevista a Oscar Gómez ............................................ 41

TEJIDO SOCIAL

Respuestas de la Defensoría ensoría del Pueblo del Ecuador frente e a la

exigencia del Pasado Judicial colombiano y la vulneración

de los Derechos Humanos ...................................................................... 45

Comunicado de la Comisión Andina de Juristas CAJ ........................... 59

Por or el reconocimiento o de la ciudadanía univer

ersal sal frente e a la crisis

sistémica del capitalismo

Alianza Social Continental/Grito de los excluidos/as ............................ 60

Presentación del Informe Sombra del Ecuador

Efrén Guerrero ......................................................................................... 63

EL QUEHACER DE LA FUNDACIÓN

El Sistema de Atención al Migrante –SAM–

Diana Garcés, Lina Parra y Fernando Ruiz ............................................ 66

ESPACIO CULTURAL

Poesía.

Cada uno se va como puede ..................................................... 75

Migración y literatura

............................................................................... 76

RESEÑAS

“La diáspora colombiana”. Fernando Ruiz ............................................ 79

“Naufragio de sueños”. Bibián Cárdenas .............................................. 80


Editorial

Los migrantes: futuros ciudadanos de un mundo sin fronteras

Hablar hoy de derechos humanos se ha vuelto un lugar común o una moda. Pero también

un peligro y una amenaza. Lugar común, porque no hay artículo de opinión o documento

oficial que no anteponga el tema de los derechos como una postura, un deber o una

forma de reconocimiento social o político. Una moda, en tanto es difícil no encontrar el

término en cualquier declaración, plan, programa o proyecto que se precie ser políticamente

correcto. Pero es un peligro y una amenaza, si el concepto recorre los escenarios de

los señores de la guerra o las instancias de estados a la defensiva que perciben estas dos

palabras como un ataque a su existencia y a su poder.

Sin embargo, los derechos humanos que no son más que un solo término cubierto de

vergüenza e ignominia pero a la vez de esperanza y luz, son el sentido de la vida. No

humana sino de la vida misma.

En un inicio, hace un poco más de dos centurias, los derechos eran un campo estrecho

circunscrito en las fronteras de unos cuantos países donde un puñado de seres humanos

accedían a ellos. Los derechos eran el orgullo del hombre europeo y de las democracias

occidentales. Quienes podían ejercer los derechos, civiles y políticos en ese entonces, eran

una nueva clase: los ciudadanos. Después de una intensa lucha esos derechos se ampliaron

siendo los obreros, cuyas condiciones de vida y de trabajo no eran dignas, los que

lograron abrir la puerta de los derechos sociales; luego las mujeres discriminadas en las

democracias avanzaron y también fueron reconocidas como sujetos de derechos, igualmente

lo lograron los hijos de la esclavitud negra y los habitantes de pueblos que habían

sido sometidos por el colonialismo. Si profundizamos paso a paso en este recorrido, podríamos

afirmar que uno de los sustentos de la dinámica histórica ha sido el esfuerzo de

grandes sectores de la humanidad por ampliar el campo de los derechos humanos y establecerlo

como el punto de partida y la clave del gran acuerdo de la humanidad misma, por

medio del cual se reconoce a toda la especie su dignidad. Esto implica la inclusión, sin

distingos de ninguna naturaleza, de todos los seres humanos y la necesidad urgente de

que los estados generen las condiciones para que la calidad de vida de ellos no sea una

quimera.

Y ahora, en este nuevo milenio, los migrantes emergen

como la nueva especie de futuros ciudadanos de un

mundo sin fronteras. Ciertamente en toda época ha habido

grandes corrientes migratorias. Más aún, la historia

humana es inexplicable sin la historia misma de las migraciones.

Pero en la actualidad es donde converge sin

más apremios y con toda claridad la urgencia de la existencia

de una ciudadanía universal en donde los

migrantes sean reconocidos como sujetos plenos de derechos.

Para ello se requiere de un diálogo social y político entre

los migrantes y sus países y estados de origen y de

destino. Un diálogo en el que los interlocutores se reco-

Los migrantes son ciudadanos,

esto es, sujetos de derechos

que es lo que les posibilita

tener una vida digna,

sin olvidar ciertamente

que también son sujetos de

responsabilidades para una

vida en convivencia.

2 DIÁLOGOS MIGRANTES


Editorial

nozcan como legítimos. En la hora actual no es posible

hablar de que se reconozcan y den garantías a

estos ciudadanos si no existen y se apliquen políticas

públicas que tengan en su corazón, en su espíritu y

en su letra los derechos como el motor de las acciones

concretas que las materializan y como el horizonte

de sus propósitos y metas.

Un Estado Social de Derecho realmente democrático

e incluyente tiene el deber de formular y poner en marcha

una política pública migratoria congruente con su

esencia, es decir, que cuenta con gran legitimidad por

Se requiere de un diálogo

social y político entre los

migrantes y sus países y

estados de origen y de

destino. Un diálogo en

el que los interlocutores se

reconozcan como legítimos.

que se preocupa por todos sus habitantes sin excepción, incluyendo a sus emigrantes y

sus inmigrantes tanto internos como internacionales. Hay que entender que gran parte de

la migración de los países del sur es el resultado de situaciones económicas, políticas y

culturales adversas para la construcción de los proyectos de vida de muchas personas que

al no encontrar condiciones para ello, pues los estados no las crearon, deciden o se ven

impulsadas a emigrar. Sus países, y en particular sus estados les fallaron y estos esperan

realizar, como nuevos ciudadanos, sus sueños en otros países aguardando que allí ni los

obstaculicen ni les impidan ejercer sus derechos, esto es, vivir dignamente.

En Colombia la Fundación ESPERANZA viene liderando junto con otras organizaciones agrupadas

en la Plataforma Social Migratoria “Hermes”, un proyecto de ley que busca implementar

un Sistema Nacional de Migraciones, que contempla dos grandes aspectos: 1)

Un enfoque de Derechos Humanos, y 2) Mecanismos de participación ciudadana en todos

los niveles y procesos, y de manera particular la participación de los migrantes y sus asociaciones

de diverso orden. Un enfoque de derechos porque cualquier iniciativa política,

social o económica para gestionar las migraciones, debe partir de la dimensión humana

de las mismas. Los migrantes son ante todo seres humanos, y su dignidad es la que prima.

Antes que fuerza de trabajo, que competidores y consumidores, son ciudadanos, esto es,

sujetos de derechos que es lo que les posibilita tener una vida digna, sin olvidar ciertamente

que también son sujetos de responsabilidades para una vida en convivencia. Y mecanismos

de participación ciudadana en la construcción y consolidación de la política pública,

pues ante todo los migrantes y sus familias son los “dolientes” de que se garanticen sus

derechos y los protagonistas de ejercer plenamente su ciudadanía. Y la punta de lanza de

este ejercicio es precisamente su participación activa en el diseño y formulación de la

política pública que les compete y en la vigilancia sobre su operatividad, su eficacia e

impacto real.

Esta segunda entrega de Diálogos Migrantes que la Fundacion ESPERANZA ofrece a la

multitud de lectores interesados en el tema, es un complemento básico del primer número

dedicado a los asuntos de política pública migratoria.

JAIRO MUÑOZ M.

Director del Proyecto Servicio Colombo Ecuatoriano de Migraciones-SECEMI

Fundación ESPERANZA

DIÁLOGOS MIGRANTES

3


En este número

La Fundación ESPERANZA se complace en presentar a nuestros lectores el

segundo número de la revista colombo-ecuatoriana Diálogos Migrantes que

en esta entrega está dedicada a abrir el debate y convocar a la reflexión frente

un tema de innegable importancia como es el de la Migración y Derechos

Humanos.

En la sección de artículos centrales para el debate, está en primer lugar el

documento de Jairo Muñoz titulado: “Migraciones, Derechos Humanos y Ciudadanía

Universal” el cual sostiene que la ciudadanía es una construcción

social y que las luchas de la humanidad en los últimos siglos se han constituido

en la lucha de los excluidos para conseguirla. Así mismo, sustenta cómo la

noción de ciudadanía sólo alcanza su nivel más alto si es plenamente incluyente

y universal, y argumenta de manera fehaciente por qué los migrantes

son la avanzada de esta ciudadanía universal.

Rodolfo Albán titula su artículo: “Migrantes andinos: entre oportunidades y

reveses” y señala que ya existen una serie de decisiones de la Comunidad

Andina de Naciones respecto a facilitar el tránsito de personas entre los Estados

de la región. Desde enero de 2005, el tránsito y el ingreso en los países de

la región es libre y que dependiendo del cronograma de integración, basta con

portar el documento nacional de identidad para ingresar y transitar por cada

uno de los países por parte de los ciudadanos andinos.

“La ciudadanía andina y la incorporación de un enfoque de Derechos Humanos

en el proceso de integración andino” de Esther Anaya busca demostrar la

existencia de la ciudadanía andina a partir del reconocimiento del derecho a

la libre circulación de personas en el marco de la Comunidad Andina. La autora

afirma que no obstante, cuarenta años después de iniciado este proceso

de integración, lo jurídico no se ha reflejado plenamente en la realidad.

Jaime Cruz, realiza un planteamiento novedoso sobre los Derechos Humanos

y las migraciones en el siglo XXI, en el que llama la atención sobre la necesidad

de asumir una posición latinoamericana, dentro de una perspectiva Sur–

Sur; que permita vincular los Derechos Humanos con los Derechos de la Naturaleza,

lo cual llevará a abrir nuevas perspectivas en el ámbito de los Derechos

Humanos y en los procesos migratorios.

En la entrevista que la directora de la revista, Luz Marina Díaz, le hace a Oscar

Gómez, claramente se resalta que para la Fundación Esperanza el enfoque de

Derechos Humanos es muy importante, dado que el principal protagonista del

hecho migratorio es precisamente el ser humano, el cual debe estar en primer

plano, por encima de cualquier otra consideración o enfoque en materia

migratoria y reafirma la postura de que ante todo está la dignidad, la vida, la

4 DIÁLOGOS MIGRANTES


En este número

integridad y el proyecto de vida de los migrantes y sus familias. Declara también

que si en Colombia efectivamente hubiese una garantía, una protección y un disfrute

de los Derechos Humanos, entonces millones de colombianos no se hubieran

ido, y cientos de miles no se estarían yendo cada año fuera del país.

En la sección de “Tejido Social”, se transcriben las cartas de la Defensoría del

Pueblo del Ecuador enviadas al señor Presidente de la República, Rafael Correa y

al Ministro de Gobierno y Cultos, Fernando Bustamante, a quienes le expresa su

preocupación por las consecuencias de la exigencia del pasado judicial a los colombianos

y solicita en ellas al Gobierno Nacional que se rectifique la medida

adoptada. La Defensoría del Pueblo incluye en tales cartas el Informe sobre vulneración

de derechos humanos y las estadísticas sobre delitos que comprueban

la bajísima acción delincuencial de los colombianos en Ecuador. Se adiciona también

un comunicado de la Comisión Andina de Juristas –CAJ– que se pronuncia

en el mismo sentido.

En esta sección se transcribe el pronunciamiento de las organizaciones Alianza

Social Continental y Grito de los excluidos/as sobre la necesidad de hacer un reconocimiento

de la ciudadanía universal frente a la crisis del capitalismo. Efrén Guerrero

hace una presentación del Informe Sombra del Ecuador sobre Derechos

Humanos.

Hemos incluido una nueva sección con el objeto de ilustrar al lector sobre el “Quehacer

de la Fundación ESPERANZA. En este número Diana Garcés, Lina Parra y

Fernando Ruiz explican el Sistema de Atención al Migrante –SAM–.

–.

En nuestro “Espacio cultural” incluimos dos poesías por último dos reseñas de

libros sobre migraciones. La titulada “Naufragio de sueños” es una publicación

de la Fundación.

Querido lector: dejo en sus manos este número y espero que sea de mucho interés

para usted.

LUZ MARINA DÍAZ M.

Directora Revista

DIÁLOGOS MIGRANTES

5


Cartas de nuestros lectores amigos

Estimada Luz Marina:

He recibido, con mucha complacencia, el primer número de Diálogos Migrantes,

que entra a satisfacer una necesidad sentida en Colombia, y presumo que

también en Ecuador, desde hace ya un buen tiempo. La importancia del hecho

migratorio en los dos países demanda de publicaciones como la que Fundación

Esperanza ha iniciado con tu dirección.

Encuentro en los Diálogos un espacio amplio para el análisis y debate de un

asunto que admite muchas miradas e interpretaciones, así como políticas y

acciones de intervención. Veo un material de excelente calidad informativa y

propositiva, presentado en un formato agradable.

El que se haya definido la especialización temática de cada número me agrada,

pues permite ahondar en el tema escogido, reconociendo que demanda

un esfuerzo adicional desde la dirección, tanto para la recolección e integración

equilibrada de los artículos, lo que ya lograste con el tema de las políticas

migratorias, sobre el cual espero que regreses periódicamente.

Además del reto de sobrevivir, primero al que se enfrentan todas las publicaciones

periódicas, y de mantener el nivel impuesto en el arranque, considero

importante la amplia difusión, particularmente entre organizaciones y líderes

de los migrantes (de quienes debe procurarse recoger sus puntos de vista),

responsables de políticas migratorias y académicos dedicados al tema. Como

un aporte a ello, te ofrecemos subir la revista a nuestra página web

(www.migracionescolombianas.edu.co), para su descarga.

Estoy seguro que dentro del proyecto del Observatorio Colombiano de Migraciones

(y también del ecuatoriano), en el que nos hemos comprometido a

acompañar a la Fundación Esperanza y que esperamos sea un gran proyecto

nacional e internacional, con amplia participación institucional, los Diálogos

jugarán un papel significativo para la comprensión de las migraciones colombianas

y la toma de las mejores decisiones públicas y de la sociedad civil al

respecto.

Recibe, junto con todo el equipo de la revista, mis más sinceras felicitaciones

y mis mejores deseos para el futuro de los Diálogos Migrantes.

Cordialmente

WILLIAM MEJÍA OCHOA

Grupo de Investigaciones en Movilidad Humana

Red de Universidades Públicas del Eje Cafetero ALMA MATER

Pereira, marzo 9 de 2009

6 DIÁLOGOS MIGRANTES


Migración

y derechos humanos:

elementos para el debate

DIÁLOGOS MIGRANTES

7


Migraciones, derechos humanos

y ciudadanía universal

Jairo Muñoz M. *

“No solo es ciudadano aquel que tiene una cédula de identidad o un pasaporte,

sino el que participa en las deliberaciones y decisiones

que se toman en torno a las cuestiones públicas”

ADELA CORTINA

Abstract

In the following text, it is emphasized that the citizenship is a social construction and that the struggle of

humanity in the last centuries, has been focused on those socially-excluded to achieve it. The citizenship

only reaches its highest level when it is fully inclusive and universal. The national citizenship is contained in

an old agenda of the nation states. These consider that the exercise of the Human Rights is a gift given by

rulers, confined to just a part of population called “citizens”, nationals - and not to all. The concept of the

universal citizenship is present in the new agenda of the global humanity, and transcends markets, cultural

products and, egoistic conflicting powers. In this perspective, migrants are the cutting-edge of the universal

citizenship. The article shows the dimension of the Human Rights in the migratory field, going around the

group of 9 items, insisting at the end on the participation, as means of expression, promotion, defence and

demand for other Human Rights.

Resumen

En este texto se insiste en que la ciudadanía es una construcción social y que las luchas de la humanidad

en los últimos siglos han sido la lucha de los excluidos para conseguirla. Una ciudadanía que sólo

alcanza su nivel más alto si es plenamente incluyente y universal. La ciudadanía nacional está en la

agenda vieja de los estados nación que consideran que el ejercicio de los derechos es una dádiva de los

gobernantes y que se circunscribe a unos pobladores, “los ciudadanos”, los nacionales, no a todos. La

ciudadanía universal está en la nueva agenda de la globalización humana, más allá de los mercados, de

los productos culturales y de los poderes mezquinos y en pugna. Y los migrantes son la avanzada de

esta ciudadanía universal. El artículo muestra cuál es la dimensión de los derechos en el campo migratorio

haciendo un recorrido en torno a un conjunto de 9 núcleos e insistiendo al final en el de la participación

como expresión del derecho a promover, defender y exigir los demás derechos.

*

Licenciado en Filosofía y Antropólogo, experto en temas urbanos. Actualmente es Director del Proyecto Servicio Colombo Ecuatoriano

de Migraciones – SECEMI de la Fundación ESPERANZA en Colombia. jmuñoz@fundacionesperanza.org.co

8 DIÁLOGOS MIGRANTES


Migraciones, derechos humanos y ciudadanía universal

Presentación

Este texto realiza una reflexión

sobre el urgente y actual tema

de los derechos de los migrantes

y su estrecha relación con

las política públicas migratorias,

teniendo como referente a Colombia.

La reflexión parte de los lazos

consustanciales que existen

entre ciudadanía y derechos humanos,

apuntando a superar

los estrechos márgenes de

la concepción de ciudadanía

como sinónimo de nacionalidad

y de derechos humanos como

aspectos compartimentados en

la realidad social y que pueden

ser segmentados en la visión de

una sociedad pretendidamente

democrática.

Es necesario reconocer que los migrantes son sujetos

de derechos que comienzan a emprender la gran marcha

mundial del pleno ejercicio de su ciudadanía. No

una ciudadanía de segunda categoría o recortada al

vaivén de los gobiernos, sino la ciudadanía que los hace

participes del bienestar y de la posibilidad de construir

unos proyecto de vida digna allí donde se encuentren.

Para ello requieren comprender el espacio y campo

específico y concreto de sus derechos y avanzar en

la tarea de su exigibilidad, a través de una amplia participación

en la configuración de políticas públicas migratorias

en los que se les considere sujetos de derecho.

En este contexto, este ensayo hace referencia al

caso colombiano, como se podrá

apreciar en los numerales 3 y 4.

Este recorrido, empero, está lleno

de dificultades y tropiezos.

Como lo afirma la CEPAL, “Hay

una progresiva preocupación internacional

por la protección de

los derechos humanos de todas

las personas migrantes, a raíz

de muchas señales que indican

que la migración internacional

contemporánea es una actividad

riesgosa para los latinoamericanos

y caribeños, que los

puede llevar a situaciones de

vulnerabilidad y desprotección.

Estos migrantes enfrentan una

serie de dificultades derivadas

del racismo, la xenofobia y otras

formas de intolerancia, que se

expresan en formas de discriminación

de diverso cuño, así como también en abusos,

violencia y engaños en el caso de la trata de personas,

y en amenazas a la integridad física. Estos hechos

se combinan y entrecruzan según el origen étnico,

la nacionalidad, el sexo y la edad, la inserción laboral,

los medios empleados para migrar o la situación

jurídica de los migrantes”. (CEPAL, 2006, p.43).

Estas dificultades, sin embargo, son ante todo retos

a enfrentar si se cuenta con una actitud positiva ante

la vida y si se sabe que frente a las utopías el primer

paso de valor es el esfuerzo por superar cualquier

muro que se levante frente a estos sueños de futuro.

Derechos humanos y ciudadanía

Los derechos humanos son inherentes a la ciudadanía,

así su reconocimiento y conquista haya tenido

un proceso de expansión cualitativa y cuantitativa.

En un primer momento, el concepto de ciudadanía

incorporó lo que se conoce como derechos de primera

generación: los derechos civiles consagrados en

el siglo XVIII (libertades individuales referidos a la libertad,

la igualdad, la propiedad, el derecho a la vida,

a la seguridad, al libre desplazamiento...) y los políticos

alcanzados en el siglo XIX (libertades políticas de

DIÁLOGOS MIGRANTES

9


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

asociación, reunión, participación electoral, sufragio

universal), propios de la concepción liberal. En un segundo

momento se integran los derechos de segunda

generación, los derechos sociales y económicos

conquistados por los trabajadores en el siglo XX (derechos

laborales, a la seguridad social, a la educación,

a la garantía de los medios de existencia y de

bienestar) y que fueron puestos en marcha por los

estados de bienestar.

Este tipo de ciudadanía poco a poco se trasladó a

América Latina durante el surgimiento de las repúblicas

independientes del colonialismo español y portugués.

Fue una pieza clave en las lucha emancipadoras,

pero su ejercicio en el siglo XIX fue bastante

limitado así tuviera la intención de integrar a negros,

indígenas y mulatos en el nuevo orden republicano.

Los indígenas no eran ciudadanos sino menores de

edad. Los negros eran aun esclavos o recién manumisos

sin poder acceder a los derechos ciudadanos.

Poco a poco en el siglo XX la ciudadanía se abre paso

y es sólo a fines del siglo que se activa como fuerza

política en el continente.

Estos dos conjuntos de derechos, los de primera y

segunda generación, que componen el núcleo del

concepto de ciudadanía presentan una tensión. Los

derechos de primera generación –civiles y políticos–

exigen, para su plena realización un Estado mínimo,

un Estado regulador que permita y facilite la expansión

de las libertades. Mientras los derechos de segunda

generación –derechos sociales y económicos–

demandan, por su parte, una presencia más fuerte

del Estado para ser realizados, Estado que se concretizó

en el siglo XX en los diferentes estados de bienestar.

Esta tensión ha conducido en la época actual

a un debate sobre si los derechos de segunda generación

son o no constitutivos de la ciudadanía.

Quienes se oponen al Estado como garante de los

derechos sociales y plantean que es el mercado el

que genera las condiciones para su realización, consideran

que estos derechos no constituyen parte

esencial de la ciudadanía, sino que están supeditados

a la expansión de las libertades, en particular

del libre mercado, y al desarrollo de la democracia

representativa. Es la tesis neoliberal. Ella olvida, por

un lado, que el desarrollo del mercado y la democracia

formal no genera de por sí las condiciones estructurales

para garantizar los medios de existencia y de

bienestar, sino en la medida en que haya: 1) mecanismos

de redistribución de las riquezas, y, 2) altos

niveles de participación política y social de la ciudadanía

en el diseño de las políticas públicas sociales.

Por otro lado, desconoce que: 1) la ciudadanía es un

concepto que se analiza en una perspectiva histórica

y política, esto es, es un concepto que se ha venido

construyendo en el devenir de las dinámicas sociales

y en el proceso de empoderamiento de diversos actores

que han sido excluidos del ejercicio pleno de su

ciudadanía y 2) los derechos tienen un carácter de

integralidad. No existen derechos de primera categoría

y otros derechos de segunda o tercera categoría.

El surgimiento histórico de los derechos de primera

generación no los clasifica como los primogénitos

únicos herederos de la dignidad humana. Los derechos

humanos son integrales porque la dignidad humana

se concreta en el respeto a sus libertades y en

la existencia de condiciones adecuadas de carácter

socioeconómico, cultural y ambiental.

En efecto, la comunidad internacional y sobre todo la

jurisprudencia moderna han ratificado en varias oportunidades,

como principio rector de los derechos humanos,

el de la integralidad exhortando a los Estados

a considerar todos los derechos en el mismo plano

de igualdad. Por tanto, es preciso recalcar que los

Derechos Humanos son innatos o inherentes a todas

las personas ya que sin distinción alguna todo ser

humano nace con derechos que le pertenecen por

su misma condición de hacer parte de la especie

humana. Su origen no es el Estado o las leyes, decretos

o títulos, o los dioses, sino la propia naturaleza o

dignidad de la persona humana.

“Se requiere una defensa de la integralidad, indivisibilidad

e interdependencia entre los derechos humanos

para que las personas y colectividades puedan

llevar a cabo los modos de vida que consideran valiosos

para sí mismos, esto dentro del respeto a la diversidad

social y cultural. (…). En la última década,

muchas de las conquistas logradas tanto a nivel de

los derechos civiles y políticos como de los derechos

sociales, se han visto amenazadas y restringidas por

10 DIÁLOGOS MIGRANTES


Migraciones, derechos humanos y ciudadanía universal

Es necesario reconocer

que los migrantes son

sujetos de derechos que

comienzan a emprender

la gran marcha mundial

del pleno ejercicio de

su ciudadanía.

discursos globales

–como los de la seguridad,

el terrorismo y

por la resignificación

de las políticas públicas

en el esquema de

la democracia neoliberal–

que han convertido

los derechos

en mercancías, tornando

a los titulares

de los derechos en

responsables de autosatisfacer sus necesidades básicas

y negando, además, la universalidad de los derechos

humanos. Con este panorama a la vista, la

discusión con los Estados respecto al cumplimiento

de los estándares de los derechos humanos, en especial

de los DESC, se ha convertido en un tema esencial

en el debate democrático”. (ILSA, 2008, p.1).

Ahora bien, los derechos humanos están relacionados

entre sí. Es decir, no podemos hacer ninguna

separación ni pensar que unos son más importantes

que otros. La negación de algún derecho en particular

significa poner en peligro el conjunto de la dignidad

de la persona, pues en la vida práctica los derechos

humanos funcionan sistémicamente.

Es importante destacar que los derechos humanos,

además de ser indivisibles, interdependientes, complementarios

y no jerarquizables, trascienden las fronteras

nacionales. De ahí que se pueda afirmar que

un ser humano, no importa el lugar donde esté, resida

y viva, es sujeto de derechos. Y en esta perspectiva

el concepto de ciudadanía es, en sentido estricto,

mucho más amplio que el concepto de nacionalidad.

Son dos conceptos aparentemente hermanados pero

realmente divergentes. Por el hecho de migrar a otro

país, un ser humano no pierde la titularidad de sus

derechos, ni de ser ciudadano, así tenga que adecuarse

y someterse a una serie de normas en el país

de destino para el ejercicio efectivo de muchos de

sus derechos. Pues todo ciudadano es tanto sujeto

de derechos como sujeto de responsabilidad. José

Martínez de Pisón de la Univ. De La Rioja trae a colación

un texto que reafirma lo anteriormente dicho.

Dice así: “la negación e, incluso, restricción de derechos

a los extranjeros vulnera directamente una de

las premisas básicas de la modernidad y, por tanto,

de la cultura occidental: la universalización de los

derechos. Si creemos que los derechos humanos son

universales y deben ser generalizables a todos, debemos,

pues, defender los derechos de todos, incluidos,

los extranjeros. Por ello, los límites a su pleno

reconocimiento y efectiva realización ponen a prueba

nuestras convicciones democráticas y, (…), las

categorías jurídico-políticas de la tradición occidental”

(MARTÍNEZ, de Pizón, 2004, p.7).

En la actualidad el atributo de universalidad es consubstancial

al concepto de derechos humanos. Y esto

ocurre en dos sentidos: Por un lado, desde el punto

de vista territorial, los derechos humanos deben ejercerse,

aplicarse y garantizarse en cualquier país y

en todo su territorio, sin importar la forma de gobierno

que adopte el estado. Más aún, cualquier tipo de

gobierno tiene como espejo para observar y determinar

su nivel de legitimidad el marco jurídico-político

de los derechos humanos y de toda la normatividad

existente al respecto. Por otro lado, desde el

punto de vista sociodemográfico, no puede existir

razón alguna para que una sociedad desconozca los

derechos a cualquier persona o grupo humano independientemente

de su origen étnico, género, edad,

condición social o status legal. Si bien muchos estados

que desconocen la primacía de los derechos

humanos, buscan explicaciones, argucias jurídicas

o razones de estado para legitimar la violación de

los derechos, reconociendo implícitamente que los

derechos humanos son universales al tratar de argumentar

y justificar el por qué de los hechos violatorios.

Si no reconocieran este atributo de universalidad

no buscarían tales justificaciones. Pero además,

los derechos son “universales porque protegen bienes

como la vida o la libertad, en principio valiosos

para todo ser humano, independientemente de las

diferencias de tradiciones y culturas”. (Defensoría del

Pueblo, s.f., p.29).

Es difícil pensar en tener una vida digna, en cualquier

lugar donde residamos o transitemos, si no disfrutamos

de todos los derechos, o al menos si no contamos

con la posibilidad de ejercerlos. Violar cualquiera

de ellos es atentar contra la dignidad humana, que

DIÁLOGOS MIGRANTES

11


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

se fundamenta en la igualdad y la libertad, tal como

lo establece el Artículo 1 de la Declaración Universal

cuando establece que “todos los seres humanos nacen

libres e iguales en dignidad y derechos”.

Marshall y Bottomore (1998, p.22) aclaran que los

tres elementos de la ciudadanía, civil, política y social,

en un inicio “tres hilos de la misma hebra”, se

entremezclaban porque había instituciones y mecanismos

que, en cierta medida los hacían vigentes y

viables, pero que con el correr del tiempo se separaron

rompiéndose su relación. Hasta el punto que se

puede asignar el período formativo de los derechos

relacionados con dichos elementos a un siglo distinto:

los derechos civiles al siglo XVIII, los políticos al XIX y

los sociales al XX, tal como ya lo hemos señalado.

Este debate se agudiza cuando incluimos en la reflexión

otro tipo de derechos, en particular los conocidos

como de tercera generación y logrados durante

la segunda mitad del siglo XX. Se trata de los derechos

no de los individuos sino de colectividades o

grupos humanos, como los derechos a la autodeterminación

de los pueblos, el derecho a la paz, al medio

ambiente, al desarrollo, incluso los derechos de

grandes sectores discriminados y que han sido reconocidos

en tratados internacionales como los derechos

de las minorías étnicas, los derechos de la mujer

(más allá de sus derechos civiles y políticos), los

derechos de la niñez y de los jóvenes. Y esta inclusión

tiene sentido. ¿Puede la mujer o una minoría

étnica hablar de ciudadanía plena si es discriminada?

¿Es posible tener calidad de vida si es ciudadano

de “segunda categoría” al no serle reconocidos a

plenitud todos sus derechos?

Actualmente se habla de los derechos de “cuarta

generación” relativos a la bioética. Incluso hay autores

(BORJA, Jordi, 2003) que plantean, en el contexto

actual, una nueva ampliación y a la vez precisión de

derechos de la ciudadanía, entre otros: derecho a la

identidad colectiva dentro de la ciudad, derecho al

espacio público, derecho al acceso y uso de las tecnologías

de la información y comunicación, derecho

a la justicia local, y en particular el derecho a la ciudad

o sea el derecho a ejercer el conjunto de libertades

urbanas. Y un migrante que también construye

ciudad, debe ejercer las libertades urbanas y el derecho

a la ciudad. De lo contrario se estaría legitimando

la jerarquización perversa de ciudadanos de primera,

segunda o tercera categoría.

Ese entramado de derechos aparece en la formación

de la ciudadanía como una conquista y muestra un

complejo proceso: la necesidad de evidenciar unos

derechos que van surgiendo como legítimos pero que

a la vez son negados a muchos pobladores, lo que

lleva a pensar que el objetivo de la luchas sociales y

políticas es convertir a los excluidos y discriminados

en ciudadanos, mediante nuevas legislaciones y tratados,

instituciones y mecanismos de diverso orden,

pero ante todo a través de la intensa movilización y

participación ciudadana. Y los migrantes, ciudadanos

del mundo, no son una excepción como ya lo hemos

planteado; y mas aún, son el centro del debate de los

derechos humanos en un contexto de globalización y

relaciones internacionales. Los nuevos excluidos

transnacionales, los indeseables en los territorios del

progreso, los objetos de discriminación y desposeídos

de sus derechos son ingentes masas de migrantes

que no pudieron realizar en sus propios países los

sueños de futuro y han buscado al menos poner en

marcha sus proyectos de vida parciales en países

donde aun no los consideran sujetos de plenos de

derechos.

Como bien lo narra Oscar Gómez, “Los migrantes tienen

que batallar para no ser explotados, discriminados,

ni victimizados por redes criminales, o por la intolerancia

o la violencia xenófoba; el camino de la

aceptación está lleno de múltiples obstáculos, es un

viaje sin muchas alternativas: triunfas o pierdes.

“Triunfas” a un costo enorme en todos los aspectos

de la vida, donde las privaciones y las restricciones

de todo orden se imponen con el propósito de ser

aceptado e “integrado”; o “pierdes” al ser expulsado,

deportado o “retornado de manera voluntaria”,

al no lograr la adaptación, o el “reconocimiento” para

sentirse ciudadano de esa otra sociedad a la cual

viajó con tantas ilusiones y esfuerzos” (GÓMEZ,

2008).

En la actualidad la tensión en los estados modernos,

en un ambiente creciente de movilidad humana

12 DIÁLOGOS MIGRANTES


Migraciones, derechos humanos y ciudadanía universal

transnacional, se da entre la primacía de la soberanía

y la seguridad nacional de los estados nacionales

y los derechos humanos de los migrantes, nuevos

ciudadanos de un mundo sin fronteras. En la teoría

política moderna y en la práctica de los estados

“ha sido prácticamente un axioma de aceptación

universal el hecho de que los estados, en el ejercicio

de la soberanía, tienen competencia absoluta para

definir los términos de la admisión y presencia de

nacionales de otros países dentro del territorio de su

jurisdicción. Sin embargo, ese principio ha justificado

una serie de medidas cuyo respeto a los derechos

fundamentales es sumamente cuestionable”

(CASTILLO, Miguel A., S.f., p.192). ¿Puede un Estado

desconocer de manera permanente y flagrante los

derechos de personas que vivan en su territorio sólo

por el hecho de ser migrantes? ¿Cuál es el camino

político, ético y jurídico para que en un futuro muy

cercano exista una ciudadanía plena que rebase las

fronteras nacionales, fronteras que, bueno es decirlo,

se han construido la mayoría de las veces de forma

artificiosa desconociendo las dinámicas sociales

y de movilidad humana?

“Hoy por hoy, las migraciones son descritas y analizadas

como un problema que afecta a la seguridad de

los Estados y de ahí que las respuestas lo sean también

en clave policial. La inmigración, los inmigrantes

son vistos como un peligro que atenta al orden y al

bienestar de las sociedades desarrolladas, en lugar

de una oportunidad más. Los gobernantes, los representantes

empresariales y los medios de comunicación

no hacen nada más que propagar este sencillo

mensaje, así como promover medidas de corte penal

y policial sin entrar a analizar las causas más profundas,

ni a esbozar respuestas más complejas” (MARTÍ-

NEZ, de Pizon, op. cit., p.2).

Ciertamente son relevantes y vigentes los interrogantes

que nos deja el mexicano estudioso de las migraciones

Miguel Ángel Castillo: “¿Acaso los avances

en materia de reconocimiento de derechos esenciales,

como los consagrados en la Declaración Universal,

pueden subordinarse a los principios e intereses

de la Nación? ¿Es que la posibilidad de reconocer

diferencias entre extranjeros y nacionales puede justificar

la noción de derechos para unos y ausencias o

discriminaciones para otros?” (CASTILLO, op. cit.)

Así como la clase trabajadora, las mujeres y los grupos

étnicos fueron, en los siglos XIX y XX los dolientes

de la defensa, promoción y ejercicio de sus derechos

específicos y lideraron la lucha social y política para

que los estados les garantizara sus propios derechos

y el ejercicio pleno de su ciudadanía, en el siglo XXI

serán los migrantes los nuevos abanderados de la

ciudadanía universal más allá de las fronteras. Será

una confrontación desigual pues la ideología de la

seguridad nacional y la lucha contra el terrorismo, en

el marco jurídico-político de la soberanía nacional, que

es el sustento político de fondo para detener la “marcha

de los indeseables”, está legitimada en la normatividad

de los estados y en la práctica política de los

gobernantes. Los migrantes sólo cuentan con su voluntad

de lucha de hacer prevalecer su dignidad, con

la argumentación que les proporciona la declaración

de los derechos humanos universales y, de manera

paradójica, sus propias constituciones nacionales y

con el apoyo decidido de otros ciudadanos y de organizaciones

sociales que consideran justa su lucha.

Derechos Humanos de los migrantes, ciudadanos universales

Las discusiones sobre los derechos se relacionan con

temas esenciales de la agenda internacional como

las políticas migratorias, las propuestas para la superación

de la pobreza y los debates en torno al desarrollo

y a la degradación medio ambiental. Para

nuestro caso, se hace necesario dar una mirada más

detallada y concreta de los derechos en el campo de

las migraciones, o más exactamente, de los derechos

como la esencia de la vida misma de los migrantes.

La Fundacion ESPERANZA ha estado comprometida

con la dignidad de los colombianos en contextos de

movilidad. A decir de Oscar Gómez, “Nuestros ejes

son: El derecho a no migrar, a construir su proyecto

DIÁLOGOS MIGRANTES

13


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

de vida en su propia patria, a permanecer sin las

presiones de la violencia o la falta de oportunidades.

El derecho a migrar, entendido como una opción

libre y autónoma, para la cual hay que formarse

y preparase, para que sea un proceso saludable,

que potencialice las oportunidades y disminuya los

riesgos. El derecho a la permanencia y la integración

en el lugar de destino en condiciones de igualdad

y no discriminación y El derecho al retorno voluntario

a su patria en condiciones dignas y sostenibles.

Un enfoque social y de derechos humanos

en temas migratorios, nos exige superar el esquema

de migración legal vs. migración ilegal”. (GÓMEZ,

O. 2007).

Si bien los derechos señalados anteriormente son la

base inicial para recomponer el entramado conceptual

de los derechos de los migrantes, se hace necesario

ampliar el panorama y emprender una especie

de paneo para resaltar los derechos humanos que

cobran mayor relevancia en el mundo de los migrantes.

Los criterios de selección son: 1) Determinar aquellos

derechos que son clave en contextos de movilidad;

2) Priorizar los derechos que tienen más impacto

en una vida digna de los migrantes; 3) Resaltar los

derechos que usualmente son violados; y, 4) Contemplar

los derechos que en su ejercicio tienen mayor

posibilidad de ser sinérgicos, o sea que estimulan,

promueven o contribuyen a la exigibilidad y ejercicio

de otros derechos.

Para este paneo, tomando como base la declaración

universal, aunque con algunas ampliaciones, y con

los criterios ya enunciados, podemos señalar los siguientes

derechos:

a. Derecho a la vida, a la libertad y a su seguridad.

Incluye el derecho a no estar sometido a esclavitud

o servidumbre y a no ser sometido a torturas

ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Lo anterior comprende, en consecuencia,

lo relativo a la Trata de personas y Tráfico de migrantes,

como las dos grandes modalidades como

se vulnera este conjunto de derechos, pues se

pone en alto riesgo la vida, la integridad, la seguridad

y la libertad de las personas. Sobre estas dos

graves realidades en el campo migratorio ha venido

trabajando la Fundación ESPERANZA. Lo que

se requiere de los estados no sólo son medidas

de protección a las víctimas, sino una política pú-

14 DIÁLOGOS MIGRANTES


Migraciones, derechos humanos y ciudadanía universal

blica para el tratamiento eficaz y permanente de

este tipo de delito que vulnera la dignidad de las

personas y sus derechos. La trata y tráfico produce

víctimas, sobre todo en la población infantil,

juvenil y en las mujeres, y que cuenta con una

vasta red de victimarios transnacionales. En Colombia,

y en relación con la trata de personas,

además de la adhesión del estado al Protocolo de

Palermo, existe en Colombia, desde el año 2005,

la Ley 985 como la última pieza jurídica de relevancia.

b. Derecho a la igualdad y no discriminación y exclusión.

En las sociedades de destino no es raro

el trato discriminatorio a los extranjeros, en particular

si su país de origen es “tercermundista”. Las

políticas migratorias deben contemplar medidas

antidiscriminatorias y desarrollar mecanismo de

inclusión e integración social de los inmigrantes

respetando el derecho a la propia cultura, como

se explicará más adelante. Este derecho a la igualdad

y no discriminación cobija o comprende los

demás derechos y se constituye en un eje transversal

de toda política pública que pretenda el

bienestar de sus habitantes, incluidos sus inmigrantes.

c. Derecho a no ser arbitrariamente detenido, preso

ni desterrado. En este sentido, el derecho, en

condiciones de plena igualdad, del migrante a ser

oído públicamente y con justicia por un tribunal

independiente e imparcial, para la determinación

de sus derechos y obligaciones o para el examen

de cualquier acusación aún en materia penal. Incluye

el derecho a la protección de la ley contra

injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia,

su domicilio o su correspondencia, y contra

ataques a su honra o a su reputación, por el hecho

de ser migrantes. Con la Directiva del Retorno

de la Unión Europea, norma que define los procedimientos

de retención y expulsión de los inmigrantes

en situación irregular, este derecho queda

en entredicho y puede sufrir vulneraciones,

sobre todo respecto a los inmigrantes detenidos

como “ilegales”. Con la actual crisis económica

internacional, esta Directiva acelera las medidas

represivas y punitivas anti-inmigratorias, dejando

de lado la promoción de una regularización

migratoria integral que reconozca los derechos

humanos de los inmigrantes.

d. Derecho a circular libremente y a elegir su residencia

en el territorio de un Estado, lo que incluye

el derecho a la reagrupación familiar en el país de

destino. Implica que toda persona tiene derecho

a salir de cualquier país, incluso del propio, y a

regresar a su país o sea el Derecho a retornar de

forma voluntaria en condiciones de dignidad y

seguridad. La Directiva del retorno de la Unión Europea

no es una respuesta a este derecho sino

que es una nueva expresión de reafirmación y a la

vez protección de la soberanía estatal que considera

a los inmigrantes y en particular aquellos que

están en una situación irregular como potenciales

“problema” o “peligro”. De ahí que en esta directiva

se pongan en marcha medidas no solo de

endurecimiento en los controles migratorios sino

de expulsión y de retorno forzado de inmigrantes.

Se hace necesario que los países de origen formulen

y desarrollen políticas de retorno de sus emigrantes

en el marco de los derechos humanos, de

manera que encuentren oportunidades y nuevas

posibilidades de reconstruir su proyecto de vida.

Otro aspecto en este subconjunto de derechos, es

el asilo. En caso de persecución, toda persona tiene

derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en

cualquier país. Además a nadie se privará arbitrariamente

de su nacionalidad ni del derecho a cambiar

de nacionalidad. Un caso resaltante es el de

los migrantes forzados, por lo regular a causa de

conflictos armados internos de su país, como es

el caso de Colombia; estas personas por lo general

numerosas buscan refugio en otros países principalmente

limítrofes. Existe avance sustantivo en

materia de protección de este tipo específico de

población de migración forzada. Se trata de la

Convención sobre el Estatuto de los Refugiados

(1951) y su Protocolo adicional (1967), cuya operación

es vigente por su ratificación por parte de

un número amplio de países. Sin embargo, las

poblaciones refugiadas enfrentan enormes limitaciones.

Los gobiernos de los países receptores

erigen progresivamente barreras más rígidas para

su aceptación, y en muchos casos son objeto de

DIÁLOGOS MIGRANTES

15


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

deportación, vulnerándose una serie de derechos.

Finalmente hay que acotar que, como enseña

Verdoodt en su detallado texto sobre el significado

de la Declaración universal de los Derechos

Humanos, “es evidente que el derecho de emigración

no podrá ser efectivo sin facilidades para la

inmigración y el tránsito en y a través de otros

países”. (VERDOODT, A. s.f. p. 149)

e. Derecho a la libertad de opinión y de expresión;

este derecho incluye el de no ser molestado a causa

de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones

y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación

de fronteras, por cualquier medio de expresión,

contemplándose como límite el respeto a la

opinión adversa y ajena... Es necesario subrayar

la otra cara de este derecho a la libertad de expresión

que es el derecho a la información, crucial

en todo el proceso y fases de la migración. Por lo

regular este derecho en su conjunto es uno de los

más violados a los refugiados y asilados.

f. Derecho a la libertad de reunión y de asociación

pacíficas. En este caso se trata de un derecho tanto

individual como colectivo y puede presentar dos

vertientes: 1) El migrante no será objeto de persecución

por ser parte de una organización social

en el país de origen o de destino; y, 2) Los inmigrantes,

en el país de destino donde residen, tienen

plena libertad para asociarse según sus intereses

o para la exigencia de sus derechos como

inmigrantes. En el proyecto de ley “Sistema Nacional

de Migraciones” que elabora y gestiona la Fundación

ESPERANZA conjuntamente con la Plataforma

Social Migratoria se contempla el Derecho

de Asociación. En el art. 33, se refiere a tal derecho

en estos términos: “El Estado Colombiano,

apoyará el movimiento asociativo de los colombianos

en el exterior, fomentado especialmente aquellos

centros y asociaciones que tengan por objeto

la promoción sociocultural. Para garantizar la continuidad

del movimiento asociativo se fomentará

la participación activa de los jóvenes en las organizaciones

y asociaciones de colombianos en el

exterior y se velará por evitar toda discriminación

por razón de género”.

g. Derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo,

a condiciones equitativas y satisfactorias de

trabajo y a la protección contra el desempleo. Este

derecho universal, en el caso de los migrantes,

significa a que no deba ser tratado con discriminación

salarial y subvaloración de su entrenamiento

y calificación, o de otro orden y a tener

acceso a los sistemas de seguridad social del

país de destino, lo que implica la satisfacción creciente

de sus derechos económicos, sociales y culturales,

indispensables a su dignidad y al libre desarrollo

de su personalidad. Incluye el derecho a

un nivel de vida adecuado que le asegure, así

como a su familia, la salud y el bienestar. En este

campo se ha dado un avance a través de la Convención

Internacional sobre la Protección de los

Derechos Humanos de todos los Trabajadores

Migratorios y sus Familiares, aprobada por la

Asamblea General de Naciones Unidas el 30 de

noviembre de 1990. Fue ratificada por Colombia

en 1995.

h. Derecho a la educación y a la cultura. Se refiere

inicialmente a tomar parte libremente en la vida

cultural de la comunidad receptora, sin verse constreñido

a perder su propia identidad cultural, a

gozar de las artes y a participar en el progreso

científico y en los beneficios que de él resulten

tanto los que se producen en su país de origen

como en el de destino. Este derecho, en la dimensión

cultural, requiere de una mayor ampliación y

precisión. Implica para los inmigrantes un doble

reconocimiento: 1) a la titularidad y al acceso y

participación en los bienes y derechos culturales;

y, 2) al derecho a su propia cultura, a su identidad

cultural y a las consecuencias de este reconocimiento.

Lo anterior supone una toma de conciencia

del carácter multicultural de nuestras sociedades

y de la primacía de la diversidad y no de la

homogenización. La crisis del Estado nación tiene

en esta dimensión, la cultural, una de sus máximas

expresiones. El concepto de cultura nacional,

es ya una categoría obsoleta que no da cuenta de

los cambios culturales recurrentes en las sociedades

multiculturales, de los procesos de transformación

que se da en los universos de vida de

16 DIÁLOGOS MIGRANTES


Migraciones, derechos humanos y ciudadanía universal

los inmigrantes y la misma sociedad

receptora y de la primacía de

los intercambios culturales heterogéneos

que van creando y solidificando

en las grandes ciudades

una vasta red cultural a modo de

mosaico de la diversidad. Los intentos

sostenidos de los estados

por hacer prevalecer la “cultura nacional”

como la expresión sublime

de la nacionalidad y como la cultura “legítima” se

ha constituido en la forma de reciclar el etnocentrismo

y de justificar los brotes de racismo y xenofobia

como sustento ideológico para legitimar políticas

de imposición o segregación que vulneran

el derecho a la cultura y facilitan el trato discriminatorio

a los inmigrantes. Este derecho es uno de

los más vulnerados, pues los estados no creen en

la cultura como bien primario y como una necesidad

digna de reconocimiento en tanto derecho fundamental.

Hay estados modernos que se precian

de avanzada de la civilización que consideran la

multiculturalidad y la diversidad cultural como una

amenaza de la democracia, e incluso, paradójicamente

como un enemigo de los derechos humanos.

i. Derecho a la participación. Toda migrante tiene

derecho a participar social y políticamente, directamente

o por medio de representantes libremente

escogidos, según la normatividad que su país

de origen o de destino contemple para sus emigrantes

e inmigrantes. Este derecho es clave para

el avance las políticas migratorias en países de

origen y destino. “El enfoque de derechos humanos,

es un enfoque que reconoce al migrante como

En el siglo XXI serán

los migrantes los nuevos

abanderados de la

ciudadanía universal

más allá de las

fronteras.

un ciudadano; la Fundación ESPERAN-

ZA expresa su interés en contribuir en

la construcción de una política pública

migratoria en Colombia a partir de este

enfoque. Construir una política de estas

características requiere de la más

amplia convocatoria política y social,

con el objeto de construir una política

de Estado. Ello requiere garantizar la

más amplia participación de todos los

actores, empezando por los migrantes y sus familias;

(…). Y esta participación debe ser comprensiva,

integral e incluyente. Una política pública sobre

migraciones debe sentar las bases para un

reencuentro del Estado y esa sociedad que marchó,

que consideró que no tenía futuro dentro de

las fronteras nacionales” (GÓMEZ, O. 2007, p. 16).

Dada la importancia clave de este derecho se hará

referencia más explícita a él en el siguiente apartado

4.

En este texto cuando se habla de los derechos de los

migrantes se hace referencia exactamente a este panorama

y recorrido que se ha realizado. Y facilita

visualizar, en un primer intento cuál es la dimensión

de los derechos en el campo migratorio. Además es el

marco que permite contextualizar, por ejemplo, la construcción

de indicadores para medir la efectividad de

las políticas públicas en el campo migratorio, sus avances

o retrocesos, ya sea en los países de origen como

en los de destino. Y puede orientar las acciones de

entidades como la Fundación ESPERANZA que además

de elaborar propuestas de política pública

migratoria, desarrollan un Observatorio de Migraciones

con un sistema de indicadores de derechos humanos.

La Participación y el derecho a promover, defender y exigir los derechos

La participación, como derecho político y como práctica

individual y social, aparece consubstancial a la

ciudadanía. Inicialmente, debido al tamaño de las repúblicas

modernas, el ciudadano no podía tener el

ejercicio directo del poder, pero escogía con su voto a

los representantes. Su fundamento era el principio

republicano del control popular por el sufragio universal.

Y esta participación se circunscribía a los nacionales

y nacionalizados, de ninguna manera a los

extranjeros. Y se restringía a los comicios electora-

DIÁLOGOS MIGRANTES

17


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

les, esto es, a la representación. Es lo que se conoce

como democracia representativa.

Pero no basta el elegir representantes para la actividad

pública. La ciudadanía sólo se ejerce en la medida

de una amplia y profunda participación social y

política en los espacios públicos no estatales, donde

la ciudadanía delibere, decida, ejerza control e incida

en las políticas estatales. Intervenir en lo público,

esto es, en la construcción del bien común por encima

de los intereses privados es no sólo condición para

el disfrute de la libertad individual sino garantía de

una ciudadanía activa y protagónica. Una ciudadanía

sin participación es simple sujeción y ahogamiento

de la libertad. De ahí que la ciudadanía es la cara

social y política de la democracia como organización

y funcionamiento de la sociedad contemporánea. Y

en esta construcción del bien común deben tener

cabida, a través de mecanismos claros e incluyentes,

tanto los nacionales que vivan en el país, como los

que habitan o residan en otros países e incluso los

inmigrantes.

El espacio público no estatal es también el campo de

la deliberación o del debate público, del diálogo y confrontación.

Es un espacio público autónomo del poder

político donde se forma democráticamente la

opinión pública y el ciudadano ejerce sus derechos

políticos. El concepto de ciudadanía toma en este

sentido un nuevo valor que conduce a la participación

política, a trascender el simple acto de votar. Allí,

como señala Vieira, “se realiza la interacción subjetiva

de ciudadanos conscientes, solidarios y participativos”.

Esta autora relaciona el campo deliberativo

con el concepto de esfera pública de Habermas definido

como escenario de formación de la voluntad

colectiva y como instancia generadora de decisiones

colectivas y legitimadora de la democracia. “La reconstrucción

del espacio público se da, según

Habermas, dentro de una perspectiva emancipatoria,

contemplando procedimientos racionales, discursivos,

participativos y pluralistas, que permitan a los actores

de la sociedad civil un consenso comunicativo y

una autorregulación, fuente de legitimidad de las leyes.

Ni el espacio doméstico ni el espacio de producción

contienen este potencial democrático. La autonomía

del espacio público participativo revaloriza la

primacía de la comunidad y de la solidaridad, posibilitando

la liberación de la sociedad civil de los imperativos

sistémicos, es decir, de los controles burocráticos

del Estado y de las imposiciones económicas

del mercado” (VIEIRA, L. 2003, p.10)

Ese espacio público participativo está llamado a ser

copado no sólo por la sociedad civil y las organizaciones

que la configuran y tienen asiento permanente

en el país, sino también por: 1) la gran masa de

emigrantes que aún se sienten vinculados a su país

y a los retornados que por cualquier razón han regresado

a sus hogares, y que buscan la forma de

hacer oír su voz, y, 2) los inmigrantes que desean

encontrar en el nuevo hábitat la garantía de que

pueden construir su proyecto de vida en situaciones

de dignidad.

La participación en la deliberación y toma de decisiones

no puede ser objeto de minorías y élites. Se requiere

potenciar a la ciudadanía, y en nuestro caso a

los migrantes, para que a través de mecanismos y

procedimientos se asegure mayor participación de la

ciudadanía, en particular de grupos sociales minoritarios.

Esto supone que el espacio público deliberativo

no es homogéneo e igualitario por la diversidad de

actores implicados. De ahí la importancia del debate

público en torno a los intereses colectivos y que conlleve

a la construcción de consensos ciudadanos

amplios. Este accionar e interacción no se da en medio

de una atomización de ideas y voluntades individuales

sino que la ciudadanía, en la práctica discursiva,

está mediada por asociaciones, organizaciones

y movimientos sociales.

El concepto de ciudadanía no está fincado, en esta

nueva concepción, en la idea liberal del hombre individualmente

considerado y ajeno a las relaciones

sociales que lo definen. La ciudadanía no es una categoría

ideológica que encubra otras categorías que

le dan peso explicativo al ser humano. Es una categoría

que constituye al ser humano como sujeto político,

tanto individual como colectivo.

Quienes han propugnado por la autonomía y la democratización

de la sociedad son los ciudadanos que

integran y desarrollan nuevas identidades al interior

18 DIÁLOGOS MIGRANTES


Migraciones, derechos humanos y ciudadanía universal

de los movimientos sociales, que mantienen relaciones

con diverso tipo de organizaciones de la sociedad

civil, construyendo así nuevas redes sociales. En

la actualidad existe una manera de pensar la ciudadanía

en íntima relación con la sociedad civil, en una

perspectiva, y articulada a la noción de igualdad de

derechos, autonomía y participación.

Siguiendo a Vieira, “la construcción de esta esfera

social pública, en cuanto participación social y política

de los ciudadanos, pasa por la existencia de entidades

y movimientos no-gubernamentales, no-mercantiles

y no-partidarios. Tales entidades y movimientos

son privados por su origen, pero públicos por su

finalidad. Ellos promueven la articulación entre esfera

pública y ámbito privado, como una nueva forma

de representación, buscando alternativas de desenvolvimiento

democrático para la sociedad” (VIEIRA,

Op.citp. p.16). Esto implica la existencia de mecanismos

y canales de participación permanente que faciliten

la intervención de la ciudadanía en las decisiones

gubernamentales y en la elaboración de las políticas

públicas. Se trata de una ciudadanía democrática

y no simplemente una ciudadanía sujeta a las

decisiones de los gobernantes. El ciudadano es titular

de derechos y deberes y, al decir de Vieira, “esencialmente

creador de derechos para abrir nuevos espacios

de participación política”.

Bueno es anotar que el movimiento de ciudadanos

que se desarrolla actualmente en diversas partes

del mundo “no aspira tomar el poder, sino transformar

la relación entre el Estado y la sociedad civil,

consolidando en esta última la imagen de la diferencia,

de la diversidad, así como de la capacidad

subjetiva de los individuos y de los grupos” (VIEIRA,

op. cit, p.16).

En relación con la participación en la política pública

colombiana en el área de las migraciones se requiere

tener en cuenta dos grandes aspectos:

1. La formulación y diseño de la política desde criterios

y mecanismos participativos y democráticos

que permitan la convocatoria de todos los actores

de la sociedad civil que de una u otra forma

están ligados a los procesos migratorios, en particular,

a los migrantes y sus familias. Esto implica

crear las condiciones para que estos actores

puedan tomar parte tanto en la discusión de los

contenidos de la política, en los mecanismos de

consulta y deliberación, como en las instancias

de decisión.

2. La existencia de normatividad para participar en

procesos de ejecución de la política, pero ante

todo en el seguimiento y control social de su puesta

en marcha, y en los espacios de rendición de

cuentas y de veeduría ciudadana en torno a los

resultados y efectos de los planes y programas

que se implementen anualmente. En este sentido

se torna relevante un sistema de indicadores

de derechos humanos como ya se señaló anteriormente.

Este recorrido en torno a la ciudadanía y los derechos

humanos sólo es fructífero y satisfactorio si se

tiene como horizonte la universalidad e integralidad

de los derechos para construir ciudadanos más allá

de las fronteras y si se facilitan estrategias para hacer

de los ciudadanos sujetos de derechos allí donde

estén, sin importar su nacionalidad.

Bibliografía

BORJA, Jordi. 2003. Los desafíos del territorio y los derechos

de la ciudadanía, s.l y s.e.

CASTILLO, Miguel Ángel. Migración y derechos humanos,

El Colegio de México, México, s.f.

CEPAL, Migración internacional, derechos humanos y desarrollo

en América Latina y el Caribe. Síntesis y conclusiones,

Marzo 2006, doc. en pdf, p.

DEFENSORÍA DEL PUEBLO. ¿Qué son los Derechos Humanos?

Red de Promotores de Derechos Humanos, Bogotá,

s.f.

GÓMEZ, Oscar. Migración, Derechos, Ciudadanía y Bienestar.

Ponencia presentada en el 1er Congreso nacional

de ciencias políticas, Universidad de los Andes, Bogotá,

octubre 1-3 del 2008.

DIÁLOGOS MIGRANTES

19


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

________. Intervención en el Primer foro colombo-ecuatoriano

de migraciones – Por una política pública incluyente,

Bogotá, Dic.7 de 2007.

________. Migración y ciudadanía. Elementos para una política

migratoria, Ponencia en el Simposio sobre migraciones

laborales a España, Bogotá, octubre 23 y 24 del

2007.

ILSA – INSTITUTO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS LEGA-

LES ALTERNATIVOS, Derechos humanos integrales y políticas

públicas. http://ilsa.org.co:81/node/55 - 07/21/

2008.

MARTÍNEZ de PISÓN, José. ¿Tienen derechos los inmigrantes?

Derechos humanos y procesos migratorios:

paradojas y posibilidades. Ponencia presentada en las

Jornadas sobre “Los inmigrantes como nuevos actores

del desarrollo. Globalización, migración y derechos”, Universidad

de Valencia, 2004.

MARSHALL, T.H. y Bottomore, T. Ciudadanía y clase social,

Madrid, Alianza Ed., 1998.

MUÑOZ, Jairo. De los derechos humanos a los derechos de

los pueblos. Franciscanum, Año XXXII, No. 94, 1990,

pp. 31-44.

MUÑOZ J. y Julián A. Qué tanto de cultura y de ciudadanía

hay en el programa Cultura Ciudadana? En Reflexiones

sobre Cultura ciudadana, Observatorio de Cultura Urbana,

IDCT, Bogotá, 2003.

PROYECTO DE LEY SISTEMA NACIONAL DE MIGRACIONES.

Versión última de este proyecto de ley, del mes de Febrero

de 2009.

VERDOODT, Albert., Naissance et signification de la declaration

universelle des droits de l´homme. Publicado por

la Société d´etudes morales, sociales et juridiques, Ed.

Nauwelaerts, Louvain-Paris, s.f. (probablemente 1964).

Traducción libre del texto citado por el autor de este

ensayo.

VIEIRA, Liszt. Ciudadanía y control social, 2003. Traducción

del portugués por Carlos Castaño. http://unpan1.un.

org/intradoc/groups/public/documents/clad/unpan

000170.pdf

20 DIÁLOGOS MIGRANTES


Migrantes andinos:

entre oportunidades y reveses

Rodolfo Albán Guevara *

Abstract

Within the Andean region, the immigration trend does not only happen from one country to another

country that is better-off economically, but immigration also happens to those country that are less

affected by violence, inestability, unemployment and conflict. One example of this is the situation between

Colombia and Ecuador. The high number of Colombia immigrants to Ecuador has been noted for the past

several years.

Given the impact of the topic, for example, a series of decisions already exist from the Andean Community

of Nations (CAN) regarding this topic (Decisions 397, 503, 545, 583, and 584) in order to facilitate the

transition among people throughout the region. Since January 2005, movement and entrance in the

region’s countries has been free, yet depending on the time of immigration, it is enough to carry one’s

national identity card, as Andean citizens, in order to enter and pass through each of the countries.

Resumen

En el interior de la región andina, la tendencia indica la propensión de migrar a países no sólo mejor

ubicados económicamente sino también menos afectados por la violencia, la inestabilidad, el desempleo

y los conflictos. Un ejemplo, es la situación entre Colombia y Ecuador. Se reporta desde hace

algunos años, una alta migración de colombianos hacia el Ecuador.

Dado el impacto del fenómeno, ya existe una serie de decisiones de la Comunidad Andina de Naciones

respecto al tema (Decisiones 397, 503, 545, 583 y 584) para facilitar el tránsito de personas entre los

Estados de la región. Desde enero de 2005, el tránsito y el ingreso en los países de la región es libre,

aunque dependiendo del cronograma de integración, basta con portar el documento nacional de identidad

para ingresar y transitar por cada uno de los países por parte de los ciudadanos andinos.

Marco teórico

El concepto genérico de “migración” alude al desplazamiento

de individuos o poblaciones dentro del territorio

de un mismo Estado o de un Estado a otro (Comunidad

Andina de Juristas Peruanos). Se identifican,

no obstante, dos subcategorías. La emigración, que

es abandonar una localidad o país con vocación de

*

Economista. Magíster en Gestión Pública. Coordinador del área de Democracia de la Comisión Andina de Juristas. ralban@cajpe.org.pe

DIÁLOGOS MIGRANTES

21


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

perpetuidad en busca de mejores

medios de vida. Por lo general, en

el ámbito global interesa el abandono

de su propio país por individuos

o poblaciones con ánimo de

establecerse en el extranjero. Y

por otro lado, la inmigración, que

se define como la llegada a un territorio

del cual no se es natural

para establecerse en él.

La Relatoría Especial de la Comisión

de Derechos Humanos sobre

los derechos humanos de los Migrantes,

clasifica a las causas de la migración en cinco

grupos (2001, p: 13):

• La exclusión social y económica.

• La atracción que ejercen los países más desarrollados.

• La necesidad que tienen estos países de contar

con la migración.

• Los conflictos armados internos.

• Los desastres naturales.

• Lo anterior pone de manifiesto que no se está

ante móviles únicos, pues a veces confluyen varias

causas.

Existe, así mismo, una categorización general del tipo

de migrantes (Relatoría Especial de la Comisión de

Derechos Humanos, 2000 p.8): Migrantes, refugiados,

desplazados internos, solicitantes de asilo, trabajadores,

fronterizos, entre otros.

La migración es un fenómeno

mundial que cada año va

reconfigurando sus propias

tendencias. Por ejemplo,

los que solían ser países de

destino se van tornando

también en países de origen

y las mujeres se van

La migración es un fenómeno mundial

que cada año va reconfigurando sus

propias tendencias. Por ejemplo, los

que solían ser países de destino se van

tornando también en países de origen

y las mujeres se van convirtiendo en

las principales migrantes, como es el

caso de mujeres que migran del Perú

hacia Chile e Italia. La globalización del

fenómeno y la incorporación de nuevos

segmentos sociales en los flujos

han incidido en que las migraciones

se conviertan en un tema que va adquiriendo

cada vez mayor importancia.

El hecho es que las migraciones han llamado también

la atención de la comunidad internacional por la

afectación de derechos humanos que reporta Y preocupa

de manera especial a la región andina, que

exporta un significativo número de población pobre,

mano de obra poco calificada y mal remunerada (según

los estándares del país de destino) y un buen

número de ellos en condiciones irregulares.

En esa línea, los estados andinos deben comprometerse

más con el tema, pues como tales han asumido

obligaciones internacionales como partes de la

Convención Internacional para la Protección de los

Derechos de todos los Trabajadores Migrantes y sus

Familias, el Convenio 169 de la OIT y el amplio conjunto

de normas que proscriben la trata de personas.

Estas obligaciones refieren tácitamente el compromiso

de los Estados con la materia y, por consecuencia,

el establecimiento de políticas de migración y mecanismos

especiales de protección de los derechos

humanos de los migrantes.

El patrón base

El patrón migratorio clásico se refiere a la tendencia

del desplazamiento humano de países subdesarrollados

o en conflicto a países desarrollados o con mejores

niveles de vida. El patrón no se restringe a las

polaridades, es decir, no sólo se identifica a migrantes

de países pobres con destino a países industrializados

(sur-norte), sino que se incluye a migrantes que viajan

de un país a otro dentro de la misma región.

Son cuatro los países andinos que reportan mayor

actividad emigratoria: Colombia, Ecuador, Bolivia y

Perú. Su destino común por excelencia son los Esta-

22 DIÁLOGOS MIGRANTES


Migrantes andinos: entre oportunidades y reveses

dos Unidos de Norteamérica y últimamente a Europa

y, más precisamente, España e Italia. Según datos

de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en

el año 2004 los migrantes internacionales representaban

el 7,9% sobre la población total de la región.

En el interior de la región andina, la tendencia indica

la propensión de migrar a países no sólo mejor ubicados

económicamente sino también menos afectados

por la violencia, la inestabilidad, la pobreza y los

conflictos. Esta situación también se puede explicar

por la situación de debilitamiento de la democracia

en algunos estados andinos y coincide con ello los

alarmantes indicadores de pobreza, inequidad y exclusión

social (Albán y Mendoza, 2007). Ejemplos de

esta situación es la del proceso migratorio en la sub

región andina entre Colombia y Ecuador / Perú y Ecuador

/ Perú y Chile / Bolivia y Chile.

Sobre las migraciones en la región andina, existe una

serie de decisiones de la Comunidad Andina, CAN

para facilitar el tránsito de personas entre los Estados

de la región (Decisiones 397, 503, 545, 583 y

584). Desde enero de 2005, el tránsito y el ingreso

en los países de la región es libre, aunque dependiendo

del cronograma de integración, basta con portar

el documento nacional de identidad para ingresar

y transitar por cada uno de los países por parte

de los ciudadanos andinos.

Los derechos humanos de los migrantes

Los migrantes andinos, en general, viven en una situación

de precariedad, ya que no tienen la categoría

legal que disfrutaban en su país de origen. En algunos

países, el migrante vive en una situación marginal,

es rechazado por algunos sectores de la población

del país de destino. Hace algunos meses, por

ejemplo, distintos medios de información mostraron

un hecho de violencia contra una joven migrante ecuatoriana

por parte de un ciudadano español. Es posible

que esa violencia sea más una práctica habitual

que un hecho aislado. En algunos países europeos

(Alemania, por ejemplo), es común constatar situaciones

de amenaza contra comunidades latinas o africanas

por parte de sectores racistas. Sin embargo,

la violencia no siempre es tan manifiesta, a veces es

mucho más solapada, pudiendo llegar a ser institucional.

El migrante se ve obligado, naturalmente, a buscar

ingresos de sobrevivencia y se somete a trabajos sin

garantías laborales. La situación se agrava más si el

migrante es indocumentado. Puede ser explotado o

despedido arbitrariamente sin poder recurrir a autoridad

alguna.

Los migrantes ignoran las leyes y el idioma del país

receptor y en ocasiones deben enfrentar abierta hostilidad

por parte de la población, incluso de las autoridades

del país receptor o región.

Según la OIT “La demanda de mano de obra migrante

no declina, sobre todo en los países desarrollados

cuyas tendencias demográficas y el envejecimiento

de la fuerza de trabajo indican que muchas naciones

dependerán económicamente, en buena medida, de

trabajadores extranjeros. Se busca mano de obra barata

y con bajas calificaciones en los países industrializados,

sobre todo para labores relacionadas con

la agricultura, la alimentación, la construcción, la manufactura

(sobre todo en la industria textil) y sectores

poco o nada regulados como el servicio doméstico,

trabajo en condiciones

de servidumbre

en plantaciones y el

sector del sexo” (Bernales,

2006).

La laxa exigencia de

calificaciones incide

en que la mano de

obra requerida sea

para trabajos que demandan

una actividad

física más que una ac-

El hecho es que las

migraciones han

llamado también la

atención de la

comunidad internacional

por la afectación de

derechos humanos

que reporta.

DIÁLOGOS MIGRANTES

23


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

tividad intelectual. Muchos trabajadores

migrantes toman aquellos trabajos

que los propios naturales no desean

realizar por considerarlos como una declinación

de su estatus social.

Una tipología de actos vulneratorios

de derechos humanos

Dada la experiencia histórica, se pueden

considerar como violaciones típicas

de los derechos humanos de los

migrantes, las que siguen a continuación

(CAJ, Informe anual, 2006):

• Arrestos arbitrarios y ausencia de

debido proceso;

• Deportaciones masivas;

• Discriminación para concesión de

la nacionalidad o para acceder a servicios sociales

a los que extranjeros tienen derecho por ley;

• Condiciones de detención infrahumanas;

• Apremios ilegítimos por parte de autoridades como

policías y funcionarios de inmigración;

• Indefensión cuando son expuestos a condiciones

de explotación por parte de empleadores inescrupulosos.

Un fenómeno preocupante, no necesariamente vinculado

con los Estados, pero que vulnera de modo

directo la situación de los migrantes, es el aumento

de las mafias dedicadas al tráfico de personas. “Esta

violencia contra el migrante suele comenzar en sus

países de origen donde las mafias se las ingenian

para conseguir documentación falsa, estafar con grandes

exigencias de dinero y organizar viajes donde la

meta perseguida es el ingreso legal por alguna frontera

del país escogido como presunto receptor”

(Bernales, op. cit.).

El Artículo 3(a) del Protocolo de las Naciones Unidas

sobre la trata define la trata de la siguiente manera:

“Se entiende por trata de personas la contratación, el

transporte, la transferencia, el albergue o la recepción

de personas bajo amenaza o uso de la fuerza u

otras formas de coacción, secuestro, fraude, engaño,

abuso de poder o de la posición de vulnerabilidad, u

obtención o recepción de pagos o prestaciones para

lograr el consentimiento de la persona que tiene control

sobre otra persona, con fines de explotación. Como

mínimo, el concepto de explotación incluye la explotación

de la prostitución de terceros u otras formas de

explotación sexual, trabajo forzado o servicios forzados,

esclavitud, o prácticas similares a la esclavitud,

servidumbre o ablación de órganos”. Ésta es la primera

definición de trata aprobada por la comunidad

internacional.

Conviene destacar que estas vulneraciones no ocurren

en medio de un vacío jurídico internacional por

completar. Existen muchos instrumentos internacionales

que deben servir como herramienta jurídica al

migrante al momento de reclamar por la violación de

sus derechos.

Tratados Internacionales aplicables.

Derechos Económicos, Sociales y Culturales

• Convenio (No. 111) relativo a la discriminación en

materia de empleo y ocupación.

24 DIÁLOGOS MIGRANTES


Migrantes andinos: entre oportunidades y reveses

• Pacto Internacional de Derechos Económicos,

Sociales y Culturales.

• Protocolo Sobre el Estatuto de los Refugiados.

• Convención Internacional Sobre la Protección de

los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios

y de sus Familias.

• Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas

de Discriminación Contra la Mujer.

• Protocolo Facultativo de la Convención sobre la

eliminación de todas las formas de discriminación

contra la mujer.

• Convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales

en países independientes.

• Convención Internacional sobre la Eliminación de

todas las Formas de Discriminación Racial.

• Convención Sobre el Estatuto de los Refugiados.

• Convención sobre los derechos del niño.

• Convención sobre el estatuto de los apátridas.

• Principios y directrices recomendados sobre los

derechos humanos y trata de personas de la Oficina

del Alto. Comisionado para los Derechos Humanos

(Presentado al Consejo Económico y Social).

• Principios de Limburgo.

• Directrices de Maastricht.

Tratados de Derechos Humanos

• Carta de las Naciones Unidas.

·• Carta Internacional de Derechos Humanos (conformada

por la Declaración Universal de Derechos

Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles

y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos

Económicos, Sociales y Culturales).

• Convención concerniente a la lucha contra la discriminación

en el dominio de la enseñanza.

• Protocolo facultativo de la Convención sobre los

Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la

prostitución infantil y la utilización de niños en la

pornografía.

• Convención sobre los derechos políticos de la mujer.

• Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales

y Culturales.

• Convención Internacional Sobre la Protección de

los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios

y de sus Familias.

• Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de

Derechos Civiles y Políticos.

• Protocolo Facultativo de la Convención sobre los

Derechos del Niño relativo a la participación de

niños en los conflictos armados.

• Informe Global de Buenas Prácticas sobre Migración

e Instituciones Nacionales de Derechos Humanos.

• Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

• Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas

de Discriminación Contra la Mujer.

• Protocolo Facultativo de la Convención sobre la eliminación

de todas las formas de discriminación

contra la mujer.

• Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas

Crueles, Inhumanos o Degradantes.

• Convención Internacional sobre la Eliminación de

todas las Formas de Discriminación Racial.

• Convención sobre los derechos del niño.

Derecho laboral

• Convención Internacional Sobre la Protección de

los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios

y de sus Familias.

• Principios y directrices recomendados sobre los derechos

humanos y trata de personas de la Oficina

del Alto Comisionado para los Derechos Humanos

(Presentado al Consejo Económico y Social).

Además de los tratados en mención, que garantizan

los derechos de los migrantes, existe un acuerdo en

la comunidad internacional para que la migración se

vincule a los temas de desarrollo. Los Estados se obligan

así a introducir el tema en la agenda de las políticas

públicas.

Señalemos que el desarrollo es “un proceso dinámico

que implica crecimiento, avance y progreso, con el

objetivo de aumentar las capacidades humanas,

agrandar el alcance de las opciones de los seres humanos

y crear un ambiente confiable y seguro donde

los ciudadanos puedan vivir con dignidad e igualdad.

El desarrollo puede considerarse como un proceso

que trasciende las fronteras territoriales de los países”

(Carrasco, 2007). Conviene apuntar que el de-

DIÁLOGOS MIGRANTES

25


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

sarrollo es también generación de oportunidades. Básicamente,

los migrantes andinos tienen algunas oportunidades

en los países de destino, tanto así que cada

año se reportan en los países de origen grandes sumas

de remesas. Los instrumentos internacionales

que se mencionan son el Convenio 117 relativo a las

normas y objetivos básicos de la política social, el Convenio

82 relativo a la política social en los territorios

no metropolitanos y los principios y directrices recomendados

sobre los derechos humanos y trata de

personas de la Oficina del Alto Comisionado para los

Derechos Humanos.

Conclusiones

1. El patrón de las migraciones andinas se está reconfigurando.

Los países de destino en décadas

anteriores empiezan a ser también países de origen

de las migraciones.

2. Se reporta toda una tipología de abusos contra

los migrantes en los países desarrollados como

discriminación y últimamente un alarmante incremento

de casos de violencia.

BENDIXEN & ASSOCIATES. Remesas de España en América

Latina. Ver: http://www.iadb.org/mif/remesas_

spain.cfm?language=Spanish&parid=5

CARRASCO, Diego. Informe global de buenas prácticas en

migración e instituciones nacionales de derechos humanos.

OCIM, 2007.

CIES. Economía y Sociedad Nº 58, 2004. Lima.

Comunidad Andina, Secretaria General. Proyecto Estadísticas.

Derechos de los migrantes. Informe presentado por la Relatoría

Especial de la Comisión de Derechos Humanos

sobre los derechos humanos de los migrantes. 2000.

Organización Internacional del Trabajo. www.oit.org.pe

Trabajadores migrantes. Informe presentado por la Relatoría

Especial de la Comisión de Derechos Humanos sobre

los derechos humanos de los migrantes. 2001.

Organización Internacional del Trabajo. www.oit.org.pe

Protocolo de las Naciones Unidas en: www.ohchr.org/

english/law

UNFPA. Ver: http://esa.un.org/migration/index.asp?panel=1.

http://www.cajpe.org.pe/rij/

3. En general, las migraciones empiezan a ser un

problema de diversa índole y, por tanto, urge de

estudios y diálogos internacionales para delinear

perspectivas, retos y actividades en el futuro.

4. Las defensorías del pueblo andinos tienen un reto

fundamental en la protección de los derechos no

sólo de sus nacionales sino de los ciudadanos de

la sub región andina.

Bibliografía

ALBÁN, Rodolfo y MENDOZA, Raúl. 2007. Economía y Democracia

en la región andina. Serie: Difusión de la Carta

Democrática Interamericana N° 6. Comisión Andina

de Juristas. Lima.

Comisión Andina de Juristas. Informe anual 2006. El Nuevo

Rumbo Electoral. Lima, 2007.

26 DIÁLOGOS MIGRANTES


La ciudadanía andina y la incorporación

de un enfoque de derechos humanos

en el proceso de integración andino

Esther Anaya Vera *

Abstract

The main objective of this article is to demonstrate the existence of the Andean citizenship since the

recognition of the right to free circulation of persons in the context of the Andean Community. Although,

forty years after of the begin of this integration process, the reality doesn’t reflect the legal.

Resumen

El objetivo principal de este artículo es demostrar la existencia de la ciudadanía andina a partir del reconocimiento

del derecho a la libre circulación de personas en el marco de la Comunidad Andina. No obstante,

cuarenta años después de iniciado este proceso de integración, lo jurídico no se refleja en la realidad.

Marco general

La Comunidad Andina (CAN) es una organización internacional

conformada por Bolivia, Colombia, Ecuador

y Perú que tiene por finalidad mejorar el nivel de

vida de los habitantes de la Subregión (Artículo 1 del

Acuerdo de Cartagena) a través de un proceso de integración

económico-social que considera a los territorios

de sus Países Miembros como uno sólo, creando

el espacio comunitario andino.

En la línea de lo referido, esta organización internacional

–a diferencia de las de cooperación como las

Naciones Unidas (ONU) o la Organización de Estados

Americanos (OEA)– tiene carácter jurídico supranacional,

es decir, capacidad para emanar normas directamente

aplicables y con efecto inmediato en el

ordenamiento jurídico nacional de sus Países Miembros,

al haberle delegado soberanamente cada uno

de éstos países potestad para legislar en el espacio

comunitario andino en determinadas materias de interés

común, dándose origen al Ordenamiento Jurídico

Andino 1 .

*

Abogada por la Pontificia Universidad Católica del Perú Consultora Jurídica de la Comisión Andina de Juristas en temas de Derecho

Internacional Público y Derecho de la Integración. El presente artículo ha sido realizado a título personal y no representa la posición

institucional sobre el tema. anaya.ea@pucp.edu.pe

1

De acuerdo con lo señalado por el Art. 1 del Tratado de Creación del Tribunal de Justicia de la CAN, el ordenamiento jurídico comunitario

comprende: (i) el Acuerdo de Cartagena; (ii) el Tratado de Creación del Tribunal de Justicia de la CAN y sus Protocolos Modificatorios; (iii)

Las Decisiones del Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores y la Comisión de la CAN; (iv) las Resoluciones de la Secretaría

DIÁLOGOS MIGRANTES

27


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

Para el ejercicio de su función legislativa la CAN cuenta

particularmente con dos órganos, el Consejo Andino

de Ministros de Relaciones Exteriores y la Comisión 2 ;

órganos comunitarios que expresan su capacidad normativa

a través de unos instrumentos jurídicos denominados

Decisiones 3 . Así como también cuenta con

una Secretaría General que emite sus actos jurídicos

a través de Resoluciones 4 .

Así mismo, con el objetivo de velar por el cumplimiento

del Ordenamiento Jurídico Andino, la CAN cuenta

con un Mecanismo de Solución de Controversias conformado

por una instancia administrativa que está a

cargo de su Secretaría General con sede en Lima y

una instancia judicial a cargo del Tribunal de Justicia

de la CAN, con sede en Quito 6 .

Conforme se ha señalado, el carácter supranacional

de la normativa comunitaria tiene dos efectos jurídicos

concretos: la aplicación directa y su efecto inmediato.

En lo que se refiere a la aplicación directa, las

Decisiones del Consejo Andino de Ministros de Relaciones

Exteriores o de la Comisión y las Resoluciones

de la Secretaría General son directamente aplicables

en los Países Miembros a partir de la fecha de su

publicación en la Gaceta Oficial de la CAN 5 , otorgándosele

a la norma comunitaria la capacidad de producir

efectos jurídicos en un País Miembro sin que se

requiera ningún complemento normativo de derecho

interno (Tangarife, 2000).

Por su lado, el efecto directo de la norma comunitaria

en los Países Miembros se relaciona con las acciones

que los ciudadanos pueden ejercer para su

debida aplicación (Tangarife,op.cit. p.8). En este sentido,

la capacidad de la norma comunitaria crea derechos

y obligaciones exigibles por los ciudadanos de

cada País Miembro directamente ante sus tribunales

nacionales (Salazar,1998)

General de la CAN; y (v) los Convenios de Complementación Industrial y otro que adopten los Países Miembros entre sí y en el marco del

proceso de integración subregional andina. Ver: SOBRINO, José Manuel (2001). ‘El Derecho de la Integración’. En: THEMIS. PUCP, Lima.

N° 42, p. 8. SALAZAR Manrique, Roberto (1998). ‘Bases Jurídicas Institucionales y Doctrinales para la Proyección Internacional de la

Comunidad Andina’. Ponencia presentada en el Taller:‘La prioridad en la agenda internacional de los países de la Comunidad Andina’. La

Paz., p. 181.

2

Órgano integrado por los Ministros de Comercio Exteriores, o sus similares, de los Países Miembros

3

Al respecto, el Art. 2 del Tratado de creación del Tribunal de Justicia de la CAN dispone que: ‘Las Decisiones obligan a los Países

Miembros desde la fecha en que sean aprobadas por el Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores o por la Comisión de la

Comunidad Andina’.

4

Ver: Art. 3 del Tratado de creación del Tribunal de Justicia de la CAN.

5

A menos que las mismas señalen una fecha posterior. Cuando su texto así lo disponga, las Decisiones requerirán de incorporación al

derecho interno mediante acto expreso en el cual se indique la fecha de su entrada en vigor. Ver: Art. 3 del Tratado de Creación del

Tribunal de Justicia de la CAN.

6

Para mayor referencia con el procedimiento para activar el Mecanismo de Solución de Controversias de la CAN. Consultar el Manual de

Procedimientos del Sistema Andino de Solución de Controversias, disponible en: http://www.comunidadandina.org/public/libro_80.htm.

28 DIÁLOGOS MIGRANTES


La ciudadanía andina y la incorporación de un enfoque de derechos humanos en el proceso de integración andino

Reconocimiento jurídico de la libre circulación

de los ciudadanos andinos en el espacio comunitario

y el respeto de sus derechos humanos

La libre circulación en el espacio comunitario constituye

un derecho de los ciudadanos andinos otorgado

por la normativa supranacional, para cuyo ejercicio

no se requiere otro requisito adicional que el documento

nacional de identidad cuando su permanencia

no supere los noventa días ( COMUNIDAD ANDINA.

Decisión 503).

En ejercicio de su derecho a la libre circulación en el

espacio comunitario, los ciudadanos andinos tienen

la libertad para optar por trabajar en cualquiera de los

Países Miembros, con los mismos derechos, el trato y

las oportunidades que un ciudadano nacional; incluido

su derecho a beneficios adicionales como la continuidad

en sus aportes a la seguridad social (COMUNI-

DAD ANDINA. Decisión 545).

Estos derechos son otorgados por la normativa socio-laboral

andina, de la cual se destaca el Instrumento

Andino de Migración Laboral contenido en la Decisión

545. Esta norma tiene por objetivo facilitar al

ciudadano andino el ejercicio de sus derechos sociolaborales,

al disponer la creación de una Oficina de

Migración Laboral en el Ministerio de Trabajo de cada

País Miembro que tenga por función acreditar la condición

de trabajador migrante andino a los ciudadanos

andinos que ingresen a un País Miembro en calidad

de trabajador o acepten un contrato de trabajo

en dicho país, habilitándolo ante las autoridades de

migración competentes para tramitar su permanencia.

Luego de acreditado su estatus de trabajador

migrante andino, la Oficina de Migración Laboral tiene

por función garantizar su trato nacional y el respeto

efectivo de sus derechos humanos.

La citada Decisión constituye un ejemplo específico

de cómo la normativa supranacional está permitiendo

construir un espacio comunitario donde es posible

avanzar del sólo reconocimiento de los derechos

humanos a la efectiva garantía de estos derechos,

como el derecho a la unidad familiar; a la protección

de la familia; a la sindicalización y negociación colectiva

de conformidad a la normativa nacional e internacional;

al acceso directo a instancias judiciales y

administrativas nacionales y comunitarias para defender

sus derechos 7 . Así como también, al respeto

de su derecho al desarrollo 8 , al participar, en el proceso

de elaboración de la normativa supranacional 9 ,

sectores de la sociedad civil como los sindicatos de

trabajadores.

Realidad y perspectivas de la libre circulación

del ciudadano andino en el espacio comunitario

y el respeto de sus derechos humanos

En conformidad con lo referido en el acápite anterior,

los avances jurídicos en la libre circulación del ciudadano

andino en el espacio comunitario son significativos.

No obstante, este derecho aún es desconocido

por una amplia mayoría de habitantes de la Subregión,

o incluso vulnerado, a través de la adopción del De-

7

Para mayor información ver la página web del Observatorio Laboral Andino: http://www.comunidadandina.org/camtandinos/OLA/

8

Derecho humano reconocido a través de la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo de las Naciones Unidas, en la cual se define este

derecho como el derecho humano a participar del todo proceso de desarrollo económico, social, político, cultural, que respete sus

derechos humanos para el consiguiente logro de su particular proyecto de vida.

9

Al respecto, es preciso destacar que las Opiniones del Consejo Consultivo Laboral Andino están expresamente citadas en la parte

Considerativa de la normativa supranacional en materia sociolaboral.

DIÁLOGOS MIGRANTES

29


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

creto Ejecutivo 1471 por parte del Gobierno

ecuatoriano, al exigir la presentación

de antecedentes penales a los

nacionales colombianos para ingresar

a su territorio, cuando la norma comunitaria

es expresa en determinar como

único documento exigible para la libre

circulación en el espacio andino, el documento

nacional de identidad.

Con relación a esta realidad tan distante

a lo dispuesto por el Ordenamiento

Jurídico Andino, se han identificado tres principales

causas que podrían explicar en alguna medida

esta grave incoherencia: (i) la insuficiente promoción

de la ciudadanía andina que dificulta el ejercicio

y la exigibilidad de los derechos que esta condición

otorga; (ii) el incumplimiento de normas supranacionales

en materia social por parte de los Países

Miembros; y (iii) la inexistencia de un órgano comunitario

que vele por el respeto de los derechos de los

ciudadanos andinos.

(i) La insuficiente promoción de la ciudadanía andina

El desconocimiento mayoritario de los derechos que

otorga la ciudadanía andina es consecuencia directa

de la escasa promoción del proceso de integración

andino en su ámbito social, cuya responsabilidad no

se limita a las instituciones del Sistema Andino de

Integración como la Secretaría General, órgano ejecutivo

de la Comunidad Andina, o los Países Miembros;

sino también, al insuficiente y en algunos casos

nulo compromiso de las universidades de los Países

Miembros con el proceso de integración andino, lo

que se traduce, a modo de ejemplo, en la inexistencia

en la currícula de las Facultades de Derecho de

un curso sobre Derecho Comunitario Andino, originando

que los egresados de estas universidades carezcan,

además de la misión y visión de la Comunidad

Andina, de conocimientos sobre la normativa supranacional

que tiene carácter obligatorio, aplicación directa

y efecto inmediato en sus países.

La libre circulación en

el espacio comunitario

constituye un derecho

de los ciudadanos

andinos otorgado por

la normativa

supranacional.

La consecuencia de la insuficiente o

nula promoción de la Comunidad

Andina es especialmente grave cuando

se la relaciona con el derecho al

desarrollo, al vulnerarse a los habitantes

de la Subregión su derecho a participar

de un proceso de integración

que garantice sus derechos humanos

y por consiguiente les permita la realización

de sus particulares proyectos

de vida; lo cual se traduce en el primer

artículo del Acuerdo de Cartagena

que precisa como la finalidad última de la Comunidad

Andina, mejorar la calidad de vida de sus

habitantes.

En este sentido, se constituye en indispensable no

sólo la ampliación de la representatividad de la sociedad

civil en el Sistema Andino de Integración a otros

sectores adicionales a los sindicatos, gremios empresariales

o pueblos indígenas de la CAN; sino también

la implementación de mecanismos adicionales que

hagan efectiva la participación de los ciudadanos

andinos en el proceso de integración, más allá de su

pertenencia a un determinado sector de la sociedad

civil.

(ii) El incumplimiento de normas supranacionales

en materia social por parte de los Países Miembros

El Ordenamiento Jurídico de la Comunidad Andina se

encuentra conformado por normativa económica y social

10 . No obstante, la normativa económica es en la

práctica la única cumplida por los Países Miembros,

teniendo como principal consecuencia la vulneración

de derechos de los ciudadanos andinos y por consiguiente

que los beneficios de la integración no sean

visibilizados por la amplia mayoría de los habitantes

de la Subregión.

Lo afirmado se constata dado que hasta la fecha Perú

es el único País Miembro de la Comunidad Andina

que en cumplimiento de sus obligaciones comunita-

10

Esta división es amplia e implica también la materia ambiental, cultural, entre otras.

30 DIÁLOGOS MIGRANTES


La ciudadanía andina y la incorporación de un enfoque de derechos humanos en el proceso de integración andino

rias ha implementado la Decisión 545 11 . Así como

también en que ninguno de los aeropuertos de los

Países Miembros cuente con ventanillas especiales

para facilitar la libre circulación de personas en el

espacio comunitario. No obstante, es una obligación

emanada de la Decisión 525, adoptada en el año

2002.

Adicionalmente, la secuela de incumplimientos en

este ámbito se constata en el hecho que órganos

comunitarios de especial relevancia para el respeto

de los ciudadanos andino, como el Comité Andino

de Autoridades de Migración, no se reúne hace más

de dos años.

No obstante, es preciso destacar que el incumplimiento

de normas supranacionales en materia social no

es únicamente responsabilidad de los Estados, sino

también de las personas naturales y jurídicas que

habitan la Subregión, al no activar el Mecanismo de

Solución de Controversias de la Comunidad Andina o

interponer acciones de cumplimiento ante sus Tribunales

nacionales por la vulneración de normas que

son directamente aplicables en sus países.

(iii) La inexistencia de un órgano comunitario que

proteja los derechos de los ciudadanos andinos

En la actualidad no existe un órgano comunitario que

tenga por función principal la protección de los derechos

de los ciudadanos andinos, lo cual contribuye

a su constante vulneración. En este sentido, la

incorporación plena del Consejo Andino de Defensores

del Pueblo (CADP) a la Comunidad Andina, en

cuanto órgano especializado responsable de garantizar

los derechos de los ciudadanos andinos y los

derechos humanos

en el marco del proceso

de integración

andino, se convierte

en prioritario.

Al respecto, es preciso

hacer hincapié en

que si bien el CADP

fue adscrito al Sistema

Andino de Integración

con la adopción

de la Decisión 590 en

En la actualidad no existe

un órgano comunitario

que tenga por función

principal la protección

de los derechos de los

ciudadanos andinos,

lo cual contribuye a su

constante vulneración.

julio del 2004, su funcionamiento en el marco de la

Comunidad Andina ha quedado pendiente hasta que

la Secretaría General de la Comunidad Andina, en consulta

con los Países Miembros, prepare una propuesta

que adoptada por el Consejo Andino de Ministros

de Relaciones Exteriores, precise la naturaleza jurídica

y defina el alcance de la funciones y nexos

del CADP en el marco de esta organización internacional.

A su vez, es preciso destacar que si bien expresamente

la citada norma supranacional no incluye a la

sociedad civil en el proceso de consulta para la elaboración

de la propuesta, resulta indispensable su

participación al precisar esta propuesta las funciones

de un órgano especialmente relevante para el

respeto de los derechos de los ciudadanos andinos y

los derechos humanos en la Subregión, como efectivamente

lo ha demostrado la Defensoría del Pueblo

de Ecuador al solicitar a su Gobierno la revisión del

Decreto Ejecutivo 1471 por vulnerar además de los

derechos humanos de los ciudadanos colombianos,

el cumplimiento de la normativa supranacional

andina.

11

El 31 de octubre de 2004, el Ministerio del Trabajo y Promoción del Empleo del Perú adoptó la Resolución Ministerial (RM) N° 279-

2004-TR, a través de la cual dispone el encargo de funciones de la Oficina de Migración Laboral a las Subdirecciones de Registros

Generales u oficina que haga las veces de las Direcciones Regionales de Trabajo y Promoción del Empleo, hasta que se implemente en

este Ministerio la Oficina de Migración Laboral prevista en la citada Decisión de la CAN. Asimismo, este Ministerio emitió la Directiva N°

004-2005-MTPE/DVMT/DNRT para la aplicación de lo dispuesto por la norma comunitaria y la referida Resolución Ministerial, al precisar

los criterios que debe aplicar la autoridad administrativa de trabajo para acreditar la condición de trabajador migrante andino. Así

como también los criterios para la supervisión de su situación laboral, las condiciones de trabajo y el cumplimiento de las normas

laborales por parte de sus empleadores. Con estas medidas adoptadas, Perú demostró en la práctica que la no aprobación hasta la

fecha de la Reglamentación de la Decisión 545 no impide que las obligaciones jurídicas que emanan de esta Decisión sean cumplidas.

DIÁLOGOS MIGRANTES

31


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

A modo de conclusión

El efectivo reconocimiento de la ciudadanía andina

podría hacer posible que el término migrante se limite

exclusivamente a los habitantes de nuestros países

que se trasladen a territorio extracomunitario,

fortaleciéndose nuestro proceso de integración y con

ello el logro de su finalidad última: mejorar la calidad

de vida de quienes habitan nuestra Subregión al incorporarse

un enfoque de derechos humanos al proceso

de integración andino.

Bibliografía

COMUNIDAD ANDINA. Manual de Procedimientos del Sistema

Andino de Solución de Controversias. Disponible

en versión electrónica en: http://www.comunidadandina.

org/public/libro_80.htm.

SALAZAR, Manrique Roberto (1998). ‘Bases Jurídicas

Institucionales y Doctrinales para la Proyección Internacional

de la Comunidad Andina’. Ponencia presentada

en el Taller: ‘La prioridad en la agenda internacional

de los países de la Comunidad Andina’. La Paz.

SOBRINO, José Manuel (2001). ‘El Derecho de la Integración’.

En: THEMIS. PUCP, Lima. N° 42.

TANGARIFE, Marcel (2000). ‘Sistema Jurisdiccional en el

Proceso Andino’. En: Simposio ‘Integración y Supranacionalidad’,

organizado por el Ministerio de Relaciones

Exteriores, el Ministerio de Justicia, y la Corte Suprema

de Justicia de la República de Bolivia. La Paz.

Páginas Web

Comunidad Andina: http://www.comunidadandina.org

Consejo Consultivo Laboral Andino: http://www.ccla.org.pe

Observatorio Laboral Andino:

http://www.comunidadandina.org/camtandinos/OLA/

32 DIÁLOGOS MIGRANTES


Derechos humanos y migraciones siglo XXI,

en un pensamiento “otro”.

El mensaje del Sur * Jaime Cruz Rincón **

Abstract

It would be good to rethink, at the beginning of XXI century, the focus on the validity of Human Rights,

following the United Nations Universal Declaration of 1948 and its corresponding interpretation as well

as exercise. For this reason, the following pages invite to contemplate the Human Rights concept that is

bonded to Rights of Nature, taking in consideration the regional position (Latin American) within the

“south-south” perspective, this then can open new perspectives in the Human Rights field and in migration

processes.

Resumen

Conviene repensar, comenzando el siglo XXI, el enfoque en vigencia de los Derechos Humano, siguiendo

la Declaración Universal de las Naciones Unidas y su correspondiente interpretación y ejercicio. Para

ello, las páginas siguientes invitan a esa reflexión, teniendo en cuenta una posición regional (latinoamericana),

dentro de una perspectiva Sur–Sur; buscando en especial, vincular los Derechos Humanos con

los Derechos de la Naturaleza, para abrir nuevas perspectivas en el ámbito de los Derechos Humanos y

en los procesos migratorios.

A manera de prólogo

“En contraste con los constructos teóricos creados

dentro de la academia para ser aplicados a ciertos

objetos o “casos” para el análisis, la interculturalidad,

tal como es presentada y comprendida aquí, es un

concepto formulado y cargado de sentido principalmente

por el movimiento indígena ecuatoriano, concepto

al que este movimiento se refiere hacia 1990

como un “principio ideológico”. Como tal, esta confi-

*

Este articulo se corresponde con el epílogo del Tomo A-III “Derechos Humanos y Migracionesde la serie “Documentos Referenciales

sobre la movilidad Humana”, de la Fundación Esperanza. Ese Tomo A-III puede solicitarse al Centro de Documentación FE/CENDOC.

centrodoc@fundaciónesperanza.org.co

**

Jaime Cruz, arquitecto UN/Colombia. Estudios de doctorado en “Ciencias del Desarrollo” CENDES/UCV/Venezuela. Exdecano de la

Facultad de Arquitectura y Rector (E) de la Universidad del Valle. Ex Vicerrector General y Rector (E) de la Universidad Nacional de

Colombia. planeacion@fundacionesperanza.org.co

DIÁLOGOS MIGRANTES

33


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

guración conceptual es por sí misma “otra”. En primer

lugar, porque proviene de un movimiento étnicosocial

más que de una institución académica; luego,

porque refleja un pensamiento que no se basa en los

legados coloniales euro céntricos ni en los centros

geopolíticos de producción del conocimiento académico,

es decir, del norte global”.

CATHERINE WALSH

La siguiente reflexión surge de los planteamientos

constitucionalistas recientes –2008 y 2009– de dos

repúblicas andinas: Ecuador y Bolivia, que responden

a las cosmovisiones de los pueblos indoamericanos;

teniendo en cuenta que ese pensamiento ancestral

es orientador y convergente con la complejidad

contemporánea.

Para ello, después de registrar enunciados significativos

de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”

de las Naciones Unidas en 1948, se mencionarán

los “Objetivos del Milenio” 2000-2015, en cuanto

una operación pragmática/válida con miras a superar

las exclusiones e inequidades existentes a nivel mundial;

demostrativas de la no vigencia y la no universalidad

en el ejercicio de los Derechos Humanos.

A partir de allí el texto se dedica a reiterar el sentido

de los Derechos Humanos de los pueblos indígenas y

la articulación de los mismos con los Derechos de la

Naturaleza; invitando a abrir nuevos caminos para la

declaración y ejercicio de los Derechos Humanos en

el presente siglo XXI.

Los Derechos Humanos proclamados el pasado siglo

XX en la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”

se centran con razón, en el derecho a la vida

–con calidad y dignidad– de todo ser humano. La

Declaración precisa:

“Considerando que la libertad, la justicia y la paz

en el mundo tienen por base el reconocimiento

de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales

e inalienables de todos los miembros de la familia

humana…” (Preámbulo)

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales

en dignidad y derechos y, dotados como están de

razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente

los unos con los otros…” (Artículo 1)

“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad

y a la seguridad de su persona” (Artículo 3)

34 DIÁLOGOS MIGRANTES


Derechos Humanos y migraciones Siglo XXI, en un pensamiento “otro”. El Mensaje del Sur

“Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción,

derecho a igual protección de la ley. Todos tienen

derecho a igual protección contra toda discriminación

que infrinja esta Declaración y contra toda

provocación a tal discriminación…” (Artículo 7).

“La familia es el elemento natural y fundamental

de la sociedad y tiene derecho a la protección de

la sociedad y del Estado.” (Artículo 16-3).

“La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo

de la personalidad humana y el fortalecimiento

del respeto a los derechos humanos y a las libertades

fundamentales; favorecerá la comprensión,

la tolerancia y la amistad entre todas las

naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y

promoverá el desarrollo de las actividades de las

Naciones Unidas para el mantenimiento de la

paz...” (Artículo 26-2).

“Toda persona tiene derecho a que se establezca

un orden social e internacional en el que los derechos

y libertades proclamados en esta Declaración

se hagan plenamente efectivos…” (Artículo 28).

De su parte, los Estados, entendidos como el otro

sujeto protagonista fundamental de esta declaración,

a través de sus Gobiernos, han establecido enunciados

sobre los Derechos Humanos en sus normativas

públicas, sin lograr aún, al concluir el siglo XX, cumplir

los propósitos primordiales de la Declaración.

En efecto, la “batalla” operativa/programática de las

Naciones Unidas, con los “Objetivos del Milenio”, para

disminuir las diferencias socioeconómicas de los pueblos,

aún está en proceso –2000/2015–, y es posible

que un indicador central, la disminución de la pobreza,

la cual conlleva el disminuir la exclusión e incrementar

la equidad, no se va a lograr en un porcentaje

significativo.

El logro de esta meta implicaría solidaridad y coordinación

entre todos los países para disminuir las asimetrías

internacionales, entre países “desarrollados”

y países “en desarrollo” y paralelamente las asimetrías

“internas” en cada país.

Esa deseable y justificada meta, evidentemente está

en contravía de la dinámica contemporánea, por cuanto

conlleva la regulación

de los poderes económicos

y políticos vigentes

y exige, al mismo

tiempo una educación y

una solidaridad planetaria,

aún utópicas para

el actual grado de evolución

de la especie humana.

Conviene insistir: la

vida de la naturaleza

y del ser humano

obedecen a procesos

paralelos y por lo

tanto a similares

lenguajes.

En ese sentido la propuesta

de Edgar Morín de acceder a una “Educación

para una era planetaria” define, con sus Siete

Saberes, el plan de una formación universal a cumplir

en las próximas décadas.

Ver el gráfico anexo que presenta la Red de los Siete

Saberes, en relación con los tres ejes básicos de un

sistema social: la comunicación sociocultural; la organización

sociopolítica y la producción tecnoeconómica.

Además se incluyen como referencia los dos

polos del ineludible dilema humano: la dominación y

la solidaridad.

El planteamiento que se registra a continuación acepta

esa realidad económica, sociopolítica y cultural,

pero al mismo tiempo registra eventos y decisiones

que trazan y anticipan caminos de desarrollo y solidaridad

humana; así sean aún, regionales, sectoriales

y experimentales.

El pueblo ecuatoriano aprobó el pasado septiembre

28/2008 su nueva Constitución y en ella, asumió

una posición paradigmática: los “Derechos de la Naturaleza”,

capítulo séptimo (artículo 71), que establece:

“…La naturaleza o Pacha Mama, donde se reproduce

y realiza la vida, tiene derecho a que se respete

integralmente su existencia y el mantenimiento y regeneración

de sus ciclos vitales, estructura, funciones

y procesos evolutivos…”

“…El Estado incentivará a las personas naturales y

jurídicas y a los colectivos, para que protejan la naturaleza

y promoverá el respeto a todos los elementos

que forman un ecosistema…”

DIÁLOGOS MIGRANTES

35


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

Se cerró así el “vacío” de algo más de quinientos años

que impuso la “trascendencia” religiosa e imperialista

del colonizador al destruir la “inmanencia” de los

pueblos indígenas, la simbiosis Hombre/Naturaleza.

El pueblo ecuatoriano estableció de nuevo esa correspondencia

entre la vida humana –y sus derechos

y los ciclos y procesos de vida de la naturaleza

(Rengifo, 2007) 1 .

Es decir el “Plan de Vida” de la cosmovisión del “katarismo”

del pueblo Aymara (boliviano) para vencer el

vigente “Proyecto de Muerte” sobre la “Madre Tierra”,

se hizo vigente –2008– en la Constitución ecuatoriana,

y se consolidó –2009– en la Constitución boliviana,

para generar una nueva estructura y consolidación

de los Derechos Humanos –siglo XXI– entendidos

ahora como derechos colectivos e integrales de

la vida sobre el planeta tierra.

1

Bernardo Rengifo Lozano anota: “…Bajo los estatutos de normalización impuestos por España, subyacía una racionalidad “humanista”

y teológica que encontraba una unidad –no del todo visible- en lo que hemos identificado como un orden de la trascendencia, que a su

vez condicionaba veladamente los modos de relacionarse con el mundo y con el otro, vigentes para el conquistador e impuestos

violentamente a los indígenas. Sólo a partir de ese orden se hace inteligible la efectividad de un saber sacramental, que cumplió un

papel definitivo para la estrategia evangelizadora…”

“…Bajo esa perspectiva, resulta evidente que el fuerte rechazo hacia las prácticas indígenas de conocimiento –concebidas desde el

principio por el clero como idolatría o “trato con el demonio”– se revela como uno de los rostros de la insistente voluntad etnocida bajo

el dispositivo general de la trascendencia…”

Acción respaldada en la decisión 1532 de Carlos I de España que ordena:

“…Y requirais a los dichos indios que en ella hallareis de nuestra parte, que luego vengan en nuestro servicio y obediencia y admitan la

predicación de nuestra religión cristiana y se dejen de sus idolatrías y delitos nefandos….Y si hechas las dichas diligencias con los dichos

36 DIÁLOGOS MIGRANTES


Derechos Humanos y migraciones Siglo XXI, en un pensamiento “otro”. El Mensaje del Sur

La Constitución Política del Estado

Boliviano reafirma la tesis

emergente en los países andinos

–con fuerte ancestro indígena–

y por ello en su preámbulo dice:

“...En tiempos inmemoriales

se erigieron montañas, se desplazaron

ríos, se formaron lagos.

Nuestra Amazonia, nuestro

chaco, nuestro altiplano y

nuestros llanos y valles se cubrieron

de verdores y flores.

Poblamos esta sagrada Madre

Tierra con rostros diferentes y

comprendimos, desde entonces,

la pluralidad vigente de todas

las cosas y nuestra diversidad como seres y

culturas. Así conformamos nuestros pueblos, y jamás

comprendimos el racismo hasta que lo sufrimos

desde los funestos tiempos de la colonia.

El pueblo boliviano, de composición plural, desde

la profundidad de la historia, inspirado en las luchas

del pasado, en la sublevación indígena

anticolonial, en la independencia, en las luchas

populares de liberación, en las marchas indígenas,

sociales y sindicales, en las guerras del agua

y de octubre, en las luchas por la tierra y territorio,

y con la memoria de nuestros mártires, construimos

un nuevo Estado...”

Conviene insistir: la vida de la naturaleza y del ser

humano obedecen a procesos paralelos y por lo tanto

a similares lenguajes. Mariana Escribano en su libro

“Investigaciones Semiológicas sobre la lengua

Mhuysqa”, lo evidencia con una prosa poética:

“… El Gran Sembrador del ATA (el número uno,

los bienes, la entrada del año, tiempo de siembra),

enseguida de haber sembrado sus semillas

en las eras de la Tierra MIQA (número tres, la

tierra y su corteza, el arquitecto, tiempo del año,

tiempo de siembra), cierra los ojos: . Entonces, Él escucha y cae

en éxtasis, y todo el ATA, el universo, enloquece

de alegría al escuchar la sinfonía que surge de

las entrañas de la Sublime GAIA (la tierra); mente,

espíritu e inteligencia del Creador, trabajan y

laboran en conjunto con entusiasmo; con concisión,

se trata de las fuerzas del Orden del ATA.

Esta bella analogía concentrada en –xiqa–; Bajo

el empleo del otro código también puesto en relación

con el código – vegetal, y siguiendo el método

didáctico Mhuysqa del antropomorfismo, se

vuelve el análogo que alude al orgasmo simbólico

del GAGUA (Hijo), en oposición al del MHU

(Hombre), en este contexto, los granos de semilla

devienen la semencia que circula en los relieves

del cerebro creador, -xi

xi- es el vector que va

del cerebro al falo, la semencia simboliza la vida

en potencia con sus poderes” 2 .

indios no quisieren venir en nuestro servicio ni dar lugar a la dicha predicación, ni apartarse de los dichos delitos, en tal caso de ahí en

adelante es nuestra merced y voluntad que podáis declarar y declaréis los dichos indios por inobediencia a nuestra religión cristiana y

como tales hacerles y hagáis guerra a fuego y sangre, y a cautivar los dichos indios y tomarlos por esclavos y venderlos y llevarlos donde

quisiéreis y por bien tuviéreis…”

2

Un ideograma en la lengua Mhuysqa, tiene diferentes significados de acuerdo con el código utilizado (cósmico, sagrado, vegetal,

etc…).

DIÁLOGOS MIGRANTES

37


Migración y derechos humanos: elementos para el debate

Obvio, en el lenguaje y la cultura Mhuysqa “ramal”

poblacional de la cultura “Mu”, se hace evidente la

“ley de la correspondencia” que articula sistemáticamente

las diferentes acciones de la vida en los varios

niveles y códigos de su cosmovisión, desde los niveles

cósmicos hasta los niveles del planeta/tierra: hombre,

animales, plantas y minerales.

Justamente, al sur del mismo círculo ecuatorial, desde

Australia, –pero en general en el occidente desarrollado

y “en desarrollo”– se están planteando los

supuestos y los principios de la “Permacultura” y en

uno de los documentos divulgativos de ese nuevo

“enfoque cultural” se afirma:

“Es más, creo que muchos de los

conceptos abstractos del pensamiento

sistémico tienen paralelos

más fácilmente comprensibles en

las historias y los mitos de las culturas

indígenas y en menor grado

en el conocimiento de toda la gente

aún conectada con la tierra y la

naturaleza.”

Por ello, Carlos Gutiérrez (2008), comenta,

al hablar de la Constitución

ecuatoriana en cuanto “Ley de reformas normativas”,

lo siguiente, aplicable tanto a la nueva Constitución

de Ecuador como a la de Bolivia:

“La propuesta de reforma constitucional puesta

a consideración de los miembros de este país

(Ecuador) es, a propósito del texto constitucional

aprobado en 1863 en Rionegro (cuando éramos

Estados Unidos de Colombia), como afirmara el

escritor francés Víctor Hugo, “una constitución

de ángeles”.

“Es un artículo (el N°71) fundamental a todas luces.

Como se puede ver, con él se busca superar

lo dividido y contrapuesto por el pensamiento occidental,

siempre dominante: naturaleza y ser humano,

los que son uno solo en el pensamiento

indígena latinoamericano y, en general, en el saber

y el sentir de los pueblos originarios en todos

los rincones del orbe.”

La Naturaleza del Sur

mantiene aún, pese

a la actitud depredadora

de la especie humana,

su generoso y

promisorio potencial.

“Este es uno de los aspectos. Radical, por decir

lo menos, puesto que implica la puesta en funcionamiento

de una defensoría de la naturaleza

misma, pudiendo llevar, por demás y entre otros

aspectos, a la propia reversión de procesos

extractivos de recursos naturales como el petróleo,

que rompe, en la inmensa mayoría de pozos,

el ciclo natural y el hábitat de pueblos aborígenes

y comunidades campesinas, adyacentes o circundantes.

“Pero hay más. Proponen los constituyentes el

derecho al buen vivir”, que implica el derecho

real para acceder al agua, como “patrimonio nacional

estratégico de uso público, inalienable,

imprescriptible, inembargable y

esencial para la vida”, pero de igual

manera “el derecho al acceso seguro

y permanente a alimentos sanos”,

para lo cual se proponen garantizar la

soberanía alimentaria”.

“Enfrentan en su propuesta, con toda

decisión, uno de los problemas centrales

estimulados por el neoliberalismo:

la privatización de los bienes

estratégicos. Se oponen a ésta, y precisan

los sectores estratégicos decisivos y de control

exclusivo del Estado: “La energía en todas sus

formas, las telecomunicaciones, los recursos

naturales no renovables, el transporte y la

refinación de hidrocarburos, la biodiversidad y

el patrimonio genético, el espectro radioeléctrico,

el agua y los demás que determine la ley”.

Como consecuencia lógica de esta decisión, se

responsabiliza al Estado de la prestación de los

servicios públicos”.

En síntesis, hoy, en el inicio del siglo XXI, los derechos

humanos en su “cosmovisión” ancestral indígena

y los derechos humanos en las visiones innovadoras

contemporáneas están haciéndose convergentes;

al redefinirse esencialmente como derechos de

vida y rescatar la sinergia: Hombre/Naturaleza.

Esa sinergia se manifiesta con más fuerza en el Hemisferio

Sur por tres causas fundamentales:

38 DIÁLOGOS MIGRANTES


Derechos Humanos y migraciones Siglo XXI, en un pensamiento “otro”. El Mensaje del Sur

a) En este Hemisferio es más evidente el mensaje

ancestral y los movimientos sociales indígenas con

su mensaje han adquirido más voz y presencia en

sus territorios indoamericanos.

b) La Naturaleza del Sur mantiene aún, pese a la

actitud depredadora de la especie humana, su generoso

y promisorio potencial y

c) El Sur por las “asimetrías” internacionales está

demandando el enunciado y el ejercicio de unos

derechos humanos más equitativos y solidarios.

Al comenzar el presente siglo XXI, la decisión del pueblo

ecuatoriano que se consignó en su nueva Carta

Magna, concretó esa sinergia y estableció una nueva

mirada sobre el ejercicio de la vida humana, en simbiosis

con la vida de la naturaleza y pautó un nuevo

compromiso de los derechos y los deberes humanos.

Dentro de esta intención –utopía posible y necesaria–

es previsible que las identidades nacionales se

sustenten en la cultura de los pueblos y no en la extensión

y las fronteras de los Estados-Nación. La

movilidad humana en una próxima era planetaria

debe manifestar su arraigo y expresión local y al mismo

tiempo debe ser respetuosa de la diversidad de

las “localidades” del planeta Tierra. Y para ello debe

ser creciente conocedora de los diferentes ecosistemas

y de los compromisos para apoyar esos diferentes

ciclos de producción y vida.

El Hemisferio Sur tiene la capacidad y la vocación para

fortalecer esa nueva visión de los derechos humanos,

que conlleva el “concepto” filosófico del hombre

como “ciudadano del mundo” y por lo tanto con derechos

y deberes ante su tierra de origen y ante el mundo.

Brasil, la potencia promisoria de Suramérica, registra

el mayor porcentaje de su población como

afrodescendiente vinculando de por sí dos continentes,

con una similar situación en cuanto la conveniencia

de tomar el camino de inscribir los “derechos de

vida” en los “derechos de la naturaleza” como un

soporte conceptual y práctico para una ciudadanía

del Universo del Sur.

Bibliografía

Constitución de la República de Bolivia (2009).

Constitución de la República del Ecuador (2008).

Escribano, Mariana (2002). Investigaciones Semiológicas

sobre la lengua Mhuysqa. Antares.

Gutiérrez, Carlos (2008). “Ley de Reformas Normativas”,

en: Le Monde Diplomatique/Le Dipló.

Morín, Edgar, Los siete saberes necesarios para la Educación

del Futuro. Nueva Visión.

Naciones Unidas (2003). Objetivos del Milenio.

Naciones Unidas (1948). Declaración Universal de los Derechos

Humanos.

Rengifo, Bernardo (2007). Naturaleza y Etnocidio. Relaciones

de Saber y Poder en la Conquista de América. Tercer

Mundo.

Walsh, Catherine (2007). “Interculturalidad y Colonialidad

del Poder”, en: El Giro Decolonial. PUJ/IESCO.

DIÁLOGOS MIGRANTES

39


40 DIÁLOGOS MIGRANTES

Entrevista


La migración: un derecho humano

“El enfoque de derechos humanos debe estar en primer plano y por encima

de cualquier otra consideración o motivación en materia migratoria”

Entrevista a Oscar Gómez. Director Fundación Esperanza (I PARTE)

Por: Luz Marina Díaz. Directora Revista Diálogos Migrantes

Luz Marina Díaz (LD): ¿Por qué es importante desarrollar

o poner en marcha un enfoque de derechos

humanos en el campo migratorio?

Oscar Gómez (OG): para la Fundación Esperanza el

enfoque de derechos humanos es muy importante, en

tanto que los principales protagonistas del hecho migratorio

son seres humanos, cuya dignidad, cuyos derechos,

y cuyos proyectos de vida, consideramos que

deben estar en primer plano, por encima de cualquier

otra consideración o enfoque en materia migratoria;

por encima de los enfoques económicos de la migración,

o los enfoques de seguridad, o los enfoques criminales,

o incluso enfoques estrictamente de migración

laboral. En ese sentido, la apuesta y la definición

de la Fundación Esperanza son claras y meridianas, y

desde allí asumimos nuestros compromisos con la

sociedad, con los migrantes y con sus familias.

de los Estados Unidos y el Congreso de los Estados

Unidos, en el sentido de que no se garantizan los

derechos humanos de muchos ciudadanos. En el caso

del Gobierno y del Congreso de los Estados Unidos

se habla de los sindicalistas, o de los periodistas o

los defensores de derechos humanos. De hecho, los

llamados de atención de la Comunidad Internacional

han sido múltiples y diversos, como resultado, Colombia

aceptó que en su territorio operara una Oficina

del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para

los Derechos Humanos, una oficina que se ha vuelto

permanente. Tanto Naciones Unidas como los países

y la Comunidad Internacional vinculada con los derechos

humanos, consideran que es importante la permanencia

de esta Oficina para que le haga seguimiento

y monitoreo a la evolución de los derechos humanos

en nuestro país.

LD: ¿Usted cree que el Estado colombiano garantiza

efectivamente una vida digna de sus nacionales

independientemente del lugar donde residan?,

¿cree que existen mecanismos suficientes y eficientes

para esto, es decir, para garantizar una vida digna

como lo dice la Constitución?

OG: El Estado colombiano está muy lejos de cumplir

los preceptos de la Constitución del 91, y está muy

lejos de cumplir los estándares mínimos en materia

de protección, garantía y de goce de los derechos

humanos de sus ciudadanos, y no solamente de la

población en contextos de movilidad.

De hecho el Estado colombiano ha venido siendo

cuestionado a lo largo de los últimos años, y por no

decir de las ultimas décadas por la comunidad internacional,

por agencias de cooperación, por organismos

especializados en derechos humanos, por instancias

de Naciones Unidas, por el mismo Gobierno

DIÁLOGOS MIGRANTES

41


Entrevista

Si en Colombia efectivamente hubiese una garantía,

una protección y un disfrute de los derechos humanos,

pues millones de colombianos no se hubieran

ido, y cientos de miles no se estarían yendo cada año

fuera de Colombia.

LD: ¿Usted podría describir de qué manera se vulneran

los derechos humanos de los inmigrantes en

los países de destino?

OG: De múltiples maneras: por acción o por omisión

de las políticas públicas, y por permitir o estimular

desde las políticas públicas ciertas conductas de la

población receptora, motivadas por el miedo, por la

desconfianza o por la competencia en la búsqueda

del empleo. Por ejemplo el muro que se está construyendo

entre la frontera entre México y Estados Unidos

de 3000 kilómetros, muestra el temor del Gobierno

de Estados Unidos, al ingreso de inmigrantes

fundamentalmente de América Latina, y las condiciones

en que son detenidos y devueltos a México son

muchas veces humillantes donde prácticamente se

desconoce cualquier tipo de derechos.

Así que el tema de la violación de los derechos humanos

de los inmigrantes en los países receptores

tiene muchas variables y muchas dimensiones: pueden

ser víctimas de trata de personas; o de abusos

en un contexto de tráfico de migrantes; o situaciones

resultantes de la discriminación; de la xenofobia; de

la exclusión; o de la persecución policial cuando están

indocumentados; o de reacciones

también de sectores extremistas

de las sociedades receptoras,

que agreden a los inmigrantes

en esos países. Hoy veía por ejemplo

la fotografía de una ciudadana

brasilera que fue asaltada en

un país europeo y que sobre sus

piernas con navajas la marcaron

con los signos del movimiento extremista.

Así que se requieren políticas

fuertes para la protección de

los derechos y la integridad de los

migrantes, de su inclusión, de su

integración social y de las condiciones

que faciliten la convivencia

entre los migrantes y las sociedades

de los países receptores.

Todo parece indicar que

dentro del contexto de la

crisis económica global,

tanto Estados Unidos, como

la Unión Europea, no

solamente van a continuar

con su política de retorno

forzado de los inmigrantes

en sus países, sino que van

a endurecer las medidas para

restringir la inmigración.

LD: En qué consiste el derecho a no emigrar?

OG: Bueno esta es una teoría actualizada del profesor

Lelio Mármora sobre el tema de la migración, y él plantea

cuatro derechos esenciales: el derecho a no emigrar,

como el primero de todos los derechos, y posteriormente

el derecho a migrar; el derecho a permanecer;

y el derecho a retornar. Hablando un poco sobre el

tema del derecho a no migrar, el padre Pontini de la

Pastoral de Movilidad Humana, me contaba que ese

tema no es tan reciente, sino que incluso el fundador

de la comunidad de los Escalabrinianos que es la comunidad

religiosa que se dedica a trabajar el tema

migratorio, ya a fines del siglo XIX había planteado también

el tema del derecho a no emigrar. Fundamentalmente

¿qué es lo que plantea el derecho a no migrar?

Lo que plantea es que todo ser humano tiene derecho

a realizar su proyecto de vida, en el lugar donde nació,

en el lugar donde está viviendo, y por lo tanto que no

se vea obligado a migrar, ya sea para proteger la vida,

o ya sea para conseguir condiciones de subsistencia,

o de realización económica, o cultural o educativa. En

el caso colombiano por ejemplo, el derecho a no migrar

se viola más claramente con el drama de millones

de compatriotas que han tenido que desplazarse

de determinadas regiones para proteger su vida de la

violencia que los diversos actores del conflicto interno,

los paramilitares, la guerrilla, el narcotráfico y las fuerzas

estatales han provocado. Muchos de ellos se han

visto obligados a traspasar las fronteras colombianas

en busca de protección. De hecho la ACNUR afirma

que en los países fronterizos de Colombia,

principalmente Ecuador,

Venezuela, Panamá y Costa Rica,

se encuentra más de medio millón

de colombianos en necesidad de

protección internacional. Para estos

ciudadanos, que reciben el

estatus o el reconocimiento como

población en necesidad de protección

internacional, es más clara la

aplicación de este principio del derecho

a no emigrar pues se les ha

vulnerado fundamentalmente el

derecho a su vida, a la libertad y al

goce de su bienestar. Pero el derecho

a no emigrar no se reduce únicamente

a las condiciones de violencia

que expulsa a millones de

42 DIÁLOGOS MIGRANTES


La migración: un derecho humano

personas como es el caso del desplazamiento

forzado en Colombia,

sino también, es necesario resaltar

que las condiciones económicas, las

condiciones sociales y políticas, obligan

a muchas personas a tener casi

como única opción la migración y esa

es prácticamente la característica

de la mayoría de las migraciones no

solamente en Colombia sino en los

países del llamado Tercer Mundo. O

sea las condiciones son tan críticas

que expulsan a millones de personas

de sus territorios en búsqueda de

nuevas condiciones de vida. Así que

la propuesta del derecho a no emigrar,

apunta en general a las condiciones

estructurales que generan la

migración.

LD: ¿Qué nos puede decir sobre el derecho al retorno

voluntario, en condiciones de dignidad y seguridad?

El Estado colombiano está

muy lejos de cumplir los

preceptos de la Constitución

del 91, y está muy lejos de

cumplir los estándares

mínimos en materia de

protección, garantía y de

goce de los derechos

humanos de sus ciudadanos,

y no solamente de la

población en contextos

de movilidad.

OG: Bueno el tema del retorno se está volviendo un

tema central en la agenda migratoria, no solamente

en Colombia y Ecuador, sino en todo el mundo. Por un

lado la Unión Europea promulgó el año pasado la Directiva

de Retorno, que plantea hipotéticamente el retorno

a sus lugares de origen de más de 8 millones

de inmigrantes que están en condiciones indocumentadas

en los países de la Unión Europea. Igualmente

Estados Unidos se plantea lo mismo con cerca

de 12 millones de inmigrantes en condiciones indocumentadas,

o sea que estamos hablando de más de

20 millones de personas, tanto en Estados Unidos y

la Unión Europea que se encuentran en condiciones

indocumentadas, y cuyos gobiernos, se planten el desafío

del retorno de esta población a sus países de

origen. Esto ha generado un debate político enorme

de alcance global, un rechazo por parte de los gobiernos

de los países de origen, y de las organizaciones

sociales que trabajan el tema migratorio. La mayoría

afirma que esa no es la solución al problema migratorio,

que la solución pasa por la regularización, la integración

y la incorporación al mercado laboral en las

sociedades de destino. Sin embargo, todo parece indicar

que dentro del contexto de la

crisis económica global, tanto Estados

Unidos, como la Unión Europea,

no solamente van a continuar con su

política de retorno forzado de los

inmigrantes en sus países, sino que

van a endurecer las medidas para

restringir la inmigración. De hecho,

en la Unión Europea se avanza en la

iniciativa de sancionar los empresarios

que contraten inmigrantes en

condiciones irregulares, o de no prestar

servicios de atención médica a los

inmigrantes en condiciones irregulares.

Las condiciones de desempleo de Europa

y Estados Unidos están aumentando,

todo parece indicar que van a

incrementar más dramáticamente en

el curso del año 2009, y por lo tanto las políticas restrictivas

para el ingreso de inmigrantes hacía Estados Unidos,

y la Unión Europea van a ser cada vez mayores, y

las medidas para presionar el retorno de los inmigrantes

en condiciones irregulares van a ser incluso mucho

mayores por parte de estos países. Así que los inmigrantes

indocumentados, van a ser mucho más vulnerables

a situaciones de violencia, xenofobia, discriminación,

explotación, y esta situación va a marcar en gran

medida la relación en la agenda migratoria entre los

países de origen, como Colombia, Ecuador y los países

de América Latina, con Estados Unidos y la Unión Europea

en los años subsiguientes.

En estas condiciones, todo hace pensar que el retorno

de migrantes va a aumentar. Estos retornos voluntarios

o forzados, crean la necesidad de implementar

programas que permitan integrar a estas poblaciones

a la estructura social y productiva de los

países de origen. Lo cierto es que países como Colombia

no están preparados para atender una población

creciente de inmigrantes retornados, expulsados

o deportados. Ecuador tiene un programa más avanzado

que el del Gobierno Colombiano, sin embargo

pareciera que la dimensión y el volumen previsible

de retorno de migrantes van a desbordar la capacidad

de ambos gobiernos.

(II parte en el próximo número)

DIÁLOGOS MIGRANTES

43


44 DIÁLOGOS MIGRANTES

Tejido social


Respuestas de la Defensoría del Pueblo del Ecuador

frente a la exigencia del Pasado Judicial colombiano

y la vulneración de los Derechos Humanos

La Defensoría del Pueblo del Ecuador ha observado

con suma preocupación la decisión tomada por su

Gobierno, mediante Decreto Ejecutivo 1471 del pasado

3 de diciembre, en el que resuelve solicitar a

los ciudadanas y ciudadanos colombianos el llamado

pasado judicial como requisito para autorizar su

ingreso al Ecuador o sea el documento que expide,

debidamente legalizado, la autoridad competente de

Colombia donde se comprueba que su portador no

tienen antecedentes penales. La Defensoría del Pueblo

ecuatoriana, considera que aunque es muy legítima

la preocupación de su gobierno, cualquier medida

que se tome al respecto tiene como correlato el

respeto y protección de los derechos humanos.

En consecuencia, la Defensoría del Pueblo envió sendas

cartas al Presidente constitucional señor Rafael

Correa Delgado (el 23 de diciembre 2008) y al Ministro

de Gobierno y Cultos del Ecuador, doctor Fernando

Bustamante (el 27 de enero de 2009). En la primera,

se sugiere la revisión de la decisión

tomada por el Gobierno Nacional y se pone

a su disposición para realizar la tarea de

evaluar y proponer medidas adecuadas, razonables

y respetuosas sobre los derechos

humanos.

En la segunda carta, dirigida al Ministro de Gobierno

y Cultos, se adjunta un cuadro estadístico sobre delitos

contra la vida, integridad, seguridad y propiedad

de las personas en donde se resalta que de un total

de 10.745 denuncias hechas a la Policía Judicial del

Ecuador, solo 189 están registradas contra colombianos,

esto es apenas un 2% y se incluye también

un informe elaborado por el Comisionado Nacional

para la Protección de Personas en Movilidad de la

Defensoría del Pueblo del Ecuador, doctor Patricio

Benalcázar Alarcón, titulado: “Informe. Requerimiento

de pasado judicial a colombianos vulnera derechos

humanos y constitucionales”.

Por considerar que estos documentos, son de vital

importancia para la defensa de los derechos humanos,

son transcritos a continuación:

DIÁLOGOS MIGRANTES

45


Tejido social

46 DIÁLOGOS MIGRANTES


Respuestas de la Defensoría del Pueblo del Ecuador frente a la exigencia del Pasado Judicial colombiano...

DIÁLOGOS MIGRANTES

47


Tejido social

48 DIÁLOGOS MIGRANTES


Respuestas de la Defensoría del Pueblo del Ecuador frente a la exigencia del Pasado Judicial colombiano...

DIÁLOGOS MIGRANTES

49


Tejido social

50 DIÁLOGOS MIGRANTES


Respuestas de la Defensoría del Pueblo del Ecuador frente a la exigencia del Pasado Judicial colombiano...

DIÁLOGOS MIGRANTES

51


Tejido social

52 DIÁLOGOS MIGRANTES


Respuestas de la Defensoría del Pueblo del Ecuador frente a la exigencia del Pasado Judicial colombiano...

DIÁLOGOS MIGRANTES

53


Tejido social

54 DIÁLOGOS MIGRANTES


Respuestas de la Defensoría del Pueblo del Ecuador frente a la exigencia del Pasado Judicial colombiano...

DIÁLOGOS MIGRANTES

55


Tejido social

56 DIÁLOGOS MIGRANTES


Respuestas de la Defensoría del Pueblo del Ecuador frente a la exigencia del Pasado Judicial colombiano...

DIÁLOGOS MIGRANTES

57


Tejido social

ECUADOR

DELITOS COMETIDOS CONTRA LA VIDA, INTEGRIDAD Y PROPIEDAD DE LAS PERSONAS

Junio a noviembre de 2008

Fuente: Policía Judicial del Ecuador

Elaboración de cuadros: Comisión Nacional de Movilidad Humana – Defensoría del Pueblo

LUGAR DENUNCIAS ECUATORIANOS EXTRANJEROS PERUANOS COLOMBIANOS CHINOS OTRAS

SIERRA 3374 3132 242 58 142 19 23

COSTA 3726 6560 166 65 26 65 10

ORIENTE 645 615 30 7 21 0 2

TOTALES 10745 10307 438 130 189 84 35

58 DIÁLOGOS MIGRANTES


Comunicado de la Comisión Andina de Juristas CAJ

La Comisión Andina de Juristas hace pública su preocupación por el Decreto Ejecutivo 1471 adoptado por el

Gobierno de Ecuador, a través del cual se condiciona el ingreso de los nacionales colombianos a la presentación

de un documento oficial que acredite no tener antecedentes penales. En este sentido, expresa lo siguiente:

1. Todo Estado tiene la potestad de establecer las políticas de seguridad ciudadana que consideren convenientes,

pero éstas tienen como límite esencial el respeto de los derechos humanos reconocidos por el

ordenamiento jurídico nacional e internacional. No hay política de seguridad válida que tenga fundamento

en la sospecha.

2. La Comisión Andina de Juristas coincide con el pronunciamiento oficial de la Defensoría del Pueblo de

Ecuador mediante el cual sostiene que esta norma gubernamental vulnera los derechos humanos reconocidos

por los artículos 76-2, 11-2, 41 y 66-14 de la Constitución Política de Ecuador; los artículos 1 y 8.2 de

la Convención Americana sobre Derechos Humanos; los artículos 2-1 y 14-2 del Pacto Internacional de

Derechos Civiles y Políticos; los artículos 7 y 18-2 de la Convención Internacional sobre los Derechos de

Todos los Trabajadores Migratorios y sus Familiares; el artículo 2 de la Convención Internacional sobre la

Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial; los artículos 16 y 38 del Plan de Acción de

Durban y el artículo 3 de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados.

Así como también vulnera los derechos de la y el ciudadano andino otorgados por la normativa supranacional

de la Comunidad Andina, de obligatorio cumplimiento, aplicación directa y efecto inmediato en cado uno de

sus Países Miembros. En particular la Decisión 503 a través de la cual se le otorga el derecho a circular

libremente por el espacio comunitario con la sola presentación del documento nacional de identidad, sin

que ningún País Miembro pueda imponer controles adicionales a los existentes. La afectación de derechos

al ciudadano andino abre el camino para activar el Mecanismo de Solución de Controversias Andino (Tratado

de creación del Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina: artículos 2, 3, 4, 23, 24 y 25).

3. La Comisión Andina de Juristas hace un llamado al Gobierno ecuatoriano para rectificar una medida que

es, contraria a Derecho. La integración andina exige a los Gobiernos muestras de confianza recíprocas,

respeto mutuo, así como la voluntad firme de aproximación entre los pueblos, cuyo presupuesto es siempre

el libre tránsito de las y los ciudadanos andinos. Tal como lo ratifica el documento Una Comunidad Andina

para los Ciudadanos ofrecido por el actual Presidente Pro Tempore de la Comunidad Andina, Rafael Correa,

en el marco de la última reunión del Consejo Presidencial Andino y cuyo contenido resulta contradictorio

con la medida en cuestión.

Invocamos al Gobierno del Ecuador, rectificar su decisión y retomar las vías de la hermandad y la buena

voluntad de los Estados para con los pueblos que habitan la subregión andina.

Lima, 29 de enero del 2009

DIÁLOGOS MIGRANTES

59


Por el reconocimiento de la ciudadanía universal

frente a la crisis sistémica del capitalismo

ALIANZA SOCIAL CONTINENTAL / GRITO DE LOS EXCLUIDOS /AS

Diciembre 2008

A partir de la crisis económica, pero principalmente

de la caída del sistema financiero mundial, las tasas

de desempleo en los países desarrollados (pero

también de los países subdesarrollados) han alcanzado

niveles muy altos, afectando a miles de inmigrantes

latinoamericanos y latinoamericanas. Los

efectos se han manifestado con más contundencia

en Estados Unidos, donde la pérdida de empleos

fue un tema central del debate electoral. Por su

parte, la crisis ha situado a España, el mayor receptor

de inmigrantes latinoamericanos-as, con el

peor índice de desempleo en 12 años, al tener cerca

de 3 millones de personas sin empleo en noviembre,

y el gobierno augura que la situación empeorará

en 2009.

En este contexto, el propósito de los países ricos frente

a las y los migrantes es cada vez más claro: la gestión

de los flujos migratorios para adecuarlos al mercado

laboral mundial y utilizarlos de manera que les

ayuden a salir de la crisis. El factor esencial que mueve

el llamado proceso de globalización es la expansión

del mercado, lo que lleva a una profundización

de la mercantilización a través de tres procesos

interrelacionados: la transnacionalización de la producción,

la globalización de los mercados financieros,

y el surgimiento tendencial de un mercado laboral

global. Y esta tendencia surge, principalmente, por

la ofensiva neoliberal de desregulación, liberalización

y flexibilización. Mientras que socava el poder negociador

de las y los trabajadores organizados y ayuda

a depreciar las demandas salariales, simultáneamente

crea y/o refuerza la demanda de diversas formas

de trabajadoras-es descalificados o semicalificados,

empleadas-os bajo crecientes condiciones de precariedad.

La inmigración indocumentada es bastante

funcional desde esta perspectiva.

Pero con la conformación tendencial de un mercado

laboral global y la creciente movilidad laboral que

ello implica, se ha vuelto imperativo un régimen efectivo

de regulación para la migración internacional.

Los gobiernos de los países ricos han venido intentando

establecer diversos mecanismos en la tendencia

a la regionalización del control de la migración,

por vías de consenso, pero también por vías coercitivas.

Y es que, debido a que la migración laboral internacional

es sólo una manera en la cual el capital

puede acceder al mercado laboral, el régimen global

emergente para el trabajo implica el disciplinamiento

del trabajo y la liberación selectiva de la movilidad

del trabajo.

Al mismo tiempo, encontramos la intensificación del

control fronterizo y de flujos migratorios entre Estados

Unidos, México y Canadá, tras la firma de la Alianza

para la Seguridad y Prosperidad de América del

Norte (ASPAN), así como los operativos de “Cero Tolerancia”

(Streamline Operative), a lo largo de la frontera

entre Estados Unidos y México. Estas operaciones

tienen como objetivo someter a los migrantes

indocumentados a un juzgado federal para ser procesados

por el “delito federal” de “ingresar ilegalmente”

a ese país. Multas de 50 a 250 dólares y penas

de hasta 6 meses en cárceles lejanas cuando se trate

de la primera vez y mayores en reincidentes. No

hay oportunidad alguna de obtener libertad condicional

o de ser solamente deportado, como anteriormente

se hacía.

Por otro lado, después de varios intentos por establecer

un mecanismo mayor para regular los flujos

migratorios hacia la Unión Europea, el 18 de junio de

2008 fue aprobada por el Parlamento Europeo la llamada

Directiva de Retorno mediante la cual se bus-

60 DIÁLOGOS MIGRANTES


Por el reconocimiento de la ciudadanía universal frente a la crisis sistémica del capitalismo

ca criminalizar aún más a ocho millones de inmigrantes

en situación irregular al pretender darle más poder

a los Estados miembros para repatriar a los “sin

papeles”, después de que éstos podrían estar detenidos

por un período de entre 6 y hasta 18 meses.

Entre los aspectos más polémicos están la posibilidad

de detención de los menores no acompañados y

la prohibición durante cinco años a los expulsados

para volver a entrar en la UE.

Lo cierto es que los gobiernos de Estados Unidos y

de varias naciones de la Unión Europea, en particular

España e Italia, están aprovechando

la crisis económica y el desempleo

que ésta produce para endurecer sus

políticas de inmigración con el fin de

establecer mecanismos de mayor

control y regulación de los flujos migratorios,

para adecuarlos a un mercado

laboral flexible, donde los migrantes

entren a laborar a los países

que requieren de esta mano de obra

y salgan cuando no se les requiere.

Estos programas, aunque contienen

provisiones que supuestamente garantizan

algunos derechos de las y los

trabajadores, en la realidad no funcionan

pues dichas provisiones son frecuentemente

violadas. Y aún no existen

otras provisiones que garanticen

el derecho de organización de los trabajadores.

defensa de sus derechos plenos. Las grandes marchas

que llenaron las calles de decenas de ciudades

estadounidenses con cinco millones de inmigrantes

entre marzo y el 1 de mayo de 2006 han sido las

manifestaciones más grandes de la historia social y

laboral de Estados Unidos.

Frente a esta situación, la Alianza Social Continental,

el Grito de los Excluidos y otras organizaciones

levantan la bandera de la Ciudadanía Universal y de

una integración de los pueblos asentada sobre nuevos

principios de solidaridad, respeto a la dignidad

La criminalización de las y los trabajadores

migrantes mediante leyes o

normativas está creando una mayor

vulnerabilidad de aquellas-os en situación

irregular, las y los cuales, además

de tener que aceptar trabajos pesados,

sucios, peligrosos y con bajos salarios;

tienen que soportar la discriminación,

el hostigamiento y el rechazo

de diversos sectores sociales de los

países de recepción. Frente a esta situación,

los propios migrantes han venido

organizándose y movilizándose

en contra de su criminalización y en

DIÁLOGOS MIGRANTES

61


Tejido social

humana y responsabilidad con la naturaleza, entre

otros.

Definimos la Ciudadanía Universal que reconoce a

todo ser humano (y grupo de humanos) en función

de su humanidad misma y no de su origen nacional,

el ser titular/es de derechos económicos, sociales,

políticos y culturales, con respeto a la diversidad, ahí

donde estén. La Ciudadanía Universal comprende:

Acceso y pleno disfrute de los derechos humanos y

políticos consagrados por los derechos internacionales

y nacionales sobre estas materias, incluso el

derecho al voto. Es imprescindible que todos los gobiernos

firmen, ratifiquen y pongan en práctica la

Convención Internacional de la ONU sobre los Derechos

de los Trabajadores Inmigrantes y de sus Familias.

No criminalización de las personas migrantes por la

situación administrativa en la que se encuentren,

pues no hay ser humano ilegal.

Libre circulación de las personas migrantes en nuestra

región, así como en Estados Unidos y Europa (los

principales destinos de las y los migrantes latinoamericanos).

Regularización General, pues para poder llegar a una

verdadera integración de los pueblos es necesario que

todas las personas tengan aseguradas las mismas

condiciones de acceso a una vida digna.

Desde esta perspectiva condenamos la “Directiva de

Retorno”, la “Tolerancia Cero” y los “Muros de la Vergüenza”

que La Unión Europea y Estados Unidos erigen

como muros visibles e invisibles a la dignificación

de las personas migrantes.

La Ciudadanía Universal es una urgencia actual en el

mundo en el que se desenvuelven las migraciones

en el mundo entero, pues la dignificación de las personas

no puede esperar más y debemos seguir la lucha

por la misma con más compromiso, cuando los

gobiernos de las grandes potencias y de muchos otros

países imponen legislaciones punitivas, persecutorias

y racistas en contra de las personas que salen de

sus países buscando la forma de sobrevivir, dentro

de un sistema económico y social que las obligó a

dejar sus países y que, al llegar a otro las castiga como

si las personas fuesen responsables o culpables de

haber tenido que emigrar.

Que la migración sea una elección libre de las personas

y no una imposición, una opción forzosa.

62 DIÁLOGOS MIGRANTES


Presentación del Informe Sombra del Ecuador

Por el cumplimiento de la convención internacional

para la protección de los migrantes

Efrén Guerrero

OCEMI, Ecuador*

El día 18 de diciembre de 2008, la Coalición Interinstitucional

para el Seguimiento y Difusión de la Convención

Internacional para la Protección de los Derechos

de todos los Trabajadores Migratorios y sus

Familias en Ecuador, formada por una serie de instituciones,

entre ellas la Fundación ESPERANZA, presentó

a la comunidad el Informe Sombra que da cuenta

del cumplimiento de la Convención Internacional

de Trabajadores Migratorios.

El Informe Sombra es una herramienta jurídica autorizada

por los instrumentos jurídicos internacionales,

con el que la sociedad civil puede presentar su opinión

sobre el nivel de cumplimiento de un convenio

por parte de un estado contratante. Esto constituye

un medio para contrastar los datos oficiales y estimular

la participación de los diversos sectores económicos,

sociales y culturales de la sociedad en la

formulación, aplicación y revisión de las políticas pertinentes.

El estudio arranca con el análisis de la estructura jurídica

estatal relativa al tema migratorio, analizándola

a la luz de los estándares internacionales de derechos

humanos, contenidos en las normas internacionales

y la jurisprudencia. Al revisar la Constitución de

1998, vigente al momento de la redacción del Informe

Sombra, se concluye que, pese a la existencia de

un catálogo de derechos, los mismos no se encuentran

explicitados, tiene interpretaciones restrictivas y

en el caso de los derechos de las personas en situaciones

de movilidad, no tiene mecanismos de protección

adecuados.

En cuanto al sistema legal, el diseño de las leyes de

Extranjería y Migración, no responden ni al sistema

constitucional ni al marco jurídico internacional, por

cuanto constituye una perspectiva anacrónica de la

política y la gobernanza de las migraciones, basada

en la seguridad, control social, soberanía, elementos

que afectan el conjunto de los derechos humanos.

Además la Ley de Migración no está basada en disposiciones

legales ni constitucionales; por otro lado,

la legislación laboral ecuatoriana está limitada por

los sistemas de competitividad y selectividad laboral,

*

eguerrero@fundacionesperanza.org

DIÁLOGOS MIGRANTES

63


Tejido social

y no contiene disposiciones que respeten el sistema

establecido en las Convenciones de la Organización

Mundial del trabajo (OIT) y en el mismo sistema

constitucional. Finalmente, la legislación conexa es

dispersa y muy poco conocida por los operadores de

justicia.

En el plano internacional, el Estado ecuatoriano ha

firmado y ratificado la gran mayoría de instrumentos

internacionales relacionados con la materia migratoria;

pero este sistema legal no es aplicado por los

encargados de su cumplimiento, pese a que existe

una disposición constitucional que obliga a la aplicación

expresa de una norma contenida en la legislación

externa. Por otro lado, los convenios que se han

firmado con las naciones receptoras de migrantes,

ha basado en la soberanía y la selectividad de trabajadores,

y no en la protección de los mismos. Adicionalmente,

el sistema político y legal no visibiliza y

protege a los grupos humanos inmigrantes.

En términos de control y administración en el tema

migratorio, el informe indica que existe un proceso

de dispersión, falta de coordinación y eficacia. El Consejo

Consultivo de Política Migratoria, encargado de

la aplicación y ejecución de las normas y procedimientos

relativos a extranjería, ha fracasado en su misión

de crear una política integral de apoyo a la población

en contextos de movilidad. Eso implica que cada uno

de los gobiernos de turno, en opinión de los redactores

del informe, hayan creado políticas circunstanciales,

que no responden a intereses clientelares.

Es necesario indicar que la mayor parte de políticas

de restricción se ha fundamentado en criterios de seguridad

y soberanía, como la exigencia de documentos

especiales para el ingreso de personas de nacionalidad

colombiana (pasado judicial), la existencia de

procesos sostenidos de exclusión, detención y deportación

por parte de la policía; o la prohibición de trabajar

para las personas solicitante de refugio. Por otro

lado, las políticas estatales no han sido constantes y

se basan en la regularización legal y el control y no

control en la atención integral a una población con

necesidades especiales de apoyo estatal. Este sistema,

sumado a la falta de garantías constitucionales

y legales que apoyen la defensa letrada de la persona,

afecta en gran medida el ejercicio de derechos

fundamentales por parte de los migrantes.

En cuanto a la información estadística disponible, el

Estado no cuenta con una fuente de información oficial

y metodológicamente correcta, que recoja las diferentes

variables de los flujos migratorios existentes.

En estos datos sólo se tienen en cuenta la cantidad

de personas que han salido de manera legal del

país, a través de los puntos de frontera y de control

que cuenta la Policía de Migración. Sobre los países

de destino, los medios estadísticos no responden a

fuentes gubernamentales, sino a los propios esfuerzos

de los países de destino, además de que el tema

de inmigración dentro del Ecuador es obtenido mediante

la obtención de saldos migratorios. Es importante

anotar la dificultad para obtener datos sobre la

perspectiva de género en cuanto a temas migratorios,

lo que dificulta proteger vulneraciones relacionadas

con este tema.

Finalmente, el Informe hace un repaso de cumplimiento

de las obligaciones realizadas por el Estado ecuatoriano.

Existen episodios de discriminación graves

en contra de personas colombianas y peruanas que

van desde las dificultades en el acceso a servicios y

derechos hasta hechos de violencia que no han podido

ser controlados por el Estado; además, y a pesar

de la existencia de un sistema legal que controla de

mejor manera el tráfico ilícito de migrantes, han aumentado

los casos relativos a este delito, el trato que

se hace a estas personas es delincuencial y no responde

a estándares internacionales. Por otro lado, la

lógica de la legislación actual no cuestiona las dinámicas

Norte-Sur, sino que responde a sistemas de

tipo legal y económico.

Con este informe, el Comité de Vigilancia del Tratado

pudo analizar con nuevos ojos los informes de cumplimiento

estatal y ha realizado recomendaciones que

avalan el contenido del Informe Sombra, tal como

puede verse en la siguiente dirección: http://www.

unhcr.org/cgi-bin/texis/vtx/refworld/rwmain/

opendocpdf.pdf?reldoc=y&docid=47836db72.

Tomado de la “Revista del migrante” N° 5, enero 2009

Disponible en www.revistadelmigrante.org

64 DIÁLOGOS MIGRANTES


El quehacer

de la Fundación

DIÁLOGOS MIGRANTES

65


Sistema de Atención al Migrante SAM

Diana Garcés, Lina Parra

Sistema de Atención al Migrante

Fernando Ruiz

Observatorio Colombo Ecuatoriano de Migraciones

En desarrollo del Proyecto “Servicio Colombo Ecuatoriano

de Migraciones-SECEMI” financiado por la Unión

Europea, la Fundación ESPERANZA abrió hace dos

años su sede en Ecuador y consolidó su quehacer en

el tema migratorio, contribuyendo a humanizar la

migración desde un enfoque de derechos humanos y

avanzando hacia una iniciativa regional, andina y latinoamericana

para aunar esfuerzos entre diferentes

países y permitir, así, asumir los retos planteados por

la migración.

A partir de la experiencia ganada por la fundación durante

la ejecución del proyecto en el “Servicio Nacional

de Información al Migrante-SENIM” años 2004 a 2006,

se consolida un Sistema de Atención al Migrante

–SAM– que busca integrar las diferentes estrategias

virtuales y presenciales que ha implementado a través

de su trayectoria en Colombia y sus experiencias

previas en Ecuador. En esta edición se presentan las

unidades de trabajo fundadas en estrategias virtuales

del SAM creadas por la Fundación ESPERANZA.

Red de portales

A. Infomigrante (www.infomigrante.org) inició como

una estrategia para hacer prevención en los aeropuertos

y dar orientación básica a las personas próximas

a salir del país, ofreciendo direcciones y contactos

que pudieran ser de utilidad en los diferentes países

de destino. Poco a poco se fue transformando en un

portal de información con la finalidad de orientar,

asesorar y atender a los potenciales migrantes, los

migrantes y sus familias en beneficio de una migración

saludable 1 .

La estructura de Infomigrante responde a los momentos

del proceso migratorio 2 e incluye recomendaciones

para planear el proceso. De esta manera, brinda

información a través de sus secciones: “¿Piensas

migrar al exterior?”, “¿vives fuera de tu país?”, “¿sin

tu familia?”, y recopila noticias sobre migración; dispone

de enlaces de interés; y ofrece información de

29 países, tanto en los aspectos legales, como en

distintos ámbitos de la cotidianidad: trámites, clima,

moneda y otros temas.

Infomigrante tiene dos canales especializados, www.

infoecuador.org y www.infocolombia.org, con información

dirigida a ciudadanos ecuatorianos, colombianos

y extranjeros en dichos países.

La información publicada en el portal procede de distintas

fuentes: Representaciones Diplomáticas acreditadas

en Colombia y Ecuador, y de estos dos países

1

La Fundación Esperanza entiende la migración saludable como un estado “ideal” que implica, para la persona que asumió la migración,

la satisfacción de sus expectativas y el pleno disfrute de sus derechos en el marco del completo bienestar físico, emocional,

familiar y social” (Bérubé, 2005, p 16).

2

Etapas del proceso migratorio: 1. Preludio Migratorio (emigración-salida) a. Remoto: Cotidianidad. Formación de imaginarios. b. Próximo:

Aparición de la idea migratoria. Decisión migratoria y Planeación. 2. Movilización (emigración salida-inmigración llegada) a. Preparativos:

Documentación trámites y continua planeación. b. Viaje-desplazamiento: Paso por diferentes fronteras si es internacional. 3.

Consolidación (Inmigración- entrada) a. Corto plazo: Llegada reciente b. Permanencia: Integración expectativas escala social. Idea de

Retorno o nueva movilización c. Largo plazo: Proyecto de vida beneficios vivir transnacional.4. Retorno: Idea de retorno o nueva movilización.

Fuente: Guía Sistema de Atención al Migrante, Fundación ESPERANZA 2008.

66 DIÁLOGOS MIGRANTES


Sistema de Atención al Migrante SAM

en el exterior; Ministerios de Relaciones Exteriores de

ambos países; abogados especializados en temas de

migración; organismos Internacionales como Alto

Comisionado de las Naciones unidas para los Refugiados,

ACNUR; Organización Intergubernamental

para las Migraciones, OIM; Organización Internacional

del Trabajo, OIT; entidades nacionales como el Instituto

Colombiano de Bienestar Familiar –ICBF–, el

Departamento Administrativo de Seguridad –DAS–,

y otras Organizaciones de la Sociedad Civil.

B. Revista Migrante www.revistadelmigrante.org es

un espacio dirigido a los migrantes (como individuos

y como colectivos organizados) que quieren contar

su historia, su trabajo y sus experiencias. A partir de

septiembre de 2008 y con una periodicidad mensual,

es actualizado con información y artículos sobre diversos

tópicos de la migración (realizado por el equipo

de la Fundación); e incluye los análisis y reportes

del Observatorio Colombo Ecuatoriano de Migraciones,

y de su Observatorio de Medios.

El módulo del Observatorio www.observatorio

demigraciones. org forma parte integral del “Observatorio

Colombo Ecuatoriano de Migraciones”, OCEMI,

el cual pretende brindar información de estudios, análisis

de datos, archivo de noticias actualizadas sobre

el tema migratorio, material de estudio, entre otros,

para las personas interesadas en conocer y aprender

sobre la migración de colombianos y ecuatorianos

en el mundo; así como para las personas que

toman decisiones frente a un proceso migratorio y la

sociedad civil interesada en una construcción de políticas

públicas que respondan al fenómeno, a partir

de sus conocimientos y experiencias en el tema.

El módulo de la Fundación ESPERANZA www.fundacion

esperanza.org es el canal institucional a través del

cual la sociedad en general podrá encontrar información

de la organización, tal como sus proyectos culminados,

o en ejecución, noticias actualizadas sobre

los bloques misionales; y en general, todas las dinámicas

de cada una de las sedes de la Fundación, tanto

en Ecuador como en Colombia.

La Red de portales ha tenido un crecimiento considerable

desde su inicio en mayo de 2004, y en ese largo

proceso de infinitos aprendizajes ha sufrido altas

y bajas que se explican por varios motivos, obedeciendo

principalmente a razones de orden técnico

como por ejemplo las dos actualizaciones de diseño

que ha tenido Infomigrante o el cambio de servidor

para brindar una mejor conexión y acceso a nuestros

usuarios.

Se puede ver este crecimiento en la siguiente gráfica:

Gráfica No. 1

Cantidad visitas Red de Portales.

DIÁLOGOS MIGRANTES

67


El quehacer de la Fundación

Durante el 2008 se aumentó el número de visitas y

en estos 4 años se ha logrado consolidar un espacio

para los migrantes, potenciales migrantes y sus familias

y las más de 1.113.004 visitas lo comprueban.

Consultorio Jurídico y Social

A. Consultorio Jurídico y Social, nace en el 2004

como una necesidad por parte del equipo de trabajo

de la Fundación de responder las consultas de las

personas que escribían al correo electrónico del portal

de Infomigrante. Desde el 1 de mayo de 2004 al

31 de diciembre de 2008, se han atendido 8.919

consultas.

Teniendo en cuenta que las consultas que llegan por

medio de correo electrónico son difíciles de sistematizar,

el equipo de la Fundación creó al inició del proyecto

SENIM unas categorías que ayudan a obtener

información útil para poder identificar preguntas frecuentes,

país desde donde consultan o hacia donde

quieren ir, posibles víctimas de migración, etapa migratoria

en que se encuentran, entre otros temas. De

esta manera fue posible conocer un poco más al usuario

que se contacta, sus necesidades y las mejores

formas de intervención, según sus requerimientos.

Para la Fundación es importante identificar los riesgos,

pues esto permite ofrecer al usuario información

acorde con su situación específica y brindarle herramientas

que le permitan tomar una decisión asertiva

en su proceso migratorio.

A continuación se presenta una tabla en la que la

evolución de las consultas desde sus inicios hasta el

último informe trimestral reportado en diciembre del

2008.

Tabla No. 1

Comportamiento del Consultorio Virtual 3 2004-2008.

Mes

Año

Total

2004 2005 2006 2007 2008

Enero 118 112 235 221 686

Febrero 157 102 212 346 817

Marzo 156 125 209 250 740

Abril 154 72 92 237 555

Mayo 71 199 104 63 246 683

Junio 77 229 117 103 381 907

Julio 64 344 124 78 226 836

Agosto 104 417 122 117 98 858

Septiembre 83 339 131 124 134 811

Octubre 102 248 158 133 140 781

Noviembre 79 206 102 156 144 687

Diciembre 118 81 92 135 132 558

Total 698 2.648 1.361 1.657 2.555 8.919

3

Esta tabla muestra sólo las consultas realizadas al correo electrónico del Consultorio Virtual; las llamadas a la línea gratuita, atención

de chat y comentarios no se contabilizaron aquí.

68 DIÁLOGOS MIGRANTES


Sistema de Atención al Migrante SAM

Estas cifras muestran a simple vista que la campaña

del Proyecto SENIM a finales del tercer trimestre del

2005 “Si piensas migrar, te debes informar”, incrementó

considerablemente el número de consultas

virtuales (73.69% respecto al año anterior). Desde el

2006 a pesar de un buen posicionamiento del portal,

observado en el incremento de las visitas (Ver

gráfico No. 1) las inquietudes al Consultorio Jurídico

y Social disminuyeron debido a que mucha información

fue publicada en el nuevo portal www.

infomigrante.org, donde se incluyó una sección de

preguntas frecuentes; y se actualizó la información

sobre trámites y otros temas de interés. De esta manera,

el mejoramiento de los portales permitió que

los usuarios encontraran respuestas a sus preguntas,

evitando así la remisión de sus inquietudes al

Consultorio Jurídico y Social. Sin embargo en el 2008,

se reportó una cantidad similar de consultas a las

presentadas en el 2005, lo que se debe a la implementación

de nuevos servicios ofrecidos por la Fundación

como son el chat en línea, los comentarios y

una fuerte campaña binacional (Colombia-Ecuador),

que ha permitido el posicionamiento del servicio y aumento

de la confianza por parte de los usuarios.

B. Comentarios: Otro tipo de consultas que llega al

Consultorio Virtual, son las realizadas por medio de

la opción de comentarios de la Red de Portales que

está en funcionamiento desde marzo de 2006, y que

a la fecha reporta en total 3.116 mensajes, de los

cuales 1.856 han sido consultas y 1.260 comentarios

realizados a los diferentes artículos que se encuentran

en la Red o que son respuestas a otros

mensajes enviados por los usuarios.

C. Chat en línea: Uno de los servicios virtuales más

nuevos y con mayor crecimiento, es el servicio de

Chat en línea, puesto en marcha desde marzo del

2007 (con pruebas desde junio de 2006), que a

31 de diciembre de 2008 ha tenido un total de

1.980 consultas realizadas por diferentes usuarios

a quienes se les ha brindado la información en tiempo

real.

Este es un servicio que ha tenido una evolución interesante,

pues se inició con una cuenta de MSN habilitada

para la atención; después de unos meses y pensando

en el trabajo binacional se crearon dos cuentas

más y se abrió la atención vía Skype. Sin embargo

fue a mitad del año 2008 que se decidió incorporar

un software que permitiera un manejo ágil y eficiente

del chat, pensando siempre en beneficio de

los usuarios, quienes son la razón de ser de la Fundación.

Tabla No. 2

Consultas en chat (tiempo real), 2006-2008.

Mes

Año

2006 2007 2008

Total

Enero 41 41

Febrero 52 52

Marzo 7 49 56

Abril 16 91 107

Mayo 30 132 162

Junio 2 14 183 199

Julio 2 73 180 255

Agosto 0 38 151 189

Septiembre 5 70 265 340

Octubre 2 66 170 238

Noviembre 2 46 143 191

Diciembre 0 17 133 150

Total 13 377 1.590 1.980

DIÁLOGOS MIGRANTES

69


El quehacer de la Fundación

Mecanismos de telefonía

Los mecanismos de atención a través de canales de

telefonía incluyen, las líneas gratuitas 018000 919

032 en Colombia y 1800 500 400 en Ecuador, y las

llamadas por telefonía IP. En conjunto, estos mecanismos

permiten llegar a más usuarios en por lo menos

31 países del mundo, quienes asumen el costo

de una llamada local. Así pues, desde el año 2006

se han recibido en total 1.311 consultas por este me-

dio, donde el porcentaje más alto es de personas en

Colombia interesadas en temas migratorios, sin embargo,

es importante resaltar el crecimiento del último

año en consultas de otros países como Australia,

España, Estados Unidos, Argentina, entre otros y la

atención brindada a personas de Ecuador, en razón

de la línea gratuita en este país.

Tabla No. 3

Consultas por mecanismos de telefonía 2006-2008.

Mes

Año

2006 2007 2008

Total

Enero 23 62 85

Febrero 20 82 102

Marzo 34 57 91

Abril 25 87 112

Mayo 28 59 87

Junio 29 56 85

Julio 35 112 147

Agosto 35 97 132

Septiembre 47 69 116

Octubre 29 54 33 116

Noviembre 34 44 66 144

Diciembre 14 28 52 94

Total 77 402 832 1.311

Atención presencial

La Fundación ESPERANZA cuenta igualmente con

atención presencial en Colombia y Ecuador, realizando

talleres de orientación, prevención y sensibilización

en el tema migratorio. sus riesgos y oportunidades.

De igual forma, ofrece servicios de solución de

consultas en Centros de Atención al Migrante ubicados

en las siguientes ciudades: Palmira, Sevilla (Colombia)

4 , y en Quito (Ecuador).

Dentro de la estrategia de atención presencial del

SAM, se encuentra la unidad de trabajo más conocida

y tradicional de la Fundación, la de atención a víctimas

y posibles víctimas de vulneraciones de derechos

en contextos de movilidad (tales como trata de

personas, tráfico de migrantes, explotación sexual

comercial de niños, niñas y adolescentes –ESCNNA–

, entre otros), a quienes se brinda atención de corto

y/o mediano y largo plazo, a través de la prestación

de servicios de carácter humanitario, acompañamiento

psicosocial, asesoría jurídica, y otro tipo de acciones

que facilitan y le permitan a las personas atendidas

la (re)construcción de sus proyectos de vida.

4

Próximamente en Bucaramanga y Armenia.

70 DIÁLOGOS MIGRANTES


Sistema de Atención al Migrante SAM

Elementos para el análisis de la información del SAM

Es difícil identificar una tendencia frente a los meses

con más consultas, pues estas presentan variaciones

considerables. Unos años las frecuencias altas

se reportan en los primeros meses, en otros a mitad

de año y en otros al final. Esta situación, depende

principalmente de las noticias y de los temas de actualidad

que giran alrededor de tópicos de la migración

en diferentes épocas del año y en cada uno de

los países.

Es importante resaltar que por medio de los diferentes

servicios de información y orientación del SAM se

recibe todo tipo de consultas sobre temas migratorios,

pero principalmente se trata de consultas de personas

con intención migratoria, ubicadas en la primera

etapa del proceso migratorio, es decir, en el preludio,

quienes se interesan por diversos trámites de visas,

pasaportes o trámites para contraer matrimonio. Los

motivos frecuentes de consulta registrados en el último

año tienen que ver con cuestiones de residencia

en el exterior, regularización del estatus migratorio,

legalización y apostille, reagrupación familiar y nacionalidad,

constituyéndose en aspectos de interés para

las personas en la etapa de consolidación de su proceso

migratorio (Guía 2008). Vale la pena mencionar,

que en los últimos meses del año 2008, las consultas

por el tema de retorno (directivas, planes, incentivos

y documentación) se ha incrementado considerablemente.

Gráfica No. 2

Asuntos más consultados en el Consultorio Virtual.

DIÁLOGOS MIGRANTES

71


El quehacer de la Fundación

El trabajo que realiza la Fundacion ESPERANZA por

medio del Consultorio Virtual es clave para muchos

usuarios que día a día escriben indagando y preguntando

sobre diferentes aspectos del hecho migratorio,

lo que les permite informarse, reconocer diferentes

tipos de riesgos a los que se pueden ver expuestos

y prevenirlos, (tales como la trata de personas, la

explotación laboral, el tráfico de migrantes, la violencia

doméstica en el exterior, entre otros).

El Sistema de Atención al Migrante ha tenido una

evolución significativa desde sus inicios en el 2004

con el SENIM, no sólo en el uso de tecnologías para

el proceso de atención, sino también en el crecimiento

del equipo de orientadoras, personas comprometidas,

capacitadas y con sensibilidad en el tema, permitiendo

ofrecer una mejor orientación y apoyo a

las personas con necesidad de información y acompañamiento.

La Fundación ESPERANZA le ha apostado fuertemente

a este componente, pues garantiza la información

a tiempo y es la puerta de entrada a la prevención. Si

las personas viajan o realizan sus procesos de manera

informada, podrán contar con más recursos ante

posibles abusos en otros países o ante situaciones

difíciles y de peligro que atenten contra sus derechos

y su proyecto de vida.

Teniendo en cuentas las etapas del proceso migratorio

antes (preludio), durante (movilización) y después

(consolidación), es importante resaltar, que los usuarios

atendidos en estos cinco años han sido en su

mayoría personas en preludio próximo 5 . A raíz del auge

de los y las migrantes en el mundo, son muchas las

consultas de temas referentes a procedimientos de

regularización en países de destino; lo que plantea la

necesidad de ofrecer un acompañamiento integral no

sólo desde distintas disciplinas, sino, considerando

cada uno de los momentos del hecho migratorio.

El SAM en índices cualitativos

Si bien las anteriores cifras indican la cantidad de

usuarios beneficiarios de los servicios de la Fundación

ESPERANZA y reflejan el impacto de las acciones

del SAM en términos cuantitativos, a renglón seguido,

se indican algunos de los aprendizajes y logros

del SAM a través de sus años de trabajo:

• Promoción del derecho del migrante a mantener

vínculos con sus países de origen: a través de los

portales de internet de la Fundación, los usuarios

no sólo pueden acceder a información de su interés

y noticias de actualidad sobre el tema migratorio,

sino que se ha creado un espacio para que

se genere una red virtual que les permita relacionarse

entre sí y puedan participar en el cotidiano

colombiano y ecuatoriano.

• Promoción del derecho a la información: Los potenciales

migrantes, sus familias y en general,

todas las personas, pueden acceder a la información

disponible en la Red de Portales, y en

caso de que sus dudas persistan, pueden ponerse

en contacto con las orientadoras del SAM,

quienes a través de las líneas gratuitas nacionales,

la telefonía IP, el Consultorio Virtual y el Chat

en línea, pueden dar respuesta oportuna y detallada

a sus consultas, y aún cuando éstas no tengan

que ver directamente con el tema migratorio,

se les orientará y/o remitirá a las entidades

competentes.

• Prevención de procesos migratorios nocivos: A través

de los diferentes servicios del SAM, los usuarios

no sólo reciben información, sino que a través

del acompañamiento psico-social y jurídico,

se busca que las personas piensen realmente en

su proceso migratorio y lo valoren a la luz de su

proyecto de vida, de sus relaciones familiares y

personales, entre otros aspectos primordiales para

el bienestar del migrante.

5

El 50% de las consultas son de personas que se encuentran en el preludio ya sea próximo o remoto.

72 DIÁLOGOS MIGRANTES


Sistema de Atención al Migrante SAM

• A través de los servicios de orientación del SAM,

los usuarios, bien sean personas o instituciones,

pueden informar sobre vulneraciones de derechos

de las que tengan conocimiento o estén siendo

víctimas; una vez se tiene la información pertinente

sobre el caso, el SAM puede brindar servicios de

atención a las personas que así lo requieran.

• El SAM como puerta de entrada de los usuarios a

las diferentes acciones de la Fundación, se constituye

en una fuente de información vital, que le

permite a la institución responder a realidades

cambiantes y a la solución de las problemáticas

evidenciadas en el día a día de colombianos y

ecuatorianos, mediante la realización de investigaciones,

y la incidencia en política pública a nivel

nacional y regional, entre otras acciones.

• Teniendo en cuenta los diferentes niveles de intervención

de la Fundación, es posible propender

por el respeto y reivindicación de los derechos humanos

de los migrantes, en cualquier lugar que

se encuentren, pues no sólo se busca empoderarlos

para que se reconozcan como sujetos de derechos

y responsabilidades, también, se busca que

los Estados los reconozcan como tales, y en ese

orden de ideas, sean reales garantes del bienestar

de las personas.

• Finalmente, el logro más importante del SAM es

haber podido ser una herramienta para la vida de

las más de ocho mil personas que han depositado

su confianza en la Fundación ESPERANZA.

DIÁLOGOS MIGRANTES

73


74 DIÁLOGOS MIGRANTES

Espacio cultural


Espacio cultural

Poesía

Cada uno se va como puede,

unos con el pecho entreabierto,

otros con una sola mano,

unos con la cédula de identidad en el bolsillo,

otros en el alma,

unos con la luna atornillada en la sangre

y otros sin sangre, ni luna, ni recuerdos.

Cada uno se va aunque no pueda,

unos con el amor entre dientes,

otros cambiándose la piel,

unos con la vida y la muerte,

otros con la muerte y la vida,

unos con la mano en su hombro

y otros en el hombro de otro.

Cada uno se va porque se va,

unos con alguien trasnochado entre las cejas,

otros sin haberse cruzado con nadie,

unos por la puerta que da o parece dar sobre el camino,

otros por una puerta dibujada en la pared o tal vez en el aire,

unos sin haber empezado a vivir

y otros sin haber empezado a morir.

Pero todos se van con los pies atados,

unos por el camino que hicieron,

otros por el que no hicieron

y todos por el que nunca harán.

ROBERTO JUARROZ

Poesía Vertical (Segundo volumen, poema 21), 1963

DIÁLOGOS MIGRANTES

75


Espacio cultural

Migración y literatura

En Sobre héroes y tumbas, Ernesto Sábato evoca la partida desde

la tierra de origen: « ‘Addio patre e matre,/ Addio sorelli e fratelli’.

Palabras que algún inmigrante-poeta habrá dicho al lado del viejo,

en aquel momento en que el barco se alejaba por las costas de

Reggio o de Paola, y en el que aquellos hombres y mujeres, con la

vista puesta sobre las montañas de lo que en un tiempo fue la

Magna Grecia, miraban más que con los ojos del cuerpo (débiles,

precarios y finalmente incapaces) con los ojos del alma, esos ojos

que siguen viendo aquellas montañas y aquellos castaños, a través

de los mares y de los años».

SÁBATO, ERNESTO, 1966. “Sobre héroes y tumbas”.

Losada, Buenos Aires.

Tomado de http://www.marash.com.ar/migracion

76 DIÁLOGOS MIGRANTES


Espacio cultural

Agata, la protagonista de “Oscuramente fuerte es la vida”, recuerda,

muchos años después, el día en que debió dejar su tierra, para

reunirse con su marido: “Hasta último momento, yo seguía formulándome

preguntas que no encontraban respuesta. Teníamos

lo que habíamos querido siempre: la casa, el terreno, la posibilidad

de trabajar. Habíamos defendido esas cosas, las habíamos mantenido

durante esos años difíciles. Ahora, cuando aparentemente

todo tendía a normalizarse, ¿por qué debíamos dejarlas? Me costaba

imaginar un futuro que no estuviese ligado a esas paredes,

esos árboles, esas montañas y esos ríos. Había algo en mí que se

resistía, que no entendía. Sentía como si una voluntad ajena me

hubiese tomado por sorpresa y me estuviese arrastrando a una

aventura para la cual no estaba preparada. (...) Llevaba en la mano

una bolsita de tela y la llené de tierra. Me acordé de mi abuelo

abonando esa tierra, de mi padre punteando, sembrando hortalizas.

(...) Entré en la casa, abrí una valija y guardé la bolsita con la

tierra. Recorrí las habitaciones como había recorrido el terreno.

Con el brazo extendido rocé las paredes, las puertas, las ventanas.

Me senté en un rincón y me quedé ahí, sin moverme, hasta que

fue la hora de despertar a Elsa y Guido” (4).

DAL MASETTO, ANTONIO, 2003. “Oscuramente fuerte es la vida”,

Suramericana, Buenos Aires.

Tomado de http://www.marash.com.ar/migracion

DIÁLOGOS MIGRANTES

77


78 DIÁLOGOS MIGRANTES

Reseñas


Reseñas

La Diáspora Colombiana

Resultado de un trabajo conjunto entre investigadores

de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (España),

y del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad

de Antioquia (Colombia), el libro “La Diáspora Colombiana.

Derechos Humanos y Migración Forzada. Colombia-España

1995-2005”, constituye un aporte significativo

a la literatura de las migraciones en estos

dos países. A lo largo del escrito, se señalan contextos

y explicaciones particulares del hecho migratorio, sin

sobredimensionar la especificidad de sus dinámicas,

pues no se trata de “hacer de este estudio una alegoría

a la excepcionalidad del caso colombiano, es decir,

considerar a la emigración colombiana como única,

“tentación” a la que suelen rendirse muchos inmigrantes

y algunos investigadores” (13).

En la introducción se proponen dos elementos básicos

a tener en cuenta en el análisis de la salida masiva de

colombianos entre 1995-2005. La agudización de la

crisis humanitaria a raíz de las transformaciones del

conflicto irregular armado que disparó los flujos

migratorios; y las implicaciones del proceso de globalización

económica, política, laboral y de seguridad

mundial ocasionadas por el ajuste de poderes a nivel

planetario.

A través de los 5 capítulos que componen el libro, se

aborda el tema desde enfoques y aspectos diversos.

De esta manera, el primero de ellos: “Contexto de la

migración forzada: apuntes sobre el caso colombiano”

de Adriana González Gil, Daisy Hurtado, Gloria Naranjo

Cruz Zúñiga, Pilar; González Gil, Adriana; Medina Martín,

Rocío (Coordinadoras) (2008). La Diáspora Colombiana.

Derechos Humanos y Migración Forzada

en Colombia- España 1995-2005. ArCiBel Editores.

y William Freddy Pérez, describe el escenario donde ocurren los procesos de emigración, y sugiere hipótesis

que relacionan desplazamiento interno y migración internacional, bajo las particulares circunstancias sociales

y políticas del país. El segundo capítulo titulado: “Flujos y tipologías migratorias: Colombia-España 1995-2006”

escrito por Pilar Cruz Zúñiga, ofrece una descripción del tamaño, y composición heterogénea de los colombianos

radicados en el territorio ibérico. En el tercer aparte: “Política migratoria española e inmigración colombiana

en España (1995-2005), elaborado por Rocío Medina Martín, se analizan las categorías jurídicas y políticas

del control del flujos migratorios por parte de los Estados receptores. El cuarto capítulo, “Procesos organizativos

de los inmigrantes colombianos en España” de Adriana González, Daisy Hurtado, William Fredy Pérez, y Adrián

Restrepo, indaga sobre las lógicas asociativas de este grupo poblacional. Finalmente, en el apartado 5, “Estímulos

a las posibilidades que brindan las migraciones para el desarrollo”, William Mejía Ochoa nos presenta

una reflexión sobre el “desarrollo” en el marco de la migración.

FERNANDO RUIZ

OCEMI, Colombia

DIÁLOGOS MIGRANTES

79


Reseñas

Metamorfosis de la esclavitud,

Manual Jurídico sobre la trata de personas, 2002-2005

La relación entre la violación a los Derechos Humanos y la

trata de personas es analizada cuidadosamente en éste libro,

mediante el registro comparado de la legislación y los acuerdos

internacionales vigentes en Colombia. Se trata de una

herramienta de primer orden a la hora de analizar la situación

jurídica y la perspectiva de análisis legal que tiene el tema en

el país. Pero además y en tanto tiene su fundamento en la

experiencia de la Fundación ESPERANZA en la atención a víctimas

de éste delito, evidencia un enfoque humanista y de

asistencia.

Esta publicación se dedica a desarrollar el tema a través de

tres ejes articuladores: la prevención del delito, la protección

a víctimas y posibles víctimas y la asistencia. Realiza una

aproximación al contexto social de la trata de personas y aborda

el tema en relación con la violación de los derechos humanos.

Presenta además el desarrollo jurídico del concepto de

trata de personas, con especial referencia a los instrumentos

internacionales, la legislación relativa a los menores de edad

y el análisis del “Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar

la trata de personas, especialmente de mujeres y niños, que

contempla la Convención de las Naciones Unidas contra la

Delincuencia organizada Transnacional”. Referencia los avances alcanzados en la tipificación de este delito en

Colombia y recoge sugerencias de la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos dirigidas a

operadores de justicia y al público en general. Por último incluye un directorio de las instituciones gubernamentales

y no gubernamentales involucradas en el manejo de esta problemática. El libro acerca a la comprensión

y caracterización del fenómeno, mediante el establecimiento de conceptos como “cadena de trata” y la

tipificación de los países en este entorno: de origen, de tránsito y de destino.

La importancia de éste manual radica además en que evidencia la apropiación de la sociedad civil respecto de

la trata de personas en el país. En tanto éste sector tiene una influencia más poderosa y cercana al público, el

manual se constituye en una herramienta jurídica fundamental para quienes trabajan alrededor del tema, en

la identificación de las violaciones a los Derechos Humanos y en la comprensión de los elementos necesarios

para brindar asesoría o emprender acciones adecuadas en casos concretos de trata. Igualmente pretende

estrechar vínculos con las entidades de cooperación internacional que combaten este fenómeno. Es un documento

de consulta valioso para todos los actores involucrados en el tratamiento de esta problemática.

La impresión de este manual fue posible gracias al apoyo de Partners of the America para su primera edición

y para la segunda edición del Instituto de la Mujer de España y de Solidaridad Internacional. Este documento

está disponible en el Centro de Documentación de la Fundación ESPERANZA y puede ser descargado de nuestra

página web: www.fundacionesperanza.org, enlace a Publicaciones.

BIBIÁN ANDREA CÁRDENAS

Centro de Documentación Ofelia Gómez Díez de la Fundación ESPERANZA

centrodoc@fundacionesperanza.org

80 DIÁLOGOS MIGRANTES


“Así como la clase trabajadora, las mujeres y los grupos étnicos

fueron en los siglos XIX y XX los dolientes de la defensa,

promoción y ejercicio de sus derechos específicos y lideraron la

lucha social y política para que los estados les garantizaran sus

propios derechos y el ejercicio pleno de su ciudadanía, en el siglo

XXI serán los migrantes los nuevos abanderados de la ciudadanía

universal más allá de las fronteras. Será una confrontación

desigual pues la ideología de la seguridad nacional y la lucha

práctica política de los gobernantes. Los migrantes sólo cuentan

con su voluntad de lucha de hacer prevalecer su dignidad, con la

argumentación que les proporciona la declaración de los derechos

humanos universales y, de manera paradójica, sus propias

constituciones nacionales y con el apoyo decidido de otros

ciudadanos y de organizaciones sociales que consideran justa su

UNIÓN EUROPEA

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!