Diagnóstico socio económico y ambiental, parte ... - MASRENACE

masrenace.wikispaces.com

Diagnóstico socio económico y ambiental, parte ... - MASRENACE

UNIVERSIDAD DE LAS REGIONES AUTÓNOMAS DE

LA COSTA CARIBE NICARAGÜENSE

(URACCAN)

Diagnóstico socio económico y ambiental,

parte media – baja de la sub cuenca Uly,

Siuna 2012

Informe preparado por:

Ing. Oscar Flores Pérez

Colaboradores:

Ulises Loásiga Aguinaga

José Ángel Hernández Moreno

Siuna abril 2012


Índice general

Contenido

Pág

Índice general ............................................................................................................................... i

Índice de cuadros ....................................................................................................................... iii

Índice de gráficos........................................................................................................................ iv

Índice de anexos. ........................................................................................................................ iv

Abreviaturas................................................................................................................................. v

I. Introducción ......................................................................................................................... 1

II. Objetivos .............................................................................................................................. 2

2.1 Objetivo general. ........................................................................................................... 2

2.2 Objetivos específicos. ................................................................................................... 2

III. El Área de Estudio: Generalidades ................................................................................... 3

3.1 Ubicación política-administrativa ................................................................................. 3

3.2 Población estimada en la parte media – baja de la sub cuenca Uly .............................. 3

Las comunidades de la parte media – baja de la sub cuenca Uly......................................... 3

Cobertura de servicio de agua y saneamiento, parte media de la sub cuenca Uly. .............. 4

3.3 Características biofísicas ............................................................................................... 8

IV. Metodología ...................................................................................................................... 9

Etapas de desarrollo del diagnóstico. ....................................................................................... 9

Determinación del Tamaño de la muestra. ......................................................................... 10

Criterios de selección de las unidades de observación. ...................................................... 11

Análisis e Interpretación de la información de las fichas, encuestas, entrevistas. ............. 12

V. Resultados. ......................................................................................................................... 13

5.1. Contexto socio demográfico ....................................................................................... 13

La edad ............................................................................................................................... 14

Tiempo de vivir en la unidad productiva. .......................................................................... 16

Procedencia. ....................................................................................................................... 17

Razones que motivaron a los comunitarios a venir y establecerse en la parte media – baja

de la sub cuenca Uly........................................................................................................... 18

Aspectos organizacionales. ................................................................................................ 19

Organización y participación comunitaria ......................................................................... 22

Visión de cada líder para su comunidad............................................................................. 22

Salud humana ..................................................................................................................... 23

Condición legal de la propiedad por Comunidad, subcuenca Uly, 2012. .......................... 25

Servicios básicos e infraestructura. .................................................................................... 26

Infraestructura. Estado de la vivienda. ............................................................................... 26

Material de construcción del techo..................................................................................... 26

Material de construcción de las paredes. ............................................................................ 26

Material de construcción de piso de la vivienda. ............................................................... 27

Accesibilidad a la propiedad .............................................................................................. 27

Área de las unidades productivas. ...................................................................................... 27

Tamaños de las fincas (Ha) por comunidad. ...................................................................... 27

Precio de la leña (C$)/unidad............................................................................................. 28

Fuente de energía eléctrica ................................................................................................. 29

Lugar de obtención de leña ................................................................................................ 29

Eliminación de excretas agrupados por Comunidad .......................................................... 30

i


Comunicación..................................................................................................................... 30

5.2. Aspecto Biofísico ........................................................................................................ 31

Forestal ............................................................................................................................... 31

Propietarios que cultivan especies arbóreas, parte media de la sub cuenca Uly, 2012 ...... 36

Agua. ...................................................................................................................................... 39

Suelo. .................................................................................................................................. 41

5.3. Aspectos económicos .................................................................................................. 46

Frijol de primera. ................................................................................................................ 48

Frijol de postrera. ............................................................................................................... 50

Áreas de Frijol de postrera (Has). ...................................................................................... 50

Frijol de apante. .................................................................................................................. 51

Cultivo de malanga............................................................................................................. 56

Causas de degradación de los suelos en la parte media de la sub cuenca Uly 2012. ......... 57

Prácticas de conservación de suelo. ................................................................................... 58

Ganadería. .......................................................................................................................... 58

Los porcinos, parte media de la sub cuenca Uly 2012. ...................................................... 60

Los equinos, parte media de la sub cuenca Uly 2012. ....................................................... 60

Pastos. ................................................................................................................................. 60

Especie de Pasto co-dominante .......................................................................................... 61

Especie de pasto de corte ................................................................................................... 62

Otros alimentos suministrados al ganado ........................................................................... 62

Tipo de vitaminas ............................................................................................................... 62

Tipos de minerales ............................................................................................................. 62

Especies arbóreas dentro de las áreas de pastizales ........................................................... 62

Usos frecuente de las especies arbóreas ............................................................................. 63

Sistema de pastoreo. ........................................................................................................... 63

Manejo y mantenimiento de los pastos .............................................................................. 64

Razones para suplementar .................................................................................................. 64

Enfermedades del ganado mayor y menor. ........................................................................ 64

Enfermedades en bovino. ................................................................................................... 64

Enfermedades en equino .................................................................................................... 65

Enfermedades en porcino ................................................................................................... 65

Enfermedades en aves ........................................................................................................ 65

Enfermedades en ovino, caprino, felino y canino. ............................................................. 66

Medicamentos usados. ....................................................................................................... 66

Instituciones y servicios ..................................................................................................... 69

Instituciones que le visitan ................................................................................................. 72

VI. Conclusiones. .................................................................................................................. 73

VII. Recomendaciones. .......................................................................................................... 75

VIII. Referencias bibliográficas. ............................................................................................. 77

IX. Anexos. ........................................................................................................................... 78

ii


Índice de cuadros

Cuadro 1. Categorización de actores en la sub cuenca Uly

Cuadro 2 Cobertura del servicio de saneamiento en zonas con infraestructura de saneamiento

Cuadro 3. Conteo de viviendas por comunidad, parte media – baja de la subcuenca Uly 2010

Cuadro 4. Total de hijos agrupados por Comunidad, parte media - baja sub cuenca Uly

Cuadro 5. Infraestructura educativa en la parte media – baja de la sub cuenca Uly, 2009

Cuadro 6. Fuentes de agua para consumo familiar agrupados por Comunidad

Cuadro 7. Tipo de dispositivo de comunicación funcional por Comunidad

Cuadro 8. Áreas de cobertura vegetal, parte media de la sub cuenca Ulí, 2012

Cuadro 9. Uso directo principal de las especies no maderables del bosque.

Cuadro 10. Tipo de especies arbóreas, parte media de la sub cuenca Uly, 2012

Cuadro 11. Finalidad del cultivo de especies arbóreas

Cuadro 12. Control de plagas y enfermedades en las especies arbóreas

Cuadro 13. Fuente de agua de mayor uso para consumo doméstico

Cuadro 14. Requerimiento de agua.

Cuadro 15. Erosión actual en las fincas.

Cuadro 16. Actividad principal agrupados por Comunidad sub cuenca uly, 2012.

Cuadro 17. Principales cultivos en la finca agrupados por Comunidad sub cuenca Uly, 2012.

Cuadro 18. Área de frijol de primera (Ha), parte media de la sub cuenca Uly, 2012.

Cuadro 19. Frijol de primera (qq/Ha) agrupados por Comunidad

Cuadro 20. Área cultiva de frijol de postrera (Ha), parte media de la sub cuenca Uly, 2012.

Cuadro 21. Frijol de postrera (qq/Ha) agrupados por Comunidad

Cuadro 22. Área de cultivo de frijol de apante, parte media de la sub cuenca Uly, 2012

Cuadro 23. Frijol de apante (qq/Ha) por Comunidad

Cuadro 24. Producción de frijol (qq/Ha) en la parte media de la sub cuenca Uly

Cuadro 25. Producción de frijol de postrera (qq) y el precio (C$) de venta promedio por

quintal

Cuadro 26. Área cultivadas de Maíz y productividad (qq/Ha), sub cuenca Uly, 2012.

Cuadro 27. Precios promedios del quintal de maíz en la sub cuenca media Uly.

Cuadro 28. Cultivo de Arroz en la parte media de la sub cuenca Uly, 2012.

Cuadro 29. Cultivo de malanga en la parte media de la sub cuenca Uly 2012.

Cuadro 30. Cabezas de bovinos (unidades) y las Razas predominantes

Cuadro 31. Cabezas de bovinos por categoría, parte media de la sub cuenca Uly, 2012

Cuadro 32. Precios (C$) por categorías de bovinos, sub cuenca Uly 2012.

Cuadro 33. Precios de los sub productos del ganado bovino, sub cuenca Uly 2012.

Cuadro 34. Especies de pastos y diseño de los potreros, sub cuenca Uly, 2012.

Cuadro 35. Rutina de pastoreo del bovino

Cuadro 36. Medicamentos más usados en ganado mayor y menor, sub cuenca Uly.

Cuadro 37. Fuente de financiamiento externo para los comunitarios, sub cuenca Ulí, 2012

Cuadro 38. Propósito del financiamiento externo comunidades, sub cuenca Uly, 2012

Cuadro 39. Tasa de interés anual (%) por fuente de financiamiento externo

iii


Índice de gráficos

Gráfico 1. Porcentaje según tipo de fuente abastecedora de sistemas de agua rurales

Gráfico 2. Distribución de edades de la población, parte media - baja sub cuenca Uly.

Gráfico 3. Edad de los propietarios, parte media – baja sub cuenca Uly

Gráfico 4. Escolaridad alcanzada por los propietarios

Gráfico 5. Tiempo (Años) de vivir en la finca por comunidad, parte media – baja sub cuenca

Uly.

Grafico 6.Razones que le motivaron a venir a la parte media – baja sub cuenca Uly

Gráfico 7. Instituciones que apoyan de cerca a las comunidades

Gráfico 8. Accionar de las instituciones en las comunidades

Gráfico 9. Comportamiento vivienda por comunidades

Gráfico 10. Tipo de legalidad de la propiedad, parte media – baja sub cuenca Uly

Gráfico 11. Condición de legalidad de las fincas, parte media – baja sub cuenca Uly

Gráfico 12. Área de las fincas (Ha) por comunidad, parte media – baja sub cuenca Uly

Gráfico 13. Comportamiento de las áreas boscosas por comunidad

Índice de anexos.

Anexo 1. Hidrología de la parte media – baja de la sub cuenca Uly.

Anexo 2. Uso actual del suelo de la parte media-baja de la sub cuenca Uly.

Anexo 3. Viviendas encuestadas en la parte media – baja de la sub cuenca Uly.

Anexo 4. Participantes en el taller desarrollado en la comunidad La Toboba, abril, 2012

Anexo 5. Participantes en el taller desarrollado en la comunidad La Toboba, abril, 2012

iv


Abreviaturas.

A&S: Agua y Saneamiento.

ACICAFOC: La Asociación Coordinadora Indígena y Campesina de Agroforestería

Comunitaria Centroamericana

AOM: Administración, Operación y Mantenimiento.

CALL: Captación de Agua de Lluvia

CAM: Comisión Ambiental Municipal

CAP’s: Comité de Agua Potable

CDM: Comisión de Desarrollo Municipal

CEDECA: Centro de Derechos Humanos, Ciudadanos y Autonómicos

CM: Captación de Manantial

DANIDA: Danish International Development Agency

DIGAM: Dirección de Gestión Ambiental Municipal

FADCANIC: Fundación para la Autonomía y Desarrollo de la Costa Atlántica de

Nicaragua

FISE: Fondo de Inversión Social de Emergencia

GIZ: Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit

GRAAN: Gobierno Regional Autónomo Atlántico Norte.

INAA: Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados

INAFOR: Instituto Nacional Forestal

INATEC: Instituto Nacional Tecnológico.

INIDE: Instituto Nacional de Información para el Desarrollo

INTA: Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria

IPADE: Instituto para el Desarrollo de la Democracia

MABE: Mini acueducto con Bomba Eléctrica

MAG: Mini acueducto por gravedad

MAGFOR: Ministerio Agropecuario y Forestal

MARENA: Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales

MASRENACE: Programa Manejo de Recursos Naturales y Fomento de Capacidades

Empresariales

MINED: Ministerio de Educación

MINSA: Ministerio de Salud

ONG’s: Organismos no Gubernamentales

PCaP: Programa campesino a campesino

PDH: Procuraduría de Derechos Humanos

PEA: Población económicamente activa

PEBM: Pozo escavado a Mano con Bomba de Mecate

PIA: Plan de Inversión Anual

PIMM: Plan Inversión Municipal Multianual

PMODT: Plan Municipal de Ordenamiento y Desarrollo Territorial.

PROGODEL: Programa de Gobernabilidad y Desarrollo Local

RAAN: Región Autónoma del Atlántico Norte

UNAG: Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos

URACCAN: Universidad Regional Autónoma de la Costa Caribe Nicaragüense.

v


I. Introducción

La subcuenca Uly es la fuente de abastecimiento de agua más importante para el área urbana

del municipio de Siuna, y su futuro abastecimiento depende de cómo los comunitarios trabajen

y protejan la fuente misma. Por tanto, es responsabilidad de todos apoyar en el quehacer

comunitario, optimizar la productividad del recurso suelo con el manejo apropiado, en función

de garantizar el agua, tanto en calidad como en cantidad para todos y todas.

El agua es el eje de desarrollo de las actividades socio productivas, de ahí que, la subcuenca

del río Uly brinda diversidad de bienes y servicios ambientales hídricos, entre los principales

el abastecimiento de agua potable a la zona urbana del municipio de Siuna (RAAN) a

aproximadamente 1,316 familias, provisión de alimento, actividades de bienestar humano

como la recreación y el goce del paisaje, entre otros, tanto al nivel local y como global, como

parte de la Reserva de Biosfera BOSAWAS. (GTZ, s.f.)

En la actualidad se percibe, una degradación acelerada de los recursos naturales y la tendencia

de actividades ganaderas en la zona. Se suma a este escenario, la poca información técnica y

científica sistematizada que brinde alternativas para la toma de decisiones efectivas en para del

manejo sostenible y la conservación.

Análisis realizados sobre el cambio de uso de la tierra en la Subcuenca Uly entre el año 2000 y

el 2005, reflejan una pérdida de bosques de cerca de 2% anual, equivalente a unas 3.2 has por

día, cifras que se corresponden con el incremento de áreas agropecuarias y tacotales. (GTZ,

s.f)

De aquí que, el propósito de realizar este diagnóstico es generar información actualizada sobre

actividades socio económicas y ambientales en el área geográfica de la parte media baja de la

sub cuenca Uly, para facilitar los resultados obtenidos a diferentes entidades interesadas en el

tema, de manera que, también faciliten a los actores correspondiente, tomar las mejores

decisiones para el manejo sostenible de los recursos naturales de la Subcuenca Uly, entre ellos

el recursos hídrico. Así es que con el presente estudio, se pretende actualizar un plan de

manejo para la subcuenca que al mismo tiempo sea incorporado en el Pan de Desarrollo y

ordenamiento territorial municipal. Se pretende también gestionar con la Autoridad Nacional

del Agua (ANA) la certificación y apoyo para la gestión sostenible de la subcuenca.

El estudio se corresponde con el nivel descriptivo, enfoque cuantitativo; los insumos básicos

de recolección de datos fue información primaria y secundaria, mediante encuestas;

adicionalmente se realizaron talleres con los líderes de cada comunidad para complementar

información sobre organización local, apoyo institucional, tendencia de los recursos naturales

y la visión de los líderes por comunidad. Este estudio tiene una visión metodológica que puede

ser replicada en otras áreas de la sub cuenca Uly cuya población sea mestiza, ello, incluye los

otros municipios, para caracterizar las actividades socio económicas y ambientales y que

intervienen en el estado y manejo de los recursos naturales.

1


II.

Objetivos

2.1 Objetivo general.

Caracterizar las condiciones socioeconómica y ambientales de la parte media-baja de

la subcuenca Uly, en las comunidades campesinas establecidas fuera de las áreas de

conflicto por invasión de tierras, en el municipio de Siuna, 2012

2.2 Objetivos específicos.

Describir el contexto Socio-demográfico de la parte media de la subcuenca Uly.

Describir los aspectos Biofísicos de la parte media de la subcuenca Uly.

Caracterizar los aspectos Económicos-Productivos de la parte media de la subcuenca

Uly.

2


Instituciones

III.

El Área de Estudio: Generalidades

3.1 Ubicación política-administrativa

La Subcuenca del Río Uly, forma parte del departamento de Jinotega (40.9%) y la región

autónoma del atlántico norte RAAN (59.1%). Su extensión superficial es de 73,223 hectáreas,

aproximadamente. Está conformada por los municipios de San José de Bocay (40.9%),

Bonanza (29.6%) y Siuna (29.5%). También forman parte de la sub cuenca tres territorios

indígenas Mayangnas (61.4%), que corresponden a Mayangna Sauni As (3.8%), Mayangna

Sauni Bu (4.1%) y Mayangna Sauni Bas (53.4%). Una parte de la subcuenca Uly está dentro

de la Zona Núcleo de la Reserva de la Biosfera Bosawas (61.7%) y otra parte en la zona de

amortiguamiento (38.3%). (Cruz, 2009)

3.2 Población estimada en la parte media – baja de la sub cuenca Uly

La Población total municipal de Siuna estimada hasta el 30 de Junio del año 2012 es de

101,770 habitantes (INIDE), y según los datos del Diagnóstico Municipal de AS (2009), en

la parte media – baja de la sub cuenca Uly, la cual está conformada por tres zonas (Aza, El

Dorado y Madriguera) la población se estima en 10,946 habitantes.

Las comunidades de la parte media – baja de la sub cuenca Uly

Los habitantes de las comunidades en estudio no son indígenas y su relación viviendas por

comunidad es: Wany (893), Santa Fe (243), El torno (193), Uly Central (324), Uly (108),

Azadín (238), Aza Central (573), Montes de Oro (537), El Bambú (289), Awawas (163), El

Dorado (302), Rosquilete 1 ( ), Guásimo y Guzma (187), Kopawas (144), Yuluwas ( ), Martha

Lorena 1 (154), Santa Rosa del Torno (307) y, La Toboba (418). Censo 2005 INIDE citado

por (GTZ, s.f.)

Cuadro 1. Categorización de actores en la sub cuenca Uly

Gobierno nacional MARENA, SETAB, MINED, MINSA, SPAR

(MAGFOR INAFOR, IDR, INTA), FISE,

FONADEFO, Procuraduría ambiental, ejercito,

policía, INATEC.

Gobierno departamental Delegación territorial MARENA, comité de

Instituciones

estatales

Instituciones

no estatales

Fuente: (GTZ, s.f.)

desarrollo departamental

Gobierno regional SERENA, gobierno regional (CRANN Y GRANN)

Gobierno municipal Alcaldía (DIGAM, planificación y catastro),

EMAPSA, comisión de recursos naturales (CAM),

consejo municipal.

Partidos políticos

Organizaciones

indígenas

ONG (Asociación, Fundación,

cooperación)

Cooperación

internacional

Sandinistas (CPC´s) y liberal, ALN

Mayangna sauni Bas (gobierno territorial indígena,

consejo de ancianos, wita, sindico, asociación de

mujeres indígenas sikilta –AMIS-)

Centro Humboldt, UNAG

GTZ, (Programa PROGODEL y MASRENACE),

Save the Children, Programa mundial de

alimento(PMA)

3


Cobertura de servicio de agua y saneamiento, parte media de la sub cuenca Uly.

A nivel municipal las condiciones de acceso a las comunidades y la dispersión de la población

son una de las limitantes identificadas para la inversión en agua y saneamiento, debido a que

actúan como un criterio de exclusión financiero para las instituciones y organismos que

invierten en el sector, tales como FISE, GRAAN y organizaciones no gubernamentales que en

el caso de Siuna son principalmente Save the Children, Salud Sin Límite y Agua para la Vida.

(Cooperación alemana; GIZ; URACCAN; Alcaldía, 2009)

Otro aspecto determinante sobre la situación general de cobertura es la falta de fondos

destinados para la inversión en el sector, por parte de la municipalidad como de otros actores,

en lo que podría influir tanto el alto costo de algunas de las obras, como la carencia de una

orientación estratégica que priorice el sector. Así pues, aún no es suficiente la cantidad de

recursos económicos asignados a suplir las necesidades de agua y saneamiento. Por ejemplo

para el año 2008 y 2009 los fondos municipales destinados a rehabilitación o construcción de

nueva infraestructura de A&S en las comunidades rurales fue de 10.9% y 6.46% del Plan de

Inversión Anual respectivamente. (Íbid.)

En las zonas de Aza, El Dorado y Madriguera (parte media – baja de la sub cuenca Uly), tres

comunidades, una por cada zona, tienen sistema de agua de Pozos Excavados a mano con

Bomba de Mecate (PEBM). Datos del Diagnóstico Municipal AS (2009).

Agua.

En cuanto a infraestructura los tipos de sistemas de agua prevalecientes en el área rural son los

Mini Acueducto por Gravedad (MAG) y los Pozos Excavados a mano con Bomba de Mecate

(PEBM) debido a que son los que más se adaptan a las condiciones fisiográficas del terreno,

las características de las fuentes y la sostenibilidad económica por parte de la población

usuaria. (Cooperación alemana; GIZ; URACCAN; Alcaldía, 2009, pág. 12)

Un factor determinante en las condiciones de los sistemas es la coordinación entre las

organizaciones administradoras de los servicios y beneficiarios, debido a que una

administración inadecuada no puede garantizar las acciones de mantenimiento y protección

requeridos para prolongar la vida útil de la infraestructura. En ese sentido, a pesar que no se ha

brindado un acompañamiento continuo a los miembros de las organizaciones comunitarias

administradoras, sus esfuerzos han sido significativos para la sostenibilidad y mantenimiento

de los sistemas, encargándose con los recursos y capacidades propias de reparar los daños y

mantener activo el servicio. (Íbid.)

Ante las restricciones por la topografía y la disponibilidad de fuente, los sistemas de mini

acueductos por gravedad se plantean como la mejor alternativa a seguir promoviendo en las

comunidades. Sin embargo, existen otros desafíos como la instalación de micro medición en

los sistemas establecidos, el cumplimiento de medidas de tratamiento para agua segura y la

protección o restauración de las principales fuentes que abastecen los sistemas. (Íbid.)

En esta línea, uno de los inconvenientes que muestran los sistemas establecidos, en particular

los MAG es la reducción del caudal de las fuentes. En la mayoría de los casos donde se

4


equiere establecer nuevas obras las fuentes no cumplen con el caudal mínimo o están muy

distantes siendo que la norma técnica respectiva establece que éstas no deben estar a más de 5

kilómetros de distancia de la comunidad. (Íbid.)

Paradójicamente el municipio cuenta con un

alto número de fuentes de agua, de las cuales

se abastece el 91% de la población rural en

forma directa. En el caso de los sistemas

(Gráfico 1) el agua subterránea extraída

mediante pozos constituye la principal fuente

de abastecimiento de los sistemas existentes,

seguido de quebradas.

La población urbana del municipio de Siuna

es de 20,000 habitantes, distribuidos en 2,723

viviendas de 18 barrios. (Íbid.)

Gráfico 1. Tipo de fuente abastecedora de

sistemas de agua rurales

Fuente: Datos del Diagnóstico Municipal A&S (2009)

La infraestructura de abastecimiento de EMAPSA está conformada por dos sistemas: un

sistema por bombeo eléctrico cuya fuente es el Rio Uly, a 9 km de distancia del área urbana y

un acueducto por gravedad ubicado en la comunidad de Madriguera que forma parte del

antiguo sistema de abastecimiento del área urbana, abastecido de la quebrada Madriguera

(Íbid.)

El sistema de Uly cuenta con una capacidad de bombeo de 52.00 m 3 /hora y diariamente

bombea un volumen de 832m 3 en 16 horas, agua que distribuida a 1,273 viviendas para una

población aproximada de 6,365 habitantes, lo cual corresponde al 73% del total de viviendas

que atiende EMAPSA. Este cuenta con un sistema de tratamiento por lo cual el agua es apta

para el consumo humano. El 27% restante de las viviendas, recibe agua cruda (sin tratamiento)

a través de la red antigua de Madriguera.

También cuenta con un sistema de re bombeo eléctrico 1,692 m 3 antes de llegar a la planta de

tratamiento, un tanque de almacenamiento con capacidad de almacenar 506 m 3 , 20,000.00 m.

de red de distribución y 1500 micro medidores. (Íbid.)

Madriguera por su parte es una red obsoleta que no permite un aprovechamiento óptimo del

agua que produce la fuente. Los usuarios conectados a esta red no cuentan con micro

mediciones, ni como ya se mencionó, con sistemas de tratamiento. (Íbid.)

Situación de cobertura de los servicios de agua y saneamiento en puestos públicos

(escuelas y unidades de salud)

En el municipio de Siuna existe un total de 11 unidades de salud y 178 escuelas según los

registro del MINSA y MINED local respectivamente, tanto en el área urbana como en el área

rural. En el caso de las escuelas se tiene una matrícula de 14,479 estudiantes para el año 2009.

La situación de cobertura de los servicios de agua y saneamiento es un aspecto que

complementa la calidad de los servicios de salud y educación que reciben los usuarios de estos

centros. Es claro que si no cuentan con una cobertura óptima de A&S no podrán brindar un

5


servicio de calidad a los pacientes y estudiantes que constituyen sus usuarios. (Cooperación

alemana; GIZ; URACCAN; Alcaldía, 2009, pág. 12)

En el caso de las unidades de salud, se presta atención médica general, integral y familiar.

Según datos del MINSA la población atendida en el año 2009 fue de 29,875 habitantes, de los

cuales 19,140 fueron niños (64%), 2,065 mujeres embarazadas (7%) y 6,155 adolescentes

(21%). Ese mismo año se reportaron 2,515 casos de diarrea (8% de los casos atendidos), los

que según el reporte médico, fueron causados en su mayoría por el agua consumida. (Íbid.)

En el caso particular de las zonas de Aza, El Dorado, Madriguera, San Pablo Iyas, Tadazna y

Zapote Kum, no se reporta población atendida con el servicio de salud debido a que no existen

unidades de salud dentro de estas zonas y la población es atendida con la infraestructura

existente en las zonas vecinas. Por tanto la situación de sistemas de A&S en unidades de salud

en esta zona no son analizados. Un caso similar es la zona de Aza donde la población en edad

estudiantil debe recurrir a los centros de educación ubicados en las zonas vecinas, debido a

que no existen escuelas en esta zona. (Íbid.)

El sector educación es el más vulnerable ante la situación de desabastecimiento del servicio de

agua, ya que solo 41 escuelas (23% de los centros escolares existentes) cuentan con sistemas

de agua instalados dentro de su perímetro, mientras que el 77% restante se abastece de fuentes

de agua superficiales o fuentes privadas en las cercanía de las escuelas, que no siempre

presentan seguridad para el consumo humano. Por tanto, si la población estudiantil en el

municipio es de 14,479 estudiantes ubicados en los 178 centros escolares y existen 137 centros

sin sistemas para el servicio, esto equivale a una población estudiantil en riesgo de

aproximadamente 8,068 niños y niñas. (Íbid., pág. 24)

En cuanto a tecnologías constructivas, en el caso de los puestos de salud el 50% de los

sistemas existentes son MAG y el restante 50% PEBM. En las escuelas el 34% de los sistemas

existentes corresponden a MAG; 32% a captaciones de manantial, 12% a MABE y 12%

también a PEBM; 3% a captaciones de agua de lluvia y 7% a otros no precisados. (Íbid., pág.

39)

Según los datos recopilados el 88% de los sistemas de agua existentes en las escuelas se

abastecen de ríos, ojos de agua, quebradas y pequeños caños o “criques”, mientras que tan solo

el 12% lo hace de pozos. Por su parte las unidades de salud que cuentan con sistemas también

se abastecen mayoritariamente de ríos y quebradas, mientras que el 43% lo hace de pozos.

(Íbid., pág. 41)

En general las fuentes presentan problemas de: Altos niveles de contaminación por coliformes

fecales; durante el época de lluvia, alto porcentaje de arrastre de sedimentos y demás sólidos;

durante la época seca, la reducción del caudal y reducción de afluentes; y en el caso de los

pozos, derrumbes por deficiencias en la construcción.

Saneamiento.

En cuanto a la cobertura del servicio de saneamiento, como lo reflejan los datos del cuadro 2,

solo el 24% de la población rural tienen acceso a letrinas, mientras que el 76% de la población

6


ural no cuenta con un lugar apropiado para la deposición de excretas. (Cooperación alemana;

GIZ; URACCAN; Alcaldía, 2009, pág. 12)

La infraestructura disponible en las viviendas rurales es básicamente de letrinas, las cuales han

sido construidas por iniciativa propia y haciendo usos de conocimientos tradicionales respecto

a su ubicación, materiales y tipo, la cual en su totalidad corresponde a letrinas con fosa simple

sin ventilación. (Íbid.)

La mayoría se encuentra en mal estado debido a que fueron elaboradas con materiales que no

cumplen con los criterios técnicos de construcción y por ser ubicadas en sitios no aptos, por lo

cual no prestan las condiciones adecuadas para el uso de la población infantil. Los resultados

del diagnostico reflejan que aproximadamente el 85% por ciento de niños y niñas a nivel rural

no hacen uso de las letrinas y depositan las excretas al aire libre. (Íbid.)

Cuadro 2 Cobertura del servicio de saneamiento en zonas con infraestructura de

saneamiento

Zonas

No. Con infraestructura Población

comunidades No. viviendas % Servida %

Aza 7 624 8.2 281 7.7

El Dorado 7 2027 30.8 3438 31.8

Madriguera 10 701 21.9 847 19.6

Fuente: Datos del Diagnóstico A y S (2009) y adaptado al área de estudio.

Sobre la cobertura de saneamiento en puestos públicos los datos recopilados indican que el

82% de las escuelas cuentan con letrinas y el 7% con instalaciones para lavanderos. En las

unidades de salud la situación es más favorable para la población ya que el 100% de las

unidades de salud cuentan con letrinas y el 63% con lavanderos dentro de sus instalaciones

Los puestos de salud cuentan en promedio con dos letrinas por centro y las escuelas con al

menos una letrina por centro. La tecnología de las letrinas es tradicional, la mayoría de las

infraestructuras presentan deterioros en los elementos estructurales tales como puerta, losa,

banco y paredes.

Sector Agropecuario

Siuna es uno de los municipios de la RAAN que cuenta con mayor potencial en población

ganadera bovina. Los productores se dedican principalmente a la crianza de ganado mayor con

doble propósito (carne y leche), y muy poco interés al ganado menor, o crianza de aves de

patio, que contribuyen a la economía campesina. De acuerdo al III Censo Nacional

Agropecuario, los datos reflejan que la cantidad de aves de patio en el municipio supera al

ganado bovino, pero la población considera que la ganadería mayor es fuente de mayor

ingreso. En total se han contabilizado una población animal de 362,808 cabezas de las cuales

el 31 % son de ganado bovino, el 55 % es de aves y el 14 % restante de equino y porcino.

(Silva, 2011)

7


Sector agrícola.

Según el Censo Nacional Agropecuario del año agrícola en Siuna, de 7,640 Explotaciones

Agropecuarias (EA’s) censadas, 7,116 EA’s sembraron maíz, 6,525 EA’s sembraron frijol,

2,538 EA’s sembraron arroz de secano y en menor escala también sembraron otro tipo de

grano. Además realizan otros tipos de cultivos tales como cítricos, caña de azúcar, café,

musáceas, otros cultivos permanentes y semi-permanentes. Lo anterior demuestra que la

agricultura que se desarrolla es una actividad de subsistencia de rubros tradicionales, donde se

refleja cuáles son los cultivos que más se practican. La mayoría de los cultivos anuales están

asociados con pastos naturales. (Silva, 2011)

3.3 Características biofísicas

Ubicación geográfica.

La Subcuenca Uly se encuentra entre las coordenadas geográficas siguientes: Desde los 13°

41’ 32.92” a 14° 09’45.97” de Latitud Norte y desde los 84° 39’ 40.64” a 85° 01’ 58.00” de

Longitud Oeste (Cruz, 2009). El área de estudio correspondiente a la parte media – baja de la

subcuenca Uly se encuentra entre las coordenadas geográficas “13° 45’ 29.51” a “13°

51’53.18” de Latitud Norte y desde los “84° 52’ 22.19” a “84° 40’ 6.23” longitud Oeste y

representa un área total de 23607 Has aproximadamente. (Véase anexo 1)

Temperatura y Precipitación.

En la Subcuenca se estima una temperatura media anual de 23.6°C. La precipitación media

anual se estima en 2425 mm. La zona presenta dos periodos pluviométricamente bien

definidos: la época seca de diciembre a abril y la lluviosa de junio a noviembre, entre Bosque

húmedo tropical (BhT) a Bosque muy húmedo tropical (BMhT). (Cruz, 2009)

Hidrología.

La Subcuenca Uly está conformada por una amplia red hídrica; aproximadamente 223.57 km.

de ríos y riachuelos, 165 afluentes incluyendo el cauce principal (Río Uly). También se

distinguen entre los principales afluentes, los ríos: Asa, El Toro, Kupawas, Lawas, Parawas,

Puput y Wasmak; que conjuntamente recorren 147.19 km dentro de la Subcuenca.

Estimaciones del Balance hídrico de la Subcuenca indican una escorrentía media anual con

una lámina de 921.3 mm. (Cruz, 2009)

Fisiografía y relieve del área en estudio

El rango de elevación de la parte media – baja de la sub cuenca va desde los 100 msnm en la

boca toma en el río Uly central -en el sur oeste- hasta los 545 msnm en Saslaysito -en el norte

este- (Cruz, 2009)

La actividad principal de los comunitarios en la parte media –baja de la sub cuenca Uly, es la

agricultura. Las pendientes de moderadas a fuertes convierten a estas zonas en áreas de alta

vulnerabilidad ecológica. (Cruz, 2009)

8


IV.

Metodología

Este diagnóstico socio económico y ambiental se realizó en fincas ubicadas en la zona mediabaja

de recarga de la sub cuenca del río Uly, cuenca del río Prinzapolka, Nicaragua, durante el

periodo Enero a abril del 2012, con el propósito de evidenciar la situación actual social,

económica y ambiental sentida por la población.

Las estrategias metodológicas se definieron en función de las comunidades ubicadas en la

parte media – baja de la subcuenca y con el auxilio de hojas cartográficas del INETER para la

delimitación de la zona en estudio.

La metodología empleada se fundamento en técnicas de muestreo (Al azar, dentro de las

comunidades en áreas de recarga hídrica) y técnicas de recolección de información como la

encuestas y talleres.

El diagnóstico se estructuró en tres grandes elementos: social (aspectos educacionales,

procedencia, tamaño de la finca, tiempo de residir en la finca, institucionales y

organizacionales), económico (tenencia de la tierra, ocupación, condición jurídica, créditos,

sistemas de producción en el que se valorara el nivel tecnológico aplicado, los cultivos

principales con relación al volumen, valor y superficie de la producción obtenida, rentabilidad,

fuentes de financiamiento, organización y comercialización) y Biofísico (Aspectos de manejo

de recursos naturales: suelo, Agua, Bosque, Flora y Fauna).

Etapas de desarrollo del diagnóstico.

Etapa preparatoria

Selección de metodología. Etapa 1

Elaboración de instrumentos. Visitas Etapa 2

previas por

Actividades

por Capacitación del equipo

caseríos

Aplicación Convocatoria Etapa 3

Etapas técnico

de la en las

encuesta comunidades

Realización de Integración y

los Talleres análisis de

información

Fechas Noviembre – Diciembre Enero 2012 16 al 20 Abril Mayo - junio

2011

Recolección de información

Resultados Metodología e instrumentos Fichas con Información Documento

información complementaria validado

inicial a

la Base de datos

información en SPSS v. 18

inicial

9


Encuestas.

Estrategia metodológica de campo.

Se definieron dos grupos de encuestadores, de modo que, cada grupo era responsable de

encuestar las comunidades que se le indicaron previamente, y cada encuestador tuvo en

promedio la aplicación de cuatro encuestas diarias; primer grupo: Guasimito, Montes de Oro,

La Toboba, El Bambú, El Dorado y, el segundo grupo, Saslaysito, Martha Lorena, El

Guásimo, Aza Central y Uly Central (La encuesta ver anexo 4)

Talleres

La estrategia metodológica utilizada en los talleres y los tópicos que se abordaron fueron:

Organización social, Instituciones de apoyo, Rol de los gobiernos locales (Diagrama de Venn),

situación hace cinco años y actual ambiental (Diagrama de cuenca) y visión de los

comunitarios para con su comunidad (exposición del líder).

Determinación del Tamaño de la muestra.

De acuerdo con el número de vivienda por comunidad (1,147 en total) según la base de datos

digital (URACCAN y GIZ, 2010), se determinó el Tamaño muestral para una proporción en

una población finita mediante fórmula:

, acorde con la técnica de

muestreo a utilizar: muestreo aleatorio simple dentro de las comunidades seleccionadas.

Donde:

N = Número total de viviendas en la zona en estudio

n = Número de viviendas a muestrear en la zona en estudio

Z = Valor tipificado para el nivel de confianza del 95%

p = 0.5 (valor para la máxima varianza)

q = 0.5

α = Nivel de significancia (0.05)

d = precisión (d=0.5)

Luego, del cálculo muestral (n = 288, α = 0.05) se aplicó la técnica de muestreo aleatorio

simple dentro de cada comunidad, por lo que cada comunidad en estudio y dentro de éstas se

consideró que las comunidades de mayor población se encuestaran mayor número de

viviendas en forma proporcional (factor de proporcionalidad n / N = 0.35).

10


Cuadro 3. Conteo de viviendas por comunidad, parte media – baja de la subcuenca Uly

2010.

Zona Comunidad Viviendas Población

Cantidad Dispersas Concentradas

Azadín 75 75 475

Montes de Oro 94 94 506

El Dorado La Toboba 1 40 450

La Toboba 2 37 222

El Dorado 85 640

El Guásimo 90 90 700

San Pablo de Rosquilete 85 450

Aza Bocana de Aza Yuluwas 75 280

Guzma 103 477

El Bambú 71 346

Aza central 150 150 948

Copawas 50 450

Guasimito 80 80 300

Saslaysito 1 49 45 4 327

Saslaysito 2 53 51 2 350

Zapote lívico 38 38 500

Madriguera Livico central 47 42 5 255

Campo 2 sector 3 60 60 300

Campo 2 100 70 30 700

Madriguera sector 2 40 40 293

Campo uno 104 97 7 700

Madriguera 130 109 21 600

Fuente: (URACCAN y GIZ, 2010) (Base de datos)

Criterios de selección de las

unidades de observación.

Para la selección de la comunidades se

tomó como referencia el mapa que está

justo a la izquierda, con ello, se

eligieron diez de veinte y una

comunidades tomando en

consideración la representatividad

numérica, pero también espacial

dentro de la parte media – baja de la

sub cuenca Uly. La situación dentro de

estas comunidades mestizas no

muestra diferencias culturales

significativas de ahí que la estrategia

fuera muestrear solo diez de ellas.

11


Recopilación de información primaria y secundaria.

La técnica principal fue la encuesta, con la cual, se recopiló información sobre el productor y

la finca, sistemas de producción agropecuaria y forestal, organización social y visión del

productor para con su finca. Esta información se complementó con talleres comunitarios en los

cuales participaron los líderes de cada comunidad involucrada, especialmente para recopilar

información sobre la organización comunitaria, organización e instituciones que les apoyan y

en que le apoyan, y situación ambiental de su comunidad en la que describieron dos

escenarios: el primero hace cinco años y el otro, el actual, dichos escenarios mostraban

detalles de áreas de bosque, ríos, número de viviendas y otras infraestructuras como los

caminos y/o carreteras.

Se realizaron dos talleres, el primero en la comunidad de la Toboba 1, en ello participaron los

líderes de El Guasimito, Saslaysito, Martha Lorena 1 y 2, Montes de Oro y La Toboba 2. El

segundo se realizo en la comunidad de Aza Central con la participación de los líderes de El

Guásimo, Uly Central, Azadín, El Bambú y Aza Central.

,

Los talleres fueron realizados posterior a la revisión previa de la información obtenida en las

encuestas y de esa manera optimizar tiempo y esfuerzo, puntualizando los tópicos en la

realización de los talleres.

Análisis e Interpretación de la información de las fichas, encuestas, entrevistas.

La Matriz de datos y el procesamientos de los mismos se realizó con el programa SPSS v.18.

La georeferenciación de las viviendas encuestadas se hizo con GPS marca Garmin y el

procesamiento de las coordenadas y generación de mapas, con el programa AUTO CAD v.14

El análisis radicó en tablas de frecuencias de doble entrada, sin embargo, la interpretación se

sustentó en el contraste de los resultados con información previa sobre cada variable socio -

económica y ambiental.

En todo este análisis se tuvo en consideración el respeto a los aspectos culturales de los actores

de la Subcuenca y los aspectos legales que respaldan o limitan el accionar en la subcuenca

Uly.

12


V. Resultados.

5.1. Contexto socio demográfico

La parte media – baja de la sub cuenca tiene una población de 10269 habitantes distribuida en

21 comunidades correspondientes al municipio de Siuna, según la base de datos digital

(URACCAN y GIZ, 2010).

La estructura de la población en estudio se caracteriza por segmentos de población

relativamente adulta, el 50% es menor de 38 años con un rango intermedio de 21 años y la

edad promedio se centra en los 40 años de edad, con asimetría positiva de 0.66, ligeramente

sesgada hacia la derecha, y curtosis de 0.25, ello implica una mayor concentración de personas

con edades alrededor de media, la población es no numerosa y agro dependiente con

distribución dispersa de viviendas.

En el gráfico 2 se visualiza y analiza vía

construcción de una pirámide con base un

poco contraída y cúspide estrecha,

características propias de una población

poca expansiva y de distribución casi

normal. Hasta ahora no tengo detalles

concluyentes, pero son muchos factores

que pueden explicar este comportamiento,

por ejemplo, una tasa promedio de

fecundidad por accesos a educación y

planificación familiar o por una tasa bruta

de mortalidad relativamente alta como

consecuencia de las largas distancias y

poco accesibles de estas comunidades

hasta los centros de salud (área urbana del

municipio).

Gráfico 2. Distribución de edades de la población, parte media –

baja de la subcuenca Uly

Cuadro 4. Total de hijos agrupados por Comunidad, parte media - baja sub cuenca Uly

Comunidad

Ambos El La

Martha Montes Aza El El Uly El

sexos Guasimito Toboba Saslaysito Lorena de Oro Central Guásimo Dorado Central Bambú

% % % % % % % % % %

1 7.3 14.5 1.8 10.9 10.9 25.5 9.1 7.3 5.5 7.3

2 7.8 7.8 3.9 5.9 13.7 13.7 5.9 19.6 5.9 15.7

3 18.6 9.3 9.3 7.0 2.3 7.0 11.6 11.6 7.0 16.3

4 7.1 10.7 3.6 3.6 14.3 14.3 10.7 7.1 10.7 17.9

5 6.7 6.7 10.0 20.0 13.3 10.0 3.3 20.0 3.3 6.7

6 14.3 2.9 8.6 8.6 11.4 17.1 14.3 11.4 8.6 2.9

Total 10.3 9.1 5.8 9.1 10.7 15.3 9.1 12.8 6.6 11.2

13


En términos de descendencia, aproximadamente nueve de cada diez comunitarios parte media

– baja de la sub cuenca, dos o tres de ellos (22.7%) tienen una descendencia equivalente a un

hijo o hija y, este resultado es más manifiesto en la comunidad Aza Central. El 21.1% de los

productores tienen dos hijos y se hallan predominantemente en El Dorado y El Bambú; el

17.8%, tienen tres hijos y es mas común este nivel de descendencia en El Guasimito y El

Bambú. En general, el total de hijos e hijas agrupados por comunidad con una descendencia

acumulada mayor son Aza Central (15.3%), El Dorado (12.8%) y El Bambú (11.2%).

Los habitantes de esta área de estudio, referente al estado civil de las personas, siete de cada

diez adultos están casados y dos de cada diez están acompañados.

En términos de liderazgo comunitario, las mujeres representa el 17.6% frente al liderazgo de

los hombre, 82.4% y, refiriéndonos a la toma de decisiones comunitarias; ello no significa, que

no haya un porcentaje mayor dentro de las estructuras organizativas, por supuesto que las hay,

pero con cargos de nivel inferior en la organización comunitaria.

Sobre el trabajo del hombre y de la mujer en el campo rural, esta delimitado por sus roles

culturales y el apoyo que pudieran brindarse entre ambos son muy pocos en el ámbito

productivo, especialmente el apoyo lo brinda la mujer, en momentos como el levantado de

cosechas y el ordeño. Los trabajos de campo los realiza el hombre y los de la casa, la mujer.

La edad

Por cada cuatro de diez personas adultas

(39.7%), tanto hombres como mujeres,

están entre los 30 y 45 años. (Véase

gráfico 3).

Las prácticas empleadas en los procesos

productivos, las vulnerabilidades del

entorno ambiental y las deficiencias en

el manejo agropecuario y forestal y,

aunado a la poca formación de los

recursos (humanos, naturales y de

capital) caracterizan a la mayoría de los

productores del área en estudio.

Educación.

Gráfico 3. Edad de los propietarios, parte media sub cuenca

Uly

Con respecto al nivel de escolaridad aproximadamente un tercio (30.51%) de los productores

jefes de familia son analfabetos y de éstos, casi tres cuartos de ellos, (71.1%) son dueños de su

unidad productiva. Las comunidades con mayor número de personas adultas analfabetas, son:

Aza Central (18.1%), El Dorado (14.5%) y, Montes de Oro (13.1%). Solo en estas tres

comunidades, se encuentra el 45.8% de analfabetismo en la parte media - baja de la sub

cuenca Uly.

14


El 26.8%, solo sabe leer y escribir, de éstos, 79.5%, son propietarios. Al respecto, las

comunidades relevantes son: Aza Central (15.1%), El Dorado (15.1%), Martha Lorena

(12.3%) y El Bambú (12.3%).

El 36.0%, tienen la primaria aprobada,

y el 69.4% son propietarios. Entre las

comunidades que se destacan en este

nivel, están: El Guasimito (15.1%), El

Bambú (13.1%). Montes de Oro

(13.1%), El Dorado (12,1%) y Aza

Central (12,1%).

El 6.3% tienen la secundaria aprobada

y estas personas se hallan

principalmente en Aza central (23,5%)

y, El Bambú, Uly Central y La

Toboba, estos últimos, con 17.6%. El

58.8 de ellos son propietarios.

En la comunidad de Montes de Oro,

un productor declaró tener estudios

universitarios.

Gráfico 4. Escolaridad alcanzada por los propietarios

Al respecto, aproximadamente cuatro de cada diez mujeres y tres de cada diez hombres son

analfabetos, y en proporciones similares es el comportamiento, tanto en hombre como en

mujeres, en los demás niveles académicos posteriores. Es decir, si el nivel académico fuese el

indicador de éxito, la mujer tiene menos oportunidades que el hombre. En términos generales,

cuatro de cada diez habitantes tienen la primaria aprobada y tres de cada diez, solo saben leer

y escribir.

En el sector de Aza, en cada comunidad existe una escuela con una o dos aulas, mismas que

fueron construidas entre los años 2008 y 2009, en las que se atienden a estudiantes de primaria

con un promedio de 35 a 40 estudiantes por aulas. En la actualidad, existe una escuela sabatina

con nombre “Fuente de sabiduría”, es de dos aulas construidas por los estudiantes y apoyo de

la comunidad y atienden estudiantes de primero y segundo año de secundaria. Estos esfuerzos,

también son realizados en otras comunidades, sin embargo, existen limitantes en cuanto al

personal docente disponible en la zona o comunidad. (Véase el cuadro 5).

15


Cuadro 5. Infraestructura educativa en la parte media – baja de la sub cuenca Uly, 2009.

Comunidad Nombre de la escuela Tipo de

escolaridad

Matrícula

El Guasimito Guasimito Primaria 60 4

La Toboba Jardín del Edén Primaria 77 3

Saslaysito Los Milagros Primaria 54 1

Martha Lorena Santa Martha Primaria 78 2

Martha Lorena Nueva Jerusalén Primaria 2

Montes de oro Concepción de María 2 Primaria 120 5

Aza Central Nuestra Señora de Fátima Primaria 153 2

Aza Central 2 San Isidro Primaria 58 2

El Guásimo Miguel La Reynaga Primaria 33 1

El Dorado San Francisco de Asís Primaria 60 3

Uly Central

El Bambú Pablo Antonio Cuadra Primaria 35 1

San Pablo de Rosquilete Montes de los Olivos Primaria 23 1

Rosquilete 2 Santa Teresa Primaria 56 1

Guzma Santa Isabel Primaria 2

Boca de Aza Luisa Amanda Espinoza Primaria 20 1

Yuluwas Rafaela Herrera Primaria 50 2

Azadín San Francisco Primaria 75 3

Lívico El Líbico Primaria 40 3

Campo 3 San Jacinto Primaria 34 1

Madriguera Jesús mi Libertador, Asunción Primaria 232 7

Perol Luz del Oriente Primaria 26 1

Campo 2 02 de Junio Primaria 70 2

Campo 1 Corazón de Jesús Primaria 57 3

(URACCAN y GIZ, 2010)

Aspectos culturales.

Tiempo de vivir en la unidad productiva.

Número de

aulas

En la actualidad, el 12.1% tiene menos de un años de vivir en la unidad productiva que

ocupan, y de ellos, el 60% no es propietario de la unidad productiva; por otra parte, el 76.56%

de los propietarios tiene a los sumo 20 años y, el 52.75% tienen diez años, de poseerla,

respectivamente. Hace más de 30 años, solo el 15.8% de los encuestados se encontraban en la

zona en estudio.

La mayor colonización en la zona de estudio se dio hace diez años y de ellos, solo el 70.2%

expresó ser propietario de la tierra que ocupa actualmente. En los últimos años, la presión

demográfica en la zona media -baja de la sub cuenca Uly, se ha vuelto más evidente por el uso

de los recursos naturales, los bosques, el agua y el suelo, dado que, cada productor incrementa

su descendencia con el tiempo. (Véase el gráfico 5).

16


En el gráfico 5 se nota que cinco de

cada diez (52.9%) comunitarios

tienen menos de 10 años de haber

llegado a dicha comunidad y, el

17.2% se hallan en El Bambú, 15.9%

en Aza central y 11.7% en El

Dorado, cabe destacar que, muchos

de estos pobladores han reemplazado

(compraron) a los pobladores que

anteriormente habitaban en la

comunidad, sin que eso, en la

mayoría de los casos en estas

comunidades referidas, represente un

incremento sustancial de unidades

productivas en la comunidad. Caso

contrario a lo que ha ocurrido en El

Guásimo, El Saslaysito y Martha

Lorena, donde si existe un

incremento sustancial de las

viviendas y paralelo a éstas, las

unidades productivas.

Gráfico 5. Tiempo (Años) de vivir en la finca

por comunidad, parte media sub cuenca Uly.

En la comunidad La Toboba, la población actual tienen en su mayoría menos de 5 años de

residir en la comunidad, pero el número de unidades productivas permanece relativamente

constante, esto se debe a que, los pobladores originarios de la comunidad por razones de

inseguridad ciudadana en la zona, vendieron sus propiedades a nuevos ocupantes, es decir, el

flujo migratorio dentro de la comunidad ha sido en iguales proporciones en entradas y salidas.

Entre las comunidades en que sus propietarios tienen más tiempo de vivir en su finca (de 50 a

60) están en la comunidad El Dorado y Montes de Oro, con 3.3%.

A pesar de los esfuerzos realizados por organismos locales y otros, en aras de evitar el

incremento demográfico en las áreas riparias, especialmente en las zonas de amortiguamiento,

la presión demográfica en la zona es significativa, por supuesto, en unas comunidades más que

en otras, por lo que es necesario requerir de esfuerzos conjuntos para brindar el

acompañamiento apropiado a las y los comunitarios en sus actividades productivas y de

desarrollo local comunitario.

Procedencia.

La parte media de la sub cuenca Uly está conformada por comunitarios procedentes de 25

municipios, la mayoría son de la zona del pacífico del país. El 16.5% de los propietarios

afirmaron ser procedentes de Rio Blanco, seguido de Mulukukú con 12.7%. Estas familias

habitan las comunidades de Montes de Oro y Aza central, generalmente. Otros municipios

referentes son Matagalpa, Matiguás, Estelí, y San Pedro del Norte, que se ubicaron

especialmente en las comunidades de El Guásimo y El Guasimito. En su mayoría estos

comunitarios tienen menos de 10 años de residir en la zona.

17


La colonización de las tierras en esta zona ha propiciado un acelerado proceso de

deforestación con el propósito de realizar sus practicas productivas agrícolas y pecuarias, entre

otras, como la tala de arboles con fines maderables comercializables, transgrediendo leyes

referentes a la protección ambiental de las fuentes hídricas y demás recursos naturales. Este

proceso ha dejado claras evidencias de degradación de los suelos, contaminación de las

fuentes de agua, desaparición de especies animales y vegetales, sequía y degradación de las

cuencas hidrográficas y demás cambios sinérgicos ambientales.

La presión demográfica potencial en esta parte media de la sub cuenca Uly y el crecimiento

poblacional están interrelacionados. Depende de la descendencia de los que la ocupan en ese

momento y también, de la inmigración, con ello se incrementa aun más la presión sobre los

recursos naturales de la zona, indispensable para el desarrollo de la población misma.

Las prácticas de los nuevos colonos, en su mayoría, por cultura, la asignación del valor a

determinados bienes, es estrictamente, comercial, y no ligados, tal a como lo describe (GIZ,

2010) en otro estudio, a los elementos que rigen la vida comunitaria, relación holística. Estas

prácticas productivas poco amigables con el ambiente y la cosmovisión acerca de la manera de

usufructuar los recursos naturales influyen en el estado de la sub cuenca hidrográfica y en la

calidad del ambiente en general.

Razones que motivaron a los comunitarios a venir y establecerse en la parte media – baja

de la sub cuenca Uly.

El 29.2% de las familias

brindaron información

sobre las razones por las

que se encuentran en la

zona. La mayoría

procedentes de otros

municipios, como Rio

Blanco y Mulukukú,

comentaron haber llegado a

esta localidad por los bajos

costos en la adquisición de

las tierras y las pocas

restricciones en el uso de

las mismas (57.5%) y por la

calidad de los suelos que

presentan estas zonas

(23.8%).

Gráfico 6. Razones que lo motivan a venir a la parte meda – baja sub cuenca Uly

Los lazos familiares (7.5%) en estas zonas son también un motivo importante para que otro

familiar llegue a posesionarse en dicho lugar. Pero, independientemente de las razones que los

motivaron a llegar a estas comunidades, la presencia de más población implica un riesgo

potencial en el deterioro de la subcuenca. La Subcuenca es considerada un complejo sistema

de procesos biofísicos que determinan el aprovechamiento del agua, suelo y bosque; pero es

esencial considerar la formulación de propuestas de mejoramiento, una apreciación de las

18


dimensiones sociales y económicas de los principales actores, para lograr un efecto

combinado, en el alivio de las condiciones ambientales.

Dentro de los procesos de migración, también están los de emigración, estos generalmente

dados por inseguridad de bandas delincuenciales armadas, en comunidades del área media –

baja de la sub cuenca Uly, unas cien familias, “296 adultos y 266 niños, de los cuales 17 son

huérfanos,….” emigraron de sus lugares de origen. Los desplazados procedían de las

comunidades de Copawás, La Toboba, Roskilete, Montes de Oro y El Bambú.

En ese momento, otras razones de la migración de los campesinos eran la pobreza, la falta de

financiamiento para la producción agrícola y la carencia de escuelas y centros de salud.

En la comunidad de El Bambú vivían 36 familias, ahora quedan unas 20, dijo un habitante.

(Rosales & Jarquín, 2000)

Aspectos organizacionales.

Nivel organizacional interno de cada comunidad. ¿Cómo están organizados? Y ¿Cuántas

personas lo integran?

Dentro de las organizaciones políticas presentes en la comunidad, según los comunitarios, las

de mayor funcionalidad son el Comité del Poder Ciudadano y los auxiliares de alcalde. En El

Guasimito y El Guásimo existen otras organizaciones políticas como las directivas del Partido

Liberal Constitucionalista (PLC) y Partido Liberal Independiente (PLI) y la comunidad del

Guasimito que tiene también la organización de Juventud Sandinista, pero su accionar dentro

de la comunidad es más político que de beneficio social, y son activadas, generalmente, en

periodos de campaña.

Las organizaciones Religiosas católicas y evangélicas son más estructuradas que las demás

organizaciones internas existentes en la comunidad, también son funcionales dentro del marco

de su feligresía.

En las organizaciones relacionadas con lo Estatal están los Patronatos escolares y la Salud,

éstas, tienen un nivel de funcionalidad medio, dado que, existe una directiva completa, pero no

todos los miembros son funcionales activos, casi siempre son dos los que realizan las

gestiones ante la comunidad o ante la municipalidad. También existen comisiones

comunitarias del Ambiente en ocho comunidades, excepto El Guasimito y Uly Central y, la

comisión comunitarias de Prevención al delito en 6 comunidades a excepción de El Guasimito,

Saslaysito, El Guásimo y Uly Central y otra en menor cantidad como la organización

Productiva en La Toboba, Montes de Oro y Uly Central. Cuando su accionar comunitario

amerita apoyo externo a la comunidad, se auxilian de las instituciones afines al problema, por

ejemplo, la comisión de prevención al delito, lo hacen mediante charlas de mediación de

conflictos, que son impartidas por el personal judicial apoyados por la policía nacional; en el

caso de incendios forestales, con el MAGFOR y, dentro de esta lógica, actúan las demás

comisiones.

19


La organización Crisol, un proyecto del gobierno para el desarrollo rural, que es coordinada

por el INTA incide en El Guasimito y Martha Lorena, la Organización Contra Incendios

Forestales, en Saslaysito y Montes de Oro, organización UNAG en El Guasimito y Aza

Central, Organización de deporte El Guasimito y La Toboba, Organización INTA en El

Bambú y Asociación de Productores, en Saslaysito.

Las organizaciones no estatales como la GIZ en Uly y El Bambú, El Comité de desarrollo en

El Guásimo y Azadín, Promotor de Derechos Humanos, en Martha Lorena.

En la parte Privada está la organización de Comité Procamino en las comunidades Martha

Lorena, Montes de Oro, Aza Central, Uly Central y El Bambú. También está el Comité de

Reforestación Cuenca Hidroeléctrica, en Martha Lorena. Los líderes de la comunidad El

Dorado no asistieron al taller, por tanto, no se dispone de información desde la perspectiva del

liderazgo de la comunidad.

¿Que Instituciones apoyan a estas organizaciones dentro de la comunidad?

De 274 encuestados 79 (28.8%) de ellos, brindaron información sobre esta variable. El Bambú

(3.8%) es la comunidad que dice tener apoyo directo de una serie de instituciones u

organismos, como MARENA, GIZ, UNAG, DANIDA, MINSA, DERECHOS HUMANOS,

Policía y Alcaldía. La GIZ es un organismo no Gubernamental y no tienen presencia directa en

la comunidad, sin embargo, el apoyo que brindan a través de otras organizaciones es relevante

y reconocido por los comunitarios. La GIZ a través de diferentes proyectos fomenta la

democracia, el Estado de derecho y participación de los pobres. También promueve la

protección del medio ambiente, usos sostenibles de recursos naturales, disponibilidad de agua

potable en las ciudades así como un sistema de alcantarillado también son temas importantes

para la cooperación.

Las comunidades en las cuales hay más

apoyo de instituciones u organismos, es

porque, existe concentración dentro de

una comunidad o porque hacen presencia

en cada comunidad. El Dorado (50.6%),

El Guasimito (38.0%) y Montes de Oro

(32.9%) son algunas de las comunidades

donde reconocen el accionar de estas

entidades o hacen acto de presencia

directa dentro de la comunidad. Las

organizaciones estatales tienen presencia

en las comunidades de la parte media

baja de la sub cuenca Uly. Sin embargo,

en algunos tienen menor incidencia, tal

es el caso de La toboba y El Guásimo y

Gráfico 7. Instituciones que apoyan de cerca a las comunidades

eso se debe a la dificultad para acceder a

la comunidad en medios motorizadas y las distancias que hay que recorrer a pie o en bestias.

20


¿De qué manera estas instituciones ayudan a las organizaciones dentro de la comunidad?

El esfuerzo de las organizaciones en la

parte media – baja de la subcuenca Uly

está más orientado a la salud, educación

capacitación, semilla y financiamiento,

dado que, están presentes en la mayoría

de las comunidades.

Las instituciones u organizaciones de

mayor incidencia en las comunidades,

son más del ámbito social, que

productivo o ambiental y se

corresponden a entidades estatales.

Gráfico 8. Accionar de las instituciones en las comunidades

El gráfico 8 muestra ciertos tips que

deben superar limitantes en el uso y manejo de los recursos naturales. El acompañamiento

técnico en las actividades socio productivos y la reforestación, son aspectos que según el

grafico, no están siendo potencializados en función de un manejo de desarrollo integral

Según los lideres comunitarios las instituciones que más brindan apoyo a las organizaciones

dentro de la comunidad destacan a la Alcaldía con Reforestación, Mantenimiento de

carreteras, Proyectos y financiamiento, Servicios sociales (Ropas, materiales para

infraestructura, otros) y GIZ con Semillas y plantas de cacao, Manejo pecuario y de pastos. La

GIZ no trabaja directamente en las comunidades como institución u organismo, sino como

organismo que brinda apoyo técnico y económico transversal sobre temas del ambiente, agua

y saneamiento, ganadería, otros, a través de instituciones vinculadas a dicha temática, aunque

de esta manera, el trabajo de coordinación y apoyo es reconocido por los líderes de las

comunidades.

El MINSA como rectora de la salud, mediante los lideres de salud se coordinan y realizan

actividades relacionadas con la Salud integral, además capacitan a parteras que son las

personas que atienden y llevan registros de las mujeres embrazadas en sus comunidades y los

reportan a Centro de Salud municipal.

El INTA apoya con proyectos de semillas y financiamiento para el desarrollo de cultivos,

Manejo pecuario, esfuerzos similares hace el MAGFOR con semilla de granos básicos, la

UNAG apoya con material vegetativo de musáceas, Semillas y plantas de cacao.

Otras instituciones como el Juzgado cuyo personal les capacita en resoluciones de conflictos,

la Policía nacional les asiste ante delitos comunes en coordinación con la organización de

prevención al delito de la comunidad y es a través de esta organización que se la policía

nacional se coordinan para garantizar la seguridad en dichas comunidades.

Cabe mencionar que la mayoría de las instituciones están orientadas a rubros específicos, por

ejemplo, el INTA con Proyectos y financiamiento especialmente para agricultura.

21


Existen otras entidades que realizan esfuerzos distintos como la Alcaldía, Save children, Salud

Sin límites, Puentes entre comunidades, GRAAN que tienen que ver con infraestructura, el

ambiente, agua y saneamiento, la salud y seguridad ciudadana.

Organización y participación comunitaria

En la parte media – baja de la sub cuenca que incluye 23 comunidades hacen acto de presencia

un total de 23 organizaciones, de éstas, 5 políticas, 2 religiosas, 10 estatales, 4 no estatales y 2

privadas.

Es importante el acompañamiento técnico en pro de la educación ambiental, pues, muchos

productores - hombres, mujeres y jóvenes - todavía no han entendido que el apoyo específico

que puedan obtener debe implicar cambios en sus actitudes productivas y ambientales.

En el municipio de Siuna se nota una participación insuficiente de los representantes de la

población rural en gremios de toma de decisión sobre asuntos municipales y comunales, en su

caso, el que participa es el auxiliar de alcalde de comunidades o en su defecto, son los CPC´s.

Visión de cada líder para su comunidad

Como prioridad principal de los líderes de 10 comunidades de la parte media de la sub cuenca

indicaron que es indispensable la ejecución de proyectos de agua y saneamiento y con la

misma importancia identifican la necesidad de que se les mejoren las infraestructuras de las

escuelas, a excepción de las comunidades de El Guásimo, Saslaysito y Martha Lorena que no

lo consideraron como esencial en estos momentos y, en su lugar, razonaron sobre la

posibilidad de que a los promotores ambientales se les brinde apoyo económico, lo mismo

opinó el líder de El Bambú, hasta el momento lo hacen voluntariamente y sin remuneración

económica alguna y añadieron que lo que hacen es bueno para el cuido y protección del

ambiente, pero necesitan dinero para solventar otras necesidades particulares de su familia y

su finca.

Otras expectativas no de menor importancia, pero fueron citadas por un número menor de

líderes y lideresas de las comunidades. Los comunitarios tienen expectativas favorables en

cuanto a cambiar su estilo de producción en función tanto del ambiente como de una mayor

productividad y rentabilidad, así que mencionaron la reforestación, mejora del hato ganadero

la siembra de pastos mejorados, y Financiamiento para la agricultura y ganadería y lograr una

mejor calidad de la producción y mejores precios en el mercado agrícola y pecuario.

Asimismo, señalaron que es esencial más y mejor atención a la salud en Uly Central y El

Bambú.

El líder de Azadín considera que es esencial una carretera de todo tiempo que llegue a su

comunidad, en cambio, por su parte, el líder de Uly Central destaco la necesidad de disponer

de más docentes para su comunidad.

Los grupos comunitarios esperan apoyo de organismos, locales, nacionales y de organismos

no gubernamentales. Actitudes de ‘asistencialismo’ son comunes. Esto se refiere a la dotación

de los incentivos financieros para coadyuvar al cuido del ambiente (Cuido de las fuentes de

22


agua), sociales (mejoras en los servicios de salud, educación, infraestructura, viviendas), y

especialmente asistencia puntal para mejorar rápidamente sus ingresos familiares. Asimismo

se nota mucha expectativa en cuanto a la participación en la toma de decisiones.

Viviendas según los líderes y lideresas.

La dinámica demográfica en las comunidades es variable y ha dependido de alguna manera de

conflictos sociales por grupos delincuenciales que en su momento estuvieron causando pavor a

los comunitarios, tal es el caso del año 2000, cuando más de cien familias dejaron sus

viviendas para buscar refugio en el área urbana de Siuna.

Según los datos estimados por los lideres de cada comunidad las que menos crecimiento han

experimentado son las comunidades de Montes de Oro, Uly Central y La Toboba, en ésta

ultima, la gente que habita

actualmente es de otros municipios,

sin embargo, no ha habido

crecimiento sustancial, dado que las

propiedades solo cambiaron de

dueño.

Las comunidades con mayor

crecimiento demográfico lo

destacan El Saslaysito, Azadín y El

Bambú. (Véase el gráfico 9)

9

Salud humana

Enfermedades respiratorias

Las enfermedades respiratorias agudas ocupan el primer lugar según los encuestados. Las

enfermedades respiratorias se manifiestan en todas las edades y en ambos sexos. En teoría

éstas afectan más a menores de 5 años y también los ancianos pueden verse afectados

severamente por estas enfermedades

Las causas pueden ser múltiples; sin embargo, las más frecuentes son las infecciones, es decir,

las causadas por microbios (virus o bacterias). Entre estas enfermedades mencionadas por

comunitarios están: La Gripe (51.1%), tos (14.9%), otras en menor porcentaje, Asma,

Neumonía Bronconeumonía, Bronquitis.

Enfermedades termo corporales.

Se dice que una persona tiene fiebre cuando la temperatura axilar supera los 37.5ºC., (M&P,

2005) y una persona padece aumento de temperatura corporal, generalmente porque su

organismo es invadido por algún tipo de gérmenes. Estos viven en el aire, el suelo, el agua, los

alimentos y en otras personas y animales infectados. Pueden entrar al organismo por diferentes

vías, a saber: El aire que se respira, bebidas y alimentos contaminados, a través de la piel

23


(heridas, escoriaciones, picaduras de mosquitos, etc) y, por contacto sexual con personas

infectadas.

Al respecto, los comunitarios citaron lo siguiente: Malaria (13.2%) Fiebre (Dengue, Malaria) y

las calenturas (35.3%) las calenturas son síntomas de algo que puede tener causas diferentes,

tal como se describió en el párrafo previo.

Enfermedades diarreicas.

La diarrea, es provocada por infecciones intestinales que causan en las personas evacuaciones

líquidas más frecuentes de lo normal. Las infecciones diarreicas en bebés, niños y adultos son

provocadas por virus, bacterias o parásitos intestinales presentes en alimentos y agua

contaminados, aunque también pueden contagiarse de persona a persona. (Salud.com, s.f.)

Las enfermedades diarreicas afectan al 12% de la población de la parte media – baja de la sub

cuenca Uly. Las diarreas generalmente presentan síntomas asociados con los vómitos, además,

los comunitarios señalaron también las enfermedades parasitarias y, los parásitos pueden ser

una causa posible de las diarreas.

Otras, enfermedades que padecen son: Infecciones urinarias (Infección renal (4.2%)),

Enfermedades dérmicas (Leishmaniasis sp), y otra de ámbito general, como la Artritis, Dolor

de estómago, Hipertensión arterial, Dolor de cabeza, Hepatitis, Dolor de muela, Anemia,

conjuntivitis.

Aspectos económicos

Tenencia de la tierra.

En la parte media – baja de la

sub cuenca Uly refiriéndose a

los tipos de legalidad de la

propiedad, siete de cada diez

(72.12%) afirmaron ser

propietarios de la unidad de

producción que ocupan en la

actualidad. De éstas personas

propietarias, 81.2% son

hombres y 18.8%, mujeres.

Según los datos del censo del

2005, la población del

municipio de Siuna era de

64,092 habitantes con una

distribución del 16% en el área

urbana y 84% en las

comunidades rurales, es decir

Gráfico 10. Tipo de legalidad de la propiedad, parte media sub cuenca Uly

24


53838 habitantes de ellos la mitad (49%) son menores de 15 años y con una distribución por

sexo de 49% hombres y el 51% mujeres.

La misma fuente indica que alrededor del 12% de la población tenía menos de 5 años de

habitar en el municipio lo cual es un reflejo de la constante migración en búsqueda de suelo

fértil para agricultura y ganadería, siendo ésta una de las principales causas del avance de la

frontera agrícola hacia la zona de la reserva Bosawas. Igualmente, el mismo censo calculaba

que el 74% de la población estaba económicamente activa y que el porcentaje de pobres

extremos era del 75.5%, mientras que el 74.5% de los hogares tenían un índice de servicios

insuficientes. (Cooperación alemana; GIZ; URACCAN; Alcaldía, 2009)

Estos estudios previos, (Cruz, 2009), (GIZ, 2010) entre otros, ponen de manifiesto la

preocupación de organismos locales, nacionales e internacionales, por mitigar el avance sobre

la presión de los recursos en la sub cuenca Uly, dado que existe una tendencia hacia el

desarrollo de la actividad ganadera en la parte media de la subcuenca en condiciones

topográficas no apropiadas en sistemas de pastoreo libre.

Condición legal de la propiedad por Comunidad, subcuenca Uly, 2012.

La Posesión es un poderío de hecho para ejercerlo a una cosa de manera total o parcial, estos

pueden ser por calidad, concepto de dueño y, derivada de un acto contractual, arrendamiento,

en las dos formas eres poseedor.

El Dominio es la disposición que se puede tener de la cosa. Donde se puede ser poseedor en

concepto de dueño, pero no ser propietario, p.e. contrato compra – venta firmado entre las

partes, este contrato para perfeccionarlo hay que hacerlo en escritura pública ante un notario,

si no lo haces y te dan derecho de posesión, simplemente eres el poseedor en concepto de

dueño, pero aún no eres el propietario.

El 63.5% de los propietarios

poseen un documentos de

Derecho posesorio que lo

acredita como dueños de la

unidad productiva, este tipo de

documento prevalece más en las

comunidades Aza Central (17%),

El Bambú (14.5%) y El Dorado

(12.1%).

La siguiente es, la de Dominio y

posesión 26.2%, y entre las

comunidades que se destacan

están: El Dorado, 20.6%, La

Toboba, 16.2% y Montes de Oro,

13.2%.

Gráfico 11. Condición de legalidad de las fincas, parte media sub cuenca

Uly

25


El 5% de las familias no tienen legalizadas sus propiedades (no tienen documentos alguno que

los acredite), y entre ellas están: Montes de Oro, El Bambú, Martha Lorena, Uly central. El

resto de los comunitarios encuestados, prestan la tierra o se hallan posando en la misma. Algo

importante que debo destacar acá es que las comunidades involucradas en este diagnóstico son

todas mestizas, por tal razón, no es de esperar que rija el patrimonio comunal, que corresponde

meramente a las comunidades indígenas.

Servicios básicos e infraestructura.

Infraestructura. Estado de la vivienda.

El estado de la vivienda se entiende como la condición actual basado en la estabilidad y

seguridad que brindan los elementos de construcción, independiente del tipo de material de

construcción requerido (Zinc, Paredes, piso).

Un total de 274 (100%) refirieron datos sobre sus viviendas y en términos generales, el estado

de las viviendas se clasificaron entre Regular (26.7%) y Buena (43.6%). Otras están en

condiciones muy buenas, (14.7%), y excelente, (4 %) y un 11% se hallan en malas

condiciones, es decir, representan un riesgo potencial para sus habitantes, bien porque el

material está muy desgastado o porque la construcción no la fue apropiada al no cumplir con

normas técnicas mínimas de construcción de viviendas.

Las viviendas en condición regular se encuentran en las comunidades Aza Central (13), El

Guasimito (10), El Guásimo (10), El Dorado (10) y Uly Central (9). Con respecto a las

viviendas en condición de buena predomina Montes de Oro (19), Aza Central (13), y

Guasimito (12) y la Tobaba (12).

Las viviendas en condiciones catalogadas como excelente se hallan en: Martha Lorena (3), El

Bambú (3), La Toboba (2), Montes de Oro (2) y El Dorado (1).

Las viviendas en condiciones catalogadas como malas se hallan en: Aza Central (11), Martha

Lorena (4), Montes de Oro (3), El Guásimo (3), El Guasimito (2) y El Dorado (2). Las

viviendas en estas condiciones representan el 11% en la parte media de la sub cuenca.

Material de construcción del techo.

El 4.3% de las viviendas en cuestión se encuentran en un estado excelente, es decir, no

representan riesgo evidente en su infraestructura. Pero en este sentido, el estado predominante

de las viviendas es la categoría de Bueno (43.6%). Con respecto al tipo de material de

construcción del techo se destaca el zinc (74.4%), seguido de las hojas (20.9%) y la teja

(4.8%).

Material de construcción de las paredes.

Con respecto al material de construcción de las paredes, el 86.6% de las viviendas visitadas

están fabricadas con tablas, el 4.0%, bambú, 3.7% de cemento, 2.2% de rejones, el restante

están construidas de tablas y cemento bajo la modalidad de minifaldas.

26


Material de construcción de piso de la vivienda.

La parte del piso, que fue la otra parte que se consideró para valorar el estado de la vivienda,

se tiene que, el 61.2% son de tierra, el 30.8%, de tambo (madera), el 7.3%, de cemento, el

0.4% de tierra y cemento y, el 0.4% de cerámica.

Aunado a este hecho, se debe considerar además el aspecto cualitativo del parque de vivienda,

debido al uso frecuente de materiales inadecuados en paredes, techos y pisos, así como el

escaso acceso a servicios de alumbrado, agua potable, y sanitarios. Dado el carácter

eminentemente rural, la mayoría de viviendas son construidas con paredes de adobe y tienen

pisos de tierra. Asimismo, la mayoría de la población del área rural utiliza leña para sus

cocinas, contribuyendo al proceso de deforestación acelerada, con el consecuente deterioro

medio ambiental y ecológico.

Accesibilidad a la propiedad

La forma posible de accesar a las viviendas encuestadas de las comunidades de la parte media

de la sub cuenca Uly es en Bestias (65.6%), sin embargo, hay comunidades como El Bambú,

Uly central, El Guasimito, Aza Central, Montes de Oro y El Dorado donde tienen acceso en

Vehículo colectivo (33.3%). El servicio de vehículo selectivo, solo es posible accesar en tres

viviendas de la comunidad El Dorado.

Área de las unidades productivas.

Tamaños de las fincas (Ha) por comunidad.

Gráfico 12. Área de las fincas (Ha) por comunidad, parte media sub cuenca Uly

El 50% de los comunitarios tienen unidades productivas con un área menor a 17 hectáreas, con

un mínimo de 0.35 y un máximo de 293 hectáreas. Los valores aislados en el gráfico 12, son

27


datos atípicos y extremos, y no representan a la mayoría de los comunitarios en esta área de la

sub cuenca Uly.

En Aza Central hay 13 productores que no poseen tierras propias para producir y, sobre esta

categoría corresponde al 41.9%. En otro sentido, el 12.8% de las fincas analizadas tienen una

extensión que oscila entre 1 y 5 hectáreas. De éstas, el 40.9% se hallan en Uly central.

Las unidades productivas con mayor extensión se hallan en la comunidad La Toboba (293

Has), Uly central (242 Has) y El Guasimito (222.61 Has).

Los productores de las comunidades El Saslaysito, Martha Lorena, El guásimo, El Dorado y

El Bambú tienen la menor dispersión respecto del promedio en áreas entre los productores

encuestados. Por otro lado, las áreas de fincas de productores que presentan mayor dispersión

están en la comunidad Uly central, El guasimito y la Toboba y son precisamente donde se

hallan las áreas de mayor extensión.

Las medianas (Has) por comunidad son El Guásimito (3.2), La Toboba (4.11), Saslaysito

(3.71), Martha Lorena (3.13), Montes de Oro (2.3), Aza central (3.86), EL Guásimo (3.33), El

Dorado (3.71), Uly central (1.8) y El Bambú (3.09), ello significa que, el 50% de los

productores encuestados agrupados por comunidad tienen el valor de la mediana como

referencia en áreas.

Los tamaños de las fincas más predominantes en la parte media de la sub cuenca son 3.51 has

(3.4%) y 4.22 Has (2.8%). Estos valores por ser tan bajos representan la existencia de gran

variabilidad en los tamaños de las fincas. El 20% de los encuestados tienen áreas menores a 5

Has y solo el 25 % supera las 40 Has.

Las fincas con tamaños reducidos son una buena opción, pero ello implica una mayor presión

sobre los pocos recursos naturales existentes en estas áreas cuando las técnicas de producción

no son apropiadas o no eco amigables. Esta tendencia a que los productores tengan menos

áreas para producir merece una atención especial e inmediata en la orientación sobre el qué y

cómo deben producir antes que se deteriore el recurso suelo y los demás recursos naturales y

se deteriore la potencial calidad de vida social que pudieran tener los habitantes de la zona

principalmente y de los de la parte media y baja de la sub cuenca Uly.

Tanto los minifundios como los latifundios son causa importante en la degradación de los

bosques cuando se asocian a estilo de producción poco adecuados e inapropiados y en

consecuencia la degradación de los suelos, primero por la falta de cubierta vegetal, luego, por

el uso y manejo inapropiado del recurso suelo.

Servicios.

Precio de la leña (C$)/unidad

Los precios de la raja de leña en estas comunidades son variados, y oscilan entre C$ 0.50 y C$

3.00. El 88.3% de los encuestados coincidieron que el precio unitario de la leña es de C$ 1.00

y el 94.2% coincide en que el precio de la leña es menor o igual a un córdoba.

28


El consumo mínimo de leña por familia es de 10 rajas, y el máximo de 47, con un consumo

promedio de 25 rajas de leña diario.

Fuente de energía eléctrica

En la parte media – baja de la sub cuenca el 88.3% de los comunitarios no tienen fuente de

fluido eléctrico disponible en sus hogares, sin embargo, un 5.5% expresó poseer generador

eléctrico y el 4.4%, panel solar. En la parte de Uly central existe fluido eléctrico del

interconectado nacional, por tanto sus habitantes poseen este beneficio.

Lugar de obtención de leña

El lugar más comúnmente frecuentados para la obtención de leña son los propios rastrojos de

la finca (82.8%) y, son pocos los productores que recurren a otras áreas fuera de su finca

(8.0%) para conseguir leña. Otra opción para obtener leña son los propios potreros (6.9%),

esto marca una buena razón para cultivar especies arbóreas en las áreas de los potreros.

Cuadro 6. Fuentes de agua para consumo familiar agrupados por Comunidad

Fuentes de agua para consumo familiar

Comunidad Vertiente Mini acueducto

natural por gravedad Lluvia Río Quebrada Pozo Total

El guasimito 8 0 0 3 4 11 26

La toboba 5 7 0 0 4 6 22

Saslaysito 3 1 0 2 8 2 16

Martha Lorena 8 0 0 2 10 5 25

Montes de Oro 9 6 0 1 5 9 30

Aza central 14 3 0 2 12 11 42

El guásimo 10 1 0 3 7 2 23

El Dorado 15 2 0 4 3 13 37

Uly central 4 0 1 5 3 9 22

El bambú 5 11 0 0 1 14 31

Total 81 31 1 22 57 82 274

Tres son las fuentes hídricas más importantes para el uso domiciliar en esta área de estudio. El

29.9% de las familias toman agua para consumo del hogar de los pozos excavados, el 29.6%,

de vertiente natural y el 20.8%, de quebradas.

Las fuentes de agua de las cuales hacen uso para consumo humano están expuestas a las

distintas fuentes de contaminación, porque en su mayoría son aguas superficiales. Son fuentes

susceptibles a contaminación por agroquímicos, por excretas humanas y animales, por

residuos de procesos erosivos, depositación inapropiada de residuos, entre otros.

Estudios previos (Mendoza & Duarte, 2010) han demostrado alta grado de contaminación

bacteriológica de las aguas superficiales de la sub cuenca Uly

29


Eliminación de excretas agrupados por Comunidad

En la parte media – baja de la sub cuenca Uly, los comunitarios ubican sus servicios sanitarios

fuera de la casa. El 58.4% poseen letrinas tradicionales, pero en su mayoría están en mal

estado y, el 40.1% depositan sus excretas al aire libre, es decir, no poseen letrinas de ninguna

índole. Esto constituye un riesgo potencial para la salud humana, un problema que puede

generar enfermedad de origen hídrico, o generar potenciales focos de contaminación para

otros seres como los animales domésticos.

En el caso de Montes de Oro (1) y El Dorado (3) dijeron tener letrinas orgánicas.

Agua y saneamiento

Para el municipio de Siuna es de gran importancia la subcuenca del río Ulí dado que es la

fuente de abastecimiento de agua potable para el casco urbano. El los otros municipios y los

territorios indígenas en la subcuenca el agua no tiene proceso de potabilización; es tomada

directamente del río, en alguna ocasiones los consumidores cloran el agua. No hay servicio de

alcantarillado, se cuentan con letrinas y en algunas partes utilizan agua de pozos. No hay

sistema de recolección de residuos sólidos, generalmente se entierran, vierten al río o queman.

Comunicación.

Cuadro 7. Tipo de dispositivo de comunicación funcional por Comunidad

Comunidad El

guasimito

La

toboba

Martha

Lorena

Montes

de Oro

Aza

central

El

guásimo

El

Dorado

Uly

central

El

bambú

Celular 2 5 2 19 7 2 30 12 14

En estas comunidades no existen teléfonos convencionales, por lo que, solo se pueden

comunicar de manera rápida, mediante el celular cuyo dispositivo capta la señal de Claro. Solo

el 33.9% de los comunitarios logran captar señal de claro en sus viviendas. La señal es mejor

en las partes altas de las comunidades, por tal razón no todos pueden captar la señal de claro

en sus propias viviendas.

30


5.2.Aspecto Biofísico

Forestal

Cuadro 8. Áreas de cobertura vegetal, parte media de la sub cuenca Ulí, 2012.

Cobertura boscosa.

Estadísticos

Área total en Área (Ha)

bosque (Ha) Primario Rastrojo Tacotal

N Válidos 141 90 119 55

Perdidos 133 184 155 219

Media 22.17 9.33 16.54 8.79

Error típ. de la media 2.23 1.34 1.863 1.40

Mediana 12.64 4.22 9.22 4.53

Moda 3.51 2.11 3.51ª 1.41

Mínimo 0.35 0.09 0.35 0.04

Máximo 180.57 70.27 152.46 43.92

a. Existen varias modas. Se muestra el menor de los valores.

De 274 productores 141 brindaron información sobre esta variable, ello implica un porcentaje

válido de 51.5%. En las comunidades de la parte media de la subcuenca, las áreas de bosque

más frecuentes son: 3.51 has (5.0%), 2.10 has (4.2%), 1.40 has (3.5%), 4.92 has (3.5%), 7.03

has (3.5%), 21.08 has (3.5%), 0.35 has (2.8%), 0.70, 2.81, 8.43, 35.13 y 42.16 has, éstas

últimas tiene 2.1%.

Un 25% de los productores que poseen bosque, tiene una área menor a 4.92 Ha, equivalente a

siete manzanas; el 50% tiene áreas menores a 12.64 Has; el 75%, tienen áreas menores a 30.21

Has. La variabilidad en cuanto a área de bosque es alta, esto tiene sus matices en el propósito

del productor para con su finca, tiempo de vivir en la finca y el tamaño de la misma (Véase

cuadro 42).

En la parte media de la sub cuenca, e l 50% de los productores tienen 12.64 Has de bosque, de

ello, 4.22 Has son de bosque primario, 9.22 Has son de rastrojo y 4.53 Has son de tacotales.

Los productores con más remanentes de cobertura vegetal se hallan en las comunidades: El

Dorado (15.6%), La Toboba (13.5%), El Guasimito (12.1%), Marta Lorena, Aza Central, El

Guásimo y El Bambú todos estos últimos, tienen (8.5%) y Montes de oro con (9.2%) de

bosque. Entre las comunidades con menor cobertura vegetal están: Saslaysito (5%) y Uly

(2.1%).

Área en bosque primario (Ha).

De 274 productores 90 brindaron información sobre esta variable, ello implica un porcentaje

válido de 32.8%. En las comunidades de la parte media de la sub cuenca, las áreas de bosque

más frecuentes son: 2.11 has (11.1%), 1.41 has (10%), 3.51 has (7.8%), 4.22 has (6.7%), 0.7

31


has (6.7%), 7.03 has (5.6%), 14.1 has (3.3%), 5.62 y 4.92 ambas con 3.3, 42.16, 25, 21.08,

10.5, 8.43, 7.03 y 1.05, has, éstas últimas tiene 2.2%.

Un 25% de los productores que poseen bosque primario, tiene una área menor a 1.5 ha,

equivalente a dos manzanas; el 50% tiene áreas menores a 4.22 has; el 75%, tienen áreas

menores a 10.50 has.

Los productores que reportaron más remanente bosque primario con relación al área de

existente en su fincas, está: La Toboba (15.6%), Aza Central (14.4%), El guasimito (12.2%),

Marta Lorena (11.1%), Montes de Oro y El guásimo ambas tienen (10%)

Área en bosque rastrojo (Ha)

De 274 productores 119 brindaron información sobre esta variable, ello implica un porcentaje

válido de 43.4%. En las comunidades de la parte media de la sub cuenca, las áreas de rastrojo

más frecuentes son: 3.51 has (5.0%), 14.1 has (5.0%), 4.22 has (4.2%), 21.08 has (4.2%), 4.92

has (3.4%), 2.81 has (2.5%), 10.5 17.57, 25 y 40 has, éstas últimas tiene 2.5%.

Un 25% de los productores que poseen rastrojo, tiene una área menor a 4.22 ha, equivalente a

seis manzanas; el 50% tiene áreas menores a 9.22 has; el 75%, tienen áreas menores a 21.00

has.

La variabilidad en el incremento de las áreas de rastrojo es tan alta como la variabilidad en la

reducción de las áreas de bosque. El incremento demográfico en la zona y las actividades

productivas, ejerce gran presión sobre las áreas boscosas (Véase cuadro 42).

Los productores con más áreas de rastrojo existente en su fincas están en las comunidades: El

Dorado (17.6%), La Toboba (16.8%), El Bambú (12.6%), Aza Central y El Guásimo (ambos

con 11.8%). Entre las comunidades con menor áreas de rastrojos están: El guasimito y Marta

Lorena (ambas 8.4%), Saslaysito, Montes de Oro (5.9% respectivamente) y Ulí (0.8%).

Área en bosque tacotal (Ha)

De 274 productores 55 brindaron información sobre esta variable, ello implica un porcentaje

válido de 20.1%. En las comunidades de la parte media de la sub cuenca, las áreas de tacotal

más frecuentes son: 1.41 has (9.1%), 3.51 has (5.5%), 2.11, 2.81, 5.62 y 25 has, éstas últimas

tienen (3.6%)

Un 25% de los productores que poseen tacotales, tiene una área menor a 2.00 has, equivalente

a 2.8 manzanas; el 50% tiene áreas menores a 4.22 has; el 75%, tienen áreas menores a 10.58

has.

La variabilidad de área de tacotal es relativamente baja si se le compara con el área de bosque

total, bosque primario y rastrojo. Sin embargo, aunque existe variabilidad, éstas tienen una

magnitud mínima respecto a los otros tipos cobertura. (Véase cuadro 42).

32


El Guasimito

La Toboba 1 y 2

Saslaysito

Martha Lorena 1 y 2

Montes de Oro

Aza Central

El Guasimo

Azadin

Uly Central

El Bambú

Área (Ha)

Los productores con mayores coberturas de tacotales en sus unidades de producción se

encuentran en las comunidades: El Bambú (27.3%), El Guasimito (14.5%), Aza Central

(10.9%), La Toboba, Marta Lorena y El Dorado con (9.1%), respectivamente. Entre las que

menos áreas de tacotales reportaron esta: Saslaysito y El Guásimo (7.3%), Montes de Oro

(3.6%) y Uly (1.8). Estos resultados últimos son paradójicos, Uly por ejemplo, es la

comunidad con menos cobertura vegetal, pero además aparece con menos áreas de tacotales.

Esto quizás se deba a que su área esta destinada en su mayoría a la agricultura o a la ganadería.

700

600

500

400

300

200

100

0

Hace

Actual

5 años

Comunidades

Gráfico 13 . Comportamiento de las areas boscosas por comunidad

En los talleres los lideres de las comunidades expresaron que el bosque hace cinco años en las

diez comunidad era de 1629.186 Has, actualmente existen 1388.6027 Has, esto representa una

reducción del 14.77% del área boscosa.

Especies predominantes en la fincas de la parte media de la sub cuenca Ulí, 2012.

Especie maderable predominante

De 274 productores 112 brindaron información sobre esta variable, ello implica un porcentaje

válido de 40.9%. Las especies maderables más frecuentes están: Cedro Macho (10.7%)

Carapa guianensis, Níspero Manilkara achras (7.7%), María Calophyllum brasiliense

(6.0%), Laurel Cordia alliodora (5.8%), Caoba Swietenia macrophylla (3.1%), Bálsamo

Myroxylon balsamum (2.6%), Cedro real Cedrela odorata (2.0%) y Ojoche (1.5%)

Brosimum terrabanum .

33


Especie no maderable predominante

Las especies maderables más frecuentes están: Come negro (15%) Dialium guianensis, Ceiba

Ceiba pentandra (L.) (2.7%), Majagüe Hibiscus elatus Sw (2.0%), Guásimo Guazuma

ulmifolia (1.9%), Ojoche Brosimum alicastrum (1.2%), Níspero Manilkara achras (1.1%).

Especie energética predominante

En orden de su importancia de la especie para los productores, mencionaron las siguientes: La

guaba, en forma única la refirieron el 5.8%, y en asocio con otras especies, el 19.2%. Estas

otras especies son carao Cassia grandis, acacia Cassia sp, Chaperno Albizia adinocephala

(Donn. Sm.), guásimo Guazuma ulmifolia, Chilamate Ficus insipida, cola de pava Cupania

cinerea, kerosín Tetragastris panamensis (Engler) O. Kze , Roble o macuelí Tabebuia rosea

(Bertol.) DC 1, nancite Byrsonima crassifolia (L.) D.C., guayaba Psidium guajava, ocotillo

Fouquieria splendens, níspero Manilkara achras y laurel Cordia alliodora.

El guásimo Guazuma ulmifolia, en forma única fue citado por el 2.9%, pero en asocio con

otras especies como carao Cassia grandis, Roble o macueli Tabebuia rosea (Bertol.) DC 1,

guaba Inga sp, Chaperno Aspidosperma megalocarpon, kerosin Tetragastris panamensis

(Engler) O. Kze, mangle Laguncularia racemosa, jobo Spondias mombin L., ojoche

Brosimum alicastrum y zapotillo Pouteria sapota, representa el 10.7%.

El kerosín Tetragastris panamensis (Engler) O como única especie fue mencionado por el

1.1% de los productores, sin embargo, en asocio con otras especies fue señalado por 6.1%. Las

otras especies en orden secundario para los comunitarios son: cacahuillo Virola sp., cachito

Stemmademia obovata, Yayo o cuscano Ampelocera hottlei, guaba Inga sp, nancite

Byrsonima crassifolia (L.) D.C, níspero Manilkara achras, ojoche Brosimum alicastrum y

manga larga Vochysia ferruginea.

El cuscano fue otra especie muy reportada, 5.3%, esta especie esta generalmente dispersa con

otras especies como guaba Inga sp., guásimo Guazuma ulmifolia, guayaba Psidium guajava,

kerosín Tetragastris panamensis (Engler) O. Kze, ojoche Brosimum alicastrum y zapotillo

Pouteria sapota.

Otras especies que fueron mencionadas por los comunitarios son: la varía negra calophylum

brasiliense, tabacón Triplaris melaenodendron, jagua Genipa americana, come negro

Dialium guianensis y aguacate canelo Nectandra reticulata.

Principales usos del bosque, especialmente, las especies no maderables.

Uso directo principal de las especies no maderables del bosque

El mayor uso directo que le dan a las especies no maderable es: madera de construcción

(21.6%), leña y postes (20.8%) y postes y madera de construcción (19.2%). En resumen, el

uso directo frecuente generalizado en la parte media de la sub cuenca Uly es madera de

construcción con un 43.2%.

34


La comunidad que menos usos directos reportó fue la Uly, esto se debe que esta comunidad

reporto la menor cobertura vegetal, tanto en bosque primario, rastrojo y tacotales.

Cuadro 9. Uso directo principal de las especies no maderables del bosque.

Comunidad

Uso directo El La

Martha Montes Aza El El Uly El

guasimito toboba Saslaysito Lorena de Oro central guásimo Dorado central bambú Total

Postes 4 5 1 2 1 6 19

Madera de 6 3 3 1 3 2 4 5 27

construcción

Postes y madera de 3 4 3 3 4 2 4 1 24

construcción

Leña y postes 1 2 2 5 4 7 5 26

Conservación y madera

2 2

de construcción

Poste y cerca viva 1 1

Alimento y leña 1 1 2

Conservación 3 1 2 1 7

Leña 4 6 2 3 1 16

Madera de construcción

y Ebanistería

1 1

Total 15 16 6 12 15 14 14 19 1 13 125

Uso indirecto principal de las especies no maderables del bosque

El mayor uso indirecto que le dan a las especies no maderable es: conservación del agua

(98.3%) y el resto de uso, restauración de suelo y protección de fauna se distribuyen en forma

equitativa.

La comunidad que menos usos indirectos reportó fue la Saslaysito (5.2%). De ahí, los

comunitarios de la parte media de sub cuenca Ulí, indirectamente muestran su preocupación

por el recurso agua. La comunidad El Dorado, reporto 17.7% en función del uso de

conservación del recurso agua con respecto a las demás comunidades es el porcentaje mas

alto, pues El Bambú refirió (13.3%), El guasimito, La Toboba y Aza Central (11.5%

respectivamente), Montes de Oro (10.6%) y Martha Lorena (8.8%).

¿Cultiva especies arbóreas?

El 81.3% de los comunitarios de esta zona dijeron explícitamente no sembrar especies

arbóreas, sin embargo, hay otro porcentaje (12.0%) que no brindaron información al respecto,

es de suponer que tampoco consideran relevantes, por el momento, cultivar estas especies.

Todas las comunidades visitadas durante este estudio, sus comunitarios expresaron sembrar

especies arbóreas, aunque en un porcentaje muy bajo (18.7%) respecto de los que brindaron

información alguna, pero en sentido general esto representa solo el 16.4%. Del cuadro

siguiente se nota que la comunidad que más comunitarios cultivan especies arbóreas es El

Bambú (28.9%) y la comunidad en la dijeron no sembrar especies arbóreas es Saslaysito.

35


Propietarios que cultivan especies arbóreas, parte media de la sub cuenca Uly, 2012

El cultivo de las especies arbóreas no es común entre los propietarios de las comunidades de la

parte media de la sub cuenca, pues solo el 18.7% de 241 encuestados, dijeron sembrar arboles,

y este resultado fue consistente en la comunidad el Bambú (28.9% con respecto de los que

dijeron sembrar árboles), el resto de las comunidades la siembra de arboles son demasiados

pocos, y casi nulos al respecto. ¿Tiene que ver la educación con esta actitud?, en este estudio

los resultados no son concluyentes.

En general, la educación se ve como un factor clave para la reforestación y el manejo

sostenible de los bosques (Guevara 1999). Estudios empíricos también demuestran una

relación positiva entre la educación y la reforestación (Jickling y White 1995, Tracher et al,

1997) citado por (CATIE, 2004)

Por otra parte, la disponibilidad de mano de obra es un factor determinante en la siembra de

árboles (Íbid.).

Según la literatura, los factores económicos son de suma importancia para la reforestación. La

inversión inicial es cara, los prestamos son difíciles de conseguir y larga espera para cosechar

y obtener ingresos son factores que limitan el entusiasmo por sembrar arboles. A pesar de,

estar consciente de la importancia ecológica de los arboles, de su potencial económico y de

otras ventajas.

En conclusión, el factor humano en este sentido, ha recibido menos atención de la que se

merece. Por eso en este estudio, y en este tópico específicamente, se incluyen fuentes

especulativa y teóricas

¿Que especies vegetales son las que cultivan?

Entre los comunitarios, un 15.3%, siembra especies vegetales y entre las que más cultivan

están: Caoba Swietenia macrophylla King (7.1%), esta especie para su correcto desarrollo

debe estar asociadas con otras especies para el camuflaje frente a la Hypsipyla grandella. Las

especies que los comunitarios asocian con la caoba son: Cedro macho Carapa guianensis,

Cedro real Cedrela odorata L, Guapinol Hymenaea courbaril, Genízaro o Cenizaro Samanea

saman (Jacq.) Merr, Leche maría Calophyllum brasiliense, Leucaena Leucaena leucocephala

(Lam.) de Wit. y Guaba extranjera Inga sp.

Otra especie cultivada es el Cedro real (4.2%), los comunitarios la asocian con otras especies

como Caoba Swietenia macrophylla King, Genízaro o Cenizaro Samanea saman (Jacq.) Merr,

Laurel negro Cordia alliodora, Cedro macho Carapa guianensis, Guapinol Hymenaea

courbaril, Madero negro Gliricidia sepium, Cítricos, Guaba Inga sp y Nancite Byrsonima

crassifolia (L.) D.C.

Una tercer especie sobresaliente es la Naranja Citrus sinensis (L.) Osbeck (2.6%) esta especie

en su mayoría esta asociada a especies frutales, Mandarina Citrus nobilis , Coco Cocos

nucifera , Mango Mangifera indica L , Sonzapote Licania platypus , Pera Pyrus Communis. L,

36


Mamón Melicoccus bijugatus, Aguacate Persea americana mill y Cedro real Cedrela

odorata.

Existen otras especies que los comunitarios dicen cultivar como Níspero Manilkara achras y

Roble o Macuelí Tabebuia rosea (Bertol.) DC 1. En general, las especies más cultivas son la

Caoba Swietenia macrophylla King y el Cedro real Cedrela odorata.

Tipo de especies arbóreas más cultivadas

Entre los comunitarios que siembran especies vegetales el 15.3%, cultiva especies dentro de

las siguientes clasificaciones: maderables (64.3%), no maderables (11.9%), Energética (4.8%),

Maderables y energéticas (2.4%), Frutales (11.9%) y maderables y frutales (4.8%). Las

especies maderables de alguna manera representan un incentivos de futuro para los

comunitarios, su alto porcentaje relativo, enfatiza en estas especies un bien con alto valor

económico potencial. Este porcentaje respecto del general, representa la opinión de solo el

9.9% de los comunitarios encuestados.

Cuadro 10. Tipo de especies arbóreas, parte media de la sub cuenca Uly, 2012

Comunidad

Tipo de especies arbóreas más cultivadas

Maderables y Maderables

Maderables No maderables Energética Energéticas Frutales y Frutales Total

El guasimito 4 2 6

La toboba 2 2

Martha Lorena 1 3 1 5

Montes de Oro 5 5

Aza central 2 1 2 1 6

El guásimo 3 1 4

El Dorado 2 2

Uly central 1 1

El bambú 11 11

Total 27 5 2 1 5 2 42

Entre los comunitarios que se destacaron según su comunidad al referirse a especies

maderables esta El Bambú, del 64.3% citado en el párrafo anterior, el 26.2% corresponden a

esta comunidad.

¿Por qué cultiva especies arbóreas?

El 16.1% de los comunitarios brindaron la siguiente información: la finalidad de sembrar

especies arbóreas es la reforestación (41.0%) con especies que sirvan para la construcción,

aunque otros los hacen porque ven la necesidad de reforestar las áreas degradadas de bosques

en su comunidad y especialmente en su finca. Otros comunitarios siembras árboles con fines

maderables (15.9%), consumo y conservación con (13.6%) respectivamente. Porcentajes

iguales a 2.3%, están referidos a protección de agua, postes y leña, consumo y comercio,

cercas vivas y madera de construcción.

37


Este cuadro demuestra la clara intencionalidad de la siembra de arboles en las comunidades,

cuando un comunitario decide cultivar una determinada especie arbórea, es porque, lo

considera un “bien” con potencial económico, más que un “servicio ambiental” que ejercen la

interacción sinérgica de los diferentes componentes de un área reforestada. Al respecto, el

servicio ambiental mas reconocido por los comunitarios es la de protección y conservación del

agua.

Cuadro 11. Finalidad del cultivo de especies arbóreas

Comunidad

Finalidad El La Martha Montes Aza El El Uly El

guasimito toboba Lorena de Oro central guásimo Dorado central bambú Total

Madera 2 2 2 1 7

Conservación 1 2 1 2 6

Protección del

1 1

agua

Reforestación a 1 1 2 5 9

voluntad

Reforestación y 1 2 2 4 9

Construcción

Postes y leña 1 1

Comercio 2 2

Consumo 1 1 3 1 6

Consumo y

1 1

Comercio

Cercas Vivas 1 1

1 1

Consumo y Madera

de construcción

Total 6 2 5 5 6 4 2 2 12 44

Los productores donde realizan más actividades de repoblación forestal están El Bambú, Aza

Central y El Guasimito. La comunidad El Bambú, su finalidad de cultivar especies arbóreas es

la reforestación.

Actividades para el control de plagas y enfermedades en las especies arbóreas

El 9.1% de los comunitarios, sobre las actividades que los comunitarios realizan para el

control de plagas y enfermedades enfatizaron, fumigación (40.0%), manejo mecánico (32.0%)

y el resto no aplica ninguna actividad al respecto (28.0%).

El Guasimito es la comunidad donde la siembra de árboles no reciben tratamiento alguno con

fines fitosanitarios. En otro sentido, la comunidad que aplica manejo a sus plantaciones es El

Guásimo con la Fumigación (16.0%), Aza Central y Montes de Oro, comparten este tipo de

actividad con 12.0% respectivamente.

En cuanto al Manejo mecánico, se destacan la comunidades Marta Lorena (12.0%) y El

Dorado (8.0%)

38


La comunidad El Bambú se ha destacado en la información previa, por la reforestación, sin

embargo, las plantaciones no reciben control fitosanitario alguno. En este caso, el esfuerzo

debe ser maximizado con buenas prácticas de control de plagas y enfermedades para que la

reforestación sea un éxito y para que las especies se desarrollen adecuadamente y cumplan con

la finalidad de aprovecharlas como madera de construcción (Véase el cuadro 47).

Cuadro 12. Control de plagas y enfermedades en las especies arbóreas

Agua.

Comunidad

Control de plagas y enfermedades Total

Nada Manejo mecánico Fumigación

El guasimito 5 1 6

Martha Lorena 1 3 4

Montes de Oro 3 3

Aza central 1 1 3 5

El guásimo 4 4

El Dorado 2 2

El bambú 1 1

Total 7 8 10 25

Fuente de agua de mayor uso para consumo doméstico

El recurso agua, es indispensable en el desarrollo social de una comunidad y la vida misma.

En la parte media de la sub cuenca, el 98.9% de 274 encuestados obtienen el agua para

consumo doméstico de vertiente natural (28.4%), de pozos excavados el (26.9%), quebradas

(riachuelos), el (25.1%) de río el (10.0%), de mini acueducto por gravedad el (9.2%) y de

lluvia (0.4%).

La mayoría de los comunitarios dependen del agua superficial para uso domestico (ver cuadro

51), este tipo de fuente puede constituir una fuente de enfermedades de origen gastro entéricas

si no reciben tratamiento alguno, pues las aguas superficiales, en general presentan ciertos

niveles de contaminación dado a su exposición al ambiente abierto y en época lluviosa reciben

residuos que son transportados por las escorrentías, mas aun cuando la cultura de la gente es

usar los drenajes naturales como un medio para deshacerse de la basura y otros desechos

domesticos.

39


Cuadro 13. Fuente de agua de mayor uso para consumo doméstico

Fuente de agua de mayor uso para consumo doméstico

Comunidad Vertiente Mini acueducto

natural por gravedad Lluvia Río Quebrada Pozo Total

El guasimito 6 3 7 10 26

La toboba 4 6 1 6 5 22

Saslaysito 3 1 1 8 2 15

Martha Lorena 9 2 9 4 24

Montes de Oro 10 5 1 5 9 30

Aza central 15 3 3 11 10 42

El guásimo 9 3 9 2 23

El Dorado 10 1 8 8 10 37

Uly central 5 1 5 11 22

El bambú 6 9 5 10 30

Total 77 25 1 27 68 73 271

Fuente de agua de mayor uso para consumo agropecuario

La producción agropecuaria demanda gran cantidad de agua para lograr una alta

productividad, aunque en esta zona no aplican riego a los cultivos, éstos dependen de las

lluvias y demás condiciones edafoclimáticas de la zona, por tal razón, la producción agrícola

es de alto riesgo.

En el caso de la parte pecuaria el 76.3% de 274 encuestados el agua es obtenida el 95.6% de

Ríos y Quebradas, el 2.4% de vertiente natural, el 1.4% de mini acueducto por gravedad y el

1.0% de pozos excavados.

Los animales no lactantes requieren alrededor de 3 litros de agua por kg de materia seca

ingerida, mientras que animales lactantes ingieren adicionalmente entre 2 y 4 litros de agua

por litro de leche producido; estos valores dependen de la temperatura ambiente (Conrad,

citado por Bartaburu, 2001). Cuando la temperatura ambiente llega a valores de 37,8º C, el

consumo de agua se eleva a 15,6 litros/kg de materia seca consumida (Bartaburu, 2001).

(Moreno & Molina, 2007)

Cuadro 14. Requerimiento de agua.

Categoría

Consumo 10ºC 20ºC 32ºC

Materia seca (Kg)

Ternera 90 Kg 3 10 11 15

Vaquilla 270 Kg 8 26 37 45

Vaca Seca 600 Kg 13 45 58 70

Vaca produciendo 18 litros / día 16 66 79 92

Vaca produciendo 30 litros/día 20 89 100 115

Fuente: Harris y Van Horne (1991), citados por Bartaburu (2002).

40


El agua que consumirán los animales se puede estimar con algún nivel de precisión, con base

en datos conocidos: producción de leche, consumo de materia seca, contenido de sodio en la

dieta y la temperatura ambiente. Como lo indica la fórmula:

Consumo agua (l/ an./ día) = 5.99 + 0.90 (PL) + 1.58 (CMS) + 0.05 (Na) + 1.20(T)

Donde:

PL: producción de leche (kg/día).

CMS: consumo de materia seca (kg/día).

Na: contenido de sodio de la dieta (g/día).

T: temperatura ambiente (º C)

Fuente: Adaptado de Beretta y col. (2004).

Todos los animales deben tener acceso a suficientes alimento y agua limpios, por lo que debe

haber procedimientos que aseguren la higiene de los sistemas de alimentación.

Contaminación de las aguas en la fincas

La exposición de los animales a que tomen el agua directamente de los ríos y quebradas, se

constituyen en una fuente potencial de contaminación para las mismas fuentes de agua.

El 98.5% de 274 encuestados y, de este conglomerado de comunitarios, el 19.6% expresó que

sus aguas muestran signos de contaminación alguna. La contaminación física (58.9%) esto se

refiere a la partículas disueltas en el agua que le confieren la turbidez, estas partículas tienen

diversas procedencias por lo que no necesariamente llegan libres de patógenos a las fuentes de

agua, contaminación bacteriológica (14.3%) y cuando residuos domésticos son tirados al

ambiente contienen residuos químicos o cuando se fumigan áreas productivas con estas

sustancias y éstos son arrastrados a las fuentes de agua se constituyen en fuentes potenciales

de contaminación química.

En realidad, los animales son susceptibles, sobre todo las crías, a diferentes contaminantes y

bacterias patogénicas, por lo que es imperativo manejar de manera higiénica los alimentos y el

agua para el ganado.

El 57.3% de 274 encuestados, generalmente no talan (68.8%), otros reforestan (22.9%) y no

aplican productos químicos cerca de las fuentes de agua (0.6%) y el resto dice reforestar y no

talar los árboles (7.6%)

Suelo.

Según estudio de análisis de cobertura del suelo en el 2005, el 83.2% de la Subcuenca estaba

bajo cobertura boscosa, de los cuales el 73.1% se encuentran dentro de la zona núcleo. Y del

resto de bosques que aún se encuentran en la zona de amortiguamiento (12,661 has), el 77.3%

se encuentra vedado por la franja de 10 km alrededor de la zona núcleo (según el Arto. 11 de

la Ley No. 647, Ley de reformas y adiciones a la Ley No. 217), refiriendo “… que únicamente

41


se permitirá el aprovechamiento forestal con fines domésticos no comerciales y para uso

exclusivo en el área”; quedando sin restricción aproximadamente unas 3,714 has (5.1%) de las

Subcuenca con bosques secundarios y de galería principalmente. (GTZ, s.f)

Análisis realizados sobre el cambio de uso de la tierra en la Subcuenca Uly entre el año 2000 y

el 2005, reflejan una pérdida de bosques de cerca de 2% anual, equivalente a unas 3.2 has por

día, cifras que se corresponden con el incremento de áreas agropecuarias y tacotales (GTZ,

s.f). La problemática radica en la paulatina reducción del área de bosque de la parte media y

baja de la Subcuenca, la contaminación de las fuentes de agua y la condición de pobreza

extrema que presentan las comunidades y afectan especialmente a las mujeres. Se debe a: (1)

el avance de la frontera agrícola, (2) la carencia de servicios básicos y falta de oportunidades

de desarrollo económico en las comunidades circunscritas y (3) la falta de la aplicación de las

leyes y normas correspondientes a la protección del medio ambiente y regularización de la

propiedad. (GTZ, s.f)

Según los lideres de la comunidad de la parte media de sub cuenca, en los últimos cinco años

existe una tasa de reducción de bosque de aproximadamente 2.9% anual, equivalente a 48 Has

al año, la razón, siguen siendo el incremento de las áreas agropecuarias y tacotales y un estilo

de producción tradicional de altos costos ambientales y económicos, sino veamos lo que

opinaron los comunitarios con respecto a cambios en la forma de producir en los últimos cinco

años.

Cambios en la forma de producir actualmente, respecto del pasado.

La cultura en la forma de producir esta arraigada en el estilo tradicional, del 94.9% de los

comunitarios, el 23.8% exteriorizó notar cambios en su forma de producir, por ejemplo,

implementan nuevas técnicas para agricultura (75.4%), manejo de pasturas (11.5%), practican

menos la agricultura migratoria (3.3%), hacen mayor uso de abonos orgánicos (3.3%),

implementa sistemas silvopastoriles (1.6%), aplica manejo integrado de plagas (1.6%), hace

quemas controladas (1.6%) e implementa nuevas técnicas en la parte agropecuaria (1.6%).

Empero, dos de cada diez productores resulta muy poco, pero alentador, son esfuerzos de unos

pocos productores y en áreas pequeñas de producción.

En otro sentido, el tamaño de la población se ve afectada por la natalidad, mortalidad,

inmigración y emigración; esto último, su dirección y cuantificación son relevantes en la

aceleración del crecimiento. Algo importante, relacionado con el uso del suelo es la cultura

productiva de esos flujos migratorios. Cuando un productor se mueve de un lugar a otro se

lleva consigo su propia forma de producir, si ésta no apropiada, su forma de producir

contribuye significativamente al cambio de uso del suelo y al deterioro de los mismos.

En el caso, de la parte media - baja de la sub cuenca, la mayor parte de sus habitantes son

originarios del pacífico, donde la cultura productiva es de altos costos ambientales, son

productores con tendencias ganaderas, pero de baja inversión. Esa cultura se replica en esta

zona y la reducción de las áreas de bosque es evidente, dado que, por su forma de desarrollar

la actividad con pastos de mala calidad, no resistentes a cambios climáticos y de baja

producción requieren de grandes áreas de tierra para alimentar a sus animales.

42


Los que no han hecho cambios en su forma de producir, ¿Por qué?

Las razones de los no cambios son más culturales que prácticos, el 71.5% comunitarios jefes

de familia externaron los siguiente: “así lo he hecho siempre” (73.0%), “falta de

financiamiento” (12.2%), “no es necesario” (6.1%), “no se otra manera de hacerlo” (3.6%),

“no hay incentivo” (3.1%) y “baja producción” (2.0%).

De los datos previos, se puede decir que, la tradición predomina en la forma de producir en la

mayoría de los comunitarios. Al respecto, es importante que las institución, organismos,

ONG,s y universidades aúnen esfuerzos en acompañamiento técnico agropecuario en estas

comunidades a fin de optimizar los pocos recursos naturales que se poseen en esta zona media

de la sub cuenca Uly.

Los cambios de rubros productivos, tienen que ver con una disminución del riesgo y una mejor

oferta económica para el productor, cosa que al parecer no ha cambiado mucho, pues, del

96.4% de los comunitario, el 19.7% dijo haber cambiado de rubro productivo en los últimos

cinco años.

El 84.3% de los comunitarios, refirieron las justificaciones siguientes independiente de ha

cambiado o no de rubro productivo: recursos económicos insuficientes (44.6%), rentabilidad

(26.4%), falta de interés (25.1%), factores climáticos y ambientales (1.3%), facilidades de

crédito y conocimiento por experiencia (0.9% respectivamente), capacitación que le ofrecen y

entrenamiento recibido (ambos con 0.4%).

Las justificaciones no son excluyentes y quizás tampoco exhaustivas, sin embargo, sigo

creyendo que la cultura orienta la forma de actuar en este sentido, por lo que, es importante

brindar nuevas orientaciones, capacitaciones que conduzcan a cambios actitudinales ante su

actual forma de producir y de ver al ambiente. Hasta el momento, se considera al ambiente

como el proveedor de materia prima en la producción, pero no como un proveedor que merece

cuido, protección y conservación para garantizar el desarrollo social sustentable.

Por su parte, los comunitarios que NO han cambiado de rubro productivo según ellos, es por

recursos económicos insuficientes (42.9%), falta de crédito, falta de interés (25.1%) y

rentabilidad (7.4%).

¿Cómo evidenciamos que nuestra forma de producir no es apropiada?

En el suelo, es el principal proveer de condiciones físicas, químicas y biológicas para el

desarrollo apropiado de los cultivos y de los animales, según los productores, el cien por

ciento de las unidades productivas presentan problemas de erosión.

43


Cuadro 15. Erosión actual en las fincas.

Síntomas de erosión

Erosión en la finca

Sí No Total

Sedimentos acumulados en las partes bajas 17 17

Evidencias de surcos sobre el suelo 1 1

Presencia de cárcavas 3 3

Baja productividad 2 2

Deslaves 62 1 63

Total 85 1 86

En relación con la valoración de los comunitarios del área en estudio el 28.5% expresaron que

las causas principales de los problemas de erosión en la finca se deben a la topografía (66.7%),

a la disminución de cobertura vegetal (14.1%), labranza excesiva (12.8%), forma inadecuada

de cultivar (5.1%) y la güirisería asociada con la topografía (1.3%).

En todo proceso de erosión existe un agente natural (factores edafoclimáticos) y uno

antropogénico (accionar del humano). Este último, crea las condiciones favorables (quita la

cobertura vegetal) para que el proceso erosivo se lleve a cabo en forma acelerada, la topografía

a como lo señalan los comunitarios, es una condicionante natural que influye sustancialmente

en el proceso erosivo, sin embargo, el accionar humano puede reorientarse hacia prácticas

productivas con ciencia y conciencia para lograr usos y manejos apropiados del suelo, de

modo que, las consecuencias de las actividades productivas relacionadas a proceso erosivos, se

minimizan. Todo depende de la forma de trabajar el recurso suelo, “lo matamos o lo ayudamos

a vivir”.

La calidad de los suelos es algo fundamental para garantizar la optimización en las cosechas

sin recurrir a sustancias químicas industrializadas. Ante la problemática de erosión de suelos

son pocos los comunitarios (25%) que realizan esfuerzos para mitigar dichos procesos

erosivos, como realizar prácticas de conservación de suelo (1.5%), implementar abonos verdes

(83.8%), reforestar 2.9%), otros combinan abonos verdes y reforestación (11.8%). Estos

esfuerzos son aislados y esporádicos en toda la parte media – baja de la sub cuenca.

Las consecuencias del estilo de trabajar la tierra, con

una cultura de sol, sin cobertura vegetal que actúe como

filtro natural ambiental eficiente, es que nos

enfrentamos a eventos inesperados como los ocurridos

el 22 de diciembre del 2011 en la Región Autónoma del

Atlántico Norte, RAAN, en Siuna, al menos unos 26

metros de la parte media del puente Wany, fue

destruido por la fuerte corriente, en Rosita, la crecida

del río Bambana, obligó a varias familias a salir de sus

viviendas, en Bonanza, la presa Siempre Viva rebasó su

capacidad y causó inundaciones en Vesubio (Artola, 2011)

44


Lluvias incesantes

El agua es importante en todos los procesos productivos especialmente agronómicos, pero

especialmente distribuidas regularmente, sin embargo, cuando las precipitaciones son

cuantiosas e intensas, afectan las producciones y las infraestructuras existentes. En la fecha

citada en ocho horas se precipitaran 102 milímetros de agua, mientras que, registros históricos,

para esta fecha se precipitan no más de 20 ó 30 milímetros.

Estragos agrícolas.

Las lluvias afectaron a 139 agricultores de 15 comunidades de Siuna. También resultaron

arrasadas 221.25 manzanas de frijoles; 106.87 manzanas de maíz y daños en plantaciones de

cacao, sandía, yuca, quequisque, bananos y plátanos.

Ecosistemas

El mal uso de los suelos, la deforestación y la contaminación, tanto por desechos sólido como

líquidos provocan el aumento de la vulnerabilidad ambiental y, por ende, la reducción de la

sostenibilidad en las inversiones sociales y económicas, vinculándose estrechamente con la

vulnerabilidad social.

El nivel de pobreza en la zona en estudio parece aumentar los problemas ambientales, ya que,

que la población se ve obligada a agotar los recursos naturales para sobrevivir y que esta

degradación del medio los empobrece aún más. De esta manera, a como lo señala La Guía

agropecuaria (2010) la pobreza y el medio ambiente están atrapados en una espiral

descendente, en la cual la degradación de recursos del pasado, profundiza la pobreza de hoy, y

merma las posibilidades para la restauración de la base de recursos agrícolas y su ambiente.

45


5.3.Aspectos económicos

Cuadro 16. Actividad principal agrupados por Comunidad sub cuenca uly, 2012.

Comunidad

El La

Martha Montes Aza El El Uly El

Actividad principal

guasimito toboba Saslaysito Lorena de Oro central guásimo Dorado central bambú

% % % % % % % % % %

Agricultura 76.9 90.5 93.8 96.0 73.3 85.7 87.0 75.0 77.3 67.7

Ganadería 3.8 2.4 5.6 9.1

Comercio de bovino 3.3 .0

Comercio de granos

2.4

básicos

Jornalero 15.4 4.3

No trabaja ya 3.2

Agricultura y 3.8 4.8 13.3 2.4 2.8 9.7

ganadería

Ama de casa 4.0 8.3

Agricultura y

5.6

Guirisería

Pastor 4.8 6.3 3.3 8.7 2.8 3.2

Político 2.4 3.2

Maestro 2.4 12.9

Sastrería 2.4 9.1

Guirisería 6.7 4.5

Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0

Las principales actividades económicas en la subcuenca son la ganadería y el cultivo de granos

básicos (arroz, frijoles y maíz) para el consumo local; a menor escala se produce musáceas,

tubérculos, cítricos y muy limitadamente las hortalizas; todos sirven como dieta

complementaria local. En los municipios de Bonanza y Siuna la güirisería es la principal

actividad productiva, sin embargo, en la subcuenca se realiza en baja escala. (GTZ, s.f.) Citado

por Toval (2009)

Las comunidades de la parte media de la sub cuenca Uly destacan como actividad principal la

agricultura (81.3%) y las comunidades que sobresalen están Aza Central (17.3%), El Dorado

(12.2%) y Marta Lorena (10.9%). Sin embargo, existe otro conglomerado que expresan ser

agricultores y ganaderos al mismo tiempo (4.1%) y su tendencia esta más orientada en las

comunidades de Montes de Oro y el Bambú. El resto de actividades se desarrollan en forma

similar en el resto de comunidades, estas actividades son: La ganadería, comercio de bovino,

comercio de granos básico, agricultura y güirisería, maestro, sastrería, güirisería, político,

pastor, ama de casa, le trabaja a otro o simplemente ya no trabaja.

Los principales cultivos que desarrollan los agricultores de esta área tenemos: maíz, arroz,

ganadería, musáceas, granos básicos, granos básicos y cacao, tubérculos, granos básicos y

tubérculos, granos básicos y ganadería, jornalero, granos y hortalizas.

46


Cuadro 17. Principales cultivos en la finca agrupados por Comunidad sub cuenca Uly, 2012.

Principales cultivos

El

guasimito

%

La

toboba

%

Saslaysito

%

Martha

Lorena

%

Comunidad

Montes

de Oro %

Aza

central

%

Maíz 100.0

El

guásimo

%

El Dorado

%

Uly

central

%

El

bambú

%

Arroz 100.0

Ganadería 60.0 40.0

Musáceas 100.0

Granos Básicos 4.5 4.5 15.2 3.0 4.5 24.2 6.1 7.6 12.1 18.2

G. Básicos y Cacao 15.4 7.7 38.5 23.1 15.4

Tubérculos 100.0

G. Básicos y Musáceas 6.3 12.5 6.3 21.9 6.3 6.3 15.6 25.0

G. Básicos, Tubérculos 10.3 6.9 1.1 16.1 17.2 10.3 8.0 12.6 6.9 10.3

G. Básicos, Ganadería 5.4 24.3 2.7 2.7 10.8 21.6 5.4 8.1 2.7 16.2

Jornalero 100.0

G. Básicos, Hortalizas 20.0 60.0 20.0

22 22 15 24 27 41 22 33 20 27

Total

8.7% 8.7% 5.9% 9.5% 10.7% 16.2% 8.7% 13.0% 7.9% 10.7%

En el cuadro 11 los porcentajes totales los representan las filas y los segmentos de análisis por columnas. Entre los cultivos que se

destacan en las comunidades en la parte media – baja de la sub cuenca están: los granos básicos y tubérculos (34.4%) y las

comunidades que más sobresalen son Montes de Oro (17.2%) y Marta Lorena (16.1%) y El Dorado (12.6%).

En el contexto general, del área en estudio, el 94.9% cultiva granos básicos, aunque de éstos el 68.8% no solo se dedica a ello, sino que

cultiva otros rubros como el cacao en Aza Central y El Guásimo, musáceas en El Dorado y Marta Lorena, tubérculos en Montes de

Oro y Marta Lorena, ganadería en la Toboba y Aza Central y, hortalizas en Montes de Oro. Estos cultivos son sembrados en parcelas

distintas y no asociados como los sistemas agroforestales.

47


Los cultivos Maíz y Arroz, son cultivos que no son priorizados como el rubro que caracteriza

al productor, sino que son cultivos de subsistencia en la mayoría de los casos, excepto, las

comunidades de Aza Central hay un productor que tiene al maíz como su rubro principal y Uly

Central, tres productores, se destacan como arroceros.

Los granos básicos son cultivos de altos riesgos y las variaciones climáticas actuales

incrementan esos riesgos especialmente si se dedica a un cultivo único (monocultivo). De ahí

que, la mayoría de comunitarios dedica parcelas dentro de la misma finca a cultivos de ciclo

corto con otros de ciclos anuales o semi perennes como estrategia para reducir los riesgos en

las producciones.

Los estilos de producción de los productores en la parte media son tradicionales, y gira en

torno a dos elementos: Autoconsumo y Subsistencia y, la economía la combinan con la

agricultura y otras actividades que generan recursos por medio de la venta de los mismos,

como es el caso de ganado mayor y menor.

Aunque se carece de un estudio técnico de una valoración económica de los recursos

existentes y las potencialidades en los territorios, es evidente que la zona cuenta con los

recursos importantes para el desarrollo interno de las comunidades asentadas en la sub cuenca,

pero es necesario generar conocimiento fehaciente sobre la riqueza natural existente y las

formas apropiadas de conservarlas y de hacer uso óptimo de la misma.

De lo anterior, se deduce que, la economía de la cuenca depende básicamente de la agricultura,

aunque una gran parte del área de la cuenca esta dedicada al pastoreo de ganado con poca

demanda en mano de obra (actividad ganadera tradicional).

Frijol de primera.

Cuadro 18. Área de frijol de primera (Ha) por Comunidad, parte media de la sub cuenca

Uly, 2012.

Comunidad

Área

El La

Martha Montes Aza El El Uly El

(Ha)

guasimito toboba Saslaysito Lorena de Oro central guásimo Dorado central bambú Total

0.09 1 1 1 3

0.18 2 1 2 3 1 2 1 4 16

0.35 2 2 1 2 2 1 1 3 2 5 21

0.53 1 1

0.70 5 9 2 1 3 1 2 4 2 8 37

1.05 1 1

1.41 1 2 1 2 2 8

2.11 1 1 2

3.51 1 1

Total 12 14 4 6 8 6 3 10 7 20 90

48


En la parte media –a baja tres de cada 10 productores, dedican espacio para el cultivo de frijol

de primera. Sin embargo, las áreas cultivas son relativamente pocas y oscila entre 0.09 a 3.5

hectáreas, siendo las áreas predominantes 0.70 hectáreas (41.1%), 0.35 hectáreas (23.3%) y

0.18 hectáreas (17.8%). La Toboba y El Bambú son las comunidades que se caracterizan por

utilizar áreas de 0.70 hectáreas, un área equivalente a una manzana.

Cuadro 19. Frijol de primera (qq/Ha) agrupados por Comunidad

Comunidad

Producción

El La

Martha Montes Aza El El Uly El

(qq/Ha)

guasimito toboba Saslaysito Lorena de Oro central guásimo Dorado central bambú Total

Menor que 2.514 10 12 20 22 37 20 27 18 12 192

De 2.5 a 5 1 1 1 3

De 5 a 10 2 1 2 1 1 2 1 5 15

De 10 a 15 5 4 2 1 2 2 1 3 5 25

De 15 a 20 1 1 1 1 1 2 1 3 11

De 20 a 25 0 1 2 4 1 1 2 2 13

De 25 a 30 2 1 1 1 3 8

De 35 a 40 0 1 1 2

Mayor que 40 1 2 1 1 5

Total 26 22 16 25 30 42 23 37 22 31 274

Con respecto a este cultivo, el 32.8% comunitarios siembran este cultivo en el ciclo de

primera, que en términos productivos oscilan entre 0.09 a 3.5 quintales por hectáreas, de ellos,

el 37.8% producen 0.70 quintales por hectáreas, el 23.3%, 0.35 quintales por hectáreas y

17.8%, 0.18 quintales por hectáreas.

En forma categorizada siete de cada diez comunitarios (70.1%) obtienen una producción de

frijol menor o igual a 2.5 quintales, especialmente las comunidades de Aza central (19.3%), El

Dorado (14.1%) y Montes de Oro (11.5%), entre otros.

En otro sentido, aproximadamente uno de cada diez productores (9.1%) obtienen cosechas

entre 10 y 15 quintales por hectárea de frijoles en el ciclo de primera especialmente en las

comunidades de El Guasimito (20%), El Bambú (20%) y la Toboba (16%).

En sentido general, el 5.5% producen entre 5 y 10 quintales por hectáreas, 4.7% entre 20 y 25

quintales por hectáreas, el 4.0% entre 15 y 20 quintales por hectáreas. Aunque el 1.8% de

comunitarios producen más de 40 quintales por hectáreas de frijol durante este ciclo

productivo. Estos productores están en la comunidad La Toboba, El Guasimito, El Guásimo y

El Bambú. Generalmente, la degradación de los suelos y la incidencia de plagas en el lugar

son eventos determinantes en la producción. En las comunidades de El Bambú, El Dorado y

Montes de Oro es donde los productores mencionaron la fertilización como una actividad

previa a la producción. La plaga de la Babosa una vez que llega a un lugar, es difícil de

controlar, dado que ella de miles de huevecillos que cuando emergen condiciones ambientales

favorables se reproducen con facilidad.

49


Frijol de postrera.

Áreas de Frijol de postrera (Has).

Aproximadamente, cuatro de cada diez (39.4%) comunitarios siembran frijol de postrera en

áreas destinadas a este cultivo que oscilan entre 0.04 a 7 hectáreas, de éstos, el 32.4% cultivan

0.35 hectáreas, el 30.6% cultivan en 0.70% hectáreas y 23.1%, 0.18 hectáreas.

Cuadro 20. Área cultiva de frijol de postrera (Ha) por comunidad, parte media de la sub

cuenca Uly, 2012.

Comunidad

Área

El La

Martha Montes Aza El El Uly El

(Ha)

guasimito toboba Saslaysito Lorena de Oro central guásimo Dorado central bambú Total

0.04 1 1

0.18 1 6 4 3 2 6 1 2 25

0.35 4 1 3 5 5 4 5 4 4 35

0.53 1 1 2

0.70 4 2 4 5 1 6 4 2 5 33

1.05 1 1 1 3

1.23 1 1

1.41 1 1 1 1 4

2.11 3 3

7.03 1 1

Total 10 4 1 15 14 10 12 18 8 16 108

A nivel de la parte media – baja de la sub cuenca, además de los datos anteriores, el 5.8%

cultiva en áreas entre 5 y 10 hectáreas, 5.8% entre 20 y 25 hectáreas, el 4.7% entre 15 y 20

hectáreas y, el 4.4%, entre 25 y 30 hectáreas. El 1.5% de comunitarios cultiva áreas mayores a

45 hectáreas de frijol durante este ciclo productivo llegando a áreas hasta de 90 hectáreas.

Estos productores están en la comunidad El Bambú, El Guasimito y Marta Lorena.

50


Cuadro 21. Frijol de postrera (qq/Ha) agrupados por Comunidad

Comunidad

Producción

El La

Martha Montes Aza El El Uly El

(qq/Ha)

guasimito toboba Saslaysito Lorena de Oro central guásimo Dorado central bambú Total

Menor que 3 17 17 15 12 16 33 11 19 17 15 172

De 3 a 5 1 3 4

De 5 a 10 1 1 5 1 3 1 3 1 16

De 10 a 15 5 1 1 7 3 4 3 2 4 30

De 15 a 20 3 1 2 4 3 13

De 20 a 25 2 2 4 2 3 1 1 1 16

De 25 a 30 2 1 2 2 1 1 3 12

De 30 a 35 1 1 2

De 35 a 40 2 2

De 40 a 45 1 2 3

De 45 a 50 1 1

De 50 a 60 1 1

De 60 a 70 1 1

De 80 a 90 1 1

Total 26 22 16 25 30 42 23 37 22 31 274

En forma categorizada, el 62.8% de los encuestados producen frijol de postrera con un

promedio de 3 quintales por hectáreas, especialmente las comunidades de Aza central (19.2%)

correspondiente a esta categoría y El Dorado (11.1%), entre otros.

El 10.9% de los productores obtienen entre 10 y 15 quintales por hectáreas de frijol en el ciclo

de postrera y, las comunidades destacadas en esta categoría son: Montes de Oro (23.3%), El

Guasimito (16.7%), El Bambú (13.3%) y El Guásimo (13.3%).

Los resultados ponen en evidencia la baja productividad de este rubro, las razones son

diversas, desde la productividad misma de los suelos, cambio climático y su consecuente

presencia de plagas y enfermedades en el cultivo. Esto puede ser una de las razones por la que

los comunitarios cultivas áreas pequeñas de frijol.

Frijol de apante.

Área (Ha).

Con respecto al cultivo de frijol de apante, 104 comunitarios no emitieron información al

respecto o simplemente no se dedica a este cultivo en este ciclo. Ciento setenta (62.0%)

siembran frijol de postrera, y en términos de área oscilan entre 0.18 a 17 hectáreas, de ellos, el

42.4% cultivan áreas de 0.70 hectáreas, el 16.5% áreas de 0.35% hectáreas y 15.9%, áreas de

1.41 hectáreas, equivalente a dos manzana.

Las comunidades sobresalientes en cuanto a área predominante (0.70Has) están: Montes de

Oro (23.6%) y Aza Central (16.7%).

51


Cuadro 22. Área de cultivo de frijol de apante, parte media de la sub cuenca Uly, 2012

Comunidad

Área

El La

Martha Montes de Aza El El Uly El

(Ha)

guasimito toboba Saslaysito Lorena Oro central guásimo Dorado central bambú Total

0.18 1 2 1 2 3 9

0.35 2 2 2 2 4 3 2 6 3 2 28

0.53 0 1 1 2

0.70 5 5 5 4 17 12 8 6 4 6 72

1.05 0 1 6 2 3 12

1.41 1 5 1 3 1 10 5 1 27

1.76 0 1 1

2.10 0 1 1

2.11 1 1 1 1 1 3 1 1 10

2.46 0 1 1

2.81 0 1 1 2

4.22 0 1 1 2

4.92 0 1 1

5.62 0 1 1

17.08 0 1 1

Total 10 13 11 20 26 33 20 15 9 13 170

El número de productores que cultivan frijoles en la parte media de la sub cuenca, es selectivo

en cuanto al ciclo productivo. El ciclo de apante es más atractivo para estos productores y se

debe a que de una manera prevén mejor las condiciones climáticas y ello favorece una mejor

producción, mayor área destinada al cultivo y mayor número de productores. En el ciclo de

primera el área cultivada es en promedio 0.7027 Ha (una manzana) y en apante el área es

ligeramente superior, sin embargo, hay productores que cultivan hasta 17 Has.

Cuadro 23. Frijol de apante (qq/Ha) por Comunidad

Producción

(qq/Ha)

Comunidad

El La

Martha Montes Aza El El Uly El

guasimito toboba Saslaysito Lorena de Oro central guásimo Dorado central bambú Total

17 9 5 7 4 17 6 22 16 18 121

Cero

producción

De 5 a 10 1 1 5 2 2 1 2 14

De 10 a 15 3 1 2 3 6 5 2 2 1 3 28

De 15 a 20 0 1 4 5 5 3 2 3 23

De 20 a 25 2 5 2 3 3 5 2 4 2 1 29

De 25 a 30 2 2 3 6 7 9 4 1 4 38

De 30 a 35 0 1 1 1 3

De 35 a 40 0 1 1 4 1 7

De 40 a 45 0 2 1 2 5

De 50 a 60 1 2 1 1 5

De 120 a Más 0 1 1

Total 26 22 16 25 30 42 23 37 22 31 274

52


El cultivo de frijol en apante ofrece un mejor incentivo productivo con respecto a los otros dos

ciclos previos. El promedio es de 23 quintales por hectárea, aunque el valor mas frecuente fue

de 28.5 quintales por hectárea (Valor modal), sin embargo, existen 121 productores que no

emitieron información sobre el caso por lo que se consideran productores que no cultivan

frijoles en este ciclo productivo.

El rango productivo de los suelos en términos del cultivo de frijol de apante es de 5.7 a 128

quintales por hectárea. El 21.6% de los productores dedicados a producir frijoles en apante

cosechan en promedio 28.46 quintales por hectárea, el 7.2%, 11.4 quintales por hectárea, estos

promedios son representativos para estas comunidades, pues el 86% obtienen un producción

por debajo de 30 quintales por hectáreas.

Cuadro 24. Producción de frijol (qq/Ha) en la parte media de la sub cuenca Uly

N Mínimo Máximo Media Desv. típ.

Frijol de primera 82 2.85 42.70 17.4822 9.72126

Frijol de postrera 102 2.85 85.38 19.1882 12.90268

Frijol de apante 153 5.69 128.00 23.0677 13.72097

N válido (según lista) 25

En el cuadro 19 se muestra el comportamiento creciente de los productores en el orden del

ciclo de primera a apante, entre estos dos ciclos 71 productores siembran frijoles en apante que

no lo hacen en el ciclo de primera.

Los rendimientos productivos siguen también la lógica con el cual muchos productores

deciden o no sembrar este cultivo en determinado ciclo. Los promedios con mayores (23) en

apante que en el ciclo de primera (17.5 quintales por hectárea). Además los riesgos de obtener

una producción baja se minimizan en el ciclo de apante (5.7 quintales por hectárea), aunque la

variabilidad de los rendimientos se incrementan esto también representan un estimulo más

para los productores en este ciclo productivo. Lograr una producción optima para la zona

como 128 quintales por hectárea, dependen de cómo se manejen tanto los factores internos

(suelos, fertilización y manejo del cultivo) como de los factores externos como las sequias o

las precipitaciones en demasías, las plagas y las enfermedades, al igual que la disponibilidad

de la mano de obra oportuna.

Se encuestaron a 274 productores, pero de ellos, solo el 23.7% realiza fertilización, porque

según ellos demandan fertilización y entre los cultivos que se destacan está: el cultivo de frijol

y el maíz.

La producción frijol de primera destinada para la venta es en promedio 6.5 quintales, aunque

las modas son 3 y 5 quintales. ¿Por qué tan poco? Una de las razones es que destinan poca

área para el desarrollo de este cultivo, otra es, la baja producción que de ellas se obtienen. De

estos productores solo 44 de ellos (48.9%), tienen como fin vender algo de su excedente

productivo con precios que varían de 250.00 a 1500.00 córdobas el quintal aunque en su

mayoría tiene un precio de C$ 1000.00. El resultado final de la producción en su mayoría es la

subsistencia de las familias.

53


Un factor común tanto en comunidades no indígenas, es que el productor o productora vende

su excedente al precio del mercado en el momento. El mercado no es tan flexible a

negociaciones, por tanto, el no tener éxito en las negociaciones, en términos de obtener un

mejor precio de venta de sus productos, reduce la disponibilidad de recursos económicos en la

comunidad, obligando a la búsqueda de alternativas que compensen la pérdida, la cual en la

mayoría de los casos es el uso del recurso bosque o la actividad ganadera y con la venta de

ganado solventar otros gastos.

Cuadro 25. Producción de frijol de postrera (qq) y el precio (C$) de venta promedio por

quintal

qq/Ha

Precio (C$) de venta promedio por quintal

1.0 300.0 400.0 500.0 600.0 700.0 800.0 900.0 1000.0 1200.0 1300.0 1500.0 Total

De 5 a 10 1 1 1 1 4

De 10 a 15 1 10 2 13

De 15 a 20 1 1 1 1 1 5

De 20 a 25 1 2 2 4 9

De 25 a 30 1 1 1 1 4 1 1 10

De 35 a 40 1 1 2

De 40 a 45 1 1 2

De 45 a 50 1 1

De 60 a 70 1 1

Total 1 1 1 5 2 4 5 2 22 1 1 2 47

En la parte media de la sub cuenca Uly, la producción de frijol de postrera oscila entre 10 y 15

quintales por hectárea y otra proporción expresó tener una producción entre 25 y 30 quintales

por hectárea. En otro sentido, el precio promedio modal en córdobas por quintal es de C$

1000.00. Aunque los precios varían de 300.00 a 1500.00 córdobas el quintal.

El rango destinado a la venta es de 1 a 24 quintales por productor. De la producción obtenida

en el ciclo de apante se destina a la venta u promedio de 6 a 7 quintales por productor. De este

conjunto de productores, el 50% de ellos vende de 6 quintales a menos y aunque en este

estudio sobresalieron las ventas de 10 quintales (14.9%) la tendencia es el promedio de 7

quintales.

En la parte media de la sub cuenca Uly, la producción de frijol de apante oscila entre 25 y 30

quintales por hectárea y otra proporción expresó tener una producción entre 20 y 25 quintales

por hectárea. En otro sentido, los precios promedios modales en córdobas por quintal son de

C$ 1000.00 y C$ 800.00. El rango de los precios varía entre 400.00 y 1500.00 córdobas el

quintal.

Ciento seis productores cultivan frijol en el ciclo de postrera y en promedio destinan a la venta

11 quintales por productor. La cantidad de quintales destinados a la venta es proporcional al

área cultivada y al excedente de la producción, el rango de venta oscila entre uno y 35

quintales.

54


¿A quien le venden su excedente?

Los comunitarios venden su excedente a ENABAS (4.7%), Cooperativas (0.7%),

Intermediarios (42.0%), al Consumidor (2.9%), y a Crisol (0.4%) es un proyecto coordinado

por el INTA.

El cultivo de Maíz

Cuadro 26. Área cultivadas de Maíz y productividad (qq/Ha), parte media de la sub

cuenca Uly, 2012.

Estadísticos

Productividad (qq/Ha) Área (Ha)

Primera Postrera Apante Primera Postrera Apante

N Válidos 141 155 52 150 159 53

Perdidos 133 119 222 124 115 221

Media 28.9 32.8 31.0 1.2 1.5 1.3

Error típ. de la media 1.5 1.5 2.5 0.1 0.1 0.1

Mediana 28.5 28.5 28.5 0.7 1.4 1.1

Mínimo 0.70 0.35 0.70 0.1 0.2 0.4

Máximo 133.9 128.1 71.2 13.0 15.0 5.6

N= número de productores

Estos comunitarios no dedican grandes áreas de terreno al cultivo de maíz, en el caso de

primera el rango oscila entre 0.09 y 13 hectáreas, para postrera, es de 0.18 a 15 hectáreas y,

para apante, entre 0.35 y 5.6 hectáreas. En apante dos valores relevantes se presentan el 35.8%

con áreas de 0.7 hectáreas y 28.3% con 1.41 hectáreas.

La producción de maíz es mejor en postrera con un promedio de 32.79 quintales por hectárea,

de ahí, alguna razón por la que más productores (155) deciden cultivar maíz en esta época. En

el ciclo de apante 103 productores no siembran maíz aunque el rendimiento promedio es

similar al de postrera, igualmente los riesgos productivos también son similares en los tres

ciclos.

Cuadro 27. Precios promedios del quintal de maíz en la sub cuenca media Uly.

Precio (C$) por quintal N Mínimo Máximo Media Desv. típ.

Primera 61 150.00 600.00 269.9180 107.85210

Postrera 81 150.00 600.00 316.7901 120.25834

Apante 26 200.00 600.00 309.6154 123.30388

El comportamiento de los precios del maíz son similares al de producción en los tres ciclos

productivos, sin embargo, existe alta variabilidad en los precios de más de 100 córdobas.

De los comunitarios que cosechan maíz solo el 48.3% venden su excedente. Recuperar al

menos la inversión es uno de los motivos de dedicarse a un cultivo, pero en este caso, los que

55


no logran vender es porque dejan la poca producción obtenida para el consumo familiar y para

la semilla del próximo ciclo.

Cultivo de arroz.

Cuadro 28. Cultivo de Arroz en la parte media de la sub cuenca Uly, 2012.

Descriptivos N Mínimo Máximo Media Desv. típ.

Producción (qq/Ha) 155 8.54 113.9 41.6 22.4

Área cultivada (Ha) 172 0.09 3.5 0.6 0.5

Precio (C$) de venta 69 180.00 350.0 233.2 41.4

promedio por quintal

Referente al cultivo de arroz, un total de 155 productores se dedican a este rubro y obtienen

una producción promedio de 41.64 quintales por hectárea. Este promedio tiene una alta

variabilidad por lo que es de suponer que unos productores obtienen producción superiores

hasta 113.85 quintales, pero otros, obtienen el mínimo de producción, 8.54 quintales por

hectárea.

Con respecto al área cultiva en las comunidades en estudio, se tiene 0.614 has en promedio por

productor y el productor que mas área dedica a este rubro es de 3.51 hectárea. Es claro que

este rubro es poco cultivado por los agricultores de estas comunidades.

Este cultivo de arroz tiene un precio promedio en córdoba de 233.19 ± 41.39. Basado en estos

resultados un productor al final de la cosecha obtiene un ingreso bruto de C$ 9710

aproximadamente.

Cultivo de malanga.

Cuadro 29. Cultivo de malanga en la parte media de la sub cuenca Uly 2012.

Descriptivos N Mínimo Máximo Media Desviación típica

Producción (qq/Ha) 80 0.4 1138.5 229.6 238.4

Área cultivada (Ha) 147 0.04 1.4 0.4 0.2

Precio (C$) promedio por quintal 13 100.0 300.0 203.8 59.4

Para el cultivo de malanga, un total de 80 productores se dedican a este rubro y obtienen una

producción promedio de 229.63 quintales por hectárea. Este promedio tiene una alta

variabilidad por lo que es de suponer que unos productores obtienen producción superiores a

1138.46 quintales, pero otros, obtienen el mínimo de producción, 0.35 quintales por hectárea.

Con respecto al área cultivada en las comunidades en estudio, se tiene 0.32 has en promedio

por productor y el productor que mas área dedica a este rubro es de 1.41 hectárea. Es claro que

este rubro es poco cultivado por los agricultores de estas comunidades.

56


Este cultivo de malanga tiene un precio promedio en córdoba de 203.85 ± 59.38. Basado en

estos resultados un productor al final de la cosecha obtiene un ingreso bruto de C$ 46810

aproximadamente.

Preparación del suelo.

Una de las razones por la que los productores fertilizan el suelo, es con el propósito de mejorar

la producción (73.3%). Uno de los fertilizantes más usados por los comunitarios es el frijol

abono (93.4%) y el 98.2% lo aplican específicamente para los granos básicos (maíz, frijol y

arroz).

Las cantidades de fertilizantes aplicados oscilan entre un kilogramos hasta 136.36 kilogramos,

es decir, el promedio de fertilizante aplicado en las comunidades en estudio es de 17.35

kilogramos por hectárea. Los productores que no fertilizan el suelo son porque no disponen de

recursos económicos para adquirir el fertilizante.

La zona es aún muy productiva por si sola, quizás sea esta una razón por la poca aplicación de

fertilizantes químicos, sin embargo, existe la tendencia a hacer uso de fertilizantes, en este

caso, se usa fertilizante orgánico, lo cual es bueno bajo buenas condiciones de aplicación y

manejo.

En este sentido, es importante contribuir con otras alternativas de fertilización orgánica para

que no se vea que solo el frijol abono como la única opción de abono orgánico por parte de los

productores.

El uso del recurso suelo se optimiza cuando en la práctica se cuenta con una planificación

agroconservacionista de finca y, que el productor esté consciente de su esencial aplicación. De

ello depende el correcto uso y apropiado manejo del recurso suelo. Por tanto, es importante

considerar las potencialidades de todos los recursos naturales de las unidades productivas.

La planificación agroconservacionista de finca debe ir acompañado técnicamente en todo los

procesos de las actividades productivas. La topografía de la zona media de la sub cuenca Uly

es variable y con pendientes promedio entre 10 y 35% y es evidente la tendencia a la actividad

ganadera, puesto que se observa la formación de áreas con fines de pastizales. A pesar del uso

dado hasta el momento a suelo y de la manera en que se hacen, según la valoración de los

propios comunitarios (46.8%) dieron una calificación que va de buena a excelente. Un 40.6%

considera sus suelos regulares en términos de su productividad.

Causas de degradación de los suelos en la parte media de la sub cuenca Uly 2012.

El avance de la frontera agrícola o el cambio de uso del suelo; de bosque a agrícola, bosque a

pasto, ha representado una pérdida irreversible de la biodiversidad, la productividad del suelo

y la reducción de las áreas de bosque con potencialidad de aprovechamiento sostenible. Las

causas del proceso se enmarcan en la migración de colonos a la zona y el establecimiento del

sistema de producción basado en la tumba, roza y quema. Según el mapa de pobreza (FISE,

2001) los pobladores ubicados en la Subcuenca, presentan una condición de extrema pobreza.

57


Esta condición significa que las comunidades carecen de la infraestructura y el acceso a los

servicios básicos necesarios para la concepción de su propio desarrollo. Por otro lado, esta

misma condición contribuye de manera adversa a los esfuerzos que realizan los diferentes

organismos para la conservación de los ecosistemas y áreas protegidas y la mitigación de los

efectos del cambio climático. (GTZ, s.f)

Entre las causas de degradación de los suelos considerado por los propios comunitarios están:

el agua (40%), la tala y la quema (32.3%) en esta parte existen efectos sinérgicos mayores

cuando se hacen en conjunto en una misma área y la siembra inadecuada (21.7%). Desde la

lógica de procesos de degradación de los suelos, la causa principal es deforestación, ello

constituye una reducción hasta el momento gradual, y sin prácticas de mitigación, puede ser

permanente, por lo tanto, además de los costos ambientales se incrementan también los costos

de producción.

La topografía, las prácticas, tipos de cultivos, la pluviometría, deforestación, entre otros,

constituyen factores que propician la degradación de los suelos, proceso que depende no solo

del actividad humana, sino del clima y de la naturaleza de los suelo, sin embargo la

deforestación para fines productivos es la causa principal de degradación de los suelos y de los

cambios de uso del mismo, por tanto, es importante acompañar técnicamente a los productores

en las actividades productivas.

Prácticas de conservación de suelo.

Ante la reducción de la productividad, los productores realizan algunas practicas de mejoras

del suelo, sin embargo, la deforestación supera los procesos de restauración de los mismos,

una consecuencia que afecta también a las fuentes hídricas. Entre la prácticas de conservación

de suelo los comunitarios destacaron a la cobertura viva (91.5%) y la reforestación (2.8%),

pero también hacen otras prácticas pero en menor proporción, la cobertura muerta, y la

tendencia a la disminución de uso de agroquímicos y las quemas.

Ganadería.

Cuadro 30. Cabezas de bovinos (unidades) y las Razas predominantes

Razas de bovino predominante

Cabezas de

Brahaman y

bovinos

Brahaman y Brahaman Brahaman pardo con

(unidades)

Brahaman Pardo pardo con pardo con Holstin Holstin Holstin Total

De 1 a 5 63.9% 38.5% 37.5% 19.6% 8.3% 0.0% 28.6% 33.9%

De 5 a 10 19.4% 17.9% 18.8% 23.5% 33.3% 0.0% 42.9% 21.4%

De 10 a 20 11.1% 7.7% 12.5% 27.5% 16.7% 0.0% 0.0% 14.9%

De 20 a 50 5.6% 23.1% 25.0% 23.5% 16.7% 57.1% 14.3% 20.2%

De 50 a 100 0.0% 10.3% 6.3% 3.9% 16.7% 14.3% 14.3% 6.5%

De 100 a 300 0.0% 2.6% 0.0% 0.0% 8.3% 28.6% 0.0% 2.4%

De 300 a 400 0.0% 0.0% 0.0% 2.0% 0.0% 0.0% 0.0% 0.6%

Total 36 39 16 51 12 7 7 168

58


La buena alimentación del ganado es uno de los pilares fundamentales en los que descansa la

mayor ganancia que el ganadero puede llegar a obtener de su finca.

En este cuadro se describe las proporciones de cabezas de ganado según la raza predominante

en la unidad productiva. La raza que sobresale es la Brahaman con pardo (30.36%), ello

significa cruce genético entre estas dos razas (igual a un animal), seguido de la pardo

(32.21%) y la Brahaman (21.43%). Existe un 9.52% que corresponden las razas Brahaman y

pardo en una misma unidad productiva, por lo que los porcentajes previos tienden a

incrementar si se analiza en forma separada.

En la parte media de la sub cuenca no todos los productores disponen de bovino (38.7%) en

sus unidades productivas, pero todos ven en la ganadería, una opción económica rentable. El

restante 61.3% dispone de sus cabezas de bovinos.

Cuadro 31. Cabezas de bovinos por categoría, parte media de la sub cuenca Uly, 2012

Categorías N Mínimo Máximo Media Desviación típica

Sementales 57 1.00 3.00 1.23 0.53511

Novillos 25 1.00 20.00 4.28 4.62349

Gestadas 88 1.00 70.00 5.24 8.82003

Novillas 48 1.00 32.00 5.29 6.02109

Paridas 119 1.00 100.00 6.18 11.65461

Ternero 135 1.00 64.00 6.48 9.26063

Horras 104 1.00 85.00 7.55 12.36569

N = productores

El cuadro muestra la distribución de las cabezas de bovino por categoría, en ello se nota que el

propósito de la ganadería es la reproducción por su mayor número de vacas paridas y terneros.

Los productores que dicen tener bovinos tienen promedio de seis a siete vacas paridas.

Los productores en general, no llevan registros ni productivos ni reproductivos de su hato,

quizás la razón sea que son relativamente pocos animales, pues los que tienen arriba de 200

cabezas expresaron llevar registros productivos y reproductivos, ello no implica que los

registros sean apropiados.

Cuadro 32. Precios (C$) por categorías de bovinos en la parte media de la sub cuenca

Uly 2012.

Precios (C$)

N Media Mínimo Máximo Percentiles

Válidos 25 50 75

Ternero 101 3423 1200. 6000 3000 3000 4000

Novillo 29 6707 3000 20000 5000 6000 8000

Novilla 39 4546 1000 7000 4000 4500 5000

Vaca horra 70 6076 3500 10000 5000 6000 7000

Vaca gestada 64 6805 2000 12000 6000 7000 8000

Vaca parida 89 7957 3000 15000 6850 8000 9500

Semental 50 12750 4500 23000 10000 12000 15000

59


El cuadro muestra los precios de acuerdo con la categoría a la cual pertenece determinado

bovino, terneros, vacas paridas hasta el semental. Un semental (C$12750.00) es tiene mejor

precio que una vaca parida (C$7957). Estos precios tienen una alta variabilidad, pues estos

dependen de la edad, el tamaño, condición y la raza del animal.

Cuadro 33. Precios de los sub productos del ganado bovino en la parte media – baja de la

sub cuenca Uly 2012.

Precio (C$) de Sub productos N Mínimo Máximo Media Desviación típica

Producción (litros/vaca) 136 1.00 12.00 4.72 1.83

Precio del libra de carne (C$) 57 14.00 35.00 24.21 5.05

Precio del litro de leche (C$) 133 1.00 8.00 5.18 1.02

N = productores

El rango de la producción de leche de vaca es de 11 litros, con una producción mínima de un

litro y un máximo de 12 litros. Los precios de la leche varían entre C$ 1.00 y C$ 8.00 el litro.

El precio promedio es muy parecido al precio de mercado local, C$ 6.00 el litro.

El precio de la libra de carne de res en estas comunidades es de C$ 24.21, aunque los precios

varían en cada una de las comunidades, estas variaciones están entre C$ 14.00 y C$ 35.00.

Los porcinos, parte media de la sub cuenca Uly 2012.

Los productores de la parte media de la sub cuenca tienen en promedio de tres o cuatro cerdos,

con una variación entre uno y veinte y un cerdos, sin embargo, el valor apropiado es la

mediana como referente con dos porcinos por productor que realiza esta actividad.

De estos porcinocultores, 59 expresaron que el precio promedio de libra de carne es C$ 23.81,

aunque los precios varían entre C$ 15.00 y C$ 35.00.

Los equinos, parte media de la sub cuenca Uly 2012.

El equino es un animal de mucha ayuda para el productor especialmente en las épocas de

cosecha para el traslado de la misma, y es la segunda especies que cuidan de su salud.

No todos en esta parte media de la sub cuenca disponen de equinos, solo el 67.94% de los

encuestados expresaron tener equinos, con un promedio de dos caballos y dos mulares. El

66.4% de los encuestados tiene bestia caballar hasta un máximo de 15 animales, y el 24.8%

tiene bestia mular hasta un máximo de siete animales.

Pastos.

Toda etapa productiva en las especies de interés económico parte de la fisiología de sus

procesos productivos (crecimiento, desarrollo, producción de leche, carne, mantenimiento,

producción, gestación) contando para ello con la base fundamental de recursos alimenticios o

infraestructura alimentaria.

60


La infraestructura alimentaria en una finca está representada por todos los recursos disponibles

que para tal efecto existen (pastos de piso o potreros, bancos forrajeros de gramíneas o de

corte, bancos forrajeros de leguminosas para pastoreo directo y corte y acarreo, tacotales,

pastos naturales, árboles forrajeros, rastrojos de cosechas) también se toman en cuenta

aquellos que son obtenidos de la agroindustria y que están accesibles a la finca y a las

condiciones económicas del productor (melaza, gallinaza, cáscara de maní, soya, semolina,

sorgo, concentrados, etc... )

Cuadro 34. Especies de pastos y diseño de los potreros, parte media – baja de la sub

cuenca Uly, 2012.

Descriptores

N Media Mínimo Máximo Percentiles

Válidos 25 50 75

Pasto predominante (Ha) 274 6.9 0.0 210.8 0.0 1.8 7.0

Pasto codominante (Ha) 274 1.1 0.0 70.2 0.0 0.0 0.0

Número de potreros 161 2.4 1.0 12.0 1.0 2.0 3.0

Tamaño promedio de los potreros (Ha) 156 4.9 0.2 28.1 2.1 3.5 7.0

Número de bovinos en cada potrero 148 14.9 1.0 80.0 4.0 8.0 21.8

Los pastos son una parte esencial en el desarrollo de la ganadería después de la genética de los

animales. Las fuentes alimenticias para los animales deben ser diversificadas para garantizar la

calidad de los productos y sub productos de los animales en las diferentes épocas del año. Los

productores deben brindar a sus animales fuentes alimenticias que brinden energía y proteína,

especialmente si los animales están en periodo de crecimiento o de lactancia.

Los pastos por su porte natural se clasifican en pastos de pastoreo y pastos de corte. Sobre

estos últimos, solo diez productores tienen áreas destinadas al pasto de corte con áreas que

oscilan entre 0.18 y 0.70 Has, sin embargo, se observó que, no son bien manejadas, ni

aprovechadas en el momento oportuno, es decir, los pastos están muy lignificados (fibra muy

dura y poca jugosa), esto lo hace menos palatable para el ganado cuando se le es suministrado

como un aditivo alimenticio sin suplementos minerales.

En esta zona en estudio los pastos que predominan son los de pastoreo, como el retana (86%),

brizantha (16.9%) y Asia (1.8%).

Las áreas de pasto, en el caso del pasto predominante, es en promedio de 6.9 Has, sin

embargo, el 50 % de los que refirieron información sobre esta variables tienen áreas menores a

1.8 Has. Ello significa que hay unos pocos productores que tienen grandes áreas (210.8 Has)

destinadas a pastos.

Especie de Pasto co-dominante

En el caso de las áreas de pastos co dominantes, Brizantha (77.6%), Rusiciencia (4.5%),

Mombaza (1.5%) y en menor cuantía, Tanzania (3.0%) son muy reducidas en la mayoría de

los casos.

61


Las especies co dominantes, aun no logran ser consideradas por el productor como pastos

relevantes en su actividad ganadera y la rutina que se practica es la de pastoreo libre. Otro

detalle, es que las áreas de pastizales no son fertilizadas, esto contribuye a la degradación de la

pastura, especialmente en época seca.

Esto demuestra que el desarrollo de la actividad ganadera en la actualidad y en esta zona, tiene

altos costos ambientales y también económicos para el productor especialmente en época de

verano cuando la escasez de alimento se vuelve un problema serio para el ganado mayor.

El número de potreros es de dos a tres por fincas con un tamaño promedio de cuatro hectáreas

en el que el 50% de los productores pastorean 8 animales por potrero, empero, hay

productores que ingresan a estas áreas número mayor de animales. Un potrero puede ser de

cualquier tamaño, pero que establecido y manejado con las técnicas apropiadas, tenga la

capacidad de alimentar un número rentable de animales a lo largo del año.

Especie de pasto de corte

Entres las especies de pasto de corte sobre sale la caña japonesa, luego el King grass,

Guatemala, caña de azúcar y taiwan. Todos ellos establecidos en áreas reducidas, como

semilleros.

Otros alimentos suministrados al ganado

Los complementos alimenticios para el ganado bovino están dados por la caña de azúcar (6

productores) y hojas de guásimo (5), principalmente. Cabe destacar que la aportación de estos

alimentos al ganado por parte de los productores es relativamente baja. Todos los siguientes

alimentos fueron mencionados exclusivamente por un productor de 18 que aportaron

información al respecto, estos son: bananos, caña de maíz, caña japonesa, guásimo, genízaro,

madero negro y Taiwán.

Tipo de vitaminas

Las vitaminas comúnmente suministradas al ganado bovino son: Super for 2 AD3E (4.4%),

Ivermic (1.8%), Vitamina B12 o Cobalaminas (1.5%) y engordador (1.1%), entre otros en

menor cuantía como calcio, Hierro, Complejo A, vitamina E, Ematovic, Fosvegan vit C,

Dimic y vitamina coloidal.

Tipos de minerales

Los minerales frecuentemente suministrados a los bovinos son: calcio, sal común, sal mineral

y pecutrin. Lo más común es la sal (32.8%), luego todo lo demás esta por debajo del 1%. De

ahí que los suplementos minerales en los bovinos pueden ser deficientes.

Especies arbóreas dentro de las áreas de pastizales

Se encuestaron 274 productores, de ellos, 138 (76.2%) brindaron información referida a

especies arbóreas dentro de las áreas de pastos entre las especies mencionadas se destacan: la

62


guaba, el guásimo, macuelí, Helequeme, Cedro real, Pochote, Caoba, Madero negro,

Guapinol, Níspero, Ojoche, Guayabo, Yema de huevo, Come negro, Cortez, Quebracho,

Gavilán, cuajicote, nancite, tabacón, acasia, carao y frutales como los cítricos.

Usos frecuente de las especies arbóreas

Leña (29.6%), leña y sombra (28.9%), sombra para el ganado (14.1%), poste, manera y

sombra (7.4%), cercas vivas (3.0%), sombra y alimento para el ganado (3.0%), otros usos son

menos frecuentes como cercas vivas, prenderizo, poste y leña, madera y alimento,

conservación de las fuentes de agua.

Sistema de pastoreo.

Cuadro 35. Rutina de pastoreo del bovino

Rutina

Frecuencia Porcentaje Porcentaje válido

Pastoreo libre 82 29.9 55.8

Ocho horas de pastoreo 1 0.4 0.7

10 días en cada potrero 11 4.0 7.5

15 días en cada potrero 15 5.5 10.2

8 días en cada potrero 27 9.9 18.4

2 días en cada potrero 3 1.1 2.0

Cada mes 8 2.9 5.4

N 147 53.6 100.0

Total 274 100.0

El 55.8% de los productores ganaderos practica el pastoreo libre, con respecto a la rotación de

potrero el 18.4% deja sus animales ocho días en cada potrero, otros lo dejan 15 días y hasta un

mes (5.4%).

La rutina del pastoreo esta en función de la disponibilidad de alimento en dicha área, tamaño

del potrero y del numero de animales que la ocuparan, en última instancia de la especie, los

equinos consumen mas alimento que los bovinos.

De acuerdo con lo anterior, el periodo de ocupación no debe poner en riesgo la vigorosidad y

la capacidad de rebrote de las especies de pastos, según el cuadro anterior, el 98% de los

productores no realiza un buen manejo de las áreas de pastos.

Técnicamente, se asume que durante el invierno el período de recuperación del pasto de un

pastoreo a otro es de 45 días, esto quiere decir que dicho pasto necesita de ese tiempo para

estar nuevamente disponible de ser pastoreado, en los 180 días de invierno, se le podrán hacer

4 pastoreos a esa hectárea, pero también podemos asumir que durante el verano ese período de

recuperación puede llegar hasta los 90 días, pudiendo realizarse dos pastoreos, teniendo como

resultado que durante el año, una hectárea puede ser utilizada con seis pastoreos.

63


Por tanto, el período de ocupación en un potrero no debe ser mayor a 6 días, puesto que al

hacerlo se estaría consumiendo el rebrote nuevo de las plantas y se atentaría con la

persistencia del pasto y se caería en el sobrepastoreo.

Manejo y mantenimiento de los pastos

Muchos productores tienen la costumbre de pensar que para sembrar pastos no es necesario

preparar el suelo, que basta con regar la semilla, esperar que nazca, crezca y al final meter el

ganado.

Esto es un error, al igual que el maíz y el frijol, el potrero debe recibir una preparación

mínima, por lo menos que esté limpio de malezas que puedan estorbar el crecimiento de las

plantitas nuevas de zacate. (NITLAPAN - UCA, 2008)

Las comunitarios no realizan fertilización intencional a las áreas de pasto, simplemente,

realizan actividades de mantenimiento de los pastos como: labranza (75.4%) y, fumigación

(1.4%), en forma separada y otros en simultanea, labranza y el de fumigación (11.7%).

Entre las actividades de recuperación de pasturas degradadas, se tienen: reposo de los pastos

(6.9%), rotación del ganado (6.2%), sustitución del pasto (4.4%), reposo (4.0%), otras son las

divisiones de potreros, siembra de pastos mejorados, control de malezas, quemar, fumigan y

labranza. Fertilización y unos pocos tienen intenciones de establecer sistemas silvopastoriles.

Las actividades que recuperación de pastos son apropiados, pero son mal ejecutados, por

ejemplo los días de ocupación.

Razones para suplementar

Uno de los grandes problemas que actualmente enfrenta la ganadería en nuestro país es sus

bajos niveles productivos. De poco sirve tener animales de gran calidad genética y de

producción, en una zona favorable, si a la hora llegada no podemos darles una buena

alimentación.

Esta situación no es ajena a la parte media de la sub cuenca, treinta y nueve productores se

refirieron al respecto, las razones son expresadas de varias maneras en este grupo de

productores, pero la mas frecuente es complementar el déficit de alimento (2.6%),

especialmente en el verano, otras son, mejorar la producción, que los bovinos adquieran mayor

peso y desarrollo, inducirlos a que beban más agua, en conclusión, el propósito es mejorar la

calidad del ganado bovino y mantener la producción de leche, especialmente en época seca.

Enfermedades del ganado mayor y menor.

Enfermedades en bovino.

Sobre las enfermedades en bovino se encuestaron 274 productores, de ellos, 119 brindaron

información sobre esta variable. Con los datos proporcionados por ellos se tienen los

siguientes resultados.

64


Las enfermedades predominantes en bovino son la pierna negra (11.8%), parásitos (11.4%),

mastitis (6.7%), diarrea (4.4%), tórsalo (3.6%) y curso negro (1.8%). Otras enfermedades

frecuentes son: Ántrax, tos, enfermedades infecciosas, hormiguillo, morriña y raquitismo.

Enfermedades en equino

Sobre las enfermedades en equino se encuestaron 274 productores, de ellos, 58 brindaron

información sobre esta variable. Con los datos proporcionados por ellos se tienen los

siguientes resultados.

Las enfermedades de mayor frecuencia en equino son la tos (8.8%), enfermedades parasitarias

(4.8%), encefalitis equina (4.4%), dolor de estomago (2.9%) y la sarna (0.4%).

Las causas pueden ser diversas y hasta difusas, sin embargo, el agua es escaza en las áreas de

pastizales. Un bovino debe disponer de 45 litros de agua al día y un adicional de cinco litros

de por cada litro de leche producido, en el caso de las vacas paridas.

Los reservorios de aguas son una opción ante la escasez de agua, sin embargo deben

construirse correctamente y no permitir que el animal tome el agua directamente del

reservorio, de hacerlo muy pronto lo convierte en cloaca. El agua debe ser servida a los

animales en sus respectivos bebederos. Cuando existe escasez de agua, el animal consume el

líquido que logra disponer durante el día y de cualquier depósito o lugar, pero estas fuentes no

son seguras para la salud del animal y esto puede ser el origen de algunas enfermedades.

Enfermedades en porcino

Sobre las enfermedades en porcino se encuestaron 274 productores, de ellos, 37 brindaron

información sobre esta variable. Con los datos proporcionados por ellos se tienen los

siguientes resultados.

Las enfermedades de mayor frecuencia en porcino son la tos (7.0%), parásitos (3.0%), sarna

(1.9%), diarrea (1.5%), la triquinosis (0.7%) y la murriña y otras enfermedades infecciosas

(ambas con 0.4%).

Enfermedades en aves

Sobre las enfermedades en porcino se encuestaron 274 productores, de ellos, 97 brindaron

información sobre esta variable. Con los datos proporcionados por ellos se tienen los

siguientes resultados.

Las enfermedades de mayor frecuencia en aves son el moquillo (32.8%), ceguera (1.1%), new

castle, tos, viruela y parásito (estas cuatro últimas con 0.4%).

Culturalmente, las personas que crían aves, especialmente las amas de casa, no les aplican

vacunan de ningún tipo, por lo que las aves están a su merced de sus sistema inmunológico.

65


Enfermedades en ovino, caprino, felino y canino.

Sobre estas cuatro especies de animales no se reportó en la encuesta ningún dato sobre

enfermedades esto puede deberse a que los animales no han sido diagnosticados o no han

presentados síntomas de enfermedad alguna, pero también, es muy probable que los

comunitarios no se dediquen a la crianza de especies como ovinos y caprinos, porque durante

la visita en campo no se observó ninguno.

Medicamentos usados.

Medicamento aplicado a los bovinos.

Sobre las enfermedades en bovino se encuestaron 274 productores, de ellos, 109 brindaron

información sobre esta variable. Con los datos proporcionados por ellos se tienen los

siguientes resultados.

Los medicamentos aplicados frecuentemente en bovino son ivermectina (14.7%),

Oxitetraciclina Clorhidrato (9.3%), oximec (6.4%), Vacuna triple Bacterina (6.1%),

Noromectin (2.6%), mastizol (2.3%). Otros medicamente usado con menor frecuencia son:

Antimicina, Cascosan, Dextomac, Emicina, glicilciclinas, Cipermectina, Ivermic, bioquin,

Neguvón, Mebendazol, Albendazol, oleomec, ungüento veterinario, manteca de cerdo y

Guásimo (estas últimas con 0.4%).

Vitaminas aplicadas a los bovinos

Las vitaminas más usadas en bovinos son Cianocobalaminas, Retinol, Tocoferol, Tiamina,

vitamina B12 o Cobalaminas, Vermivet polivitaminado, Mineralizante coloidal lechera,

Ivermic, Super for 2 AD3E, Fosvegan, Ematovic y Dimic.

66


Cuadro 36. Medicamentos más usados en ganado mayor y menor, parte media – baja

sub cuenca Uly.

Medicamentos Aves Bovino Equino Ovino Porcino

Agua de Alibour

Albendazol Curso negro Triquinosis porcina

Amoxicilina

Enfermedad

de Marek

Tos, neumonía

Tos

Antimicina Moquillo, Tos

Benzatina Moquillo, Neumonía

Bioquin Moquillo Tos Tos

Cascosan

Cipermetrina

Creolina

Hormiguillo

Enf. acáridas

Encefalitis equina

Cura mula Moquillo Tos

Desalgina

Dextomac

Emicina

Glicilciclinas

Ivermectina

Kerosene

Mastizol

Mebendazol

Metermetina

Metrol

Neguvon

Moquillo

Moquillo

Enf.

parasitarias

Moquillo

Tos

Enfermedades parasitarias

Mastitis, artritis,

Ántrax

Colibacilosis (E.

coli)

Diarrea, Enf.

parasitarias Enfermedades parasitarias

Dolor de estómago

(cólico)

Mastitis

Curso rojo

Enf. parasitarias

Enfermedades

parasitarias

Neumonía

Cólera porcino,

erisipela porcina

Sarna, enf.

parasitarias

Cisticercosis

porcina

Enf. parasitarias

Noromectin Enfermedades parasitarias Sarna

Oximec Moquillo Curso negro Tos Tos

Oxitetraciclina

clorhidrato Moquillo Ántrax, mastitis Tos Erisipela porcina

Pentagal

Tos, dolor de

estomago (cólicos)

Sal murriñol

Sulfatiazol

Ungüento

veterinario

(pomada)

Vacuna Newcastle

Vacuna triple

Bacteriana (DTP

Moquillo

Moquillo

Newcastle

Inflamación de la

ubre de la vaca

Pierna negra

(miositis

clostridial)

67


Medicamento aplicado a los equinos.

Sobre las enfermedades en equinos se encuestaron 274 productores, de ellos, 46 brindaron

información sobre esta variable. Con los datos proporcionados por ellos se tienen los

siguientes resultados.

Los medicamentos aplicados frecuentemente en equino son Oximec (4.4%), Oxitetraciclina

Clorhidrato (4.1%), Ivermectina (1.8%), Dextomac (1.5%), Noromectin (1.1%). Alcohol, café

amargo con manzanilla, creolina, Desalgina, desparasitante, Emicina, Kerosene, Mebendazol,

Pentagal son otros medicamente usados con menor frecuencia (estas últimas con 0.4%).

Medicamento aplicado a los porcinos.

Sobre las enfermedades en porcinos se encuestaron 274 productores, de ellos, 33 brindaron

información sobre esta variable. Con los datos proporcionados por ellos se tienen los

siguientes resultados.

Los medicamentos aplicados frecuentemente en porcino son Emicina (3.0%), Oxitetraciclina

Clorhidrato (1.8%), Oximec (1.5%), Ivermectina (2.6%), Noromectin (1.1%). Amoxicilina,

bioquin, cura mula, caña de azúcar, Metermetina, Vitamo (planta) son otros medicamente

usados con menor frecuencia (estas últimas con 0.4%).

Medicamento aplicado a los ovinos.

Sobre las enfermedades en ovinos se encuestaron 274 productores, de ellos, dos brindaron

información sobre esta variable. Con los datos proporcionados por ellos se tienen los

siguientes resultados.

Los medicamentos aplicados frecuentemente en ovino son Oxitetraciclina (0.4%), Ivermectina

(0.4%), Dexametazona (0.4%) y calcio (0.4%).

Medicamento aplicado a los caprinos.

Sobre las enfermedades en caprinos se encuestaron 274 productores, de ellos, dos brindaron

información sobre esta variable. Con los datos proporcionados por ellos se tienen los

siguientes resultados.

Los medicamentos aplicados frecuentemente en caprino son Oximec (0.4%) y calcio (0.4%).

Medicamento aplicado a las aves.

Sobre las enfermedades en aves se encuestaron 274 productores, de ellos, 90 brindaron

información sobre esta variable. Con los datos proporcionados por ellos se tienen los

siguientes resultados.

68


Los medicamentos aplicados frecuentemente en aves son Oximec (6.6%), Oxitetraciclina

Cloridrato (5.8%), Emicina (5.6%), Sulfatiazol (3.3%), Gliciciclinas (1.9%) y Amoxicilina

(1.4%).

Otros aplicaciones para contra restar las enfermedades que se diagnostican en sus aves de

corral son: Ivermectina, Antimicina, Bioquin, Cura mula, Metrol, Benzatina, Sal murriñol,

Aceite de cocinar, Aceite y frijol, Aceite y Jabón, Achiote con jabón, Jabón y Aceite de

cocinar, Jabón y manteca de cerdo, Limón, Unto sin sal, Zepol con jabón y pasta dental más

siete granos de frijol.

Medicamento aplicados felinos y caninos.

Sobre estas especies de animales no se reportó en la encuesta ningún dato sobre medicamentos

aplicados en felinos y caninos, esto puede deberse a que los animales no han sido

diagnosticados o no han presentados síntomas de enfermedad alguna. La cultura local,

generalmente, no cuida sus mascotas y las enfermedades pasan desapercibidas por sus dueños,

por ejemplo, los felinos no son de mucho interés para los productores, en el caso de los caso

de los canes se les reconoce su labor en las diferentes actividades, especialmente las pecuarias,

sin embargo, cuando a salud del animal se refiere, no le suministran medicamento.

Instituciones y servicios

Uso de financiamiento externo

De 274 comunitarios, 269 brindaron información sobre esta variable, esto representa un

porcentaje válido de 98.2%, de éstos, el 13.8% obtienen financiamiento externo. ¿De dónde lo

obtienen? En orden decreciente tenemos: FUNDESER (27.0%), PRESTANIC (13.5%),

Prestamista (13.5%), Cooperativa Coacan (13.5%), Al gobierno (8.1%), CARUNA R.L

(5.4%), Banco produzcamos (5.4%), CRISOL (5.4%), FADCANIC (2.7%), UNAG (2.7%) y

ENABAS (2.7%).

Las comunidades que se benefician con estos financiamientos sobresalen Montes de Oro

(32.4%) a través de FUNDESER, Cooperativa Coacan, y el Gobierno, El guasimito (16.2%)

mediante CARUNA R.L., FUNDESER, Prestamista, FADCANIC, UNAG y Banco

produzcamos. (Véase cuadro 48).

Las comunidades con menos atención de las financieras están Marta Lorena, un productor ha

recurrido a PRESTANIC y el otro a prestamistas y, la comunidad de Aza Central, donde

PRESTANIC apoya a dos productores y FUNDESER a otro.

69


Cuadro 37. Fuente de financiamiento externo para los comunitarios de la parte media –

baja de la sub cuenca Ulí, 2012.

Fuente de

Comunidad

financiamiento El Martha Montes Aza El Uly El

externo

guasimito Lorena de Oro central Dorado central bambú Total

CARUNA R.L 1 1 2

FUNDESER 1 7 1 1 10

PRESTANIC 1 2 2 5

Prestamista 1 1 2 1 5

FADCANIC 1 1

UNAG 1 1

Banco produzcamos 1 1 2

Gobierno Central 2 1 3

Coop. Coacan 3 2 5

CRISOL 2 2

ENABAS 1 1

Total 6 2 12 3 4 5 5 37

¿Cual es el propósito de solicitar financiamiento?

En general son muy poco los productores que acceden a financiamiento, de 38 comunitarios el

55.3% que reciben financiamiento para la agricultura, el 15.8% para el comercio, el 13.2% a la

ganadería, 7.9% a la construcción de vivienda, 5.3% a la parte agropecuaria y 2.6% a la

compra de terreno. Treinta y ocho comunitarios representa el 13.9% de 274 encuestados.

La comunidad de Montes de Oro sobre sale con sus prestamos para la agricultura, seguido de

Uly Central. La ganadería se ha convertido en las comunidades en una actividad transversal,

todos aunque poco, destinan esfuerzo económicos al desarrollo de la actividad ganadera.

Cuadro 38. Propósito del financiamiento externo comunidades de la parte media de la

sub cuenca Uly, 2012

Comunidad

Propósito del financiamiento externo

Compra

Construcción

Agricultura Ganadería Comercio de terreno Agropecuario de vivienda Total

El guasimito 2 1 2 1 6

Martha Lorena 1 1 2

Montes de Oro 9 1 1 1 1 13

Aza central 1 1 1 3

El Dorado 2 1 1 4

Uly central 4 1 5

El bambú 3 2 5

Total 21 5 6 1 2 3 38

70


Rubro productivo de mayor inversión

El 93.4% de los comunitarios encuestados dijeron que la agricultura es el rubro de mayor

inversión (77.0%), en segundo lugar, el agropecuario (10.2%) y en tercero, la ganadería

(5.9%). Otros rubros con menor frecuencia son el comercio, la sastrería, quesería artesanal y la

güirisería.

Tasa de interés anual (%).

Un total de 28 comunitarios brindaron información sobre esta variable, esto representa 10.29%

de 274 encuestados. La tasa de interés anual es variable en función de la fuente de

financiamiento, pero el rango esta esta determinado por un mínimo de 0.0% hasta 16.0% con

un promedio de 5.6%, aunque mas del 50% de los beneficiarios disfrutan de una tasa de

interés anual menos al 5%. Esto se debe a que los datos no son tan simétricos y la variabilidad

es alta (D.E. = 4.6). La asimetría se debe a que son muy pocos los beneficiaros con respecto al

tamaño de la muestra estudiada.

Del cuadro 50 se nota que los programas de financiamiento del Gobierno y los de la

cooperativa Coacan son de interés cero, sin embargo, en otros referentes muestran tasa de

interés distinta, ello quizás se deba a algunas características del préstamo, pues la misma

cooperativa Coacan cobra tasas de interés anual del 16% y en otras cero porciento. Véase

cuadro 50.

Cuadro 39. Tasa de interés anual (%) por fuente de financiamiento externo

Tasa de

interés CARUNA

Fuente de financiamiento externo

Banco Gobierno Coop.

anual (%) R.L FUNDESER PRESTANIC Prestamista produzcamos Central Coacan Total

0.00 1 2 2 5

1.00 1 1

2.50 2 2

3.00 1 2 3

4.00 1 1

5.00 1 2 1 4

6.00 1 1

8.00 1 1 2

10.00 1 1

11.00 3 3

12.00 1 1

15.00 1 1

16.00 1 1

Total 1 7 5 3 2 3 5 26

Rubro que más ingreso genera a la economía familiar

El 95.6% de los encuestados expresaron que la agricultura (62.7%) es el rubro que más

ingreso le genera a la económica familiar, la actividad agropecuaria (11.5%) y la ganadería

(9.2%). Otras actividades que le generan ingresos son el trabajar ajeno (3.8%), la güirisería

71


(3.4%), ser pastor religiosos (1.9%), activista político y aserrador docente y sastre con (0.8%

respectivamente) y la quesería artesanal (0.4%).

Ingreso promedio mensual (C$),

El 48.2% de los encuestados (132 de 274) expresaron tener ingresos promedios de C$

3308.18, sin embargo, el rango es demasiado amplio 19900.00 (100 a 20000), esto representa

una variabilidad de 3701.20 respecto de la media, por lo que, la mediana tiene mas

representatividad ante esta población estudiada, mn = C$2000.00, ello significa que, el 50% de

los 132 productores tienen un ingreso promedio mensual igual o menor a dos mil córdobas.

El 25% de los encuestados obtienen ingresos promedios mensuales menores a 900.00

córdobas, el 50% menor que 2000.00 y el 75% menor que 3000.00. Solo el 25% obtienen

ingresos superiores a 3000.00 córdobas.

Los que obtienen ingresos de C$ 20000.00, uno de ellos es ganadero y, el otro, se define como

agricultor, ambos son de la comunidad El Dorado.

Consultas de los productores

La información que reciben los productores sobre sus rubros productivos es muy poca y hasta

no técnica, sino mas bien comercial, 206 de 274 comunitarios refirieron que cuando tienen

dudas sobre sus rubros productivos consultan generalmente a las casas distribuidoras de

insumos (67.5%), productores (27.2%), productores y casas comerciales (2.9%) y la radio

(1.0%).

Cuando a los productores se les preguntó sobre visitas técnicas, 273 dieron información al

respecto, pero de ellos, solo el 11.7% expreso recibir visitas técnicas.

Instituciones que le visitan

Entre las instituciones que les visitan están primeramente las Estatales como el INTA (28.1%),

UNAG (43.8%), MAGFOR (6.3%), MINSA y Alcaldía (6.3%), el segundo lugar están las

ONG´s como Oxfan gran Bretaña (9.4%), GIZ, con 9.4%, ACICAFOC (6.3%), COACAN

(3.1%) y Alcaldía, con (9.4%).

El tipo de recomendación más frecuente esta orientado a la reforestación, cultivo de cacao y

elaboración de abonos. El INTA y la UNAG, hacen recomendaciones sobre aspectos agrícolas

y pecuarios, además de la reforestación. Las comunidades que menos visitas reciben de parte

de las instituciones u organismos son EL guásimo (3.1%) y El Guasimito (9.4%).

Rubro sobre lo cual gira la capacitación

El rubro en el cual se centran las capacitaciones en las comunidades es sobre agricultura y la

pecuaria, esto se debe a la mayor incidencia de las instituciones INTA y UNAG en las

comunidades. En estas capacitaciones participan generalmente, el esposo y dependiendo de la

temática de la capacitación participa también la esposa.

72


VI.

Conclusiones.

Aspecto social.

La población actual asentada en la parte media – baja de la subcuenca Uly, proceden

predominantemente de los municipios de Mulukukú y Río Blanco, y el resto de otros

municipios del pacífico. Dicha población tiene alrededor de diez años de haberse establecido

en esta zona; la mayoría de estas familias se caracterizan por ser pobres, y la agricultura

(81.3%), es su principal actividad y de la cual obtienen frecuente los ingresos para la familia.

El crecimiento poblacional aunado a la falta de condición legal de las unidades productivas

son aspectos asociados, al menos en este estudio, con el tiempo de vivir en la finca.

El grado de organización comunitaria es débil y variable así como las finalidades de cada una

de ellas, en su mayoría integradas por siete miembros, de los cuales, no todos ellos son activos

en sus funciones, generalmente dejan al presidente de la organización que haga la mayoría de

las gestiones, asimismo, no todas las organizaciones son funcionales permanentemente.

Entre las pocas organizaciones internas que funcionan -auxiliares de alcaldes y los CPC´s

(organizaciones políticas)- sienten que las organizaciones municipales no les apoyan lo

suficiente. En otro sentido, la distancia y la dispersión de las familias en estos sectores, limitan

la presencia de mayor número de organizaciones en la comunidad o al menos las que hace

presencia lo hagan con mayor permanencia, al respecto las que más les frecuentan son: El

INTA y la UNAG y les apoyan en el ámbito agropecuario. La alcaldía, en el ámbito social,

como utillajes deportivos, zinc, otras, en función de la gestión de sus líderes.

Entre las organizaciones permanentes en la zona están las organizaciones religiosas –Católicas

y Evangélicas-, instituciones estatales como el Patronato escolar y los Líderes de salud, éstas

son las que mayormente funcionales y mejor organizadas.

En la mayoría de los casos, existe poca o ninguna coordinación y cooperación entre estas

organizaciones a nivel de subcuenca, es decir, cada una cumple con su parte, pero al final son

esfuerzos aislados.

Económicos.

Los granos básicos - arroz y maíz- son cultivados con el propósito de subsistencia, por el

contrario, el frijol, es cultivado con el objetivo de obtener ingresos adicionales para la familia,

y éste es más cultivado en el ciclo de apante, porque los factores edafoclimáticos son más

estables en esta época, por lo que, los riesgos disminuyen y eso hace que más productores se

dediquen a ello y cultiven áreas mayores en este periodo de tiempo.

Dentro de la parte pecuaria, la especie bovina es vista por los productores como una opción

rentable, por lo que, le aplican ciertos controles sanitarios, otro en la que hacen algunas

inversiones es en la especie equina, luego las especies de ganado menor incluyendo las

mascotas sobreviven a expensas de su inmunidad, pues no son vistos como especies

económicamente rentables.

73


Las pasturas están caracterizadas por pastos de mala calidad, bajo rendimiento y poco

tolerantes a las sequias, en consecuencia, el alimento para el ganado en época seca escasea y

los rendimientos productivos y reproductivos disminuyen. Adicionalmente, estos pastos,

tienen la presión del pastoreo libre, sin control en el período de ocupación de los mismos, ni el

período de descanso, ni mucho menos de la carga animal. En consecuencia, las pasturas están

degradadas.

Uno de los factores que influye grandemente en la rentabilidad pecuaria es la baja producción

y pobre calidad de forraje de las especies más difundidas en los potreros, además del mal

manejo que se da al potrero.

Ambiental.

En la parte media – baja de la subcuenca Uly, además de la agricultura existe una tendencia

creciente, para la ganadería; una actividad que se realiza de manera tradicional, con baja

inversión y con altos costos ambientales, en esto último tiene influencia natural la topografía,

laderas con pendientes moderadamente fuertes (17% a 30%) sin manejo apropiado de los

sistemas de pasturas, lo que conlleva altos riesgos de erosión, baja productividad, y aunque la

inversión es poca, las ganancias también, porque el sistema de ganadería no cumple con un

buen principio: alimentación de calidad y en cantidad.

El estilo tradicional de producir, acelera también los procesos de contaminación de las fuentes

hídricas por lo que cada vez es más escaso conseguir agua de calidad en las zonas rurales. Al

respecto las fuentes de contaminación son diversas y difusas, en la parte pecuaria, los animales

toman el agua directamente del río y los utensilios de fumigación son también lavados o

tirados cercas de las fuentes de agua.

El problema no solo es de la actividad pecuaria, sino también de la forma de hacer agricultura

en dicha zona, pero a esto se le suma, las prácticas culturales de sus habitantes y las formas de

tratar los residuos sólidos y líquidos generados en diferentes actividades locales, respecto a la

eliminación de excretas, el 58.4% poseen letrinas tradicionales, pero se encuentran en mal

estado, y el resto defeca al aire libre, no posee letrinas de ningún tipo.

Los comunitarios que reforestan o no reforestan, o mejor, los que aun tienen áreas boscosas

como las que no tienen, no existen privilegios que los diferencien en cuanto a sus terrenos. En

general, la tendencia que presentan la base productiva y los recursos naturales en general es a

mayor deterioro y degradación. La alta degradación del recurso bosque y sus efectos

colaterales (escasez de agua, baja fertilidad de los suelos, degradación acelerada de la

diversidad de la flora y fauna, entre otros.), así como los altos niveles de pobreza existentes y

el bajo Índice de Desarrollo Humano de sus habitantes, presumen de un contexto proclive a la

vulnerabilidad social y ambiental.

Aunque no se pudieron localizar censos sobre la población de la fauna local, en opinión de los

pobladores entrevistados en todos los municipios de la cuenca, la fauna mayor conformada por

mamíferos, ha sido muy disminuida como producto de la caza y su comercio ilegal.

74


VII.

Recomendaciones.

Los esfuerzos de rehabilitación y conservación y protección de los recursos naturales, deben

implicar un enfoque amplio, intersectorial e integrador de las acciones a promoverse a

diferentes niveles, desde el nacional hasta el comunitario, pasando por los respectivos espacios

o escenarios de interacción de los niveles regional y municipal.

Social.

Formar capacidades locales en desarrollo organizacional para una mejor coordinación interna

entre ellas e implementar iniciativas productivas eficientes al lograr un mayor apoyo de las

organizaciones e instituciones municipales, regionales y nacionales, como resultado de su

capacidad de gestión organizacional.

Las autoridades encargadas del ordenamiento territorial deben considerar una política para una

mejor distribución de las tierras e incidir en medidas de solución de la problemática a través de

una estrategia de gestión participativa en la cual se propicie una coordinación entre los

diferentes actores sociales, promoviendo buenas prácticas de gobernanza de los recursos

naturales y el desarrollo productivo armonioso con la conservación y uso sostenible de los

recursos naturales y la biodiversidad.

Se deben realizar acciones para mejorar la infraestructura social, educativa y de salud, así

como optimizar los servicios de estos sectores.

Se debe concretar una estrategia de comunicación inter-institucional, inter- sectorial y de

participación ciudadana en todos los asuntos en pro al desarrollo y una estrategia encaminada

a la protección y conservación de los recursos naturales de la subcuenca

Provocar el establecimiento de proyectos que promuevan el desarrollo y el bien común, así

como la facilitación de medios financieros y de asesoría técnica a la producción y

comercialización en microempresas.

El Comité de Manejo Integrado de la sub cuenca Uly en función de la protección, fomento y

conservación del ambiente, debe gestionar ante las organizaciones municipales, regionales y

nacionales, apoyo técnico y económico para incentivar las acciones y hacer más efectivos los

esfuerzos comunitarios.

Esto quizás se deba a que en ellos, está todavía poco desarrollado el reconocimiento y la

conciencia del valor de los recursos naturales locales y su importancia para mejorar los

ingresos y asegurar el futuro de sus nuevas generaciones, por tanto, hay que trabajar en este

sentido.

Pecuario.

Que los organismos, instituciones y/o universidades brinden capacitaciones sobre buenas

prácticas pecuarias (Manejo de ganado mayor y menor), buena selección, manejo y

establecimientos de especies arbóreas para sistemas silvopastoriles, asimismo, den

75


acompañamiento técnico constante a los productores sobre las actividades agropecuarias y

forestales.

Aprovechar el agua de escorrentía, para disponer de agua para el ganado, mediante la

construcción correcta, de reservorios acuíferos (Cosechas de agua).

Que los productores implementen la suplementación de aditivos alimenticios al ganado como

el pasto de corte o follaje de especies forrajeras.

Agricultura

Que los organismos, instituciones y/o universidades capaciten a los productores en temáticas

sobre obras de conservación de suelo y agua, elaboración de abonos orgánicos para enriquecer

los suelos degradados y el control biológico de plagas y enfermedades.

Reorientar las prácticas productivas -tecnificarse de forma amigable al ambiente las

actividades agrícolas y pecuarias- sobre la base de un plan conservacionista de suelo en

función del uso potencial de los suelos en la zona.

Definir alianzas estratégicas con diferentes actores locales para brindar asistencia técnica en

relación al uso y manejo de los suelos y los demás recursos naturales, por ejmplo, se debería

hacer compromisos con propietarios, autoridades y otras instituciones, para no seguir

depredando el bosque, no seguir extendiendo la frontera agrícola, no seguir contaminando las

fuentes de agua, promover el turismo, incentivar el comercio y la producción para el desarrollo

sostenible.

Parte forestal

Es necesario iniciar procesos prácticos de Educación Ambiental con las comunidades para

crear una conciencia ambiental – que no se vea solo como campañas de reforestación- sino

como un esfuerzo integral cohesionado entre los diferentes actores locales y lograr así un

mejor manejo para los recursos naturales.

Diseñar mecanismos monetarios de fomento a las plantaciones (voluntad de pago por cambios

en el uso de la tierra bajo condiciones de mercado perfecto), como incentivos positivos por

una mejor condición ambiental para todos y todas.

76


VIII.

Referencias bibliográficas.

Artola, G. (23 de Diciembre de 2011). Estragos por lluvias en la RAAN. (E. n. Diario, Ed.)

Puentes colapsados han dejado a decenas de comunidades incomunicadas.

CATIE. (Noviembre de 2004). Los propietarios de tierra y la reforestación privada en América

Central. Factores que limitan y promueven el cultivo de árboles. Revista Recursos

Naturales y el Ambiente(43), 18-27.

Cooperación alemana; GIZ; URACCAN; Alcaldía. (2009). Diagnóstico Municipal de Agua y

Saneamiento del Municipio de Siuna, RAAN. Managua.

Cruz, C. (Junio de 2009). Estrategia de Intervención Subcuenca Ulí. Recuperado el 21 de

Junio de 2012, de http://masrenace.wikispaces.com:

http://masrenace.wikispaces.com/file/view/Estrategia+para+la+Cooperacion+en+la+Su

bcuenca+Uli.pdf.

GIZ. (12 de Mayo de 2010). Propuesta de estrategia para la sub cuenca Uli . Obtenido de

masrenace.wikispaces.com/.../Informe+Propuesta+de+estrategia+para...

GTZ. (s.f). Estrategias para la Cooperación en la sub cuenca Ulí. Obtenido de

http://masrenace.wikispaces.com/file/view/Estrategia+para+la+Cooperacion+en+la+Su

bcuenca+Uli.pdf

GTZ. (s.f.). Informe Final. Obtenido de Informe Subcuenca_Uli_2.pdf:

masrenace.wikispachttp://masrenace.wikispaces.com/file/view/Informe+Subcuenca_U

LI_2.pdf

Guía agropecuaria: Hagamos del campo un negocio rentable para todos. (Mayo de 2010).

Diagnóstico Biofísico y socio económico de la cuenca media alta del río Coco.

Diagnóstico cuenca media alta río Coco. Nicaragua.

Íbid. (s.f.).

INIDE. (s.f.). Estadísticas sociodemográficos. Recuperado el 28 de Junio de 2012, de Cifras

municipales año 2012: http://www.inide.gob.ni/estadisticas/sociodemograficas.htm

M&P. (2005). Medicina y Prevención. Recuperado el 26 de Junio de 2012, de Fiebre,

definición, síntomas: http://www.medicinayprevencion.com/fiebre/fiebre.htm

Mendoza, I., & Duarte, A. (2010). Calidad del agua en la sub cuenca Uly y Micro cuenca

Madriguera, 2010. Calidad del agua en la sub cuenca Uly y Micro cuenca

Madriguera. Siuna, RAAN, Nicaragua.

Moreno, F., & Molina, D. (2007). Buenas Prácticas Agropecuarias. Manual técnico(1).

Medellín, Colombia.

NITLAPAN - UCA. (Agosto de 2008). Manual técnico. Manual de consulta técnica para

desarrollo de la actividad ganadera. Managua, Nicaragua: NITLAPAN - UCA.

Rosales, J., & Jarquín, H. (28 de Mayo de 2000). Ejército entra a Siuna. Nacionales(22022).

Salud.com. (s.f.). Salud. Recuperado el 26 de Junio de 2012, de Infecciones diarreicas:

http://www.salud.com/enfermedades/infecciones_diarreicas.asp

Silva, O. (2011). Caracterización del Municipio de Siuna. Siuna pdf- Caracterización. Siuna,

RAAN, Nicaragua.

URACCAN y GIZ. (2010). Sistema de gestión de agua y saneamiento. Gestor de Base de

Datos SIGAS-WASIMU. Siuna, RAAN, Nicaragua.

77


IX.

Anexos.

Anexo 1. Hidrología de la parte media – baja de la sub cuenca Uly.

78


Anexo 2. Uso actual del suelo de la parte media-baja de la sub cuenca Uly.

79


Anexo 3. Viviendas encuestadas en la parte media – baja de la sub cuenca Uly.

80


Anexo 4. Participantes en el taller desarrollado en la comunidad La Toboba, abril, 2012

Primer taller. Comunidad La Toboba

Líderes políticos y promotores ambientales de las comunidades, Saslaysito, Martha Lorena, El

Guasimito, Montes de Oro, El Dorado y La Toboba.

Participaron.

N° Nombre y Apellidos Cargo Comunidad

1 Julio Raúl Álvarez Tinoco Coordinador del poder ciudadano Guasimito

3 José Antonio García Sánchez Promotor Ambiental Guasimito

5 José María Moreno Sevilla Promotor Ambiental La Toboba # 1

6 Paulino Obando Leiva Coordinador de Educación La toboba # 1

7 Pedro Centeno Méndez Auxiliar de Alcalde La toboba # 2

9 Byron Lagos Rizo Coordinador del Poder Ciudadano Saslaysito

11 Moisés Róbleto Oporta Auxiliar de Alcalde Martha Lorena # 1

14 Thomasa Talavera Torres Coordinadora del Poder Ciudadano Martha Lorena # 2

15 Francisco Castellón Gómez Auxiliar de Alcalde Montes de Oro

Se invitaron.

N° Nombre y Apellidos Cargo Comunidad

1 Julio Raúl Álvarez Tinoco Coordinador del poder ciudadano Guasimito

2 Efraín Antonio Talavera Ruiz Auxiliar de Alcalde Guasimito

3 José Antonio García Sánchez Promotor Ambiental Guasimito

4 Cándido García Castillo Auxiliar de Alcalde La toboba # 1

5 José María Moreno Sevilla Promotor Ambiental La Toboba # 1

6 Paulino Obando Leiva Coordinador de Educación La toboba # 1

7 Pedro Centeno Méndez Auxiliar de Alcalde La toboba # 2

8 Rafael Jarquín Gonzales Auxiliar de Alcalde Saslaysito

9 Byron Lagos Rizo Coordinador del Poder Ciudadano Saslaysito

10 José Aurelio Peralta Méndez Líder Comunitario Saslaysito

11 Moisés Róbleto Oporta Auxiliar de Alcalde Martha Lorena # 1

12 Misael Salgado Luqués Coordinador del Poder Ciudadano Martha Lorena # 1

13 Marlon Isidro Pérez Muñoz Líder de Salud Martha Lorena # 1

14 Thomasa Talavera Torres Coordinadora del Poder Ciudadano Martha Lorena # 2

15 Francisco Castellón Gómez Auxiliar de Alcalde Montes de Oro

16 Giovanni Urbina Promotor Ambiental Montes de Oro

17 Magdaleno García Coordinador del Poder Ciudadano Montes de Oro

18 Absalón Blandón Centeno Auxiliar de Alcalde El Dorado

19 Eligio Centeno Coordinador del Poder Ciudadano El Dorado

20 José Cruz Leiva Ocampo Promotor Ambiental El Dorado

81


Anexo 5. Participantes en el taller desarrollado en la comunidad La Toboba, abril, 2012

Listados de lideres líderes políticos y promotores ambientales de las comunidades, El

Guácimo, Aza Central, Uly, Azadin, El Bambú, Guzma, que participaron al segundo taller.

Participaron.

N° Nombre y Apellidos Cargo Comunidad

1 Evenor García Alcántara Auxiliar de Alcalde Guácimo

2 Orlando Amador Auxiliar de Alcalde Aza Central

3 Fidel Hernández Pérez Auxiliar de Alcalde Aza Central

4 Paz Feliciano Flores Landero Secretario Político FSLN Uly

5 Cándido Flores Landero Promotor Ambiental Uly

6 Quintín Nicolás Gómez Sánchez Aux. de Alcalde y Prom. Ambiental El Bambú

Se invitaron.

N° Nombre y Apellidos Cargo Comunidad

1 Evenor García Alcántara Auxiliar de Alcalde Guácimo

2 Ramiro Bermúdez García Coordinador del Poder Ciudadano Guácimo

3 Martin Palacios Hernández Promotor Ambiental Guácimo

4 Orlando Amador Auxiliar de Alcalde Aza Central

5 José Santo Acuña Centeno Coordinador del Poder Ciudadano Aza Central

6 Fidel Hernández Pérez Auxiliar de Alcalde Aza Central

7 Héctor Suarez Coordinador del Poder Ciudadano Aza Central

8 Felipe Sánchez Promotor Ambiental Aza Central

9 Paz Feliciano Flores Landero Secretario Político FSLN Uly

10 Julio Pérez Flores Auxiliar de Alcalde Uly

11 Cándido Flores Landero Promotor Ambiental Uly

12 Guadalupe Torres Jarquín Secretario Político FSLN Azadín

13 José Herrera Aguirre Auxiliar de Alcalde Azadín

14 Aquiles Orosco Coordinador del Poder Ciudadano Azadín

15 Quintín Nicolás Gómez Sánchez Aux. de Alcalde y Prom. Ambiental El Bambú

16 Pablo Martínez Cruz Coordinador del Poder Ciudadano El Bambú

17 Venicio Pérez Castro Auxiliar de Alcalde Guzma

18 José Chavarría Promotor Ambiental Guzma

82

More magazines by this user
Similar magazines