SISTEMAS DE ALIMENTACIÓN

Marcelopfa

SISTEMAS

DE

ALIMENTACIÓN

Instituto Universitario de la Policía Federal Argentina – Facultad de Ciencias de la

Criminalística – Técnico Universitario en Balística y Armas Portátiles – Balística I

Prof. Marcelo M. Anca

Jefe de Trabajos Prácticos


Aspectos Generales

Arma de repetición: Es el arma de fuego en la que el ciclo de carga y descarga

de la recámara se efectúa mecánicamente por acción del tirador, estando

acumulados los proyectiles en un almacén cargador.

(Ley 20429 - “Ley Nacional de Armas y Explosivos” - Anexo I , Capitulo I , Sección II)

Desde un punto de vista técnico, denominamos ALMACÉN CARGADOR, el depósito en el que se

almacenan las unidades de carga (cartuchos) en un arma de fuego, y desde el cual son tomados por el

mecanismo de alimentación para ser introducidos en la recámara.

Las armas de RECÁMARAS MÓVILES no cuentan con ALMACÉN CARGADOR, pero si poseen

algún tipo de soporte en el cual se encuentran los alvéolos que contienen los cartuchos, los cuales se

alinean consecutivamente con el cañón antes de producirse cada disparo.

Clasificación


Armas de Recámaras Móviles

1 - Revólveres

Cañon de Puckle

• Desarrollado por Thomas Puckle en 1718

• Disponía de un soporte cilindro con recamaras que se alineaban manualmente

con el cañón

• Mecanismo de chispa

• Antecesor directo del revólver, se trataba de una pieza de artillería fácilmente

transportable, pero no de un arma portátil.


• En 1814, Collier diseño el primer revólver funcional, de avancarga y con

mecanismo de chispa

En la década de 1830 aparecieron los “Pepper Box” o pimenteros. Contemporáneas con

el primer revólver desarrollado por Samuel Colt (el modelo “Paterson”), estas armas

agrupaban un número variable de cañones en torno a un eje central. Al presionar la

cola del disparador, el conjunto giraba, produciéndose la percusión sobre la chimenea

del cañón que se encontraba en la parte superior. Eran de avancarga y con mecanismo

de percusión por ceba fulminante.


En 1855, Horace Smith y Daniel Wesson compraron la patente de Rolling White de un

revólver de retrocarga con el tambor perforado de lado a lado, comercializándolo como

Modelo Nº 1. Para extraer las vainas servidas debía desmontarse el tambor y quitarlas

una a una introduciendo en cada alveolo la espiga que puede verse debajo del cañón.

Aunque muchas veces se dice que se trata del primer revólver de retrocarga, lo cierto

es que las armas de Casimir Lefaucheaux ya incorporaban un diseño similar desde

mucho antes.


Debido a las restricciones impuestas por la patente propiedad de S&W, Colt continuó

fabricando revólveres de retrocarga hasta 1872. El diseño de los modelos Walker, Navy

y Army permitía extraer el tambor una vez disparadas las cargas de sus alvéolos,

reemplazando rápidamente por otro.


En 1872, ya vencida la patente de S&W, Colt presenta su modelo “Open Top”, de

retrocarga con alvéolos completamente perforados en el tambor. Para la extracción de

las vainas se lo debía girar manualmente, alineando la ventana de expulsión con cada

alveólo, accionando la vaqueta solidaria con el cañón para extraerlas una a una. Este

sistema se mantuvo en el mas famoso de sus modelos, el “Peacemaker” (“Pacificador”)

de 1873. En la imagen superior derecha puede verse un modelo Lefaucheaux de 1858

con un sistema similar al Colt.

El mismo sistema se incorporó a los revólveres Colt de avancarga transformados a

retrocarga.


A fines del siglo XIX aparece el tambor basculante con extractor estrella. Una vez

liberado el cañón, el mismo bascula sobre el lateral izquierdo del arma. Accionando la

varilla que forma su eje, la estrella toma a los cartuchos por el reborde del culote,

extrayéndolos de su alojamiento.

En 1870, S&W presentó su Model 3 de apertura superior (tambien llamado “de quebrar”,

y mas popularmente, “lechucero”). Pensado para ser utilizado por la caballería,

incorporaba un extractor estrella que se accionaba automáticamente al ser abierta el

arma, expulsando todos los cartuchos a la vez sin que el tirador debiera realizar otra

acción. Fue reglamentario en el Ejército Argentino y también pueden encontrarse

numerosas copias españolas de calidades diversas.

Los diversos modelos de revólveres británicos Webley incorporaron un sistema del

mismo tipo.


Cargadores rápidos

Para reducir el tiempo necesario para recargar los revólveres, diversas compañías

comercializan los “cargadores rápidos” (“Speed Loaders). Existen tres tipos de

cargadores rápidos en el mercado:

Circulares

Tira


Medialuna, que puede ser un círculo o semicírculo metálico. Este tipo fue inventado

durante la primera guerra mundial para poder utilizar la munición .45 ACP (Automatic

Colt Pistol) de la pistola Colt M1911 en los revólveres S&W y Colt M1917, y toman los

cartuchos por la ranura en lugar del reborde.

2 – Otros Sistemas

Pistola Armónica

Fabricada a fines del siglo XIX, pese al nombre no se trata de una pistola, ya que las

recámaras son móviles y no se encuentran permanentemente alienadas con el cañón.

Dispuestas en forma horizontal, se van colocando en batería a medida que la pieza que

contiene los cartuchos se desplaza hacia la izquierda antes de cada disparo.


El tambor con su eje dispuesto en forma perpendicular al cañón fue, en un principio,

una forma de salvar las restricciones impuestas por la patente de S&W. Hubo diversos

modelos con este mecanismo, tanto de funcionamiento vertical como horizontal. Del

primero de ellos, uno de los mas conocidos es el del Protector, fabricado a fines del

siglo XIX.

Revólver Radial Tourelle, otro ejemplo del mismo sistema


También existieron armas con recámaras móviles de desplazamiento vertical, como

este ejemplo de arma de bolsillo, la Montlahuc & De la Bastide, fácilmente confundible

con un encendedor


Almacén Cargador Interno

1 - Tubulares

El primer ejemplo de un almacén tubular interno lo encontramos en la pistola Volcanic,

fabricada a mediados del siglo XIX. El almacén cargador era paralelo al cañón del arma,

y en su interior un émbolo impulsado por un muelle helicoidal empujaba los cartuchos

hacia el elevador.

El sistema de la pistola Volcanic era ingenioso, sencillo y confiable, pero la escasa

potencia de su cartucho autocontenido (sin vaina) atentó contra su éxito comercial.

Cuando la fábrica quebró, uno de sus accionistas compró la maquinaria y fundó su

propia empresa: Oliver Winchester. Winchester también contrató a Benjamin Henry, el

antiguo jefe de taller de la Volcanic, quien retomó el concepto de la pistola y diseñó una

carabina basada en el. La nueva arma sería la primera de toda una familia que llega

hasta nuestros días.


La carabina Henry fue utilizada durante la Guerra Civil, y pronto se hizo famosa. Tenía

Con una capacidad de 15 cartuchos .44 henry en su almacén cargador, los cuales se

introducían por el frente, después de comprimir el muelle del émbolo y girar la porción

delantera del cargador. En la actualidad, algunas carabinas calibre .22 poseen el mismo

sistema.


El sistema Winchester tuvo continuidad hasta el presente, y su sistema de repetición

por accionamiento de palanca fue copiada con éxito por otros fabricantes, como Marlin.

Winchester modificó el sistema de carga, desplazándolo al lateral derecho del cajón de

mecanismos.


En 1865, la carabina Spencer incorporó el almacén tubular en la culata. Incluyendo lo

que podría considerarse un cargador extraíble capaz de almacenar siete cartuchos

calibre .52. El mecanismo de repetición era accionado por un movimiento de palanca

del arco guardamonte, pero el martillo debía montarse manualmente en cada disparo.


La evolución del sistema de retrocarga operado por cerrojo iniciado por el fusil Dreyse

en 1841 llevó a la adopción de un cargador tubular debajo del cañón en muchos

diseños durante el último cuarto del siglo XIX. Los Vetterli (izquierda), los Lebel

(derecha), los Mauser 1884 y otros lo adoptaron. Años mas tarde, cuando diversos

estados decidieron convertir sus fusiles de cerrojo tiro a tiro en armas de repetición,

los proyectos incorporaron los almacenes tubulares en los proyectos de modificación.

En la actualidad, los almacenes cargadores internos de tipo tubular son muy utilizados

en las las escopetas de repetición por accionamiento de chimaza y en muchos

modelos semiautomáticos. La PFA cuenta con los modelos M37, Bataan 71 y

Remington 870 de los primeros, y con las Browning 2000 de los segundos.


2 –Rectos

En 1879, James Parris Lee inventó un cargador recto, en el que los cartuchos se

encontraban almacenados en forma vertical. Eran empujados por un muelle hacia

arriba, donde eran tomados por el cerrojo e introducidos en la recámara. Se trató

también del primer cargador extraíble. Se utilizó por primera vez en el fusil Remington-

Lee.

Gran Bretaña adoptó el cargador inventado por Lee para sus fusiles Lee- Metford de

1889, con una capacidad de 7 cartuchos.


En 1895, Gran Bretaña reemplaza a sus Lee-Metford por los Lee- Enfield, pero mantuvo

en el nuevo fusil el cargador vertical. Al igual que en los demás diseños que emplearon

este sistema, el almacén cargador vacío podía extraerse del arma para reemplazarlo por

uno completo, pero en general se prefirió emplear cargadores tipo peine para llenarlos

sin quitarlos de su alojamiento.

Mannlicher desarrollo su propia versión de este tipo de almacén cargador en 1886.

Contaba con un soporte metálico en el que iban colocados los cartuchos, el cual caía

por gravedad a través de la parte inferior del alojamiento una vez agotada la carga. Sin

este soporte, los cartuchos no podían ser colocados en el depósito.


Mauser incorporó un almacén cargador ciego (cerrado por debajo) en sus diseños. Para

llenarlos, se utilizaba un peine en el que las cinco unidades de carga eran tomadas por

la ranura de la vaina. Se trataba de una simple chapa doblada con un muelle plano en

su interior. Estando el cerrojo abierto, el peine se calzaba en un rebaje sobre el almacén

cargador, y una vez allí, los cartuchos se empujaban con el dedo pulgar al interior del

depósito. Luego se quitaba el peine y se cerraba el arma.

El sistema de almacén interno ciego y carga por peines se popularizó rápidamente,

tanto en las armas largas como en las cortas. En la imagen , una pistola C96 en la cual

puede apreciarse la disposición interna de los cartuchos.


La Steyr Hahn de 1912, otro ejemplo de una pistola semiautomática con cargador

interno.

En fusil Garand M1, que se comenzó a producir en 1936 y equipó masivamente a las

FFAA de los EEUU durante la Segunda Guerra Mundial y la guerra de Corea, tenía un

almacén cargador interno con capacidad para ocho cartuchos. Las unidades de carga

se colocaban en un soporte metálico que era introducido en el almacén interno. Al

dispararse el último cartucho, el soporte era expulsado del arma por la parte superior.

Sus principal desventaja era que no podía completarse la carga con cartuchos sueltos.

El almacén cargador rotativo consta de un soporte donde se montan los cartuchos en

torno a un eje central. Al ser introducido en el arma, la fuerza de torsión de un muelle

hace girar el soporte, presentando un nuevo cartucho frente a la recámara en cada

fracción de vuelta.


3 - Rotativos

Los primeros cargadores rotativos fueron diseñados por Schonauer en 1885.

Schonauer era un protegido del Ferdinand Von Mannlicher, y su cargador fue

implementado en el Mannlicher modelo 1887 con poco éxito. Alcanzó un mejor

resultado y una mayor repercusión en el modelo 1903.

Arthur Savage introdujo un cargador rotativo en sus Savage modelos 95 y 99 (este

último fusil se mantuvo en producción durante 100 años). Actualmente, diversas armas

largas poseen este tipo de almacén cargador, tales como el Ruger 10-22 o el Steyr

SSG69.


Despiece y vista de los componentes de un almacén cargador rotativo.


4 - Horizontales

En 1889, el fusil desarrollado por los noruegos Ole Krag y Erik Jorgensen presentaba

un cargador horizontal. Los cartuchos se introducían uno a uno a través de una

ventana de alimentación en el lateral derecho del arma, y eran empujados por un muelle

hasta alimentar la recámara por el lado contrario.


En la década de 1930, el diseñador de armas Melvill Jhonson presentó su fusil de

almacén cargador interno horizontal al ejército de EEUU. La ventana de alimentación se

encuentra en el lateral derecho del arma, y los cartuchos se introducen con ayuda de

un peine. Si bien no consiguió que se convirtiera en el arma de infantería reglamentaria

de las FFAA estadounidenses, ocho mil de estos fusiles fueron utilizados por el UMC al

comienzo de la Segunda Guerra Mundial. En la imagen inferior puede verse el sistema

de alimentación ( copia del original de la patente)


Almacén Cargador Externo

1 - Rectos

Los almacenes cargadores externos rectos son los mas habituales en las armas

modernas. En líneas generales, constan de una armazón externa, un muelle interno y

una pieza elevadora de cartuchos. Los cartuchos pueden estar dispuestos uno sobre

otro (monohilera), o de forma alternada (tresbolillo). Al introducirlos, comprimen el

muelle interno a medida que desciende el elevador de cartuchos, permaneciendo

retenidos en el interior del almacén por la forma de su abertura superior (labios del

cargador)

Los cargadores, por su forma externa, pueden ser

Rectos (FAL)


Curvos (AK 47)

Pueden ser de metálicos o de material plástico, como en el caso del Steyr AUG, en el

que además, son traslúcidos para poder apreciar la cantidad de cartuchos que

contiene.


El alojamiento del cargador puede encontrarse en distintos lugares del arma, según el

diseño:

Sobre el cajón de mecanismos (BREN)

Lateral (Sterling)

Inferior (FAL)


Inferior detrás de la empuñadura, conocido como “Bull pup” (Steyr AUG)

En el caso de la P90, el almacén cargador adopta una posición inusual: horizontal

sobre el cajón de mecanismos. El cargador, fabricado en polímero con su superficie

superior transparente, tiene una pieza de alimentación móvil que rota noventa grados

para colocar el cartucho en posición adecuada frente a la recámara y así permitir la

alimentación del arma.


2 – Tambor

Los almecenes cargadores externos de tambor permiten disponer de una mayor

capacidad de munición en el arma sin ocupar un espacio excesivo. Entre sus

desventajas podemos mencionar que suelen ser pesados, ruidosos y su recarga resulta

muy lenta y trabajosa si no se realiza con algún aparato que la facilite.

Uno de los primeros modelos de estos almacenes cargadores fue el utilizado por las

pistolas P08 Parabellum modelo artillería. Denominado popularmente “caracol” o

“sartén”, almacenaba 32 unidades de carga. Fue utilizado también por la Schmeisser

MP18, una de las primeras pistolas ametralladoras exitosas.

En general, los almacenes cargadores externos de tambor pueden trabajar de dos

formas distintas: los que alimentan el arma mediante el movimiento de giro producido

por el mecanismo de automatismo del arma (ametralladora Lewis)


Por un muelle que hace girar el cargador en forma independiente al arma (Pistola

Ametralladora Thompson).

Los cargadores de tambor siguen siendo utilizados en la actualidad, en especial

destinados a las armas militares de apoyo de sección (RPK).


Los modernos almacenes cargadores externos de tambor siguen las mismas

tendencias de fabricación que el resto de los utilizados por las armas modernas, con

proliferación de polímeros y materiales sintéticos.


Cintas

El primer antecedente de un arma alimentada por una cinta fue la Trebby Gun, fabricada

en 1854. No utilizaba cartuchos; las unidades de carga estaban compuestas por tubos

metálicos reutilizables que incluían la pólvora, el proyectil y el fulminante en su base.

Esta solución intermedia entre el cartucho de papel y el moderno cartucho metálico fue

utilizada durante mucho tiempo en las armas militares de este tipo.

En 1883, Hiram Maxim diseño la primera ametralladora verdaderamente automática, y

también la primera en utilizar una cinta de tela como soporte de los cartuchos

destinados a su alimentación.


Se trataba de dos cintas de tela cosidas entre sí, dejando espacios para insertar los

cartuchos

Las cintas de tela tenían muchos inconvenientes y si se mojaban, se hinchaba el tejido

y con el tiempo se pudría, además de perder flexibilidad al secarse. A fin de solucionar

estos problemas, se comenzaron a usar cintas metálicas de eslabones articulados.


El próximo paso se dio como una forma de otorgar mayor seguridad en las aeronaves

artilladas. Con este fin fueron desarrolladas las modernas cintas desintegrables, donde

cada eslabón es cerrado por el cartucho siguiente en la secuencia. Este diseño también

permitió unir las cintas unas con otras con gran facilidad, obteniendo así una mayor

versatilidad de las armas.


Accesorios

Algunas armas alimentadas con cintas disponen de un depósito destinado a impedir

que se tuerzan, se enganchen o arrastren suciedad al interior del mecanismo del arma,

a la vez que facilita su uso por un solo tirador. Como dijimos, se trata simplemente de

un depósito que contiene las cintas, y no debe confundirse con un almacén cargador

externo de tambor

RPD

Negev


Bandejas

Una de las primeras soluciones implementadas en las primeras armas automáticas

fueron las bandejas. Una bandeja consistía en una lámina metálica rígida en la cual se

colocaban los cartuchos, y podían empalmarse unas con otras para mantener la

continuidad del fuego. (Ametralladoras Hotchkiss y Taisho 14)

More magazines by this user
Similar magazines