VER - Ex officina hispana

exofficinahispana.org

VER - Ex officina hispana

Cerámicas hispanorromanas.Un estado de la cuestiónD. Bernal Casasola y A. Ribera i Lacomba (eds. científicos)Editado con motivo del XXVI Congreso Internacionalde la Asociación Rei Cretariae Romanae FautoresEditaColabora


ÍndiceIntroducción. “What are we looking for in our pots?” Reflexiones sobre ceramología hispanorromana ................ 15Darío Bernal Casasola y Albert Ribera i LacombaPrólogo. La cerámica hispanorromana en el siglo XXI .............................................................................................. 37Miguel Beltrán LlorisBLOQUE I. ESTUDIOS PRELIMINARESLos estudios de cerámica romana en las zonas litorales de la Península Ibérica:un balance a inicios del siglo XXI.............................................................................................................................. 49Ramón Járrega DomínguezLos estudios de cerámica romana en las zonas interiores de la Península Ibérica. Algunas reflexiones.................. 83Emilio IllarreguiDe la arcilla a la cerámica. Aproximación a los ambientes funcionales de los talleres alfareros en Hispania......... 93José Juan Díaz RodríguezHornos romanos en España. Aspectos de morfología y tecnología .......................................................................... 113Jaume Coll ConesaEl Mediterráneo Occidental como espacio periférico de imitaciones..................................................................... 127Jordi PrincipalBLOQUE II. ROMA EN LA FASE DE CONQUISTA (SIGLOS III-I A. C.)Las cerámicas ibéricas. Estado de la cuestión........................................................................................................... 147Helena Bonet y Consuelo MataLa cerámica celtibérica............................................................................................................................................. 171Francisco Burillo, Mª Ascensión Cano, Mª Esperanza SaizLa cerámica de tradición púnica (siglos III-I a. C.) .................................................................................................... 189Andrés María Adroher AurouxCerámica turdetana .................................................................................................................................................. 201Eduardo Ferrer Albelda y Francisco José García FernándezCerámicas del mundo castrexo del NO Peninsular. Problemática y principales producciones ............................... 221Adolfo Fernández Fernández


La cerámica “Tipo Kuass” ......................................................................................................................................... 245Ana Mª Niveau de Villedary y MariñasLa cerámica de barniz negro .................................................................................................................................... 263José Pérez BallesterProducciones cerámicas militares en Hispania....................................................................................................... 275Ángel MorilloBLOQUE III. NUEVOS TIEMPOS, NUEVOS GUSTOS (AUGUSTO-SIGLO II D. C.)Las cerámicas “Tipo Peñaflor” .................................................................................................................................. 297Macarena Bustamante Álvarez y Esperanza Huguet EnguitaProducciones de Terra Sigillata Hispánica.............................................................................................................. 307Mª Isabel Fernández García y Mercedes Roca RoumensTerra sigillata hispánica brillante (TSHB) ............................................................................................................... 333Carmen Fernández Ochoa y Mar Zarzalejos PrietoLas cerámicas de paredes finas en la fachada mediterránea de la Península Ibérica y las Islas Baleares ................. 343Alberto López MullorParedes finas de Lusitania y del cuadrante noroccidental ...................................................................................... 385Esperanza Martín Hernández y Germán Rodríguez MartínLucernas hispanorromanas ...................................................................................................................................... 407Ángel Morillo y Germán Rodríguez MartínLas cerámicas “Tipo Clunia” y otras producciones pintadas hispanorromanas....................................................... 429Juan Manuel AbascalLas “cerámicas bracarenses”..................................................................................................................................... 445Rui MoraisEl mundo de las cerámicas comunes altoimperiales de Hispania........................................................................... 471Encarnación Serrano RamosLa producción de cerámica vidriada ........................................................................................................................ 489Juan Ángel Paz PeraltaBLOQUE IV. CERÁMICAS HISPANORROMANAS EN LA ANTIGÜEDAD TARDÍA (SIGLOS III-VII D. C.)Las producciones de terra sigillata hispánica intermedia y tardía.......................................................................... 497Juan Ángel Paz PeraltaLa vajilla Terra Sigillata Hispánica Tardía Meridional .............................................................................................. 541Margarita Orfila PonsLas imitaciones de cerámica africana en Hispania.................................................................................................. 553Xavier AquiluéLa cerámica ebusitana en la Antigüedad Tardía ........................................................................................................ 563Joan Ramon TorresLas producciones de transición al Mundo Islámico: el problema de la cerámica paleoandalusí (siglos VIII y IX)........... 585Miguel Alba Calzado y Sonia Gutiérrez Lloret


BLOQUE V. ALGO MÁS QUE CERÁMICA: LA SINGULARIDAD DE LAS ÁNFORASLas ánforas del mundo ibérico ................................................................................................................................. 617Albert Ribera i Lacomba y Evanthia TsantiniLa producción de ánforas en el área del Estrecho en época tardopúnica (siglos III-I a. C.)...................................... 635Antonio M. Sáez RomeroÁnforas de la Bética.................................................................................................................................................. 661Enrique García Vargas y Darío Bernal CasasolaLas ánforas de la Tarraconense ................................................................................................................................. 689Alberto López Mullor y Albert Martín MenéndezLas ánforas de Lusitania .......................................................................................................................................... 725Carlos FabiãoBLOQUE VI. OTRAS PRODUCCIONES ALFARERAS Y TENDENCIAS ACTUALESEl material constructivo latericio en Hispania. Estado de la cuestión..................................................................... 749Lourdes Roldán GómezTerracotas y elementos de coroplastia..................................................................................................................... 775María Luisa RamosAportaciones de la arqueometría al conocimiento de las cerámicas arqueológicas. Un ejemplo hispano.............. 787Josep M. Gurt i Esparraguera y Verònica Martínez FerrerasEl grupo CEIPAC y los estudios de epigrafía anfórica en España................................................................................ 807José Remesal Rodríguez


308 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNtros productores. El gran vacío existente en la obra deMez quíriz respecto a la zona sur peninsular se iría re llenando con el hallazgo, por parte de M. Sotomayor, prime -ro en la década de los sesenta, del alfar romano de Car tuja(Granada) y después, a principios de los seten ta, con eldescubrimiento del complejo alfarero de Los Villa res deAndújar (Jaén), objeto desde entonces has ta nues tros díasde una continuada investigación. Por otra par te, a finalde la década de los setenta veía la luz la publi cación deGarabito (1978) sobre los alfa res ro manos riojanos aunque,de hecho, el interés por el estu dio de las pro duccionesde esta área se había ya susci tado en algunas publicacionesprevias (Garabito y Solo vera, 1975; Garabito y Solovera,1976a y 1976b) así co mo de Mezquíriz (1975 y 1976).En esa épo ca asistimos a interesantes publicaciones so brede ter minados aspectos de las producciones de sigilla ta his -pánica relativas a marcas de alfareros en general, o bienparcialmente documentadas como las de Cástu lo, Mé ridao Conimbriga. En relación con este último ya cimien tocabe destacar la publicación de sus materia les aun que,al carecer de referencias estratigráficas, no aporta ron novedaden el aspecto cronológico (Delgado, Ma yet y Moutinho,1975).La década de los ochenta fue muy fecunda tanto porel descubrimiento de talleres cerámicos, fundamentalmenteen la zona sur peninsular (El Carmen de la Murallaen el granadino barrio del Albaicín por M. Sotomayory los centros de Singilia Barba, Antikaria y Alameda enla provincia de Málaga por E. Serrano Ramos) como porla continuación de los trabajos en diversos puntos de Triciopor parte de T. Garabito o las excavaciones de M.Roca Roumens en Los Villares de Andújar. Fueron importantestambién los estudios en torno a esta última producciónque contribuyeron a su caracterización, poniendolas bases de los estudios que se han desarrollado conposterioridad. En este sentido cabe destacar la primerareunión sobre terra sigillata hispánica que tuvo lugar en1982 en el Museo Arqueológico Nacional donde, entreotros, se aunaron criterios básicos para su investigación(AA. VV., 1983). A lo largo de la década harían su aparicióninteresantes publicaciones relativas a centros productores(Los Villares de Andújar, El Carmen de la Murallao los centros malagueños) así como obras de caráctergeneral (Juan Tovar, 1984a y 1984b; Mayet, 1985; Mezquíriz,1985). Frente a éstas aparecen estudios de conjuntodedicados a determinados yacimientos, entre losque podemos señalar, entre otros, Numancia (RomeroCarnicero, 1985), Valencia (Escribá, 1989) y, a principiosde los noventa, Baelo (Bourgeois y Mayet, 1991).El avance de las investigaciones propició que la déca -da de los noventa continuara siendo fructífera. En rela cióna ello, destacar el descubrimiento del ta ller ma lague ñode Teba, la investigación de algunos talleres riojanos porpar te de P. Saenz Preciado o el nuevo proyecto de investigación centrado en Los Villares de Andújar aproba -do en 1995 (Isturgi romana y su territorio: la producciónde terra sigillata y su difusión) dirigido por Mª I. Fernández García. Dentro del marco del proyecto Isturgi sede sarrollaron varias actividades científicas, entre ellas, uncurso celebrado en la Universidad de Otoño de Andú jaren el que participaron todos los especialistas en sigi llatahispánica, cuyos resultados fueron objeto de pu blicación(Fernández García, ed., 1998) y donde se vio la necesidadde realizar una mesa redonda que constituyese unapuesta al día sobre las investigaciones en este campoque, a su vez, fue objeto de una monografía (Roca Roumensy Fernández García, coord., 1999).Con el comienzo del siglo, las investigaciones hancon tinuado orientándose hacia una revisión tanto en relación con los talleres de la Baetica, ya conocidos (Fernán-dez García, 2004a; Fernández García, 2004b; Fer nándezGarcía y Ruiz Montes, 2005; Serrano Ra mos, 2004), comocon los de la Tarraconense (Romero Car nice ro y RuizMontes, 2005).Actualmente de todos los complejos alfareros de sigillatahispánica peninsulares, el único que continúa conun proyecto sistemático es el centrado en la antigua Isturgi(Los Villares de Andújar) que sigue proporcionandointeresantes resultados.Tipología y cronologíaAl objeto de adaptarnos a la extensión establecida parala presente publicación, ofrecemos una síntesis lo más exhaustivaposible de las producciones hispanas de terrasigillata ilustradas en las figuras 2 a 10 con su correspondientecuadro cronológico (figs. 11–13).DistribuciónEn general, las producciones hispanas tienen una difusiónesencialmente centrada en la Península Ibérica y Norte de


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 309África, aparte de cierta proyección en la parte sudoestede la actual Francia. Su presencia en Italia es anecdótica.Producciones precocesProducciones militares (Pérez González, 1989, 197-229;Romero Carnicero, 1999, 253-258; Morillo y García-Marcos,2001, 147-155).Se trata de producciones localizadas hasta el momento enla parte septentrional de la Península Ibérica de entre lascuales la más conocida es la de L.TERENTIVS, figlinariode la Legio IIII Macedonica.La producción firmada por L.TERENTIVS en solitarioo excepcionalmente con CAPITO se localiza en Herrerade Pisuerga (prov. de Palencia), donde parece tener suárea propia de difusión, y constituye por el momento lamejor documentada entre otras varias posibles produccionessimilares emergentes, como la de C.LICINIVS MA-XIMVS, localizada en la mitad norte peninsular.El repertorio de TERENTIVS se reduce prácticamentea tres formas asimilables, en general, a copas y platosdel Servicio Haltern I y a copas del Servicio II (Consp.12,Consp.14 y Consp.22), identificables, por otra parte, conformas del repertorio precoz y clásico de Goudineau.Desde el punto de vista tecnológico se trata de una producciónmuy desigual; en general predominan las pastasde color tierra de Siena y barniz tierra de Siena/rojoinglés, aunque no son infrecuentes las pastas grises y losbarnices más o menos pardos, incluso negros. El aspectode las marcas es francamente itálico y, en un caso, se hadocumentado una marca radial.Cronológicamente esta producción parece poder situarseentre los años 20/15 a. C. y 5 d. C.Producciones hispánicas precoces de origen bético (AmoresF. y Keay S.J., 1999, 235-252; Serrano Ramos E., 1999,231-233).Conocidas en la bibliografía de muy diversas maneras,entre las cuales han hecho especial fortuna las de “barnizrojo tardío”, “barniz rojo julio claudio”, “imitacionesde cerámicas aretinas” y “cerámica bética de imitacióntipo Peñaflor”. Aunque sensu stricto entran más bien enla categoría de imitaciones de sigillata, hemos consideradode interés su inclusión por su abundante presenciaen yacimientos de la Hispania Meridional en los cualesconcurre y llega a suplir las importaciones de TSI.Se trata de producciones caracterizadas, en gene ral,por presentar pastas de color rojo o tierra de Siena pá lidos,más o menos porosas, con desgrasantes micáceos y calizos y barnices de color tierra de Siena, espesos y brillan -tes en la superficie interna y mates y ásperos en la externa,de adherencia un tanto desigual, cuarteándose o desconchándosecon cierta facilidad. Desde el punto de vistatipológico, el repertorio se inspira mayoritariamente enformas propias del aretino, en especial en algunas de lascorrespondientes a la fase precoz de Goudineau (copaspróximas a Consp.7, Consp.8 y Consp.13 así como páterassimilares a Consp. 11).Su fabricación está atestiguada en Los Villares de Andújary también en Peñaflor, aunque no puede ni debedescartarse la posible existencia de otros centros en lamisma Bética a la vista de la cada vez más significativa presenciade tales producciones en contextos de fines desiglo I a. C. y primera mitad de siglo I d. C.Terra Sigillata Hispánica (fig. 1)Sigillata Hispánica de origen béticoGravita en torno al centro de producción de Los Villaresde Andújar (Jaén) con el cual se relaciona la actividadde una serie de talleres satélites localizados en las provinciasde Granada y Málaga.Los Villares de Andújar (Fernández García, 1998; Sotomayoret alii, 1999; Fernández García, 2004a; FernándezGarcía y Ruiz Montes, 2005).CARACTERÍSTICAS TÉCNICASPastas de color ocre a tierra de Siena, de aspecto granuloso,con pequeñas partículas blancas y vacuolas, de durezaun tanto desigual; barnices de la misma gama, nomuy brillantes aunque bastante homogéneos y adherentes.MARCAS DE ALFAREROAdoptan las siguientes modalidades:a) En el fondo de formas lisas, especialmente 15/17 y 27;esporádicamente se documentan en las formas 8 y24/25. En general se presentan en cartela de formarectangular aunque, con menor frecuencia, puedenhacerlo in tabula ansata . El nombre aparece casisiempre abreviado, precedido o no de la fórmula EX


310 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNFigura 1. Centros productores de terra sigillata hispánica.OF(ficina) o, con menor frecuencia, en versión trianomina.b) Intradecorativas, en las formas Aj.1, 29 y 37, adoptan -do, en tria nomina o en versión desarrollada, tres posiblesformas de presentación: en cartela rectangularen relieve con las letras incisas; sin cartela, a base deletras incisas a mano alzada en el molde o formadaspor alineaciones de pequeñas lúnulas, combinándoseen ambos casos con la decoración; y, finalmente, enforma de inscripción decorativa ocupando todo el registroa decorar, modalidad esta última especialmentecaracterística de la fase más antigua de actividad deLos Villares de Andújar y especialmente relacionadacon la producción del alfarero M.S.M.c) Marcas anepígrafas obtenidas a partir de la impresiónde entalles en el fondo de formas 46 y 15/17 y propiasde la última fase de actividad del alfar.Hasta el momento conocemos los nombres de cuarentay seis fabricantes adscritos con certeza al centrode Los Villares de Andújar; seis más se han identificadoen centros receptores y su atribución segura todavíano ha podido ser verificada. De los fabricanteshasta ahora conocidos, M.S.M, C.P.F, CVDAS y TITVSOPPIVS firman tanto producción lisa como decorada;QVARTIO, Q.S.P y M.T.F sólo decorada; los restantesalfareros firman solamente producción lisa.d) Marcas de molde; generalmente en forma 37, en elfondo interno de los mismos o en la superficie externade la pared. Estas marcas pueden ser anepígrafas,consistiendo en uno o más punzones impresos,o, más generalmente, epigráficas (iniciales, nombresabreviados o tria nomina).LA TIPOLOGÍAEl repertorio de formas se articula en base a tres grandesgrupos:a) Formas clásicasSe trata de formas inspiradas netamente en prototipossudgálicos, presentes, por otra parte, en la producciónde todos los talleres hispánicos.Entre las lisas predominan las ff. 15/17, 27, 24/25, 35y 36, las dos primeras especialmente bien representadas,estando también presentes, aunque con incidenciamenor, las ff. 8, 13, 30, 37, 44, 46, 69 y Ludowici Tb.


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 311El repertorio clásico decorado está constituido por lasformas 29, 30 y 37. La forma 29 presenta generalmenteborde vertical y carena poco marcada; con muchamenos frecuencia se documenta una segunda variantecon borde exvasado y carena marcada. La forma 30está poco representada si se compara con las proporcionesen que se documentan las formas decoradas29 y, sobre todo, 37. La forma 37 es la más abundantementedocumentada, especialmente en la variantede labio de perfil semicircular aunque no faltan ejemplarescon borde de almendra.b) Formas hispánicasFormas propias de los talleres hispánicos. Aún siendosu repertorio sensiblemente más amplio que el de lasformas clásicas, su producción, salvo excepciones, parecehaber sido menos abundante; por otra parte noconstituye un repertorio común a todos los tallereshispánicos.Entre las formas lisas hispánicas fabricadas en Los Villaresde Andújar predominan los cuencos con labioplano horizontal de forma 4, las tapaderas de forma 7,las jarritas de forma 57 y 59, así como los vasos deforma 2.En relación con las hispánicas decoradas se observauna escasa incidencia del bol con labio plano y asasde lazo de forma 40, fabricado a molde; en cambio sehan fabricado abundantemente vasos lisos que utilizancomo recurso decorativo la técnica del burilado, cubriendoenteramente la superficie externa en formasde perfil troncocónico y también de perfil curvilíneoparalelizables con las formas clásicas 29, 30 y 37.c) Formas propias de Andújar (figs. 14-15)Características y exclusivas de este centro. Aunquepara algunas de ellas se rastrean fácilmente los prototipos,se trata de formas, en sigillata hispánica, cuyaproducción está únicamente atestiguada en Los Villaresde Andújar. Sobresalen, entre ellas, el bol decoradoAj.1, documentada asimismo en las sucursalesde Los Villares de Andújar, así como los vasos con decoraciónde barbotina de formas Aj.5 y Aj.6, abundantementerepresentados todos ellos en la fase másantigua de actividad del alfar.LA DECORACIÓNPredomina, a todo lo largo del período de actividad delcentro, la decoración a base de motivos en relieve obtenidosmediante la utilización de moldes. Entre los temas,cobran especial importancia las guirnaldas, especialmenteen la versión constituida por un solo tallo con lasondulaciones muy marcadas y a la cual se yuxtaponenpunzones de hojas dispuestos verticalmente, así comolos festones, continuos o alternando con palmeras y palmetas.Ambos temas se vinculan a la más temprana produccióndel alfar y, de manera especial, al fabricanteM.S.M.En relación con la sintaxis compositiva, al margen delos temas citados de desarrollo continuo, las variantesmás representadas son las metopas, a las cuales se asociancon frecuencia los temas cruciformes, y las alternancias,aunque no faltan alineaciones de un mismomotivo repitiéndose a lo largo de todo un registro.Entre los motivos, independientemente de su presenciaen composiciones metopadas, alternantes o continuas,predominan los circulares que pueden adoptaruna variada gama de combinaciones. Dichos motivos circulares,por otra parte, se documentan a todo lo largodel período de actividad del centro.Igualmente están bien representadas las rosetas y unagran variedad de motivos vegetales, entre los cuales destacandiversos tipos de palmeras y palmetas propios dela actividad más temprana del alfar y se relacionan especialmentecon la producción de M.S.M y CVDAS.Los motivos animales, igualmente muy diversos, suelenaparecer como elemento decorativo aislado en vasoscon decoración metopada, inscritos en círculos o bienen composiciones alternantes; sólo de forma excepcionalse documentan formando escenas.Mucho menos abundantes son las representacioneshumanas, tanto divinidades, entre las cuales destacanAnubis y Mercurio en especial, como simples mortales,básicamente guerreros y cazadores que admiten diversasvariantes. Las figuras humanas se representan generalmenteaisladas, inscritas en composiciones metopadas oen temas de arquerías; sólo de manera esporádica se documentanformando escenas.Conviene enumerar finalmente otros motivos comolas aras, las cráteras así como versiones de un mismocántaro con claros precedentes, este último, en vasos decoradosaretinos de época avanzada.Se constata igualmente decoración a base de motivosen barbotina, técnica especialmente bien representadaen la más antigua producción de sigillata de estecentro y asociada a formas estrechamente emparentadascon vasitos de paredes finas de época tiberiana y del rei-


312 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNnado de Claudio. En cambio, su presencia sobre formas35 y 36 es excepcional.Otra técnica bien documentada es el burilado, cubriendotoda la superficie a decorar. Se trata de una modalidadbastante frecuente en Los Villares de Andújar ypropia de la segunda fase de actividad.CRONOLOGÍALa actividad de este centro se desarrolla a lo largo de tresgrandes fases bastante bien caracterizadas en la actualidad.La primera fase se centra básicamente en tiempos deClau dio aunque puede haberse iniciado algo antes. A es -ta fase se adscribe la actividad de las officinae de MARCVSSATRVS MONTANVS, CVDAS, QVARTIO, C.P.F., M.T.F.,Q.S.P. y parte de la de TITVS OPPIVS. A nivel tipológicose caracteriza por un variado repertorio de formas, partede ellas con prototipos claros en el repertorio itálico asícomo en el ibérico y también en el de paredes finas. Laproducción decorada, en buena parte firmada, ofrece unpredominio de composiciones continuas y metopadascon notable presencia de motivos vegetales. Al lado dela decoración en relieve, se documenta abundantementela obtenida mediante la técnica de la barbotina.La segunda fase se centra en época esencialmente flavia.A esta fase corresponde la actividad de toda una seriede alfareros conocidos únicamente a partir de marcas enel fondo interno de formas lisas; paralelamente se documentauna producción decorada anónima, coincidiendoeste hecho con la aparición de marcas de molde. El repertoriode formas se simplifica considerablemente; desaparecenlas formas vinculadas al mundo indígena e itálico,limitándose la producción básicamente a formas del repertorioclásico, especialmente 37, 27, 15/17, 35/36, porcitar las más abundantemente representadas. A nivel decorativo,predominan, en doble registro, las composicionesmetopadas y alternantes, al tiempo que se generalizanlos motivos circulares. Junto a la decoración en relieve, adquierenotable presencia la decoración burilada. Es a lolargo de esta fase cuando la producción de este centroalcanza las más altas cotas de producción y difusión coincidiendocon la actividad de los talleres satélites.La tercera fase, todavía poco conocida, se sitúa enépoca postflavia y se caracteriza por la presencia de marcasde entalle. A lo largo de esta fase se observa una palpabledecadencia que afecta tanto a la calidad de pastasy barnices como de formas y decoración. Igualmente seproduce ahora su paulatina desaparición de los contextosque antes estuvieron en su órbita de difusión, pudiéndosesituar el cese de actividad en torno a mediadosel siglo II d. C.DIFUSIÓNSe concentra de forma evidente en el mediodía peninsular,dentro de los límites de la actual Andalucía; de formamás esporádica se documenta en yacimientos de las provinciaslimítrofes así como del sur de Portugal.Fuera de la Península su proyección es importanteen el norte de África, en la Mauritania Tingitana, pudiéndoseafirmar en la actualidad que la Terra SigillataHispánica hallada en yacimientos norteafricanos procedeen su totalidad de la Península Ibérica, tanto de Los Villaresde Andújar como del complejo de la Rioja (TRI-TIVM MAGALLVM).Talleres satélitesCon la actividad de los alfares de Los Villares de An dújarse relaciona actualmente la de otros seis talleres loca li -za dos todos ellos en la Bética: Cartuja (Serrano Ra mos,1979; Serrano Ramos, 1999; Fernández García, 2004b,204-215; Fernández García y Ruiz Montes, 2005, 150-153)y Albaicín (Fernández García, 2004b, 198-204; Fer nándezGarcía y Ruiz Montes, 2005, 148-150) en la actual ciudadde Granada (Iliberis); Antequera –Antikaria– (SerranoRamos, 1998; Serrano Ramos, 1999; Serrano Ramos, 2004,166-167; Fernández García y Ruiz Montes, 2005, 155),Singilia Barba (Serrano Ramos, 1998; Serrano Ramos,1999; Serrano Ramos, 2004, 164-166; Fernández García yRuiz Montes, 2005, 153-155), Alameda (Serrano Ramos,1998; Serrano Ramos, 1999; Serrano Ramos, 2004, 162-163;Fernández García y Ruiz Montes, 2005, 155-156) y Teba(Serrano Ramos, 1998; Serrano Ramos, 1999; SerranoRamos, 2004, 179-180; Fernández García y Ruiz Montes,2005, 156-157) en la provincia de Málaga.Se caracterizan por presentar un repertorio muy limitadoy homogéneo, con presencia importante de formascon la técnica decorativa del burilado. Su conexióncon Los Villares de Andújar está atestiguada por la adopciónde esquemas y motivos decorativos comunes a todosellos, así como por la presencia de fabricantes conocidosen el citado centro. No se han documentado hastaahora evidencias de transferencia de moldes.Cronológicamente, su actividad se centra, fundamentalmente,en época flavia, coincidiendo con el mo-


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 313mento de máxima actividad de Los Villares de Andújar,y su difusión es básicamente de alcance local.Sigillata Hispánica de origen tarraconenseTiene un centro destacado en el conocido como complejode la Rioja o de TRITIVM MAGALLVM (Logroño)cuya actividad coexiste, en parte, con la de una serie detalleres de difusión regional y de difusión local.Complejo de TRITIVM MAGALLVMAgrupa una serie de talleres localizados en varios términosmunicipales actuales dentro de lo que fue el territoriode la ciudad romana de Tritium Magallum (GarabitoGómez, 1978; Sáenz Preciado, 1998; Sáenz Preciado ySáenz Preciado, 1999, 65-69; Romero Carnicero y RuizMontes, 2005, 185-197).CARACTERÍSTICAS TÉCNICASPastas de color rojo claro, de fractura recta, con algunasvacuolas y partículas amarillentas. Barniz de la mismagama o rojo anaranjado, generalmente brillante, homogéneoy compacto.MARCAS DE ALFAREROPredominan en el fondo interno de formas lisas, en especialen vasos de formas 27 y 15/17.En la producción decorada, a excepción por ahorade una marca (TITVS SEMPRONIVS) en el fondo de unaforma 37, aparecen combinadas con la decoración, presentandogeneralmente las letras trazadas a mano alzadaen el molde; con menos frecuencia adoptan la versión encartela. Al lado de las marcas intradecorativas, se documentanigualmente marcas de molde.En su mayor parte presentan cartela de forma rectangular;excepcionalmente se documentan en tabula ansata o inplanta pedis. Las nombres ofrecen generalmente dos elementos(nomen y cognomen), uno solo (nomen o cognomen)o bien dos cognomina uno de los cuales suele ser elTritiensis de procedencia; en su mayoría se presentan en genitivoprecedidos de la fórmula EX OF(icina). Sólo excepcionalmentese documenta la modalidad en tria nomina.Se conocen actualmente más de cien marcas atribuiblescon certeza a este centro, a las cuales deben sumarseunas doscientas más posibles documentadas en centrosreceptores; destacan entre ellas, por su proyección, VA-LERIVS PATERNVS así como LAPILLIVS, LVCIVS SEM-PRONIVS y SEMPRONIVS.LA TIPOLOGÍABuena parte del repertorio de formas, entre ellas las másabundantemente documentadas, se inspira claramenteen prototipos sudgálicos. Al lado de éstas, otras se vinculana formas indígenas prerromanas o bien a formaspresentes en otras categorías y clases romanas contemporáneas(cerámicas comunes y de paredes finas) asícomo a recipientes de vidrio y de bronce.Su largo período de fabricación, en algunos casos superiora dos siglos, implica una evolución cuyos rasgosgenerales se concretan en una mayor nitidez de perfil enlos ejemplares más antiguos, así como en bases con piesaltos y bien definidos y presencia de una característicamoldura en el fondo externo; con el tiempo, los rasgosdel perfil pierden definición, los pies se hacen más bajosy más gruesos y la moldura del fondo externo se dilata.Entre las formas lisas las mejor representadas son la15/17 y la 27, fabricadas a todo lo largo del período deactividad de este centro y que perduran en el siglo III, aunqueestán bien representadas otras formas como la 35 yla 36 con decoración de barbotina, así como las ff. 4, 46,17, 24/25, 33, 18, 44; no faltan versiones lisas de las formas29, 30 y 37, ni alguna tan exclusiva como la 49, cuyasuperficie facetada se relaciona estrechamente con modelosde vidrio.Entre las formas decoradas cobran especial relevanciala 29, la 30 y sobre todo, la 37, la forma decorada másabundantemente representada en estos alfares y que perduraen época tardía, en su doble versión con borde deperfil semicircular y borde de almendra.Relacionadas con la forma 37 de borde de almendra,destacan las formas 40 y 41 así como jarras y en generalrecipientes de boca estrecha, sobre todo de formas 1 y 20.LA DECORACIÓNLa decoración de los alfares tritienses se ha sintetizado enbase a tres estilos: de imitación, de metopas y de círculos,los cuales se desarrollan de manera sucesiva aunquesolapándose y sustituyéndose de forma paulatina unopor otro.El estilo de imitación sudgálica, a base de tema deguirnaldas, festones, arquerías y cruciformes, así como demotivos de gallones, caracteriza la producción más antigua,de época julio claudia, aunque se adentra en épocaflavia.El estilo de metopas caracteriza la decoración deépoca flavia aunque perdure algo más en el tiempo; con


314 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNeste estilo se relacionan la mayoría de escenas, no muyabundantes, así como los mejores punzones figurados.La decoración a base de círculos se inicia en momentosantiguos en forma de medallones a la manerasudgálica; se relaciona igualmente con composicionesmetopadas y se generaliza a lo largo del siglo II, relegandopaulatinamente los otros estilos.CRONOLOGÍAConsiderada en su conjunto, la producción de este centrose inicia a mediados del siglo I d. C., perdurando hastael siglo IV por lo menos. Por el hecho de tratarse de unaagrupación de talleres en una amplia superficie, no seadvierte un comportamiento homogéneo en el planocronológico, aunque en general, dentro del largo períodoconsiderado, se observa un proceso de concentraciónsignificativo en el entorno de la actual ciudad de Tricio(Logroño) a finales de siglo I d. C. A partir de mediadosdel siglo II, la producción ofrece síntomas de estancamiento,traduciéndose esto en un empobrecimiento delrepertorio y una disminución sensible en relación consu producción y distribución. Parte de estos talleres pareceque continúa activa durante el siglo III, enlazandode este modo con la producción de época tardía.DIFUSIÓNAbarca toda la Península Ibérica, incluída la Bética, y laMauritania Tingitana, concurriendo en estas dos áreascon la sigillata fabricada en Los Villares de Andújar, a la cualsupera en muchos centros de consumo. En proporcionesmodestas se documenta en Burdeos y en yacimientos relacionadoscon la vía que conectaba con Burdigalia, asícomo, en cantidades anecdóticas, en Marsella y Narbona;igualmente se ha documentado en puntos de la MauritaniaCaesariensis y también en Ostia (Italia).Talleres de difusión regional y localParalelamente a la actividad del gran centro de producciónTritium Magallum, empieza a identificarse en la actualidadla producción de talleres de alcance regionalcomo son los de El Burgo de Osma (Soria) y Bronchales(Teruel).El taller de El Burgo de Osma (Romero Carnicero,1979; Romero Carnicero, 1999, 169-208; Romero Carniceroy Ruiz Montes, 2005, 197-199) estuvo activo durantela segunda mitad del siglo I y comienzos del siglo II d. Cy a él se adscribe la producción del alfarero VLLO hastafechas muy recientes atribuida al complejo de la Rioja. Losproductos de este taller se localizan en el valle del Duero,Meseta Sur y valle del Jalón.En el taller de Bronchales (Atrián Jordán, 1958, 87-172; Romero Carnicero y Ruiz Montes, 2005, 200-201) sefabricó sigillata durante el último cuarto del siglo I y losinicios del siglo II d. C., localizándose sus productos enyacimientos de las provincias de Cuenca y Valencia, asícomo de Guadalajara, Zaragoza y Alicante. Rasgo característicode su producción decorada lo constituye el predominioy asimismo la calidad de las escenas de caceríay también las mitológicas.Al lado de estos talleres de alcance regional estánapareciendo día a día nuevos talleres de difusión localcomo Abella y Solsona –Barcelona– (Serra Vilaró, 1924,1-22; Bures et alii, 1989, 175-179; Casas et alii, 1989, 169-174; Buxeda y Gurt, 1991, 431-434; Romero Carnicero yRuiz Montes, 2005, 201-202), Lérida (Pérez Almoguera,1999, 169-177; Romero Carnicero y Ruiz Montes, 2005,203-204), Montroig –Tarragona– (Palleja i Vilaseca, 1994;Romero Carnicero y Ruiz Montes, 2005, 204) y Sabadell–Barcelona– (Roca Roumens, 1978, 5-30; Romero Carniceroy Ruiz Montes, 2005, 205) a los que hay que añadirotros como Villarroya de la Sierra –Zaragoza– (MedranoMarqués y Díaz Sanz, 2000, 273-282; Romero Carniceroy Ruiz Montes, 2005, 205-206), Talavera de la Reina –Toledo–(Juan Tovar, 1983, 165-173; Romero Carnicero yRuiz Montes, 2005, 206-207) y Varea –Logroño– (LuezasPascual y Andrés Valero, 1993, 73-88; Romero Carniceroy Ruiz Montes, 2005, 207), de los cuales no sabemos todavíasu alcance pero que seguramente tuvieron tambiénuna proyección limitada, a nivel local o, a lo sumo,regional. Ofrecen todos ellos cronologías similares, comprendidasentre mediados/fines de siglo I d. C. y siglo IId. C. a excepción de Abella-Solsona cuya actividad debesituarse en el siglo II y primera mitad del siglo III.Problemática y líneas de investigaciónEn la actualidad sería interesante que se profundizase enlos complejos alfareros productores de sigillata hispánica,ya que el grado de conocimiento es desigual; de hecho,hasta el presente, sólo el centro de producción de Los Villaresde Andújar (Jaén) es objeto de un proyecto de investigaciónsistemática. Asimismo es necesario contrastarel comportamiento de estas producciones en sus respec-


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 315tivos centros de fabricación con el observado en los centrosreceptores. Igualmente, es preciso insistir en el análisisarqueológico de estos materiales así como proce der,siempre que se estime necesario, a su caracte rización arqueométrica.Por último, es convenien te aco meter su estudioen sus correspondientes contextos estratigráficos,tanto en centros productores como en centros receptores,en este último caso como medio imprescindible para, apartir del análisis de su comportamiento (interacción sustratoindígena, importaciones versus producciones autóctonas,incidencia de imitaciones…), formular explicacionesen términos de historia social y económica.


316 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNFigura 2. Tipología de la terra sigillata hispánica precoz. Elaboración y tratamiento informático M. Unzu y F. Cañada.


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 317 Figura 3. Tipología de la terra sigillata hispánica de producciones singulares. Elaboración y tratamiento informático M. Unzu y F. Cañada.


318 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓN Figura 4. Tipología de la terra sigillata hispánica. Formas lisas. Elaboración y tratamiento informático M. Unzu y F. Cañada.


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 319Figura 5. Tipología de la terra sigillata hispánica. Formas lisas. Elaboración y tratamiento informático M. Unzu y F. Cañada.


320 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓN Figura 6. Tipología de la terra sigillata hispánica. Formas lisas. Elaboración y tratamiento informático M. Unzu y F. Cañada.


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 321 Figura 7. Tipología de la terra sigillata hispánica. Formas lisas. Elaboración y tratamiento informático M. Unzu y F. Cañada.


322 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNFigura 8. Tipología de la terra sigillata hispánica. Formas lisas. Elaboración y tratamiento informático M. Unzu y F. Cañada.


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 323Figura 9. Tipología de la terra sigillata hispánica. Formas decoradas. Elaboración y tratamiento informático M. Unzu y F. Cañada.


324 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNFigura 10. Tipología de la terra sigillata hispánica. Formas decoradas. Elaboración y tratamiento informático M. Unzu y F. Cañada.


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 325Figura 11. Cuadro cronológico formas lisas (I). Terra sigillata hispánica.Figura 12. Cuadro cronológico formas lisas (II). Terra sigillata hispánica.Figura 13. Cuadro cronológico formas decoradas. Terra sigillata hispánica.


326 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNFigura 14. Tipología de las formas propias de Los Villares de Andújar. Terra sigillata hispánica.


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 327Figura 15. Tipología de las formas propias de Los Villares de Andújar. Terra sigillata hispánica.


328 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNBibliografía (por apartados)Obras generalesFernández García, Mª I., ed. (1998): Terra sigillata hispánica:estado actual de la investigación, Universidad de Jaén.Primera obra colectiva que realiza una síntesis sobrelos centros productores altoimperiales.Mayet, F. (1985): Les céramiques sigillées hispaniques,París, 2 vols.Obra en dos volúmenes donde se examinan inde -pendientemente las producciones alto y bajo imperiales.El capítulo dedicado al alfar de Los Villares deAndújar (Jaén) fue objeto de precisiones por parte desus excavadores (M. Sotomayor y M. Roca). Interesanteel capí tulo dedicado a las estructuras de producción yco mercialización de la sigillata hispánica y los apéndicescon la caracterización mineralógica y químicade las sigillatas de los distintos centros productores.Mezquíriz, Mª A. (1961): Terra Sigillata Hispánica, Valencia,2 vols.Primera obra, en dos volúmenes, don de se analizaminuciosamente todo lo hasta enton ces co nocido.Establece la primera tipología, la defi nición de losestilos decorativos y la clasificación de motivos y punzones,todo ello acompañado de las referencias cronológicascorrespondientes. Resultaba interesante elvacío existente en la zona sur peninsular debido, exclusivamente,a la ausencia de descubrimientos,como posteriormente se ha comprobado.Mezquíriz, Mª A. (1985): “Terra sigillata hispánica”, Enci -clopedia dell’Arte Antica. Atlante delle forme cera miche,II. Cerámica fine romana nel baci no me di terráneo(Tardo Ellenismo e Primo Impero), Roma, pp. 97-173.Puesta al día donde se analizan los grandes centrosproductores del norte y del sur peninsular con uninteresante apartado dedicado a la tipología y a lasmarcas de alfareros.Roca Roumens, M. y Fernández García, Mª I., coord.(1999): Terra sigillata hispánica. Centros de fabricacióny producciones altoimperiales, Universidadde Jaén/ Universidad de Málaga.Obra de conjunto exhaustiva sobre los distintos centrosproductores que aporta, entre otras, una tipologíaactualizada, un corpvs de marcas de alfareros yel primer catálogo de marcas sobre moldes hispanos,así como unos criterios de terminología y atribución.HistoriografíaRoca Roumens, M. (1998): “Historia de la investigaciónde la terra sigillata hispánica”, Fernández García MªI., ed. Terra sigillata hispánica: estado actual de lainvestigación, Jaén, pp. 13-30.Artículo donde se realiza una puesta al día a la vezque un detallado análisis de la historia de la investigaciónde este tipo cerámico con importante selecciónbibliográfica.Otras referencias citadas en el textoAA. VV., (1983): Terra Sigillata Hispánica, Bol. M.A.N. 1-2, Madrid.Bourgeois, A. y Mayet, F. (1991): Belo VI. Les sigillées,París.Delgado, M., Mayet, F. y Moutinho de Alacao, A. (1975):Fouilles de Conimbriga. IV. Les sigillées, París.Escribá Torres, V. (1989): Cerámica romana de Valencia.La terra sigillata hispánica, Valencia.Fernández García, Mª I., ed. (1998): Terra sigillata hispánica:estado actual de la investigación, Univ. de Jaén.Fernández García Mª I. (2004a): “Alfares y produccio nesce rámicas en la provincia de Jaén. Balance y perspectivas”, Bernal, D. y Lagóstena, L. (coord.), Fi glinaeBaeticae. Talleres alfareros y producciones cerámicasen la Bética romana (ss. II a.C.-VII d.C.), BritishArchaeological Reports, serie internacional 1266, Oxford,pp. 239-272.Fernández García Mª I. (2004b): “Alfares y produccionescerámicas en la provincia de Granada. Balance y perspectivas”,Bernal, D. y Lagóstena, L. (coord.), FiglinaeBaeticae. Talleres alfareros y producciones cerámicasen la Bética romana (ss. II a. C.-VII d. C.), BritishArchaeological Reports, serie internacional 1266,Oxford, pp. 195-238.Fernández García, Mª I. y Ruiz Montes, P. (2005): “Sigillatahispánica de origen bético”, Roca Roumens, M.y Fernández García, Mª I. (coord.), Introducción al estudiode la cerámica romana. Una breve guía de referencia,Málaga, pp. 139-182.Frottingham, A.W. (1937): Sigillata Pottery of the RomanEmpire from excavations in Spain, New York.Fuidio, F. (1934), Carpetania Romana, Madrid.Garabito Gómez, T. (1978): “Los alfares romanos riojanos.Producción y comercialización”, Biblioteca PraehistoricaHispana XIV, Madrid.


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 329Garabito, T. y Solovera, E. (1975): “Terra Sigillata Hispánicade Tricio. I. Moldes”, Studia Archaeologica38, Santiago-Valladolid.Garabito, T. y Solovera, E. (1976a): “Terra Sigillata Hispánicade Tricio. II. Marcas de alfareros”, Studia Archaeologica40, Valladolid.Garabito, T. y Solovera, E. (1976b): “Terra Sigillata Hispánicade Tricio. III. Formas decoradas”, Studia Archaeologica43, Valladolid.Juan Tovar, L.C. (1983): “Elementos de alfar de Sigillatahispánica en Talavera de la Reina (Toledo). Alfaresde Sigillata en la cuenca del Tajo”, Boletín del MuseoArqueológico Nacional, I-2, pp. 165-175.Juan Tovar, L.C. (1984a): “Los alfares de cerámica sigillata enla Península Ibérica, I.”, Rev. Arqueología 44, pp. 32-45.Juan Tovar, L.C. (1984b): “Los alfares de cerámica sigillataen la Península Ibérica, II.”, Rev. Arqueología45, pp. 33-45.Luezas Pascual, R.A. y Andrés Valero, S. (1993): “Nuevosdatos sobre un posible alfar de cerámica romana enVarea (Logroño, La Rioja)”, Berceo, 124, pp. 73-88.Mayet, F. (1985): Les céramiques sigillées hispaniques,París, 2 vols.Medrano Marqués, M. y Díaz Sanz, Mª A. (2000): “El alfarromano, villa y necrópolis de Villarroya de la Sierra(Zaragoza)”, Salduie, I, pp. 273-282.Mezquíriz, Mª A. (1961): Terra Sigillata Hispánica, Valencia,2 vols.Mezquíriz, Mª A. (1975): “Nuevos hallazgos sobre fabricaciónde Sigillata Hispánica en la zona de Tricio”,Miscelánea Arqueológica, Zaragoza, pp. 231-245.Mezquíriz, Mª A. (1976): “Hallazgo de un taller de SigillataHispánica en Bezares (Logroño)”, Príncipe deViana, 144-145, pp. 299-304.Mezquíriz, Mª A. (1985): “Terra sigillata hispánica”, Enci -clopedia dell’Arte Antica. Atlante delle forme cera miche.II. Cerámica fine romana nel baci no me diterráneo(Tardo Ellenismo e Primo Impero), Roma, pp. 97-173.Roca Roumens, M. y Fernández García, Mª I., coord.(1999): Terra sigillata hispánica. Centros de fabricacióny producciones altoimperiales, Universidadde Jaén/ Universidad de Málaga.Roca Roumens, M. y Fernández García, Mª I., coord. (2005):Introducción al estudio de la cerámica romana. Unabreve guía de referencia, Universidad de Málaga.Romero Carnicero, Mª V. (1985): “Numancia I”, ExcavacionesArqueológicas en España 146, Madrid.Romero Carnicero, Mª V. y Ruiz Montes P. (2005): “Loscentros de producción de T.S.H. en la zona septentrionalde la Península Ibérica” Roca Roumens, M. yFernández García, Mª I. (coord.), Introducción al estudiode la cerámica romana. Una breve guía de referencia,Univ. de Málaga, pp. 183-223.Serrano Ramos, E. (2004): “Alfares y producciones cerámicasen la provincia de Granada. Balance y perspectivas”,Bernal, D. y Lagóstena, L. (coord.), FiglinaeBaeticae. Talleres alfareros y producciones cerámicasen la Bética romana (ss. II a. C.-VII d. C.) BritishArchaeological Reports, serie internacional 1266, Oxford,pp. 161-194.DistribuciónProducciones precocesProducciones militaresMorillo, M. y García-Marcos, V. (2001): “Produccionescerámicas militares de época augusteo-tiberiana enHispania”, Rei Cretariae Romanae Favtorvm Acta37, pp. 147-155.Pérez González, C. (1989): Cerámica romana de Herrerade Pisuerga (Palencia-España). La Terra Sigillata,Santiago de Chile, pp. 197-229.Romero Carnicero, MªV. (1999): “Producciones singulares”,Roca Roumens, M. y Fernández García, Mª I.,coord. Terra Sigillata Hispánica. Centros de fabricacióny producciones altoimperiales, UniversidadJaén/ Universidad Málaga, pp. 253-258.Producciones hispánicas precoces de origen béticoAmores, F. y Keay, S.J. (1999): “Las sigillatas de imitacióntipo Peñaflor o una serie de hispánicas precoces”,Roca Roumens M. y Fernández García, Mª I., coord.Terra Sigillata Hispánica Centros de fabricación yproducciones altoimperiales, Universidad Jaén/ UniversidadMálaga, pp. 235-252.Serrano Ramos, E. (1999): “Producciones hispánicas precoces”,Roca Roumens, M. y Fernández García, Mª I.(coord.), Terra Sigillata Hispánica. Centros de fabricacióny producciones altoimperiales, UniversidadJaén/ Universidad Málaga, pp. 231-233.


330 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNProducciones de terra sigillata hispánicaTerra sigillata hispánica de origen béticoObras generalesFernández García, Mª I. (1998): “Características de la sigillatafabricada en Andújar”, Fernández García, MªI. (ed.), Terra sigillata hispánica: estado actual dela investigación, Universidad de Jaén, pp. 49-104.Capítulo en el que se realiza un estudio minucioso detodo lo conocido sobre esta producción de sigillata hispánicacon una amplia bibliografía sobre el yacimiento.Fernández García Mª I. (2004a): “Alfares y producciones cerámicasen la provincia de Jaén. Balance y perspectivas”,Bernal, D. y Lagostena, L. (coord.), Figlinae Baeticae. Talleresalfareros y producciones cerámicas en la Bética romana(ss. II a.C.-VII d.C.) BAR, Int. Series 1266, pp. 239-272Capítulo donde se realiza un análisis exhaustivo delas distintas producciones del alfar de Los Villares deAndújar (Jaén) y de manera especial de la terra sigillatahispánica, incorporándose nuevas formas típicasde estos alfares, nuevos estilos decorativos, asícomo se menciona el hallazgo de ejemplares en centrosreceptores en contextos tardíos, muy interesantescara a la cronología final del complejo alfarero.Fernández García, Mª I. (2004b): “Alfares y produccionescerámicas en la provincia de Granada. Balance yperspectivas”, Bernal, D. y Lagóstena, L. coord., FiglinaeBaeticae. Talleres alfareros y produccionescerámicas en la Bética romana (ss. II a. C.-VII d. C.)BAR, Int. Series 1266, pp. 195-238.Capítulo en el que se realiza una síntesis sobre los alfaresde la provincia de Granada, dedicando una parteimportante a los complejos alfareros del Carmen de laMuralla (Albaicín) y de Cartuja, donde se exponen lasdistintas producciones de dichos talleres, con especialatención a la terra sigillata hispánica, planteando ademásla posibilidad de formas propias y estilos decorativosde sigillata hispánica en los centros granadinos.Fernández García, Mª I. y Ruiz Montes, P. (2005): “Sigillatahispánica de origen bético”, Roca Roumens, M.y Fernández García, Mª I. (coord.), Introducción al estudiode la cerámica romana. Una breve guía de referencia,Univ. de Málaga, pp. 139-182.Capítulo en el que se ofrece una síntesis actualizada dela problemática de la sigillata hispánica del sur peninsularcon un importante soporte bibliográfico comentado.Serrano Ramos, E. (1998): “Centros productores de terrasigillata hispánica en los territorios malacitanos”, FernándezGarcía, Mª I. (ed.), Terra sigillata hispánica:estado actual de la investigación, Universidad deJaén, pp. 165-187.Capítulo en el que se analizan exhaustivamente lostalleres dedicados a la producción de sigillata hispánicade la zona malagueña.Serrano Ramos, E. (1999): “Centros productores de T.S.H.en las provincias de Granada y Málaga”, Roca Roumens,M. y Fernández García, Mª I. (coord.), TerraSigillata Hispánica. Centros de fabricación y produccionesaltoimperiales, Universidad de Jaén/Universidadde Málaga, pp. 137-168.Síntesis donde se realiza una importante valora ciónde los talleres granadinos y malagueños. Respecto a losprimeros se realiza una puesta al día en rela ción conla producción de sigillata hispánica de los hornos deCartuja, donde se define, entre otras, la cerá mi ca engobada,antes granatensis, como una va riedad propiadel complejo, a la vez que se amplía la cronologíaproductiva del mismo.Serrano Ramos, E. (2004): “Alfares y producciones cerámicasen la provincia de Granada. Balance y perspectivas”,Bernal, D. y Lagóstena, L. (coord.), FiglinaeBaeticae. Talleres alfareros y producciones cerámicasen la Bética romana (ss. II a. C.-VII d. C.) BritishArchaeological Reports, serie internacional 1266, Oxford,pp. 161-194.Capítulo en el que se analizan todos los alfares conocidos en la zona malagueña, con especial in cidencia en los talleres productores de sigilla ta hispánica.Sotomayor Muro, M., Roca Roumens, M. y Fernán dez Gar -cía, Mª I. (1999): “Centro de producción de Los Vi lla -res de Andújar (Jaén)”, Roca Roumens, M. y Fernán dezGarcía, Mª I. (coord.), Terra Sigillata His páni ca. Centrosde fabricación y produccio nes al toimperiales,Universidad de Jaén/Universidad de Málaga, pp. 19-60.En este artículo, independientemente del análisis delas producciones lisas y decoradas de sigillata hispánicadel repertorio tradicional e hispánico (contodo lo que ello comporta a nivel de marcas, estilos,etc…), se establecen, por primera vez, una serie deformas consideradas como típicas de este centro productor.


PRODUCCIONES DE TERRA SIGILLATA HISPÁNICA 331Otras referencias imprescindibles para la comprensiónde esta producción de origen béticoAtencia Páez, R. y Serrano Ramos, E. (1997): “El tallerAntikariense de terra sigillata hispánica”, FiglinaeMalaccitanae. La producción de cerámica romanaen los territorios malacitanos, pp. 177-215.Fernández García, Mª I. (1984): “Cuencos decorados ent.s.h. dentro de la producción inicial de Andújar: laforma Decorada Hemisférica”, Cuadernos de Prehistoriade la Universidad de Granada, 9, pp. 261-283.Fernández García, Mª I. (1988): Los diversos estilos decorativosde la sigillata hispánica de Andújar, Granada.Fernández García, Mª I. (1997): “Notas acerca de la TerraSigillata Hispánica del alfar del Carmen de la Muralla(Albaicín, Granada)”, Florentia Iliberritana, 8, pp.85-101.Fernández García, Mª I., Ruiz Parrondo, A. y Ruiz Montes(2007): “Indicios de jerarquización en la primeraépoca productiva del complejo alfarero de Los Villaresde Andújar”, CVDAS, Revista de Arqueología eHistoria 3-4 (2002-2003), pp. 59-71.Roca Roumens, M. (1976): Sigillata Hispánica producidaen Andújar, Jaén.Roca Roumens, M. (1980): “Sigillata importada y nuevasformas en Terra Sigillata Hispánica producidas enAndújar: Puntualizaciones cronológicas referidas a laactividad inicial del alfar”, Cuadernos de Prehistoriade la Universidad de Granada, 5, pp. 237-274.Roca Roumens, M. (1983): “Inscripciones decorativas enla producción de Terra Sigillata Hispánica de Los Villaresde Andújar (Jaén)”, Cuadernos de Prehistoriade la Universidad de Granada, 8, pp. 433-446.Roca Roumens, M. (1998): “Reflexiones acerca de las estructurasde producción de sigillata en el centro deAndújar”, Fernández García, Mª I., ed. Terra SigillataHispánica: Estado actual de la investigación, UniversidadJaén, pp. 105-122.Roca Roumens, M. (2002): “Ciudad y producción de sigillataen la Bética”, González Román, C. y PadillaArroba, A. (coord.), Estudios sobre las ciudades dela Bética, Universidad Granada, pp. 325-340.Serrano Ramos, E. (1979): Sigillata hispánica de los hornosde Cartuja (Granada), Studia Archaeologica 57,Valladolid.Serrano Ramos, E. (1991): Terra sigillata hispánica delos alfares de Singilia Barba, Universidad de Mála ga,Málaga.Serrano Ramos, E. (1997): “La producción de T.S.H. del tallerde ‘La Fábrica’, Teba”, Baetica 19(1), pp. 443-464.Serrano Ramos, E. (2004): “El taller de terra sigillata hispánicade Alameda (Málaga)”, Baetica, 26, pp. 9-33.Sotomayor Muro, M. (1977): Marcas y estilos en la sigillatadecorada de Andújar, Jaén.Terra sigillata hispánica de origen tarraconenseObras generalesRomero Carnicero, Mª V. y Ruiz Montes, P. (2005): “Loscentros de producción de T.S.H. en la zona septentrionalde la Península Ibérica”, Roca Roumens, M. yFernández García, Mª I. (coord.), Introducción al estudiode la cerámica romana. Una breve guía de referencia,Univ. de Málaga, pp. 183-223.Capítulo, modélico, en el que se ofrece una magníficasíntesis actualizada de la problemática de la sigillatahispánica norteña con un importante soportebibliográfico comentado.Otras referencias contenidas en el texto, asimismoimprescindibles para su comprensiónAtrián Jordán, P. (1958): “Estudio sobre un alfar de TerraSigillata Hispánica”, Teruel 19, pp. 87-172.Bures, L. et alii (1989): “Caracterización de las produccionesde terra sigillata hispánica del horno cerámicode Abella (Naves, Solsones): resultados preliminares”,Societé Française d’Etude de la Céramique Antiqueen Gaule (Lezoux, 1989), pp. 175-179.Buxeda i Garrigós, J. y Gurt i Esparraguera, J.M. (1991):“La TSH de l’atelier d’Abella (Naves, Catalogne)”, SocietéFrançaise d’Etude de la Céramique Antique enGaule (Cognac, 1991), pp. 431-434.Casas, A. et alii (1989): “Aplicación de prospección magnéticaen la localización de hornos de cerámica romanaen Naves (Lleida)”, Societé Française d’Etude de la CéramiqueAntique en Gaule (Lezoux, 1989), pp. 169-174.Garabito Gómez, T. (1978): “Los alfares romanos riojanos.Producción y comercialización”, Biblioteca PraehistoricaHispana, XIV, Madrid.Palleja i Vilaseca, L (1994): “Excavaciones al velòdrom. Uncentre terrisser d’època romana (Mont-roig del Camp,Baix Camp)”, Memòries d’Intervencions Arqueológiquesa Catalunya 12, Barcelona.Pérez Almoguera, A. (1999): “T.P.M.T., alfarero ilerdensede “terra sigillata”, An. Murcia 15, pp. 169-177.


332 CERÁMICAS HISPANORROMANAS. UN ESTADO DE LA CUESTIÓNRoca Roumens, M. (1978): “Producció de sigillata a lavilla de la Salut”, Arrahona, 6, pp. 5-30.Romero Carnicero, Mª V. (1979): “Vllo, un alfarero de terrasigillata hispánica”, Studia Archeologica 55, Valladolid.Romero Carnicero, Mª V. (1998): “La terra sigillata hispánicaen la zona septentrional de la Península Ibérica.Algunas reflexiones acerca de su estudio y gradode conocimiento” Fernández García, Mª I. (ed.), TerraSigillata Hispánica: Estado actual de la investigación,Universidad de Jaén, pp. 189-208.Romero Carnicero, Mª V. (1999): “El taller de las palmetas”,Roca Roumens, M. y Fernández García, Mª I.(coord.), Terra Sigillata Hispánica. Centros de fabricacióny producciones altoimperiales, Univ.deJaén/ Univ. de Málaga, pp. 169-208.Sáenz Preciado, Mª P. (1998): “El complejo alfarero deTritium Magallum (La Rioja): alfares altoimperiales”,Fernández García Mª I. (ed.), Terra sigillata hispánica:estado actual de la investigación, Univ. Jaén, pp.123-163.Sáenz Preciado, Mª P. y Sáenz Preciado, C. (1999): “Esta-do de la cuestión de los alfares riojanos: la terra si gillata hispánica altoimperial”, Roca Roumens, M. yFer nández García, Mª I. (coord.), Terra Sigillata Hispánica. Centros de fabricación y producciones alto -im periales, Universidad de Jaén/Universidad de Má laga,pp. 61-136.Serra Vilaró, J. (1924): “Estación ibérica, termas romanasy taller de “terra sigillata”, Memorias de la Junta Superiorde Excavaciones y Antigüedades, 73, Madrid.

More magazines by this user
Similar magazines